AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 20 Septiembre  2003
Only catalán
Carmen Leal Libertad Digital 20 Septiembre 2003

Nazis en la calle
Germán Yanke Libertad Digital 20 Septiembre 2003

La memoria, buena maestra
Pío Moa Libertad Digital  20 Septiembre 2003

Como si no pasara nada
TONIA ETXARRI/ El Correo 20 Septiembre 2003

REFORMA O DESTRUCCIÓN DE LA CONSTITUCIÓN
Ignacio SÁNCHEZ-CÁMARA ABC 20 Septiembre 2003

Foro de Ermua: El PSE se equivoca
Foro de Ermua Libertad Digital  20 Septiembre 2003

CINE Y TERRORISMO
Juan Manuel DE PRADA ABC 20 Septiembre 2003

¡Son marcianos!
Cristina Losada Libertad Digital  20 Septiembre 2003

Plan que responda
Cartas al Director El Correo 20 Septiembre 2003

El Foro de Ermua denuncia el frente cultural del Plan Ibarretxe con documentales como el de Medem
Agencias Libertad Digital  20 Septiembre 2003

La ONU acogerá este lunes en Nueva York el testimonio directo de las víctimas de ETA
ABC 20 Septiembre 2003

Gesto por la Paz denuncia que cerca de 42.000 personas en Euskadi y Navarra viven «amenazadas, perseguidas y hostigadas»
Bilbao. Agencias ABC 20 Septiembre 2003
 

Only catalán
Carmen Leal Libertad Digital 20 Septiembre 2003

El Consejo de la Abogacía Catalana ha denunciado al Estado español, en el Consejo Europeo de Estrasburgo, por incumplir las medidas aprobadas en la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias. En los juzgados, el Estado español, según los abogados catalanes, da al catalán (cooficial con el castellano) el mismo trato que si de una lengua extranjera se tratase, ya que no se exige el conocimiento de estas lenguas a los jueces, fiscales y funcionarios. (ABC 7/9/2002) También acusan al Gobierno español por “no velar por su uso en oficinas judiciales y de la Administración”, porque “ margina a los ciudadanos que hablan catalán”.

La noticia no deja de tener su gracia, porque si alguos de algunas entidades bancarias no catalanas, todo exclusivamente en catalán. Quien paga, manda. Y lo más sangrante es que la enseñanza es impartida exclusivamente en catalán, desde los tres años, relegando el conocimiento de la lengua española al mismo horario y consideración que la lengua extranjera inglés/francés. Si la ministra doña Pilar del Castillo aumenta en una hora (de dos a tres por curso) las clases de lengua española en Primaria, se le dice que no, después que sí y por último se llega a la conclusión de que se impartirá un hora de “estructuras comunes”, pero en catalán, ¡faltaría mas¡ Naturalmente que hay estructuras comunes a TODAS las lenguas y también conceptos comunes. Hay “sujeto” y “complemento directo”, etc. en todas las lenguas y “oraciones subordinadas y coordinadas” y por eso en cada lengua se estudian las estructuras y se estudian en la propia lengua, ya sea inglés, francés o ruso. De lo contrario, en todas las academias de idiomas habría una hora a la semana de “estructuras comunes” impartida en la lengua oficial del país para su mejor comprensión.

No sabemos cuándo, en justa correspondencia, denunciará el Gobierno español al Gobierno catalán (ya que tiene transferidas competencias) o tomará alguna medida por no cumplir con los acuerdos internacionales firmados por el Estado español en cuestiones lingüísticas. Desde la Declaración Universal de Derechos Humanos en (1948); los acuerdos de la Unesco relativos a la lengua de enseñanza (1954); Convención de la Unesco sobre la discriminación (1960); Convención internacional de la Unesco contra la discriminación en la enseñanza (1965); Pacto Internacional sobre eliminación de Derechos Civiles y Políticos de la ONU (1966); Proclamación de Teherán de la ONU en la que se fija que “las leyes de todos los países reconozcan a cada ciudadano su idioma” (1968); Convención de los Derechos del niño de la ONU (1989), en la que “la educación del niño debe estar encaminada a inculcar el respeto a sus padres, su propia identidad cultural, su idioma y sus valores”, y la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993.

Se ha querido minimizar el problema lingüístico de Cataluña, sin querer ver que es un problema político, que la lengua española (común a todos los españoles) es un elemento fundamental de cohesión del Estado y que lo que se persigue en Cataluña, ahora y siempre, (en estos momentos preelectorales con más ahínco) es una homogeneización lingüística only catalán como forma de paso previo a la plena soberanía catalana.

