AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 23 Octubre  2003
La ley y la política
Editorial ABC 23 Octubre 2003

Álava y el plan Ibarretxe
Ernesto Ladrón de Guevara La Razón  23 Octubre 2003

Como el brazo incorrupto de Santa Teresa
Julián Lago La Razón 23 Octubre 2003

Rajoy y la Cataluña plural
Francisco Marhuenda La Razón 23 Octubre 2003

El Archivo de la Corona
Editorial Heraldo de Aragón  23 Octubre 2003

Así se puede vivir en el País Vasco
Cartas al Director ABC 23 Octubre 2003

Consejero sin ética
Cartas al Director El Correo 23 Octubre 2003

Jünger Habermas: «No estoy a favor de la secesión territorial de la minoría vasca»
Juan Carlos Rodríguez - Oviedo.- La Razón 23 Octubre 2003

Derechos culturales legítimos de las minorías
Nota del Editor 23 Octubre 2003

Los cabecillas de ETA acordaron mantener las relaciones con el PNV tras un debate interno
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas - Madrid.- La Razón 23 Octubre 2003

El TSJPV estima un recurso contra el Ayuntamiento de Gatica por su apoyo a los presos de ETA
EFE Libertad Digital 23 Octubre 2003

Las víctimas piden que el terrorismo sea crimen contra la humanidad
E. SERBETO, CORRESPONSAL ABC 23 Octubre 2003

Álava sería la provincia vasca más perjudicada por el plan Ibarretxe
J. J. SALDAÑA ABC 23 Octubre 2003
 

La ley y la política
Editorial ABC 23 Octubre 2003

ANTES de valorar cualquier medida política o reforma legislativa que se adopte para hacer frente al plan soberanista del lendakari, hay que partir de la premisa de que ningún Estado constitucional permanecería cruzado de brazos mientras en una parte de su territorio se gesta un proceso de secesión. La segunda premisa es que una crisis de esta naturaleza no es, como se dice irreflexiva o malévolamente, una cuestión política que sólo puede ser tratada políticamente. Es, ante todo, una propuesta de ruptura unilateral de la Constitución y, por tanto, antijurídica. Cualquier otra interpretación amigable del plan Ibarretxe sólo conduce a frenar o, en el peor de los casos, deslegitimar las acciones del Estado, tendentes a la preservación y, si llega el caso, a la reintegración del orden constitucional. Es un hecho incontestable que mientras se le discute al Gobierno el milímetro de su oposición al plan Ibarretxe, éste continúa su marcha, inalterada desde que en septiembre del pasado año el lendakari anunciara un estatuto de libre adhesión del País Vasco con España. La determinación nacionalista de apurar el enfrentamiento con el Estado ya está acreditada. La respuesta del Estado es no sólo necesaria, sino también inevitable.

Con estos presupuestos, la protección penal del orden constitucional es una opción legítima e irrenunciable del Estado, como también lo sería modificar el Código Penal en el sentido que más conviniera al interés general, que es, en definitiva, el principio que justifica el castigo de una conducta como delito. La posibilidad de que el Gobierno reforme los delitos de desobediencia, rebelión y sedición, en un contexto de respuesta global al plan Ibarretxe, y tras una valoración ponderada de su necesidad, habría de juzgarse como una consecuencia más del desafío nacionalista, porque son las figuras penales que protegen las instituciones, el respeto a las leyes y la integridad territorial de España. En todo caso, los márgenes de maniobra del Estado son amplios y los ritmos del proceso soberanista no exigen al Gobierno precipitaciones ni urgencias, pero sí mostrar, como lo está haciendo, la voluntad de estar dispuesto a utilizar todos los recursos legales que aseguren el fracaso del plan del lendakari, incluida la vía penal. Además, el nacionalismo ya ha percibido que los acontecimientos de los últimos años -acuerdo antiterrorista, Ley de Partidos Políticos, ilegalización de Batasuna- muestran un cambio de signo en la actitud del Gobierno y de las instituciones del Estado. Estas medidas son compatibles con otras de carácter político en la línea de las apuntadas por el Gobierno y el PP, es decir, buscar nuevas complicidades con el conjunto de la sociedad vasca para dirimir la situación en las urnas. La ley y la política al servicio, en definitiva, de una convivencia constitucional.

