AGLI

Recortes de Prensa     Martes 2 Septiembre  2003
El gran problema
José María Carrascal La Razón 2 Septiembre 2003

Diversidad de los pueblos de España
Cartas al Director ABC 2 Septiembre 2003

Ojo, que vuelve Contreras
Bruno Aguilera La Razón 2 Septiembre 2003

El «casi» es por usted
Cartas al Director ABC 2 Septiembre 2003

Mario Onaindía
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 2 Septiembre 2003

La postbatasuna
Iñaki Ezkerra La Razón 2 Septiembre 2003

Camino del precipicio
Editorial El Ideal Gallego 2 Septiembre 2003

Alberdi acusa a Zapatero de dar un balón de oxígeno al Plan secesionista de Ibarretxe
EFE Libertad Digital  2 Septiembre 2003

Sanz defiende la validez y vigencia del Fuero navarro
EFE/PAMPLONA El Correo 2 Septiembre 2003

Nuevo desafío del Parlamento vasco al Supremo que vuelve a impedir la disolución de Batasuna
EFE Libertad Digital  2 Septiembre 2003

Un concejal de UPN en Leiza repele con disparos al aire dos agresiones contra su vivienda
EFE Libertad Digital  2 Septiembre 2003

Emoción y recuerdo en la despedida de Mario Onaindia en un acto cívico
Redacción - Vitoria.- La Razón 2 Septiembre 2003
 

 

El gran problema
José María Carrascal La Razón 2 Septiembre 2003

¿Cuál es el mayor problema que tiene hoy España? ¿La suerte de sus soldados en Iraq? ¿Cuántas toneladas de petróleo quedan todavía en los tanques del «Prestige»? ¿Cuántos han muerto este verano por la ola de calor? ¿Cómo se desenvolverá Rajoy como sucesor de Aznar?

Aunque todos ellos son asuntos urgentes e importantes, pienso que ninguno se aproxima en gravedad al desafío que las propuestas de Ibarreche y Maragall representan para la vigente ordenación territorial de nuestro país. Porque aunque planteados desde distintos partidos y con lenguajes muy distintos, imperativo el vasco, conciliador el catalán, hay en ellos un denominador y un objetivo común: los dos quieren cambiar las relaciones de sus respectivas comunidades con España, los dos quieren reformar ¬el primero, incluso cancelar¬ sus respectivos estatutos, los dos quieren un nuevo marco institucional para Euskadi y Cataluña.

Y al pedirlo para Cataluña y Euskadi, lo están pidiendo para el resto de las comunidades. Lo que significaría reabrir el proceso constitucional, con todas las incógnitas que ello traería consigo. Pues si en 1978 llegar a un consenso costó dios y ayuda, puede que hoy no lo consiguiéramos ni con la ayuda del mismísimo diablo, ya que desde entonces, los españoles no nos hemos acercado, sino distanciado. Es posiblemente el mayor deber de la democracia, junto a haberes tan importantes como el alza del nivel de vida y la incorporación a todas las instituciones internacionales, empezando por las europeas. En las instituciones españolas, en cambio, no hemos avanzado, y ahí están las propuestas de Ibarreche y Maragall recordándonoslo: España está todavía sin acabar.

Pienso que incluso el español de la calle, el español preocupado por pagar la hipoteca del piso, por dónde andará su hijo o hija los fines de semana, por el pleno al quince y por la marcha de su equipo de fútbol, se dará cuenta de la trascendencia de tales reivindicaciones. No estamos ante meros retoques, ante simples reformas del Estado de las Autonomías. Estamos ante la continuación o la jubilación del mismo. Ese Estado de las Autonomías que nos habíamos dado creyendo que iba a resolver nuestro problema, al dar las 17 comunidades que forman el Estado español el autogobierno y reconocimiento que pedían, al tiempo que se mantenía la vinculación del conjunto, esa especie de cuadratura del círculo que representaba combinar la unidad con la pluralidad de España, es cuestionada tanto en su misma raíz como en sus resultados por Ibarreche y Maragall.

