AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 23 Junio 2004
En Irak se sigue asesinando a Miguel Ángel Blanco
EDITORIAL Libertad Digital 23 Junio 2004

Más allá de cualquier duda razonable

Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 23 Junio 2004

Barra libre para las autonomías
Editorial La Razón 23 Junio 2004

No más de tres años
Román Cendoya La Razón 23 Junio 2004

Europa de los estados

José María Carrascal La Razón 23 Junio 2004

Ganas de enredar

Aleix Vidal-Quadras La Razón 23 Junio 2004

El target del spot del decision maker

Juan Carlos Girauta Libertad Digital 23 Junio 2004

El déficit y las autonomías
Juan Francisco Martín Seco Estrella Digital 23 Junio 2004

La escalada de Maragall
Pablo Sebastián Estrella Digital 23 Junio 2004

Los celos del PNV
TONIA ETXARRI El Correo  23 Junio 2004

Bush: El mundo libre no puede dejarse intimidar por las acciones brutales de estos bárbaros

EFE Libertad Digital  23 Junio 2004

El Gobierno vasco pretende deshacerse de 183 profesores por no dominar el euskera

Marcos S. González La Razón 23 Junio 2004

La Policía francesa descubre el mayor almacén de documentación falsa de ETA

O. B. DE OTÁLORA  F. ITURRIBARRIA BILBAO  PARIS El Correo 23 Junio 2004

Un joven independentista tendrá que pagar 6.000 euros por agredir a una estudiante universitaria
Santiago  La Voz  23 Junio 2004
 

En Irak se sigue asesinando a Miguel Ángel Blanco
EDITORIAL Libertad Digital 23 Junio 2004

Tras la espantosa tortura de cinco días de secuestro, el joven surcoreano Kim Sum Il ha sido finalmente decapitado por los terroristas islámicos que amenazaron con asesinarlo si el gobierno de Seúl no suspendía el envío de un segundo contingente de soldados a Irak. Traductor de árabe y predicador evangélico, Kim Sun Il fue secuestrado el pasado día 17 por un grupo denominado “Monoteísmo y Yihad” vinculado al actual líder de Al-Qaeda en Irak, el jordano Abu Musab al Zarqaui.

El Gobierno de Seúl, pese a las amenazas de los terroristas, no se doblegó y reafirmó sus planes para desplegar en la provincia de Irbil su segundo contingente, de 3.000 soldados que, junto a la policía iraquí y al resto de soldados aliados, tratan de pacificar el país impidiendo que los terroristas aborten su transición a la democracia.

Desde principios de abril, decenas de extranjeros han sido secuestrados en Irak, muchos de ellos en los alrededores de Faluya. La mayoría de ellos han sido liberados por las fuerzas de la coalición, pero con la decapitación de este joven surcoreano son ya tres los asesinados por sus captores. La pasada semana fue asesinado el intérprete estadounidense Nicholas Berg, que fue decapitado por el propio Zarqaui. Capturado junto a otros tres compatriotas suyos, el italiano Fabrizio Quattrocchi también fue asesinado por sus secuestradores a mediados de abril después de que venciera el plazo dado al Gobierno de Berlusconi para que retirara las tropas italianas.

A la muerte de estos civiles extranjeros hay que unir los cientos de iraquíes asesinados por los terroristas islámicos que también han atentado contra varios miembros del gobierno provisional iraquí. Eso por no hablar de las casi 200 personas que asesinaron en Madrid el pasado 11 de marzo estos terroríficos partidarios de la retirada de nuestras tropas.

Nuevamente hemos de reparar en los grados de infamia y manipulación de la mayoría de los medios de comunicación que forjaron el mayoritario respaldado de los ciudadanos a una retirada de tropas que los terroristas exigen de forma tan reiterada como brutal. Ver cómo la mayoría de los medios de comunicación, movidos por su patológico antiamericanismo o por el deseo de dañar políticamente al anterior Gobierno de Aznar, hacían —y siguen haciendo— un análisis de la situación de Irak tan favorable para la causa del terrorismo islámico como el que hacía Gara respecto a ETA y al "conflicto vasco", es algo de lo que aún no nos hemos repuesto. Ahora hasta en el PP se creen que la guerra en Irak es cosa del pasado. Desde luego hay que ver qué grados de candido autoengaño alcanzan algunos con tal de eludir su obligación política y pedagógica respecto a la inconclusa guerra que al mundo libre se le declaró el 11 de septiembre.

Más allá de cualquier duda razonable
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 23 Junio 2004

Juran y perjuran, huy, quiero decir que juran y requetejuran los del PP que no hay pacto alguno con el PSOE, que la Comisión del 11-M es abierta y abierta está, y que pueden ir llamando a gente sobre la marcha, conforme se vayan produciendo testimonios de fuste. Por desgracia, la historia del PP abunda en traiciones a la moral, a la ética, a las bases militantes y a los fieles votantes, de modo que nadie se cree demasiado que, esta vez, el PP esté dispuesto a llegar hasta el final y a poner contra las cuerdas al PSOE y a Prisa. Ellos dicen que sí y que no tienen nada que perder. Los partidos nacionalistas dicen que hay gato encerrado o pacto subrepticio. Y la gente está con la mosca detrás de la oreja. Y con razón.

