AGLI

Recortes de Prensa     Martes 16 Septiembre  2003
VENGANZA ETARRA
Editorial ABC 16 Septiembre 2003

Golpeada, desorganizada y confusa
PABLO MUÑOZ ABC 16 Septiembre 2003

¿Joven activista
Germán Yanke Libertad Digital  16 Septiembre 2003

España, retaguardia de Al Qaida
Editorial La Razón 16 Septiembre 2003

El PNV otorga el perdón a EAi
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital  16 Septiembre 2003

Responsables del terror
Editorial El Correo  16 Septiembre 2003

La encrucijada del PNV
Editorial El Ideal Gallego 16 Septiembre 2003

La única realidad
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 16 Septiembre 2003

El acercamiento ETA-PNV
Esther Esteban El Ideal Gallego 16 Septiembre 2003

El cheque del nacionalismo
Víctor Gago Libertad Digital  16 Septiembre 2003

El cuñado del miembro de Al Yazira detenido por Garzón reclutó a los pilotos suicidas del 11-S
Pedro Arnuero - Madrid.- La Razón 16 Septiembre 2003

El Gobierno vasco del PNV podrá intervenir en la enseñanza del vascuence en Francia
J. M. Zuloaga - Madrid.- La Razón 16 Septiembre 2003

Arenas cree que el PNV llama activista al etarra muerto para asegurarse los votos de ETA
Libertad Digital  16 Septiembre 2003
 

VENGANZA ETARRA
Editorial ABC 16 Septiembre 2003

SI la planificación de un atentado -medios empleados, planes de fuga- demuestra el nivel operativo de una organización terrorista, la cobarde emboscada contra dos ertzainas en el puerto alavés de Herrera es la imagen de una banda de criminales en fase de descomposición. ETA tenía urgencia en vengar a su manera la desarticulación del «comando» Vizcaya a manos de la Ertzaintza y lanzar un mensaje al PNV, como siempre que ha querido presionar a los nacionalistas. Pero su respuesta ha revelado más debilidad que fortaleza, más improvisación que preparación. Una emboscada nocturna, la utilización de escopetas con cañones recortados y una huida desesperada retratan un acto de puro bandolerismo y no la detallada alevosía habitual de los etarras.

En su propia convulsión asesina, ETA no ha reparado en que atentados como el del puerto de Herrera ratifican el acierto de la lucha antiterrorista que llevan a cabo las Fuerzas de Seguridad del Estado y los Tribunales de Justicia. Para ETA matar es fácil, pero no lo es, en absoluto, recuperar las infraestructuras desmanteladas, reconstituir «comandos», reparar las vías de financiación, establecer nuevos santuarios y menos aún regresar a las instituciones vascas. Si se repasa el balance de los últimos años en la acción del Estado contra ETA resultará menos sorprendente y más explicable que dos terroristas «legales» ni siquiera acierten a matar a sus víctimas por la espalda y acaben huyendo campo a través.

ETA es pura y simple delincuencia. La muerte de Arkaitz Otazua y las graves heridas del ertzaina tiroteado en la cara no son la expresión dramática de un conflicto político, como suele decir el nacionalismo, sino los efectos de la lucha entre la ley y el terror, entre la justicia y el crimen. No lo entiende así el PNV -o parece no entenderlo- cuando aprovecha las heridas sufridas por los agentes de la Ertzaintza para presentarlas como prueba de que ETA no apoya el Plan Ibarretxe. La particular lectura del PNV convierte a los ertzainas heridos en militantes nacionalistas. Puede que en esta percepción coincida con ETA y que la banda terrorista golpee a la Ertzaintza cuando quiere zarandear al PNV. Pero para la sociedad vasca y para el resto de la sociedad española, la Policía vasca es una institución creada para defender la legalidad.

En todo caso, hace bien el PNV en querer marcar distancias con ETA, porque en un pasado muy reciente no fue tan exigente. Ocho ertzainas asesinados hasta 1997 no le impidieron en el verano de 1998 pactar con ETA y con el entramado batasuno la estrategia de Lizarra, escribiendo un guión que hoy se proyecta en la propuesta de Comunidad Libre Asociada. Tampoco los cinco policías autonómicos asesinados desde entonces van a impedir nuevos entendimientos. Precisamente porque apenas hay distancias, el PNV y el Gobierno de Ibarretxe han asumido la defensa legal y financiera de Batasuna frente al Estado y no la abandonarán aunque ningún miembro de esta coalición proetarra condene el atentado, sino todo lo contrario, pues una vez más la muerte de un terrorista será el motivo de una campaña de apología del terrorismo.

No son los políticos no nacionalistas ni «los medios de prensa españoles», como afirma insidiosamente el comunicado del Euskadi Buru Batzar, sino ETA misma y algunos portavoces batasunos quienes subrayan que hay «aspectos positivos» en el plan Ibarretxe, auténtico plante al Estado como el que propugnan los terroristas (soberanía, Navarra, consulta popular). Es Xabier Arzalluz el que declara «bienvenidos» los votos batasunos a la propuesta soberanista. Es el lendakari, y nadie más, el que da expectativas a una ETA que languidece.

Golpeada, desorganizada y confusa
PABLO MUÑOZ ABC 16 Septiembre 2003

ETA atraviesa el peor momento de su historia. El atentado de Vitoria, perpetrado por individuos con nula preparación, realizado con precipitación y con armas poco fiables demuestra, según fuentes antiterroristas, que la banda tiene que utilizar ya cualquier recurso para seguir actuando

«Por su forma de actuar, da la sensación de que poco menos que los han llamado por la mañana y les han dicho que esa misma noche tenían que cometer un atentado». La frase, pronunciada por un experto en la lucha antiterrorista, demuestra hasta qué punto el acoso policial y judicial a la banda terrorista ha provocado que esté «muy debilitada, desorganizada y confusa. Es evidente que mantiene su capacidad de matar, pero cada vez comete más errores que le cuestan continuas detenciones, cuando no muertes como en el último caso».

