AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 22 Septiembre  2003
Suicidio por lingüística
Andrés Freire Libertad Digital  22 Septiembre 2003

El mundo, con las víctimas ...
Editorial La Razón 22 Septiembre 2003

De Arzalluz a Imaz
PABLO MOSQUERA La Voz 22 Septiembre 2003

ETA, EN LA ONU Y EN SAN SEBASTIÁN
EDURNE URIARTE ABC 22 Septiembre 2003

EL PUÑO DE HIERRO
Jaime CAMPMANY ABC 22 Septiembre 2003

La censura más terrible
Iñaki Ezkerra La Razón 22 Septiembre 2003

Las víctimas marcan hoy un hito en la lucha contra ETA al hablar en la ONU de su situación
Redacción - Madrid.- La Razón 22 Septiembre 2003

El PNV de Mondragón pagó libros al asesino de un niño y otros 9 etarras, algunos sin matricular
D. Mazón - Madrid.- La Razón  22 Septiembre 2003

«La pelota vasca. La piel contra la piedra»: un documental cojo, sin el nudo del contrapeso
SAN SEBASTIÁN. E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ABC 22 Septiembre 2003

Maragall, ¿un lobo con piel de cordero
Josep Esteban Rico Sogorb La Razón 22 Septiembre 2003
 

Suicidio por lingüística
Andrés Freire Libertad Digital  22 Septiembre 2003

Más que una noticia, es una metáfora. Venía recogida en El Mundo del pasado lunes 15 y contaba el malestar de los pilotos que envía el gobierno central a reforzar el servicio contra incendios en Cataluña, cuando hay urgencias. Parece ser que tienen graves problemas de comunicación a causa de que el servicio de la Generalitat funciona en catalán. En el fragor del fuego, los pilotos, bastantes de ellos de Europa oriental, “no tienen todos los elementos informativos de lo que sucede, lo que podría dar lugar a situaciones de riesgo”. El periódico da a entender que algunos aviones han regresado a la base sin realizar sus misiones. Al igual que el viejo romano que decía eso de “que haya justicia aunque perezca el mundo”, los catalanes de hoy parecen proclamar “que arda Cataluña, pero que lo haga en catalán”.

Las estadísticas de inmigración cuentan una historia parecida. En pocos años hemos comprobado cómo los extranjeros tienden a agruparse entre sí, lo que provoca una suerte de especialización migratoria de las distintas regiones de España. Los datos de Cataluña son inequívocos. Una muestra extraída de las estadísticas oficiales del 2001: 61.000 marroquíes en Barcelona frente a los 36.000 de Madrid; 10.400 pakistaníes frente a 400. En cambio, 34.000 ecuatorianos en Madrid, 13.000 en Barcelona. Jordi Pujol se ha quejado amargamente por ello y dice –no sin razón– que en Madrid no notan tanto el problema de la inmigración porque en la capital tienden a asentarse los iberoamericanos, que se integran con mucha mayor facilidad. Lógicamente, los hispanos prefieren residir donde su idioma es una ventaja, y no un problema. Y problema es, como lo demuestran las quejas constantes de la Generalitat por el poco afán de los iberoamericanos por aprender catalán, que contrasta con la buena voluntad de los magrebíes.

Pocos sitios hay peor equipados intelectualmente para el mundo del siglo XXI y sus mareas migratorias que Cataluña. Escuchaba el otro día a Carme Chacón explicar a Gemma Nierga (ambas son materia inagotable para artículos) su concepto de una España plural que celebrara “a personas de distintos territorios y muchas de nosotras con distintas lenguas y distintas culturas”. ¡Qué autoengaño colectivo, el de los bien intencionados progres catalanes! Piénsese lo que se piense acerca de la relación entre Cataluña y el resto del territorio peninsular, las personas que lo habitamos somos bastante homogéneas: misma raza, religión, lengua (variaciones sobre el tronco común ibero-románico), historia, tradición cultural... Hay pequeñas diferencias, y sobre el narcisismo de estas pequeñas diferencias se construyen los nacionalismos españoles.

Lo anonadante del progrerío catalán a lo Chacón es que gusta de creer que el modelo de asimilación de andaluces conocido como “normalización lingüística”, es equiparable a la situación que se producirá con los hijos de los inmigrantes africanos. Andaluces y murcianos han sido catalanizados con éxito. Lo mismo ocurrirá con marroquíes y senegaleses. ¡Ilusos!

Pretender acercarse al siglo XXI con los instrumentos intelectuales del siglo XIX, como hace el catalanismo, es un suicidio seguro. Nuestro futuro –lo anuncian los casos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Holanda– apunta hacia una segregación racial casi institucionalizada. En esa tesitura, una industria educativa y cultural destinada a que los futuros catalanes incorporen Una Lengua, Una Cultura, Una Historia es obsoleta hasta la comicidad.

