AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 26 Mayo 2004
El PSE de Guipúzcoa, contra el Pacto Antiterrorista
EDITORIAL Libertad Digital 26 Mayo 2004

A vuelta con las banderas
Luis María ANSON La Razón  26 Mayo 2004

Fuera complejos, ¡pásalo!
Ignacio Villa Libertad Digital  26 Mayo 2004

La reforma constitucional
José María MOHEDANO La Razón  26 Mayo 2004

Reformas
Román CENDOYA La Razón  26 Mayo 2004

REFORMAS.
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 26 Mayo 2004

Volvemos a Uropa
José García Domínguez Libertad Digital  26 Mayo 2004

Los ‘hechos diferenciales’ piden paso
Lorenzo Contreras Estrella Digital 26 Mayo 2004

A ningún sitio
TONIA ETXARRI El Correo  26 Mayo 2004

El silencio de los mentirosos
Alberto Acereda Libertad Digital  26 Mayo 2004

La pieza de encaje
José Javaloyes Estrella Digital 26 Mayo 2004

Un deseo injustificable
Editorial El Ideal Gallego 26 Mayo 2004

La última mascarada
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz 26 Mayo 2004

El modelo A
Cartas al Director El Correo  26 Mayo 2004

Redondo insta a PSOE y PP a luchar unidos contra ETA
M. J. O. ABC 26 Mayo 2004

La Diputación de Vizcaya crea un archivo de la ideología y salud de los ciudadanos
EFE Libertad Digital   26 Mayo 2004
 

El PSE de Guipúzcoa, contra el Pacto Antiterrorista
EDITORIAL Libertad Digital 26 Mayo 2004

Tras el respaldo que tanto el PSOE como el PP han brindado a la sentencia del Tribunal Supremo contra la candidatura de los batasunos de Herritarren Zerrenda, y menos de dos semanas después de que Zapatero y Rajoy “ratificarán” el Pacto por las libertades y contra el terrorismo, el máximo representante de los socialistas guipuzcoanos, Miguel Buen, se ha descolgado con unas declaraciones en las que se ha mostrado a favor de que el Tribunal Constitucional permita la candidatura de los proetarras, y en las que ha pedido “generosidad” para los terroristas si ETA deja de matar.

Además de alegar que los terroristas harían "más caso" a Batasuna o a su entorno que a cualquier otra formación política, si la formación abertzale exigiera a ETA su final, Buen ha asegurado que “la sociedad será generosa con ella teniendo muy en cuenta y muy presente siempre la opinión de las víctimas, y digo de las víctimas, no tanto de las direcciones de las asociaciones de víctimas, que se están replanteando, por cierto, también su papel, sino de las víctimas directamente".

No contento con meter una cuña en el frágil consenso recuperado entre el PSOE y el PP entorno al Pacto Antiterrorista; no contento con cuestionar la aplicación de la Ley de Partidos o el efecto disuasorio de la legislación antiterrorista que exige el cumplimiento integro de las penas, el secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa ha encubierto con los ropajes de la generosidad lo que no es otra cosa que una oferta de impunidad ante crímenes ya perpetrados, con la errada esperanza de que esa es la vía para evitar que se cometan en el futuro.

Su condicionante “a tener en cuenta la opinión de las víctimas directamente” —no nos engañemos— no refleja una sincera voluntad de tenerlas presente sino, por el contrario, de neutralizar su capacidad organizativa y de ningunear a sus legítimos representantes para que no ejerzan como grupo de presión, con o sin tregua de ETA.

No seremos nosotros, sin embargo, los que, llegado el caso, haríamos objeciones a esa consulta individualizada a las víctimas de ETA, si de eso realmente se trata; pero entonces que este dirigente de los socialistas vascos —que bien podría engrosar las filas de los nacionalistas—, ni nadie nos hable de la “generosidad de la sociedad”, sino de esos miles de ciudadanos que han perdido un hermano, un marido, un hijo, y de su opinión respecto a esa futura e hipotética excarcelación de sus verdugos.

De poco le serviría a España conservar sus fronteras si es a costa de desatender las que la definen como un Estado de Derecho. Si siempre debímos tener presente que tampoco en el ámbito de la justicia se debían pagar a ETA “precios por la paz”, más aun ahora, ante los rumores de una hipotética nueva tregua. De producirse esa tregua sólo tendrá por objetivo derrumbar ese frágil consenso en la firmeza que ahora simboliza el Pacto por las Libertades. Los anuncios de tregua por parte de ETA sólo tienen ese objetivo. Para dejar de matar, no hace falta anunciarlo; simplemente basta con dejar de hacerlo.

A vuelta con las banderas
Luis María ANSON La Razón  26 Mayo 2004
de la Real Academia Española

En pocas ocasiones a lo largo de mi vida profesional he podido percibir una repulsa tan generalizada como la que ha provocado, con motivo de la Boda Real, el episodio de las banderas, sustituidas por pintorescos abanicos. Salvando todas las distancias, podría compararse lo sucedido con el estupor de los católicos cuando se les anunció que para reemplazar el estudio de la religión en la escuela se había elegido el parchís.

La bandera constitucional fue sometida a escarnio el pasado sábado por el Gobierno, la Comunidad y el Ayuntamiento. Esperanza Aguirre se defiende como puede y en un almuerzo que tuve con ella el lunes me dijo que colgó una docena de banderas en el edificio de la Puerta del Sol. Y bien está. Pero la burla municipal de los ciento cincuenta mil abanicos sólo tenía una respuesta: Gobierno y Comunidad, aparte de cubrir de enseñas constitucionales todos los edificios públicos, debieron distribuir doscientas mil banderitas a los madrileños agolpados en las calles y dispuestos a aguantar el aguacero durante el recorrido del cortejo nupcial.

