AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 17 Octubre  2003
Equilibrio lingüístico
Editorial La Razón 17 Octubre 2003

¿Descentralizar o federalizar
CARLOS SECO SERRANO ABC 17 Octubre 2003

La caja B de ETA
Editorial ABC 17 Octubre 2003

Mesa insumisa
Opinión EL PAÍS  17 Octubre 2003

El PNV impone el euskera obligatorio a empresas y comercios al «colar» una Ley sin previo aviso
J. Arias Borque - Vitoria.- La Razón 17 Octubre 2003

La culpa es sólo del PNV
JOSÉ MARÍA CALLEJA La Voz  17 Octubre 2003

El terrorismo político
Editorial El Ideal Gallego  17 Octubre 2003

El revoltijo
JAIME CAMPMANY ABC 17 Octubre 2003

Las cosas de Pujol
CARLOS HERRERA ABC 17 Octubre 2003

La Universidad al servicio del dogma
Ernesto Ladrón de Guevara La Razón 17 Octubre 2003

Enseñanza posmoderna
Alicia Delibes Libertad Digital  17 Octubre 2003

Los portavoces de ETA hablan en Portugal
Lorenzo Contreras Estrella Digital 17 Octubre 2003

Desarticulada la red financiera de «Egunkaria» que recibió ayudas millonarias del Gobierno vasco
MADRID. D. MARTÍNEZ / J. PAGOLA ABC 17 Octubre 2003

El español crece en los países nórdicos y desbanca al alemán y al francés en alumnos
Redacción - Madrid.- La Razón 17 Octubre 2003

Jon Juaristi rechaza las distintas versiones en español del próximo libro de Harry Potter
TOMÁS GARCÍA YEBRA. Madrid Heraldo de Aragón 17 Octubre 2003
 

Equilibrio lingüístico
Editorial La Razón 17 Octubre 2003

El Gobierno autónomo vasco, dominado por los nacionalistas, pretende imponer en todo su territorio la obligatoriedad de que empresas, comercios y servicios profesionales redacten en vascuence y castellano rótulos,
folletos, publicidades, avisos y cualquier tipo de comunicaciones; obligatoriedad que se extiende a contratos, facturas y presupuestos en el caso de que la empresa en cuestión quiera recibir ayudas o subvenciones de
carácter oficial. La medida se justifica en la necesidad de promocionar la lengua vasca y, por supuesto, todo el gasto correrá a cargo de los empresarios.

Nada tenemos en contra de la defensa y promoción del vascuence, una lengua española que, afortunadamente, ha enriquecido nuestro patrimonio cultural a lo largo de los siglos, pero sí debemos plantear algunas reservas
sobre el absurdo social que supone una legislación de ese tipo, que no tiene en cuenta la diversidad lingüística en el ámbito de aplicación. Según las últimas encuestas del Gobierno autónomo vasco, y tras veinte años de
promoción y normalización legislativa, el 64,4 por ciento de los ciudadanos de la comunidad emplean solamente el castellano en su vida diaria.

Porcentaje que supera el 80 por ciento en la provincia de Álava y en amplias zonas de Vizcaya y Guipúzcoa. De hecho, el conocimiento del euskera, que no su uso, ha pasado del 21 al 28 por ciento desde 1981, mientras que su empleo real en la calle no supera hoy el 11,9 por ciento.

Estos hechos demuestran lo absurdo de tratar de imponer el bilingüismo formal a una ciudadanía que en buena parte nunca tuvo el vascuence como lengua materna y es, incluso, más grave cuando se impone por ley en el
ámbito privado. Además, es un error que perjudica a la lengua que se quiere defender. Más del 66 por ciento de los alaveses y el 52 por ciento de los vizcaínos se declaran ahora contrarios a la promoción del euskera, una cifra
de rechazo que seguirá aumentando mientras la defensa necesaria de una lengua se interprete como imposición.

¿Descentralizar o federalizar?
Por CARLOS SECO SERRANO, de la Real Academia de la Historia ABC 17 Octubre 2003

HACE pocos días, y en el coloquio que un grupo de académicos sostuvimos con los medios de comunicación, a propósito del ciclo de conferencias que la Real Academia de la Historia dedica a los veinticinco años de vigencia de la actual Constitución española, señalé que en el desafío lanzado por Arzalluz al afirmar que ni la Guardia Civil podría impedir el referéndum en que debe culminar el «plan Ibarretxe», se transparentaba, aunque parezca
contradictorio, un claro anhelo: ¡qué más querría Arzalluz que poder denunciar a los cuatro vientos la imagen de una nación -Euzkadi- «ocupada» por la fuerzas armadas de un «Estado ajeno e imperialista»! El presidente
Aznar se resiste a caer en esa trampa: apela siempre a las vías jurídicas y constitucionales para replicar a las locas iniciativas, a todas luces ilegales, adoptadas por el nacionalismo vasco -apoyado siempre por la violencia etarra.

Pero es el hecho que las vías jurídicas y constitucionales vienen siendo sistemáticamente ignoradas -y burladas- por el señor Ibarretxe. Batasuna, puesta fuera de la ley tanto por el Tribunal Supremo español como por el
Parlamento europeo, sigue teniendo voz y voto en el Parlamento de Vitoria. Y no me cabe duda de que, con idéntica desfachatez e insolencia, se llegará al famoso «referéndum». ¿A qué medios constitucionales habrá de acudir fatalmente, algún día, el Gobierno del Estado para conseguir que la Ley se respete en Euskadi? Constitucionales son, al fin y al cabo, puesto que figuran en el texto de la Constitución, sus artículos 8 y 155. No digo más.

De una forma u otra, el «plan Ibarretxe» está condenado a fracasar. Lo afirmó, en el coloquio mencionado, el profesor Artola -vasco él, por cierto-: «Todo el mundo está convencido de que no tiene ninguna posibilidad
de prosperar. Supongo que entre éstos también se encuentra el propio autor» (Ibarretxe). Pero he de añadir -como lo hice ante los medios de comunicación- que, estimulados por las desmesuras de la comunidad vasca,
otras comunidades autónomas apuntan, con más o menos rotundidad, a un horizonte «federalista» -en el caso catalán, en todo caso, a una «federación asimétrica», lo cual ya de por sí se despegaría de una ortodoxia federal.
Apelar a ello supone una nueva forma de destruir la Constitución actual: la Constitución que ha permitido que por primera vez en toda su historia los españoles vivamos pacíficamente en una legalidad democrática garante de
todas las libertades deseables -los dos ensayos anteriores (1869, 1931) naufragaron en poco tiempo, porque no se basaron en el consenso, sino en la ruptura.

Hace muchos años -en uno de los debates más interesantes de las Constituyentes republicanas-, Ortega y Gasset precisó, con nítida claridad, la diferencia que separa los conceptos «federación» y «descentralización
autonómica». «El autonomismo -decía Ortega- reconoce la soberanía del Estado y reclama poderes autónomos secundarios para descentralizar lo más posible funciones políticas y administrativas. En cambio, el federalismo no supone el Estado, sino que a veces aspira a crear un nuevo Estado con otros Estados preexistentes, y lo específico de su idea se reduce exclusivamente al problema de la soberanía. Un Estado unitario que se federaliza es un
organismo de pueblos que se retrograda y camina hacia su dispersión».