Carmen Leal es secretaria de la Asociación de profesores por el Bilingüismo.

Nazis en la calle

Germán Yanke Libertad Digital 20 Septiembre 2003

Los últimos representantes del nazismo europeo se pasean por la calle tranquilamente. Esta vez en Bilbao, su estética antidemocrática y etnicista nos recuerda que el totalitarismo no es un peligro lejano, lo tenemos ahí, demasiado cerca, levantando las manos amenazantes, despreciando la vida y la libertad de los ciudadanos, atacando con saña a los discrepantes.

Un espectáculo indigno y lacerante que es posible no sólo porque hay nazis revestidos de Izquierda Abertzale (lo que habría hecho las delicias de Hitler, por cierto), sino porque la enfermedad moral del País Vasco alcanza a sus actuales gobernantes, la coalición de nacionalistas y comunistas. Son ellos los que permiten que los nazis estén en la calle y mezclen las amenazas con las frases del comuno-fascismo imperante en el País Vasco, son los que quieren seguir financiando el terrorismo para poder pedirle después que se sume a la ofensiva independentista, son los que se colocan del lado de los asesinos y desprecian a las víctimas, son los que se ciscan en los derechos humanos y en las libertades.

Hay nazis en la calle, es cierto, pero hay muchos más (nazis y colaboracionistas) en los despachos. Los partidos políticos españoles pueden contemplarlo como quien mira lo que ocurre en Costa de Marfil o pueden reparar, con un espanto que debe llevar a la acción, en que en una parte de España, aquí mismo, los nazis están en la calle. Lo anoto porque ya no vale con denunciar y decir que no se quiere nada con ellos. Pero qué digo, si uno de esos partidos acaba de votar con los nazis para quitar las comisiones parlamentarias al otro...

La memoria, buena maestra
Pío Moa Libertad Digital  20 Septiembre 2003

La señora Valcarce, política socialista, ha dicho en el Parlamento que “la memoria es siempre la mejor maestra”. No sé si la mejor, pero en todo caso la memoria enseña mucho, aunque me temo que no, precisamente, a la señora Valcarce. Pues la frase iba incluida en una propuesta de anulación de los juicios efectuados por el franquismo contra sus enemigos, a quienes dicha señora califica de “defensores de la democracia”.

Como sabe casi todo el mundo, las personas enjuiciadas por los franquistas durante y después de la guerra eran en su inmensa mayoría comunistas, anarquistas y socialistas. Llamarles “defensores de la democracia” sólo es admisible si entendemos por tales lo que podía entender Stalin, por ejemplo. No me gustaría pensar que la señora Valcarce y su grupo se identifiquen a estas alturas con semejante democracia. Y me temo que a los republicanos de izquierda, o los nacionalistas catalanes y vascos, tampoco pueda atribuírseles un ideal de libertad, por cuanto los primeros acabaron de destruir la república al armar a las masas en julio del 36, los segundos se habían sublevado en 1934, en compañía de los socialistas, contra un gobierno legítimo y democrático, y, en fin, definir como demócrata a un partido inspirado por Sabino Arana resulta casi tan abusivo como definir así al inspirado por Hitler. Y todos ellos, en fin, unieron su suerte a los revolucionarios, para bien y para mal.

Estas cosas resultan obvias para quien estudie sin anteojeras aquellos tiempos, y ya está bien de intentar lavar el cerebro a la gente con falsedades del calibre de las lanzadas por la señora Valcarce. Además, al anular todos los procesos se metería en el mismo saco a los Juan Peiró y a los García Atadell, es decir, a las víctimas inocentes y a los culpables. ¿Quiere esto el PSOE? Pues, indiscutiblemente, muchos –pero no todos– de los fusilados por Franco eran culpables de crímenes horrendos, y los franquistas pudieron capturarlos a racimos porque sus jefes se preocuparon de ponerse a salvo sin dejar la menor previsión de huida u ocultamiento para los demás (esto también lo enseña la memoria, de la que tan mal aprende la parlamentaria socialista). Ahora bien, ¿vale la pena emprender a estas alturas semejante revisión, forzosamente costosa, y discutible en muchísimos casos?

Otra medida sería la de anular aquellos procesos, no porque los condenados defendiesen la democracia, desde luego, sino porque en su gran mayoría no reunieron los requisitos y garantías legales que hoy consideramos necesarios. Entonces habría que anular igualmente, y de manera explícita, los juicios del Frente Popular contra los derechistas. Tampoco sé si valdrá la pena, pero al menos resultará menos complicado.