Álava y el plan Ibarretxe
Ernesto Ladrón de Guevara es portavoz del Grupo Juntero Mixto-Unidad Alavesa en las Juntas Generales de Álava La Razón  23 Octubre 2003

Tras el Pleno de las Juntas Generales de Álava, del lunes día 20, algunos medios de comunicación ¬«casualmente» los más próximos al Gobierno de la Nación¬ retransmitieron en diferido un debate que no era en el que yo participé. Los titulares que pululan a todo trapo después de ese debate transmiten algo que no es real, aunque a mí me complace sobremanera. Estoy muy lejos de intentar su modificación pues, después de clamar durante tanto tiempo por el desierto, se nos da la razón a las gentes de Unidad Alavesa.

¿Entonces, a qué viene esto de cuestionar la veracidad de esos titulares, me dirán ustedes? ¿Cuál es el motivo de que Unidad Alavesa votara en contra de lo que los titulares dicen? ¿Y qué dicen los titulares?

Según los mismos, el PP y el PSOE aprobaron una enmienda transaccional donde se auspicia la salida de Álava de la Euskadi del Plan Ibarretxe, con el voto en contra de UA, además de otros grupos de un pelaje muy diferente al foralista.

Si nos acogemos a lo escrito, lo que los populares y socialistas aprobaron fue algo contradictorio: por una parte dicen «[...] los alaveses queremos seguir vinculados a Euskadi a través de la Comunidad autónoma vasca» y por otra que «si el proceso político que se ha iniciado con la propuesta del lehendakari [...] estas Juntas Generales y con ellas los ciudadanos alaveses, quedarán igualmente liberados de los compromisos contraídos hace 23 años en la configuración unitaria de la Comunidad autónoma vasca».

Ruptura de Euskadi
La contradicción nace de que no se puede hacer expresión de vocación de pertenencia a Euskadi (sic) y de ruptura de Euskadi al mismo tiempo. Y otra contradicción grave es que vincula a la decisión de las Juntas Generales la de los ciudadanos alaveses, sin saber lo que éstos desean pues nadie les ha preguntado. Nunca se puede modificar lo refrendado a través de un referéndum por un acuerdo institucional. Lo decidido en plebiscito popular sólo cabe revocarlo mediante otro plebiscito.

Cuando nosotros invocábamos en la tribuna de las Juntas Generales a concretar la propuesta y ser serios, no lanzando meras bocanadas de humo sino hacer algo en coherencia, asumiendo el compromiso de someter la separación de Álava de una Euskadi independentista a consulta de los ciudadanos, recibimos la callada por respuesta. Es más, lo que impidió un acuerdo transaccional previo al alcanzado con el Partido Popular entre el PSE y Unidad Alavesa fue precisamente la pertinaz negativa del portavoz de ese Grupo juntero a contemplar la más mínima referencia a esa posibilidad, y el desprecio manifestado por éste a las propuestas foralistas. Por eso me sorprendió sobremanera la aparición en TVE de don Carlos Prieto, portavoz de ese grupo, anunciando que los alaveses decidirían. Ya sabemos que la política es un juego de gestos, a veces incoherentes, pero a algunos ya no nos engañan, pues les conocemos.

No caben fuegos de artificio en estas materias. Los nacionalistas han pasado ya de los gestos a los hechos, como algunos ya veníamos prediciendo hace mucho. Lo que pasa es que los nacionalistas han pillado a algunos con los deberes sin hacer, y luego éstos con los pelos como escarpias emigran de sus posiciones confusas para ocupar enfoques políticos que siempre han denostado, y apropiárselos. Es el sino al que ya nos hemos acostumbrado los que solemos ir por delante de los acontecimientos.

¿Pero, por qué ciertos medios de comunicación se han hecho eco de una noticia que no tiene nada que ver con el debate, en sus palabras literales, producido en las Juntas Generales alavesas ¬institución que recoge las tradiciones forales heredadas desde tiempos de los Reyes Católicos y que han durado medio milenio si no lo impiden los nacionalistas?

Puesto que los grupos junteros popular y socialista se mostraron bisoños y timoratos ante una propuesta inicial que fue la de Unidad Alavesa, yo entiendo que ha intervenido el Gobierno. Unidad Alavesa en una moción de tres puntos ¬insisto: la primera presentada y por ello la primera expuesta ante la Cámara¬ pedía algo más concreto y comprometido que lo reflejado en sus mociones. Partido Popular y Partido Socialista fueron a descafeinar aquella iniciativa de Unidad Alavesa, presentada hace tres meses.

El Gobierno, acertadamente, ante el anuncio de Ibarretxe de aprobar en Consejo del Gobierno vasco su Plan el próximo domingo, ha tomado ¬con toda certeza¬ la decisión de superar a los timoratos representantes socialistas y populares en las Juntas de Álava, trastocando la información del debate parlamentario y dando un nuevo sesgo a la noticia, muy poco parecido a la realidad de lo que sucedió en la Cámara. Y nos parece muy bien.

