AGLI

Recortes de Prensa     Martes 30 Septiembre  2003
Legalidad constitucional
Editorial La Razón 30 Septiembre 2003

Soberbia nacionalista
Alberto Recarte Libertad Digital  30 Septiembre 2003

ADIÓS, MADRID
Jaime CAMPMANY ABC 30 Septiembre 2003

La razón averiada
Antonio Casado El Ideal Gallego 30 Septiembre 2003

Dos goodbyes
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 30 Septiembre 2003

‘Goodbye, Spain’
Manuel Martín Ferrand Estrella Digital 30 Septiembre 2003

Con espermatozoides de ETA
Lorenzo Contreras La Razón 30 Septiembre 2003

La cosa parirá un ratón
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 30 Septiembre 2003

Ibarreche tiene un plan
ARTURO MANEIRO La Voz 30 Septiembre 2003

El plan de la leche
Miguel Ángel Jiménez La Razón 30 Septiembre 2003

FINAL DE PARTIDA
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 30 Septiembre 2003

Aumentan las voces de quienes creen que se puede responder con el artículo 155 al desafío de Ibarreche
D. M. / J. A. B. - Madrid / Vitoria.- La Razón 30 Septiembre 2003

Redondo asegura que sin ETA, el plan Ibarretxe «causaría sonrisa»
EFE ABC 30 Septiembre 2003

Redondo dice que el PSOE no puede estar con IU en Almería mientras Madrazo apoya el Plan Ibarretxe
Libertad Digital  30 Septiembre 2003

La mesa del Parlamento navarro rechaza el «plan Ibarreche»
L. R. N. - Pamplona.- La Razón 30 Septiembre 2003

Garzón detiene al director de «Kale Gorria» y dirigente de la Udalbiltza batasuna por ser de ETA
J. P. - Madrid.- La Razón 30 Septiembre 2003
 

Legalidad constitucional
Editorial La Razón 30 Septiembre 2003

Por si alguien no había entendido que el plan de Ibarreche supone, ni más ni menos que la secesión y la creación de un Estado nuevo, que por su propia decisión se asociaría libremente a España, Arzallus se ha preocupado por concretar el reto y recordar incluso que el futuro pasa por unir al nacionalismo del PNV con los radicales batasunos en un mismo grupo. Los nacionalistas saben que, de hecho, han roto las reglas del juego con su provocación. Han sobrepasado los límites y no cabe extrañarse de que en los poderes del Estado, y en los partidos que comprenden la importancia de la vigencia constitucional, se hayan disparado las alarmas. Sólo permanecen al margen sus amigos y, triste excepción, un partido como el de los comunistas de IU, que insiste en defender sus lentejas en la mesa del Gobierno de Vitoria.

Con todo, hay felicitarse por la serenidad con que desde el Gobierno al Consejo General del Poder Judicial, pasando por el PSOE y otros grupos políticos y ciudadanos, se ha acogido el desplante. Porque cabe, de insistir el Gobierno autonómico vasco en su plan, todo un abanico de medidas jurídicas para restaurar la legalidad. Incluso, como se recuerda desde el Foro Ermua, con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Y esperemos que no llegue a ser preciso, pero Ibarreche y sus adláteres deben saber que tal posibilidad existe y, es más, puede y debe aplicarse, con absoluta normalidad democrática.

Soberbia nacionalista
Alberto Recarte Libertad Digital  30 Septiembre 2003

La soberbia del nacionalismo vasco y catalán no les permite asimilar, ni aprovechar, los éxitos económicos del conjunto de España. Durante más de un siglo las oligarquías del País Vasco y Cataluña han acumulado riquezas porque el resto de los españoles lo han permitido; de buena gana, o mejor, con la esperanza de que los políticos no se equivocaran, mediante la adopción de altísimos aranceles y contingentes (la política de Cánovas, cuando se hizo proteccionista y abandonó el liberalismo), para que las clases dirigentes de esas regiones pudieran desarrollar industrias modernas y eficientes y que la prosperidad que generaran se extendiera, posteriormente, a todo el territorio nacional.

El nacionalismo vasco, sea del PNV, EA, Esquer Batua o Batasuna, prefiere olvidar esa historia y, en lugar del agradecimiento, ha desarrollado un complejo de superioridad racial, que ahora comienza a agrietarse, al demostrar el conjunto de España que, cuando ha tenido un gobierno responsable, ha sido capaz de crecer más, crear más empleos y acumular mayores riquezas y conocimientos. Y ello a pesar de la carga que supone tener que subvencionar permanentemente al País Vasco, a través del cupo fiscal fijado en el concierto económico.

Por otra parte, el futuro del País Vasco bajo el nacionalismo es problemático, porque sufre el exilio de los que persigue, al tiempo que no recibe inmigrantes ni aumenta la natalidad. Las prisas del nacionalismo se explican por el temor a que se consolide la sensación de fracaso frente al resto de España. Por eso quieren separarse, para poder administrar, totalitariamente, lo que los vascos deben conocer, desear o poseer. Y para poder perseguir, y expulsar, todavía en mayor número, a los que no acepten esa dictadura.

ADIÓS, MADRID
Por Jaime CAMPMANY ABC 30 Septiembre 2003

ARZALLUZ se va de España, «Good bye, Spain», dígaselo con pegatinas, no nos caerá esa breva, ya verán ustedes como este Arzalluz al final se queda en Celtiberia dando el coñazo, jo, qué tropa, que diría Romanones, no paran de darnos la tabarra con la autodeterminación, la soberanía del pueblo vasco, el Estado libre asociado, Euskadi o sea, y los montes vascos que han parido un Ibarreche en figura de plan. A ver, que voten el referéndum de la soberanía todos los del Rh negativo, los feligreses de Setién, los hijos espirituales de Arzalluz, el peluquero de Anasagasti, los batasunos y los etarras, está para parir la jai de los carteles y va a nacer la criatura, qué será, será, éramos pocos y parió la abuela.