Hay un elemento positivo en la propuesta socialista: que los archivos se conserven y cataloguen adecuadamente y se permita su libre acceso a ellos. Me sorprende que no lo hubiera hecho el PSOE en su larga estancia en el poder, pero en todo caso la idea es buena –una vez eliminemos el camelo de los “defensores de la democracia”– ya que, salvo algunos fanáticos irremediables y determinados demagogos, nadie está hoy interesado en cultivar el rencor.

Como si no pasara nada
TONIA ETXARRI/ El Correo 20 Septiembre 2003

Aquí nadie se dedica a lo que debe». Lo ha dicho el lehendakari para reprochar a los políticos que quieren jugar en el campo de la Justicia y la Comunicación; a los jueces que les gusta influir en la política más que comer con los dedos y a la Prensa que se mete donde no le llaman. Como descripción de Groucho Marx -ahora que estamos en plena fiebre del celuloide, en la película Los cuatro cocos por ejemplo- se acepta el símil; pero da la impresión de que él está sentado en el patio de butacas. No es que no trabaje, que no para con su plan amable y de igual a igual con España (¿a ver qué partido de la oposición se marca ocho borradores sobre la Euskadi autonómica de nuestros sinsabores!), pero a juzgar por la marcha del último año, él ha descuidado, en ocasiones, su propia casa, como le gusta decir de los demás. Porque desde su cargo de lehendakari de todos y todas (también de los que meten ruido criticando su plan) tenía que haber dado otra impronta a una de las instituciones más valoradas: el Parlamento vasco. Y si la Cámara ha dejado de producir apenas iniciativas legislativas desde el 98, no es por vagancia; es por falta de entendimiento entre el Gobierno y la oposición democrática. Quizá por eso el gesto de Ibarretxe presentándose en la audiencia del Rey en un acto conmemorativo de la Constitución fue acogido con escepticismo por la oposición. Normal. Si Ibarretxe no quiere ver a Zapatero, porque le va a decir que su plan divide a los vascos, es lógico que prefieran que además de demostrar a España que él no propone la ruptura, empiece por convencer en Euskadi.

La petición de Arzalluz de la dimisión del presidente del Tribunal Supremo pasó sin pena ni gloria porque los partidos están pendientes del debate parlamentario. Mayor, en un exceso de celo en su labor de oposición al nacionalismo, quiere más de los socialistas. Que sean más firmes y menos ambiguos. Los aludidos le remiten a las palabras de Zapatero. Ha pedido la retirada del plan del lehendakari, por «cerrado y excluyente», «¿qué más quiere el PP?».

Mucho más querían quienes rehusaron participar en la película de Medem, a quien después de haber estado alejado de lo vasco durante años, se le despertó la indignación cuando, en la campaña autonómica vio que «hubo un linchamiento contra el nacionalismo vasco» (sic). Y quiso que compartieran cartel las víctimas de ETA y los que la justifican. Y fracasó. Anasagasti acusa a la ministra Del Castillo de haber opinado «por consigna» porque no ha visto el filme. Él tampoco, pero por lo visto tiene bula para arremeter contra los que no quisieron aparecer en pantalla. Incluso dice que Medem «quiso equilibrar» y que la peli «tiene una pinta buenísima» ¿Cómo lo sabe si no la ha visto? Qué repartidor de consignas se lo habrá contado? La ministra del PP no puede emitir opinión. Pero el parlamentario del PNV, sí. Es curioso cómo se detectan los signos de intolerancia en los detalles más nimios.

REFORMA O DESTRUCCIÓN DE LA CONSTITUCIÓN
Por Ignacio SÁNCHEZ-CÁMARA ABC 20 Septiembre 2003

CONVIENE no confundir las cosas. La persona que delinque no propone la modificación de la ley penal; simplemente la conculca. Aunque también puede ocurrir que alguien promueva una reforma legal para poder hacer conforme a Derecho lo que ahora es contrario. La polémica, acaso intempestiva, sobre la reforma constitucional adolece con frecuencia de una falta de claridad, quizá buscada de propósito. Tampoco conviene meter a todos los que exhiben su malestar constitucional o su deseo de reforma en algún punto concreto dentro del mismo saco. Una cosa es el desafío anticonstitucional de Ibarretxe, otra la comparación pujolista de la Constitución con una jaula y otra la pretensión de modificar, por ejemplo, la regulación constitucional del Senado.

