AGLI

Recortes de Prensa     Martes 16  Diciembre  2003
Nuevos escenarios tras la detención de Sadam
Editorial ABC 16 Diciembre 2003

Llanto de camarada
ALFONSO USSÍA ABC 16 Diciembre 2003

La responsabilidad de Zapatero
Editorial La Razón 16 Diciembre 2003

Atutxa o el soberano autoritarismo
CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN ABC 16 Diciembre 2003

Pacto con Espanya
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 16 Diciembre 2003

El nacionalismo socialista de Maragall
Ignacio Villa Libertad Digital  16 Diciembre 2003

Zapatero elige perder
Antonio Martín Beaumont La Razón 16 Diciembre 2003

Mentiras nacionalistas
Cartas al Director ABC 16 Diciembre 2003

Un plan para quién
Cartas al Director ABC 16 Diciembre 2003

Poder y debilidad
MIQUEL PORTA PERALES ABC 16 Diciembre 2003

Alberdi anuncia su marcha del PSOE y compara el pacto PSC-ERC con el Plan Ibarretxe
Libertad Digital  16 Diciembre 2003

El PP compara el Parlamento vasco con una herriko taberna tras aprobarse la subvención a SA
Libertad Digital  16 Diciembre 2003
 
Nuevos escenarios tras la detención de Sadam
Editorial ABC 16 Diciembre 2003

A medida que pasan las horas se palpa la trascendencia de la noticia de la detención de Sadam Husein. Aunque debe evitarse la euforia, el futuro se despeja de muchas de las incertidumbres que gravitaban sobre la viabilidad del proyecto aliado en Irak. La desaparición de Sadam como referente moral para los que todavía se oponen a la instauración de una sociedad democrática es un dato que debe ser valorado en su justa medida. Se ha logrado un éxito, pero no se ha puesto fin al problema. Es cierto que subsisten riesgos y que la seguridad en el país no está definitivamente salvaguardada. Los atentados de ayer contra dos comisarías de Bagdad advierten de los peligros que acechan. Una docena de muertos es el último balance de sangre cosechado por los leales de Sadam y la advertencia de que la estructura del régimen baasista sobrevive a través de una trama subterránea que llevará tiempo desactivar. Por desgracia Irak seguirá instalada en el dolor y la tragedia durante algunos meses más.

A pesar de la victoria aliada y la captura de Sadam, la red de apoyos que sostenía el tupido entramado represivo baasista permanece parcialmente en pie. No hay que olvidar que estamos hablando de una tiranía que durante veinticinco años fue capaz de oprimir con mano férrea un país tan complicado como Irak. En tan ominosa labor Sadam no estaba solo. A su alrededor articuló una serie de eficaces instrumentos de control social que alimentaron un entorno de lealtades familiares y clanes privilegiados. La densidad y capilaridad del mismo fue amplia, tal y como lo demuestra el hecho de que el régimen sobreviviera a las derrotas exteriores y a los levantamientos que soportó dentro de sus fronteras. En este sentido, la victoria militar aliada del pasado abril echó por tierra el entramado político-militar que actuaba desde la superficie, pero no erradicó ese trasfondo de lealtad tiránica que ahora, desde la clandestinidad, sigue entregado a la practica cotidiana del terror.

Cuando se habla del futuro de Irak hay que dar tiempo al tiempo. Los efectos de la captura de Sadam Husein se sentirán a meses vista. De ahí que sea imprescindible mantener la calma. Aquí hay que ser cautelosos y pacientes en el mantenimiento de la estrategia seguida hasta el momento por los aliados. En Irak no habrá un cambio radical de un día para otro. Hablamos de una sociedad que ha sido víctima de una atroz propaganda partidista. Un país traumatizado por una de las tiranías más feroces del planeta y en el que la represión interior, las décadas de guerra exterior y la laminación de las estructuras tradicionales han creado un vacío de poder que es muy difícil de colmar.

