AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 12 Noviembre Octubre  2003
PPC: buena voluntad, ambición limitada
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 12 Noviembre 2003

Campañas sorprendentes
Román Cendoya La Razón 12 Noviembre 2003

Un par de locos
JAIME CAMPMANY ABC 12 Noviembre 2003

Un trinqui
ALFONSO USSÍA ABC 12 Noviembre 2003

Cataluña y el Partido Popular
Ramón Pi La Razón 12 Noviembre 2003

Pío Moa, de nuevo
César Vidal La Razón 12 Noviembre 2003

De programas y candidatos
Amador G. Ayora La Razón 12 Noviembre 2003

Indefensos y pertinaces
TONIA ETXARRI El Correo 12 Noviembre 2003
En cuanto pueda
ALBERTO NÚÑEZ ORTIZ
El Correo 12 Noviembre 2003

«Pasito, pasito, así con disimulito»
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz 12 Noviembre 2003

Gracias a Andoáin
Cartas al Director ABC 12 Noviembre 2003

Días de reflexión
Cartas al Director El Correo  12 Noviembre 2003

Un anciano francés de 68 años pone en fuga a dos etarras armados con pistolas
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas - Madrid.- La Razón 12 Noviembre 2003

Jorge Fernández Díaz: «La reforma del Estatuto catalán implicaría una nueva Constitución»
PABLO PLANAS ABC 12 Noviembre 2003

El nuevo libro de José Luis de la Granja destaca el eterno regreso de Sabino Arana al PNV
EFE Libertad Digital  12 Noviembre 2003

Álava alega que el proyecto del Gobierno vasco es «antiforal» y un «burdo fraude»
F. GÓNGORA VITORIA El Correo 12 Noviembre 2003

Manos Limpias anuncia un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia vasco
AGENCIAS/MADRID El Correo 12 Noviembre 2003

Ibarra pide que las regiones europeas se opongan a planes secesionistas como el de Ibarretxe
EFE Libertad Digital  12 Noviembre 2003

Antología racista, xenófoba y etnicista de Sabino Arana
Libertad Digital  12 Noviembre 2003

«En gallec, si us plau»
barcelona  a.l. La Voz 12 Noviembre 2003

PPC: buena voluntad, ambición limitada
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 12 Noviembre 2003

No es un detalle sin importancia que tras la denuncia de Libertad Digital de que ningún programa de ningún partido de los que se presentan a las elecciones en Cataluña podía leerse en castellano, pese a que PP y ERC lo anunciaban en sus páginas web, sólo el PP haya reaccionado de inmediato y ya se pueda consultar el programa de Piqué en los dos idiomas oficiales de Cataluña, más reales en la calle que oficiales en la Administración o la enseñanza, donde el castellano es no ya discriminado sino perseguido salvo a la hora de cobrar impuestos: ¡Ah, entonces! ¡Hasta Convergencia i Unió se hace bilingüe!

Pero que algo tan importante como la discriminación lingüística en Cataluña esté tan descuidado en el PP de Piqué como muestra este episodio, y no por mala voluntad sino por incuria, complejo y falta de fe en sí mismo y en su base social demuestra los fallos estructurales de la única opción que defiende el actual marco constitucional, que es el de la integridad nacional. Cuando se les llama la atención a nivel nacional, reaccionan y lo hacen rápido y en la buena dirección. Pero si nadie dice nada, tienden a confundirse con el paisaje político catalán (la gran ambición personal de Piqué, la gran claudicación de Aznar) y no son sino una pálida fotocopia de Convergencia o, todavía menos, de Unió. Cuando decía Aznar hace unos mítines que entre el original y la copia el nacionalismo elegía la copia, podía referirse a Esquerra y Convergencia, o a Convergencia y el PSC, pero al que mejor le cuadra la censura es a Piqué.

El gran problema del PP en Cataluña es de orden ideológico, político y moral: haber renunciado a ser una fuerza política independiente y verse a sí mismo sólo como un complemento de Convergencia en el Gobierno de Cataluña a cambio de que Convergencia lo sea del PP en el Gobierno de Madrid. En realidad, con eso renuncia a crecer por la derecha y, sobre todo, por la izquierda, donde, exactamente igual que en el caso vasco, hay una enorme porción de electorado al que la presión nacionalista le lleva a votar al partido que mejor defienda la idea de España o, al menos, que no la ataque. El PP debería tener una política de alianzas en Cataluña abierta por la izquierda y por la derecha, y podría haber aspirado, como en el País Vasco, a presentar una alternativa al nacionalismo o, por lo menos, a intentarlo.

Así, lo marginan todos y encima no crece. Es el mal menor, lo que sin duda lo hace votable, por comparación o desesperación, pero sigue siendo un mal y, desde luego, algo menor.

Campañas sorprendentes
Román Cendoya La Razón 12 Noviembre 2003

Hay dos campañas electorales en marcha, la catalana y la del PNV. La primera sorprende por el descoloque de todos los partidos, excepto Ezkerra. Lo único normal de la campaña es que el independentista sigue siendo independentista. Lo demás es travestismo político. El socialista se viste de nacionalista. El nacionalista moderado persigue al independentista. Y Piqué intenta pescar votos del nacionalismo, sin presentar los principios y la característica firmeza con la que el Partido Popular obtiene tan buenos resultados en las elecciones generales. Sorprendente campaña y sorprendentes movimientos.

No es sorprendente, pero si escandaloso, que ETA tome partido en el proceso para la elección del sucesor del Mesías Arzallus. Casualidades de la vida, ETA apoya al candidato que propone el Mesías Arzallus. Según los voceros del grupo terrorista Egibar, el candidato que propone el Mesías Arzallus, es el mejor para el entendimiento entre los nazionalistas. Anasagasti podrá gritar en el Parlamento lo que quiera, pero desde el PNV tienen que comenzar a explicar por qué ETA participa en la campaña interna para la sucesión del líder del partido. Este apoyo explícito al candidato de Arzallus puede interpretarse como que con Arzallus, las cosas les van tan excesivamente bien que quieren más de lo mismo. O que obviamente, forman parte del mismo todo y por eso participan.

Un par de locos
Por JAIME CAMPMANY ABC 12 Noviembre 2003

POCO lugar para la duda deja el catalán Carod-Rovira en unas recientes declaraciones. Bien es verdad que lo que ahora dice lo viene diciendo desde hace años, lo dijo ya en las elecciones catalanas del 99 y antes aún de esa fecha. Carod-Rovira aspira a una Cataluña libre e independiente. Lo escribiré en catalán para que quede más propio: «Catalunya independent i llibre». Hombre, libre ya lo es, porque forma parte de una nación y de un Estado libres. Eso de la libertad para Cataluña es la niñería del pequeño Pujol portando la pancarta del «Freedom for Catalonia». Independiente, también, porque también son independientes la nación española y el Estado español, de los que Cataluña es parte desde hace cinco siglos.

El representante de Esquerra Republicana habla también, igual que Ibarreche, de «Estado libre asociado». Cuando algún político independentista quiere coger por el rabo esa mosca del «Estado libre asociado» saca a relucir el ejemplo de Baviera, que lo mismo podría hablar de algún caso especial como el de Liechtenstein o el de San Marino. Seguramente, un cierto realismo aconseja a Carod-Rovira a admitir, y así lo declara, fases o estadios intermedios en su camino hacia la independencia completa y perfecta. O sea, otro que tal. Carod-Rovira e Ibarreche aparecen en estos páramos de Celtiberia, tantas veces con salpullidos de Celtiberia Show, en una evidente sincronización.

Si los casos de Cataluña y el País Vasco no son idénticos es porque les separan dos circunstancias no ya muy significativas sino esenciales. Primero y principal, porque el PNV apoya sus aspiraciones en el terrorismo que mueve el árbol para que caigan las nueces y «arrea» para que los políticos negocien, y a Esquerra Republicana no se le conocen nefastas veleidades de condescendencia con el terror. Y segundo, porque los independentistas vascos están en el Gobierno de Vasconia desde los comienzos de la democracia, y Esquerra Republicana de Catalunya no ha llegado a ese orgasmo democrático, aunque está a punto de lograrlo ahora, en estas elecciones de 2003, primeras del pospujolismo.

