AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 9 Febrero 2004
¿Nación cívica o cínica
Iñaki Ezkerra La Razón  9 Febrero 2004

Homenaje tabernario
Editorial La Razón  9 Febrero 2004

Memoriales lejanos
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 9 Febrero 2004

Homenajes y cobardía
Editorial El Ideal Gallego 9 Febrero 2004

Chupar del bote
Luis María ANSON La Razón 9 Febrero 2004

Hablando se entiende la gente
Antonio García Trevijano La Razón  9 Febrero 2004

LOS LÍMITES DEL PSOE
GERMÁN YANKE ABC 9 Febrero 2004

Hay motivos
Cartas al Director ABC 9 Febrero 2004

Verdad desnuda
Cartas al Director El Correo  9 Febrero 2004

Doble afrenta a las víctimas de ETA
M. ALONSO BILBAO. ABC 9 Febrero 2004

Maite Pagazaurtundua: «El PNV ha mostrado su verdadera cara»
M. S. González / Redacción - Andoain / Madrid.- La Razón  9 Febrero 2004
 


 

¿Nación cívica o cínica?
Iñaki Ezkerra La Razón  9 Febrero 2004

Josu Jon Imaz se sentó en el sillón de Arzalluz diciendo que quería hacer de Euskadi una «nación cívica» pero se equivocó y lo que quería decir era una «nación cínica», que es otra cosa. Y en esta otra cosa trabajan con perseverancia, codo con codo, todos los cargos del nacionalismo vasco. No es nada raro que los ediles del PNV y EA votaran contra la concesión de la Medalla de Oro de Andoain a Pagazaurtundua. Los nacionalistas actúan así sistemáticamente por más que hagan campañas a favor de las víctimas del terrorismo y de los amenazados con una bala y una barra de labios. Podían poner junto a la de carmín también la barrita de rímel y la crema del maquillaje, porque eso es esa campaña, una operación para maquillarse. Junto al Plan Ibarretxe quieren activar el Plan Avon Belleza en Siete Días, aquella legendaria campaña de la era del Cola-Cao que hoy ya es arqueología de la coquetería desarrollista.

La nación cínica. Esto es lo que quieren montar en Euskadi y en Cataluña. En esa empresa trabaja abnegadamente Carod-Rovira. Tengo la sospecha de que a este personaje no lo pilló el Gobierno de charleta con ETA sino que él fue el primer interesado en que esa cita se conociera. Tengo la convicción moral de que esa cita con ETA tenía un único fin: ser conocida y difundida para forzar los límites morales del nacionalismo catalán, para envilecerlo y acabar con su buena conciencia de que no tiene nada que ver con la violencia terrorista, para que muchos nacionalistas hasta ahora bienpensantes den en su fuera interno el salto amoral del «todo vale si es por la causa».

Carod-Rovira quiere cumplir en Cataluña la misma misión que cumplió Arzalluz en el País Vasco. Las frases bestiales de Arzalluz sólo tenían el objetivo de demostrar que podían ser pronunciadas sin que pasara nada. En contra de lo que pueda creerse, estaban diseñadas no para violentar al rival político sino a la propia parroquia nacionalista, a toda esa gente que había querido creer hasta entonces que ser del PNV o de EA era como ser del Athletic o de la Real. Hitler hablaba de violentar no ya a los judíos sino al propio pueblo alemán «como a la mujer, que lo pide por naturaleza». El Plan Arzalluz consistió en violentar a sus mismas bases, en quitarles gradualmente la inocencia, en lograr que ya no se pudieran mirar en el espejo de la Democracia, en ampliar sus tragaderas «patrióticas», en enseñarles a mirar hacia otro lado, en iniciarlos en el cinismo e implicarlos ¬moralmente al menos¬ en la comunidad criminal.

Carod-Rovira ha dado un salto en ese proceso. Su mierda ya es un producto vendible. Ha logrado seguir en el Govern y presentar su pragmatismo inmoral como programa electoral. Y ahora hace campaña publicitaria yendo a actos en los que recibe aplausos que relativizan el valor ético de los abucheos.

