AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 12 Agosto 2004

Las otras lenguas de España
Amando de Miguel Libertad Digital 12 Agosto 2004

A rastras
EDITORIAL Libertad Digital 12 Agosto 2004

ESPAÑA VISTA COMO TABÚ
M. MARTÍN FERRAND ABC 12 Agosto 2004

Una incómoda pregunta
Lorenzo CONTRERAS La Razón 12 Agosto 2004

¿CASTILA O LEÓN
Editorial ABC 12 Agosto 2004

El Estado plural
Editorial Heraldo de Aragón  12 Agosto 2004

Sida mental
Tomás Cuesta La Razón 12 Agosto 2004

Diálogo sin fin
Juan BRAVO La Razón 12 Agosto 2004

Pesadillas estivales
GEES Libertad Digital 12 Agosto 2004

Bambi no se atreve con el monstruo
Víctor Llano Libertad Digital 12 Agosto 2004

Punto de inflexión
José Javaloyes Estrella Digital 12 Agosto 2004

Un experto de EE UU dice que ETA financió al terrorismo palestino cercano a Al Qaida
Marta Borcha La Razón 12 Agosto 2004

Más de la mitad de las lenguas de la Tierra desaparecerán este siglo
R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN ABC 12 Agosto 2004

joseba bilbao Ertzaina «ETA pretende una limpieza ideológica con ataques cotidianos»
M. Borcha La Razón 12 Agosto 2004

Schaub: «En este país, la palabra España se ha convertido en un tabú»
Marta Borcha La Razón 12 Agosto 2004

Terroristas callejeros tienden una emboscada a la Ertzaintza en el centro de San Sebastián
EFE Libertad Digital 12 Agosto 2004 

El número dos de Alonso habla del terrorismo callejero como una forma desagradable de divertirse
Agencias Libertad Digital 12 Agosto 2004

Del Burgo alerta sobre un cierre en falso de la comisión del 11-M si se descarta la pista de ETA
EFE Libertad Digital 12 Agosto 2004


 


Errores y erratas
Las otras lenguas de España
Amando de Miguel Libertad Digital 12 Agosto 2004

Me cuenta que en la escuela pública a la que acude su hija menor “el castellano es enseñado como lengua extranjera”. Ricardo Segura (Castellón de la Plana) se disgusta al ver escrito garage con ge. Es un galicismo. En ese caso se conserva la grafía original, como menage. Es mejor pasar a la castellanización del sonido y de la escritura: garaje o menaje. Lo hicimos con chófer, fútbol y tantas otras palabras. Por la misma razón, decimos Burdeos o Londres. Precisamente, don Ricardo se lamenta de que ese proceso se haya invertido con las nuevas denominaciones, en castellano, de Lleida, A Coruña, Donosti, etc. No se preocupe. En el pecado llevan la penitencia. Cuando insisten en que ciertos topónimos no se traduzcan, implícitamente se reconoce que eso es así porque son lenguas de segunda, subordinadas, étnicas. En cambio, muchos topónimos usuales de las lenguas de primera, centrales, de comunicación internacional, se dejan traducir, como Nueva York o Aquisgrán. El empeño en que digamos Lleida, A Coruña o Donosti equivale a reconocer que las otras lenguas de España son de segunda, subordinadas o étnicas. Es lo contrario de lo que se proponen sus defensores, pero así son las leyes léxicas. Las leyes están por encima de la voluntad de las personas. Así pues, los castellanoparlantes estamos encantados de que en Cataluña escriban Saragossa o los ingleses digan Seville. Esa es una buena señal de la vitalidad del castellano.

José Luis Luri Prieto me dice que ha buscado la palabra “zulo” en los diccionarios sin ningún éxito. Ciertamente, el DRAE no lo recoge, pero sí el de Manuel Seco y colaboradores. Está en el habla corriente. En vascuence zulo es tanto como agujero. La jerga de los terroristas y de los policías nos ha familiarizado con el uso de zulo. Se trata de un agujero o escondite donde los terroristas guardan sus armas u otros materiales para sus fechorías. Puesto que casi todos los terroristas españoles del último medio siglo han sido vascos, es lógica esa importación. Y no me digan la sinsorgada de que “no todos los vascos son terroristas”.

Tendría que acoger aquí a toda una subsección sobre Cataluña y sus tribulaciones lingüísticas. Arturo López pertenece a un hogar bilingüe de Barcelona. Me cuenta que en la escuela pública a la que acude su hija menor “el castellano es enseñado como lengua extranjera”. Se le ocurrió pedir el informe escolar de la niña en castellano para que lo leyeran sus abuelas, gallega y argentina respectivamente. Negativa. “No les está permitido fue la respuesta”. Otro detalle. En ese hogar son socios del Zoo de Barcelona. Todo lo que les llega de esa entidad esta solo en catalán, excepto los recibos que son bilingües. Don Arturo solicitó que también fuera bilingüe la información que le fueran a enviar del Zoo. “Ninguna respuesta. Ni correo, ni explicación. Nada”. Esto es lo que hay.

Jaime Flores me envía un recorte de Metro Digital el periódico gratuito de Barcelona. J. García Fernández escribe una carta con el título “Yo también quiero una oficina”. Se refiere a que la Generalidad de Cataluña ha abierto cinco nuevas oficinas “para atender de forma amable y personalizada a aquellos que denuncien la no utilización del catalán”. El plan cuesta 500 millones de pesetas (que habré que traducir a euros). El autor de la carta solicita “a qué oficina puedo dirigirme” para protestar de que no se le atienda en castellano en los centros públicos de Barcelona.

Javier Bardavío Ara me pregunta por los datos que pueda haber sobre el éxodo de profesionales de Cataluña por razón de la intemperancia lingüística. Desde luego, no hay datos estadísticos, pero no solo es real lo que se mide. Modestamente, yo he formado parte de ese éxodo y conmigo miles de profesores y otros funcionarios. Aparte están los profesionales que no han querido trasladarse a Cataluña. En conjunto, esa corriente humana ha supuesto una enorme pérdida para Cataluña. De verdad que lo siento.

A rastras
EDITORIAL Libertad Digital 12 Agosto 2004

Rescatando las palabras del protagonista, la reforma estatutaria se hará a pesar del PP o, literalmente, “con el PP arrastrando los pies”. Esta es la pluralidad, este es el partido que más se parece a los ciudadanos. El viernes pasado el Partido Popular pidió formalmente a Zapatero que pusiese coto al verbalismo provocador del compañero Maragall. El presidente del Gobierno no ha tardado en seguir las instrucciones dadas por los populares y ayer mismo puso, sino coto, si red, barco y tertulia al primero de los socialistas catalanes. A bordo del yate Niloco los dos presidentes, el de la Cataluña milenaria y el de la España plural, compartieron un agradable día de pesca en busca y, suponemos, captura, del codiciado atún rojo del Mediterráneo.

El encuentro veraniego entre el que manda y el que obedece ha sido, según cuentan, privado, informal y sin contenido político alguno. Sin embargo coincidiendo con esa cumbre de bajura el portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho que tanto su partido como el Gobierno de la Nación impulsarán la reforma de los Estatutos autonómicos. Exactamente lo mismo que, desde El Escorial, dejó entender Maragall hace una semana escasa.

