AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 28 Agosto  2003
Soberanía
Antonio Pérez Henares La Razón 28 Agosto 2003

Recordando a Maragall
Iñaki Ezkerra La Razón 28 Agosto 2003

LA BATALLA DE FLORES
Jaime CAMPMANY ABC 28 Agosto 2003

El dúo dinámico
Carmen Gurruchaga La Razón 28 Agosto 2003

Barrera e idioma
Vizcaya Cartas al Director El Correo 28 Agosto 2003

Los críticos del PSOE reclaman a Bono que frene a Maragall en el Consejo del sábado
D. Mazón - Madrid.- La Razón 28 Agosto 2003

Acebes se alegra de que ETA haya perdido su capacidad de movilización y de convocatoria
EFE Libertad Digital 28 Agosto 2003

Acebes se alegra de que ETA haya perdido su capacidad de movilización y de convocatoria
EFE Libertad Digital 28 Agosto 2003

El Ejecutivo central ha impugnado el 5,5 por ciento de leyes autonómicas desde 1980
Redacción - Madrid.- La Razón 28 Agosto 2003
 

Soberanía
Antonio Pérez Henares La Razón 28 Agosto 2003

Lo que pretende el PNV por las bravas y CiU por las sibilinas, y hay que denunciarlo ya antes de que acaben consumándolo, es expropiar al pueblo español su soberanía sobre el País Vasco y Cataluña. La inmediata derivada, aunque a veces se visualiza como paso previo, es la suplantación de los poderes dimanados de tal soberanía. Así, lo que se persigue y se escenifica es que el Gobierno de España allí no tiene atribuciones, que el Parlamento nacional allí no tiene mandato y, por último, que el Tribunal Supremo, en eso andan ahora y en ello está también Maragall, allí no ha de tener competencias siendo la máxima instacia judicial el Tribunal Superior de tales territorios autonómicos. O sea y en síntesis, los tres poderes del Estado, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial son sustituidos. Pero para ello y como cuestión imprescindible hay que hurtar la soberanía a quien la tiene, al pueblo español, y esa es la gran batalla que va a librarse. La pretensión nacionalista es que el pueblo español no tenga ni voz ni voto en lo que a esos territorios se refiere. Que allí no se reconoce su soberanía. Punto. Pero ese punto, el que especifica que la soberanía reside en el pueblo español, es el pilar básico sobre el que se asienta nuestra Constitución, la que alumbró las libertades de España y de los españoles. Con eso, nada menos que con eso, es con lo que quieren arramblar. Ibarreche a la tremenda. Mas con disimulo y Maragall con empanada. Y el problema es que Zapatero aún no se entera.

Recordando a Maragall
Iñaki Ezkerra La Razón 28 Agosto 2003

Cristina Alberdi ha dicho que los planes de Maragall sobre la Corona de Aragón y las regiones del sur de Francia «rompen con la postura tradicional del PSOE y es necesario un congreso para aclarar el modelo territorial del partido». Yo creo que, de forma inconsciente y bienintencionada, hay quienes restan al caso Maragall la gravedad que tiene, al pretender que se le tome en serio y se discuta su sandez como una alternativa a tener en cuenta. Y es que a Maragall no hay que hacerle un congreso sino más bien un funeral, porque con su ocurrencia se ha convertido en lo que suele llamarse un cadáver político. A partir de ahora, cualquier opinión suya sobre cualquier cuestión pública carece de valor. Una payasada de tal calibre no puede quedar impune. A partir de ahora, aunque intente hablar en serio de cualguier cosa, a uno se le va a ir la vista a la narizota roja de clown que se ha puesto voluntariamente, sin que le obligara nadie. Cualquier amago de cordura por su parte ya sólo puede producir el mismo efecto que produce la sensatez en labios de quien lleva una narizota colorada y el pelo de color zanahoria.