Homenaje tabernario
Editorial La Razón  9 Febrero 2004

Ayer, en San Sebastián, los ciudadanos de bien tuvieron que soportar el insulto, una vez más, de quienes respaldan a los asesinos de ETA. Y la responsabilidad directa de esta afrenta debe recaer sobre el Gobierno autonómico vasco, responsable del mantenimiento del orden público en la Comunidad y del cumplimiento de las leyes, tal y como se establece en el Estatuto de Autonomía y sanciona nuestra Constitución. En presencia de la Policía autonómica, a las puertas de una taberna, en plena vía pública, varios centenares de personas dieron gritos a favor de la banda y pidieron que se siguiera asesinando a los que no piensan como ellos. Esto es, exactamente, lo que ocurrió ayer en la capital guipuzcoana: un delito de exaltación del terrorismo y de apología de la violencia, recogido expresamente en nuestro Código Penal, y tolerado por orden expresa de la Consejería de Interior.

En esto ha quedado la campaña de propaganda en favor de las víctimas del terrorismo estruendosamente publicitada por el Ejecutivo autonómico vasco. Mientras el Ayuntamiento de San Sebastián, con una actuación impecable, esta vez sí, del alcalde socialista, Odón Elorza, impedía el uso de cualquier instalación municipal a los proetarras; el PNV, en su estilo habitual, intentaba nadar y guardar la ropa. Sin duda, el consejero Balza expresará las excusas de rigor para explicar lo inexplicable, para justificar la pasividad de la Policía que dirige delante de unos energúmenos que daban vivas a ETA y exigían a la banda que continuara con su política del tiro en la nuca a los discrepantes.

Este homenaje tabernario a un terrorista convicto coincidía en el tiempo con el que se celebraba en la localidad de Andoaín en memoria de Joseba Pagazaurtundua, el jefe de la Policía Local asesinado por ETA hace un año. Frente al Consistorio, se ha inaugurado un monumento de acero, obra del escultor Ibarrola, que deberá perpetuar para las generaciones venideras el valor del sacrificio de tantas víctimas por la libertad y la democracia. Fue un acto sin gritos, sin violencia, sin evocaciones a la venganza y, naturalmente, faltaron los concejales del PNV y de EA.

Ésa es la realidad del nacionalismo vasco. Mientras se transige con los violentos y se llegan a vergonzosos apaños con el cumplimiento de la ley, se extreman puntillosamente todas las cuestiones que tienen que ver con las víctimas. La mayoría de los ciudadanos de bien, entre los que se encuentran muchos votantes peneuvistas que sí estuvieron en el homenaje a Pagazaurtundua, sigue sin comprender la actitud de unos representantes municipales que se negaron a conceder una medalla honorífica a un servidor del Consistorio asesinado amparándose en pueriles excusas. Es el doble lenguaje, el doble rasero del nacionalismo xenófobo que no nos cansaremos de denunciar.

Memoriales lejanos
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 9 Febrero 2004

Hace diez días, el PNV, junto al PSOE y a CiU, presentó en el Consejo de Europa una propuesta de resolución en la que se pide al Gobierno español que suprima los símbolos de la dictadura franquista y construya memoriales de homenaje a los perseguidos de esa época. Hace cuatro días, el PNV se opuso en Andoain a la construcción de un memorial de homenaje a Joseba Pagazaurtundua, perseguido hasta el asesinato por el totalitarismo etarra.

Decía el PNV en el Consejo de Europa que «la desmemoria y el olvido no son la mejor manera de cultivar el amor a la libertad y a la democracia y éstas no están protegidas para siempre de las amenazas liberticidas y de las tentaciones involucionistas». Esta afirmación vale, por lo visto, para los dictadores lejanos, pero no es aplicable contra los liberticidas de Andoain, que todavía andan sueltos y armados y que están apuntando a mucha gente con la misma pistola con la que se asesinó a Joseba.

Hay en buena parte del nacionalismo una tendencia a diluir la presencia pública de las víctimas de ETA. En cuanto se plantea la cuestión, se sacan del armario excusas para desdibujar la existencia incómoda de las víctimas del terrorismo nacionalista. Se habla de la existencia de otras víctimas y se remonta la búsqueda hasta la Guerra Civil, o más atrás a veces, para convertir a los asesinados por ETA y a sus familias en una gota de agua dentro de un océano de dolores antiguos.

Un ejemplo de esta actitud es la negativa del nacionalismo, en la primera legislatura de Ibarretxe, a crear dentro del Parlamento una ponencia específica de víctimas del terrorismo y la constitución en su lugar de un grupo de trabajo más genérico de víctimas de la violencia que recopiló en pie de igualdad denuncias de los atacados por ETA, las de quienes sufrieron la contienda de 1936 y el franquismo y hasta la del ex etarra que denunciaba la vulneración de su derecho al trabajo porque una Hacienda Foral no quería volver a contratarle después de haber cumplido condena por pasar a la banda terrorista información sobre contribuyentes que obtenía en las oficinas de la Diputación.

