AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 9 Abril 2004
LA BATALLA DE IRAK
Editorial ABC 9 Abril 2004

Anacrónica ETA
Editorial El País 9 Abril 2004

Ni crimen ni castigo (y II)
J. M. G. Páramo. La Opinión 9 Abril 2004

La cruzada islámica de «El País»
Antonio PÉREZ HENARES La Razón  9 Abril 2004

¿A qué esperan
Gregorio ROBLES La Razón  9 Abril 2004

Un test inconveniente para el PP
Victor Gago Libertad Digital  9 Abril 2004

Las promesas electorales
Carmen Leal Libertad Digital  9 Abril 2004

Cambio de discurso
Cartas al Director ABC 9 Abril 2004

«ETA nos ordenó la campaña contra el turismo»
J. M Zuloaga La Razón  9 Abril 2004

Muñoz Molina: «La última injuria que recibe la víctima es ser olvidado»
Ana Mendoza La Razón  9 Abril 2004

 
LA BATALLA DE IRAK
Editorial ABC 9 Abril 2004

EN una reunión reciente de mandos militares americanos se proyectó, como ayuda a la reflexión, La batalla de Argel. Una poco edificante elección teniendo en mente la situación en Irak, pues el Irak de 2004 no es la Argelia de los 80 ni el Vietnam de los 70. Y a pesar de la violencia desatada en los últimos días, no tiene por qué serlo.

Aunque suene paradójico, la insurrección apadrinada por el ayatolá Moqtada al-Sadr, clérigo de un fundamentalismo radical, pone de relieve tanto la fortaleza táctica de sus seguidores como su debilidad estratégica en el seno de la sociedad iraquí actual. Sobre Al-Sadr pesaba una orden de arresto, emanada de un juez iraquí, desde hace meses, pero que las fuerzas de la coalición, en un imperdonable error, nunca cumplieron por temor a un enfrentamiento con la comunidad chií del país, en unos momentos donde sus esfuerzos se concentraban en combatir a la guerrilla sunní. La ofensiva de los secuaces de Al-Sadr, unos tres mil, encuadrados en el autodenominado Ejército Medí, se produce tras la prohibición de uno de sus periódicos por lanzar soflamas incitando a la violencia.

En realidad, el peligro que representa Al-Sadr lo es más contra la sociedad iraquí que contra las tropas de la coalición. Durante meses, los secuaces de Al-Sadr han aterrorizado a ciudadanos de Basora y Tuk con secuestros y juicios en plena calle, donde aplicaban su interpretación radical de la ley coránica en abierto enfrentamiento con el ordenamiento jurídico en vigor. En núcleos urbanos como Nayaf, Al-Sadr había impuesto por la fuerza la prohibición de las antenas parabólicas, dejando a sus ciudadanos al margen de la libertad que el resto de iraquíes disfrutan con el acceso a una información libre.

Al-Sadr ha elegido, no obstante, el momento de su ofensiva cuidadosamente: se está produciendo el relevo de las tropas americanas y otras de la coalición, incluidas las españolas, lo que supone un cierto factor de debilidad, puesto que el personal recién llegado aún no controla plenamente el ambiente en el que se mueve; pero también en un momento político delicado, de cara a la transferencia de soberanía fijada, en principio, para el próximo 30 de junio.

Parece altamente probable que esta arriesgada apuesta de Al-Sadr está también motivada desde algún lugar en Irán, donde tiene a su gran valido, el ayatolá Kazim al-Husayni al-Haeri, confidente de Jamenei y quien le ayuda en la búsqueda de financiación y apoyo político para su causa, en un intento de frenar el autogobierno democrático en Irak. En cualquier caso, como han dejado ya claramente expuesto importantes líderes del Consejo de la Revolución Islámica en Irak, como Hamid al-Bayati, o el principal líder espiritual de la comunidad chií, el ayatolá Al-Sistani, la visión de Al-Sadr no expresa el sentir mayoritario de la población chií de Irak.

La insurrección de Al-Sadr es muy violenta porque se está jugando su supervivencia, y pretende actuar como detonador de una explosión social anticoalición y antigobierno provisional, fenómeno que gracias a los llamamientos de los clérigos moderados no se está produciendo. La solución a este problema, tal vez el más grave desde la caída de Sadam, pasa por enfocarlo como un asunto esencialmente de unos pocos iraquíes contra la mayoría en Irak, aunque se exprese violentamente contra las tropas de la coalición. Ahora bien, la moderación chií general es posible gracias a la presencia de las tropas de la coalición. Retirarlas en estos momentos equivale a condenar a los iraquíes a sus peores infortunios.

Anacrónica ETA
Editorial El País 9 Abril 2004

Desde el 30 de mayo del pasado año ETA no ha logrado matar, aunque lo ha intentado. Y ha seguido sufriendo continuos reveses; el más reciente incluye la captura de dirigentes y el desmantelamiento de su principal arsenal y fábrica de armamento. La conjunción entre esa debilidad operativa y la toma de distancias frente al terrorismo islamista ha hecho pensar en la posibilidad de que, ahora sí, ETA se plantee la retirada. La idea es que si el brazo político ha condenado los atentados "indiscriminados contra la población civil" del 11-M, difícilmente podrían no condenar cualquier otro de los que suele realizar ETA. De sus más de 800 víctimas, 288 han sido civiles desarmados, el 35%, y tan sólo en los últimos 15 años ETA ha hecho estallar 114 coches bomba: un método indiscriminado por definición.

En realidad, hace muchos años que sigue en activo por pura inercia. Tras los acuedos de Viernes Santo de 1998 en Irlanda, ETA es el único grupo terrorista de los aparecidos treinta años antes que se resiste a retirarse. Pudo haberlo hecho con la llegada de la democracia, pero el final quedó aplazado indefinidamente por la influencia de sectores que, sin correr los riesgos de los activistas, permitieron a éstos convencerse de que era imprescindible seguir matando para "acelerar las contradicciones". La irrupción a escala global del terrorismo islamista tampoco parece haber suscitado una reflexión interna, aunque la banda ha sufrido los efectos de una mayor presión policial, judicial y política sobre sus activistas y organizaciones satélites, y ha hecho esfumarse sus esperanzas en una "internacionalización del conflicto". A juzgar por las bombas que tenían preparadas, su desmarque del 11-M tampoco parece haber inspirado el cuestionamiento de lo que comparte con Al Qaeda: el fanatismo de creerse con derecho a matar.