En semejante contexto, lo que produce la sensatez es un efecto doblemente cómico. Pero, todavía, no es ése el caso de Maragall. Todavía está en la primera fase, en el número de circo, en el resbalón aparatoso y ridículo.
Cristina Alberdi quiere que el PSOE reflexione sobre la Corona de Aragón. ¿Ya lo que le faltaba a ese pobre partido! Sobre lo que debe reflexionar el PSOE y debemos reflexionar todos, ante un ejemplo tan sobrecogedor como el de Maragall, es sobre la decadencia del ser humano, sobre el deterioro mental, la pérdida de facultades, los estragos del tiempo y la enfermedad que en el pobre Maragall se han cebado de un modo tan cruel. ¿Quién lo iba a decir! ¿No somos nadie! Yo lo recuerdo a comienzos de los noventa, cuando aún parecía un posible relevo de Pujol, cuando yo soñaba con un alcalde así para mi ciudad. Y se me llenan los ojos de lágrimas y me entra como una melancolía por él y por todos, por esa alternativa a los nacionalismos vasco y catalán que pudo ser el socialismo y no fue, y ya no será jamás: «Sic transit gloria mundi».

Los periódicos deberían publicar esquelas de los políticos que se suicidan profesionalmente, hablando de la Corona de Aragón, unas simples notas con la cruz y el nombre del finado, algo sencillito. ¿Qué puede pasar en la mente de un hombre para que se haga así, de pronto, el harakiri político? No hay que reírse de la desgracia ajena. A Maragall hay que recordarlo cuando aún estaba bien, cuando daba saltitos con un blusón en las Olimpiadas de Barcelona y nos parecía un político serio.

LA BATALLA DE FLORES
Por Jaime CAMPMANY ABC 28 Agosto 2003

NO ha terminado agosto -este agosto mortal, agosto asesino- y ya han bajado los dos a la palestra, han entrado en liza y andan ambos enzarzados en una singular batalla de flores. El diálogo político y los recados que se envían los dos líderes, Aznar y Zapatero, en vísperas de la triple estación electoral -Madrid, Cataluña y toda la Nación- no son precisamente madrigales, endechas ni cartas de amor. El lenguaje político se acerca a la alta temperatura de los termómetros agosteños.

Los pomos florales de José María Aznar no usan la forma del dicterio. Son acusaciones graves de inconsistencia política, carencia programática y ambición de poder como único objetivo. Aznar acusa a Zapatero de incapacidad de liderazgo y de falta de un proyecto propio. Más bien, en el socialismo de hoy, florecen aquí y allá, en Cataluña, en Vasconia, en Aragón o en Andalucía, proyectos particulares enfrentados y opuestos. Zapatero se muestra incapaz de depurarlos, ordenarlos y conciliarlos. Gobierno y Oposición andan divorciados y a palos incluso en aquello que siempre, hasta en los momentos del enfrentamiento más agrio entre González y Aznar, les vio acordados: la unidad frente al terrorismo y al proyecto separatista.

En cambio, los ramos florales de Zapatero llevan dentro la piedra del improperio. Lo que más repite Zapatero en sus respuestas y en sus ataques es que Aznar es «vil» y «cobarde». Se pone medieval, épico y romancesco. Se diría que habla el Cid a Bellido Dolfos. No parece sino que Maragall se hubiese llevado a los tres de la cúpula a la Corona de Aragón. Al mismo Maragall le da por la epopeya y dice que Aznar es un peligro para España y un enemigo de Cataluña. Maragall habla casi como el conde de Urgel. Zapatero lanza pedradas verbales, mientras que Aznar tira flores carnívoras.

Se acabaron los tiempos de la «oposición tranquila» y de los discursos como balidos de Bambi. El partido se le ha ido de las manos a Zapatero, y ante su incapacidad para terminar con esa situación de cismas y taifas, busca la apariencia de autoridad y de firmeza en los insultos a la oposición y se divorcia de ella incluso en los asuntos en que hay que defender la Constitución, la democracia y la unidad nacional. Al «sálvese quien pueda» de Vasconia, Cataluña o Aragón, y a las voces de alarma de Cristina Alberdi y José Bono, se añade esa sansirolada de Manuel Chaves al pedir otro Estatuto para Andalucía y el derecho de autodeterminación.

