AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 15 Abril 2004
Aterriza como puedas
Juan Carlos Girauta Libertad Digital  15 Abril 2004

EL PRESIDENTE QUE SALIÓ DEL MIEDO
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 15 Abril 2004

Irak y la rueda de prensa de Bush
Alberto Acereda Libertad Digital  15 Abril 2004

Fábricas de Al-Qaeda en España
Alberto Acereda Libertad Digital  15 Abril 2004

SOBRE LOS LÍMITES CONSTITUCIONALES A LA REFORMA DE LOS ESTATUTOS DE AUTONOMÍA
EDUARDO GARCÍA DE ENTERRÍA ABC 15 Abril 2004

España frente al Islam
Pío Moa Libertad Digital  15 Abril 2004

La ayuda del enemigo iraní
Editorial La Razón  15 Abril 2004

LA GUERRA DEL SIGLO XXI
DANIEL UREÑA  ABC 15 Abril 2004

El libro que ahorra una biblioteca
Lorenzo Contreras Estrella Digital 15 Abril 2004

El bocadillo de ZP
FERNANDO ÓNEGA La Voz 15 Abril 2004

ZP, ERC y PNV
Francisco Marhuenda La Razón  15 Abril 2004

Identidad y terrorismo
Luis Racionero Estrella Digital 15 Abril 2004

Carlos Martínez Gorriarán: El diálogo del PNV viene a significar ríndete
Agencias Libertad Digital  15 Abril 2004

Lea el Diálogo con Federico Jiménez Losantos
Libertad Digital  15 Abril 2004

Madrid contará a partir del próximo curso con 26 colegios públicos bilingües para 2.000 alumnos
M. ASENJO ABC 15 Abril 2004

 

Del 11-M al 14-M
Aterriza como puedas
Juan Carlos Girauta Libertad Digital  15 Abril 2004

El triunfo de quien prometió retirar nuestras tropas de Irak no detuvo la carrera terrorista de la banda del Tunecino. La detuvo la policía. En un vídeo amenazan al gobierno venidero por lo de Afganistán. Pero nadie ignora que el vuelco electoral que con malas artes propició la izquierda y sus medios afines exigió inventar una diáfana relación causa-efecto entre la guerra y los atentados de Madrid. Hoy sabemos que esa relación no existe, que la masacre empezó a planificarse antes de la cumbre de las Azores.

También es curioso que no se haya reparado en el estado de alarma decretado en Francia, opuesta a la guerra. Se ha dicho que allí las amenazas obedecían a la prohibición de símbolos religiosos. Si cometemos el error de entrar en la lógica del fundamentalismo, siempre encontraremos alguna razón para sus amenazas. Aunque dejemos Irak, y luego Afganistán, el rosario de motivos continuará. El musulmán considera nuestro suelo tierra arrebatada. A ver si nos enteramos ya: la existencia misma de nuestra nación es una ofensa para aquellos musulmanes que siguen usando categorías medievales. Al fin y al cabo, España, como primer estado moderno, se forjó contra el Islam, que por primera y única vez perdió territorio.

En el odio a España no están solos; lo comparten con los que se disponen a aprovechar las garantías de la Constitución para liquidarla. Contemporizarán en el parlamento mientras en sus aulas, diarios, páginas web, reuniones y festejos avivan la inquina. Proclamar Barcelona ciudad antitaurina es una forma de masturbación como otra cualquiera; ellos entienden “Barcelona ciudad antiespañola”. Y gozan.

Al enemigo de fuera cree Zapatero que podrá aplacar; al de dentro lo tiene por amigo. Mantener nuestro peso en la comunidad internacional le va a resultar muy complicado, y ya corre a esconderse detrás de Francia y Alemania. No menos difícil le va a resultar al hombre con cara de eterna sorpresa atar la mosca de la cohesión territorial por el enhiesto rabo del soberanismo periférico, crecido y valentón. En esta tesitura, casi parece superfluo denunciar sus contradicciones en política económica o su exhibición de fósiles felipistas. Lo que está en juego es España, y cualquiera que no sea Zapatero lo sabe. Pero es él quien ha de pilotar la nave tras haber contribuido notablemente a desatar la tempestad.

¿Se subirían ustedes a un avión pilotado por este hombre? Pues el hecho es que ya estamos subidos, los motores rugen y el comandante enfila la pista de despegue mientras observa desconcertado el cuadro de mandos. “¡No cambies, chico!”, le grita alguien en árabe, desde la clase turista, agarrando una mochila. “No te olvides de quién te ha puesto ahí”, le dicen otros desde la business class agarrando unos paracaídas. La copiloto María Teresa, que sabe latín, tiene línea directa con el comandante retirado González, que dictará instrucciones con voz penetrante desde la torre de control.

EL PRESIDENTE QUE SALIÓ DEL MIEDO
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 15 Abril 2004

UNOS días antes de la masacre del 11 de marzo asistí a una cena-coloquio presidida por Astarloa, secretario de Estado del Ministerio del Interior. Estaba muy preocupado. Abrumado, en realidad. Nos confesó que la batalla con los nacionalistas iba a requerir del Gobierno todo el coraje del mundo. «Yo os aseguro que Mariano Rajoy no dudará en utilizar todos los recursos legales, esté o no esté a nuestro lado el PSOE. Podéis imaginaros lo que supone para un partido tomar en solitario determinadas medidas, pero no lo dudéis: el Gobierno del PP las tomará».

A los pocos días, la tragedia del 11 de marzo cambiaba de signo la voluntad popular y alteraba los destinos de los dos grandes partidos y de sus dirigentes. Mientras daba inesperadamente el poder a Rodríguez Zapatero y arrumbaba a Rajoy, a nuestro comensal le puso sobre los hombros una buena parte del peso de la desgracia y, más concretamente, la responsabilidad de detener a los criminales. Supongo que, a pesar de las circunstancias, Astarloa se habrá sentido compensado por un éxito que para sí querría cualquier Policía de la Tierra, pero, en todo caso, no es ésta la cuestión que me interesa comentar ahora. Quiero rememorar, justo en estos momentos de la investidura presidencial, aquellas palabras de Astarloa sobre el gravísimo problema institucional que va a librarse en unos meses.

SI la legislatura iba a ser tan dramática como pensaba Astarloa, ¿por qué dejaría de serlo en el caso de que el partido gobernante no fuera el PP, sino el PSOE? ¿Acaso por el «talante» abierto y dialogante de Zapatero o quizá porque a Carod-Rovira le resulta menos «antipático el Estado español» si el Gobierno central está en manos de los socialistas y eso hace que le lleve a renunciar a lo que es su obsesión y la de su partido? El hecho es que no hay ningún síntoma de que la dirección del PSOE esté especialmente preocupada por los posibles desgarramientos de la Nación. ¿Quizá porque piensen que lo que califican como tal los del PP son, en realidad, soluciones, o quizá porque para los socialistas la Nación deba ser reemplazada por varias? Es posible, aunque también lo es que los socialistas, al sentirse acompañados «por todos» (y no como los populares, tan orgullosamente solos) hayan llegado a pensar que un problema deja de serlo cuando es compartido por la mayoría de siglas, aunque no lo sea por la mayoría de ciudadanos. Lo cierto es que Zapatero ha venido dando más importancia, a lo largo de estos tres últimos años, a estar acompañado «por todos menos por el PP» que a defender la causa de España y su unidad.

SEGURAMENTE todas estas razones han pesado en el ánimo de los dirigentes socialistas, pero creo que, además, Zapatero no se veía todavía como presidente y, por tanto, podía seguir jugando a quemar al PP, pero hete aquí que, de repente y contra todo pronóstico, fue cooptado a la Moncloa por el Destino o por algunos poderes ocultos, por decirlo en términos menos enfáticos y desde luego nada conspirativos.

¿Le ha dado tiempo a Zapatero a asumir este encargo de la Historia? Si convenimos en que la figura de Mariano Rajoy es la de alguien noqueado por el golpe del 11 de marzo, el presidente que solicita hoy la investidura parece instalado en un cielo de aturdimiento y confusión. No sólo no es consciente de las dificultades de la legislatura, a las que se refería Astarloa, y posiblemente tampoco esté todo lo inquieto que debería estar quien ha sido transportado a la Presidencia de una forma tan «atípica». Es posible que aún no sospeche que él nunca dejará de ser el presidente que salió del miedo.

Directo desde la Casa Blanca
Irak y la rueda de prensa de Bush
Alberto Acereda Libertad Digital  15 Abril 2004

La rueda de prensa que desde el ala Este de la Casa Blanca ha dado la noche del 13 de abril George W. Bush a los periodistas ha durado algo más de una hora y se ha centrado en la política exterior norteamericana y, en particular, en la actual situación de Irak. La conferencia de prensa, retransmitida en directo por las grandes cadenas de televisión norteamericanas, responde a la creciente inestabilidad en Irak. Ante las cámaras, con un centenar de periodistas y a la hora punta de audiencia, Bush ha asegurado al pueblo norteamericano y, de paso, al mundo entero su absoluto compromiso por seguir adelante en la guerra planetaria contra el terrorismo de la que, como él mismo ha dicho, Irak es sólo una de las batallas. Desde la captura de Saddam Hussein el pasado diciembre, esta rueda de prensa constituye una de las mejores noticias de la posguerra iraquí. Y esto es así porque Bush ha demostrado a las claras tener un plan, una estrategia y unos objetivos que, a pesar de las dificultades, supondrán el desmantelamiento del terrorismo en el mundo. La rueda de prensa ha incluido diecisiete minutos iniciales en los que el presidente ha expuesto sus ideas, a los que han seguido casi cincuenta minutos de respuestas a las difíciles y hasta incómodas preguntas de varios periodistas.

