AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 18 Octubre  2003
Proteger a Batasuna
Editorial Heraldo de Aragón 18 Octubre 2003

La plenitud constitucional
Joaquín Calomarde  ABC 18 Octubre 2003

P a eso que se hagan yankis
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 18 Octubre 2003

Posmodernidad de la Constitución
UBALDO NIETO ALBA ABC 18 Octubre 2003

Selección Olímpica de la Corona de Aragón
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  18 Octubre 2003

Artur a Andorra, Ibarretxe al Vaticano
Julián Lago La Razón 18 Octubre 2003

La solución es Andorra
FERNANDO ÓNEGA |La Voz 18 Octubre 2003

El Gobierno se mofa del proyecto de Mas de que Cataluña vaya a los JJOO con Andorra
Heraldo de Aragón 18 Octubre 2003

ETA coloca una bomba trampa para los artifieros de la Guardia Civil en Navarra
EFE El Mundo 18 Octubre 2003

Una diputada del PP vasco renuncia a su escaño, harta de tener que llevar escolta
EFE Libertad Digital  18 Octubre 2003

Garzón procesa a seis dirigentes de Askatasuna, heredera de Gestoras por Amnistía
EFE Libertad Digital  18 Octubre 2003

«Sería el acabose. ¿Contrato a un traductor»
L. R. N. - Vitoria.-La Razón 18 Octubre 2003

Más de la mitad de los vascos dice prestar poca o ninguna atención al plan Ibarretxe
J. J. S. ABC 18 Octubre 2003
 

Proteger a Batasuna
Editorial Heraldo de Aragón 18 Octubre 2003

Arnaldo Otegi cree que las vías legales sólo sirven para "marear a la gente". Arnaldo Otegi, portavoz de Sozialista Abertzaleak (SA), pidió a los partidos de la coalición vasca de gobierno -PNV, EA e IU- que "dejen de marear a la gente" y "respondan políticamente" a la "agresión" en lugar de acudir a los tribunales, lo que despectivamente estima cosa "de abogados".

Los desplantes de Otegi no tienen más importancia que la que le otorgan los partidos que gobiernan en Ajuria Enea, valedores constantes de este político siniestro y de su ilegalizado partido, cada vez que los tribunales adoptan resoluciones condenatorias. Tolerancia o connivencia que alientan el estilo retador de Otegi, a quien "no le merece ni la más mínima atención" la decisión de sus protectores.

La actitud provocadora de Otegi revela el fondo real del asunto: la legítima decisión del tripartito dice defender el fuero de un Parlamento autonómico mediante uso de las garantías de la Constitución, que ampara a todos por
igual, incluidos quienes, como el Gobierno Vasco, se manifiestan en su contra y niegan la existencia del Estado de Derecho en España y la independencia de sus tribunales.

Por los precedentes, es lícito pensar que una resolución favorable se interpretará como reconocimiento de razón y
fuerza al nacionalismo y una contraria, como prueba de servilismo judicial.

El pasado reciente y el contexto actual muestran la intención nacionalista, con la aquiescencia de EB-IU, de estar al plato de la vía legal y a las tajadas de la lucha frontal contra los fundamentos básicos de la legalidad
vigente. Jugar a no perder nunca: una histórica especialidad de la casa que ya quedó bien demostrada en la II República y la guerra civil.

La plenitud constitucional
Joaquín Calomarde es diputado en el Congreso por Valencia ABC 18 Octubre 2003

Solía afirmar Ortega que la política consiste en tener una idea clara de lo que se debe hacer desde el Estado en una nación. Lo que evidentemente supone poseer, a la par, una cierta claridad de lo que es el Estado y, sobre todo,
la nación que lo sustenta, justifica y alienta. Por otro lado, desde la perspectiva liberal, que alienta estas palabras, el Estado perfecto sería aquel que es capaz de concederse a sí mismo mínimas ventajas y de conseguir,
junto con ello, un aumento máximo de la vitalidad real de los ciudadanos.

Desde este punto de vista, se entiende que la Constitución Española, de la que se cumplen veinticinco años el próximo mes de diciembre, sea el pilar fundamental de nuestra tradición democrática. Sin lugar a dudas, la
Constitución de todos los españoles ha permitido, a lo largo de estos años, lo que parecía un imposible histórico: la normalidad democrática en España.

Y ello, sin dudas, conlleva exigencias de cara a su impostergable mantenimiento: la formulación clara de objetivos nacionales que por serlo exigen responsabilidades compartidas y exigencia para todos.

La plenitud constitucional supone lograr afianzar la estabilidad de nuestro sistema institucional; fortalecer las funciones políticas de las instituciones constitucionales; adecuar permanentemente la forma de
pertenencia y permanencia de nuestro país en el escenario internacional; profundizar en las bases fundamentales para lograr un desarrollo económico sostenido y, cómo no, dar permanente respuesta a los nuevos retos sociales,
culturales que suponen las constantes nuevas realidades sociales.

Autonomías españolas
Para todo ello, se hace imprescindible un renovado refuerzo de las funciones básicas del Estado que dan cohesión social, autonomía y libertad para todos los españoles. Son éstas, como es sabido, la justicia, las relaciones
exteriores de España, la unidad del sistema de pensiones o el sistema tributario, etcétera... a la par que se consolidan definitivamente las autonomías españolas que deben situar su acción no en la constante
reivindicación victimista o no, sino en el pleno autogobierno garantizado por la Constitución y los Estatutos de Autonomía que consiste, en el momento presente, en el activo ejercicio responsable de la totalidad de sus
competencias.

Tras los atentados de las Torres Gemelas del 11 de septiembre, España no puede ser indiferente a ningún problema suscitado por la seguridad internacional, ni a ningún otro asunto referido a la defensa de las
democracias frente al terrorismo internacional, por cuanto la seguridad global, y la defensa activa de la democracia, es una causa común de interés general para el conjunto de las democracias, y para el discurso claro y
abierto de los demócratas.

