AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 10 Julio 2004

La Generalidad discriminará a las empresas que no usen el catalán en sus contrataciones
EFE Libertad Digital 10 Julio 2004

La teoría del big-bang o el feudalismo indispensable

Nota del Editor 10 Julio 2004

EL PLANETA CATALÁN
M. MARTÍN FERRAND ABC 10 Julio 2004

Café para ellos

Lorenzo Contreras La Razón 10 Julio 2004

La Europa durmiente

FERNANDO SAVATER El Correo  10 Julio 2004

Aznar, Rajoy, Europa y España

Miguel Ángel Quintanilla Navarro Libertad Digital 10 Julio 2004

EL ROSARIO DE LA AURORA
Jaime CAMPMANY ABC 10 Julio 2004

La versión de las víctimas

PABLO PLANAS ABC 10 Julio 2004

Espectáculo autonómico
Editorial La Razón 10 Julio 2004

MENTIRAS QUE NO APARECEN
Editorial ABC 10 Julio 2004

El doble rasero de Maragall
José Clemente La Razón 10 Julio 2004

Fumigaciones Caffarel

Isabel Durán Libertad Digital 10 Julio 2004

Gijs de Vries:«La amenaza terrorista no tiene nada que ver con que un país tenga o no tropas en Irak»
ENRIQUE SERBETO ABC 10 Julio 2004

La Policía inglesa detiene al islamista que dirigía la captación de suicidas para Iraq
J. M. Zuloaga / A. Villarino La Razón 10 Julio 2004

Aznar reitera en Italia que el PSOE ganó sólo por el 11-M y elogia a los que no abandonaron Irak

EFE Libertad Digital  10 Julio 2004

Al Qaida inquieta al turismo en Marruecos

Pedro Canales La Razón 10 Julio 2004

Justicia inconstitucional

Nota del Editor 10 Julio 2004


PLAN DE ACCIÓN DE POLÍTICA LINGÜÍSTICA PARA IMPONER ESTA LENGUA
La Generalidad discriminará a las empresas que no usen el catalán en sus contrataciones
La Generalidad empezará a aplicar en septiembre un Plan de Acción de Política Lingüística que pretende fomentar y facilitar el uso del catalán, y que incluirá una nueva normativa sobre contratación de productos, obras y servicios de la administración catalana que aplicará criterios "lingüísticos". Así primará a las empresas que apoyen en catalán y presionará a la operadoras de móviles para que utilicen esta lengua en sus servicios.
EFE Libertad Digital 10 Julio 2004

 El vicepresidente, Josep Bargalló, ha presentado este viernes este plan para los años 2004-2005, con un coste de 3 millones de euros, como "un avance de las medidas de aplicación inmediata" que formarán parte del Plan Estratégico de Política Lingüística que está desarrollando la Generalidad, con el que la administración catalana pretende "liderar" la potenciación del uso social del catalán.

Entre los principales objetivos del Plan figuran garantizar el acceso al conocimiento del catalán a toda la población, especialmente a los jóvenes y a los nuevos inmigrantes, fomentar el uso de la lengua entre aquellos que ya la conocen y promover la oferta de productos y servicios de gran consumo en catalán. Dentro del Plan de Acción, la Generalidad aprobará este año una normativa de adquisición de bienes y contratación de servicios que aplicará criterios lingüísticos a sus compras y contrataciones, primando aquellas empresas que apoyen la lengua catalana, una política que Bargalló espera que acabe influyendo en el mercado "de una manera libre".

En este punto, el Plan también aboga por alcanzar acuerdos con los principales proveedores actuales para que ofrezcan productos y servicios en catalán a toda la sociedad. En este sentido, la Generalidad se marca como objetivo fomentar la atención al cliente en catalán dentro de la política comunicativa de las empresas y la promoción de webs de empresa multilingües con el apoyo de una agencia catalana de multilingüismo de nueva creación.

Presiones a Telefónica, Auna y Vodafone
Además, pretende conseguir que los operadores Telefónica, Auna y Vodafone ofrezcan sus servicios en catalán y que crezca la oferta de móviles con aplicaciones y menús en catalán, además de que las etiquetas e instrucciones de productos de consumo estén escritas también en lengua catalana. Respecto a la oferta de productos de cine, vídeo, DVD y videojuegos en catalán, la Generalitat desea incrementar el número de copias dobladas, subtitulando en catalán y pactando con los centros comerciales una "estantería única" para los productos en esta lengua.

Según ha explicado el Secretario de Política Lingüística, Antoni Mir, las 13 actuaciones de que consta el Plan van dirigidas a potenciar el uso del catalán en "la vida cotidiana, la calle y los ciudadanos". Para ello, se llevará a cabo una campaña dirigida al 30 por ciento de la población catalana que, según las estadísticas, conoce el catalán pero no lo habla habitualmente, a la población de entre 25 y 35 años, por estar en edad de educar a los hijos, así como a los jóvenes y adolescentes.

Mir ha anunciado también la creación de cinco "oficinas de garantía lingüística" en Barcelona, Girona, Lleida, Tarragona y Tortosa que serán sedes de su Secretaría y que atenderán de manera personalizada las quejas, dudas y consultas jurídicas relacionadas con el "derecho de vivir en catalán". Entre las acciones también se encuentran seis planes piloto de acogida lingüística que se llevarán a cabo en Badalona, Banyoles, Lleida, Vic y Manlleu, Reus y Ulldecona, municipios con un porcentaje de población inmigrante que oscila entre el 8 y el 18 por ciento.

La teoría del big-bang o el feudalismo indispensable
Nota del Editor 10 Julio 2004

El objetivo fundamental de la mayoría de los políticos (sujeto que vive de y gasta el dinero de los demás) es mantenerse viviendo del cuento, así que nada mejor que crear un feudo, bien aislado mediante la inconstitucional imposición lingüística, y lavando el cerebro a sus vasallos con la utopía del "derecho a vivir en catalán", que más que menos quiere decir que si por cualquier despiste, en los dominios del feudo aparece cualquier cosa en el idioma común español, a causa del gran disgusto, les puede dar un síncope, y que cuando salgan de los límites del  feudo, donde viven seres homogéneos que no disfrutan del hecho diferencial de ser catalanes, el señor de turno les suministrará un sistema de visión de realidad virtual, para que todo cumpla sus normas de derecho a vivir en catalán. Llegará después la razón y se darán cuenta los vasallos del disparate, iniciarán la reconquista del sentido común, desaparecerán los feudos, se creará otra nación, aparecerán otros políticos que querrán ser indispensables para lo que crearán su feudo y a repetir la historia otra vez.

EL PLANETA CATALÁN
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 10 Julio 2004

UN hombre sano suele tener, como mucho, una referencia meramente cultural y libresca sobre la organización de sus entrañas. Es la enfermedad, siempre didáctica, la que le lleva a conocer, según los casos, el exacto emplazamiento del píloro, la morfología del riñón o la función fisiológica del hígado. Por esa misma razón, y dado el fracaso del sistema educativo, un ciudadano medio de Valladolid no suele ser capaz de identificar en un mapa mudo el emplazamiento exacto de Teruel o, más difícil todavía, un vecino de Segovia, salvo que sea de avanzada edad -de cuando el bachillerato era cosa seria-, no resultará capaz de recitar las provincias limítrofes con la de Jaén. En Teruel y Jaén se suscitan pocos acontecimientos de interés general y, como acontece con la vesícula, sólo saben algo de ella los que padecen cólicos.