Rubalcaba se ha valido para efectuar sus declaraciones de los micrófonos de la cadena SER, siempre solícitos a servir de minaretes radiofónicos de todos los dirigentes socialistas que en España han sido. Rubalcaba, fiel a su estilo, no sólo ha dejado clara la posición del partido, y por ende la del Gobierno, sino que se ha aventurado en un terreno más familiar, con marca de su productora particular. El portavoz, tomando por un momento la cartera que lleva Jordi Sevilla en el ministerio de Administraciones Públicas, ha recordado a los complacientes oyentes de la SER que de lo que se trata es de “dar un paso más” en la búsqueda de un nuevo encaje autonómico.

El paso más, el paso adelante de Rubalcaba, consiste esencialmente en reformar los Estatutos a gusto del consumidor, esto es, de Maragall, y pasarse por el arco del triunfo a todo el que se oponga. Rescatando las palabras del protagonista, la reforma estatutaria se hará a pesar del PP o, literalmente, “con el PP arrastrando los pies”. Esta es la pluralidad, este es el partido que más se parece a los ciudadanos. El compromiso del que hablaba el pasado congreso triunfal se resume en esto: o conmigo o a rastras. Tal es la idea de la democracia que se estila en los despachos de Ferraz, peor aun, tal es la idea de la democracia que hoy puebla las oficinas y satrapías gubernamentales.

El PP aún no ha hecho pública su réplica, que, por el descaro en las manifestaciones de Rubalcaba, debe ser terminante y enérgica. Las imprecaciones del portavoz socialista han sido de tal calado que seria calamitoso que el principal, y por ahora único, partido de la oposición no saliese a ellas con valentía y decisión. Decir que al Partido Popular “le ha costado mucho esto del Estado autonómico” tal y como aseguró Rubalcaba es, no sólo una maldad propia de un político sin escrúpulos, sino un embuste para consumo de incondicionales y de oyentes contumaces de la cadena SER.

Bajo los gobiernos del PP –a los que según Rubalcaba hay que llevar a rastras en temas relativos a autonomías y descentralización– el estado autonómico quedó prácticamente cerrado y nacieron dos autonomías de nuevo cuño en las plazas del norte de África. En los ocho años de Gobierno popular terminó de cristalizar la España autonómica actual que, si los libros de Historia no engañan, se alumbró durante la época de Adolfo Suárez. El mismo José María Aznar fue presidente de una Comunidad Autónoma durante varios años y el Partido Popular ha sido, entre otras cosas, el primero en llevar a la presidencia de otra Comunidad Autónoma a una mujer. Desde el ministerio correspondiente se consumaron durante esos años centenares de transferencias y, aunque a Rubalcaba le pese, se configuró el mapa final de la España de las Autonomías.

El proyecto maragallista, el paso adelante de Rubalcaba, no persigue otra cosa que quebrar el consenso constitucional de 1978, mimbre político sobre el que se construyó el país estable y moderno que disfrutamos hoy día. A cambio los del “nuevo encaje autonómico” ofrecen apenas buenas palabras y un programa asimétrico, es decir, desigual, del que no se puede esperar nada bueno. A día de hoy, con la toma de postura del PSOE, el Partido Popular y sus casi diez millones de votantes se han quedado solos en la defensa de un espíritu constitucional en el que ya no creen ni muchos de los partidos que lo votaron.

ESPAÑA VISTA COMO TABÚ
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 12 Agosto 2004

AUNQUE los Reyes Católicos dejaron inconclusa la tarea de engarzar todas las Españas vigentes en su tiempo para convertirlas en una sola, y aun contando con la falta de finura de sus sucesores en el remate de tan meritorio objetivo político, no deja de sorprender que el presidente de la École des Hautes Études en Sciencies Sociales, el joven historiador francés Jean-Frédéric Schaub, diga, en alarde de luminosa sensatez, que «el concepto «España» es hoy un tabú de difícil manejo». Lo es. Pueden apuntarse muchas razones para justificar tan certero como dramático diagnóstico, pero por ahí sopla el viento de nuestros males. Lo que para Schaub es, en su condición de hispanista, una seria incomodidad terminológica es para nosotros, en nuestra esencia de españoles, un disparate perturbador que preside el ambiente, incluso constitucional, de nuestra convivencia.

Por ahí deben circular las dudas de Mariano Rajoy cuando anuncia su propósito de solicitar una entrevista, en septiembre, a José Luis Rodríguez Zapatero para que le aclare los criterios con los que espera encarar la reforma de la Constitución que, aunque sea con palabras fofas, le tiene ofrecida a sus socios y benefactores en el Congreso y encauzar los Estatutos que, en unas más que en otras, ambicionan y demandan las Autonomías y, muy en especial, la de Cataluña, donde un Pasqual Maragall, la fuerza efectiva de Zapatero, padece la debilidad de un tripartito espasmódico, inestable y soberanista.

Es más que posible que la Constitución del 78, con todas sus imprecisiones y lagunas, fuera la mejor entre todas las que propiciaba el ambiente cuando, hace un cuarto de siglo, salíamos de una dictadura oscura, atrofiado el músculo democrático nacional y con serios temores de que pudieran reproducirse las situaciones que habían desembocado en una tremenda Guerra Civil; pero, nos tranquilizábamos los más pesimistas -¿los mejor informados?-, no importan mucho sus agujeros centrífugos porque hay cuatro partidos políticos fundamentales -AP, UCD, PSOE y PCE- que, por encima de sus demandas políticas y sociales, tienen su médula en el sentido de la unidad nacional.

Pasado el tiempo, la UCD es un recuerdo confuso y el PCE, encapsulado en una decadente coalición, lleva camino de ser una pavesa anacrónica. El PSOE, aun teniendo la «E», de español, en su divisa, se trocea en intereses y posturas autonómicas -no es una misma España la de Maragall que la de Rodríguez Ibarra- y sólo el refundado PP, heredero de aquella AP, se presenta como un partido inequívocamente nacional, sin más matices que los meramente folclóricos, en sus distintas organizaciones regionales. En ese magma residen las dificultades de Zapatero, que son muchas y crecientes, y se sustenta la responsabilidad de Rajoy; pero, mientras el uso del concepto España sea un tabú, como lo es, el futuro será un albur.

Una incómoda pregunta
Lorenzo CONTRERAS La Razón 12 Agosto 2004

A ver quién duda con fundamento que el PSOE tiene dos almas e incluso tres. Sería en este caso uno y trino, si es que de verdad fuese uno. Siempre se dijo que el partido socialista era plural en el sentido de albergar en su seno diversidad de corrientes. Esto ocurría ya antes de la guerra civil con caballeristas, prietistas y besteiristas, por ejemplo. Con Felipe González y Guerra, antes de su desunión, o su divorcio político, el PSOE ganó coherencia y unidad de acción, aunque fuera a costa de importantes depuraciones internas. Imperó entonces el principio guerrista de que «quien se mueve no sale en la foto», postulado que se mantuvo incluso cuando le tocó al propio Guerra desaparecer de la fotografía. Antes que él se buscara dentro un acomodo gris, habían tomado el camino del destierro domiciliario Luis Gómez Llorente, Pablo Castellano, entre otros.