La Historia anda revuelta. Vasconia, de parto. En Galicia, Xosé Manuel Beiras quiere vestirse la sotana del obispo Gelmírez. Pasqual Maragall se ciñe la corona de Aragón y a un barquerito del lago de Bañolas lo va a hacer almirante como Roger Lauria. Marcelino Iglesias quiere beberse el Ebro a su paso por el Pilar. Y Manuel Chaves quiere proclamar el califato socialista de Córdoba y reconstruir Medina Zahara.

¿Y Madrid? Siempre nos quedará Madrid con el «No pasarán». Pasan, pasan. Bueno, pues Madrid tampoco nos queda. Madrid ya ha dejado de ser Capital de la Gloria. Ya no es el castillo famoso que al rey moro alivia el miedo. Ya no es «ciudad princesa, piropo de Musset». Lo de Madrid al cielo pasó a la Historia. Ni siquiera podremos cantarle que es la cuna del requiebro y el chotís. En esta hora amarga, Madrid se encuentra invadida por una mayoría absoluta de cabezas rapadas, tricornios golpistas de Tejero y extremistas de la caverna de Blas Piñar. Madrid está tomada por los ejércitos corruptos de la más corrupta Europa. Está a punto de entrar en Madrid la reina de los hunos, es decir de los otros, llamada Esperanza Aguirre, al mando de una milicia destructora. Invadirán las plazas y las calles y llenarán Madrid de gritos y pancartas, «al suelo, al suelo, coño», dejarán sin trabajo a los más insignes actores, censurarán los manifiestos de los más preclaros intelectuales, arruinarán la economía, practicarán el amiguismo y se ejercitarán en la mordida y la comisión, se especializarán en firmar a los benefactores de la candidatura contratos de construcción tal y como ya ha hecho su desfachatada candidata Esperanza Aguirre.

Conciudadanos: ustedes pueden hacer lo que quieran, pero yo me voy de Madrid antes de que entren por la Puerta de Alcalá, decorada con grandes retratos de Hitler, Mussolini y Franco, las mesnadas de esta derecha fascista, asesina de libertades, vencedora de elecciones a golpe de talonario, cheques contra votos del pueblo. A mí no me pilla en Madrid el momento en que Esperanza Aguirre mande dar masculillo en la plaza Mayor al héroe de la decencia y la honestidad políticas, dechado de talento y sabiduría, aquel que fue grande, pío, felice y triunfador concejal de Madrid, hoy candidato a la Comunidad, Rafael Simancas y Simancas. Que no, que no quiero verlo. Adiós, Madrid.

La razón averiada
Antonio Casado El Ideal Gallego 30 Septiembre 2003

Delirio, disparate, ensoñación... Es así como perciben los españoles esa hoja de ruta elaborada por Ibarretxe cuyo fin es la independencia de Euskadi, con oferta de diálogo por medio para negociar con el Estado la independencia de Euskadi, de forma que la hoja de ruta y los discursos del Día del PNV vienen a decir que: o independencia libre y amablemente reconocida por el Estado o independencia arrancada al Estado porque “a este país ya no hay quien lo pare”, que dice Arzalluz.

¿Un plan irreal? Más bien el sueño de la razón averiada al servicio de un proyecto de imposible cumplimiento. Esto no es un “cambio de rasante”, como diría Pujol. Es una rampa con el 99% de desnivel. El 1% restante es por aquello de que la asociación a España sería libre y amable, pero no basta para ocultar que estamos ante un inútil desafío a la ley de la gravedad.

Además de imposible por razones físicas y políticas, la propuesta es de ruptura, según propia confesión. Para una asociación libre a España es necesaria una ruptura previa. Si no, no tiene sentido el planteamiento desde una soberanía única (la española), libremente aceptada por los vascos que ahora se quiere romper libre y amablemente para volverla a recomponer libre y amablemente sobre un escenario de doble nacionalidad libre y amablemente aceptada por todos. ¿No sienten como se forma un nudo en el cerebro?

Por tanto, delirante, rupturista y además “etnicista, antidemocrático, anticonstitucional y excluyente, que da la espalda a las víctimas del terrorismo y sólo puede ser aprobado con el voto de HB que actúa al dictado de ETA”, según diagnóstico del PSOE en una secuencia de 34 motivos para oponerse al plan.

Si uno menciona sólo los inequívocos argumentos socialistas no es porque los del Gobierno sean menos inequívocos, sino por ser el PP el que pone en duda la beligerancia socialista frente a este sueño de mentes tan averiadas como las de Arzalluz, Ibarretxe, Errazti y compañía.

Pero del argumentario socialista contra el plan Ibarretxe, el que mejor refleja la perversión mental de los dirigentes del nacionalismo gobernante es el que alude a la “desigualdad de condiciones” entre nacionalistas y constitucionalistas. A eso se le podría calificar al menos de conducta antideportiva, que es la que consiste en no echar el balón fuera hasta que el adversario, lesionado, perseguido, coaccionado, pueda reponerse para jugar con las mismas reglas y las mismas oportunidades.

