AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 22 Febrero 2004
Ahora, publicidad engañosa
RICARDO ARANA El Correo  22 Febrero 2004

Rodríguez Adrados: «El país acabará imponiéndose a este mal momento»
J. Ors - Madrid.- La Razón   22 Febrero 2004

Zapatero defiende a sus parásitos
EDITORIAL Libertad Digital   22 Febrero 2004

Una cortina de maloliente humo
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital   22 Febrero 2004

ETA
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  22 Febrero 2004

CUI PRODEST
José Antonio ZARZALEJOS ABC  22 Febrero 200

Carod, el fin no justifica los medios
Iñaki Zaragüeta La Razón   22 Febrero 2004

LA HOGUERA
Ignacio CAMACHO ABC  22 Febrero 2004

Pornografía política
José María Carrascal La Razón   22 Febrero 2004

¿Hasta dónde aguantará Zapatero a Maragall
ROBERTO L. BLANCO La Voz  22 Febrero 2004

¿Uso electoral
Cartas al Director ABC  22 Febrero 2004

Cataluña y Cervantes
ALFONSO DE LA VEGA La Voz  22 Febrero 2004

Gara cede siete páginas a los etarras para que justifiquen sus atentados terroristas
EFE Libertad Digital    22 Febrero 2004

Vázquez suscribe un manifiesto promovido por intelectuales por la unidad de España
Agencias  La Voz 22 Febrero 2004

Mayor afirma que ETA busca «tener un conseller en cap en el Gobierno vasco»
ÓSCAR B. DE OTÁLORA/BILBAO El Correo  22 Febrero 2004

Incidentes en Bilbao al agredir a ediles del PP los abertzales de la carroza proetarra
Marcos S. González - Madrid.- La Razón   22 Febrero 2004

Esperanza Aguirre: «Carod ha exhibido una llave para demostrar que domina a Zapatero»
Carmen Gurruchaga La Razón    22 Febrero 2004

Carod comienza la «expansión territorial» hacia los Países Catalanes con mítines en Valencia
M. S. G. - Madrid.- La Razón   22 Febrero 2004

 

Ahora, publicidad engañosa
RICARDO ARANA El Correo  22 Febrero 2004

La nueva campaña de matriculación, en este caso dirigida a la ciudadanía de 41 ayuntamientos vizcaínos, impulsada por la Diputación de Vizcaya y el Gobierno vasco, aparece como un brillante ejemplo de lo políticamente correcto y lo realmente engañoso.

La campaña en cuestión consiste en el regalo de 16.000 cuadernillos y 13.000 camisetas para impulsar la matrícula del nuevo alumnado en modelos D. Sus argumentos son varios, entre ellos y muy especialmente dos: que este modelo, «reflejo de la voluntad de nuestra sociedad», es el mayoritario de los «cuatro modelos» lingüísticos existentes en la actualidad, y que es el «único que garantiza el aprendizaje equilibrado del euskera y su uso».

Comencemos por la primera mentira. La publicidad gubernamental loa al modelo D y denigra de forma creciente al resto (B y A) e incluso llega a unir a este último con un supuesto 'modelo X'. Pero desde hace más de diez años, desde un plano legal y también real, en Euskadi no existen 'cuatro modelos', sino sólo tres: A, B y D. En todos ellos el euskera está presente, de una manera u otra. Únicamente no está presente (pero no es ningún 'modelo' sino un pequeñísimo número de centros, sin ni siquiera valor estadístico) en centros cuyo curriculum es totalmente extranjero. Unirlo, como hace esa publicidad engañosa, con el modelo A, es una falacia.

Los anunciantes, todos ellos instituciones, lo saben de sobra, especialmente el Departamento de Educación que está encargado de supervisar la correcta ejecución de la normativa correspondiente, con rango de ley, nada menos. No cabe suponer, por tanto, ignorancia.

La segunda mentira consiste en decir que el modelo D garantiza la utilización del euskera. Es tan evidente que ningún modelo lingüístico garantiza esa utilización y está tan corroborado por los datos, que debiera resultar hasta innecesario recordarlo. Pero es grave que tantas instituciones avalen esta segunda falacia, porque ningún modelo lingüístico puede convertir el euskera en una lengua de uso. Sólo una política imaginativa, coherente y consensuada, ausente desde hace tiempo, puede estimular, que no garantizar, su utilización.

Pero pongamos que no haya voluntad de engañar en esto. Pongamos incluso que las administraciones que han redactado esta campaña se refieran a que exclusivamente el modelo D garantiza el aprendizaje correcto de las dos lenguas oficiales de la comunidad. Si eso fuera así, si el resto de estrategias educativas estuvieran equivocadas y no pudieran asumir los objetivos asignados por la ley, la responsabilidad del Gobierno vasco sería proceder a su adecuación, pero no mediante regalos de camisetas sino llevando al Parlamento una propuesta clara de cambio legal, para lo que, a juzgar por esta campaña, contaría con una holgada mayoría. Pero seguramente sabe que, una vez allí, los nuevos consensos sólo podrían girar en que las lenguas de aprendizaje y también de transmisión de conocimientos fueran, en todos los casos, las dos lenguas oficiales en esta comunidad. Y quizás eso no lo comparte.

La consejera de Educación se ha distinguido por intentar un recorte de los derechos de elección educativa de la sociedad vasca. Lo intentó hace pocos meses con los inmigrantes, el sector más vulnerable de nuestra sociedad (como comprobamos en muchas ocasiones). Ahora, más sutil, recurre a una campaña pagada con fondos públicos para confundir, en este caso a toda la población. ¿Acaso es lícito que en una campaña institucional, lo 'políticamente correcto' se superponga a lo realmente cierto?

Resulta ridículo que una administración educativa, incapaz siquiera de diseñar procesos de matriculación que coincidan con todos los centros abiertos (a muchos de ellos les coincidirá con las fiestas de carnaval), se lance a otra operación sesgada y sectaria, que constituye un mal favor al euskera y además, resulta antigua. Porque cada vez es más perceptible que el aprendizaje de la segunda lengua pasa también por la valoración de la propia, aunque los responsables políticos de esta cuestión no quieran darse cuenta.

Rodríguez Adrados: «El país acabará imponiéndose a este mal momento»
El filólogo entra hoy en la RAH y dice que España vive «una situación crítica»
Es conocido por su denodada lucha en la defensa de las Humanidades, sobre todo el latín y el griego, en los planes de enseñanza; una tarea que simultanea con su trabajo en la Real Academia Española, de la que es académico, y con su dedicación al Diccionario Griego-Español. A partir de hoy, tendrá que conjugar su tiempo con su labor en la Real Academia de Historia, institución en la que ingresa con el discurso «¿Qué es Europa? ¿Qué es España?».
J. Ors - Madrid.- La Razón   22 Febrero 2004

Francisco Rodríguez Adrados es miembro de la Real Academia Española y a partir de hoy, también de la Real Academia de Historia. Carmen Iglesias, José María Blázquez y Luis Suárez apoyaron una candidatura que se materializará esta tarde con la lectura del discurso de ingreso, titulado «¿Qué es Europa? ¿Qué es España?», en el que el filólogo analiza cuáles han sido los diferentes estratos que han ayudado a construir la identidad cultural y política de España, dentro, siempre, de su marco europeo. «Hay problemas coyunturales, pero saldremos adelante», dice Rodríguez Adrados en referencia a las tensiones que vive Europa. «España ¬afirma¬ siempre ha sido Europa. Y la ha proyectado fuera, a América. Somos los mismos, sólo hay que articularlo». Aunque, según él, «España está ahora en una situación muy crítica».