En ninguna democracia seria se avergüenzan de la exhibición de la bandera nacional, símbolo de la unidad de la patria. Aquí el progresismo de salón ha impuesto, en contra del sentir del pueblo llano que no se acobarda frente a los nacionalismos decimonónicos, el recelo a la enseña de todos. Una vergüenza, en fin, alimentada por el síndrome de la derecha, incapaz tantas veces de defender aquello que quieren quienes la votan; y por una izquierda socialista, genuflexa hoy ante el tripatirto y la matonería de ERC, cuyo líder se entrevistó recientemente con los terroristas de Eta para establecer con Josu Ternera, ese hombre de Estado, la siguiente y airosa postura ética: «Maten ustedes en España, si ésa es su estrategia, pero no en Cataluña porque Cataluña no es España».

Fuera complejos, ¡pásalo!
Ignacio Villa Libertad Digital  26 Mayo 2004

La campaña del Partido Popular para las elecciones europeas ha conseguido ya lo que pretende cualquier campaña electoral: impactar. El remate final de las promociones publicitarias son concluyentes y tienen, sin duda, un trasfondo que nos llevan a las visperas electorales del 14 de marzo : "Vota Partido Popular. Pásalo". ¿Les suena?

Desde luego, como cualquier campaña publicitaria tendrá sus apoyos y sus críticas. Pero lo que sí que parece es que el Partido Popular con esta iniciativa busca dos objetivos claros: matar viejos fantasmas y dar la vuelta a la triste noche del 13 de marzo. Con este "Pásalo", los populares buscan demostrar que en aquella fatídica tarde se violó el derecho de reflexión de los españoles. Fueron distintos e importantes líderes del PSOE y de IU –ellos mismos lo han reconocido– los que con el apoyo del grupo PRISA utilizaron y fomentaron de forma perversa los mensajes de los teléfonos móviles. Con este golpe en el Partido Popular se señala a quienes se aprovecharon de la buena voluntad de muchos ciudadanos, que fueron engañados.

Con esta campaña se busca remover y movilizar a los casi diez millones de votantes del PP que vieron cómo el 13 de marzo se rompía con la intocable costumbre de la reflexión, buscando rebañar votos y apoyos para el PSOE, utilizando formas que están marcadas fuera de la ley. Con esta estrategia desde la calle Génova se intenta romper con viejos fantasmas de complejos y de lamentaciones, buscando una reacción de fuerza y de seguridad en las propias posibilidades. En el PP parece que se sacuden los miedos e intentan dar la vuelta a la tortilla. No está mal. Pero ahora este golpe de imaginación deberá ir acompañado también con una campaña electoral agresiva y clara. No es momento de palabras elegantes. Es momento para marcar el territorio y señalar donde está cada uno; sin trampa ni cartón.

La reforma constitucional
José María MOHEDANO La Razón  26 Mayo 2004

La reforma constitucional que se va a emprender en esta legislatura es bien diferente de la reforma de los estatutos de autonomía.

Sería un error mezclarlas y confundirlas, porque mientras la adaptación del Senado al estado de las autonomías y la introducción del principio de la igualdad de sexos en la línea sucesoria de la Corona no afecta al pacto social con el que se fraguó la Constitución, la alteración o el resquebrajamiento de la organización territorial igualitaria y solidaria de España y de sus nacionalidades y regiones afectaría a uno de los pilares básicos del consenso constitucional que tanto contribuyó a desactivar nuestros viejos demonios históricos.

La Monarquía parlamentaria, el Estado social y democrático de derecho y el principio de soberanía nacional residenciado en el conjunto del pueblo español son elementos básicos del espíritu y del contenido constitucional que no pueden estar sometidos a tensiones ni a vaivenes desequilibradores, ni pueden ser objeto de pasiones partidistas ni de cálculos electorales.

Por eso su revisión está blindada a la decisión de una gran mayoría política de acuerdo con el artículo 168 de la Constitución.

La reforma de los estatutos de autonomía debe llevarse a cabo con un absoluto respeto de la Constitución y con un sentido de racionalización del Estado que son contrarios a una maximización de los poderes políticos nacionalistas que conllevaría una violentación del texto constitucional y que, lejos de reforzar el carácter plurinacional de España, apuntaría a una confederalización del Estado que fragmentaría el principio de la soberanía nacional.

Por poner un ejemplo, la ruptura de la caja única de la Seguridad Social o la proliferación de regímenes fiscales excepcionales alteraría la voluntad del poder constituyente y sería una interpretación abusiva del reconocimiento de los derechos políticos y culturales de las comunidades autónomas y de sus instituciones propias en el modelo constitucional que tan acertadamente Peces-Barba ha denominado federalismo funcional.

El debate que se abre sobre la reforma de los estatutos de autonomía no debe ser un campo de competencia política entre el Partido Popular y el Partido Socialista que, a la postre, deberán unir sus mayorías e incorporar al mayor número de nacionalistas para mantener el genuino espíritu constitucional que está tan lejos del nacionalismo español excluyente como de los nacionalismos periféricos que no aceptan la existencia de España ni, en consecuencia, de la soberanía el pueblo español.

Reformas
Román CENDOYA La Razón  26 Mayo 2004

La mejor forma de fracasar en una reforma es lanzarse a ella sin presupuesto, sin ideas y sin límites. El sueño de todo contratista es que te aparezca la típica gente, sin ideas, a los que les apetece hacer una reforma de su casa sin presupuesto. Así, se les ha aparecido a los nacionalistas y desbrozadores del Estado el presidente Rodríguez. El único límite que pone a cada gremio es los lindes de la casa, es decir, la Constitución. El problema está en que, así como los lindes de una casa están definidos, las interpretaciones y lecturas de la Constitución son ilimitadas. Además, siempre cabe otra lectura de la mano de un aparejador como Herrero de Miñón. Abordar la reforma de una casa, sin objetivos concretos y presupuestos cerrados, es una locura que puede terminar con estancias en verde Vietnam forradas con tela, brillante atardecer de Maracaibo, al más puro estilo Pascua Hortera. Emprender una reforma estatutaria, a la par que constitucional, en la que cada gremio, o sea autonomía, fije los límites de la reforma puede ser mucho peor. Los tabiques y las paredes se rehacen y los colores se repintan. Los Estados no. Los Estados responden a la máxima de que todo lo que se transfiere y se trocea jamás se recupera. Entre decoradores de atardecer, reformadores de estatutos y presidentes sin ideas ni límites, poco a poco desaparece España.

