AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 25 Junio 2004

 

PARAÍSO MULTICULTURAL
BENIGNO PENDÁS
ABC 25 Junio 2004

Órdago de Al Qaida en Iraq
Editorial La Razón 25 Junio 2004

Política en la guerra

José Javaloyes Estrella Digital 25 Junio 2004

Sangriento Irak

Editorial El Correo  25 Junio 2004

¿Perdona Sadam

GEES Libertad Digital 25 Junio 2004

Bélgica y el ministro desatinos
Luis María ANSON La Razón 25 Junio 2004

ETA y el 11-M
Antonio Jiménez La Razón 25 Junio 2004

Guarden silencio y todo irá bien

Alberto Acereda Libertad Digital 25 Junio 2004

El triste final del Plan Hidrológico
Rubén Osuna Libertad Digital 25 Junio 2004

Una vasca para el País Vasco
Ignacio Villa Libertad Digital 25 Junio 2004

Los papeles de Salamanca
Pío Moa Libertad Digital 25 Junio 2004

PACTOS QUE CUESTAN UN DÉFICIT
Editorial ABC 25 Junio 2004

¿Reformar el estatuto
Iñaki Ezkerra La Razón 25 Junio 2004

La pluralidad unidireccional

Aleix Vidal-Quadras La Razón 25 Junio 2004

Un desafinado coro

Miguel Ángel Jiménez La Razón 25 Junio 2004

La guerrilla sacude Irak con 90 muertos en vísperas del traspaso de poderes

ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL ABC 25 Junio 2004

Rohan Gunaratna:«La amenaza del terror islamista no disminuirá para España»
D. MARTÍNEZ ABC 25 Junio 2004

Detenido en Canarias otro minero asturiano relacionado con el traslado de la dinamita del 11-M

Agencias Libertad Digital 25 Junio 2004

González Ledesma: «Hay gente en Cataluña que me mira mal por escribir en castellano»

Marta Borcha La Razón 25 Junio 2004

«O nos euskaldunizamos por decreto o perdemos nuestro puesto de trabajo»

Marcos S. González La Razón 25 Junio 2004

Víctimas del Terrorismo exige a Elorza que suspenda el concierto de Muguruza para la Semana Grande

EFE Libertad Digital  25 Junio 2004


 

PARAÍSO MULTICULTURAL
por BENIGNO PENDÁS. Profesor de Historia de las Ideas Políticas
ABC 25 Junio 2004

LA izquierda ha perdido la lucha de clases, y sin embargo gana en todas partes la batalla de las ideas. A la inversa, la derecha entrega sin resistencia el poder espiritual: se limita a gestionar dignamente una economía asustadiza y a trampear con una sociedad confusa. La moda hoy es el pluralismo en varias dimensiones: multicultural, multilateral, multidisciplinar... Porque el pensamiento contemporáneo no sólo es débil; es también caótico. Multiculturalismo es la ideología que proclama el valor equiparable de todas las «culturas» y exige por ello su promoción pública. Aquí se mezclan sin pudor inmigrantes y minorías étnicas; jóvenes y (raras veces) ancianos; ateos y minorías religiosas: sedicentes naciones sin Estado; homosexuales; incluso las mujeres, todas sin excepción... De este modo, el noventa por ciento de la Humanidad se sitúa en el bando de los «oprimidos» frente al prototipo del «opresor», esto es, poco más o menos el viejo polités griego o el cives romano de la Antigüedad clásica. Es arriesgado jugar a las profecías, pero apuesto a que la teoría multicultural conseguirá apenas una nota a pie de página en los manuales de Historia de las Ideas, sabia disciplina que no se deja impresionar por algaradas mediáticas.

La tesis es sencilla: a falta de proletariado militante, la izquierda reclama el derecho de los grupos a expresar la propia identidad, con aire de desafío y espíritu de revancha sobre la «mayoría» social. Mayoría imaginaria, como digo, porque la proliferación de minorías irredentas desborda la capacidad de opresión de cualquiera. Lo peor de todo: dicen que somos diferentes, pero que todos valemos lo mismo. No se refieren, claro está, al ámbito sagrado del respeto moral y de la equivalencia jurídica, sino al plano inaceptable de una supuesta igualdad cualitativa. Se llama acción afirmativa y relativismo cultural; también, política de cuotas, como pretende el socialismo a efectos electorales. En rigor, vulnera el principio de mérito y capacidad y el derecho de los mejores a la excelencia. Sin medias palabras: el proyecto multicultural rebaja «la altura de los tiempos», según la expresión feliz de Ortega.

En el origen está la crisis del mundo moderno. Ante todo, el fracaso del yo, la destrucción del sujeto individual pensante. Ya no existen la libre decisión, la responsabilidad y la culpa, de manera que la ética se disfraza de mera destreza técnica para sortear las dificultades de la vida. La literatura anticipa esta explosión incontrolada del sujeto. Por ejemplo, Clarín: nuestra Regenta asturiana se siente algunos días «multiplicada en fragmentos», gesto postmoderno que no le sucede, por cierto, a la muy francesa, burguesa y egoísta, pero también estupenda, Emma Bovary. Años después, Hermann Broch tritura y luego reconstruye a su personaje en la narración excepcional de «La muerte de Virgilio». Pero los pretextos teóricos al uso no alcanzan un nivel tan distinguido. Alguna culpa tienen los comunitaristas con su obsesión antiliberal. Un buen consejo, ya de paso, para una lectura entretenida: «Solo en la bolera», libro de moda de David Putnam. Frente a la libertad individual, los nostálgicos del colectivismo original magnifican a los ídolos de la tribu protectora. Pero cuando, por esta vía, estamos a un paso de llegar al nacionalismo excluyente e incluso al terrorismo integrista, se apuntan los progresistas, legitiman la doctrina y, entre grupo y grupo, exigen que se reconozca la calidad de todos por igual. Aquí aparece Will Kymlicka con sus derechos colectivos, expresiones poliétnicas y escaños garantizados. Esto es, la yuxtaposición de diferencias jaleadas como reflejo de culturas equiparables. Los liberales, como siempre, acosados por una izquierda que duda ante la libertad individual y la igualdad ante la ley. Con esta izquierda (multicultural, multidialogante y hasta multimedia) vuelven los privilegios estamentales del Antiguo Régimen: pronto volverán también, me imagino, el juicio a cargo de los pares y el mandato imperativo. A lo peor, tendremos que despedir sin gloria a la sociedad abierta.

La nueva doctrina deriva en la promoción de la diferencia a costa, faltaría más, del dinero público. El grupo marca la frontera: se dice oprimido, reclama reconocimiento y, más pronto que tarde, plantea la secesión, territorial o administrativa. Vale para Québec (ya saben, todos estos tópicos se importan de Canadá) y para nuestros nacionalistas domésticos. También, en esta mezcla confusa, para comunidades de inmigrantes según procedencia. Primero, desapego moral. Luego, representación propia. Siempre, dedicación exclusiva a cuestiones de identidad, el universo visto bajo el prisma de la diferencia y las relaciones humanas, que podrían ser tan atractivas, convertidas en una dinámica de agravios. Por lo demás, el grupo amenazado genera su propia élite que vive, en sentido literal, de cultivar una estrecha apología de sí misma. Primero, folclore y artesanía. Luego, foros, congresos y exposiciones. Con suerte, un poder público para ellos solos. Apoteosis identitaria más subvenciones garantizadas, igual a paraíso multicultural.

Al final todo confluye, nacionalistas anticuados y multiculturales sesudos, porque el objetivo siempre es el mismo: repartir los despojos del Estado-nación y de la sociedad del bienestar, todavía suculentos. La izquierda eterna llega fuerte en busca de nuevos proletarios, mientras que la derecha esgrime su buena gestión y calla ante los problemas de fondo. Por ejemplo: ¿qué hacemos cuando el grupo actúa de forma agresiva contra los derechos individuales? Vamos con el tema capital de la inmigración. El emigrante huye por definición de un pasado miserable, producto quizá de una injusticia cósmica que no está en sus manos remediar. Tampoco en las nuestras. Si les dejamos (o peor, si les exigimos) reproducir aquí la cultura de allí, hacemos imposible su contribución al bienestar de la comunidad receptora, pero también su eventual liberación personal. La falacia multicultural desconoce el derecho inalienable a romper las cadenas de una tradición perversa. Dicho en positivo: se trata del «derecho a la postmodernidad», esto es, la capacidad para incorporarse (siempre desde la legalidad) a esta vida poco apetecible de ciudades dormitorio y centros comerciales. Muy en serio: nuestra civilización, incluso desvencijada y absurda, es la única que le permite a la mujer ganar un mínimo de dignidad. ¿Por qué lo impiden sus sedicentes protectores? El velo es signo de impureza y subordinación. Pero es inaceptable que se equipare con la cruz de Cristo, cuyo significado -como es notorio- nada tiene que ver con esa humillación con frecuencia consentida. Además, el multiculturalista hace chantaje a quien pretenda razonar sin dogmatismo. Fomenta (supongo que de buena fe) un clima de opinión que deriva en burdos extremismos populistas, porque no soluciona el problema ni deja que lo solucionen los partidos serios y democráticos. Estos, a su vez, se cubren la cara con falsa inocencia y practican el sofisma de la corrección política. Ya está completo el círculo vicioso.