En ese sentido, se hace imprescindible, de modo no contradictorio ni paradójico, la defensa de la unidad europea y el refuerzo del eje atlántico en un continuo diálogo e intereses mutuos compartidos. Sin duda, en el próximo futuro, la seguridad mundial supondrá una alianza efectiva entre las democracias contra el terrorismo por un lado, y por la extensión mundial de la democracia misma por otro, lo que implica un refuerzo permanente de los vínculos políticos entre las propias naciones democráticas, así como un efectivo fortalecimiento de Naciones Unidas.

Nuestra Unión Europea es algo fundamental a considerar en este comienzo del siglo que para los españoles se abre, por primera vez en nuestra historia, con la normalidad de la plenitud constitucional. España es
históricamente la primera nación constituida como tal de la Europa moderna. Eso es un hecho objetivo e irrenunciable. La falsificación de la historia, tan grata hoy para algunos en nuestro país, no nos llevará a ningún puerto razonable, como desgraciadamente estos días podemos ver con los planes públicos, y no públicos, del independentismo aliado con el terrorismo.

Del mismo modo, la plenitud constitucional supone asumir con mayor ahínco, si cabe, el hecho histórico determinante de la hispanidad; Iberoamérica, Hispanoamérica es nuestro mundo histórico común. España es
Iberoamérica y desde esa posición debemos contribuir a perfeccionar los lazos reales, tanto económicos como culturales, políticos, sociales e históricos que nos hacen ser conjuntamente el mundo hispánico.

Por último, a mi juicio, la plenitud constitucional supone no reabrir falsamente debates que afecten a todos aquellos asuntos ya resueltos en el pacto constitucional de 1978. La preservación institucional de dicho pacto
es fundamental para seguir adelante conviviendo dentro de la plenitud democrática e institucional.

Patriotismo constitucional
En eso radica el patriotismo constitucional: en la defensa de un conjunto de ideas, actitudes y valores que son compartidos por la totalidad de los españoles tales como que la Constitución de 1978 es de todos los españoles
y, por ello, merece la defensa activa de su tradición democrática y de sus logros conseguidos, siendo el más importante de todos ellos la vigencia y permanente futura, para posteriores generaciones de españoles, del conjunto de instituciones constitucionales que hacen posible la libertad y la concordia entre todos nosotros.

Eso, y no otra cosa, constituye el valor efectivo y dinamizador de la sociedad española del presente que radica en la vivencia compartida de la plenitud constitucional.

P a eso que se hagan yankis
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 18 Octubre 2003

Artur Mas se ha vuelto loco: prefiere ser andorrano que yanqui. Puestos a elegir país, fíjate que maravilla eso de ir a los Juegos Olímpicos bajo la bandera norteamericana y andar celebrando en las ramblas un triunfo cada hora.

Vaya juerga. Si ya sabemos que ir con la bandera española está muy bien para sufrir en cada competición y andar rascando una medalla de aquí y otra de allá, pero, oye, ¿ir con Andorra! En caso de elegir, ponte con USA,
bobón.

Que Mas no quiere ser español, pues en los tiempos que corren ya parece hasta normal. Pero que quiera ser andorrano es una pasada. En tal caso, debería haber propuesto directamente la invasión. Esto es fácil: tras una
breve negociación, se llega a un acuerdo con la OTAN para que no toque las narices cuando Andorra declare la guerra a España; España manda al sargento que tomó la isla del Perejil con un subfusil automático. Se pone allí a dar gritos en la frontera y llega el arzobispo de la Seu de Urgell, por poner un ejemplo, y le echa un discurso acalorado, que si el infierno, que si tal, que si cual, que si alguien ha matado a alguien, y el sargento se rinde con
fuerte levante para que la cosa tenga algo de heroicidad.

¿Y Andorra invade Cataluña!
Una vez en esa situación, se terminaron los problemas. Ya pueden ir a los Juegos Olímpicos y hasta tener una Liga de Fútbol propia, con un partido en la cumbre entre el Palamós y el Barça, que la última vez que jugaron estuvo
divertido.

Pero hace falta estar loco. Con las mismas, podía pedir a Bush que fuera él quien invadiera. Oye, cosas más tontas se han visto. Y si Mas se convierte en yanqui, fíjate la cantidad de cosas que pueden celebrar cada vez que ganen al béisbol, y cómo tiene que quedar el cruce entre hamburguesa y butifarra. Teniendo esa oportunidad, ¿cómo se le ocurre lo de Andorra, que ni siquiera hablan catalán?

Posmodernidad de la Constitución
Por UBALDO NIETO ALBA. Presidente del Tribunal de Cuentas ABC 18 Octubre 2003

LA necesidad de alcanzar un amplio consenso en su elaboración ha propiciado un modelo abierto de Constitución que, al situarnos a un nivel superior de integración y creación, como corresponde a un Estado social y democrático de Derecho, nos obliga a asumir principios y valores de la posmodernidad. La arquitectura institucional de la modernidad, heredada del nacionalismo decimonónico, basada en principios de los sistemas cerrados de la era
industrial, con su lógica reduccionista de «esto o eso», impide ese diálogo necesario para la integración de sus partes constituyentes con entornos abiertos. Sin embargo, los principios que informan los sistemas abiertos de
la posmodernidad, con su lógica de integración de «esto y eso», contemplan la dinámica del proceso como las dos caras de la misma moneda, con tendencias ascendentes y descendentes, de centralización y descentralización
y de integración y diversidad. Por otra parte, en los sistemas abiertos la norma también busca mejorar los valores sociales. Esas nuevas realidades y valores tienen perfecta cabida en nuestra Constitución.