La forma de argumentar del político profesional puede resumirse en una frase: viva lo que me conviene. Y los dirigentes que han relevado a Aznar al frente del PP pueden pensar que el pasado es algo que para bien o para mal figura en la letra A del archivo, la de Aznar, y no en la R, de Rajoy. Por lo demás, esa es la escuela del propio Aznar. ¿Quién dijo, si no, lo de “pasar página”? ¿Quién puso a Eduardo Serra a custodiar los papeles del CESID? ¿Quién pactó con Pujol sobre la cabeza de Vidal Quadras? ¿Quién le entregó el monopolio de la televisión de pago a Polanco? ¿Quién sino Aznar? Ahora es la viva imagen de la virtud mancillada, pero en el Poder hizo durante muchos años lo que le convenía a él y no lo que le convenía a la nación y a las libertades. En esa escuela de pragmatismo descarnado se ha hecho la carrera de Rajoy. ¿Es posible que, tras la Noche Triste del 13-M y la expulsión del paraíso monclovita, hayan caído en la cuenta de que no se puede pactar con el diablo ni hacer caso a la culebra?

Es posible, pero la experiencia nos obliga a la cautela. Y debe quedar claro que todo lo que no sea proseguir la investigación hasta demostrar a la opinión pública, más allá de cualquier duda razonable, que se está dispuesto a todo para averiguar la verdad, será catastrófico para el PP. Pero nunca han pensado lo mismo los políticos peperos. Ojalá en este caso el cambio sea a mejor. Si no, Rajoy podrá tener en el bolsillito del centro a Gallardón, pero se le escapará la base joven y el voto nuevo que deben brindar una nueva mayoría a la derecha. En torno a ideas de unidad nacional y libertad de mercado, sin duda, pero por encima y sobre todo, de decencia, honradez y transparencia en la conducción de los asuntos públicos. No los condenemos antes de ver lo que hacen. No nos creamos todo lo que dicen. Hechos cantarán.

Barra libre para las autonomías
Editorial La Razón 23 Junio 2004

El déficit cero, a pesar de las buenas intenciones del vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, ha pasado a la historia. El refrendo del Senado al «Plan de Estabilidad» del Gobierno, con el apoyo de los nacionalistas y el voto en contra del Grupo Popular, supone que toda la política de contención del gasto público, de superávit en las cuentas del Estado previsto hace muy pocos días por el ministro Solbes, no cuenta para las autonomías. Quienes concentran buena parte de los gastos podrán tirar de la caja pública y aumentar sus gastos por encima de sus ingresos hasta en un tres por ciento, que es el máximo permitido por el tratado de Maastrich. Así, con estas previsiones el Gobierno central tiene muy difícil cumplir sus primeros objetivos presupuestarios pues resultará complicado, y prácticamente imposible, tener superávit si las autonomías no colaboran en el recorte del déficit.

La historia autonómica española es machacona en este asunto cuando indica que la tendencia de los respectivos gobiernos regionales no es, precisamente, la de colaborar en un recorte responsable de los gastos en tiempos difíciles. Por el contrario, el sistema impuesto desde las respectivas comunidades autónomas supone en términos generales todo lo contrario del principio de responsabilidad fiscal. Se gasta mucho más de lo que se ingresa y cuando los presupuestos no dan más de sí se recurre a acumular una deuda pública que lastra el futuro desarrollo. El fenómeno se hace especialmente grave si además se practica una política de clientelismo y subvenciones a fondo perdido; de bajos impuestos y de servicios desproporcionados en relación al resto del Estado.

No es una buena noticia que Solbes haya tenido que renunciar, como se evidencia, a su política ante la presión autonómica pues su margen de maniobra se ha reducido notablemente. Como tampoco lo es que los partidos minoritarios que soportan con su voto al Gobierno de Zapatero hayan puesto sobre la mesa otra factura más, y la hayan cobrado en forma de déficit y de autonomía financiera, un concepto que sólo se diferencia en el nombre de la reclamación nacionalista catalana de disponer de una Agencia Tributaria propia.

El éxito económico alcanzado con la política del déficit cero no puede ser aparcado sin más, a cambio de satisfacer las exigencias de quienes auparon primero a Maragall al frente de la Generalitat y luego al Gobierno de Rodríguez Zapatero. Sobre todo porque revela la debilidad real de un Ejecutivo que carece de la mayoría parlamentaria suficiente para ejercer un programa propio. Si en el diseño de la política económica de España la cesión ha sido de esta magnitud, habrá que preguntarse qué ocurrirá cuando el PSOE abra el melón de la reforma de los Estatutos de Autonomía y de la propia Constitución.

No más de tres años
Román Cendoya La Razón 23 Junio 2004

Han pasado apenas dos meses de gobierno y comienza la segunda parte de la legislatura. No hay procesos electorales en el horizonte y la política debería dejar de estar condicionada por la inmediatez. El balance de la primera parte es malo. España está internacionalmente muy debilitada y en política interior la acción de gobierno se ha caracterizado por la demagogia del talante, la falta de proyecto de España y la inexperiencia o incapacidad del equipo de Gobierno. Quedan no más de tres años de legislatura, o lo que Carod y Maragall quieran. Ambos quieren ser presidentes de la Generalidad y su política está orientada a ese objetivo. Carod se ha quedado en Cataluña para desarrollar una reforma del Estatut que sea imposible de aprobar por el Parlamento de Madrid. Carod trata de que Zapatero no pueda cumplir su promesa y así poder marcar distancias respecto al PSC para ganar en Cataluña. Por eso, Maragall ya ha empezado a solicitar su independencia del PSOE. Si un día Maragall, con lo que controle del PSC, votara distinto al resto del PSOE, Zapatero se quedaría en minoría con el consiguiente fin de la legislatura. También sucederá el día que ERC no encuentre respaldo en Madrid a su proyecto. En el caso de que Zapatero tragara las reformas lo que se acabaría es España. Y mientras tanto, Bono sigue condecorado. ¿Para cuándo la publicación en el BOE de la anulación de la medalla?