Lo que ambos vienen a decir es lo mismo: que el Estado de las Autonomías fue una «disposición transitoria», un parche de emergencia para sortear los difíciles momentos de la transición. Pero una vez superada ésta y alejados los peligros que amenazaban a la recién nacida democracia española, llega el momento de plasmar constitucionalmente la auténtica estructura de España. Lo que significa, de entrada, un Euskadi y una Cataluña con muchos más poderes, con mucho más gobierno, con mucho más reconocimiento del que les conceden sus actuales estatutos. Las demás comunidades autonómas pueden hacer lo que quieran. Pero esas dos lo tienen claro: quieren más, mucho más de lo que actualmente tienen. Y quieren más no sólo en cantidad, sino también en calidad. Pues si se fija uno bien tanto en la propuesta de Ibarreche como en la de Maragall, lo que se pide en ellas es soberanía, el primero abiertamente, el segundo de facto.

El problema es que el Estado de las Autonomías concede eso, autonomía, no soberanía. La soberanía la reserva para el pueblo español en su conjunto, único titular de la misma. Pero a Ibarreche y a Maragall la autonomía les parece poco, tal vez porque sus respectivas comunidades ya han conseguido toda la que podían alcanzar en el presente marco legal. Es por lo que ahora piden soberanía.

Que lo pida un político nacionalista es grave, pero entra en lo previsible. Ya sabemos que el último objetivo, confesado o no, de los nacionalistas es lograr la plena soberanía, la independencia. Pero que lo pida un político socialista es gravísimo, pues el partido socialista venía defendiendo como el primero el actual ordenamiento territorial español, el Estado de las Autonomías, en cuya construcción intervino activamente. ¿Cómo ha reaccionado el PSOE ante este desafío lanzado en parte desde sus propias filas? Pues con ese documento de Santillana del Mar que trata, por una parte, de arropar la propuesta de Maragall y por la otra de diluirla. Se acepta la reforma de los estatutos de autonomía, pero «dentro de la Constitución», se aprueba la participación de las comunidades autónomas en la Unión Europea, pero sin especificar el cómo, se habla de «eurorregiones», pero sin afectar para nada a la unidad de España. Una versión «light» del Plan Maragall, que debe contentar éste al tiempo que contrarrestar las acusaciones de que están acercándose peligrosamente a las posiciones nacionalistas. Lo grave es que lo están haciendo, lo reconozcan o no. La mejor prueba es ese documento que incluye, todo lo aguadas que se quiera, buena parte de las reivindicaciones de éstos.

Zapatero y sus barones nos dicen que lo hacen precisamente para salvar el Estado de las Autonomías, puesto en peligro por una interpretación demasiado restrictiva por parte de Aznar. Pero vaciar de contenido algo no es la mejor forma de salvarlo, es más bien una fórmula para hundirlo. O evaporarlo. Pero eso es justo lo que está ocurriendo hoy en España, con un ataque en tromba nacionalista al presente ordenamiento territorial y los socialistas proponiendo retoques. En el mejor de los casos, es frivolidad. En el peor, ceguera.

Diversidad de los pueblos de España
Cartas al Director ABC 2 Septiembre 2003

No es nueva la obsesión localista aldeana que busca afanosamente hallar signos de identidad que permitan diferenciar a los habitantes de Alcornocal del Río de sus vecinos de Alcornocal de Monte. Lo que llama la atención es el interés de algunos partidos en agrandar las diferencias entre regiones españolas basándose en la «diversidad de los pueblos de España» para ocultar a sus votantes, que ese derroche de energía, que podría dedicarse a alcanzar objetivos jerárquicamente más importantes, va encaminado únicamente a reforzar el poder de sus políticos en los nuevos reinos de taifas que tratan de crear. Sorprende que un considerable número de ciudadanos les siga, habiendo olvidado principios tan básicos como «la unión hace la fuerza» o «divide y vencerás».

Si realmente lo que se busca es el que pueda apreciarse la diversidad de los pueblos, en lugar de realizar grandes inversiones en reforzar lenguas locales, que, probablemente, perjudican a la larga a la región al crear una sutil barrera que los separa no sólo de la legión de hispano-parlantes que en el mundo existen, sino también de los muchos europeos que estudian español, les sugeriría que aplicaran un sistema diferenciador más vistoso y barato, como podría ser el promover el uso de los desaparecidos trajes regionales. Así, en la foto de los socialistas en Santillana del Mar podríamos distinguir claramente a Chaves, como mínimo por su sombrero cordobés, a Simancas por su gorrilla a cuadros y a Maragall por su barretina como ejemplo para sus votantes, que volverían a vestir los bellos y polícromos vestidos de Aragón o de la Alberca.

Esta sugerencia podría extenderse a Arzalluz y a Atutxa, que no deberían volver a ponerse una chaqueta americana, pues corren el riesgo de que se les identifique con Bush.      Ramón Estalella y Manso de Zúñiga. Madrid.