Así, cuando se habla de una dinámica autonómica que demanda nuevos modelos para el mejor funcionamiento del Estado, se están esgrimiendo, entre otros argumentos, esas nuevas realidades sobrevenidas en relación con los procesos de integración en la UE. Ante el futuro político, económico y territorial de la UE se requiere una descentralización compatible con una fuerza con capacidad de negociación y poder a nivel global, para potenciar la competitividad y controlar los efectos negativos de los procesos de integración y globalización. Piénsese en la experiencia de un país como Alemania, paradigma de modelo de Estado federal, que padece una crisis económica y se encuentra en vías de revisar su complejo y costoso proceso de descentralización. Estas nuevas realidades, de un sistema que se integra y al mismo tiempo se descentraliza, tienen perfecta cabida en el marco abierto de nuestra Constitución, como se desprende, entre otros, de la atribución a una organización o institución internacional del ejercicio de competencias derivadas de la Constitución (artº. 93 CE), del desarrollo del Estado autonómico (artº. 150 CE) o del control de la actividad de las Comunidades Autónomas (artº. 153 CE).

La Constitución establece una descentralización territorial de las más avanzadas de Europa y de las conocidas en España, respondiendo a un planteamiento de posmodernidad que transciende el problema histórico de
regiones y nacionalidades. Así, con arreglo a la lógica de un sistema abierto, con perfecta cabida en nuestra Constitución, en el problema de las transferencias del Estado nacional a nivel regional, el principio de «esto o
eso» en la localización de competencias debe dejar paso al principio de «esto y eso», mediante un proceso de «deslocalización-relocalización» en el que se capta lo descentralizado como abierto hacia fuera, pues solamente así se puede comprender el todo «in situ», es decir, donde el proceso de integración en la UE conduce a dar un nuevo significado a las competencias transferidas: cultura, sanidad, ecología, migraciones, empleo, impuestos,
etc. En este todo es donde residen, además de las competen-cias de la UE, las exclusivas competencias en materia de legislación básica del Estado en el ejercicio de su responsabilidad constitucional, perfectamente compatibles
con las competencias transferidas. Con un lenguaje diferente, esto es lo que afirma el Tribunal Constitucional (STC 13/1992) cuando dice que es evidente que la operación de sumar competencias «exclusivas» da como resultado su
transformación en «compartidas». Con ello está reconociendo que estos principios integradores de «esto y eso», están contenidos en el modelo abierto de la Constitución. Cada competencia exclusiva relocalizada en
cualquier ámbito territorial está en función de las competencias exclusivas del Estado para dictar leyes de calidad, de armonización y de coordinación; leyes encaminadas al objetivo de vertebración y cohesión del sistema abierto
que se integra y a garantizar su estabilidad, compatible con el principio constitucional de igualdad.

La Constitución no sólo es un cuerpo jurídico, constituye también un marco ético. Este marco ético abarca todos los aspectos de la vida social y política, así como el ámbito jurídico e institucional en el que se integran las leyes, normas y demás reglas de juego que, con sus correspondientes sanciones, emanan de nuestra Constitución. El principio ético que debe regir la vida política de un Estado de Derecho exige algo más que respetar y hacer
respetar la norma -eso sería minimizarlo-, exige anticipar el futuro creando la norma como algo que se descubre más que como algo que se promulga, elevando así el techo de la justicia, de forma que no puedan quedar acciones
al borde ni por encima de la Ley. Todo ello de acuerdo con la ética de un Estado social y democrático de Derecho que se sitúa a un nivel superior de integración y creación y en el que la norma recupera nuevamente su función
legitimadora del orden social, ya no sólo en su función de eficacia, como resultado de experiencias del pasado, sino como resultado de debatir proyectos de posibilidades futuras (el futuro como creación) con la perspectiva de la dirección de los cambios encaminados a mejorar los valores sociales (progreso ético).

El artº 66 de la Constitución señala que las Cortes Generales representan al pueblo español y ejercen la potestad legislativa del Estado y controlan la acción del Gobierno. El impulso creador del Parlamento redundará
descendentemente, a través de los medios de comunicación, en una mejor conformación de la opinión pública, contribuyendo a que el ciudadano mantenga también tensas sus exigencias éticas de una libertad responsable,
dando lugar a esas reacciones sociales ascendentes capaces de invertir el signo de las tendencias morales de la colectividad por medio del voto en los procesos electorales, cerrando, de este modo, el círculo del control
democrático de las responsabilidades éticas de nuestro posmoderno modelo constitucional.

En cuanto al procedimiento que para su propia reforma establece la Constitución, no supone la rigidez de un sistema cerrado, sino mecanismo necesario de un sistema abierto para preservar, frente a ofertas reformistas
descendentes, que circulan de arriba abajo, el criterio ascendente de la mayoría social.

En estos veinticinco años se ha ido superando esa herencia del pasado, de una sociedad más providencialista que competitiva, donde las relaciones entre sociedad y poder venían dadas por una adhesión o lealtad a líderes o
grupos y los conflictos sociales terminaban remitiéndose a los fines perseguidos por quienes ostentaban o perseguían el poder. Con el ejercicio del control democrático han ido cambiando tanto las relaciones entre
sociedad y poder como los hábitos ciudadanos de libre elección. Todo ello fundamentado en una mayor participación democrática en la que las reacciones sociales ante los conflictos éticos y las ofertas de arriba abajo se han ido manifestando en los sucesivos procesos electorales. Así pues, en el futuro cualquier oferta de cambio constitucional deberá contar previamente con una demanda popular propia de una democracia que circula de abajo arriba.