De cualquier forma, el independentismo de unos y otros, vascos del PNV y catalanes de ERC, son posiciones o aspiraciones no sólo utópicas, sino ucrónicas. No tienen sitio en Europa, o sea, en el mundo, ni viabilidad en el tiempo del siglo XXI. El máximo margen de autogobierno y de autonomía que aquí y ahora (hic et nunc) pueden alcanzar, está ya alcanzado y cumplidamente alcanzado. Andamos creando y organizando un ente político supranacional como es la Unión Europea, y es posible, probable o seguro que España y sus autonomías deban afluir parte de su soberanía particular en una soberanía común y superior.

Los caminos por donde discurre la Historia del siglo XXI, que ahora comienza, se dirigen hacia una Europa ancha y unida. En ella no caben los aldeanismos ni las capillas de los pequeños nacionalismos anteriores a los Reyes Católicos. Ibarreche y Carod-Rovira son dos locos que andan a lanzazos y mandobles contra ese personaje invencible llamado Historia.

Un trinqui
Por ALFONSO USSÍA ABC 12 Noviembre 2003

HA contado Antonio Burgos -que ha escrito un delicioso libro sobre los gatos- que fue el «Beni de Cádiz» el acuñador de los términos «mangui» y «trinqui». El «mangui» es un aprovechamiento en especies, y el «trinqui», en dinero contante y sonante. Cuando mi compadre barroco y el humilde firmante comemos langostinos en Sevilla a costa de Curro Romero, protagonizamos un «mangui». Si pronunciamos una conferencia bien remunerada, culminamos un agradable «trinqui». El «trinqui» es mejor que el «mangui», pero el segundo, a su vez, consuela más que el «na de na». El «na de na» es conocido también como el «pringui».

La subvención pública es un «trinqui» no siempre justificado. Los mayores trincones del dinero de todos están en la industria del cine. En eso, los escritores somos auténticos «pringuis». Y quien concede los «trinquis» es el Ministerio de Educación y Cultura, que cuenta con un organismo llamado Instituto de la Cinematografía, encargado de repartir el dinero público para beneficiar los bolsillos privados. El Comité del Instituto de Cinematografía lleva dos años denegando al cineasta vasco Iñaki Arteta una ayuda económica para producir una película sobre las víctimas del terrorismo. Ese proyecto no es un «trinqui». Es una obligación moral de la ciudadanía que paga sus impuestos con la esperanza de un buen destino y mejor reparto. Pero ese Comité dependiente del Ministerio de Cultura, tan reacio a colaborar en proyectos que beneficien a las víctimas del terrorismo, ha subvencionado con doscientos diez mil euros (210.000) a la productora de un tal Luis Goya, en la actualidad imputado en el caso «Egunkaria». El cineasta proetarra se propone rodar una película con el título «Frío sol de invierno», y en el Instituto de Cinematografía están encantados con el proyecto y han pedido que sean respetados los miembros del Comité que otorga las ayudas. Me interesa e intriga conocer la identidad de los doce miembros del respetable Comité que niegan la subvención a una película en homenaje a las víctimas del terrorismo y regalan cuarenta millones de las antiguas pesetas a un simpático batasuno en situación de libertad provisional por su presumible vinculación con la banda terrorista ETA. Como ignoro los nombres de los miembros del Comité me permito intuir que está formado por una mayoría simple de sinvergüenzas.

La fianza que ha tenido que pagar Goya para disfrutar de la libertad provisional es de doce mil euros. Puede suceder que la haya pagado con una parte de la subvención recibida del Ministerio de Cultura. La cuenta de la vieja no falla. Doscientos diez mil menos doce mil dan un resultado de ciento noventa y ocho mil euros a favor. El «trinqui» le ha salido al amigo y colaborador de los etarras de dulce. Dinero del «Estado Español». «Imanol, invita a todos de mi parte, que pagan los tontos de Madrid. Gente de Cultura».

El director del Instituto de la Cinematografía, cuya identidad responde a la de Luis Otero -enhorabuena, Otero-, ha explicado que el proyecto del tal Luis Goya es uno de los mejores que se han presentado. Oiga, Otero, o mejor escrito, lea, Otero. Ni aunque el proyecto sea mejor que «El Padrino» o «Lo que el viento se llevó» o «Ciudadano Kane» o «Casablanca» puede ser merecedor de una subvención pública. Aquí no se trata de «Cultura», como ustedes dicen sin que se les caiga tan bellísimo y maltratado concepto de la boca. Aquí se trata de chulería, de estupidez y de infamia. Con el dinero de los contribuyentes no se puede ayudar a un imputado por pertenecer a la ETA. Así de simple y de sencillo. Comité de chorras.

Cataluña y el Partido Popular
Ramón Pi La Razón 12 Noviembre 2003

Una de las mayores hazañas de Jordi Pujol desde que empezó, con poco más de veinte años, en la vida pública, y sobre todo desde que ganó la Presidencia de la Generalidad de Cataluña, ha sido transmitir a la gran mayoría de la población catalana la conciencia que los nacionalistas llaman «nacional». Un aspecto muy principal de lo que podríamos llamar el «objeto social» de Convergència i Unió es precisamente el «rescate» de esa «conciencia nacional», añorante de las glorias medievales de Cataluña y de su llamémosle soberanía de siglos pasados. Este objetivo ha sido cumplido en muy buena medida.

Pero para alcanzar este logro ha habido que pagar un precio, que es el de alejarse de la realidad actual, riesgo inherente a todo nacionalismo y que en algunos casos, como el vasco, ha alcanzado niveles de psiquiatra. Como Pujol es un buen político, para que ese precio fuera lo menos gravoso, ha corrido otro riesgo, que es el de incurrir en algunas contradicciones entre la ambición de soberanía utópica y el realismo de la pertenencia a comunidades políticas superiores. Pero el alma nacionalista se sobrepone al sentido del Estado sobre todo en períodos electorales, y se trata entonces de ningunear a los partidos «sucursalistas», es decir, que tienen su último centro de decisión fuera de Cataluña, y más aún si están en el Gobierno central, en ese ente difuso que llaman «Madrid».

El Partido Popular es víctima de este ninguneo, que los partidos nacionalistas practican con entusiasmo, auxiliados eficazmente por los medios catalanes de comunicación. Pese a ser hasta ahora el tercer partido de Cataluña, en periódicos, radios y televisiones es tratado como si fuese poco menos que extraparlamentario. Además, su propia cohesión interna actúa paradójicamente contra él, porque resalta su condición de partido español. Este «problema» no lo tienen los socialistas, porque el desbarajuste del Partido Socialista, que en el resto de España es motivo de preocupación, parece ser una ventaja en Cataluña, debido precisamente a la atmósfera nacionalista que el pujolismo ha logrado consolidar.

Pío Moa, de nuevo
César Vidal La Razón 12 Noviembre 2003

Acaba de llegarme un nuevo libro de Pío Moa ¬«Contra la mentira»¬ recopilación de artículos suyos relacionados con los nacionalismos, la izquierda y la guerra civil. Lo he leído en el curso de una mañana y debo decir que su contenido resulta excelente. Hace años en una conversación mantenida con Larry Swingle, éste me insistió en que el oficio de historiador, en buena medida, se reducía a conocer bien las fuentes. Swingle, autor de una magnífica biografía de George Fox, sabía, desde luego, lo que se decía. Los verdaderos historiadores, los que realizan aportes relevantes a la historiografía nunca son políticamente correctos ¬fundamentalmente porque la Historia no lo es¬ nunca se convierten en guardianes de un supuesto fuego sagrado de contenido político y tampoco cuentan siempre con puestos en las universidades. Sin embargo, siempre conocen muy bien las fuentes.