Hay detalles del último atentado que llaman poderosamente la atención a los expertos antiterroristas consultados por ABC. En primer lugar, el que utilizaran una escopeta de cañones recortados, un arma de poca precisión y de manejo problemático, ya que el tiempo que pasa entre cada disparo es mucho mayor que, por ejemplo, con una pistola. Esto permitió que los ertzainas pudieran repeler la agresión y poner en fuga a los pistoleros. El ángulo de disparo elegido por los terroristas, según las fuentes consultadas, también demuestra su nula preparación y gracias a ello los agentes salvaron la vida. Lo mismo se puede decir de los problemas que tuvieron con el turismo robado, que ni siquiera lograron poner en marcha para huir. Y, como detalle aún más insólito, el que fueran a sustraer ese vehículo en el automóvil de la madre de uno de ellos, que luego iba a ser utilizado también para la huida y donde esperaba el tercer criminal. En definitiva, lo único que les salió bien de su plan fue el engaño para que una patrulla de la Policía vasca acudiera al puerto de Herrera.

Es significativo, igualmente, que el etarra muerto tratara de huir a pie cuando ya estaba herido. Los terroristas expertos, con una larga trayectoria criminal sobre sus espaldas, saben que en ese momento la posibilidad de huir es nula y que lo mejor es entregarse, entre otras cosas para al menos salvar la vida. Además, su compañero no hizo nada por ayudarle, abandonándole a su suerte en medio de la noche y malherido.

Las fuentes consultadas consideran que todos estos elementos indican que los pistoleros actuaron con gran precipitación y respondiendo a la orden de la banda de perpetrar un atentado de forma inmediata. Incluso, es extraño que eligieran la noche de un domingo para actuar, ya que los terroristas siempre buscan que su crímenes tengan el mayor eco posible.

El ministro del Interior, Ángel Acebes, destacó ayer que la banda está cada vez más desorganizada, pasa por momentos de gran confusión como consecuencia de los golpes policiales que ha recibido y los métodos que utiliza son cada vez de corte más mafioso. «Actúa cuando puede, contra quien puede y utilizando los medios que puede», explicó. Por eso, considera que la mejor forma de acabar con la banda es profundizar en la acción policial y la colaboración internacional. Acebes ni siquiera entró a valorar los últimos comunicados de ETA en los que se podría intuir un cierto acercamiento a los planteamientos del Plan Ibarretxe, aunque sí alertó de lo «equivocado y erróneo» de cualquier tipo de «política de apertura, de amistad o de diálogo con ETA». «La organización terrorista siempre está en lo mismo, no varía en su actitud independientemente de los comunicados que emita», continuó el ministro, quien recalcó que la banda utiliza la independencia del País Vasco como justificación para cometer sus atentados. Por ello, dijo, «no debemos esperar nada más de ETA. Treguas, cambios de actitud, cambios de política no son nada más que cuentos al servicio de sus intereses criminales».

La última muestra de la nula preparación de los nuevos terroristas es el episodio del 15 de agosto en Briviesca (Burgos), cuando en una zona transitada un vecino encontró una mochila con explosivos para un comando. El bulto tenía una inscripción que decía: «Ánimo, dales fuerte, gora ETA», y tenía instrucciones precisas de cómo debía abrirse. Algo impensable hace sólo unos años.

¿Joven activista?
Germán Yanke Libertad Digital  16 Septiembre 2003

Quizá sea verdad que el PNV, como partido, prefiere mantenerse un tanto al margen del Plan Ibarretxe. Sólo desde el punto de vista estratégico, claro, por si el absurdo se evidencia en la propia casa y hay que poner en marcha otro camino.

De lo que no me cabe duda es de que la meta del camino es la misma y de que lo fundamental del sendero es idéntico. La meta, un país independiente basado en el totalitarismo étnico; el sendero, la búsqueda del desistimiento de los demócratas mediante la presión antidemocrática y excluyente.

Una de las mentiras de esta coincidencia de todo el nacionalismo vasco (en el que hoy no hay, ni en el Gobierno ni el los partidos que lo sustentan, un proyecto democrático) es decir que la violencia es una suerte de desideratum del “conflicto político” que se terminaría cuando este último se resuelva, es decir, cuando se les de la razón a los nacionalistas. Sólo así un terrorista se convierte en un “joven activista” que es una “víctima” de la situación.

Pero la violencia es parte de la entraña del nacionalismo totalitario y quienes la practican son terroristas, nada más que terroristas. Que se digan oficialmente las barbaridades del PNV cuando hay dos servidores públicos de la Administración vasca heridos -uno de ellos muy grave– por este criminal y su acompañante, revela el nulo aprecio del nacionalismo vasco a las instituciones. Y, cuando se muestran tan activos, ya sabemos lo que para ellos significa activismo.

España, retaguardia de Al Qaida
Editorial La Razón 16 Septiembre 2003

Las investigaciones sobre Al Qaida dirigidas por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, así como el trabajo de servicios antiterroristas en todo el mundo, permiten avanzar en la compleja trama que los seguidores de Ben Laden urdieron, desde mucho antes de los atentados del 11-S, para hacer de España una base tranquila, un centro de operaciones desde el que poder actuar sin levantar sospechas y planificar su guerra contra occidente. La detención del empleado de la cadena de televisión árabe Al Yazira, Taysir Aloni ha sido la última de las piezas que faltaban por encajar en el puzzle puesto en orden por el magistrado.