No obstante, la pregunta es qué hacer ahora. Sólo caben, de momento, tres posibilidades que no son incompatibles entre sí:

¬Hacer el «pase foral», como lo ha hecho Álava durante quinientos años en aquello que supone un desafuero y un ataque a su forma de ser y de autoorganizarse. Pase foral que significa «se acata pero no se cumple» el Plan Ibarretxe.

¬Suspender cautelarmente las aportaciones de la Diputación de Álava al Gobierno vasco en tanto se mantengan los fines ilícitos y el fraude estatutario que contienen el Plan independentista de Ibarretxe.

¬Realizar un plebiscito entre los alaveses para que éstos, en protección de sus derechos, libertades y tradiciones, se opongan al Plan Ibarretxe en el momento en el que éste adquiera forma articulada.

Éstas son tres decisiones estratégicas clave que no anulan otras que pudieran adoptarse en el futuro. Así se hace historia, no con meros pronunciamientos que son cortinas de humo para distraer al personal.

Como el brazo incorrupto de Santa Teresa
Julián Lago La Razón 23 Octubre 2003

De forma que el próximo sábado, día del Secesionismo Vasco, Ibarreche formalizará la agenda de ruptura con el Estado español, por lo que ya verán ustedes como ETA vuelve a mover ficha a no tardar. Veinticuatro años después del Estatuto de Guernica, por cierto particularmente jaleado por Arzallus, Ibarreche oficiará la ceremonia de la desagregación constitucional a la que la Diputación Foral de Álava ya ha adelantado, a su vez, su desagregación del Estado Libre Asociado de Euskadi, o lo que sea, un lío vamos.

Dicho esto, la cuenta atrás del soberanismo se inicia con el traslado material del texto articulado de Ibarreche, desde la sede del Gobierno de Ajuria Enea al Parlamento vasco, liturgia esta que el franquismo también daba al brazo incorrupto de Santa Teresa cuando le sacaba a pasear.

Coñas aparte, ante la imposibilidad metafísica de una consulta como Dios manda, en libertad queremos decir, Ibarreche no tendrá más remedio que convocar anticipadamente a las urnas, incluyendo la pregunta del referéndum en el programa, por lo que las próximas elecciones vascas se trasvestirían en un referéndum camuflado para Ibarreche.

De ahí que el esfuerzo del Gobierno soberanista vasco pasa en esta fase por crear la expectativa social de una tregua posible con ETA, a fin de hacer verosímil el «Plan de Ibarreche», que aquí no hay sino quién se crea lo del Plan ni por el forro. Desde luego, pronto sabremos cuál ha sido el alcance de las últimas negociaciones entre la banda y el lendakari Ibarreche, cada vez más desatelizado de Arzallus que, cual el ministro Cascos sostiene, se trata de un político dialogante (será con él, suponemos) del que nos vamos a acordar cuando se vaya. En eso Cascos coincide, ya es casualidad, con la tesis de González por la cual Aznar es el único responsable de la actual deriva nacionalista que impulsa, ya personalmente, Ibarreche.

Verbigracia: con el portavoz de Ajuria Enea Josu Jon Imaz de sucesor, que a Eguíbar no le quieren ni en su pueblo, el poder del Euskadi Buru Batzar quedaría residenciado en el Gobierno vasco, lo cual ya es noticia y, si no, pregunten ustedes quién manda en Euskadi desde hace veinticuatro años a Garaicoechea, un ejemplo, a quien Arzallus le dio, y bien dado, por donde amargan los pepinos.

Ojo, por tanto, a la jugada de Ibarreche que de aquí a las elecciones alimentará la bipolarización empezando por el socialismo filonacionalista vasco, es decir el que abarca desde Elorza a Jáuregui, ése que está a la que salta. O lo que es lo mismo, mientras Ibarreche necesita de los socialistas, los socialistas, que son muy suyos, esperan a que Ibarreche se dé un lechón para acudir un minuto después en socorro del «nacionalismo democrático» que dicen, con lo que quedaría escenificada la soledad de los populares en Euskadi, cosa que a Zapatero le flipa.