Ese conocimiento de las fuentes españolas es el que ha impedido a los adversarios de Moa refutarlo y también el que les impide aceptar un enfrentamiento con él ya que los expondría al ridículo público. Recientemente, supe que uno de ellos intentaba justificar su negativa a discutir con Moa alegando que, en el pasado, había sido un terrorista. Pobre excusa teniendo en cuenta que la persona en cuestión es partidaria de la negociación con Eta y defensora encarnizada de las tesis del PNV.

Eso sí, su conocimiento de las fuentes historiográficas de la segunda república, a pesar de lo que él afirma, es más bien escaso. Estoy convencido de que llegará un día en que causará sonrojo el ver lo que sobre la guerra civil y la segunda república han escrito no pocos amparándose en columnas de prensa o cátedras universitarias. Para entonces, la guerra de 1936-39 habrá dejado de ser un argumento electoral (¿a Dios gracias!) y se habrá convertido en un objeto de análisis serio e imparcial con cuyo estudio los españoles sabrán cómo las utopías que hundieron la monarquía parlamentaria desencadenaron una revolución en 1934 y 1936 que provocó, para contenerla, una reacción armada de signo contrario. Cuando así sea, habrá que agradecer a Moa el haber sido uno de los que señaló ese camino de sensatez.

De programas y candidatos
Amador G. Ayora La Razón 12 Noviembre 2003

El candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, debutó ayer ante el mundo empresarial. Los presidente de grandes empresas como Emilio Botin (Santander), César Alierta (Telefónica), Miguel Blesa (Caja Madrid), Florentino Pérez (ACS) o Íñigo de Oriol (Iberdrola), entre un largo etcétera, acudieron a arroparle.
El candidato deparó pocas sorpresas. Insistió en las líneas ya conocidas sobre rebaja de los impuestos y de reforma del mundo laboral. Si acaso esbozó una novedosa figura para las viviendas de protección oficial. La idea de Rajoy es que el Gobierno ha hecho de manera brillante los deberes en materia económica y, por lo tanto, sólo será necesario dar continuidad a la política desarrollada hasta este momento.

Habrá, por supuesto, novedades importantes en el aspecto económico. Pero el candidato del PP cree que es mejor reservarlas para la campaña electoral o incluso para después de marzo.
El esfuerzo prioritario, entretanto, estará volcado en frenar el plan soberanista del lendakari vasco, Juan José Ibarreche. Así se ha transmitido, además, al mundo económico. Éste es el motivo por el que destacables responsables empresariales -véase el discurso de José Manuel Fernández Norniella, presidente del Consejo Superio de Cámaras y presidente de Ebro Puleva, del lunes pasado- inciden estos días en la defensa de la Constitución.

El Gobierno teme que si triunfa el plan del lendakari vasco se abra el melón de los nacionalismos, y no es para menos, teniendo en cuenta el incremento de este tipo de voto en los próximos comicios catalanes, por ejemplo.
Otra incógnita por despejar es quién pilotará el barco económico. La opción de Elvira Rodríguez se ha caído del pedestal, mientras emergen otros como el presidente balear, Jaime Mata, que haría un magnífico tándem con Eduardo Zaplana. Entre los hombres de Rodrigo Rato, sigue contando Vicente Martínez Pujalte, y el incombustible Luis de Guindos, mientras se da por segura la salida de Juan Costa.

Indefensos y pertinaces
TONIA ETXARRI El Correo 12 Noviembre 2003

Sostiene Atutxa que el Parlamento se encuentra indefenso, después de la petición de la Abogacía del Estado al Tribunal Supremo para que rechace el incidente de nulidad que presentó contra la decisión del Alto Tribunal de anular los cinco acuerdos contrarios a la disolución del grupo de Otegi. O dicho de otra manera: la Justicia ilegalizó Batasuna, y sus organizaciones con distintos nombres, por entender que formaban parte del negocio terrorista; los partidos del Gobierno vasco se hicieron los locos jugando a las adivinanzas con los informes jurídicos (atención pregunta: se llamaba Arnaldo, pero ahora está en grupo que se llama SA ¿de quién se trata?) hasta que el Tribunal Supremo ordenó su disolución en las instituciones.

Todos acataron la orden judicial menos el Parlamento vasco, donde el Gobierno minoritario, después de las maniobras dilatorias ya conocidas - aceptando sólo una parte de las recomendaciones de sus informes jurídicos, votando una actitud en la Mesa y su contraria en la Junta de Portavoces y confundiendo inmunidad con impunidad- se negó a cumplir la sentencia. Total, que los representantes de Batasuna siguen parapetados tras la confortabilidad institucional y protegidos por Atutxa, que dice sentirse indefenso, no él sino la Cámara que preside, porque el Estado no le deja pasar ni una. Así, el Poder Judicial no sólo está defendiendo a aquellos ciudadanos que se han visto amenazados por quienes siguen justificando desde Batasuna a ETA, con la tolerancia de quienes gobiernan en Euskadi, sino que se está defendiendo de un plan que persigue la ruptura con España y que está rompiendo ya las bases de convivencia entre los ciudadanos demócratas de Euskadi.

Desde la misma institución, el Parlamento, a la que alude Atutxa cuando habla de «indefensión», la oposición acusa al Gobierno vasco de estar poniendo el país patas arriba a la vez que asegura que esta irresponsabilidad no le puede salir gratis a Ibarretxe. Eso piensa el dirigente socialista Jesús Egiguren, que acaba de leer su tesis doctoral, calificada 'cum laude' por unanimidad en la UNED, sobre 'Cánovas del Castillo y el problema vasco' en la que sostiene que aquellos gobernantes que se benefician de un determinado sistema de autogobierno y después lo ponen en crisis, acaban perdiendo.

De momento, y a pesar de su empecinamiento en sacar adelante su proyecto de destrucción de la legalidad vigente, el lehendakari está topando con serios obstáculos. En el Estado. En el Gobierno del PP. En el PSOE. En foros de catedráticos, intelectuales y sindicales. Comienza ya el debate por excelencia de cualquier Cámara parlamentaria: los presupuestos. En la ilegalizada Batasuna se han dado cuenta de que en el proyecto no hay ni mención al plan Ibarretxe. ¿será porque no quiere arriesgarse a que se vuelva a escenificar las objeciones de los empresarios vascos?

En cuanto pueda
ALBERTO NÚÑEZ ORTIZ/PROFESOR DE TEOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE DEUSTO
El Correo 12 Noviembre 2003

En cuanto pueda voy a acabar contigo» (el etarra Iñaki Bilbao al juez Baltasar Garzón, el 17 de marzo de 2003). Es una frase escalofriante. Probablemente sólo las personas amenazadas alcancen a entender la gravedad de esas palabras, todo el terror y la angustia que son capaces de transmitir. Si las tomamos en serio, si tomamos en serio el paisaje en que se pronuncian, descubrimos que el llamado conflicto vasco no atañe principalmente a pueblos, derechos o culturas. Es una enfermedad moral de transmisión ideológica que afecta a unas personas concretas, las impele a pensar, sentir, hablar y actuar así contra otros seres humanos. Su síntoma más recio es el crimen.

Hace poco más de dos años caía abatido en el garaje de su casa el juez José María Lidón, profesor de la Universidad de Deusto. Su muerte no fue un accidente. Unos jóvenes fanatizados por el nacionalismo dispararon sobre él, a sangre fría, hasta matarlo. Antes lo habían espiado durante días para planear cuidadosamente todos los detalles de su asesinato. ¿Por qué? El diputado del PNV en el Congreso Iñaki Anasagasti, protestando acerca de las medidas previstas contra el plan Ibarretxe, con la vehemencia del pobre indígena oprimido que ya no tiene nada que perder, lo ha afirmado recientemente en el Parlamento: el Gobierno español no les deja otra salida a los jóvenes vascos que la lucha armada. He ahí otro afectado por esa rara enfermedad que causa víctimas en carne ajena. Veintitrés años de ininterrumpido disfrute del poder en Euskadi, con los pingües beneficios y prebendas a él aparejados, no han sido suficientes para celebrar un congreso, o unas jornadas o al menos una discreta reunión en cualquier batzoki, en orden a revisar críticamente la doctrina aranista fundacional. Todos los partidos políticos que gobiernan hoy en Europa, y por supuesto los españoles, lo tuvieron que hacer en su momento. Fueron purgas ideológicas hacia dentro para poder adaptarse a una nueva realidad social y política ahí fuera. La derecha y la izquierda revisaron su ideario; el PNV, por lo visto, no ha tenido tiempo. Quisiera ahorrarles el tedio de esas citas literales que se pueden espigar consultando las obras completas de Sabino Arana Goiri, sobre todo en lo referente al odio a España, el racismo, el integrismo religioso, la mitomanía vasca y la intransigencia doctrinal. ¿Sigue vigente para el PNV todo eso? ¿Es concorde con la dignidad del ser humano plasmada en la Declaración de los Derechos Humanos? ¿En un Estado democrático de Derecho? ¿En la España actual de las autonomías? Mucho me temo que Sabino no sólo no ha sido revisado por los suyos: ha crecido hasta la estatura de más de dos metros que tendrá la estatua que le están levantando en Albia . Pero ¿hay acaso alguna relación entre el asesinato de Lidón y la ideología aranista?