Con todo, no hay que renunciar al optimismo. Irak es un país lleno de recursos naturales y humanos. La apertura a la democracia puede culminarse felizmente. Los Estados Unidos y sus aliados lo saben. La reacción de los siempre hipersensibles mercados internacionales ante la noticia de la captura de Sadam apunta en esa dirección. Apostar por la reconstrucción de Irak no es una insensatez, tal y como lo acreditan Francia, Alemania y Rusia, que, después de oponerse a la intervención aliada, reclaman ahora un lugar bajo el sol de los contratos que reconstruirán un país masacrado económicamente por la tiranía derrotada. Hay muchas posibilidades de que las cosas salgan bien. Con sensatez y perseverancia en la búsqueda de sumas interiores y alianzas exteriores podrá completarse un proceso en el que lo único que debe importar es que los iraquíes recuperen su dignidad como pueblo después de décadas de envilecimiento y opresión. Parafraseando a Popper: a pesar de las incertidumbres, el futuro está abierto para Irak.

Llanto de camarada
Por ALFONSO USSÍA ABC 16 Diciembre 2003

LA detención del más fiel heredero de Stalin ha conmovido al más innecesario de sus partidarios. A punto de cauce las lágrimas del pobre Llamazares. Mal aspecto tenía cuando los periodistas pidieron su opinión. La criatura estaba destrozada. Mirada perdida, labios temblorosos. Cuando murió su ídolo, Neruda escribió en su Isla Negra: «Camarada Stalin, yo estaba junto al mar en la Isla Negra, descansando de luchas y viajes, / cuando la noticia de tu muerte llegó como un golpe de océano». Y después, esta tontería: «Fue primero el silencio, el estupor de las cosas, y luego llegó del mar una ola grande / de algas metales y hombres, piedra, espuma y lágrimas estaba hecha esa ola». Se le olvidaron a Neruda unos centenares de millones de cadáveres en la formación de aquella ola. Como Neruda, Llamazares puede cantar: «Stalinianos. Llevamos este nombre con orgullo». A Llamazares nada se le ocurre que no sea de otro. Y no vive en la Isla Negra. Y no es Neruda. Y habla fatal. Y es un tostón de tío, y se le nota todo.

El domingo estaba hecho unos zorros. No se atreve a reconocerlo, pero Sadam Husein es para Llamazares lo que Stalin para Neruda. Un héroe. Y lo han trincado los americanos, nuestros aliados. La televisión es imagen. Comparen las tres imágenes de nuestros políticos. Aznar estaba que estallaba de satisfacción. Llamazares se rompía de angustia. Y Zapatero no disimulaba su enfado. Cuidado, no se interpreten mal mis palabras. Zapatero no es partidario de Sadam Husein y ha celebrado su detención. Pero no podía mostrar la misma alegría que Aznar. La gente no es tonta y aún recuerda la nefasta temporada en la que Zapatero hizo lo que quiso Llamazares. Los dos juntos tras la pancarta, uno haciendo su papel y otro el ridículo. En España, en fechas cercanas a citas electorales, todo se valora en votos. La captura de Sadam supone una pila de votos para el Partido Popular, y eso es lo que tenía a Zapatero esquinado. Dolor, lo que se dice dolor, el de Llamazares.Más de cinco millones de iraquíes asesinados por el padre de la revolución. En cifras se queda corto comparado con el camarada Stalin. También es verdad que eran más los rusos que los iraquíes. Asesinar a cien millones de rusos equivale a matar a diez luxemburgueses. Todo es cuestión de porcentajes. La revolución siempre adelante.

A Madrazo no le conmueven los mil españoles asesinados por la ETA. Está con la ETA y con Batasuna. Llamazares se siente satisfecho. Ha dicho que Izquierda Unida no acudió a la manifestación en San Sebastián porque estaba convocada «en clave de confrontación». Prescisamente él, que sale de una manifestación para meterse en otra. O sea, que Irene Villa y la fantástica Pagazaurtundúa, y los pacíficos miembros de «¡Basta ya!» que no conocen otra arma que la libertad y el riesgo, son unos aguerridos provocadores. Lástima de Llamazares. Hubiera disfrutado en otros tiempos, en otra situación, en lejanas checas. Lo que habría disfrutado presidiendo un juicio popular en San Antón, por poner un ejemplo que me resulta tan querido y herido como cercano. Nunca comprenderá que la sociedad libre y pacífica celebre la captura de un asesino, de un tirano, de un genocida.