El mundo, con las víctimas ...
Editorial La Razón 22 Septiembre 2003

Hoy, en la sede de Naciones Unidas y ante los más importantes jefes de Estado y de Gobierno, dos víctimas de la violencia terrorista en el País Vasco se dirigirán al mundo para contar su tragedia personal y la de todos los que han sufrido el zarpazo del totalitarismo nacionalista y xenófobo etarra. Maite Pagazaurtundúa, edil socialista en Urnieta y hermana del asesinado jefe de la policía municipal de Andoaín; y Luis Portero, como representante de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, han sido expresamente invitados por la presidencia noruega de la Asamblea a un acto que quiere convertirse en una llamada internacional para poner fin al terror liberticida y en un homenaje a tantas personas que siguen sufriendo la barbarie y la falta de libertad. Con los representantes españoles, subirán al estrado supervivientes y familiares de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y de la matanza perpetrada en la isla de Bali, en octubre de 2002.

Afortunadamente, están ya lejanos los tiempos oscuros en los que las víctimas de ETA sufrían, además, el oprobio del silencio y la indiferencia. Hoy, la comunidad internacional ha reconocido que en esta España democrática y libre no existe un «conflicto vasco», sino la existencia de un terrorismo de carácter etnicista en el que una minoría intenta, por la fuerza de las pistolas y de la violencia de persecución, acallar las voces de quienes, simplemente, piensan de una manera diferente. Eta ha perdido su careta.

... El PNV, con los verdugos
No es la primera vez que ayuntamientos del País Vasco gobernados por el PNV o en coalición con otros partidos de carácter nacionalista, exhiben un «mimo» especial hacia los terroristas etarras presos, bien en forma de ayudas económicas directas, bien financiando a asociaciones de apoyo, de clara identidad batasuna. Son los mismos que ante las víctimas de la violencia suelen mantener una estricta neutralidad institucional. De ahí que no nos deba extrañar demasiado el último de los casos, descubierto esta vez en Mondragón, donde el Ayuntamiento paga unas becas de libros a diez de los más sanguinarios pistoleros de la banda, entre los que se encuentran uno de los secuestradores de Ortega Lara y un ex jefe del «comando Donosti» que mandó parar una ambulancia que trasladaba a un policía nacional herido para poder rematarle. También está en la lista de becados el miserable que remató a una mujer embarazada. Lo sorprendente es que cinco de estos asesinos ni siquiera estudian en la Universidad del País Vasco, lo que, en principio, anula el esgrimido argumento nacionalista de que este tipo de ayudas tienden a favorecer la reinserción.

Si la política de la equidistancia entre víctimas y verdugos, aberración moral donde las halla, produce náuseas, el indisimulado apoyo de un sector del nacionalismo a unos pistoleros sanguinarios, a los que, en el fondo, se considera como «chicos descarriados», supera la indignidad. Pero ya pocas actitudes del PNV consiguen sorprendernos.

De Arzalluz a Imaz
PABLO MOSQUERA La Voz 22 Septiembre 2003

MÁS DE CIEN AÑOS de complicidad entre PNV y vascos nacionalistas. Para entender lo que pasa en Euskadi es preciso conocer a los guías del nacionalismo. Más que en ningún otro lugar, lo que hacen y dicen impulsa conductas y actitudes de las gentes.

La presencia de Ibarretxe en los actos conmemorativos del aniversario de la Constitución supone: su derecho como representante ordinario del Estado en la comunidad; la oportunidad de hacer un gesto para la libre interpretación, dentro y fuera de Euskadi; y la muestra de iniciativa política.

Arzalluz. Profesor. Comunicador. Provocador. Carismático. Hábil parlamentario en las Cortes y en Madrid, hasta que se hizo el Estatuto. Amigo de Setién. Enemigo de Garaicoechea. Llevó al PNV a la ruptura de 1986, perdiendo la mayoría absoluta en el Parlamento vasco, diputaciones forales y ayuntamientos. Todo por su manera de ver la relación entre la presidencia del Gobierno y la cúpula del partido. «Lendakari con mando a distancia del EBB».

Imaz. Tecnócrata. Eurodiputado. Nueva y moderna imagen del Gobierno vasco en Euskadi. Íntimo de Ibarretxe. Capaz de ser el presidente del PNV para que Ibarreche «reine y gobierne».

Eguibar. Nacionalista guipuzcoano (una manera de estar en el mundo). Partidario, entusiasta, de Lizarra. Representa el espíritu del batxoki . Garantiza el sometimiento del lendakari a los designios del partido.

La gran cuestión de la sucesión en el PNV. ¿Mejor o peor que con Arzalluz?

El gesto de Ibarretxe ante el Rey permite interpretaciones a favor del liderazgo de su equipo frente al pasado que representa Eguibar. Pedirle al Rey amparo es tratar de volver al pacto con la Corona, que forma parte de los derechos históricos del pueblo vasco. Estar presente en un acto constitucional puede ser el comienzo del diálogo para terminar con la ruptura institucional. Plan Ibarretxe e iniciativa Ibarretxe en Madrid son instrumentos para sorprender, esperanzar y ganar.