En palabras de Bush, el terrorismo es sólo eso: terrorismo, venga de donde venga y lo ejerza quien lo ejerza, sea en las Torres Gemelas, en un restaurante de Jerusalén o en un tren de Madrid. Por eso, el gran mensaje de su monólogo inicial ha sido reafirmar a los americanos que el objetivo inicial de llevar la libertad y la democracia a Irak es una labor que continuará pese a los intentos terroristas de que no sea así. El 30 de junio se traspasará la soberanía de Irak a un gobierno provisional, se preparará una Constitución que votarán en referéndum los iraquíes y antes de enero de 2005 habrá elecciones libres. Ese es el compromiso de Estados Unidos y de los países de la coalición que, con la supervisión de Naciones Unidas, harán posible la democracia en Irak.

Al claro mensaje de Bush han seguido múltiples preguntas de quince periodistas de diversas cadenas de televisión, radio (ABC, FOX, CBS, NBC, CNN, NPR) y prensa (Time, NY Times, Washington Post, LA Times, Washington Times…). Bush ha contestado con brillantez a todas ellas y ha puesto en evidencia algunas cosas. Que el hasta ahora fallido hallazgo de las armas de destrucción masiva en Irak no significa que no existieran; que la Comisión Investigadora del 11-S aclarará la verdad de la honestidad de esta administración; que de lo ocurrido el 11-S no hay otros culpables que los terroristas de Osama Bin Laden; que Irak no es Vietnam porque los muertos norteamericanos no serán muertes para nada; que el mundo hoy es más seguro sin los talibanes y sin Saddam Hussein, y que cabe hacerlo más seguro acabando con todos los terroristas estén donde estén; que la libertad es la necesidad más profunda de cualquier alma humana; y que para acabar con los terroristas hay que emplear toda la fuerza, incluida la guerra cuando sea necesaria, a menos que como ha ocurrido en Libia valga la diplomacia para cesar el terrorismo.

Hoy Bush ha demostrado ser todo lo que sus detractores le censuran, incluido el candidato John F. Kerry, cuyo posicionamiento ante el terrorismo resulta tan endeble y escurridizo como inoperante y demagógico. Para Bush el terrorismo es una guerra que hay que luchar juntos entre todos los ciudadanos libres del mundo, no un delito que basta con amonestar y reprender. Bush dice la verdad, sin teatro y sin engaños de político. Por eso hoy Bush le ha mostrado al pueblo americano que es un presidente de y para los ciudadanos libres. No ha sido esta una rueda de prensa para la reelección en noviembre de 2004 porque como el mismo Bush ha repetido tres veces, sus decisiones no se basan en las encuestas sino en la firme voluntad de liderar la lucha contra los terroristas que quieren acabar con nuestra libertad. Enfático, inteligente y claro, este es el mejor Bush en mucho tiempo: el ciudadano que entiende el dolor de su pueblo y que comparte esa voluntad de llevar la democracia al mundo entero y liberar al mundo del traicionero terrorismo.

A la izquierda que en España y en medio mundo sigue gritando contra Bush, bien les vendría ver en su integridad esta rueda de prensa. Bush es un hombre llano; puede gustar más o menos, pero tiene las ideas claras y tras el Afganistan de los talibanes se fue directo a por el Irak tiránico y despótico. Y no nos debe extrañar, porque fue justamente Saddam Hussein quien ya en 1993 acogió y escondió en Tikrit al iraquí Abdul Rahman Yasin tras volar éste el World Trade Center. Porque Abu Musab al Zarqawi también halló cobijo en Irak tras dirigir un campo de entrenamiento de Al Qaeda y tras asesinar al diplomático estadounidense Lawrence Foley en Ammán en octubre de 2002. Porque Hisham al Hussein, otro miembro del gobierno de Saddam Hussein, tuvo varios y nutridos contactos con líderes del grupo terrorista Abu Sayyaf en Filipinas, los mismos que en Zamboanga asesinaron a tres norteamericanos en octubre de 2002. Porque en 1993 el Servicio de Inteligencia Iraquí tenía a Osama Bin Laden como un amigo y colaborador. Porque el partido Baaz pagó miles de dólares a las familias de los terroristas palestinos. Aunque sólo fuera por eso, estaría ya justificada la Guerra de Irak para acabar con el terrorismo, incluido el del 11-S. Todo esto no lo ha dicho Bush, aunque lo sabe, y ahí están las pruebas para quien quiera verlas, como apuntaba hoy Deroy Murdock desde la Fundación Atlas de Investigación Económica en Nueva York. Hay que ver ruedas de prensa como esta para poder ver la importancia de apoyar a Estados Unidos en su lucha sin cuartel para erradicar las masacres. Que se lo pregunten, si no, a las víctimas.

Fábricas de Al-Qaeda en España
EDITORIAL Libertad Digital 15 Abril 2004

Mustafá El M’rabet, presidente de ATIME, asociación sindical que agrupa a los trabajadores marroquíes en nuestro país, denunció recientemente el radicalismo y la apología de la violencia que imparten los clérigos wahhabies en las mezquitas de nuestro país. La denuncia ha cobrado mayor eco al saberse que todos los autores del 11-M pertenecían a esta corriente islámica, a la que también pertenece la mayor parte de la red de Al-Qaeda, incluido el propio Ben Laden. El ministro del Interior en funciones Ángel Acebes ha informado este miércoles que algunos de los terroristas del 11-M habrían sido captados en las mezquitas donde "El Tunecino" dirigía algunos de los rezos.

Hay que agradecer y dar la bienvenida a esta denuncia de los representantes de los trabajadores marroquíes, que tanto contrasta con el clamoroso silencio que sobre este asunto han mantenido hasta ahora una gran mayoría de medios de comunicación españoles, por lo visto, más interesados en hacernos comprensible la ira de los terroristas por el alineamiento de Aznar con Bush y en convencernos —a nosotros y a los fanáticos islamistas que conviven con nosotros— de que los terroristas son, en realidad, “resistentes” que luchan contra una “injusta e ilegal ocupación”.

Tanto en Libertaddigital como en la Ilustración liberal, nuestros magníficos colaboradores han denunciado reiteradamente esta cuestión de las mezquitas que ahora otros, y gracias a ATIME, se atreven a denunciar sin temor a ser denigrados como racistas o xenófobos. Récuerdese qué desapercibida y con que poco eco salió la noticia de que uno de los detenidos en mayo del pasado año por su relación con los atentados en Casablanca era un imán que residía en Toledo...

Hemos de rechazar tajantemente, sin embargo, la propuesta que hace ATIME de proponer la creación de un Consejo Musulmán que, entre otras cuestiones, se encargaría de velar por la idoneidad de los imanes que actúan en España y de controlar el origen de los fondos. Esa necesaria y urgente labor corresponde, sin embargo, a las autoridades civiles españolas.

Aquí no se trata de reequilibrar el número de mezquitas que financia mayoritariamente Arabia Saudi con las que financia Marruecos, ni hacer disquisiciones teológicas sobre las divergencias entre las corriente suni malekita o la wahhabí respecto al verdadero Islam. Aquí lo que se trata es de vigilar e impedir que en las mezquitas se vulneren nuestros principios constitucionales y se haga apología de la violencia. Y eso, es tarea y responsabilidad de nuestro Estado de Derecho y nuestras fuerzas policiales. Es hora de ponerse manos a la obra, no de delegar funciones.

SOBRE LOS LÍMITES CONSTITUCIONALES A LA REFORMA DE LOS ESTATUTOS DE AUTONOMÍA
Por EDUARDO GARCÍA DE ENTERRÍA de la Real Academia Española ABC 15 Abril 2004

LOS partidos nacionalistas, acompañados en algunos casos por otros que no se declaran tales, han emprendido ya, desde antes de las últimas elecciones autonómicas, la elaboración de nuevos proyectos de Estatutos de Autonomía, proyectos que, tras las elecciones generales, con su cortejo de pactos formales o virtuales de los que parece que han extraído una mayor capacidad de decisión, están ya en fase avanzada de elaboración. No sabemos nada concreto aún del contenido de dichos proyectos de nuevos Estatutos, pero parece seguro (si juzgamos por los que les han precedido: Plan Ibarretxe en el País Vasco y Anteproyecto catalán elaborado por un órgano autonómico cualificado, como el «Institut d´Estudis Autonomics», en la última fase del gobierno Pujol, 2003) que el punto de apoyo desde el que pretenden remover las fórmulas establecidas al aprobarse la Constitución en los Estatutos respectivos, que continúan en vigor, es, pura y simplemente, el art. 150.2 del texto constitucional. Este precepto dice lo siguiente: «El Estado podrá transferir o delegar en las Comunidades Autónomas, mediante ley orgánica, facultades correspondientes a materias de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación». Este precepto permitiría, mágicamente, obviar el art. 149 de la propia Constitución, que contiene un elenco tasado de las materias de «competencia exclusiva» del Estado, sobre cuyo respeto estricto tuvieron que redactarse los Estatutos de autonomía. Los nuevos Estatutos que se están redactando en este momento intentan apoyarse, según parece, en ese art. 150.2 para extenderse ilimitadamente, según las apetencias de nuevas competencias que cada autonomía imaginativamente pretenda construir, habida cuenta de que el Estatuto respectivo tendrá necesariamente (art. 147) el rango de Ley Orgánica que es lo que pide el art. 150.2 para su mágica operación de transferir o delegar facultades «de titularidad estatal».