Territorio y poder
Y menciona la civilización de Grecia, cuando las polis extendían sus colonias por el Mediterráneo. «Desde el 500 a. C., los griegos contaban sus periplos por las costas de Europa y España. Ese es nuestro antecedente europeo. No Atapuerca, eso es una tontería. Esos no serían más que antecedentes biológicos».

Respecto a la paradoja de un continente que camina hacia su unión y las convulsiones internas que viven algunas naciones, derivadas, en algunas ocasiones, de los nacionalismos, asegura: «Europa quita poder a los territorios nacionales, y, sobre todo, a las autonomías. La cosa de España, Italia o Francia se diluye, y es normal que las regiones también tengan miedo. Hay que resolverlo. Es ridículo llegar a esos extremos. Tanto para unos como para otros». El papel de España en el seno de la Unión Europea fue valorado ayer por el académico: «España tiene fuerza y la lengua española también. Hay que evitar enfrentamientos, y tener un sentido de la realidad, y buscar la conveniencia para todos, y dejar la lucha por el poder. Además, no creo que un enfrentamiento con EE UU nos ayude».

La Constitución y su reforma fue comentaba por Rodríguez Adrados: «No lo sé. Si la reforma es a base de dar poder a las autonomías, no, porque en algunas cosas el Estado debe tener más poder. Yo creo, de todas formas, que no es el momento. La Constitución quiso ser y fue una buena intención, pero poco lograda. Hay ambigüedades. La Constitución preveía leyes que la completaran. Por ejemplo, dice que el español es una lengua oficial, pero habrá que concretarlo, porque no se ha hecho».

Divisiones
De esta manera se refería al hecho de que algunas materias, como las matemáticas o el griego dependan del ministerio de Educación y Ciencia, y que sea válido para todo el territorio nacional. Los impulsos nacionalistas ocuparon ayer parte de sus palabras. Para él, las división de algunas entidades políticas, como Yugoslavia o Checoslovaquia, no han sido un buen ejemplo para España, y cree que «si se hubieran resucitado durante la Transición los estatutos de Cataluña y del País Vasco, habría sido mejor que lo que se ha hecho». Rodríguez Adrados es autor de «La democracia ateniense» o «La historia de la democracia», y conoce algunas dolencias que aquejan a la democracia: «La ley electoral debería favorecer al más votado, contra los pequeños partidos que mercadean con sus votos; debería evitarse que partidos nacionalistas y regionalistas se unen sólo por poder».

El filólogo opina que la «política nacional y la regional no se deben interferir; son dos planos paralelos. Debe existir una ley clara y fija que permita gobernar a las grandes for- maciones, y que no favorezcan a partidos que viven de vender componendas, que son los que fracturan España». A pesar de las últimas di- sensiones que han agitado las aguas de la política nacional y de reconocer que «el momento no es bueno», Rodríguez Adrados se muestra optimista, y cree que «la fuerza de la nación se acabará imponiendo a este momento malo».

Zapatero defiende a sus parásitos
EDITORIAL Libertad Digital   22 Febrero 2004

El principio del "horror al vacío", que dominó el estudio de las Ciencias Naturales hasta Newton, sigue, sin embargo, siendo válido en política. Del mismo modo que los estudiosos de las Ciencias Naturales de hace 200 años creían que los espacios vacíos eran inmediatamente ocupados por la materia circundante, los espacios políticos vacíos tienden a ser ocupados por las fuerzas políticas "circundantes". No obstante, y al igual que en la naturaleza, en política también son posibles –aunque transitoriamente– los espacios vacíos. Pero es preciso fabricarlos, rodeándolos de una campana de vacío y aplicándoles después una bomba succionadora.

Esto es, precisamente, lo que ha ocurrido en Cataluña con el electorado no nacionalista, especialmente el de izquierda. Tiene razón Maragall cuando afirma que el PSC no es el PSOE. Que el PSC es un partido diferente, con entidad y personalidad jurídica propia y que, por tanto, no sólo no acepta órdenes de Ferraz sino que las imparte en función de "su" cuota de votos. Pero no es menos cierto que el partido de Maragall tiene la relevancia que tiene precisamente porque aceptó ser la "franquicia" del PSOE en Cataluña. Porque aceptó en la transición ir más allá del limitado espacio político de la burguesía progre catalanista –el estrato social de donde procede Maragall– para representar a millones de catalanes de izquierda que se sienten españoles y que no desean aventuras políticas de las que, en el mejor de los casos, no obtendrían ningún provecho.

Por ello, no es exagerado afirmar que si Maragall se hubiera presentado a las elecciones sin el respaldo del PSOE apenas habría obtenido más votos que Carod-Rovira. Pero su ansia de poder corre pareja con su audacia, y ha logrado convencer a Zapatero –cuya ansia de poder corre pareja con su insensatez– de que sin el PSC el PSOE no es nada. Exactamente lo mismo que ha hecho con Maragall la Esquerra de Carod-Rovira. Cuando la realidad es, precisamente la contraria: Maragall es un fenómeno parasitario del PSOE, tanto como Carod-Rovira también aspira a serlo –y lo es– del PSOE a través del PSC.

Al igual que ocurre en el plano biológico, los parásitos políticos succionan a su víctima y le inoculan enfermedades hasta que la desvirtúan y la dejan exangüe. Después la abandonan para mudarse a un cuerpo más sano. Así, el PSOE de Zapatero se encuentra ante la disyuntiva de desprenderse de las sanguijuelas que le succionan el vigor político –aun a riesgo de sufrir alguna hemorragia coyuntural de poder y de votos– o convertirse, a su vez, en parásito para la estabilidad institucional, para las libertades democráticas y, por tanto, para el progreso y el bienestar de todos los españoles.

Confundir la simbiosis con el parasitismo es un grave error. Obstinarse en no ver la diferencia cuando se presentan las primeras enfermedades provocadas por el parásito es una insensatez. Pero culpar de los estragos del parásito a quienes procuran mantenerse libres de la infección, además de infame, es suicida. Los ciudadanos saben perfectamente cuál es la diferencia entre un pacto de gobierno dentro de las fronteras de la legalidad constitucional y el diktat de un partido antisistema que simpatiza con los fines y la estrategia de una banda terrorista. Y votarán en consecuencia, adjudicando el vacío político que deja el PSOE al único partido que hoy puede presentar proyecto sensato y libre de hipotecas.

Poco importa cuál sea el conseller en cap mientras que sea ERC la que dicte la política del PSC y del PSOE; del mismo modo que importa muy poco qué trompa utilice el parásito para succionar mientras siga succionando. Porque no hay nadie tan ingenuo que crea que Carod, el secretario general de ERC, sea una "anomalía política" en la izquierda independentista. Por mucho que se empeñen Maragall, Rubalcaba y Zapatero, reducido por su incapacidad y falta de firmeza al mero papel de vocero y comparsa de quienes le están succionando el poco vigor político que le queda.

Una cortina de maloliente humo
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital   22 Febrero 2004

Nunca ha sido capaz el PSOE de asumir sus errores, de afrontar sus miserias y de reconocer sus fechorías. La historia de su paso por el Gobierno es la de la búsqueda de la impunidad para cualquier abuso de Poder. La historia de su paso por la Oposición es la de la búsqueda del Poder por encima de la legalidad y la moralidad. Cambian los líderes, pero el partido no cambia o cambia muy poco. Zapatero ha constatado ante la opinión pública de toda España que no tiene autoridad sobre Maragall mientras que Maragall presume de la que tiene sobre Zapatero. Y cuando se constata que Maragall es capaz de aceptar en su Gobierno a un partido separatista que ha pactado con ETA que mate en toda España menos en Cataluña, Zapatero no es capaz de romper con Maragall, aunque sea para empezar a reconstruir el PSOE desde la Oposición.