Se admitió la corriente Izquierda Socialista, con Santesmases y compañía, pero el experimento no pasaba de ser una entelequia. En realidad el partido, más que nutrirse de socialismo se alimentó de felipismo, adquiriendo un alma pragmática que poco a poco se va diluyendo con el débil liderazgo de Zapatero, que no es que odie el pragmatismo, sino que no acaba de saber lo que quiere. Se ha rodeado además de todo lo gris que la organización podía seleccionar, si se excluye de esta antología negativa al astuto Rubalcaba, que además de moverse no pierde sitio en la foto. Más le vale que así sea.

Viene todo esto a cuento de la gran pregunta, la pregunta clave, que acaba de formular Mariano Rajoy, quien con sutileza galaica pide a Zapatero que se pronuncie por uno de los dos modelos de Estado que hoy se reparten el partido. Naturalmente uno de esos dos modelos viene encarnado por Pasqual Maragall. El otro modelo, por supuesto, no lleva la acuñación de Zapatero, sino de Rodríguez Ibarra, el extremeño. Zapatero va de distraido por los senderos de la política nacional e incluso de la internacional. Es decir, carece de modelo. Organizativamente vive de los préstamos asistenciales de Rubalcaba. Ahora bien, la mano que el avispado portavoz parlamentario –y algo más– del PSOE, le echa al líder, no ha sido ahora suficiente para desvirtuar la intención maléfica de la pregunta de Rajoy. Porque lo que se ventila para el PSOE no es tanto un modelo de Estado, sino de partido, el partido con sus verdaderas señas de identidad, incluida la «E» de sus siglas y el alma de su militancia y su clientela. La «C» de Don Pasqual es mucha «C», conforma la naturaleza del PSC, confisca las aguas del Ebro, quiere escaños propios en el Congreso y en el Senado, etcétera; un etcétera lo bastante largo como para hacer imprudente la respuesta.

¿CASTILA O LEÓN ?
Editorial ABC 12 Agosto 2004

ESTÁ visto que el Gobierno que preside José Luis Rodríguez y el partido que lo sustenta, el PSOE, no están dispuestos todavía a limitar la revisión del Estado de las Autonomías emprendida con todas las Comunidades en una suerte de negociación particularizada y a la carta. Hasta ahora nadie en las filas socialistas es capaz de situar el alcance último de las reformas estatutarias, y menos en aquellas autonomías gobernadas por el nacionalismo, como el País Vasco, o lideradas por socialistas que han consolidado su liderazgo con estrategias de fuerte oposición al Estado central, como la Cataluña de Maragall o la Andalucía de Chaves. Sin que aún, pues, se haya despejado esta duda básica de «dónde se va a poner la linde», el horizonte del conflicto autonómico añade ahora un nuevo capítulo con la propuesta del PSOE de devolver a León su personalidad propia, diferenciada de la de Castilla.

La iniciativa socialista, impulsada por el partido en León (algunos de cuyos dirigentes, como el alcalde de la capital, no se recatan en pedir una y otra vez la Autonomía leonesa) y respaldada en buena medida por la dirección regional (al propugnar en su reciente congreso la consideración de «una Comunidad plurirregional») reabre el debate de la división de Castilla y León veintiún años después de que la suma de los dos antiguos reinos se incorporara como Autonomía de las denominadas entonces «de vía lenta» (al amparo del artículo 143 de la Constitución).

Llama la atención que el giro socialista se produzca justo cuando los dos grandes partidos -que pese a haber caído a veces en guiños victimistas rentables en las urnas siempre se han cuidado de no cuestionar la unidad de Castilla y León- comparten la convicción de que la Comunidad ha logrado estos años una estabilidad institucional, una paz social y un desarrollo económico notables, al tiempo que ha alcanzado prácticamente el techo de competencias previsto en su Estatuto de Autonomía. Mucho tiene que ver con el cambio de conducta el oportunismo de un partido que ha visto en la llegada a la Presidencia del Gobierno de su paisano Rodríguez Zapatero la inesperada hora de asaltar uno de los graneros electorales del PP desde que José María Aznar llegó a la Presidencia castellano-leonesa, allá por el año 1987.

La combinación de un discurso leonesista radical con un mimo inversor sin precedentes parece ser la combinación táctica elegida para lograr el objetivo. Veremos si el PSOE no acaba recogiendo las tempestades que ha comenzado a sembrar.

El Estado plural
Editorial Heraldo de Aragón  12 Agosto 2004

MARIANO Rajoy ha reclamado con acidez a Rodríguez Zapatero que explique qué modelo quiere para España, "si el de Maragall o el de Rodríguez Ibarra" -evidentemente distintos- y que se lo cuente en septiembre. Alfredo Pérez Rubalcaba, portavoz socialista en el Congreso, ha replicado, también en tono acre, que el PSOE no cambiará el modelo de Estado que recoge la Constitución, sino que desea perfeccionarlo y "buscar un nuevo encaje autonómico" mediante cesión de competencias para "descentralizar cosas nuevas, buscar un encaje mejor y, en definitiva, dar un paso más en el Estado autonómico". De las propuestas que el presidente catalán quiere incluir en el futuro Estatuto, opina que Maragall "está intentando avanzar en un proceso que es el de creación del Estado autonómico que se llevó a cabo con la Constitución de 1978 y buscar el mejor encaje para Cataluña dentro de un proyecto común que se llama España". PSOE y PP son conscientes de que se trata de un asunto espinoso, con distintas actitudes en algunas ramas de la familia socialista -tampoco el socialismo catalán es unánime-, a la vez que constatan que no cabe ninguna reforma consistente sin un acuerdo de mínimos entre las dos formaciones.

Los socialistas, salvo Maragall -que evidentemente la encuentra estrecha-, han defendido la actual doctrina autonómica como base constante, pero sugieren cierta insuficiencia para abordar las reformas de los Estatutos e incluir en la Constitución el rango de las Comunidades y un Senado que sea Cámara de las Autonomías. El objetivo del PSOE es cohesionar las demandas para que no desborden la Constitución, según dijo Zapatero tras reunirse con el Rey: "Caben todas las propuestas desde las respectivas autonomías, siempre que respeten el marco constitucional". La doctrina del PP ha sido que el mapa autonómico estaba ya cerrado. El Gobierno del PSOE cree que puede avanzarse, dejando a los Parlamentos autonómicos definir el grado de autogobierno deseado, sin que las diferencias entrañen privilegios y no desnaturalicen la unidad nacional básica de España, que puede, eso sí, matizarse de varias formas. El plan Ibarretxe no cabe en estos planteamientos. Pero también debe recordarse que todo Estatuto, como Ley Orgánica del Estado, puede incluir la condición de cada territorio sin que figure en la Constitución, no careciendo por ello de validez jurídicopolítica: algo que no parecen haber considerado ni Maragall ni el PSOE ni el PP hasta este momento. Averiguar el punto de ruptura es el ejercicio en curso y a plena luz, sin el trabajo previo necesario que PSOE y PP debieran llevar a cabo con mayor discreción.