La posibilidad de convencerles mediante concesiones políticas quedó definitivamente arrumbada tras el fracaso de Lizarra: si ni siquiera las concesiones desorbitadas que entonces hizo el nacionalismo sirvieron para que desistiera, ninguna otra que no sea darles el poder les persuadirá de que su tiempo ya pasó; pero ya pasó. Puede seguir generando violencia, pero ya no al servicio de una estrategia: la de la negociación está clausurada hace años, y ya se sabe que un cambio de Gobierno no va a reabrirla; y la del frente nacionalista de imposición por vía de hecho no interesa ya al nacionalismo, que prefiere absorber sus votos que pactar con ellos.

La decisión es suya. Pero la experiencia indica que sin armas ni explosivos, con más activistas encarcelados que libres, los terroristas suelen ser más receptivos a comprender que lo más urgente es emprender la retirada: precisamente porque no son islamistas suicidas.

Ni crimen ni castigo (y II)
J. M. G. Páramo. La Opinión 9 Abril 2004

Le vuelvo a hurtar el título a Bardají, ejemplo de análisis de los hechos complicados, laberínticos entre el bien y el mal. Después del plagio, afirmo que el ministro Acebes, desde el principio, informaba acuciado por su deber y una inusual presión de transparencia, incluidos los topos adictos al PSOE en las instituciones y por la demanda del Sr. Blanco al Gobierno para que no retuviese información con significación política. Todo era bendito y alentado por las palabras de Rubalcaba, que legitimaban, escuchadas por TV, la operación espontánea contra las sedes del PP en toda España. Pienso, también, que los jóvenes sin experiencia, ignaros, con la fascinación de la izquierda, muchachos nuevos en esta votación, se inclinaron no sólo a votar al PSOE sino a convencer a España que castigarse al PP para cambiar de gobierno. El ministro excelente, fue generoso y por él supimos a tiempo lo de la furgoneta y todo lo demás. Con ello se olvidaba algo la máxima judicial y policial de no informar nunca de las hipótesis y pistas para evitar la fuga o el escondite de los culpables.

Las comunicaciones concomitantes, las pro-zurdas, trataban de justificar lo injustificable y de culpar al PP del atentado con las mismas ideas y eslóganes que la gente, después, utilizó. Desde un Raúl del Pozo, Pío Moa, F. Umbral... hasta Cristina López-Schligting, R.L. Bardají. La gente era convocada por móviles a las 6.00 ante la sede del PP en Génova 13 para gritar e infundir el odio a un Aznar responsable del desastre y de la muerte de iraquíes inocentes. ¡Mentira! Se trataba de culpar al PP del atentado porque se consideraba consecuencia neta del apoyo popular a la guerra contra el terrorismo, que afecta a muchos países de la ONU.

Realicé una 2ª llamada a las 7.00 de la tarde, en la que se me dijo que gritaban contra Aznar; intentaban volcar el voto al PSOE. Con el odio en la mirada y las voces otra vez, 5.000 cercando la sede y miles también en toda España (en Barcelona 7.000). ¡Partido, no! verdad. Voto al PSOE. Con especial brío en el país vasco, Cataluña y Madrid se repetía la misma insidia, eficaz y determinante lavado de cerebro para los jóvenes e ignaros, acríticos sin referencias, desdichados, culturalmente tullidos, sin ideal.

Sobre las 9.00 se marcharon a la cacerolada de Sol. Toda la tarde y noche del sábado de reflexión, miles de subpolíticos, convenciendo, presionando, insultando, usando la libertad de expresión contra la Ley Electoral, hasta poco antes de la apertura de los colegios electorales. La exitosa guerra de los móviles con toda la electrónica y todos los medios tradicionales sin filtro. Ese engaño en ese momento tan propicio emotivo e injusto, era una canallada injustísima, con los mejores gobernantes, ... y los hombres se conocen como los árboles por sus frutos, ... Una sede coruñesa fue quemada a las 7.00 de la mañana. Un porcentaje importante de los nuevos votantes fueron persuadidos a querer el vuelco ilegal e ilegítimo. Los principales muñidores fueron responsables de dar la sorpresa aludida en campaña por ZP. No entro en si Londres u Otegui o el PNV o Blanco o Rubalcaba hicieron al pedir, sin pruebas, verdad de la cual informó Acebes. Subrayo el envenenamiento de la consigna principal... y la suscitación de la culpabilidad del PP. Sobre todo, la declaración escueta, clarísima -verosímil, no verdadera- de Rubalcaba en TVE en nombre del secretario general del PSOE. España merece un gobierno que no mienta. No se use el terrorismo en la Campaña.

Todos los beneficiados engañaban después de que la emotiva palabrería de ZP que había disminuido la distancia al PP, pero insuficiente -y esto es el comodín- para ganar hasta el día del atentado, entonces pensé que en la manga estaba también la carta en la multimillonaria manifestación contra el terrorismo, ¡asistentes a la misma llevaban pegatinas de No a la Guerra! Era necesario clavar la premisa principal de que el PP era culpable por una guerra que no se hizo, ¡castigar al PP! Yo hubiera informado menos. Ningún instituto de Inteligencia, ningún gobierno -repito- informa sobre las pistas para impedir que las hipótesis puedan poner en fuga, o en escondite a los culpables. El espantoso atentado afectó a las previsiones electorales. Tal vez sugerido por una ETA sin explosivos. Sólo un 10% esperaba el día 11-M la victoria socialista. Nadie sabía el asolamiento, el aquelarre. La suspensión de la campaña electoral fue silenciosa y correcta en apariencia pero tras ella, ¿qué escondía el biombo?, ¿supo alguien cuándo y cómo aceptó el PSOE la victoria de Gil Robles y Lerroux en 1933 hasta finales del 34? Con su intento de revolución -según Pío Moa-, fallido en toda España, salvo en Madrid, Barcelona (horas) y Asturias (días), le llaman la de Asturias para esconder su intento en toda España. La exhortación del PP y el PSOE a la concurrencia máxima electoral constituye un error del gobierno porque anima a los que no suelen votar, pone en marcha a la gente más pigre, insolidaria, resentida y a los más cómodos del centro-derecha, y, por supuesto, a los nuevos votantes que tenían 10 años cuando Aznar llegó al poder. Con esa gente y la infiltración gramsciana, de los manifestantes se consiguió que ganaran los perdedores profetizados. Es vieja historia como las votaciones precedentes al Frente Popular -todos contra el PP- ganadas por la derecha y el centro pero impuesta por un doble golpe de estado del PSOE y los republicanos o anarquistas (Azaña y Prieto). No se olvide que la consigna y eslogan máximo lo dio Rubalcaba: forzó una verdad a medias, adelgazada y parcial para engañar, incluso, a las gentes del PP con misivas convincentes. Si se apoyó políticamente a Bush por muchos argumentos beneficiosos para España sólo envía tropas para la reconstrucción de Irak y no participó en nada significativo contra Ben Laden; lo que se quería era la inmoral consecuencia de castigar al PP. Y menos que fueran asesinos ninguno de los injuriados.