En plena fiebre helenística, el anatema fulmina a quien proclama la jerarquía moral, política y cultural entre civilizaciones y formas de vida. El multiculturalismo como ideología engaña en nombre del respeto y la tolerancia y conseguirá, si le dejamos, crear nuevos guetos discriminatorios. El liberalismo, en cambio, cree en el individuo; en sus libertades intransferibles al grupo; en el derecho a comparar, a optar por lo mejor y a descartar la mercancía averiada. Cree, sobre todo, que la civilización occidental, con su evidente grandeza y su terrible miseria, ha creado la sociedad menos injusta de la historia. ¿Hacemos cada día lo necesario para merecerla?

Órdago de Al Qaida en Iraq
Editorial La Razón 25 Junio 2004

A punto ya de verificarse la transferencia del poder desde la autoridad provisional de la Coalición internacional liderada por EE UU al Gobierno provisional iraquí, crecen en cantidad e intensidad los atentados perpetrados por los grupos terroristas, que ayer salpicaron de sangre varias ciudades del país, provocando cerca de un centenar de muertos.

Se trata de una situación peligrosa, pero de alguna forma esperada por los expertos de la Coalición pues, en este sentido, se sabe que unos de los objetivos buscados por Al Qaida es precisamente el de hacer todo lo posible por impedir una cesión de poderes que haría visible un retirada gradual y, por tanto con tintes de victoria, por parte de las tropas de Estados Unidos y de sus aliados. Y es que, al mismo tiempo, los enemigos de Sadam se habrán consolidado entonces en el poder y ganado con ello la guerra. Al Qaida tendrá, en el momento en que ya no tengan el mando las tropas occidentales, pocas excusas y menos apoyos de la población para continuar con sus matanzas en esta parte del mundo. Es muy significativo que, a medida que se aproxima la fecha clave del 30 de junio, cuando se efectuará la ceremonia de transmisión de poderes, se hayan reducido las acciones de combate con los guerrilleros iraquíes al tiempo que han aumentado los atentados terroristas con coche bomba, los secuestros y otros ataques de la red de Ben Laden contra los militares de la Coalición, los cooperantes extranjeros y, ante todo, los miembros del Gobierno local y los reclutas de las nuevas fuerzas de seguridad iraquíes.

Pero el nuevo Ejecutivo no supone el fin del problema pues todavía quedan por resolver los grandes problemas del entendimiento entre los kurdos del norte, los suníes del centro y los chiíes del sur, que, acabado el terror de Sadam, deben ahora poner en común qué tipo de país quieren para el futuro y consensuar, con la ayuda de la ONU, una nueva Constitución y un modelo de convivencia que será, al final, el que expulse a los terroristas del país.

Política en la guerra
José Javaloyes Estrella Digital 25 Junio 2004

Los 70 muertos cosechados ayer por Al Qaeda en la cuenta atrás para la transferencia de la soberanía en Iraq, al cabo de ataques puntuales a las nuevas fuerzas de seguridad, dan la medida de la importancia que los beligerantes —terroristas islámicos y nacionalistas del Baas— conceden a un proceso de transferencia de soberanía y cambio político que no tiene vuelta de hoja; además, estos ataques expresan lo que también podría entenderse como promesa y voluntad decidida de ir a la guerra civil, a partir de ahora y en cualquier momento. Si fuerte, a la desesperada y con vasta cobertura económica es la decisión baasista de resistir a cuanto venga y proceda de la guerra iniciada por la coalición angloamericana, no le va a la zaga la determinación de Ben Laden y sus secuaces de no soltar la presa que han hecho: un conflicto que les ha reportado lo que nunca tuvieron como beligerantes contra Occidente: masa crítica, escenario y oportunidad de llevar su campaña a materia tan estratégica como el petróleo. Al Qaeda, en su alianza actual con el nacionalismo árabe, impide la salida al mercado del sobreflujo de crudo que el Pentágono esperaba colocar en el mercado mundial, desde Iraq, como consecuencia de la invasión y posterior control del país. A mayor abundamiento, el terrorismo islámico ha podido extender, desde la actual situación, su campaña contra la economía del mundo industrializado con las acciones en Arabia contra los servidores extranjeros del sistema.

Nada ha tenido que ver, sin embargo, este despliegue y potenciación del terrorismo islámico, en Iraq y contra el petróleo de la OPEP, con sucesos terroristas como el 11S y el atentado de Casablanca en mayo del año pasado. Éstos son actuaciones, tal como ha venido a probarse con la detención de ‘el Egipcio’, en Milán, programadas antes de que la guerra de Iraq comenzara, y previamente aun de que fuera decidida. Otro asunto fue su utilización electoral en España por las fuerzas adversarias al Gobierno del Partido Popular. Para Al Qaeda pudo ser tan relevante la actuación policial y judicial contra sus hombres en España como la propia participación española en la guerra emprendida en Afganistán contra el régimen de los talibanes. Esta motivación de los islamistas es cosa de la mayor significación y relevancia en la actual circunstancia nacional, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez decide incrementar el número de soldados españoles adscritos a la densa posguerra de Afganistán, con la liturgia política de un control parlamentario que presume de trámite —por el voto de sus aliados y por la conformidad inesquivable del Partido Popular—, y desde el oportunismo manifiesto de montar una suerte de desagravio y de carta de presentación propia en la conferencia de la OTAN.

No se sabe muy bien —fuera de Chirac y Schroeder, reconciliados con Bush— en quiénes podrá apoyar su sonrisa el presidente Rodríguez cuando comparezca en la Cumbre atlántica de Estambul. El grave quebranto sintáctico de la relación entre aliados que supuso la forma en que se instrumentó el regreso de nuestros solados en Iraq difícilmente podrá ser compensado ahora con la operación Afganistán, presentada por el titular de Defensa con el extraño gracejo que le caracteriza como una operación de paz, como si Aznar hubiera enviado en su día las tropas para misiones de combate y no para cooperar a la reconstrucción del país. La combinación de los asuntos afgano e iraquí podría dar mucho de sí en el actual debate español, donde todas las rectificaciones tienen asiento, aunque no todas sean viables.      jose@javaloyes.net

Sangriento Irak
Editorial El Correo  25 Junio 2004

La explosión de violencia que ayer jueves sembró de muerte Irak no sólo puede considerarse una de las peores desde que empezó la guerra en marzo del año pasado, sino que representa un muy preocupante salto cualitativo en la estrategia de los terroristas, que pretenden impedir la transferencia de soberanía que debe producirse dentro de tan sólo unos días. Los atentados con coche bomba reivindicados por el cabecilla de Al-Qaida en Irak, el jordano Abu Musab al-Zarqawi, y la ofensiva insurgente suní, lanzada simultáneamente con ataques en todo el país, originaron decenas de fallecidos.

La reaparición de los combates en las áreas suníes, que se han mostrado tradicionalmente hostiles a la ocupación y donde abundan los elementos residuales del régimen baasista derrocado, no supone ninguna sorpresa, pero sí resultan preocupantes los métodos empleados en esta ocasión, literalmente copiados de las tácticas empleadas en el Cáucaso por los separatistas chechenos hace apenas unos días. El grado de coordinación y entrenamiento militar y las tácticas utilizadas evidencian el empeño que las fuerzas insurgentes están dispuestas a desplegar para dar al traste con el proceso de transición previsto para el próximo miércoles. Los errores de cálculo cometidos por la autoridad ocupante son evidentes y, aunque pertenezcan al pasado, deberían servir a la Coalición para aprender la lección. La disolución del Ejército iraquí y la incapacidad para evitar que las fronteras sigan siendo un auténtico coladero han permitido que en los últimos meses se haya instalado en el país lo que antes no había: una auténtica milicia terrorista fanatizada y sin escrúpulos que recurre a una violencia extrema e indiscriminada sin que se pueda garantizar la seguridad del resto de la población civil.

El pueblo iraquí se encuentra entre el hastío de una ocupación que le ha liberado de la tiranía de Sadam y el temor a ser abandonado a merced de las bombas y emboscadas de los asesinos de una y otra etnia. Hoy más que nunca se debe asegurar un desenlace político nacional que pasa, en primera instancia, por eliminar el terrorismo de importación e implicar a los iraquíes en el mantenimiento de su propia seguridad.