Las mal llamadas nacionalidades históricas, las que, en gran paradoja, no aparecen en el escudo constitucional de España, que sólo tiene cuarteles para las que no son «históricas», son un permanente y caudaloso manantial de problemas para la sosegada y próspera convivencia entre las Autonomías que marca la división administrativa de España y, en consecuencia, se hacen notar como ocurre con los órganos enfermos con respecto al cuerpo. Así, los más ignorantes en el conocimiento geográfico saben que Cataluña tiene cuatro provincias, como Galicia, o que el País Vasco sólo tiene tres.

Las enfermedades específicas de las Autonomías, procesos degenerativos del caciquismo propio del XIX, suelen cursar con grandes inflamaciones y molestias y, aún no siendo graves, alteran notablemente las funciones vitales del todo español. Ahora tenemos a la vista un caso muy notable en Cataluña. El Parlament ha aprobado, y por unanimidad, el índice de materias que debiera incluir el nuevo Estatuto de Autonomía que, animado por el tripartito que allí gobierna como tributo de sumisión a ERC, preparan, con distintas dosis de entusiasmo, la totalidad de los grupos en presencia.

Incluye ese catálogo un índice de medio centenar de asuntos y materias y destaca, por especialmente llamativo, el primero de todos ellos, el que se refiere a la «Nación Catalana». Sea con intención integradora o separatista, que tanto da, eso de llamarle a Cataluña, que es un nombre eufónico y preciso, nación catalana tiene mucho más de desahogo repipi que de grandeza política y, encima, se queda escaso para las manías de grandeza centrífuga que impulsa el ánimo de los filólogos de ERC.

Puestos a diferenciar y marcar distancias, quedándoles corto el ya confuso y ridículo traje de la nacionalidad con el que se han venido apañando estos últimos años, lo de nación es poco. Planeta catalán podría decir con mayor ambición y ringorrango o, mejor todavía, galaxia catalana. Bien es verdad que, como les decía Benjamín Franklin a los revolucionarios americanos, y mirando a la Europa de hoy, «si no vamos juntos nos ahorcarán por separado».

Café para ellos
Lorenzo Contreras La Razón 10 Julio 2004

La fatalidad va por espisodios, como en las películas de jornadas. Cuando los padres de la Constitución de 1978, tan festejados y tan celebrados, tan piropeados por su obra, decidieron, después de algunos cabildeos, aceptar el término «nacionalidades» para diferenciar unos territorios españoles de otros según sus culturas y su evolución histórica, establecieron formalmente los cimientos de los llamados «hechos diferenciales». Acabamos de saber que todos los partidos parlamentarios catalanes, incluido el PP, han aceptado la introducción de la expresión «nación catalana» en el texto del futuro «Estatut» de Cataluña. Es el segundo gran episodio de la identificación diferencial casi definitiva. Diferencial no significa nada emparentable con diversidad. Recuerda lo asimétrico y está en el umbral de lo separado. Es la importancia y gravedad de los conceptos. Creo que fue Pirandello quien escribió que el mundo entero está aplastado bajo el peso de las palabras. Desde luego, en España es lo que está ocurriendo. Por la dichosa «nacionalidad» se ha colado en el ordenamiento legal, en variedad de situaciones, la sombra de las taifas y de los reinos. Cuando Maragall reivindicó a su modo la Corona de Aragón como patrimonio, o algo parecido, de Cataluña, estaba practicando cualquier cosa menos la inocencia. La reescritura de la historia de España va cobrando una peligrosa velocidad.

Cuando ya se habla claramente, por no decir descaradamente, de nación, no cabe pensar en el famoso «café para todos». La polémica de las lenguas distintas de la oficial española en las cámaras legislativas y los primeros asaltos a esa posibilidad, son historia de nuestros días. Y no hay «café» para todos, por ejemplo, en Cataluña, donde, como ha señalado «Acción Cultural Miguel de Cervantes», la gran pretensión nacionalista no se corresponde con el reconocimiento de su propia pluralidad interna. La lengua de Cervantes va viéndose cada día más arrinconada en lo parlamentario, en lo judicial, en la enseñanza. Y ahora, encima, con el «Estatut» perfilándose, vamos a tener «nación catalana».

Diversidad territorial la hay en Francia, en Alemania, también en Gran Bretaña. Pero ¿quién aludiría allí, con seriedad, a Baviera como nación, a Bretaña o Normandía como otro tanto, a Escocia o Gales como tal configuración jurídico-política?

Probablemente cuando José María Aznar objeta la reforma de la Constitución no se opone a una reforma razonable, sino que teme la desnaturalización de España. Rajoy vacila. A Fraga le va entrando un ataque de galleguismo. Y Zapatero, «Mister Yes», ¿qué confianza puede inspirar cuando tantos préstamos políticos, después de su inesperada victoria electoral, tiene que devolver? Como en los tebeos de aventuras, ¿maldición, estamos rodeados!

La Europa durmiente
FERNANDO SAVATER El Correo  10 Julio 2004

De los últimos comicios celebrados para configurar el próximo Parlamento europeo pueden sacarse diversas lecciones, algunas más bien depresivas y otras algo esperanzadoras. La escasa participación en los comicios (o la alta abstención, como prefiera decirse) ha sido el aspecto negativo más generalmente subrayado. Del desinterés o la desinformación de los votantes se ha culpado, cómo no, a los políticos. Se consolida así uno de los tópicos más inatacables y perezosos de nuestra época, según el cual la 'gente de a pie', el pueblo llano, rebosa buena intención e innata sabiduría pero suele pervertirse por culpa de los políticos, que estropean con sus enjuagues y mentiras la armonía del mundo. En el País Vasco lo oímos constantemente: 'A ver si se ponen de acuerdo', '¿Qué hacen los políticos?', etcétera. Como si quienes no ocupan cargos políticos (porque por lo demás en democracia 'políticos' somos todos) fuesen ángeles de desprendimiento y fraternidad, mientras que los políticos con mando en plaza (elegidos y reelegidos por esos 'angelitos') vinieran a ser marcianos llegados en un platillo volante para invadir la Tierra y controlar nuestras mentes.

Es probable que los candidatos que se presentaban a las elecciones no hayan explicado bien lo específicamente europeo de su compromiso (entretenidos como estaban en disputas de campanario) pero ¿acaso puede asegurarse seriamente que en la era de Internet, con cientos de libros y periódicos al alcance de todos, por no hablar de otros medios audiovisuales, la mayoría de los ciudadanos carecen de información sobre Europa, sus instituciones y los valores e intereses que en ellas se ponen en juego? Quien lo deseara podía informarse sobre estas cuestiones tan fácilmente como sobre las alineaciones, estrategias y resultados de la Eurocopa... y no conozco a nadie que pueda quejarse de pocas noticias sobre tan trascendental acontecimiento deportivo, aunque no haya venido ningún entrenador a casa a explicarnos las jugadas.

