AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 15 Julio 2004

Disgustos que da la vida
Ignacio Villa Libertad Digital 15 Julio 2004

Las medias verdades
Editorial La Razón 15 Julio 2004

La paz civil
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 15 Julio 2004

¿QUIÉN TEME A ETA
César Alonso DE LOS RÍOS ABC 15 Julio 2004

Mañas y artimañas

Pablo CASTELLANO La Razón 15 Julio 2004

El talante del sectarismo

Francisco Marhuenda La Razón 15 Julio 2004

Impuestos selectivos

Gorka Etxebarría Libertad Digital  15 Julio 2004

Los dos etarras detenidos iban a entregar DNI falsos a otros terroristas para atentar en España

EFE Libertad Digital  15 Julio 2004

Los estudios del CIS utilizarán los topónimos de “Girona” y “Lleida” a petición de ERC

EFE Libertad Digital  15 Julio 2004

La Constitución española en papel de fumar

Nota del Editor  15 Julio 2004

Rojo impulsa convenios de colaboración con las CCAA para implantar las lenguas oficiales en el Senado
Vitoria EP Estrella Digital  15 Julio 2004

Al menos podrán ahorrarse la megafonía.
Nota del Editor 15 Julio 2004
 


Disgustos que da la vida
Ignacio Villa Libertad Digital 15 Julio 2004

Puede que no asuste a nadie en las filas socialistas, pero desde luego es evidente que Esquerra Republicana se ha convertido, desde hace tiempo, en el quebradero de cabeza del PSOE en esta legislatura. Y es que el hecho que los republicanos catalanes se hayan convertido en el precio de la estabilidad para el Gobierno de Maragall y para el Gobierno de Zapatero, es una auténtica barbaridad política.

Unas veces es un problema de chantaje, en otras ocasiones es desde la amenaza, y desde luego nunca faltan los reproches en público o las trampas políticas. Los socialistas en Madrid y en Barcelona viven a merced de los republicanos; de sus caprichos y de sus trapisondas. Pero en fin, esas son cuestiones que eran previsibles y que son el precio que están pagando por una teórica ¿tranquilidad? parlamentaria.

Lo que ya no es tan evidente es que los socialistas tengan que esconder y enterrar todo principio democrático y de sentido común, como sí tal cosa. Es una humillación que muchos militantes y simpatizantes socialistas no se merecen. Los dirigentes del PSOE ya lo hicieron cuando se conoció que Carod-Rovira se había reunido con la cúpula de ETA para negociar una tregua en Cataluña; y ha vuelto a pasar ahora cuando se ha sabido que Carod y Otegui impulsaron una estrategia de anormalidad durante la jornada de reflexión previa a las elecciones del 14 de marzo.

Ante esta nueva historia, el Partido Socialista y su secretario general no pueden mirar hacia otra parte. Rodríguez Zapatero no puede quitarse de en medio como sí no fuera con él. El actual presidente del Gobierno sabe que su victoria electoral llegó después de un día de reflexión con estos condicionantes, por lo que aunque nadie ha puesto en duda ese triunfo, él sabe que todas estas revelaciones dejan en evidencia muchas historias urdidas debajo de la mesa. Muy lejos de la claridad y de la transparencia que ahora predica a los cuatro vientos, pero que no tienen reflejo a la hora de la verdad.

Los contenidos de este informe del CNI y que el Ejecutivo no ha querido desclasificar revelan, al menos, algo que es público y notorio: la violación de la jornada de reflexión no fue algo espontáneo. Lo que ocurrió el 13 de marzo estaba diseñado desde distintos despachos políticos. La aparición de Pérez Rubalcaba, en televisión, acusando al Gobierno de mentir fue el momento más intenso de una estrategia más amplia. No estamos ante casualidades. En esta historia no hay nada fuera del guión escrito de forma minuciosa. Y en la calle Ferraz lo saben perfectamente. ¿Nervios?. Muchos. Todos.

Las medias verdades
Editorial La Razón 15 Julio 2004

Si una verdad a medias es la mayor de las mentiras, los miembros de la Comisión Parlamentaria del 11-M deberían reflexionar seriamente sobre la utilidad de su trabajo. El espectáculo de estos dos últimos días, con filtraciones parciales e interesadas de unos documentos, en principio secretos, mantiene atónita a la ciudadanía que se pregunta, y con razón, el porqué de tantos empeños para acabar convirtiendo los trabajos parlamentarios en un episodio más del enfrentamiento partidista estéril y en el reflejo de la matemática electoral.