Europa de los estados
José María Carrascal La Razón 23 Junio 2004

Me llama una amiga desde Barcelona: «He leído tu columna sobre lo mal parados que hemos salido en Bruselas, contra lo que dice el Gobierno y su prensa afín. ¿Qué hay que hacer entonces si se celebra un referéndum sobre la Constitución europea? ¿Rechazarla?» Mi respuesta: «No. Votar sí porque, aunque nos da menos poder que el alcanzado en Niza, incluye un aspecto que es mucho más importante para nosotros, sobre todo en las actuales circunstancias. Me refiero a la integridad territorial, que los estados deben garantizar y la Unión Europea respaldar. Ese simple párrafo echa por tierra todos los intentos nacionalistas de buscar la independencia a través de Europa. Al menos la Europa que plasma esta Constitución les cierra esa puerta. Nada de la Europa de los pueblos, de la Europa de las regiones y otras zarandajas, con las que buscaban crear un nuevo mapa europeo.

La Europa que diseña esta Constitución será una Europa, no de las naciones, concepto cada vez más equívoco y abusado. Será una Europa de los estados, sobre lo que no hay la menor duda. De los estados miembros de la Unión, ahora 25, que, podrán ampliarse, pero con otros estados constituidos. Unos estados que según la Carta Magna europea tienen como «una de sus funciones esenciales garantizar su integridad territorial». Como la Unión, de respaldarla. Así de simple y así de categórico.

Nada de extraño el malestar que esa Constitución ha despertado en las filas nacionalistas. El Estado, todos los estados, son sus enemigos naturales, aunque su último sueño sea convertirse en uno de ellos. Pero para ello tienen que dinamitar los estados existentes, que ven como instituciones artificiales y opresivas de sus aspiraciones nacionales. Algo que la Constitución europea no apoya, sino rechaza. Por ello, debemos votar sí en caso de someterse a referéndum, aunque el Gobierno Zapatero nos haya hecho perder poder en ella.»

Un par de notas a esta parrafada: Siendo éste un punto para nosotros relevante, me atrevería a decir el más relevante de todos dado cómo se están poniendo las cosas en España, extraña, por no decir asombra, que el Gobierno Zapatero no lo haya aireado, cuando ha presumido de cosas mucho más aleatorias e incluso falsas. Es más: ni quiera lucho por él. Si se incluyó fue por una iniciativa del Gobierno Aznar y la presión del Estado por excelencia, Francia. Francia, «L État c est moi», no admite bromas en este campo y quiere dejar claro desde el principio que los actuales estados europeos son inviolables. Lo que significa que cualquier intento de trocearlos encontrará el rechazo de Europa. Gran noticia para los españoles. Sin embargo, el Gobierno Zapatero ni siquiera ha aludido a ella, contándonos en cambio el cuento de la huella que han dejado. Hasta tal punto llega su miedo a sus socios nacionalistas.

Ganas de enredar
Aleix Vidal-Quadras La Razón 23 Junio 2004

Pasqual Maragall es el rayo que no cesa. Su capacidad de crearle problemas a la dirección nacional del PSOE empieza a tender alarmantemente hacia infinito. A la brillante apreciación de que la propuesta de reforma estatutaria de los socialistas catalanes coincide con el fondo del Plan Ibarretxe, se han añadido la manifestación pública del deseo de formar un grupo parlamentario propio en el Congreso y la intención de llevar a cabo una consulta popular sobre el contenido y el alcance del nuevo Estatuto. A la pobre vicepresidenta del Gobierno, mujer sensata donde las haya, le faltan horas para desmentir, aclarar y matizar las sucesivas ocurrencias del presidente de la Generalitat. Lo mismo les pasa al inefable Pepiño, al concienzudo Diego López Garrido y al etéreo Jordi Sevilla, que se las ven y se las desean para parar todos los golpes inesperados que les llegan de Barcelona.

En este curioso embrollo, hay dos hechos que llaman la atención, uno, el grado de permisividad de Zapatero con su hombre en Cataluña, y dos, el absurdo que representa que el PSC se meta sin ninguna necesidad en estos frondosos jardines. Sobre el primero, por mucho que el secretario general del PSOE recibiera el apoyo de sus correligionarios catalanes en el Congreso que lo elevó al poder, y por voluminosa que sea la bolsa de votos aportada por Maragall a la cuenta general de resultados del partido en su conjunto, la falta de respeto que le demuestra continuamente a su supuesto líder empieza a acercarse peligrosamente al pitorreo. La cosa ya empezó mal con el grotesco episodio de la entrevista de Carod con ETA, que obligó a Zapatero a poner su autoridad en juego con grave riesgo de quemarse, siguió con el desprecio explícito a la delimitación expresa de la reforma constitucional a cuatro temas muy concretos para extender el ámbito susceptible de modificación mucho más allá de lo fijado en el programa electoral del PSOE y sigue ahora con la batería de genialidades sobre el Plan Ibarretxe, el grupo parlamentario y el referendo emboscado. Porque un asunto es la flexibilidad y el diálogo y otro que le tomen a uno por el pito del sereno, circunstancia que en un primer mandatario no ayuda demasiado a consolidar una imagen de credibilidad y solidez.

Sobre el segundo, cabe preguntarse qué persigue Maragall con estas piruetas, aparte de desconcertar a buena parte de sus votantes y de engordar a Esquerra. En una etapa en la que Convergència navega como un pecio a la deriva rumbo a la irrelevancia, la oportunidad para el PSC de afianzarse en ambos lados de la plaza de Sant Jaume para varias legislaturas es extraordinaria y las cabriolas de su jefe máximo pueden desperdiciarla, además de llevar a Cataluña a un callejón sin salida. ¿Estamos ante unas puras ganas de enredar o será verdad que Maragall es más nacionalista de lo que nunca fue Pujol? En fin, para echarse a temblar.