Claro que para ilustrarse sobre cualquier tema hacen falta ganas y eso es por lo visto lo que faltaba. ¿Culpa exclusiva de los políticos que no nos 'motivan'? ¿No tienen entonces ninguna responsabilidad los ciudadanos de nuestros países, los más civilizados y desarrollados del mundo, que disfrutan de todos los privilegios pero no están dispuestos a asumir ninguna molestia ni iniciativa para defenderlos? ¿Con qué cara pediremos entonces vocación democrática a naciones de otros continentes, mucho más castigados que el nuestro por los rigores de la miseria y la ignorancia? Querer gozar de los beneficios más sofisticados del civismo democrático pero sin empeñar en su comprensión y su gestión política el mínimo esfuerzo tiene un nombre, que encierra un diagnóstico aciago: decadencia.

Claro que el mal de la decadencia cívica europea se debe a la visión cerradamente nacionalista (a mí sólo me interesa defender lo mío y ver cuánto puedo sacar de los demás), dolencia padecida tanto por los Estados constituidos como por quienes aspiran a fragmentarlos en estadillos aún más infranqueables. Supongo que este mal es cosa de los políticos, desde luego, pero también de cierto tipo de educación, de ciertos medios de comunicación, de ciertas actitudes clericales y en general de todo lo que exacerba los particularismos y celebra los egoísmos más descarados e insolidarios como muestras preciosas de la diversidad cultural. Hay desinterés por Europa porque se desconfía de cuanto abre y compromete nuestras burbujas convivenciales, es decir, porque se abomina de lo que implica de un modo u otro el deber de compartir.

Hace muchos siglos, en los albores de lo que sería luego Europa, el viejo Heráclito dijo que los durmientes permanecen cada cual en su mundo privado e inaccesible a los demás, acariciando sus propias fantasías y leyendas masturbatorias: sólo los despiertos viven en un mundo común y compartido. Desgraciadamente, a los ciudadanos europeos nos está costando demasiado despertar.

Política europea
Aznar, Rajoy, Europa y España
Miguel Ángel Quintanilla Navarro Libertad Digital 10 Julio 2004

El discurso con que Aznar ha inaugurado los cursos de la Fundación Faes ha generado polémica. Dada la fragmentación galopante que padece la izquierda española, es lógico que ésta trate de exagerar cualquier cosa que le pueda dar un respiro, pero hablar de fractura en el PP es ridículo.

La biografía política de Aznar lo acredita como un “europeísta crítico”, alguien que conoce la importancia que las instituciones comunitarias tienen para España. Sabemos que los gobiernos de Aznar se hicieron cargo de una España incompatible con el euro, y la situaron en condiciones de cumplir los criterios de convergencia. Pocos recuerdan, sin embargo, que Aznar dedicó la mayor parte de su última legislatura en la oposición a advertir a la opinión pública de los efectos negativos que el Tratado de Maastricht podía tener si la gestión de la economía no cambiaba radicalmente, y de los sacrificios que serían necesarios para corregir la situación. Es fácil reconocer en sus intervenciones parlamentarias de esos años el tono de la conferencia que ahora tanto ha llamado la atención.

Es, sencillamente, la expresión de un europeísmo serio; algo poco habitual entre nosotros. Sólo quien desconoce la realidad de la UE se permite frivolizar sobre ella, y Aznar no se caracteriza por su frivolidad. Su advertencia de entonces parecía ser esta: no es lo mismo un tratado de Maastricht gestionado por el PSOE que un Tratado de Maastricht gestionado por el PP. El PP dijo sí al Tratado de Maastricht, pero dijo no a que lo gestionara el partido socialista.

Ahora, como entonces, el ex Presidente ha querido advertir de los efectos que puede tener la nueva constitución europea si es gestionada por el PSOE, un partido que ha acreditado como uno de los rasgos más marcados de su europeísmo la renuncia a la defensa del interés nacional. En estas condiciones, no es lo mismo una constitución europea gestionada por el PSOE que esa misma constitución gestionada por el PP. En esta dirección parece encaminarse el llamamiento de Aznar.

¿Es todo esto contradictorio con la posición del PP? Es diferente, pero no contradictorio. Rajoy ha advertido igualmente de la grave pérdida de peso que España ha padecido por obra de la negociación del PSOE, pero ha anunciado su voto favorable a la ratificación. Como Aznar con motivo del tratado de Maastricht, Rajoy cree poder enmendar la mala negociación del PSOE, y probablemente tiene razón. La política europea conoce acuerdos que corrigen de manera más o menos informal lo que resulta ser inaceptable para un Estado miembro. Por otra parte, el PP sabe que la entrada en vigor de la nueva constitución –si es que llega a producirse-, tendrá lugar muy poco tiempo antes de que se celebren las próximas elecciones generales en España (en el caso de que el PSOE pueda agotar la legislatura, lo que es dudoso), y que en ese momento y dependiendo de los efectos reales que tenga la constitución europea, podrá incorporar a su programa electoral la modificación de las condiciones de nuestra presencia en la UE aceptadas por el PSOE, que son sólo una parte del nuevo tratado, y han sido rechazadas por el PP. No sería la primera vez que un gobierno entrante renegocia lo que acordó el saliente.

Sobre las reformas constitucionales las diferencias son aún más insignificantes. Lo que Rajoy declaró, después de prestar atención a lo que Zapatero tenía que decir al respecto, fue que no había nada que el PP pudiera decidir, puesto que el PSOE no sabía lo que quería. Aznar ha sido más contundente y ha afirmado que dadas las circunstancias –separatismo y terrorismo-, resulta inconveniente proceder a la reforma constitucional. De nuevo, es necesario interpretar esta declaración a la luz de su historia, y recordar que el PP de Aznar participó como proponente en la única reforma constitucional que ha tenido lugar hasta hoy, para que fuera posible ratificar el tratado de Maastricht, en 1992. También entonces era evidente la presencia del separatismo y del terrorismo, y que Aznar rechazaba las propuestas de reforma constitucional que afectaban a la estructura territorial del Estado, pero esto no le impidió impulsar la del artículo 13.

A la luz de los antecedentes, lo lógico es pensar que lo que preocupa a Aznar no son las pequeñas reformas de la Constitución –lo que tampoco quiere decir que se esté dispuesto a aceptarlas acríticamente y renunciando de antemano a evaluar su oportunidad y su sentido-, sino las que promueven una transformación radical de la titularidad de la soberanía. Lo mismo que Rajoy.

EL ROSARIO DE LA AURORA
Por Jaime CAMPMANY ABC 10 Julio 2004

ESO de la comisión parlamentaria va a terminar como el rosario de la aurora, aquel que no tuvo final de cristianos. No han hecho sino empezar y ya andan a descalificaciones, a empellones verbales y con peticiones de que alguno abandone el cargo y se vaya de allí con el rabo entre las piernas. Los señores comisionados, más que buscar la verdad entre todos, se buscan las cazcarrias políticas unos a otros, y más que diputados en debate parecen perros y gatos a la gresca.