Rajoy y la Cataluña plural
Francisco Marhuenda La Razón 23 Octubre 2003

La sistemática estigmatización del PP en Cataluña por CiU ha sido una baza inapreciable para las victorias de Pujol desde 1984. El hundimiento de UCD fue una gran oportunidad para el presidente de la Generalitat, ya que se quedó con la mayor parte de sus votantes. Fue un proceso diferente al vivido en el resto de España donde la gran beneficiada fue Alianza Popular. Es cierto que el nacionalismo necesita de un enemigo externo, real o inventado, para justificar su existencia y que un escenario de normalidad es letal para sus intereses electorales. Por tanto, resultaba muy rentable mostrar al PP como un partido anticatalán e insensible con nuestra realidad. Es cierto que son mentiras o deformaciones, pero ha sido un mensaje tan constante que ha hecho mella.

Una vez lograda su «expulsión» de la centralidad y consagrado ese lamentable oasis artificial que permite esconder las graves carencias del gobierno catalán, como su desastrosa política en infraestructuras como demuestra nuestra escasa red de Metro frente al esfuerzo en Madrid, había que continuar con la estigmatización. La irrupción de Rajoy en Barcelona, con una conferencia en el prestigioso Círculo de Economía rodeado de los empresarios y profesionales de mayor peso, es un síntoma de cómo está cambiando la percepción sobre el PP. No es sólo porque Rajoy vaya a ser el próximo presidente del Gobierno, sino que tiene un discurso sólido, creíble y muy cómodo para los catalanes. Un político sin aristas y dialogante que ha demostrado su eficacia. ¿Cómo no iba a ser bien acogido por la sociedad catalana?

Su figura no es buena para los intereses de CiU, porque no lo pueden estigmatizar. Lo hicieron injustamente con Aznar, pero ahora no tienen argumentos. Su propia trayectoria y sus orígenes familiares, una prestigiosa familia de juristas gallegos, con un abuelo que fue uno de los autores del Estatuto de Galicia de 1936 y un padre que es uno de los jueces más respetados de aquella tierra, reflejan fielmente su talante. Su conferencia sobre la Cataluña de las oportunidades es una respuesta contundente a los experimentos soberanistas de CiU.

El Archivo de la Corona
Editorial Heraldo de Aragón  23 Octubre 2003

Así es la propuesta electoral de Artur Mas candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat de Cataluña, sobre el Archivo de la Corona de Aragón. La pretensión de Mas de que el Archivo pase a ser de titularidad catalana desborda la actitud de Jordi Pujol, de mero obstruccionismo, al impedir durante veinte años crear el Patronato del Archivo, previsto fraternalmente en los Estatutos de Autonomía de las cuatro Comunidades españolas que integraron la antigua Corona. Es el archivo de los soberanos comunes, pero, cada vez que se han dado pasos para esa constitución, la Generalitat se ha asignado un papel superior al del resto. Ayer, la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, de visita en Zaragoza, rechazó de plano la propuesta de Mas, que se enmarca en la puja nacionalista iniciada por el candidato de CiU, mucho más acentuada que la del socialista Maragall. Aragón, ni más ni menos que nadie, no debe guardar silencio sobre esa actitud de abuso insolidario.

Así se puede vivir en el País Vasco
Cartas al Director ABC 23 Octubre 2003

Una vez que sabes que tienes inmunidad, como el PNV y por lo tanto EA, IU y la extinta pero muy vivita y coleando HB/EH/AuB por parte de ETA, la vida en el País Vasco es divina, no falta dinero, ni chulería, ni poder, ni modo de exigirles que a los que no comemos de su pesebre, ni pasamos por el aro nacionalista, ni creemos en sus ideales, ni tenemos la más mínima intención de apoyar el Plan Ibarretxe, nos respeten, nos toleren, nos permitan vivir con dignidad, y dejen de amenazarnos de muerte o nos digan que nos marchemos a vivir a otro lugar.

El totalitarismo y el fascismo es total y absoluto. Un ejemplo de cómo funcionan las cosas en este país es: en la UPV, el Rector ha denegado la investigación del caso del profesor que obtuvo la plaza siendo éste un etarra y estando en la cárcel cuando hizo la carrera y el otro opositor se retiró de la oposición.

El señor rector ha dado carpetazo al asunto y ha dicho que ya no se habla más mientras que a los profesores a los que se les insulta, se les amenaza, tanto durante las clases como en los pasillos de las facultades o de la Universidad, los tiene abandonados, no les apoya ni pone ningún sistema de seguridad, y todo ello por no ser nacionalistas y luchar contra el terrorismo de ETA. Una vergüenza. Miles de personas con escolta y otros cientos de miles aterrorizados, con un miedo en las entrañas y ellos inmunes tras haber pactado con ETA.