Dos goodbyes
SANTIAGO GONZÁLEZ/ El Correo 30 Septiembre 2003

Hubos dos adioses el domingo en las campas de Foronda, lehendakari. El goodbye de su peña a España, si me admite la aliteración, y el caluroso goodbye , Xabier que usted le dedicó a Xabier Arzalluz. Lo único que me sorprendió del Alderdi fue la firme determinación con la que usted jubiló el domingo al veterano burukide. Había algo de enterramiento prematuro en la corona de flores y la primera paletada de tierra bendita que usted arrojó sobre el cadáver -político, se entiende- del todavía presidente de su partido. Como adiós lo entendió ETB, al valorar el Alderdi Eguna en titulares como «una fiesta del Partido que ha tenido sabor a despedida».

No parece que Arzalluz estuviera por la faena. No hubo en sus palabras una sola de aceptación de su homenaje de despedida. En una de esas televisiones cuya desaparición haría feliz a Pepe Rubalkaba, negó implícitamente la jubilación que usted dio por sentada con aquel abrazo: «Depende de mí; yo sigo siendo candidato». Ayer, en Radio Euskadi lo negó con mucha más explicitud y algo de perplejidad: «No sé por qué lo hizo, pero bueno, de despedida, nada».

Es tradición de los pueblos elegidos que Moisés los encabece hasta tener la Tierra Prometida al alcance de los dedos, aun sabiendo que él no la pisará. Usted quiso convertir Foronda en el monte Nebo y el Alderdi Eguna en el último capítulo del Deuteronomio. Debo a este respecto reprocharle sus prisas y recordarle que Moisés falleció, política y biológicamente, de su buen natural, sin necesidad de que Juan Josué le hiciera un homenaje de despedida antes de entregar la cuchara.

Así las cosas, es natural que el Gran Timonel no estuviera receptivo y no dijese ni pamplona (iruña) sobre el asunto de su adiós. Quizá para compensar, puso más énfasis en el adiós a España. Usted acusaba de mentir a la oposición por decir que su plan es de ruptura y Arzalluz firmaba pegatinas con la leyenda Good bye, Spain , y amenazaba con la independencia si no le aceptan su plan. El prejubilado forzoso recordaba el domingo al cura que amenazaba desde el púlpito con todas las penas del infierno, a lo que un feligrés, abrumado por la descripción, dijo: «si hay que ir al infierno, se va, pero no nos acojone».

Con idéntica lógica, usted mismo ha explicado alguna vez su plan por la negativa de los españoles a completar el Estatuto. Es un camino seguro hacia la melancolía, mi admirable Juan Josué. Un amigo mío explicaba esto en un romance de su cosecha: «Ya no vale el Estatuto,/ que está como un colador,/ es necesario un estatus/ y de libre asociación. Ay, lehendakari, aizkolari/ ay, lehendakari, mi amor;/ si te niegan lo pequeño/ no te darán lo mayor».

‘Goodbye, Spain’
Manuel Martín Ferrand Estrella Digital 30 Septiembre 2003

Parece ser que, antes de que el nacionalismo vasco llegara al fundamentalismo separatista, era frecuente que los ciudadanos de cualquier aldea vizcaína
—vizcaitarra incluso—, en caso de visitas principales, se reunieran en la plaza para cantar todos juntos, con la cabeza descubierta en señal de respeto: Jaunak eginak denok gire, zuek eta bai gu ere. Es decir, “todos somos hechos por el Señor, tanto nosotros como vosotros”. Los tiempos han cambiado mucho y tanto ha crecido el fervor nacionalista vasco en la adoración de su propio ombligo, que ellos se sienten “más hechos por el Señor” que el resto de los españoles a los que nos sospechan hechos, directamente, por txerren. Por el diablo.

Estas cosas no tendrían mayor importancia de no ser por la inestabilidad política y social que le inoculan al sistema. Gente rara la hay en todas partes y el morboso afán diferencial que, con epicentro en el PNV, caracteriza a muchos nacionalistas rabiosos tiene más que ver con la patología de los complejos que con la ciencia y el análisis políticos. El lehendakari Ibarretxe, por ejemplo, fuerza la máquina de la devoción a Sabino Arana porque su prédica de exclusión —su “plan”— es una herramienta valiosa, a imitación de los viejos caciques, para la conquista y el mantenimiento del poder. Sin ese campo de cultivo, cuasi religioso, su carrera política perdería dos o tres grados y soportaría con dificultad el contraste con otros de su rango. Así, en la radicalidad soberanista, consigue que sus adversarios le engrandezcan y, como tampoco es un hombre escaso, va manteniéndose en un ejercicio sin temores de alternancia, esa cosa tan incómoda que trae la democracia.

La fórmula la ha ido perfeccionando Xabier Arzalluz que, del mismo modo que la Casa Domecq “no concurre ni a certámenes ni exposiciones”, evita el test de las urnas y prefiere ejercer de tótem que de cerebro, de párroco que de líder. No lo digo en su demérito, que la fórmula le funciona y vivimos un tiempo en que el éxito es la medida de todas las cosas, aunque sea sin mezcla de bien alguno.

Ahora, con ocasión del “Alderdi Eguna”, ha dicho Arzalluz, mientras sus acólitos gritaban “independencia”, que “el pueblo vasco ha roto aguas”. No podía ser de otro modo después de tanto goteo. Que le atiendan y le sirvan un caldo calentito a media mañana para que se reponga cuanto antes. Visto con ojos europeos estamos ante un dislate y, acercando más la contemplación, se trata de un despropósito histórico. Si el asunto no cursara con muertes y violencias, hasta podría resultar divertido, pero ya es cansino y nos está frenando la marcha colectiva en un momento en que la crisis económica que viven los grandes europeos podría facilitar un sprint para el desarrollo español.

