AGLI

Recortes de Prensa     Martes 28 Septiembre 2004

Terror y muerte política
Agapito Maestre Libertad Digital 28 Septiembre 2004

EUROPA, BORRELL Y LOS TRABALENGUAS
LUIS IGNACIO PARADA ABC 28 Septiembre 2004

Una postura inamovible
Editorial El Ideal Gallego 28 Septiembre 2004

ETA y el 11-M
Luis María ANSON La Razón 28 Septiembre 2004

Celebraron el 11-M... y el 14-M
Guillermo Dupuy Libertad Digital 28 Septiembre 2004

MENSAJES CRUZADOS
Editorial ABC 28 Septiembre 2004

La publicidad de ETA
Editorial La Razón 28 Septiembre 2004

Ante el derroche autonómico
Editorial La Razón 28 Septiembre 2004

LOS MINORITARIOS
Jaime CAMPMANY ABC 28 Septiembre 2004

MATRÍCULAS AUTONÓMICAS
Editorial ABC 28 Septiembre 2004

Prisiones d’or
Alfonso USSÍA La Razón 28 Septiembre 2004

Urnas para la insumisión
FERNANDO ÓNEGA La Voz 28 Septiembre 2004

LOS LÍDERES DEL PAÍS VASCO
EDURNE URIARTE ABC 28 Septiembre 2004

ZP o el nuevo Chamberlain
Cartas al Director ABC 28 Septiembre 2004

Fórum de las culturas
Cartas al Director ABC 28 Septiembre 2004

El sector del automóvil, contrario a incorporar el distintivo autonómico en las matrículas
Efe - Madrid.- La Razón 28 Septiembre 2004

Ibarreche aumenta las ayudas a las familias de presos etarras
J. Arias Borque La Razón 28 Septiembre 2004

Barreda alerta del órdago a la sociedad vasca de Ibarretxe e Imaz para romper el país
EFE Libertad Digital  28 Septiembre 2004

Borrell propondrá que la Eurocámara acepte el euskera, pero sin traducción
EFE/MADRID El Correo 28 Septiembre 2004
 


En torno al 11-M
Terror y muerte política
Agapito Maestre Libertad Digital 28 Septiembre 2004

El nihilismo socialista renuncia a combatir el terrorismo. Comprendo que el 11-M ha sido un acontecimiento demasiado importante en nuestras vidas, que ha sacudido a la sociedad española, y que los partidos políticos, especialmente el que alcanzó el poder tres días más tarde, necesiten prever las consecuencias exactas que esta tragedia acarreará a nuestra ya de por sí endeble vida política. Todo el mundo, pues, desde su especial plataforma querrá suturar la brecha abierta por el 11-M. Pero será en vano, si la respuesta no está vertebrada políticamente. Ha nacido un nuevo desorden de carácter totalitario, que requiere un nuevo y genuino discurso político para poder, primero, soportar conscientemente la carga que nos deja el acontecimiento terrorista y, segundo, acercarse a esa realidad para comprenderla sin prejuicios, apriorismos o huidas “populistas” tan peligrosas como el terrorismo a combatir. Por lo tanto, si los partidos políticos no se toman en serio la política para combatir el terrorismo, todos podemos acabar devorados por una alimaña que tratamos de aplacar con caricias.

El PSOE lejos de encarar el asunto en esas coordenadas políticas, que a veces tanto cuesta dibujar a los gobiernos genuinamente democráticos, huye hacia formas obsoletas de comprender el totalitarismo terrorista, que terminan pactando con el criminal o llevando a una sociedad al suicidio colectivo. Confundiendo causas con efectos permanentemente, y sin otro afán que permanecer en el poder, la actitud vagamente “política” del presidente del Gobierno pretende profundizar la perplejidad que tiene el ciudadano de a pie, cuando alguien le escupe a la cara que la culpa de los asesinatos de Atocha no es del terrorismo sino del Gobierno de Aznar. Aquí el PSOE no se encoge de hombros, ojalá, sino que profundiza el estigma. Hace sangre. No combate a la oposición sino que quiere acabar con ella.