REFORMAS.
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 26 Mayo 2004

LA mercancía averiada requiere mayores dosis de propaganda para ser colocada en el mercado que la buena. Es tan alto el poder de seducción del cambio y de la izquierda que hasta la derecha tiende a definirse como centro reformista. Por no hablar del nacionalismo y del socialismo que, después de Hitler, deberían haber quedado inservibles. O del comunismo después de Stalin. Y todavía pretenden que el liberalismo y la democracia son el imperio del mal. Se ve que la mala ideología desplaza a la buena y aguza el ingenio propagandístico.

Y, sin embargo, nada garantiza que el cambio entrañe mejora y que las reformas no puedan acarrear atrasos. Anda entre nosotros algo trucada la polémica sobre la reforma de la Constitución y los Estatutos. ¿Por qué ha de ser tan bueno reformar lo bueno? ¿Por qué ha de ser favorable la reforma en general y sin concretar? Más que sí o no, la verdadera cuestión es qué y para qué. Nada legal cabe oponer a los intentos de reforma que respeten la legalidad. Habrá entonces que discernir entre objetivos. Cabe, por ejemplo, la reforma constitucional para cambiar las normas sucesorias de la Jefatura del Estado, o para mencionar a la Unión Europea o los nombres de las Comunidades Autónomas. Pero también para reformar el Senado o para admitir la autodeterminación o la secesión. Hay que hacer distinciones. No todo el que se opone a la reforma es un troglodita político. También hay trogloditas reformistas e incluso revolucionarios. Lo mismo, con los Estatutos. Se pueden modificar muchas cosas, se pueden reformar para asumir más competencias o incluso para ejercer un derecho de autodeterminación de manera encubierta. Y no faltan cavernícolas entre los reformistas.

Es normal, aunque desgraciado, que los nacionalistas padezcan delirios de identidad y bulimia competencial. Son insaciables. Si no, no serían nacionalistas. El nacionalista es un Sísifo miope. Si no cabe someterlo a la razón histórica, al menos sometámoslo a la ley. Es falaz pretender que las regiones sean soberanas para reformar sus Estatutos. La soberanía reside en el pueblo español y se deposita en las Cortes Generales. Lo demás es poder derivado y sometido, no soberano. Defender estos principios es el deber de los partidos nacionales, ya sólo dos: el PSOE y el PP. ¿Acaso uno sólo? Lo que, si no me equivoco, deben hacer es fijar límites estrictos a las competencias irrenunciables. Creo que ese límite es el actual, si es que no se ha sobrepasado ya. Lo que no deben hacer, si estoy en lo cierto, es carecer de un plan o proyecto y esperar las exigencias nacionalistas para someterse a ellas hasta el límite admisible (o inadmisible). Y conviene evitar la falacia de que a más competencias mayor bienestar y libertad. Si eso fuera cierto, todas las grandes naciones estarían en proceso de disgregación y la Unión Europea sería una farsa o una entelequia. El bienestar de Baviera o de Texas no depende de la debilidad de la República federal o de la Unión. Tampoco los del País Vasco o Cataluña de la de España.

Cualquier ruptura del consenso de 1976 o de la unidad nacional o de la solidaridad entre sus regiones tendrá un responsable en el PP o en el PSOE o en ambos, pues con el acuerdo de los dos sería imposible. Sobre el PP no caben dudas. Espero que las que puedan existir sobre el PSOE el tiempo las disipe. Una cosa es hacer reformas y otra derribar la casa. Cuando algo es bueno, más vale conservarlo que destruirlo. Y sólo modificarlo para mejorarlo. Viene esto acaso a cuento de la entrevista entre Zapatero y Rajoy.

El PSOE en campaña
Volvemos a Uropa
José García Domínguez Libertad Digital  26 Mayo 2004

Esta vez no miente Borrell. Volvemos a Uropa. Que él pueda ser número uno de la lista electoral de un partido legal y respetable es la máxima prueba de que dice la verdad. Porque sólo en la Uropa del PSOE y de Chirac se permite que ocurran cosas así. Pero hay más indicios de que vamos a dejar de ser los “burros” del continente, como reveló ayer el listo que pusiera en manos de delincuentes comunes la Delegación de Hacienda en Barcelona. Sin ir más lejos, su amigo Solbes acaba de anunciar que piensa modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria para que el déficit del Estado pase a ser tan legal como la marihuana en la Cataluña del tripartito. ¿Hacen falta más pruebas de que no nos engañan? Carmen Calvo cree que sí. Por eso aprovechó su primera comparecencia ante el Congreso, no para desmentir que piense liquidar a Ussia, sino para asegurar que jamás le temblará el pulso cuando se trate de firmar cheques contra los contribuyentes y entregarlos a cualquier peliculero amigo que se deje caer por su despacho. Que no les falte de ná. Va a alumbrar la Institución Libre de la Ignorancia, con Loles León en el papel de Giner de los Rios, y Rossi de Palma en el de Jack Lang. ¿Se puede ser más uropeo?

Dicen la verdad: volvemos a Francia. Porque Uropa es Francia, no hay otra. Habrá, pues, que creer a Calvo cuando promete que “la industria del libro forma parte de la excepcionalidad cultural con la que este Ministerio se propone defender y potenciar la creación”. Excepción cultural francesa: el setenta por ciento de la industria editorial del país, controlada directamente por el Grupo Lagardère, uno de los mayores fabricantes de armamento bélico de todo el planeta. Se entiende que PRISA, el mayor productor español de armas de destrucción masiva del libre albedrío, haya copado ya todos los cargos directivos del Ministerio.