Ibarretxe va a por todas: control del PNV; mayoría absoluta en el Parlamento vasco, si logra el voto batasuno; y reconocimiento como guía del nacionalismo vasco, en el tercer milenio.

El Estado y sus dirigentes deberían revisar su actitud para con el problema. No se puede seguir a remolque, respondiendo a las iniciativas de un lendakari que ha logrado superar a Arzalluz.

ETA, EN LA ONU Y EN SAN SEBASTIÁN
EDURNE URIARTE ABC 22 Septiembre 2003

LA presencia conjunta hoy de víctimas de ETA y de otros grupos terroristas en la conferencia de Naciones Unidas es llamativa desde el punto de vista temporal. Porque todavía hace tres o cuatro años ETA era interpretable en el panorama internacional; ¿conflicto, resistencia o terror contra inocentes? ¿Activistas, luchadores o criminales? No se sabía muy bien.

Hasta que llegó el 11-S. Porque tampoco nos engañemos. Aunque la labor internacional desplegada en este campo por nuestro país es notable, la nueva mirada sobre el terrorismo ha sido determinada por la conmoción y las lecciones extraídas del 11-S. En primer término, por Estados Unidos, y después por países como Francia, tan renuentes a sacar conclusiones de los asesinatos de la propia ETA.

Ahora hay una única mirada sobre el terrorismo en la que ETA y Al Qaida reciben el mismo tratamiento. Y es que ni a la ONU ni a Estados Unidos se les ha ocurrido rodar «La pelota americana» con un equitativo reparto de tiempo entre los terroristas de Al Qaida y sus víctimas. En su guión sobre el terrorismo tan sólo hablan los perseguidos, que son las víctimas del 11-S y de los atentados de Bali. Y entre las víctimas de ETA escucharemos a Maite Pagazaurtundua y Luis Portero. Tampoco estarán representados los etarras.

Eso ocurrirá muy pocas horas después de ver «La pelota vasca» en San Sebastián. Y es que hasta aquí no parecen haber llegado los efectos del 11-S, ni siquiera los de los crímenes etarras. Quizá porque hemos llegado a ese ideal de algunos nacionalistas de ser una aldea de irreductibles galos resistentes a la invasión, no de los romanos, sino de la razón y de la libertad. El resto del mundo asiste al testimonio de las víctimas en Naciones Unidas; nosotros, a «La pelota vasca, la piel contra la piedra».

EL PUÑO DE HIERRO
Por Jaime CAMPMANY ABC 22 Septiembre 2003

ESE peligroso sujeto llamado Arnaldo Otegui, que es un etarra suelto, amenaza con un «puño de hierro» a todos los que no piensan como los terroristas. Lo del «puño de hierro» de la izquierda abertzale lo dijo Otegui en la manifestación proetarra de Bilbao, autorizada por el gobierno vasco y convertida en un homenaje al «joven activista» Arkaitz Otazua, muerto cuando intentaba asesinar a dos ertzainas.

Parece claro que nos hallamos en una etapa de decadencia de la banda etarra, y es probable que no pase mucho tiempo sin que la veamos dar las boqueadas y quizá también algunos de esos coletazos que presagian la muerte. Desde varios meses a esta parte, y concretamente desde que el Gobierno de Aznar diseñó una lucha total y en todos los frentes, el político, el policial, el legal y el económico, contra el terrorismo de ETA, los atentados terroristas han bajado su peligrosidad, su frecuencia y, lo que es más consolador, su tradicional eficacia. La banda etarra confía ahora sus acciones de terror a los aprendices de terrorista, sin instrucción, sin experiencia y a veces sin acierto. Por otro lado, nos llegan indicios y señales de que los viejos pistoleros empiezan a comprender la inutilidad de su lucha y se han convencido de que sus crímenes sólo sirven para que ellos vayan a la cárcel. Llegará un momento en que el puño de hierro del etarra Arnaldo Otegui se convertirá en un puño de mantequilla.

Cuando una idea política, una doctrina o una reivindicación utiliza la calle como tribuna e intenta imponerse a fuerza de gritos, pancartas y discursos de plazuela, es que esa idea se acoge al último recurso. En la calle, una de dos: o se hace una revolución imparable y arrolladora, o se hace el ridículo. Y creo que incluso el etarra Arnaldo Otegui tendrá que reconocer que la izquierda abertzale es incapaz de arrasar la calle, ni de Bilbao ni de San Sebastián, con una revolución vencedora. En esas manifestaciones callejeras de la izquierda abertzale no llegan a emular la toma de la Bastilla o la entrada en el Palacio de Invierno, y se quedan en dos pedradas y un cóctel molotov contra la tienda o el banco de la esquina, con tres vivas a ETA o en el «puño de hierro» del orador Otegui.