Análisis Internacional
¿Perdona Sadam?
GEES Libertad Digital 25 Junio 2004

Los dirigentes del PSOE han pedido públicamente al PP que pida perdón por la guerra de Irak. Sus argumentos: que no se han encontrado las armas de destrucción masiva iraquíes y que la comisión del 11-S no ha encontrado evidencias de la relación entre dichos atentados de Al Qaeda y Sadam. Sería fácil pedirles a quienes así razonan que se adelantasen ellos mismos y pidieran perdón por sus crímenes de corrupción y otras cuestiones, como el GAL, pero sería un error. El PP debe dar la batalla de Irak que todavía no ha querido dar, pero que es el único terreno donde, le guste o no a sus actuales líderes, van a poder callar de una vez por todas a los socialistas.

Para empezar, es verdad que las armas de Sadam siguen sin aparecer y que, tanto en Washington como en Londres, se piensa que se cometieron grandes y graves errores por parte de la inteligencia a la hora de evaluar los programas armamentísticos de Sadam (cosa lógica, dicho sea de paso, si se tiene en cuenta el secretismo y la política de deliberada ocultación y engaños del régimen iraquí en esos años). Pero también hay que recordar que nadie, en ningún país, ni en la oposición ni en el Gobierno, dudó en aquellos días del arsenal de Sadam. ¿Dónde están las citas de Zapatero, Blanco, Caldera o Bono poniendo en duda los informes de los inspectores de la ONU? Es todo lo contrario. En el primer debate sobre Irak en el Congreso español, lo que dice Zapatero es que él busca desarmar a Sadam por otros medios que no sea la intervención militar. Solana afirma ante los periodistas que no tiene dudas de las armas de destrucción masiva iraquíes y la propia Internacional Socialista exige de Sadam su desarme para impedir la guerra. ¿Podría explicarnos hoy Zapatero de qué pensaba que debía desarmarse Sadam?

En segundo lugar Al Qaeda y Sadam.
El PSOE sabe muy bien dos cosas: que la comisión del 11-S sólo se refiere a los atentados de aquellos días y que, de hecho, sus informes dan prueba de las múltiples conexiones del régimen de Sadam con la banda terrorista de Ben Laden y que, por lo tanto, sus juicios son generalizaciones que sólo se sostienen en un país como el nuestro, con buena parte de la prensa a su servicio; y que nunca nadie dijo ni aquí, ni en Londres ni en Washington que Sadam estuviera detrás de los atentados del 11-S. Las citas que El País extractaba de José María Aznar al respecto, lejos de demostrar su supuesta ignorancia, dejaban bien claro este punto. El problema no fue el 11-S sino la posibilidad de que un tirano vengativo y ambicioso como Sadam recurriera a los terroristas para conseguir lo que más ansiaba, atacar a Norteamérica.

¿Pero qué se puede esperar de unos dirigentes que critican a Rumsfeld por palabras que nunca dijo? La esperanza no está en el PSOE, sino en que el PP sepa cómo reaccionar. La batalla de Irak la tiene que ganar, la puede ganar. Pero para eso tiene que estar dispuesto a darla.

Bélgica y el ministro desatinos
Luis María ANSON La Razón 25 Junio 2004
de la Real Academia Española

Ni el Gobierno español ni nuestra diplomacia pueden permanecer impasibles ante la actitud belga de proteger a Eta. Los terroristas, desplazados en gran parte aunque sólo en parte de Francia, buscan nuevo santuario en Bélgica.
El ministro Desatinos tiene la obligación no de enfrentarse con Bélgica, sino de conversar, negociar, presionar e impedir que prosiga la actitud hostil de una nación cuyo Gobierno se escudará, sin duda, en los jueces pero que a nadie engaña. España tiene hoy medios sobrados para crear un clima europeo e internacional que dificulte a Bélgica esa actitud inamistosa y lamentable de proteger etarras.

Si el ministro Desatinos quiere volver a ser el ministro Moratinos deberá dejar en casa las frases ocurrentes, estudiar a fondo los asuntos y plantear soluciones con habilidad y firmeza. Con Aznar se podían gastar pocas bromas, a pesar de la inefable Ana Palacio. A Moratinos le han tomado ya la medida y empiezan a tratarnos como a pardillos en los más varios foros internacionales y en algunas relaciones bilaterales cómo la belga. Si no actuamos a tiempo veremos como el Gobierno Zapatero tendrá el gran honor de ver convertida a Bruselas en nuevo santuario etarra.

ETA y el 11-M
Antonio Jiménez La Razón 25 Junio 2004

La comisión del 11-M se ha abierto con la sospecha de un supuesto apaño entre socialistas y populares, según insinúan algunos de los restantes grupos. Dudo que exista tal acuerdo y quiero creer que hay voluntad total y absoluta por parte de todos por aclarar los puntos negros que jalonan la crónica más trágica de la historia de España tras la Guerra Civil. Otra cosa es lo que al final resulte. Me temo que lo que la justicia no esclarezca difícilmente podrá hacerlo una comisión política. Hasta ahora, y mientras no concluyan las investigaciones policial y judicial, parte de la Prensa viene demostrando un evidente interés por indagar y encontrar la respuesta a muchas de las interrogantes que planean sobre el 11-M, como la posible conexión entre Eta, los terroristas marroquíes y los asturianos proveedores de los explosivos utilizados.

Las revelaciones hechas por el abogado de dos narcos que hace año y medio ofertaron un pacto al fiscal antidroga a cambio de información sobre 500 kilos de goma-2, que el confidente policial Suárez Trashorras escondía en Avilés para venderlos a Eta, nos lleva a concluir que el fantasma de la banda terrorista vasca sigue planeando sobre el 11-M y probar su implicación directa o indirecta, si la hubo, debe ser prioritario. Son demasiadas las casualidades.

Terrorismo islámico
Guarden silencio y todo irá bien
Alberto Acereda Libertad Digital 25 Junio 2004

En las cintas recientemente desclasificadas por el gobierno norteamericano, pertenecientes a los atentados del 11-S, se escucha la voz del terrorista islámico Muhammad Atta. Justo antes de empotrar el avión en las torres gemelas, les dice a los pasajeros: “Guarden silencio y todo irá bien”. Ese es el lema dictatorial de la Yihad islámica, el que ha invadido de miedo a los países que miran a otro lado en la guerra global y necesaria contra el terrorismo, a los que siguen insultando a Estados Unidos, a los que prosiguen censurando a Israel por defenderse de los ataques terroristas del radicalismo islámico.

Guarden silencio y todo irá bien, nos dicen los pseudo-pacifistas de la antiglobalización marxista, los gobiernos cobardes que retiran sus tropas de Irak y los traidores de la libertad y de la democracia que manipulan los medios de comunicación en beneficio de la mentira, la falsedad, el antiamericanismo y el antisemitismo más podrido y sinvergüenza. Guarden silencio y no se preocupen de que, en apenas un mes, la Yihad islámica y sus asesinos de Al-Qaeda hayan cortado la cabeza frente a una cámara a tres inocentes trabajadores: dos norteamericanos y un surcoreano.

Guarden silencio y no se preocupen de que Kofi Annan y las Naciones Unidas sean hoy una organización corrupta hasta las cejas, con escándalos financieros y legales que atropellan cualquier dignidad personal y humana con tal de seguir ridiculizando a Israel, y negando a Estados Unidos su liderazgo contra el terrorismo. No les importe tampoco que en el seno de esas Naciones Unidas haya un visceral odio a todo lo judío y que sus comisiones estén pobladas de beneficiarios de dictaduras y tiranos. Guarden silencio si Kofi Annan cobra miles de dólares por dar un discurso en Harvard mientras hace oídos sordos a la realidad: que tras el terrorismo del siglo XXI está la Yihad islámica, la mal llamada guerra santa que avanza para destruir nuestra civilización y nuestra democracia occidental. Lo hace ahora en Irak, en Afganistan y en Israel. También en Indonesia, en Nigeria, en las Filipinas y en Europa, desde la Francia de Chirac a la España de Zapatero.

Guarden silencio y sigan viendo a Israel como la causa de los males del mundo, el enemigo del pobre y humilde Arafat. Sigan hablando de territorios “ocupados” por Israel, del derecho a la intifada palestina, y de los ilegales “asentamientos” de esos marranos judíos. Guarden silencio, ignoren y olviden que la Yihad tiene sólo por objeto extirpar nuestra civilización, nuestras familias y nuestros hermanos como “infieles” judíos, despreciables cristianos, y enemigos hindúes… para el establecimiento de un orden islámico universal y tiránico.