El papel jugado por el detenido permite aclarar algunos puntos que aún permanecían oscuros en la trayectoria de Al Qaida en España. Era sabido, y las Fuerzas de Seguridad han actuado con acierto, que la red de Ben Laden tenía agentes entre nosotros y que nuestro suelo ha sido cuidadosamente elegido, desde 1996, tras la guerra de Bosnia (que enfrentó a serbios y musulmanes) como zona de retaguardia. Aquí se ha producido la detención de numerosos cabecillas de la red, especialmente vinculados con los movimientos que operan en Europa y en el norte de África.

Y aquí, como es sabido, se planificó en buena parte la jornada negra del 11-S. Precisamente el nombre del empleado de Al Yazira, y sus relaciones familiares, resultan esenciales para entender la génesis de la rama española de la red. Taysir Aloni, casado con la hija del imán de Ceuta, y por tanto nacionalizado español, entró en el círculo familiar de un siniestro personaje, uno de los lugartenientes del mismísimo Ben Laden, conocido como «El Oso», Mohamed Haydar Zammar, un alemán de origen sirio que se casó con la cuñada de Taysir. La boda se considera por los servicios de inteligencia como una minicumbre de Al Qaida poco antes del 11-S, por el número y calidad de los participantes. No es coincidencia que se desarrollase durante las jornadas en la que el jefe de los suicidas, Mohamed Atta, y sus cómplices concretaban sus ataques en España. Fue «El Oso» quien se preocupó por organziar la célula española, especializada en la logística y la financiación, y quien sirvió de enlace entre sus agentes en España y la cúpula en Afganistán, y viajó por medio mundo para extender la red de Al Qaida.

La confesión de «El Oso», hoy encarcelado en Siria, ha permitido conocer las claves para desentrañar la red española de Ben Laden y las complicidades de los detenidos. Y, para confirmar que España, Al Ándalus para ellos, era un buen lugar para trabajar y ocultarse, hasta el punto de que se rechazó perpetrar un atentado en suelo español.
El sumario instruido por el juez Garzón es también la evidencia de que en la nueva guerra mundial que ha desatado el terrorismo de origen islámico, la neutralidad no es una opción desde el momento en que la propia Al Qaida eligió a España como una de las piezas fundamentales dentro de sus planes para aterrorizar al mundo occidental.

El PNV otorga el perdón a EAi
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital  16 Septiembre 2003

Que el nacionalismo vasco ha decidido uncir su destino al llamado Plan Ibarretxe se puede comprobar con gestos y movimientos que han sorprendido a los vascos no nacionalistas, aunque en Madrid se ignoran. Ahora, los dirigentes del PNV ofrecen sus sonrisas a los hermanos separados de Eusko Alkartasuna, a los mismos a los que difamaron y persiguieron con una saña cainita.

En esta hora decisiva, la consigna de la Sabin Etxea, la sede del PNV, es reforzarse como el partido único que englobe a todos los abertzales. Se dispone de los medios: la figura del lendakari, las principales consejerías e instituciones y los Presupuestos. Por un lado, Batasuna ha sido ilegalizada por el Gobierno español y varias docenas de miles de sus votantes se han pasado a la coalición PNV-EA captados por la promesa de tocar, por fin, la Tierra Prometida. Por otro, queda la menguante Eusko Alkartasuna, rebasada en extremismo verbal por los tenores peneuvistas. Si se consigue que la mayoría de sus militantes y votantes se integre en el PNV, éste recuperará su condición de columna del nacionalismo, que perdió con el nacimiento de ETA.

En la manipulación de las personas, el PNV se asemeja más a un grupo leninista que a otro democristiano, que es el traje ideológico que vestía cuando paseaba por Europa. En los años 80, tocó odiar a quienes optaban por Carlos Garaicoechea en vez de por Arzallus, pero si hay que volver a invitarles a ir de potes se hará. En esa época hubo familias rotas hasta el punto de dividirse los panteones, así como despidos a causa de la riña. A los de EA no se les dio cuartel. El PNV votó en 1991 como alcalde de San Sebastián a Odón Elorza, pese a que la primera lista había sido la de EA (el candidato de entonces ha regresado al PNV).

Desde el asesinato de Miguel Ángel Blanco, la frágil alianza vasca de demócratas contra terroristas ha cambiado de separatistas contra españoles y, en consecuencia, el PNV trata de crecer mediante la absorción de abertzales de todas las tendencias. Resultado de este plan ha sido el cambio de lenguaje de sus políticos y publicistas. Uno de los mayores enemigos de Javier Arzallus fue Antón Ormaza. Éste es un veterano militante de Bermeo que llegó a la presidencia del Bizkai Buru Batzar y tuvo enfrentamientos sonados con Arzallus; por ejemplo, durante su mandato de diputado en las Cortes de 1977 le acusó de entregado al poder opresor. Luego, el guipuzcoano logró su expulsión del PNV en un proceso propio de las purgas estalinistas. Sin embargo, en mayo, con motivo del octogésimo cumpleaños de Ormaza, el depurador y varios de sus ayudantes, como Iñaki Anasagasti y Luis María Retolaza, firmaron en el Deia un cariñoso artículo de homenaje. Añádase que el citado periódico ha vuelto a abrir sus páginas a los militantes de EA.