Antes, cuando no pasaba una semana sin algún atentado etarra, algunos de ellos espectaculares, sangrientos y estremecedores, no se celebraban estas manifestaciones que ahora se prodigan. No eran necesarias. El terror estaba sembrado con las acciones terroristas y no hacían falta los vivas y los discursos. En todo caso, salían unos cuantos simpatizantes batasunos a pedir amnistías y acercamiento de los presos al domicilio de sus familias. El homenaje que le dedican los etarras y sus cómplices manifestantes al «joven activista» muerto en Puerto de Herrera es en cierto modo un intento de exculpación. Porque los verdaderos matadores de ese terrorista amateur son los jefes de la banda, que le han enviado a matar sin más arma en el ánimo que el odio y en definitiva lo han enviado al matadero. Sobre las cabezas de los jefes etarras cae ahora también la sangre de sus torpes alevines de pistolero.

La censura más terrible
Iñaki Ezkerra La Razón 22 Septiembre 2003

Por pedirle a Julio Medem que nos sacara de su desdichada película, a Gotzone Mora y a mí se nos ha acusado estos días atrás de tratar de imponer la censura. Hasta ahí llega el delirio de los nacionalistas y de los tontos útiles que les apoyan. Llega, incluso, a confundir al propio censurado con el censor, con el que prohíbe hablar libremente en su tierra, con el que mata o persigue a quienes usan su palabra o su silencio como les parece, con el que se entrega con entusiasmo a la mentira y la manipulación, que son las peores formas de censura. A quienes estos días se les llenaba la boca invocando una libertad de expresión que no existe en Euskadi, les aclararé que Gotzone Mora y yo, como tanta gente, estamos viviendo la censura más terrible que se puede vivir y de un modo permanente.
Nosotros tenemos censurada toda nuestra vida, hasta los movimientos más cotidianos. Censura es toda la intimidad y la libertad que hemos perdido, las calles y los besos a los que renunciamos, ese negocio o ese comercio que nunca abriremos porque nos lo quemarían, todo ese dinero que no ganamos y ese apoyo que no sentimos y ese reconocimiento que no tenemos, todos esos vetos profesionales que nos pone no sólo el nacionalismo sino también los que no quieren cerca gente conflictiva y políticamente incorrecta como nosotros. Todo lo que no sale, en fin, en la equidistante película de Medem.

De la censura podemos hablar nosotros que hubiéramos vivido muy bien y podríamos aún vivir muy bien diciendo «no a ETA» pero a la vez que «hay que dialogar y abordar el conflicto» como dicen los que van ocupando todos los espacios que a nosotros nos vetan. De la censura puede hablar Gotzone Mora, que no ha desertado ni de su tierra ni de su partido ni de la universidad ni de todos los sitios de donde la quieren echar por hablar y que no ha pedido ninguna subvención ni ninguna prebenda en Madrid como sí lo hacen ciertos cineastas vascos. De las mordazas podemos hablar Gotzone Mora y yo, que hemos vivido estos días el colmo de la censura: tener que intentar autocensurarnos en una película para no contribuir a la censura colectiva, tener que pedir que no nos concedan un altavoz-trampa como el de la película de Medem y que alguno presente después esta autocensura tuya como censura al otro.

Censura es la cara triste de ese crítico de cine que siente que, por primera vez, el Festival de Cine de San Sebastián quede ensombrecido por la polémica cuando queda ensombrecido siempre por la propaganda nacionalista sin que eso le dé la menor tristeza. Censura es que sólo puedan politizarlo los de siempre. O sea, los Medem. Eso explica por qué ETA ha durado tantos años.

Las víctimas marcan hoy un hito en la lucha contra ETA al hablar en la ONU de su situación
Maite Pagazaurtundúa, edil socialista y miembro del colectivo ciudadano «¿Basta ya!» y Luis Portero, de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, explicarán hoy ante la sede de Naciones Unidas en Nueva York la situación de las víctimas del terrorismo en España. Ante el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el secretario general de la ONU, Kofi Annan, Pagazaurtundúa hablará «en representación de tanta gente que sigue sufriendo por la falta de libertad». En el transcurso de la conferencia internacional sobre terrorismo también intervendrán víctimas del 11-S y Bali.
Redacción - Madrid.- La Razón 22 Septiembre 2003

Maite Pagazaurtundúa, edil del PSE en Urnieta y hermana del jefe de la policía municipal de Andoain, Joseba Pagazaurtundúa, asesinado por la banda terrorista ETA, explicará hoy ante la sede de Naciones Unidas en Nueva York la situación de las víctimas del terrorismo en España.

En el curso de una Conferencia Internacional sobre terrorismo ¬la primera de este tipo que se enfoca desde el punto de vista de las víctimas¬, Pagazaurtundúa pronunciará un discurso de ocho minutos. Después de su intervención, hablará Luis Portero, hijo del fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía también asesinado por la banda terrorista, por parte de la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

La Embajada de Noruega ante la ONU, organizadora de la Conferencia, ha hecho coincidir el acto en reconocimiento de las víctimas del terrorismo con la apertura del período de sesiones de Naciones Unidas, para garantizar la asistencia de los jefes de Estado y primeros ministros de los países miembros.