La pelotera entre Jaime del Burgo, navarro, y Olabarría, vasco, no ha gozado de un desarrollo demasiado edificante. Y es que Olabarría se creyó como tal vasco en la obligación de hacer distingos entre terroristas, de un lado los perversos islamistas, y de otro lado los indulgentes etarras, algo así como si los etarras mataran con más cuidado que los mahometanos, y sus nueve milímetros parabellum y sus bombas de titadyne despenaran más piadosamente que las que usan los de Al Qaeda. Y además negaba la evidencia, y la evidencia consiste en que los terrorismos se asisten y ayudan unos a otros, tanto los de un pelaje como los de otro, incluido naturalmente el terrorismo etarra, que se ha servido tantas veces del entendimiento con otros, ni más ni menos siniestros que él mismo.

Luego, tenemos en la comisión al bondoso señor Martínez Sanjuán, elevado a la vicepresidencia y paternalmente preocupado porque algún testigo no se ponga nervioso durante la declaración. Concretamente, le preocupaba el nerviosismo del testigo Luis Garrudo, el famoso portero que vio a los encapuchados abandonar la furgoneta. Era importante que los nervios del señor Garrudo no le impidieran oír hablar de los detonadores y de la cinta en el primer momento de registrar la furgoneta. Así que le llamó por teléfono antes de declarar en la Comisión:

-Soy Martínez Sanjuán, vicepresidente de la comisión parlamentaria. Le llamo para decirle que no se le olvide ir a declarar y que no se ponga usted nervioso. Sobre todo, no se me ponga nervioso. Usted no pierda la serenidad, ¿eh? Tranquilo, Jordi, digo Luis, tranquilo.

-Sí, señor. Y si me preguntan si me ha llamado algún político, yo digo que no, que ni directa ni indirectamente, ¿no es eso?
-Pero lo más importante es que no se ponga nervioso. Los nervios hacen malas pasadas. ¿De acuerdo?
-Sí, señor. A mandar.

Es de suponer que el señor Martínez Sanjuán no sólo llamara a este testigo, cuya declaración -dijeron- era importantísima para la defensa de las tesis socialistas, sino a todos los demás testigos. O sea, más que Martínez Sanjuán, tendría que llamarse Martínez Valium. Pero lo más chusco de la historia de esta comisión se encuentra leyendo los periódicos. Se conoce que los periodistas también se ponen nerviosos y tendría que calmarlos el señor Martínez Valium. Porque mira uno un periódico, el de marras, por ejemplo. «El máximo jefe policial niega que se diera prioridad a ETA al investigar el 11-M». Se toma otro que no esté «nervioso»: «La policía admite que culpó a ETA hasta el 13-M y avala la primera versión del PP». Pues como decía don Pedro Mourlane: «¡Qué País, Miquelarena, qué País!»

La versión de las víctimas
PABLO PLANAS ABC 10 Julio 2004

La ronda policial ante la Comisión del 11-M sustenta que las «líneas de investigación» se definen a posteriori, cuando los detenidos hablan; que su trabajo es resolver los delitos y que a los políticos les dirían y les dijeron lo que había en cada momento y se podía decir

El PSOE está empeñado en demostrar que el Gobierno mintió, pero de lo declarado hasta el momento en la comisión parlamentaria sólo se deduce que todos los asesinos dejan huellas, en este caso un teléfono móvil, artefacto por cierto que continuará como la gran estrella cuando comparecientes y comisionados se entreguen a hurgar en lo que pasó ante las sedes del PP la tarde del 13 de marzo, sábado, jornada de reflexión electoral. El teléfono móvil condujo a la policía hasta los autores de las matanzas en un tiempo de récord mundial en esclarecimiento de atentados y localización de los autores, hecho del que se habla poco. Más bien nada.

Así las cosas, para el PSOE el Gobierno y Acebes habrían mentido aunque el ex ministro hubiera dicho ETA para decir que no era ETA mientras anunciaba ante las cámaras de televisión las primeras detenciones, el sábado por la tarde y ya nos empieza a dar igual la hora. Los afectados por esos atentados han constituido una comisión y su portavoz, Clara Escribano, ha pedido a los diputados de la comisión que traten de determinar la verdad en lugar de defender sus posiciones. Reclamación inútil porque el objeto de la comisión no es ese. PSOE, PNV, IU, ERC y CiU porque pasaba por ahí pretenden erosionar al PP y poner más plomo en las alas de la oposición. El PP quiere demostrar su honorabilidad y por eso entró al trapo que le tendió un optimista cuando desde el Gobierno actual el mismo optimista dijo por primera vez la palabra comisión. Las cosas del «titadyne», las brigadas, unidades, inspecciones, cintas y registros interesan mucho menos a los comisionados y cuando toman sesgos distintos, lo dicho hasta el momento da igual: el Gobierno mintió y punto, pese a que nunca hasta esos días los policías habían estado tan desamparados respecto a la reserva, confidencialidad o secreto de sus indagaciones.

Clara Escribano, la portavoz de las víctimas, pide también lo que todo el mundo, que la comisión contribuya a evitar más atentados, pero eso también es difícil. La deducción de que la Policía está infradotada es una línea muerta porque un atentado está sujeto a las reglas de la fatalidad. El que se puedan evitar algunos no quiere decir que se puedan evitar todos y ningún Gobierno se arriesga a arremeter contra el anterior sólo con eso. Entre otras razones, porque debe trabajar con los mismos presupuestos y con los mismos policías, porque un cambio de nomenclatura y unas oposiciones a intérpretes no resuelven definitivamente el problema.

Policías de perfil duro
Además, la retórica policial es clara al respecto: lo hicimos bien, lo podríamos hacer mejor. Ninguno de los funcionarios que ha pasado por la comisión ha sido claro respecto a la presunta imprevisión o a la supuesta manipulación. Más bien se decantan por lo contrario, pero se mojan lo justo, son rocosos, punto ásperos, encajados en el estereotipo y por lo general tan descriptivos o difusos como la ocasión y el Estado lo requieran. Y la portavoz de las víctimas, Clara Escribano, añade que Acebes no mintió, que no cree que el Gobierno engañara o manipulara a los ciudadanos, que la gente no es tonta y que votó libremente. No es probable que ningún comisionado del PP vaya a defender en próximas semanas que el resultado del 14 estuvo condicionado por la bronca del 13. Tampoco es probable que ninguno del PSOE pueda decir que a Acebes le hubiera gustado que fuera ETA cuando se admita, si es que se admite, que no mintió.

Espectáculo autonómico
Editorial La Razón 10 Julio 2004

Sin querer entrar en cuestiones éticas o morales sobre la legitimidad de la manipulación de embriones humanos con fines terapéuticos, lo que está ocurriendo en España con las diversas líneas de investigación genética abiertas en este campo roza el esperpento. Porque lo que parece determinante en la financiación y el apoyo público a los proyectos en desarrollo, no es su idoneidad científica, el cumplimiento o no de la normativa, el prestigio de los investigadores o el examen detenido de los presuntos avances, sino el color político del Gobierno que ocupa la Moncloa.