Ahora bien, esta manera de razonar no cabe dentro de la Constitución. Así quedó establecido, primero por una práctica constitucional continuada y concluyente, afirmada desde el momento de la primera aplicación de la Constitución hasta hoy; en segundo lugar, por la doctrina constitucionalista en la materia, que es explícita; finalmente, y es quizás lo decisivo, por la jurisprudencia contundente del Tribunal Constitucional. Vamos a justificar estos asertos, que acaso puedan parecer demasiado categóricos, pero que pienso que no pueden dejar de serlo cuando resulta que está en juego nada menos que el valor preceptivo de la Constitución cuyo veinticinco feliz aniversario acabamos de solemnizar el año pasado.

La práctica constitucional a que aludo se inició con la aprobación de los primeros Estatutos de autonomía, tras la entrada en vigor del texto constitucional. Quizás se haya olvidado el momento de la presentación, con un cierto tono intimatorio, de los tremendos proyectos de Estatutos por catalanes y vascos, los llamados Proyectos de Sau y de Guernica respectivamente. Estos proyectos maximalistas hacían un uso sistemático del art. 150.2 de la Constitución, precisamente, en el cuerpo de los respectivos textos que proponían. Yo mismo -además de otros iuspublicistas- publiqué un artículo explícito en el diario «El País» los días 7 y 8 de marzo de 1979 con el título «El techo constitucional de las autonomías territoriales: un problema básico» (artículo que se incluyó luego en mi libro Estudios sobre autonomías territoriales, Editorial Cívitas, Madrid, 1985, y resumidamente en el capítulo VI del Curso de Derecho Administrativo, 11ª edición, 2002, que venimos publicando Tomás R. Fernández y yo mismo). Más interés tiene, por supuesto, que esta tesis fue decisiva para la exclusión de los proyectos de Estatuto de Sau y de Guernica y que en los Estatutos vasco y catalán, aprobados con general consenso, se consignase expresamente que la transferencia o delegación que efectúe el Estado necesitarán una Ley Orgánica extraestatutaria (art. 20.1 del primero; y art. 28.1 del segundo, que precisa que «la Generalidad podrá solicitar del Estado la transferencia o delegación de competencias no asumidas en el presente Estatuto», solicitud que subraya la libertad del Estado para otorgar o no dichas competencias, siempre al margen del Estatuto).

Pero además, es constante el caso de efectivas delegaciones o transferencia de facultades estatales; primero, y con carácter general, a dos Comunidades Autónomas concretas, la valenciana y la canaria (Leyes Orgánicas 12/1982, de 10 de agosto, y 11/1982, de 10 de agosto, respectivamente), para aumentar su nivel competencial, Leyes igualmente extraestatutarias aprobadas a la par que los Estatutos mismos. Luego muchas Leyes Orgánicas han efectuado operaciones análogas, generalizadas a todas las Comunidades Autónomas (por ejemplo, Ley de 30 de junio de 1987, de transporte por carretera y cable, Leyes de financiación autonómica, desde la primera de 22 de septiembre de 1980 hasta la bien reciente de 22 de diciembre de 2001), siempre, pues, en Leyes extraestatutarias y, por tanto, libremente modificables por el Estado, como es propio de toda delegación, sin incluirse en la rigidez característica de los Estatutos de Autonomía, que el Estado no puede modificar por sí solo y que se imponen a él como normas paraconstitucionales que son, según precisa el art. 28.1 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional en vigor de 1979.

Así, pues, toda una práctica constitucional reiterada y constante, práctica de valor excepcional para interpretar el alcance que sus propios autores (de todos los partidos) y protagonistas de su funcionamiento han dado siempre a la Constitución, más el respaldo explícito del Tribunal Constitucional, «intérprete supremo de la Constitución» (citemos la Sentencia 56/1990, más todas las innumerables decisiones que han declarado -de acuerdo con el art. 27.2.a) de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional- la infranqueabilidad del art. 149 por los Estatutos de Autonomía), más las opiniones doctrinales comunes, excluyen de manera categórica que las técnicas del art. 150.2 puedan incluirse en el texto de un Estatuto de Autonomía, petrificando en su rigidez característica (art. 147 de la Constitución, especialmente su apartado 3, relativo a su procedimiento de reforma, que todos los Estatutos, a los que el precepto remite, condicionan a la aceptación cualificada, incluso con frecuencia mediante referéndum popular, por parte de la Comunidad Autónoma respectiva) y, por tanto, no disponible ya nunca más, irremisiblemente, por el Estado.

Por lo demás, lo que el art. 150.2 de la Constitución permite delegar o transferir son «facultades» concretas, no titularidades definitivas. Otra cosa sería absurdo. ¿Podría transferirse o delegarse la Jefatura del Estado, la competencia de declarar la guerra a otra potencia, la de llevar la política exterior, etc.? (El texto del Plan Ibarretxe, cuyos valedores también se apoyan en el art. 150.2, lo pretende, por lo demás). «Facultades» son aspectos parciales derivados de una titularidad sustantiva, nunca la titularidad misma. Sería absurdo lo contrario, de modo que un Estado pudiera despojarse ilimitadamente de todos sus poderes, o de los más sustanciales, o de alguno, si se quiere, que le configuran como tal Estado en favor de una de sus partes (puesto que parte del Estado es una Comunidad Autónoma se quiera o no, como el Estado miembro lo es de la Federación más laxa, incluso de una Confederación), despojo irreversible sin el consentimiento posterior de dicha parte. Habría, simplemente, dejado de ser Estado. Si toda interpretación que conduce al absurdo debe ser excluida tajantemente de la hermenéutica de cualquier texto legal, mucho más ésta, puede decirse, cuya capacidad destructiva del sujeto de que se predica es virtualmente absoluta.

Todos los gobiernos locales, regionales y centrales lo son por virtud de la Constitución, todos sus miembros han jurado o prometido respetarla y aplicarla. Nadie podrá válidamente invocarla precisamente para destruirla. Felizmente contamos en este caso con un cuerpo de prácticas constantes, de sentencias constitucionales, de opiniones doctrinales que me parece que excluyen categóricamente que una cosa así pueda ocurrir. Sería, a mi juicio, la más grave de las infracciones imaginables que podría inferirse a la Constitución, invocarla para dejar sin efecto o destruir preceptos esenciales de la misma, como el esencial art. 2: «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles».

Un libro de César Vidal
España frente al Islam
Pío Moa Libertad Digital  15 Abril 2004

En la célebre polémica entre Américo Castro y Sánchez Albornoz hay pocas dudas de que este último se aproximaba mucho más a la verdad, y que las tesis de Castro descansaban en especulaciones tan arbitrarias como ofensivamente anticristianas. Da igual. Durante mucho tiempo, Castro ha sido reverenciado en las universidades españolas y extranjeras, no porque dijese la verdad, sino porque resultaba más “progresista”; y libros tan clarificadores de su falso método, como La España imaginada de Américo Castro, de Eugenio Asensio, pasaban inadvertidos, no porque no fueran agudos y veraces, sino porque no cumplían las exigencias ideológicas del mandarinato progre. El monopolio del progreso, autoadjudicado por una banda de cantamañanas intelectuales, ha hecho estragos en España durante muy largo tiempo, acallando agresivamente cualquier voz en contra, y de ahí un empobrecimiento y mediocridad de nuestra vida intelectual con pocos paralelos anteriores.

Aun así, la cosa podría pasar hasta ahora por un lamentable triunfo de la estupidez en ciertos ámbitos, sin otras consecuencias, pero cuando en España ha abierto el integrismo islámico un nuevo frente, sobra toda frivolidad al respecto. Hay indicios, afortunadamente, de una reacción, en libros como Al-Andalus contra España, de Serafín Fanjul, reivindicación de la realidad histórica de la invasión islámica, que fue algo más que poemas y surtidores de agua en los palacios, como quieren hacernos creer los maurófilos: “ignorancia, despoblación y desertización africanas”.

En esta imprescindible reacción entra España frente al Islam, de César Vidal. Que a estas alturas debamos descubrir lo evidente, es decir, la forja de España, en la edad media y mucho tiempo después, en lucha contra las invasiones y ataques musulmanes, revela el grado de pérdida de nuestra propia identidad después de largos años de lavado de cerebro, según el cual todos tienen derecho a defender su identidad, salvo los españoles, todos los nacionalismos son aceptables excepto el español, todas las religiones son dignas de respeto, menos la cristiana, , y uno de los mayores traumas de nuestra historia habría sido el predominio de esta religión y tradición sobre las “ilustradas” árabe y hebrea.