También las ofertas provenientes de la llamada dinámica autonómica deberán tener en cuenta esas nuevas realidades de un mundo abierto que, al mismo tiempo que se integra y globaliza, se descentraliza, haciendo compatible esa dinámica con los valores de una democracia en la que la idea de ciudadano y su libre decisión es anterior y superior a la idea de pertenencia a una comunidad y a la de cualquier proyecto nacionalista.

Selección Olímpica de la Corona de Aragón
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital  18 Octubre 2003

La generosa propuesta de Artur Mas para que los deportistas catalanes puedan competir internacionalmente bajo la bandera de Andorra ha recibido un injusto y humillante rechazo por parte de Andorra. A los deportistas
catalanes no les consultó, naturalmente. ¿Qué tiene qué decir el individuo ante los designios de la tribu? Nada. Y cuidadito con oponerse o tendrá que dejar el territorio nazional y largarse al extranjero, o sea, España. Este
golpe de ingenio electoral del "hereu" de Pujol en la precampaña catalana supone la primera buena noticia para Maragall tras muchas semanas cayendo en las encuestas. Puede no ser la última. El caso de Simancas prueba que un candidato puede ser más rechazado conforme va siendo más conocido, así que no despreciemos la capacidad del candidato de Convergencia para ponerse en ridículo.

"Ridículo" es precisamente el término que ha usado Maragall para descalificar la propuesta de invasión deportiva de Andorra por el irredentismo catalán. Por lo visto, no encuentra ridiculez alguna en su empeño de revivir la Corona de Aragón, huelga decir que bajo el imperio catalán. La paja y la viga, ya se sabe. Pero como la "transversalidad" del nacionalismo, o sea, la complicidad de CiU y PSC para imponerlo en todos los ámbitos de la vida pública es una constante de la política catalana sugerimos una síntesis de ambos proyectos imperiales y antiespañoles, librando de paso al diminuto pueblo andorrano de una desigual lucha por la subsistencia olímpica. Si esa "transversalidad" aplastante no ha conseguido que los futbolistas y entrenadores del Barça hablen catalán, es de temer que muchos deportistas catalanes se nieguen a ser andorranizados y sigan compitiendo bajo bandera española. Ante la persecución política de Mas probablemente huirían a Huesca, Valencia y Madrid, protagonizando así el mayor éxodo deportivo europeo desde la revolución de Hungría en 1956, aquella que permitió al Barça contar con el talento de Kubala, Kocsis y Czibor, pero ahora al revés.

La solución nacionalista de este imperialismo de alpargata en la Era de Adidas la tiene, precisamente, Maragall. ¿Qué tal una selección olímpica de la Corona de Aragón? Es verdad que debería afrontar algunas pequeñas
inconveniencias tácticas, como por ejemplo el rechazo de los deportistas franceses del Rosellón y la Cerdaña, de los aragoneses, de los valencianos y de los baleares. Pero si no se ha consultado a los deportistas de Cataluña,
menos aún debería tenerse en cuenta la opinión de súbditos de segunda clase.
Que la realidad no entorpezca las grandes ideas del nacionalismo catalán de nuestro tiempo. Cuando Boadella representó a Pujol tomando prestada de Jarry la grotesca figura de Ubu Rey, tan apreciada por los surrealistas, no
exageraba nada. Simplemente, como suele pasar con los genios, se adelantaba.
Ya lo ha alcanzado Mas.

Artur a Andorra, Ibarretxe al Vaticano
Julián Lago La Razón 18 Octubre 2003

Anda que no ha tenido que devanarse los sesos Artur Mas, el cual, como su propio apellido indica, siempre piensa más, en este caso, más que Maragall, para haber llegado a la peregrina ocurrencia de hacerse andorrano con tal de
no ser español a efectos deportivos, de momento. Es decir, que la parida esa con que nos ha salido el candidato convergente de que los atletas catalanes desfilen en las próximas olimpiadas bajo bandera del Principado de Andorra, que, por cierto, es muy aduanera, no persigue sino competir con Maragall, a ver quién de los dos mea más lejos. O sea, que, como los del COI no están por la labor de que Cataluña tenga su propia representación, Artur Mas ha tenido la genial ocurrencia de subrayar el «hecho diferencial» con su andorrismo olímpico, que no deja de ser una forma muy original de significar nacionalismo. Vamos, que de lo que se trata es de que Cataluña no se contamine de españolismo, ni incluso en las olimpiadas, que eso del Estado español resulta una cosa rancia frente al nacionalismo identitario, que eso sí es modernidad dabuten.

Bueno, ya el presidente del Barça, el tal Laporta, lanzó, no hace tanto, la idea de exigir a los jugadores en su comportamiento contractual la obligación de aprender el catalán, cosa que, en la FIFA, produjo una sonora
carcajada. No por nada, sino porque en el caso del Barcelona lo que habría que exigir a sus jugadores, catalanes o no, es que supieran holandés más que nada, creemos. Así las cosas, a nadie nos extrañó que, en su día, el propio
Pujol propusiera una selección de fútbol catalana, lo que por cierto produjo una salida tangencial del entonces portavoz del gobierno Miguel Ángel Rodríguez, al sugerir de paso una selección catalana de canicas, y por qué
no.

Pues eso, que las ocurrencias de los nacionalismos, por extraterrestres que sean, nos parecen muy respetables, siempre y cuando lo extravagante no vaya acompañado de extorsiones, chantajes y asesinatos, que ésa es ya harina
de otro costal. Es decir, que Ibarretxe, una vez haya conseguido que ETA no asesine, podría igualmente incorporar a su plan de paz y convivencia que los atletas vascos desfilaran en las próximas olimpiadas bajo la bandera de El
Vaticano, ponemos por caso. Desde luego, fundamento histórico no le faltaría, que Sabino Arana ya pretendió incorporar Euskadi al Estado Pontificio, lo cual era muy propio en un catolicón como él, por supuesto, mucho más que negociar con el III Reich la independencia vasca durante la Guerra Civil, que también lo intentó.