El día de la manifestación, 12-M, dos familiares míos tuvieron que subir a Alonso Martínez a pié y vieron a un grupo de jóvenes que silbaban a la sede del partido, un día antes de la reflexión. La policía no intervino en todo el territorio desde el origen remoto hasta la tarde-noche de la jornada de reflexión. El lema era España necesita un gobierno que no mienta y no debe apoyarse en el terrorismo electoralmente. Esta es la predicación con el ejemplo contrario del PSOE que obliga a hacer uso de la alta astronomía para demostrar que el PSOE no se apoyó en estas dos cosas precisamente -faltó a la verdad y fue beneficiado por el atentado terrorista- para lograr vilmente el vuelco electoral. Beneficio inmenso de quienes engañan y se benefician del terrorismo con engaño y terrorismo. La aceptación de la derrota del PP fue ejemplar. Cuando todos los españoles ganemos como el PP pierde y aceptemos la derrota o la victoria así, España habrá progresado mucho en talante y en convivencia.

Algo de lo dicho va dicho es una emulsión de hechos e hipótesis, ni probadas ni falsadas. La culpa en la guerra contra el terrorismo la tiene quien atenta desde la oscuridad. El mejor servicio de la mejor inteligencia no es omnisciente, no puede saberlo todo. Culpar al gobierno presidido por Aznar, el mejor presidente del siglo XX, es una falacia y lucrarse de ello, un crimen. Es un fraude algo contrario a la rectitud y la verdad. Si soportase el olor a azufre, a lo peor yo haría algo parecido al uso de la libertad de expresión contra mis adversarios. Pero no lo soporto, ni proyecto o irradio como hace el PSOE, mi condición ni mis pecados sobre los demás. Lo asumo todo: ellos van a sus fines egoístas pero hacen, aunque lo ignoren, la voluntad del Poderoso conductor de la Historia.

La cruzada islámica de «El País»
Antonio PÉREZ HENARES La Razón  9 Abril 2004

Autoproclamados quintaesencia de lo progre, en el diario «El País» se han lanzado a una cruzada pro islámica para, me imagino, ponernos ya la venda de una inexistente herida de xenofobia. Si un domingo nos regaló con un extensísimo reportaje cantando las excelencias de esa religión donde lo menos laudatorio era la repetición de sus fieles de que «el islám es paz» ahora los días de diario se ha convertido en el altavoz de los imanes y de los máximos jefes religiosos los señores Riay Tatary, sirio, y Mansur Escuredo, converso malagueño.

Pero lo tremendo del asunto es que la cruzada esta dirigida de manera mas que clara contra los representantes laicos de la gran colectividad residente musulmana residente en España, Atime (Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes) cuyo delito ha sido señalar que su obligación es la defensa de nuestro estado libre y constitucional y la colaboración y denuncia a la policía de los elementos extremistas y fanáticos. Al pedir que se debe controlar que imanes y mezquitas no sean propagandistas del integrismo y del terror, estos señores han puesto el grito en el cielo, tras negar la evidencia absoluta de que no hay gentes ni lugares así.

O sea mintiendo. Porque es un hecho incontestable que a imagen y semejanza del imán de Fuengirola, el que aconseja pegar a las mujeres, se han multiplicado los clérigos pagados con dinero de los wahabies saudíes y otras confesiones extremistas y que con similares fondos se están construyendo numerosas y lujosas mezquitas. El imán de la madrileña situada en la M-30 se despacho también diciendo que eran la pobreza la que empujaba a la agresión contra los inocentes». Por lo visto no había leído que «El Tunecino» , asiduo visitante a su templo había disfrutado largos años de una beca de 100.000 pesetas al mes, luego ampliada a 110.000 mas pago de matriculas y seguro médico en esta España a la que ha pagado asesinado a cerca de 200 de sus gentes.

Todos estos dirigentes religiosos, cabezas del islam español o aquí afincado no solo se encuentran indignados por lo que los sindicalistas marroquíes pretenden, que es lo legitimo, exigible, obligatorio y democrático para quien pretenda vivir en un país libre como España, sea de la religión que sea y a quien hay que recordar que obispo o imán en realidad no pasa de ser en pura ley un ciudadano. No. Van mucho mas allá y cargan contra el mal trato que a su juicio se les dispensa.

Asi y están según «El País» aún más que hartos o enfadados, se encuentran «impotentes» ante el Estado y el señor Escuredo pone el grito en el cielo, «es una barbaridad» que le tiene desolado, porque amen de no comprender su hartura y su enfado, cometemos la osadía de apellidar ese terrorismo como «islámico», como si no fuera esa la seña mas clara de su identidad o los asesinos y luego suicidas de Leganés no hubieran proclamado en nombre de que y quien han ejecutado sus masacres. La desolación de Mansur Escudero, antes Francisco, es compartida por el sevillano Aldelkarin Carrasco, previamente Antonio y por el maño Medí Flores, antes Jesús, y ha llevado a los tres a una visita y negociación con el ministro de Asuntos Islámicos de Marruecos, Ahmed Tawfik que se continuara en otra donde esperan ser recibidos por Mohamed VI. No se si a estos extraños y preocupantes contactos con autoridades extranjeras de ciudadanos españoles tendrá algo que decir el Ministerio de exteriores, pero no parece que sean precisamente un ejercicio de lealtad ciudadana ni constitucional con España.