La importancia del libro de César Vidal proviene, por un lado, de la panorámica general que ofrece de nuestra historia, desmontando los mitos maurófilos supuestamente progresistas, y por otro de su extensión hasta los tiempos actuales. Escrito antes de los últimos atentados, prevé lúcidamente la agresión en gran escala contra nuestro país, en nombre de Al Ándalus, en gestación desde hace años, y que la mayoría, influida por la necedad progre, se negaba simplemente a ver. Del máximo interés son algunos de los documentos presentados, muy dignos de análisis detenido, sobre el planteamiento bélico de los descendientes de Tarik y Muza, la guerra “de cuarta generación”. Baste señalar aquí la evidencia de que el fundamentalismo islámico ha declarado la guerra a España, que ésta va a pasar, empieza ya a pasar, a primera línea de combate, en paralelo con Israel, y que nuestra preparación al respecto es nula. Peor que nula. Una masa de población, engañada por largos años de falsificación intelectual y por demagogos sin escrúpulos, parece dispuesta a claudicar ante los agresores.

No se trata, obviamente, de crear histeria antimusulmana. Se dice, y es indudable, que una parte muy importante de los musulmanes detesta esas violencias. Pero aun así no debemos olvidar dos cosas: según encuestas recientes, una ligera mayoría de nuestros vecinos marroquíes simpatizan ya con Ben Laden; y son los musulmanes moderados quienes deben, ante todo, combatir a los fanáticos, y no sólo con lamentaciones. A ellos debemos ayudarles, pero de ellos debe venir un esfuerzo resuelto.

El libro de César Vidal, como otros suyos, no podía resultar más oportuno y más necesario. Pocos podrían recomendarse con más calor el momento actual.

La ayuda del enemigo iraní
Editorial La Razón  15 Abril 2004

El régimen chií de Irán ha confirmado que actúa como mediador para poner fin a la revuelta de sus correligionarios en Iraq a petición del Gobierno de Estados Unidos. Los contactos, que se efectúan mediante la embajada de Suiza en Teherán al no existir relaciones diplomáticas entre EE UU y el país del «eje del mal», parecen haber dado ya sus frutos por cuanto el líder de la revuelta y del llamado «ejército del Madhi», el clérigo Al Sadr, se mostraba ayer partidario de regresar a la obediencia de sus maestros, encabezados por el ayatolá Sistani, que han permanecido al margen de los enfrentamientos.

Aunque el Gobierno de la Coalición mantiene la orden de capturar «vivo o muerto» al clérigo rebelde, y la presencia de miles de soldados estadounidenses en torno a Nayaf es una demostración explícita de que está dispuesto a ejecutar el mandato, la situación puede resolverse por medios pacíficos. Lo que está por ver es si Al Sadr, a cambio de conservar su puesto, libertad y vida, desarticula su ejército de fanáticos, que, por otra parte, tampoco ha tenido mucho éxito en extender la revuelta por todo el territorio habitado por los chiíes ni tampoco ha logrado una alianza de hecho con la resistencia suní del norte.

La demanda de mediación a Irán es una buena señal, que se produce precisamente cuando comienza a discutirse de nuevo la situación en Palestina, y puede indicar cambios sustanciales en la política de EE UU en Iraq, que se hace más pragmática y realista. Aunque igualmente confirma que acertaban quienes consideran como decisiva la influencia de Irán en la población chií de Iraq y que lo que se decide en Teherán tiene repercusiones directas en suelo iraquí. Si el país de los ayatolás es capaz, como parece, de detener la revuelta de Al Sadr, cabe pensar que dispone de la misma capacidad para encender la mecha de la gran revuelta chií, que supondría una guerra civil de consecuencias imprevisibles.

LA GUERRA DEL SIGLO XXI
POR DANIEL UREÑA Presidente del Círculo de Opinión Pública ABC 15 Abril 2004

EL 11-S de 2001 fue para muchos la fecha en la que comenzaba el siglo XXI. Si bien otros acontecimientos han marcado el inicio de diferentes etapas históricas, el 11-S abría este nuevo siglo que nos ofrece numerosos y desconocidos desafíos que afrontar para los países occidentales. El siglo XX pasará a la historia por el avance de la democracia y por la mejora de la calidad de vida de gran parte de los habitantes del planeta. Pero también lo hará por los numerosos y sangrientos conflictos bélicos que se han multiplicado en todo el mundo.

El 11-S el fundamentalismo islámico declaraba la guerra a Occidente. Era la plasmación de una amenaza que se había ido materializando poco a poco con acciones terroristas en Europa, Estados Unidos y África contra intereses occidentales. Durante los últimos días, mucha gente ha pensado que por vez primera el terrorismo islámico golpeaba a Europa, e incluso en España. Pero, lamentablemente, los antecedentes son muy anteriores. Al mismo tiempo que el terrorismo etarra comenzaba a golpear el norte de España, diferentes grupos terroristas islámicos hacían lo propio en Europa. En 1969 tuvieron lugar los atentados contra las embajadas de Israel en Bonn y La Haya y contra la compañía El Al en Bruselas. En 1974, el secuestro en la embajada francesa de La Haya. En 1975, la toma de rehenes en una reunión de la OPEP en Viena. En 1976, el secuestro de un avión de Air France rumbo a Tel Aviv. En 1977, el secuestro de otro avión de Lufthansa. Todas estas acciones fueron llevadas a cabo por el Frente Popular para la Liberación de Palestina.

Otro grupo muy activo durante los años 70 fue Septiembre Negro, que en 1972 secuestró un avión belga de la compañía Sabena, y que meses más tarde realizó el secuestro de la delegación israelí en los Juegos Olímpicos de Munich con un balance de once atletas asesinados. Durante esos años otros grupos como Abu Mahmud, de origen libio, atentaron también contra intereses occidentales. En 1973, contra un avión de la TWA en Atenas y meses más tarde, causaron 32 muertes en el aeropuerto de Roma al asaltar un avión de Pan Am.

En los años 80 el terrorismo islámico no se detuvo en su lucha contra Occidente. En 1982 tuvo lugar el ataque contra la embajada de Francia en Beirut; en 1983 se cobraron 242 muertos americanos y 58 franceses en un sanguinario ataque contra las tropas de paz de Estados Unidos y Francia en el Líbano. En 1985, el terror se instaló en Francia con una serie de atentados contra civiles en cafeterías y centros comerciales que originaron más de diez muertos y casi doscientos heridos. En 1985, España sufrió un brutal atentando en el restaurante El Descanso, en Madrid, que tuvo un balance de 18 muertos y 100 heridos y fue reivindicado por la Yihad Islámica, aunque nunca se produjeron detenciones.

A mediados de los 90, todos recordamos la campaña terrorista de los Grupos Islámicos Armados (GIA) contra intereses franceses en Argelia y la propia Francia. El 26 de febrero de 1993 ocurrió el primer ataque contra el World Trade Center en Nueva York, en el que un camión cargado de explosivos produjo la muerte de seis personas, y era un serio preámbulo de lo que sucedería ocho años más tarde. Poco después tuvieron lugar los ataques del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas norteamericanas en Nairobi y Dar Salam y que causaron 224 muertos y llevaban ya la firma de Al Qaeda, al igual que el atentado contra el navío estadounidense Cole el 12 de octubre de 2000 en Yemen, donde murieron 17 militares norteamericanos.

Con todos estos antecedentes sucedió el 11-S, de sobra conocido. Millones de espectadores contemplaron en directo a través de la televisión la matanza de miles de personas. Al Qaeda, máximo representante actual del terrorismo fundamentalista islámico, daba un salto cualitativo al asestar un duro golpe en el símbolo y en el centro neurálgico de Occidente. A partir de este momento, la Administración norteamericana comprendió la dimensión de las nuevas circunstancias internacionales y comenzó una campaña contra el terrorismo a escala global con la intención de acabar con los grupos terroristas y los regímenes que les apoyan, les dan cobijo o les financian. Por el contrario, muchos países europeos no vieron el 11-S como un problema propio, sino como un ataque contra Estados Unidos y decidieron mantener su aislamiento en esta cuestión. Esto supuso un error, ya que el objetivo del fundamentalismo islámico, representado por Al Qaeda, no es vencer a Estados Unidos, sino acabar con la civilización occidental. Y Occidente es Estados Unidos, Europa, Hispanoamérica y todas aquellas zonas del mundo donde impera la democracia y el Estado de Derecho. Su objetivo es aniquilar nuestra forma de vida basada en la libertad. Como «infieles», tenemos que morir.

Los salvajes atentados de Madrid del 11-M son una continuación de esta campaña del terrorismo islámico contra Occidente, que tratan de aprovechar la desunión y la falta de conciencia de la magnitud del problema tan abundante en Europa. Es la guerra del siglo XXI. El terrorismo islámico está en guerra contra Occidente y muchos países occidentales no quieren enterarse. Prefieren vivir aislados, sin comprometerse, sin afrontar riesgos, confiados en que el tema no va con ellos. Pero no se dan cuenta de que sólo puede haber dos bandos. El de los terroristas y el de las democracias que se enfrentan al terror.

Estamos en unos momentos históricos cruciales, en los que el terrorismo está echando un pulso a Occidente y, de momento, va ganando. Se aprovechan de nuestro sistema de elecciones para coaccionar el voto y, si como parece, les sirve para conseguir sus objetivos a corto plazo será una forma de animarles a seguir utilizando las bombas como forma de presión. Por eso, en estos momentos es cuando se necesita más firmeza y una verdadera cohesión de todos los países occidentales. Está en juego la supervivencia de nuestra forma de vida, de nuestra civilización, que están muy por encima de unas siglas o de unos líderes políticos. ¿Cuántos 11-S y 11-M necesitamos para ser conscientes? No veamos sólo la punta del iceberg, porque el problema es mucho más grave. Es la guerra del siglo XXI que hay que vencer.