Y así, asistimos al espectáculo de que mientras unas autonomías, como Andalucía y Cataluña, reciben todas las bendiciones y el dinero de Madrid para sus programas de investigación; a otras, que ya llevan años trabajando en el mismo campo, como la Comunidad Valenciana, se les imponen absurdas trabas administrativas. Con el agravante de que, en este caso, el cambio de Gobierno ha traído un cambio de perjudicados, pero no de actitudes.
No se trata de un asunto menor. La investigación genética, peligrosamente cercana a las nuevas posibilidades abiertas por el avance en las técnicas de clonación humana, debe ser objeto de un gran acuerdo nacional y de una legislación única que, como el reciente caso de Francia, ordene y delimite el campo de trabajo. Es, también, una apuesta de futuro para el potencial científico de un país, aunque la experiencia hasta ahora acumulada haya cosechado más fracasos que éxitos, y no debería quedar al albur de las decisiones que se toman por exclusivas razones políticas o de clientelismo regional. Porque es sólo desde el convencimiento de que la Ciencia nos ha puesto ante uno de los grandes desafíos científicos y morales de la historia de la Humanidad como se debe abordar un asunto de tanta trascendencia. Lo demás, es simple partidismo.

MENTIRAS QUE NO APARECEN
Editorial ABC 10 Julio 2004

LA valoración de las primeras declaraciones prestadas ante la comisión investigadora del 11-M sólo tiene verdadera utilidad si se confronta con las acusaciones de mentir vertidas contra el Gobierno de Aznar el mismo día de los atentados y en los posteriores. La tensión entre populares y socialistas está aumentando a medida que aquellos se ven confirmados y éstos cuestionados. La comisión ha entrado en el punto crítico y PP y PSOE no deben desviarla de su rumbo suplantando sus objetivos con una disputa partidista ni dejar en el camino heridas innecesarias en las Fuerzas de Seguridad del Estado. Ya se sabía que la investigación iba a ser muy compleja. Algo ha quedado rotundamente claro: ni el ministro Acebes conocía la existencia de los detonadores y de la cinta con versículos del Corán en la mañana del 11-M, porque fueron descubiertos por la tarde, ni hubo rastro alguno de un terrorista suicida en las primeras horas de la investigación. La comisión se constituyó para concretar verdades y mentiras, y de éstas ya se conocen dos. A pesar de esta evidencia, el PSOE sigue enrocado en que el Gobierno popular mintió cuando atribuyó a ETA la autoría del atentado.

La secuencia de los hechos muestra que a las 20:20 horas de la tarde del 11-M es el propio Acebes quien informa públicamente de la aparición de la furgoneta con los detonadores y la cinta y de que ha dado la orden a las Fuerzas de Seguridad del Estado para iniciar la investigación de la pista islamista. Los funcionarios policiales que han comparecido ante la comisión han ratificado las informaciones en las que el ministro del Interior basó sus comparecencias ante los medios. Ahora no le es lícito al PSOE cambiar las preguntas porque no le gustan las respuestas ni convertir en problema político el tono de voz o la contundencia que empleó Acebes para atribuir inicialmente la autoría a ETA. El problema es determinar si el entonces ministro del Interior manejó datos facilitados por los investigadores cuando informaba públicamente. Nadie ha preguntado si el lendakari Ibarretxe hizo lo mismo, porque fue el primer responsable político en confirmar, a las tres horas del atentado, que la autoría era de ETA.

La rotunda afirmación de que se había utilizado «titadyne con cordón detonante» no era interpretable: conducía a ETA. Además, había que unirla a los intentos frustrados de esta organización terrorista por cometer atentados en Madrid en los meses anteriores -Estación de Chamartín, en Nochebuena- y a otros indicios que no dejaban más opción que señalar a quienes llevan treinta años asesinando en España. No había posible elección entre verdad o mentira, especulación o certeza, sino apegarse al sentido común y a la experiencia trágica. Convencido de que la marcha de la investigación no respalda sus acusaciones, el PSOE ya traslada la supuesta mentira del jueves 11 al sábado 13 de marzo, y lo hace espigando de las declaraciones oídas en la comisión las afirmaciones que le interesan para encadenar una versión que se ajuste a su comportamiento de entonces. Pero el hecho irrefutable es que la atribución inicial a ETA estaba plenamente justificada y que las dos vías de investigación -ETA y grupos islamistas- corren paralelas por orden de Acebes desde la tarde del 11-M, aunque para las Fuerzas de Seguridad, ETA sería la hipótesis prioritaria hasta las detenciones del día 13. Lo que interesa no es la apreciación subjetiva de un funcionario u otro, sino las decisiones operativas que se fueron tomando a medida que avanzaban las investigaciones y las opciones que se iban descartando. Por ahora, las supuestas mentiras de Acebes no han aparecido.

El doble rasero de Maragall
José Clemente La Razón 10 Julio 2004

El ex alcalde de Barcelona, Pascual Maragall, ha pedido ostentosamente la dimisión de los consejeros de Pujol implicados en casos de corrupción, incluida la de sus propios hijos, pero se negaba en redondo a cesar a sus concejales empantanados en asuntos más graves como el «caso Movilma», considerado por muchos como la mayor corruptela en Cataluña, cuando no convertía la Generalitat, como ha hecho el tripartito a su llegada, en una oficina de colocación de familiares y amigos. Maragall proclama la solidaridad mundial y monta el paripé del Fórum de las Culturas con dinero de todos los españoles, pero en cambio les niega a muchos de ellos el agua que necesitan para sobrevivir.

El presidente de la Generalitat atizaba la inmigración contra el Gobierno del PP cuando estaba en la oposición implicándose hasta el extremo de llevar alimentos a los encerrados en las iglesias y ahora lanza a la Policía porra en mano a desalojar a esos mismos que él apoyó. Maragall ordenó la expulsión del PSC de un consejero de distrito implicado en el caso de pederastia de El Raval de Barcelona, consejero que, dicho sea de paso, Arcadi Espada defendió a muerte porque no se le tuvo en cuenta la presunción de inocencia, pero se rasga las vestiduras por la orden de encarcelamiento dictada por el Supremo contra Josep Maria Sala por su clara implicación en el «caso Filesa».

El líder socialista llamó a toda España a cerrar filas con Barcelona cuando fue la destinataria de los Juegos Olímpicos de 1992 y ahora quiere quitarle a Valencia la organización de la Copa América porque, a su juicio, no están preparados para asumir con altura ese gran reto para España. El dirigente socialista pide el trasvase del Ebro para Barcelona porque sabe que las cuencas internas catalanas son deficitarias y la ciudad condal necesita abastecerse al tiempo que se lo niega a Valencia y Murcia o mira para otro lado cuando el trasvase se hace para Francia porque esto último va marchamo de solidaridad. Maragall es el político de las dos caras, el doble rasero. Margall no es inculto y sabe que eso son las malas artes de la política, que sirven para mantenerse a flote. Como si en pleno naufragio se acercara alguien a nuestro bote y le diéramos con el remo en la cabeza porque no cabe más gente a bordo. Éste es el sentido de la solidaridad que tiene Maragall.