Lo ocurrido en Andoain no puede ser considerado como un hecho aislado, al menos hasta que no veamos otros muchos hechos -no meras campañas de propaganda ni palabras biensonantes- de sentido contrario. Después de lo dicho por Josu Jon Imaz tras su elección como presidente del PNV podría pensarse que la actuación de su partido y de EA en Andoain ha sido un gol en propia puerta. Lo malo es que la solidaridad con los amenazados es la portería de todos y el gol se lo han metido, antes que a nadie, a las víctimas.

Homenajes y cobardía
Editorial El Ideal Gallego 9 Febrero 2004

La viuda de Joseba Pagazaurtundua, el jefe de la Policía Local de Andoain asesinado hace un año por ETA, recibió ayer la Medalla al Mérito concedida a título póstumo a su marido por el Ayuntamiento en el que prestaba servicio. Casi a la misma hora el etarra Eugenio Etxebeste, “Antxon”, recibía en San Sebastián el homenaje de cientos de personas, que aprovechaban la concentración para jalear a la banda terrorista y dar gritos en favor de la violencia. Ambos actos reflejan la división social que existe en el País Vasco, donde unos defienden la libertad y otros consagran su vida a destruirla; los primeros fueron quienes mostraron su reconocimiento a la víctima y los segundos, los que estuvieron al lado del verdugo.

Y en medio de unos y otros, cómo no, el PNV, que una vez más se escondió en su tibieza, que en la política es lo mismo que la cobardía, porque cobarde es quien se opone a la concesión de la Medalla al Mérito alegando que la propuesta no fue consensuada por todos los grupos municipales y cobarde es quien no da la orden a la Ertzaintza de que impida la celebración de un acto proetarra previamente prohibido. El Defensor del Pueblo acusó el viernes al PNV de “escupir en la tumba” al negarse a apoyar los actos de homenaje a Pagazaurtundua y después de su actuación de ayer habría que decir que volvió a hacerlo al permitir la concentración de apoyo a “Antxon”. La deslealtad del PNV con los demócratas es cada día mayor, lo que supone que se siente más cómodo junto a los totalitarios y eso es intolerable.

Chupar del bote
Luis María ANSON La Razón 9 Febrero 2004
de la Real Academia Española

Cuando los demócrata-cristianos saltaron a escena en la España anterior a la guerra civil, el gracejo popular los bautizó enseguida: «Democracia cristiana, bonito mote, nuevo grupo que intenta chupar del bote». El verdadero deporte nacional en España es correr tras la teta del Estado, agarrarse a ella y chupar hasta dejar secos a los que la pagan.

¿Qué ha significado el Estado de las Autonomías? Pues sólo en los últimos quince años los gobiernos autonómicos han contratado a 700.000 funcionarios más, mientras la Administración Central ha reducido su plantilla sólo en 75.000, creciendo otros renglones públicos. Es decir, al ciudadano que paga impuestos las Autonomías le han costado, sólo en los últimos quince años, el sueldo de 625.000 funcionarios más, sus dietas, su atención social y sanitaria, su teléfono, su calefacción, su instalación y, en su caso, sus dietas, sus viajes, sus banquetes, sus chóferes, sus automóviles y un largo etcétera de gastos que no se controlan porque se pagan con pólvora del Rey. Nuestra nación sería mucho más rica sin el despilfarro de las Autonomías que nos cuestan un ojo de la cara.

En España hay 2.657.400 funcionarios, 800.000 más que hace quince años, en que la cifra oficial los situaba en 1.869.300. Si no llega a ser por el innecesario empleo público las cifras de parados arrojarían un balance bastante más negativo que el actual. Pero la clase política es insaciable. Cada vez ocupa o construye mejores edificios, despilfarra en suntuosidades, contrata a diestro y siniestro, no repara en gastos y todo ello a costa de los impuestos que pagan los ciudadanos, a los que se exprime de forma inmisericorde.