No son juicios de valor. Si uno, modestamente, que se siente demócrata desde niño, que se siente español y está orgulloso de creerse un patriota, que se siente inmerso en el mundo libre, que odia el terrorismo y la violencia, que defiende el individualismo -semilla fundamental de Europa- ante el colectivismo, y que odia toda clase de dictadura -de Derechas o de Izquierdas- ha sentido tanta felicidad con la captura de Sadam Husein, lo lógico es que Llamazares experimente lo contrario. Pero seamos educados y corteses. Mano tendida y sentido pésame. A Neruda con efecto retardado por Stalin y a Llamazares por la detención de Sadam Husein.

La responsabilidad de Zapatero
Editorial La Razón 16 Diciembre 2003

Es un error atribuir la responsabilidad de lo que sucede en Cataluña sólo a los líderes del socialismo catalán, Pasqual Maragall, y del independentismo, Josep Lluis Carod-Rovira. El primero quería alcanzar el poder al precio que fuera y el segundo nunca ha escondido que su objetivo es ser presidente de una república catalana independiente. Es cierto que la situación es diferente al País Vasco, sobre todo porque no existe una banda criminal como ETA, pero el proyecto que lidera Maragall es similar al Plan Ibarreche. La única diferencia es formal, ya que en una primera etapa seguirá el procedimiento de reforma que establece el Estatuto de Autonomía de Cataluña. A pesar de ello, no hay que llamarse a engaño porque su contenido es manifiestamente inconstitucional. Estamos ante un planteamiento sustentado en la insolidaridad y la manipulación de las cifras para mostrar una Cataluña mal tratada por el Estado. Nada más alejado de la realidad.

Zapatero es el responsable de ello, porque con su aval otorga legitimidad al soberanismo de Maragall. Los ciudadanos del resto de comunidades deben preguntarse si ese socialismo sustentado en la insolidaridad representa el modelo de España en el que se pueden sentir cómodos. Las grandes perjudicadas son, precisamente, las comunidades gobernadas por el PSOE. El dinero que se saque para beneficiar Cataluña será en perjuicio de Andalucía, Extremadura, Aragón o Asturias. Cabe recordar que Madrid, Baleares o Valencia, gobernadas por el PP, aportan a las arcas del Estado mucho más de lo que reciben. ¿Esta es la España de Bono, Chaves o Ibarra? En cualquier caso es la que apoya Zapatero.

La reforma del Estatuto de Autonomía que propugna Maragall, a partir de las imposiciones de sus socios independentistas y comunistas, así como la reforma de la ley de normalización lingüística, con medidas de extraordinaria dureza para conseguir la hegemonía del catalán, conducen a la crispación social e institucional. Una muestra de esa Cataluña que caminaría hacía el experimento independentista lo encontramos en la asunción de la Agencia Tributaria o el mando único de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Zapatero no tiene argumentos para explicar un pacto que quiere acabar con la España constitucional basada en la solidaridad y el pluralismo.

Atutxa o el soberano autoritarismo
Por CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN ABC 16 Diciembre 2003

HUBO un tiempo en el que Juan Mari Atutxa era reconocido como la cara firme, compasiva y demócrata del nacionalismo vasco. Entonces era Consejero de Interior. Muchos ertzainas dicen que esa imagen pública no se correspondía con la verdad de un personaje realmente autoritario y arbitrario, aunque buen actor. Parece que el tiempo ha confirmado estas suspicacias. El Atutxa presidente del Parlamento vasco expulsa a Carlos Iturgaiz por replicar a un insulto lanzado desde las filas nacionalistas y expulsa al portavoz socialista Rodolfo Ares por contradecirle. Mientras, protege y ampara a los batasunos de Abertzale Sozialistak, que celebran las arbitrariedades del presidente de la Cámara como expresión de la peculiar noción abertzale de la justicia.