No mienten. Lo que tenga que ser España prefieren que lo decidan Maragall e Ibarretxe, porque a ellos lo único que les preocupa es Uropa. Quieren volver cuanto antes al regazo de esa Francia al borde de la bancarrota en la que menos de la mitad de la población en edad de trabajar lo hace en el sector privado. Uropa: único lugar del mundo civilizado en el que las rentas medias de los funcionarios son más altas que las rentas medias del sector privado. El paraíso de los chupatintas. Francia: la Seguridad Social en quiebra, el organismo que gestiona el seguro de desempleo también, cinco mil visados anuales para científicos que deciden expatriarse a Estados Unidos, trescientos mil trabajadores altamente cualificados que se han instalado en Londres, quince mil muertos por una simple ola de calor, el Jefe del Estado bajo la sombra de la corrupción, y el mayor debate nacional en décadas provocado por un libro titulado “La Francia que cae”. Uropa: la quimera de los asnos y el sueño de Borrell.

Los ‘hechos diferenciales’ piden paso
Lorenzo Contreras Estrella Digital 26 Mayo 2004

Está bastante claro que Zapatero quiere una reforma constitucional y estatutaria, sobre todo ésta, por libre, y Rajoy la quiere vigilada o, por lo menos, controlada a la luz de lo que dispone la llamada Carta Magna. Algunos prefieren hablar, pensando en esa libertad de reforma, de “reforma a la carta”. Lo que se ventila en este delicado asunto, que ha empezado a producir citas personales entre el jefe del Gobierno y el jefe de la oposición conservadora, es que los estatutos que hayan de reformarse puedan ser “asimétricos”. Los famosos “hechos diferenciales” piden paso y los correspondientes estatutos huyen de ser “fotocopias” de otros. La palabra “fotocopia” ha sido utilizada con sentido crítico, a favor de los “diferenciales”, por el propio Zapatero. Cabe abrigar la impresión de que el presidente del Ejecutivo y secretario general del PSOE empieza a tener que pagar, todavía sin demasiado escándalo, las “facturas” que le giran aquellas fuerzas políticas con que él, Zapatero, presume de haber establecido relaciones armónicas o llevaderas. O sea, que va camino de satisfacer los precios de la concordia y de las promesas con las que adorne su programa electoral y recaudó los votos de la victoria o, si se prefiere, una parte de ellos.

Zapatero intenta que la reforma estatutaria se produzca en un proceso político separado de la reforma de la Constitución. Rajoy, en cambio, pretende que avancen —si es que avanzan— de modo simultáneo. El dirigente socialista aspira a que las reformas de los estatutos no estén supeditadas al pie forzado de la Constitución ni encauzadas por ella. Mariano Rajoy intenta justamente lo contrario, manifestando así una evidente desconfianza de partida. Por otra parte, Zapatero busca que el impulso reformista —por llamarlo así— corresponda a las propias comunidades autónomas por separado, es decir, de manera “soberana”. Rajoy entiende que deben ser las Cortes Generales las que, en materia constitucional, no afecten a la sustancia de las competencias exclusivas del Estado y no sean fijadas a capricho de cada comunidad.

El riesgo que se perfila está relacionado con la posibilidad de que este reformismo todavía por definir en su proceso acabe determinando un reforma del Estado, y no una reforma cautelosa, sino una reforma en profundidad. Todas las prevenciones que existían a propósito de los cambios estatutarios salen a la superficie a través de esa alarma conocida por “la apertura del melón”. Es significativo que Rajoy haya anticipado que no acepta cambios en el contenido del título VIII de la Constitución, y no porque algunas de sus disposiciones hayan demostrado ser muy estabilizadoras, sino porque seguramente cree el dirigente popular que más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, o también, como poéticamente decía Juan Ramón Jiménez, el poeta de Moguer, para que “no la toques ya más, que así es la rosa”. La metáfora viene a cuenta porque la rosa tiene espinas. Podríamos recordar el texto del párrafo segundo del artículo 150 de la Constitución, que contempla la posibilidad de que el Estado transfiera o delegue en las comunidades autónomas facultades correspondientes a materias de titularidad estatal. De hecho, esas transferencias ya se han producido en variados capítulos, pero los paladines de los “hechos diferenciales” son insaciables. Lo quieren todo.

A ningún sitio
TONIA ETXARRI El Correo  26 Mayo 2004

Vuelta a empezar. A medida que el entorno de Batasuna va cambiando de siglas para poder adecuarse a las exigencias legales, el contador del juego se pone, de nuevo, a cero. Y con el mismo candor con que se le preguntaba a la HB de Idigoras, hace ya unos cuantos años, por qué no condenaba la violencia de ETA, el nacionalismo institucional vuelve con el mismo cuestionario, que no es el de Proust, precisamente. Y suena a disco rayado el emplazamiento de la portavoz Miren Azkarate a los colectivos abertzales radicales para que se desmarquen de los terroristas. ¿Será que el Gobierno vasco tiene moral o, simplemente, ganas de perder el tiempo hasta la próxima campaña electoral?, se preguntan desde la oposición democrática. Lo cierto es que, a estas alturas de la siniestra trayectoria de ETA, oír decir a la representante del Gobierno tripartito que «ni la lucha de ETA, ni los ataques de la kale borroka nos van a llevar a ningún sitio» no parece una aportación esencial a la historia de la lucha contra el terrorismo ideológico. Vamos, que por mucho que enfatice la portavoz de Ajuria Enea, su conclusión de que el acoso de ETA contra los ciudadanos (los últimos, los socialistas de Iurreta) no nos lleva a ninguna parte, provoca una reacción de estupor similar a la que consiguió Ibarretxe tras anunciar que iba a decir a ETA algo «contundente». Se marcó, en tono dramático, un «ése no es el camino» y se quedó tan tranquilo.