Cuando el GAL y los casi infinitos casos de corrupción del felipismo, el aparato de intoxicación y propaganda del PSOE puso en marcha la táctica del ventilador sobre la basura. Aireando asuntos menores o simplemente inventados en el haber de la Derecha se ahorraban responder de los asuntos mayores que ensuciaban el debe de la Izquierda. Ahora, lo que pretenden Zapatero, Rubalcaba y la barahúnda polanquista es lanzar una cortina de humo para ocultar la mayor claudicación de la historia moderna del PSOE, su vertiginosa cobardía para plantarle cara a un hecho convertido en baldón perpetuo, como es la aceptación de que un partido supuestamente español acepte gobernar con quienes negocian con los terroristas que maten lo que puedan en una parte de España y dejen en paz a otra que tiende a no considerarse España y que, gracias al PSC y al PSOE, puede conseguirlo.

Pero da lo mismo que saque el ventilador o fabrique humo. Zapatero se ha retratado ante la sociedad española como un líder sin autoridad, sin escrúpulos y sin una mínima idea de España. Un pelele en manos de Maragall, que es un pelele en manos de los socios de ETA. Eso ya no hay quien lo arregle, por mucho humo que lancen sobre tanta basura. Si acaso, el humo cegará poco pero apestará horrores.

ETA
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  22 Febrero 2004

EL Estado de Derecho está ganando la batalla al terrorismo al tiempo que crece el peligro de la ruptura territorial. Es una contradicción sólo aparente.

Precisamente el año en que ETA ha cometido menos atentados que nunca (tan sólo dos en 2003) el PNV ha anunciado el Plan Ibarretxe y Carod-Rovira consigue de ETA la «excepción catalana» para facilitar la aprobación de un nuevo Estatuto, de unas reglas de juego distintas. ¿Habría que concluir, por tanto, que el separatismo no necesita ya del fórceps del Terror para poder alumbrar su monstruo? Porque si fuera así, habría que reconocer que ETA está ganando la batalla que verdaderamente le interesa desde su nacimiento.

Desde hace unos veinte años (es imposible determinar las fechas) se ha venido reduciendo la naturaleza de ETA a una mera máquina del Terror, vaciándola de todo contenido político. ¿Por qué esto cuando se sabe que ETA tiene un brazo civil que es Batasuna, que dispone de aparatos ideológicos, propagandísticos y financieros, que firma pactos políticos y que tiene, en definitiva, un proyecto para el País Vasco? ¿Por qué razón se le quiere negar, desde posiciones muy diversas, su condición de organización política y terrorista, que tiene como objetivo la separación de España?

SE pretende borrar la distinción, ya clásica, entre nacionalismos violentos e institucionales porque resulta más fácil aceptar las propuestas de estos segundos que de los primeros. Puro voluntarismo. Nunca los nacionalismos separatistas han intentado negar el carácter político de ETA. Para Arzalluz la única diferencia que existe entre el PNV y ETA son los medios, no los fines. Entonces -insisto- ¿por qué algunos se empeñan en negar los contenidos políticos de ETA? Sin duda alguna porque la aceptación de los objetivos de ETA se les hace muy duro moral y políticamente a muchos ciudadanos y a muchos partidos mientras resulta aceptable cuando viene de los nacionalismos «democráticos». Más aún, a una buena parte de los españoles, en general de izquierdas, los fines de estos aparecen como una asignatura pendiente (reconocimiento del pluralismo, los hechos diferenciales, etcétera).

Por esa razón, Carod-Rovira le pide a ETA que no actúe en Cataluña; que las conquistas nacionalistas no vengan teñidas de sangre, que no es necesario, que el objetivo de la independencia de Cataluña caerá por su propio peso. Carod-Rovira se lo pide a quienes están en la misma lucha aún cuando con procedimientos distintos. Y los etarras aceptan. Harán excepción de Cataluña. Vigilarán el proceso e intervendrán como lo hicieron cuando rompieron el pacto de Estella.

Se extrañan los socialistas de que ETA intervenga en la campaña electoral cuando no ha dejado de hacerlo nunca de una forma o de otra. Este intento de negarle a ETA la condición de actor político viene viciando el debate sobre la cuestión nacional desde hace años. Este empeño en reducir a ETA a pura maquinaria de la muerte no sólo permite que pueda escapar a nuestro análisis el proyecto totalitario de aquella -conjunción de política y terror- sino, además, que escapen a sus responsabilidades aquellos partidos nacionalistas que modulan sus acciones en función de los movimientos de ETA, ya amparándose en ellos, ya amparándolos desde su posición institucional privilegiada. Permite, asimismo, que los socialistas quieran pactar con los nacionalistas sin que se les pueda acusar de hacerlo con ETA, ya que se le ha negado previamente la condición «política».

LA verdad es que cuando se pacta con los nacionalismos separatistas se «está» en la política de ETA, en los fines de ETA, en el campo dominado por ETA.

CUI PRODEST?
Por José Antonio ZARZALEJOS ABC  22 Febrero 2004

Es ingenuo -y en algunos casos malintencionado- preguntarse a quién beneficia el comunicado de la banda terrorista ETA -cui prodest?- que declara una «tregua» sólo en Cataluña. Todo aquello que hace y dice ETA sólo busca el interés de la propia banda y lo consigue explotando las contradicciones del sistema democrático, al que quiere «hacer crujir», y las incoherencias y las desolaciones morales de sus dirigentes. La organización criminal casi siempre da pistas de sus decisiones «estratégicas» y aprovecha, para llevarlas a efecto, los errores y perversiones ajenas. En mayo del año pasado ya reflexionó a través de sus circuitos internos sobre la necesidad de «cerrar» frentes «sectoriales» y/o «geográficos» para «multiplicar la eficacia de la lucha armada». Le bastó para ejecutar su plan tirar del ronzal de Carod-Rovira para «cerrar» el frente terrorista en Cataluña tal y como pretendía el secretario general de ERC en demostración de una especie de fraternidad nacionalista que tiene menos de ingenuidad que de prevaricación moral.

El comunicado en el que satisface en su propio interés la petición de Carod-Rovira se ha convertido, efectivamente, en un mensaje-bomba porque la banda, aunque terrorista, no carece de cálculo. Sabía que comprometía al secretario general de ERC y a su partido; que dejaba en posición imposible a Maragall y desairaba a Rodríguez Zapatero. Pero igualmente sabía que ninguno de los tres -salvando las distancias entre cada personaje- disponía de hechuras para responder a su desafío de manera higiénica para el Estado democrático. Y, en todo caso, explotaba la deslealtad política y la indigencia moral de Carod-Rovira, que fue derechito y sin rechistar a la cita de Perpiñán. ETA consigue todo lo que pretendía con sólo mover una ficha; deteriora el sistema por la voracidad de poder de Maragall; ridiculiza al PSOE y crispa así el ambiente general. Si de pérdidas y ganancias se tratase, es manifiesto que ha sido ERC la mejor parada por los avatares de la mediocridad socialista. Añádase otra circunstancia gravísima que pasa, como por ensalmo, de la observación general: la connivencia gravísima de los medios públicos del Gobierno vasco han ofrecido a ETA, otra vez, una generosa portavocía en «prime time». Los nacionalistas vascos, en su particular código interno, han recibido con este asunto un mensaje muy claro de los terroristas que han ido a por el atún catalán y a ver al nuevo duque del PNV, Josu Jon Imaz.