El libro que ahorra una biblioteca
Lorenzo Contreras Estrella Digital 15 Abril 2004

Se presentó en la Casa de América, de Madrid, el libro Euskadi, del sueño a la vergüenza, obra colectiva de la asociación ¡Basta ya!, perteneciente a Iniciativa Ciudadana. Se trata de una “guía útil del drama vasco” que, según el escritor y filósofo Fernando Savater, “ahorra la lectura de una biblioteca” sobre el problema. Un problema que, para el presentador del libro, no tiene “nada de misterio insondable”, sino que es perfectamente elemental en su génesis y desarrollo. Contó Savater que, en plena etapa caliente del asunto, alguien comentó durante un acto público, en presencia de Julio Caro Baroja, que el problema era incomprendido por mucha gente. El sobrino de don Pío, ante la observación de que “a los vascos no se nos entiende”, replicó: “Pues eso lo entiende cualquiera”. Quería indicar que, de complejidades, nada. Y Savater, abundando en ello, manifestó que la historia vasca viene siendo inventada para justificar atrocidades.

Acompañaban a Savater en la presentación Mayte Pagazaurtundua y Carlos Martínez Gorriarán. Mayte, que apenas hizo una leve alusión al asesinato de su hermano, miembro de la Ertzaina, en Andoain, se mostró implacable con los nacionalistas, a quienes calificó, en cuanto componentes del PNV, como “movimiento”. Una circunstancia ésta que explica, según dijo, sus éxitos electorales, ya que provoca una impregnación condicionante de las sensibilidades ciudadanas vascas, paralizadas muchas veces por el temor a la marginación social e incluso laboral. Citando el libro, en cuya redacción no ha participado, puso ejemplos escalofriantes de la colaboración ciudadana en diversos crímenes de ETA, con referencias también a la complicidad del clero o, por lo menos, de algún que otro cura abertzale.

Es una tortura vivir como vivimos”, dijo al tiempo que describía a los actuales dirigentes nacionalistas Ibarretxe e Imaz como “falsos buenos”. La señora Pagazaurtundua confesó que Iniciativa Ciudadana no habría podido resistir la agobiante y asfixiante presión de la kale borroka o “terrorismo de baja intensidad” si el Gobierno de Aznar no hubiese tomado cartas en el asunto.

Savater llegó a apuntar lo que el terrorismo etarra ha sido como factor de ventaja para el nacionalismo, en la medida que, por ejemplo, ha abierto en la sociedad vasca huecos para la promoción profesional de algunos. Éste habría sido el caso de la Universidad, donde el terrorismo hizo correr el escalafón gracias a la huida de bastantes profesores amenazados. La huida, la emigración o sencillamente el abandono de cualquier intento de competir.

La representación del libro había sido iniciada por Martínez Gorriarán, que motejó al lehendakari con la calificación de “neolítico”, aludió a las “trampas mafiosas de Batasuna” en los pueblos vascos y acabó refiriéndose a Euskadi con estas palabras en clave política: “Una vergüenza de país”. Por supuesto que no identificaba esa vergüenza con la población media vasca ni con sus élites más valerosas.

El bocadillo de ZP
FERNANDO ÓNEGA La Voz 15 Abril 2004

CONTENED el aliento: hoy termina la provisionalidad. Esta mañana, a las 12, José Luis Rodríguez Zapatero levantará el telón de la representación política de los próximos años. No es una frase. Es que ese discurso -que intuyo formalmente bueno- debe contener las claves de su gobernación. Debe sostener, matizar o desmentir promesas electorales. Debe aclarar cuestiones como el retorno de las tropas de Irak. Debe explicar hasta dónde llega el manoseado consenso prometido. Y debe despejar la incógnita de si el cambio afectará a la estructura territorial del Estado. Casi nada.

Zapatero tiene, de entrada, tres problemas: el mantenimiento de su programa, el PP y los nacionalismos. Sobre el primero, el mantenimiento estricto será calificado como irreal. Pero, si hace cualquier corrección, será entendida en esta clave: presentó a la sociedad unos proyectos irrealizables, porque no pensaba ganar. Hubo, por tanto, un cierto engaño al electorado. Es una crítica que ya se está leyendo y oyendo en algunos medios.

Sobre el PP, tengo la impresión, después de escuchar a Zaplana, que este partido pretende hacer de la investidura una prolongación de la campaña electoral. Cuando reclama a Zapatero, antes de escucharle, que explique su pactos con los nacionalistas, le está diciendo lo mismo que en los mítines: que no es autónomo; que lo van a gobernar; que esos acuerdos hacen peligrar la unidad nacional. Si Rajoy sigue esa línea, nos habremos reencontrado con un PP que no está dispuesto a facilitar la reforma de los Estatutos. Es decir, que busca provocar un clima de crispación que un gobierno sin mayoría absoluta no podrá soportar. Esa será su técnica de desgaste. Mal indicio.

Y, derivado de todo esto, los propios nacionalismos. Están crecidos. Saben de su valor para que Zapatero sea investido en primera votación, y ponen precio. A su cabeza, Esquerra Republicana, que sueña con un escenario parecido al de Cataluña: hacerse imprescindible para Zapatero, igual que lo ha sido para Maragall. Mantendrán el suspense de su apoyo hasta el último minuto, para aparecer al final como salvadores. De esa forma piensan crear una dependencia rentable para el futuro. Eso es astucia catalana.

Y así, el PSOE se encuentra metido en un bodadillo: Esquerra le reprocha que «no se acaba de mojar», mientras que el PP le exigirá que aclare los fantasmagóricos pactos. El arte de Zapatero durante esta sesión parlamentaria consistirá en saber salir de ese bocadillo sin que alguien lo devore. Si lo consigue, habrá empezado bien. Si no, hay muchos dispuestos a subírsele a las barbas. Unos, porque buscan beneficios. Otros, sencillamente, porque quieren empezar hoy la próxima campaña electoral.

ZP, ERC y PNV
Francisco Marhuenda La Razón  15 Abril 2004

Es una obviedad constatar que esta legislatura será muy complicada. No es necesario hacer ninguna comparación con las anteriores, ya que sólo tiene parangón con los complejos años de la Transición. Desde la imprevista victoria de Zapatero, por más que algunos columnistas aseguren que la veían venir, hasta el pulso de los nacionalistas para conseguir que sus comunidades alcancen plena soberanía pasando por el terrorismo islámico y la banda facinerosa ETA. Hasta ahora sólo hemos visto los «aperitivos» reivindicativos de ERC y se equivocan los que piensan que bastará con una sonrisa y una palmada en la espalda para aplacarles. No dudo de que Aznar cometiera errores, pero hasta el momento el que será su sucesor no ha sido capaz de modificar un milímetro la posición del PNV.

La situación es realmente simple, ya que sus buenas o malas relaciones con los nacionalistas dependerán sólo de lo que esté dispuesto a ceder. El tema no se resuelve con buenas palabras o fórmulas imaginativas, sino por desmontar la España constitucional. Es un modelo en el que unos ganan, los nacionalistas, y el resto pierde. Los recursos económicos que exige ERC para Cataluña deberán dejar de darse al resto. Las políticas solidarias deberán reducirse para compensar ese «déficit» fiscal. Las concesiones en la reforma estatutaria y la modificación de la Constitución conducirán a que España sea cada vez más un ente administrativo y menos una nación.

Los planteamientos soberanistas del PNV o ERC no buscan fortalecer el modelo de convivencia o encontrar un punto de llegada, sino dar un salto más en su irrefrenable proceso hacia la independencia que se basa en unos sentimientos, por cierto manipulados y distorsionados desde hace más de un siglo, y no en la verdad, la razón o la lógica.

Zapatero defenderá hoy su candidatura y será elegido presidente, pero tiene muchas, demasiadas, letras que pagar con vencimientos a corto y medio plazo. Las más inquietantes serán las que le pasen al cobro los nacionalistas. En las otras puede aprender de Felipe González, otro «mister simpatía» que provoca fervor en los intelectuales y artistas de la izquierda, que nunca tuvo problemas a la hora de incumplir sus compromisos electorales. No se trata de gestionar un presupuesto, que se puede hacer mejor o peor, sino de resolver el problema de los nacionalismos.

Identidad y terrorismo
Luis Racionero Estrella Digital 15 Abril 2004

El miedo a la libertad, según demostró Eric Fromm, propició la subida al poder de los dictadores; de un modo análogo, yo creo que la causa del terrorismo islámico es el miedo a perder la identidad. Una de las primeras cosas que se enseña a un cazador es que al animal fiero siempre hay que dejarle una salida: si se le acorrala, embiste; tanto más un ser humano cuando siente que está en peligro su identidad.

El islam está en el siglo XIV de su era, no ha conocido el siglo de las luces, ni el criticismo, ni el laicismo. No ha tenido su Voltaire el islam; todavía no. Por ello, se enfrenta a la realidad con una visión del mundo teológica, religiosa, sin fisuras críticas. Naturalmente, sin ilustración no ha tenido ciencia y sin ella tampoco tecnología, y por lo mismo, nada que se parezca a la revolución industrial.