Los funcionarios son necesarios y la mayoría de ellos trabaja con seriedad y eficacia. Los especialistas subrayan que con 1.300.000 funcionarios, es decir con la mitad de los que hay en la actualidad, la ciudadanía española estaría eficientemente atendida. ¿Qué significa eso? Pues que los funcionarios innecesarios, para que no se note su prescindibilidad, se inventan trabas burocráticas del más vario género, amargando la vida a los que les pagan.

Y es curioso. Nadie en la campaña electoral se ha atrevido a postular la reducción de la burocracia que tanto nos oprime, que tanto nos perjudica.

Hablando se entiende la gente
Antonio García Trevijano La Razón  9 Febrero 2004

Un dicho vulgar, «hablando se entiende la gente», invita al inútil o contraproducente diálogo entre malentendidos interesados o malquerencias ideológicas. Tal creencia se oponía a la cultura que se daba a entender por escrito. La razón de que Sócrates no escribiera y sus discípulos adoptaran el género literario del diálogo, la dice el propio Platón. «Todo hombre serio se guardará de tratar por escrito cuestiones serias y librar así sus pensamientos a la envidia y la ininteligencia». «El discurso escrito es un simulacro». La transmisión oral de los presupuestos mentales del consenso, característica de la cultura agrícola y académica, ha sido reforzada en el mundo tecnológico por la comunicación audio-visual a distancia.

La imprenta y las obras de arte plástico impusieron la superioridad de lo gráfico sobre la auditivo. El Renacimiento, el Humanismo y la Reforma fundaron la dignidad de la persona y la posibilidad de entendimiento entre los hombres sobre la autoridad de los textos y símbolos gráficos de la antigüedad. La hermenéutica sustituyó a la retórica. La investigación solitaria descifró el sentido de la Naturaleza. La inspiración personal, el del Arte. Los libros sagrados se abrieron a la libertad individual de las conciencias. Las leyes escritas derogaron las normas verbales de las costumbres locales. Los estados se asentaron en el prestigio de las constituciones. Todas las ciencias del hombre se hicieron documentarias.

El dialogante «hombre económico» de Adam Smith y el ingenuo «animal racional» de la Ilustración han dado paso, con el reciente descubrimiento de la riqueza del lenguaje social de los animales, a la nueva idea de la humanidad como reino único del «animal simbólico» de Cassirer. Los modos de entenderse y desentenderse, hombres o civilizaciones, no están basados en los diálogos de la razón ni en la convergencia o divergencia de los intereses, sino en el encuentro y desencuentro de simbolizaciones comunes o adversas. No hay más lenguaje humano que el de los símbolos. Hablando se entienden los animales, incluido el animal racional en tanto que animal, pero no la gente simbólica, que es lo puramente humano.

Así ha sido confirmado por la experiencia dialogante de la modernidad y la postmodernidad. En ninguna otra época, como la posterior a la catástrofe de la guerra mundial, ha sido más intenso ni más extenso el esfuerzo internacional e intercultural para que las gentes de distinta religión o ideología se entiendan hablando. Y nunca ha sido más evidente el fracaso de los diálogos entre católicos y protestantes o cristianos y marxistas, y del encuentro entre occidentales y orientales.

Mi experiencia del franquismo y de la Monarquía me llevó al convencimiento de que «hablando de buena fe se desentiende la gente». El consenso español solo pudo asentarse en la mala fe intelectual (hipocresía) y en el beneficio material de un interés mutuo (cinismo). Si el Rey dice a un separatista que «hablando se entiende la gente», y el nacionalista se entrevista con ETA y coge la frase como consigna de su campaña electoral, podemos asegurar que, alejados ambos de toda posibilidad de buena fe monárquica o republicana, su encuentro habrá aumentado el desentendimiento. Para la Monarquía y la República sería mejor, por ser más decoroso, que nunca se hubieran hablado.

Cuando digo que «hablando se desentiende la gente», pienso sobre todo en las personas que se encuentran separadas o enfrentadas por algún motivo que consideran trascendental o vital. Pero también en los baldíos intentos entre familiares y amigos de llegar a entenderse en temas ideológicos sobre los que difieren en absoluto. Un diálogo inteligente o desapasionado sobre la cuestión litigiosa es imposible. Sería preferible no intentarlo, pues el simulacro de conversación racional sólo puede servir para aumentar la incomprensión mutua y disminuir la aptitud para generar simpatía y afecto.