Lo grave es que allí donde todo parece devenir político por la intervención del PSOE en general, y del presidente del Gobierno en particular, en realidad está levantando hasta de su defunción. El concurso en la vida nacional e internacional de este partido empiezan a romper con tradiciones importantes de nuestra cultura política. La lucha contra el terrorismo, o mejor, la fórmula que propone este partido para combatirlo más parece una entrega a su causa criminal que una manera de combatirlo para desarrollar la democracia. Antes que adoptar medidas represivas de carácter democrático, político, contra el terror nos insta a que seamos comprensivos y tolerantes y, sobre todo, que dialoguemos con los terroristas para poder entender sus raíces históricas. Peor que esperpéntica, la “solución” es suicida. El nihilismo socialista renuncia a combatir el terrorismo. El combate material y espiritual ha sido ganado por el terrorismo. Después de renunciar al recurso a la fuerza, el abandono de la batalla de las ideas es la otra gran confirmación de que el nihilismo socialista sólo aspira a “sobrevivir”. Es un decir.

EUROPA, BORRELL Y LOS TRABALENGUAS
Por LUIS IGNACIO PARADA ABC 28 Septiembre 2004

JOSEP Borrell, presidente del Parlamento Europeo está hecho un lío. Ayer ha dicho que propondrá al Buró Político de la Eurocámara que se permita a los eurodiputados españoles intervenir en catalán, vasco o gallego si así lo desean, aunque el actual Reglamento les impida beneficiarse del derecho a una traducción. Hace dos semanas había advertido, en su discurso de investidura que, independientemente de su opinión personal, deberá velar por la aplicación del Reglamento que no permite el uso de lenguas no oficiales en la cámara. Y hace unos días, en un almuerzo informativo organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, había precisado que el reglamento de la Eurocámara garantiza el derecho a expresarse en alguna de las lenguas oficiales de la UE, pero que ello no tiene por qué impedir el uso del resto de lenguas si se interpreta el Reglamento de forma amplia. O sea que, independientemente de su opinión personal y velando por la aplicación del Reglamento ha decidido pasarle la patata caliente al Buró político de la Eurocámara.

La noticia no dice en qué lengua ha hecho la petición: Borrell domina varias, incluso los trabalenguas. Pero sabiendo que casi el 40 por ciento del Presupuesto anual del Parlamento Europeo se dedica a financiar el coste del sistema de multilingüismo y que eso supone un gasto diario de 2,2 millones de euros, seguro que ha demostrado su espíritu ahorrador haciéndoles llegar su mensaje por señas o mediante el código Morse, que son baratos. También podría haberlo hecho con los signos de los sordomudos o en el lenguaje de los abanicos. Si cualquiera de estos sistemas prosperara nos ahorraríamos el pastón que ahora nos gastamos en traducir las aburridas deliberaciones de un Parlamento tan poco operativo como el europeo, que ya tiene veinte lenguas oficiales y a sus señorías les parecen pocas. El que quiera caprichos que se los pague de su bolsillo.

Una postura inamovible
Editorial El Ideal Gallego 28 Septiembre 2004

Justo un día después de que el PNV saliera a la palestra, con la excusa de la celebración del día del partido, para negar su apoyo a cualquier constitución que no reconozca el derecho de Euskadi a la independencia, y, al mismo tiempo, iniciara la campaña electoral para intentar conseguir una mayoría absoluta que les permita desarrollar su plan secesionista, ETA ha comparecido en sociedad. Lo ha hecho para demostrar que todo sigue igual. Lenguaje bélico y eufemismos para justificar lo que ellos definen como “conflicto“ y que en realidad no son más que crímenes; unos crímenes que defienden y justifican. Lo peor es que la reaparición de los terroristas, en los términos en los que se ha producido, ha arrojado un jarro de agua fría sobre quienes confiaban en que los últimos golpes asestados por las Fuerzas de Seguridad y la evolución de la sociedad hubiera servido para que su postura se moviera hacia el abandono de las armas. Una utopía, puesto que hace tiempo que los nacionalistas vascos asesinos han perdido todo rasgo de humanidad y raciocinio.