De forma que, metidos en tal deriva deportiva, tampoco podríamos objetar nada que otro tanto propusiera Fraga, que está muy galleguista, con Liechtenstein, un ejemplo, y así etcétera sucesivamente, hasta Andalucía, cuyos atletas podrían desfilar con San Marino, y los de Extremadura con Mónaco, en este caso, portando el pendón, el olímpico, claro, la princesa Estefanía.

La solución es Andorra
FERNANDO ÓNEGA |La Voz 18 Octubre 2003

PRESUMO de ser el gallego de Lugo que durante más tiempo seguido escuchó a Artur Mas hablando en catalán. Incluso en la intimidad. Ocurrió durante cuatro horas, en el diario La Vanguardia . Y ahora, recordándolo, descubro una prodigiosa habilidad del sucesor de Pujol: es capaz de decir una tontería mucho mayor en 15 segundos que en 240 minutos. Incluso mayor que las hechas y dichas por otros humanos (no políticos, por supuesto) durante toda su vida. Debería haber un capítulo para estas hazañas en el Libro de los Récords . Al señor Mas le van a dar hasta en el carné de identidad. Le van a dejar la cara más marcada que un portero del futbolín.

Pero yo le defiendo. La ocurrencia de don Artur es histórica. Es, sobre todo, original. Tan original, que no se le ocurriría a ningún otro político. Otros candidatos nacionalistas, sin duda más prosaicos, defienden tener
selecciones deportivas propias como seña de identidad. Algunos otros, puestos a tener alucinaciones, soñarán con rehacer deportivamente el Imperio Austro Húngaro. No faltarán visionarios que quieran selecciones europeas,
ahora que Europa va a tener su constitución y todo. Manías de grandeza, seguro.

Artur Mas es mucho más modesto. Artur Mas es más realista. Artur Mas no quiere que le llamen megalómano ni visionario desde la Brunete mediática . Y Artur Mas, sobre todo, quiere hacer las cosas en su propia dimensión. Así que nada de afanes imperiales ni pactos supranacionales. La solución es Andorra. Descubrió la alianza con Andorra. Propone que Cataluña participe en los Juegos Olímpicos bajo bandera andorrana y con una selección conjunta con en Principat.

No se crean ustedes que le ha resultado fácil llegar a esa conclusión. Antes, tuvo que desechar otras posibilidades, igualmente tentadoras. Habrá pensado en una selección de los Paisos Cataláns, pero esa idea ya se la había pisado Maragall con su propuesta de rehabilitar la Corona de Aragón. Se le habrá ocurrido crear una selección libre, asociada a las selecciones de España; pero, mecachis, le podrían decir que estaba copiando el Plan Ibarretxe. Es difícil ser original en este tiempo nacionalista. Casi todos los proyectos están ya cogidos.

La solución es Andorra. Más vale ser cabeza de ratón que cola de león. Andorra ofrece la posibilidad soñada: no andar por el mundo bajo bandera de España. Y Andorra, además, está en la ONU, cosa que los nacionalistas no han conseguido con Cataluña, ni poniendo en los carteles «Freedom for Catalonia». Pero Andorra ofrece una ventaja que nadie puede ofrecer: es pequeña. Lo pequeño es bello. Y, políticamente, es indiscutible: hay que
hacer selecciones adecuadas al tamaño físico de Pujol.

CATALUÑA
El Gobierno se mofa del proyecto de Mas de que Cataluña vaya a los JJOO con Andorra
El Gobierno se mofa de la propuesta de CiU de selecciones catalanas bajo bandera andorrana. Zaplana vaticina que hasta las elecciones catalanas habrá más propuestas de este tenor.
Heraldo de Aragón 18 Octubre 2003

R. G. Madrid | El Gobierno se tomó a broma la propuesta del candidato de CiU a la Generalitat de Cataluña de organizar selecciones deportivas catalanas bajo la bandera de Andorra para que puedan participar en los Juegos
Olímpicos y otras competiciones internacionales. "No se dónde poner eso de los equipos de fútbol andorrano", comentó el vicepresidente primero, sin reprimir una leve carcajada. Rodrigo Rato se negó a creer que la propuesta
fuera en serio y pidió ver "completa" la declaración de Artur Mas "porque tiene que haber una explicación".

El portavoz del Gobierno, también con una amplia sonrisa, pronosticó que hasta las elecciones catalanas del 16 de noviembre va a ser "habitual" que se lancen propuestas como la de Mas. Eduardo Zaplana aventuró que "no va a
ser la última" si se mantiene "la incertidumbre" sobre el resultado de los comicios.

En tono más serio, el ministro sostuvo que las selecciones olímpicas son "selecciones nacionales", requisito que deja a la reivindicación de CiU sin encaje legal. Zaplana señaló, además, que los andorranos "han despreciado la
propuesta", así que "mal empieza Mas".

También entre los catalanes
El candidato de CiU se entrevistó en la ciudad suiza de Lausanne con el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, y puso sobre la mesa la posibilidad de que Cataluña pueda competir en el ámbito deportivo "bajo el paraguas" de un estado admitido en las instancias internacionales, como es Andorra. Mas admitió que su iniciativa es "singular e imaginativa", pero daría respuesta a la demanda de "muchos" catalanes que desean "selecciones deportivas propias".

La idea no sólo causó estupor en el Gobierno, también fue despreciada por otros dirigentes políticos catalanes. A la primera reacción del líder socialista, Pascual Maragall, quien pidió a Mas que no hiciera "el ridículo", se sumaron las de los candidatos del PP y Esquerra Republicana de Catalunya. El popular Josep Piqué sostuvo que la propuesta de Mas era "la más absurda, ridícula y peregrina que he oído en muchos años", en tanto que el republicano Josep Lluis Carod Rovira recriminó al dirigente de CiU su "poca seriedad y rigor".