LOS LÍMITES DEL PSOE
GERMÁN YANKE ABC 9 Febrero 2004

A poco más de un mes de las elecciones, parece que, por el momento, el Partido Popular tiene todas las de ganar. Hay en ello una cierta paradoja ya que, con nuevo candidato y presentando la renovación de las listas como parte fundamental de su propuesta, se diría que su principal activo está en otro lugar: en la herencia política de Aznar y en el desencanto que produce a los votantes un PSOE, no ya despistado, sino en plena crisis. Vistas así las cosas, lo sorprendente es que los socialistas se atasquen una y otra vez en colocar el foco en ello, en lo más consistente para el PP, en vez de ofrecer a los ciudadanos una alternativa coherente e interesante.

No se puede negar, de todos modos, que el PSOE lo intenta últimamente a marchas forzadas, bien es cierto que como si se tratara de un grupo de adolescentes dándose aires de seriedad, revisándolo todo hasta el último momento, admitiendo con inocencia que han hecho mal las cuentas, aceptando las sugerencias de los amigos y las correcciones de los maestros.

Ha habido quien ha comparado el programa socialista con el que dio el triunfo, fuera de todo pronóstico, a Lionel Jospin en Francia (incluida la unión de las izquierdas) cuando encabezó una propuesta más que irrealizable, elaborada con la fantasía propia de un gabinete de estudios seguro de no alcanzar nunca el poder. Los excesos del PSOE, sin embargo, no son de este tipo: corrigen, retrasan las metas, reelaboran las cuentas, eliminan objetivos. Los socialistas españoles son menos fantasiosos, sin duda, aunque mucho más inseguros.

Este tipo de discusión académica, aunque a menudo resulte de instituto de enseñanza media (muy concienciado, eso sí), revela a mi juicio que, tanto el lenguaje como la mirada del PSOE, se detiene en sus propios límites. La precampaña misma parece destinada no ya a sus simpatizantes, ni incluso a sus militantes no especialmente comprometidos, sino a los dirigentes del partido.

Los excesos catalanes -es decir, el mimetismo nacionalista-, que ha dado frutos tan lamentables, no fueron sino un empeño por mantener la estabilidad interna del partido cediendo ante el más descarado y pidiendo paciencia a los más obedientes. La Declaración de Santillana se colocó un poco en el otro lado de la balanza, para que Maragall diera la apariencia de contención y los otros obtuvieran un pequeño triunfo retórico.

Un programa económico en el que conviven el gasto público disparado y la rebaja de impuestos termina siendo una mezcla de calmantes y estimulantes que se reparte a diestra y a siniestra para que la reunión familiar no acabe en tragedia.

Ahora vuelven a la guerra de Irak o repiten la murga infinita del autoritarismo de Aznar. Tienen experiencia de que la pancarta pacifista fue un fiasco para Rodríguez Zapatero en las elecciones locales y ya saben, además, que el actual presidente no se presenta a las elecciones, pero todo sigue destinado al consumo interno, a mantener la apariencia de unidad, como el Comité de Notables y el propio secretario general recomendaron a sus candidatos recientemente.

Ya que los socialistas están tan atentos a las críticas del Partido Demócrata a Bush, podrían reparar en el dudoso resultado de la estrategia del candidato Dean, que pretendió, no ya usar un lenguaje dirigido a los militantes demócratas, sino el que incluía todos los tópicos y todos los tonos estridentes de pequeños comités concienciados y radicales.

Ahora anda, aunque con más tiempo que los socialistas españoles, remediando con retraso los excesos y extendiendo su mirada un poco más allá. O, si el PSOE quisiera contemplar otra experiencia europea, podría fijarse en la inútil batalla del laborista Neil Kinnock, fracasando ante los conservadores desde 1983 a 1992 por dirigir su estrategia y su discurso únicamente a los sindicatos y a los dirigentes sectoriales del partido. Llegó Blair, miró más allá de los límites, habló a los ciudadanos, se negó a pintar de negro lo que era de muy diversos colores, y ganó las elecciones.

Al PSOE, me temo, ya no le da tiempo, pero si, aun perdiendo en marzo, logra desembarazarse de sus límites mentales, que son los de la propia organización, quizá lo consiga otra vez. En su debe, aunque les pese, ya no estará la herencia directa de Aznar.