En absoluto cae en ello el diario «El País», no vayan a tacharlo de xenófobo. Y desde luego en absoluto puede hacerse tal cosa. Hacerlo de retrogrado, reaccionario, de apoyar modelos de integrismo religioso o poner por encima religiones que se suponen a si mismas ley de leyes, por encima de constituciones y de los derechos humanos universalmente reconocidos, eso si que puede hacerse y debe denunciarse con absoluta energía.
Mas cuando el objeto de su ataque son asociaciones laicas y esas si que en verdad progresistas como la de los inmigrantes marroquíes. Y esa acusación se hace desde las posiciones que aquí en Europa se mantuvieron los avanzados del Renacimiento, desde la Ilustración, desde la declaración Universal de los Derechos Humanos, desde todos los combates contra la tiniebla y tenebrosidad medieval, contra la Inquisición y contra el omnimodo poder del clero, contra todos quienes pretendieron que textos presuntamente divinos debían ser acatados por las buenas o por la fuerza por los hombres.

El progresismo de «El País» es aun mas falso que el del señor Tatari y el señor Escudero. Los ciudadanos españoles, de cualquier confesión religiosa, agnósticos y aun ateos, tolerantes con la religión entendida como una fe personal y una creencia intima, no van ahora después de tantos siglos de luchar por ello a aceptar los preceptos y las falsedades de otra cúpula religiosa, aunque esta ahora en vez de sotana vista chilaba y turbante. No. Por mucho que «El País» la bendiga.

Y mucho menos cuando el fanatismo asesino islamista ha anidado como una víbora entre nosotros, encuentra cobijo y adoctrinamiento alrededor de algunos centros e imanes y ya ha sembrado de sangre nuestra tierra.

¿A qué esperan?
Gregorio ROBLES La Razón  9 Abril 2004

Tenían muchas prisas por echar al PP del poder, y ahora, cuando ya lo han conseguido, se encierran en el silencio. Zapatero dio la espantada por respuesta a los periodistas que le esperaban tras su entrevista con el Rey. No sabe, no contesta. ¿Es normal que el que va a ser presidente del Gobierno de España dentro de poco no tenga nada que declarar en estos días tan aciagos para el país? ¿Es aceptable que un dirigente político que se ha caracterizado por acudir el primero bajo las pancartas de las manifestaciones y por hacer promesas y promesas a todo el mundo, no quiera decir ésta es mi boca, justamente cuando más se le necesita?

A mí esta actitud de Zapatero me parece lamentable e irresponsable. Pero no me extraña. Los socialistas están obsesionados con el PP y, sobre todo, con Aznar, el mejor presidente que ha tenido España, por mucho que se le puedan criticar algunos gestos innecesarios. Más que mirar a los problemas que tiene la sociedad, están ahora preocupados por las elecciones de junio al Parlamento europeo. Saben muy bien que si no ratifican los resultados, su éxito electoral se les volverá agua de borrajas. Son conscientes de que el bombazo de los trenes de la muerte trajeron el repentino vuelco electoral. Que vengan diciendo que el 11-M no tuvo nada que ver con el 14-M, sería para romper a reír a carcajada limpia si no fuera todo tan trágico, tan cruel, tan horrible, tan repugnante.

¿A qué espera el señor Zapatero para dar instrucciones al Gobierno en funciones, que se ha puesto a su disposición, y retirar de inmediato las tropas de Iraq? ¿Acaso no prometió que, incluso con el visto bueno de la ONU, la intervención militar era injusta e ilegítima y que, por tanto, si llegaba al poder procedería de inmediato en consecuencia? Así lo dijo, lo recuerdo perfectamente. Pero este señor ha prometido todo sin restricción alguna; veremos lo que cumple.

Los socialistas no se han recatado en llamar nada menos que «asesinos» a sus adversarios políticos. No han perdido ocasión para insultar a Aznar, haciéndole responsable de todos los males. No han escatimado esfuerzos y demagogia para aislar al PP, pasándose el pacto contra el terrorismo por el arco de triunfo. Han aprovechado el 11-M para crear confusión y para sacar tajada electoral en el último día. No han tenido el más mínimo inconveniente en ahondar en la división social y política, dando así a los locos islamistas la ocasión propicia para sus atentados. Han debilitado profundamente a la sociedad española, mientras que han hecho fuertes a nuestros enemigos y competidores exteriores. Todo estaba permitido con tal de desplazar al PP, machacar a Aznar y hacerse con el poder. Bueno, pues ya lo tienen. Se han hecho la foto con todos los partidos excepto el PP, para que se note bien que éste está aislado porque no ha aprendido todavía a dialogar. Bueno, pues ya tenemos a los «dialogantes» en el poder del Estado. ¿A qué esperan para retirar inmediatamente las tropas? Que no vengan ahora con camelos, buscando subterfugios. Cómo estará el patio, que Zapatero, tan fino y educado él, no quiere pararse con los periodistas el día de su visita a la Zarzuela. Pero ¿apuesta usted algo a que la culpa de todo lo malo que suceda en el futuro la tendrá también Aznar?

Elecciones Europeas
Un test inconveniente para el PP
Victor Gago Libertad Digital  9 Abril 2004

En un clima de aturdimiento cosmopolita por los estragos de la guerra contra el terror, el PP se equivocaría si enfocara las Elecciones Europeas de junio como un test de idoneidad de sus posiciones de fondo, estrategia y equipo directivo. Un mal paso aún más frustrante, en un terreno alambrado por el miedo y la demagogia antibelicista, será pretender que esos comicios restituyan el apoyo popular mayoritario que la campaña de intoxicación posterior a la masacre del 11-M consiguió laminar.

Las cartas de la próxima competencia electoral están marcadas en su contra: aislado en las Cortes, amedrentado en la calle, calumniado en los medios, nunca un partido al que respaldan casi diez millones de personas va a estar tan solo en la defensa de su programa. Por si fuera poco, las presidenciales norteamericanas acentuarán la prominencia de la postguerra de Irak en la agenda global, de aquí a noviembre. Caos, fracaso del poder americano y vietnamización perfilan la foto fija que la jauría española de la información y el entretenimiento, infestada de prejuicios y desvergonzada enemiga de la reelección de Bush, transmitirá machaconamente a sus consumidores. El equipo de Mariano Rajoy tiene que descontar ya una nueva derrota, por pragmatismo y por genuina ambición.