El autoritarismo de Atutxa refleja fielmente la deriva degenerativa del nacionalismo vasco desde los tiempos de Ardanza hasta los de Ibarretxe. Este último, por cierto, también era considerado un gestor eficaz y silencioso, sin opiniones políticas, y ya ven. ¿Qué está pasando?: simplemente, que la fibra autoritaria del «soberanismo» está saliendo a la luz. El Estado Libre instauraría un parlamento semejante a una cámara de hooligans del lehendakari abertzale de turno.

A Atutxa no parece importarle que la expulsión de Ares simbolice su soberano desprecio de los votantes no nacionalistas. Porque eso significa esta expulsión. Por eso, aunque las relaciones entre PP y PSOE atraviesan pésimos momentos, ambos partidos deben entenderse. Porque el Plan Ibarretxe significa exclusión, chantaje y fractura social, además de ruptura unilateral de la Constitución, y porque la reacción contra eso debe ser necesariamente común. Anteayer, el propio Ares desechaba cualquier entendimiento con el PP para combatir el Plan. Pero la arbitrariedad de Atutxa pone las cosas en su sitio: o los adversarios se unen contra el enemigo común, o todos iremos siendo expulsados de uno en uno.

Pacto con Espanya
Miguel Ángel Rodríguez La Razón 16 Diciembre 2003

Todo parece indicar que los socialistas han llegado a la conclusión que España es Madrid y que los estatutos de autonomía se han convertido en herramientas para pactar básicamente el dinero que hay que entregar, como si fuera una carga, a los pobrecitos andaluces, extremeños, manchegos y castellano-leoneses. Que, ya puestos, podrían hacer lo mismo con sicilianos y ucranianos. Sólo así cabe interpretarse la idea de «renovar» el pacto con Espanya del nuevo presidente de la Generalidad, Pascual Maragall.

Ideas confusas sobre lo que significa pertenecer a un país. Cambio de mentalidad que pretende reconvertir a las comunidades autónomas en simples miembros de un mismo estado. Comienzo de una carrera para tornarnos en piezas inconexas de un mismo reino hasta que ya no exista Rey. Fin de un camino en el que teníamos un mismo proyecto.

Difícil de explicar para los líderes nacionales socialistas al resto de los españoles. Renovar el pacto con España debería comenzar por definir qué es eso de España, dado que, evidentemente, no puede ser sólo Madrid.

Según la última teoría de financiación de Rodríguez Zapatero, España debe ser lo que cada presidente de Comunidad autónoma quiera que sea. Complicado trabajar así. Y todo esto en un mundo occidental que va buscando unidad, grandes tamaños de población, colosales sinergias culturales, amplios mercados para un buen número de consumidores, y monumentales espacios de Libertad y Democracia.

Extraña estrategia la de los socialistas españoles, que prefieren gobernar cofradías pequeñitas, esclavizados un día por regionalistas de derechas, otros días por independentistas de izquierdas y otros días por uno que pasaba por ahí.

El nacionalismo socialista de Maragall
Ignacio Villa Libertad Digital  16 Diciembre 2003

Pasqual Maragall da pena. El futuro presidente del Ejecutivo catalán esta ofreciendo la triste imagen del político abatido y perdedor, que ha vendido todos sus principios y su trayectoria a cambio de gobernar. El candidato socialista, llamado a sustituir a Jordi Pujol, ha entrado en una dinámica que ya no sorprende en la forma, pero que cada vez se radicaliza mas en su contenido. Maragall ha firmado el acta de renuncia a la honradez política y, de paso, en ese finiquito personal ha incluido de forma inexorable a José Luis Rodríguez Zapatero.

El presidente del PSC, ese soñador de la aberracion ideologica, está empeñado en arrastrar con él a un buen número de dirigentes del PSOE. Sabe que su radicalización es directamente proporcional al hundimiento estrepitoso de Zapatero el próximo mes de marzo, pero no le importa lo más mínimo. Además, en esa deriva política que comenzó hace ya muchos años, insiste en mantener su itinerario, aunque dando tumbos de aquí para allá. Maragall ha llegado al poder, pero arrastrando por delante la coherencia y los principios que le quedaban a su propio partido.