El ilam está en un ambiente medieval, cuando no bíblico; es una sociedad preindustrial religiosa. Cuando ve a su lado la forma de vida europea u occidental, siente amenazadas sus señas de identidad, piensa que la arrolladora potencia progresista de lo moderno le va a trastornar su sociedad tradicional, y siente miedo: se siente acorralado y, como un animal en peligro, acosado, temiendo por su vida, embiste contra lo que le está encerrando.

Que Occidente le ataque de facto como en Iraq o no le ataque directamente no cambia la percepción de peligro contra su identidad que supone la mera existencia de la cultura laica, industrial y científica occidental. Los musulmanes sienten la presencia de Europa como una amenaza de muerte, como algo que no es neutro sino excluyente: o ellos o nosotros. Occidente acabará por aniquilar nuestras formas de vida tradicionales.

Lo curioso es que en vez de ver esa posibilidad como un avance, lo consideran una amenaza siniestra. ¿Quién no quiere desarrollarse como Inglaterra, vivir como los USA, ilustrarse como Francia, relajarse como España? ¿Por qué los musulmanes, o al menos su facción radical, no desean imitar las pautas de desarrollo que han seguido países tradicionales como España, Italia o Grecia? Yo creo que ello se debe a que están en el siglo XIV de su era. Que el desarrollo económico y tecnológico no se adapta en el vacío, sino tras el cultivo de un cierto tipo de mentalidad racional, crítica, laica. Sin ese trabajo mental previo, el modelo técnico occidental no puede entrar. Y si no se desea ser como los europeos, pero éstos empujan, se siente peligrar su identidad ancestral, y ello provoca miedo y el miedo reacciona como violencia, en forma de terrorismo, porque no tienen fuerza suficiente para declarar una guerra.

EN LA PRESENTACIÓN DE UN LIBRO DE ¡BASTA YA!
Carlos Martínez Gorriarán: "El diálogo del PNV viene a significar ríndete"
Fernando Savater, Carlos Martínez Gorriarán y Mayte Pagazaurtundua presentaron este martes en la madrileña Casa de América "Euskadi, del sueño a la vergüenza" (Ediciones B), una "guía útil del drama vasco", según reza la portada del libro, firmado por la iniciativa ciudadana ¡Basta Ya!
Agencias Libertad Digital  15 Abril 2004

"Euskadi, del sueño a la vergüenza" está dirigido, al decir de Fernando Savater, "al lector que quiere saber lo que ocurre"; "a veces –añadió– se habla del País Vasco como si fuera un misterio insondable, cuando sólo se necesita tiempo para entenderlo".

"El nacionalismo es un gran negocio para muchos", aseguró el filósofo donostiarra. De ahí que, a su entender, haya aún numerosos vascos que, sin ser nacionalistas, sigan brindando su apoyo y sus votos al PNV.

Carlos Martínez Gorriarán dijo, en alusión al título de la obra, que Euskadi fue, en otros tiempos y para mucha gente, "un sueño en el que participábamos"; ese sueño "luego se ha convertido en una auténtica vergüenza".

Asimismo, se mostró muy crítico con el presidente del Gobierno autonómico vasco, Juan José Ibarretxe: "Que el lehendakari se presente como campeón del diálogo es increíble, cuando el diálogo del PNV viene a significar ríndete".

Por su parte, Mayte Pagazaurtundua, concejal del PSE en Urnieta (Guipúzcoa) y hermana del que fuera jefe de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa) hasta que, el 8 de febrero de 2003, cayera asesinado por la banda terrorista ETA, Joseba Pagazaurtundua, dijo estar segura de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no dará "ni un paso atrás" en la lucha antiterrorista.

La militante socialista arremetió contra el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, por pedir a Zapatero la retirada del Pacto Antiterrorista si quiere contar con el apoyo de la formación nacionalista en la sesión de investidura.

"Imaz dice que el Pacto Antiterrorista va en contra de las libertades, y eso es rescribir y falsear la historia", manifestó Pagazaurtundua, para a continuación, añadir: "Los vascos queremos la reconciliación, pero no sobre la reinvención de la historia".

Pagazaurtundua calificó de "espectacular" el descenso del terrorismo callejero por efecto del citado Pacto, así como de la entrada en vigor de la Ley de Partidos, y afirmó que, después de los atentados del 11-M, ETA "está más sola y abandonada que nunca, porque aún es más incomprensible su terrorismo fanático".
(¡Basta Ya! ha colgado en su web el prólogo del libro)

Lea el Diálogo con Federico Jiménez Losantos
Libertad Digital  15 Abril 2004

Este diálogo con Federico Jiménez Losantos tuvo lugar el miércoles 14 de abril entre las 18:20 y las 19:20 horas.

Pregunta: A su juicio, ¿cuál es el futuro de Ceuta, Melilla y Canarias?
Respuesta: Difícil en cualquier caso, sobre todo porque nadie quiere enterarse de sus dificultades. Mientras Marruecos sea una frágil dictadura, la tentación expansionista será irresistible.

P: ¿Qué le parece que el escritor encarcelado por el Sultán Mojamé VI haya llevado un pin castrista hace dos semanas al programa de Sanchez-Dragó "Negro sobre blanco" en el que se leía "75 años" sobreimpresionados en una bandera cubanocastrista? ¿Ese es de esos de "contra los dictadores menos los comunistas"?
R: No sé si se refiere a Alí Lmrabet. Me sorprendería porque recibió un premio de El Mundo junto al disidente cubano Raúl Rivero, al que le dedicó un elogioso artículo.

P: ¿Cómo es posible que el 13-M la SER supiera por la mañana la existencia de un video de los asesinos del 11-M si el vídeo fue grabado por la tarde? ¡Queremos la verdad!
R: Pues no escuche la SER.

P: ¿Cómo es posible que haya gente que diga que España ha ido a una guerra si los soldados españoles llegaron el día en que cayó la estatua de Sadam? ¿Acaso la participación española en Irak no es similar a la postura de España en la II Guerra Mundial en cuanto a participación militar, ya que estos van de forma voluntaria?
R: Lo fundamental no era el esfuerzo militar sino el respaldo político y ese sí que lo dimos. Por cierto, que un argumento esencial fue el episodio de Perejil y todavía sigue sin confesarlo el PP.

P: ¿Entiende usted porque USA dejó en libertad al lugarteniente del terrorista Al Sadr? Francamente, no le encuentro explicación. Estoy seguro que Israel no habría actuado igual.
R: Los USA están haciendo muchas tonterías con respecto al terrorismo islámico. Le recomiendo los últimos artículos que hemos publicados de Daniel Pipes en Libertad Digital. Y luego dicen que nosotros no estamos preparados para luchar contra el terror islámico. No somos los únicos.

P: ¿No cree que el fútbol en sí mismo exalta odios, enaltece nacionalismos y fomenta la pertenencia al grupo y la expansión de la tribu, no solo entre diferentes naciones sino entre distintas regiones o comunidades autónomas e, incluso, entre diferentes ciudades? Me preocupa que gente inteligente se declare, con todo el derecho, aficionado al fútbol e, incluso, seguidor de un determinado equipo / ciudad / región / nación.
R: Hombre, a mí me gusta mucho el fútbol y desde luego no reñiría con nadie por eso. El energúmeno tribal, si no fuera por el fútbol sería por los toros o por el baloncesto, el caso es vivir rebañiegamente. Pero la mayoría no es así.

P: ¿Por qué tanto revuelo con lo de Irak y con Afganistán no pasó nada?
R: Porque estaba aún demasiado cerca el 11-S. No les había dado tiempo a recuperarse a los nostálgicos de Napoleón y de la Cheka.

P: ¿Quien tiene más poder fáctico actualmente en España, el Grupo PRISA o la iglesia católica?
R: Sobre el Gobierno, sea cual sea, PRISA. Sobre los creyentes, evidentemente, la Iglesia. Pero es evidente que El Imperio del Mal opera cada vez más abiertamente como una secta.

P: Me pareció escuchar que iba usted a sacar un libro y también Pedro Jota. Sin querer hacer comparaciones, Dios me libre, ¿cómo se titulan y cuando verán la luz de las librerías?
R: No, yo el último que he sacado es El adiós de Aznar. Y querría hacer uno breve para resumir los años de Aznar, en lo general y en lo personal, pero es mejor dejar que pase un año o dos.

P: ¿Para cuando un diálogo con Javier Rubio? Así podríamos trasladarle directamente las peticiones de chat y de sección de libros etcétera que solemos rogarle a usted ...
R: No sabe la enorme satisfacción que me produce su pregunta. Creo que, en efecto, nuestro director debería hacerlo. Se lo transmitiré de inmediato.

P: ¿Cree que Bush puede perder la reelección por el tema de Irak y la oposición de lo que usted gráficamente definió de "liliputienses"? ¿Le parece que un cambio de administración conllevaría un giro tan radical en política exterior como el ocurrido en España?
R: No, ahí sí que el cambio no podría ser tan radical. Los USA no son un país en liquidación, como España, pero perder las elecciones es en los Bush casi una tradición familiar.

P: ¿Ha leído por fin el último libro de Gustavo Bueno Panfleto contra la democracia? ¿Qué le ha parecido?.
R: Pues no. Pensé que esta Semana Santa, pero tendrá que ser para el verano.

P: ¿Quién está detrás del EGM y el EGA?¿Cuál es el motivo de la enorme diferencia entre ambos?
R: En el EGM manda Polanco. En el EGA aún no lo ha intentado. Pero si cuaja lo intentará, no le quepa duda.