El juego de la enésima invitación a HZ para que se desmarque del terrorismo quizá tenga el sentido del respeto escrupuloso de las apariencias (que no de las normas) pero, en cuestión de horas se sabrá si la Justicia ha decidido que HZ pase, o no, a engrosar la lista de siglas del entorno de ETA. En caso positivo, el Gobierno vasco tendrá que dar un paso adelante a la hora de rechazar la supuesta invalidación a los comicios europeos. No bastará con decir que está en contra mientras HZ cree que empieza a contar ya los votos que puedan ir a parar a la candidatura de Ortuondo, por ejemplo. Desde HZ esperan que pregone, con gestos en la calle, su oposición a que HZ no se puede presentar a las elecciones europeas. Le esperarán al lehendakari en la calle para ir juntos tras la pancarta.

Mientras, desde el Gobierno español, el presidente Zapatero seguirá esperando que Ibarretxe demuestre su talente demócratico acatando las leyes; incluso las que no le gustan. Menudo dilema. Tal como están las cosas se entiende que los nacionalistas recurran a asimilar al PSOE con el PP. Los socialistas dialogan pero no pasan por el aro. Ni por la invalidación del pacto antiterrorista, ni la derogación de la Ley de Partidos, ni el plan soberanista. Qué mejor pues, que simplificar y decir que el PSOE es igual al PP. Como ardid electoral, incluso, les podría funcionar.

Irak
El silencio de los mentirosos
Alberto Acereda Libertad Digital  26 Mayo 2004

Quienes manipulan la información y no cuentan toda la verdad inducen a error, o sea, mienten por omisión. Las informaciones en torno a Irak incluyen vídeos y fotografías de Abu Ghraib, masacres nupciales en Magr el-Deeb, guerrillas apoyando a Al Sadr o Chalabi traicionando a la coalición… Como eso parece que es lo único que ocurre en Irak, el ciudadano puede concluir que Irak es un desastre, Bush un mentiroso y Zapatero un valiente.

Ese es el objetivo de quienes odian la libertad de información, que es como decir quienes odian la justicia. Y en España, vamos constantando día a día quiénes odian la libertad, quiénes manipulan la información, quiénes mienten y quiénes logran confundir. Como mentir es también silenciar toda la verdad, no puedo resistirme a contarles algunas de las cosas hechas hasta hoy en Irak por la agencia federal USAID del Ministerio del Interior del Gobierno de los Estados Unidos de América. Todo esto pueden verlo uds. mismos en los documentos de esta agencia, que son públicos, y cuya veracidad está probada por la Ley.

En infraestructuras, en Irak se ha alcanzado una canalización de agua y unos proyectos de sanidad que equivalen a 183 millones de dólares y que beneficiarán a 14 millones de personas. Se han rehabilitado los puentes claves de Khazir, Tikrit y Al Mat, que son críticos para el paso de pasajeros y bienes de consumo. El puerto de Umm Qasr, abierto desde el pasado 17 de junio, cuenta con 40 barcos de carga al mes. Más de 5.000 vuelos han salido y llegado desde el Aeropuerto Internacional de Bagdad desde julio, con más de 20 vuelos diarios no militares. Los servicios telefónicos superan sólo en Bagdad más de 140.000 líneas.

En salud y educación, se han renovado en todo el país 2.356 escuelas, se han distibuido más de un millón y medio de paquetes escolares de secundaria, 808.000 de primaria y 81.375 para profesores de primaria. Se han repartido casi 9 millones de libros de texto revisados de matemáticas y ciencias por todo Irak. Se han educado a 860 maestros que han entrenado a 31.772 profesores de secundaria. Se han dado más 20 millones de dólares en becas para establecer acuerdos entre las universidades norteamericanas y las iraquíes. Se han equipado 600 centros en 7 gobernaciones claves de Irak para proporcionar servicios básicos de salud. Se han entrenado a 750 personas para que, a su vez, ayuden a otros 2.000 asistentes de servicios de salud y maternidad. Se han vacunado a más de 3 millones de niños iraquíes.

En economía, se ha reformado la moneda, las empresas estatales, el sistema bancario y la administración presupuestaria. Se han creado más de 77.000 puestos públicos a través del Programa Nacional de Empleo. Se ha puesto en marcha la actividad bancaria que permitió que 80 bancos reanudaran su actividad desde fines de octubre para crear riqueza entre los iraquíes.

En administración local y gubernamental, existen 18 gobernaciones bajo el unificado Consejo de Gobernación, 78 consejos de distrito, 192 consejos de ciudades y 392 consejos de vecinos que permiten a más de 19 millones de personas opinar y participar en las políticas locales y nacionales. Se han gastado más de 3 millones de dólares para lograr una transición democrática que devuelva la soberanía al pueblo iraquí, con elecciones antes del próximo enero. Se han otorgado 14 millones de dólares para que los gobiernos locales pongan en marcha servicios esenciales. Se han rehabilitado 9 ministerios de gobierno en la capital, edificios de municipalidades y secretarías de fomento encargadas de la eletricidad y el agua potable. Se han amueblado edificios ministeriales y centros de ayuda a los ciudadanos.

En ayuda humanitaria, justo después de la guerra se dieron 516.800 toneladas métricas de alimento que equivalen a casi 400 millones de dólares. Desde Estados Unidos han llegado médicos, profesionales de la salud, expertos en agua y sanidad, especialistas en distribución de alimentos y todo tipo de hombres y mujeres con experiencia en áreas de ayuda y auxilio.

De todo esto no les dicen nada los medios de comunicación antiamericanos ni quienes los controlan. Si por el socialismo español fuera, todavía hoy Saddam Hussein seguiría gaseando kurdos, asesinando a niños y violando a mujeres. Pero como hay que acabar con Bush, igual que hicieron con la derecha tras el 11-M, todo vale… hasta la mentira. Por eso, en vez de contarles todo esto, les hablan de farsantes como Michael Moore, le quitan el micrófono al discurso del Príncipe o les cuentan lo importante que es ir a Haití. Queda muy progre y, además, alimenta el bolsillo.