De verdad, señores lectores: nuestro socialismo se ha lanzado por un camino de progreso que ya lo ha dejado a las puertas del siglo XIV. Y todavía siguen corriendo las vanguardias. Los espectáculos siameses de Madrid y de Marbella, la aparición en el guiñol de personajes como los gemelos Julián Muñoz y Rafael Simancas, aquél con la folclórica al costado y éste con la pantera en los calcañares, dan idea de un PSOE desgraciadamente en descomposición. Alguien tendrá que hacerse cargo de ese partido, meter en el baúl de los recuerdos a Caldera y a Blanco, jubilar compasivamente a Zapatero y salvar un partido necesario para la democracia y para España.

El dúo dinámico
Carmen Gurruchaga La Razón 28 Agosto 2003

«Quisiera ser un águila real/ para poder volar cerca del sol/ y conseguirte las estrellas y la luna/ y ponerlas a tus pies con mi amor/ quisiera ser aurora boreal/ y darte así un mundo de color...» y etcétera. Ya está otra vez aquí el «Dúo Dinámico», pero ahora en versión Ibarreche y Maragall ofreciendo cada uno a su gran amor: Euskadi y Cataluña, las estrellas y la luna, o sea, entre otras cosas, unas cuantas regiones españolas y francesas en una reordenación familiar históricamente maltratada. Es bonito eso de soñar y de rondar a la amada ofreciéndole metáforas y bellezas siderales. Y es natural que, en ocasiones, los enamorados se pasen con la cantidad de quiméricas ofrendas que cantan sus anhelos inalcanzables, para ponerlas a los pies de su cariño sublimado.

El problema no es el planteamiento del asunto suprarregional: creación de mundos afectivos, culturales y económicos por encima de encorsetadas fronteras administrativas. El problema es que esos planteamientos, llevados a ciertos límites de expresión y de inoportunidad y con un intento de plasmarlos «en papeles» programáticos sin contar con los afectados, crispan vecindades e incluso interioridades. Y estamos más que acostumbrados al continuo juego de tensión por parte del nacionalismo vasco.

Los anticonstitucionalistas de Euskadi parecen no tener otra razón de vivir que estar continuamente en el juego de la sogatira, estirando la cuerda. Los nacionalistas catalanes, más finos, han tensionado con ritmo más pausado y astuto, sin el amparo de la violencia y con un cuidadoso estudio del momento de la acometida.

Sin embargo ahora, y con las elecciones autonómicas encima, el socialista Maragall se destapa casi, o sin casi, más nacionalista que Artur Mas o Joseph Antoni Durán i Lleida, y aflora un «imperialismo» retrospectivo en el que sólo comete el lapsus de olvidar los territorios de Oriente conquistados por los almogávares de Roger de Lauria. Ya sabemos que Maragall no es tan cenutrio como para exigir un nuevo mapa geoestratégico. Pero dice las cosas de tal manera y en tales momentos, que el personal (opinión pública española en general) queda en estado de perplejidad. Y a buena parte de su partido le da un pasmo. Con la que le ha caído al PSOE, está ahora como para que le salga un pancatalanismo espacial.

De todos modos, los nacionalismos vasco y catalán, cada uno en su estilo, son plantas que siguen creciendo. Cosa impropia de esta época, en la que los nacionalismos europeos menguan en integraciones cada vez más amplias y más profundas: en esta que viene nos vamos a 25 estados y seguiremos. Pero en fin, siempre hay gente dispuesta a no quitarse el traje regional ni para dormir y, además, exportarlo tozudamente a su alrededor. Y aquí tenemos a este «Dúo Dinámico» dispuesto a ofrecer lunas y estrellas a sus amadas tierras aunque para ello tengan que hacer planteamientos de aurora boreal. Quisiera ser...