Sin embargo, no es ajeno a esta situación el actual Gobierno. La selección de los documentos secretos ha sido responsabilidad suya y, por lo tanto, los responsables están obligados a dar una explicación sobre el criterio seguido. A qué viene, si no, entregar unos informes del CNI, unos análisis desfasados en la información y que, ayer mismo, volvieron a ser desmentidos por algunos de los protagonistas directos de los hechos.

Tal vez, se debería cambiar el método de trabajo y tomar la decisión valiente de desclasificar y hacer llegar a la opinión pública todos y cada uno de los documentos relacionados con la terrible tragedia. Así, por lo menos, los ciudadanos recibirían la información completa, libre de interesados interpretadores, y podrían sacar sus conclusiones. Lo contrario es seguir jugando con las verdades a medias como arma arrojadiza entre dos posiciones, al parecer, irreconciliables.

Comisión 11-M
La paz civil
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 15 Julio 2004

El descenso a los túneles del estado en busca de pistas sobre la masacre y el golpe de marzo sugiere a los comentaristas una maloliente inmersión en las cloacas. Sin negar la creciente repugnancia que cada nuevo hallazgo va provocando, prefiero la imagen de los grabados de Piranesi, con sus mazmorras, sus tenebrosos pasadizos y sus amenazantes escaleras de caracol. Frente al olfato torpe y embotado, la atracción del mal, la belleza diabólica que inspiró, tres años antes de la Revolución Francesa, el Vathek de Beckford, origen de la novela gótica.

Porque lo que va a aflorar, lo que ya está aflorando, es el lado oscuro de la democracia española, negra flor, verdad terrible de un sistema efectivamente anómico donde la división de poderes y la lealtad a la nación y a los valores de la libertad son puras convenciones en las que casi nadie cree y de las que ninguna fuerza contra la disolución cabe esperar. Es ilustrativo el olvido de las víctimas, la pesada molestia de los muertos, instrumentos políticos de eficacia innegable siempre y cuando su olvido o su recuerdo lo module el poder, que ahora opta por enfocar preferentemente a los accidentados del Yakovlev. Salvo que se las necesite para encender a las masas en una jornada clave, las víctimas de Madrid deben seguir bien muertas y bien calladas, acogidas al silencio sepulcral del ministerio del Interior (“apagón informativo”, lo llama Zaplana).

Del mismo modo, mientras creyó en la autoría de ETA, pudo pedir Carod a la ciudadanía que la masacre no afectara al voto... para tramar después, en cuanto vislumbró la oportunidad de vincular Irak con Atocha, una estrategia de la “anormalidad” de la mano de Otegui. Su representante en la Comisión parlamentaria, con la visión sin duda alterada por su presencia en el grupo excursionista de Piranesi, y aquejado de distorsiones de nictálope que repele la luz del día, no ve nada de “relevante” en contactar con un brazo de ETA para reventar la calma en plenas elecciones.

No hay que cebarse con estos pacifistas, tan enemigos de la violencia que se abrazan a ella para aplacarla, la metabolizan y exigen que les aplaudamos por la hazaña. Mucho más grave es que el segundo partido nacional jugara el mismo juego de la desestabilización. No necesitaron el estímulo de Carod. PSOE y ERC pueden haber descubierto las ventajas del golpe de estado posmoderno a la vez, como sucede con tantos hitos de la ciencia.

De las primeras inspecciones al submundo extraemos una primera e indubitada conclusión: las manifestaciones del 13 M ante las sedes del PP no fueron espontáneas, cosa obvia pero negada insistentemente por los que hoy mandan. A Rajoy le faltó tiempo para reconocer, en la noche electoral, la legitimidad del triunfo socialista. Quería proteger la paz civil ante todo, lo cual es digno de encomio, y se explica en un contexto de temeraria revitalización de categorías guerracivilistas. La lástima es que no tengamos ningún otro partido (con la posible excepción de CiU) que valore en algo la paz civil.