Mercadotecnia política
El target del spot del decision maker
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 23 Junio 2004

El oscuro proyecto de las desaladoras recuerda aquel invento español del motor de verdura (un coche al que, en vez de gasolina, se le echaban coles y judías verdes). El respeto al medio ambiente llevará al gobierno a invertir en contaminar el aire, matar a los peces y jalonar la costa de monstruos metálicos. En nombre de la solidaridad, un presidente socialista dice mirando al sur que para ellos ni una gota de agua. Lo fácil es concluir que el gobierno prepara un palo como los de los buenos tiempos y que el presidente autonómico es un sádico. El marketing político nos mostrará cuán errados andamos.

El truco de la sal, aunque lo parezca, no es una variante tecnológica del juego de las tres cartas (¿dónde está la sota?) sino un necesario sedante, un somnífero, la nueva cultura del agua, un número a lo David Copperfield, una hipnosis. Vaya usted a discutir con el público embobado -y sojuzgado- por el mago. Inútil. Esto no tiene nada que ver con el agua ni con la racionalidad. Esto tiene que ver con la gotita que no se echa. Es la traducción financiera, tecnológica, burocrática y mamotrética de un rencor por demás vicario. ¡Qué trabajitos les está haciendo el PSOE a los separatistas! Inversiones Rencor podría financiarlo y Construcciones y Aversiones levantarlo. Dos empresas públicas que están pidiendo ser fundadas.

Más ejemplos. CiU une sus siglas a las de Sabino Arana y el plan Ibarretxe y se pega un castañazo electoral de los de no te menees. El público, desconcertado, critica el guión de la película: ¡Venga, hombre, el protagonista era el único que no lo veía venir! La solución: el abrazo de Galeusca (estos acabarán descubriendo España) no podía estar dirigido a sus votantes. Gracias a la distinción que hace el marketing entre “público objetivo” y “segmento objetivo” (lo siento) comprendemos que con decisiones tan raritas CiU no pretende servir a su mercado (electorado) sino transmitir mensajes al del vecino. Ese que tiene el sobreático mirando a Perpiñán. El habitual beneficiario del uso ajeno del marketing político.

¿Se libra la derecha de la fiebre mercadotécnica? No sé, no sé. Busquemos, por jugar, más que nada, alguna decisión difícilmente comprensible. El discurso político único del próximo congreso del PP, por ejemplo. ¿Es Gallardón el hombre que ha de ilusionar, aglutinar, motivar y encarnar a los seiscientos mil del núcleo duro y a los diez millones del entorno blando? Un publicista podría descartar esta pregunta por improcedente y sostener que el discurso inaugural será un spot cuyo target no es el PP sino la audiencia de Iñaki Gabilondo, a quien tanto le debe la derecha.

Es posible que las enseñanzas de las escuelas de negocios sirvan para comprender algunos gestos y decisiones políticas que, de otro modo, parecen absurdas o contraproducentes. Y de este modo, también.

El déficit y las autonomías
Juan Francisco Martín Seco Estrella Digital 23 Junio 2004

Es sabido el triste destino al que nos tiene condenados la ley electoral: o bien a que el Gobierno de turno cuente con mayoría absoluta o bien a que sea rehén de algún partido nacionalista. En el primer caso, se resienten los mecanismos democráticos y se termina en prácticas despóticas; en el segundo, los intereses generales ceden ante las conveniencias de algunas regiones. Actualmente nos encontramos en esta última situación. Me temo que a lo largo de la legislatura vamos a ver una vez más cómo la voluntad de la gran mayoría de españoles se pliega a la de unos pocos.

Hemos empezado por el déficit público y la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Nunca me he alineado entre los que anatematizan todo déficit público. Considero que tras tal dogmatismo lo que se oculta realmente es la voluntad de reducir el gasto público y minimizar la política redistributiva. Curiosamente, el déficit casi nunca aparece como obstáculo para reducir los ingresos. Pero, dicho esto, conviene señalar también que, como cualquier unidad económica, el sector público no puede endeudarse indefinidamente, y que algún grado de disciplina presupuestaria se precisa.

Lo anómalo de lo ocurrido el otro día en el Congreso es que mientras se adopta un patrón rígido para el Estado, se permite que las Comunidades Autónomas campen por sus respetos y puedan endeudarse lo que les convenga. El tema es tanto más llamativo cuanto que de practicarse alguna discriminación ésta debía haber sido a la inversa. Hoy, los entes autonómicos asumen un gran número de competencias, casi el triple que el Estado si descontamos pensiones e intereses.

Los gobiernos del Partido Popular, debido a sus enfrentamientos viscerales con los nacionalismos y a su discurso centralista, han pasado a la opinión pública como enemigos de las Autonomías. Pero lo paradójico es que durante sus ocho años en el poder el proceso de descentralización ha sido intenso tanto en gastos como en ingresos. Tal vez no exista tal paradoja. La derecha siente una enorme preocupación por la unidad de la patria, bandera, lengua, ejército, política exterior, pero bastante menos por la unidad de la Hacienda Pública. Es posible que piense que cuanto más reducida y dividida, mejor.

Lo cierto es que después de veinticinco años de iniciarse el proceso autonómico la mayoría de las competencias en materia de gasto público han pasado a depender de las Comunidades Autónomas, y también se les ha transferido —con peligro evidente de romper la coherencia del sistema fiscal— atribuciones importantes en materia de impuestos, atribuciones que los gobiernos autonómicos han eludido ejercer como no sea para reducir los gravámenes y así realizar dumping fiscal a otras Comunidades.