También puede ocurrir que los enemigos de la Constitución disfracen sus intenciones bajo la respetable capa del reformismo. Y se empeñan en defender lo obvio -la posibilidad de que la Constitución sea reformada- para ocultar lo turbio: su deslealtad constitucional. Naturalmente que es posible la reforma constitucional. Está regulada en su Título X, que incluso prevé la modificación total de su contenido. La legalidad constitucional permite la sustitución del texto actual por otro. Además, ya ha sido reformada en una ocasión para adecuar la normativa electoral municipal española a la legislación europea. Es tan posible que ya ha sido hecha. No es ésa la polémica. Nadie niega la legalidad de la reforma constitucional.

UNA segunda cuestión es la conveniencia. Quien pretenda la reforma debe aclarar perfectamente su contenido y finalidad, y convencer de su necesidad a las mayorías parlamentarias cualificadas que prevé la Norma Fundamental. Y una tercera afecta al método, a la forma. Sólo es legal la reforma si se ajusta a los procedimientos establecidos en el Título X. La cuestión no es, pues, reforma sí o no, sino qué reforma, para qué y cómo. Pero está bastante claro a quiénes no les conviene la claridad.

Hay que distinguir entre la reforma y la destrucción de la Constitución. La intentan destruir quienes persiguen por la vía de hecho la modificación del titular de la soberanía. Como afirma su artículo 2, «la Constitución se fundamenta en la unidad indisoluble de la Nación española». Sólo el titular de la soberanía, el pueblo español, puede modificarla, total o parcialmente. La intentan destruir, en general, quienes utilizan, con la pretensión de reformarla, procedimientos contrarios a ella. Quien quiera reformar la Constitución, o sigue los caminos del Título X o es un traidor. Quienes comienzan vulnerando la Constitución no buscan su reforma sino su destrucción.

PERO, a veces, las cosas se complican aún más. Aquellos que no han perdido aún el sentido del Derecho o de la decencia política, o son quizá sabedores de que sus fines e intereses no se pueden alcanzar mediante la reforma, acuden a una estratagema más sutil, pero igualmente amenazante para la legalidad. Consiste en llevar la interpretación hasta el paroxismo, y forzar al texto legal a decir lo que no dicen ni su letra ni su espíritu. Ni el federalismo, asimétrico o no, ni la soberanía compartida, ni el pacto entre los ciudadanos de un territorio «histórico» (¿hay alguno que no lo sea?) con la Corona, ni la autodeterminación, ni otras cosas por el estilo, son posibles sin la modificación total o parcial de la Constitución. El Título X constituye la prueba de la lealtad. Quien proponga una reforma sólo tiene un camino legal: acudir a él, acudir a la propia Constitución. Lo demás es sedición y golpe anticonstitucional.

Foro de Ermua: "El PSE se equivoca"
Foro de Ermua Libertad Digital  20 Septiembre 2003

A continuación reproducimos textualmente un comunicado del Foro de Ermua emitido tras conocerse los pactos alcanzados entre PSE y PNV en las Juntas Generales de Álava que han excluido a la fuerza política más votada, el PP, de la presidencia de las comisiones.

Bilbao, 19 de septiembre de 2003. El Partido Socialista de Euskadi se equivoca. Y se equivoca gravemente. Este mediodía se han reunido las Juntas Generales de Álava para constituir las diversas Comisiones de la Cámara. Según las noticias que acaban de transmitirse, en dicha reunión se ha puesto de manifiesto un pacto del PSE con el PNV para repartirse todas las presidencias de dichas Comisiones, marginando totalmente de las mismas a los representantes del PP.

¿Será casualidad que esto suceda siete días antes de que Ibarretxe presente su plan secesionista en el Parlamento de Vitoria? ¿Es así como la actual dirección del PSE piensa "construir una alternativa" al régimen nacionalista? Desde la constitución misma del FORO ERMUA hemos manifestado en multitud de ocasiones que sin el PSE y sin el PP, sin su esfuerzo conjunto, no podrá nunca solucionarse el "problema vasco". No podrá conseguirse la libertad bajo el imperio de la ley. Lo creemos tan firmemente y lo hemos manifestado tantas veces que no necesitamos repetirlo más.

Por ello no nos cabe la menor duda de que iniciativas como la de hoy, no sólo no ayudan a superar el régimen opresivo nacionalista, sino que alientan la formulación de las tradicionales propuestas excluyentes del nacionalismo vasco.

Entre el Pacto por las Libertades y las formulaciones disolventes de los últimos tiempos ¿qué ha sucedido? ¿No se dan cuenta de algo tan evidente? La necesidad de formular alternativas, ¿pasa por aquí?, ¿o es que están pensando en pactos legislativos con el nacionalismo vasco para poder acceder al Gobierno de España tras las elecciones generales de marzo de 2004? ¿Es que no hay otros socios? Resulta incomprensible que ayer, el Secretario General del PSE Patxi López declarase que: "en un partido de izquierdas los valores deben estar por encima de mantenerse en el sillón a toda costa". A la vista de los últimos acontecimientos y de su decisión hoy en Vitoria resulta increíble tan loable enunciado.