Hay motivos
Cartas al Director ABC 9 Febrero 2004

Un muy peculiar grupo de gentes del cine va a realizar un documental concebido por un plantel de multi-paternidades, para protestar sobre distintos problemas sociales, tales como paro, vivienda, educación pública y algunas cosas más. Es lástima que, entre esas problemáticas cuestiones, no se incluyan otras muchas que son igualmente motivo de alarma social. Porque hay motivos para alarmarse por la inoportunidad, la forma y los medios elegidos y por la presumible finalidad buscada para la difusión de tal documental. Porque hay motivos para lamentar que esas mismas autorías guarden un silencio, casi cómplice, frente a la barbarie terrorista de ETA.

Porque hay motivos sobrados para repudiar la voracidad, en forma de subvenciones, que tales inutilidades reclaman, reciben y devoran sin cesar. Porque hay motivos de sobra para pasar de largo de las salas donde se exhiben sus películas, en su mayoría caracterizadas por su insoportable vulgaridad y su pésima factura. Porque hay motivos para sospechar que los motivos reales esgrimidos por tan ilustres medianías, en campaña electoral precisamente, obedecen a una finalidad parcial y tendenciosa, tan distinta y tan distante de cuanto significa preocupación verdadera por cuestiones sociales de tan penosa gravedad.

Porque hay motivos para entender que de las malas artes de esos malos artistas se puede esperar de todo menos objetividad y respeto para las mismas situaciones que enarbolan como pretexto de sus artificiales protestas. Y, sobre todo, porque hay motivos para gritarles a esos salva patrias de opereta que ya está bien de darnos la lata, un día sí y otro también, para sacar provecho de muy serios problemas sociales, tan ciertos, por desgracia, como falsas son sus interesadas protestas, que sólo buscan notoriedad y medro al precio que más convenga a sus verdaderos fines y patética mediocridad.        José Suárez.           Madrid.

Verdad desnuda
Javier Moraza Marquínez/Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo  9 Febrero 2004

Afirma un refrán popular que «No es lo mismo predicar que dar trigo», y muy bien pudiera aplicarse esta máxima a la política seguida por el PNV en el tratamiento a las víctimas del terrorismo. El Gobierno vasco, dirigido por el PNV, se ha embarcado en una campaña de lavado de imagen, pagada con el dinero de todos, en donde pretende demostrar su sensibilidad hacia las víctimas del terrorismo, pero a la primera de cambio votan en el Ayuntamiento de Andoain en contra de conceder una medalla a Joseba Pagazaurtundua.

Como dijo Jesucristo: «Por sus hechos les conoceréis» y por las acciones del PNV les conocemos. Josu Jon Imaz, Juan José Ibarretxe, si les queda un gramo de sensibilidad, si aún guardan algún rescoldo de vergüenza política, sus representantes en el Ayuntamiento de Andoain deben dimitir irrevocablemente, pues con su votación quedan inhabilitados para ejercer cualquier cargo público de representación de los ciudadanos vascos. Esta es la verdad desnuda y todo lo demás son fuegos de artificio y planes propagandísticos que intentan ocultar una verdad vergonzante del nacionalismo vasco. Para terminar quiero mandar un fuerte y cariñoso abrazo a mi amiga Maite Pagazaurtundua y a toda su familia y volver a ponerme a su disposición para todo aquello en lo que me necesiten.

Doble afrenta a las víctimas de ETA
El etarra «Antxon» recibía un homenaje consentido por el Gobierno vasco mientras la viuda de Pagazaurtundua recogía a título póstumo, pese a la oposiciónde PNV y EA, la Medalla al Mérito en reconocimiento a la labor de su marido concedida por el Ayuntamiento.
M. ALONSO BILBAO. ABC 9 Febrero 2004

Las víctimas del terrorismo habían pedido al Gobierno vasco que evitara el homenaje al etarra excarcelado Eugenio Etxebeste, «Antxon», anunciado para ayer en San Sebastián, pero las instrucciones dadas a la Ertzaintza sólo sirvieron para que el homenaje fuera trasladado a trescientos metros del frontón municipal donde iba a celebrarse. No obstante, la Policía autónoma, que ni siquiera se molestó en seguir a los convocados, permitió que después de los discursos en la calle, en los que se gritaron vivas a ETA, los proetarras volvieran al frontón a comer.

Por si la falta de diligencia del Gobierno vasco en la prohibición real del homenaje a «Antxón» no fuera suficiente, las víctimas del terrorismo tuvieron que soportar ayer una nueva afrenta de PNV y EA. Los concejales nacionalistas de Andoain, que la semana pasada votaron en contra de la concesión de la medalla del municipio a Joseba Pagazaurtundua, el jefe de la Policía municipal asesinado hace un año por ETA, ni siquiera se presentaron al homenaje que el Ayuntamiento rendía a esa víctima del terrorismo.