Por pragmatismo, porque nada en el corto horizonte de junio invita a adelantar que los electores acudirán a las urnas con una motivación racional. Plantear la campaña sobre la base de una infundada expectativa de resarcimiento de la derrota del 14-M sólo conseguirá infligir una presión estéril a Rajoy antes del recuento y frustrar a su electorado después del mismo. Es difícil que el PP pueda movilizar un solo voto más de los 9,7 millones obtenidos el pasado 14-M. En cambio, es harto probable que la máquina del respaldo popular no pueda volver a ser forzada al grado que lo fue bajo la conmoción por los atentados del 11-M. La suposición más verosímil –y menos adversa para el PP–, es la de una desmovilización general, de la que el PSOE será siempre el más perjudicado, precisamente porque su victoria en las Generales se produjo por una movilización compulsiva, fundamentalmente de los jóvenes. Al PP puede interesarle, ahora sí, una campaña de las llamadas "de perfil bajo".

Por ambición, porque la auténtica misión del PP de Rajoy consiste en lograr que la sociedad española conecte con el legado de Aznar. La zancada histórica por la que España se ha situado en la primera línea de la naciones conlleva compromisos y obligaciones que no han sido asimilados por los españoles, en gran medida porque no se les han explicado adecuadamente. No sólo la España que deja Aznar es incomparablemente más próspera y universal que la que encontró, también el mundo tiene amenazas para la seguridad y la libertad, ante las que el derecho internacional, los servicios de inteligencia y la disuasión multilateral se han revelado incompetentes. El análisis legado por Aznar es correcto: sólo la fuerza de Estados Unidos puede derrotar el mal; sólo extendiendo la democracia y la economía de mercado, si es preciso por la fuerza, se pondrán las bases de un mundo seguro; para las naciones occidentales, indistintamente amenazadas por el terror, precisamente por ser occidentales y libres, sólo habrá seguridad a largo plazo uniéndose al poder americano.

El legado de Aznar no es de esta generación, sino de la siguiente. Rajoy y su equipo necesitan una perspectiva mayor que las Elecciones europeas para preparar a esa próxima era de españoles en la gestión de los frutos de lo que España representa hoy en el mundo. Una señal preventiva contra la tentación de asignar a las Europeas un papel estratégico sobreponderado es, precisamente, el interés socialista en concurrir a ellas como a "una segunda vuelta del 14-M", según la conocida exhortación de Felipe González. El relanzamiento del PP no comienza en estos comicios de junio, sino en el congreso del partido el otoño próximo. En esa cita es donde debe volcarse el sucesor de Aznar, de ahí debe extraer el poder, la libertad y la perspectiva necesarias del liderazgo que necesita el PP y de la derecha que necesita España.

Insumisión a la LOCE
Las promesas electorales
Carmen Leal Libertad Digital  9 Abril 2004

El Profesor Tierno Galván decía que las promesas electorales se formulaban para no ser cumplidas. No sé a ciencia cierta a qué tipo de promesas se debería referir “el viejo profesor”, quizá fuese sólo a las exageraciones de campaña electoral, porque hay otras promesas, como la derogación de la Ley de calidad de la Enseñanza, que ya se la están demandando a Zapatero, incluso antes de que sea investido Presidente. Y además lo hacen sus socios, bueno los socios del PSC, porque ya sabemos que al partido socialista de Maragal se le cayó la E del PSOE español. Me temo que también la S de socialista para quedarse en partido catalan-ista-cuasi secesionista .

La famosa Ley de Calidad de la Educación que debería entrar en vigor el próximo curso “se congela” (una moratoria) durante dos años. Primer gol en la portería de Zapatero, metido por los de su mismo equipo. Primero la Consejera de enseñanza de la Generalidad catalana (de ERC) y después la responsable de Enseñanza del Gobierno Vasco, se niegan a aplicar la Ley. La esquérrica Consejera aduce como argumento, que “fue aprobada unilateralmente” por el PP que tenía mayoria absoluta, entonces en el Gobierno de la Nación. Es obvio que no fue aprobada por el PSOE, entonces en la oposición y hoy en el poder, ni por ERC, hoy socio todopoderoso y determinante, a lo que parece. Es decir, que si la ley no conviene, (PSOE y Nacionalismos se opusieron) no hay por qué cumplirla. Así, ante la perplejidad del país, se anuncia la suspensión ( moratoria le llaman) de la aplicación de una Ley, después de pasar por todos los trámites reglamentarios , debatida en Cortes, ratificada por el Rey y publicada en el B OE. Pues, señores, esto es lo más parecido que conozco a una república bananera. La “promesa electoral” del PSOE en Educación fue bien explícita, y además sacó de las aulas a la muchachada en manifestación para gritar hasta desgañitarse que “no queremos reválida “(¿qué alumno va a querer un examen global de Bachillerato?), ni “itinerarios” porque cuanto más revueltos mejor (los de comprensión rápida y los cojos de mollera, los trabajadores y los vagos , los motivados y los desmotivados ). El resultado está a la vista : menos contenidos, menos exigencia y menos trabajo.

No es que la Ley de Calidad (LODE ) sea una mala Ley, simplemente es la Ley del PP, y hay que impedir su cumplimiento imediatamente. Por la misma regla cuando el PSOE deje el poder, ( la democracia se sustenta en la alternancia de gobierno) el PP echará abajo cuantas leyes haya promulgado el PSOE.

Que dos años no es nada, me dirán. En Educación , no es valida la frase. Supone estar dos años sin poder impartir clases con eficacia, supone que el profesorado siga sin ninguna autoridad, porque autoridad es capacidad de poder premiar o sancionar (con la nota) y ahora todos pasan de curso alegremente con todas las materias suspendidas. Supone que nadie trabaja, ni se esfuerza porque el resultado va a ser el mismo. Supone que los alumnos estén deversificados por edades : en un aula los de 14 años, en otra los de 15 años etc. sin atender a sus capacidades, ni a sus conocimientes, ni a sus expectativas de futuro. La figura del “objetor escolar” (el que no quiere estudiar, ¿cómo se enseña al que no quiere aprender?) se convierte en paradigma. El Profesor , sin autoridad , ni prestigio, es en receptor de cualquier burla, insulto, broma o agresión sin que de ello se siga ninguna consecuencia. Todos los alumnos tienen derecho a la educación hasta los 16 años y si se expulsan del Centro por agresión o comportamiento vandálico, han de ir a otro centro. De oca a oca y tiro porque me toca.

