AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 20 Marzo 2004
La capitulación de España
Alberto Acereda Libertad Digital  20 Marzo 2004

La influencia del terror
Editorial La Razón  20 Marzo 2004

¿Toda España como las Vascongadas
Pío Moa Libertad Digital  20 Marzo 2004

¿Se irá Zapatero de Irak como Felipe de la OTAN
EDITORIAL Libertad Digital  20 Marzo 2004

La ley de la calle
José García Domínguez Libertad Digital  20 Marzo 2004

Panorama postelectoral desde los EEUU
José Carlos Rodríguez Libertad Digital  20 Marzo 2004

Que no venza el terror
José Antonio VERA La Razón  20 Marzo 2004

La matanza de Madrid
Porfirio Cristaldo Ayala 20 Marzo 2004

Estrategia terrorista
José Clemente La Razón  20 Marzo 2004

EL HIPERTERRORISMO SERÁ VENCIDO
DARÍO VALCÁRCEL ABC 20 Marzo 2004

HECHOS E INQUIETUDES
IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ABC 20 Marzo 2004

La victoria de Ben Laden
Martín-Miguel Rubio Esteban La Razón  20 Marzo 2004

El canalla
Alfonso Ussía La Razón   20 Marzo 2004

LAS TROPAS EN IRAQ
JAIME CAMPMANY ABC  20 Marzo 2004

INTELIGENCIA, SEGURIDAD Y TRANSPARENCIA
Editorial ABC  20 Marzo 2004

Universidad, universalidad o aldeanismo
Enriqueta Benito es secretaria  y Ernesto Ladrón de Guevara La Razón  20 Marzo 2004

El polvorín de Kosovo
Editorial La Razón  20 Marzo 2004

Bush: No puede haber paz por separado con el enemigo terrorista
Agencias Libertad Digital  20 Marzo 2004

El juez achaca a los tres marroquíes detenidos en Lavapiés 190 asesinatos
MELCHOR SÁIZ-PARDO/COLPISA. MADRID El Correo 20 Marzo 2004

El español detenido admite que entregó los explosivos en Asturias a los arrestados del 11-M
Redacción - Madrid.- La Razón  20 Marzo 2004

La OTAN envía 2.500 soldados a Kosovo para acabar con la limpieza étnica contra los serbios
Olga Milosevic - Belgrado.- La Razón  20 Marzo 2004

Los grupos cívicos seguirán «activos» y a favor de la unidad constitucionalista
OLATZ BARRIUSO BILBAO El Correo 20 Marzo 2004

La UE propone medidas concretas para reactivar la lucha contra el terrorismo
EFE Libertad Digital  20 Marzo 2004

Varias minas asturianas han padecido pequeños robos de explosivos que pasaron inadvertidos
R. L. Vargas - Madrid.- La Razón   20 Marzo 2004
 
14-M
La capitulación de España
Alberto Acereda Libertad Digital  20 Marzo 2004

Los resultados de las elecciones democráticas del 14 de marzo de 2004 significan a día de hoy la capitulación de España ante el terrorismo. Es la capitulación ante el miedo, ante el temor de posibles nuevas matanzas como la de Madrid tres días antes. Tras el estallido de las bombas en varios trenes de cercanías el terror toma un tinte diferente, tinte público e indiscriminado, posible y personal en la vida diaria. Por eso resulta humanamente comprensible el temor de cualquier ciudadano ante esta nueva modalidad de terrorismo. El voto del miedo es, por tanto, descifrable y hasta entendible pero implica una peligrosa capitulación de España ante los generadores del terror.

El voto del miedo significa la claudicación ante el terrorismo, la capitulación ante el derecho más importante de todo ser humano: el de la libertad. Ceder al terror es negarnos la propia libertad y dejarla en manos de quienes nos atemorizan. Ceder a las bombas es afirmar que preferimos supeditarnos y vivir sin libertad antes de que nos asesinen. Ceder a la extorsión significa perder nuestra dignidad y nuestra libertad como hombres y mujeres. Ceder al chantaje del terror es condicionar nuestro futuro porque sin libertad, la vida no vale para nada.

Inmediatamente, el miedo se utilizó políticamente desde varios frentes y varios medios de comunicación deseosos de un inminente cambio de gobierno en España, un cambio en favor de un partido político que ha llevado a cabo recientes pactos y alianzas con fuerzas políticas antiespañolas, antimonárquicas y opuestas a la Constitución. De ahí se deduce que el voto mayoritario del pueblo español, el voto del miedo (y en otros casos, del rencor) está encaminado a un futuro tan incierto como peligroso.

Hasta el día de esas elecciones nunca antes un gobierno democrático en España había luchado con tanta fuerza y con tanto éxito y ahínco contra el terrorismo. Nunca antes se había puesto tanto esfuerzo humano, económico y técnico para acabar con la lacra del terrorismo dentro y fuera de nuestras fronteras. Nunca antes se había tenido tanto éxito en esa lucha ni España había estado tan apoyada en su lucha desde el extranjero.

De ahí que la guerra de Irak había de ser la excusa para atacar y desbancar a la derecha gobernante española, como lo fue el intento vano del caso Prestige y tantas otras caminatas bajo pancarta antigubernamental. Porque antidemocrático e ilegal es también manifestarse con insultos y amenazas contra las sedes del gobierno durante la jornada de reflexión. Y con estas cosas, y otras que se observan con estupor, resulta tan penosa la utilización del terror y del miedo como instrumento político y electoralista.

Por eso es lamentable que, a excepción del 37% de españoles que votaron por la continuidad de una lucha sin tregua contra el terrorismo, el resto de votantes haya optado por la capitulación ante el horror. Pero los españoles han de saber que su miedo es el mismo que sienten los norteamericanos cada día al saberse amenazados por nuevos aviones que pueden estallar, o por las continuas alertas de seguridad que sufren cada día; es el mismo temor de los colombianos apabullados ante los matones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias o ante el Ejército de Liberación Nacional; es el mismo miedo de los israelitas en el centro de Jerusalén; es el mismo horror, en fin, de todo ser humano libre porque el terrorismo es el enemigo de la libertad en esta Tercera Guerra Mundial que ya estamos viviendo a nivel planetario. Mañana será París, pasado Roma o Los Angeles y al otro, quizá de nuevo… Madrid.

Nada quisiéramos más que estar en el error y equivocarnos. Pero dondequiera que estalle otra vez el terror acaso entonces entenderemos que el voto del miedo es un voto inútil, de capitulación y cobardía. Porque inútil es traer a casa a los soldados que velan por la paz y la seguridad del pueblo iraquí ya liberado de un tirano.

Porque inútil es ceder al diálogo para desmembrar anticonstitucionalmente España. Porque inútil es la negociación cuando delante y detrás están las bombas y los muertos. Por eso, los españoles y los gobiernos deben saber que de poco sirven las manifestaciones y los letreros contra el terrorismo. De nada las manos blancas y las velas.

De nada parece haber servido la probada honradez de un gobierno entregado a la defensa de la libertad de España y del mundo entero. De nada sirve todo eso con tan triste capitulación en el voto de millones de españoles. La historia de España ha empezado a escribir un nuevo capítulo cuyas siguientes páginas están todavía por leerse. La grandeza de la democracia es el espacio que concede a los ciudadanos libres para la rectificación, aun cuando en este caso para entonces haya saltado alguna metralla frente a nosotros o hayamos visto quemarse algún pueblo vecino.

La influencia del terror
Editorial La Razón  20 Marzo 2004

Nada más conocerse los resultados de las pasadas elecciones generales, dejamos constancia desde estas mismas páginas de la absoluta legitimidad con la que el Partido Socialista Obrero Español y su candidato, José Luis Rodríguez Zapatero, habían obtenido la victoria. Las urnas han hablado y, desde el respeto a la voluntad popular, no es aceptable plantear dudas sobre la licitud del proceso. Sin embargo, también es igualmente legítimo e, incluso, conveniente, que se analicen todos los factores que en aquellas horas dramáticas propiciaron el sorprendente, por inesperado, vuelco electoral.

Desde estas dos premisas, la licitud de la victoria del PSOE y el momento anómalo en que los españoles acudieron a las urnas, no se entiende el empeño de algunos portavoces socialistas en rescatar selectivamente las encuestas previas sobre intención de voto para demostrar un supuesto cambio en la tendencia de los electores que se habría fraguado antes de que se produjera la terrible matanza en Madrid. Porque, dándole la vuelta al argumento, es como si los propios vencedores pusieran en duda esa legitimidad de origen, al negarse a considerar que el atentando en el Corredor del Henares ha sido un factor, si no decisorio, sí influyente en el resultado del 14 de marzo.

Aunque todavía no se ha hecho público el escrutinio por comunidades autónomas de todos los votos del Censo de Españoles Residentes Ausentes (CERA), es decir, los sufragios remitidos por correo desde el extranjero, los primeros resultados conocidos apuntan claramente en esa dirección. Son datos muy significativos porque el plazo para que los ciudadanos inscritos en el CERA pudieran ejercer su derecho al voto se había cerrado el 7 de marzo, cuatro días antes de la matanza terrorista. Son, pues, sufragios emitidos sin que el factor de la conmoción por el atentado y la inmediata controversia sobre la autoría del mismo hubieran influido lo más mínimo en el ánimo del votante.

Permite, además, con todas las cautelas necesarias, calibrar el descenso real sufrido por el Partido Popular que, de no haberse producido la tragedia, hubiera obtenido, punto arriba punto abajo, el respaldo que le pronosticaban la inmensa mayoría de las encuestas y sondeos preelectorales. Los casos más significativos son los de Madrid, Baleares, Galicia y La Rioja. En la Comunidad Autónoma escenario de la tragedia, el PP obtuvo el 44,99 por ciento de los sufragios el 14 de marzo, mientras que los votos por correo del CERA le han supuesto el 51,14 por ciento. Son más de seis puntos de diferencia que concuerdan con el resultado del PSOE: tuvo el 44,16 por ciento de los sufragios totales, mientras que los votos remitidos desde el extranjero sólo le supusieron el 38,41 por ciento.

En Galicia, la diferencia desfavorable del Partido Popular es de casi nueve puntos porcentuales; mientras que en Baleares o La Rioja la caída se sitúa en torno al 3 por ciento.

Son datos y cifras que están ahí y que demuestran un hecho: que el terror fue un factor cierto en la jornada electoral. Negarlo no cambia las cosas.

¿Toda España como las Vascongadas?
Pío Moa Libertad Digital  20 Marzo 2004

Uno de los grandes méritos del gobierno de Aznar es la demostración de que se puede pasar el problema de ETA del plano político, en que quieren situarlo los amigos del terrorismo, al plano policial, que es el que corresponde a los asesinos profesionales en una democracia seria. El gobierno ha acosado y reducido a la ETA, ha evitado infinidad de atentados, ha salvado innumerables vidas, y ha procedido siempre con la ley en la mano, no como en una época anterior, cuando el gobierno claudicaba por un lado mediante negociaciones inadmisibles, y por otro caía en los propios métodos terroristas. Sólo por esto el gobierno del PP merece la más profunda gratitud de todos los españoles, aunque ha hecho cosas también muy notables en otros terrenos.

Por tanto, nada más sucio, injusto y repugnante que la visión de esas catervas de desalmados e histéricos rezumantes de odio, congregadas ante las sedes del PP para llamar “asesinos” a quienes de tantos asesinos nos han librado. Esas catervas que en lugar de denunciar a los sádicos autores de la matanza, denuncian a quienes han defendido y defienden de ellos al pueblo español, y que perpetran su vileza con la insolencia de quien se siente impune mientras viola todas las normas electorales, democráticas y de la mera decencia personal. Esas catervas son los amigos que el terrorismo siempre ha tenido en España, y los sigue teniendo en mucho mayor número de lo imaginado. Son los que sirven coartadas políticas a la ETA o a Al Qaida, tanto da, los que pactan con ellos sobre la base de la desmembración de España, los que han visto la sangre de las víctimas como una magnífica ocasión para instrumentar a su favor el miedo de los ciudadanos.