Hay una coyuntura histórica -siempre hay que acudir a la Historia para entender el presente: a la Historia real, por supuesto, y no fantaseada al estilo de Sabino Arana- que algunos han pretendido presentar como el «modelo
federal» en que se basó la unidad nacional operada por los Reyes Católicos. Si tenemos en cuenta la definición orteguiana, esa versión dista mucho de la realidad. Los Reyes Católicos no fundaron su Estado mediante la reunión de otros Estados preexistentes, es decir, de otras entidades históricas que siempre fueron ajenas entre sí. Lo que hicieron fue integrar en lo que ya había sido una previa unidad, lo que determinados acontecimientos históricos
mantuvieron disperso durante siglos, sin que jamás desapareciese en esos núcleos dispersos la clara conciencia de la realidad unitaria de la que procedían y a la que deseaban volver.

Lo expresó magistralmente Nebrija, en la dedicatoria de su Gramática a la Reina Católica, refiriéndose a «la fortuna y buena dicha» con que la Soberana había logrado que «los miembros y pedazos de España que estaban por
muchas partes derramados», volvieran a juntarse «en un cuerpo y unidad de Reino, la forma y trabazón del cual así está ordenada, que muchos siglos, injuria y tiempos no la podrán romper y desatar».

Según el ilustre humanista, lo que los Reyes Católicos hicieron fue, pues, integrar -o reintegrar- en un solo cuerpo lo que anómalamente había permanecido disperso y derramado durante mucho tiempo; no se trató, pues, de
juntar Estados sin conexión alguna, lo que hubiera significado una federación impuesta. Ahora bien, esa integración -o reintegración- de los Reyes Católicos se hizo, desde luego, con expresa voluntad descentralizadora.

Acudir ahora a falsear la historia volviendo los ojos a un supuesto antecedente federalizador, es inadmisible. Intentar convertir a España en una federación supondría, como dijo Ortega, una retrogradación: ir contra la
Historia.

Y es que, como alguna vez señaló el inolvidable don Emilio García Gómez, el problema de los españoles es que no han sabido digerir su historia. Me pregunto yo: ¿digerir o conocer?

La caja B de ETA
Editorial ABC 17 Octubre 2003

UNA nueva operación policial, dirigida por el juez Juan del Olmo, ha aportado más indicios sobre la trama financiera organizada por ETA con sociedades y fundaciones que se limitaban a actuar como meras pantallas para
la circulación de cantidades millonarias. Los primeros datos de la operación muestran un entramado de empresas que, a pesar de haber permanecido ocultas a la Hacienda vasca y de encontrarse inactivas, habían manejado más de 15 millones de euros y recibido subvenciones por 8 millones. Desde que el juez Garzón decidió clausurar el diario «Egin» e intervenir las empresas del grupo Orain, la Audiencia Nacional progresivamente ha ido desvelando una sofisticada ingeniería financiera que permitía a ETA nutrirse con fondos de
apariencia legal. La operación de ayer está relacionada con la clausura del diario «Egunkaria», reforzada por los indicios de cargo que fueron desvelados por Xabier Alegría, detenido por esta causa, quien reconoció a la
Guardia Civil la subordinación del citado medio a las directrices de la banda terrorista.

A pesar de la gravedad de los primeros resultados -ocho detenidos, nueve empresas investigadas, trece domicilios registrados- el PNV no ha optado por la prudencia ni por el respeto a la acción judicial. Su reacción ha
consistido en ignorar los nuevos indicios contra el entramado de Egunkaria y manipular la decisión del juez del Olmo como una campaña contra la cultura vasca y el euskera. El argumento, seguido con entusiasmo por su socio de Gobierno, Eusko Alkartasuna, y especialmente por el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga, es algo más que una irresponsable denuncia contra los Tribunales. Se corresponde con la prioridad nacionalista de deslegitimar
como sea la acción del Estado contra ETA y crear puntos de encuentro entre las familias del nacionalismo. Nada mejor que victimizar algo tan sensible como la cultura vasca y el euskera, provocando intencionadamente una
solidaridad visceral entre nacionalistas.

Al margen de burdas manipulaciones, la operación judicial contra el entramado de ETA ha puesto de manifiesto una realidad muy comprometida para el PNV. Las empresas investigadas han recibido subvenciones por nueve
millones de euros. Las administraciones vascas responsables de esas subvenciones tienen que explicar las razones de su concesión, si tenían conocimiento de su situación inactiva y si fiscalizaron el gasto de las
cantidades entregadas. La indignación impostada de los nacionalistas no es respuesta suficiente para preguntas que, no se olvide, se hacen en una causa penal.

Mesa insumisa
Opinión EL PAÍS  17 Octubre 2003

El conflicto institucional suscitado por la resistencia de la Mesa del Parlamento vasco a cumplir los autos dictados por la Sala Especial del Supremo ha llegado a un punto de difícil encauzamiento jurídico. La mayoría de la Mesa, integrada por los partidos del Gobierno vasco (PNV, EA e IU), ha vuelto a negarse a acatar el auto del Supremo que anuló anteriores decisiones de este y otros órganos de la Cámara, y anunciado la presentación de un nuevo incidente de nulidad contra la resolución. Intentar explicar el choque en los términos jurídicos invocados por esos tres grupos supone desconocer su origen y naturaleza esencialmente políticos.

Al negar la "jurisdicción" del Supremo para anular acuerdos de los órganos parlamentarios y rechazar su "intromisión" en la autonomía de la Cámara, la Mesa define unilateralmente el conflicto y su solución. Es decir, el Supremo tendría que renunciar a su prerrogativa constitucional de ejecutar lo juzgado: en este caso, la disolución del grupo parlamentario de Batasuna (Sozialista Abertzaleak) como consecuencia de la ilegalización de ese
partido. Se invoca también la soberanía del Parlamento para obviar el cumplimiento de resoluciones del órgano jurisdiccional supremo y colaborar con la justicia. Y se alegan supuestas lagunas del Reglamento de la Cámara a
la hora de disolver un grupo para no incurrir en una actitud manifiesta de insumisión y porque no sería presentable argumentar que el motivo esencial es el rechazo político a la Ley de Partidos

. Sin embargo, el propio tribunal ha reiterado que el grupo de Batasuna ya está disuelto por sentencia judicial y que la Mesa sólo debe hacer lo que sí está contemplado en el Reglamento: pasar al Grupo Mixto a los parlamentarios
no adscritos a un grupo.

En estos largos meses, los partidos del Gobierno vasco han desdeñado encauzar esa supuesta pugna de competencias planteando un conflicto de jurisdicción. Ahora sugieren un recurso de amparo ante el Constitucional.
Pero lo que mantiene vivo este conflicto es el interés ventajista del nacionalismo en el poder por configurar dos legitimidades antagónicas, la vasca y la del Estado, para crear así la necesidad del "nuevo pacto de convivencia" promovido por el lehendakari Ibarretxe.