Con el señuelo de ”Ley progresista “ la LOGSE, Ley del Ordenamiento General del Sistema Educativo, promulgada por el PSOE no ha dado el resultado que se esperaba. El bienestar económico de España no se corresponde con el nivel cultural de la juventud, ni el académico, a pesar de estar todos los ciudadanos en la escuela diez años a costa del erario público. El empecinarse en la bondad de la LOGSE no hace sino retrasar unas medidas correctoras, no solo necesarias sino imprescindibles, para que nuestros jovenes puedan seguir las pautas de la sociedad democratica española, y puedan competir en términos de igualdad con los jovenes de nuestro entorno occidental. El Sistema Educativo no puede seguir produciendo individuos irresponsables, poco o mal formados, con unas carencias culturales que nos hacen enrojecer, aunque sepan pulsar mandos a distancia, teclas de ordenadores y mandar mensajes en teléfonos móviles con un lenguaje críptico, en el mejor de los casos entendible sólo por los iniciado, que después utilizan incluso en textos formales como exámenes.

De los problemas políticos que el nuevo gobierno ha de solucionar de inmediato la ley de Educación es uno de ellos. Las cosas, tal como estan, no pueden seguir estando dos años más. Y una solución podria ser aplicar la Ley de Calidad con la responsabilidad que a cualquier gobierno se le supone.

Cataluña y el Pais Vasco se han caracterizado por su continuo“pulso político y de poder” hacia el Gobierno de la nación, porque han hecho de esta lucha su razón de ser. La oposición a la Ley de Calidad , bien aceptada por la mayoria de los docentes, se inscribe en la lucha política entre Nacionalismos periféricos y Gobierno central. Cualquier valoración de tipo pedagógico o académico es querer enmascarar el chantaje político al que tienen sometido los Nacionalismos a cualquier Gobierno en la España de hoy.

Cambio de discurso
Cartas al Director ABC 9 Abril 2004

En pleno se reunió el Ayuntamiento de Leganés el pasado domingo para dirimir cómo debía la ciudadanía demostrar su repulsa al terrorismo. Con el acuerdo de todos los grupos políticos se redactó un discurso y se trazó el discurrir de la manifestación. En la asamblea municipal, con las asociaciones de vecinos, decenas de exaltados, no se sabe por quién convocados, insultaron e increparon a nuestra presidenta de la CAM, democráticamente elegida por mayoría absoluta. Luego, amenazas a todos los concejales del PP e incluso intentos de agresión, frustrados gracias a una serie de jóvenes de Nuevas Generaciones del PP, que no se dejaron amedrentar. Al final el alcalde Pérez Raez, salomónicamente, pidió el consenso para lo decidido en el pleno e, incomprensiblemente, los convocados callaron y aceptaron. Tengo una fotocopia del discurso allí aceptado y de la guerra o de tropas no habla, seguro. Habla de cómo Leganés agradece a los Cuerpos de Seguridad del Estado su valiente actuación. Del Leganés agradecido, con premeditación, nocturnidad y alevosía, al abuso partidista de la manifestación por parte del Gobierno local. Bochornoso para mi ciudad. ¿Qué motivó el cambio del discurso? ¿Por qué entonces la farsa de convocar el Pleno Municipal y la Asamblea de Asociaciones? Quisiera recordar que el PP de Leganés ganó las elecciones locales y el PSOE e IU pactaron su permanencia en el Gobierno. Y ya van tantos años... Sólo un deseo ¡váyanse José Luis Pérez-Raez (PSOE) y Raúl Calle (IU)! Aunque sólo sea por higiene democrática, pues ya huele.    Ángel Vidal Pérez Aguado.  
Leganés (Madrid).

«ETA nos ordenó la campaña contra el turismo»
LA RAZÓN ofrece las declaraciones policiales del «comando» desarticulado por la Guardia Civil en febrero, que iba a poner bombas en Levante este verano El mal tiempo impidió que colocasen 12 artefactos en Baqueira Beret en Navidad
El «comando Gaztelu», desarticulado por la Guardia Civil el pasado 28 de febrero, al interceptar en la provincia de Cuenca una furgoneta cargada de explosivos que iba ser colocada contra algún objetivo en la Avenida de América de Madrid, era el encargado de la campaña de atentados de este verano en el Levante español. Según las declaraciones a la Benemérita de Beñat Barrondo, uno de los integrantes de esta célula criminal, el cabecilla Gorka Palacios, detenido en Francia el pasado diciembre, les había indicado meses antes que se iban a ocupar de este tipo de acciones criminales. Asimismo, les ordenó la colocación de doce artefactos, con tres kilos de explosivos cada uno, en la estación de esquí de Baqueira Beret.
J. M Zuloaga La Razón  9 Abril 2004

Madrid. Las declaraciones a la Guardia Civil de Barrondo, y de los otros dos integrantes del «comando», Gorka Vidal e Irkus Badillo, a las que ha tenido acceso LA RAZÓN, revelan los citados planes de ETA para este verano y los atentados que habían sido encargados, o estaban en fase de preparación, por parte de esta célula criminal.

Beñat Barrondo, que trabajaba en el Ayuntamiento de Llodio (Álava) como técnico en delineación por lo que cobraba unos 1.500 euros mensuales, explicó que había sido captado por Badillo y que, «en el mes de mayo o de junio de 2003, tuvimos una reunión en Francia. Recogí a Badillo en Ugao Miravalles y, posteriormente, a Gorka Vidal, en Zarátamo, y nos dirigimos a la cita que teníamos en Francia. Llegamos sobre las 12 del mediodía y teníamos que llevar una barra de pan para ser reconocidos por Gorka Palacios. Nos entrevistamos con él y nos hizo preguntas sobre nuestra vida laboral y social. Nos comunicó que nuestra zona de actuación iba a ser Levante aunque la primera acción la íbamos a cometer en la estación de esquí de Baqueira Beret. Nos pidió que buscásemos información sobre los accesos y lugares dentro de las pistas, en los que íbamos a colocar los explosivos y el lugar donde deberíamos recoger las bombas».