Lo que ya no tiene pase es que, en oficio de la liturgia separatista, las campas alavesas de Foronda se llenaran de personas que, para subrayar su adhesión a la causa, lucían camisetas con un dorsal en el que, sobre la cruz de San Andrés de la ikurriña, podía leerse: “Goodbye, Spain”. Si por lo menos dijeran “agur”... Tal y como se presenta, el nacionalismo —moderado o rampante— tiene su límite en la globalización. En inglés y desde Vitoria es un caso diáfano de zentzugabekeria. Un disparate.

Con espermatozoides de ETA
Lorenzo Contreras La Razón 30 Septiembre 2003

Ante el plan Ibarreche, tal como lo ha presentado el «lehendakari» y lo ha «vendido» a sus incondicionales y al resto de los españoles el señor Arzalluz, cualquiera tendría derecho a la perplejidad. Porque no se propone a España en su conjunto «esto o, de lo contrario, esto otro», sino «esto o esto». Sin matices. La formulación recuerda la que se expresa en los términos «sí o sí». Obsérvese esa especie de contrato de adhesión que ofrece el presidente del PNV: «Si no podemos ser españoles a nuestra manera, aunque Ibarreche tampoco dice que vayamos a ser españoles, nos estableceremos por nosotros mismos». O sea, si no se nos permite ser independientes, declararemos unilateralmente, a nuestro modo, la independencia»

Y a eso se le llama alternativa, cuando en realidad el plan es en sí mismo la única alternativa posible en la mentalidad de quienes la han elaborado. De pacto, nada. De diálogo real, nada. A menos que por diálogo se entienda la firma de la rendición incondicional a bordo de un imaginario acorazado.

Se ha venido diciendo que la famosa tregua etarra de 1998 fue una «tregua trampa». Sería más exacto decir que la trampa consistió en fingir que se rompía. Porque no se rompió desde el nacionalismo hacia ETA. Lo que existió fue una ficción, un valor convenido. Y las durezas verbales expresadas por los comunicados posteriores de la banda, los «zutabes» y demás zarandajas no pasaron de ser guiños de entendimiento entre el nacionalismo que se dice democrático y el nacionalismo criminal y armado.

No es verdad, por otra parte, que el pueblo vasco, como ha manifestado Arzalluz en el «Alderdi Eguna», haya roto aguas. El que ha roto aguas, y no ahora sino hace ya bastante tiempo, es el nacionalismo vasco capitaneado por el PNV. La criatura que ha concebido con los óvulos congelados de Sabino y los espermatozoides de ETA está en la incubadora de la Maternidad del EBB. Arzalluz ha sido el obstetra. Ibarreche, el auxiliar de clínica. Imaz, el anestesista.

Ya tenemos la criatura aullando. El problema será que se facilite su viabilidad definitiva. Que se le deje o no salir de la incubadora. Puede que con el tiempo el doctor Arzalluz hable de un infanticidio. Ya veremos lo que acuerdan quienes tienen que decidir el destino de ese producto adulterino, de padre demasiado notorio. Esperemos que sea verdad lo que Fernando García de Cortázar escribió hace un par de años: «Los nacionalismos son armas cargadas de pasado y los Estados sólo se justifican por su contribución a aquella paz perpetua que concibió Kant como ideal supremo de la Humanidad». Ojalá. Pero sería demasiado bello para ser cierto.

La cosa parirá un ratón
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 30 Septiembre 2003

Que dice el nazi Arzalluz que la cosa está para parir, pero todo parece indicar que el monstruo será un ratón. Ni niño, ni niña: una bronca de poca monta. Y eso es lo que le fastidia. Es tal el desprecio que se vive en España con la propuesta de secesión que, una vez más, los españoles de la calle demuestran que son más listos que los políticos y los periodistas. Que dice Arzallus que van a parir, y salta uno del bar de David Gistau, «El Boni», «pues ya saldrá un ratón». Y siguen pidiendo una de calamares. Que lo gracioso para Arzalluz dicen, en ese sitio de Madrid, va a ser cuando retiren la Lotería Nacional de los bares del PNV, donde más la compran. ¿A ver si andamos preocupados de cosas que a la gente le da la risa! Bien mirado, en cuanto el País vasco fuera el reino de Eta, no quedaban allí ni las raspas, y los de Miranda de Ebro echando cuentas de cuánto van a subir los alquileres.

Arzallus cree que lo suyo es indefinido y gratis. Que puede estirar la cuerda de la polémica lo que le dé la gana, pero anda ya la gente diciendo que la cuerda se ha roto y que si quiere pan, pan, y si quiere vino, vino. Que se terminaron los remilgos. Mal asunto para el PNV ser el hazmerreír de los bares de Madrid, porque cuando eran los pobrecitos de la minoría parlamentaria incomprendida, la gente, oye, de buena fe le decía al poder que los escuchara, que tenían derechos. Pero como entren en picado como Sara Montiel, de ahí no salen ¿O es que se cree Ibarretxe que lo suyo es más importante que los noviazgos de la Villa y Corte? Mala cosa: van a parir un ratón porque el personal ya no está para dolores de cabeza. Que dicen «good bye Spain», pues ahí tienen carreteras: oye, que tiren millas.

Ibarreche tiene un plan
ARTURO MANEIRO La Voz 30 Septiembre 2003

UNO SE PREGUNTA qué necesidad tiene el Gobierno vasco de plantear ahora una nueva reivindicación para conseguir más poder, controlar más los resortes de la sociedad vasca. El País Vasco cuenta con más autonomía que cualquier otra región de Europa.

Ibarretxe quiere autodeterminación para lograr una Justicia propia, un Ejército propio, una Democracia propia, quiere estar en el Consejo de Ministros de la Unión Europea; quiere hacer un pacto amigable con España, con Navarra y con el País Vasco Francés; quiere tener un DNI propio, un pasaporte propio, un sistema escolar propio. El euro les ha quitado la posibilidad de acuñar moneda propia y hasta ahora no ha mostrado interés en tener ejército propio.