Un discurso perforado por el gusano de la mentira corrompe hoy nuestra vida política por medio del contacto, roce, fricción o choque diario con el plan Ibarretxe en todas las instancias públicas. Esta película, proyectada en sesión continua, podría titularse 'El triunfo de la voluntad' o 'La victoria de la fe'. El lehendakari repite con machacona insistencia que los vascos y las vascas seremos lo que queramos ser, y nadie nos lo podrá impedir. Es más: cuando lo alcancemos, habrá paz. Así de sencillo, como simple es el lema fundacional de Sabino: 'Euzkadi es la Patria de los vascos'. Pero el gusano, cuanto más crece, más se parece a la serpiente que se enrosca al hacha de guerra. Y el plan, cuanto más avanza, mayores agujeros presenta. La mentira deja de ser sutil, se engrosa, se hace evidente. Sería una ingenuidad, a estas alturas, dudar de que el plan desarrolla el lema sabiniano en vistas a fundar una nación para los nacionalistas, con la voluntad de apropiarse a perpetuidad del anillo del poder en el País Vasco. Ése y no otro es el principal anhelo de la criatura que ya ha roto aguas: sueña con heredar como hijo único. Ya no se trata de defender la casa del padre, sino de echar de ella a los demás hermanos y quedarse con todo en cuanto pueda...

Pero el lehendakari no puede engañar a nadie que no esté engañado ya, clamando que su proyecto es para la convivencia y para la solución del conflicto. Sabe muy bien a quién defiende prioritariamente, con quien habrá de asociarse para su triunfo definitivo, a qué nos aboca si llega a prevalecer su plan. Uno quisiera pensar que hay razones para la esperanza, pero esas razones se van muriendo una a una con cada magistrado, policía o concejal asesinado, con cada viuda que celebra aniversarios luctuosos, con cada familia que abandona en silencio el país, con cada estómago satisfecho y conciencia envilecida que aplaude esta grotesca carrera de goitiberas sobre un suelo teñido de sangre hacia el abismo de la confrontación civil. Hay algo de irreversible en todo esto que nos va arrastrando cuesta abajo, lastrada nuestra sociedad del siglo XXI por una ideología reaccionaria del XIX. Al juez Lidón ya se lo llevó por delante. Lo terrible es que, si un día callan los tribunales de Justicia, ya sólo nos quedará la sociedad del rifle. Y entonces el que avisaba en cuanto pueda... podrá.

«Pasito, pasito, así con disimulito»
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz 12 Noviembre 2003

NO SABEMOS si Arzalluz le dice «amor» al lendakari, pero, si el caso fuera tal, bien podría cantarle aquella canción de Rafael Godoy tan conocida en los ochenta: «Pasito, pasito, pasito mi amor pasito/ pasito, pasito, así con disimulito». Pues esa estrofa, pese a haber sido escrita pensando en otras lides, describe de forma inigualable la acción desarrollada por el PNV, EA y los monaguillos de Madrazo desde que el Gobierno vasco decidiera abrir el camino de la secesión del País Vasco.

La verdad es que visto lo visto no puede decirse que la estrategia del independentismo disimulista no haya dado el resultado apetecido por los aventureros que decidieron por su cuenta que los vascos (y, con ellos, los restantes españoles) deberíamos bailar al son que, tras vislumbrar preocupados el posible fin de ETA, se pusieron a tocar: el son de la secesión.

El primer pasito fue el de colocar en la agenda política un asunto apartado hasta la fecha del debate democrático: el de la autodeterminación. Casi nadie creyó entonces que aquello fuera algo más que una añagaza con la que el PNV pretendía mejorar su posición frente a Madrid. Pero el tema de la autodeterminación quedó pronto amortizado, y el PNV se preparó para el pasito sucesivo.

Siempre con disimulito, claro está. Ese pasito se dirigió a normalizar la posibilidad de que los vascos replantearan en el futuro sus relaciones con España. La cuestión acabó calando y otra vez fueron legión (aunque, es cierto, que menguante) los que no vieron en todo ello sino una jugada de farol.

Bien abonados ya los campos con un discurso soberanista que olvida siempre el tuétano de este asunto desgraciado -que no es otro que el de la conformación plural del País Vasco- el nacionalismo dio hace dos semanas el pasito decisivo y llevó su propuesta de secesión en dos tiempos al Parlamento de Vitoria. Aunque hay quien piensa todavía que el PNV solo quiere pararle los piés a un gobierno del PP que sería, según los más recalcitrantes defensores de Ibarretxe, el culpable de todo lo que pasa, lo cierto es que, el fin, han saltado todas las alarmas.

El Gobierno, cortando por lo sano, ha decidido hacerles frente acudiendo al Constitucional para tratar de que éste frene en seco, y desde ya, la tramitación del proyecto de Ibarretxe. No es seguro que lo logre. Pero aun si lo lograse es muy probable que con ello haya quemado una salida que podría haberse utilizado en el futuro con mucho más tino y más consenso jurídico y político. Pues ¿qué pasaría si el PNV decidiese desobedecer al Tribunal Constitucional como ya ha desobedecido al Supremo de forma reiterada? Da auténtico pavor sólo pensarlo.

Gracias a Andoáin
Cartas al Director ABC 12 Noviembre 2003

Hace un par de semanas asistí a unas conferencias muy instructivas y rigurosas acerca del País Vasco, la libertad y la democracia. De entre todas las reflexiones, hubo dos que me parecieron muy acertadas y que, brevemente expuestas, eran: a ETA se le puede arrinconar y derrotar -y de hecho así se está haciendo- y al PNV hay que llevarle a la oposición para que el País Vasco pueda salir del terrible conflicto independentista e irracional en el que actualmente está metido. Y para conseguir esto último, los partidos constitucionalistas (léase PSOE y PP, porque IU está haciendo en este modelo un vergonzante favor tanto a la Constitución como a la democracia) deben dejar a un lado sus diferencias, poniendo todas sus energías en impulsar sus proyectos comunes: apoyar y luchar por la libertad, la pluralidad y la democracia en el País Vasco.

Pues bien, Andoáin, probablemente una de las villas que más ha sufrido los horrores del terrorismo y enclave tradicional de Batasuna, ha surgido como ejemplo y punta de lanza en esta carrera de fondo que, valientemente, el PSOE y el PP deben correr juntos. Gracias, Andoáin, me alegré y admiré al leer la noticia. Sois un ejemplo de valentía, liderazgo y claridad que esperamos sigan otras villas de esa tierra tan querida.    María José Sobrini. 
Madrid.

Días de reflexión
José Luis Bezares/Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo 12 Noviembre 2003

Muchos somos conscientes de la enorme factura que los vascos estamos ya pagando en este momento y de la que pagaremos en el futuro por los desenfrenos independentistas de gran parte del nacionalismo vasco. No creo que muchos empresarios estén dispuestos a sacrificar sus negocios por un plan que sumerge al País Vasco en la incertidumbre y en la confusión. Y, por supuesto, no creo que haya ningún inversor que deje su dinero en el mismo ante el panorama tan oscuro que se nos presenta y que desgraciadamente no sabemos cómo terminará. La mayoría de este pueblo no estamos dispuestos a sacrificar todo nuestro bienestar económico y social por este tipo de aventuras cuyo único beneficiario es el mundo nacionalista radical. Una considerable parte de vascos vivimos con preocupación el amenazante, aventurista e incierto plan de esa gran parte del nacionalismo interesado.