Sida mental
Tomás Cuesta La Razón 12 Agosto 2004

En su último libro, que constituye, por desgracia, casi un testamento, la Fallaci vuelve a poner en la picota las miserias de la civilización occidental con esa especie de lucidez arrebatada que otorga la cercanía de la muerte. La periodista carga una vez más contra la mala conciencia de los europeos. Contra esa masa confusa y bienpensante que, esterilizada por décadas de adoctrinamiento ideológico, de antiamericanismo visceral y de angelismo impenitente, asiste entre el arrobo y el alelamiento al desafío que el Islam, el totalitarismo del nuevo milenio, les ha puesto encima de la mesa. Vivimos, viene a decir la reportera, en un universo autista y desfibrado, inerme ante la banalidad del mal como los pajarillos ante el mirar de la serpiente. Y ese «cáncer moral» que nos corroe será lo que provoque que, antes o después, alguien nos apalee con nuestros propios huesos.

Hace bastantes años, otro periodista, Louis Pauwels, director de «Le Figaro Magazine» y uno de los nombres esenciales de este puñetero oficio nuestro, firmaba un editorial que habría de levantar ampollas en la piel exquisita de los inquisidores de la izquierda francesa. Pauwels denunciaba sin recalar en eufemismos y sin ninguna concesión a lo que ya se conocía como «políticamente correcto», el deterioro educativo de una generación que presagiaba un futuro sin cimientos. «Son –escribía– los hijos del pensamiento débil, los alumnos de la vulgaridad, los productos de la pedagogía de Jack Lang y sus colegas. Están ebrios de una generosidad que se disfraza de amor a lo diverso para echar por la borda cualquier pretensión de orden y concierto. Es una juventud que desprecia todas las medidas que ha puesto en pie la sociedad para no acabar de disolverse: la selección de los mejores, la promoción de la responsabilidad individual, el valor de la meritocracia y del esfuerzo». «Una juventud –acababa diciendo– aquejada de un «sida mental» que ha echado por tierra sus defensas».

Entre el «cáncer moral» de la Fallaci y aquel sida mental que Pauwels definía con precisión y contundencia, hay algo más que una similitud retórica: es una relación de causa-efecto. Con el 11 de Septiembre de por medio.

Diálogo sin fin
Juan BRAVO La Razón 12 Agosto 2004

El diálogo forma parte, sin duda, de la política. Los que repiten la palabra diálogo, como si fuera la piedra filosofal del gobierno, se equivocan, ya que este término es sólo la antesala de lo verdaderamente importante: el acuerdo. Se podrá hablar más o menos, se podrán tender puentes y marcar fechas para encuentros «al más alto nivel», se podrán, en fin, realizar todas las fotografías que se quieran; todo ello será yermo si no se llega a un acuerdo. Ése es el mensaje que ayer, el primer consejero de la Generalitat, el republicano Josep Bargalló le espetó a Zapatero al repetir que «Cataluña es una nacionalidad histórica» y que la Constitución debe recoger esta «diferencia» y subrayarla frente a otras comunidades autónomas. En el marco de esta polémica, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, afirmó que «las personas adultas, lo mismo que las comunidades autónomas adultas, son lo que son y saben lo que son, y no necesitan que los demás se lo digan para sentirse reafirmadas con su propia identidad». Y así seguimos. Se podrá hablar todo lo que se quiera; pero habrá un momento en que unos u otros tendrán que ceder. Por ahora, los que están en «minoría política», los que necesitan de ERC son los de Zapatero. Va a ser difícil que les mantengan la cháchara durante cuatro años.

ZP y el terrorismo
Pesadillas estivales
GEES Libertad Digital 12 Agosto 2004

En el poco tiempo que lleva como Presidente del Gobierno ya se ha ganado un puesto en la historia del terrorismo. Vivimos en un extraño sueño, para algunos una pesadilla, en el que los deseos de algunos parecen hacerse realidad... hasta que nos despertemos y tengamos que hacer frente a las consecuencias de nuestros irresponsables actos.

Hace unos días la Secretaria de Relaciones Internacionales del Partido Socialista, Trinidad Jiménez, manifestaba su contrariedad porque los medios de comunicación plantearan el problema de las concesiones petrolíferas que Marruecos está realizando en aguas que España considera propias. La alta responsable socialista pronunció una frase para no olvidar y estudiar durante años en las escuelas diplomáticas de todo el planeta: “abrir elementos de conflicto o especular sobre determinadas cuestiones no conduce a nada”. Entonces, ¿para que está la diplomacia? Si un país que recientemente ha invadido nuestro territorio concede derechos de exploración en aguas propias está “abriendo elementos de conflicto” y lo menos que podemos hacer es denunciarlo. Si seguimos callados y no tomamos medidas al final nos dejarán, como parece que ocurrirá en breve, con una mano delante y otra detrás, pero eso sí, sonriendo.

Más recientemente el Presidente del Gobierno ha afirmado que el uso de la fuerza es inadecuado para combatir el terrorismo y que hay que hacer frente a sus “causas”.

No tenemos pruebas de que Rodríguez Zapatero fuera consciente de las implicaciones de lo que decía, pero ha dado un importante giro a la posición de España al proclamar que la Guerra de Afganistán fue un error. En este caso un error legal, porque contaba con la preceptiva resolución del Consejo de Seguridad, pero error al fin y a la postre. Se debía haber continuado dialogando con los talibanes para que entregaran a Osama ben Laden y a los miles de militantes de Al Qaeda que le acompañaban en aquel país. Posiblemente en estas fechas seguiríamos negociando, pero estaríamos en el buen camino.

¿Qué decir del problema colombiano? Todos recordamos que el anterior Presidente, Andrés Pastrana, planteó a los dirigentes de las FARC un proceso de paz, retirando al Ejército de las zonas ocupadas por la guerrilla. Todos tenemos en la memoria cómo finalizó aquello: los guerrilleros aprovecharon esos años para fortalecerse y no consideraron seriamente el abandono de las armas ni su reincorporación a la sociedad. El actual Presidente, Álvaro Uribe, ascendió con el compromiso de dar un giro radical a la política de su predecesor y los resultados están a la vista, las FARC están a la defensiva, sus acciones han disminuido drásticamente y la inversión crece como no se conocía en mucho tiempo. No es probable que Rodríguez Zapatero niegue los resultados, pero en su opinión habría que haber continuado dialogando, mientras las FARC consolidaban su control sobre parte del territorio y seguían secuestrando a dignatarios nacionales.

El combate contra el terrorismo internacional requiere la actuación conjunta de los servicios de inteligencia, para detectar la presencia de células infiltradas, y de la diplomacia, para animar a los gobiernos afectados a combatirlo. Pero cuando no se encuentra la colaboración esperada o cuando un gobierno apoya clara y decididamente a organizaciones terroristas, el uso de la fuerza militar es imprescindible.

Que un gobernante español haga referencia a la necesidad de resolver las “causas” del terrorismo es, como poco, alarmante. Si después de treinta años de combate contra ETA todavía no hemos aprendido que este debate, a más de falso, sólo legitima la acción de los violentos, es que no queremos reconocer la realidad de las cosas.