Hay que recordar que no hace tanto tiempo que Maragall pontificaba sobre la necesidad de un "olivo catalán" al estilo de aquel Gobierno de coalición en Italia que terminó como el rosario de la aurora. Aquel proyecto que impulsaba el ex-alcalde de Barcelona, tras pasar una temporada de "bolos" por Italia, se esfumó en las urnas en un abrir y cerrar de ojos. Pero ahora, este señor del absurdo está improvisando a marchas forzadas un "nacionalismo socialista" de pura conveniencia para poder pactar con ERC e ICV y llegar así al poder, a cualquier precio.

Como tantas otras veces, esta improvisación de Maragall no tiene fondo alguno y está elaborada sobre los cimientos del egoísmo y de la pura conveniencia política. Por eso no duden de que, tras el primer golpe de fuegos artificiales, está llamado al mas estrepitoso de los fracasos. Sin duda, el síntoma mas claro de la torpeza en esta estrategia de los socialistas es que todo lo articulan en torno al ataque trasnochado hacia el Partido Popular. Todas sus penas y toda su mala conciencia la pretenden lavar atacando al partido del Gobierno como si en la calle Génova fueran culpables de sus miserias políticas.

Maragall, como hemos podido escucharle decir, amenaza con un ¿drama? si Madrid no acepta las reglas del juego unilaterales que pretende implantar en Cataluña. Pero aquí, el único drama es la imagen que este señor esta ofreciendo a la sociedad española: un político sin principios y dispuesto a todo para no afrontar una jubilación prematura. Maragall también dice que Cataluña ha iniciado un camino sin retorno, pero ese camino parece que quien lo ha iniciado en realidad es él mismo, camino del precipicio político, y con él lleva de la mano a Rodríguez Zapatero.     Esto no ha hecho mas que empezar.

Zapatero elige perder
Antonio Martín Beaumont La Razón 16 Diciembre 2003

Pasqual Maragall está siendo investido presidente de la Generalitat de Cataluña. Al final, ha decidido gobernar a cualquier precio ¬de la mano del comunismo ecologista y del republicanismo independentista catalán, y con los programas de ambos¬ y gobernar rechazando las manos tendidas por el PP de Cataluña y sobre todo por CiU. Una decisión que traerá consecuencias, aunque aún es pronto para ver cuáles.

Un análisis ligero de los hechos da la razón a las encuestas ante las elecciones de marzo. Vistas las previsiones, Zapatero no ha podido negarse a la decisión de Maragall, que sin duda le costará votos, pero al menos le dará poder en una región ya que parece difícil que lo tenga en el conjunto de España. Por lo tanto, José Luis Rodríguez Zapatero cree realmente que lo tiene peor que Joaquín Almunia en 2000, y ha elegido la derrota.

Si no es así, las cosas son realmente peores de cómo parecen ser. Los españoles entenderían que Zapatero hubiese accedido a los deseos de Maragall por necesidades de partido ¬porque el líder socialista catalán amenazaba con desunir su PSC del PSOE si no tenía manos libres para poder gobernar¬. O sea, entenderían que Zapatero, forzado por las circunstancias y en contra de sus convicciones, se plegase a los deseos alucinados de Maragall. Pero ¿y si realmente cree en esa España asimétrica, divergente y confederal que propugnan algunos socialistas? En un caso, tendríamos a un Zapatero prisionero de los resultados y de sus compañeros, y podría pensarse en liberarlo. En otro, tendríamos un Zapatero integrado por su propia voluntad en el frente «secesionista» que empieza en Ibarretxe y termina en Carod-Rovira.

En cualquiera de los casos, Zapatero ha elegido perder. Perderá incluso si hipotéticamente su partido es el más votado en marzo, o si por cualquier combinación ¬«a la catalana»¬ entra en La Moncloa.