El PNV impone el euskera obligatorio a empresas y comercios al «colar» una Ley sin previo aviso
Deberá aparecer en rótulos y facturas y habrá que atender al público en vascuence si se pide
El euskera vuelve a ponerse de actualidad como centro de las polémicas en la comunidad vasca. Y es que ahora el PNV y sus socios de Gobierno pretenden imponer esta lengua en los comercios y empresas vasca por ley, obligando a que tanto los carteles, como la publicidad y la atención al público se desarrollen en ambos idiomas. Lo cual, para los populares, «atenta contra la libertad de las personas y las empresas» y propiciará serios problemas económicos para los comercios vascos, ya que los gastos ocasionados por el cumplimiento de la ley saldrán de bolsillos privados.
La normalización lingüística ya afecta a los comercios
J. Arias Borque - Vitoria.- La Razón 17 Octubre 2003

El Gobierno vasco continúa inmerso en su estrategia de politización e imposición del euskera a todos los ciudadanos de la comunidad vasca y un nuevo ejemplo de ello es el Estatuto de Ley de Personas Consumidoras y
Usuarios, que pretende la implantación obligatoria del vascuence en todas las empresas o comercios que tengan un departamento de atención al público o que traten directamente con éste, sin hacer distinción de territorios
históricos en el que se realice la actividad económica.

De este modo, el capítulo siete del citado proyecto de ley, que versa sobre los derechos lingüísticos, asegura que a cualquier empresa, comercio o despacho profesional abierto al público de cualquier tipo se le exigirán
todos los rótulos, publicidad, avisos, comunicaciones impresos, contratos... tanto en castellano como en euskera, y además, estará en la obligación de poder atender en ambos idiomas a cualquier consumidor o cliente.

Bilingüismo obligatorio
Además, la citada ley también obligará a aquellas empresas que hayan recibido algún tipo de ayuda o subvención de alguna institución pública vasca o a las que, igualmente, tengan algún tipo de acuerdo de colaboración con alguna entidad pública a que tengan las facturas, los presupuestos y análogos, así como las comunicaciones, en los dos idiomas oficiales de la región vasca. Por último, incluye también un punto que discrimina de forma
notable al castellano, al conceder la posibilidad de que el etiquetado de productos vascos, ya sean con denominación de origen o calidad, o productos artesanos propios de la comunidad autónoma puedan presentarse únicamente en euskera, forzando a los castellanoparlantes a desconocer la composición de los alimentos que podrían estar interesados en adquirir, algo a lo que se tiene derecho por ley.

Desde el PP criticaron ayer duramente el proyecto de ley que patrocina el tripartito de Vitoria y que podría dar al traste con la economía de pequeñas empresas familiares y multitud de autónomos, que tendrían que hacer frente
con su propio dinero a todas las exigencias de la nueva ley, ya que el proyecto no contempla una partida presupuestaria que ayude a los afectados a enfrentarse a estas inversiones. Iñaki Oyarzabal, secretario general del PP de Álava y diputado en la Cámara vasca, anunció la enmienda a la totalidad que presentará su grupo parlamentario por considerar que el proyecto de los nacionalistas «trata de imponer el euskera y atenta contra la libertad empresarial y de las personas», algo que «no tiene precedentes» en otras legislaciones autonómicas, ya que es, incluso, en algunos aspectos, «una invasión de competencias exclusivas» de la Administración central.
En palabras de Oyarzabal, «es un atropello» y «tendrá costes económicos terroríficos» para las empresas y comerciantes. «La administración se gasta decenas y decenas de millones de pesetas para que los funcionarios públicos puedan atender a los ciudadanos en ambos idiomas». «La obligación de atender las demandas de atención en euskera las tiene la administración, pero no la panadería de la esquina».

Implantación del vascuence
Del mismo modo, los populares critican que la ley no tome en consideración la diferente implantación del vascuence en los diferentes territorios históricos que conforman la comunidad vasca, ya que los niveles de
implantación del euskera no son los mismos en Álava que en los pueblos de Guipúzcoa. «No es lo mismo el efecto de esta ley en Oyartzun que en Laguardia o Vitoria». Un ejemplo de las diferencias de esta implantación las
dio ayer el dirigente popular. De las 120.000 tarjetas de crédito/débito de la caja alavesa Caja Vital, tan sólo mil tarjetas utilizan el euskera en sus operaciones, algo controlable porque el idioma que se emplea al usar cada
tarjeta queda memorizado en la red de cajeros para atendar siempre en el mismo idioma en cajeros diferentes.

La culpa es sólo del PNV
JOSÉ MARÍA CALLEJA La Voz  17 Octubre 2003

ALGUNOSpolíticos nacionalistas, y no pocos compañeros periodistas que trabajan en Madrid, difunden con énfasis estos días la siguiente tesis: la deriva actual del PNV hacia la ruptura de la convivencia entre los vascos
-no lo dicen así, claro-es responsabilidad directa del PP, de su política de tensar la cuerda y especialmente de la decisión de Aznar y Mayor de atacar frontalmente a los nacionalistas que se aprovechan del terrorismo y de no
dejar pasar ni una a los nacionalistas terroristas.

Bien, como no se trata de enfrentar unas creencias con otras, voy a tratar de ofrecer una serie de datos que demuestran que del actual delirio nacionalista son responsables, única y exclusivamente, los propios
nacionalistas que abanderan este disparate.

La decisión de la actual cúpula del PNV de ir hacia la independencia, de saltarse la ley, de romper el marco de convivencia, de crear una sociedad paralela, está instalada en las esencias de un sector de este partido desde
su origen sabiniano; es decir, xenófobo, excluyente y reactivo contra los entonces -finales del siglo XIX y primeros del XX- llamados maquetos, a los que se acusaba de poner en peligro la supuesta coherencia étnica e
identitaria de los nacionalistas vascos.

Pero, además de ese espíritu independentista -inherente al nacionalismo vasco desde su fundación, hace poco más de un siglo-, la historia reciente tiene perfectamente marcados los hitos que han señalado la actual trayectoria. Fue con motivo de las movilizaciones realizadas contra el secuestro del empresario vasco Julio Iglesias Zamora -entre el 15 de julio y el 29 de octubre de 1993- cuando en el seno del PNV cuajó la necesidad de romper lo que hasta entonces se presentaba como un frente contra el terrorismo. En esas movilizaciones se instituyó el lazo azul como símbolo de protesta ante el secuestro, lazo que llevábamos con idéntico espíritu militante los no nacionalistas y algunos de los sí nacionalistas.

Esa foto unitaria no gustó a la dirección nacionalista y ya no se volvió a repetir. En las movilizaciones contra el secuestro de José María Aldaya Echeburua -entre el 8 de mayo de 1995 y el 14 de marzo de 1996- el PNV apareció con símbolos diferenciados y se manifestó en bloques diferenciados del PSE-PSOE y del PP. Se quería evitar a toda costa la imagen de demócratas -unidos, en bloque- frente a violentos -aislados-. Esa estrategia de ruptura del bloque democrático -creado, la verdad, a base de no poco voluntarismo por parte de los constitucionalistas- se materializó de forma espectacular y bochornosa tras la insurrección provocada por el secuestro, tortura y asesinato de Miguel Ángel Blanco, el 12 de julio de 1997.