«Yo iba a realizar labores de lanzadera [coche que va delante para avisar de la posible presencia de controles policiales] e iba a colaborar en la preparación de los agujeros y en el traslado del explosivo hasta el punto de exacto de su colocación. La acción no se realizó por el mal tiempo reinante en la zona, pues se suponía que no debía haber nieve cuando se preparara».

Acuartelamiento de Llodio.
Barrondo reconoció que había realizado informaciones para atentados «sobre el cuartel de la Guardia Civil de Llodio , en Álava; sobre el concejal del PP en esta localidad, Carlos Urquijo, así como sobre la sede del PSE-PSOE allí, pues tengo la llave del garaje que está situado debajo de esa sede». «Del atentado contra el acuartelamiento de la Benemérita en Llodio ¬agregó¬ hablé en dos ocasiones con Gorka Palacios en Francia. Quería saber si conocía algún edificio militar o de la Guardia Civil en el que se pudiera aparcar, a menos de cien metros, una furgoneta, con la intención de realizar una acción. Le dije que en ese cuartel había un parking detrás en el que se podía dejar una furgoneta, lo que desechó Gorka por la vigilancia existente. En la segunda cita, le entregué un croquis del aparcamiento». Todo parece indicar, que la banda pretendía lanzar contra este edificio una granada (una bombona de las de butano llena de explosivos) con su mortero «Jotasu».

Por su parte, Gorka Vidal, que trabaja en Informática Euskadi y cobra poco más de 800 euros mensuales, señaló que se integró en ETA en 2003 , tras ser captado por Badillo «que me propuso integrarme en un talde [comando] legal. Dos meses más tarde, fui a Francia con Irkus y Beñat y nos reunimos con Gorka Palacios que nos propuso crear el comando, al que llamamos Gaztelu en honor a un primo de Irkus (Salvador Gaztelumendi Gil) que murió en un enfrentamiento con la Guardia Civil en Bilbao».

Si a los etarras que debían colocar dos mochilas bombas en el tren Intercity Irún Madrid, para que estallaran la pasada Nochebuena en la estación de Chamartín, la banda no les dio ni un euro para sus gastos, que tuvieron que sufragar de sus bolsillos, a los del «Gaztelu», Gorka Palacios les entregó 200 euros para que prepararan un atentado en la estación de esquí de Baqueira Beret.

El atentado consistía en colocar doce artefactos, con tres kilos de explosivos cada uno «enterrándolos en otoño para que hicieran explosión en las Navidades [cuando diversas personalidades acuden a esta estación invernal]. En la primera quincena de septiembre, fuimos a reconocer la zona, pero, por las inclemencias metereológicas, no la cometimos. Fui hasta Zaragoza en tren, donde alquilé un coche a Avis y me desplacé a Vielha».

«También ¬añadió¬ nos propusieron realizar una acción contra un funcionario de prisiones de Algeciras, cuyo nombre no recuerdo, que es propietario de un Ford Fiesta blanco. Su mujer también es funcionaria. Debíamos colocar una bomba lapa en su vehículo».

Vidal explicó que el objeto del atentado que iban a cometer en Madrid, con la furgoneta cargada con un artefacto del tipo «Grozni», con más de 500 kilos de explosivos, era, ante todo, «crear el pánico». El presunto terroristas explicó así lo ocurrido hasta que fue detenido por la Guardia Civil: «como conductor del vehículo lanzadera iba Irkus. El coche lo había alquilado el viernes en Bilbao. La furgoneta nos la entregaron el sábado 28, a las 9 de la mañana, en Francia [el etarra Joseba Segurola participó, al menos, en la entrega, aunque también podía estar presente Garikoitz Azpiazu, «Txeroki»], y nos dieron instrucciones de cómo conectar los detonadores por si nos poníamos nerviosos cuando llegáramos al lugar en el que debíamos colocar la bomba. Para ello, nos dieron una nota manuscrita con los detalles concretos».

Accidente.
«Irkus sufrió un accidente por causa de la nieve. Como iba detrás con la furgoneta, le recogí; observé que sangraba abundantemente por lo que le subí al vehículo y le llevé hasta un hostal de una localidad que no recuerdo. A continuación, seguí hacia Madrid y fuí interceptado por la Guardia Civil. Me identifiqué como miembro de ETA». Vidal reveló que Gorka Palacios les había propuesto la «colocación de explosivos en ocho torretas de conducción eléctrica de Madrid. Íbamos a cometer la acción coincidiendo con la boda del Príncipe Felipe. En caso de no poder hacerse ese día, nos propusieron hacerla en un día laborable con el objeto de que tuviera un daño económico importante».

Por su parte, Irkus Badillo, que trabajaba en Arrain Logie, de Amorebieta y cobraba unos 1200 euros mensuales, manifestó que «ingresé en ETA en enero de 2003. Me lo ofreció Patxi Abad y, en una semana, le dije que sí. Me propuso captar nuevos militantes para la organización y se lo dije a Gorka Vidal y Beñat Barrondo».

Reconoció que «he realizado labores de información sobre un furgón de la Policía Autónoma vasca con la que me solía cruzar habitualmente en Amorebieta; sobre la escolta de Guardia Civil a un camión de explosivos; sobre un control de la Guardia Civil en la localidad de Liédana (Navarra); sobre un concejal del Partido Socialista en Miravalles llamado Nicolás Gutiérrez, que vive en San Miguel de Basauri; y sobre el cuartel militar de Jaca. El atentado contra esta última instalación se iba a realizar desde un aparcamiento cercano mediante el lanzamiento de granadas, aunque después lo desechamos por la distancia que había. Todas estas informaciones se las pasé a Gorka Palacios». Badillo dio más detalles sobre el atentado que iban a cometer en Madrid con la furgoneta bomba: íbamos a llamar a la Cruz Roja anunciando la explosión y la íbamos a colocar por la Avenida de América en el anochecer del sábado 28. Vidal era el encargado de accionar el artefacto explosivo»

Beñat Barrondo fue el que compró los teléfonos móviles para el «comando». «En el centro comercial Gorbeia, de Vitoria, adquirí un Samsung, y di el nombre de María Sánchez Sanchoyerto, que era supuesto; el segundo, lo compré en una tienda de telefonía, también de Vitoria: era un TSM5 de Movistar, y di el nombre falso de María Sánchez Pedreira y el número de mi propio DNI por miedo a no acertar con la letra. Di como domicilio mi misma calle pero con un número distinto. El tercero, lo compré en Amurrio, un TSM5 Movistar, para lo cual llevaba preparada una hoja con el nombre falso de Ana Bilbao Serrano y un DNI falso inventando. La letra del NIF la calculé con un programa bajado de Internet».