Esa apariencia de victoria podría ir seguida de la disgregación de su partido, que en algunas regiones como el País Vasco ya ha comenzado y se va a acelerar en los próximos meses; porque una izquierda española mayoritaria no es compatible con una coalición inestable de políticos que ven con recelo a España.

Mentiras nacionalistas
Cartas al Director ABC 16 Diciembre 2003

La presidenta de EA, Begoña Errazti, ha dicho que a la manifestación del pasado sábado en San Sebastián «han llegado en autobuses desde España para amenazarnos». Se equivoca y miente. Sólo es cierto que muchos fuimos en autobuses desde España. Yo fui en uno de los nueve de la Fundación para la Libertad que salieron de la Plaza Elíptica de Bilbao, es decir, de España, y que pagamos a escote los pasajeros. Otros muchos salieron del resto de Vizcaya, es decir, de España, a iniciativa de «¡Basta Ya!», la UCE, el PP o el PSE, y otros vinieron de otras provincias de España llenos de vascos del exilio, aunque comparativamente fueran pocos, si tenemos en cuenta que por causa del nacionalismo se han exiliado más de 250.000 vascos.

Pero, Begoña, no hay que asustarse, la movilización moderna en autobús es un invento nacionalista. Recuerde cómo llenaron ustedes Vitoria en el funeral de Buesa con la consigna de «lendakari aurrera»; o cómo llenan las fiestas provinciales pro ikastolas, con la particularidad de que son los Ayuntamientos nacionalistas quienes fletan los autobuses.

Señora Errazti, en San Sebastián nadie amenazó a nadie, nos manifestamos pacíficamente contra el plan de Ibarretxe, por dividir y enfrentar a la sociedad vasca; es un plan ventajista que para avanzar se apoya en el terror etarra y en el miedo; es irrealizable por razones éticas, económicas, políticas y jurídicas; y fomenta el victimismo nacionalista como combustible para otros 25 años de terrorismo.    Fernando Sánchez.  Bilbao.

Un plan para quién
Cartas al Director ABC 16 Diciembre 2003

En medio de la polémica del Plan Ibarretxe, y ante las protestas por parte de esa sociedad vasca que no está de acuerdo con sus teorías, aún hay quienes afirman que no existe ningún tipo de acoso desde el mundo nacionalista hacia los no nacionalistas o que, en su caso, el acoso es mutuo por un supuesto ataque por parte del centralismo español. A todos ellos se les debería recordar que el español es el Estado más descentralizado del mundo y que es un Estado que defiende por encima de todo su Carta Magna, fuente de esa descentralización y de la convivencia plural y pacífica de todos los españoles.

Nadie en España pretende atacar o exterminar una identidad nacional reconocida de hecho y de derecho, que no hace sino enriquecer nuestro inmenso patrimonio cultural. Cosa distinta es que amplios sectores del nacionalismo sigan escudándose en una postura de defensa ante un enemigo inexistente, apelando a viejos fantasmas históricos como pretexto para emprender una «vendetta» que les permita resarcirse de años de represión, oprimiendo así, a su vez, a los que no opinan como ellos.

Un sutil ataque en todos los ámbitos de la vida cotidiana que margina, aunque nunca de forma explícita, a una gran parte de esta sociedad, que no por considerarse española pierde un ápice del orgullo de ser vasca, y que en muchos casos se ve obligada a salir por la puerta de atrás. Sin embargo, algunos seguirán negando la realidad de muchos vascos en nuestro particular exilio, justificando sus actos como una defensa ante los «fascistas» o «centralistas», olvidando a los amenazados y muertos a manos de ETA, con el agravante de actuar a la sombra de un gobierno nacionalista que margina, ignora y excluye. Lorena Gaytan de Ayala Creixell.  San Sebastián (Guipúzcoa). 