Exterminio en RTVE
Fumigaciones Caffarel
Isabel Durán Libertad Digital 10 Julio 2004

Este viernes se ha consumado la política de limpieza étnica periodística inaugurada con la etapa de la directora general socialista Carmen Caffarel, bajo la égida del buen rollito y del talante dialogante. La fumigación de periodistas no adictos al régimen Zapatero comenzó con la excusa de evitar cualquier opinión no socialista que pudiera contaminar un resultado favorable al PSOE en las elecciones europeas y ha culminado con la expulsión fulminante de todos los colaboradores, presentador incluido, del último reducto de entrevista no controlada directamente desde el poder que constituyen Los Desayunos de Televisión Española.

Al igual que ocurriera con las tertulias de Radio Nacional, debido a que el Ente anda embarullado en el macartismo socialista de todo lo que huela a antes del 14 de marzo, los nuevos directivos de zapatos de suela de plataforma de tres centímetros y jerseys estudiadamente raídos y con bolas, los camisetas negras con mando en plaza no se han dignado en comunicar a los periodistas represaliados sus verdaderas intenciones, no vaya a ser que nadie les llame censor o sectario. Tras múltiples peticiones de definición sobre el futuro del espacio –incluso a la directora general que considera la limpieza étnica legitimada por las urnas salidas tras el mayor baño de sangre terrorista de la historia de España– el día anterior a finalizar la temporada el actual presentador y director del programa, Luis Mariñas por fin obtuvo respuesta del director de informativos de la cadena pública: todos a la calle.

En su desmedido afán por terminar de hundir la audiencia de TVE para venderla de saldo, ahora, los camisetas negras aupados por Caffarel dicen haberse puesto como modelo La mirada crítica de Tele 5, obviando que Los Desayunos era el programa líder de la audiencia en esa franja horaria, muy por encima de cualquiera de sus competidores en las privadas. A partir de septiembre, cuando se restablezca "la pluralidad" en la cadena pagada por todos los españoles, los telespectadores, como antes los radioyentes, verán justificados los cambios con mentiras y otras trampas de la era del talante. La realidad será bien distinta. Casi una veintena de profesionales habrán sido depurados para purgar su crimen de no llevar el salvoconducto del grupo de Jesús Polanco bajo el brazo o no encontrarse en la órbita del régimen del imperio del pensamiento único, de los engaños y manipulaciones de ZP. ¡Y eso que todavía no ha cumplido 100 días en el poder!

Gijs de Vries:«La amenaza terrorista no tiene nada que ver con que un país tenga o no tropas en Irak»
ENRIQUE SERBETO ABC 10 Julio 2004

Aunque no le gusta nada que le llamen «míster terrorismo», lo cierto es que su nombramiento fue la primera reacción europea a los atentados de Madrid, y asegura que tiene trabajo para rato

BRUSELAS. Aunque reconoce que «a cada animal hay que ponerle un nombre», al holandés Gijs de Vries, (48 años) no le acaba de gustar el título de «mister terrorismo» con el que se bautizó el cargo de coordinador europeo en este campo. Este antiguo secretario de Estado de Interior del Gobierno holandés fue nombrado justo dos semanas después del atentado de Madrid como parte de una batería de medidas que adoptaron los Gobiernos, conmocionados por lo que él considera que fue «un ataque contra todos nosotros». En una de las primeras entrevistas que concede, De Vries advierte que la amenaza terrorista durará todavía mucho tiempo.

-En apenas cuatro meses que lleva en el cargo, la UE ha dado pasos fundamentales en materia antiterrorista....
-Muchas cosas ya se habían hecho antes de los ataques en Estados Unidos, lo que ha pasado es que el proceso se ha acelerado mucho, sobre todo después de los atentados de Madrid. Uno de los pasos fundamentales fue la creación de la orden europea de detención que simplifica mucho las extradiciones y es un ejemplo práctico de cómo la Unión puede ayudar a los Estados miembros a ser más eficaces. Otro ejemplo es la creación de equipos multinacionales de investigación, un tercero es en el campo del lavado de dinero, que es una forma de desarticular las redes. También ha sido muy importante el acuerdo del Consejo Europeo para crear una Célula de Análisis común que permitirá a nuestros servicios de seguridad y de inteligencia estudiar juntos las amenazas terroristas. Por ahora en el Consejo tenemos una institución llamada «Centro de Situación» (sitcen) que coteja los informes de los distintos servicios de información para analizar las amenazas que se pueden considerar desde fuera de la Unión Europea.

-¿Cuáles serán los próximos pasos?
-Con la presidencia irlandesa estuvimos trabajando en una especie de hoja de ruta de más de cien medidas concretas que deben ser adoptadas en las tres próximas presidencias, la actual holandesa, luxemburguesa y británica, y creo que es muy importante porque incluirá un calendario preciso para que una vez que el Consejo decida, sea adoptado por los países miembros. Creo que debemos hacerlo ahora, antes de que el momento político se pueda evaporar, para mantener la cuestión en lo más alto de la agenda. El Consejo Europeo ha identificado algunas de las cuestiones fundamentales en la lucha contra el terrorismo como las finanzas, la protección de infraestructuras esenciales (transportes, telecomunicaciones, energía) protección civil, cómo se organiza la solidaridad con un Estado miembro en la etapa preventiva pero también en caso de que ya se hubiera cometido un ataque, etc. Todas esas son prioridades a medio plazo y por ello se ha encargado a Javier Solana, a quien yo asisto en este campo, y a la Comisión, que propongamos los pasos concretos para cumplirlas. Además, en la última cumbre Europa-Estados Unidos también se estableció que a nivel transatlántico la lucha contra el terrorismo sea también una de las prioridades.

-¿Encuentra cooperación de los países para poner en marcha la Célula de Análisis?
-Los Estados miembros le han dicho a la Unión qué quieren que hagamos, pero también han dicho igual de claramente lo que no quieren que sea hecho desde la Unión. Han dicho que quieren que Europa se encargue de analizar amenazas, los desarrollos a largo plazo, adivinar cambios de estrategias en Al Qaeda, por ejemplo. Todas éstas son preguntas que solamente podemos responder si actuamos conjuntamente a nivel analítico. El análisis es un aspecto que en Europa podemos compartir. Pero los líderes también nos han dicho que no quieren que la información operativa de cada día tenga que pasar por Bruselas, por que sería demasiado burocrático. Y tengo que decir que estoy de acuerdo con esto, porque no tendría sentido que, por ejemplo, pidiéramos a Francia y España que antes de que ellos mismos intercambien la información sobre la lucha contra ETA, pasen por Bruselas. Yo creo que es mejor que eso se haga de forma bilateral».

-Pero hay amenazas que pueden provenir entre países que no tienen relaciones bilaterales en este campo.
-Por eso se formó el grupo antiterroristas, en el que por primera vez los jefes de los servicios de información de los 25 se sientan juntos. Lo que interesa es que la información llegue hasta aquellos para los que pueda ser importante. He hablado con los Gobiernos para estar seguro de que los servicios intercambian esa información, con la mayor reserva de confidencialidad naturalmente, y hace unas semanas esa cooperación ya dio sus frutos con una operación en la que fueron detenidos sospechosos en varios países.