¿QUIÉN TEME A ETA?
Por César Alonso DE LOS RÍOS ABC 15 Julio 2004

TENGO un amigo que con frecuencia me llama por teléfono para hablar de política. Me reconozco en él porque no sólo es apasionado y lógico como yo, sino que, además, juega con los mismos registros, ya que ha tenido la misma evolución política que yo. No me importa hacer mías sus ideas. De hecho me sirvo de ellas en mis artículos. Él tampoco trata de disimular que me llama para influir en mí. Hoy lo ha hecho con todo el descaro del mundo. Me llamó justo cuando yo acababa de desayunar.

-¿Te has dado cuenta de que después de la masacre del 11 de marzo se ha dado por muerta a ETA? Como si ya no le preocupara a nadie su existencia...
-Es central en el debate de la Comisión.

-Precisamente en el debate aparece como la referencia que jamás debería haber hecho alguien. A Acebes se le culpa de haberse parapetado tras el fantasma de ETA.
-Los socialistas y sus chicos de la Prensa insisten en que el PP se aferró a la hipótesis de la autoría de ETA porque eso les daría votos.

-Pero yo no quiero entrar en esa cuestión. Lo que me interesa es señalar los efectos ha producido la masacre en relación con ETA. Sencillamente la ha hecho desaparecer no sólo en relación con la autoría del atentado, sino como amenaza para la convivencia. Después del 11 de Marzo, ¿quién teme a ETA? Esto es lo que me preocupa. Como si un clavo hubiera hecho desaparecer al otro. Autora o no, colaboradora o no, ¿por qué ETA tendría que dejar de representar un peligro, el mismo que antes? ¿Acaso la matanza de 192 personas hace irrelevante una organización terrorista porque ésta actúe con métodos artesanales?

EL precedente de Hipercor fue terrible.
-Y tan espantosa como la masacre del 11 de Marzo habría sido el atentado que ETA había preparado para la Nochebuena de 2003. ¿Por qué entonces el interés de algunos, de tantos, en hacer desaparecer a ETA como realidad temible?

-Dime de una vez lo que estás pensando.
-La masacre del 11 de Marzo ha tenido los efectos políticos que ETA había deseado conseguir sin poder hacerlo en el caso de que ella hubiera sido la autora y hubiera aparecido como tal. En ese caso, la inmensa mayoría de la sociedad española se habría aglutinado en torno al Gobierno y de ese modo la masacre no habría servido para apartar del poder al PP, esto es, no habría derribado al obstáculo mayor que tienen los independentistas vascos y catalanes... En una palabra, los islamistas -es un decir- han hecho con gran eficiacia el trabajo que habría querido hacer ETA.

EXISTE otra razón por la que ETA no habría podido dar la cara como autora de un atentado como el del 11-M: Batasuna no habría podido aguantar, «socialmente» hablando, un crimen de estas dimensiones. En todo caso, esta aproximación tuya exigiría unas pruebas terminantes.
-Por supuesto. Yo tan sólo pretendía hacer un ejercicio de lógica. Sabes que me apasiona.
-No menos que a mí.

-Quiero decir que si alguien (Al Qaida o quien fuere) es capaz de sustituir con eficacia a ETA, es lógico que ésta llegue a resultar innecesaria. ¿Para qué hablar de ETA? ¿Por qué temer a ETA si el trabajo criminal que había que llevar a cabo, de acuerdo con los objetivos independentistas, ya está hecho? Lógico, ¿no?
-Completamente. Por cierto, ¿estás en casa? Te llamo en unos minutos. Me están poniendo nervioso los ruidos del teléfono.

Mañas y artimañas
Pablo CASTELLANO La Razón 15 Julio 2004

En el templo de «luz y taquígrafos» reina la más absoluta oscuridad. Y se ha hecho un espeso silencio. Una comisión parlamentaria para la ocultación de todo lo que se relacione con el 11-M quiere enterrar, con las víctimas, todas las manipulaciones y deslealtades que han rodeado la barbarie.

Los confidentes les engañaban a su protectora Policía ocultándole sus trapicheos con una partida de dinamita que esperaba en su almacén, como cualquier producto inofensivo, el pasar a manos de los terroristas. Los policías, lógicamente no engañados, que recelaban de sus colaboradores, a su vez ocultaban a sus mandos, quizás porque no eran de su partido, que en ese oscuro mundo de truhanes se estaba fraguando un posible atentado vinculado al mundo del fanatismo islámico. Algunos gerifaltes no sólo se lo ocultaban al Gobierno, le daban pistas falsas, y ávidos de un mejor futuro filtraban a sus amigos en la oposición los riesgos, casi inminentes, de una masacre, pensando en que eso podría facilitar el anhelado «cambio tranquilo».