La pieza de encaje
José Javaloyes Estrella Digital 26 Mayo 2004

Ahmed Chalabi sigue siendo el hombre de la CIA, pero no por lo de antes sino por todo lo contrario. Es la pieza de encaje. Antes canalizó la información —cuidadamente falsa más que simplemente sesgada— sobre los supuestos programas iraquíes para la fabricación de armas de destrucción masiva. Cebó esa información el argumento que necesitaban los “halcones” del Pentágono para meterle mano al Iraq de Sadam Husein. Traía el cebo aquel el anzuelo que la Casa Blanca se tragó. Y la guerra contra Iraq se hizo 15 años después de que acabara la guerra que Iraq hizo a Irán, movido por Estados Unidos. Ahmed Chalabi, el cebador del Pentágono, ha sido el instrumento, la pieza, de que Irán se ha valido para devolver la pelota al otro lado del Chat el Arab. Iraq ha sido castigado por quien le utilizó para una guerra en la que murió de extenuación la revolución de los ayatolás, la hoguera con que el imán Jomeini amenazaba incendiar el mundo del petróleo árabe al fin de la década de los setenta; un mundo cuya custodia militar se había venido abajo con la caída del Sha.

La jugada de los iraníes, de quienes se dice que inventaron el ajedrez, ha sido magistral. Por vía de Chalabi hicieron creer a Washington que Sadam Husein se había embarcado en un programa de armas de destrucción masiva, desviando así la atención de los servicios secretos norteamericanos, mientras eran ellos quienes, verdaderamente, estaban embarcados en un programa nuclear con fines militares. De este programa sólo tuvo noticias el mundo hace un año. Y no fue por averiguaciones de la CIA sino por delación de disidentes iraníes, en Viena, ante la AIEA (Agencia Internacional de Energía Atómica).

Parece que ahora sí encaja casi todo. Y la duda que se plantea es la de si el poco recomendable Chalabi, que salió por piernas de Oriente Próximo por un escándalo bancario, fue conscientemente agente doble —de Irán y del Pentágono— o sólo un mensajero intoxicado por los muy hábiles y sutiles servicios iraníes. De ser lo primero, Chalabi no habría visto sólo el registro de la sede de su partido, el Congreso Nacional Iraquí, y la de su propia residencia en Bagdad, luego de ser suspendido de empleo y sueldo por Washington, sino que, a estas horas, habría dado con sus huesos en la cárcel. Parece que sólo fue un interesado al tiempo que inconsciente instrumento de la doble venganza de los persas, contra Sadam Husein y contra sus antiguos armadores norteamericanos en aquella guerra que duró ocho sangrientos y devastadores años.

También cabe la posibilidad, más allá de las eventuales responsabilidades objetivas en que haya podido incurrir este americanizado chií de Iraq, que Ahmed Chalabi pase a la condición de chivo expiatorio de la Administración republicana, aunque fuera al precio de reconocer ésta que fue engañada por el tramo iraní del “eje del mal”, un tramo, en consecuencia, malísimo. Pero reconocer que se ha hecho el ridículo, pese al test de incapacidad política que supone, siempre será menos peor, para la sensibilidad de la opinión pública estadounidense, que reconocer la grave deslealtad de la mentira. Pieza de encaje en el ajedrez del Oriente Próximo y punto de inflexión en el discurso de Washington sobre la cuestión iraquí, el asunto Chalabi promete dar mucho de sí a partir de ahora, con todo el lujo de efectos colaterales que son de suponer. Principalmente, con el añadido endurecimiento político en el vacío de relación entre Washington y Teherán, pero sobre todo en el subsecuente diálogo con los chiíes de Iraq. A la luz de este nuevo cuadro, la rebelión de Muqtada al Sadr con sus milicianos podría enfocarse de distinta manera a como se hizo hasta ahora. Al movimiento inductor de los alfiles puede suceder el juego de los peones, que, como se sabe, avanzan de frente y comen de costado. jose@javaloyes.net

Un deseo injustificable
Editorial El Ideal Gallego 26 Mayo 2004

El encuentro entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy fue cordial, pero inútil. Inútil porque estuvo vacío de contenidos, según declaró el líder del Partido Popular, ya que el presidente del Gobierno tiene muy pocas cosas claras. Por ejemplo, sabe que quiere reformar la Constitución y los estatutos de autonomía, pero parece que no tiene todavía muy claro qué asuntos serán los que cambiarán. A esta situación tampoco es ajeno el propio PSOE, que se debate entre lo que dicta Madrid y la respuesta que a las directrices capitalinas dan los diferentes responsables de la formación en las comunidades.

El caso más patente es Cataluña, donde Maragall, con su asimetría y sus socios de ERC, interpreta los mensajes de Ferraz como le da la gana y eso, cuando los escucha. A esta jaula de grillos se han unido, como no, los socialistas vascos. Tal vez todo sea producto de un deseo de protagonismo desmedido, pero no resulta razonable que el líder del PSE en Guipúzcoa, Miguel Buen, le enmiende la plana no sólo a su formación sino también al Gobierno y manifieste públicamente su deseo de que el Tribunal Constitucional permita que Herritarren Zerrenda (HZ) pueda presentarse a los comicios europeos. Un deseo encomiable si no fuera porque tras ese nombre impronunciable se esconden quienes dan cobertura política a los asesinos de ETA. Son quienes justifican sus crímenes y, además, se aprovechan del miedo que provocan para condenar a una especie de exilio interior a quienes no comulgan con su concepción fascista de Euskadi. Ojalá que el Constitucional no escuche los deseos de Buen.