Guarden silencio, estiren sus piernas, relájense en este placentero vuelo del siglo XXI en el que hay miles de Muhammad Atta dispuestos a sacrificar su vida para acabar con infieles como usted o como yo, con nuestras instituciones democráticas y nuestras libertades básicas. Todo vale con tal de implantar en todo el planeta su fundamentalismo islámico de misoginia y degüello. Guarden silencio y en el sopor de julio verán qué poco se aclara de todo cuanto ocurrió en España entre el 11 y el 13 de marzo. Aunque llegue el verano, no guarde silencio porque quizá algún día no le dejen ir más a la playa… A la de Salou, por ejemplo, la misma en la que el tal Muhammad Atta planeó durante el verano de 2001 el 11-S. Pero vaya… como Bush es un imbécil y Sharon un asesino, guarden silencio y todo irá bien.

Derogación del PHN
El triste final del Plan Hidrológico
Rubén Osuna Libertad Digital 25 Junio 2004

Lo del Plan Hidrológico se veía venir mucho antes de que el PSOE activara su maquinaria para desgastar al Partido Popular. La cosa viene de muy atrás, pues hace años que los nacionalistas catalanes vienen peleando para que eso que llaman el Estado Español les solucione el grave problema de abastecimiento de agua del área metropolitana de Barcelona. Tuvieron suerte y el viejo proyecto de trasvase de agua del Ebro al sur fue impulsado definitivamente por el PP, de manera que el PSOE se puso, como siempre, al servicio de los nacionalistas, haciéndoles el trabajo sucio de zarandear al Gobierno y calentar a los aragoneses. Y tuvieron mucha más suerte aún, porque el servicial PSOE tomó poco después el poder, paradójicamente endeudado con ellos. El nuevo Gobierno ha tardado muy poco en empezar a pagar, echando abajo el Plan original y sustituyéndolo por otro que nadie se habría atrevido a defender (ni siquiera a proponer) en circunstancias normales. En efecto, los nacionalistas catalanes han conseguido lo que nunca pensaron que podrían lograr (veían más probable incluso un trasvase desde el Ródano): la Ministra Narbona reducirá el total de agua trasvasada, mantendrá una parte para uso en Aragón, pero desviará otra precisamente Ebro abajo, hasta Barcelona.

Las consignas empleadas para reventar el proyecto del Gobierno popular fueron surrealistas: que el trasvase tendría un tremendo impacto ecológico; y que alicantinos, murcianos y almerienses querían el agua para llenar piscinas y regar campos de golf con los que se forrarían “unos cuantos empresarios”. Esas fueron las espuelas con las que los nacionalistas catalanes, a través del PSOE, soliviantaron a los aragoneses que, enfurecidos, se tiraron a la trampa de cabeza.

Toda acción del hombre sobre la naturaleza tiene un impacto ecológico, y eso vale para el actual plan de trasvase o para el pinchazo que pensaban darle al Ródano. Evidentemente lo importante es que no se produzca un desastre, y reducir el impacto en lo posible con las medidas adecuadas. Pero no hubo discusión racional sobre este punto, sólo propaganda incendiaria. En cuanto a lo segundo, se supone que alicantinos, murcianos y almerienses no tienen derecho a una calidad de vida similar a los demás españoles, y que el trasvase sólo puede hacerse condicionado al uso que se haga del bien, según los criterios de quien al parecer lo cede. Y encima éstos son de órdago. Se deja caer que regar un campo de golf es un uso inmoral del agua, mientras que regar un melonar no, y ello básicamente porque con el campo de golf “se forran unos cuantos empresarios”, como si el dueño del melonar no fuera empresario también. La diferencia básica está en que el campo de golf es mucho más rentable económicamente (por hectárea, por litro de agua gastado y por euro invertido) que el melonar. Los agricultores, como siervos de la gleba, deben permanecer atados al terruño y pagando el diezmo. De esta forma se desliga el agua de las posibilidades de desarrollo económico de la zona y de las condiciones de vida de sus habitantes. Prosperar es malo, y con el agua de otros es, además, inmoral.

Lo gracioso del caso, desaladoras aparte, es que el final de esta triste historia tiene un trasvase (a Barcelona, supongo que para regar tomateras), un impacto ecológico (ley de vida) y muchas piscinas llenas y campos de golf verdes (en la cuenca del Ebro), más tres provincias con una calidad de vida (una duchita diaria con restricciones en vez de piscinas) y unas posibilidades de desarrollo (melonares regados con agua cara de desaladora, como mucho) mermadas sine die. Los aragoneses han dado un espectáculo lamentable que les pesará y avergonzará en el futuro, sobre todo cuando se enfríen y se den cuenta de lo injustos que han sido y de cómo les han utilizado. Pero hay más perdedores: este Plan tiene un coste enorme que ya no se puede justificar con la excusa de la solidaridad, y que vamos a pagar todos los españoles. Para eso sí existe España.

Una vasca para el País Vasco
Ignacio Villa Libertad Digital 25 Junio 2004

La decisión del Partido Popular del País Vasco de nominar a María San Gil como candidata a lehendakari en las próximas elecciones autonómicas es la confirmación de que los populares vascos, después de la marcha de Jaime Mayor Oreja a Bruselas, mantienen el camino correcto emprendido hace ya muchos años. Un camino de principios, de claridad y de insistencia a la hora de apostar por unas ideas políticas. El Partido Popular ha decidido apostar por una vasca para el País Vasco. Alguien que ha vivido desde hace años, minuto a minuto, la realidad de la sociedad vasca constreñida por el nacionalismo por un lado y castigada por el terrorismo etarra por otro. Es una elección correcta de alguien de la tierra que lleva haciendo política, de puerta en puerta, y que ha pasado por todas las situaciones posibles que han atravesado los populares en aquella Comunidad Autónoma.

María San Gil vivió en primera línea el asesinato de Gregorio Ordóñez, ha sufrido con sus familias cada uno de los asesinatos de los militantes del PP en tierras vascas, le marcó como a tantos el tremendo asesinato de Miguel Ángel Blanco, ha sido una constante colaboradora de Mayor Oreja a la hora de articular un frente constitucionalista en las últimas elecciones autonómicas, ha dado la cara en el Ayuntamiento de San Sebastián ante un elemento como Odón Elorza. María San Gil ha luchado de cerca contra la ambigüedad primero y contra la connivencia después de los nacionalistas con el terrorismo etarra. Ha sido una de las más fieles y rotundas defensoras de la libertad y de la democracia en un lugar donde el partido único y el mensaje monolítico del nacionalismo ha determinado la vida de miles de ciudadanos.

La elección de María San Gil es la continuidad de unas ideas y de un mensaje político, pero al mismo tiempo es la renovación en las formas. Con esta nueva candidata el Partido Popular rejuvenece su oferta y también sus equipos. Con San Gil, los populares vascos deciden seguir dando la cara por la democracia desde el sentido común y desde la coherencia. Es cierto que el camino que tienen por delante es complicado, pero tienen lo más importante: un proyecto político. Ahora la clave es que todos aquellos que su nombre aparecía también en las quinielas sepan enterrar ese "trocito" de protagonismo y arrimen el hombro para trabajar en equipo. La decisión está ya tomada y todos deberán ponerse detrás de la nueva candidata. Pase lo que pase en las elecciones del año próximo, la elección del Partido Popular ha sido un signo claro de madurez política.

Archivo de la Guerra Civil
Los papeles de Salamanca
Pío Moa Libertad Digital 25 Junio 2004

Ha surgido en torno al archivo de Salamanca la enésima polémica con la consiguiente dificultad de entenderse, porque se hablan idiomas diferentes. Pedro Schwartz ha argüido que el archivo debe conservarse tal cual, argumentando la necesidad de superar de una vez la guerra civil. Argumento bien intencionado, pero poco efectivo, porque el nacionalismo catalán, como la izquierda, ha decidido hace mucho no superar la guerra, sino vencer en ella a cualquier precio, derrotar finalmente a Franco. La pretensión es absurda, pero les empuja a mantener la llaga indefinidamente abierta.

Una demostración la tenemos en la réplica del intelectual nacionalista Borja de Riquer a Schwartz: para él la superación de la guerra consiste, en todo caso, en la disgregación del archivo mediante la vuelta a Barcelona de una parte de él. En su opinión se trata de una cuestión de “ética”, de “justicia democrática”, y no de nacionalismos. A su juicio, los papeles del archivo proceden de un “expolio”, por lo cual, se pregunta retóricamente: “¿Perpetuar unas expoliación política, darla por buena, es un signo de reconciliación? (…) Mal servicio se hace a la democracia si con el pretexto de una supuesta “superación” de la Guerra Civil mantenemos y damos por buenos los actos violentos y las disposiciones represivas de la dictadura franquista”.