El último episodio de este acercamiento lo ha constituido la conmemoración del XXV aniversario de la muerte de Juan Ajurriaguerra, el presidente del BBB que en 1937 pactó la rendición de los gudaris a los fascistas italianos. Ajuriaguerra es una figura que reivindican los nacionalistas de PNV y de EA y que, por tanto, puede contribuir a su unión. Íñigo Urkullu, presidente del BBB y personaje de influencia creciente en el PNV, aprovechó la efeméride para hacer hablar al difunto. Según él (Deia, 25-8-2003), Ajuriaguerra era “una persona muy abierta al debate y al diálogo, como también está demostrando serlo el lendakari Ibarretxe”; y añadió que habría apoyado la propuesta de dinamitar el Estatuto y la Constitución.

En los próximos días asistiremos a nuevos galanteos y cortesías, que pueden terminar en boda.

Responsables del terror
Editorial El Correo  16 Septiembre 2003

El atentado perpetrado en la noche del pasado domingo contra los ertzainas G.E.G. y J.J.L.I. mostró de nuevo la macabra naturaleza del terrorismo, capaz de convertir una llamada de auxilio en carretera en cebo propicio para acabar con la vida de quienes tratan de cumplir con su obligación como servidores públicos. Ello resulta especialmente elocuente cuando la barbarie acaba alienando a los propios activistas hasta conducirlos a la autodestrucción. La muerte del joven Arkaitz Otazua encarna todo el sinsentido de una vida segada de raíz a causa de su enloquecida intolerancia. Como era de esperar en un colectivo tan proclive a convertir a los verdugos en víctimas, su portavoz Arnaldo Otegi se dispuso ayer a ocultar las responsabilidades que atañen a la izquierda abertzale señalando como culpables de la muerte del joven terrorista a quienes según él se niegan a buscar soluciones al «conflicto de Euskal Herria». Tan cobarde pronunciamiento no sólo representa la tradicional cobertura que el brazo político de la trama terrorista presta a quienes ejecutan sus abominables planes. Refleja, asimismo, la extrema bajeza moral de aquellos que tratan de eludir el severo juicio que merecen por el sistemático adiestramiento de jóvenes radicales que de la noche a la mañana se ven convertidos en heróicos matarifes, jaleados por quienes en el seno de la izquierda abertzale disfrutan de una vida confortable a expensas de la libertad y el sosiego del resto de la sociedad.

Mientras los dos ertzainas heridos en el atentado tratan de recuperarse de las graves heridas físicas y morales causadas por tan brutal ataque, los extremistas de la izquierda abertzale vuelven a sacrificar la vida de uno de los suyos, cuya memoria recordarán hasta un pronto olvido en el altar de la necrofilia. Los instigadores del atentado se dedicarán a justificar de antemano futuros actos de violencia embebidos en una espiral de la que no quieren liberarse y en la que siguen intentando enredar a los más incautos. Convertirán la muerte de Arkaitz Otazua en escudo argumental frente a la indignación que sus actuaciones causan en la inmensa mayoría de la sociedad y ocultarán la debilidad que les impide acercarse a sus despreciables metas gracias a la soberbia de quienes se creen con poder suficiente como para decidir sobre quién puede seguir vivo en el País Vasco. Intentarán continuar escribiendo su tenebrosa historia a costa de la libertad y de la seguridad de los demás ciudadanos. Y así lo harán mientras la sociedad vasca no coloque frente a las culpas que han ido acumulando asesinato tras asesinato y muerte tras muerte a quienes hasta ahora han apretado el gatillo y a quienes pretenden asegurar que otros jóvenes como Otazua se enrolen en las filas del terror.

La encrucijada del PNV
Editorial El Ideal Gallego 16 Septiembre 2003

ETA no da puntada sin hilo. Pocas horas después de manifestar en público y sin pudor su apoyo al plan secesionista promovido por el lehendakari, la banda asesina volvió expresarse mediante el único resorte en el que se maneja con soltura: las armas. El atentado cometido en Álava es todo un síntoma de las precarias circunstancias en las que los terroristas se desenvuelven. Una escopeta de cañones recortados, al más puro estilo de cualquier delincuente de medio pelo, envió a dos ertzainas al hospital. Se trata de una suerte de emboscada que la organización no empleaba desde los años ochenta y que deja en el aire un buen puñado de preguntas sin fácil respuesta, entre ellas en qué contexto se produjo la muerte de Arkaitz Otazua, uno de los dos activistas autores del ataque. Había que ver la cara de Juan José Ibarretxe acudiendo al hospital en el que los dos agentes tiroteados se recuperan de sus heridas, aunque poco importa el rostro de quien minutos más tarde firma un comunicado lamentando la muerte del asesino. El PNV se encuentra perdido en una encrucijada a la que ha llegado por su propio pie, empujado por el afán de obtener un respaldo ilícito para su no menos ilegal proyecto independentista. La ausencia de escrúpulos permitirá al jefe del Ejecutivo vasco seguir adelante con sus intenciones sin que la conciencia le remuerda lo más mínimo; sin reparar en que, por culpa de esos que jalean sus ideas, un vasco que ahora lucha por sobrevivir irá a votar al referéndum con una cara que ya poco tiene que ver con la que figura en su DNI.

La única realidad
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 16 Septiembre 2003

Lamento profundamente, lehendakari, la emboscada que la noche del domingo estuvo a punto de costar la vida a dos ertzainas. Siempre pasa lo mismo. Los medios de comunicación hacemos cábalas sobre la posibilidad de que ETA haya suavizado posturas respecto a su proyecto. Usted y sus partidarios dicen que la consulta, su evanescente referéndum sólo se celebrará en ausencia de violencia, mientras su leal oposición (Aralar) le recuerda con sus propias palabras que paralizar la consulta por el hecho de que ETA siga matando equivale a dejar que ETA nos organice la agenda.