Poder y debilidad
Por MIQUEL PORTA PERALES ABC 16 Diciembre 2003

Con toda probabilidad, Pasqual Maragall será elegido hoy President de la Generalitat. Y su poder -el poder de los socialistas catalanes- será enorme. Pero -paradojas de la coyuntura política-, la presidencia de Maragall será débil. El poder de Maragall será enorme -muy superior al de Jordi Pujol en sus mejores tiempos- porque la presidencia socialista, que ya controla ayuntamientos y diputaciones, va a controlar también la Generalitat. Y ello implica tener bajo mando a unos medios de comunicación audiovisuales públicos con un alto índice de audiencia. Pero, ahí no acaba la cosa, porque en Cataluña existe un número indeterminado de medios privados de comunicación que, literalmente hablando, comulgan con los ideales de cambio del gobierno tripartito. Y están los intelectuales que, tras numerosos manifiestos, ven con satisfacción como su candidato llega por fin al poder. Por cierto, ¿cuántos de esos intelectuales se ven ocupando -después de dos décadas en la lista de espera- la vacante dejada por la burocracia cultural pujolista o beneficiándose de la generosa subvención pública que la cultura en catalán recibe en Cataluña?

Junto al poder, la debilidad. Sí, porque Maragall es un candidato derrotado que accede a la presidencia previo pago de un precio muy alto a ERC. Y la debilidad del presidente socialista se prolongará a lo largo de una legislatura que verá como Maragall y el socialismo catalán ríe las gracias de un «Conseller en Cap» republicano que tendrá tanto o más poder que el propio President. Esquerra marcará el paso. De hecho, ya lo está marcando. La prueba la suministró ayer el propio Maragall con un discurso de investidura -silencio sobre cuestiones prosaicas como educación, sanidad, etc.- que rozó la prepotencia y no se sabe si la amenaza. ¿La prioridad? La reforma del Estatut que será sometida a referéndum o consulta popular -un maestro del eufemismo, como ustedes ya habrán apreciado- si el Gobierno o el Congreso se oponen o dilatan el proceso. ¿La legalidad del Estado de derecho? Lo dijo, ahora sin eufemismos, el nuevo President: «El drama está servido» si el Gobierno no modera su actitud ante el camino «sin retorno» que se inicia en Cataluña. A ver, ¿quién moderará a un moderador inmoderado que hipoteca su futuro pactando a con una formación que suele perder la moderación con relativa facilidad? ¿El PSOE, dice usted? Ah!, pero ¿existe el PSOE?

JOSEP BORRELL DEJA LA POLÍTICA
Alberdi anuncia su marcha del PSOE y compara el pacto PSC-ERC con el Plan Ibarretxe
La diputada y ex ministra socialista, Cristina Alberdi, ha anunciado que abandonará el PSOE porque no quiere "contribuir" con su silencio y con su militancia al "desvarío político" de un partido que ha perdido sus "señas de identidad". Otro clásico del PSOE, Josep Borrell, ha anunciado que abandona la política. Zapatero planeaba designarle como candidato a las listas europeas.
Libertad Digital  16 Diciembre 2003

La diputada socialista Cristina Alberdi ha anunciado que abandonará su militancia en el PSOE por su "discrepancia radical" con la postura adoptada por este partido en los últimos meses, especialmente tras el pacto de gobierno en Cataluña, que calificó como una "estafa política".

Alberdi explicó en Onda Cero que este martes remitirá una carta al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, en la que explica los motivos de su decisión, y criticó la pérdida de identidad y de su condición de partido nacional del PSOE. "En efecto, tengo una carta ya preparada para mandar a José Luis Rodríguez Zapatero, porque mi discrepancia es ya radical con las posturas del PSOE", anunció.

Discrepó del "cambio radical" que está experimentando el PSOE, sin que se haya producido un debate interno ni se haya decidido en un Congreso del partido. La ex ministra no quiere contribuir con su silencio y su permanencia en el PSOE a lo que calificó como una deriva del partido que tendrá un coste electoral en los próximos comicios generales del mes de marzo. "Vengo denunciando desde el mes de agosto que hay un error estratégico, desde mi punto de vista, en el planteamiento del PSOE. Además, sin ningún tipo de debate con las bases ni con ningún Congreso, ha acordado un cambio radical con respecto a lo que era su planteamiento cuando yo entré en el PSOE y cuando concurrió a las elecciones", argumentó.