Y esto se le ocurre a Ibarreche cuando todo el país vive una estabilidad social y económica, cuando los vascos no tienen más problema que ETA. Está claro que si detrás del Gobierno Vasco no estuviesen la metralletas y las bombas de ETA, no estaríamos hablando tanto de ese plan que tiene Ibarretxe. Sólo sería una anécdota en el panorama político nacional. Porque ya quedó claro que el plan de Ibarretxe es personal, es propio, no cuenta con el apoyo de todo el PNV ni de todo su ejecutivo. Sólo Arzallus y su delirio le apoyan.

Euskadi tiene mucho dinero y cuenta con un gran bagaje empresarial. Son empresarios muy sufridos y muy emprendedores: Muchos pagan impuestos a la Hacienda Vasca y a ETA. Otros tienen que salvar los obstáculos que les ponen el terrorismo y el nacionalismo. Y aún así, es una región próspera. Por eso, Ibarreche, al igual que los ideólogos de ETA, promueve entre los vascos nacionalistas el sentimiento de que son un pueblo sometido, oprimido, ocupado por fuerzas extranjeras. Pero no queda ahí su malestar y molestia vital. Parece como si se identificara con ETA al querer sentirse igual que todas las naciones del Este europeo que han sido liberadas del yugo soviético. Un yugo impuesto, por cierto, en base al derecho a la autodeterminación de todos los pueblos.

Lo peor de los delirios de Ibarreche y Arzallus es que existe una organización terrorista que lleva 40 años matando para conseguir los mismos objetivos. El lendakari afirma que todo esto debe lograrse en «ausencia de violencia sin exclusiones», supongo que esta sin exclusiones querrá decir sin tiros de ETA y sin presos en las cárceles, o algo así. Sólo nos cabe esperar que estos dirigentes nacionalistas tengan una pronta recuperación de su ya larga enfermedad. Y que no sea contagiosa, porque Quintana es muy sensible a estos virus.

El plan de la leche
Miguel Ángel Jiménez La Razón 30 Septiembre 2003

La gran pregunta está sin responder, ¿cuál es la finalidad que persigue el plan de ruptura con España presentado por el presidente del Gobierno de la autonomía vasca? Si legalmente es inviable, no puede ser asumido por Europa, los empresarios han puesto el grito en el cielo, y más de la mitad de la población no lo suscribe ¿cuál es su fin?
Ésa es la gran pregunta que hasta ahora no tiene respuesta. El PNV ha conseguido no obstante, con su descabellada propuesta soberanista, desencajar a los partidos democráticos, y hacer correr el sudor frío por la espalda al mundo empresarial vasco, que se teme lo peor de seguir por ese sendero.

La realidad puede estar escondida detrás de las cortinas de la Historia. Las provincias vascongadas fueron las grandes beneficiadas de la política económica franquista. Los grandes aliados económicos del dictador eran vascos, y en sus gobiernos los apellidos eusqueras eran abundantes. La espiral de violencia y desencuentros de las provincias vascas, con el resto de España, se aceleran con la llegada de la democracia.

Y es que sucede, que la democracia hizo sacar la cabeza a otras autonomías, que a lo largo de estos años, han crecido económicamente, mientras que las tres provincias vascas han bajado en el ránking de riqueza.
El plan soberanista persigue por tanto, tensar más la cuerda, para de mano, atracar una vez más al Estado y obtener mayores privilegios.

Ahora se podría afirmar sin temor a equivocarse, que la Comunidad Vasca no aporta nada a la Hacienda del Estado. Recibe y no da, y el temor a perder esos privilegios es la serpiente que anida en el planteamiento de ese descabellado proyecto.

Irse de España, como manifestó Arzallus el domingo pasado, es irse al vacío. Romper en dos al pueblo que dicen representar, y sumir en la miseria a una región que podría ser puntera. Un gran lío, y un gran drama, que les, y nos pillen confesados.

FINAL DE PARTIDA
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 30 Septiembre 2003

-¿QUÉ vida le das tú a José Luis Rodríguez Zapatero?
-Depende.

-Depende de qué.
-Del resultado de las elecciones de Madrid. Si las perdemos, como es previsible, sería suicida mantener la candidatura de Zapatero.

-Pero no se le puede sacrificar por el desastre de Madrid.
-Las autonómicas de Madrid eran el gran objetivo en nuestra estrategia. No las generales del 2004. Te lo diré de otra manera: sería soportable la derrota de Zapatero en las legislativas si tuviéramos en nuestro poder la Comunidad de Madrid.

-Te entiendo sólo en parte.
-Porque no acabas de entender que la estrategia del PSOE pasa por la conquista de los «territorios» y no tanto del poder central que, hoy por hoy, es patrimonio del PP.

-¿Por qué razón?
-La actual estructura de poder en España hace que el PP se dedique al discurso de la cohesión nacional y nosotros al de la pluralidad. A ellos se les llena la boca hablando de España y nosotros de la pluralidad. A ellos se les llena la boca hablando de España y nosotros tenemos que recurrir al federalismo. Ellos ganan las generales y nosotros los vamos desalojando en las autonómicas.

-Es cierto. En las últimas sacamos más votos que el PP.
-Zapatero lo repite constantemente, y, al hacerlo, indica cuál debe ser nuestro camino. Lo que sucede es que el batacazo de la Comunidad de Madrid ha roto las expectativas.

-Ahora lo entiendo.
-SI no se hubiera tirado por la borda la victoria de la Comunidad madrileña, ahora tendríamos casi todo el mapa: Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, Cantabria, Asturias...