El Gobierno, en la inopia de su propia soberbia y envanecido en el engreimiento de las encuestas del CIS, no despreciaba la hipótesis de que un golpe descomunal les supervalorizara en la opinión pública, pues ellos eran al fin y al cabo los arietes contra el terrorismo.

Y como el asunto es tan sucio, en recuerdo de las épocas de los fondos reservados, los crímenes de Estado, y la más inocultable prevaricación de ministros, policías y magistrados, sólo faltaba para adornar la grotesca estampa de sainete, el diputado que alecciona a los testigos, el testigo que se contradice, desdice y maldice, el detenido coaccionado en plena celda para que no abra el pico, y a nada tardar, saldrá a relucir la cuenta en Suiza.

Añádase que, a esta innocultable puesta en escena del «queremos saber», el Gobierno colabora con la custodia de los documentos que podrían ir aclarando el embrollo; se filtran extractos sumariales a los periódicos adictos a la causa, y frente a los proclives a largar se esgrime el democrático argumento de «quien se mueva se quedará inmóvil en el escalafón».

De la comisión para la ocultación sólo vamos a sacar en claro los comportamientos más turbios de los comisionados o comisionistas, que en mañas parlamentarias son maestros.

El último resorte que debe quedarnos es la independencia del poder judicial, siempre que al Sr. juez no se le despierte una inusitada vocación política o vea en el horizonte una vocalía del CGPJ, y sopese la posibilidad de vender algún favor para procurarse un lugar en la lista electoral o en el relevo del gabinete, consciente de que si se da una vuelta por el mundo político además tendrá el premio de tres años de especial excedencia con el sueldo sin contraprestación laboral. Confiando en que eso no sea así, y en que el fiscal encargado del caso no confunda la sumisión jerárquica con la sumisa disponibilidad hacia el servilismo del jefe, nombrado políticamente para hacer patente su obligado agradecimiento, sería casi un desiderátum que por primera vez en la historia político-judicial el sumario llegara hasta el fondo de las responsabilidades. Con la indispensable colaboración de la Policía, la realmente judicial y, no la gubernativa.

El talante del sectarismo
Francisco Marhuenda La Razón 15 Julio 2004

Al final, la comisión sobre el 11-M supera las escasas expectativas, aunque todos los partidos tienen las posiciones predeterminadas. El PSOE, sus habituales aliados mediáticos y sus fieles corifeos parlamentarios no tiene otro interés que promover un auto de fe que sirve para conducir el PP a la «hoguera». Por tanto, Zapatero no tiene otro interés que seguir con la cantinela sobre la culpabilidad, por acción y por omisión, del PP. No les conviene que la verdad impida un buen titular, en este caso insistir que el PP mintió. La comisión nos ofrece en directo las contradicciones de los mandos de la policía y los servicios de inteligencia que fueron los responsables de analizar los datos, informar y proponer líneas de actuación. Ha servido, también, para que entendamos por qué ese «mundo» se le conoce como las alcantarillas del Estado..

Algunos personajillos de medio pelo, individuos que sólo son algo gracias a la política y que hace años que viven del erario público, como ese malandrín del diputado Martínez Sanjuán, han mostrado su auténtica catadura moral. Es vergonzoso que un comisario vaya a la sede socialista de Gobelas para preparar su intervención, algo que resulta escandaloso en un funcionario público y pone de manifiesto el grado de controla socialista sobre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. A estas alturas se puede decir que los del PP fueron auténticos panolis a los que les levantaron la camisa.

La administración estaba minada por fieles socialistas. Lo peor es que el PP mostró el complejo del centro derecha que siempre trata mejor a los que no son afines. No había mejor aval que ser independiente o socialista para progresar. A los primeros se les daba una dirección general o secretaria de Estado mientras que a los segundos les tocaba algún chollo funcionarial. La experiencia laboral de Zapatero es ignota, el único caso de un presidente.
No ha sido otra cosa que un oscuro diputado y una efímera experiencia, sin que sepamos cuánto tiempo y si tenía nómina, en la UNED de León. Ni una oposición, ni un doctorado ni el ejercicio de la profesión. El aparato de un partido en estado puro. Este hombre del talante ha tardado pocas semanas en barrer la administración y colocar a los suyos. Bienvenido el talante sin talento del sectarismo.