ETA y el 11-M
Luis María ANSON La Razón 28 Septiembre 2004
de la Real Academia Española


Si Eta hubiera sido autora del 11-M, el Partido Popular habría arrollado en las elecciones. La autoría de Al Qaida, sin embargo, favorecía a los socialistas porque era evidente que el agit-pro de los medios adictos lo intoxicaría todo, como así fue.

Según pasan las semanas va quedando claro que en la atrocidad del 11-M intervinieron varias fuerzas tenebrosas: Al Qaida (irritado Ben Laden por la detención de algunos de sus dirigentes en España, lo que rompía un acuerdo de no agresión); algún sector de los servicios secretos marroquíes, como ha denunciado la sagacidad de García Abadillo; probablemente el apoyo de otros servicios secretos que tiraron la mochila y escondieron la mano; y ahora empieza a quedar también claro que Eta intervino con información y apoyo logístico, aunque las huestes zapateriles lancen telones de humo sobre la cuestión.

En aquellos tremendos días de marzo, un cualificado dirigente socialista dijo en privado, desde el principio, que la autoría de la matanza correspondía al terrorismo fundamentalista islámico con el apoyo de Eta. Las conexiones entre los etarras y los terroristas musulmanes han asomado ya la punta del iceberg. Y hay quien está dispuesto a investigar hasta el final lo que bajo los hielos y las máscaras se esconde.

Islamistas y etarras
Celebraron el 11-M... y el 14-M
Guillermo Dupuy Libertad Digital 28 Septiembre 2004

Por lo visto, han tenido que saber que presos islamistas y etarras celebraron juntos la masacre del 11 M para que algunos descubran la compartida “bajeza moral” y la “confluencia de intereses” entre galgos y podencos. ¿Es que no se conocía ya todo esto? ¿Tan disparatado era situar en el mismo plano moral a unos y otros? Y en cuanto a intereses, ¿acaso ambos no combatían derramando sangre la política del Gobierno de Aznar? ¿Acaso los etarras tendrían que renunciar a los objetivos políticos que persiguen con sus crímenes si los islamistas lograran los suyos? ¿Acaso los etarras no eran, a su vez, partidarios como el que más de la retirada de las tropas de Irak? ¿Acaso los terroristas islamistas y nacionalistas no se llaman así mismos “resistentes”?

¿Por qué destacar ahora una celebración conjunta entre terroristas, cuando se ha silenciado la satisfacción y la esperanza que mostraba ETA por el resultado de las elecciones en su comunicado de poco después del 14-M? ¿Es que tampoco conocíamos la satisfacción que han mostrado las organizaciones terroristas islámicas por el cambio de política llevado a cabo por Zapatero?

Lo sorprendente no es que se sepa que, tanto los galgos como los podencos, tengan una similar bajeza moral o que ambos verían con esperanza el fin del Gobierno del PP. Lo sorprendente es el tiempo que tantos lo han ocultado.

Lo decisivo, lo infamemente decisivo, fue que se creara un estado de opinión pública que, llegada una matanza, fuera susceptible de variar su intención de voto en función de si eran galgos o podencos los autores de la misma. Entiéndase bien. Si la política de Aznar hubiera sido firme y combativa contra ETA, pero cómplice o condescendiente con el terrorismo islámico, se podría entender que los votantes exigieran saber la autoría de la masacre a la hora de votar y, por lo tanto, de premiar o castigar respectivamente esa firmeza o esa condescendencia del anterior Gobierno. Pero no fue ese, evidentemente, el caso de la política de Aznar.