-Esa operación trataba de musulmanes que viven en muchos casos legalmente en Europa. ¿Cómo analiza el hecho de que en el seno de la UE conviva una minoría musulmana cada vez más relevante?
-No creo en el choque de civilizaciones, creo que lo que está sucediendo es un choque en el seno del Islam, entre los radicales o violentos y la inmensa mayoría de los musulmanes que quieren vivir en paz, libertad y democracia. Y lo más importante es no cortar a todos los musulmanes por el mismo rasero, no podemos decir que hay una relación entre la fe islámica y el terrorismo. En esto debemos estar unidos con aquellos musulmanes que quieren vivir en libertad y democracia junto a nosotros.

-¿Cree que llegará un día en que la UE tendrá sus propios servicios de información que envíen agentes, por ejemplo, a Tora Bora para buscar a Bin Laden?
-Tenemos ya una cierta capacidad de enviar pequeños grupos de funcionarios o militares asignados a las estructuras de la política de seguridad común, pero en realidad, como le digo, los presidentes ya han discutido si querían o no que la UE tuviera algo como el FBI o como la CIA europea y la inmensa mayoría de países decidió que esa no era una buena idea en este momento, por la sencilla razón de que si quieren crear una policía común o un servicio de información común de los 25 llevaría mucho tiempo, complicadas negociaciones, etc. Y nosotros no tenemos tanto tiempo, no nos podemos permitir esperar tanto, tenemos que actuar ya y hacerlo con las estructuras que existen. Y lo que existe son los instrumentos nacionales. Yo no tengo un papel de coordinador operativo, mi misión es la de promover la legislación que necesita la Unión para ayudar a los Estados. Bruselas no se dedica a capturar a los terroristas, eso lo hacen los gobiernos nacionales, lo que podemos hacer es ayudarles a hacerlo.

-A veces hay llamadas de atención como el voto del Parlamento Europeo en contra del acuerdo con Estados Unidos para compartir los datos personales de los pasajeros. ¿Debe haber límites en los métodos de lucha antiterrorista?
-El debate es sobre lo que es o no aceptable en la lucha contra el terrorismo. Estoy convencido de que se puede llegar a un equilibrio firme entre las necesidades de la lucha antiterrorista y la necesidad de proteger la confidencialidad de los datos personales. Como europeos debemos estar seguros siempre de que se respetan los Derechos Humanos, porque los terroristas quieren acabar con nuestras libertades y nosotros debemos preservarlas. Pero sigo pensando que podemos mantener esos principios y estrechar nuestra cooperación con Estados Unidos.

-Al final, hay que reconocer que el terrorismo ha cambiado la agenda política en Europa, no hay más que ver lo que pasó en España. ¿Cómo podemos protegernos de eso?
-Lo primero que hay que decir es que la amenaza terrorista no tiene nada que ver con el hecho de que un país europeo tenga o no tropas en Irak. Hace poco el presidente alemán tuvo que suspender parte de una gira africana porque recibió amenazas directas debido a la presencia de tropas alemanas en Afganistán, de modo que debemos tener presente que la amenaza está dirigida a todos nosotros sin excepción. Los asesinatos terribles del 11-M fueron un ataque contra todos nosotros y los europeos, desde Grecia a Dinamarca, lo comprendieron así. Debemos ser conscientes de que la amenaza nos afecta a todos y que durará bastante tiempo. Y puesto que vivimos en una sociedad abierta, donde cada cual es libre de moverse, no podemos garantizar al 100 por cien la seguridad, pero podemos hacer lo que está en nuestras manos para intentarlo.

-Es posible ponerle una cifra a esa expresión de «bastante tiempo»?
-No estamos hablando de una amenaza que vaya a desaparecer pronto, sin embargo, mucho dependerá de la cualidad de nuestra cooperación, del coraje de los musulmanes moderados para hacer oír su voz y también de que nos mantengamos alerta, no solamente frente al terrorismo islámico, sino también ante otras amenazas como puede ser ETA, algo que me consta que el Gobierno español está haciendo. Creo que es fundamental que los Gobiernos y los parlamentos mantengan esta cuestión entre las de máxima importancia.

La Policía inglesa detiene al islamista que dirigía la captación de suicidas para Iraq
Desmantelada en Italia una imprenta clandestina que falsificaba documentos para la red de Ben Laden
Las policías inglesa e italiana han asestado en las últimas horas sendos golpes al terrorismo islamista afincado en Europa, al detener a dos súbditos marroquíes que, en el caso del Reino Unido, responde al nombre de Filali P., uno de los máximos responsables en la captación de individuos para que actuaran de kamikazes en Iraq. El arrestado ayer en la ciudad de Nápoles, Omar El Kacimi, tenía en su domicilio una auténtica imprenta para falsificar pasaportes y permisos de residencia, algunos de ellos con los nombres y las fotografías de presuntos miembros de comandos de Al Qaida.
Parte de los kamikazes islamistas que se inmolan con coches bomba en Iraq han sido reclutados en Europa
J. M. Zuloaga / A. Villarino La Razón 10 Julio 2004

Madrid/Roma- Filali P., de nacionalidad marroquí, fue arrestado por la policía inglesa tras una larga investigación en la que han colaborado otras fuerzas de seguridad europeas. A este individuo, según medios próximos a la lucha antiterrorista británica, se le imputa ser el responsable de una red, que actuaba en Francia, Bélgica e Italia, aunque con ramificaciones en otras naciones, para captar individuos dispuestos a actuar como kamikazes en Iraq en los atentados contra las tropas extranjeras.

Filali P. es el cabecilla de una organización, adscrita a Ansar El Islam, que se dedicaba a buscar en mezquitas, centros islamistas y barrios con gran presencia de musulmanes, a personas susceptibles de ser sometidas, en el menos tiempo posible, a un «adoctrinamiento de choque» para que aceptaran «inmolarse» en atentados contra las citadas tropas, en especial contra las de Estados Unidos.

Filali P. coordinaba una red de «ojeadores» que, tras localizar a las personas consideradas como idóneas ¬normalmente, individuos con esacasa personalidad, problemas familiares o desarraigo¬ los llevaban a los «adoctrinadores» que procedían a someterles a un proceso de radicalización islamista.

La red que controlaba Filali P. tenía una relación especial con las tramas islamistas de Italia. Precisamente en este país, en concreto en Napoles, la Policía ha detenido a Omar El Kacimi (marroquí de 39 años), que había montado en su apartamento una imprenta clandestina para falsificar todo tipo de documentación con destino a los terroristas vinculados con Al Qaida.

Según informó ayer la Policía italiana, los agentes de las fuerzas especiales (Digos), que llevaban meses tras la pista del marroquí, irrumpieron en su casa, situada en un barrio popular. Tras tirar la puerta abajo, sorprendieron a El Kacimi en pleno proceso de falsificación.