Cataluña
Impuestos selectivos
Gorka Etxebarría Libertad Digital  15 Julio 2004

La Comisión Europea ha advertido a Cataluña que la Ley que impone un impuesto a las grandes superficies comerciales atenta contra la libertad de establecimiento sancionada por el Tratado de Mastrique.

Junto con este sólido argumento, esta Ley plantea numerosos problemas tributarios que el anterior Gobierno de CIU no contempló y que conviene analizar.

El impuesto sobre las grandes superficies se impone a aquellos establecimientos de más de 2.500 metros cuadrados computando la superficie destinada tanto a la venta como al almacenaje y aparcamiento. El tipo aplicable del impuesto es de 17,43 euros por metro cuadrado.

La justificación de este impuesto es doble como explica el catedrático Luis Manuel Alonso: proteger el “entorno urbano y regional del comercio” y “la pervivencia del pequeño comercio urbano tradicional, transfiriendo fondos detraídos a los grandes establecimientos comerciales a programas de fomento del mismo”.

Como apunta el citado catedrático, este impuesto adolece de inconsistencias técnicas graves. Para empezar, asegurar que sólo las grandes superficies afectan al medio ambiente es obviar la incidencia del pequeño comercio en el entorno. Ahondando más en la chapuza “fiscal”, la ley no ha sido capaz de demostrar el impacto ecológico del tamaño de las grandes superficies con criterios meridianamente claros y técnicos y, para colmo, es capaz de calificar la actividad que desarrollan las grandes superficies de “competencia predatoria”.

No es de extrañar que la Comisión Europea haya reaccionado contra esta ley ya que, como señala el profesor Alonso, “dice querer castigar a los presuntos autores de un daño ambiental y de hecho termina por distorsionar la competencia a favor de unos y en detrimento de otros”. Pero el problema no sólo reside en la distorsión de la competencia sino en que, como se ha configurado como un impuesto medioambiental, debería haber considerado en la determinación de la base imponible que quien cause más daños ecológicos debe pagar más y viceversa. En vez de calcular la base de este modo, la Generalidad se centró en los metros cuadrados por los que hay que tributar, obviando la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre los tributos de carácter extrafiscal, esto es, aquellos que no persiguen recaudar sino evitar la proliferación de ciertas actividades económicas lícitas.

Tampoco este impuesto selectivo cumple otras de las exigencias de los tributos extrafiscales: incentivar la rectificación de la conducta del contribuyente.

Quizá la cuestión más preocupante sea su dudosa constitucionalidad. La ley dice gravar la capacidad económica de las grandes superficies, hecho que ya es gravado por el Impuesto sobre Sociedades. Si a esto le añadimos que sólo se aplica el impuesto a un determinado sector económico y no a todos en general, se vulnera el principio de igualdad ratificado por la constitución. Asimismo atenta contra el principio de generalidad recogido por la Constitución que prohíbe, en palabras del profesor Alonso, “las excepciones injustificadas al deber general de tributar puesto que todos han de tributar sin privilegios”. Por ejemplo, el impuesto no grava a los comercios urbanos que ocasionan atascos de circulación cuando si se impusiera por razón del impacto medioambiental, también debería incluir al pequeño y mediano comercio.

Finalmente, también cabe apuntar otra cuestión, la posible doble imposición que conlleva este impuesto porque incide, al igual que el Impuesto sobre Actividades Económicas, en la superficie de un negocio. De este modo, las grandes superficies sitas en Cataluña tienen que pagar por sus metros cuadrados tanto en el Impuesto sobre Actividades Económicas como en el Impuesto selectivo que estamos analizando.

En resumen, estamos ante un impuesto que carece de consistencia, que resulta lesivo para la libertad de empresa y de competencia, que resulta discriminatorio y por tanto inconstitucional y que, como resultado de todo ello, ha ralentizado -o directamente impedido- la implantación de grandes superficies en Cataluña.

Como de costumbre el proteccionismo económico que defienden tanto CIU como el PSC resulta contrario a los intereses de los consumidores. Hay que agradecer a la Comisión Europea su insistencia en el principio de competencia. Confiemos en que pronto tome las medidas oportunas para acallar la chulería que están demostrando los miembros del tripartito. Por ejemplo, el conseller en cap, Josep Bargalló, ha asegurado que seguirán apoyando “al comercio tradicional, modernizado, de proximidad, de barrio y de pueblo”. Sigan así señores que la UE les acabará sancionando como deberían hacer los consumidores catalanes a quienes se les quiere limitar su derecho a comprar donde quieran. Y tome nota, Señor Montilla, porque, como ha podido comprobar, ser europeo es algo más que querer aumentar los impuestos a la francesa.