Creemos que era —y sigue siendo— tan buena la formación moral y política de los españoles respecto a ETA que una matanza así le hubiera salido por la culata a la organización terrorista vasca. El probable incremento de votos que hubiera podido tener el PP -apareciendo ETA como autora de la matanza- no sería otra cosa que un efecto indeseado y perverso desde el punto de vista, no sólo de los etarras, sino también de los islamistas. Lo que, desde luego, no ha sido la derrota del PP es un efecto indeseado por parte de los autores del 11-M, sean estos quienes sean.

Sin embargo ¿qué información se le dio a los españoles sobre Irak o sobre el terrorismo islámico? El diagnostico de situación que la mayoría de los medios ha hecho de Irak se asemeja más al que pudiera hacer Sadam Husein o cualquiera de los autores del 11M —sean estos etarras o islámicos— que el que ha hecho Aznar, Bush o, ayer mismo, el nuevo presidente provisional de Irak.

Y si no, ahí están las hemerotecas —o la prensa de mañana- para dar luz sobre el verdadero, infame y fatal “agujero negro” del 11-M, sin el cual no se entenderá cualquiera de los que queden por iluminar...

MENSAJES CRUZADOS
Editorial ABC 28 Septiembre 2004

EL vídeo remitido por ETA al diario «Gara» no es, ni por su formato ni por su contenido, una réplica improvisada a la presión del PNV sobre la izquierda abertzale en el discurrir parlamentario del plan Ibarretxe. Se trata de una respuesta calculada y meditada, una auténtica advertencia al nacionalismo, aunque sin amenazas, y la única manera que tiene la banda terrorista de procurarle hueco a su decaído frente «político» para poder negociar un acuerdo honroso con el nacionalismo gobernante.

La escenografía del comunicado etarra podría transmitir la imagen de un enfrentamiento de fondo entre ETA y el PNV, pero la discrepancia sigue siendo táctica, ya ni siquiera estratégica, en torno al reparto de cuotas en el frente nacionalista que quedó trabado en los Acuerdos de Estella. En definitiva, el plan del lendakari es la versión legislativa de aquel deshonroso pacto de agosto de 1998 por el que ETA, el PNV y EA se comprometieron a la creación «nacional» de Euskal Herria, que obligaba a ambos partidos a «abandonar todos los acuerdos que tienen con las fuerzas cuyo objetivo es la destrucción de Euskal Herria y la construcción de España (PP y PSOE)». Por eso, el PNV no tiene autoridad moral para reprochar a ETA estas incursiones verbales, porque fue su pacto de 1998 el que puso de largo a los terroristas como interlocutores válidos para negociar el futuro del País Vasco.

El guión de Estella se está cumpliendo con la fidelidad que demostró el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, en el Alderdi Eguna -Día del Partido-, a cuyo discurso soberanista ni ETA ni Batasuna son capaces de poner objeción alguna, salvo las que sean necesarias para salvar la precaria situación de la izquierda proetarra. ETA sabe que el plan Ibarretxe no es, como dice en su vídeo, una simple reforma del Estatuto, sino la estrategia para suplantarlo por una norma confederal. También lo sabe Batasuna y, sobre todo, el PNV, que ha puesto a la izquierda abertzale entre la espada y la pared; entre adherirse ahora incondicionalmente, en el Parlamento, a la propuesta soberanista del lendakari o esperar a su desaparición en unas próximas elecciones autonómicas a las que probablemente no podrá concurrir por su vinculación endémica con ETA. Entonces, la apelación al voto nulo podrá no movilizar a tantos militantes abertzales como en las pasadas elecciones locales, si de ello depende una mayoría parlamentaria absoluta y decisiva para aprobar en 2005 un texto que, dejando a un lado su inconstitucionalidad y de su inviabilidad material, implica el ejercicio, al menos teórico, del derecho de autodeterminación. El PNV y ETA conocen sus dependencias recíprocas y juegan con ellas a los mensajes cruzados.