Los convocantes de esos delictivos actos de acoso a un partido democrático han sido los aparatos periféricos de la izquierda y el nacionalismo, sus juventudes, oenegés y similares, quizá con alguna excepción, alentados por una infame campaña de calumnias y embustes nunca vista antes en democracia, puesta en marcha por el imperio mediático más conocido del país. Zapatero en ningún momento ha denunciado estos hechos, en ningún momento ha intentado pararlos, en ningún momento ha detenido la intensísima campaña de envenenamiento mental de la población, como llamaba Besteiro a otras actuaciones análogas: se ha beneficiado sin escrúpulo de todo ello. Se ve que lo considera normal y legal, mientras lleve agua a su molino.

Pues bien, también esas concentraciones contra las sedes del PP son una forma de terrorismo. Es el terrorismo de la kale borroka o de baja intensidad, y no por azar ha conseguido, como cuando el chapapote o la guerra de Iraq, extender a muchas ciudades el ambiente ominoso y asfixiante creado en las provincias Vascongadas por el terrorismo nacionalista, en alianza de hecho con el PNV y con Izquierda Unida. El estado, si no quiere hundirse y deslegitimarse, tiene la obligación de impedir tales actos y de castigar severamente a quienes los promueven, pues si no, acabaría imponiéndose la ley de la jungla, como en buena medida ya sucede en aquella comunidad.

Zapatero y su gente han ganado las elecciones. Ha sido una victoria turbia, quizá legal, pero manchada por la ilegitimidad de la demagogia, la mentira y la coacción. Una victoria celebrada alegremente por Mohamed VI, que quiere quedarse con el antiguo Sahara español, con Ceuta y Melilla y con todas las tierras españolas que Alá tenga a bien concederle; y que, recordarán ustedes, fotografió burlescamente a Zapatero bajo un mapa del Gran Marruecos, cuyos colores se extendían hasta Canarias; ha sido celebrada por Chirac, que intenta mermar drásticamente la voz de España en la UE, y supeditarla a su eje París-Berlín, y que en el trance de la isla de Perejil se alineó descaradamente con el tirano marroquí; la victoria zapateril ha puesto muy contentos a Fidel Castro, a Arzallus, a Ibarreche, (“¡una oportunidad histórica!”), a Pérez o Carod o como se llame –el de los pactos con los asesinos–, a Maragall, el que nos viene amenazando con volver al 36. Habrá sido una fiesta para Sadam Husein, dentro de su celda, y sobre todo para Ben Laden. Miren a quiénes ha llenado de alegría y a quiénes ha entristecido, y entenderán el sentido de la victoria del necio sin principios.

Tradicionalmente, la izquierda en España se ha creído con un extraño derecho a vulnerar las normas y a pisotear los derechos de los demás, empleando el pretexto del “fascismo”, del “reaccionarismo” y similares. Es indispensable cortar de raíz esa tendencia, porque no va a menos, va a más. Preguntémonos: ¿podría la democracia española soportar una situación como la actual en las Vascongadas extendida por todo el país? No, desde luego, porque esa misma situación equivaldría a la ruina de la democracia, como ocurre en aquella comunidad. Los ciudadanos deben comprender el peligro y reaccionar antes de que crezca demasiado y se vuelva quizá irresistible. Si no lo hacen, “el drama está servido”, como decía uno de esos tontilocos en quienes está recayendo, por enorme desgracia, el gobierno del país.

¿Se irá Zapatero de Irak como Felipe de la OTAN?
EDITORIAL Libertad Digital  20 Marzo 2004

Es innegable que el PSOE se comprometió a retirar los soldados españoles de Irak mucho antes de que lo exigieran los genocidas del 11-M. Esta brutal masacre terrorista debería, sin embargo, haber servido para que los socialistas asumieran de una vez que lo que están librando los aliados en Irak es una batalla para que el terror no vuelva a enseñorearse de aquel país. El PSOE, en lugar de reconsiderar el error, insistió en él y, tras difamar en un golpe mediático sin precedentes al Gobierno del PP, ha logrado ser el partido más votado y anunciar que llevará a cabo una propuesta de retirada que tanto satisface a sus mayoritarios votantes como a los autores de la masacre. Aunque ningún medio de comunicación se atreva a denunciarlo así, el PSOE ganó las elecciones contra todo pronóstico porque la mayoría de los españoles prefirió que el PSOE hiciera con la “resitencia iraquí” lo mismo que hizo Carod Rovira con la “resistencia vasca”: una tregua territorial.

Es una asignatura pendiente para la ciencia política el considerar si la célebre definición que daba Karl Popper para la democracia –“El conjunto de reglas que permiten el cambio de los gobernantes sin necesidad de usar la violencia"– es todavía válida para describir como democrático el porqué el PP perdió las elecciones tres días después de la masacre. La violencia no la ejercieron más que los terroristas, pero la oposición al PP la utilizó para sus fines propagandistas: “Esto os pasa por tener tropas en Irak”. Fueron estos mensajes los que lograron que el 14-M fuera una victoria para los responsables del 11-M. El terrorismo siempre sermonea, y no le faltaron medios radiofónicos y audiovisuales para hacerlo.

En nuestro país, mucho antes del secuestro de Miguel Ángel Blanco, habían partidos que reivindicaban la agrupación de presos etarras. Cuando ETA secuestró y amenazó con matar al joven edil exigiendo la reagrupación de marras, a nadie –incluidos los nacionalistas– se le ocurrió decir: “Esto le pasa a ese joven por la brutal política de dispersión de presos del Gobierno”. ETA despierta un coraje en la sociedad civil que lamentablemente no despiertan los terroristas islámicos.

En España, apenas ningún medio se atreve a hacer estas reflexiones. Pero en todas las democracias occidentales –incluidas las pocas que no respaldaron la intervención militar en Irak– se contempla con enorme preocupación la posibilidad de que los terroristas islámicos hayan visto confirmada la presunción de que pueden alterar la política de otros países de la misma forma en que el nuestro ha confirmado sus expectativas. La decisión de Zapatero de retirar las tropas que combaten el terror en Irak y cuyas víctimas –conviene insistir– son fundamentalmente iraquíes, va a incitar a todas las organizaciones terroristas que quieren reventar la transición de aquel país, a amenazar al resto de los aliados a hacer lo propio o incluso a hacer nuevas demandas bajo amenaza, como las que empiezan a hacerse en Francia respecto al velo islámico.

Aunque parezca un futurible paradójico, no hay que descartar que Chirac y Schröder –los nuevos patrones de nuestra política exterior– fuercen a Zapatero a correr juntos a la ONU para ver cómo se pueden sumar, disimulando o pintandose de azul, a las tropas que están en Irak gracias a la iniciativa de Bush, Blair y Aznar. Las señales que Zapatero ha enviado a los terroristas después de la matanza son demasiado caras de pagar para el resto del mundo libre. Para nosotros también.

14-M
La ley de la calle
José García Domínguez Libertad Digital  20 Marzo 2004

Avanzada la campaña electoral, uno de los grandes referentes intelectuales en la Cataluña nacional-populista de hoy, el pensador búlgaro Hristo Stoitxkov, escribía en su leidísima columna: “Los árbitros siempre ayudan al Madrid, pero a partir del 14-M, si pierde el PP, seguramente cambiarán las cosas”. Parece que los líderes de los maestros de escuela estaban de acuerdo con esa reflexión, entre otras. Consecuentes, animaron a los niños para que desertasen de las aulas y se manifestaran espontáneamente bajo el muy académico lema: “Contra el PP”. Aquel día institucional de novillos, la sede del Partido Popular en Tarragona fue asaltada por unos espontáneos. Después se incendió, también de forma espontánea.

En Gerona, el local de los conservadores es clandestino; no tiene ningún cartel exterior que lo identifique ni aparece la dirección en la guía. A pesar de esas precauciones, espontáneamente, una muchedumbre lo cercó durante horas en la jornada de reflexión. Los aterrados dirigentes que permanecían en el interior ya habían sufrido un intento de linchamiento la noche anterior. Fue cuando participaban en la manifestación de Barcelona. Allí, hubieron de refugiarse en un parking junto a Rato y Piqué para evitar ser apaleados por el centenar de irritables pacifistas que pasó a su lado por casualidad. Eso fue el viernes, a la hora en que aún nadie sabía que los muslimes más despistados de todo el Islam se habían olvidado la mochila, los donuts, el móvil y el top manta del Corán en el centro de Madrid.

Debió ser algo contagioso, porque TV3 también se tornó olvidadiza. A sólo doce horas de que se abriesen las urnas, presentó en directo a Bargalló, sin recordarnos si su invitado se encontraba en la sede de su partido o en el despacho oficial. Por lo visto, el conseller en cap tenía que dirigirse urgentemente a los catalanes para denunciar algo muy grave. “Que los medios de comunicación publiquen lo que ahora mismo sabemos todos”, exigió con gesto teatral. Él no sabía nada, y la Ser ya llevaba horas engañando a toda España. Pero a la segunda autoridad de Cataluña aquello le parecía insuficiente, quería más. Y lo tuvo.

El seny y la rauxa, la espontaneidad y la discreción; siempre los dos polos. Cuan más comunicativos se vuelven unos, más se extrema la prudencia de los otros. Así, en Barcelona ya empieza a ser difícil ver gente por la calle exhibiendo un periódico nacional bajo el brazo que no sea El País. No estoy describiendo lo que pasa en un villorrio remoto perdido en algún valle de la provincia de Guipúzcoa. Ocurre en Barcelona.

No concluya el lector por lo leído hasta ahora que en el reino del tripartito se ha universalizado la timidez. Sin ir más lejos, en el canal de televisión de La Vanguardia prima la risa y el desenfado. En su programa estrella, bajo la atenta mirada del director, Jordi González, los presentadores suelen educar a la audiencia por la vía de hurgar obsesivamente la bragueta a los jovencitos que acuden cada noche al plató en calidad de espectadores. La víspera electoral, sin embargo, cambiaron de guión. González cedía gustoso su espacio para que Marina Rossell, la del homenaje a Sadam Huseim en Bagdad, arengara a los telespectadores y los animase a acudir al cerco de la sede regional del PP catalán, que está ubicada a escasos metros de la emisora. Luego tomó la palabra González. “En cuanto acabe el programa, habrá treinta más”, prometió Jordi, en referencia a él mismo y a sus muchachos. Fuera, en la calle, sólo porque el local estaba vacío no hubo heridos o algo peor.

A pesar de todo, al día siguiente 620.348 catalanes, después de mirar a derecha e izquierda para cerciorarse de que nadie pudiera ver qué papeleta introducían en el sobre, se atrevieron a votar al Partido Popular. Está por ver con qué precauciones deberán hacerlo la próxima vez. Si es que hay próxima vez, claro.

14-M
Panorama postelectoral desde los EEUU
José Carlos Rodríguez Libertad Digital  20 Marzo 2004

España ha sido sacudida por un atentado terrorista sin precedentes, tanto en la magnitud de los mismos como en la autoría, según indican, sin confirmar, las informaciones que vamos conociendo. Los españoles están estremecidos, afligidos por la tragedia a que han dado lugar los terroristas. A ello hay que añadir que los atentados se produjeron tres días antes de las elecciones generales, y que, a todas luces, han influido decisivamente en la decisión de votar de gran parte de los españoles, así como en el sentido del voto. Las encuestas ofrecían datos que diferían sobre si el Partido Popular conseguiría o no revalidar la mayoría absoluta, o la distancia que lo separaría del mismo, o el número de diputados de ventaja sobre el Partido Socialista. El resultado final, como sabemos, ha sido muy diferente, y la diferencia se la ha sacado el PSOE al PP. En consecuencia, José Luis Rodríguez Zapatero será el nuevo presidente del Gobierno.

Estos hechos han tenido una enorme repercusión mundial. La CNN, Fox News, NBC, CBS, todas las televisiones estadounidenses han seguido con gran interés el desarrollo de los acontecimientos, y han prestado una inusitada atención a las elecciones, al igual que los principales diarios. Y el análisis más coincidente se podría resumir en que el atentado ha cambiado el sentido del voto en España. A partir de ahí la prensa estadounidense se ha esforzado por adelantar las consecuencias que este hecho puede traer.