ARRESTADOS TRAS SALTARSE UN CONTROL POLICIAL EN FRANCIA
Los dos etarras detenidos iban a entregar DNI falsos a otros terroristas para atentar en España
Julen Eizaguirre Uranga y Ángela Aramendi Landa, los dos etarras detenidos este miércoles en la localidad francesa de Saintes cuando se saltaron un control policial, llevaban seis DNI falsificados. Fuentes de la lucha antiterrorista creen que iban a entregárselos a otros terroristas que se preparaban para atentar en España.
EFE Libertad Digital  15 Julio 2004

Las Fuerzas de Seguridad del Estado atribuyen a Ángela Aramendi su participación en acciones terroristas del grupo “Gohierri-Urola-Costa" de ETA, entre ellas intentos de atentados contra guardias civiles. Sobre ella pesan dos órdenes de búsqueda, detención en ingreso en prisión dictadas por los juzgados centrales de instrucción número 2 y 5 de la Audiencia. Sobre el otro detenido no pesaban reclamaciones judiciales.

Fuentes antiterroristas creen que la etarra detenida participó en la colocación de sendos artefactos en un concesionario de automóviles de Zarauz y otro de Azpeitia, que explosionaron en la madrugada del 2 de septiembre de 1990. Además, el 6 de octubre de ese mismo año Ángela Aramendi iba a ser la encargada de accionar el mando a distancia de un coche bomba con el que iban a atentar contra el cuartel de la Guardia Civil de Zarauz, atentado que el grupo no llevó a cabo por tener problemas con los vehículos que habían robado a punta de pistola para ser utilizados como coche bomba.

En febrero de 1991 huyó tras la desarticulación del grupo terrorista y el 1 de octubre de ese año fue detenida en la localidad francesa de San Juan de Luz, aunque ese mismo día fue puesta en libertad y confinada en la localidad francesa de Tul

EN LUGAR DE LOS NOMBRES EN ESPAÑOL
Los estudios del CIS utilizarán los topónimos de “Girona” y “Lleida” a petición de ERC
Fernando Vallespín, director del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se ha comprometido a emplear los topónimos “Girona” y “Lleida” en vez de Gerona y Lérida en los futuros estudios del organismo en los que aparezcan las dos provincias. Lo revela una respuesta parlamentaria del Gobierno dirigida a la diputada de ERC Rosa María Bonás, que quería saber cuándo se actualizaría el nombre de las dos provincias en las encuestas del CIS.
EFE Libertad Digital  15 Julio 2004

Las denominaciones de “Girona” y “Lleida” las aprobó, por unanimidad, la Comisión de Administraciones Públicas del Congreso hace trece años.

La proposición no de ley de CiU establecía que ambas provincias pasarían a llamarse así definitivamente en los documentos oficiales, aunque en libros de texto, material didáctico y otros usos no oficiales el nombre castellano seguiría siendo igualmente válido.

La Constitución española en papel de fumar
Nota del Editor  15 Julio 2004

La Constitución española establece que el único idioma que los ciudadanos españoles tenemos la obligación de conocer, es el idioma español, así que cualquier norma que establezca el uso de cualquier otro idioma a nivel nacional es claramente anticonstitucional; pero claro, la constitución española está impresa en papel de fumar, y aquí nadie fuma en pipa.

Rojo impulsa convenios de colaboración con las CCAA para implantar las lenguas oficiales en el Senado
El presidente de la Cámara Alta mantiene un encuentro con Atutxa para "consolidar el diálogo y el entendimiento"
Vitoria EP Estrella Digital  15 Julio 2004

El presidente del Senado, Javier Rojo, anunció ayer su intención de firmar convenios de colaboración con los Parlamentos autonómicos, con el objetivo de implantar progresivamente las lenguas oficiales en la Cámara Alta. Así, informó de que ha encargado un informe a los servicios jurídicos del Senado para solventar algunos problemas técnicos y espera que esté concluído este mes. Rojo consideró "normal y lógico" que, desde la normalidad, las diferentes lenguas estén presentes en la Cámara territorial, "donde se identifican las Comunidades Autónomas", pero precisó que "como tiene problemas técnicos y jurídicos, queremos que tenga una base jurídica, donde nadie cuestione qué es lo que estamos haciendo".