ATENTADO FRUSTRADO
ETA coloca una bomba trampa para los artifieros de la Guardia Civil en Navarra
EFE El Mundo 18 Octubre 2003

AIZOÁIN (NAVARRA).- El acuartelamiento del Ejército de Tierra de Aizoáin (Navarra) ha sido objeto de un atentado frustrado con dos granadas que no llegaron a explotar y una bomba trampa colocada en la furgoneta desde la que se lanzaron los artefactos. Las Fuerzas de Seguridad del Estado sospechan que el verdadero objetivo eran los artificieros de la Guardia Civil y que las grandas eran los "señuelos".

Los investigadores barajan la posibilidad de que detrás del doble atentado de Navarra esté un comando itinerante de la banda terrorista que habría llegado 'ex profeso' desde Francia para perpetrar los dos ataques.

Primera granada
Esta mañana, hacia las 13.10 horas, una granada lanzada desde una furgoneta aparcada en la falda del monte de San Cristóbal impactó contra el tejado de uno de los edificios del acuartelamiento de Aizóain, localidad situada a
unos seis kilómetros de Pamplona. Cayó al suelo del patio del recinto militar y produjo escasos daños materiales.

Tras ser trasladada fuera de la zona edificada del cuartel, agentes del Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos (GEDEX) de la Guardia Civil realizaron una explosión controlada de la granada a las 15.00 horas,

La granada era de fabricación casera, del tipo Jotake, que ETA no empleaba desde hacía varios años.

Segundo artefacto
Posteriormente, los agentes del GEDEX localizaban una furgoneta de color blanco de la marca Peugeot, modelo Partner, con las placas de matrícula dobladas, desde la que se había realizado el lanzamiento de la granada.

En las proximidades de esta furgoneta, que estaba situada en un camino vecinal de Aizoaín, a unos 35 metros de la antigua carretera nacional, la 240-A, se localizó otra granada de similares características que al parecer
había fallado en su lanzamiento. También fue desactivada.

Bomba trampa
En una inspección ocular del vehículo, los agentes detectaron la existencia de una bomba trampa, que también fue desactivada tras una detonación controlada.

El artefacto estaba compuesto por varios kilogramos de titadyne con una alta capacidad mortífera, lo que avalaría la tesis de que, dejando abandonada la furgoneta en lugar de huir en ella tras disparar contra el cuartel, se
trataba de atraer hasta el vehículo a los artificieros.

La cantidad de explosivo acoplada debajo del asiento del copiloto habría causado una matanza si los especialistas no hubieran tomado las precauciones pertinentes.

Reacciones
Tras conocerse los hechos, los partidos navarros UPN y PSN y el sindicato UGT expresaron su condena del atentado frustrado y se felicitaron por el hecho de que en el mismo no se hayan producido víctimas.

El responsable de Organización de UPN, Eradio Ezpeleta, señaló que, con actos como el de hoy, "los violentos demuestran su cobardía y que son capaces de utilizar cualquier método para sembrar de sangre esta tierra".

Por su parte, el PSN-PSOE subrayó en otro comunicado que "una vez más los terroristas han atacado al ejército, uno de los pilares que garantizan la paz y la defensa nacional, elementos fundamentales del orden constitucional"
e hizo un llamamiento a la unidad de las fuerzas políticas, institucionales, empresariales, sindicales y sociales contra el terrorismo.

El secretario general de la UGT de Navarra, Juan Antonio Cabrero, también condenó el atentado y destacó que "la 'tribu del mal' continúa con sus intentos de asesinar a personas y ante ello debemos expresar nuestro rechazo
rotundo a estos métodos fascistas, a las personas que los protagonizan y a los que indirectamente los justifican o no los condenan".

SUSTITUYÓ A GREGORIO ORDÓÑEZ
Una diputada del PP vasco renuncia a su escaño, harta de tener que llevar escolta
María Eugenia García Rico ha tomado la decisión de abandonar la política y trasladar su residencia fuera del País Vasco. Llevaba 16 años como concejal y tres legislaturas como diputada desde que accedió al escaño de su
compañero asesinado por ETA, Gregorio Ordóñez. Dice que no se va por miedo o amenazas pero que llevar escolta significa falta de libertad y prefiere "cambiar de vida".
EFE Libertad Digital  18 Octubre 2003

La parlamentaria vasca del PP María Eugenia García Rico entregó este viernes su escrito de renuncia en el registro de la Cámara Vasca, tras haber anunciado esta semana que ha decidido abandonar la política y trasladarse fuera de Euskadi para "cambiar de vida". La renuncia será efectiva cuando sea tramitada por la Mesa del Parlamento, que se reunirá el próximo miércoles. Según fuentes del PP, será sustituida en la Cámara por el edil irunés Borja Semper.

García Rico, que además de parlamentaria vasca es concejal en la localidad guipuzcoana de Zizurkil, se ha establecido ya en una ciudad fuera del País Vasco. Según declaró esta semana a EFE la parlamentaria al anunciar su marcha, "he cubierto una etapa y hay que saber cerrarla después de tantos años y una vida bastante dura". "Por mi vida y por toda mi familia llega un momento en el que empiezas a plantearte hasta dónde sigo, cuándo me bajo del autobús. Lo comenté con mi familia y agradecieron mi decisión", añadió la parlamentaria popular.