Ante este auditorio, presidido por el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, y en el que estarán también presentes el presidente del Gobierno, José María Aznar y la mayoría de líderes europeos, Pagazaurtundúa expresará sus consideraciones sobre la falta de libertades en el País Vasco.

Según explicó Pagazaurtundúa a Efe, la edil socialista y miembro de «¿Basta ya!» hablará en euskera y castellano «en representación de tanta gente que sigue sufriendo por la falta de libertad».

Utilizará el euskera para expresar un poema de un «gran poeta vasco para hablar de las lágrimas derramadas por aquéllos que nos arrebató la barbarie», y expresará en castellano el resto del discurso sobre la moral y la política.

Intervenciones
La Embajada noruega ante la Naciones Unidas también ha invitado a supervivientes y familiares de víctimas de los atentados del 11 de setiembre contra las Torres Gemelas y de la matanza perpetrada en Bali en octubre de 2002.
Según fuentes del colectivo «¿Basta ya!», abrirá la conferencia a las nueve de la mañana (hora local) el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, y posteriormente intervendrán el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel y el primer ministro de Noruega, Kjell Magne Bondevik.

A continuación intervendrán Luis Portero y Maite Pagazaurtundúa, de las asociaciones de Víctimas del Terrorismo y del colectivo pacifista «¿Basta ya!», respectivamente. Posteriormente tendrán lugar los discursos de dos familiares de víctimas de los atentados del 11-S y otros dos del atentado de Bali.

El PNV de Mondragón pagó libros al asesino de un niño y otros 9 etarras, algunos sin matricular
Entre los beneficiados de 1.200 euros hay un secuestrador de Ortega Lara y el verdugo de una mujer embarazada Lo gastó en abril y lo aprobó seis meses después El Ayuntamiento ordenó no «divulgar» las ayudas concedidas
El Ayuntamiento de Mondragón, donde gobierna el peneuvista Ignacio Lacunza, entregó 1.200 euros en concepto de libros de texto a diez terroristas de la localidad que se encuentran en prisión. Entre los «agraciados» por el Consistorio se encuentran un secuestrador de Ortega Lara y Julio Iglesias Zamora, un terrorista que mató a un niño de trece años y a un supuesto confidente infiltrado en ETA, otro acusado de nueve asesinatos y un histórico dirigente de la banda. Además, cinco de estos terroristas ni siquiera están matriculados en la Universidad y el propio Consistorio, conocedor del historial de los beneficiados, intentó ocultar la ayuda concedida, aprobada seis meses después de hacerse efectiva.
D. Mazón - Madrid.- La Razón  22 Septiembre 2003

El Ayuntamiento de Mondragón, regido por el peneuvista Ignacio Lacunza, ratificó el pasado lunes la entrega de 1.200 euros en libros de texto a diez presos de la localidad. Tal y como informó LA RAZÓN el pasado sábado, esta medida ya estaba aprobada por la comisión informativa de Educación. Ese mismo día, la oposición municipal conoció directamente que «ninguno» de los reclusos beneficiados estaban condenados por delitos comunes. Ahora, este periódico ha podido saber que los que han recibido las ayudas son diez miembros de ETA, alguno de los cuales tiene varios asesinatos a sus espaldas.

La petición de la ayuda fue formulada por la coordinadora del programa de estudios de la Universidad del País Vasco para alumnos reclusos el pasado mes de julio, aún cuando, tal y como se ha podido saber ahora, cinco de ellos ni siquiera están matriculados en la Universidad. Además, los libros fueron comprados entre los meses de marzo y abril, es decir, medio año antes de que el Ayuntamiento aprobara ese gasto. Las facturas adjuntadas por el Consistorio para justificar el gasto son notas de entrega en las que sólo figura el nombre del beneficiario y la cantidad, 120 euros, sin especificar los libros comprados y sin que aparezca el IVA. Según fuentes del Ayuntamiento, la librería en la que fue comprado el material es «cercana al entorno abertzale».

Varios asesinatos
La lista de los beneficiados con la ayuda comprende varios terroristas con delitos de sangre. Juan Aguirre Aguiriano, que no está cursando ninguna carrera, está acusado del asesinato de un niño de trece años al explotar una bomba que iba dirigida a un guardia civil y del de un supuesto confidente de la Policía infiltrado en ETA. Asimismo, está acusado de participar en el asesinato de Luis Berasategui. El segundo que ha recibido las ayudas es José Arkauz Arana, alias «Josu de Mondragón», que fue dirigente de la banda y presunto responsable de los comandos «ilegales». Fue condenado por enviar una carta bomba al entonces ministro de Justicia, Enrique Múgica, y por mutilar al vecino de un policía al que había enviado otra carta. Entre los beneficiados se encuentra también Josu Uribecheverría Bolinaga, uno de los secuestradores de Ortega Lara y Julio Iglesias Zamora. Por su parte, José Ignacio Gaztañaga Bidaurreta, que estudia Geografía, está condenado por el asesinato del policía nacional Félix Gallego, mientras que el estudiante de Filología Enrique Letona Biteri está condenado a doscientos años de cárcel por asesinar a seis personas, una de ellas una mujer embarazada. Letona participó también en el asesinato del supuesto confidente.