La tesis más generalizada es la de el éxito de Al-Qaeda. Así, TheWashington Post reconoce que la decisión de Zapatero de hacer volver a las tropas españolas lanza a los terroristas un mensaje de retirada tras el golpe que no es positivo, y que podría contagiar a otros socios europeos de los Estados Unidos. El Wall Street Journal, en un excelente editorial titulado Terror y Democracia afirma que terroristas concluirán que, “con una inversión de sólo una docena de mochilas-bomba, son capaces de conseguir el máximo impacto”. Temor que se repite en los medios de comunicación estadounidenses, escritos y audiovisuales. Por ejemplo John Prodhoretz, del New York Post, afirma en un artículo titulado “la esperanza de Osama” que el 30 de octubre (tras días antes de las elecciones estadounidenses) “se ha convertido en una fecha que temer”. Brit Hume, de Fox News, ha mostrado su preocupación por la situación en la que se quedan otras democracias tras el resultado del 14M, preocupación generalizada y de la que también se hace eco The Washington Times. Varios medios se hacen eco de la convicción de oficiales del Pentágono de que España ha cedido ante el terrorismo.

Los Ángeles Times, sin embargo, no hace referencia a cómo pueda entender Al-Qaeda este viraje, y llama a Bush a un acercamiento a las posiciones europeas. Por su parte, The New York Times afirma en la primera frase de su editorial sobre las elecciones que “los bombardeos en Madrid fueron sin duda el principal factor que ha dado al traste con el Partido Popular en el Gobierno, que apoyó la invasión americana de Irak. Los victoriosos socialistas, como la mayoría de los españoles, no lo hacía. Si Al-Qaeda organizó los bombardeos, como ahora parece ser el caso, el resultado puede ser considerado por algunos como una victoria para los terroristas. No lo es para nosotros”. Y añade que la guerra contra el terrorismo continuará “quizás más fuerte que nunca”, análisis opuesto al que ha realizado Bloomberg. El Miami Herald destaca que los aliados de Estados Unidos encaran un creciente sentimiento contrario a la guerra de Irak.

Pero la opinión mayoritaria opta por destacar la debilidad de España ante el atentado terrorista. George Bush reaccionó ante el cambio político en España con la misma premura con la que honró nuestras víctimas, que son las de todos, como él sabe. Sabe que el terrorismo internacional mira a todo Occidente como un enemigo, y que se debe actuar contra él desde la unidad, a la que ha llamado a sus aliados. En cualquier caso, Bush ya ha dicho a los terroristas que ellos “nunca conmoverán la decisión de los Estados Unidos”; es decir, no son como España.

Dado que Rodríguez Zapatero ha ligado la presencia de las tropas españolas a una decisión de la ONU, la Casa Blanca ya ha iniciado un intento de que dicha institución solicite al nuevo gobierno español que no lleve a cabo la retirada. El mismo John Kerry, nuevo líder demócrata, ha criticado la decisión de Rodríguez Zapatero, uno de los pocos líderes occidentales que se había mostrado claramente a su favor. Y es que a excepción del iconoclasta Howard Dean, a quien no le importa expresar las opiniones más polémicas, el partido demócrata ha actuado con cautela y han renunciado a utilizar los atentados contra la política de George W. Bush. Éste tiene motivos para la preocupación, ya que el nuevo presidente español, si bien ha declarado que continuará la lucha contra el terrorismo, no la ha incluido entre sus ejes de política exterior, que se agotan en Europa, Latinoamérica y el Mediterráneo. Ni una referencia al atlantismo ni a la lucha contra el terrorismo internacional. En la Casa Blanca han tomado nota.

Que no venza el terror
José Antonio VERA La Razón  20 Marzo 2004

Por supuesto. Zapatero ha ganado las elecciones y tiene que cumplir sus promesas. Las promesas electorales están para incumplirlas, suelen decir la mayor parte de los políticos con gran sorna después de celebrados los comicios. Y suelen decirlo, sobre todo, cuando vencen contra todo pronóstico gracias a promesas imposibles que hicieron para poder ganar. No es éste el caso. El psóe ha hecho, de acuerdo, muchas promesas de difícil cumplimiento que sus principales dirigentes no saben ahora cómo cumplir.

Pero el psóe no ha ganado las elecciones por sus promesas, como tampoco las ha ganado por haber hecho una campaña más o menos acertada frente a la campaña más o menos suave del pepé. Es una ilusión pensar que las elecciones se ganaron por la buena campaña socialista. Eso, con perdón, no es verdad. Las elecciones las ganó el psóe, y sobre todo las perdió el pepé, por el voto emocional de castigo que los ciudadanos emitieron contra el pepé por la guerra de Iraq cuando muchos interpretaron que el atentado era consecuencia de la guerra de Iraq.

Las elecciones las ganó por ese motivo el psóe, que no se confundan ellos ni intenten confundir a los demás. Que no se engañen algunos del pepé que están sacando conclusiones equivocadas. Las elecciones las perdió Aznar. Y las perdió no porque se administrara mal la crisis de los tres últimos días tras el once-eme ni porque Rajoy interviniese con más o menos acierto en televisión el sábado. Las perdió porque los terroristas planificaron su ekinza con total premeditación para que el pepé perdiera y pasase a gobernar un partido que había prometido públicamente retirar las tropas españolas de Iraq. El documento que ha venido publicando La Razón esta semana atribuido a Al Qaeda lo dice bien claro. En él, España aparece como «la primera columna a derribar para provocar un efecto dominó que obligue a abandonar Iraq».

El mensaje es nítido: «Debemos utilizar al máximo la situación electoral. Pensamos que el Gobierno español no soportará más de dos o tres ataques antes de verse obligado a retirarse por la presión popular. Y si no lo hiciese, la victoria del Partido Socialista estará casi asegurada y la retirada de Iraq será una de sus prioridades». Exactamente lo que ha ocurrido. Un solo ataque, un ataque terrorista brutal, ha sido suficiente para forzar el vuelco electoral que no presagiaba ni una sola de las encuestas publicadas antes del atentado. Y es verdad que las encuestas aciertan poco y se equivocan mucho. Pero nunca se equivocaron tanto. No de esta manera.

Por eso es importante que reflexionemos. Que saquemos algunas conclusiones.

Por ejemplo: Uno) Las elecciones las ha ganado el psóe, cierto, pero sobre todo las ha perdido el pepé.

Dos) Las elecciones no las ha ganado el psóe por haber hecho una campaña fascinante: las ha ganado como consecuencia del shock emocional producido por un atentado brutal que muchos votantes vincularon a la guerra de Iraq.

Tres) Lo de la gestión de la información con más o menos acierto durante esos tres días de crisis es anecdótico: las elecciones estaban ganadas o perdidas en función de que se supiera que el atentado era de Eta o de Al Qaeda.

Cuatro) Ocultar la autoría o mentir sobre la autoría hubiera sido una locura, con repercusiones aún más negativas a la larga, amén de constituir una aberración y ser algo imposible de hacer, habida cuenta de la cantidad de personas implicadas en la investigación.

Cinco) Las elecciones no las pierde el pepé porque Rajoy haya hecho una campaña mala o de perfil bajo: estaban ganadas antes del atentado con esa misma campaña, como pone de relieve el voto por correo, emitido antes del once-eme, y cuyos resultados se han dado ahora a conocer.

Seis) Luego, las elecciones no las pierde Rajoy, las pierde Aznar, que es quien se empeñó en ir en solitario a una guerra que no quería el noventa por ciento del pueblo español, y en hacerlo además con un estilo y unas formas que no gustaron al pueblo español.

Siete) Incluso en el hipotético caso de que fuese Rajoy el responsable de la derrota, sería Aznar el verdadero perdedor, puesto que fue él y sólo él quien designó a Rajoy como candidato.

Ocho) Nada de esto quiere decir que Aznar haya sido un mal gobernante: al contrario, ha sido probablemente el mejor presidente de Gobierno que ha tenido España desde la transición, por haber logrado unas cotas de eficacia en la gestión y de bienestar para los ciudadanos en nada comparables a sus predecesores, y por haber hecho, además, algo que ningún otro se atrevió a hacer: irse de la política cuando prometió.

Nueve) Pero Aznar cometió un error grave: situarse por encima de todo y todos tras su victoria por mayoría absoluta, de manera que se sintió iluminado y tomó una decisión de suma gravedad sin consensuarla ni en el exterior, ni en el interior, y haciendo caso omiso a la opinión mayoritaria del pueblo y de su partido.

Diez) Dicho todo lo cual hay que saber que, en efecto, las elecciones las gana el psóe como consecuencia del shock y, por supuesto, Zapatero tiene todo el derecho del mundo a cumplir sus promesas, que para eso las hizo. Lo que no quiere decir que el psóe deba eludir su responsabilidad en este momento: la retirada de las tropas está bien, porque lo prometieron, pero la retirada ahora, en estas condiciones, después del atentado horrible que se ha cobrado doscientos muertos, no puede ser interpretada más que como una cesión ante los terroristas, como el triunfo del terror.

Lo dice alguien que estuvo contra la guerra y que ahora está a favor de que las tropas permanezcan en Iraq ayudando a levantar ese país hundido y dividido. Es lo que corresponde.

11-M
La matanza de Madrid
Porfirio Cristaldo Ayala 20 Marzo 2004

Las diez explosiones simultáneas en trenes llenos de gente en Madrid, ejecutadas al parecer por Al Qaeda, causó estupor e indignación en España y el mundo. Pero la aflicción y la solidaridad con las víctimas no son suficientes. Los pueblos democráticos deben entender que la lucha contra el terrorismo es una verdadera guerra, que no reconoce países neutrales y que solo podrá vencerse mediante la cooperación internacional y atacando a los gobiernos que patrocinan a grupos terroristas, como el derrocado régimen de Saddam en Irak.

El brutal atentado que dejó 200 muertos y más de 1.400 heridos en Madrid, en venganza por la participación de España en la guerra de Irak, no es diferente a la masacre de miles de personas en Nueva York y Washington el ominoso 11 de septiembre 2001, ni a los bárbaros atentados terroristas que se suceden a diario en contra de gente inocente en Jerusalén, Bagdad, Karachi, Estambul, Riyadh. El terrorismo se fortalece con la hipocresía internacional.

En un mensaje a los españoles el grupo Al Qaeda explica: “No sentimos pena por los denominados civiles. Si está bien para vosotros matar a nuestros niños, mujeres, ancianos en Afganistán, Irak, Palestina y Cachemira, ¿por qué nos estaría vedado a nosotros matar a los vuestros?” No distinguen entre los soldados que caen en una guerra y el asesinato deliberado de civiles inocentes, un crimen que no tiene justificación.

Pero la diferencia entre guerra y terrorismo es abismal. En la guerra se trata de proteger a civiles inocentes, en tanto que para los terroristas, los blancos de sus ataques son los civiles inocentes. Los soldados que matan civiles intencionalmente son criminales de guerra. Pero los terroristas fanáticos tienen poco que perder. Para vencerlos debe combatirse a los gobiernos que los protegen y financian, como el Talibán en Afganistán y Saddam en Irak.

Algunos países que hoy se solidarizan con la tragedia del pueblo español adoptaron una posición “pacifista” en la guerra contra Irak, haciéndole el juego al terrorismo. Incluso gobiernos, como los de Francia, Alemania, Brasil y Argentina, permitieron que un antiamericanismo circunstancial les hiciera oponerse tenazmente al esfuerzo bélico de EEUU, Inglaterra, España, en defensa de los valores de la civilización occidental.

Esta guerra buscaba derrocar a un gobierno que mantenía fuertes lazos con el terrorismo. El régimen inhumano de Saddam no solo asesinó y torturó a miles de iraquíes, cometiendo genocidio contra su pueblo, sino también promovió a grupos terroristas. En el futuro, ante la perspectiva de un ataque devastador de occidente, muchos gobiernos totalitarios de la región negarán santuario a terroristas. Y otros cooperarán para eliminar a los fanáticos.

Las naciones que restan su apoyo al esfuerzo bélico en la guerra contra el terrorismo, no actúan en beneficio de la paz, sino de la masacre de miles de civiles inocentes a mano de grupos terroristas para quiénes las muestras de mesura son muestras de debilidad. Lo único que puede evitar nuevas matanzas y devolver la paz al mundo es la firme decisión de los pueblos democráticos de luchar contra el terrorismo y los gobiernos que lo amparan.

© AIPE   Porfirio Cristaldo Ayala, corresponsal de AIPE y presidente del Foro Libertario.