La última mascarada
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz 26 Mayo 2004

HAN VUELTO a intentarlo y, salvo que el Tribunal Constitucional decidiese otra cosa, tampoco ahora les saldrá. Herritarren Zerrenda (HZ), la enésima máscara tras la cual ha tratado de ocultarse legalmente Batasuna, no podrá presentarse a las elecciones europeas. Como no pudo hacerlo AuB a las pasadas municipales y autonómicas; y como es de esperar que no pueda hacerlo nunca más ninguna marca electoral tras la que se agazape el mundo criminal que ETA controla a punta de pistola.

Ejercida su acción por el fiscal, instada la anulación por el Gobierno y acordada por quien únicamente puede hacerlo -el Tribunal Supremo-, sorprende ver las reacciones compungidas del mundo batasuno y las falsamente airadas del PNV y aliados, ante lo que les ha parecido una decisión decepcionante en la nueva situación . Pero ¿se creían, de verdad, que con el cambio de Gobierno iba a ceder la presión legal sobre Batasuna y sus marcas adyacentes? Hay que estar en la inopia para razonar de esa manera.

El PSOE fue un firme impulsor de la ley de partidos, en cuya mejora participó decisivamente el actual Ministro de Justicia. Tanto él como Rodríguez Zapatero han expresado el indeclinable compromiso del Gobierno de mantener el acoso legal al universo de grupos y organizaciones controlados por la banda terrorista. Instar la anulación de HZ forma parte de esta acción. Como lo forman las decisiones independientes del Fiscal del Estado y del Tribunal Supremo, que han actuado ateniéndose a lo determinado por la ley.

Por lo demás, los argumentos de los defensores de HZ serían risibles, si no estuviera en juego la vida y la libertad de miles de personas. Los inspiradores de HZ han manifestado que con la anulación se conculcan derechos ciudadanos, argumento que, además de indecente viniendo de quien viene (de quienes se niegan a condenar los crímenes de ETA), es sencillamente falso. Los derechos casi nunca son ilimitados y el límite fijado en este caso está justificado plenamente en un Estado democrático: no pueden concurrir a los comicios los candidatos ligados a un partido que ha sido ilegalizado previamente por defender los crímenes de un grupo terrorista.

En cuanto a la línea argumental del gobierno vasco y de los partidos en que se sostiene nada hay que decir, pues se contesta por sí sola. Según Ibarretxe la anulación de la candidatura de HZ dificulta el fin de la violencia. Dado que la violencia etarra ha disminuido como nunca desde que la ley de partidos se aprobó, hay que entender que lo que quiere decir Ibarretxe es otra cosa: que dificulta el fin negociado de la violencia. Es decir la negociación con ETA. Y en eso tiene Ibarretxe, claro, toda la razón

El modelo A
Ernesto Ladrón de Guevara/Portavoz de UA. Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo  26 Mayo 2004

La consejera de Educación anuncia que va a mantener el modelo A, pero eso sí... «mejorándolo», y que ve peligro en la ghetización de ese modelo. Con la señora Iztueta nos pasa como con el amigo que hace parecer a los enemigos amantes de toda la vida. Dice que va a mantener el modelo A pero no para de estigmatizarlo y de deteriorar su imagen. Luego nos dirá que los padres no lo eligen. Llevan 15 años estigmatizando al modelo A y dicen que no tiene prestigio social. ¿Con esta amiga para qué queremos enemigos! UA simplemente pide que dejen en paz a los padres para elegir libremente, sin condicionamientos ni dirigismos. ¿Es tan difícil?

Respecto a la acumulación de emigrantes en el modelo A, la contradicción la han creado los nacionalistas. Si no hubieran presionado, conculcando la Ley de Normalización del Uso del Euskera, para que se implantara de forma generalizada el modelo D, un modelo que no está pensado para zonas de uso mayoritario castellanófono, no pasaría esto. El problema lo han creado ellos y tiene difícil solución, pues no es comprensible que a una persona venida de un país no hispanohablante se le de enseñanza en una lengua minoritaria. Los emigrantes buscan áreas geográficas de inserción y acogimiento que no se limitan al estrecho margen de una comunidad autónoma. Y es una aberración que aprendan euskera sin que se enseñe con prioridad castellano. Así son las cosas. Quien ha provocado el entuerto que lo arregle. ¿O han descubierto el gran potencial de los emigrantes para la construcción nacional?

Redondo insta a PSOE y PP a luchar unidos contra ETA
M. J. O. ABC 26 Mayo 2004

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y Nicolás Redondo presentaron ayer en la madrileña Casa de América «Gritos de libertad», libro en que el periodista Cayetano González ha reunido los testimonios de los quince ponentes del seminario «País Vasco: Constitución, Estatuto y Libertad» que organizó a finales de 2003 en la Universidad San Pablo-CEU. Durante su intervención, Redondo instó a la unión de PSOE y PP frente a ETA y al desafío soberanista del PNV. Entre estas «quince voces» recogidas en el libro están el popular Jaime Mayor Oreja, el socialista Nicolás Redondo Terreros, la profesora de la UPV Gotzone Mora y la periodista Charo Zarzalejos.

EDITADO POR LA ESFERA DE LOS LIBROS
Quince voces no nacionalistas aportan su testimonio contra ETA en “Gritos de Libertad”
Quince voces procedentes de no nacionalistas se han unido en el libro "Gritos de Libertad", presentado este martes en la Casa de América de Madrid, para dar su testimonio "contra el terror de ETA y la hegemonía nacionalista" que, a su juicio, se vive en el País Vasco. Personas de todos los sectores sociales del País Vasco claman contra la dictadura etarra y el entorno que la encubre.

EFE Libertad Digital   El libro, editado por La Esfera de los Libros y coordinado por el periodista Cayetano González, recoge las reflexiones realizadas por personas comprometidas en la defensa de la libertad y la democracia en Euskadi entre octubre y diciembre de 2003 en un seminario sobre "País Vasco, Constitución, Estatuto y Libertad" en la Universidad San Pablo-CEU.