No existe adjetivo para calificar esta desvergüenza y esta actitud antidemócrata.
Mª Concepción Monsó Pons. Munguía (Vizcaya).

Consejero sin ética
Juan Manuel González Mañas/Leioa. Vizcaya Cartas al Director El Correo 23 Octubre 2003

Dice el consejero de Justicia del Gobierno vasco que «existe un estado de excepción encubierto que persigue las señas de identidad vascas y la libre expresión de las ideas». Se equivoca. Existe un estado de excepción abierto, tolerado, amparado y auspiciado por el nacionalismo gobernante que se nutre de él de forma vil y carroñera. Los únicos perseguidos son quienes no aceptan el ideario sabiniano. Dicen que la justicia es ciega. El caso de Azkarraga es distinto: no quiere ver. Como buen abertzale, a base de mirar hacia otro lado termina por ignorar la falta de libertad de la mitad del pueblo vasco, que no puede expresarse abiertamente porque puede provocar su exterminio directo o le pueden hacer la vida vida imposible. Esas vergonzosas declaraciones sólo pueden venir de alguien que carece de ética y moralidad. La detención de presuntos delincuentes, por mucho que hablen o escriban en euskera, no es un ataque hacia la lengua vasca y la familia nacionalista lo sabe. Actitudes como ésta definen y caracterizan a un Ejecutivo que, en el mejor de los casos, podría calificarse de bananero.

Jünger Habermas: «No estoy a favor de la secesión territorial de la minoría vasca»
El filósofo, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, habla en Oviedo del futuro de Europa
Jünger Habermas (Dusseldorf, 1929), el filósofo vivo más importante de Alemania y uno de los grandes de Europa.
Pocos intelectuales tienen su agudo sentido del análisis, lo que volvió a demostrar ayer en Oviedo. El padre del «constitucionalismo patriótico» dijo ayer desconocer las críticas que desde el PNV se vertieron contra su elección como Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales ¬un galardón muy apreciado, señaló, entre los intelectuales europeos- pero, en cualquier caso, no se movió ni un ápice de su postura crítica y se mostró contrario a la independencia del País Vasco.
Jünger Habermas reclamó ayer en Oviedo una mayor coherencia en Europa para defender sus intereses
Juan Carlos Rodríguez - Oviedo.- La Razón 23 Octubre 2003

Jünger Habermas afirmó ayer sobre las polémicas que siempre se levantan a su paso: «Cuando uno tiene tan pocos pelos en la lengua para decir lo que piensa es normal que le critiquen». Y así es. No se calló, ni rehuyó hacer un análisis del nacionalismo vasco y del terrorismo de Eta. Primero dibujó el escenario: «Normalmente ¬afirmó¬ soy bastante modesto a la hora de hablar de los problemas de otros países. Pero el terrorismo vasco es un problema europeo y los problemas de Europa son los míos».

Después, dio su opinión sobre las «pretensiones de independencia del País Vasco», en la línea de su postura sobre el «nacionalismo en general que mantengo desde hace bastante años» y de sus anteriores manifestaciones. Habermás afirmó: «No estoy a favor de la secesión territorial de una minoría. Sólo la vería justificada si esta minoría no puede ejercer sus derechos culturales legítimos. Y que yo sepa los tres territorios vascos disfrutan de una autonomía cultural bastante amplia. Si se pueden ejercer sus derechos culturales no hay razón para una secesión. Ésta es la opinión que está en boga en la filosofía política y es el punto de vista jurídico adoptado por las Naciones Unidas».

Europa, lo primero
Europa es, como dejó claro ayer, su gran obsesión. Primero hizo el análisis: «La situación mundial es, como siempre, bastante sombría y difícil. A mí me interesa Europa y, después del conflicto de Iraq, la situación es bastante tensa y confusa, mucho más de lo que ya era antes». Luego, tocó la reflexión. «Europa tiene que defender su modelo de sociedad a nivel mundial. Y es importante que Europa pueda hablar con una sola voz y defender con una sola voz sus intereses en las grandes instituciones mundiales como el Banco Mundial o la Organización Mundial del Comercio. Necesitamos más coherencia».

Habermas mostró su confianza en que la división actual de Europa, con Gran Bretaña, España e Italia más cerca de las posturas de Estados Unidos, es una «situación transitoria». Del apoyo de José María Aznar a la invasión de Iraq afirmó: «No podemos hablar de España en singular, sino del Gobierno español, que actuó al contrario de la población. En ningún otro país europeo fueron tan numerosas las movilizaciones contra la guerra. Creo que ni Aznar ni Berlusconi estaban totalmente convencidos y se han sometido al pensamiento de los norteamericanos. El únicio que me parecía convencido fue Blair».....