Estrategia terrorista
José Clemente La Razón  20 Marzo 2004

En el momento más bajo de la banda terrorista ETA el presidente en funciones de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, se va a Perpiñán y pide a los mafiosos que dejen de atentar en Cataluña. Para ser más exactos y según puso negro sobre blanco el propio Carod-Rovira lo que pidió a los etarras fue que miraran el mapa de España antes de salir a la calle con su mortífera mercancía.

La respuesta de ETA fue conceder una tregua a ese territorio al tiempo que enviaba un furgón con más de 500 kilos de explosivos al corredor de Henares de Madrid, donde, entre otros, se encuentra la sede de este periódico. Los acorralados terroristas pudieron así darse un respiro inesperado al tiempo que se convertían en el eje central de la campaña electoral.

Días después, un grupo islámico destrozaba la vida de 200 personas y causaba heridas a otras 1.500 y un partido determinado ganaba las elecciones contra todo pronóstico.

Los terroristas árabes decretaron entonces una tregua a sus actividades en España, y sin decirlo al Gobierno del partido que dirigirá la gobernación de España en los próximos años. En ambos casos, quienes dialogan con los terroristas o coinciden con sus estrategias obtienen beneficios políticos al tiempo que los terroristas imponen su agenda en los procesos internos de las naciones democráticas.

No seré yo quien diga que esos partidos están en la estrategia de los terroristas, pero lo parece. Diré, en todo caso, como Savater, que ni los atentados de ETA son culpa de Zapatero, ni los de Al Qaeda, culpa de Aznar.

Llamar asesino a una víctima de ETA es sencillamente patético. Los que confunden todo eso por desconocimiento se les puede perdonar pero quienes lo rentabilizan política o mediáticamente, son unos miserables, como miserables son los que se apoyan en el terror para sacar ventaja política.

El golpe de Estado del 13-M se lo dejo a los analistas, porque a buen seguro encontrarán materia suficiente para desvelar la trama que orquestó los comportamientos antidemocráticos de la izquierda española.

EL HIPERTERRORISMO SERÁ VENCIDO
DARÍO VALCÁRCEL ABC 20 Marzo 2004

EL vuelco electoral del domingo es poco relevante si se compara con los atentados del jueves anterior. Terrible incursión de la política exterior en nuestro pacífico universo interior... Amargas lecciones para los aficionados a los vientos internacionales... La pugna exterior, explicaba George Kennan, se hace casi siempre en el filo de la navaja: quien se desliza una décima de milímetro ha de pagar al contado, de otro modo muere. Esa naturaleza implacable de los asuntos globales ha quedado de relieve en Madrid. España se encuentra ante un colosal desafío, al que apenas se referían los oradores de la noche del domingo, excepto Rajoy y Zapatero. El azar gobierna a veces nuestras vidas. La civilización se construye precisamente frente al azar. Anotamos algunas conclusiones provisionales.

- El ministro alemán del Interior Otto Schilly ha pedido una reunión urgente de ministros europeos. Los servicios de inteligencia de la UE refuerzan su interrelación. No sólo los conocidos (MI5 y MI6 británicos, DST y DGSE franceses, BND y BNF alemanes) sino los de países aparentemente pequeños, Holanda, Noruega, Suecia. El CNI español, más moderno, ha conseguido en cuatro años un alto grado de fiabilidad. Los servicios de inteligencia deben procesar la información, entenderla y actuar. La acción depende también de otros cuerpos. España cuenta con élites policiales de calidad, a las que hay que retribuir debidamente. Sólo se protegerán las vidas de los ciudadanos si se hace a escala europea, comunitaria. Reforzar los servicios de inteligencia obligará a sacrificar algunas comodidades. La integración de los servicios europeos, que tardará, es un proceso incoado en Europol. La geografía seguirá existiendo. Estados Unidos, aliado de la UE, ha de ocuparse de su territorio y de su condición hegemónica. Apenas tiene tiempo de ocuparse de los aliados europeos. Pero sí tomará en serio (la toma ya) a la UE.

- La vida tiene un componente variable de azar, inseguridad, peligro. Muchos europeos del oeste quieren imaginar derechos adquiridos, seguridad social, enseñanza gratuita, puestos de trabajo, mecanismos de protección, sistema judicial... Pero todo esto ha de ganarse cada día. La democracia necesita ser defendida sin descanso, dando vueltas y vueltas a la máquina, como un helado al sol (la imagen es de Jacques Rueff, 1949).

Quien quiera reforzar estas nociones básicas puede releer el documento del Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Javier Solana, aprobado en Salónica, junio 2003. Los europeos defendemos unos modos de vida parecidos pero no iguales a los norteamericanos. Tenemos fuerza económica y decisión política para defender ese modo de vivir y debemos hacerlo ya, sin peligrosos aplazamientos. La vida en relativa paz ha tenido siempre fuertes contrapartidas. Un campesino del Rin en el siglo XV tenía una esperanza de vida de 30 años, vivía sometido al pillaje de bandidos y ejércitos, parecidos unos y otros, mujeres violadas y muertas, hombres violados y muertos... Se vivía en el terrible azar con total falta de información y sometimiento resignado y astuto a la casi inhabitable realidad. Es inmenso el progreso logrado por europeos y norteamericanos (con otros focos, japonés, australiano, neozelandés, en parte latinoamericano, surafricano) aunque cuatro quintas partes del mundo hayan de someterse a relaciones de fuerza. La globalización tiende a convertir en mafias ciertas relaciones de fuerza.

- El hiperterrorismo amenaza la tolerancia de las sociedades occidentales: ejemplo, Guantánamo. El hiperterrorismo no es sólo global sino electrónicamente interconectado, con sus códigos. Se han malogrado al parecer seis grandes ataques contra Europa: el séptimo se produjo en Madrid. Es indispensable entender y entendernos con nuestros vecinos del sur. No ya por los males que puedan venir de allí, sino por la empatía que un número creciente de europeos siente hacia Marruecos y Argelia (señalemos entre paréntesis la vulnerabilidad añadida que causa a los servicios de inteligencia marroquíes y argelinos el cierre de su frontera, caso único con el de las dos Coreas). El colonialismo europeo no consiguió imponer su dominio. Desde el neolítico, el mundo árabe ha funcionado, como enseña Henry Laurens, sobre relaciones de parentesco y autoridad, el asabiyât, modelo de patriarcado árabe: sin esas relaciones tribales no es posible defenderse en un mundo hostil. Las tecnologías tardarán aún años en impulsar la evolución de las sociedades árabes, desde el Atlántico al Índico...

La colonización primero, luego la descolonización, han ocupado un lapso demasiado largo: ocho o diez generaciones han crecido en una cultura de guerra, luego de violencia revolucionaria, trasplantada al interior de las sociedades. En gran formato, ese proceso de sometimiento y violencia se actualiza en la teoría belicista del choque de las civilizaciones y en pequeño formato en el choque entre israelíes y palestinos. No es concebible que dos entidades mínimas ocupen desde hace más de medio siglo, el centro de la actualidad: y sin embargo es así. Sin un gran esfuerzo europeo por colaborar con los vecinos del sur, el porvenir de la UE es oscuro. Los europeos del sur han de empujar a la UE a invertir en el África árabe, siempre que sus cinco gobiernos —Egipto, Libia, Túnez, Argelia, Marruecos— acepten las inversiones europeas. Admitir las inversiones supone un régimen jurídico abierto, próximo al europeo, que permita competir con transparencia financiera y comercial. No es posible mantener el antagonismo actual. Sin respetar la dignidad nacional de esos cinco países del sur, los europeos no llegarán a un verdadero diálogo.

- Aunque sean asuntos aparentemente heterogéneos, se ha instalado en una parte de la sociedad española una tendencia a exculpar a ETA, ajena a los atentados del 11-M. Pero ETA ha cultivado un clima de terror, una cultura del asesinato. ETA ha creado en los últimos treinta años un clima de terrible dolor en Cataluña, País Vasco, Navarra, Madrid, Andalucía... Ahora trata de diluirse, casi de exculparse, por el hecho de que el terror de Al Qaeda adquiera una dimensión distinta. Pero se trata de cruzar o no cruzar el Rubicón. Quienes han recurrido a la muerte, han renunciado, en cierto modo, a la condición de seres humanos. Esta, sin embargo, es una observación moral y el firmante de estas notas no entra ahora en asuntos morales. Hacemos eso sí una observación técnica: uno de los errores de interpretación cometido en España ha conducido a una falsa conclusión. Todos los terrorismos son iguales. No. La relación de ETA con Al Qaeda puede o no existir. Sus raíces y objetivos son distintos. Todos igual de condenables.

- España es un país puente, ante el mundo próximo y distinto del Magreb. España sólo puede defenderse si existe un vínculo europeo capaz de estrechar lazos técnicos y solidaridades políticas. La integración europea interesa a Estados Unidos (no al presidente Bush, cuyas prioridades son distintas; abordaremos otro día el asunto Bin Laden-Arabia Saudí, con revelaciones de interés para nuestros lectores). Al Qaeda es una mafia internacional, con capacidad operativa de última generación en su sistema de redes pero mentalidad muy anterior al año 630: gentes de barbarie preislámica, a las que no debemos referirnos con apelativos religiosos. Al Qaeda debe saber cómo responden los occidentales cuando son atacados como lo han sido el 11-M en Madrid.

Pertenecemos los españoles a una raza dura, capaz de remontar muchas penalidades. El Rey lo definió ese mismo 11 de marzo en el mensaje que envió a sus conciudadanos: «España es un país que ha demostrado con creces su capacidad para superar retos y dificultades... Que no haya duda: el terrorismo nunca conseguirá sus objetivos: no conseguirá doblegar nuestra fe en la democracia». En tres líneas el Rey recuerda que este es un país resistente; que se impondrá sobre Al Qaeda; y que el sistema elegido es la democracia, un mecanismo en permanente evolución, dotado de un núcleo duro, invariable en sus raíces.

HECHOS E INQUIETUDES
IGNACIO SÁNCHEZ CÁMARA ABC 20 Marzo 2004

EL Gobierno ha actuado correctamente al publicar el contenido de algunos documentos del Centro Nacional de Inteligencia, después de cancelar su condición de secretos o reservados. Es éste un juicio de valor que se sustenta en tres hechos. Uno. El Ejecutivo ha sido acusado de mentir y de ocultar información sobre la autoría de las matanzas de Madrid para obtener beneficios electorales y está en su legítimo derecho de defenderse y ante el deber de hacerlo. Dos. Al publicarlos no pone en peligro, si se atiende al contenido de lo revelado, ni la seguridad de los ciudadanos ni la buena marcha de las investigaciones. Y tres. La comunicación de la verdad le había sido exigida por la oposición y por algunos medios de comunicación. Ahí está la verdad. Al menos, la parte de ella que afecta a la honradez del Gobierno en este asunto. Otra cosa es la valoración política que merezca su gestión de la grave crisis. Pero los documentos publicados revelan que ni mintió ni ocultó información sobre la autoría de la matanza.

El triunfo electoral del PSOE no ha sido ajeno a lo que es también una cuestión de hecho: su éxito propagandístico para utilizar la conmoción popular ante el terror en beneficio propio, incluso, vulnerando la legislación electoral, en la jornada de reflexión. De esas horas, aunque sin duda aún no sabemos todo, sí sabemos algo. Sin las revelaciones sobre la probable autoría del terrorismo islámico y las imputaciones al Gobierno, falsas o sin pruebas, de ocultar información o manipularla, el vuelco electoral no se habría producido. No es exactamente la misma forma bajo la que llegó al poder Felipe González. Confiemos en que la forma de la salida tampoco sea la misma. Pero los dioses conceden, en ocasiones, el cumplimiento de sus deseos a quienes quieren castigar.

TANTO insistieron en que Aznar era el problema de España que su salida del poder no puede ser sino la solución. España, sin problema. La Arcadia, pasado mañana. Y, sin embargo, acaso no sea ocioso exhibir junto a los hechos algunas inquietudes. Zapatero y, por lo tanto, España, se enfrentan a graves problemas en una situación de gran debilidad. El cumplimiento de muchas de sus promesas electorales, acaso realizadas pensando en el ejercicio de la oposición, será inviable o nocivo para la Nación. Ahora van a experimentar, en palabras de un ministro gaullista, «la impotencia del poder».