Ojo, que vuelve Contreras
Bruno Aguilera La Razón 2 Septiembre 2003

Tras el bochornoso espectáculo ofrecido por la FSM en esa Asamblea de Madrid en la que tras una comisión de investigación histriónica sus señorías han decidido autoconcederse la medalla de la España cañí por no haber hecho nada durante tres meses, va Zapatero y, poniéndose por montera a los compañeros que como Alberdi, Terreros, Bono y otros muchos socialistas sensatos defienden el sentido del Estado del partido más antiguo de España, en vez de proceder a una justa y necesaria autocrítica para contrarrestar lo de Rajoy, se echa al monte en temeraria huida hacia delante. (Bien es cierto que el PP con don Romero de Tejada a rastras tampoco puede tirar la primera piedra, pues no se sabe por qué misteriosa querencia se niegan a bastarrechearlo a lo Gallardón como sería lo suyo).

Me estoy refiriendo a la sorprendente propuesta de que hay que reformar tres Estatutos por las buenas. El catalán, el andaluz y el valenciano. ¿Toma del frasco Carrasco! No entiendo yo muy bien por qué los del aparato de Ferraz no incluyen el murciano, el riojano o el cántabro, ni por qué no necesitan reforma los estatutos balear, canario, o extremeño. Aunque ya metidos en faena, más que reformar los Estatutos quizás habría que suprimir de un plumazo el Título VIII de la Constitución, por aquello de que es la parte más violada de la Carta Magna, pues sin ir más lejos los andaluces se lo pasaron por la piedra cuando accedieron a la vía rápida de la autonomización a pesar de que Almería dijo no en el referéndum preceptivo.

Y es que puestos a redefinir la estructura territorial de España digo yo que por qué no nos preguntan a los ciudadanos si queremos seguir con el oneroso muerto del Estatuto de Autonomía. Pues, por ejemplo, un servidor votaría sin dudar por la abolición del Estatuto madrileño, para ahorrarnos un dineral y evitarnos la atroz vergüenza de las últimas semanas. No en vano todo el mundo a mi alrededor se pregunta, con toda la razón, para qué sirve un montaje autonómico que, no lo olvidemos, es, entre otras cosas, la causa del desmadre urbanístico que sufre no ya Madrid, sino España entera; precisamente porque en cada rincón de esta castigada piel de toro coinciden tres normativas urbanísticas superpuestas que se aplican simultáneamente, a pesar de que por lo general son contradictorias: la municipal, la autonómica y la nacional.

Situación absolutamente escandalosa que sólo tiene arreglo si viene la Unión Europea y pone orden en este desconcierto, imponiendo por directiva que se ha acabado la especulación salvaje y que lo primero y principal es el interés público y no los intereses de las camarillas locales. Aunque mientras sigamos con el despropósito autonómico la cosa tendrá difícil arreglo. Máxime si ahora, con la propuesta zapatista, se abre la veda de la renegociación autonómica.

Lo peor es que los promotores de tan genial idea ya no recuerdan como acabó el experimento federal de la Primera República Española, la que tuvo cuatro presidentes en un año y acabó como el rosario de la aurora cuando el general Pavía entró a caballo en el Congreso, provocando la huida por las ventanas de sus señorías, que no pudieron acabar de ponerse de acuerdo sobre la forma de desmembrar el Estado. Aunque algunos aprovecharon el caos resultante para hacer de su capa un sayo y proclamar la independencia de su terruño; como aquel inefable Contreras que decidió por su cuenta declarar la independencia del Cantón de Cartagena, con tal ímpetu que fue necesario mandar al ejército para reducir su irredentismo autodeterminante.

Hoy con la propuesta zapatista vamos camino de que salten los Contreras por los cuatro costados de esta maltrecha España de las autonomías. Pues puestos a elegir entre el modelo Ibarreche y el modelo Maragall yo prefiero de lejos el modelo Contreras. Así que, señor Zapatero, yo le doy mi voto ¬ante notario, por supuesto¬ si me garantiza la independencia de la Sierra Norte de Madrid. Mire que lo tiene fácil.