-Y quizá mañana Cataluña.
-Y Cataluña. En definitiva, los dueños del cotarro. No te olvides que donde los partidos echan raíces es en las regiones y en las ciudades. Es el compromiso con los ciudadanos.

-Ahí están Chaves, Bono, Ibarra... Toda una era. Ni Romanones.
-Por esa razón tenemos que conseguir un Senado ad hoc. Ese día, pequeño saltamontes, aseguraremos el control del Estado para siempre.

-Junto a los nacionalistas.
-Exacto. Será la gran alianza. Por eso Zapatero sacrificó a Redondo. La Comunidad de Madrid era clave en esa perspectiva y era la aportación específica que todos esperábamos de Zapatero. Y ha fallado.

-¿No tanto Simancas?
-Mayormente Zapatero.

-PERO ¿hay tiempo para lanzar un candidato nuevo?
-El mismo que hay para aceptar el fracaso.

-Das por acabado a Zapatero.
-Y al partido si sigue todo así. Yo sé que es peliagudo plantear un Congreso de forma precipitada pero es la única salida. La única posibilidad de abrir una dinámica con sentido.

-Y una contrafigura de Rajoy.
-Hay que reconocer que Aznar ha hecho una gran jugada y que nosotros no hemos sabido reaccionar. Seguimos actuando como si Aznar fuera el candidato. Mientras, Rajoy se va de rositas.

-Y la Ejecutiva del partido se va cuarteando día a día. Hemos licenciado a Blanco, a Sevilla y hemos castigado a López Aguilar al romper el pacto de la Justicia.

-Lo único serio es el nombramiento de Sebastián como redactor de un programa económico.
-Liberal, por cierto.
-Déficit cero como objetivo y punto final al intervencionismo.

-Con esta política ¿cómo hacer pactos con IU?
-Es el final de un periodo. No podría ser de otra manera. Era demasiada tarea para un político cuyo gran mérito fue estar sentado en el Parlamento durante catorce años.

Aumentan las voces de quienes creen que se puede responder con el artículo 155 al desafío de Ibarreche
El Foro Ermua pide al Gobierno que no dude en suspender la autonomía vasca en aplicación de la Constitución si el «lendakari» sigue adelante con su plan de secesión La AVT dice que ya se tenía que haber llevado a cabo
La aplicación o no del artículo 155 de la Constitución. Ésa es la polémica que se está levantando tras el anuncio del «lendakari» Ibarreche de que iba a elaborar un plan secesionista para la región vasca. Un año después, ya conocidos los puntos básicos del proyecto independentista de Ibarreche, la aplicación de este artículo de la Carta Magna vuelve a estar en el candelero, ya que son numerosas las voces que reclaman la utilización de éste ante la confirmación del órdago nacionalista del PNV. Desde el Foro Ermua se pide al Gobierno que aplique el artículo si sigue el proyecto secesionista de Ibarreche. Otras voces llegan a asegurar que el «lendakari» debe saber que la aplicación del artículo 155 puede descargarse sobre él.
D. M. / J. A. B. - Madrid / Vitoria.- La Razón 30 Septiembre 2003

La puesta en marcha del «Plan Ibarreche» y las declaraciones del presidente del PNV, Javier Arzallus, del domingo, en las que aseguró que «si no nos dejan ser españoles a nuestra manera, tendremos que establecernos por nuestra cuenta», han llevado a muchos constitucionalistas a pedir de nuevo la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que textualmente afirma que «si una comunidad autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente contra el interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general».

«Garantías de libertad»
Rubén Múgica, portavoz del Foro Ermua, pedía el pasado día 26 al Gobierno que no dudara en aplicar el artículo que permite suspender la autonomía. Ayer, en declaraciones a LA RAZÓN, Múgica aseguraba que «el Estado y la Constitución son garantías de la libertad ciudadana», y calificaba el plan del «lendakari» como «la salvaguarda de la capucha». En este sentido, el portavoz del Foro Ermua señalaba que con el plan de Ibarreche «hay una comunidad autónoma que no cumple con sus obligaciones, y el Estado tiene el mecanismo del artículo 155 para proteger a los ciudadanos que no estamos de acuerdo».

En referencia a las palabras de Arzallus, en las que decía que una criatura está a punto de venir, pero que no sabía si era niño o niña, Múgica replicó que «si no sabe si es chico o chica, que le quite la capucha y que le mire a la cara». Por último, señaló que «ya que el nacionalismo evoca el modelo irlandés constantemente, comencemos por suspender la autonomía, que es lo habitual en Irlanda del Norte».

En la misma línea se expresó su compañera en el Foro Ermua y concejala socialista de Guecho, Gotzone Mora, quien aseguró que «el Estado de Derecho tiene que usar todos los mecanismos para parar esa locura», ya que «el Plan Ibarreche nos ha dejado bien a las claras lo que pretende». Mora reclamó que «ante la apuesta de Ibarreche, el Estado actúe con la mayor contundencia y, si es necesario, aplique el artículo 155». Ya por la mañana, la también portavoz de la Plataforma Profesores por la Libertad, en una rueda de prensa del Foro Ermua en Bilbao, había expresado que «es el plan de ETA, es una reedición del pacto de Estella». Por eso, apostó por «el Estado de Derecho, defendiendo la Constitución y el Estatuto», y por «la interrelación de PP y PSE».