Aunque no se marcha por ninguna amenaza concreta ni por miedo, admitió que la obligatoriedad de llevar escolta durante los ocho últimos años ha pesado en su decisión, ya que significa "una falta de libertad y de privacidad que
impide hacer cosas que hacen las personas normales". García Rico ha sido concejal en Irún durante 16 años y parlamentaria vasca en tres legislaturas, tras acceder al escaño en febrero de 1995 en sustitución del presidente del
PP en Guipúzcoa, Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en enero de ese año.

PERTENENCIA A ETA
Garzón procesa a seis dirigentes de Askatasuna, heredera de Gestoras por Amnistía
El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha acordado el procesamiento, por un delito de pertenencia a ETA, de seis dirigentes de Askatasuna, la organización que sucedió a la ilegalizada Gestoras pro Amnistía y cuyas actividades también fueron declaradas ilícitas en febrero del año pasado.
EFE Libertad Digital  18 Octubre 2003

Los procesados son Sabin Juaristi, Iñaki Loizaga, Joseba Iñaki Reta, Ixone Urcelay, Asier Virumbrales y Jean Francois Lefort, quienes según el auto notificado este viernes son las personas "que asumían papeles de
responsabilidad superior en la nueva organización dependiente del frente armado de ETA", según se desprende de sus comparecencias públicas o de las intervenciones telefónicas.

El magistrado afirma en su resolución que "Gestoras pro Amnistía primero y Askatasuna después, desde su inicio, ha sido una organización creada, diseñada, impulsada y financiada por ETA, como un mecanismo ideal para
desarrollar aquellas formas complementarias de lucha (...) para la propia supervivencia de la organización terrorista". Esas "formas complementarias de lucha" se desarrollan, según el juez, "en especial en el denominado
frente de makos (presos), las campañas de apoyo a presos de ETA, el señalamiento de víctimas y colectivos y la captación de militantes para la estructura armada".

Garzón señala en el auto que una organización terrorista como ETA "es algo mucho más complejo que un conjunto de personas que mata" y que, por tanto, también es terrorista "el que incita, dirige, financia y da vida a todo el
complejo organizativo, construyendo el edificio común de la violencia que da vida al grupo". Ahí es donde se enmarca la labor desarrollada por los responsables de Gestoras y de la organización que vino a continuar su
actividad, Askatasuna, y que consiste fundamentalmente en "el sostenimiento financiero, económico y político" de ETA.

El 19 de diciembre de 2001 se declaró la ilicitud de las actividades de Gestoras, veinticuatro de cuyos miembros -incluido Joseba Iñaki Reta, cuyo procesamiento se amplía ahora- fueron procesados por integración en ETA el
29 de octubre de 2002. Para cuando Gestoras fue ilegalizada, sin embargo, esta organización ya había desaparecido formalmente, ya que el 16 de diciembre de 2001 se fusionó con su equivalente francesa, Koordinaketa, dando origen a Askatasuna, "que pasó a realizar exactamente la misma actividad que su predecesora".

El 5 de febrero de 2002, Juaristi, Loizaga, Reta, Urcelay y, Virumbrales fueron detenidos, se ordenó la busca y captura del ciudadano francés Jean Francois Lefort y se declaró la ilicitud de actividades de Askatasuna. Esta
organización, señala el juez, "es una estructura que más que sustituir, continúa o es la misma, por sus contenidos y fines, que aquélla a la que sustituye en España, es decir, Gestoras pro Amnistía", con la única variación de su nombre y el ámbito territorial de actuación, "que ahora se extiende al territorio reivindicado como Euskal Herria".

«Sería el acabose. ¿Contrato a un traductor?»
Comerciantes, hosteleros y taxistas se rebelan en contra de la ley del PNV que les impondrá el euskera en sus establecimientos
Creen que hará peligrar sus negocios
«Le tendré que decir al hijo que venga a hacer los deberes a la trastienda para que atienda él cuando se le necesite, aprovechando que aprenden euskera en el colegio». «Me obligaría a cerrar o a no respetar casi nada de lo que
manda la ley en el tema de la lengua». «Sería el acabose. ¿Qué hago, contrato a un traductor que venga todo el día conmigo en el asiento del copiloto?» Éstas son algunas de las reacciones de la calle ante el proyecto de ley del Gobierno de Ibarreche que impondrá el euskera a empresas y comerciantes sin conceder ni un euro de subvención para cumplirla.
L. R. N. - Vitoria.-La Razón 18 Octubre 2003

El nuevo proyecto de ley del Gobierno de Ibarreche en materia lingüística, en general, no gusta a los afectados. Así se desprende de una pequeña encuesta elaborada a pie de calle entre comerciantes, hosteleros y taxistas.
Y es que ahora el PNV y sus socios de Gobierno pretenden imponer el euskera en los comercios y empresas vascas por ley, obligando a que tanto los carteles, como la publicidad y la atención al público se desarrollen en
castellano y euskera. Los gastos ocasionados por el cumplimiento de la ley saldrán de los bolsillos privados. He aquí una muestra de lo que opinan algunos afectados.

C. D. E.: Panadería-pastelería
C. D. E. regenta una panadería-pastelería cerca del centro de Vitoria. Reconoce que no conoce bien el proyecto de ley del Gobierno de Juan José Ibarreche que impone el euskera a empresas y comercios, sólo un poco de oídas. Sin embargo, por lo poco que sabe, asegura que no le hace «mucha gracia». «Si hay que poner el letrero también en euskera pondré una pegatina grande y fuera, esto es un negocio de la familia y no me puedo gastar otra vez el dinero que cuesta hacer un letrero nuevo», señala. Sobre la atención en euskera, dice: «Le tendré que decir al hijo que venga a hacer los deberes a la trastienda, al lado del horno, para que atienda él cuando se le necesite, aprovechando que aprenden euskera en el colegio».