En los últimos tiempos se ha resistido usted a decir con claridad si va a aceptar o no un hipotético apoyo de la disuelta Batasuna a su proyecto, aunque parecía que se lo estaban trabajando con su extravagante demanda en Estrasburgo contra el Estado español (cuyo representante ordinario en Euskadi es usted mismo) y la vaga declaración de intenciones de la Mesa del Parlamento para buscar la fórmula de pagar a Batasuna, proyecto que ya no cuenta con el apoyo de la parte roja del gobierno, que una cosa es predicar y otra comerse el marrón de la malversación. No hace tanto que Juan María Atutxa, consejero de Interior, escribía una carta recriminatoria a todo aquel compañero de Gobierno cuyo departamento hubiera insertado publicidad en Egin, el periódico de Batasuna. Cherchez la paste, que escribió aproximadamente Alejandro Dumas, padre. Más rápida en el cambio, IU, que no veía motivos para la ilegalización, ha pasado a sentirse amenazada por Batasuna después de cambiar su actitud sobre la retribución a los parlamentarios radicales. «La sociedad vasca sabe muy bien el significado de que te apunten con el dedo», ha dicho un portavoz. Depende de quien sea el dedo.

ETA es una pedagoga despiadada, lehendakari, y su atentado del domingo contra la Ertzaintza ha venido a introducir un elemento de realidad en medio del delirio. El frustrado doble asesinato de dos agentes que fueron atraídos hacia la trampa con una falsa llamada de socorro viene a transformar el sueño ilusionante en una pesadilla y sus heraldos, antes amables sargentos irlandeses, en los cuatro jinetes del Apocalipsis: Egibar, La Palabra; Errazti, El Concepto; Atutxa, La Sintaxis y Madrazo, La Coherencia. Su partido de usted ha lamentado equilibradamente las bajas, atribuyéndoles la condición de víctimas a las víctimas propiamente dichas y a uno de los victimarios. El vicario de San Sebastián habría dicho que el domingo, en el puerto de Herrera, se cometieron dos atentados: uno injusto de ETA contra la Ertzaintza y otro justo, de los agentes al repeler la agresión terrorista. Todo ello igual de lamentable. ¿Qué barbaridad, lehendakari!

El acercamiento ETA-PNV
Esther Esteban El Ideal Gallego 16 Septiembre 2003

“ETA hace un guiño de complicidad al PNV” decía el titular de un periódico el domingo, apenas horas antes de que la banda hiriera a dos agentes de la Ertzaintza. La información sostenía que había un cambio de posición de los terroristas respecto al plan Ibarretxe, antaño criticado, y del que ahora reconocen que puede venir bien para avanzar hacia “la construcción nacional”.

Así puede leerse en el último número de Zutabe, el boletín de información de los activistas, donde, aunque acusan al PNV de haber caído en un autonomismo particionista, dan su bendición al plan soberanista con el argumento de que ellos con su labor han contribuido a que la iniciativa de Ibarretxe se haya podido plantear. “Tras muchos años de resistencia, avivada por la izquierda abertzale se ha encauzado una dirección firme, clara y efectiva en la construcción nacional”, señalan.

Los terroristas hacen un guiño de complicidad a los dirigentes del partido de Arzalluz, dejando cada vez más claro que van en la misma dirección, aunque los tiempos, los métodos y las velocidades no sean las mismas.

Que ETA, aunque con matices, de su bendición al plan soberanista debería ser motivo más que suficiente para que los nacionalistas moderados se replantearan la situación y dieran marcha atrás en su incierto camino, pero si a eso se añade un nuevo atentado la cosa no debe dejar lugar a dudas. Nuevamente podemos constatar que la banda actúa siempre que puede y lo hace siguiendo su orgía de sangre. El hecho de que sus planes se vean frustrados cada vez con más frecuencia se debe a la eficacia de las fuerzas de seguridad del Estado, que unida a la colaboración internacional están debilitando su infraestructura.

Cuando ETA cometió su primer atentado tras la presentación del plan Ibarretxe y su durísima crítica al mismo, el lehendakari convocó una manifestación en San Sebastián con el lema “ETA kampora”. Entonces se dijo que la convocatoria era la respuesta del lehendakari al comunicado de ETA contra su plan. Ahora que ha dado marcha atrás y lo aplaude ¿la reacción será la misma? ¡ETA kampora!

Carta de Canarias
El cheque del nacionalismo
Víctor Gago Libertad Digital  16 Septiembre 2003

Coalición Canaria cotiza en 180 millones de euros su escolta al PP, hasta las Generales y más allá. La tarifa plana de sus cuatro escaños incluye recientes servicios, como el desmarque de los planes de PNV, CiU y PSOE para rebasar la Constitución y lo estatutos, o el respaldo al Gobierno en la postguerra de Irak. Y premia con un bonus de libre disposición para apoyar la Ley de Presupuestos y lo que se ofrezca, de aquí al final de la legislatura. José Carlos Mauricio y Paulino Rivero entregaron la minuta en mano a Cristóbal Montoro. Esta semana se sentarán con Mariano Rajoy y Javier Arenas para negociar el descuento. Considerando que el PP es, más que un socio, la razón de ser de CC como empresa de poder, y teniendo en cuenta el persuasivo hecho de que los populares siempre pagan al contado y no hacen preguntas sobre el uso del dinero, los recaudadores del insularismo perista acabarán aceptando un cheque de entre 130 y 150 millones de euros en el proyecto de Presupuestos del Gobierno.