Preguntarse entonces a quién beneficia el movimiento de la banda terrorista es perfectamente estúpido y enteramente inútil porque propicia el despedazamiento político que se está produciendo en España. La cuestión es otra: ante la indigencia moral de los que se comportan como Carod-Rovira -y hay muchos en España- ¿cómo debe actuarse? La respuesta debiera ser elemental: marginándolos democráticamente de cualquier responsabilidad pública a despecho de crisis y de aritméticas de poder. Más aún: suprimiendo cualquier tipo de discurso que ofrezca, por vía directa o indirecta, la más mínima coartada al de la banda criminal, que se mueve ahora en el nivel de la supervivencia. Justo la respuesta que no se ha dado.

La contestación ética -ya ni siquiera hay que descender al ámbito político- que se ha ofrecido desde la Generalitat de Cataluña es por completo decepcionante, y más aún lo es la búsqueda encanallada de beneficiarios del comportamiento de los terroristas. Son ellos a los que revierte el caos ético de determinados nacionalismos y la falta de criterio nacional y de Estado del socialismo español, catalán incluido.

Carod, el fin no justifica los medios
Iñaki Zaragüeta La Razón   22 Febrero 2004

Lo dije en esta misma periferia. Sería ETA la que aclararía el contenido de su conversación con el dirigente de ERC, Josep Lluis Carod Rovira. No sé por qué tantos se han extrañado de que la banda anunciara su tregua para Cataluña, cuando los acontecimientos sobre el asunto beneficiaban los intereses de su principal máxima «cuanto peor, mejor». La negociación de que no se atente en aquella región aparece deleznable al esconder una especie de aceptación tácita de que se haga en el resto de España.

En fin, ETA le ha dejado una bomba política al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, al que se le ha estrechado letalmente el margen de maniobra. Su teórico hombre en Cataluña, Pasqual Maragall, ya decidió hace tiempo actuar exclusivamente en su beneficio y no está dispuesto a ayudarle en la solución de su problema. Evidentemente, no va a ser su contrincante en la batalla electoral, Mariano Rajoy y el PP, los que se apresten a hacerlo. Al contrario, intentarán hurgar en la herida para que no sane y se haga incurable, al menos hasta el 14 de marzo.

Carod Rovira no debe sorprenderse de que todos creamos que trató la tregua catalana con dos de los máximos dirigente de ETA, Mikel Albizu «Mikel Antza» y Josu Ternera. ¿Por qué?. Porque ha sido su meta desde 1991, cuando él mismo escribió en «Avui» advirtiendo a la Dirección terrorista que no atentara en su región, que mirara el mapa antes de actuar. Por respetar su propia coherencia, estamos convencidos de que ha mantenido sus objetivos. Eso sí, con una importante diferencia, que ahora los ha conseguido, lamentablemente desde la convicción de que ERC saldrá beneficiada por ello en las urnas. Desgraciadamente puede aglutinar a aquéllos que no se sienten españoles y que ven en su tranquilidad una meta suficiente. No se paran a pensar más allá de sus narices.

En ese sentido, quizás está en lo cierto, hasta es posible que le facilite la posibilidad de formar grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados. Lo que ya dudo, es si podrá visitar y pasear con dignidad los pueblos del resto de España. Éste es un caso claro de que el fin no justifica los medios. Allá él y su conciencia.

LA HOGUERA
Por Ignacio CAMACHO ABC  22 Febrero 2004

COMO en Moncloa no funciona bien la calefacción -quién sabe si ésa es la verdadera razón por la que Aznar ha decidido marcharse-, el presidente le pidió hace una semana a Rajoy que calentase la campaña, pero el candidato tiene la sangre de horchata y el termostato bajo. A Rajoy le gustan las campañas con escarcha porque piensa, apoyado en cierta contrastada teoría sociológica, que si sube la temperatura puede que se movilicen los votantes propios, pero también los del adversario, y eso perjudica a quien lleva la ventaja. Por eso le encargó la dirección a Gabriel Elorriaga, que es otro témpano de cabeza fría y vive en un despacho con estalactitas. Aznar y los «cabezas de huevo» de su gabinete, que están friolentos entre las gélidas columnas monclovitas, querían algo de leña para la chimenea electoral, y en eso llegaron los etarras y le prendieron fuego a los rastrojos de la reunión con Carod-Rovira. Ahora no es que haga más calor, es que se está quemando todo el monte.

La irrupción de ETA ha puesto el país a revientacalderas. De repente, la campaña ha desaparecido bajo la intensa humareda de este incendio provocado por un descuido negligente de un político tan torpe como vanidoso, que se creyó iluminado por los dioses para lograr, como un Kant catalanoaragonés, los fundamentos de la paz perpetua en el reducido ámbito que se divisa desde su campanario de aldea. Carod quería fumarse la pipa de la paz con Mikel Antza y Josu Ternera, y se olvidó las cerillas encima de la mesa. A estos tíos no se les puede dejar el fuego cerca; siempre llevan una mecha encima.

Al menos esta vez la mecha no estaba conectada a una bomba, pero los efectos han sido similares. La onda expansiva ha hecho tambalearse el Pacto Antiterrorista, que de momento no se ha roto porque Rajoy ha puesto bajo mínimos el aire acondicionado para frenar el recalentamiento de la situación. El temporal de nieve no basta para enfriar el ambiente, y en este clima tan caldeado ya no hay quien meta una propuesta sobre vivienda, empleo o calidad de vida. La política española arde por los cuatro costados, y hay más pirómanos que bomberos, porque en estos casos resulta inevitable que alguien circule por ahí con una lata de gasolina y unos cuantos troncos para alimentar la hoguera. Más madera, es la campaña.

El más chamuscado puede ser Zapatero, que ha pedido a los suyos mantas para sofocar el incendio. La consigna es tapar las llamas de cualquier modo, pero es difícil disimular la espesura del humo, y además hay gente que no sabe poner cara de palo cuando se quema los pies. Por ende, Carod no ayuda. Debería estar calcinado, pero este tipo es de amianto; no sólo saca pecho en vez de esconderse en cualquier agujero, sino que farda con gobernar cuando le venga en gana, apoyado en la evidencia de que Maragall es su rehén y se pueden freír juntitos en las brasas de su aventura. Carod se cree incombustible, y eso es peligrosísimo cuando los demás sienten el olor a azufre. Parece que existe por ahí una foto que puede reavivar las llamas en cuanto empiecen a apagarse las pavesas.

De modo que, si Aznar quería más calor, no puede quejarse: la temperatura se ha vuelto abrasiva, y esta heladera tardía del invierno llega tarde para sofocar un ambiente tan tórrido. Los radiadores de la campaña tienen todos los pilotos encendidos. La Moncloa se va a quedar bien calentita para el inquilino de la primavera; ya puede ir Rajoy encargando unos refrigeradores. Porque a Zapatero no le importará la calefacción; siempre se ha dicho que fuera del poder hace mucho frío. Quién le iba a decir que desde la oposición iba a acabar quemándose de esta forma el trasero.    icamacho@abc.es

Pornografía política
José María Carrascal La Razón   22 Febrero 2004

Hubo un tiempo en que los españoles iban a Perpiñán a ver la pornografía que no tenían en casa. Hoy, cuando la pornografía es más abundante en España que los churros, van allí a ver, y hacer, pornografía política. El viaje de Carod-Rovira a Perpiñán no fue un error, como reconocen todos, fue una indecencia. Una indecencia que intenta taparse con falsas salidas, reajustes cosméticos, excusas infantiles y ataques furibundos. Pues, a poco que nos descuidemos, el culpable de toda la crisis, el responsable de que una ETA debilitadísima haya recobrado protagonismo, es el PP.

Se entiende que unos socialistas traicionados por sus socios, divididos internamente y con un líder cada vez con menos autoridad, se defiendan como gato panza arriba, negando incluso la realidad. Pero la realidad es muy burra, como los etarras. Y esa realidad que ya les ha dado un par de revolcones, puede darles alguno más antes del 14 de marzo, si siguen negándola.