El presunto delincuente intentó huir en un primer momento. Después, al darse cuenta de que habían rodeado la vivienda, trató de deshacerse de una gran caja de cartón en la que almacenaba documentos con las fotografías de sus destinatarios. Los agentes salvaron la prueba y ya han comenzado las pesquisas para tratar de localizar a los individuos que integraban la «cartera de clientes» de El Kacimi.

El acusado había sido detenido hace años en la región de Venecia por falsificación de documentos. Al recobrar la libertad, El Kacimi se trasladó a Nápoles. Utilizaba pasaportes robados, sellos idénticos a los de la Policía italiana, impresos originales de permisos de residencia y moderno material técnico para rellenar los documentos con identidades falsas. Su presunta relación con Al Qaida ha sido desvelada por la Policía, que sostiene que El Kacimi llevaba varios años fichado por pertenecer a «ambientes próximos al terrorismo islamista».

Lo cierto es que Italia es uno de los «principales exportadores» europeos de documentos falsos. Fuentes de los servicios de inteligencia italianos sostienen que gran parte de la documentación utilizada por el terrorismo internacional proviene de este país, donde actúan varias de las células de apoyo logístico de la red Al Qaida. En el sur del país, la venta de pasaportes falsos ha sido tradicionalmente asociada a las mafias napolitana y siciliana, que siempre han practicado el crimen organizado y que vieron como la inmigración ilegal era una nueva forma de conseguir grandes cantidades de dinero fácilmente. En los últimos años la Policía se ha empleado a fondo contra las redes mafiosas.

DICE QUE ESPAÑA PAGÓ UN ALTO PRECIO CON SU RETIRADA
Aznar reitera en Italia que el PSOE ganó sólo por el 11-M y elogia a los que no abandonaron Irak
El ex presidente del Gobierno ha aprovechado su estancia en Siena, donde ha pronunciado una conferencia, para alabar la actitud de países como Italia, que "ha sido atacado, que ha tenido bajas y que ha sabido mantener una actitud firme contra el terrorismo". Aznar ha reiterado que el PSOE "sólo" ganó por el 11-M, que la opinión contraria a la guerra de Irak no pesó en el resultado electoral y que con la retirada de tropas España ha pagado un precio muy alto en la guerra que Al-Qaeda ha declarado a Occidente.
EFE Libertad Digital  10 Julio 2004

Aznar ha vuelto a expresar en Italia su convencimiento de que la victoria socialista en las pasadas elecciones generales fue consecuencia del 11-M, "sólo" por los atentados, "que no tienen relación con Irak". El ex presidente ha recordado que antes de la guerra de Irak "Al-Qaeda, Ben Laden y la Yihad Islámica" habían declarado la guerra a Occidente y que la respuesta del Gobierno de Zapatero fue la retirada de tropas. "Han declarado la guerra a España, a Italia, a Francia, a EEUU, al Reino Unido, y los españoles hemos pagado un duro precio, pero nadie está a salvo de esta amenaza, quien lo crea se equivoca y quien esté dispuesto a pactar con el terrorismo comete un grave error, porque será atacado", dijo.

Aznar criticó la retirada de las tropas españolas de Irak por parte del Gobierno socialista con una respuesta indirecta pero llena de intencionalidad: "yo aplaudo el coraje, la valentía y el compromiso de Italia". En este sentido, explicó que es "muy coherente la posición italiana, que ha sido un país atacado, que ha tenido bajas, que ha sabido mantener una actitud firme contra el terrorismo".

"A Irak se le ayuda estando allí"
Volvió sobre este argumento al señalar que "no se ayuda a los iraquíes marchándose de allí, se ayuda estando allí y se ayuda aprovechando las oportunidades que brinda la democracia".

En sus declaraciones a la prensa, Aznar justificó su posición sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak porque "todo el mundo estaba convencido". Ahora, dijo, lo "verdaderamente importante ahora es que el mundo es mejor sin Sadam, y los iraquíes tienen una oportunidad de democracia". Sobre el futuro de Irak, dijo que los tiempos "serán largos" y puso como ejemplo el caso de Alemania tras la II Guerra Mundial, para luego subrayar que "lo que hace falta es que los iraquíes asuman sus responsabilidades y de que todos les ayudemos".

Al Qaida inquieta al turismo en Marruecos
Pedro Canales La Razón 10 Julio 2004

Rabat- La detención de 12 presuntos terroristas pertenecientes al salafismo yihadista en la localidad marroquí de Agadir, inquieta a los tour¬operadores que temen que disminuya el turismo en el principal destino del país durante el verano. Según informó la Policía, los sospechosos se disponían a «cometer un gran atentado en la localidad», que fue desarticulado «a tiempo».

La noticia, sin embargo, ha creado un cierto escepticismo entre los empresarios nacionales y extranjeros que están invirtiendo en la costa de Agadir, ya que no se explican como «después de haber detenido a más de 6.000 sospechosos y encarcelado a 1.200 presuntos terroristas, el peligro sigue latente». El salafismo yihadista, compuesto por multitud de grupos dispersos, viene a ser la rama marroquí de Al Qaida.

La detención de los 12 miembros de la célula de Agadir coincide con las denuncias hechas por diversos organismos como Amnistía Internacional y Human Rights sobre la utilización de la «tortura» en los interrogatorios de los detenidos en Marruecos. A este respecto, el primer ministro Dris Yetú ha declarado que «efectivamente hemos detectado que de vez en cuando se producen excesos y arbitrariedades, aunque felizmente limitados». El jefe del Gobierno alauí se ha comprometido personalmente en poner fin a estas prácticas.

Por otra parte, en medios policiales europeos ha llamado la atención la persistencia de los servicios de seguridad marroquíes en insistir que el terrorista Karim Meyyati, uno de los marroquíes miembro de la cúpula de Al Qaida, es el «presunto organizador de los atentados del 11¬M en Madrid», una pista que hasta el momento no ha dado ningún resultado concreto. Lo que deja en entredicho la capacidad de los investigadores.

Justicia inconstitucional
Nota del Editor 10 Julio 2004

En el Palacio de Justicia de La Coruña, en el acto de de la toma de posesión del nuevo fiscal jefe de Galicia, Carlos Varela, su discurso y el del fiscal general del estado, Cándido Conde-Pumpido han utilizado exclusivamente el gallego, lo que indica el talante de los dos sujetos, y su incumplimiento de la Constitución española.

Como es lógico, cualquier persona puede utilizar el idioma que le apetezca para comunicar, pero está claro, que la justicia, si no se mira en el ombligo, si quiere que todos la entendamos, debe utilizar el idoma común español; claro que para mantener su feudo particular, utilizan de modo excluyente e ilegal, el idioma que les conviene, que oh casualidad, nunca es el idioma que todos los españoles tenemos la obligación de conocer y el derecho a usar.

Está claro que en cualquier conflicto que tenga y en el que intervenga cualquiera de los dos, presentaré la oportuna recusación, pues sin duda su comportamiento implica un estado de ánimo en contra de la mayoría de los españoles.

Recortes de Prensa   Página Inicial