PERO la principal amenaza no reside en los excesos promitentes. Basta con no cumplir las promesas. Lo malo son los desafíos, principalmente el terrorismo y el separatismo. Y todo ello con una situación de división interna del partido sobre algunas grandes cuestiones de Estado y la debilidad parlamentaria. La situación sería sombría, casi letal, si no fuera por dos factores. Por un lado, el ejercicio del poder en las democracias (fuera de ellas, la cosa es distinta) es el más formidable instrumento para extirpar o atenuar la demagogia. Al final, dudo que sea posible consumar la fobia antiamericana ni la autoexclusión de España de la alianza democrática contra el terrorismo. Por el otro, la izquierda española es afortunada. Necesita muy poco mérito para ganar las elecciones y mucho demérito para perderlas. Y es tal la animadversión que ha suscitado Aznar en las filas nacionalistas, que no habría que descartar que, ante el nuevo Gobierno socialista, aplaquen sus demandas y atemperen sus exigencias. Por el bien de España, confiemos en que su órdago fuera de farol. En cualquier caso, con las actuales reglas de juego, no pueden ganar la partida.

La victoria de Ben Laden
Martín-Miguel Rubio Esteban La Razón  20 Marzo 2004

Recién acabada la Guerra del Peloponeso y cuando en Atenas el almirante espartano Lisandro, el héroe de Egospótamos, controlaba el poder y el orden con una guarnición cuyo odio hacia los atenienses estaba bien patente en los ojos de sus soldados, los prítanos convocaron una asamblea del pueblo de Atenas, vencido y rendido, para decidir sobre el mejor futuro de la «pólis» derrotada. El pueblo temía que si mantenía la Constitución democrática probablemente los vencedores que se encontraban a 600 metros se enfadasen, y Lisandro suprimiría por completo la soberanía del pueblo ateniense sobre su patria, pasando Atenas a ser una colonia doria, una «apoikía», pero creía que si mantenía las tesis claudicantes del honrado oligarca Terámenes, siempre tan ambiguo y atractivo, que transformaba a Atenas en una cerrada oligarquía (los Treinta Tiranos), a lo mejor Lisandro de ese modo respetaría la soberanía ateniense sobre su propio destino.

Coaccionados por el miedo y el pánico a los soldados espartanos que los miraban desde la misma Acrópolis, los atenienses, corrompidos por un miedo insuperable, votaron el cambio de régimen, y Atenas se convirtió en una tiranía plural lacayunamente filoespartana. Este resultado electoral, fruto del puro miedo personal, fue duramente criticado e implacablemente analizado por el historiador contemporáneo Jenofonte, un alumno de Sócrates bastante mediocre. Retirada a los seis meses la guarnición espartana y su harmosta Calibio, los atenienses comenzaron a arrepentirse de su precipitada decisión electoral, y hartos de las arbitrariedades sangrientas de oligarcas como Critias, el tío de Platón, que se hinchó a eliminar demócratas e incluso a oligarcas tibios, como el honrado Terámenes, se sublevaron contra el régimen de los Treinta Tiranos, entrando los demócratas exiliados triunfalmente en Atenas al mando de Trasibulo. Es así que el gobierno de los Treinta, instaurado por el miedo físico que tenía cada ateniense, mató a más atenienses que Lisandro en Egospótamos, y al fin no duró siquiera un año entero. Y es que las decisiones tomadas por el miedo y el terror ya nos dijo Tácito en su Julio Agrícola que son siempre poco firmes «infirma vincla», y en los hombres dignos engendran un mayor odio contra los que comercian con el miedo.

Pues bien, si el terror musulmán que masacró Madrid con una intensidad letífera sólo comparable a los bombardeos fascistas en nuestra Guerra Civil ha sido un factor decisivo en el vuelco de las previsiones electorales, habría que concluir que el «miedo al terror» ha supuesto el cambio radical de política exterior.

El elegante aristócrata Ben Laden nos ha puesto de rodillas a los españoles con sus mejores modales de jeque culto: «Os aseguro que no os mataré a más si vuestro gobierno renuncia a una política exterior que ponga coto a mi triunfal guerra santa contra vuestros infames intereses. No se os ocurra tener una política exterior soberana. Ved que sin ella la clemencia de Alá será infinita. Ved que en los propios territorios musulmanes aún no hemos matado a todos los cristianos maronitas, y aunque son ciudadanos sin derechos políticos y no se les ocurre ir a nuestras escuelas con ningún signo del Cristo comen y duermen todas las noches por la inextinguible misericordia de Alá, que hasta tolera a los pecadores y descarriados durante algunos cortos períodos. Dejadnos musulmanizar España, en el nombre de Dios graciabilísimo y misericordioso, con nuestros velos y santas costumbres, y no moriréis por mi inexhausta misericordia».

España ya es toda una nación maronita, una nación vencida, que ahora retira el ejército del campo de batalla una vez sodomizados todos sus soldados y habiendo olvidado por el miedo el honor que merecen 201 muertos.

Pero yo creo que más temprano que tarde la Europa que aún tiene orgullo, dignidad y claro sentido de la supervivencia se defenderá de forma implacable contra el islam. España no; España ya tiene asumido ser un tren de ganado obediente al matadero, a quien se mata impunemente, y pone ojos franciscanos como «hostias resignadas».

¿Cómo vamos a defender a los iraquíes civilizados contra el seguro exterminio al que les reducirán los fundamentalistas, si les dejamos solos, cuando incluso nosotros ya hemos perdido el instinto de supervivencia nacional?

El canalla
Alfonso Ussía La Razón   20 Marzo 2004

Estaba Madrid bañado en sangre. El aire se rompía con las sirenas de las ambulancias, los coches de bomberos y las patrullas de la Policía. Todo apuntaba a que la ETA había interpretado su último y horrible baile, el del cisne negro. Pero habló Otegui, y se apresuró a manifestar que ETA no había sido la autora de la masacre. En sus palabras no había duda, sino certidumbre. Apuntó a «posibles grupos de la resistencia árabe». Y por primera vez, se mostró en desacuerdo con la muerte de los inocentes. Estaba Madrid bañado en sangre y Otegui en información.

Los muertos de Atocha, de Santa Eugenia, del Pozo del Tío Raimundo, eran dignos de su condolencia. No lo fueron los novecientos que la ETA fue llevándose de la vida durante treinta y cinco años. Aquellos muertos de Hipercor, de Vallecas, de la plaza de la República Dominicana. Las niñas de la casa cuartel de Zaragoza. Fabio Moreno, Luisito Delgado, los niños despedazados. Los militares, los guardias civiles, los policías, los políticos, los jueces, los ciudadanos asesinados, jamás agrietaron la sensibilidad del canalla. El canalla formaba parte del negocio de los asesinos. Por eso no dudó en negar la participación de la ETA en los atentados de Madrid. Nadie mejor informado que él.

Pero ningún fiscal ni juez alguno se ha molestado en tomarle declaración por su buena información. No les parece relevante que, pocas horas después de producirse una masacre terrorista, un individuo se atreva a confirmar con vehemencia que la autoría de la salvajada nada tiene que ver con su banda preferida. Ningún juez le ha citado para preguntarle ¬Y usted ¿cómo y por qué lo sabía?¬, que es pregunta infantil y primaria en todo principio de investigación.

Sucede que Otegui dice lo que dice y hace lo que hace porque el Sistema se lo permite. Cuenta con el apoyo de la inmunidad que toda sociedad acobardada concede a quienes la martirizan.

Ahora ha dicho el canalla que no lamentará las muertes que la ETA pueda adjudicarse en el futuro. Los asesinados por la ETA pertenecen a un ámbito que no compete a su sensibilidad. Es un hijoputa como la copa de un pino, o de un roble, que es árbol grandioso y nobilísimo en la lengua verde del norte de España. Pero la sociedad española está rendida y cansada. Nada escandaliza su mansedumbre. Otegui sabe que alguien no ha sido el causante de la aniquilación de doscientos seres humanos y nadie se atreve a preguntarle por su información. Ni curiosidad siquiera. Así está de cómodo, de chulo, de seguro, de prepotente el canalla.

LAS TROPAS EN IRAQ
JAIME CAMPMANY ABC  20 Marzo 2004

ACABO de declararle la guerra a Colin Powell, que se ha atrevido a decirle a ZP (coño, y parecía una broma eso del ZP) que no es el momento oportuno para retirar nuestras tropas de la mortificada Iraq. España y yo somos así, señora. Un pastor llamado Viriato llevó a Roma por la calle de la Amargura y un alcalde de pueblo llamado Torrejón le declaró la guerra a Napoleón. Yo creo que lo que tiene que hacer Zapatero es traerse las tropas españolas de Iraq, denunciar a Aznar ante el Tribunal de La Haya por crímenes de guerra y por los del 11-M, y romper las hostilidades con Estados Unidos. El primer deber de Pepe Bono como ministro de Defensa será mandar el ultimátum a la Casa Blanca.

Ahora, eso sí, que lo hagan con mucha legalidad, con toda legalidad. Y es que acaba de declarar Caldera (ya ves, mi querido Paco Umbral, a la postre, en una de fregar caímos Caldera) que con la victoria de ZP en las elecciones españolas comienza un nuevo orden internacional fundamentado en la legalidad, toma nísperos. En la Historia Universal acaba de cerrarse la que hemos llamado «era atómica», que empezó con la desintegración del átomo y culminó en la explosión de las bombas de Nagasaki e Hiroshima. Ahora, con los primeros vagidos del siglo XXI, con el aserejé y con el declive del imperio americano, hemos penetrado en la «era Caldera», la información verdadera, la legalidad zapatera, la manifestación callejera, la tropa viajera, Maragall en la aguadera y Carod subiendo por la escalera.

Bush, al fin y al cabo un ranchero con pocas luces, se permite decir que ZP no debe insistir en su decisión porque así no evita el terrorismo sino que lo excita. Kerry (a lo mejor, KP) avisa a ZP de que reconsidere su propósito. Y Colin Powell, que es un tío que cuando besa parece que está bombardeando, ha dicho que no es el momento oportuno para retirar las tropas españolas, aunque si las retira, la coalición seguirá funcionando lo mismo. A todos ellos ya les ha contestado Pepiño Blanco, o sea, Pepiño Blanquirrojo, con la elocuencia y la firmeza que merece esa intromisión en las decisiones soberanas del Gobierno español in péctore. Por los pueblos de Galicia ya se canta una copla en honor de Pepiño Blanco. «Cuando pilla un cabreo / nuestro Pepiño, / se desmadra el río Eo, / el Sil y el Miño. / Y se arma un cisco / igual que el terremoto / de San Francisco».

Y menos mal que a última hora del sábado, el golpe de Estado que tenía preparado el PP para amedrentar a Pedro Almodóvar y hacerle soñar con el coco cambió de signo y se convirtió al PSOE. Gracias a la diligencia de los demócratas, la AAAR (Asociación Antiglobal de Actores Rojelios), el FACC (Frente Antifascista de Comunistas Cubanos) y la DUSLI (Demócratas Unidos del Socialismo Liberal) comenzó la diligente campaña de los teléfonos celulares con los mensajes del «Pásalo», se organizaron manifestaciones y ataques a todas las sedes de los golpistas del PP, que estaban desprevenidos, y con la ayuda de la cadena Ser y del CNN+, aportados por Polanco, le dieron la vuelta al golpe de Estado y al PP le salió la moza respondona. Y aquí estamos contándolo.

INTELIGENCIA, SEGURIDAD Y TRANSPARENCIA
Editorial ABC  20 Marzo 2004

EL espionaje no conoce amigos. Cuando se trata de compartir información todos los servicios del mundo se vuelven extraordinariamente recelosos. Normalmente funciona mejor la confianza entre agentes que los canales institucionales o burocráticos. Sin embargo ha llegado el momento de intentar romper esa dinámica histórica, pues el enemigo al que nos enfrentamos, el terrorismo global, ha dado dramáticas pruebas de que sí sabe cómo adquirir y transmitir información entre sus miembros, con el único celo de resultar más eficazmente dañino. Por eso hay que aplaudir cuantos pasos se den en la buena dirección, que no puede ser otra que globalizar la lucha contra el terrorismo.