Porque, vamos a ver, ¿quién ha devuelto a ETA al primer plano de la escena nacional? Carod-Rovira, entrevistándose con sus dirigentes. ¿Quién buscaba rentabilidad electoral de ETA? Carod-Rovira, tratando de llegar a un acuerdo con ella. ¿Quién ha dicho que los socialistas catalanes no podían gobernar con ERC? Bono y Rodríguez Ibarra. ¿Quién ha dado por cerrada, no una sino dos veces, una crisis que todos sabemos sigue abierta? Maragall y Zapatero. ¿Quién ha dicho que Carod puede volver al Ejecutivo catalán? El portavoz de ERC. ¿Quién, en fin, está haciendo lo posible y lo imposible para desviar culpabilidades y tergiversar los hechos? Los líderes socialistas, aunque hay que añadir que con la ayuda de los del PP, que con su ataque en tromba contra el tripartito catalán, han dado munición a sus rivales, cuando lo más sensato era que dejaran que se ahorcasen con su propia cuerda.

Puede decirse que estas son cosas de la política, sobre todo en tiempos de elecciones, que todo lo desvirtúan. Pero lo que no podrán tapar nunca excusas, subterfugios, insidias y trapicheos es el pecado original de esta crisis: la ida de Carod a Perpiñán para negociar con la banda terrorista. Él niega que para acordar una tregua sólo en Cataluña, como le pidió no ha mucho de palabra y por escrito. Pero el caso es que ETA ha aceptado esa tregua. ¿Quién miente? Es muy fácil saberlo: que Carod-Rovira pida públicamente a ETA que deje de asesinar en toda España, ya que en otro caso la considerará una banda criminal. Si no lo hace, y hasta ahora no lo ha hecho, todas las sospechas sobre lo hablado y acordado en Perpiñán son lícitas. Y eso sí que sería pornografía: considerar que hay vidas de primera y de segunda categoría; creer que está mal asesinar en un punto y bien, en otro; pensar que los muertos tienen que ver con la cuestión territorial. Alguien que pensase así no tendría derecho a estar, no ya en un gobierno democrático, sino en una sociedad civilizada.

¿Hasta dónde aguantará Zapatero a Maragall?
ROBERTO L. BLANCO La Voz  22 Febrero 2004

ESCALDADO por la experiencia de la primera crisis provocada por Carod, Zapatero estuvo el miércoles pasado como corresponde a quien aspira a gobernar. Compareció de inmediato ante los medios y dijo lo que tenía que decir: que el comunicado de ETA resultaba inadmisible; que el anuncio de la tregua limitada a Cataluña debía tener consecuencias políticas en Esquerra; y que si no era así, debería producir consecuencias políticas en el Gobierno catalán.

Zapatero había hecho en enero un ridículo espantoso por haber confiado en Maragall. La cerrada negativa de éste a forzar el cese de Carod obligó entonces al líder del PSOE a desdecirse y a exigir a las nueve de la noche lo que debiera haber exigido al final de la mañana. Zapatero no quiso volver ahora a equivocarse y por eso fijó con claridad su posición desde el principio.

El riesgo era, claro, que Maragall (obsesionado desde hace mucho sólo con estar, al precio que sea, en el machito) se pasara sus exigencias por el arco del triunfo. Y eso que es lo que ha ocurrido exactamente. Dando pruebas de la desvergüenza de muchos profesionales del poder, Maragall ha cerrado la segunda crisis provocada por Carod ¡volviendo a cesar al conseller en cap previamente dimitido! Pero, dirán ustedes, ¿cómo se puede cesar a quien ya no ocupa puesto alguno? Ah, pues porque en Cataluña tienen una cosa que cuando la utilizan los políticos gallegos se critica como inconmensurable cara dura y cuando la utiliza Maragall se alaba como genio florentino.

Maragall echó en enero a Carod de su gobierno, pero lo echó con el compromiso de readmitirlo en cuanto se celebraran las elecciones generales (es decir, en cuanto pasase el temporal). Ahora ¡vuelve a echarlo!, rompiendo con ello un compromiso secreto que -una vez conocido- convierte, de hecho, la salida de la crisis de enero en una farsa. ¿Será también este segundo cese un cuento chino y habrán pactado Carod y Maragall, como ya ha sugerido algún dirigente de ERC, la vuelta del primero tras las elecciones europeas? Lo veremos.

Entre tanto, Maragall ha dejado a Zapatero a los pies de los caballos: pues, en contra de lo que exigió con toda razón el dirigente socialista, el conocimiento del pacto Carod-ETA ni ha producido consecuencias en ERC ni en el Gobierno catalán. Lo que hace probable que tales consecuencias afecten finalmente, por elevación, a Zapatero y al PSOE. ¿Hasta dónde están, uno y otro, dispuestos a soportar ese juego insolidario y desigual de Maragall? Esta es, sin duda, la decisión más importante que el PSOE tiene hoy sobre la mesa. Deberá despejarla si gobierna. Y, ya no digamos, si le toca hacer de oposición.

¿Uso electoral?
Cartas al Director ABC  22 Febrero 2004

Tras haber conocido las verdaderas intenciones de Carod-Rovira en su entrevista con los pistoleros de ETA, que no eran otras que poner en el centro de la diana asesina a todos los españoles excepto a los catalanes, para indignación de éstos últimos, el PSOE ha salido a toda prisa a la palestra, no para romper sus pactos con ERC, sino para pedir que no se haga un uso electoralista de este tema, en clara referencia al PP. ¿Pero no se dan cuenta que hacer una valoración pública de una noticia de esta trascendencia no tiene nada que ver con aprovecharse electoralmente? Es la obligación que tiene cualquier partido con los españoles que les han dado su apoyo en las urnas. Habrá que aclararle a Zapatero lo que es aprovecharse electoralmente de una noticia o, todavía peor, de una desgracia. Habrá que recordarle cuál fue la actitud del PSOE en relación a la tragedia del «Prestige» o a la guerra de Irak. ¡Deje de ver la paja en el ojo ajeno y empiece a ver la viga en el propio!

Y claro, el lendakari del PNV, con ese gesto compungido al que ya nos tiene acostumbrados y con su falsa contundencia, tachando de «inmoral y nauseabundo» el anuncio de la tregua, obviando que son él y su partido quienes están permitiendo que ETA tenga voz y voto en el Parlamento vasco. No, si al final, la culpa de todo será del PP.     Luis Hermosa.     Bilbao.

Cataluña y Cervantes
ALFONSO DE LA VEGA La Voz  22 Febrero 2004

EL MAESTRO Cervantes se refiere a Cataluña, y en especial a Barcelona, en varias de sus obras. El momento fundamental de El Quijote en el que el gran héroe español es vencido lo sitúa en la playa de Barcelona. Pero don Quijote ni aun en peligro cierto de muerte reniega de sus valores metafísicos de Amor, Justicia, Fraternidad y Libertad. También en ese escenario termina la hermosa lección de amor a España del exiliado Ricote en la que critica la política nacionalista de Felipe III al expulsar a los moriscos. Cuando se admira Sancho de ciertos árboles llenos de pies y piernas, don Quijote le explica con su lógica meridiana: «Sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia, cuando los coge de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde doy a entender, que debo estar cerca de Barcelona y así era la verdad».