Se equivoca doblemente el PSE –y el PSOE si bendice lo que ha pasado hoy en las Juntas Generales de Álava–, porque en las elecciones generales los votantes lo tendrán –lo tendremos– en cuenta y, en su momento, los vascos no nacionalistas también. Los vascos no nacionalistas queremos ver ya la salida a esta situación opresiva, y no permitiremos que se vendan nuestra vida y nuestros derechos por ambiciones de poder.

De seguir por esta senda de aproximación abierta y aliento decidido al PNV, en pleno desafío nacionalista al Estado de Derecho, en plena desobediencia del Presidente del Parlamento vasco al Tribunal Supremo, en plena carrera alocada del PNV y EA para resucitar a los compañeros de los asesinos -cuyo proyecto político han asumido-, los vascos comprobaremos lo poco que duran las convicciones y la defensa de los principios que antes se enunciaban firmes y categóricos. Solo hace falta la tradicional terquedad del totalitarismo vasco para que cedan medrosos quienes proclamaban antes que no lo harían.

Es evidente que solo la defensa firme y concertada de nuestras instituciones democráticas fundamentales por los partidos políticos democráticos, una respuesta igualmente decidida y coordinada de los partidos nacionales a los desafíos y provocaciones nacionalistas y una voluntad decidida de desplazar a los etno-esencialistas vascos del Gobierno de Euskadi, pueden tener éxito y conseguir terminar con la insólita situación de falta de libertades que se vive en nuestra tierra.

Los vascos tenemos buena memoria y sabemos distinguir a quienes defienden principios democráticos y a quienes están dispuestos a vender nuestros derechos por cuotas de poder.

CINE Y TERRORISMO
Por Juan Manuel DE PRADA ABC 20 Septiembre 2003

ACEPTEMOS (aunque hayamos de forzar nuestra credulidad) que el actual auge del cine documental no es una mera moda fundada en razones descarnadamente pecuniarias. Aceptemos que los cineastas que deciden probar suerte en este género apegado a la realidad lo hacen movidos por el deseo de retratar los conflictos de nuestra época, de erigirse en testigos de nuestro tiempo, de comprometerse con lo que está sucediendo aquí y ahora. Aceptemos -sin reticencia ni suspicacia, como el niño que acata la existencia de los Reyes Magos- que a nuestros cineastas los alienta un ímpetu de denuncia y coraje, inconciliable con los crímenes e injusticias que nuestra sociedad acoge silenciosamente.

Aceptada esta premisa, hemos de reconocer que los cineastas españoles son artistas inmensamente afortunados. Sin necesidad de estrujar demasiado sus neuronas, sin necesidad de emplear su talento en motivos exóticos o rebuscados, pueden encontrar inspiración en centenares de familias diezmadas por la vesania terrorista; en miles de concejales, policías, intelectuales, militares y ciudadanos rasos que cada mañana tienen que doblar el espinazo, no sea que les hayan colocado una regalito de metralla y amonal en los bajos del automóvil; en decenas de miles de personas condenadas al ostracismo o la persecución por no compartir las entelequias segregacionistas que una banda de asesinos defiende a golpe de gatillo y extorsión. Desde luego, los cineastas españoles que deseen encauzar su talento en el género documental están de enhorabuena. Pululando en el aire que respiran, hallarán miles de argumentos para sus películas, miles de vidas desahuciadas que aguardan al cronista que otorgue voz a su dolor.

Sin embargo -¡oh paradoja!- el cine español no ha reparado apenas en ese continente de humanidad sangrante. La película «Asesinato en febrero», de Querejeta y Ortega, constituye una honrosa excepción en un panorama escapista que prefiere engolfarse en asuntos menos embarazosos; asuntos que proporcionen al documentalista esa vitola de progresismo sin la cual resulta imposible comerse un rosco en los cenáculos donde se corta el bacalao, a la vez que lo exoneren de la desagradable tarea de introducir el dedo en la llaga. Así, han proliferado en los últimos años los documentales paleontológicos sobre la Guerra Civil (en la que, como todo el mundo sabe, los asesinos pertenecieron a un único bando), en un esfuerzo impostado por abrir heridas ya cicatrizadas; en cambio, las heridas infligidas por el terrorismo etarra sangran a la vista de nuestros documentalistas, que ni siquiera se inmutan, quizá porque el dolor de las víctimas es un dolor demasiado quejicoso o jeremíaco, demasiado reaccionario, en fin.