Al entregar los teléfonos al «comando», decidieron devolver el que había sido comprado con su número de DNI y adquirir otro en sus sustitución. La razón de todas estas maniobras era, según Barrondo, «por seguridad, para que, en caso de interceptación de los terminales, fuera más difícil dar conmigo o lo que los utilizaran».

Muñoz Molina: «La última injuria que recibe la víctima es ser olvidado»
El escritor dirige una colección del Círculo de Lectores sobre supervivientes de la intolerancia
Con la intención de que no se olvide a quienes sufrieron la opresión totalitaria en el siglo XX, porque «la última injuria que recibe la víctima es ser olvidado», Antonio Muñoz Molina ha reunido los testimonios más impactantes de supervivientes de la intolerancia en la colección «La Memorias del Siglo», que dirige y prologa el propio escritor con la referencia de uno de sus libros, «Sefarad». El primer volumen, que ha acabado de ver la luz, reúne tres títulos de Primo Levi: «Si esto es un hombre», «La tregua» y «Los hundidos y los salvados».
Primo Levi ha escrito, según Muñoz Molina, el testimonio más estremecedor
Ana Mendoza La Razón  9 Abril 2004

Madrid- «Casi nadie ha contado el infierno con tanta claridad y hondura como Primo Levi», escribe Muñoz Molina (Úbeda, Jaén, 1956) en el prólogo del primer volumen de esta colección que comienza a publicar ahora Círculo de Lectores y que se abre precisamente con tres obras de Levi en un único ejemplar: «Si esto es un hombre», «La tregua» y «Los hundidos y los salvados». La idea de la colección surgió a raíz de que Muñoz Molina publicara su novela «Sefarad», en la que rescataba del olvido a algunas de las víctimas del holocausto nazi y del comunismo y dibujaba un mapa de todos los exilios posibles.

Al final de esa novela, el autor facilitaba una lista de libros relacionados con lo que en ella se narraba, varios de los cuales se han recuperado para «La Memoria del Siglo», «una pequeña colección cerrada en la que no cabe la ficción ni el ensayo interpretativo», afirma el escritor.

Desgracias del siglo XX. Los títulos seleccionados contienen «testimonios de personas que han sufrido las desgracias más terribles del siglo XX» y la mayoría de ellos están relacionados con el nazismo y el comunismo. No entran, sin embargo, relatos de la represión comunista en China o en Cuba.

Tras Primo Levi, vendrán obras de Mihail Sebastian, escritor y dramaturgo judío rumano que sufrió la dictadura fascista; Anna Larina, encarcelada por Stalin y cuyo testimonio aparece por primera vez en castellano, o de Margarete Buber-Neumann, alemana que estuvo prisionera primero en el gulag stalinista en el 38 y, después, en un campo de concentración alemán entre 1940-45.

La colección cuenta también con una aportación española, la de Mariano Constante, un condenado a muerte por Franco que se unió a la resistencia francesa y acabó como prisionero de los nazis en Mauthausen durante cuatro años. Su libro «Los años rojos» ¬«muy bueno», asegura Muñoz Molina¬ estaba fuera de todo catálogo editorial y aparecerá ahora en «La Memoria del Siglo».

Con esta colección, que incluirá obras de Evgenia Ginzburg, Marguerite Duras y Robert Antelme, el académico pretende que no se olviden «los testimonios de la opresión totalitaria, porque la última injuria que recibe la víctima es ser olvidado o reducido a número. Ahora lo estamos viendo con los atentados del 11 de marzo en Madrid».

«Hay un deber de memoria, pero una memoria que no se agota en sí misma, sino que ha de tener consecuencias morales y políticas», dice Muñoz Molina, para quien, con iniciativas editoriales de este tipo, «no se trata de conservar sin más esos testimonios», sino de saber que «la pulsión totalitaria está siempre muy presente en la historia humana».

El totalitarismo de ETA.
Primo Levi decía que si Auschwitz había sucedido una vez, podía volver a pasar, y de hecho, añade Muñoz Molina, este tipo de sucesos se repiten en distintas partes del mundo. Basta si no con ver lo que pasó en Ruanda, o con mirar a la antigua Yugoslavia. Y no hace falta irse tan lejos. «En España tenemos ejemplos de ideologías totalitarias que niegan el derecho a la vida y a la libertad de las personas», recuerda el autor de «El jinete polaco», en referencia al terrorismo de ETA.

Antonio Muñoz Molina vivió en Nueva York los atentados del 11 de septiembre y sus impresiones sobre esos terribles días las dejó ya reflejadas en su último libro, «Ventanas de Manhattan». Al escritor le asombró entonces la solidaridad que mostró la gente con los afectados, como también le llamó la atención, el pasado 11 de marzo en Madrid, la «eficacia del trabajo» de los servicios públicos y de las fuerzas de seguridad y «la generosidad de los voluntarios», «superior a la eficacia que hubo en Nueva York. Fue impresionante». Efe

La dudosa retirada de Iraq
Muñoz Molina reconoce que fue «muy doloroso» para él y le produjo «una desolación enorme» que el 15 de marzo, tras las elecciones generales, pareciera que «el problema había desaparecido, que todo había sido un episodio interno», y echa en falta que no se haya producido «un debate sobre la necesidad de una mayor seguridad», como sí lo ha habido, asegura, en Estados Unidos. Da la impresión además, añade el escritor, de que una vez que se dice que España va a retirar sus tropas de Iraq, «el problema desaparece, pero no es así». «Yo me manifesté ¬añade¬ contra esa guerra, porque no era la mejor manera de atajar el terrorismo internacional, pero una vez que estamos allí, que se ha eliminado un régimen político, ¿la respuesta es irse inmediatamente? Es la pregunta que me hago y que tenemos que hacernos».

Recortes de Prensa   Página Inicial