Las distintas competencias en materia de gasto público se han transferido a las Autonomías en equilibrio, al menos teórico, después de negociar su correspondiente coste efectivo, mientras que el déficit previo y su respectivo endeudamiento seguían siendo asumidos por el Estado. No obstante, en breve plazo de tiempo en todas ellas fueron aflorando desequilibrios presupuestarios. Para financiarlos, lejos de asumir el coste político de elevar sus impuestos, acudieron al endeudamiento y, lo que es peor, a reclamar posteriormente al Estado central financiación adicional con la que cubrirlo.

Existe además otro agravante: la opacidad que las Autonomías mantienen en sus cuentas. Ciertamente la contabilidad es sufrida y lo aguanta todo, pero cuando se trata del Estado, la información es fluida y difícil de ocultar, incluso aquellas operaciones que puedan ser más dudosas son de todos conocidas, aunque sea simplemente por el mayor control que Bruselas realiza sobre ellas. Las Comunidades Autónomas, sin embargo, pasan mucho más inadvertidas y mantienen sus ingresos y gastos en espacios de sobra. Todas ellas han aprendido los mil trucos para que parte de sus finanzas transcurran al margen de sus presupuestos en empresas u organismos instrumentales creados especialmente para ocultar el déficit, y todas echan mano de operaciones más o menos rocambolescas en las que una pseudofinanciación privada oculta el endeudamiento público. Buen ejemplo de ello son las autopistas con peaje en la sombra o la remodelación de la M-30 prevista por Gallardón.

Si algo bueno tenía la Ley de Estabilidad Presupuestaria era el control financiero sobre las Comunidades Autónomas. Ahora desaparece. Es normal, el Gobierno está en minoría.      www.mundofree.com/martinse

La escalada de Maragall
Pablo Sebastián Estrella Digital 23 Junio 2004

El líder del PSC y presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, no cesa de apretar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y a su partido (federal) el PSOE en su escalada en pos de alcanzar altas cotas de autogobierno para Cataluña y para su partido, aprovechándose de su posición dominante en el Gobierno catalán y de la debilidad parlamentaria del Gobierno de Madrid. Y además lo hace ante la opinión pública con la intención de hacer irreversibles —salvo notoria claudicación— sus demandas, lo que aumenta el problema y la presión sobre el Gobierno central y sobre el liderazgo de Zapatero abriendo grietas en el seno de su partido. Grietas que Maragall está dispuesto a consolidar en el próximo congreso del PSC, para así condicionar el propio congreso federal del PSOE.

La última iniciativa de Maragall fue su anuncio de pretender un grupo parlamentario propio para el PSC en el Congreso de los Diputados, lo que se suma a otras públicas peticiones como las que ya ha formulado sobre las selecciones deportivas de Cataluña, la introducción del catalán en el ámbito europeo, la recuperación de la parte catalana del archivo central sobre la Guerra Civil ubicado en Salamanca y, sobre todo, un listado complejo e inagotable de transferencias a la Generalitat como preámbulo de la reforma estatutaria con la que Maragall pretende conseguir no sólo más cotas de autogobierno, sino de soberanía. Intentando, a partir de ahí, la reforma de la Constitución en la dirección soberanista que propugna y que no debe de andar muy lejos del modelo inviable que se ha plasmado en el Plan Ibarretxe, que viaja por la senda de una confrontación con el Estado y que ha sido apoyado por el propio Maragall.

Cuando Maragall hace pública su lista completa de peticiones a Madrid, a su Gobierno y al PSOE, además de crear más problemas a sus aliados y compañeros de partido, le da alas a la oposición, especialmente del PP, que ya advirtió con total claridad, por boca de Mariano Rajoy, que no va a consentir aventuras soberanistas ni reformas en ese sentido de los Estatutos ni de la Constitución.

Y sorprende que Maragall monte ese público y arriesgado desafío a los suyos creando un clima que, lejos de permitir una reforma razonable del Estatuto catalán, que debe ser aceptada por todos, enrarece más el ambiente político y crea más dificultades de las que ya existen. Lo que produce la sensación de que Maragall, o es muy poco hábil a la hora de plantear su pedido a las instancias madrileñas del Estado (Pujol era en esto más cauto y eficaz), o está convencido de que sus aspiraciones son inviables y decide darles aire ante la opinión pública para favorecer un clima de confrontación que puede tener caras consecuencias para todos, incluso para su partido, que podría caer en el riesgo de una ruptura si las cosas siguen como van.

Imaginar que todo ello lo hace por las presiones incesantes de la Esquerra Republicana para mantener viva la estabilidad de su Gobierno no parece serio ni realista y daría una pobre imagen de un presidente de la Generalitat convertido en la marioneta de ERC. Lo que nos lleva a concluir que Maragall habla por sí mismo y que piensa estar viviendo un momento crucial para él y para la historia de Cataluña en el que, lejos de buscar maneras y fórmulas de entendimiento, lo que más le interesa es su proyección catalana y no los resultados, por moderados que sean, que pudiera alcanzar en sus pretendidas reivindicaciones de autogobierno catalán.

Y en vez de buscar un ambiente propicio para el diálogo estatutario y constitucional se dedica a gastar munición en asuntos menores que dañan el clima de diálogo y negociación, poniendo en la mayor evidencia su nacionalismo soberanista (y no su pretendido catalanismo) y dando alas a la oposición del PP y también a la gran mayoría de españoles, votantes socialistas incluidos, que no aceptan ni apoyarán estos desafíos. De sus malos modales y falta de estrategia hay muchos ejemplos, pero el más reciente está en las públicas advertencias que le hace a Zapatero o en los gestos gratuitos de cortesía como los que ha protagonizado el presidente de la Generalitat en la apertura del Fórum de Barcelona (financiado en parte por el Gobierno español), eliminando ante el Rey los himnos y banderas del Estado y creando el ambiente para que el resto de españoles no vayan a visitar el importante despliegue cultural del Fórum, que, dicho sea de paso, tampoco ha sido un modelo de gestión ni un éxito de público, entre otras cosas gracias a Maragall.