Resulta muy llamativo -y también nauseabundo- revisar el tratamiento que el cine español ha hecho del terrorismo etarra. Diríase que la principal preocupación de nuestros cineastas fuese tratar de «comprender» o humanizar al terrorista, o siquiera de inscribir su comportamiento delictivo en una «dinámica de violencia» que lo arrastra a adoptar decisiones equivocadas. Y, mientras la insania terrorista es maquillada con un trasfondo de «causas» que la hacen inteligible, el llanto de las víctimas permanece sepultado en el desván de los tabúes que no conviene desenterrar, porque obligaría a nuestros cineastas a desembarazarse de ideologías rancias, para afrontar la naturaleza desnuda del dolor, que pringa y compromete demasiado, y además no cotiza en la bolsa del progresismo.

Seguiremos esperando pacientemente esos cientos o miles de documentales que nos hablen del dolor de las víctimas. Uno todavía cree en la existencia de los Reyes Magos.

Guerra contra el Terrorismo
¡Son marcianos!
Cristina Losada Libertad Digital  20 Septiembre 2003

Buscan vida en Marte y creo que la encontrarán. Pues, ¿dónde sino en Marte vive toda esa gente que dice que el mundo se ha vuelto más inseguro desde el 11-S, y, en especial, desde la guerra en Irak? Estos marcianos son como los terrícolas, que creen que la enfermedad empieza cuando la descubre el médico y que estarán a salvo mientras el mal se desconozca y no tenga nombre.

Desde su planeta rojo, los marcianos hubieran podido ver una serie de sucesos violentos y terribles llevados a cabo en nombre de la religión islámica, como la revolución iraní, que reinventó el martirologio, la guerra en Argelia, los atentados en Egipto, regímenes de terror como el de Afganistán, los atentados en Occidente, en Francia, por ejemplo, y el primer ataque contra las Torres Gemelas. Y, por supuesto, el terrorismo de cuño islámico contra Israel. Y la orden de asesinar al escritor Salman Rushdie, de 1989.

Todo estaba ahí, escrito, no sólo en los hechos, sino también en los discursos. Los terrícolas no sacamos las debidas conclusiones; los marcianos ni se enteraron. Acaban de apuntar sus telescopios sobre el planeta y están sorprendidos y horrorizados, como si el terrorismo en Irak, en Casablanca, en Riyad, en Bali, no tuviera sus raíces, sus motivaciones y su dinero desde hace mucho tiempo. Todo ese tiempo en el cual los islamistas dijeron lo que estaban dispuestos a hacer y ofrecieron pruebas de ello, pero no nos lo creímos del todo. Exactamente igual que con un tal Adolf Hitler

Pero a mí los marcianos que más me incomodan son los que dicen que han vivido en España en el último año. Eso sí que es imposible. Yo he vivido en un país donde mi ayuntamiento estaba presidido por enormes pancartas con consignas políticas, lo mismo que la biblioteca y cualquier palacete y covachuela supuestamente públicos. Y muchos escaparates y ventanas y balcones, pues viví en un país que parecía todo él uno de esos pueblecitos vascos dominados por la propaganda de los proetarras, como el Teherán de los ayatolás, como el Berlín de los nazis, como el Moscú de Stalin.

Viví en un país en el que ibas al centro de salud y te lo encontrabas empapelado de consignas, cuya visión, si por un casual eras jupiterino o uraniano y discrepabas, te ponía más enfermo de lo que estabas. Y donde si pisabas un colegio, un instituto o una universidad te transportaban a la Revolución Cultural. Sólo faltaban las ejecuciones. Porque linchamientos hubo. Un país en el que un partido legal pasó sus sedes a la clandestinidad después de que le destrozaran varios cientos de ellas y agredieran a sus militantes. Un país en el que la gente que no era marciana se hallaba tan intimidada que, en las encuestas, no se atrevía a decir lo que iba a votar en las elecciones.

Pero los del planeta rojo no han visto nada de eso. Sólo vieron personas decentes ejerciendo su derecho de manifestación, partidos haciendo oposición, el habitual toma y daca de la democracia. No olieron el tufo a coacción, a imposición, a régimen totalitario que se desprendía del frenesí propagandístico y movilizador. Como mucho, vieron a unas minorías violentas, pero en Marte éstas salen de la nada y no actúan con descaro porque se sientan respaldadas. Cosas del planeta.