Los testimonios proceden de políticos como Jaime Mayor Oreja o María San Gil, del PP; Nicolás Redondo Terreros o Rosa Díez, del PSOE; Emilio Guevara, destacado ex miembro del PNV; Gotzone Mora o Mikel Buesa, profesores de la Universidad vasca; Carlos Martínez Gorriarán, del movimiento cívico; Conchita Martín, Rubén Múgica o Pedro Baglietto, víctimas del terrorismo; y los periodistas Charo Zarzalejos, José María Calleja y Germán Yanke.

Las quince voces que se han unido en "Gritos de Libertad" hablan de la dictadura del terror impuesta por ETA y de la hegemonía nacionalista; de la "deriva soberanista" adoptada por el PNV tras el Pacto de Estella; de los "efectos perversos" del Plan Ibarretxe; o de las condiciones de falta de libertad en que trabajan los partidos no nacionalistas en el País Vasco, así como del drama que viven las víctimas del terrorismo.

Aguirre alaba el valor de los participantes
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró que la lectura del libro "me ha emocionado profundamente", alabó el "inmenso valor" de quienes se enfrentan "al chantaje y a la insoportable presión excluyente del nacionalismo oficial" y acusó al PNV de "adoptar los objetivos independentistas" de ETA y de haber "tomado la iniciativa en su reivindicación" con el Plan Ibarretxe. No obstante, expresó su convencimiento de que la sociedad vasca y la española "continuarán defendiéndose con toda la fuerza de la ley y de sus principios democráticos", y destacó la necesidad de que en el País Vasco gobierne en el futuro un partido no nacionalista "para que la alternancia ocurra como un hecho natural, propio de una democracia fuerte y sana".

Aguirre calificó de "relato desgarrador" alguno de los recogidos en la obra, y recordó los casos de Pedro María Baglietto, cuyo hermano, Ramón, fue asesinado por la misma persona a la que salvó cuando era un niño y que fue un primo suyo quien dio la orden de matarlo, o de algunos periodistas vascos que corren el riesgo de ser asesinados por "emplear determinados conceptos".

Nicolás Redondo pide al PSOE y al PP que se mantengan unidos
Nicolás Redondo Urbieta, ex secretario general de UGT y padre de uno de los colaboradores del libro, Nicolás Redondo Terreros, acusó al Gobierno vasco de ser "incapaz de garantizar la libertad a la mitad del pueblo", y se mostró convencido de que la Ley de Partidos, con la ilegalización de Batasuna, y el Pacto contra el Terrorismo han sido claves para el "debilitamiento de ETA". Por este motivo, pidió al PSOE y al PP que mantengan esos acuerdos en el futuro "con la misma intransigencia", y acusó al PNV de haberse desviado "hacia un soberanismo que no tiene visos de ser corregido a corto y medio plazo", por lo que consideró que la obligación de los dos grandes partidos es "defender la Constitución".

Cayetano González, ex director de Comunicación del Ministerio de Interior entre 1996 y 2001, consideró que Gritos de Libertad "no es un libro más", estimó que los relatos de las tres víctimas del terrorismo son "lo mejor" del mismo, y criticó el hecho de que la "principal prioridad" del PNV sea un Plan que pretende "hacer volar por los aires el marco jurídico-político que posibilita las instituciones". A la presentación del libro acudieron entre otros, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica; el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, o el ex secretario de Estado de Seguridad Ricardo Martí Fluxá.

EL PARTIDO POPULAR DENUNCIA QUE ES ILEGAL
La Diputación de Vizcaya crea un archivo de la ideología y salud de los ciudadanos
El Partido Popular ha denunciado que la Diputación de Vizcaya (en manos del PNV) ha aprobado la creación de un archivo informatizado en el que se recogerá los datos sobre salud, ideología política y sindical y la nacionalidad de los contribuyentes de la provincia. Dicho fichero podría ser cedido a otras diputaciones vascas, ayuntamientos y el Gobierno vasco, entre otros organismos.
EFE Libertad Digital   26 Mayo 2004

El portavoz del PP en las Juntas Generales, Carlos Olazabal, ha explicado que el departamento de Hacienda aprobó el pasado 5 de mayo una Orden Foral, ya publicada en el Boletín Oficial, para crear nuevos ficheros con los datos fiscales que recojan información sobre la salud, como las desgravaciones por incapacidad, o la ideología, que se refleja en el IRPF en las desgravaciones de las cuotas de afiliación a partidos y sindicatos o de donaciones a fundaciones creadas por los partidos.

Este fichero, además de ser usado por la Diputación, podría ser cedido a ayuntamientos, Gobierno vasco, otras diputaciones vascas, Seguridad Social, Cámara de Comercio de Bilbao y el Instituto Vasco de Estadística (Eustat). "Es radicalmente ilegal, conculca toda la legislación europea, española y vasca" sobre protección de datos, ha dicho Olazabal, que apuntó que la ley vasca considera "infracción muy grave" la creación de archivos con datos sobre la salud y la ideología.

El PP pide su destrucción inmediata
El portavoz popular reclamó la "destrucción" inmediata de esos archivos por parte de la Agencia Nacional de Protección de Datos, la derogación del decreto que lo posibilita, la "depuración de responsabilidades" con quien lo autorizó y que se den explicaciones a los vizcaínos. "No sé si alguien se ha confundido, pero los ficheros no pueden existir. Franco ha muerto y este es un país democrático y José Luis Bilbao –diputado general de Vizcaya– tiene que tomar las decisiones que cualquier dirigente democrático tomaría", ha agregado.

Por ello, ha pedido la comparecencia de Bilbao en las Juntas Generales, aunque confía en que no sea necesaria porque previamente haya dado explicaciones y cesado al responsable de la creación de ese fichero. Olazabal ha recalcado que "nadie puede extraer esos datos (de las declaraciones de IRPF) y hacer ficheros" que asocian el nombre de una persona con su estado de salud o su ideología, aunque sí se puedan contabilizar las incapacidades o la afiliación de una organización para realizar estadísticas y series históricas.
Recortes de Prensa   Página Inicial