Por su parte, a Jesús María Zabarte Arregui, que tampoco estudia, se le imputan nueve asesinatos, y Gabriel Urizar Murgoitio, también sin matricular, está condenado por asesinar a un mecánico.
Por otra parte, aunque no están condenados por delitos de sangre, otros tres de los beneficiados están acusados de pertenecer a la banda. Amaya Arrieta González, estudiante de Psicología, está imputada por pertenecer al «aparato de captación», mientras que Aratz Gómez Larrañaga fue detenido por la Policía cuando intentaba robar una troqueladora para falsificar matrículas. El tercero de esos beneficios es Premín Sampedro Larrañaga, matriculado en Informática y quien está acusado de recoger información para la banda sobre los ferrys que salen de Santander.

Quisieron ocultarlo
El Ayuntamiento de Mondragón, conocedor del historial de los beneficiados, quiso ocultar al público la información. Al enviar la carta con la documentación a un miembro del Consistorio, le indicaron que debía «guardar reserva» con la información que facilitaban, y que no podía reproducir los datos contenidos, algo ilegal según fuentes gubernamentales dado que «es dinero público y la información es pública».

«La pelota vasca. La piel contra la piedra»: un documental cojo, sin el nudo del contrapeso
SAN SEBASTIÁN. E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ABC 22 Septiembre 2003

Lo primero que piensa uno al salir del célebre documental de Julio Medem es que, sin querer o queriendo, a Medem «lo han puesto en casa». Lo que estaba destinado a ser pasto de un público poquito y mal, o de un pase televisivo a deshora o a destiempo, se ha convertido en algo que hay que ver. «La pelota vasca, la piel contra la piedra» es exactamente lo que dicen que es, pero también lo que no dicen y otras muchas cosas más. Como ya sabrán, el documental consiste en una retahíla de declaraciones sobre el pueblo vasco, el problema vasco, los derechos de los vascos, los traumas de todos los vascos y las vascas, el dolor y el miedo de más vascos y los viajes que hacen los vascos a los cementerios y a las cárceles. Es decir, se entiende que la señora Gotzone Mora haya visto la película y quiera salirse de ella: en realidad casi está ya fuera sin necesidad de que la quiten, puesto que Medem la ha dejado poco y para nada.

Quien sí debería solicitar su salida inmediata del documental es Arnaldo Otegi, pues queda retratado de cuerpo entero; le ponen un micrófono y, el tío, va y se luce: quiere una patria vasca en la que no haya internet..., por lo que sea, tal vez aún no le hayan pagado un curso, a Otegi le molesta el internet... O sea, que si pasa usted cerca de él, procure que no le vea el portátil, porque lo mismo la emprende con el bate de béisbol contra su ordenador y se lo rompe.

La «equidistancia»
Pero pongámonos serios con «La pelota vasca...». Le guste o no le guste a Medem, la elaboración que hace de los entrevistados y los temas, la forma y el modo en que los monta, solapa o encadena, el aire y el aroma que desprenden sus imágenes responden por completo a eso que a él no le gusta y que se conoce por «equidistancia». Y el hecho de que argumente que los políticos, simpatizantes o votantes del PP no quisieron participar en su película, no impide que su ausencia en la pantalla y en el ideario la lastre de un modo brutal, hasta el punto de que cualquier persona sensata verá ahí una película coja. No sale, tampoco, «gente», o «calle», o el tan cacareado «pueblo vasco»..., sólo salen «intelectuales» y políticos y algunos representantes del «dolor, venga de donde venga».

La viuda de un asesinado por ETA, el hijo de un asesinado por ETA, un joven al que una bomba de ETA lo dejó sin pierna... Una mujer va en autobús a Almería a ver a su marido, preso allí por asesinar en nombre de ETA, un joven se queja de tener que ir a Canarias, con lo que cuesta, a ver a su padre, preso allí por asesinar en nombre de ETA... Imágenes que superpuestas pueden ser terribles, pero en todo caso también elocuentes: un viaje al cementerio más cercano o un viaje a las lejanas Canarias, luego las imágenes, su proximidad, el hecho de que se toquen, convierten al joven viajero en poco más que un joven estúpido.