El terrorismo es una forma de usar la fuerza. No es, por lo tanto, una estrategia, sino una táctica. El terrorismo se ha empleado por grupos muy distintos en diferentes momentos de la historia. Los anarquistas de principios de siglo, los distintos movimientos latinoamericanos que han hecho uso de la violencia indiscriminada, Hamas o Al Qaeda tienen en común solamente el uso del terrorismo. Es, por lo tanto, un medio para lograr unos fines políticos. No hay más causa del terrorismo que el que un grupo llegue a la conclusión de que la consecución de sus objetivos se logrará más efectivamente mediante esta forma particular de violencia. De ahí que la primera medida que se debe tomar para combatirlo es dejar muy claro a sus ejecutores que no tienen ninguna posibilidad de triunfar mientras actúen de esa forma. Afirmar que el combate contra el terrorismo exige atajar sus causas no sólo es un error, es además una forma de incentivarlo, de convencerles de que están en el buen camino. Eso hicimos durante años con ETA, eso continuamos haciendo con algunos grupos palestinos y eso hace ahora, irresponsablemente, Rodríguez Zapatero con Al Qaeda.

En el poco tiempo que lleva como Presidente del Gobierno ya se ha ganado un puesto en la historia del terrorismo. La retirada de las tropas de Iraq después de los acontecimientos del 11-M, fue un extraordinario éxito para el islamismo radical, como ellos mismos reconocen sin ocultar su entusiasmo. El hecho es más alarmante si tenemos en cuenta que el mismo Gobierno que retiró las tropas aprobó en el Consejo de Seguridad una resolución que consideraba fundamental el envío de contingentes militares a Iraq para derrotar al terrorismo y consolidar el incipiente proceso democratizador. Las nuevas declaraciones son un coherente paso adelante en la política equivocada, en la senda por la que los terroristas quieren que avancemos.

Acaso sea un sueño pensar que España merece unos dirigentes capaces de tratar estos temas con un nivel superior al propio de una conversación entre adolescentes.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Noticias de Cuba
Bambi no se atreve con el monstruo
Víctor Llano Libertad Digital 12 Agosto 2004

Imaginen la foto. Bambi sonriéndole al Monstruo mientras Curro Desatinos dormita bajo los efectos del penúltimo mojito. Este viernes 13 de agosto Fidel Castro cumplirá 78 años. Los últimos 45 los pasó matando, robando y mintiendo; sin embargo, el presidente del gobierno español no se arriesga a decir qué juicio le merece un tirano que fusiló a centenares de descendientes de españoles y que arruinó la vida de cientos de miles de ellos.

Y es que José Luis Rodríguez Zapatero nunca dice nada. Habla y habla, solemniza lo obvio, sonríe sin cesar y abraza a las farolas. Pero nunca dice nada. No ha de sorprendernos que no se atreva con el coma-andante. Jamás denunció el GAL. No recuerdo que haya pronunciado nunca esas siglas. ¿Por qué ha de extrañarnos que prefiera no pronunciarse sobre el terrorista cubano?

El presidente del gobierno español se niega a calificar a Castro con la misma mueca con la que su ministro del Interior renuncia a hablar de los confidentes procesados por el 11-M, de las contradicciones o mentiras de los policías que supuestamente los controlaban, o de la X que ideó la masacre que hizo posible que el Partido Popular perdiera las elecciones.

No hace mucho, Castro le recordó a Felipe González los crímenes del GAL; no obstante, Zapatero enmudece cuando le preguntan por el Monstruo de Birán. Si algún día se demostrase que ETA encargó a unos delincuentes marroquíes la masacre de Madrid y que alguien dejó volar la cometa asesina, ZP, también –como ahora con Castro– enmudecerá. Le importa muy poco que hoy millones de españoles tengan todo tipo de dudas sobre lo que realmente pasó el 11-M. ¿Por qué ha de importarle lo que opinen las víctimas de Castro de un presidente español que no se atreve a calificar de tirano a su verdugo?

Según el líder socialista, “las expectativas de bienestar de los cubanos son limitadas”. ¿Cabe mayor desahogo? A la más brutal represión, al hambre, a la falta de medicinas, de luz eléctrica y de transportes, Zapatero lo llama “limitadas expectativas de bienestar”. Lo realmente limitado es su valor para calificar a los terroristas de asesinos. Incluso no descarta mantener un encuentro con el más veterano de ellos. Castro ya prepara la mesa para invitarle a cenar en el Palacio de la Robolución. Lo que nos parecía imposible hace algunas semanas hoy se nos antoja probable. Imaginen la foto. Bambi sonriéndole al Monstruo mientras Curro Desatinos dormita bajo los efectos del penúltimo mojito.

Punto de inflexión
José Javaloyes Estrella Digital 12 Agosto 2004

No siempre es ocioso insistir en lo evidente. Y evidencia es que el terrorismo islámico está ganando la batalla económica, mientras parece adornarse con actos menores en el insistido Estambul: meca turística creciente entre los impíos occidentales que ofenden a Alá. Impagables parecen los servicios posbélicos prestados por las huestes de Al Qaeda al nacionalismo árabe iraquí, pues además de matar en racimos a policías y aspirantes a policías, cargan en Arabia contra la capacidad reguladora de la oferta de crudo que tienen los saudíes. Consiguen de esa manera perturbar los mercados, hundir las Bolsas y frenar a la economía mundial. Ben Laden, si es que realmente sigue vivo, parece estar en algo distinto al 11 – S, y eventualmente al 11-M: en la continuación de la política terrorista por otros medios. El fulcro, el punto de apoyo de esa estrategia, es, como se sabe, Iraq, con su guerra y con su posguerra. Tal sería en estas horas la percepción norteamericana. La Casa Blanca se rinde a la evidencia del muy grave error cometido con la invasión. Y ese error está ahora sujeto con un nudo gordiano que se llama Nayaf: ciudad santa del chiísmo y refugio de las milicias del Mahdi, que pastorea Muqtada al Sadr y parten por el eje la estrategia americana para la desimplicación del conflicto. Con el chiísmo bloqueado por la rebeldía de este ayatolá, bloqueado queda a su vez el Gobierno interino de Yihad Alaui. Y con los nudos gordianos, ya sabe: se cortan con la espada.

El asalto a Nayaf puede haber comenzado ya antes de que la Estrella brille en su nuevo día. Es cosa de horas y reposa la del comienzo sobre el cálculo de los niveles de evacuación de la ciudad por la población civil. El coste simbólico, político al cabo, será muy alto; pero más costoso resulta aun el bloqueo del cambio iraquí por el ayatolá rebelde. Nayaf sufrirá daños muy graves, incluso en las partes más emblemáticas de su significación religiosa; pero a estas alturas puede representar tanto como lo que, durante la guerra, representaba y significaba la toma de Bagdad. En cualquier caso, la composición de lugar que deben hacerse ahora en el Pentágono es aquella de que vale más perder que más perder. Perder prestigio e imagen, lo que quede, que perecer políticamente en la ruina de un callejón sin salida. El asalto a Nayaf será tanto como la rotura del culo de saco, aunque la salida tan puede ser el principio de una solución como la arribada a otros niveles de complejidad en la expresión y presentación del problema iraquí. O sea, mal será quedarse cruzados de brazos, pero acaso resulte peor ponerse manos a la obra.