Derechos culturales legítimos de las minorías
Nota del Editor 23 Octubre 2003

El Sr Habermas, al afirmar "«No estoy a favor de la secesión territorial de una minoría. Sólo la vería justificada si esta minoría no puede ejercer sus derechos culturales legítimos", se ha metido en un pozo sin fondo, por lo que sería conveniente que antes de hablar, pensara un poco.

Los cabecillas de ETA acordaron mantener las relaciones con el PNV tras un debate interno
Afirman, en el documento hallado en Francia, que van a hacer un «seguimiento» estrecho de los nacionalistas y que, si colaboran con España, «tendrá sus consecuencias»
«Se van a mantener las relaciones con el PNV». El documento que los funcionarios de la prisión de La Santé encontraron, el pasado mes de mayo, en poder del preso de ETA José María Arregui Arrugaeta, cuyo contenido ha conocido LA RAZÓN, deja pocas dudas sobre la existencia de contactos entre nacionalistas y terroristas. No se dice que se vayan a iniciar o a retomar, sino que se mantienen. Otra cosa es lo que representantes de unos y otros digan de cara a la opinión pública por razones estratégicas. Los pistoleros anuncian también que van a vigilar de cerca al PNV.
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas - Madrid.- La Razón 23 Octubre 2003

En este documento están las «conclusiones de la recogida de opiniones» habidas en el debate que meses atrás celebraron los pistoleros para decidir si empezaban a atentar o no contra los nacionalistas. «La actitud acerca del PNV no va a cambiar», afirman, lo que significa que, de momento, ETA no va a atentar contra los peneuvistas. Sin embargo, el informe incluye una serie de matices sobre el seguimiento que la banda va a hacer de la política del partido de Arzallus. «Teniendo en cuenta que en la Organización [ETA] hay un amplio sector a favor de cometer actos en contra del tema de la colaboración con España, se hará una identificación exacta de las colaboraciones y, sin que sirva de protección el carnet de afiliado del PNV, se actuará en esas zonas», dicen los pistoleros en esas conclusiones en las que aseguran que van a realizar un seguimiento «estrecho» de la política del PNV. Los terroristas reiteran que no atacarán con las armas a los nacionalistas, pero que si la estrategia política que desarrollan en el País Vasco no es la adecuada, «tendrán sus consecuencias».

Volver al 98
Al partido de Arzallus, según expertos antiterroristas consultados por LA RAZÓN, le faltó tiempo para volver a las posiciones de 1998 (enfrentamiento con el Estado), tras conocer la existencia de un debate en ETA que podría tener unos resultados tan graves para sus militantes. Las conclusiones a que habían llegado los pistoleros eran, por el momento, tranquilizadoras, pero escondían una amenaza latente. Los nacionalistas obtenían el «salvoconducto» y la promesa, ya cumplida en parte, de que ETA va a entrar a debatir el Plan Ibarreche, que hace poco menos de un año era un texto inaceptable para los terroristas. Por su parte, el PNV escenificaba ese enfrentamiento con el Estado en la negativa a disolver el grupo parlamentario de Socialistas Abertzaleak y, además, acordaba, a través del Gobierno vasco, ayudas a los familiares de los presos.

La impresión entre estos expertos es que los pistoleros, que cuentan con la «mente pensante» de José Antonio Urruticoechea, «Josu Ternera» ¬en la clandestinidad en Francia o en algún país vecino¬, han valorado muy bien el paso que han dado y, sobre todo, las consecuencias que para el Gobierno del PP, e incluso para el propio PNV, puede tener la aprobación de un Plan Ibarreche que pueda ser apoyado por todos los sectores separatistas, incluida ETA.

Según las informaciones que tienen los referidos expertos, la banda ha hecho llegar a su militancia que está dispuesta a un «diálogo de tú a tú» con el PNV, pero sin dejarse «engañar, como ha ocurrido siempre». En caso de fracasar este nuevo proceso de conversaciones, los terroristas intentarían una negociación directa con el Gobierno de Madrid, como han apuntado en sus últimos comunicados.

Asimismo, la banda ha dejado claro que, en ningún caso, está dispuesta a disolverse y que, pese a que sus presos son un asunto de primera importancia, la eventual concesión de medidas de gracia para estos reclusos no va a condicionar la lucha para la consecución de sus objetivos estratégicos de un País Vasco independiente con un modelo de «república socialista» y «euskaldun» (vascoparlante).