Por lo que se ve la principal diferencia entre los tiempos de Cervantes y los actuales no está en el número, siempre abundante, sino en que ahora los bandoleros están dentro de la ciudad y disfrutan de la impunidad de lo políticamente correcto. Pero hay otra Barcelona, glosada por Cervantes apenas dos años antes, que es la que queremos todos los españoles de bien aunque no sabemos si ha existido nunca más allá de nuestras ganas: «Admiroles el hermoso sitio de la ciudad, y la estimaron por flor de las bellas ciudades del mundo, honra de España, ¿regalo y delicia de sus moradores, amparo de los extranjeros, escuela de la Caballería, ejemplo de lealtad, y satisfacción de todo aquello que de una grande, famosa, rica y bien fundada ciudad puede pedir un discreto y curioso deseo». Para combatir la memez nacionalista actual debería leerse El Quijote también en Barcelona. Se formarían los ciudadanos que Cataluña y España necesitan.

LANZAN NUEVAS AMENAZAS
Gara cede siete páginas a los etarras para que justifiquen sus atentados terroristas
A lo largo de una extensa entrevista a los pistoleros de ETA, que ocupa hasta siete páginas en el periódico abertzale, los terroristas se dedican a defender los atentados terroristas como el mejor método para que se reconozcan "los derechos de Euskal Herria". Al igual que hicieron con el alto el fuego decretado a finales de 1998, la tregua en Cataluña también es una trampa porque reconocen que su objetivo es "buscar más eficacia para nuestra lucha".
EFE Libertad Digital    22 Febrero 2004

Los terroristas reconocen implícitamente que se encontraban en un momento crítico aunque advierten de que sus iniciativas no deben ser leídas en clave de "debilidad operativa" porque entonces "el horizonte de paz se aleja". Como ya ocurrió con el Pacto de Lizarra de 1998, que sirvió para dar oxígeno a la banda terrorista, ahora ha buscado de nuevo, con la tregua en Cataluña, un impulso que frene la desmotivación de los terroristas por el acoso policial y judicial. Carod-Rovira ha sido esta vez el que le ha facilitado su estrategia. Pese a esto, los portavoces de los pistoleros sostienen en la entrevista que "no hacer campaña de acciones armadas en Cataluña es decisión de ETA".

Su hipocresía alcanza las cotas más altas al ser preguntados "si es legítimo matar a alguien por tener ideas diferentes". Para responder echan mano del manual etarra y sus eufemismos y dicen que "nunca han actuado contra nadie por eso. Hacemos acciones armadas contra responsables políticos de España, diseñadores y garantizadores de la opresión y el aniquilamiento de Euskal Herria".

Vuelven a justificar los asesinatos como el "modo de lucha más eficaz e incisivo" y anuncian que no la abandonarán hasta que "a nuestro pueblo se le reconozcan sus derechos".

NACIONALISMOS
Vázquez suscribe un manifiesto promovido por intelectuales por la unidad de España
El alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez y el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, figuran entre los 350 intelectuales y profesionales del mundo del arte, la cultura y la política que han firmado un manifiesto en defensa de la unidad de España.
Agencias  La Voz 22 Febrero 2004

El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, el alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, el director de cine Pedro Almodóvar, el escritor Francisco Umbral, los actores Imanol Arias y Pilar Bardem y los miembros de 'Basta Ya' Fernando Savater y Maite Pagazaurtundua figuran entre los 350 intelectuales y profesionales del mundo del arte, la cultura y la política que han firmado un manifiesto, promovido por el periódico 'De Verdad' de la Unificación Comunista de España (UCE) de cara a las elecciones del próximo 14 de marzo, en defensa de la unidad de España y de la libertad de Euskadi frente al terrorismo y al nacionalismo excluyente.

El texto, titulado '¡No es cierto!' y publicado hoy en el diario 'El País', afirma que «no es cierto que la unidad de España esté enfrentada a su pluralidad» y asegura que «ambas son inseparables».

«Ya sabemos que la imposición por la fuerza trabaja por enfrentarnos, que sólo defendiendo el carácter plural de España es posible fortalecer la libre unidad de sus nacionalidades y regiones», señala.

Según el manifiesto, tampoco «es cierto que avivar las diferencias y enfrentarlas a lo que nos une sea sinónimo de libertad». «Bajo banderas identitarias se esconden hoy en España los planes de un nacionalismo étnico excluyente, amparado en la barbarie de ETA», apunta y se refiere también a «quienes, desde una agitación demagógica, fomentan la insolidaridad y lanzan amenazantes ultimátums».

El manifiesto subraya asimismo que «no es cierto que la defensa de la unidad de España sea patrimonio de élites reaccionarias, ni tampoco contraria a los intereses populares o a un pensamiento avanzado y progresista».

En otro punto, el documento desmiente que «una mayor integración en la Unión Europea exija la fragmentación y disolución de España, más aún cuando se asiste a crecientes turbulencias en el seno de la UE provocadas por el afán de dos grandes potencias por imponer su hegemonía sobre el resto de socios». Finalmente, el manifiesto afirma que «no es cierto que el interés de España suponga participar en una política de agresión y guerra».

Los firmantes llaman a los ciudadanos a defender «la libertad de Euskadi frente al terrorismo y el nacionalismo excluyente, una unidad basada en la solidaridad, donde la pluralidad no vaya en contra de lo que nos une y cohesiona y una voz propia e independiente en el mundo, para hacer de España un factor de paz entre los pueblos».

Entre los firmantes se encuentran, además de los mencionados, la profesora de la UPV y miembro de 'Basta Ya' Gotzone Mora; la europarlamentaria Rosa Díez; el miembro del comité de notables del PSOE Gregorio Peces-Barba; la miembro de 'Basta Ya' y concejal socialista Maite Pagazaurtundua; el presidente y el fundador del Foro de Ermua, Vidal de Nicolás y Carlos Totorica, respectivamente, o el ex secretario general de UGT Nicolás Redondo.

También lo han suscrito los directores de cine Vicente Aranda o Miguel Hermoso; los actores Imanol Arias y José Sacristán; el dramaturgo Albert Boadella; el filósofo Gustavo Bueno; el humorista gráfico Antonio Fraguas 'Forges'; los escritores Ana María Matute, Antonio Muñoz Molina o Francisco Umbral y la bailaora Cristina Hoyos, entre otros.

Mayor afirma que ETA busca «tener un 'conseller en cap' en el Gobierno vasco»
Pide a los ciudadanos que en las pasadas elecciones autonómicas confiaron en Nicolás Redondo que voten ahora al PP «si quieren hacer descarrilar el plan Ibarretxe»
ÓSCAR B. DE OTÁLORA/BILBAO El Correo  22 Febrero 2004

El PP celebró ayer una convención en Bilbao en la que el presidente de honor del partido en Euskadi y candidato por Álava, Jaime Mayor Oreja, interpretó la tregua anunciada por ETA en Cataluña como un movimiento de la banda para «abrir una negociación con el PNV». Mayor, cuya intervención cerró el acto político, analizó el mensaje de los terroristas dentro de las coordenadas de la radicalidad del partido jeltzale y la supuesta tutela de la organización terrorista de todo el «proceso de ruptura del PNV».

«ETA toma posición de cara a una negociación con el PNV con una bofetada, como lo hace siempre». «La banda -agregó el dirigente conservador - le está diciendo al PNV que el plan Ibarretxe tiene que culminar con el reparto del poder político en el País Vasco, porque lo que quiere es tener un 'conseller en cap' en el próximo Gobierno de Vitoria». Mayor se refirió así a la figura de Carod Rovira y su encuentro con los terroristas.

Asimismo, el líder de los populares vascos estimó que uno de los mensajes que el grupo terrorista pretende enviar al PNV mediante su alto el fuego en Cataluña es que «la tregua vendrá al País Vasco cuando ese reparto de poder se haya producido, pero también le está diciendo que la Declaración de Barcelona, con CiU y BNG, está muerta y que el nuevo eje de ruptura pasa por ETA y por Carod Rovira».