La imagen que dejan ahí los políticos es, simplemente, patética: Arzalluz, Ibarretxe, Felipe González, Odón Elorza, el empanado Madrazo..., ciertamente al verlos y oírlos se desvela casi al completo el gran problema del pueblo vasco, y alrededores. Las únicas cabezas que salen bien encuadradas son las de Ardanza y Peces Barba. Los llamados «pensadores» no aportan ni un rayito de luz al asunto, salvo algunas frases hermosas de Bernardo Atxaga o lúcidas de Elorza..., el resto se queda en poco más que las siniestras confesiones del ex abogado de ETA Chema Montero o en las volutas pseudointelectuales de Sádaba. Lo cual que se acaba el documental y sabe uno menos del trauma vasco que cuando entró, aunque, ciertamente, se siente mucho más poroso a él. De todos modos, a falta de más luces sobre el problema, la película proyecta un gran pensamiento, el de un tipo que se llama, creo, Muguruza, y que al parecer canta: según él, quien está realmente amenazado y corre gran peligro es él mismo, Muguruza, porque (y lo dice con orgullo) a veces recibe unos «iméil» muy amenazantes. Es evidente que para equidistar o contrarrestar algo con este fulano hubiera hecho falta, qué menos, la altura y la categoría moral de Savater, pero no se deja equidistar.

Huecos, ausencias y lírica
En fin, Julio Medem cita en su pantalla a todo un crisol de pensamientos, ideologías y dolores, y se hacen muy notorios los huecos y ausencias. Y entre ello, espolvorea su lírica, que en esta ocasión quiere nada menos que darle forma al alma vasca y viene emparedada en imágenes de la tradición, el deporte y el juego, además de en unas visiones históricas donde se recuece desde la guerra civil a las carlistas o el asesinato de Carrero, desde Orson Welles al coronel o general Galindo, o un cura irlandés... Partes prosaicas y de rara intención trufadas con halos poéticos en los que la cámara de Medem vuela y vuela, y el «no odio» toma cuerpo y se extiende... No sería justo decir que el documental de Medem es una apología del terrorismo; no lo es. Sí hace, y está en su derecho, un discurso de traza nacionalista, de ver lo vasco con ribetes sociológicos, lingüísticos y hasta étnicos. Hay calor en su mirada hacia adentro y frío en su mirada hacia fuera, hacia España. Supongo que también está en su derecho. De todos modos, alguien en su documental o él mismo debería reflexionar sobre el «no odio» y la «equidistancia» en problemas igual de espinosos, atávicos e irresolubles que el vasco, del tipo de eso que se llama «la violencia de género»: llega el marido a casa y apalea hasta la muerte a la parienta, y ambos son víctimas, ambos sufren y ambos tienen un problema que resolver; centrémonos y que dialoguen. O los asesinos múltiples (o sea, tarados como los etarras, pero por motivos sexuales), mirémoslos desde el justo centro. Porque, ¿cuál será la equidistancia con Otegi cuando anima a los jóvenes vascos a morir por su «patria», tal y como hizo en ese homenaje al etarra Otazua, muerto precisamente antes de convertirse en un asesino múltiple, en un psicokiller? Pues eso, la equidistancia con Otegui es el internet y la vida.

Maragall, ¿un lobo con piel de cordero?
Josep Esteban Rico Sogorb La Razón 22 Septiembre 2003

En mi pueblo, a eso que está haciendo Maragall se le llama «marear la perdiz». Disfrazar las cosas. ¿Ponerse piel de cordero encima de su pellejo lobezno? Pero no nos engaña: «Te conosco, bacalao, aunque vengas disfrasao», y... aunque la mona ¬¿o lobo?¬ se vista de seda ¬o de ovejita¬ pues eso... m... se queda.

Tras la lluvia de críticas dentro y fuera del partido, unidas a las protestas de muchos ciudadanos a su devoradora propuesta, ahora, el ambicioso Maragall (aspirante a presidir la Generalitat, es decir, a «molt honorable») ha variado la forma de presentar su plato. Lo ha adornado suavizándolo. Ya no lo llama como en el inicio «territorios hispánicos de la antigua Corona de Aragón» (ni siquiera se atreve a mencionar aquello de «països catalans», por el rechazo que produce), sino que ahora, en estos últimos días, sonrisa bigotuda en ristre, se nos presentó con el ornamento denominativo «Macrorregión europea, o Eurorregión» añadiendo territorios del sur de Francia, sin atreverse con Nápoles, Sicilia, Toscana, Cerdeña, etcétera, (que también están en el Mediterráneo, pertenecieron a la Corona de Aragón y, ya puestos, igualmente podrían estar en éste u otro proyecto de eurorregión).

¿A qué santo viene este cambio de estrategia en su proyecto? Maragall no es tonto. Hará todas las variaciones de forma necesarias. Suavizará todo lo que haga falta su idea para ir lentamente convenciendo a la opinión pública, para ir venciendo resistencias y dudas, de manera que pueda ir calando y ganando adeptos. Para que se hable de él, para convertirse en el hombre fuerte de Catalunya, superar a Pujol cuando ya ha cumplido su etapa atreviéndose a intentar al menos lograr ese proyecto que Jordi no pudo ejecutar.