¿Fue un expolio la requisa de los archivos de la Generalidad por los vencidos? Puede decirse que sí, claro, viene a ser algo parecido a un botín de guerra. Pero ¿es que sólo los franquistas cometieron expolios y requisas, actos violentos y disposiciones represivas? Ni mucho menos. Si en algo destacó la Generalidad presidida por Companys fue, desde 1934, en actos violentos, disposiciones represivas y expolios. En eso se pareció al franquismo, con el agravante de que éste no tiene en su haber el cúmulo de destrucciones del patrimonio cultural que hubo en Cataluña bajo el poder de la izquierda. Una gran parte de los expolios de la Generalidad, incluyendo archivos y bienes muy diversos fue reparada, otra no, desapareció para siempre, como ocurrió en el resto de España; y buena parte de lo destruido fue reconstruido por el franquismo, pero tampoco todo pudo serlo.

¿Qué le parece al señor Borja de Riquer? ¿Hacemos un mal servicio a la democracia si damos por buenos esos actos violentos y disposiciones represivas de la Generalidad? Pues de lo que se trata es de esto, de darlos por buenos porque, supuestamente, se cometieron en defensa de la democracia. Una democracia bajo la protección de Stalin y protagonizada, nos quieren hacer creer, por los autores del intento de guerra civil del 34, por los marxistas y anarquistas, y por los republicanos que en 1933 replicaron con intentos de golpe de estado a la victoria electoral de la derecha. Una larguísima e intensísima propaganda ha hecho comulgar a demasiada gente con tales ruedas de molino, pero ya va siendo hora, también de “superarlas”. Dar por buenos estos hechos, o los del bando contrario, no es hacer un servicio a la democracia, desde luego, pero pasarse la vida exigiendo reparaciones por ellos, renovando los odios y desvirtuando de paso la historia, sí que es hacerle un pésimo servicio. Es, literalmente, sabotear la convivencia democrática que se asentó, no en el olvido, como a veces se pretende, sino en algo así como el perdón mutuo, perdón que una de las partes, y a mi juicio la más culpable, no acaba de conceder. ¿Es un signo de reconciliación cesar en estas rencorosas reclamaciones? Pues yo creo que sí, y que sólo debe volverse sobre ellas si la fraseología victimista persiste en recordar, y obligar institucionalmente a que se recuerden, sólo los desmanes de una de las partes.

El archivo de Salamanca, fuera cual fuera su origen (hay en el mundo muchos archivos y bibliotecas de procedencia irregular) es hoy un archivo muy valioso, en expansión, y de enorme interés para los estudiosos de la guerra civil. Atacarlo como hacen los nacionalistas sólo puede calificarse como ruindad y, desde luego, en nada contribuye a la reconciliación ni a la democracia.

La base de todo ello ya la expuso Tusell con la torpeza que le caracteriza, y aparece de nuevo en Riquer de manera más disimulada. Según los nacionalistas, la guerra fue de España, o de una parte de España, contra Cataluña, y por ello piden “reparaciones”. La realidad es que la guerra civil lo fue en Cataluña exactamente igual que en el resto del país

PACTOS QUE CUESTAN UN DÉFICIT
Editorial ABC 25 Junio 2004

LOS acuerdos a tres bandas entre el Gobierno central, el PNV y el tripartito catalán para modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria empiezan a concretar el contenido político de esta nueva legislatura. Para esto buscó como socios de mandato a los nacionalistas y para esto Pasqual Maragall ejerce a distancia un control creciente sobre José Luis Rodríguez Zapatero, para que, llegado el momento, la precariedad del Ejecutivo pague los peajes necesarios. Todo es legítimo, sin duda, porque la transacción es consustancial al ejercicio de un gobierno democrático, pero lo que no es legítimo es que los compromisos permanezcan ocultos a la opinión pública. Este criterio de opacidad lo defendió el lendakari Juan José Ibarretxe para no dar a conocer los acuerdos que había alcanzado con el presidente del Gobierno, gracias a los cuales el PSOE sumó el voto del PNV en el Senado para modificar los criterios de contención del déficit de las Autonomías. Luego se supo que, entre otros asuntos, había mediado un compromiso sobre el cupo vasco y la ampliación de la plantilla de la Ertzaintza, bienvenida si es para empezar a hacer algo contra ETA. Como con el nacionalismo vasco no se empieza de cero, resulta poco responsable reanudar una política de pactos en la que el PNV no dé a cambio más que su voto en el Congreso de los Diputados a los proyectos que, por otro lado, son los que le convienen o, simplemente, no le afectan. Habría que aspirar a algo más ambicioso y fijarle al nacionalismo una contraprestación política que mire al futuro y aprenda de un pasado en el que el PNV nunca ha tenido que renunciar a nada.

Se puede negociar el cupo y la ampliación de la Ertzaintza, pero la exigencia de reciprocidad al nacionalismo no puede agotarse en un simple apoyo parlamentario cuando el proyecto nacionalista para el País Vasco -el Plan Ibarretxe- es una declaración de soberanía inconstitucional. Acrecer el poder político del nacionalismo para seguir en el mismo error histórico que marcó la Transición es, en estas circunstancias, una irresponsabilidad del Gobierno.

Será difícil que el Ejecutivo que preside Rodríguez Zapatero cambie el curso de los acontecimientos, porque la presión del socialismo catalán va a traducirse en una sucesión de correlativas contraprestaciones al nacionalismo vasco. Acaba de suceder con la Ley de Estabilidad Presupuestaria, cuya modificación permitirá a Cataluña absorber el 80 por ciento del incremento del déficit total de las Autonomías para 2005, equivalente a una décima del Producto Interior Bruto nacional. Además, es un síntoma grave que esta primera demostración de la precariedad del Gobierno haya pasado por las manos del vicepresidente y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes. Su crédito político se había consolidado en la medida en que defendía el rigor presupuestario -mejor gestión de los recursos, menos gasto, más ingresos- frente a propios y extraños. Podría decirse que se trata de una cesión menor, absorbible por el buen nivel de las arcas públicas, pero lo cierto es que este acuerdo que rompe la contención del déficit autonómico se produce después de una serie de discrepancias de Solbes con otros ministros sobre aspectos sustanciales de sus anuncios -vivienda, horarios comerciales, tributación de plusvalías-. Puede ser una cuestión menor, pero más parece un primer asalto ganado por los aliados del PSOE, con todo su valor de precedente, en detrimento de los criterios de rigor y control que predicaba el vicepresidente económico en los primeros días de una Legislatura en la que nacionalistas y socialistas catalanes ya han marcado su territorio.

¿Reformar el estatuto?
Iñaki Ezkerra La Razón 25 Junio 2004

Si algo bueno han traído con certeza las últimas elecciones europeas es que han supuesto una verdadera estocada para el Plan Ibarretxe ya bastante maltrecho por el ninguneo mediático que acarreaba la táctica nacionalista de apartarlo y sustraerlo de esos medios para anestesiar a la sociedad y adormecer el debate. A esa ausencia mediática se añade ahora el hecho de que el voto constitucionalista ha superado al nacionalista en esa última consulta electoral. Podrá objetarse que las europeas no son un fiel baremo de la vida política ni en el País Vasco ni en ninguna parte y que ha habido un gran índice de abstención que no se produciría en unas autonómicas.

Pero, teniendo todo eso en cuenta y esquivando cualquier triunfalismo, también es cierto que el PNV no va a arriesgarse a intentar un referéndum sobre su plan secesionista si existen serias posibilidades de perderlo. Quizá Arzalluz o el propio Ibarretxe podrían atreverse a ese órdago sin cartas pero el sector de Imaz es más cauto y sabe que el daño de una derrota semejante no se quedaría en el propio plan únicamente. Hace unas semanas Egiguren daba por hecho que ese referéndum no llegará antes de dos años aunque no explicaba con qué datos contaba para hacer esa afirmación. Con los resultados de las europeas no necesitamos ya las dotes adivinatorias de Egiguren para tranquilizarnos.

Tranquilizaría saber cuál va a ser su oferta de reforma y que exigiera al PNV que, antes de reformar el Estatuto, se limite a cumplirlo. ¿De qué nos sirve a los vascos tener competencias en medios de comunicación, una Euskal Telebista con dos canales y una Radio Euskadi si se usan para el adoctrinamiento político y si para ellas no existen locutores ni guionistas ni espectadores reacios al sueño de la construcción nacional? ¿De qué nos sirve tener la competencia de Cultura si aquí se les cierran las puertas a quienes hacen la cultura más competente? ¿De qué nos sirve que nos hayan transferido Turismo si los turistas echan a correr por miedo a los tiros o las bombas? ¿De qué nos sirve poder organizar nuestra política educativa si de ella salen auténticos maleducados políticos que llaman «enemigo» al adversario y esgrimen un cóctel molotov como argumento? ¿De qué nos sirve tener la transferencia del orden público si públicamente reina el desorden y no están garantizados nuestros derechos empezando por el de la libertad de expresión? ¿De qué nos sirve tener una policía autonómica si no detiene a quienes atentan contra nosotros y si no nos protege cuando nos manifestamos cívicamente? ¿De qué nos sirve tener un consejero de Interior que no tiene relación con el mundo exterior? ¿De qué nos sirve tener una Hacienda Foral si están permanentemente amenazadas las haciendas de los que pertenecen a tal partido o foro? ¿De qué le sirven a nuestros empresarios las ventajas fiscales en los impuestos si existe un impuesto revolucionario? ¿De qué nos sirve tener un Concierto Económico si económicamente sólo reina el desconcierto?