Ninguna opinión y ningún voto de CC son gratis, jamás. Antes de las últimas Elecciones autonómicas, sus líderes se manifestaban en las ciudades de la región, encapotados en banderas de Irak y detrás de pancartas en las que podía leerse: "Aznar, asesino". En cuanto a su patriotismo constitucionalista, es la misma CC que en 1998 suspiraba por entrar en el club de la Declaración de Barcelona, o la que llama "godos" a los peninsulares que residen en las Islas y postula su expulsión o, al menos, la penalización de su llegada. De hecho, su apoyo al Gobierno frente al desafío separatista es notoriamente contradictorio, como sólo pueden serlo los mensajes de un partido que sobrevive instalado en la indefinición oportunista. Por un lado, censura por "electoralistas" las propuestas de ruptura territorial de España y las descarta de su programa para Canarias. Por otro, insiste en reclamar nuevas competencias de autogobierno, en materias como aguas interiores, tráfico aéreo o representación directa ante la UE, algunas de las cuales exigirían significativas reformas de las cartas constitucional y estatutaria.

Supervivientes de diversos naufragios, desde el PCE a la UCD o el CDS, los dirigentes de CC han olvidado cómo se hace política por principios, si es que alguna vez lo supieron. Hasta en los programas de PNV y CiU es posible identificar ciertos principios, por mucho que repugnen a la razón, la libertad y el derecho. El insularismo canario es una copia pirateada de la máquina de poder de los regionalismos vasco y catalán, pero sin su tradición ideológica, ni sus nutrientes lingüísticos y culturales, toda esa mitología etnocéntrica que les da un barniz de legitimidad. Es útil al PP y sirve a su estrategia de Estado porque representa una versión deslegitimada del nacionalismo, su desnuda pureza: poder para perpetuarse, dinero para enriquecerse. Por eso, los detractores más furibundos de CC son, precisamente, PNV y CiU. Pregúntese a Anasagasti o Trías qué opinan del parlamentarismo de Mauricio y Rivero. Repárese en la indiscreta expresión de asco del primero, cada vez que el portavoz canario rinde adulación a Aznar desde la tribuna del Congreso. CC es al nacionalismo lo que el top manta a la Sociedad de Autores: el reverso buscavidas e indocumentado de su legitimidad coactiva.

Quizá esta generación de españoles de las Islas (y particularmente, el 70 por ciento de electores que no vota a CC), rehén de un nacionalismo de pícaros y padrinos al que el PP ha entregado el gobierno de la finca, esté prestando un involuntario servicio a la Nación, sin entender aún su auténtica dimensión histórica. Es probable que ese servicio consista, nada menos que en resignarse a salir a España y al mundo representados por la impostura. En su intento de denunciar el horror del nacionalismo inventándole una cara amable, el PP ha alentado una camada de freaks codiciosos que le cortejan como mascotas, a cambio de cheques cada vez más blancos y descontrolados. Desde hace diez años, su horror impone el atraso, el robo, el nepotismo, la vergüenza y la falta de libertad a toda una región. Pero quizá su grotesca comicidad salve a España de tomarse en serio la pesadilla de las utopías nacionalistas.

El cuñado del miembro de Al Yazira detenido por Garzón reclutó a los pilotos suicidas del 11-S
- Mohamed Haydar Zammar «El oso», que era uno de los lugartenientes de Ben Laden, se casó en Granada en julio de 2001 con una cuñada del corresponsal de la cadena árabe, y fue quien creó la base de Al Qaida en España
- Los servicios contraterroristas de EE UU consideran que el enlace nupcial propició una «minicumbre» de los integristas en la capital andaluza antes de los atentados de Nueva York y Washington
El cuñado del miembro de Al Yazira detenido por Garzón creó la célula de Al Qaida en España

Alony está emparentado con Zammar, «El oso», cuyo pasaporte fue hallado en casa del «número 3» de Ben Laden La boda en Granada de un familiar del periodista sirvió para celebrar una minicumbre de la organización

La base de Al Qaida en España fue creada en 1996 tras la guerra de Bosnia por el sirio-alemán Mohamed Haydar Zammar, el lugarteniente de Ben Laden que reclutó y formó en Alemania la llamada «célula de Hamburgo», compuesta por los pilotos suicidas del 11-S, según datos a los que ha tenido acceso LA RAZÓN en fuentes contraterroristas. Garzón tiene encarcelados a dos sirios nacionalizados españoles, Abu Dahdah y el periodista de Al Yazira, Taysir Aloni, relacionados asimismo con Zammar, bajo la acusación de dirigir y pertenecer, respectivamente, a la red de Al Qaida en España. Precisamente, hoy el magistrado tiene previsto procesar a los 20 detenidos en España por su presunta relación con Al Qaida y el 11-S.
Pedro Arnuero - Madrid.- La Razón 16 Septiembre 2003

Una de las principales líneas de investigación de la Policía española en torno al periodista de Al Yazira, considerado por los medios de comunicación árabes como un «respetado profesional», es su presunta relación con la llamada célula de Hamburgo, que organizó el 11-S. Las mismas fuentes consideran que tanto los llamados «sirios de Al Andalus» de Al Qaida, dirigidos presuntamente por Imad Eddin Barakat, alias Abu Dahdáh y a cuya célula supuestamente pertenecía el corresponsal de Al Yazira; como los de Alemania dirigidos por Zammar, que impartía clases de Islam en la mezquita Al Quds de Hamburgo, tenían contacto directo con el líder de los pilotos suicidas del 11-S, Mohamed Atta, y el empresario sirio Mamoun Darkazanly, alias Abu Ilyas.