ETA observa también con atención el debate interno suscitado en el seno del PNV sobre la sucesión de Arzallus y cree que de este «río revuelto» puede sacar alguna ventaja, ya que los candidatos a presidir a los nacionalistas querrán llevar debajo del brazo la baza de mantener la interlocución con la banda.

Otros objetivos
La banda terrorista, según las fuentes consultadas,va a mantener sus atentados contra los objetivos habituales (militares, Fuerzas de Seguridad, miembros de partidos políticos constitucionalistas, periodistas, etcétera), prestando especial interés a aquellos que tengan como misión presionar a los empresarios para que cedan al chantaje terrorista conocido como «impuesto revolucio- nario». Consideran que no hacen «mucho ruido» pero que son tremendamente efectivos.

El portavoz del PNV en el Congreso, Iñaki Anasagasti, rechazó la existencia de negociaciones entre su partido y la banda terrorista. Agregó que, de ser cierta la información de que esta organización criminal ha debatido asesinar a dirigentes nacionalistas, entre ellos al propio Anasagasti, constituye una «demostración de que ETA está absolutamente fuera de lugar y que tiene una paranoia encima terrible».

El TSJPV estima un recurso contra el Ayuntamiento de Gatica por su apoyo a los presos de ETA
Según ha informado la delegación del Gobierno, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha estimado un recurso presentado por el Abogado del Estado ante la Sala de lo contencioso administrativo por el que se impugnaba un acuerdo plenario del Ayuntamiento de Gatica (Vizcaya).
EFE Libertad Digital 23 Octubre 2003

Este acuerdo municipal decidía que se estampase en los impresos de la citada corporación el sello con el lema "Euskal presoak Euskal Herrira" (presos vascos a Euskal Herria). El recurso ha sido estimado debido a que el citado acuerdo incumple la norma y no se integra en el ámbito de las competencias previstas por la Ley de Bases de Régimen Local, expresando una marcada voluntad política contraria al principio de objetividad y neutralidad de las Administraciones Públicas.

El pasado mes de septiembre el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco también estimó otro recurso presentado por la Delegación del Gobierno en contra de otro acuerdo del Ayuntamiento de Gatica a favor de la expedición del llamado "documento de declaración de la nacionalidad vasca".

Las víctimas piden que el terrorismo sea crimen contra la humanidad
E. SERBETO, CORRESPONSAL ABC 23 Octubre 2003

En el Parlamento Europeo, las víctimas de la banda etarra exigen a los gobiernos europeos que apliquen la orden de detención y entrega de terroristas

ESTRASBURGO. Unas cuarenta personas, víctimas todas ellas de actos terroristas cometidos en los últimos 30 años, fueron acogidas ayer en la sede de Estrasburgo del Parlamento Europeo, y recibidas por el comisario de Interior, Antonio Vitorino, la víspera de la votación en las que por primera vez se destinarán fondos comunitarios para las asociaciones en las que se agrupan. Vitorino calificó la iniciativa como «una parte importante de la estrategia global de lucha contra el terrorismo». Tanto la Asociación de Víctimas del Terrorismo como Covite entregaron un manifiesto en el que se dice que puesto que se trata «de un acto criminal de ámbito mundial» «reclamamos la inclusión del terrorismo como delito contra la Humanidad, lo que entre otras cosas conllevaría evitar la prescripción de los mismos».

Ayuda económica
Cristina Cuesta, del colectivo Covite, recordó que los que se han desplazado a Estrasburgo «representan a los que defienden la democracia en el País Vasco, en España y en Europa y que contribuyen con su granito de arena» aunque sea «en un ambiente tan difícil como el que atravesamos actualmente». El pleno aprobará hoy una partida de un millón de euros destinada a las organizaciones en las que se agrupan las víctimas del terrorismo.

El manifiesto, leído por Luis Portero, presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, se refiere también a la necesidad de que los gobiernos europeos apliquen la orden de detención europea (euroorden) que ha de entrar en vigor en enero de 2004 y reclama «que se siga avanzando en el camino de estrechar lazos de cooperación internacional entre los estados miembros de la Unión Europea y el resto de países del mundo, la armonización de las legislaciones, la entrega temporal para la realización de los juicios pendientes, la negación del asilo a los encausados por terrorismo y la supresión de cualquier fuente de financiación».

El Comisario de Interior les dijo que el Ejecutivo comunitario «ha tomado ya la iniciativa para que en todos los estados miembros haya legislaciones en las que figure la responsabilidad civil subsidiaria en caso de actos terroristas, para que se creen bases jurídicas que permitan ayudar a las víctimas».