Lo más llamativo de todo esto es que Maragall, un demócrata respetado de larga y reconocida trayectoria política, y buen alcalde de Barcelona, haya perdido su sentido de la moderación y su capacidad de diálogo y persuasión para dejarse llevar por el modelo de la confrontación pública y de la no consecución de ninguno de sus objetivos en vez de escoger el terreno de lo práctico y de lo posible, el famoso sentido común que tanto se le imputa al pueblo catalán.

Y de la misma manera que en esto del resurgir de los nacionalismos, y aquí incluido el nacionalismo español que despertó José María Aznar, muchos se quitaron la máscara o careta de la ambigüedad, Maragall parece estar decidido a renunciar a sus equívocos en pos de lo que ahora considera, personalmente, una histórica oportunidad. Ocurra lo que ocurra en el PSOE y en las relaciones con el Gobierno y el Estado, sabiendo que todo ello no lleva a ninguna parte ni se corresponde con el sentimiento mayoritario de la sociedad.

Los celos del PNV
TONIA ETXARRI El Correo  23 Junio 2004

En Euskadi, por si alguien no lo ha notado, ha empezado ya la carrera electoral al Parlamento vasco. Y la necesidad de aferrarse al escaparate ante el temor de perder posiciones provoca, desde el poder, tales pasiones que reaparecen los celos en forma de mensajes que apelan, sobre todo, a la lealtad institucional. Que los socialistas vascos han comenzado su campaña, puesta en marcha al día siguiente de las elecciones europeas, salta a la vista. Y al PNV, que le pilló el cambio de gobierno de España con el pie cambiado porque resulta menos creíble diseñar una política basada en la queja sobre el inmovilismo central, le preocupa. No es la iniciativa propagandística del PSE lo que le inquieta. Es el riesgo de que el gobierno de Zapatero provoque un efecto dominó electoral en los próximos comicios. No es que el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López quiera hacer de interlocutor de Euskadi con el Gobierno socialista. Es la posibilidad de que desempeñe el papel del 'conseguidor', ahora que sus compañeros de partido están en el Gobierno. No vaya a ser que las mejoras políticas o técnicas en Euskadi se las vaya a atribuir el PSE para engordar su archivo de 'méritos propios'.

Por eso, el PNV ha aprovechado la visita de Maragall para saltar, con cinco días de retraso, con su particular celotipia. Y Urkullu, que no suele improvisar, acusa al Ejecutivo del PSOE de desleal porque le concedió a López una categoría de interlocutor cuando debe ser el Gobierno vasco, dice el jelkide, quien ejerza ese papel. «¿Única y exclusivamente?» pregunta la oposición democrática, que quedó en las elecciones autonómicas a solo 25.000 votos de diferencia del PNV-EA. Una sola interlocución, un solo partido, un solo plan y un pensamiento único. Ese era el sueño de Sabino Arana, pero no tiene ya nada que ver con la actual Euskadi plural. ¿Qué se le va a hacer! Esto es lo que hay.

La acusación de Urkullu al PSOE, al que llama desleal porque Maragall le dio dos horas de gloria a Patxi López entrevistándose con él antes que con el lehendakari, resulta un poco forzada. Casi nadie le había dado mayor importancia al evento; entre otras cosas porque nuestra historia está repleta de episodios en los que no se sabía dónde empezaba la sombra alargada del PNV y dónde terminaba la del Gobierno vasco. Los socialistas, encantados. Con un par de ataques de celos como éste, el PNV va a subir al trono de la alternativa a un secretario general al que le sigue costando (es de justicia reconocerlo) cuajar como líder de la alternativa. Lo que parece claro es que queda todo un curso por delante y el PNV está empezando a asimilar que tiene que atacar con argumentos distintos a los empleados contra el PP. Por si acaso. Y que no le van a perdonar a los socialistas vascos ni una foto de más con el padre del presidente, por ejemplo. Nos espera un año de traca.

TRAS LA DECAPITACIÓN DEL TRADUCTOR COREANO KIM SUN IL
Bush: "El mundo libre no puede dejarse intimidar por las acciones brutales de estos bárbaros"
Fuentes oficiales surcoreanas citadas por la agencia Yonhap han informado de que se ha hallado el cadáver de Kim Sun Il, secuestrado en Irak el día 17 por el grupo terrorista suní 'Monoteísmo y Yihad'. La noticia de la decapitación de éste fue adelantada por la cadena Al Yazira, que dijo haber recibido una cinta de vídeo en la que los criminales reivindicaban el asesinato, por decapitación, de su rehén. El presidente de EEUU, George W. Bush, ha afirmado: "El mundo libre no puede dejarse intimidar por las acciones brutales de estos bárbaros".
EFE Libertad Digital  23 Junio 2004

Kim Sun Il fue secuestrado el pasado 17 de junio por miembros del grupo terrorista suní 'Monoteísmo y Yihad', que se presume vinculado al jefe de Al-Qaeda en Irak, el jordano Abu Musab al Zarqaui. Contaba 33 años de edad, era predicador evangélico y se ganaba la vida como traductor de árabe para una empresa que suministra víveres al Ejército de EEUU.