Para el candidato, «ruptura y terror son dos caras de la misma moneda», por lo que lanzó un llamamiento a los constitucionalistas vascos para «estar más que nunca en la vanguardia de la defensa de la libertad, de la Constitución y de España». El PP, indicó, «sigue representando el cambio y la alternativa al juego macabro entre nacionalistas». Al referirse a una alternativa a los nacionalistas, Mayor Oreja citó la alianza con los socialistas registrada en las elecciones autonómicas del 2001, «con el espíritu del Kursaal». El dirigente popular recordó su relación con Nicolás Redondo, sustituido por Patxi López al frente del PSE, y pidió a las personas que apoyaron al dirigente socialista defenestrado «que voten ahora al PP, porque ganar las elecciones es una obligación de los demócratas ante la gravedad del desafío nacionalista», argumentó. «Este mensaje es importante y lo quería dar en una convención del partido, no en un mitin», resaltó.

En el acto también intervino el candidato del partido por Vizcaya, el secretario de Estado de Seguridad Ignacio Astarloa, quien animó a los ciudadanos a «decir un no rotundo a los planes equivocados que ponen en un riesgo innecesario y grave a la sociedad y que la llevan por caminos de ruptura». Astarloa se refirió también a los socialistas y les reprochó que, en su opinión, «estén demostrando que únicamente aspiran a que el PP no consiga ma- yoría absoluta en las próximas elecciones, para luego pactar con quien sea con el objetivo de llegar al poder».

«La momia de Lenin»
También intervino en la convención el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, quien llamó «ruin» al lehendakari Juan José Ibarretxe «por decir que el PP se beneficia» de la tregua parcial declarada por ETA en Cataluña. Iturgaiz reiteró su desconfianza hacia el presidente del Ejecutivo autónomo, pese a que, nada más conocerse la tregua, considerase «nauseabundo» el anunció de la organización terrorista. «A la hora de la verdad», agregó, en referencia a Ibarretxe, «siempre está al lado de Carod Rovira, a quien telefonea para avisarle del comunicado o no duda en felicitarle públicamente o mostrarle su solidaridad». «PNV más ERC más ETA es igual a independencia», subrayó.

Carlos Iturgaiz se refirió también al consejero de Vivienda y líder de Ezker Batua en el País Vasco, Javier Madrazo, quien aseguró que la tregua en Cataluña formaba parte de un pacto con el PP. «Madrazo está más tieso que la momia de Lenin y se tiene que preparar para que, quizás, una sentencia judicial le haga arrepentirse de decir esas barbaridades», advirtió.

Incidentes en Bilbao al agredir a ediles del PP los abertzales de la carroza proetarra
Su negativa a retirar las fotos de etarras obligó al PNV a suspender el festejo
Los proetarras volvieron a «montar el circo» en Bilbao con su carroza de apoyo a los presos de la banda. Cuando las autoridades municipales anunciaron que se anulaba el festejo por su negativa a retirar las fotografías de los etarras, éstos reaccionaron de la única manera que saben y agredieron a los dos concejales del PP y al edil del PNV. Carmen García, de Izquierda Unida, se mostró a favor de mantener las fotografías de etarras.
Marcos S. González - Madrid.- La Razón   22 Febrero 2004

Finalmente los abertzales lograron «montar el circo» como tenían previsto en los carnavales de Bilbao. A pesar de que todas las comparsas habían llegado a un acuerdo para no portar en sus carrozas elementos que pudieran resultar hirientes o humillantes ante las víctimas del terrorismo, los integrantes de la comparsa que abogaba por el acercamiento de los presos de ETA pusieron las fotos de los terroristas presos en su carroza.

Cuando se produjo última inspección municipal del desfile, los abertzales se negaron en rotundo a retirar su desafío. Hacia las 16:30 se produjo una última reunión de los concejales del Ayuntamiento de Bilbao, donde, a pesar de la oposición de la edil de Izquierda Unida, Carmen García, a la que le parecía bien que la carroza de Txori Barrote portase fotos de los etarras presos, se llegó al acuerdo de que no saldría a la calle si los radicales continuaban negandose a retirar los retratos de los asesinos de la banda terrorista.

De esta manera, la Ertzaintza conminó a los familiares de los presos a que retirasen de inmediato las fotos de su comparsa, a lo que los radicales volvieron a negarse. Finalmente, los responsables municipales decidieron suspender el festejo entero. Cuando el concejal de cultura, Jon Sánchez, se acercó a comunicar la noticia acompañado de los representantes del PP Adrián Castro y Carlos García, varios de los radicales se enfrentaron a ellos y les agredieron.

Las comparseros comenzaron a corear gritos de «fuera, fuera» contra los ediles e incluso propinaron empujones contra ellos, de manera que los concejales de PNV y PP tuvieron que abandonar el recinto protegidos por la Policía Municipal y escoltas de seguridad privada, informa Ep.
 
Desde el Partido Popular, el dirigente bilbaíno Antonio Basagoiti, aseguró a LA RAZÓN que «esta es la demostración de que en el País Vasco no se pueden realizar festejos con el entorno de ETA».

Esperanza Aguirre: «Carod ha exhibido una llave para demostrar que domina a Zapatero»
Denuncia que es «increíble» que el líder de ERC plantee de nuevo pagar un precio político a cambio de la ausencia de atentados cuando a ETA hay que derrotarla por la vía legal y policial
Carmen Gurruchaga La Razón    22 Febrero 2004

Liberal convencida, es la primera presidenta electa de una comunidad autónoma. Ha sido también la primera mujer que presidió el Senado, desde donde impulsó numerosos actos de reconocimiento y homenaje a las víctimas del terrorismo.

¬¿Qué le ha parecido la declaración de tregua de ETA para Cataluña?
¬Me ha parecido algo ignominioso. Hubiéramos podido pensar que la actuación de Carod-Rovira pasando a Francia para entrevistarse clandestinamente con los dirigentes de la banda era un error o una ingenuidad. Hubiéramos podido pensar, incluso, que ir a darle oxígeno a la banda cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado la tenían más asfixiada se debía a una inexperiencia o una torpeza. Pero con el comunicado de ETA hemos visto y ha quedado meridianamente claro que a ETA, que es la banda que más daño ha hecho a los españoles en los últimos 30 años, le cae muy simpático el señor Carod-Rovira. Esto es lo que es absolutamente lamentable.

¬Con lo que ha sucedido, ¿ha quedado clara la capacidad de una banda de poner patas arriba todo el tapete político durante una campaña electoral?
¬Yo creo que no, en absoluto. Aquí lo que está claro es que el PSOE tiene que tomar una decisión por dignidad, porque lo contrario es un atentado a la ética y a la moral. El señor Maragall no puede seguir con estos señores totalitarios, desleales, anti-españoles, secesionistas y que están dispuestos a hablar con asesinos.

¬¿Cree que el PSC debería haber roto el acuerdo de coalición con ERC?
¬Claramente. Tenía que haber roto esa coalición. Eso no quiere decir que tenga que convocar elecciones, porque puede gobernar perfectamente con el apoyo de CiU o PP. Todo menos gobernar con esta gente, que además son de una chulería intolerable, ya que con el 16 por ciento de los votos quieren imponer su dictado al resto de los españoles. ¿Cómo puede salir el señor Carod-Rovira con una llave para demostrar a Zapatero que él es el que manda? Es de una osadía y de una chulería intolerables. Lo increíble de Carod-Rovira es que vuelve a plantear pagar un precio político a cambio de la ausencia de violencia y a ETA hay que derrotarla como lo están haciendo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con medidas legales y policiales.