Reflexiones con juicio y serenidad sobre el 'día después'. ¿Creen que en ese nuevo marco político o estado será posible vivir en armoniosa convivencia, basada en tanto odio y sufrimiento sembrados entre una parte de sus gentes? ¿Qué sucedería con esa extensa población, llamada constitucionalista, con su voluntad violentada? Son momentos cruciales para nuestro pueblo. No escribamos una página todavía más negra en su historia.

Ilusión o realidad
Aníbal Herrero Mtnez de Nanclares/Las Arenas, Getxo. Vizcaya Cartas al Director El Correo  12 Noviembre 2003

Con el título de 'Democracia y cosoberanía en Europa', firmaba recientemente Xabier Ezeizabarrena un artículo en el que, con conocidos trucos argumentales, se apunta a favor del 'plan'. Partiendo del hecho de que unos profesores universitarios de Oxford se han planteado un ejercicio teórico sobre qué pasaría si Inglaterra, cediendo su soberanía a Europa, desapareciese como concepto de nación, nos quiere hacer ver como real la ilusión de que los ingleses pueden plantearse esta cuestión, de donde se infiere la tozudez y prepotencia del Estado español en no querer ceder de su soberanía. Utilice usted otro ejemplo. Teorías sobre la soberanía circulan muchas y diversas, pero la única realidad de hoy es que los ciudadanos vascos compartimos la soberanía con los otros ciudadanos españoles, de la única cosa que existe realmente y que se llama España. Usted nos propone ceder parte de nuestra soberanía a Europa, pero 'el plan' lo que propone es exactamente lo contrario. Es decir, segregar un trozo de soberanía de España y, lo que es más grave, que la mitad de ese trozo segregado nos sea usurpada a los que no queremos dejar de pertenecer a España para construir una cosa que no existe, que no ha existido, y que no existirá. Así que, usted mismo, don Xabier.

Un anciano francés de 68 años pone en fuga a dos etarras armados con pistolas
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas - Madrid.- La Razón 12 Noviembre 2003

Un anciano francés, de 68 años de edad, puso en fuga a dos etarras armados con pistolas que trataban de robarle su automóvil. Los hechos, según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN, ocurrieron minutos después de las diez de la noche del lunes, en la localidad de Brantone, a unos 150 kilómetros al norte de Burdeos, en el Departamento de Dordoña. El anciano iba a coger su coche cuando vio que dos individuos estaban manipulando la cerradura con una especie de sacacorchos (los «ziriak» que utiliza ETA). Lejos de asustarse, el ciudadano francés se encaró con los ladrones, forcejeó con ellos y consiguió que, en un primer momento, emprendieran la huida. A uno de estos individuos se le cayó entonces una pistola que recogió el anciano.

Cuando el incidente parecía haber terminado, los ladrones regresaron y se enfrentaron de nuevo con el ciudadano galo al que exigieron la devolución del arma. Vano intento. El anciano volvió a enzarzarse en una pelea con los delincuentes y resultó herido de carácter leve al ser golpeado con un objeto metálico.

Una vez recuperada la pistola, los dos individuos emprendieron la huida a pie. Pero debía ser tal su nerviosismo, y el miedo que les había entrado al tener que enfrentarse a una persona de 68 años, que en el camino perdieron una mochila, que fue recuperada con posterioridad por agentes de la Policía francesa.
En su interior, fueron encontrados varios juegos de matrículas falsas con numeración correspondiente a la zona de Burdeos y documentación para vehículos, también falsificada.

Estos datos son los que han hecho sospechar que los dos individuos, que protagonizaron el lance tan peculiar con el anciano francés, son miembros de la banda terrorista ETA. Las citadas fuentes han señalado que en las últimas semanas se ha observado en el Sur de Francia un aumento del robo de automóviles imputables, en principio, a miembros de la banda.

La organización criminal mantiene su actividad en suelo galo y los consultados recuerdan que, en el último atentado, cometido en Navarra contra unas instalaciones militares, fue utilizado un automóvil que había sido sustraído en territorio francés.

Jorge Fernández Díaz: «La reforma del Estatuto catalán implicaría una nueva Constitución»
PABLO PLANAS ABC 12 Noviembre 2003

Jorge Fernández Díaz es uno de los políticos catalanes con más trayectoria en Madrid. Desde que en 1991 fue designado secretario de Política autonómica está a las órdenes de Rajoy

-¿En qué medida cree que puede condicionar la política catalana la retirada de Jordi Pujol?
-Veintitrés años de pujolismo lo dicen casi todo. Para bien o para mal, es una trayectoria extraordinaria, en el sentido de que no es normal tanta duración en el poder. Ahora cabe plantearse si vamos a entrar en el pospujolismo o en la tentación de hacer pujolismo sin Pujol. Eso pasa en CiU y significa que se van a equivocar. A Pujol se le puede suceder, pero no sustituir. Ha marcado época. Hay que reconocer que ha logrado consolidar la autonomía catalana sin crear más tensiones de las necesarias y sin agraviar al resto de España. Pero los prolegómenos del pospujolismo no son muy esperanzadores con esa propuesta de reforma del Estatuto, lo que no refleja más que una debilidad política.

-Tanto en CiU como en el PSC-PSOE se insiste en que la reforma del Estatuto catalán no requiere cambios en la Constitución.
-El papel lo aguanta todo, pero seamos serios. La Constitución se fundamenta en la indisolubilidad de la patria y establece que la soberanía radica en el conjunto del pueblo español. La propuesta estatutaria de Mas radica en que la soberanía es del pueblo catalán y que el pueblo catalán tiene derecho a la autodeterminación. No es que haya que reformar la Constitución, tendríamos que hacer una nueva. El pueblo español es el titular de la soberanía y por eso las propuestas catalana y vasca no caben en la Constitución.

-Pero hay aspectos de la Constitución que, según admite hasta el PP, necesitan actualización. Cuando se redactó no había Comunidades Autónomas y el Senado era una cámara de representación provincial.
-La Constitución en sí misma establece el procedimiento para su reforma, pero a partir de ahí hay que tener la prudencia necesaria para saber si es oportuno o no acometerla. En este momento, las iniciativas no van en la línea de definir mejor las reglas de vida en común sino que pretenden romper ese proyecto. En cuanto al Senado, algunos lo plantean como una reforma encubierta del modelo de Estado.

-¿Sería partidario de afianzar la colaboración con los nacionalistas catalanes tras las elecciones?
-CiU no está madura como para aceptar un modelo bávaro CSU-CDU o el navarro UPN-PP. Otra cosa es que nos parezca deseable que en un futuro el nacionalismo catalán acepte que la Constitución es un marco de referencia suficiente para garantizar la autonomía y el autogobierno de Cataluña, de tal suerte que pueda irse a una fórmula de colaboración estable de esas características. Hoy por hoy, es poco realista.

-En los últimos años ambas formaciones se han apoyado en Madrid y en Barcelona y no les ha ido mal.
-Desde luego, pero ya no sería aceptable un modelo de colaboración que implique un exceso de responsabilidad por nuestra parte como el que hemos tenido que asumir los últimos años.

-En CiU se quejan precisamente de que el apoyo al PP les pasa factura.
-Nosotros hemos actuado con un plus de responsabilidad y CiU no ha tenido la nobleza de reconocerlo. No hemos recibido más que desprecios y manifestaciones impropias de aliados parlamentarios mientras que en Madrid ya no necesitábamos su apoyo. Cuando nosotros los necesitamos, en la primera legislatura, lo reconocíamos, lo agradecíamos y lo decíamos. Cuando ellos han dependido de nosotros, el pago que nos han dado ha sido el de una dureza digna de mejor causa.