Barrera e idioma
Andrés Fernández Gil/Sestao. Vizcaya Cartas al Director El Correo 28 Agosto 2003

En respuesta a la carta de Idoia Arrieta. Acerca de la discriminación positiva del euskera, debo responderle que es absolutamente insultante, y de un razonamiento torticero, justificar el actual nivel de imposición del euskera para, simplemente, proteger los derechos de los que sólo son capaces de expresarse en euskera.

La política nacionalista en torno al euskera no busca respetar los derechos de nadie, sino uniformizar a la sociedad vasca usando para ello como instrumento el idioma, transformando éste en una barrera que permita separar a los vascos del resto de españoles y poder articular una herramienta discriminatoria entre afines y desafines al régimen.

Aunque, luego, haya señalados nacionalistas, ignorantes totales del euskera, que se benefician de dicha imposición.

No tiene nombre que tras dos décadas de imposición del euskera, sólo el 30% de los vascos lo hable (y no bien en todos los casos), y sigamos discriminando al 70% restante.

No tiene nombre la manipulación de nombres de ciudades, orografía e instituciones vascas. Todo para ser políticamente correctos.

Y si usa el metro de Bilbao, espero reconozca que es una desvergüenza la rotulación de las indicaciones, donde hay que, literalmente, buscar las minúsculas letras en español, entre las enormes indicaciones en euskera e inglés.

Ridículo, injusto y suicida. Así ni se defiende el euskera, ni progresará el País Vasco.

Los críticos del PSOE reclaman a Bono que frene a Maragall en el Consejo del sábado
Le señalan como «el único» que puede evitar la deriva nacionalista en una cita crucial donde el PSOE decidirá su modelo de Estado Alberdi le pide que ponga «sentido común»
La reunión del Consejo territorial del PSOE de este fin de semana en Santillana del Mar tendrá como tema estrella la propuesta de Pascual Maragall. Mientras la dirección del partido trata de minimizar la polémica, los críticos del partido comienzan a presionar. Ayer, Gotzone Mora, representante de la corriente crítica del socialismo vasco, pidió a Bono que defienda la celebración de un congreso extraordinario, mientras Alberdi consideraba el papel del «barón» socialista «crucial» para poner sentido común.
D. Mazón - Madrid.- La Razón 28 Agosto 2003

La localidad cántabra de Santillana del Mar acoge este fin de semana el Consejo territorial del Partido Socialista, una reunión con cierto sabor a cónclave por la paz. El guión previsto para este encuentro de los presidentes regionales socialistas y los secretarios generales del partido en las diferentes comunidades autónomas se ha visto alterado por la polémica suscitada por el plan Maragall. En esta reunión estarán presentes muchos de los que en los últimos días han salido en defensa del líder de los socialistas catalanes y su proyecto de una nueva Corona de Aragón. Líderes como Patxi López, Manuel Chaves, Marcelino Iglesias o Francesc Antich arroparán a Maragall, ante la mirada del secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, que también ha defendido a su candidato catalán.

Congreso extraordinario
Frente a ellos, en una soledad absoluta, el presidente de Castilla La-Mancha, José Bono, que es el único de los que participarán en la reunión que ha criticado la idea de Maragall. Y a él precisamente, al «barón» castellanomanchego es a quien se han remitido las voces críticas del partido para que les represente. Gotzone Mora, representante de la Plataforma para el Debate, corriente crítica dentro dentro del socialismo vasco, expresó ayer a LA RAZÓN su esperanza de que sea Bono quien represente a las voces críticas, quien «apoye en la reunión de Santillana del Mar el planteamiento de un congreso extraordinario». En este sentido, Mora aseguró que esta medida «significa poner en marcha los mecanismos del partido, oir la representación de las bases del partido y no quedarse sólo en lo que digan los barones». Además, la concejal de Guecho pidió al presidente regional que defienda «la no salida en estos momentos de la Constitución del 78 y del marco territorial que habíamos aceptado todos los españoles y que nos ha permitido vivir en las mejores condiciones en esta sociedad».