¬El PP presenta a las generales otro candidato distinto a José María Aznar por propia voluntad de éste. ¿Cómo lo vive usted, que ha estado muy próxima al presidente del Gobierno?
¬Lo primero que tengo que decir es que la marcha de José María Aznar, por cómo lo ha hecho y por las razones que ha esgrimido, es la mayor muestra de regeneración democrática que yo, con los 52 años que tengo, he visto jamás en la historia política de España. La generosidad, el desprendimiento, la altura de miras y la ética que demuestra nos va a servir a todos de ejemplo y de modelo durante muchos años. Aparte de eso, creo que el testigo que Aznar le ha dado a Rajoy lo ha hecho de la mejor manera que podíamos haber soñado.

¬Ahora todos son partidarios de Mariano Rajoy.
¬Mariano Rajoy es la persona que, sin temor a la exageración, hoy en España tiene la mayor carga de experiencia política de todos los políticos en activo. No creo que haya nadie que haya sido concejal, presidente de diputación provincial, consejero de un gobierno autonómico, vicepresidente de la Xunta de Galicia, ministro de prácticamente todo, vicepresidente del Gobierno, parlamentario brillantísimo y temido por la oposición, persona de un trato extraordinario, con una preparación jurídica y técnica como conozco a muy poca gente y además con un extraordinario sentido del humor. Creo que es el mejor líder que los españoles nos podemos dar a nosotros mismos y espero que el 14 de marzo una mayoría de españoles muy notable lo corrobore para que podamos huir de la incertidumbre de los señores sometidos a la llave de Carod-Rovira, que con toda indecencia e insolencia ha exhibido una llave para demostrar que él tiene dominado al señor Zapatero.

¬Estamos viviendo una precampaña de tono bajo, plana..., excepto por el sobresalto de ETA.
¬Yo no creo que tenga nada de plana. La crispación la provoca ETA o Carod, pero no Rajoy ni Zapatero. Mariano se está limitando a exponer su programa y a contestar a las cosas absurdas que dicen los representantes del PSOE. Ayer declaró que está muy dispuesto a debatir con Zapatero si aparece en el debate el señor Llamazares y el señor Carod, puesto que van a gobernar juntos y hay uno que tiene la llave. Que digan qué programa es el que van a aplicar.

¬¿Cree que el presumible éxito del PP podría deberse a los errores del PSOE?
¬El PSOE ha cometido errores pero, honradamente, creo que en la mente de los españoles están los cuatro millones y medio de puestos de trabajo del PP, está la bajada de impuestos, está la prosperidad y el bienestar que ha creado el PP en estos años y, por lo tanto, no son los errores del PSOE. Creo que lo que nos va a dar la victoria son los aciertos comprobados del PP en los últimos ocho años. A ello hay que añadir la lucha antiterrorista y la defensa de la idea de España en todos los rincones del territorio.

¬¿Por qué cree que Rajoy y Aznar sólo van a coincidir en un mitin?
¬Supongo que como en todas las campañas, a cada uno de los líderes nos envían a sitios dispares. Yo, esta mañana, he estado en Calahorra, por tanto es lógico que no coincidan dos líderes de la solidez y del arraigo de Rajoy y Aznar. Si uno está en Baleares el otro tendrá que estar en Asturias. España es muy grande.........

Carod comienza la «expansión territorial» hacia los Países Catalanes con mítines en Valencia
Ya se han convocado concentraciones de repulsa y el PP tacha el mitin de «provocación innecesaria»
El desembarco de la plana mayor de Esquerra Republicana de Cataluña en Valencia, previsto para el próximo sábado, ha provocado un alud de reacciones. En su ansia por los «Països catalans», el líder de ERC, Josep Lluis Carod Rovira, ofrecerá el mitin central de su partido en el Palacio de Congresos de la Capital. Ya se han convocado manifestaciones de protesta por la cesión del auditorio para el mitin, bajo el lema «No a los Països catalans, sí a la Constitución, sí al Estatuto». Desde el PP, se califica el acto de «provocación innecesaria» y hecho «absolutamente esperpéntico».
M. S. G. - Madrid.- La Razón   22 Febrero 2004

Esquerra Republicana de Cataluña ya tiene programado el plato fuerte de su campaña. En busca de la vieja pretensión nacionalista de los Països catalans, que engloban parte de Aragón, Baleares y, por supuesto, Valencia, los republicanos, con Carod Rovira a la cabeza, realizarán el acto central en Valencia. Para ello, Esquerra Republicana del País Valenciá solicitó a el pasado día dos de febrero el Palacio de Congresos de Valencia.

De esta manera, la plana mayor de los independentistas catalanes desembarcará en Valencia el día 28 de febrero para tratar de fortalecer su antigua reivindicación de los «Països catalans».

En principio, los independentistas tenían previsto celebrar su mitin central en un Pabellón de la cercana localidad de Alboraya, pero las autoridades municipales decidieron no autorizar la celebración de este acto.
De hecho, el alcalde de Alboraia, Manuel Álvaro, justificó ante el líder de los independentistas en Valencia, Agustí Cerdá, porque se anunciaba la presencia en el mitin del secretario general de ERC.

Posteriormente, los organizadores del evento se pusieron en contacto con el auditorio de la capital que les ofreció su centro, que con la tarifa que aplican normalmente cuesta alrededor de 11.000 euros, y los independentistas aceptaron.

Manifestación contra Carod
Las reacciones no han tardado en surgir, y la Plataforma Anti-Països catalans, que engloba a organizaciones aragonesas, catalanas y valencianas en la defensa del Estatuto y la Constitución, ya ha convocado una manifestación en la puerta del Palacio de Congresos para mostrar su repulsa y rechazo a la presencia de Carod en Valencia y al discurso de los «Països».

Según el presidente de la plataforma constitucionalista, Juan Santandreu, «es una humillación que las autoridades permitan que una persona que coquetea con los terroristas de ETA venga a insultarnos con su entelequia de los Països catalans y su nacionalismo pancatalanista y desintegrador»

Los constitucionalistas han invitado a todos aquellos que quieran luchar contra la «invasión» catalana y a las víctimas del terrorismo que se sientan «indignadas» por la presencia de Carod en Valencia, a sumarse a la manifestación en protesta por la cesión del Auditorio municipal.

La manifestación estará presidida por una pancarta con el lema «No a los Països catalans, sí a la Constitución, sí al Estatuto», y fuentes de la plataforma quisieron dejar claro que «Carod no pinta nada en Valencia».

«Provocación innecesaria»
Por su parte, el dirigente del PP valenciano, Serafín Castellano, aseguró a este periódico que «es absolutamente esperpéntico que venga Carod a Valencia a decir que forma parte de esa entelequia de Països, a decir que no al Plan Hidrológico Nacional, a no dar prioridad al AVE Madrid Valencia o vender sus historias anticonstitucionales». Y es que, según lo ve el Partido Popular en Valencia, la presencia del independentista constituye «una provocación inncesaria».

Por su parte, Juan Dominguez, dirigente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Valencia, afirmó que «todo lo que hace Carod es para tratar de sacar de su estancamiento a ETA», por lo que dijo estar «absolutamente en contra» de «cualquier actuación» de el secretario general de ERC, pero todavía más en la Comunidad Valenciana.

A título personal, Dominguez señaló que «Valencia es un territorio invadido por Cataluña y tal vez esto nos sirva de lección para empezar a defendernos».Según informó Ep, fuentes del auditorio valenciano justificaron su decisión de abrir sus puertas a Carod en que el auditorio es «un centro público abierto» y afirmaron que no ha habido motivos para denegar la petición de Esquerra Republicana de Catalunya porque éste es «un partido legalmente constituido».En el evento está prevista la intervención, del número dos de la formación, Joan Puigcercós, además de la de Carod.

Recortes de Prensa   Página Inicial