-Pese a todo, el PP ha criticado más a Maragall que a CiU...
-Porque Maragall es un tanto caótico, errático e impredecible en sus posiciones políticas. Nos preocupa que Mas deba demostrar ser más nacionalista que nadie para que su entorno le reconozca como líder y sucesor de Pujol.

-Pero la bandera del soberanismo es de CiU.
-El equipo que rodea a Mas es soberanista y su inexperiencia le puede llevar a asumir determinados maximalismos en los que no incurría Pujol. Companys, que no era catalanista, tenía que estar demostrando permanentemente que lo era. A mí me preocupa que eso le pase a Mas.

-Parece que la reforma del Estatuto y las tensiones con el resto de España preocupan poco a los ciudadanos catalanes, pese a que ocupan la mayor parte del discurso político.
-Ante todo, un político debe ser predecible porque no estamos para trasladar problemas a la gente sino para solucionarlos. Ése es un discurso propio de las elites políticas de Cataluña. Quien no conociera la realidad de Cataluña podría pensar que existe una demanda social en favor de una nueva relación de Cataluña con España, pero eso forma parte exclusivamente del discurso político. A la gente en Cataluña le preocupa lo que preocupa a los españoles y eso lo dicen todas las encuestas. No le preocupa para nada la reforma del Estatuto.

-Eso probaría la creciente distancia entre las ocupaciones de los políticos y las preocupaciones de los ciudadanos, tanto en Cataluña como en el País Vasco.
-No conozco la política vasca como la catalana, pero estoy de acuerdo en que los discursos pueden ser demasiado ideológicos, alejados de los problemas de la gente. Es evidente que de forma creciente los ciudadanos son más críticos con los partidos. Creen que los partidos son indispensables, pero para resolver los problemas de la gente.

-Sin embargo, tanto PSC como CiU y los promotores del plan Ibarretxe se justifican en el hecho de que persiguen aumentar la calidad de vida a través del autogobierno.
-Esos planteamientos generan inseguridad jurídica, política, social y, probablemente, económica. La economía requiere reglas de juego claras. Los inversores quieren marcos jurídicos de referencia claros, saber las condiciones para sus inversiones. Cuando los partidos llevan en el frontispicio de sus programas que quieren romper las reglas del juego y además en unas condiciones que ponen en riesgo la propia Constitución eso crea incertidumbre económica. Con eso no van a hacer más que provocar el empeoramiento en los parámetros de la calidad de vida de la gente.:

RECOPILACIÓN DE ARTÍCULOS
El nuevo libro de José Luis de la Granja destaca el "eterno regreso" de Sabino Arana al PNV
"El siglo de Euskadi. El nacionalismo vasco en la España del siglo XX", es el título del último del catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad pública vasca, José Luis de la Granja. Según el autor, "Sabino Arana pesa y está vivo en la Euskadi actual". De hecho, cuando el PNV está apunto de celebrar el centenario de la muerte de su fundador, las tesis aranistas y el "profundo antiespañolismo", siguen marcando la "deriva nacionalista" en el País Vasco.
EFE Libertad Digital  12 Noviembre 2003

El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad del País Vasco y escritor especializado en el nacionalismo vasco José Luis de la Granja aseguró este martes que en la actual "deriva nacionalista" hay muestras del "eterno regreso" del fundador del PNV, Sabino Arana, a los planteamientos de este partido.

En la presentación de su reciente libro, "El siglo de Euskadi. El nacionalismo vasco en la España del siglo XX", De la Granja precisó que "Sabino pesa y está vivo en la Euskadi actual", ya que es, "con diferencia", el personaje histórico más citado y "sigue siendo el ideólogo más influyente". En el libro, una recopilación de artículos publicados en los últimos años, analiza la historia del nacionalismo y de la actualidad vasca, "que no se puede explicar sin Ermua y Estella".

De la Granja explicó que "la primera Euskadi dura nueve meses en Vizcaya y termina a sangre y fuego por la entrada de los carlistas en Bilbao" en junio de 1938 y "no resurge hasta el Estatuto de Gernika, el éxito político más importante que ha tenido el PNV en sus cien años de historia y con el que ha podido gobernar más de 20 años". Tras insistir en la "pervivencia" del "legado aranista" en el PNV, "que nunca ha revisado esos dogmas", apreció que ese partido mantiene hoy "una visión mítica y falseada de la historia del País Vasco", así como "el profundo antiespañolismo" de Arana y la "patrimonialización de Euskadi".

Recordó la trayectoria política del PNV, "basada en la moderación y en la negociación", durante los cien años de su existencia, y se extrañó por la actual "deriva independentista" y "el sueño de esa gran Euskal Herria, un estado de nueva planta que nunca en la historia ha existido", en referencia al Plan Ibarretxe y a lo ocurrido en el nacionalismo vasco desde el Pacto de Estella.

"Pretenden hacer realidad -continuó- la utopía de Arana de la gran Euskadi, cuando el siglo XX ha dejado claro que muchas de las utopías del siglo XIX han terminado en guerras y dictaduras, lo que conlleva el riesgo de destruir la Euskadi real desde hace 25 años por construir esa Euskal Herria que nunca ha existido". Para el autor, es difícil que el PNV vuelva a "Gernika desde Estella si no pierde antes unas elecciones".

En la presentación, los catedráticos Santos Juliá y Juan José Solozábal destacaron que el libro contribuirá a arrojar algo de luz sobre el actual momento que vive el nacionalismo vasco, así como el tono académico y racional del libro, lejos de las pasiones que suele haber en torno a los nacionalismo o antinacionalismos.

críticas al nuevo estatuto
Álava alega que el proyecto del Gobierno vasco es «antiforal» y un «burdo fraude»
La Diputación alavesa presentó ayer sus argumentos para que el Tribunal Superior sea competente en su recurso
F. GÓNGORA/VITORIA El Correo 12 Noviembre 2003

El Ejecutivo niega que la iniciativa sea impugnable ante el Tribunal Superior
La Diputación Foral de Álava presentó ayer por la mañana ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco sus alegaciones para que sea este órgano el competente en su recurso contra el plan Ibarretxe. El Ejecutivo presidido por el popular Ramón Rabanera centra sus argumentaciones «en la defensa de la foralidad y los derechos históricos», puestos en peligro, a su juicio, por la propuesta de nuevo Estatuto, ratificada por el Gabinete de Juan José Ibarretxe el pasado 25 de octubre.

Uno de los seis planteamientos jurídicos en los que se basa el escrito presentado por la máxima institución territorial alavesa redunda precisamente en la «inobservancia de la audiencia de los órganos forales» para elaborar la propuesta del lehendakari. «Esa ausencia no puede ser sustituida por la intervención en el debate parlamentario de los representantes del territorio histórico de Álava ya que la participación debe ser anterior a su aprobación», subraya la institución foral. «La indefensión de la Diputación al no conocer ni intervenir en el proceso de elaboración de la propuesta es evidente y determina la nulidad del acto», añade.

Ramón Rabanera, que se mostró hondamente preocupado y reiteró su promesa de no entrar en descalificaciones ni responder a las de miembros del Partido Nacionalista Vasco «que nos han llamado desde 'pitufos' a payasos o han dicho que este es un recurso impresentable», tildó el plan de «anticonstitucional, antiestatutario y antiforal». Añadió que el recurso es la «única arma» y la «única vía de recurso que nos queda a la Diputación». «Si se nos negara, se negaría el derecho ciudadano a pedir amparo a los tribunales cuando creen que se vulneran sus derechos», recalcó.

En otro momento de su intervención, el diputado general alavés subrayó que la vertebración del País Vasco se basa en tres territorios diferenciados. «Desgraciadamente», añadió, «si sale adelante ese proyecto, que no lo deseamos, nuestras prerrogativas, nuestras singularidades no quedarían salvaguardadas».