Aquella marea humana resuelta a plantar cara al terrorismo nacionalista, aquel clima de revolución pacífica pero imparable, llevó al PNV a concluir que la eventual derrota policial y política del terrorismo nacionalista supondría de hecho la derrota política del nacionalismo, el derrumbe de la gran mentira que establecía que fuera del nacionalismo no había salvación. Ese proceso hacia la ruptura siguió en el pacto de Lizarra: acuerdo de todos los nacionalistas para impedir que ningún constitucionalista ocupe un cargo público en los diferentes niveles de
gobierno de la Comunidad Autónoma vasca, y culmina, por ahora, con el delirio de Ibarretxe: elaboración de una Constitución para nacionalistas, exclusión de la mitad de la población, desacato a la justicia democrática y
aplicación implacable, sin una brizna de diálogo, de un plan autoritario y excluyente.

Hay más antecedentes históricos que demuestran el esencialismo excluyente y no democrático del PNV: desde la entrega de los gudaris nacionalistas a las escuadras fascistas de Mussolini en Santoña, durante la Guerra Civil, hasta los textos de la dirección de del PNV en apoyo a Hitler; desde el nulo compromiso en defensa de la República democrática, amenazada por los golpistas de Franco, hasta su escasísima oposición a la dictadura de Franco; desde su actual discurso renovadamente xenófobo y reaccionario -habla del «pobrerío» para referirse a quien pasa hambre en el mundo-, hasta su papel como gestor de los intereses y necesidades del tinglado de ETA, cada vez en fase más terminal.

La culpa de lo que uno hace la tiene, siempre, uno mismo, aunque los nacionalistas estén habituados, desde hace trienios, a echar la culpa de todo lo que hacen a los demás y a escaquearse de sus responsabilidades políticas y éticas.

El terrorismo político
Editorial El Ideal Gallego  17 Octubre 2003

La ofensiva legal contra ETA llevó al juez Del Olmo a ordenar el 20 de febrero la clausura del periódico "Egunkaria" por considerarlo un apéndice de la banda terrorista. Transcurridos casi ocho meses, una operación
policial ha acabado con la detención de nueve personas, todas ellas relacionadas con las empresas del entramado del diario, verdaderas escuelas del delito, puesto que manejaron unos 15 millones de euros de origen
desconocido, durante cinco año no declararon a las Haciendas Forales, emitieron facturas falsas, manipularon la contabilidad para encubrir los fondos de que disponían y recibir subvenciones, e incluso declararon ventas
de más de 220.000 ejemplares cuando la tirada no llegaba a 90.000. No hace falta ser un experto jurista para darse cuenta de que los arrestados utilizaban la ley para lo mismo que cualquiera usa el retrete. No obstante, el PNV califica la operación policial de "atentado a la cultura vasca", lo que confirma una vez más que el partido de Arzalluz se ha pasado al "terrorismo político".

El revoltijo
JAIME CAMPMANY ABC 17 Octubre 2003

EL «molt honorable» Jordi Pujol quiere repoblar de catalanes las tierras de Cataluña y quiere aumentar la producción de las fábricas de catalancitos. O sea, quiere poner a parir a las catalanas para contrarrestar la
superproducción de las inmigrantes. La verdad es que él ya ha hecho un notable esfuerzo y ha dado buen ejemplo con doña Marta Ferrusola, incluido el retoño del «Freedom for Catalonia». No se le puede pedir más.
Piensa el «president» que si el crecimiento de la población se confía solamente a la inmigración, Cataluña estará acabada. Ya se sabe que el gran terror de los nacionalistas es perder lo que ellos llaman las «señas de
identidad». Tienen razón, claro, porque en la conservación de esas señas de identidad consiste su razón de ser como nacionalistas. Pero también tienen razón los que creen que en el crecimiento de Cataluña son reconocibles
muchas aportaciones.

A Jordi Pujol le atormenta el temor de que Cataluña deje de ser un país y se convierta en un «revoltijo». Lo que sucede es que los españoles, catalanes incluidos, somos ya las consecuencias de un revoltijo. Son muchas las gentes que a mi tierra vinieron, y muchas las que aquí se quedaron y aquí se mezclaron y aquí se reprodujeron. En compensación, también son muchos los españoles que a otras tierras se fueron, otras tierras conquistaron y con
otras razas y pueblos se mezclaron y se reprodujeron, y de esas otras consecuencias llenas están las Américas y no sólo las Américas.

Pero hombre, «president», si todos nosotros salimos de un revoltijo de celtas y de iberos, algún fenicio que otro que por aquí se quedara cuando venía por el mineral y nos dejó el invento del dinero, o sea, la pela, la
pasta mineral catalana, más algún griego que vendría a lo mismo y traía filosofías y espondeos, los romanos y los cartagineses, que esos ya vinieron a manta de Dios, los godos que bajaron de Europa con el invento de la
monarquía electiva, aunque casi dinástica, y no digamos los árabes, que llegaron para darse un borneo y se quedaron ocho siglos. Los moros traían el número y el zéjel, la noria y el ajimez, que cada cual traía lo suyo.
Mire, «president», aquí eso de las tres culturas, la judía, la cristiana y la árabe, es un revoltijo de mínimos. Porque esto es un batiburrillo de razas, de culturas y de costumbres, y para bien o para mal, o sea, para bien y para mal, como con todo sucede, eso es lo que hay. Y no vamos a ponernos ahora a hacer ascos a lo que nos venga de fuera, dentro de un orden, eso sí, que en eso estamos, o mejor dicho, en eso están ustedes, los políticos. Y tampoco es cosa de reinventar ahora un Rosemberg de Vich o de Llodio, un Hitler, la pureza de la etnia, el campo de concentración y la cámara de gas para terminar con estos invasores de éxodo y patera. Claro está que hay que
poner a parir a las celtíberas, pero también a las moras, a las filipinas, a las eslavas y a las sudacas, y si es posible, a las suecas, aunque éstas esconden el óvulo, que no se les encuentra.

Las cosas de Pujol
Por CARLOS HERRERA ABC 17 Octubre 2003

QUÉ cosas tiene Pujol. Cuando menos te lo esperas salta con la liebre en la mano y echa a correr por el barrizal zigzagueando en busca de un abrigo. El debate hoy en Cataluña se establece, de nuevo, en torno a la inmigración,
ese fenómeno por el cual se desnaturaliza la química dorada de las esencias. Ha rematado el Honorable unos cuantos comentarios de algunos de sus delfines tuertos y ha vuelto a confirmar esa patente de corso que atesora para decir barbaridades sin que nadie le pida cuentas.

Ahora resulta que los buenos catalanes han de tener más hijos para así evitar que se altere y desfigure
la especie que puebla el rico estanque del norte, ya que un hijo nacido de la sacrosanta unión de dos catalanes con pedigrí siempre será mucho más catalán que el hijo nacido de los recién llegados. Por mucho que les
enseñemos a ser catalanes, ha venido a decir el pollo, nunca serán como nosotros, que somos la hostia, que llevamos el país en la sangre, que cargamos con nuestro pasado sobre estas espaldas poco mojadas, que hacemos
todos los días ejercicios para ser más y más catalanes, que no miramos por cada uno en su individualidad, sino que sólo aspiramos a institucionalizar los derechos colectivos como pueblo.