Julio Camba escribió en los años treinta un artículo para contestar a unas imputaciones que le habían hecho en El Socialista. En él, les confirmaba a los del PSOE que vivía, en efecto, de sus artículos, pero que le pagaban igual por escribir de los socialistas que por escribir de los marcianos. Sólo que, decía, le molestaban más los marxistas que los marcianos. A mí me molestan más los marcianos, pero es que si se mira bien resulta que son los antiguos marxistas, y los autostopistas que recogen aquí y allá en su astronave.

Plan que responda
Diego Zumárraga Ortiz/Getxo. Vizcaya Cartas al Director El Correo 20 Septiembre 2003

¿Para qué su plan, señor Juan José Ibarretxe? ¿En qué mejora nuestra situación personal? ¿En qué nos beneficia? ¿Vamos a pagar menos impuestos de los que ya tenemos y, al mismo tiempo, tener mejores servicios públicos? ¿Vamos a tener una administración mejor que la actual? ¿Van a subirnos las pensiones? ¿Vamos a tener menos paro? ¿Va a bajar el precio de la vivienda? ¿Vamos a tener menos tasa de inflación? ¿Vamos a tener menos funcionarios, pero más eficaces? ¿Habrá una mejor sanidad pública con más coberturas? ¿Mejor educación pública? ¿Van a desaparecer la violencia y la crispación de nuestra sociedad? Su plan no da contestación a estas concretas preguntas. Sería conveniente que lo hiciera para convencernos de que los beneficios personales compensan los riesgos que asumiremos. El amor a la patria es un sentimiento loable, pero hay que comer todos los días. Y si las con- testaciones a estas cuestiones son favorables, me pregunto: ¿Por qué su Gobierno no lleva a cabo estas mejoras dentro del actual marco legislativo? ¿Qué es lo que se lo impide?

URIARTE, EL JEFE ECLESIÁSTICO"
El Foro de Ermua denuncia el "frente cultural del Plan Ibarretxe" con documentales como el de Medem
Los planes secesionistas del lehendakari también tienen su vertiente cultural, con ikastolas financiadas por el Gobierno vasco en las que se enseña a la medida de los nacionalista. El Foro de Ermua incluye al documental de Medem sobre el País Vasco en este frente rupturista.
Agencias Libertad Digital  20 Septiembre 2003

Los miembros del Foro de Ermua Gotzone Mora e Iñaki Ezkerra han remitido al director del Festival de Cine de San Sebastián, Mikel Olaciregui, una carta en la que le informan del requerimiento notarial enviado este viernes a la productora de la película La pelota vasca, en el que piden quedar excluidos del citado documental.

En declaraciones a Europa Press, Ezkerra sostiene que Medem y su película constituyen el "frente cultural" del Plan Ibarretxe, por entender que el contenido de la misma parece organizado "por Elkarri" debido al lenguaje y a los personajes (la plana mayor de Elkarri). Por ello, concluye que al igual que Juan María Uriarte es el "jefe eclesiástico del Plan Ibarretxe" , Medem lo es del "frente cultural". En su opinión, ambos dicen "tonterias parecidas", como, por ejemplo, que "van con los ojos limpios". "Pues si los tienen limpios que se pongan lentillas", ironiza.

Ezkerra ha respondido también a las acusaciones que ha realizado en su contra el portavoz del PNV, Iñaki Anasagasti, quien aseguró que "ahí donde hay un lío está Ezkerra". El escritor ha preguntado al portavoz nacionalista si lo que está haciendo es dar ideas a ETA al señalarle. Sobre las acusaciones de politizar el festival de cine donostiarra, Ezkerra considera que quien comienza primero la politización es la película, por lanzar un mensaje político a cinco días de que Ibarretxe presente su plan y, precisamente, apoyándolo.

La ONU acogerá este lunes en Nueva York el testimonio directo de las víctimas de ETA
ABC 20 Septiembre 2003

La Embajada de Noruega ha organizado el acto coincidiendo con la apertura del periodo de sesiones para garantizar la presencia de jefes de Estado y de Gobierno

BILBAO. Dos ciudadanos que han sufrido de cerca el zarpazo mortal de ETA, Maite Pagazaurtundúa y Luis Portero, expondrán este lunes en la sede de Naciones Unidas de Nueva York la situación de las víctimas del terrorismo en España. Será en el marco de una Conferencia Internacional en la que coincidirán, por ejemplo, con afectados por crímenes contra la Humanidad, como los del 11-S o los de la matanza de Bali.

Maite Pagazaurtundúa sufrió de cerca el terror cuando el pasado 8 de febrero ETA acribilló a su hermano Joseba, jefe de la Policía Municipal de Andoain. La Justicia aún no ha puesto nombre a sus asesinos porque de momento permanecen en libertad. Luis Portero se quedó huérfano de padre cuando el 9 de octubre 2000 los terroristas acabaron con la vida de Luis Portero García, entonces fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. En este caso, sus asesinos, Igor Solana y Harriet Iragi, están en prisión, donde pagarán íntegramente sus crímenes.