El «casi» es por usted
Cartas al Director ABC 2 Septiembre 2003

No podían faltar las tonterías del señor Arzalluz. No se le ha ocurrido otro comentario, relativo a la sucesión de Aznar, que el que ha soltado: «Se marcha sin acabar con ETA. Cuando llegó al poder prometió que en seis años acabaría con ella. No lo ha conseguido». Y se queda tan ancho. Hombre, mire usted, en siete años casi ha acabado con la banda. Y el casi es debido al apoyo y defensa de usted y los suyos prestan a Batasuna. Como muy bien ha dicho Michavila, son ustedes los únicos sponsors que le quedan al terrorismo y a su entorno. Se les está acabando el chollo. Y por eso se revuelven contra todas las medidas que contra ellos, con éxito, se vienen adoptando.

Y eso lo sabemos los más de diez millones que votamos a Aznar. Y esos millones van a ser muchos más en marzo del año que viene. Porque en el PP no hay Odones ni Maragalles ni Patxi Lópeces. El PP, y casi toda España está con Fernando Savater, Martínez Gorriarán, Edurne Uriarte, Onaindía, y el Foro de Ermua, y la Fundación para la Libertad, y ¡Basta Ya!, que es donde realmente se piensa en serio sobre el más serio problema que tiene el país.

Cuesta mucho acabar con ETA. Muchos muertos, sobre todo. Y muchos esfuerzos, denodados esfuerzos. De toda índole. Y no se ha regateado ninguno. En contactos internacionales en todo el mundo. En planteamientos judiciales. En incansables medidas de aislamiento de toda la violencia y su entorno, a las que ustedes, señor Arzalluz, sistemáticamente se oponen y entorpecen obstinadamente. No se le habrá olvidado del tiempo que estuvo con los de San Ignacio, tan vasco y tan español, que las «ideas engendran hechos». Los «fervores, las mentiras, las patrañas, los inventos malintencionados» no podrán con ellas.    Fernando Sánchez-Izquierdo.   Madrid.

Mario Onaindía
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 2 Septiembre 2003

El 29 de marzo de 2001, medio centenar de manifestantes de Basta Ya se concentraron frente a Ajuria Enea. Iban encapuchados con bolsas anaranjadas y llevaban colgados del pecho carteles con los oficios de las víctimas de ETA. El naranja es el color del uniforme que visten los condenados a la pena capital en Estados Unidos.

Una vez ante la residencia del lehendakari, la comitiva dio lectura a un comunicado: «Nosotros, los condenados a muerte por ETA, apresados en este corredor de la muerte que es hoy Euskadi, reos de la pena capital por delito de conciencia y opinión, reclamamos del lehendakari en funciones que impida que haya más ejecuciones entre los insumisos al nacionalismo».

Uno de aquellos manifestantes era Mario Onaindia, un hombre que ya había conocido la experiencia aquel gélido diciembre de 1970 en que un consejo de guerra le condenó a muerte cuando tenía 22 años. Un infarto agudo de miocardio estuvo a punto de matarlo hace algún tiempo y ha vivido el resto de su vida protegido de la amenaza terrorista por escoltas. Finalmente ha sido el cáncer el que ha privado a Euskadi de uno de sus políticos más originales y brillantes.

El país será un poco más mezquino, más acre y más oscuro sin él, que, primero en la política y luego en sus libros y artículos ha aportado inteligencia, brillantez y decencia como ingredientes principales de un discurso al que muy a menudo acompañaba la ironía del perplejo, del extrañado que siempre fue, como el propio Mario asumía en El precio de la libertad . En su infancia de ires y venires entre sus dos pueblos, en Eibar era el de Lekeitio y para los de Lekeitio era el de Eibar. Era la suya una mirada irónica de extrañado, que le llevó a comentar durante la presentación de una novela de su amigo Jorge Reverte: «la novela policíaca no tiene sentido en Euskadi. Aquí, el crimen se reivindica».

Mario se habría extrañado de algunos elogios fúnebres que le han sido dedicados estos días; como le pareció raro al llegar a la cárcel de Córdoba, que Dorronsoro, su compañero en el sumarísimo 31/69, le negara el saludo.

Su ausencia va a ser irreparable para su mujer, Esozi y para sus hijos, Nora y Jon, que apenas si podrán mitigar el duelo al comprobar que su pena es muy generalmente compartida, aunque ya saben lo afortunados al haberlo tenido como marido y padre. A él le acompaña la bendición de Cavafis que nos tradujo hace ya tanto Lluis Llach en Viatge a Itaca : Bon viatge per als guerrers/ que al seu poble són fidels . Que así sea, Mario.