P: ¿Cómo debe orientarse la nueva política de inmigración en España, ante el tremendo fracaso de la del PP?
R: En el mismo sentido pero más rigurosamente. Sobre todo, en lo que a Marruecos se refiere.

P: Enhorabuena por la audiencia La Mañana. ¿Qué le parece el último de Glucksman, Occidente contra Occidente?
R: Otro que tengo por leer, pero ese ya en la mesilla de noche. El mes que viene lo comentamos.

P: ¿Cree que Chaves reclamará al Sr. Rodríguez (Zapatero) la deuda histórica de Andalucía "para ayer", como lo hacía con el PP? ¿Será quizás algo más paciente? Esta es sin duda la "panacea" para esta tierra (esto último lleva una cierta carga de ironía).
R: Creo que a cambio de haberse traído a Magdalena Álvarez , en vez de pedir está dispuesto incluso a dar dinero.

P: ¿Cree necesario hacerse el "centrista" cuando precisamente con su forma de comunicar las noticias es cuando más ha subido la audiencia de La Mañana?
R: No tenía yo idea de haberme hecho centrista. Ni de parecerlo. Es que además no sé lo que es eso.

P: ¿Qué le parece la propuesta de Prisoe e Izquierda Hundida en Córdoba, de compartir la Mezquita-Catedral con los 500 musulmanes de la ciudad para sus oraciones?
R: Los mismos que quemaban iglesias subvencionan mezquitas. Cómo sobrevive el odio a Roma y la Cruz.

P: Ya sé que Federico está a favor de la libertad de horarios, entonces, ¿también está a favor de que nos exploten a los trabajadores para cubrir esa libertad de horarios?
R: La libertad de horarios no consiste en que el trabajador debe hacerlo durante dieciséis horas sino en que haya turnos que permitan a los trabajadores (y trabajadoras) hacer sus compras a la hora que más le convenga. ¿Le han maltratado mucho a usted? Cuánto lo siento.

P: Es verdad que el PP ha entregado los medios a los que "no tienen adversarios políticos sino enemigos" pero, ¿a quién va a poner si usted mismo reconoce que sólo se encuentran periodistas de izquierdas incluso en diarios de derechas?
R: Bueno, Libertad Digital es la demostración de que en sólo cuatro años se puede hacer un buen periódico con gente muy joven y liberal. Pero esto nos lo hemos tenido que trabajar a pulso. A otros les han regalado radios, televisiones y hasta monopolios.

P: Con la victoria del PSOE, ¿cree usted que se retomarán las conversaciones con Marruecos sobre Ceuta y Melilla?
R: Temo que ese engreído indocto llamado Moratinos juegue con este asunto por hacerse el progre. Ojalá me equivoque.

P: ¿Cree usted que la guerra de Irak va a derivar a una guerra de religión, es decir Árabes musulmanes contra Cristianos católicos?. Yo soy católico practicante y me estoy cansando de poner la otra mejilla.
R: Antes de Irak sucedió el 11-S, que es la auténtica declaración de guerra del fundamentalismo islámico a Occidente. También a los musulmanes que no le sigan, ojo. Recuerde Indonesia. Pero hay que ser conscientes de que no estamos ante una guerra convencional, sino de religión y de totalitarismo contra democracia.

P: ¿Hacia qué modelo de Estado vamos? ¿Cree que el PSOE abrirá definitivamente la Caja de Pandora nacionalista? ¿Qué puede ocurrir si es así?
R: Ni ellos lo saben. Pero entre Roviureche y Maragalleche van a abrir la caja y hasta a llevársela, me temo.

P: He tenido la oportunidad de ver varios de los cortos del repugnante montaje "Hay motivo". Muestran la miseria moral, intelectual y artística de "los titiriteros", creo que su proyección hubiera dado un buen puñado de votos al PP ¿Ha visto usted dicha película? ¿Qué opina?
R: No, no la he visto. Renové mi promesa de no ver cine español por otro año después de la última mamarrachada de los Goya.

P: ¿Mantiene todavía la esperanza de que vuelvan a aparecer en la web de la SER los días perdidos de los programas que van desde el 11-M hasta el 14-M?
R: La experiencia soviética muestra que los modos totalitarios admiten todo menos la reforma.

P: ¿Qué opina usted del ex-director del CNI? Al parecer ahora va a ser recompensado con una embajada... ¿Cómo interpretar esto?
R: Más de una vez he dicho que habría que cerrarlo. Pero por razones de seguridad nacional y ciudadana. Con el PSOE volverá el manglanismo. Ya lo verá.

P: ¿Cómo se explica que el PP haga tan mal las campañas electorales, y especialmente la ultima, con un Rajoy que parecía el candidato escondido? ¿No cree que tecnócratas tan incompetentes como Elorriaga y tantos otros les hacen mucho daño al PP?
R: Creo que el final de campaña de Rajoy fue mucho mejor, pero lo del 11-M lo trastocó todo. Ahora bien, Elorriaga, como Arriola, sólo dicen lo que creen que el jefe quiere oir.

P: Sospecho que nos venderán el "nuevo" modelo de "independencia" "informativa" de la nueva TVE+ como algo a lo BBC. Creo que consistirá en poner al mando al progre de turno y luego blindarlo contra un futuro gobierno del PP. ¿Qué opina de esta teoría?

R: Que la BBC es una basura progre, con mejor imagen que TVE, eso sí. Y no llevarán tan lejos su antisemitismo. Pero basta ver las dificultades que han tenido allí los gobiernos cuando han tomado una línea proamericana, sean conservadores o laboristas, para comprobar que el cáncer es el mismo en todas partes. Aquí, algo más grosero.

P: ¿Qué opina de la respuesta del señor Simancas al anuncio de Doña Esperanza Aguirre de que 26 colegios públicos de Madrid serán bilingües el próximo curso?
R: No sé que ha dicho Papaplay.

P: Con los psoes en Interior, perdón, Seguridad, para el hipotético caso que se descubrieran implicaciones no deseables para la izquierda –léase cooperación de ETA, preparación del 11-M con años de antelación, dejadez del morito del sur– ¿realmente nos enteraríamos o tendríamos que esperar al buen hacer del grupo PRISA?
R: Estamos en manos de Polanko. Dios nos asista.

P: ¿Cuándo cree usted que irá la segunda intentona de Marruecos en relación a Perejil, o en su caso, Ceuta o Melilla? ¿Habremos antes de retirarnos de Irak, Afganistán y romper relaciones diplomáticas con EEUU e Israel?
R: Lo de Perejil o una cata similar, yo calculo que en un año.

P: ¿Usted cree posible que con Carmen Caffarel RTVE tenga por fin una dirección "casi" profesional y objetiva?
R: Imposible. No creo que quiera, pero si quisiera la machacarían. Le iban a sacar más facturas que a la difunta Pilar Miró, a la que se cargó el propio PSOE, no se olvide.

P: ¿Cuánto tiempo calcula usted que falta para que en Al-Andalus tengamos que volver a pagar el Tributo de las Cien Doncellas?
R: ¿Tantas doncellas quedan?

P: ¿No cree que está inclinando la balanza, (en el conflicto palestino-israelí), en favor de los israelíes? Y le pregunto esto teniendo en cuenta mi convicción de que Arafat es un terrorista, pero que hay una facción judía que también intenta boicotear un proceso de paz medianamente aceptable.
R: No. sinceramente. Israel no me resulta simpático, pero en lo esencial tiene razón. Y la OLP no la ha tenido nunca. Luego, cuando uno observa el antisemitismo rabioso de la izquierda y la extrema derecha, es normal que se pase un poco en el sentido contrario.

P: Recuerdo que alguien comentó en una tertulia deportiva que el fútbol no cuajaba en USA porque el fútbol no da dinero. ¿Realmente es este negocio redondo? ¿Cuánto costó el saneamiento de las sociedades anónimas deportivas en los 80? ¿Qué sería de los clubes actuales sin ayudas de autonomías, recalificaciones de terrenos por muchas camisetas que vendan?
R: El fútbol, bien gestionado, claro que da dinero. Y en los USA acabará por triunfar. Lo que no sé es si su modelo es la NBA, como se pretende.

P: ¿No cree que el golpe maestro después de la fusión digital, hubiera sido liberalizar todos los medios de comunicación?
R: Para eso le dieron el monopolio a Polanco, para liberalizar. Aquí lo único que se liberaliza es el derecho a quejarse... en privado.

P: ¿Conoce la revista de historia de National Geographic? ¿Qué opina de ella?
R: La he visto alguna vez pero no la conozco realmente.

P: Anoche escuché La Linterna y fue el colmo, con el señor Enrique Hernández. ¿Le imponen a José Apezarena tener a este golpista del 14-M en la tertulia?
R: No sé quién es Enrique Hernández. A esa hora yo estoy cenando o leyendo antes de dormir. Oigo poco la radio.

P: ¿Por qué no se hace cargo su equipo de las noticias de las 10 y 11 de la mañana? Es que a veces lo que cuentan poco tiene que ver con las noticias que usted nos ha dado horas atrás.
R: Pues porque nos cargaríamos los Informativos de la cadena.

P: ¿Usted sabe algo de los tres terroristas de HAMAS a los que España acogió generosamente tras el secuestro de la basílica de Belén, y que Lucrecio cita en su último artículo? Le agradecería que investigase como está el asunto y lo contara en la COPE y en Libertad Digital.
R: Me he percatado esta mañana de que, en efecto, se nos han olvidado. Dudo que anden por Soria, con el frío que hace.