Los chiíes del sur han lanzado un mensaje muy significativo y revelador al Gobierno de Yihad Alaui: se separarán del resto de Iraq, con su petróleo por delante, si no son tomados en cuenta. Progresa por tanto la línea de quiebra abierta en el diseño de la transición iraquí por quien se atrinchera con los suyos en Nayaf, ciudad a la que espera el martirio como predicado unido al de la santidad. Y complica aun más las cosas la muy alargada condición de la sombra de Irán. Ese Ahmed Chalabi, nombre de una fenomenal pifia de la CIA y al que se acusó de complicidades con Teherán, está ahora en el punto de mira del Gobierno interino de Alaui. Por Babilonia la confusión alcanza niveles bíblicos, concretamente babélicos, al cabo de la enorme torre de errores y despropósitos cometidos por una estructura norteamericana de información e inteligencia que ahora se pretende recuperar nombrando un sustituto a Tenet y abriendo un debate sobre la oportunidad o no de unificar los distintos servicios bajo una sola dirección. Cosa ésta que daría tanto cuerpo a los aciertos que se lograran como a los errores que se cometieran.      jose@javaloyes.net

Un experto de EE UU dice que ETA financió al terrorismo palestino cercano a Al Qaida
Los argumentos del PSOE en la comisión del 11-M «avanzan en su contra», asegura Ignacio Astarloa
Yonah Alexander, director del International Center for Terrorism Studies de Estados Unidos, declaró que «ETA apoyó económicamente a grupos terroristas palestinos relacionados con Al Qaeda». Alexander, cuya intervención versó sobre «Terrorismo y democracia en un mundo global», descartó, sin embargo, una coperación directa entre ETA y Al Qaeda, a pesar de que sí aseguro que existen algunas células de Al Qaeda que trabajan en España. Asimismo,según Alexander, la banda terrorista «buscó apoyo económico, armamentístico y político en el exterior, en sudamérica o en Estados Unidos».
Marta Borcha La Razón 12 Agosto 2004

Santander- Terrorismo, democracia y globalización. Bajo estos tres ejes se reúnen estos días en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo expertos en el terrorismo, desde catedráticos de derecho y política, personalidades del mundo de la política, periodistas hasta ertzainas y especialistas en el terrorismo internacional. En este marco de análisis y reflexión han sido reveladas muchas claves que han arrojado luz sobre el terrorismo de ETA y su relación internacional. Yonah Alexander, director del International Center for Terrorism Studies de Estados Unidos, declaró en una entrevista a Servimedia que «ETA apoyó económicamente a grupos terroristas palestinos relacionados con Al Qaeda». A pesar de no aportar ningúna prueba, el experto en terrorismo aseguró que existió dicha financiación: «Es un hecho que el dinero llegó desde el País Vasco y que, a pesar de que cuando se habla de terrorismo no tienes plena seguridad sobre los hechos, sí sé por mis investigaciones que esto se produjo».

Alexander, cuya intervención versó sobre «Terrorismo y democracia en un mundo global», descartó, sin embargo, una coperación directa entre ETA y Al Qaeda, a pesar de que sí aseguro que existen algunas células de Al Qaeda que trabajan en España. «Una vez constituida ETA, ésta trató de exportar sus ideas y comunicarse con otros grupos terroristas extranjeros para conseguir dinero o entrenamiento».

Para paliar el terrorismo internacional, el ex secretario de Estado de Seguridad e Interior, Ignacio Astarloa, abogó ayer desde Santander porque el trabajo realizado en la lucha contra el terrorismo de ETA se adapte también al islámico y propuso que «la vinculación indisociable de la actividad policial antiterrorista a la actividad policial que se encarga de la inmigración y del tráfico de personas».

Todo ello junto a la necesaria cooperación internacional «ya que hoy ningún país está en condiciones de afronatra por si solo una amenaza terrorista». Por otra parte, Astarloa aseguró que la negativa del PSOE a que comparezca en la comisión de investigación del 11-M ha puesto de manifiesto que «los argumentos que pretendía demostrar» el grupo socialista «avanzan en su contra». Destacó que no se encuentra incluido ahora en el listado de comparecientes del PSOE «de momento», ya que prefirió esperar a la reunión del próximo 7 de septiembre.

Más de la mitad de las lenguas de la Tierra desaparecerán este siglo
R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL/BERLÍN ABC 12 Agosto 2004

El «predicado partido en buli», el «posesivo externo en sumerio», el «sentido afectuoso en la gramática del formosano», la «ergatividad dividida en el cavineño» o la «sintaxis de relativo en gur», son algunas de las inauditas ponencias presentadas en el primer congreso de «Sintaxis de las Lenguas del Mundo», recién concluido en la ciudad universitaria de Leipzig.

Pese a los esfuerzos, como ha advertido Balthasar Bickel, de la Universidad de Leipzig, más de la mitad de las lenguas de la Tierra desaparecerán en el curso de este siglo, medio centenar de ellas apenas en esta generación, pues sólo las habla un exiguo puñado de personas. En California en 1995, por ejemplo, Edna C. Guerrero se llevó a la tumba la lengua de los pomo.

Y se ha sabido que el último mohicano era Fidelia Fielding y ya murió, y con ella su lengua, y así ha sucedido en los últimos años con el manx -la lengua de la pequeña isla de Man, en el canal de la Mancha-, cuando en 1974 murió Ned Mandrell, su último hablante, y así con el ubych, lengua turcomana que en 1992 perdió a Tevfik Esenc, su último conocedor, o el catawba, idioma relacionado con el cheroki, que desapareció en 1996 al sur de los Apalaches con Carlos Westez Nubarrón Rojo. Al menos éste trabajó hasta su muerte con el Instituto Smithsonian de Washington, grabando toda la significación de los ritos religiosos y guerreros en su idioma. El fin del eyaks está a la vuelta de esta generación, porque su última hablante en Alaska, Marie Smith, ha cumplido ya 80. Y como ésta hay 51 lenguas en el mundo que sólo las habla una persona. Pero en peligro inminente está asimismo toda lengua hablada por menos de mil personas, según el congreso de Leipzig. Entre éstas figura el ket, el gur, el warihio, el hawrami, el pilaga, el adhyge o el tswana.

Los cien nombres de la nieve
Dos centenares de especialistas han presentado ponencias como la que explicaba el mito de los «cien nombres de la nieve» en las lenguas esquimales, curiosidad que sólo se debe a una mala interpretación periodística original, dado que los pueblos del polo no tienen más de cuatro palabras para la nieve.Puede que los «verbos declarativos de posesión en guaraní» o la «tipología del tritransitivo en la raíz finougria» no levanten interés, pero, según los expertos, sí debería serlo el que el mundo se empobrezca próximamente en su patrimonio en cerca de 4.000 de sus 6.600 lenguas. Y si una lengua es un imaginario, la imaginación del mundo se verá radicalmente cercenada. Se sabe que la lengua mohawk tenía seis formas para el «nosotros» y con ello reflejaba una poliédrica relación humana.