Maite Pagazaurtundúa está en el punto de mira de la banda, como así lo confirma el hecho de que su nombre haya aparecido en la documentación incautada a diversos «comandos». Lejos de amedrentarse, permanece en su cargo de concejal del PSE en el Ayuntamiento de Urnieta y no ceja en su empeño de denunciar a terroristas y cómplices desde la plataforma ¡Basta ya!. Luis Portero representa a los afectados por la barbarie etarra como miembro de la Asociación Víctimas del Terrorismo.

La del lunes será la primera Conferencia Internacional sobre terrorismo que se enfoca desde el punto de vista de las víctimas. La Embajada de Noruega ante la ONU, organizadora de la Conferencia, quiere darle la máxima relevancia, ya que ha hecho coincidir el acto en reconocimiento de las víctimas del terrorismo con la apertura del período de sesiones de Naciones Unidas, para garantizar la asistencia de los jefes de Estado y primeros ministros de los países miembros.

Ante este auditorio, presidido por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, y en el que estarán también presentes José María Aznar y la mayoría de líderes europeos, Pagazaurtundúa dejará testimonio de la situación que sufre en el País Vasco, entre la amenaza de ETA y la indefensión a la que se ve abocada por el nacionalismo gobernante, según ha venido denunciando. Pero no quiere que su intervención en Naciones Unidas se limite a un testimonio personal, sino que se ha propuesto hablar «en representación de tanta gente que sigue sufriendo por la falta de libertad». Su exposición irá acompañada de un texto en euskera, obra, según Maite Pagazaurtundúa, de un «gran poeta vasco para hablar de las lágrimas derramadas por aquéllos que nos arrebató la barbarie».

Annan abrirá la Conferencia
La Embajada noruega ante la ONU también ha invitado a dos familiares de víctimas de los atentados del 11 de setiembre contra las Torres Gemelas de Nueva York, así como a otros dos allegados a afectados por la matanza perpetrada en Bali en octubre de 2002.

Abrirá la Conferencia el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, y posteriormente intervendrán el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel y el primer ministro de Noruega, Kjell Magne Bondevik. A continuación intervendrán los afectados por la barbarie terrorista.

Gesto por la Paz denuncia que cerca de 42.000 personas en Euskadi y Navarra viven «amenazadas, perseguidas y hostigadas»
Bilbao. Agencias ABC 20 Septiembre 2003

La coordinadora Gesto por la Paz mostró hoy su apoyo a quienes sufren violencia de persecución y anunció su compromiso de "no dejar solo a nadie" que se encuentre en esta situación. En este sentido, abogó por un compromiso "sincero y permanente" con los afectados y denunció que cerca de 42. 000 personas en Euskadi y Navarra están "amenazadas, perseguidas y hostigadas".

Durante una concentración celebrada esta mañana en el municipio vizcaíno de Getxo, baj el lema "Si te amenazan, nos agreden", Gesto reanudó la campaña contra la violencia de persecución iniciada hace tres años para sensibilizar a los ciudadanos y apostó por "dinamizar y plasmar la condena a la violencia".

En esta línea, la organización apeló a la solidaridad del resto de la sociedad hacia las víctimas, "para paliar en lo posible su sensación de desprotección", y lamentó que cerca de 42. 000 personas en Euskadi y Navarra vivan "amenazadas, perseguidas y hostigadas por querer ser libres, defender unas ideas o ejercer su profesión sin plegarse a la estrategia inhumana de quienes les amenazan".

"La sensibilidad cívica nos debe conducir a un compromiso firme, sincero y permanente con las víctimas y con las amenazados, pues una sociedad se dignifica cuando arropa a los que sufren la violencia", señaló la organización en un comunicado. "Nos jugamos elementos fundamentales de nuestra propia humanidad si no reaccionamos ante esta barbarie", añadió.

Ante esta situación, Gesto por la Paz hizo un llamamiento "a la solidaridad conjunta" de toda la sociedad "por encima de diferencias políticas" y mostró su intención de "no dejar solo a nadie".

"Si consentimos que unas actividades estén perseguidas, estaremos renunciando a nuestra propia libertad, estamos empeñados en hacer de esta sociedad un espacio de convivencia plural. Los violentos deben saber que defenderemos con la fuerza de la razón el valor de la palabra", concluyó.

Recortes de Prensa   Página Inicial