Del "drama" de Maragall al Plan Ibarretxe
En conferencia de prensa posterior, se refirió a las últimas manifestaciones del secretario general del PSC, Pasqual Maragall, y del líder de ERC, Josep Lluis Carod Rovira, y dijo que suponen "una deriva soberanista clara y manifiesta". Además, Alberdi denunció que existe una "orfandad" entre los votantes socialistas por la "deriva política" en la que ha entrado el PSOE, que va a "pasar factura" en las próximas elecciones generales. Añadió que el PSOE está perdiendo "su posición como partido nacional, y como partido "capaz de vertebrar el país", por lo que "está perdiendo su capacidad de ser alternativa" al Gobierno del PP.

Según la socialista, cuando su ya ex compañero Maragall "amenaza con un drama" si no "se apoya un cambio estatutario" que "excede" la Constitución, está "planteando una ruptura con las reglas del juego". En su opinión, aunque "no lo está haciendo de una forma tan manifiesta y tan clara" como el Plan Ibarretxe, "viene a ser muy parecido y por tanto es muy preocupante".

DINERO PÚBLICO PARA LOS HEREDEROS DE BATASUNA
El PP compara el Parlamento vasco con una "herriko taberna" tras aprobarse la subvención a SA
La Comisión de Urgencia Legislativa del Parlamento Vasco ha aprobado el presupuesto de esta institución para el próximo ejercicio, en el que se contempla la subvención al grupo de Sozialista Abertzaleak (heredera de Batasuna-ETA). El presupuesto fue aprobado con los votos de los grupos que apoyan al Gobierno Vasco, PNV, EA y EB/IU, y con el rechazo del PP y del PSE-EE.
Libertad Digital  16 Diciembre 2003

Este presupuesto contempla explícitamente las cantidades de subvenciones para seis grupos de la Cámara, con lo que se incluye a Sozialista Abertzaleak, ya que pese a las sentencias del Tribunal Supremo el Parlamento Vasco no ha procedido a su disolución y el pase de sus siete parlamentarios al grupo mixto.

Por ello, el presupuesto contempla una partida de 527.166 euros anual como partida de subvención al grupo, en función del número de parlamentarios y por el pago a asesores. Esta cantidad anual se desglosa en 185.400 euros anuales de subvención al grupo, más 216.300 euros por los siete parlamentarios batasunos, más 125.466 euros por los cuatro miembros del grupo no parlamentarios. SA no está percibiendo estas subvenciones desde que el interventor de la Cámara, tras una resolución del TS, decidiera no librar los fondos para proceder a los pagos mensuales, según informa EFE.

Tras la Comisión, el representante del PP, Carlos Urquijo, dijo que con esta decisión del tripartito el Parlamento Vasco sigue siendo la única institución que "financia con dinero público a una banda terrorista", porque, recordó, el Tribunal Supremo sentenció que los miembros del grupo de Sozialista Abertzaleak son un "grupo de personas al servicio de una banda terrorista". Urquijo dijo que con esta decisión se "mantiene una herriko taberna en el Parlamento vasco".

Ley de Universidades
Por otra parte, el también parlamentario popular, Iñaki Ortega, ha denunciado la "inmoralidad" del PNV, EA e IU por su actuación en el seno de la Comisión de Educación, al apoyar sólo su texto sobre la Ley de Universidades y no las de SA que había aprobado de forma previa en la ponencia. A su vez, les reprochó que "no tienen clara" qué postura ha de mantener a la hora de entablar acuerdos o no con la antigua Batasuna, porque mientras que PNV y EB-IU rechazaron las enmiendas de SA, EA respaldó algunas de ellas.
En la misma línea, la parlamentaria del PSE-EE, Isabel Celaá, denunció que, ante lo ocurrido en el seno de la Comisión de Educación del Parlamento, ha quedado "explícitamente claro" que "había un pacto de fondo fruto de una negociación del tripartito y Sozialista Abertzaleak", según informa Europa Press.

Recortes de Prensa   Página Inicial