«Desde que no disolvieron SA»
Desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo, su portavoz, Daniel Portero, coincidió plenamente con los planteamientos de Múgica y Mora, y fue más allá al asegurar que «la aplicación del 155 se tenía que haber hecho desde la hora en que el Gobierno vasco no ha aplicado la ilegalización de Batasuna». Portero afirmó asimismo que «el orden constitucional lo están rompiendo constantemente y el Plan Ibarreche es una fantasmada, una farsa para lograr los votos de Batasuna en las próximas elecciones». En un tono más moderado se expresó el también miembro del Foro Ermua, Iñaki Ezkerra, quien aseguró que el artículo 155 debe «ser el último recurso».

El escritor abogó por utilizar las vías del Constitucional y la Contenciosa Administrativa. A pesar de todo, Ezkerra señaló que «no hay que tener miedo al 155».

En el mismo sentido se expresó el filósofo Fernando Savater, quien afirmó que «no hay que tomarse las cosas a la tremenda. Están en un Estado de Derecho y no depende de que les dé la gana a ellos». Así, abogó por «aplicar las normas del Constitucional y que el Gobierno lo vete en caso de que lo presentes como ley», pero prefirió esperar, como último recurso, para aplicar el artículo 155 ya que «nos saltaríamos los pasos intermedios».

Desde las filas populares, el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, quiso hacer ayer un llamamiento «a la serenidad». «Hay que hacer frente al “plan Ibarreche” con los instrumentos de la normalización política». Asimismo, Antonio Basagoiti, líder de los populares en Bilbao, aseguró preferir «la unión del PP y del PSOE y ganar en las urnas, para que sigamos teniendo nuestra autonomía».

El pasado mes de julio, Jaime Mejor Oreja aseguró, en una entrevista a LA RAZÓN, que «es absurdo decir que el artículo 155 de la Constitución nunca se aplicará», y dijo que «al desafío de Ibarreche tenemos que responder con todos los instrumentos legales». Hay que recordar que el pasado mes de septiembre de 2002, Ibecom realizó una encuesta para el diario LA RAZÓN en la que el 67 por ciento de los consultados respaldaría al Ejecutivo central si aplica el artículo 155 de la Carta Magna para defender la legalidad en esta región española. Del mismo modo, el 80 por ciento opinaba que el PNV representaba la defensa de los intereses de ETA y Batasuna.

Redondo asegura que sin ETA, el plan Ibarretxe «causaría sonrisa»
EFE ABC 30 Septiembre 2003

MADRID. El miembro del Foro Ermua y ex secretario general del PSE-EE, Nicolás Redondo Terreros, aseguró ayer sobre el plan Ibarretxe que, si ETA no existiera, «no se le prestaría tanta atención e, incluso, provocaría la sonrisa».

Nicolás Redondo participó, junto al presidente del Foro Ermua, Vidal de Nicolás, y la profesora de la Universidad del País Vasco y concejal socialista, Gotzone Mora, en una rueda de prensa convocada por este colectivo para evaluar el proyecto secesionista de Ibarretxe.

Para Redondo -que participó en el acto sólo en calidad de miembro del Foro Ermua y recordó que en el PSE «sólo» es militante, sin cargo alguno-, el plan Ibarretxe se presenta en este momento político como «respuesta a dos datos objetivos»: «Que se está terminando la construcción política europea y quieren estar ahí a través de este panfleto y que estamos ganando a ETA. Y sin ETA no pueden poner lo que quieran como proyecto nacionalista». «Sin ETA -añadió-, al proyecto de Ibarretxe no se le prestaría tanta atención e, incluso, provocaría la sonrisa».

Redondo advirtió que, ante esta situación, «a los que no somos nacionalistas nos queda defender en solitario la libertad, la paz, la ley y la solidaridad con el resto de España para mantener la prosperidad del País Vasco». Y el camino para alcanzar estos objetivos debe construirse con una actuación «sin complejos» del Estado de Derecho con la voluntad firme de PP y PSOE de «definir una alternativa que esté por encima de las siglas. Si no lo hacen -advirtió- ganarán de nuevo los nacionalistas y el responsable lo pagará en las urnas».

IU tendrá que elegir
El ex dirigente socialista también se dirigió a IU, cuyos dirigentes, dijo, «tendrán que decidir si están con Madrazo o con la Constitución o, al final, el PSOE les tendrá que obligar a decidir entre estar en España con los socialistas o en el País Vasco con el PNV, porque no podrá estar con los dos».

Vidal de Nicolás resaltó que «la realidad del País Vasco consiste en que es el único rincón de España en el que se siente la asfixiante obligación de ser nacionalista». Gotzone Mora, por su parte, dijo que la propuesta de Ibarretxe aspira a «un país solo para nacionalistas y con el resto de la población excluida».

ABOGA POR UNA ALTERNATIVA DE PP Y PSOE
Redondo dice que el PSOE no puede estar con IU en Almería mientras Madrazo apoya el Plan Ibarretxe
En la presentación del último libro de Germán Yanke, el ex secretario de los socialistas vascos y miembro del Foro Ermua, Nicolás Redondo Terreros, ha señalado que, ante el Plan separatista del lehendakari Ibarretxe, "tienen que decidir" Izquierda Unida y el colectivo de empresarios. Además, abogó por que PP y PSOE "construyan" una alternativa a los nacionalistas.
Libertad Digital  30 Septiembre 2003

Nicolás Redondo, en la presentación en Bilbao del libro "Euskal Herria, año cero. La dictadura de Ibarretxe", del periodista Germán Yanke, en un acto organizado por la Fundación Papeles de Ermua, sostuvo que en el actual contexto "tienen que decidir y tenemos que hacer decidir a los señores de IU y eso es responsabilidad del partido socialista", según informa EFE.