El propio Fondo Mundial de la Naturaleza ya lamenta la pérdida, al través de las lenguas de una sabiduría milenaria. Así, el caso de un indio maya, que sabía por tradición que la planta «yakan k´ulub wamal» curaría a su hija, pero ya no había quién supiera a qué vegetal correspondía tal denominación. Y la planta crecía tras su casa. «Siempre ha habido pérdidas idiomáticas, pero lo específico actual es el vértigo con que se produce», dijo el profesor de Yale Douglas H. Wahlen, que ha fundado y dirige la Fundación para las Lenguas en Peligro.

En América del Norte sólo quedan 200 de las 600 lenguas nativas y el propio navajo, la más extendida con 200.000 hablantes, y utilizada en codificaciones durante la II Guerra Mundial por su complejidad, se considera en peligro de extinción.

El mayor peligro no son las emigraciones sino la cultura mediática global que solapa, diluye y asfixia la lengua local. El gran enemigo cultural de las lenguas, naturalmente, es el inglés, pero en Asia será sustituido por el chino como lengua franca, el ruso ocupará otra gran zona euroasiática y el español será casi imbatible en América.

joseba bilbao Ertzaina «ETA pretende una limpieza ideológica con ataques cotidianos»
M. Borcha La Razón 12 Agosto 2004

Santander- El ertzaina Joseba Bilbao, que participó ayer en en Santander, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, con su confernecia «La lucha contra el terrorismo en Euskadi antes y después de Ajuria Enea», defiende que el cuerpo de la policía autonómica vasca es una «herramienta eficaz» para la lucha contra el terrorismo a pesar de que sus actuales «fracturas internas». En contra de la opinión generada sobre los recientes atentados en Asturias y Cantábria de que la banda terrorista ETA está «agónica», el ertzaina predice que en los próximos años «ETA cometerá atentados indiscriminados y llevará a cabo la limpieza ideológica del País Vasco».

El objetivo de la banda terrorista apunta, en una primera línea, a desmoralizar a la población: «ETA persigue provocar un sentimiento de frustración y cansancio de la opinión pública española, una situación de hastío y aborrecimiento para que se asiente la opinión referente a que los vascos hagan lo que quieran pero que nos dejen en paz». Un segundo frente para sembrar el terror llevará a la banda, en su opinión y «al igual que hizo antes y después de la tregua, a una limpieza ideológica que se concentrará en ataques cotidianos a miembros de partidos, asociaciones y empresarios».

Joseba Bilbao, miembro del sindicato Erne, aboga por la continuidad de la acción policial y por el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo. También, subraya la necesidad de «acabar con la impunidad cotidiana y hacer que la ley se cumpla». Potenciar la figura del defensor del pueblo y establecer oficinas de defensa de la constitución que protejan a los ciudadanos amenazados es otra de sus reivindicaciones ya que, a su parecer, y a pesar de que más de tres mil personas que viven con escolta, existe «un abandono de personas».

Schaub: «En este país, la palabra España se ha convertido en un tabú»
El hispanista francés afirma que «la desaparición del concepto es interesada»
Una mirada foránea sirve, en ocasiones, para ver mejor lo que ocurre alrededor. El hispanista francés Jean-Frédéric Schaub denunció ayer en un curso de la universidad de Santander cómo la palabra «España» se ha convertido en un concepto innombrable, algo que, según él, no ocurre en otros países como Francia o Inglaterra. Para que se pueda volver a usar sin levantar suspicacias, recomienda «bajar las tensiones constitucionales y políticas».
Marta Borcha La Razón 12 Agosto 2004

Santander- Para el hispanista Jean-Frédéric Schaub, profesor de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales de París, la palabra España se ha convertido en este país en un concepto «tabú de difícil manejo», un fenómeno que, según sus palabras, no se da ni Francia ni en la Gran Bretaña descentralizada en la que es un concepto «no problemático».

El hispanista, que participa estos días en el curso «Reinos, Monarquía hispánica e Imperio español: las raíces del pluralismo», que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, expresa la sorpresa que supone para un historiador extranjero como él descubrir cómo en nuestro país el concepto de España «se ha convertido en algo tan complicado con esa especie de nombre inventado de “estado español”, que se ha inventado para sustituirlo». Un término que, a su juicio, se crea para no suscitar algún tipo de adhesión sentimental: «La desaparición del concepto es absolutamente interesada y los historiadores de períodos posteriores a los siglos XVIII y XIX no tenemos porqué ceñirnos o aceptar que un concepto como ese desaparezca de la gama de los útiles que utilizamos para poder describir esas ciudades antiguas».

El rechazo del concepto de «España» responde, al parecer de Schaub, a «las tensiones constitucionales y políticas entre el Gobierno central y las autonomías», una situación que nada tiene que ver con la que vive su país. «Frente a la situación que se vive en España, en Francia existe en gran parte un olvido cultural en relación con la extraordinaria diversidad que compone este país, en el que, incluso, se hablan idiomas de raíces no latinas, flamenco, vasco, dialecto alemán y gran variedad de los idiomas latinos del sur y del norte».

Para volver a utilizar el concepto de «España» sin andar con unos cuidados «exquisitos», asegura, se debe conseguir que «bajen las tensiones constitucionales y políticas en la arquitectura política de la España actual». Jean-Frédéric Schaub, que durante el curso de su ponencia habló sobre las relaciones «Entre España y Francia: el Franco Condado», considera que la actual Monarquía española constituye una institución imprescindible para el bienestar del país. «En España, y visto desde fuera, la realeza concentra, monopoliza y agota la necesidad que cualquier sistema político tiene de representarse de forma decorosa». Una solución «extremamente económica» que de nuevo contrasta con el modelo francés. «En un país como el mío, en el que la monarquía se abolió en 1848, al no existir una institución que concentre el decoro del conjunto de las instituciones políticas, llama la atención la suntuosidad del carácter dorado y del decorado de los ministerios franceses, y en general de toda la ceremonia republicana francesa que, a fin de cuentas, difumina el decoro político en una gran cantidad de polos distintos y acaba siendo mucho menos económico».

CATORCE HERIDOS Y NINGÚN DETENIDO
Terroristas callejeros tienden una emboscada a la Ertzaintza en el centro de San Sebastián
Coincidiendo con la celebración de la Semana Grande de San Sebastián los terroristas callejeros protagonizaron este miércoles numerosos incidentes en la parte vieja de la ciudad. Cuando la Policía autonómica acudió a la zona donde los proetarras habían cruzado contenedores y les habían prendido fuego, fue recibida con una lluvia de artefactos incendiarios y cohetes pirotécnicos. Ninguno de los cerca de treinta radicales que provocaron los disturbios ha sido detenido.
EFE Libertad Digital 12 Agosto 2004 

Encapuchados y armados con cócteles molotov y cohetes pirotécnicos, los terroristas callejeros comenzaron a provocar los incidentes pasadas las ocho de la tarde de este miércoles. Una treintena de ellos cruzó contenedores de basura y les prendió fuego en las calles Getaria, Arrasate, Churruca y Elkano, hasta llegar a un repleto Boulevard donostiarra, donde también cruzaron otro contenedor en llamas y arrasaron el material urbano.