P. G. B.: Tienda de ropa
P. G. B. es una joven trabaja desde hace doce días atendiendo en una tienda de ropa. «Si la ley sale adelante no sé lo que haré, porque nunca he sido buena estudiante y de euskera nada, de nada. Como aquí de las dos que estamos no hablamos ninguna euskera supongo que nos tendrían que echar a una de las dos para contratar a alguien que lo hable», comenta.

X. A. O.: Tienda de frutos secos
En contra del proyecto se manifiesta también X. A. O., quien cree que «me obligaría a cerrar la tienda». Explica que «las chucherías y frutos secos te dan para vivir, no para hacer grandes inversiones. No puedo permitir
contratar a una persona, aquí atendemos los de la familia, la mujer, la hija, yo... Encima, cómo traduzco las facturas y todos lo demás al euskera. Ya veremos, me obligaría a cerrar o a no respetar casi nada de lo que manda
la ley en el tema de la lengua».

F. D. V.: Cafetería
F. D. V. regenta junto a su cuñado una cafetería. Preguntado por los planes del Ejecutivo de Ibarreche en materia lingüística para los comerciantes, manifiesta: «Habrá algunas cosas que cumplamos y otras que no. El rótulo en
euskera no le vamos a poner. Estos luminosos cuestan mucho y no me voy a hipotecar por él. Las cartas ya las tenemos en euskera y castellano, por lo que ese aspecto no me preocupa, pero lo de atender en euskera... ya veremos qué se hace».

L. F. G.: Taxista
Muchos problemas traería esta ley para L. F. G., que «con mucho esfuerzo», dice, consiguió comprar una licencia de taxi. L. F. G. afirma con rotundidad que «eso sería el acabose, no sé qué haría. No tengo ni idea de hablar
euskera, así que no sé. ¿Qué hago, contrato a un traductor que venga todo el día conmigo en el asiento del copiloto? Porque para apuntarme a una academia a aprender idiomas me apunto a clases de ingles, no de euskera». «Hago más carreras con gente que habla inglés ¬prosigue este taxista¬ que con personas que hablen euskera, o eso creo, porque por lo menos el 98 por ciento de mis clientes me hablan en castellano; no sé si hablarán euskera también, pero por lo menos a mí se me dirigen en castellano».

J. G. A.: Revelado fotográfico
Pero también existen comerciantes que se muestran de acuerdo. J. G. A. tiene una tienda de revelado fotográfico y no se verá casi afectado. Comenta que «el rótulo es de una marca comercial, por lo que no hay problema, y el
euskera se ha hablado siempre en la familia, por lo que no hay problema. Me parece bien que defendamos lo nuestro».

L. R. S.: Taberna
En parecidos términos se expresa L. R. S., quien tiene una pequeña tabernita y que empieza a adecentarlo para la noche del viernes. «Me parece bien que el Gobierno quiera defender nuestra lengua, la de aquí. Los despachos los
tengo todos en castellano y euskera, y algunos sólo en euskera, por lo que no se supondrá ninguna molestia», explica.

Más de la mitad de los vascos dice prestar poca o ninguna atención al plan Ibarretxe
J. J. S. ABC 18 Octubre 2003

VITORIA. El PP y el PSE-EE criticaron con dureza los datos de una encuesta sobre el plan Ibarretxe que, según denunciaron, el Ejecutivo vasco ha hecho a su medida. De ella, se desprende que el 63 por ciento de los vascos ve
«bien» la propuesta del lendakari, y que un 81 por ciento respalda que el nuevo pacto político que propugna Ibarretxe, sea ratificado en referéndum.

A pesar de la crispación que el plan ha generado, los datos de la encuesta son tan favorables que sonrojarían a cualquier político, sino fuera por el dirigismo y los términos escogidos para las preguntas. Así, por ejemplo, la
encuesta, elaborada a través de 1.000 entrevistas telefónicas realizadas al tercer día de que el lendakari presentara su propuesta al Parlamento, gira en torno al «nuevo pacto político para la convivencia», y no menciona su
principal reivindicación de un estatus de «libre adhesión» a España, ni la propuesta de reforma del actual marco jurídico. Es más, no habla de ruptura, ni de Estatuto -al que no se cita-, ni tampoco de soberanía, sino de
«desarrollo del autogobierno».

Paradójicas conclusiones
Sobresale, no obstante, algún dato curioso y significativo. Por un lado, que el plan obtiene el aprobado de los tres territorios, aunque de forma muy justa en Álava con el 51 por ciento, y que el 89 por ciento cree que la consulta popular debe hacerse en una situación «sin violencia y sin exclusiones». Por otro, que, tras un año en los medios de comunicación, el 83 por ciento de los encuestados afirma tener conocimiento de su propuesta, pero sólo el 44 por ciento reconoce haberle prestado mucha o bastante atención, frente a un 54 por ciento que confiesa que poca o ninguna .

En cualquier caso, el sondeo concluye, para satisfacción del Ejecutivo vasco, que el 63 por ciento opina que es buena la propuesta de Ibarretxe, y sólo un 17 por ciento la tacha de negativa. También que el 77 por ciento
considera que el pueblo vasco tiene identidad propia; que un 87 por ciento defiende que la sociedad vasca «tiene derecho a ser consultada sobre su futuro», que otro 76 por ciento respalda que las instituciones vascas puedan
convocar consultas, y que un 83 por ciento piensa que el Gobierno ha de respetar lo que decidan la mayoría de vascos.

La opinión está más dividida entorno a que ese nuevo pacto político favoreciera la economía vasca -algo que respalda el 46 por ciento-; a reconocer la doble nacionalidad -un 56 por ciento lo apoya- y a la creación de un Poder Judicial propio -el 69 por ciento-. Respecto a la tesis de que la propuesta acercará la consecución de la paz, ésta la respalda el 47 por ciento.

Recortes de Prensa   Página Inicial