«No hay inmunidad»
La Diputación alavesa reclama en otro considerando que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco es competente en conocer los actos del Consejo de Gobierno de la comunidad autónoma «porque en un Estado de Derecho no pueden existir actos de los poderes públicos inmunes al control jurisdiccional, ni siquiera cuando sean políticos». Javier Guevara, diputado de Presidencia que acompañaba a Rabanera, reiteró que «no se puede hacer ese debate populista de poner las ideas por delante del derecho. Todas las ideas, todos los proyectos, sí. Pero cuidado, que estén dentro del marco jurídico por el que nos regimos», agregó el menor de los Guevara.

Como «burdo fraude de ley, abuso de derecho y desviación de poder» califica también la Diputación alavesa el plan Ibarretxe «porque se ampara en el Estatuto para lograr una reforma de la Constitución».

PLAN IBARRETXE
Manos Limpias anuncia un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia vasco
AGENCIAS/MADRID El Correo 12 Noviembre 2003

La asociación Manos Limpias, cuyo secretario general es el antiguo dirigente del partido de extrema derecha Fuerza Nueva Miguel Bernad Remón, aseguró ayer que ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra el plan Ibarretxe. El colectivo sostiene en una nota de prensa que la denuncia se basa en la «extralimitación de las potestades» de la Administración, «habiéndose incurrido en el ilícito de la desviación de poder», y en la vulneración de los elementos esenciales del acuerdo del Consejo de Gobierno vasco.

La asociación alega también, en el mismo comunicado, la conculcación de varios preceptos constitucionales y la utilización de la figura del «fraude de ley» para conseguir «por vías tortuosas» lo que la ley prohíbe.

Manos Limpias añade que ha solicitado en su recurso la suspensión cautelar del acuerdo adoptado el pasado 25 de octubre por el Gobierno de Juan José Ibarretxe, lo que, según la nota, «bloquearía la tramitación» de la propuesta.

La asociación que dirige Bernad Remón también presentó el pasado mes de julio ante el mismo tribunal una querella contra los miembros de la Mesa del Parlamento vasco Juan María Atutxa, Gorka Knörr y Kontxi Bilbao por un presunto delito de desobediencia, al negarse a disolver el grupo parlamentario de la ilegalizada Batasuna.

CONFERENCIA REGLEG EN SALZBURGO
Ibarra pide que las regiones europeas se opongan a "planes secesionistas" como el de Ibarretxe
El presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, pidió este martes que las regiones europeas nieguen "legitimidad política" a "planes secesionistas" que, como el de Ibarretxe, "quieren utilizar Europa no para regionalizar, sino para saltar por encima de su Estado miembro". En el mismo foro –la IV Conferencia de Presidentes de Regiones con Poder Legislativo­ celebrada en Salzburgo­–, Ibarretxe le contestó que "sería bonito" que respetara sus ideas aunque las comparta.
EFE Libertad Digital  12 Noviembre 2003

Rodríguez Ibarra e Ibarretxe se manifestaron de esa manera durante sus intervenciones en la IV Conferencia de Presidentes de Regiones con Poder Legislativo (Regleg), que comenzó este martes en la ciudad austriaca de Salzburgo, y a la que asistieron únicamente estos dos presidentes autonómicos españoles.

El presidente extremeño solicitó a las regiones europeas que nieguen "legitimidad política a quienes quieran utilizar Europa no para regionalizar, sino para saltar por encima de su Estado miembro" con propuestas secesionistas. Rodríguez Ibarra pidió a la conferencia una declaración para decir que "fuera de Europa hace mucho frío y que ésta no admitirá jamás en su seno a nadie que, formando parte de un Estado miembro, se secesione o se separe".

"Esto sería un gran servicio que haríamos a Europa, al movimiento regional europeo y a cualquier veleidad secesionista que pueda presentarse en el futuro en el seno de la UE", apostilló Rodríguez Ibarra, quien llegó a la conferencia una vez empezada y no pudo escuchar la intervención del lehendakari. Añadió que "yo aspiro a seguir formando parte de la Regleg, pero Ibarretxe a lo mejor se despide hoy, ya que aspira a formar parte de una estructura diferente de lo que es regiones con poder legislativo para ocupar un asiento en el Consejo de Ministros de la UE". Rodríguez Ibarra negó que el Plan Ibarretxe sea una propuesta por la convivencia "en una región donde hay muchos ciudadanos que se conformarían no ya con convivir, sino con sobrevivir".

"Sería bonito que tú me dijeras lo mismo"
Por su parte, Ibarretxe en un turno de réplica respondió a Rodríguez Ibarra que no comparte sus ideas, "pero las respeto y me parece que sería bonito que tú en este foro me dijeras lo mismo". Irónicamente, Ibarretxe se dirigió a "mi amigo" Rodríguez Ibarra para señalar que "si hubieras venido al comienzo de la reunión, hubieras escuchado que he dicho que para los vascos la Constitución europea es un paso muy importante, que respeta la identidad de los pueblos en Europa y los acuerdos políticos que se hayan de producir entre las diferentes instituciones de los Estados miembros".

El lehendakari se dirigió a los presentes explicándoles que su propuesta es "una iniciativa democrática, legítima, no para crear un Estado, no para romper con el Estado español, sino para convivir con el Estado español dentro de Europa.

Tras la intervención de Rodríguez Ibarra, el presidente regional de Salzburgo, Franz Schausberger, tomó la palabra para decir que la Conferencia de Presidentes de Regiones con Poder Legislativo "no se mete en discusiones nacionales" y añadió que "no debe haber intromisión por parte de la UE en temas nacionales". Concluyó diciendo que "la participación de las regiones en el proceso de integración europeo debe regularse a nivel nacional".

Antología racista, xenófoba y etnicista de Sabino Arana
Libertad Digital  12 Noviembre 2003

Cuando el PNV, partido fundado por Sabino Arana Goiri, se dispone a celebrar el centenario de su muerte, el PP de Bilbao considera necesario recordar que su pensamiento se caracterizó por ser racista, xenófobo y etnicista. Las citas escogidas proceden de los periódicos y revistas en los que difundió su ideario, como "Bizkaitarra" "Baserritarra", "La Patria".

"El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español o no sabe andar, o si es apuesto, es tipo femenino". Bizkaitarra, nº 29.

"Es preciso aislarnos de los maketos. De otro modo, aquí en esta tierra que pisamos, no es posible trabajar por la gloria de Dios". Bizkaitarra, nº 19.

"Nosotros, los vascos, evitemos el mortal contagio, mantengamos firme la fe de nuestros antepasados y la seria religiosidad que nos distingue, y purifiquemos nuestras costumbres, antes tan sanas y ejemplares, hoy tan infestadas y a punto de corromperse por la influencia de los venidos de fuera". La Patria, nº 39.

"Conste que desde luego que de ese roce del maketo con el bizkaino solo brotan en este país irreligiosidad e inmoralidad. Eso lo demuestran los hechos y se explica perfectamente". Bizkaitarra, nº 6 bis.

"Ya hemos indicado, por otra parte, que el favorecer la irrupción de los maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país; porque si es cierto que las costumbres de nuestro Pueblo han degenerado notablemente en esta época, débese sin duda alguna a la espantosa invasión de los maketos, que traen consigo la blasfemia y la inmoralidad". Bizkaitarra, nº 10.

"Nosotros odiamos a España con nuestra alma, mientras tenga oprimida a nuestra Patria con las cadenas de la esclavitud. No hay odio que sea proporcionado a la enorme injusticia que con nosotros ha consumado el hijo del romano. No hay odio con que puedan pagarse los innumerables que nos causan los largos años de dominación". Bizkaitarra, nº 16.

"Nosotros a ningún maketo, a ningún españolista odiamos tanto como al español o españolista que, conociendo de alguna manera la historia de Bizkaya, se la da falseada, adulterada y españolizada al pueblo bizkaino, para servirse del en provecho de algún partido español". Bizkaitarra, nº 22

"Ese camino del odio al maketismo es mucho más directo y seguro que el que llevan los que se dicen amantes de los Fueros, pero no sienten rencor hacia el invasor". Bizkaitarra, nº 4.

"¡Cuándo llegaran todos los bizkainos a mirar como enemigos suyos a todos los que les hermanan con los que son extranjeros y enemigos naturales suyos!". Bizkaitarra, nº 22.