PUES no acabo de entender por dónde viene el mosqueo. Si no me equivoco, las autoridades del Principado optaron en un principio por la inmigración proveniente del Magreb ya que ésta no venía viciada con el uso del
castellano, como la hispanoamericana. Un chavalín ecuatoriano tenía menos urgencia por aprender catalán ya que se podía manejar, de momento, con el castellano ese que ahora quieren que se estudie más en las escuelas para que
los chavales de la tierra no aprendan a hablar el español exclusivamente a través de «Gran Hermano». En cambio, uno marroquí haría un esfuerzo mayor por integrarse y sería más manejable. Una vez han visto que proliferan las
mezquitas en los pueblos de la muy pía Cataluña y una vez han comprobado que los musulmanes ribereños no tienen ningún interés en adoptar las costumbres de la tierra de acogida y se empecinan en reproducir sus costumbres particulares y en hacer de ellas reglamento aparte, han saltado las alarmas.

Los peruanos y colombianos venían con el castellano, pero también con la religión y con quinientos años de familiaridad, aunque eso no fue valorado en un primer compás de la cosa: creían que esto era España y hasta ahí
podríamos llegar. El resultado es de un mosqueo monumental entre la masa social y su líder espiritual y honorable les ha mandado a fornicar y a parir, que se nos comen, coño, que no paran de tener hijos y ninguno se llama Oriol.

SI ese mismo razonamiento lo hubiese realizado un miembro del Gobierno central, por un poner, ya estaría toda la oposición desatando las iras teatralizadas de sus primeros espadas. Pero lo ha dicho el «moderado» Pujol
y ahí amigo se acaba la cosa. Ha dejado claro que todos los que llegan, de alguna manera, están de paso. Que la tierra pertenece a los que la cultivan desde muchas generaciones atrás y que no pueden permitirse el lujo de
perderla a manos de los bárbaros, casi siempre del sur. No es nuevo: lo mismo dijeron en los sesenta cuando miles de sureños arribaron a cargar ladrillos y cemento y a construir la espléndida realidad de la convivencia
catalana de hoy, en la que un matrimonio es mixto y ama todas las realidades posibles, la que dejaron atrás los padres y la que tienen por delante los hijos. Es una fiebre recurrente. Es la gracia de cada quince o veinte años.
Es el nacionalismo etnicista, en una palabra. ¡Bah!, no vale la pena ni escribir este artículo. carlos@carlosherrera.net

La Universidad al servicio del dogma
Ernesto Ladrón de Guevara, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y portavoz de Unidad Alavesa
La Razón 17 Octubre 2003

Se ha presentado en el Parlamento vasco el anteproyecto de Ley de Universidades del País Vasco. Dicho proyecto de ley pergeña un sistema de selección del profesorado universitario vasco basado en la habilitación y
acreditación exclusiva de éste en su ámbito, haciendo abstracción de su pertenencia a cuerpos estatales.

La LOU (Ley Orgánica de Universidades), aprobada en las Cortes Generales para todo el Estado, configura un sistema de habilitación y acreditación como condición previa para la selección del profesorado mediante concurso.

Ese nuevo enfoque de acceso a la docencia universitaria parte de la necesidad de homogeneizar y garantizar la idoneidad académica e investigadora del profesorado que aspire a formar a nuestros futuros cuadros
profesionales, investigadores, técnicos y generadores de intelectualidad y cultura. Pero en lo que no cayeron en la cuenta los propulsores de la ley es que posibilitar la acreditación y habilitación a algunas Comunidades
Autónomas como el País Vasco y Cataluña era posibilitar, en la práctica, la ruptura ¬de ipso facto¬ de los cuerpos docentes, que deben tener carácter nacional para preservar la unidad del sistema universitario. El hecho de que
sean cuerpos estatales se explica desde la necesidad de homologar y homogeneizar los títulos universitarios, para que cualquiera de éstos, sea del lugar que sea su obtención, tenga la misma validez y calidad científica.

El profesorado es pieza esencial para garantizar esa homogeneidad y, por tanto, para preservar el propio sistema y los criterios de acceso a la función docente, con carácter general.

Volviendo al proyecto de ley vasco, si se aprueba el texto tal como se presenta al Parlamento se producirá un hecho insólito en el panorama universitario vasco: profesores con acreditación y habilitación obtenida en
otra instancia ajena al País Vasco no podrían concursar a plazas de la UPV si no consiguieran la habilitación en esta Universidad, por lo que se rompería el principio de unidad de los cuerpos estatales de docentes universitarios y el principio de igualdad de oportunidades en todo el ámbito del territorio nacional. Pero, además, el resultado sería más letal todavía, pues los nacionalistas conseguirían algo tan ambicionado por ellos como una
Universidad propia separada en su universalidad del resto del sistema universitario, seleccionando a su propio profesorado por afinidad ideológica, y convirtiendo a la universidad en un gueto, más allá de lo que ya sucede en la actualidad, con gran perjuicio de la principal finalidad de toda universidad que se precie que es el de no fijar fronteras al conocimiento y no poner más límites al saber que el propio que le corresponde, que es el de la ciencia y el de libertad de cátedra.

Pero de esta aberración hay que pedir responsabilidades a quien lo ha posibilitado mediante la Ley que lo permite. A alguien se le podría haber ocurrido que por encima de intereses de coyuntura política que llevan a plegar velas ante exigencias del nacionalismo, aparentemente moderado, de Cataluña, hay un interés de mayor orden, que es el de preservar el único ámbito de libertad que podría haber en el País Vasco: el de una universidad libre de hipotecas y de intervencionismos políticos. Pero no ha sido así.
 
Como siempre, nadie responderá por los efectos producidos.

Enseñanza posmoderna
Alicia Delibes Libertad Digital  17 Octubre 2003

Dentro de la pedagogía progresista lo más "in" que se puede ahora encontrar son los llamados expertos en "educación intercultural". En algunas Comunidades Autónomas, son estos expertos los encargados de formar a los
profesores para que afronten la diversidad cultural de las aulas y "gestionen la multiculturalidad en la escuela".

En un manual para la formación del profesorado publicado por Andalucía Acoge, perteneciente a la Federación de Asociaciones pro Inmigrantes Red Acoge, he encontrado un curioso ejemplo de lo que debería hacerse en un
centro de enseñanza para afrontar lo que los autores del librito llaman "la diversidad de los modelos profesionales de los educadores".

Al parecer, y según este manual, dentro de un mismo colegio o instituto hoy en día conviven profesores partidarios de tres modelos distintos de enseñanza, tradicional, moderno y posmoderno, que, "incapaces de vivir su
propia diversidad", se lanzan acusaciones unos a otros tachándose de reaccionarios o de ilusos.