Según ha podido saber este periódico en las mismas fuentes, el periodista de Al Yazira mantenía relaciones comerciales con el empresario sirio, Mamoun Darkazanly, alias Abu Ilyas, que viajó a Madrid y Granada a la boda de su cuñada, antes del 11-S, vinculado financieramente a la célula de Hamburgo y al que las autoridades alemanas han bloqueado todas sus cuentas por su presunta relación con Al Qaida. Uno de los hermanos del corresponsal de la televisión árabe, detenido y encarcelado por Garzón, Emir Aloni, residía precisamente en Hamburgo (Alemania). Por eso el juez preguntó durante los interrogatorios al periodista si el tal Emir al que llamaba a Hamburgo era Atta, el cerebro del comando suicida del 11-S, ya que su nombre completo es Mohamed el Emir Atta. Pero el reportero de Al Yazira respondió que se trataba de su propio hermano.

Mohamed Haydar Zammar, de 41 años, es conocido por los servicios contraterroristas con el sobrenombre de «El oso» por su gran corpulencia física y su peso cercano a los 115 kilos, aunque en Al Qaida utiliza el apodo de Abdul Fattah. «El Oso» era el supuesto enlace de Abu Dahdah y el periodista de Al Yazira, Taysir Aloni, los dos sirios detenidos por Garzón como responsables de las células durmientes en nuestro país. El juez de la Audiencia Nacional ordenó el pasado 11 de septiembre la prisión incondicional de Taysir Aloni, como miembro «relevante de Al Qaida en España», y al que acusa de captar, financiar y apoyar la red terrorista de Ben Laden. La defensa de Aloni interpuso ayer un recurso contra el auto de prisión dictado por el juez. Taysir Aloni, de 48 años, nacido en Siria, es ciudadano español desde 1988, cuando se casó con la ceutí de origen marroquí Fátima Zohra Hamed Layesi, hija del imam de la Ciudad Autónoma, Hamed Liazid.

Otra de las hijas del imam está casada con el terrorista de Al Qaida, nacido en Siria pero con pasaporte alemán, Mohamed Haydar Zammar. Dos meses antes del 11-S, Zammar se desplazó a Granada, donde residía Alony, que se encontraba en Afganistán y regresó a España para casarse con la hermana marroquí del periodista. A esta boda, que los servicios contraterroristas de EE UU y España consideran como una minicumbre de Al Qaida antes del 11-S, acompañó a Zammar el empresario sirio Mamoun Darkazanli y estuvieron otros ciudadanos marroquíes, supuestamente integrantes de grupos islamistas del Magreb. Curiosamente, en esas fechas varios de los pilotos suicidas de Al Qaida, encabezados por Mohamed Atta y Marwan al Shehhi, y el coordinador financiero del 11-S, el yemení Ramzi Ben al Shibh, también se encontraban en nuestro país desde el 9 al 17 de julio de 2001, y se reunieron en Madrid y Tarragona para ultimar los últimos detalles de los atentados terroristas sobre suelo estadounidense.

La importancia de Zammar en la estructura de Al Qaida, antes y después del 11-S, queda demostrada cuando las tropas de EE UU encontraron su pasaporte alemán en Kabul, dentro de la casa del jefe militar de Ben Laden y «número 3», el egipcio Mohamed Atef, alias Abu Hafs. «El oso» fue el hombre a quien Laden encargó crear los comandos suicidas del 11-S y las células durmientes en España y Marruecos. Zammar, con ayuda de la célula de Al Qaida en España, reclutó para Al Qaida a los tres ciudadanos marroquíes acusados en EE UU y Alemania de participar en el 11-S, Zacarías Moussaqui, Mouir al Motassadeq y Abdelghani Mzoudi.
«El oso» se encuentra detenido actualmente en una cárcel cercana a Damasco (Siria), después de que en el mayor de los secretos Rabat le entregase a EE UU en enero de 2002. Actualmente, está «colaborando» con el FBI y otras policías contraterroristas europeas y árabes, pasando información sobre la estructura de Ben Laden en Europa. «El oso» fue quien eligió a los sirios, como él, para formar las células españolas y actuaba como enlace directo de Al Qaida con Abu Dahdah. Las confesiones de Zammar no hacen más que confirmar que la célula durmiente española conocía informaciones muy precisas sobre lo que iba a ocurrir el 11-S. Esto explicaría los viajes a España antes del 11-S del propio Zammar, Mohamed Atta, ejecutor de los atentados, y Ramzi Ben al Shibh, el coordinador financiero y cerebro de la operación, recientemente detenido en Paquistán.

El Gobierno vasco del PNV podrá intervenir en la enseñanza del vascuence en Francia
Alarma en medios políticos galos ante la «invasión» de los separatistas de origen español
Medios políticos franceses observan con preocupación la creciente presencia de los separatistas vascos de origen español, representados principalmente por el PNV, en diversos sectores de la sociedad gala de los departamentos próximos a la frontera. Esta particular «invasión» afecta a intereses económicos y culturales y ha tenido su última expresión en la firma, por la Consejería de Cultura del Gobierno autónomo vasco, de un acuerdo con el Consejo General de los Pirineos Atlánticos, para la difusión del vascuence. El acuerdo puede vulnerar la legislación francesa sobre financiación de la enseñanza.
J. M. Zuloaga - Madrid.- La Razón 16 Septiembre 2003

El logro de una «gran Euskadi», que incluya territorios tanto del País Vasco español como del francés, forma parte del ideario del separatismo vasco que defienden, con distintas estrategias, los partidos y organizaciones nacionalistas y la propia ETA.