La pluralidad unidireccional
Aleix Vidal-Quadras La Razón 25 Junio 2004

Tanto en el Congreso como en el Senado se han producido recientemente incidentes provocados por diputados o senadores que han formulado antirreglamentariamente preguntas en catalán. La forma de solucionar estas alteraciones del ordenado discurrir de los debates por parte de los presidentes de las correspondientes sesiones no ha obedecido precisamente a la unidad de criterio. Así, Manuel Marín ha intentado recurrir al humor utilizando a su vez la lengua de Verdaguer e invitando al infractor a «hacer en Roma como los romanos». Javier Rojo, por su parte, ha llamado al orden al senador díscolo y ha anunciado sorprendentemente un estudio técnico sobre la utilización de lenguas cooficiales en las actividades parlamentarias. La vicepresidenta Carme Chacón, cuyo apellido demuestra que sin las valiosas aportaciones de población procedentes de otras partes de España, Cataluña no tendría hoy un peso demográfico suficiente como para sostener su lengua autóctona, se limitó a preguntarle al ministro Montilla, ilustre nacionalista socialista catalán nacido en la provincia de Córdoba, si había entendido al interpelante y si deseaba o no responder. El ministro Josep, nacido José, pasó sin más a contestar en castellano y su interlocutor, cumplida la parte subversiva de su intervención, siguió el diálogo también en el idioma oficial del Estado.

En fin, como se ve, un perfecto aprovechamiento del tiempo y las energías de sus señorías al servicio del interés general al que supuestamente sirven. Lo más inquietante de toda esta historia es la reacción de las más altas autoridades de ambas Cámaras, que oscila entre la desorientación, la complicidad o la salida por peteneras. El fondo de la cuestión, al que nadie alude, es que el principio de pluralidad es de aplicación universal y vale lo mismo para el conjunto de España que para Cataluña en particular. De acuerdo con este principio, en el Parlamento, los ayuntamientos, el sistema educativo en todos sus niveles, los centros sanitarios, la Administración de la Generalitat, los medios de comunicación públicos de ámbito autonómico y las instancias de la sociedad civil organizada, está aceptado y asumido en Cataluña que la lengua de uso exclusivo sea el catalán. Se ejemplifica así el hecho diferencial constitucionalmente consagrado. Pues bien, por exactamente el mismo motivo en los órganos centrales del Estado la lengua a emplear es la común, ya que en ellos se viven y encarnan las cosas compartidas por todos los españoles, nacionalistas catalanes incluidos. El problema surge cuando determinadas fuerzas sociales y políticas no desean en realidad ver respetada la diferencia, objetivo plenamente cumplido, sino negar lo común, propósito destructivo e inconstitucional. Eso es lo que han de entender la tercera y la cuarta autoridad del Estado y actuar en consecuencia, sin complejos ni despistes.

Un desafinado coro
Miguel Ángel Jiménez La Razón 25 Junio 2004

El torrente de manifestaciones de los líderes socialistas, no provoca otra cosa que una permanente sensación de desasosiego, dado lo contradictorio de los discursos que se escuchan. Todo ello hace sospechar si estamos ante un partido político o ante muchos.

Ayer se filtró la noticia de un supuesto acuerdo entre el jefe del ejecutivo, Rodríguez Zapatero, y el presidente de la autonomía vasca, según el cual, el Gobierno central mejoraría las condiciones del acuerdo fiscal con esa comunidad. Al mismo tiempo, se conocían unas declaraciones conjuntas del presidente de la autonomía catalana, Pascual Maragall, y el de la andaluza, Manuel Chaves, que pedían suprimir la excepción fiscal vasca y navarra, de tal suerte que las comunidades de mayor renta aportaran más a la Hacienda publica y recibieran de acuerdo con la población.

Como se ve, nunca había habido en un partido en el gobierno con tanta disparidad de opiniones, y tanto discurso contrapuesto. La evidencia no es otra, que todos estos hechos, no son otra cosa que la debilidad del presidente del Gobierno, preso de tantos acuerdos, para mantener una mayoría en el congreso, que cada vez parece más inestable.

El concierto fiscal con el País Vasco es sin duda un hecho discriminador e injusto, en perjuicio del resto de los españoles. Su futuro es, sin duda, incierto, a medida que la armonización fiscal sea un hecho en la Unión Europea, en donde no se permitirá situaciones de privilegio en ninguna región europea. Por ello no se entiende la supuesta cesión de Rodríguez Zapatero ante el ejecutivo vasco, y es de difícil venta en comunidades más necesitadas de atención por parte del Gobierno de la nación, en donde curiosamente la mayoría de los votantes son socialistas. Una medida como esa, favorecer fiscalmente a una comunidad próspera, no se entiende desde el credo socialista, y menos desde el sentido común.

La guerrilla sacude Irak con 90 muertos en vísperas del traspaso de poderes
Los ataques parecían diseñados para dar a entender que los insurgentes están organizados y cuentan con una creciente capacidad de destrucción
ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL ABC 25 Junio 2004

BAGDAD. A seis días de la devolución de soberanía al nuevo Gobierno iraquí, la guerrilla lanzó ayer una sangrienta ofensiva en las principales ciudades del denominado Triángulo suní. Varios ataques coordinados, que parecían planificados, casi simultáneos, en Mosul, Baquba, Ramadi y Bagdad, causaron la muerte de más de noventa personas y cientos de heridos. Un terrorífico embate con el que los insurgentes dan a entender que están organizados y que cuentan con una creciente capacidad de destrucción; que están dispuestos a hacer la vida imposible al nuevo Gobierno y que son los dueños del siniestro juego seguido en la región suní de Irak.

Como en casi todos estos atentados, la mayoría de las víctimas han sido civiles, aunque los ataques iban dirigidos contra las nuevas Fuerzas de Seguridad. En Mosul, varios coches bomba, conducidos por suicidas, se estrellaron contra dos comisarías y la Academia de Policía. En Baquba, los insurgentes ocuparon dos comisarías y destruyeron el sede del jefe de las nuevas fuerzas del orden de la ciudad. En Ramadi fue también atacada una comisaría. Y en Bagdad, murieron cuatro soldados iraquíes en un atentado contra un puesto de control.

«Situación bajo control»
Pese a estos ataques, el portavoz de las tropas norteamericanas, inasequible al desaliento, el general Kimmit, aseguró que «la situación está bajo control». Al tiempo que el primer ministro, Iyad Alaui, insistía en que «los terroristas están cada vez más aislados y desesperados». Alaui mantiene abierta la opción de declarar la ley marcial en algunas de las zonas más conflictivas, pero la Administración norteamericana lo desaconseja, como si considerase que tal decisión parecería una muestra de pesimismo cuando lo que se quiere es infundir esperanza.

El grupo del terrorista jordano Al- Zarqaui se ha atribuido esta ofensiva en un mensaje difundido por internet, en el que asegura que los ataques no han hecho más que empezar y en el que se aconseja a la población que no salga de casa porque «habrá más atentados contra los invasores, sus cómplices y traidores». Al-Zarqaui ha presumido de ser el autor de los más sangrientos atentados cometidos por suicidas, aunque parece difícil adjudicar únicamente a su grupo la arrolladora cadena de ataques cometidos ayer.

En el Triángulo suní ha operado tradicionalmente una guerrilla nacionalista, a la que se han sumado miembros del Ejército disuelto por Estados Unidos, partidarios de Sadam, espontáneos con alguna cuenta pendiente con las fuerzas de ocupación e internacionalistas islámicos. La guerrilla nacionalista no ejecuta acciones suicidas, sino atentados planificados en los que procuran siempre salvar el pellejo.

La insurgencia parecía haberse propuesto también tomar bajo su control algunas comisarías. Y su ofensiva fue tan arrolladora que, en Baquba, la aviación norteamericana llegó a arrojar bombas de seiscientos kilos sobre los lugares en los que los rebeldes se habían hecho fuertes.

Las tropas norteamericanas actúan como si considerasen que todos los ataques y atentados tienen su origen en Faluya, que ayer volvió a ser bombardeada. Hasta ahora, no obstante, cualquier intento de asalto o de toma de control de la ciudad ha sido repelido por una feroz resistencia. Los insurgentes, desde luego, campan a sus anchas por ese poblachón, donde los encapuchados con lanzagranadas al hombro confraternizan con la Policía local. Aunque las autoridades de la ciudad dicen que por sus calles podrá haber encapuchados, pero no terroristas de Al-Zarqaui.