"Les aterra oír que a los maketos se les debe despachar de los pueblos a pedradas. ¡Ah la gente amiga de la paz..! Es la mas digna del odio de los patriotas". Bizkaitarra, nº 21

"Cuando el pueblo español se alzo en armas contra el agareno invasor y regó su suelo con sangre musulmana para expulsarlo, obro con caridad. Pues el nacionalismo bizkaino se funda en la misma caridad." Bizkaitarra, nº 28.

"Gran numero de ellos parece testimonio irrecusable de la teoría de Darwin, pues mas que hombres semejan simios poco menos bestias que el gorila: no busquéis en sus rostros la expresión de la inteligencia humana ni de virtud alguna; su mirada solo revela idiotismo y brutalidad". Bizcaitarra, nº 27.

"Antiliberal y antiespañol es lo que todo bizkaino debe ser". Bizkaitarra, nº 1.

"En pueblos tan degenerados como el maketo y maketizado, resulta el sufragio universal un verdadero crimen, un suicidio". Bizakaitarra, nº 27.

"El roce de nuestro pueblo con el español causa inmediata y necesariamente en nuestra raza ignorancia y extravío de inteligencia, debilidad y corrupción de corazón". Baserritarra, nº 11.

"La fisionomía del bizkaino es inteligente y noble; la del español inexpresiva y adusta. El bizkaino es nervudo y ágil; el español es flojo y torpe. El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español,. Es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntadselo a cualquier contratista de obras, y sabréis que un bizkaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos". Bizkaitarra, nº 29.

"El bizkaino es laborioso; el español perezoso y vago". Bizkaitarra, nº 29.

"El bizkaino degenera en carácter si roza con el extraño; el español necesita de cuando en cuando una invasión extranjera que lo civilice". Bizkaitarra, nº 29.

"Oídle hablar a un bizkaino, y escuchareis la más eufórica, moral y culta de las lenguas; oidle a un español, y si solo le oís rebuznar, podéis estar satisfechos, pues el asno no profiere voces indecentes ni blasfemias". Bizkaitarra, nº 29.

"Entre él cumulo de terribles desgracias que afligen a nuestra amada Patria, ninguna tan terrible y aflictiva, juzgada en sí misma cada una de ellas, como el roce de sus hijos como el roce con los hijos de la nación española". Baserritarra, nº 11.

"Muchos son los euskerianos que no saben euskera. Malo es esto. Son varios los que lo saben. Esto es peor. Gran daño hacen a la patria cien maketos que no saben euzkera. Mayor es el que le hace solo maketo que lo sepa. Para el corazón de la Patria, cada vasco que no sabe euzkera es una espina; dos espinas cada vasco que lo sabe y no es patriota; tres espinas cada español que habla euzkera". Baserritarra, nº 8.

"Etnográficamente hay diferencia entre ser español y ser euskeriano, la raza euskeriana es sustancialmente distinta a la raza española". Bizkaitarra, nº 11.

"Si fuese moralmente posible una Bizcaya foral y euzkeldun, pero con raza maketa, su realizacion seria la cosa más odiosa del mundo, la más rastrera aberración de un pueblo". Bizkaitarra, nº 4

"¡Ya lo sabéis, Euzkeldunes, para amar el Euzkera tenéis que odiar a España". Bizkaitarra, nº 31.

"Si hubieran estudiado una miaja de Geografía política y hubiesen tenido una apizca de sentido común, sabrían que al norte de Marruecos hay un pueblo cuyos bailes peculiares son indecentes hasta la fetidez, y que otro al norte de este segundo pueblo hay otro cuyas danzas son honestas y decorosas hasta la perfección; y entoncesn les chocaria que el alcalde de un pueblo euskeriano prohibiese bailar al uso maketo, como es hacerlo abrazado a la pareja, para restaurar en su lugar el baile nacional de Euskeria". Baserritarra, nº 11.

"Morir por la patria, como por la patria se entienda no un pedazo de este planeta que llamamos Tierra, ni un grupo físico de estos habitantes suyos que llamamos hombres considerado solo en orden a su bienestar material, sino la sociedad, pueblo, nación, o gran familia a que por naturaleza pertenezca uno, constituida y organizada en orden al santo fin de toda sociedad de hombres: no es morir por causa mundana, sino morir por dios, fin ultimo de todas las cosas". Baserritarra, nº 4.

"Con esa invasión maketa,...la impiedad, todo genero de inmoralidad, la blasfemia, el crimen, el libre pensamiento, la incredulidad, el socialismo, el anarquismo..todo es obra suya". Bizkaitarra, nº 19.

"Que el obrero catalán se lance en brazos del socialismo o del anarquismo, no puede sorprendernos. Pero que los jóvenes vascos busquen en las promesas de gente invasora...". La Patria, nº 18.

"Lo que es realmente extraño es que haya un solo obrero euskeriano entre los socialistas.. ¿Por qué los obreros euskerianos no se asocian entre si separándose completamente de los maketos y excluyéndolos en absoluto?". Baserritarra, nº 5.

"Cien vidas que tuviera, cien padres, cien madres, cien hermanos, cien esposas y cien hijos, ahora mismo los daría todos, si de ello se siguiera la salvación de mi patria". Bizkaitarra, nº 101.

"Dichosos aquellos antepasados nuestros que perdieron su vida por mantener incólume la independencia de Bizkaya". Bizkaitarra, nº 15.

"Ningún bizkaino digno de este nombre podría ya vivir en su patria, si no tuviese la esperanza de vengarla algún día".

Crónica | El conflicto lingüístico
«En gallec, si us plau»
barcelona  a.l. La Voz 12 Noviembre 2003

Estación de Mataró. Jueves. Le pregunto a una señora de unos 50 años cuál es la vía que va a Barcelona: «Per l¿altre costat», me contesta. Como se trata de un experimento, continúo en castellano. Y ella sigue en sus trece: «La via ú és direcció Arenys». Estuve a punto de hacerle el truco de mi abuela. Una vez, en un té de señoras, había gallegas y catalanas. Éstas no se apeaban de su idioma. «Neniñas, imponse falar en galego», proclamó una de las gallegas. Así, mi abuela y sus amigas lograron que se usara el esperanto peninsular, como le llaman aquí algunos.

De niño, el «seño Eduard» me expulsó de clase de literatura española por hablar en castellano. Era un colegio catalanista en tiempos de, hasta cierto punto, lógica radicalidad. El catalán salía a cops (golpes) de su «longa noite de pedra», que diría Celso Emilio.

«Ahora está todo peor, sobre todo con los mayores. No dicen una palabra en español ni que los mates», afirma José Pérez, un taxista nacido en Xinzo de Limia. Él también es muy radical, tanto que quiere suprimir «todos los dialectos». «¡¡Me está diciendo que el gallego es un dialecto y que hay que prohibirlo!!», replico escandalizado. «Yo lo hablo con mi mujer, pero a los niños los educamos en alemán, porque estábamos en Alemania. Tuvimos que venir a Barcelona y hubo que ponerles intérprete en el colegio. Les hablaban en catalán».

El taxista de Xinzo tendrá sus razones pero yo me quedo con la tolerancia y el trilingüismo de miles de gallegos, como el camarero del Xarabel, un restaurante del centro. En la factura viene su nombre. Pone Jordi. Pero él acude a mi mesa a aclarármelo: «Eu chámome Xurxo e son de Cacheiras». Comentamos con envidia cómo los catalanes de cualquier edad, sexo o condición defienden su lengua y la usan en todos los registros, no como en Galicia. Es la parte buena, frente al fundamentalismo lingüístico que tanto molesta a los de fuera.

«Sale sin querer»
«Somos totalmente bilingües, tanto que a veces contestamos en catalán a los castellanoparlantes porque no nos damos cuenta. Me sabe muy mal hacerlo, pero a veces pasa», dice María Antonia, una votante de ERC, que critica a los que deliberadamente usan el idioma como barrera. Siempre hay un remedio. Pedir que hablen en gallego, como hacía mi abuela. «En gallec, si us plau».

Recortes de Prensa   Página Inicial