Los ministros de la Unión Europea han hablado de la creación de la figura de un coordinador de la lucha antiterrorista y le han encomendado a Javier Solana que presente un plan para mejorar la colaboración en materia de información e inteligencia entre los países miembros y le han dado seis meses para su elaboración. Antes de la reunión se había llegado a hablar de una «super CIA» europea. Sin embargo, hay que recalcar que resolver los problemas de la inteligencia no debe buscarse a través de más instituciones y aparatos burocráticos, sino en el cambio de una mentalidad tradicional que asume como normal administrar con usura lo que se puede compartir.

POR otro lado, también hay que considerar dos cuestiones sin las cuales de poco valdría cuanto hagan los servicios europeos: el terrorismo es un fenómeno global que no puede ser combatido por los europeos de manera aislada, como tampoco puede ser abordado por un solo país. Europa será eficaz en derrotar esta amenaza si colabora prácticamente con la comunidad de inteligencia norteamericana, indiscutiblemente la más avanzada en el terreno tecnológico y si, en segundo lugar, logra alcanzar un grado de confianza y cooperación con quienes más saben del terrorismo islámico, los países árabes y musulmanes. Es allí donde se ha gestado este peligro y es allí donde se encuentran las claves para desactivarlo.

Así y todo hay que reconocer que el mundo del espionaje responde a un entorno de opacidad, manipulación y engaño, de indicios más que de evidencias, que hace compleja y difícil tanto la tarea de recolectar la información como el proceso de transformar ésta en inteligencia útil. El CNI se equivocó tras los terribles atentados del 11-M en Madrid, al igual que se equivocaron los servicios americanos antes del 11-S sobre el riesgo al que se exponían.

Por desgracia, la labor de la inteligencia queda puesta de manifiesto cuando se produce un fallo estratégico (desde Pearl Harbor al 11-M, pasando por el 11-S y las armas de Sadam, entre otros) y su propia naturaleza le impide exhibir sus logros y aciertos. Pero a estas alturas esto no debería sorprendernos. El Gobierno se ha visto en la necesidad y en la obligación de desclasificar algunos de los análisis realizados por el CNI en torno a los atentados del 11-M, pero lo ha hecho, con toda seguridad, no para arrojar la más mínima sombra de duda sobre la impagable tarea que ejercita el personal Centro, sino porque esa tarea estaba siendo instrumentalizada y presentada al público a través de una maraña de supuestas filtraciones. Y, por desgracia, ya conocemos a qué han conducido en España las filtraciones de documentos secretos en el pasado. El Gobierno ha dado un paso inusitado y valiente a la vez, no para desacreditar al CNI, a quien creó con la actual denominación y estructura y en quien ha confiado siempre y de quien sabe de la entrega de sus miembros, algunos de los cuales han dado valientemente su vida por cumplir su misión.

En estos momentos resulta imprescindible recordar lo que debería ser una obviedad, como es que la labor que prestan los servicios de información e inteligencia (tanto del CNI como de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado) resulta vital para la lucha contra el crimen y para otros altos objetivos estratégicos de nuestro país. El benéfico cometido de esos hombres y mujeres —dirigido, entre otros asuntos, a combatir la droga, la delincuencia organizada, el terror, el tráfico de seres humanos— resulta uno de los pilares del bienestar de la sociedad.

El Gobierno ha mostrado (mediante el recurso de hacer público documentos que, por lo demás, no afectan para nada ni a la seguridad nacional ni a los procedimientos del CNI, dada su naturaleza conceptual), lo que muchos se han empeñado en negar o distorsionar, a saber: que todo el mundo pensó, con los primeros datos en la mano, que la responsable de la matanza era la banda etarra.

ERRAR es humano, pero, eso sí, hay que poner cuanto sea necesario para evitar que se vuelvan a cometer los mismos errores. Una mejor y más estrecha colaboración internacional podrá permitir un mayor control de los sospechosos y un entendimiento más profundo de los objetivos y procedimientos de los grupos terroristas, particularmente cuando se asemejan tanto a una multinacional del crimen como constituye Al Qaida. Hacia ese objetivo se dirigen las medidas alcanzadas ayer en Bruselas por los ministros de Justicia e Interior, que deberán ser ratificadas en el próximo Consejo Europeo.

Universidad, universalidad o aldeanismo
Enriqueta Benito es secretaria general de Unidad Alavesa y Ernesto Ladrón de Guevara es portavoz de Unidad Alavesa La Razón  20 Marzo 2004

Con la inestimable ayuda indirecta de Batasuna el tripartito nacionalista ha sacado adelante, en segunda vuelta, su Ley de Universidades.

Una universidad que se precie no tiene fronteras. Su comunidad es la del saber, la del conocimiento, no la de las fronteras nacionales. Sus flujos son de ciencia, de cultura desde su más amplia acepción. Sus límites son muy pocos: los marcados por la más completa libertad para acercarse al conocimiento sin fronteras y sin más exigencia que la derivada de las libertades de conciencia, de cátedra, de imprenta y de crítica. Sin mentalidades abiertas, cosmopolitas, no es posible acercarse sin prejuicios a la ciencia. Nada más lejos que tener una visión estrecha, alicorta y sesgada del mundo y de las cosas.

No es posible tener una universidad abierta al mundo y ligera de todo tipo de prejuicios ideológicos con una visión endogámica, cerrada, nacionalista.

No es posible tener una universidad que avance en el conocimiento, sin barreras al flujo del profesorado, sin limitaciones a las corrientes del pensamiento, sin barreras idiomáticas, sin filtros más allá que la demostración de la capacidad científica e investigadora.

Desgraciadamente, se ha aprobado una Ley de Universidades con adjetivo. Las universidades debieran estar despojadas de cualquier «ismo». No existe una universidad verdaderamente universitaria, universalista, que tenga adjetivos. No es bueno que a la universidad le pongamos límites geográficos o culturales. No es bueno que sobre el concepto de universidad predomine lo adjetivo sobre lo sustantivo. No es bueno que en el diseño de la universidad tenga más peso el concepto nacionalista que la concepción de acercamiento a la verdad del saber. Por eso no es bueno que haya una ley donde tenga más importancia que los profesores sepan euskera que que sean los mejores en el campo del saber en el que se desenvuelvan. Por ello no es sano para la vida universitaria que los profesores sean validados o habilitados desde comités de evaluación endogámicos y restrictivos que aboquen a la vida universitaria a la pobreza y a la selección desde ópticas cerradamente nacionalistas. No es bueno, es aldeano y estrecho, disminutivo.

Eso es la ley de Universidades aprobada estos días en sede parlamentaria vasca. Una ley pensada por y para la construcción nacional, donde, por ejemplo, un profesor habilitado en España tenga que volver a ser evaluado para poder impartir clases en el País Vasco, por muy catedrático, por muchos méritos o capacidad que haya acreditado en su ejercicio docente y en su trabajo investigador. Tendremos profesores universitarios con boina. No es claro que vayamos a tener los mejores profesores desde el plano científico y de prestigio en el conocimiento y en la búsqueda del saber.

Habrá una universidad intervenida desde el poder político, con poca autonomía para regirse con criterios independientes. Habrá un sistema que nos recordará a Orovio, ministro decimonónico que supervisaba los contenidos de la enseñanza, impidiendo que el profesorado ejerciera su labor de construcción del conocimiento universitario y sin capacidad de articular contenidos curriculares libres desde el único ángulo que debe ser el imperio de la universidad como es el de la construcción del conocimiento.

No es nuevo. Durante dos décadas se han estado seleccionando «profesores asociados» sobre la base de su capacidad lingüística en euskera, no en cuanto a su capacidad científica. Se han preferido profesores licenciados con una buena aptitud en comunicación en euskera a doctores duchos en el área de su conocimiento. Se han practicado políticas de selección de personal docente sobre la base de las endogamias de los departamentos dominados en demasiados casos por las tendencias nacionalistas a la libre concurrencia de los mejores y más capacitados. Y así no se construye universidad. Así se realizan buenos guetos tribales, no buenos espacios de investigación y conocimiento.

Se culmina así un proceso. El mismo empezó con la ocupación de los niveles primarios de la educación, convirtiendo a ésta en puro adoctrinamiento, incorporando al sistema a agentes de socialización cultural, no a pedagogos, y pervirtiendo el objeto de la educación, que es la persona para el desarrollo pleno de sus potencialidades, transmutándolo en la finalidad nacionalista de construcción nacional. Para ello se ha ido haciendo una «limpieza» del profesorado, provocando una verdadera diáspora de personal muy cualificado.

Después se pasó a depurar las enseñanzas medias, modificando los contenidos de la enseñanza, manipulando la verdad histórica y sustituyendo a Unamuno, Pío Bajora, Azorín o Machado con personajes como los inventores del anagrama de ETA, Sabino Arana y especímenes por el estilo; creando una situación irrespirable en profesorado con muchos años de ejercicio y abundante bagaje académico y profesional. Y por fin, se ha llegado a controlar el último escalón del sistema educativo que es el universitario. Ahora podrán decir, con satisfacción, que ya tienen todo el entramado educativo bajo control. Pero quienes pagamos los platos rotos vamos a ser los vascos, que tendremos el sistema educativo más deteriorado y pervertido de la historia, haciendo bueno al «Florido Pensil» de tiempos pasados. Malas noticias para la libertad de ciencia y para la libertad de pensamiento. Una vuelta más de tuerca en el proceso nacionalista de control de nuestras conciencias individuales y colectivas.

El polvorín de Kosovo
Editorial La Razón  20 Marzo 2004

La violencia étnica desatada en Kosovo este miércoles suscita inquietud y malos presagios. Grupos incontrolados de albano¬kosovares han arremetido contra la minoría serbia de esta república balcánica. En dos días ha habido 28 muertos y 500 heridos, de ellos 61 soldados de la Fuerza de la ONU (KFOR). Persisten las dudas en cuanto a la espontaneidad de los choques.

La OTAN cree que el fuego kosovar puede terminar en un nuevo incendio en los Balcanes, y ha enviado más de 2.500 soldados (norteamericanos, británicos, franceses y alemanes) para reforzar el despliegue militar. El general Gregory Johnson, comandante de la Alianza Atlántica para el sur de Europa, cree que estamos ante una nueva ola de «limpieza étnica». Y el general italiano Alberto Primiceri, jefe de la KFOR, va más lejos y asegura que «hay un plan para someter Kosovo a sangre y fuego». Ayer la tensión era extrema en la ciudad de Mitrovica.

El utópico objetivo de un Kosovo multiétnico, democrático, tolerante y estable, está cada día más lejos. En Belgrado, el primer ministro serbio Vojislav Kostunica encabezó ayer una manifestación de decenas de miles de serbios con un mensaje claro: si la ONU es incapaz de parar los «pogroms» antiserbios, Belgrado intervendrá. Los yugoslavos no olvidan el exilio de 200.000 serbios tras la guerra de Kosovo en 1999.

Esta vez, sin embargo, la coincidencia en el tiempo entre los brotes de violencia étnica y los atentados de Madrid hace pensar que puede haber detrás una mano criminal que ha puesto en marcha la estrategia de intentar distraer a Europa y a la OTAN en los Balcanes para evitar que la Alianza se implique en Iraq sustituyendo a las tropas de EE UU. No hay que olvidar que el extremismo islámico de Al Qaida está presente en la UCK, el Ejército de Liberación de Kosovo.

"CUALQUIER SIGNO DE DEBILIDAD VALIDA LA VIOLENCIA TERRORISTA"
Bush: "No puede haber paz por separado con el enemigo terrorista"
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha dicho este viernes que los atentados del 11-M, que han costado la vida a 202 personas, "son el recordatorio de que el mundo civilizado está en guerra". Bush ha pronunciado un discurso en la Casa Blanca con motivo del primer aniversario de la guerra de Irak, en el cual ha reiterado sus condolencias a las víctimas de los atentados de Madrid. Asimismo, ha asegurado: "Nunca nos inclinaremos ante la violencia de unos pocos".
Agencias Libertad Digital  20 Marzo 2004

Somos las naciones que reconocemos la amenaza del terrorismo, y somos las naciones que derrotaremos esa amenaza", ha dicho el presidente norteamericano, ante miembros de su Gobierno y del cuerpo diplomático destinado en Washington.

Ahora que "España está enterrando a sus muertos", "no puede haber paz por separado con el enemigo terrorista", añadió Bush, y advirtió de que "cualquier signo de debilidad simplemente valida la violencia terrorista e invita a más violencia".