Faluya se ha convertido en una ciudad prohibida a la que ningún occidental puede aproximarse; en realidad, no se puede llegar ni al arranque de la carretera que conduce de Bagdad a ese feudo de la resistencia. Pero, sea lo que sea lo que allí se ha gestado, parece ya un fenómeno inextirpable, porque cada asalto lanzado por las tropas norteamericanas lo único que ha provocado ha sido una nueva escalada de violencia con resultados contraproducentes.

En todo caso, por inquietante que parezca el futuro de este Gobierno provisional, en principio destinado sólo a organizar las próximas elecciones, las autoridades norteamericanas e iraquíes mantienen firme el compromiso de celebrar la mágica ceremonia de traspaso de poderes, a la que tendría que asistir el Ejecutivo iraquí en pleno y plenipotenciarios estadounidenses. Todos, juntos, en el búnker de la «Autoridad Provisional Aliada», vigilado por la mayor concentración de tropas desplegadas en esta capital desde el fin de la guerra. Parece muy difícil un ataque contra ese búnker, que ocupa una quinta parte de Bagdad, pero éste es un país muy grande.

INVESTIGADOR DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS ESTRATÉGICOS DE SINGAPUR
Rohan Gunaratna:«La amenaza del terror islamista no disminuirá para España»
D. MARTÍNEZ ABC 25 Junio 2004

SIGEFREDO Rohan Gunaratna afirma que la amenaza de Al Qaida exige que los dos principales partidos españoles mantengan una estrategia de coherencia y unidad
Rohan Gunaratna, director de investigación sobre terrorismo del Instituto de Estudios Estratégicos y de la Defensa de Singapur, está considerado como uno de los mayores expertos en Al Qaida. Ahora se encuentra en España para participar en seminarios y coloquios sobre la red criminal que dirige Osama bin Laden. Su pronóstico sobre nuestro país no puede ser más pesimista: «España está en el punto de mira de los grupos terroristas islámicos del norte de África. La amenaza no disminuirá en el futuro».

-¿Por qué Al Qaida atacó España?
-Al Qaida ha considerado a Estados Unidos e Israel como sus principales enemigos a lo largo de los 90. A partir del año 2001, decidió no sólo atacar a EE.UU., sino también a sus aliados y defensores, incluida España. A ello se suma el que España participa activamente en la lucha internacional contra el terrorismo.

-¿Da algún valor al hecho de que los atentados se produjeran tres días antes de la celebración de las elecciones generales?
-Eso fue fundamentalmente una coincidencia. Habían sido preparados con dos años de antelación con lo cual tampoco tiene relación con el despliegue de soldados españoles en Irak.

-¿El que España haya dejado de ser aliado de Estados Unidos en la guerra de Irak garantiza que Al Qaida no volverá a atentar en España?
-Evidentemente, no. España ocupa un lugar muy importante en la lista de objetivos a atacar por parte de las organizaciones terroristas islámicas, especialmente de las que están asentadas en el norte de África. Estas últimas tienen a España en su punto de mira desde mediados de la década pasada.

-¿Cree que la orden de atentar en España partió directamente de la cúpula de Al Qaida?
-La orden partió de un grupo de marroquíes residentes en España, pero ciertamente tienen conexiones con la cúpula de Al Qaida, aunque fue una operación de carácter local.

-¿Cree posible que algún servicio secreto esté detrás del 11-M?
- No. Tampoco ETA está detrás de este ataque. Tenemos que luchar contra el terrorismo y no perder el tiempo en conspiraciones.

-Además de la colaboración internacional y de la captura de terroristas ¿qué hay que hacer para acabar con Al Qaida?
-El Gobierno español debe elaborar una política antiterrorista con el claro objetivo de crear una infraestructura sólida y amplia con la que hacer frente a una amenaza que no disminuirá en el futuro, y de esto tenemos que ser conscientes. En definitiva, se trata de diseñar una estrategia a largo plazo en la que no puede haber periodos de relajación o hacer pausas. Por lo tanto, los españoles deben saber que de cara al futuro la amenaza mayor les va a venir del terrorismo islamista mucho más que del terrorismo etarra. El hecho de que en un solo ataque en España, el terrorismo islamista haya matado casi a 200 personas es indicativo del tipo y naturaleza de la amenaza con la que se van a tener que enfrentar, mucho más peligrosa que la de ETA que ha matado a 800 personas en 30 años.

-¿Encuentra alguna justificación a los enfrentamientos que mantienen los dos principales partidos políticos españoles a causa del 11-M?
-España debe desarrollar una estrategia interna y exterior coherente contra el terrorismo y esto sólo se puede llevar a cabo si los dos partidos están unidos, si no será más débil. La seguridad nacional exige unidad, es la única forma de que funcione. Los políticos españoles han de tener en cuenta que la amenaza contra España permanece debido a tres factores: la radicalización de la población islámica que vive en Europa y España, la delicada situación del norte de África y el conflicto de Irak.

-El Gobierno español quiere controlar los discursos de los imanes...
-Más que controlarlos, los dirigentes políticos españoles y los líderes religiosos y sociales deben aproximarse para entablar un diálogo sincero. Ciertamente, un líder islamista que apoye la violencia debe ser llevado ante la ley, pero es muy importante crear puentes de amistad. Una política inteligente pasa por la intregación de los inmigrantes. es decir, no les debe llegar la imagen de que pueden ser considerados como delicuentes o enemigos.

-¿La caída de Bin Laden, que consecuencias podría tener en Al Qaida?
-La estrategia terrorista va más allá de Bin Laden o Al Qaida. Hay muchos grupos que seguirán atacando Occidente, sobre todo en Oriente Medio, Asia y África. Para luchar contra este terrorismo, el Gobierno español tiene que desarrollar una política plurinacional y potenciar su colaboración con las diversas agencias de inteligencia y espionaje.

TRABAJÓ EN LA MISMA MINA QUE SUÁREZ TRASHORRAS
Detenido en Canarias otro minero asturiano relacionado con el traslado de la dinamita del 11-M
La Guardia Civil ha detenido en Lucía de Tirajana (Gran Canaria) a un sospechoso de haber participado en el traslado de los explosivos del 11-M desde Asturias a Madrid. Se llama Antonio Iván Reiss Palacio, conocido como "Jimmy", es asturiano y trabajó en la mina "Conchita". Mientras, la trama de la dinamita de Avilés comienza a ofrecer conexiones con ETA.
Agencias Libertad Digital 25 Junio 2004

Fuentes del Ministerio del Interior indicaron que la detención de Reiss Palacio se produjo entre las 8.30 y las 9.00 horas en Vecindario, en el suroeste de Gran Canaria, y al parecer el arrestado había huido al archipiélago desde Asturias, de donde es natural, tras los atentados del pasado 11 de marzo en la capital.

Según las mismas fuentes, la detención se llevó a cabo en virtud de una orden del juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, encargado de la investigación de los atentados. Tras prestar declaración en la comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas, "Jimmy" ha sido trasladado a Madrid y presumiblemente pasará a disposición de la Audiencia Nacional en las próximas horas.

Las fuentes precisaron que Reiss Palacio podría estar relacionado con el traslado desde Asturias a Madrid de la dinamita Goma 2 ECO que los terroristas utilizaron para hacer explosionar los cuatro trenes en Atocha, Santa Eugenia y El Pozo, y añadieron que trabajó en la mina "Conchita", ubicada en el concejo de Belmonte de Miranda (Asturias).

Denunciado por el menor
Al parecer, el nombre de "Jimmy" fue facilitado al magistrado Del Olmo por el menor G.M.V., detenido la semana pasada en Avilés en la operación de la Guardia Civil relacionada con la trama de los explosivos del 11-M.

En esta operación también fueron arrestados Carmen y Antonio Toro, esposa y cuñado del ex minero y también trabajador de la mina "Conchita" José Emilio Suárez Trashorras, en prisión desde el pasado 22 de marzo acusado de haber facilitado los explosivos para la masacre a los responsables de la misma. Hasta el momento, las fuerzas de seguridad han detenido a trece personas, incluido "Jimmy", en relación con la trama de los explosivos.

Además de Suárez Trashorras, Carmen y Antonio Toro, el menor y "Jimmy", han sido arrestados en esta operación el marroquí Rafa Zohuier, Emilio Llano, Raúl González, Iván Granados, Sergio Alvarez, Rubén Iglesias, Javier González Díaz y Juan Granados Peña. De los trece, permanecen en prisión, además de Trashorras, Zohuier, Llano, González e Iván Granados, mientras que el menor se encuentra en un centro de internamiento y el resto quedó en libertad, a excepción de "Jimmy", quien todavía no ha pasado a disposición judicial.