En el modelo tradicional, dicen estos expertos, las escuelas estaban reservadas a la élite social y en ellas se enseñaban "materias nobles para el desarrollo del espíritu, como son las matemáticas, la lógica o la
gramática". La lengua de enseñanza era el griego y el latín; la pedagogía era formalista y se primaba el ejercicio intelectual. Existía la figura del preceptor que impartía autoritariamente sus clases a un grupo de alumnos a
los que se exigía una enorme disciplina.

Según se dice en este manual, al modernizarse las escuelas empezaron a enseñarse diversas materias literarias y científicas siempre "organizadas en programas". Ya no se trataba de educar a unos pocos sino a todos los niños
del "Estado nacional". La lengua de aprendizaje era la nacional, y se "desvalorizaban los dialectos". El preceptor fue sustituido por un educador que renunció a ejercer la autoridad y a exigir disciplina. El método pedagógico por excelencia pasó a ser la motivación.

En el tercer modelo, el posmoderno, la escuela ya no es para unos pocos ni tampoco para todos los del "Estado nacional", es "para todos los niños del mundo". El objetivo de la enseñanza "no es tanto transmitir conocimientos
como adquirir capacidades (esto es: aprender a aprender)".

En una escuela que siga este modelo posmoderno se cultivará el plurilingüismo y se rehabilitarán las lenguas minoritarias, los regionalismos y las subculturas. La clase no tendrá la estructura de un profesor y un grupo de alumnos, como en los modelos anteriores, sino que se organizará de tal forma que se asegure "la cooperación y la
multidisciplinariedad".

Después de ver esta clasificación me ha quedado claro que posmodernos son todos esos fervorosos creyentes de la LOGSE que acostumbran a tachar de reaccionario a cualquiera que pretende resucitar alguno de los valores más
tradicionales, como puede ser la disciplina, y de trasnochados a aquellos que, aunque en un principio evolucionaron, quedaron anclados en un descafeinado modernismo.

Pues bien el lunes me enteré por El País que hace dos años, en un colegio de Leganés, un grupo de profesores posmodernos, cansado de tanta diversidad profesional y de tener que convivir con tanto carca, organizaron una
auténtica revolución "democrática" y, tras varias semanas de huelgas y manifestaciones, consiguieron que sus colegas reaccionarios y trasnochados huyeran del centro y que la Consejería de Educación les concediera un
estatus especial como centro de innovación pedagógica.

Confieso que este asunto me ha resultado totalmente sorprendente. No tenía ni idea de que existieran centros públicos en los que se llevaran a cabo experimentos pedagógicos. Siendo así, y también como experiencia, podría
ponerse en marcha algún colegio que, en vez de seguir el modelo posmoderno, se ajustara a uno más tradicional. Por supuesto que la lengua de aprendizaje no sería el latín sino la "lengua nacional" pero eso no impediría que se
fomentara en los niños el sentido de la responsabilidad y que se educaran su memoria, su inteligencia y su voluntad. Se les enseñaría el valor de la disciplina y se contratarían profesores que no tuvieran reparos de
conciencia a la hora de tener que ejercer la autoridad. Esta escuela no sería para las clases privilegiadas, puesto que se sostendría con el dinero público, sino para todos aquellos padres que aspiraran a hacer de sus hijos
unos individuos instruidos, trabajadores, honestos, independientes y responsables.

Los portavoces de ETA hablan en Portugal
Lorenzo Contreras Estrella Digital 17 Octubre 2003

Dicen en medios abertzales que una entrevista de dos portavoces etarras con un periodista portugués ha sido silenciada en un canal televisivo de ese país por "presiones españolas". Los terroristas aparecen emboinados y con
sus clásicas máscaras blancas en una fotografía del diario Gara mientras conversan con su coloquiante. Al fondo de la ilustración gráfica aparecen los símbolos de la banda. Las llamadas "presiones", si de verdad han
existido, no han evitado que las declaraciones de los portavoces hayan sido publicadas por el diario luso 24 horas.

Los etarras afirman que el proceso político abierto en 1998 con la famosa tregua-trampa "sigue vivo", que aquel
año "las coordenadas políticas cambiaron radicalmente" y que el Plan Ibarretxe es la contrapropuesta a la propuesta que ETA les hizo al PNV y a EA en el verano del 99. Según ellos, la presentación del plan por el
lehendakari en la Asamblea de Vitoria supone algo nuevo, "muy importante para nuestro pueblo" y que, en consecuencia, "estamos asistiendo a la defunción del Estatuto de la Moncloa" (no hablan para nada del Estatuto de
Guernica), aunque el plan "es parcial, excluyente y cerrado en su concepción".

Todo este exordio es compatible con la aseveración de que "dejar a sabiendas el conflicto (vasco) abierto a las generaciones venideras es lo criminal". Naturalmente, no hablan ellos para nada de sus crímenes. Y sin citar
directamente a los dirigentes nacionalistas, les acusan de ser "gestores de derechas que con las soluciones de hoy preparan los conflictos del mañana". De todos modos, el tono de los etarras es moderado, invocan el diálogo y
manifiestan que "la mano de ETA sigue tendida para el diálogo y el acuerdo".

Se sobreentiende que tal diálogo y tal acuerdo hacen referencia a los nacionalistas vascos tenidos por moderados, aunque precisan que "los cauces de contacto existentes entre ETA y el PNV no han sido utilizados en los
últimos tiempos" y que "los intentos de establecer contacto no han cuajado".

Obsérvese que aluden a "cauces de contacto existentes", pese a que no hayan "cuajado" otros intentos posteriores. Algo contradictorio se trasluce en estas palabras. El interés etarra parece tender hacia la negación de que la
banda haya inspirado directamente los planteamientos de Ibarretxe, aunque el lehendakari reivindique el derecho de autodeterminación. Les importa decir, y dicen, que "el Plan Ibarretxe integra muchos de los ingredientes de la
solución al conflicto, pero no acierta en la ecuación correcta".

La verdad es que se entiende todo. Incluso que las cartas se juegan por debajo de la mesa, pero siempre que sigan allí, poco visibles mientras los acontecimientos se desenvuelven. No descartan los portavoces otro cese
temporal de la "violencia", curiosamente sin que la posible o probable "tregua unilateral" signifique ausencia de violencia. Claro está que ellos responsabilizan de esa violencia a "los estados", es decir, a España y Francia. Argumentan que eso ya ha ocurrido otras veces. Razón por la cual, cuando los estados cercenan violentamente todos los derechos -dicen- del pueblo vasco, obligan a la utilización por ETA de la lucha armada.

Como se puede apreciar, ETA empieza a imitar a los dirigentes del PNV y de EA, sobre todo del primero, en el uso del doble lenguaje y de la ambigüedad calculada. El "sí, pero" de la organización terrorista transparenta, como si se tratara de una máxima concesión etarra, un mensaje emparentado con el lenguaje de los valores convenidos.