La autonomía alcanzada por el País Vasco en España está a años luz de las tímidas concesiones que han logrado los separatistas vascos de Francia. El Gobierno de París, ya fuera el socialista o el de centro derecha, han dejado claro siempre que la unidad nacional está por encima de cualquier veleidad secesionista.

En los últimos tiempos, los citados medios políticos, que ha consultado LA RAZÓN, observan con preocupación cómo desde España, los separatistas vascos tratan de extender su influencia a Francia, aunque la estrategia que siguen es la de, al menos de momento, «hacer poco ruido» para que las autoridades de París no se alteren.

Sin embargo, la firma, el pasado día 3, de un acuerdo entre la Consejería de Cultura del Gobierno Vasco y el Consejo General de los Pirineos Atlánticos, para, según se dice, fomentar el desarrollo del vascuence, ha llevado la preocupación a los referidos medios políticos en los que se subraya que dicho acuerdo ha sido negociado y firmado sin conocimiento de la Prefectura de la zona ¬que es la representante del poder central¬ y que, además, va a permitir una cierta intervención en Francia del Gobierno autónomo que preside Juan José Ibarreche. Además, expertos juristas estudian si dicho acuerdo puede vulnerar la legislación gala sobre financiación de la enseñanza.

El citado acuerdo fue firmado en Bayona por la consejera de Cultura del Gobierno vasco, Miren Azcárate, presentada como «ministra»; Jean Jacques Lasserre, presidente del Consejo General de los Pirineos Atlánticos; René Ricarrere, por el Consejo Regional; Max Brisson, representante; Alain Lamassoure, presidente del Consejo de Electos; y Vincent Bru, presidente del Sindicato Intercomunal de Apoyo a la Cultura Vasca.

La preocupación suscitada en los mencionados medios no ha escapado a la atención de los servicios de información galos que, según ha sabido LA RAZÓN, han alertado a sus máximos responsables en París y a la Prefectura de Pau, capital del Departamento de los Pirineos Atlánticos, ya que, según se señala, la firma del acuerdo permitirá al Gobierno autónomo vasco intervenir, e incluso asociarse, en los proyectos de financiación de la lengua vasca junto con los colectivos territoriales galos. Se subraya, asimismo, que el Gobierno de Ibarreche ha participado en los últimos tiempos, de manera autónoma y sin consultar con nadie, en determinados montajes financieros que se han desarrollado en el sur de Francia.

La preocupación de los responsables políticos galos, según estos medios, es grande hasta el punto de que se estudia si el acuerdo firmado vulnera la legislación francesa sobre la financiación de la enseñanza.
Las fuentes consultadas se preguntan si la cultura que pretende «exportar» Ibarreche es la que se contenía en un libro de texto de segundo de Bachillerato, autorizado por el Gobierno vasco, destinado a jóvenes de 17 y 18 años, en el que la afirmación de que «en Francia el euskera no es una lengua oficial. Por ello, todas las señalas de tráfico (...) están escritas exclusivamente en francés», se ilustraba con una fotografía en la que cinco individuos encapuchados borraban con pintura blanca las inscripciones de unas de esas señales.

EL PLAN IBARRETXE, DENTRO DE ESTA ESTRATEGIA
Arenas cree que el PNV llama "activista" al etarra muerto para asegurarse los votos de ETA
Libertad Digital  16 Septiembre 2003
 
La ejecutiva del PNV lamentó, a través de un comunicado, "la muerte del joven activista a quien gentes tan sobradas de odio como carentes de ética han arrastrado a una militancia contraria a sus intereses". El vicepresidente del Gobierno cree que "detrás de eso hay una estrategia para atraer la confianza y los votos que en su día tuvo ETA". El Plan Ibarretxe, clave en esa estrategia.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Javier Arenas, ha explicado que es "revelador" el hecho de que el PNV llame "joven activista" al etarra fallecido en el atentado contra la Ertzaintza, porque responde a la "estrategia" de consolidarse como "fuerza hegemónica dentro del independentismo vasco. En declaraciones a TVE, Arenas aseguró que "detrás de eso hay una estrategia para atraer la confianza y los votos que en su día tuvo ETA a través" de la ilegalizada Batasuna y que el "elemento principal" de esa estrategia "es sin duda el Plan Ibarretxe, que "es un imposible político y jurídico".

Arenas advirtió de que "en estos momentos en los que por un lado tenemos el problema del terrorismo y por otro, el desafío al Estado en toda regla planteado desde el nacionalismo vasco", no es "oportuno" demandar cambios en la Constitución o en el Estatuto, porque además, "no hay una demanda social" en este sentido. En su opinión, "cuando estamos en el momento de madurez del Estado de las autonomías, lo que hay que hacer es dejar que se desarrolle esa madurez".

Sobre esta cuestión, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando, defendió el valor de la Constitución como "instrumento de convivencia" y matizó que "no podemos asistir impasibles" ante pretensiones de sustitución del orden jurídico "por el puro poder de hecho". En el discurso pronunciado con motivo de la apertura del nuevo Año Judicial, cuyo acto preside el Rey Juan Carlos, Hernando señaló que la Constitución es "un instrumento dentro del cual hemos tenido cabida y desarrollo todos los hombres y mujeres de paz de nuestro país durante 25 años", según informa EFE. "Resulta por eso cada vez más injustificado que por algunos se estime ya llegado el tiempo de poner fin a esta situación", añadió el presidente del Supremo.

Recortes de Prensa   Página Inicial