Los terroristas amenazaron al Gobierno de Seúl con asesinar a Kim Sun Il si no suspendía el envío de tropas a Irak. Las autoridades surcoreanas replicaron este lunes al chantaje anunciando que mantenían sus planes para desplegar en aquel país 3.000 soldados. Ese mismo día expiraba el plazo impuesto por los criminales; posteriormente anunciaron que retrasaban el asesinato de su rehén, sin ofrecer una nueva fecha. Finalmente, este martes han procedido a perpetrar su crimen, empleando el método de la decapitación.

Londres y Washington condenan este "acto de barbarie"
Un portavoz de Downing Street (residencia oficial del primer ministro británico) calificó en la tarde de este martes como "acto de barbarie" la decapitación del ciudadano surcoreano, mientras que el presidente de EEUU, George W. Bush, afirmó: "El mundo libre no puede dejarse intimidar por las acciones brutales de estos bárbaros". "(Los terroristas) tratan de quebrar nuestra confianza y nuestra determinación. Tratan de que nos retiremos para que ellos puedan imponer su visión sombría", agregó.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, también condenó "este crimen cruel", que "no tiene justificación política ni de otro tipo". Además, exigió a los terroristas que operan en Irak la liberación "inmediata" de todas las personas que mantienen secuestradas.

El Gobierno vasco pretende deshacerse de 183 profesores por no dominar el euskera
Hoy comparecen los docentes ante la comisión de Educación, ya que Iztueta no quiso recibirles
El Gobierno vasco quiere deshacerse de 183 profesores interinos por un solo motivo: no dominan el vascuence. Dichos profesores tenían firmado un acuerdo de estabilidad con los sindicatos educativos, y ahora se ven en serios problemas, ya que el pacto vence a finales de agosto. Si no se remedia, como relató el parlamentario vasco Iñaki Oyarzabal a este periódico, «se irán a la calle», ya que no han logrado acreditar que tienen el «perfil lingüístico 2». Hoy comparece un representante de los docentes ante la Comisión de Educación, ya que la consejera no ha querido recibirles.
Marcos S. González La Razón 23 Junio 2004

Madrid- Según relataron fuentes de la comisión de Educación del Parlamento de Vitoria a este periódico, si no se pone freno a la actual situación, los docentes «se van a la calle» sin remedio, porque no han logrado acreditar que tienen un «Perfil Lingüístico 2», es decir, el dominio total del vascuence.

Ello ha provocado que el Ejecutivo de Vitoria llegue a un pacto con los sindicatos nacionalistas (ELA, LAB y Stee-Eilas, que tienen alrededor de un 60 por ciento de representatividad en el sector educativo vasco) para que dichos profesores no vuelvan a ejercer en la Comunidad Autónoma Vasca. A pesar del apoyo de los sindicatos nacionales, Comisiones Obreras y UGT, los funcionarios no parecen poder salvar las naves.

Y lo cierto es que los docentes han hecho todo lo posible por no perder su puesto de trabajo. De hecho, y según relató el parlamentario del PP vasco, Iñaki Oyarzabal, muchos de ellos se han matriculado en los programas de euskaldunización que ha puesto en marcha el Gobierno vasco, en el que «han suspendido nueve de cada diez alumnos».

Iztueta no recibe.- La situación de desprotección de los docentes se ha visto incrementada por la actuación del Gobierno vasco, con el que pidieron una entrevista y no se ha dignado a recibirles. La cartera de Educación, dirigida por Ángeles Iztueta, ni siquiera les dio una explicación para no recibirles. Ello les obligó a redactar un escrito a la cámara para solicitar una comparecencia ante la Comisión de Educación, ante la que el representante de los docentes, Patxi de Diego, explicará hoy su situación.

Por su parte, el Grupo Popular tenía previsto realizar mañana una pregunta parlamentaria a la consejera vasca de Educación en la que le solicita que se posicione sobre este asunto y que explique cuáles son las previsiones del Ejecutivo con respecto a los docentes, pero se ha visto obligado a retrasar la cuestión hasta el próximo día 30.
La situación de los profesores, es, en muchos de los casos, «un auténtico drama, ya que muchos llevan más de 20 años. Se les ha utilizado. se les ha ido manteniendo en esa situación de inestabilidad permanente», resaltó Oyarzabal, que añadió que «no tiene sentido que no se les trate de garantizar esa estabilidad, porque detrás de cada persona hay familias».

Se da la circunstancia de que todos estos profesores tendrían que ejercer su labor en el modelo A, es decir, en castellano. Además, en todos los cuerpos de la Administración vasca hay una norma que plantea la exención del vascuence para los mayores de 45 años. En este caso, se encuentran con que sólo tienen esa excepción a partir 55 años.

La Policía francesa descubre el mayor almacén de documentación falsa de ETA
El material, perteneciente al taller de falsificación de la banda, estaba escondido en un garaje de Limoges empleado por los últimos detenidos
O. B. DE OTÁLORA  F. ITURRIBARRIA BILBAO  PARIS El Correo 23 Junio 2004

Condenado a 10 años de prisión por informar sobre ediles de Durango
La Policía ha localizado en los últimos días en un garaje de Limoges empleado por los etarras detenidos la pasada semana el mayor almacén de falsificación de documentos de ETA encontrado en los últimos tiempos, según han señalado a este periódico fuentes francesas. El material incluía cientos de documentos de identidad, tanto de Europa como de Sudamérica, pasaportes, nóminas, pólizas de seguros y todo tipo de documentos oficiales, tanto de las administraciones española y francesa como de estamentos privados.

Los miembros de la Policía judicial también han localizado ordenadores y discos en los que los etarras almacenaban la información para fabricar los duplicados, así como impresoras, escáneres, elementos para manipular los documentos falsos y dispositivos informáticos para tratar fotografías digitales. También se han encontrado tampones para colocar sellos falsos, tanto franceses como españoles. Aunque el material todavía no ha podido ser analizado en su integridad, los expertos esperan encontrar datos sobre personas a las que ya se les habían proporcionado este tipo de documentos e incluso sobre el lugar donde iban a ser utilizados.