La postbatasuna
Iñaki Ezkerra La Razón 2 Septiembre 2003

Durante las últimas semanas se han venido sucediendo en Euskadi las manifestaciones de la postbatasuna con el permiso escandaloso del Gobierno de Ibarretxe o del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco o de ambos a la vez. Se ha dicho que esta estrategia nacionalista de desafiar a la ley y de hacerlo con el miedo, el consentimiento y el sello de los jueces tiene como objetivo que ETA siga presente en las calles y en las vidas de los vascos. Sin duda es así, pero no deben olvidarse otros objetivos tanto o más decisivos como son los electorales. Ni el PNV ni EA están por la labor de enfadar a Otegi porque, aparte de compartir plenamente el proyecto independentista de éste, desean heredar su electorado a toda costa. Por esa razón resulta todavía más inútil y patético el papel del PSOE jugando la carta de una oferta de reforma constitucional y estatutaria que pueda tranquilizar momentáneamente a los nacionalistas y le permita a éste presentarse como una opción diferente del PP así como el realista, el pragmático, el flexible, el eficaz y el verdadero gran freno al Plan Ibarretxe. Aun cuando lograra ese arreglo, sería pan para nada. Por eso también, además de patético e inútil, es desleal, grave y peligroso el juego que se trae el PSOE.

No cabe duda de que esa operación socialista en medio de una nueva tregua-trampa de ETA dejaría al PP en una situación de soledad, que a medio y largo plazo le prestigiaría por otra parte y debe preferir a estar mal acompañado. Con esa idílica escenificación de la soledad del PP sueñan José Luis Rodríguez Zapatero y Patxi López. El problema para ellos está en que la postbatasuna aún existe gracias al PNV y porque es su pareja auténtica. La postbatasuna está ahora en las calles y las vidas de los vascos, pero donde está sobre todo presente es en el PNV. La postbatasuna no va a tolerar que el PNV claudique en este Lizarra 2 para irse a la cama con el PSOE ni el PNV tiene verdadero interés en tal aventura que le negaría esos votos que codicia. El PNV se acerca al PSOE pero sin dejar de mirar al electorado de la postbatasuna. De este modo, ese feo coqueteo tiene sólo el objetivo de dividir al constitucionalismo y sólo en la medida en que la postbatasuna ve positiva esa división lo consiente. En cuanto esos guiños provocativos respondieran a un acercamiento real estallaría el drama. De este modo, es el propio PSOE el que, con su juego que no va a ninguna parte, alienta y obliga más bien al PNV a tolerar las manifestaciones de la postbatasuna que apacigüen los celos y recelos de ésta. Ese juego no modera a Ibarretxe. Le fuerza a radicalizarse.

Camino del precipicio
Editorial El Ideal Gallego 2 Septiembre 2003

Al PNV no se le puede negar tesón, casi habría que decir pesadez, porque desde que el lehendakari habló por primera vez de su plan secesionista ha sido raro el día en el que algún dirigente del partido no ha hablado del paraíso al que conduce la independencia. Sin embargo, los nacionalistas vascos, como todos los iluminados, tienen en el fondo un miedo cerval al fracaso de su propuesta soberanista y como primera medida ya lo han apartado de la discusión en el debate de política general (el pleno sobre el estado de la comunidad autónoma) que se celebrará el 26 de septiembre. Es decir, la sesión más importante que se celebra cada año en el Parlamento de Vitoria no abordará lo que, según Arzalluz y sus acólitos, es el proyecto más importante de la historia del País Vasco. Es difícil incurrir en mayor incongruencia, pero ese contrasentido avala a quienes insisten en que el PNV quiere imponer su plan sin importarle lo que opinen los demás, una manera de actuar que sólo se puede calificar como dictatorial.

Alberdi acusa a Zapatero de dar "un balón de oxígeno" al Plan secesionista de Ibarretxe
EFE Libertad Digital  2 Septiembre 2003

La ex ministra socialista, Cristina Alberdi, ha insistido en que plantear un cambio del modelo territorial "no es, ni debe ser, la prioridad del PSOE". Además, dijo que además supone dar "un balón de oxígeno" al Plan separatista del lehendakari Ibarretxe porque ya "no está solo" con una propuesta de ese tipo.