El presidente del Partido Popular vasco, Carlos Iturgaiz, había advertido al Gobierno vasco que la celebración del homenaje a «Antxon» sería «la puntilla a las víctimas del terrorismo» y le había recordado que es el «máximo responsable en garantizar el cumplimiento de la legalidad» y que su «postura habitual de mirar para otro lado» ayuda a que «los etarras rematen a las víctimas».

La presidenta del PP en Guipúzcoa, María San Gil, aseguró por su parte desde Sevilla que «es una vergüenza para los donostiarras» y que el homenaje al miembro de ETA evidencia que «la racionalidad y la coherencia no imperan el País Vasco».

Incoherencia del lendakari
El secretario general del PSE, Patxi López, quien asistió al homenaje celebrado ayer en Andoain a Joseba Pagazaurtundua, consideró, por su parte,«sorprendente» que el lendakari presente una campaña por las víctimas y no explique la votación de los suyos en contra de la concesión de la medalla de Andoain al agente asesinado. López dijo que lo ocurrido necesita explicaciones porque la campaña institucional a favor de las víctimas «no es para que se lave la cara ni para que se lave las manos el lendakari».

A pesar de la ausencia de los nacionalistas, fueron muchas las personas que participaron ayer en el homenaje a Pagazaurtundua. El alcalde, el socialista José Antonio Pérez Gabarain, entregó a la viuda, Estíbaliz Garmendia, visiblemente emocionada, la medalla del municipio, un diploma y un ramo de flores.

Garmendia agradeció a PSE, PP e IU el reconocimiento al compromiso de su marido «con la libertad» de todos los vecinos del municipio y a Agustín Ibarrola el haber regalado la obra, una escultura de acero de tres metros y medio de alto y ocho toneladas de peso, que recordará en los jardines de Andoain próximos al Ayuntamiento a Joseba Pagazaurtundua, a José Luis López de Lacalle (fundador del Foro de Ermua asesinado por ETA en Andoain el 7 de mayo de 2000) y a todas las víctimas del terrorismo.

Al acto asistieron la madre de Pagazaurtundua, Pilar Ruiz, su hermana Maite, la eurodiputada socialista Rosa Díez, el senador del PP Gonzalo Quiroga, la directora de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco, Maixabel Lasa, y el director de Derechos Humanos del ejecutivo, Txema Urquijo, quien dijo que, «respetando la postura de los concejales del PNV», personalmente él hubiera votado a favor de conceder la medalla a Pagazaurtundua.

Vivas a ETA
Y si en Andoain se recordaba a una víctima de ETA, en San Sebastián, también ayer, se celebró un acto en el que un dirigente político proetarra, Periko Solabarria, entregó la «makila» (tradicional bastón de mando) al etarra excarcelado Eugenio Etxebeste, «Antxon», mientras que éste, con el puño en alto, escuchaba gritos a favor de ETA militar y voces que apuntaban a «la lucha como el único camino».

Etxebeste, que vestía chándal y una camiseta en favor del traslado al País Vasco de los presos de ETA, no tomó la palabra en ese momento y se limitó a brindar con cava ante los presentes, entre los que se encontraban los dirigentes de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi, Joseba Permach y Joseba Álvarez; el secretario general del sindicato proetarra LAB, Rafael Díez Usabiaga; y el europarlamentario Koldo Gorostiaga, entre otros.

Y Josu Jon Imaz, mientras tanto, defendiendo el plan Ibarretxe en el centenario de la organización juvenil del PNV, Euzko Gaztedi, en Bilbao.

Maite Pagazaurtundua: «El PNV ha mostrado su verdadera cara»
Pese a los nacionalistas, que no acudieron a un acto que rechazaron, Andoain recordó a su jefe de Policía, asesinado por ETA hace un año
Cientos de personas arroparon ayer a la viuda y los familiares del jefe de la Policía de Andoain, asesinado hace un año, en un emotivo acto en el que se le condecoró a título póstumo con la máxima distinción del Consistorio. El acto se celebró a pesar de la oposición de los representantes del PNV y EA, que no acudieron. El Ejecutivo de Vitoria sí envió a dos representantes, uno de los cuales aseguró que «yo hubiera votado que sí».
M. S. González / Redacción - Andoain / Madrid.- La Razón  9 Febrero 2004