En Limoges fueron detenidos el jueves los miembros de ETA Iñaki López de Bergara, 'Yves'; Benito Fermín Martínez de Bergara, 'Demonio'; Luis Armando Zabalo Bilbao, ''Mikel'; y Juan Carlos Estévez Paz, 'Melli. El piso servía de base a 'Yves', considerado el jefe de los 'comandos de reserva', una rama de la banda dedicada en exclusiva al movimiento de activistas, tanto en su huida de España como en su vida clandestina en Francia. Entre sus misiones no se encuentra la falsificación de documentos, que tradicionalmente ha sido una misión del 'aparato logístico'.

Según el análisis realizado hasta el momento, el material no iba a ser empleado por ninguno de los arrestados, sino que se trata de objetos que habían pertenecido en el pasado a un alto cargo dentro del 'aparato de falsificación' que, por razones desconocidas, fue escondido ante el temor a que fuese localizado por las fuerzas de seguridad. Dentro de esta tesis, las fuentes consultadas no descartan que los dueños de este taller fueran los anteriores responsables de falsificación de ETA, Lorentza Guimon e Ismael Berasategi, detenidos en enero de 2003 cerca de Pau. Según esta teoría, al ser arrestados, otra persona entregó el material no hallado por la Policía a alguno de los jefes de los 'comandos de reserva' para que lo custodiase hasta encontrarle otra ubicación.

Varios de los elementos incautados en Limoges son claves en la actividad de ETA en la clandestinidad. Los falsificadores disponían de numerosos modelos de nóminas, un documento indispensable en Francia para poder alquilar una vivienda, ya que la ley no permite rentar un domicilio a personas que no justifiquen un salario que duplique el importe del alquiler. De la misma manera, los falsificadores fabrican las pegatinas que obligatoriamente deben llevar los automóviles franceses y que evidencian que la póliza de seguro del año en vigor ha sido abonada. En la historia reciente de ETA hay casos de dirigentes de la banda que han sido arrestados por no tener en cuenta este tipo de elementos. En 1999, en plena tregua, la interlocutora de ETA Belén González Peñalba, fue detenida por policías de tráfico por no llevar el distintivo del seguro.

Carta de 'ADI'
La informática ha permitido en los últimos años a la organización introducir importantes mejoras en su taller de falsificación y lograr una gran precisión en sus copias. En un documento firmado por 'ADI' -nombre en clave del 'aparato de falsificación'- y hallado por la Policía gala en poder de dos etarras detenidos en Bourges en 2003, los autores de los duplicados explicaban cómo les habían proporcionado documentos que podían resistir el análisis de rayos ultravioleta «como los que realizan los bancos». A los activistas también se les había facilitado acreditaciones muy precisas del Ministerio de Defensa español, carnés de la UPV y de Iberdrola, así como placas de policía. En el caso de los documentos policiales, los falsificadores les advertían de que debían enseñarlos «de lejos» puesto que no eran perfectos.

Un perito que examinó estas copias, por orden de la juez antiterrorista Laurence Le Vert concluyó que se trataba de «documentos con un aspecto muy próximo a los originales». Según el experto, los autores habían utilizado en su elaboración «una versión mejorada de antiguas técnicas empleadas ETA».

Un joven independentista tendrá que pagar 6.000 euros por agredir a una estudiante universitaria
Santiago  La Voz  23 Junio 2004

Seis mil euros de indemnización, seis arrestos de fin de semana y dos meses de multa a razón de tres euros diarios. Esa es la sentencia impuesta al joven Alexandre Fernández Ramos por agredir a una alumna de la Universidade de Santiago hace más de dos años.

Los hechos ocurrieron en abril de 2002. Alexandre, militante del grupo independentista radical AMI y en aquel entonces estudiante de Historia en la Universidade y miembro de Agir, amenazó y agredió a Silvia de la Fuente, una alumna de la facultad de Económicas, en un local del propio centro.

Expulsado
La primera medida la tomó la institución académica, ya que en agosto de ese mismo año abrió un expediente de carácter disciplinario a este alumno, por el que se le impide matricularse en cualquier universidad gallega durante un período de tres años. Según el informe que hizo la USC en aquel momento, uno de los motivos de la agresión fue que la joven se dirigiese a su interlocutor en castellano.

Ayer se celebró en Santiago el juicio por este incidente, en el que hubo conformidad por parte del denunciado -es decir, que aceptó los hechos-. El ministerio fiscal solicitaba un año de prisión y unos 19.000 euros, pero al haber conformidad, la sentencia se quedó en dos meses de multa y seis arrestos de fines de semana, además de la indemnización de 6.000 euros. A Alexandre Fernández Ramos se le condenó por dos faltas, una de lesiones, y otra también de lesiones con imprudencia grave. Al haber acuerdo, se trata de una sentencia firme sin posibilidad de recurrir.

Movilización
Mientras en los juzgados de Fontiñas se celebraba la vista, en los exteriores se manifestaban una decena de jóvenes para apoyar a Fernández Ramos, que acusan a la Universidade de Santiago de expulsar a Fernández Ramos empleando un decreto del año 1956, así como de un caso de manual en materia represiva. Agir, la organización a la que pertenecía el acusado, nació a finales del año 2000, fruto de la unión de cuatro asociaciones independentistas universitarias. En las últimas elecciones celebradas en la USC en mayo lograron tres representantes en el claustro.

Recortes de Prensa   Página Inicial