Desarticulada la red financiera de «Egunkaria» que recibió ayudas millonarias del Gobierno vasco
MADRID. D. MARTÍNEZ / J. PAGOLA ABC 17 Octubre 2003

La trama, integrada por nueve sociedades «fantasmas», manejó 15 millones de euros de origen desconocido y tuvo subvenciones por valor de 9 millones de euros

La Guardia Civil desmanteló ayer la red financiera y mercantil de «Egunkaria», periódico controlado desde su nacimiento por ETA. Y lo hizo en el transcurso de una operación coordinada por el juez Juan del Olmo, en la
que fueron detenidas ocho personas, entre ellas el «cerebro», José María Sors Bagués, y registradas trece dependencias. Esta trama estaba integrada por nueve sociedades que desde 1994 manejaron unos 2.500 millones de pesetas (algo más de 15 millones de euros) de origen desconocido y recibieron subvenciones por valor de 1.500 millones de pesetas (9 millones de euros) procedentes, en su mayor parte, del Gobierno vasco. Además, durante cinco ejercicios fiscales no declararon a las Haciendas Forales.

Se trata de la segunda fase de una amplia operación dirigida a investigar diferentes fuentes de financiación de ETA, y que comenzó el pasado mes de febrero con la clausura de «Egunkaria» y la investigación de dos sociedades: «Egunkaria S.A.», editora del periódico, y «Egunkaria Sortzen S.L.», cuyas cuentas están bloqueadas por orden del juez. Desde entonces se han analizado 30.000 documentos, la práctica totalidad en euskera, y la documentación almacenada en un centenar de ordenadores. En total han participado 200 agentes de diferentes servicios de la Guardia Civil, en colaboración con la Agencia Tributaria del Estado. Lo cierto es que los investigadores comprobaron que «Egunkaria» y las dos sociedades investigadas en febrero pasado no estaban solas. En efecto, había en torno a ellas un auténtico «andamiaje mercantil y financiero», integrado por nueve empresas, agrupadas en el «Parque Cultural Martín Ugalde», situado en Andoain, una localidad que hasta las pasadas elecciones municipales estuvo controlada por Batasuna y que ha sido tradicional «feudo» del «comando Donosti».

Las sociedades «fantasmas»
Las empresas investigadas son: «Atez Ate Banaketa Zerbitzuak S.L.», dedicada a distribuciones; «Tolosaldeko Komunikabideak S.L.», editora de «Egunero», un periódico de Tolosa que acogió provisionalmente a «Egunkaria» tras su cierre, hasta que finalmente sus responsables sacaron a la calle el rotativo «Berria»; «Ardatz Komunikazio Zerbitzuak S.L.», dedicada a la publicidad; «Herri Informazioa S.L.», encargada de labores de capitalización, al igual que «Egunkariaren Lagunak Kultur Elkartea»; «Egunkaria Association», la versión de «Egunkaria» en Francia; «Plazagunea S.L.», servidor de Internet; «Buruntzape S.L.», dedicada a la gestión del «Parque Cultural Martín Ugalde» y «Saioa Edizioak S.L.», la versión de «Egunkaria» en Pamplona. Las investigaciones han permitido comprobar que estas sociedades han manejado más de 15 millones de euros de origen desconocido con sucesivas ampliaciones de capital desde que se constituyó «Egunkaria». Los responsables de la trama dicen que el origen de ese dinero está en las aportaciones voluntarias, algo a todas luces imposible. Además, no han facilitado ningún justificante.

Fuentes de la investigación añaden que los responsables de la trama inflaron la capacidad de estas empresas y, por ejemplo, llegaron a declarar que vendieron en Álava en un año 220.000 periódicos, cuando en realidad la
tirada no llegó a 90.000.

Las mismas fuentes agregan que estas sociedades ocultaban los beneficios, que tampoco eran elevados, para recibir subvenciones -que sí fueron cuantiosas- e, incluso, simulaban juntas de accionistas, emitían facturas
falsas y falsificaban la documentación contable para encubrir fondos y justificar así las ayudas. Fue un objetivo que lograron con creces después de que recibieran subvenciones por valor de 9 millones de euros (1.500
millones de pesetas). Las empresas estaban registradas pero su actividad en algunos casos era inexistente. Se trataba de una «pantalla» para «blanquear dinero», sostienen expertos antiterroristas.

Dispuesto a subvencionar a «Berria»
Se da la circunstancia de que el Ejecutivo vasco estaba dispuesto a subvencionar al sustituto de «Egunkaria», el periódico «Berria», cuyas oficinas se encuentran entre las dependencias registradas ayer.

El «cerebro» de la trama es José María Sors Bagués, de 52 años, detenido en su domicilio de Rentería, que fue registrado, al igual que su despacho profesional de San Sebastián. Vinculado a la «Fundación Euskalgintza
Elkarlanean», dirige todas sus empresas. De hecho, es consejero de «Egunkaria SA». Es presuntamente la persona que ha diseñado toda la estrategia de blanqueo de capitales, según fuentes de la investigación. Pertenece al Consejo de Administración de «Berria» y de una veintena de empresas. En algunas coincidió con Ignacio Uría, consejero delegado de «Egunkaria», que está en prisión. Sors ya estuvo vinculado a la sociedad Orain, editora de «Egin», clausurado en 1997 por Garzón en otra operación contra las finanzas de ETA.

Blanqueo y ocultamiento
Los otro siete integrantes son: Miguel María Sorozábal Macho, de 37 años, detenido en San Sebastián. Fue director financiero y gerente de «Egunkaria SA». En la actualidad desarrolla su labor para «Berria». Se le considera responsable, presuntamente, de blanqueo y ocultamiento. Juan María Larrarte Telletxea, de 36 años. arrestado en Hernani. Fue directivo de «Egunkaria» y actualmente es consejero en la editora de «Berria». Pertenece a la alta dirección del «Grupo de Empresas Egunkaria SA», actividad que comparte con la de director del «Parque Cultural Martín Ugalde». Junto a Sors, representó ante las instituciones autonómicas vascas a «Egunkaria SA.» tras la intervención judicial de esta.

Miguel Azcune Alberdi, de 32 años, detenido en Rentería. Fue responsable de publicidad en «Egunkaria» y ahora desarrollaba la misma labor para el diario sucesor. Es administrador único de «Ardatz Komunikazio Zerbitzuak»,
implicada en las operaciones de blanqueo de capitales. Amando Hernández Sancho, de 43 años, arrestado en Tolosa. Fue administrador de la editora de «Egunero». Miguel Ángel Arrizabalaga Aizpurua, de 46 años, detenido en San Sebastián. Pertenece a la gerencia del «Parque Cultural Martín Ugalde». Es apoderado de la «Fundación Euskalgintza Elkarlanean».

Francisco Javier Legarra Echave, de 40 años, detenido en San Sebastián. Trabaja también en la gerencia del citado parque. Es, además, el técnico contable de las empresas de la «Fundación Euskalgintza Elkarlanean» y quien
diseña y crea la contabilidad de «Buruntzape S.L.». Ángel Ramón Díez Elosegui, de 54 años, arrestado en Estella y antiguo candidato electoral de Batasuna. Financió, a través de la empresa «Gráficas Lizarra», la construcción del «Parque Cultural Martín Ugalde», mediante la compra de acciones de «Buruntzape» por valor de setenta millones de pesetas.