Los familiares y la viuda del jefe de la Policía local de Andoain, Joseba Pagazaurtundua, pudieron sentir ayer el calor de los suyos, a pesar de la actitud del PNV, que se negó a apoyar los actos. Así, la hermana de Joseba, Maite, aseguró a este periódico que «el PNV ha mostrado su verdadera cara con nosotros». «No he visto a nadie del PNV en el acto», dijo Pagazaurtundua, que, además, quiso aclarar que el único motivo que ha tenido la formación jeltzale para mostrar «esa falta de calor hacia nosotros», es «porque nos hemos negado a su juego de querer sacarse una foto hipócrita».

A pesar de ello, se mostro positiva y aseguró que ya no le importa que desde el PNV se obvie a las víctimas «porque hoy había muchos amigos arropandonos». Y así fue. Cientos de personas, además de los representantes de PSE-EE, PP, familiares y ciudadanos, participaron en el acto celebrado ayer en Andoain. Y es que, en palabras de Pagazaurtundua, el acto fue «muy emotivo y bonito», y demostró que la sociedad vasca «despierta». El homenaje se pudo celebrar gracias al acuerdo alcanzado el pasado jueves en un polémico Pleno del Consistorio de Andoain. En él, los votos a favor de los representantes de Partido Popular, PSE-EE e IU-EB, tuvieron que oponerse al PNV y Eusko Alkartasuna para poder recordar a un asesinado por la banda terrorista ETA. Los ediles nacionalistas decidieron no asistir al homenaje.

Los actos en memoria de Pagazaurtundua comenzaron a las 12:00 de la mañana en el salón de plenos del Ayuntamiento, donde su viuda, Estibaliz Garmendia, recogió visiblemente emocionada la Medalla al Mérito de Andoain concedida a su marido a título póstumo, informa Efe.

Garmendia, quien recibió la máxima distinción de Andoain de manos del alcalde del municipio, el socialista José Antonio Pérez Gabarain, agradeció «de corazón» al Partido Socialista, al Popular y a Izquierda Unida que hayan reconocido a su esposo como «gran profesional y como ciudadano comprometido con la libertad de todos». Con lágrimas en los ojos, la viuda valoró también el gesto de Agustín Ibarrola de ceder al municipio de Andoain una escultura, inaugurada también ayer, que, en su opinión, representa simbólicamente la «casa» de Joseba Pagazaurtundua y la de su amigo José Luis López de Lacalle, fundador del Foro de Ermua asesinado por ETA en el mismo municipio el 7 de mayo de 2000.

También acudieron a este acto celebrado en un abarrotado salón de plenos el secretario general y el presidente del PSE/EE, Patxi López y Jesús Eguiguren, la dirigente socialista Rosa Díez, el candidato del PP al Congreso de los Diputados por Guipúzcoa Gonzalo Quiroga y alcaldes y concejales vascos de ambos partidos, como la alcaldesa de Lasarte, Ana Urchueguía, o la edil de Guecho y profesora de la Universidad del País Vasco, Gotzone Mora. La viuda de Fernando Buesa, Natividad Rodríguez, y la de Juan María Jáuregui, Maixabel Lasa, única representante del Ejecutivo de Vitoria junto al director de Derechos Humanos del Ejecutivo autonómico, Chema Urquijo.

«Yo hubiera votado sí»
Urquijo lamentó, en declaraciones a los periodistas, que «no haya sido posible» que estos actos contaran con el «apoyo de todos» los grupos municipales y reconoció que, aunque respeta la decisión de los concejales de PNV y EA, él personalmente hubiera votado sí al homenaje a Pagazaurtundua. Patxi López también se refirió a la oposición de PNV y EA a la concesión de la Medalla y aseguró que es «sorprendente» que el «lendakari», Juan José Ibarreche, haya presentado recientemente una «campaña de sensibilización con las víctimas» y no haya dicho «nada» de esta cuestión que, a su juicio, «necesita muchas explicaciones». El homenaje prosiguió en el exterior del Ayuntamiento, donde se inauguró la escultura de Ibarrola, quien explicó que esta obra, cuya entrada emula el acceso a una cueva pirata por la afición que el asesinado tenía por este género de aventuras, se convertirá en la «casa» de Pagazaurtundua y en un «importante espacio de libertad».
Recortes de Prensa   Página Inicial