En otro plano, Mora criticó que «no estamos haciendo nada por ningún lado para disminuir la crispación. Cuando se le acusa a Aznar de que está aumentando la crispación, yo digo que nosotros, con estas salidas de determinados planes y determinados comentarios, estamos aumentando la crispación en la ciudadanía».

Papel crucial
Por su parte, la ex ministra socialista Cristina Alberdi señaló en declaraciones a este diario que el papel de José Bono «me parece muy importante, crucial». Además, Alberdi consideró que el líder castellanomanchego «contribuirá con su posición a poner sentido común y moderación» a la situación que está atravesando el Partido Socialista. En este sentido, la ex ministra vaticinó que «lo que puede ocurrir en Santillana es que se rebajen planteamientos y de una forma correcta se plantee todo esto de otra forma, que es lo que planteaba Bono, que no se vaya más allá de lo que prevé la Constitución».

Alberdi insistió en que los asistentes a la reunión «van a intentar modular los niveles de planteamientos tan desorbitados y todos van a intentar manifestar que ha habido malos entendidos porque al PSOE no le interesa un revuelo de estas características».
Por último, la ex ministra consideró que «este tipo de debates sobre las reglas del juego y la Constitución no me parecen positivos. Son debates que no interesan a los ciudadanos».

Acebes se alegra de que ETA haya perdido su "capacidad de movilización y de convocatoria"
EFE Libertad Digital 28 Agosto 2003

El ministro del Interior, Ángel Acebes, ha dicho que la "escasa" participación en las concentraciones convocadas este martes, al cumplirse un año de la suspensión de actividades de Batasuna, demuestra que "ETA se ve cada vez más reducida en todo su entramado, en su capacidad organizativa, de movilización y de convocatoria".

 Ángel Acebes, que firmó este miércoles un convenio de cooperación policial con el Ayuntamiento de Almería, declaró a los periodistas que "mientras tanto, el PNV sigue donde siempre ha estado, más al lado de Batasuna que al lado de los que han decidido plantarle cara" desde la ley, al permitir las concentraciones de ese partido ilegal o al incumplir las resoluciones del Tribunal Supremo en el Parlamento vasco.

El ministro consideró que un año después de la ilegalización de Batasuna, se comprueba que "el Estado de Derecho ha avanzado y el terrorismo ha retrocedido, porque eso era Batasuna: un instrumento en manos de la organización terrorista ETA para desarrollar sus fines y cumplir sus objetivos". "Batasuna, el partido de ETA –agregó– ya no tiene presencia en las instituciones, ya no hay alcaldes de ETA al frente de los municipios y por tanto recibiendo subvenciones que iban directamente a la organización terrorista".

Las concentraciones de este martes, reiteró Acebes, son "un buen ejemplo del escaso poder de convocatoria de Batasuna".

El Ejecutivo central ha impugnado el 5,5 por ciento de leyes autonómicas desde 1980
Redacción - Madrid.- La Razón 28 Agosto 2003

El Estado ha impugnado ante el Tribunal Constitucional el 5,5 por ciento de las 3.877 leyes dictadas por las comunidades autónomas desde 1980, mientras que éstas han recurrido el 24 por ciento de las 1.258 aprobadas por el Gobierno central, según el Ministerio de Administraciones Públicas. Son las comunidades autónomas del País Vasco y Cataluña las que presentan un mayor porcentaje de leyes recurridas por el Estado, con un 10,7 y un 10,2 por ciento, respectivamente, seguidas por Andalucía , Canarias y Extremadura. Por el contrario, La Rioja, Castilla y León, Madrid y Asturias y la Región de Murcia, con un 2,4 por ciento, son las autonomías cuyas leyes han sido recurridas en menor medida.

Los recursos de inconstitucionalidad contra leyes suponen sólo una parte de la conflictividad autonómica, que se completa con los conflictos de competencias que una u otra administración pueden plantear ante el TC contra disposiciones, resoluciones o actos y sobre los que el informe del MAP no ofrece datos.

Recortes de Prensa   Página Inicial