Los detenidos podrían ser acusados de presunta colaboración con ETA, además de otra serie de delitos económicos. Todos ellos fueron trasladados ayer mismo a la Dirección General de la Guardia Civil, en Madrid, y el lunes podrían pasar a disposición judicial. Algunos podrían quedar en libertad con elevadas fianzas.

El español crece en los países nórdicos y desbanca al alemán y al francés en alumnos
Redacción - Madrid.- La Razón 17 Octubre 2003

El español va camino de convertirse en el idioma extranjero más importante en los países escandinavos, según muestran estadísticas recientes llevadas a cabo en centros escolares y universitarios de Noruega. El español es la
lengua más enseñada en los centros de educación secundaria noruegos, en las franjas de edad de 16 a 18 años, después del noruego e inglés, según revelaron fuentes del ministerio de educación en Oslo.

Nuestro idioma desbanca al alemán y al francés en número de estudiantes, invirtiendo las cifras de los años 80, cuando estas lenguas sobresalían por encima de las restantes, con un amplio margen. Las universidades más
destacadas de Noruega, Bergen y Oslo, ofrecen licenciaturas y doctorados en español para todos aquellos interesados. En Bergen, el español es incluso el idioma más popular, aventajando al inglés. Un total de 97 noruegos se licenciaron en filología hispánica el pasado año en Noruega, 58 en la Universidad de Bergen y 39 en Oslo. El centro nacional de estadística arroja unas cifras sorprendentes. Desde 1997 al año 2002 ha aumentado el interés por la lengua española en un 62 por ciento. El panorama del país vecino es aún más prometedor: un total de 45.930 personas se dedicaban al aprendizaje del castellano en Suecia durante 2001-2002.

El Instituto Cervantes se ha hecho eco de estos datos y proyecta la apertura de un nuevo centro en la capital sueca, Estocolmo, para el primer semestre del 2004. Será desde esta ciudad donde se coordine la región escandinava, además de Finlandia. Para ello, el Instituto Cervantes prevé la creación de distintas "antenas" conexas, dependientes de Estocolmo y la utilización de "aulas externas" situadas en las Universidades de estos países. El centro de Estocolmo funcionará en colaboración con el Goethe Institut alemán, poniendo en práctica una fórmula que también se está analizando para su próxima implantación en otras capitales como Argel, según comunicó a EFE el jefe de prensa del Instituto Cervantes, José María Martínez Alonso. El Instituto Cervantes es una de las instituciones más importantes en la propagación de nuestra lengua en el mundo.


Jon Juaristi rechaza las distintas versiones en español del próximo libro de Harry Potter
"Este tipo de fragmentaciones lingüísticas son innecesarias", afirmó el director del Instituto Cervantes. Beckam dispara la demanda del español en el Reino Unido.
TOMÁS GARCÍA YEBRA. Madrid Heraldo de Aragón 17 Octubre 2003

El director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, manifestó su rechazo por las distintas versiones en español que van a aparecer del último libro de Harry Potter. La nueva aventura del niño mago, "Harry Potter y la orden del
Fénix", estará en nuestras librerías el próximo mes de febrero. Esta traducción, llevada a cabo por la editorial Salamandra, no coincidirá con que se publicará en México, Argentina y el resto de países sudamericanos,
donde se incorporarán localismos y regionalismos propios de estos países.
"Este tipo de fragmentaciones lingüísticas son innecesarias", afirmó el director del Instituto Cervantes.

Juaristi, que hizo balance de las actividades llevadas a cabo por esta institución durante el último año, dijo que las academias de la lengua de los diferentes países hispanohablantes "trabajan para mantener un español homogéneo", por lo que considera "superfluo" que se haga más de una versión.

"Tenemos un idioma muy compacto y no podemos degradarlo; no nos debe pasar lo que está ocurriendo en China, donde hay decenas de idiomas chinos, o en Brasil, donde se está empezando a traducir el portugués porque el portugués de Portugal no lo entienden".

Acerca de las declaraciones del escritor Arturo Pérez-Reverte, quien afirmó que un indígena mexicano habla un español de mayor calidad que los universitarios españoles, respondió que "hay de todo". "Efectivamente, yo he
escuchado a mexicanos y a salvadoreños hablar un español extraordinario, pero también he oído un español muy pobre entre los campesinos de aquellos países". A su juicio, lo que se está ocurriendo en España es "un
empobrecimiento generalizado del lenguaje oral".

Jauristi se alegró del último premio Nacional de Ensayo, concedido al bilbaíno Daniel Innerarity por la obra "La transformación de la política". "Estudiamos en el mismo colegio; él es nacionalista y yo no, pero el hecho de que discrepemos ideológicamente no me impide admirarle como escritor y ensayista; el libro es muy bueno y está magistralmente escrito".

El "fenómeno" Beckam
Uno de los datos que llaman más la atención del balance presentado por Juaristi es el incremento espectacular de las matrículas para aprender español en Gran Bretaña y Alemania. El Instituto Cervantes de Manchester ha
superado las 6.500 inscripciones, mientras que los de Bremen y Munich se han situado en torno a las 5.000. Juaristi no sabe a ciencia cierta si el fichaje de David Beckam por el Real Madrid ha sido el detonante de esta
euforia por nuestro idioma en el Reino Unido, como han afirmado diversos medios de comunicación británicos y españoles. "La tendencia era alcista, pero lo de este año ha desbordado todas las previsiones. No tengo datos para
afirmar si el fichaje de Beckam ha influido o no, pero es posible que sí".

Aparte de Beckam también habló del flamante gobernador de California, Arnold Schwarzenegger. "Su mandato no va a influir en la marcha del español en este Estado ni en ningún otro; nuestro objetivo no es plantearle batalla al
inglés en Estados Unidos; lo que queremos, y estamos consiguiendo, es situarnos como segunda lengua entre los estudiantes interesados en aprender más de un idioma".

El conjunto de las matrículas ha aumentado un 11% en el curso 2002-2003, al ascender a un total de 81.689. El mayor crecimiento se ha producido en Alburquerque (Nuevo México), con el 69% de incrementó. Juaristi destacó los 2.000 matriculados en el recién inaugurado Instituto Cervantes de Moscú. En cuanto al Centro Virtual Cervantes en Internet se han publicado 75.000 páginas desde su creación a finales de 1997. "Los índices de audiencia del Centro Virtual se duplican prácticamente todos los años", subrayó.

La sexta entrega del anuario "El español en el mundo" se ha dedicado a analizar la situación de nuestra lengua en Europa del Estte, el mundo árabe e Israel. El español empezó a implantarse en la enseñanza reglada de la
Europa Centro-orietal y del Este en los años 70 del pasado siglo. Desde entonces no ha parado de crecer. En los últimos cuatro años -según registra el anuario- los estudiantes han aumentado el 159% en Rumanía, el 86% en
Polonia, el 70% en Hungría, el 50% en Eslovaquia y el 27% en la República Checa.

A juicio de Juaristi, la creciente demanda del español se ve favorecida por ser un idioma "relativamente fácil de aprender para un extranjero" y por la población demográfica, de cerca de 400 millones de hispanohablantes, lo que
hace que esta lengua tenga "un gran tirón".

Recortes de Prensa   Página Inicial