"La manera de proteger a nuestros pueblos es unirnos y actuar juntos con decisión", manifestó; "juntos afrontaremos este peligro mortal y juntos lo venceremos".

Hay que responder a los terroristas "con acción y vehemencia"
El presidente de EEUU reiteró que la única manera de responder a los terroristas es "con acción y vehemencia", e indicó que ningún país está libre del terror, por lo que es deber de todos los Gobiernos "combatir y destruir" la amenaza que representa.

"No hay territorio neutral" en el combate antiterrorista, al igual que no lo hay en la lucha entre "el bien y el mal", agregó Bush, que aseguró que este nuevo desafío del siglo XXI es "un llamamiento que no podemos ignorar".

Balance positivo de la presencia en Irak
El presidente estadounidense hizo un balance positivo de la ocupación de Irak, un año después de que comenzara la invasión para derrocar al dictador Sadam Husein, y se refirió a aquella jornada como la que marcó "el inicio de la liberación" de los iraquíes.

Pese a las diferencias mantenidas en torno a la guerra de Irak, Bush se refirió a Francia y Alemania como aliados, y expresó su deseo de poder trabajar con ellos en el futuro.

La Casa Blanca informó al mismo tiempo de que Bush habló por teléfono, antes de su discurso, con el presidente francés, Jacques Chirac, a quien comunicó que estará presente en los actos para conmemorar el 40 aniversario del desembarco de Normandía, que tendrán lugar el próximo mes de junio.

investigación 11m
El juez achaca a los tres marroquíes detenidos en Lavapiés 190 asesinatos
Juan del Olmo acusa a los magrebíes arrestados hace una semana de ser miembros de Al-Qaida
Los sospechosos rechazan su vinculación con los atentados y sostienen que estaban durmiendo
MELCHOR SÁIZ-PARDO/COLPISA. MADRID El Correo 20 Marzo 2004

Los primeros detenidos por la masacre del 11-M ingresaron a primera hora de la mañana de ayer en la cárcel madrileña de Soto del Real. El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, que tomó declaración durante toda la madrugada a los cinco extranjeros arrestados el pasado sábado en la capital madrileña, decretó prisión incondicional e incomunicada para todos ellos, que negaron cualquier relación con los atentados.

El instructor acusó a los tres marroquíes detenidos en el madrileño barrio de Lavapiés (Jamal Zougam, su hermanastro Mohamed Chaoui y su empleado Mohamed Bakali) de ser los autores de los 190 asesinatos consumados -el número de víctimas ya identificadas y cuyos cuerpos han sido entregados a sus familiares- que, por ahora, constan en la causa y de 1.400 homicidios frustrados, correspondientes al número de heridos. Además, imputó a los magrebíes sendos delitos de pertenencia a banda terrorista (Al-Qaida), cuatro delitos de estragos (tantos como trenes explosionaron) y la sustracción de la furgoneta hallada en Alcalá de Henares.

Mientras, Vinay Kohly y Suresh Kumar, los dos indios que supuestamente colaboraron en la modificación de los móviles robados que fueron utilizados a modo de temporizadores, fueron acusados de un delito de colaboración terrorista y de falsificación en documento mercantil en concurso con defraudación, por la manipulación de las tarjetas de prepago de los teléfonos y la alteración de los certificados de éstas.

Siete horas interrogando
Los interrogatorios de los sospechosos se extendieron durante más de siete horas, hasta las cuatro de la madrugada de ayer. El retraso en el comienzo de las declaraciones fue debido a la ingente cantidad de documentación aportada por los servicios de Información al juzgado: más de mil folios.

En todo momento, según explicaron fuentes judiciales, los cinco arrestados negaron cualquier relación con las bombas que sacudieron Madrid. Todos sostuvieron, tal y como habían hecho durante los cinco días de interrogatorios en sede policial, que a las 7.39 de la mañana del 11 de marzo -hora de los atentados- se encontraban durmiendo en sus respectivos domicilios de la capital madrileña.

El juez del Olmo reservó el último de los interrogatorios para Jamal Zougam, el principal sospechoso y supuesto autor material de los ataques. Sin levantar la vista del suelo, el tangerino respondió durante horas a las preguntas del magistrado, para terminar llorando ante el juez, el fiscal y su abogado de oficio.

Zougam admitió conocer al hispano sirio Imad Edim Barakat Yarkas, 'Abu Dahdah', el jefe de la célula española de Al-Qaida, detenido en noviembre de 2001. No obstante, el marroquí aseguró haber perdido el contacto cuando éste entró en prisión.

Rezando por la noche
Nada ha trascendido del interrogatorio judicial de Jamal Zougam sobre sus contactos con otros destacados terroristas islámicos descubiertos por la Policía. En particular, su relación con el líder de los activistas de Ansar el Islam -organización integrista iraquí-, el mulá Krekar, y con uno de los cerebros de los atentados de Casablanca del pasado mayo, 'Abu Mughen'. Tras su declaración, Zougam fue llevado de nuevo a los calabozos de la Audiencia Nacional. Allí permaneció rezando durante gran parte de la noche y toda la mañana hasta que fue conducido a Soto del Real.

El hermanastro y empleado de Zougam en el locutorio de Lavapiés, Mohamed Chaoui, más extrovertido que Jamal, quiso en todo momento exculpar a su familiar. Aseguró que el día de la masacre se levantó a las 9.45 horas de la mañana y que, en la cama de al lado, Zougam dormía plácidamente. Pese a tratar de confirmar la coartada de su hermano, Chaoui quiso también dejar claro ante el juez Del Olmo que las relaciones entre ambos no eran buenas ni demasiado estrechas debido a «diferencias» entre los dos a causa de la extrema «religiosidad» de Zougam.

El tetuanés Bekali, el tercer arrestado y también trabajador de Zougam en el locutorio, fue el más vehemente a la hora de desvincularse de los atentados. Según fuentes judiciales, llegó a defender a gritos en el juzgado su inocencia.

En su relato, Mohamed Bakali sostuvo que el 11-M se levantó de la cama a las 10.55 horas, tres horas más tarde de las explosiones de los 'cercanías'. Fue un compañero de piso -dijo- el que le levantó y le comunicó que se habían perpetrado varios atentados en Madrid. Diez minutos después -aseguró el detenido- se encontraba ya trabajando.

El español detenido admite que entregó los explosivos en Asturias a los arrestados del 11-M
Jamal Zougam, uno de los presuntos autores, pasó todo el día y la noche rezando
El español detenido en Asturias en relación con la masacre del 11-M admitió haber facilitado a los islamistas los explosivos supuestamente empleados en los atentados de Madrid. Fuentes de la investigación han asegurado a LA RAZÓN que este detenido había entrado en contacto con uno de los presuntos autores de la matanza en la prisión donde ambos permanecieron recluidos. El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ordenó el ingreso en prisión incondicional e incomunicada en Soto del Real de los cinco primeros detenidos, tres de ellos como presuntos autores.
Redacción - Madrid.- La Razón  20 Marzo 2004

El detenido, cuya identidad aún no ha sido facilitada, ha sostenido en todo momento, según las mismas fuentes, que no conocía el destino de los explosivos que entregó a los terroristas marroquíes en Asturias a principios de marzo.

Según explicó, entró en contacto con uno de los terroristas cuando ambos coincidieron en la cárcel. En un determinado momento, comentó a su compañero de prisión que trabajaba en una mina de Asturias, al parecer en la localidad minera de Avilés, y que tenía acceso al arsenal de explosivos de la explotación en la que trabajaba.

Pasado un tiempo y cuando ya se encontraba en libertad, su antiguo compañero de prisión se puso en contacto con él para comunicarle que estaba interesado en que le facilitara explosivos, sin darle explicaciones sobre el uso al que los iba a destinar. De acuerdo con la versión de las fuentes consultadas, los marroquíes viajaron a Asturias a principios de marzo y desde allí trasladaron los explosivos a Madrid.

El presunto implicado en el robo de los explosivos supuestamente empleados en los atentados contra los trenes de cercanías de Madrid sigue aún detenido en las dependencias de la Comisaría general de Información, en el complejo de Canillas de Madrid, junto con los otros cuatro arrestados el viernes.

La localización del robo de los explosivos es una de las principales vías de investigación de la Policía, surgida a raíz del hallazgo de una mochila con explosivos que no llegaron a estallar y que fue llevada a la comisaría de Puente de Vallecas. Esa mochila proporcionó a los investigadores las pistas tanto sobre los explosivos como sobre las personas que facilitaron a los terroristas los teléfonos móviles empleados para la confección de los artefactos.

Los análisis dieron como resultado que el explosivo utilizado en los atentados es Goma 2 Eco, fabricada por Unión Española de Explosivos. Este tipo de explosivo es utilizado en obras y canteras de toda España.

Las dificultades de los investigados para establecer la procedencia de los explosivos se vieron incrementadas por el hecho de que los terroristas habían desprendido la Goma 2 Eco del cartucho que habitualmente lo recubre, en el que figuran una numeración que identifica la partida a la que pertenece.

Mientras la Policía prosigue las investigaciones, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, encargado del caso, ordenó la pasada madrugada el ingreso en prisión incondicional e incomunicada de los cinco primero detenidos.

Tres de ellos, los hermano Jamal Zougam y Mohamed Chaoui ¬ambos nacidos en Tánger¬ y Mohamed Bekkali, natural de Tetuán, con considerados autores de los atentados. El juez les imputa un delito de pertenencia a organización terrorista, 190 asesinatos consumados ¬que es el número de muertos que a efectos judiciales constan oficialmente en estos momentos¬, 1.400 tentativas de asesinado, una por cada uno de las personas que resultaron heridas o lesionadas, 4 delitos de estragos terroristas y un delito de sustracción de vehículo, relacionado con el robo de la furgoneta localizada el mismo día del atentado en la que fueron hallados varios detonadores y una cinta en árabe con versículos del Corán. La sustracción de ese vehículo había sido denunciada por su propietario a finales de febrero.

Los otros dos arrestados, los indios Suresh Kumar y Vinay Khohy, que facilitaron a los terroristas los teléfonos móviles empleados en la confección de los artefactos explosivos, son acusados de los delitos de colaboración con organización terrorista y falsificación en documento mercantil, en concurso con un delito de defraudación por la venta de teléfonos móviles y tarjetas «liberados».

Los interrogatorios de los detenidos, que habían sido trasladados a primeras horas de la tarde del jueves a la Audiencia Nacional, se prolongaron durante siete horas.

Los detenidos negaron, en todo momento tener vinculaciones con la red Al Qaida o con cualquier otra organización terrorista. Su única coartada, poco creíble para los investigadores, fue la de que se encontraban durmiendo en el momento en que los artefactos hicieron explosión en los trenes de cercanías.

El que aparecía como principal acusado de ese grupo de detenidos Jamal Zougan, último en comparecer ante el juez, respondió a las preguntas del magistrado sin levantar la vista del suelo y acabó llorando ante las preguntas del magistrado, del fiscal y de su abogado de oficio. Fuentes jurídicas señalaron que tanto antes de su declaración como posteriormente hasta su traslado a la cárcel madrileña de Soto del Real, permaneció rezando.

Admitió conocer a «Abu Dahdah», el presunto jefe de la célula española de Al Qaida. Afirmó que le conocía del barrio, pero que perdieron el contacto cuando el primero fue detenido. Los otros dos marroquíes aseguraron que también dormían en el momento de los atentados.