Alberdi, antes de intervenir en San Sebastián en los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco, comentó a los periodistas que "el modelo territorial es el que está en la Constitución, es el modelo estatutario y no es el momento de cambiar las reglas del juego, ni de abrir un debate al respecto, máxime con cinco convocatorias electorales a la vista". Recalcó que, pese a que el Consejo Territorial del PSOE "ha rebajado" las posturas sobre la reforma del modelo territorial del Estado, no es oportuno actualmente discutir estas propuestas.

La ex ministra socialista explicó que “hay una serie de aspectos que no creo que debamos plantear, como la ruptura del sistema judicial, que parece que hay algún tipo de demanda en Cataluña y en el Plan Ibarretxe". Alberdi considera que sería "muy adecuado" y "mucho más efectivo" dar una "respuesta unitaria y muy firme" por parte de los partidos constitucionalistas al Plan Ibarretxe, "que rompe con las reglas del juego constitucionales". "Sin embargo, –recordó Alberdi– aquí en el Partido Socialista de Euskadi se ha planteado dar una respuesta separada y abrir el debate sobre una modificación del Estatuto de Euskadi, con lo cual también se le está dando un balón de oxígeno al lehendakari y a la propuesta del estado libre asociado".

Sanz defiende la validez y vigencia del Fuero navarro
EFE/PAMPLONA El Correo 2 Septiembre 2003

El presidente del Gobierno de Navarra defendió ayer la validez y vigencia del Amejoramiento del Fuero, al tiempo que sostuvo que «un asunto tan serio como la conformación del Estado no puede ser utilizado de manera oportunista para cubrir un problema de cohesión interna de un partido». Miguel Sanz se refirió así al debate suscitado por el PSOE sobre la necesidad de reformar o no la Constitución y los Estatutos de Autonomía.

En opinión del presidente foral y de UPN, el partido de Zapatero «no tiene claro cuál es su modelo de Estado, porque existen distintas sensibilidades en virtud de donde se viva». Sanz añadió que cuando no se tiene «una perspectiva clara de cuál es el horizonte por el que debe caminar España, la solución no puede llegar por la vía de generar un caos mayor avalando la posible necesidad de reformar los Estatutos». Reconoció que del Consejo Territorial del PSOE celebrado el sábado en Santillana del Mar «no se deriva que los socialistas hayan sacado la conclusión de que es necesario reformar todos los Estatutos», una conclusión que achacó a la «intervención sensata de algún barón de alguna comunidad determinada».

Sanz insistió en que «el Amejoramiento es y va a seguir siendo un instrumento válido para promover el desarrollo de nuestros vecinos y mejorar su calidad de vida, para seguir situando a nuestra comunidad a la cabeza de las comunidades españolas y como una de las regiones motoras de Europa».

Nuevo desafío del Parlamento vasco al Supremo que vuelve a impedir la disolución de Batasuna
EFE Libertad Digital  2 Septiembre 2003

El secretario general del PP del País Vasco y vicepresidente segundo del Parlamento de Vitoria, Carmelo Barrio, ha anunciado que seguirá solicitando en la Mesa de esta Cámara, "cuantas veces sea necesario", la disolución de Sozialista Abertzaleak, heredera de Batasuna-ETA.

Barrio dio a conocer que en la reunión de la Mesa de este martes, primera tras las vacaciones de verano, ha vuelto a "exigir que se lleve a efecto la disolución de SA" en cumplimiento de la sentencia del TS, petición que, ni siquiera fue sometida a votación dada la situación del proceso. El político popular consideró que con la reunión de este martes y la no disolución de Sozialista Abertzaleak se ha dado "un nuevo paso en el incumplimiento y en la desobediencia de los autos y resoluciones" del Tribunal Supremo.

Para Barrio, "cada día se profundiza más en el caos parlamentario", que es como una "bola de nieve de desobediencias". Estas declaraciones las realizó tras la reunión de la Mesa en la que este órgano tuvo conocimiento de la resolución del Tribunal Supremo de no suspender la decisión del Consejo General del Poder Judicial que anulaba la composición de la primera sala de discordia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que debía decidir sobre la admisión a trámite de la querella presentada contra el presidente del Parlamento y dos miembros de la Mesa. Barrio explicó que se había opuesto a que la Mesa tuviera que analizar esta decisión judicial, sobre la que solamente se dio por enterada, porque las querellas presentadas por la Fiscalía son contra "tres personas y no contra el Parlamento".

Por último, también denunció que en sus reuniones la Mesa del Parlamento no esté asesorada y asistida por un letrado mayor, después de que el pasado mes de julio dimitiera el titular ante las advertencias del Tribunal Supremo. Barrio pidió que la Presidencia del Parlamento proponga un letrado mayor que sustituya al dimitido.