P: Soy PAX ROMANA, tengo 23 años y, para su tranquilidad, le aseguro que todavía no todos los jóvenes somos sociatas. En primer lugar, quiero felicitarle por su éxito radiofónico, a pesar de las rebajas que siempre le hace el EGM, rebajas que no nos gustan nada a los que le escuchamos a diario. Me gustaría que explicara qué opina sobre la campaña de acoso a la familia y a los valores tradicionales
R: Está dentro del odio sistemático e implacable a la tradición nacional y occidental de nuestro país. Y no remite. Quizás porque la Derecha nunca se defiende. O porque hay demasiados cristianos progres y comunistas , no sé.

P: ¿Por qué ese odio tan exacerbado de Polanco y del pseudoacadémico J.L. Cebrián contra la derecha y todo lo que huela a Régimen anterior si ellos mismos son quienes son gracias a los que ahora detestan?
R: Porque lo propio del criminal, valga la metáfora, es borrar sus huellas.

P: ¿Cuál es la diferencia exacta entre el término liberal en inglés y en castellano? ¿Cómo se autodenominan los liberales anglosajones?
R: Conservadores. En los USA pero sólo en algunos medios libertarians. Lo correcto en la tradición española y de la escuela austriaca es distinguir liberal y conservador (hay un gran texto de Hayek, Por qué no soy conservador). También hay que distinguir entre progresista y liberal. Los liberals en USA son los "progres" de aquí.

P: Hace dos semanas, admitió que el Ejército está para mantener la integridad territorial de España, como lo dicta la Constitución. Pero, adujo, dicho Ejército debe actuar sólo a las órdenes del Gobierno legítimo. Entonces, pregunto, ¿cómo debe actuar dicho Ejército cuando es el propio Gobierno legítimo el que, por activa o por pasiva, se presta a disgregar España?
R: Si lo que quiere hacerme decir es que el Ejército debe sublevarse contra el Gobierno legítimo, no lo va a conseguir. Creo en el Poder civil, sobre todo por la experiencia de a dónde nos lleva el poder militar cuando le coge el gusto. Dicho lo cual, es evidente que en una situación extrema y si el Gobierno se deslegitima, puede pasar de todo.

P: ¿Cree que Zapatero aceptará lo que quiere hacer Carod Rovira de la Comunidad Valenciana?
R: Yo creo que Zapatero se niega a contemplar siquiera cualquier dificultad en su proyecto mirífico. Vive en Babia.

P: ¿Cómo y cuándo se prepara habitualmente "La Mañana"? ¿Antes de empezar? ¿La tarde anterior? ¿La mañana anterior?
R: El equipo trabaja prácticamente las veinticuatro horas, por turnos. Normalmente hablamos antes de irme a dormir o si surge cualquier novedad en materia de noticias o entrevistas. Volvemos a repasar el guión antes de empezar, a las seis, pero todo está sujeto a lo que pueda pasar. El esquema es rígido porque el programa es largo, pero puede flexibilizarse sobre la marcha..

P: ¿No cree usted que maneja términos demasiado genéricos (Occidente, el Islam) para referirse a realidades complejas y polimorfas?
R: Sí, pero también cuando decimos agua, tierra, Europa o España. Toda definición tiende a ser genérica. No se ha inventado otra forma de comunicación.

P: ¿Qué cree que está pasando en la Sociedad, que lo blanco se ve negro y viceversa?
R: Que muchos engañan y que muchísimos se quieren engañar. La realidad es a veces muy molesta.

P: 1. ¿Es cierto que el sistema de subvenciones al cine procede del Franquismo o bien es anterior? 2. ¿Qué sistema propone para acabar con este sectarismo de izquierdas en el séptimo arte?
R: No sé si existía antes de la Guerra Civil, que es cuando mejor ha funcionado internacionalmente el cine español (ya es triste) pero en el franquismo, además de que todo estaba intervenido, era una forma de controlarlo. Como ahora.

P: Soy un licenciado en Historia que cursó estudios en la época felipista y ahora prepara oposiciones sin saber qué tipo de legislación será la que se aplique en los próximos cursos. ¿El retorno a la infame LOGSE es un hecho? ¿Qué consejo me da a la hora de estudiar la serie de disparates que contiene la citada legislación?
R: Paciencia, tila y, en caso de necesidad, lexatin. No produce sueño.

P: Según la constitución el Ejercito tiene la misión de salvaguardar la unidad de España. ¿Cree usted que los mandos actuales estarían por la labor de cumplirla si se diera el caso?
R: Ni se da el caso, ni creo que quieran ni creo que puedan.

P: Como militar profesional miro con pesimismo cualquier opción aislacionista europea, o mejor dicho franco alemana, en materia de seguridad o Defensa toda vez que en Europa "todo el mundo va a lo suyo menos yo que voy a lo mío". ¿Pretende el nuevo gobierno, Gabilondo, Polanco o el ideólogo González continuar destrozando sus Fuerzas Armadas, la seguridad nacional, seguir comprando el material militar europeo, más caro y peor?
R: Pero a lo mejor, o a lo seguro, la comisión es mucho mayor. Desde luego, la apuesta atlántica de Aznar es la que más nos conviene a medio y largo plazo. Tal vez por eso lo han echado de ese modo. Pero sigue teniendo razón.

P: Me gustaría saber su opinión con respecto a la duración de esta legislatura con González y sus discípulos serruchándole el suelo a ZP y qué le parece el liderazgo de Rajoy. En mi humilde opinión, creo que se desatará una lucha entre Ruiz Gallardón y Zaplana por el control del PP.
R: No le veo mucho futuro a esa lucha. Rato, tal vez, pero nadie más puede enredar en serio contra Rajoy. Y contra ZP, de momento, no habrá nada. ¡Como les deja hacer todo!

P: Veo a la derecha abocada a una infinita travesía del desierto. Por el "invierno mediático" y por el conservadurismo electoral español (muchos votan inerciáticamente al que está en el poder). Y por la endeblez del candidato. Rajoy habría sido un gran presidente, pero va a ser un mal líder de la oposición: le falta pegada. ¿Lo ve como yo? ¿Qué otro líder de la derecha se le ocurre?
R: Vamos a esperar a ver cómo se desenvuelve. Como parlamentario es de los mejores. Ahora bien, el invierno mediático va a ser siberiano. Nada que ver con el respaldo que bastantes medios le dimos a Aznar frente a González. El PP no ha dejado prácticamente ni uno.

P: ¿ Podremos alguna vez deshacernos de Felipe González, o tendremos que aguantar hombres de paja en el PSOE el resto de nuestras vidas? ¿ A Bono le han dado una patada hacia arriba o un bocadillo con estirnina?
R: Creo que una patada en dirección Zarzuela. Pero es discípulo de Tierno, siempre tendrá peligro. Yo a González le daría el "Un Dos Tres", como nuevo Don Cicuta.

P: ¿Por qué la COPE no se va del EGM como pide también Herrera en Onda Cero?
R: Pues porque a mí me hacen tanto caso en la COPE como a Carlos en Onda Cero. O sea, poco.

P: Según he leído en Libertad Digital, un miembro de PRISA pasará a dirigir la agencia Efe, ¿es eso pluralidad informativa?
R: Cómo estará la cosa que al ver que era Grijelmo he tenido una agradable sorpresa. En fin, amigos, gracias y hasta la próxima.

Madrid contará a partir del próximo curso con 26 colegios públicos bilingües para 2.000 alumnos
M. ASENJO ABC 15 Abril 2004

MADRID. Unos 2.000 escolares de Educación Primaria podrán beneficiarse el próximo curso de la enseñanza bilingüe que comenzará a impartirse en 26 colegios públicos de la Comunidad de Madrid, según explicó ayer la presidenta regional en la rueda de prensa convocada para desvelar el nombre de los mencionados centros y su ubicación. Este es el primer tramo del recorrido hacia el cumplimiento de la promesa electoral del PP en las elecciones autonómicas, cuando se comprometió a implantar la enseñanza bilingüe en 110 colegios de Infantil y Primaria (uno por cada 50.000 habitantes). Sobre el comienzo de la iniciativa sólo en Primaria, la presidenta regional advirtió que su intención era empezar en Infantil, pero «mi compromiso es Primaria». Además indicó que en un proyecto de estas características «no podemos ir demasiado deprisa».

Aguirre, que compareció acompañada del consejero de Educación, Luis Peral, explicó que el presupuesto para poner en marcha esta experiencia, de la que dijo que esa «pionera en España», asciende a 1,6 millones de euros y resaltó que la Comunidad de Madrid «no va a escatimar medios».

Los criterios seguidos para la selección de los 26 primeros centros del proyecto han sido «rigurosos y objetivos», ya que, según Aguirre, se ha ponderado que el apoyo del Claustro fuera como mínimo del 85 por ciento, que los centros tuvieran al menos dos maestros con especialidad de inglés y otros dos con nivel avanzado y el número de colegios públicos de cada área territorial. En caso de empate técnico se priorizó el mayor número de alumnos en cada centro.

Los centros ofrecerán horarios de 25 periodos lectivos semanales, un tercio de ellos en inglés. Con excepción de Lengua y Matemáticas, cualquier materia será en este idioma.

Recortes de Prensa   Página Inicial