Al margen de connotaciones de imperialismo pancatalanista (que existen de fondo aunque Maragall las oculte disfrazándolas) las razones que el líder del PSUC ha esgrimido recientemente para justificar el proyecto, los motivos que defiende como «benignos y positivos para el desarrollo socio-económico, empresarial, etcétera» de las Comunidades autónomas que ha implicado en el mismo (Baleares, Valencia, sur de Francia, Aragón, Catalunya); son ardides y trampas encubiertas. Buenas palabritas que esconden verdaderas oscuras intenciones nada positivas ni beneficiosas para estas Autonomías al menos político-territorialmente (además de social y culturalmente) en un largo plazo. No creo que sea obligatorio crear eurorregiones ni éstas tienen tantas ventajas como Maragall dice (ni siquiera económico-empresarialmente) estando en una Unión Europea que apuesta por una Constitución única globalizadora y por una Europa de los Estados (países o naciones) en vez de una Europa de las Regiones y Nacionalidades.

No es tan necesario, imprescindible o vital para los empresarios, industriales, inversores, exportadores, agentes financieros y capitalistas valencianos de las 3 provincias de nuestra autonomía, establecer esos vínculos con esa eurorregión que Maragall defiende y que además encabeza o tutela Catalunya como promotora de la idea por mucho que Maragall intente negar que no existe dominación, supremacía, o superioridad de Catalunya en dicho proyecto respecto a los demás hipotéticos «socios».

Se empieza por la colaboración económica-empresarial, luego sigue la cultural mientras se va abonando el terreno para acabar en la fusión-integración mediante la subordinación de unos respecto a aquella. Ahora no hay riesgo aparente, el peligro es posterior, una vez afianzadas las cooperaciones financiero-industriales (porque las culturales ya las padecemos) acabaremos por hablar como en Euskadi, de integración. Los empresarios valencianos invierten su dinero (dada su tradición histórica de expansión) donde les da la gana (que es por todo el mundo). Nuestra producción, o sea el PIB valenciano, es lo suficientemente sólida y con amplias garantías como para en base a las exportaciones establecer relaciones comerciales y colaboración libres e independientes (sin sucursalismos ni dependencias o subordinación alguna) con cualquier otra autonomía del Estado y sobre todo con cualquier país-estado-nación tanto de Europa como de los 4 continentes restantes; sin necesidad de crear o entrar a formar parte de una eurorregión.

Proyecto este que viniendo de quien viene (no olvidemos que los valencianos en general desconfiamos en este tema) no merece credibilidad, ya que quien lo propone junto a quienes le apoyan llevan mucho tiempo atentando en connivencia o complicidad con algunos conciudadanos valencianos (también con colaboracionistas baleares, aragoneses, provenzales y roselloneses) contra nuestras cultura, lengua, literatura, historia, arte, folk, etcétera. autóctonas y propias. O sea, contra nuestra identidad como pueblo. Contra nuestro «fet diferencial valencià». Estoy seguro que si hubiera sido al revés, Maragall se habría opuesto. Ojo al dato. Antes que esa ambiciosa eurorregión de Maragall existen otras necesidades o proyectos totalmente inocuos e incluso mas trascendentes que éste.

El arco mediterráneo desde Tarifa hasta el Golfo de León, los países ribereños mediterráneos europeos y/africanos, entre otros proyectos económico-empresariales que no necesitan eurorregiones basadas en autonomías de antiguos territorios históricos y que no suponen politización ni pretensiones anexionistas. De hecho, resulta sospechoso y no es casual ni mera coincidencia el que las autonomías que Maragall pretende encuadrar en esa eurorregión hayan estado todas bajo una misma unión política: la Corona de Aragón. No es fruto del azar. ¿Por qué no coge otros territorios ampliando asi esa euroregión que no tuvieron ese pasado común?

Por ejemplo, si tan buena es la eurorregión de Maragall, que amplíe el proyecto a Murcia ¬antiguo reino luego incorporado a la otra corona, la de Castilla...¬ ¿Por qué a esos territorios concretos y no a otros? ¿Por qué no reivindica Maragall toda la Corona de Aragón entera: Milanesado, Neustria, Sicilia, Cerdeña, Córcega, Toscana, Nápoles... por el mediterráneo... ¿hasta Jersusalén, cuyo titulo de rey de la misma han llevado nuestros monarcas! Porque a Maragall y cómplices no le interesan otros territorios más que éstos, los ya esgrimidos por él: baleares, valencia, aragón, midi-pyrenées (rosellón y provenza). Por ello, a la suma de todo esto durante años le han mal llamado «països catalans». Y es que la lengua además de votos aporta fuerza política y poder. Poder para ofender y agraviar a quienes no deseamos más que lo mejor para nuestra tierra sin sumisiones ocultas. Ni valencianos, ni aragoneses, ni baleares ni roselloneses ni provenzales necesitamos ninguna euroregión por buena que nos la pinten y aún menos viniendo de quién viene. Maragall, no juegue a ser lobo con piel de cordero... calle y déjenos en paz para siempre.     José Esteban Rico Sogorb es periodista

Recortes de Prensa   Página Inicial