Tras reunirse en Vitoria con el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, el presidente del Senado consideró que en primer lugar, las lenguas oficiales recogidas en la Constitución podrían empezar a implantarse en la Comisión de las Comunidades Autónomas, que, según recordó, es donde comparecen los Gobiernos de las Comunidades Autónomas.

Así, estimó que es "muy importante que aquellos que tienen experiencia, como los Parlamentos autonómicos, y desde la normalidad de lo que tienen que ser las relaciones entre Cámaras, tengamos convenios de colaboración", porque, según resaltó, "será más económico para las arcas públicas, aportará la experiencia del beneficio en el sentido de no cometer los mismos errores y le daremos un símbolo de normalidad a las relaciones que tienen que tener las Cámaras".

En este sentido, Rojo señaló que quiere que los Parlamentos autonómicos tengan su sede en el Senado, con el fin de que "la utilicen para que tanto los Gobiernos autonómicos, como los Parlamentos, se reúnan con normalidad contando con los instrumentos que dispone el Senado".

El presidente de la Cámara alta destacó que "tenemos que ir dando pasos cada día en ir mejorando las relaciones" y, por ello, pidió al lehendakari, Juan José Ibarretxe, que vaya al Senado para plantear lo que piensa en la Comisión de Comunidades Autónomas "y luego los ciudadanos decidirán si lo que dice es correcto o no".

Reunión con Atutxa
Por otro lado, Rojo explicó que su reunión con Atutxa se enmarca en lo que es la "normalidad democrática", con el objetivo de "mejorar la convivencia y de entender que cada uno puede pensar como quiera, pero que no rompemos el diálogo y no dinamitamos puentes, sino justamente lo contrario".

Así, indicó que "queremos consolidar el entendimiento, el diálogo y la voluntad de que por las diferencias ideológicas que podamos tener, no se puede romper el diálogo, porque cuando se rompe por las instituciones, eso se traslada a la sociedad".

Finalmente, el presidente del Senado subrayó que "queremos colaborar para que los ciudadanos vean que las instituciones hablan, entienden" y, por tanto, a su juicio, "ese entendimiento es el que tiene que tener la propia sociedad para mejorar la convivencia".

En similares términos se expresó el presidente de la Cámara vasca, quien afirmó que este encuentro con Rojo ha sido "absolutamente normal y natural, pero parece que pudiera ser una situación excepcional cuando lo excepcional era lo anterior, por cuanto que fue el 19 de abril de 1999 cuando recibimos la visita de la presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, y, a partir de ese momento, la incomunicación ha sido la normalidad, cosa que no queremos".

Por este motivo, Juan María Atutxa aseveró que "ésta ha sido la razón que nos ha movido a mantener este encuentro", en el que, según aseguró, no se ha tratado nada resañable, "más allá de lo que pudiera ser cambiar impresiones de la situación del Parlamento".

Al menos podrán ahorrarse la megafonía.
Nota del Editor 15 Julio 2004

Si, con esto de implantar las lenguas oficiales, vamos a disfrutar de grandes ventajas, pues en cuanto le toque el turno al silbo gomero, se darán cuenta de la eficacia de su uso en el salón de sesiones del Senado, pues sin necesidad de utilizar la megafonía se podrán entender perfectamente, y además el silbo gomero tiene otra ventaja, y es que es 100% idioma común español, aunque este idioma produce sarpullidos a los nazionalistas y acólitos;.

Con el ahorro de la megafonía, nos reducirán la presión fiscal, aunque a lo peor, tendrán que aumentarla para pagar todo el tinglado de funcionarios bilingües, viajes, dietas y demás emolumentos.

Lo curioso del caso, es que planteada la propuesta "con el objetivo de implantar progresivamente las lenguas oficiales" no tiene salida, pues la única lengua oficial es el español, las demás pueden ser cooficiales en las autonosuyas que tienen esa desgracia, de tener lengua cooficial o lengua propia, y lengua impropia, que a muchos les produce urticaria, por ello en caso alguno pueden salir de su feudo, donde pueden vivir profundamente en su lengua propia, sin ver ni oir el español.

Recortes de Prensa   Página Inicial