González Ledesma: «Hay gente en Cataluña que me mira mal por escribir en castellano»
El autor presentó «Tiempo de venganza», novela que mira «sin rencor» al franquismo a partir de su experiencia
Las grandes ciudades cambian, se transforman pero la esencia que desprendieron un día permanece en el tiempo gracias al territorio literario que abonan nuestros escritores. La Barcelona de posguerra es el escenario al que regresa el escritor y periodista Francisco González Ledesma (Barcelona, 1927) en su última novela, «Tiempo de venganza», que acaba de editar Planeta, una Barcelona desconcertada tras el desenlace de la Guerra Civil, de «represión sexual y política», en la que se desarrollan «historias de luchas y sueños». Una pasado que para González Ledesma sigue algo vivo todavía.
González Ledesma ha volcado en este libro muchas experiencias de su biografía
Marta Borcha La Razón 25 Junio 2004

Madrid- «Mi novela recoge la extensión de las viejas ramas del franquismo. La sociedad española ha evolucionado pero sus intereses económicos y culturales siguen ligados al franquismo. Antes se pedía un café y un pedazo de memoria, ahora un cubata y un pedazo de olvido». Frente a la Barcelona del pasado, la obra, fruto de cinco años de trabajo, presenta el Madrid de nuestros días, dos ciudades que el narrador recrea a través de más de 300 páginas: «Barcelona tiene un alma dictada por la historia y el comercio y Madrid tiene cien almas, cada una que llega nueva, es una ciudad artificial que se fabrica a si misma cada día».

Maestro de la intriga policial, la novela de este autor que ganó en 1984 el Planeta con «Crónica sentimetal en rojo», se mueve en el plano de lo detectivesco, entre un crimen que se va a cometer y una muerte que acaba de acontecer y cuya solución parece cuando menos turbia. «El género negro me facilita instrumentos nuevos que se alejan de la novela convencional. Ello te permite que la obra sea más directa y que te puedas meter en la piel de un juez o en la cama de una corista». El escritor convierte en protagonistas a dos abogados respetables que vuelven la vista atrás y deciden terminar con la impunidad de una violación que sufrió una amiga por parte de un compañero de la facultad adscrito al régimen de Franco. Los abogados emprenden su particular ajuste de cuentas con métodos que nada tienen que ver con formularios y los juzgados. «Yo no soporté la abogacía, no podía estar entre dos personas y hacer mía la verdad, me hacía sufrir mucho. Creo en la honradez de la abogacía y mi mayor orgullo es tener el Premio Roda Ventura, galardón que premia en Barcelona el trabajo de los abogados», explica este escritor cuyas huellas biográficas aparecen por toda la novela.

La educación nacional católica que tanto marcó la juventud de Ledesma aparece también en su obra como reflejo de una época. «Pasé de la República a una educación integrista en la que la mujer era considerada un instrumento de pecado y enemigo de la virtud del hombre. El cura tocón era una de las figuras habituales en las aulas», recuerda el autor catalán, quien aclara que su mirada al pasado franquista no está cargada de «ningún rencor» y que sólo ha querido «dar testimonio de este tipo de educación que yo y muchos tuvimos que sufrir».

Como muchos de sus compañeros de batalla literaria, Ledesma es un escritor de corazón catalán pero pluma castellana, algo que, a su parecer, no termina de agradar a algunos: «En Cataluña hay una nueva legión de escritores que consideran que cultivar el catalán es un deber. Hay gente que nos mira mal, que piensa que somos poco patrióticos, pero nuestra educación sentimental fue en castellano y que por nuestra parte es lo más honrado», concluye este escritor cuya figura y obra se recoge en la Enciclopedia Espasa pero sin rastro alguno en la enciclopedia catalana.

«O nos euskaldunizamos por decreto o perdemos nuestro puesto de trabajo»
Marcos S. González La Razón 25 Junio 2004

Madrid- Es uno de los profesores a los que el Gobierno vasco, y en concreto la consejera de Educación, quiere despedir tras más de 20 años de dedicación con el único pretexto de no dominar el euskera. La situación ha llegado a tal extremo para este colectivo, que no quiere que su nombre aparezca en un periódico para que el nacionalismo no le señale.

¬¿Por qué quiere deshacerse de su colectivo el Gobierno vasco?
¬En estos momentos hay un grupo de 183 personas que pierden la estabilidad por una discriminación lingüística, es decir, que el decreto de perfiles se aplica y quien no tenga el perfil lingüístico 1 el 31 de agosto pierde la estabilidad. La realidad es que está en la calle.

¬¿Hay limpieza étnica en la medida?
¬ Yo veo una discriminación clara. Mal empezamos si se aprueba que esto se pueda efectuar. Si hacemos legal una discriminación por razones lingüísticas se puede dar el caso de legalizar cualquier otra discriminación. El Plan Ibarreche, en su artículo octavo que nadie va a ser discriminado por razones lingüísticas.

¬El colectivo de docentes de las Ikastolas no tuvo tantos problemas para regularizar su situación.
¬Con ellos también se firmó un acuerdo en el que se les exigía obtener la titulación necesaria para ocupar las plazas y también el perfil lingüístistico. A día de hoy hay gente que no ha cumplido estos requisitos.

¬¿Qué os ha parecido la actitud de la consejera, Ángeles Iztueta?
¬Autoritaria. Estamos indignados porque a día de hoy no hemos sido recibidos en el Departamento de Educación. Solicitamos hace tiempo una entrevista y todavía esperamos una respuesta.

¬ ¿Como se vive cuando te obligan a aprender algo que no quieres, bajo la amenaza de perder tu trabajo?
¬ Aquí estamos obligados por decreto a euskaldunizarnos o perdemos el trabajo. Tenemos que pasar por esta situación de euskaldunización si queremos mantener el puesto laboral. De esta criba, todo aquel que ha conseguido el perfil lingüístico 2 lo van a mantener indefinidamente, mientras que los del perfil lingüístico 1 sólo se quedarán hasta dentro de dos años.

¬ ¿Cree que les acosan por no pertenecer al ámbito nacionalista?
¬ No se puede sacrificar a personas porque no hayamos aprobado un examen de euskera. Nos sentimos maltratados.

EL ALCADE DE SAN SEBASTIÁN INSISTE EN INCLUIRLE
Víctimas del Terrorismo exige a Elorza que suspenda el concierto de Muguruza para la Semana Grande
El colectivo de víctimas del terrorismo del País Vasco (Covite) ha pedido este jueves al alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, que "suspenda cuanto antes" el concierto de Fermín Muguruza previsto para las fiestas de Semana Grande porque "con sus canciones humilla y pisotea la memoria de las víctimas del terrorismo".
EFE Libertad Digital  25 Junio 2004

Covite se sumó de esta manera, en un comunicado, a la demanda realizada por el PP donostiarra para que el Ayuntamiento no contrate el próximo 13 de agosto a Muguruza, al que acusó de escribir letras "repugnantes que defienden la lucha armada", si bien Elorza ya anunció este miércoles que no censurará ni dejará fuera del cartel de conciertos de Semana Grande a este cantante.

El colectivo de víctimas vascas del terrorismo afirmó que las letras de algunas canciones de Muguruza son "un claro ejemplo de apología del terrorismo y de sus actividades delictivas" como "la fuga de terroristas de las prisiones". Recordó, en este sentido, que el tema "Sarri, Sarri" celebra "la fuga de los presos de ETA Joseba Sarrionaindia e Iñaki Pikabea de la cárcel de Martutene en 1985", y que otras canciones como "Cartel en el casco viejo de Bilbao", "Zipaioen Matxinada" o "Lepomoztua" critican "injustamente la labor de los Cuerpos de Seguridad del Estado y funcionarios de prisiones, que actualmente son los grupos más castigados por el azote terrorista de ETA".

Defensor de ETA
Esta organización explicó asimismo que Muguruza, "reconocido militante de la ilegalizada Batasuna y ex candidato a eurodiputado por EH, ha señalado que con la lucha armada se han conseguido muchísimas cosas. Aunque después asegura que actualmente no comparte esa lucha". "También ha declarado que si en el País Vasco no hay una central nuclear fue debido en gran parte a la movilización popular, pero también a la acción armada de ETA", añadió Covite, que recordó que las acciones de la banda terrorista contra la central de Lemóniz supusieron el asesinato de tres de sus obreros.

Esta organización aclara además a Elorza que su petición de suspender el concierto de Muguruza no se debe a "razones meramente musicales", sino a que "con su contratación se está amparando a los amigos de los asesinos" y le advierte de que "de esta manera nunca podrá estar del lado de las víctimas del terrorismo". "Resulta muy triste que con el dinero público se contrate a personajes como Fermín Muguruza, ya que todo apunta a que, si el equipo de gobierno de San Sebastián no hace nada por remediarlo, ofrecerá un bochornoso espectáculo en la segunda ciudad española con más víctimas del terrorismo y donde todavía muchos de sus vecinos viven amenazados bajo el miedo, la presión y la extorsión terrorista".

Recortes de Prensa   Página Inicial