Álava sería la provincia vasca más perjudicada por el plan Ibarretxe
J. J. SALDAÑA ABC 23 Octubre 2003

VITORIA. Si el plan Ibarretxe avanzara, Álava sería el territorio que mayores perjuicios económicos sufriría debido a su tejido productivo, y también el que afrontaría mayor riesgo de fractura social y política, al ser mayoritariamente constitucionalista.

El destino de los ciudadanos de Álava siempre ha estado unido a España y, según la declaración aprobada el lunes por las Juntas Generales -donde el PP y PSE ostentan mayoría-, así seguirá siendo. Si el plan Ibarretxe se aplicara, Álava se consideraría «liberada» de su pertenencia a la Comunidad Autónoma Vasca, advirtió la institución foral.

Hace 25 años, el papel de Álava -el territorio menos vasquista y menos poblado de las tres provincias- fue fundamental para articular la Comunidad autónoma. Para salvar, entonces, sus recelos a tener instituciones políticas comunes con Vizcaya y Guipúzcoa y a renunciar a sus derechos forales, se acordó, durante la negociación del Estatuto, otorgar a Vitoria la capitalidad del País Vasco, a pesar de representar el 16 por ciento del País Vasco.

Balance económico negativo
Esta capitalidad hace que las cifras de inversión real en Álava estén adulteradas. Además, esta condición no ha contribuido a un mayor beneficio para este territorio. Mientras los datos oficiales apuntan a que el Ejecutivo vasco invierte por cada alavés más que en ningún territorio, la diputación de Álava asegura que esto es falso, y que el sostenimiento de Ajuria Enea y de las consejerías hace que el balance entre lo que aportan y lo que reciben del Gobierno autonómico sea negativo.

Según los datos del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas, la aportación de Álava al País Vasco en 2000 ascendió a 131.945 millones de pesetas, mientras que el Ejecutivo autonómico gastó en este territorio 129.055 millones de pesetas. A esta cantidad habría que restarle, para calcular la inversión real del Gobierno vasco en Álava, cerca de 18.700 millones de pesetas que la Diputación de Álava calcula que es el coste de las sedes del Gobierno vasco y sus gastos de funcionamiento. En función de estos datos, fuentes de la Diputación de Álava aseguraron a ABC que, ante un escenario de ruptura del actual marco jurídico-político, Álava sería «autosuficiente» para caminar por sí sola, en caso de que el PNV, EA e IU/EB siguieran adelante con la propuesta independentista.

No obstante, si ante un hipotético referéndum los alaveses ratificaran el plan secesionista de Ibarretxe, Álava y las empresas instaladas en esta provincia serían las más perjudicadas por el carácter de su tejido económico y porque cerca del 70 por ciento de lo que se produce se exporta. El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, Mikel Buesa, que recientemente elaboró un estudio sobre los efectos negativos del plan Ibarretxe en las empresas vascas, coincide en esta opinión. A su juicio, Álava puede ser el territorio más perjudicado por una eventual secesión del País Vasco, debido a su fortísima especialización en la industria del automóvil y la implantación de empresas punteras como Mercedes Benz, en torno a la que hay multitud de proveedores.

Condenadas a abandonar
Buesa asegura que si el País Vasco se separa de España, el arancel del automóvil, que está por encima del 10 por ciento, provocaría un fuerte encarecimiento de los precios de los vehículos, de manera que sería imposible vender en algún punto de la Unión Europea un vehículo fabricado en Vitoria. Esto supondría que empresas como Mercedes, Michelín, Gamesa y Sidenor, que se asientan en Álava,no tendrían viabilidad económica, por lo que estarían condenadas a abandonar este territorio, con el consiguiente efecto para el empleo en la zona. «Para la provincia de Álava sería la ruina; una ruina mas ruinosa todavía que para Guipúzcoa o Vizcaya», asegura.

Pero las repercusiones del plan Ibarretxe no se ciñen, exclusivamente, al plano económico. La propuesta secesionista también arrastraría a Álava a un mayor riesgo de fractura social y de enfrentamiento político, al ser éste el único de los tres territorios gobernado por los no nacionalistas. En las pasadas elecciones de mayo, el PP y el PSE aumentaron su diferencia en relación con los partidos nacionalistas -pasaron de 27 a 29 junteros, mientras que los nacionalistas, una vez ilegalizada Batasuna, bajaron de 24 a 19-.

Recortes de Prensa   Página Inicial