Durante su intervención, Redondo se refirió al título del libro para indicar que "ya estamos en el año cero, en el principio de esa dictadura nacionalista" y afirmó que "la gente no tiene sólo miedo a ETA, sino también al nacionalismo". Tras indicar que si IU "está con el PNV no puede estar con el PSOE en el resto de España", advirtió a sus compañeros del PSOE de que "como no nos alejemos del partido de Madrazo, el Partido Socialista no saldrá de la situación en la que está". Según dijo, "estamos en una situación muy difícil y no puedes estar con Llamazares en Almería mientras Madrazo está aquí con el señor Ibarretxe".

Redondo también abogó por exigir un posicionamiento a los empresarios. "Los empresarios de este país tienen que saber que dicen claramente que están en contra o estaremos en mala situación", apuntó. Por su parte, el autor del libro, Germán Yanke, consideró que "la mejor garantía de que (el Plan Ibarretxe) no salga adelante es que se entiendan PP y PSOE para propiciar, como hicieron en 2001, una alternativa y sacar democráticamente a los nacionalistas de las instituciones".

La mesa del Parlamento navarro rechaza el «plan Ibarreche»
L. R. N. - Pamplona.- La Razón 30 Septiembre 2003

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra aprobó ayer con los votos favorables de UPN, PSN y CDN, la abstención de IU y el voto en contra de EA, Aralar y PNV una declaración en la que se rechaza el «plan Ibarreche» y le niega «toda legitimidad para hablar del futuro político de Navarra». Además, solicita la retirada del planteamiento porque fomenta la «división social».

La propuesta partía del PSOE y, tras su aprobación, será ratificada en el pleno. En ella, el Parlamento de Navarra expresa su rotundo rechazo a las «pretensiones» del Gobierno vasco de interferir en el futuro de Navarra y asegura que «las sutilezas formales no evitan la clara intencionalidad de que Navarra forme parte del estado libre asociado» y suponen una «injerencia» en el proyecto político de Navarra. Además, el Parlamento entiende que la propuesta de Ibarreche rompe el «actual consenso institucional». Además de considerar que fomenta la división social, se considera que el plan es negativo para la construcción europea, impide el progreso de la sociedad y dificulta las relaciones institucionales entre Navarra y País Vasco.

Finalmente, el Parlamento reitera que la prioridad debe ser «unir esfuerzos para acabar con el terrorismo de ETA». Califica la propuesta de Ibarreche de «inoportuna, porque no contribuye a la unidad de acción de las fuerzas políticas democráticas, sino a su división».

Juan José Lizarbe, secretario general de PSN, agradeció el apoyo a la declaración de UPN y CDN. «Creo que era necesario un inicial rechazo del Parlamento de lo que el lendakari presentó el viernes en el Parlamento vasco», comentó, y aseguró que la prioridad deber ser la lucha contra el terrorismo, por lo que demandó la unión de esfuerzos políticos y ciudadanos. «El planteamiento de Ibarreche es inoportuno y no aporta nada en la superación de la actual situación», dijo.

Amelia Salanueva, portavoz de UPN, justificó su voto a favor de la declaración porque el plan es «antijurídico y antisocial y profundiza aún más en la grieta en la sociedad vasca. Lejos de buscar cauces para el diálogo y solucionar el principal problema, que es el terrorismo y la falta de libertad, se dedican a presentar un plan que va a romper la convivencia social y política en el País Vasco y en España», comentó.

Garzón detiene al director de «Kale Gorria» y dirigente de la Udalbiltza batasuna por ser de ETA
J. P. - Madrid.- La Razón 30 Septiembre 2003

La Policía Nacional detuvo en la noche del domingo, por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, a Xarlo Echezarreta, dirigente de la «Udalbiltza» batasuna y director de la revista «Kale Gorria», por su presunta pertenencia a la banda terrorista ETA. Según informaron ayer fuentes de la investigación, el magistrado considera que Echezarreta desempeñaba dentro de «Udalbiltza Kursaal», y en el ámbito del País Vasco francés, una labor equiparable a la de Javier Alegría en España. Echezarreta, que será conducido hoy ante el juez, tenía, a juicio de los investigadores, un papel «relevante» dentro de la Asamblea de Electos de Batasuna y pertenecía al Comité Ejecutivo de esta plataforma, cuya ilicitud como parte integrante de la banda terrorista fue declarada por Baltasar Garzón el pasado 30 de abril.

El organigrama de «Udalbiltza-Kursaal» estaba encabezado por su presidente y alcalde de Ondárroa (Vizcaya), Loren Arcocha, encarcelado el pasado 23 de mayo por orden del magistrado, que en un auto dictado en esa fecha señalaba a Javier Alegría como otro de los «responsables reales» de la plataforma. El juez afirmaba que Alegría era el «coordinador de diferentes áreas de Udalbiltza», tarea en la que tras su detención el pasado mes de febrero ¬a raíz de la clausura del diario «Egunkaria»¬ le sustituyeron los ex concejales de Batasuna en las localidades guipuzcoanas de Lezo y Urretxu.

Las fuentes consultadas señalaron que esa labor de coordinación, de la que Alegría era responsable en el País Vasco y en Navarra, era desempeñada en Francia por Echezarreta, de nacionalidad francesa, contra quien hace un mes se había dictado una orden de detención. Desde entonces, las FS esperaban que cruzara la frontera en uno de los desplazamientos que realiza los fines de semana, lo que finalmente ocurrió el domingo, cuando asistió en Abadiño a una jornada festiva organizada por la organización internacionalista Askapena, momento en el que la Policía procedió a su arresto. Ésta no es la primera detención que sufre Echezarreta. En noviembre de 2001 fue detenido en Uruguay tras sospechar las Fuerzas de Seguridad de dicho país que estaba facilitando documentos a etarras que residían en Montevideo. Pero, quedó en libertad.

Recortes de Prensa   Página Inicial