Cuando la Ertzaintza acudió a la zona, los proetarras comenzaron a lanzar cócteles molotov y cohetes pirotécnicos contra las patrullas, que repelieron la agresión con material antidisturbios. Los disturbios de los radicales se extendieron por las calles de la Parte Vieja donostiarra, donde un artefacto incendiario penetró en una vivienda ubicada en el segundo piso de la calle Narrika 10. Además, los encapuchados lanzaron un artefacto incendiario contra el concejal del PSE de la capital guipuzcoana Alberto Rodríguez, aunque el edil no resultó herido.

Un niño de seis años, entre los heridos
Aunque el departamento de Interior del Gobierno vasco informó de que no se registraron heridos, al lugar se desplazaron varias ambulancias que trasladaron a una decena de personas con diferentes lesiones, según confirmó a la Agencia Efe el Hospital Donostia.

Entre los afectados se encuentra un niño de 6 años, que resultó herido con quemaduras durante los incidentes de los proetarras. Otras trece personas resultaron heridas, la mayoría de ellas también por quemaduras provocadas por los cócteles molotov, y fueron atendidas en el Cuarto de Socorro y en el Hospital Donostia, aunque ninguna quedó ingresada en el centro sanitario.

Después de cerca de dos años en los que prácticamente había desaparecido el terrorismo callejero ante la presión judicial y política al entorno de ETA, los proetarras han escogido la Semana Grande de San Sebastián para volver a provocar incidentes. La zona se encontraba este miércoles repleta de personas que disfrutaban de la cuarta jornada de las fiestas

CATORCE HERIDOS, ENTRE ELLOS UN NIÑO DE SEIS AÑOS
El número dos de Alonso habla del terrorismo callejero como "una forma desagradable de divertirse"
Los ataques que este miércoles protagonizaron los proetarras en las calles de San Sebastián, en plena Semana Grande, no son para el secretario de Estado de Seguridad un nuevo episodio de terrorismo callejero. Antonio Camacho dice que sólo es una “forma muy desagradable de divertirse” que no responde a un "plan previo organizado". Los alevines de ETA, una treintena, siguieron la táctica con la que durante años han intentado imponer el terror en el País Vasco.
Agencias Libertad Digital 12 Agosto 2004

El secretario de Estado de Seguridad no cree que los incidentes registrados el miércoles en el centro de San Sebastián supongan un repunte del terrorismo callejero, ya que piensa que no respondieron a un plan previo organizado.

Antonio Camacho prefiere hablar de "una forma muy desagradable de divertirse". En declaraciones a la agencia Europa Press, ha explicado que los incidentes en los que resultaron heridas catorce personas, entre ellas un niño de seis años son "sucesos que desgraciadamente suelen ser habituales coincidiendo con las fiestas de determinadas ciudades, pero que no creo que respondan a un rebrotamiento de la kale borroka". Sus declaraciones recuerdan a la forma en la que Xabier Arzalluz bautizó a los alevines de ETA: "los chicos de la gasolina".

Camacho basa su afirmación en que no parece que los incidentes fuesen producto de "una actitud previamente organizada y ejecutada con un plan previo. Se trata de una forma muy desagradable de divertirse pero no más que eso", insistió.

Camacho ha pasado por alto que los proetarras siguieron paso a paso la táctica empleada en otros casos. Perfectamente organizados para evitar detenciones, provocan destrozos en el mobiliario urbano y cuando acude la Policía autonómica la reciben con una lluvia de artefactos incendiarios y cohetes pirotécnicos. En los últimos dos años, estos incidentes protagonizados por los proetarras, que en su mayoría terminan por dar el paso a ETA, habían desaparecido prácticamente de las calles del País Vasco ante el cerco judicial y político a ETA-Batasuna.

"EL PSOE Y SUS SOCIOS DIRÁN QUE EL GOBIERNO MINTIÓ"
Del Burgo alerta sobre un cierre "en falso" de la comisión del 11-M si se descarta la pista de ETA
El portavoz del PP en la comisión del 11-M, Jaime Ignacio del Burgo, insiste en que si "se rechaza de plano" el profundizar en la "posible conexión entre ETA y los terroristas" de la masacre de marzo, la investigación parlamentaria se cerrará "en falso". Anunció que el PP defenderá la necesidad de seguir indagando en las “incógnitas abiertas”, abogó por una comparecencia de Aznar e insistió en que ETA no está interesada en aparecer ligada al 11-M.
EFE Libertad Digital 12 Agosto 2004

En declaraciones a la agencia EFE cuando se cumplen cinco meses de la masacre, Del Burgo adelantó que en las conclusiones que presentará su partido cuando se reanuden los trabajos el próximo mes de septiembre defenderán la necesidad de profundizar en las "incógnitas abiertas" sobre la autoría.

Explica Del Burgo que "se dice que no hay indicios, pero ETA no deja su tarjeta de visita, y no están interesados en que su nombre aparezca en este atentado". Por ello, calificó de "lamentable" que no se permita el acceso a documentación y comparecencias que permitan una investigación más exhaustiva en esta dirección.

En este sentido, aseguró que la comparecencia de José María Aznar sería "extraordinariamente positiva" para el propio ex presidente del Gobierno, por lo que negó la existencia de un eventual pacto con los socialistas para evitar este interrogatorio. La presencia de Aznar, solicitada por todos los grupos excepto el PP y el PSOE, tendría para Del Burgo un efecto comparable a la del ex ministro del Interior Ángel Acebes, que demostró, a su juicio, que el Gobierno "siempre dijo la verdad".

La estrategia del PSOE: “El Gobierno mintió”
Según el diputado, esta realidad ha quedado clara para los ciudadanos a pesar de "las dificultades" a las que se ha visto sometido el PP para hacer llegar su mensaje, dado que no se han retransmitido las sesiones en directo, además de sufrir la "manipulación reiterada de ciertos grupos mediáticos".

Al hilo de las declaraciones que vienen realizando destacados miembros del PSOE y del Gobierno (José Bono, Diego López Garrido, Alfonso Perales) Del Burgo lamentó que "las conclusiones de esta comisión ya están redactadas", y "el PSOE y sus socios dirán que el Gobierno mintió y que hubo imprevisión, porque para ellos lo blanco se convierte en negro".

Astarloa quiere comparecer antes de las conclusiones
Por su parte, el ex secretario de Estado de Seguridad e Interior, Ignacio Astarloa, dijo este miércoles que la negativa del PSOE a que comparezca en la comisión de investigación del 11-M ha puesto de manifiesto que "los argumentos que pretendía demostrar" el grupo socialista "avanzan en su contra".

Astarloa hizo esta consideración durante su intervención en el curso sobre terrorismo que a lo largo de la semana se ha desarrollado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Tras ser preguntado por dicho asunto, el diputado del PP subrayó que estaba "dispuesto" a comparecer en la comisión de investigación de los atentados del 11 de marzo.

El ex secretario de Estado justificó sus afirmaciones en que las comparecencias de los mandos de la Guardia Civil, del Cuerpo Nacional de Policía y del ex ministro de Interior Ángel Acebes, en "esta secuencia", han corroborado que "el anterior Gobierno no mintió, sino todo lo contrario: hizo el mejor ejercicio posible de transparencia en una situación así".
Recortes de Prensa   Página Inicial