Un concejal de UPN en Leiza repele con disparos al aire dos agresiones contra su vivienda
EFE Libertad Digital  2 Septiembre 2003

El pasado 12 de agosto, durante las fiestas de la localidad, el concejal de UPN en Leiza puso fin a dos agresiones contra su vivienda realizando otros tantos disparos al aire con una escopeta de caza. El alcalde de la localidad navarra, de la formación de la izquierda separatista Aralar, ha dicho que los ataques pasaron algo desapercibidos en aquel momento.

Los hechos, que han trascendido ahora, se registraron en la madrugada del pasado 12 de agosto, cuando un grupo de personas protagonizaron un acto de terrorismo callejero y lanzaron botellas y otros objetos contra la vivienda del concejal, que salió al balcón con una escopeta de caza y realizó un disparo al aire. Esta situación se repitió media hora después, sobre las 7 de la mañana, cuando de nuevo el grupo volvió a atacar el domicilio. El ataque del inmueble "pasó un poco desapercibido" durante las fiestas, según el alcalde de la localidad, Patxi Saenz, y fue en el pleno del pasado viernes cuando una moción presentada por su formación, la abertzale Aralar, reprobó por unanimidad, incluido UPN, la agresión de los desconocidos y la respuesta del edil regionalista.

En ese sentido, Zubitur ha dicho los hechos "que sé que están mal y repruebo, pero no fue un error porque lo hice conscientemente. Si ellos tienen derecho a atacar yo tengo el derecho a defenderme". Por su parte, desde UPN el responsable de Organización, Eradio Ezpeleta, ha asegurado que el partido da por "zanjada" la cuestión tras recibir explicaciones del concejal, quien ante la dirección del partido "ha reconocido que no pueden hacerse así las cosas pero que, dada la situación, actuó como creía conveniente llevado por la tensión del momento, totalmente controlado y sabiendo perfectamente lo que hacía, sin disparar a nadie".

Asimismo, Ezpeleta valoró en nombre de su partido "que el propio concejal y el grupo municipal votaran a favor de la moción que reconoce que no fue la mejor actuación posible", aunque se ha pedido a todos los cargos públicos, incluido a Zubitur, "total prudencia y tranquilidad ante estas situaciones, pero que esto no signifique que haya ninguna concesión ante amenazas o chantajes que puedan producirse contra cualquier concejal de los partidos democráticos". "UPN ha escuchado y no va a hacer nada más porque cree suficiente el voto a favor del grupo en el pleno", ha añadido el responsable de Organización, quien ha considerado "zanjado" el asunto tras reconocer que "Zubitur es un hombre temperamental pero todo corazón y sinceridad, y si ha reconocido que su actuación no fue adecuada no volverá a protagonizar estas situaciones".

No opina así el alcalde abertzale de Leiza, Patxi Saenz, que ha valorado el voto de Zubitur a favor de la moción que reprueba su actuación pero "nos deja con un sabor agridulce y asustados. Nos felicitamos porque reconoce su error pero el que diga que mantendría esa actitud en una situación similar nos parece que es muy grave".

Emoción y recuerdo en la despedida de Mario Onaindia en un acto cívico
Savater lo calificó de «noble clásico», pues «daba más de lo que recibía»
Redacción - Vitoria.- La Razón 2 Septiembre 2003

Entre dos mil y tres mil personas, entre ellas muchos amigos y familiares de Mario Onaindía, despidieron ayer en un acto cívico celebrado en Vitoria al histórico político e intelectual vasco, en un acto marcado por la intensa emoción y el recuerdo a su personalidad. Este acto cívico fue convocado por los familiares, amigos y compañeros de Onaindía como homenaje y recuerdo a la memoria de este político que falleció el domingo, víctima del cáncer que padecía desde hacía casi tres años.

En el mismo participaron el filósofo Fernando Savater, el escritor Jorge Martínez Reverte, la periodista Carmen Gurruchaga y los amigos de Onaindia Teo Uriarte y Alberto Agirrezabal. En primera fila se encontraban, entre otros, dirigentes socialistas como Jesús Caldera, Juan Fernando López Aguilar, Patxi López, Javier Rojo, Ramón Jáuregui o Txiki Benegas. Muchos de ellos no pudieron contener las lágrimas en este acto de despedida, pero los momentos más emotivos fueron los protagonizados por la viuda de Mario Onaindia y, sobre todo, por sus hijos Nora y Jon que no pudieron contener su dolor.