La OTAN envía 2.500 soldados a Kosovo para acabar con la limpieza étnica contra los serbios
Radicales islámicos albanokosovares desencadenan un plan para desestabilizar los Balcanes
La violencia étnica entre serbios y albaneses, que ha causado la muerte de al menos 28 personas en los últimos días en Kosovo, ha hecho saltar las alarmas. La OTAN ordenó ayer el envío de otros 2.500 soldados para reforzar la Fuerza Multinacional de Paz para Kosovo (KFOR), que se añadirán al millar del jueves y a los 19.000 que ya estaban desplegados sobre el terreno. La Alianza Atlántica pretende así acabar rápidamente con el brote de limpieza étnica que radicales islámicos albanokosovares llevan a cabo contra los serbios, en un intento de desestabilizar los Balcanes.
Olga Milosevic - Belgrado.- La Razón  20 Marzo 2004

La decisión se tomó en el Consejo Atlántico ¬máximo órgano de decisión¬ en una nueva reunión de los embajadores ante la OTAN en la que se analizó la situación en Kosovo. Con el fin de restaurar el orden «lo antes posible», la Alianza acordó este nuevo envío de refuerzo para que la KFOR disponga de «todos los medios necesarios». En concreto, se han enviado dos compañías más de la Fuerza de Estabilización de Bosnia (SFOR) después de que el jueves se anunciase el traslado de una estadounidense y otra italiana. Asimismo, se ha dispuesto el envío de un batallón francés de su reserva estratégica de fuerzas. A ello se añade un batallón italiano que se desplegará en los próximos días, así como otro batallón alemán y una compañía rumana.
Cada batallón cuenta con alrededor de 700 efectivos, mientras que la compañía consta de un centenar, según los casos. De esta forma, la suma anunciada asciende a alrededor de 2.500 militares. Fuentes militares españolas indicaron a Europa Press que no está previsto el envío de tropas suplementarias de España. En la actualidad, la KFOR cuenta con 800 soldados españoles en la zona kosovar de Istok.

«La KFOR está llevando a cabo su misión de forma determinada y eficaz. Al mismo tiempo, los líderes políticos de Kosovo deben tomar acciones efectivas, concretas para parar la violencia y recuperar la calma», indicó la Alianza en un comunicado. Unos 900 serbios se refugiaron en los campos de la KFOR para huir de la violencia de los albaneses, que incendiaron siete pueblos serbios y 25 edificios religiosos ortodoxos, según un balance comunicado anoche por una fuente próxima a la KFOR. El detonante de la violencia desatada estos días fue la muerte de dos niños albaneses ahogados en el río Ibar que divide Mitrovica, de la que los albaneses acusaron a los serbios.

El presidente francés, Jacques Chirac, aseguró ayer en un comunicado que el uso de la violencia es «inaceptable» y recordó a su colega de Serbia y Montenegro que la comunidad internacional «ha exigido» el fin «inmediato» de los enfrentamientos. Los ataques en Kosovo han motivado manifestaciones de protesta en toda Serbia. Decenas de miles de ciudadanos de Belgrado, encabezados por el Gobierno en pleno y altos dignatarios eclesiásticos, partieron ayer, poco después del mediodía, en una marcha pacífica hacia el templo de San Sava, donde tuvo lugar una plegaria por el pueblo serbio minoritario en Kosovo.

La liturgia fue oficiada por el obispo Amfiloje Radovic, quien dijo que el objetivo de la plegaria era hacer entrar en razón a los poderosos de este mundo para que impartan justicia. Añadió que si la comunidad internacional sigue sin proteger al pueblo serbio, entonces forzará «a este pueblo a defender su ser y su dignidad». Efe, Afp

Los grupos cívicos seguirán «activos» y a favor de la unidad constitucionalista
Basta Ya, Foro Ermua y la Fundación para la Libertad relanzarán su estrategia de oposición al plan Ibarretxe en respuesta a la «gran demanda» ciudadana
OLATZ BARRIUSO BILBAO El Correo 20 Marzo 2004

El vuelco electoral del 14-M, el trasvase de votos entre PP y PSE y el definitivo abandono por parte de los socialistas de la línea proclive a la unidad de acción constitucionalista ha obligado a los movimientos cívicos vascos de signo no nacionalista -Basta Ya, Foro Ermua y la Fundación para la Libertad- a reflexionar sobre la viabilidad de su estrategia, con una conclusión inequívoca: es preciso «más que nunca» mantener la oposición activa al plan Ibarretxe, el rechazo ciudadano al terrorismo -ahora «globalizado»- y la apuesta decidida por la alternancia en Euskadi.

Representantes de los tres colectivos consultados por este periódico coinciden en subrayar que continuarán «activos» -incluso «más» que en la pasada legislatura- en atención a la «gran demanda social» que, a su juicio, existe en torno a la defensa de la Constitución y el Estatuto y la línea antiterrorista marcada por el Gobierno saliente y asentada en dos pilares «fundamentales», el Pacto por las Libertades y la Ley de Partidos. Este es el sentir colectivo que, aseguran, han tenido ocasión de pulsar a raíz sobre todo de los atentados de Madrid y del que Basta Ya pone un ejemplo gráfico: los 650.000 accesos que su página 'web' registró el 11-M.

La decisión de mantener e incluso incrementar su presencia pública y no renunciar a la unidad constitucionalista es la única que hasta ahora han tomado, «a la expectativa» de la evolución del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, en cuya «firmeza» -y especialmente en la de su ministro de Defensa, José Bono- de momento confían. También creen que demostrarán así que «no nos debemos a ningún Gobierno y que funcionamos igual mande quien mande». De hecho, personas vinculadas al constitucionalismo cívico y próximas al PP, al denominado sector 'redondista' del PSE e independientes se reunirán hoy mismo para analizar la nueva situación y perfilar la estrategia más idónea para afrontar la «dura etapa» que, en su opinión, se avecina.

Oferta a Savater
Las reuniones de cada uno de los grupos continuarán la próxima semana -Basta Ya espera que Zapatero les reciba pronto y confirme la oferta de incorporar a Fernando Savater al comité para la reforma de la televisión pública-, siempre sobre la base de que el proyecto del lehendakari se verá «retroalimentado» por el auge del nacionalismo catalán y el Gobierno del PSOE deberá hacerles frente a ambos si quiere «mantener el Estado de Derecho moderno». «Evitar el encontronazo con los nacionalismos será imposible», vaticina Teo Uriarte, miembro de la Fundación para la Libertad. «Que nadie piense que el 'espíritu del Kursaal' ha muerto, está más fuerte que nunca», ilustra Gotzone Mora, convencida de la importancia que cobrará la «democracia participativa» durante los próximos cuatro años.

Basta Ya es escéptica sobre todo respecto al PSE, en quien su portavoz, Carlos Martínez Gorriarán, ve «síntomas alarmantes» de acercamiento al PNV, como su «actitud desleal» tras la última manifestación del colectivo y su «obsesión» por desmarcarse del PP.

CONSEJO DE MINISTROS DE INTERIOR TRAS EL 11-M
La UE propone medidas concretas para reactivar la lucha contra el terrorismo
Los ministros de Interior y Justicia de la UE han propuesto a los líderes europeos una batería de medidas para reactivar la lucha contra el terrorismo, tales como anticipar la puesta en marcha de la "cláusula de solidaridad" y mejorar la coordinación entre los servicios de inteligencia europeos. El Consejo de Ministros de Interior y Justicia de la UE se reunió este viernes para dar una respuesta a los atentados de Madrid.
EFE Libertad Digital  20 Marzo 2004

La cláusula de solidaridad, prevista en el artículo 42 del proyecto de Constitución europea, prevé que un Estado miembro de la UE víctima de un atentado terrorista pueda recibir todo tipo de apoyo de sus socios comunitarios, incluido militar.

Los ministros encargaron al secretario general del Consejo de la UE, Javier Solana, que presente en un plazo de 180 días un informe con propuestas sobre cómo mejorar la cooperación y confianza entre los servicios de inteligencia de los Estados miembros de la Unión, pero sin aumentar la burocracia.

También se pronunciaron a favor de la creación de una figura encargada de coordinar todas las actividades antiterroristas a nivel europeo, dentro de la Secretaría general del Consejo de la Unión Europea, por lo que tendría un perfil interno y no externo. "Nuestro objetivo es demostrar que el terrorismo no vencerá", dijo en conferencia de prensa Michael McDowell, titular irlandés de Justicia y presidente del Consejo extraordinario celebrado hoy por los ministros de Interior y Justicia de la UE para buscar respuestas a los atentados de Madrid y reforzar el combate antiterrorista.

Estrategia de Seguridad Europea
Los responsables de Interior propusieron que la UE aplique sin dilación la Estrategia de Seguridad Europea trazada por Solana y que acelere la adopción de la directiva del Consejo de la UE para la compensación de las víctimas de delitos, así como unas directrices estratégicas para poner al día el Plan de Acción Europeo contra el Terrorismo.Los titulares de Interior y Justicia insistieron en la pronta aplicación de los instrumentos legales que puedan contribuir a la lucha contra el terrorismo y en su aprobación para junio de 2004.

Abogaron por la adopción de nuevos instrumentos como reglas sobre la retención de datos de tráfico de comunicaciones por proveedores de servicios y el intercambio de información sobre sentencias por delitos de terrorismo con vistas a su aprobación antes de diciembre de 2004. Los ministros también defendieron reforzar la cooperación operativa mediante un compromiso renovado con el mejor uso posible de instituciones como Europol (oficina de policía europea), Eurojust (célula europea de cooperación judicial) y la "task force" (grupo de de trabajo) de jefes de policía.

Se pronunciaron a favor de sacar el máximo provecho de los sistemas de información y reforzar los controles fronterizos y la seguridad de los documentos, así como a aprobar antes de mayo de 2004 la normativa que establezca una Agencia Europea de Fronteras. "También debemos mejorar nuestra capacidad de impedir la financiación del terrorismo y examinar medidas en el área de la seguridad del transporte", precisó McDowell.

Varias minas asturianas han padecido pequeños robos de explosivos que pasaron inadvertidos
La dinamita sustraída es utilizada en explotaciones ilegales conocidas como «chamizos»
Pozos mineros ilegales de Asturias y otras zonas del norte de España, conocidos como «chamizos», emplean para obtener carbón y otras materias dinamita sustraída en pequeñas cantidades de grandes explotaciones, según explicaron fuentes conocedoras del asunto. Los propios empleados de las minas legales se sirven de su trabajo para, poco a poco y disimulándolo como material empleado en voladuras, distraer la dinamita que luego utilizan en «sus» minas. La Benemérita no ha recibido en los últimos meses denuncia alguna por el robo de Goma 2 en fábricas o polvorines.
R. L. Vargas - Madrid.- La Razón   20 Marzo 2004

Asturias, y, más concretamente, la zona de Avilés, donde fue detenido un ciudadano de nacionalidad española sospechoso de haber participado, de alguna manera, en los atentados del 11-M ¬según las primeras investigaciones, ha admitido que trabajó en una mina y que facilitó el explosivo con que se fabricaron las diferentes mochilas bomba¬, está plagada de explotaciones mineras ilegales, conocidas como «chamizos», en las que se emplea, en muchos casos, dinamita robada en pequeñas partidas de pozos y minas legales, según explicaron a este periódico fuentes conocedoras del asunto.

Pequeñas sustracciones
Robar cartuchos de explosivo de estas grandes explotaciones, según explicaron los consultados, es relativamente sencillo, pues no existe un control demasiado estricto de la dinamita que allí se emplea. Cada mina legal utiliza «toneladas de explosivos» a lo largo del año, por lo que la desaparición de algunos kilos pasa prácticamente inadvertida. El método para sustraerla es relativamente sencillo. «En muchos casos, los propios mineros tienen sus chamizos y lo que hacen es llevarse la dinamita de la mina en la que trabajan», precisaron. «Los barreneros ¬los encargados de manejar la dinamita en las minas¬ se quedan en muchas ocasiones con cartuchos. Para camuflar su desaparición, lo incluyen como parte del material que han empleado para las voladuras y, de ese modo, nadie puede denunciar su robo», concluyeron las citadas fuentes.

Hasta su llegada a su punto de destino desde las fábricas que la Unión de Explosivos Española tiene en Páramo de Masa (Burgos) y Galdácano (Vizcaya), resulta extremadamente complicado robar la dinamita, puesto que sí que existe un control exhaustivo de la producción, almacenamiento y transporte del explosivo. Fuentes de la empresa precisaron hace un par de días a este periódico que «el explosivo está bajo nuestra supervisión en los centros de producción, almacenaje y transporte». La propia empresa tiene contratada una empresa privada de seguridad que se encarga de custodiar el transporte de la dinamita. Además, y para mayor seguridad, la Guardia Civil, que tiene las competencias en materia de explosivos en nuestro país, es también informada del itinerario que seguirá el cargamento y de todo lo relativo al material transportado.

Tal es el control en estas fases de producción y distribución que, de hecho, en los últimos meses la Benemérita no ha recibido ninguna denuncia por robo en los centros de producción de Goma 2 españoles. No obstante, los agentes del Instituto Armado están revisando otra vez todos los albaranes para descartar definitivamente tal posibilidad.
Recortes de Prensa   Página Inicial