En el acto cívico, al que asistieron también numerosas personalidades públicas y de distintos partidos políticos, el filósofo Fernando Savater definió a Onaindia como una persona perteneciente a ese «grupo de personas de una cosecha que perdieron sus dogmas pero no su compromiso político». «Mario fue un noble, en el sentido clásico de la palabra, que daba más de lo que recibía», concluyó.

Patriota sin fronteras
Su amigo y compañero en su trayectoria política Teo Uriarte advirtió a los presentes que «Mario nunca quiso vernos llorar» y recordó de él su concepto de la amistad, por encima de la militancia política. Uriarte dijo que Mario Onandia fue un «gran patriota vasco, un patriota sin fronteras» y concluyó su alocución con un «¿viva Mario, viva la libertad!».

La eurodiputada socialista y amiga de la familia de Onaindia, Rosa Díez, explicó que el acto que presentó no se había convocado para despedirle sino «para recordarle de verdad». En el escenario colocado en la Plaza de España de la capital alavesa junto con una gran fotografía de Onaindia se puso un estandarte con unos escritos del intelectual vasco que comenzaban: «La nación no es una etnia que exista antes de la política, como piensan los nacionalismos. La nación son los ciudadanos con leyes que les permiten serlo».

Esa misma mañana, los restos del histórico político e intelectual vasco recibieron sepultura en el panteón familiar del cementerio de El Salvador, de Vitoria, en un entierro al que asistieron sus familiares y amigos más cercanos. Entre otros, dieron su último adiós a Onaindia, además de sus familiares, los ex secretarios generales de los socialistas vascos Ramón Jáuregui y Nicolás Redondo, Rosa Díez o el líder del PSE-EE de Álava, Javier Rojo, quien pronunció unas palabras en las que destacó el carácter humano de Onaindia y su «compromiso con recuperar la libertad en Euskadi». Rojo concluyó sus breves palabras asegurando que Onaindia seguirá siendo un «referente con su memoria y ejemplo».

Otros dirigentes políticos vascos siguieron recordando la memoria del presidente del PSE-EE de Álava. Odón Elorza, expresó su pesar por el fallecimiento de Onaindía, al que calificó de «hombre honesto, valiente y librepensador».

El ex ministro de Interior explica que comunicó a Aznar que «lo lógico es que siga en el País Vasco»
L. R. N. - Bilbao.-La Razón 2 Septiembre 2003

El presidente del Grupo parlamentario del PP en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja, declaró ayer que está, «por encima de cualquier otra consideración», a disposición de Aznar, Rajoy y del PP para «todas las posibilidades», pero añadió que «lo lógico es que siga en el País Vasco y así lo he comunicado». El ministro de Defensa, Federico Trillo, aseguró que el ex ministro del Interior «es un valor absolutamente imprescindible del Partido Popular», por lo que no debería pensar en abandonar la política al no haber sido elegido por el presidente del Gobierno como su sucesor. Jaime Mayor Oreja, uno de los dos «delfines» derrotados, junto a Rato, que aspiraban a suceder a José María Aznar, dejó entrever ayer que no aceptará la propuesta del presidente del Gobierno para reincorporarse al Ejecutivo, dentro de la remodelación que se prepara para cubrir la salida del futuro candidato del PP en las elecciones del próximo mes de marzo, Mariano Rajoy, de la portavocía y de la cartera de Presidencia.

En declaraciones a Radio Nacional, Mayor declaró que «lo lógico» es que siga en el País Vasco. Aunque reiteró su total disposición al Gobierno y al PP, explicó que «es verdad que en estos momentos, y así lo he comunicado, yo estoy en el País Vaso, estoy en el Parlamento vasco. Estoy tratando de defender lo que es una posición sensata frente a lo que es un plan insensato o un plan antidemocrático como es el Plan Ibarreche y parece que lo lógico es que yo siga en el País Vasco, en el Parlamento vasco», precisó. «Pero en cualquier caso, por encima de cualquier otra consideración», reiteró, «es un momento en el que todos tenemos que demostrar desde la autenticidad, la realidad y desde los hechos que estamos todos a disposición del presidente y de Mariano Rajoy y también en este tema y en esta cuestión estaré siempre a disposición del presidente y de Mariano Rajoy».

Recortes de Prensa   Página Inicial