La publicidad de ETA
Editorial La Razón 28 Septiembre 2004

La banda terrorista ETA está en plena campaña publicitaria, como se desprende del envío al periódico habitual de un vídeo «promocional» del asesinato como estrategia y de los panfletos que, como adelantó el pasado sábado LA RAZÓN, los terroristas han repartido entre sus militantes y simpatizantes. El cinismo de la cúpula etarra resulta estremecedor cuando afirma «defender los derechos humanos» y asegura que nunca ha acabado con la vida de nadie por tener «ideas distintas». Sólo merecen la muerte los «enemigos de Euskal Herría», curioso calificativo que ellos aplican a todos los que decidan matar. Incluso los niños asesinados por sus bombas o los clientes del hipermercado de Barcelona eran, como se ve, «enemigos» de su siniestro proyecto independentista. Queda meridianamente claro que ETA no dejará de matar hasta que obtenga la victoria sobre el Estado de Derecho y logre el derecho a la autodeterminación. Un objetivo con el que hoy coincide, en términos bien distintos, con los nacionalistas vascos de Ibarreche y los catalanes de Carod. En su estrategia, una tregua, si es que se produce, es sólo «una herramienta política y militar de la que ETA dispone», lo que confirma que sólo cree en la «tregua-trampa».

Cabe temer que la campaña preceda a nuevos atentados sangrientos por parte de la banda, aunque ojalá la razón se base en hacer frente a una pérdida de militancia e intentar convencer a los suyos de que si las víctimas son declaradas «enemigos», una matanza como la del 11-M es un aceptable capítulo más de «la lucha armada».

Ante el derroche autonómico
Editorial La Razón 28 Septiembre 2004

La responsabilidad fiscal es todavía una de las asignaturas pendientes del Estado de las Autonomías, como bien destacan los datos del último informe sobre la deuda acumulada por las distintas comunidades durante el segundo trimestre del año. Cataluña figura a la cabeza, con 10.044 millones de euros en términos absolutos, aunque otras como Valencia superarían a los catalanes si la cuenta se hace en relación con el número de habitantes y el PIB de cada territorio.

Mucho más alarmante que el crecimiento constante de la deuda autonómica es que se acumula precisamente cuanto mayores son las transferencias y más recursos económicos se han transferido desde el Estado a las Comunidades para su gestión. El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha reclamado ya a las Autonomías mayor corresponsabilidad fiscal para detener una sangría en las arcas del Estado, que no puede continuar. Los gobiernos de las Comunidades no deben reclamar cada vez mayores ingresos al conjunto del Estado y gastar siempre por encima de sus posibilidades en la seguridad de que ya proveerá el Gobierno central cuando los números rojos sean alarmantes, como ocurre con el sistema sanitario catalán. Lo que no es justo para la solidaridad nacional es que un Ejecutivo autonómico se permita el lujo de plantear una política demagógica de subvenciones partidarias y electoreras, y que lo haga con el dinero transferido por el Estado en lugar de imponer sus propios impuestos para hacer frente a una factura que, en ningún caso, debería pagar el resto de los españoles.

LOS MINORITARIOS
Por Jaime CAMPMANY ABC 28 Septiembre 2004

CLARO está que toda democracia bien construida debe distinguirse por su respeto a las minorías. La democracia entrega el Gobierno a la mayoría y mantiene el respeto a la minoría. Pero en el juego parlamentario mayoría-minoría se debería evitar la situación indeseable de que, en gracia a las matemáticas, un partido minoritario se erija en árbitro de la mayoría gobernante. Respeto a la minoría, sí, pero no rendición ante ella. No parece justo ni razonable que la minoría termine por condicionar el Gobierno de todos desde un mínimo peso parlamentario. Se desnaturaliza así la democracia y se produce su destrucción al evitar el gobierno del «demos», es decir, de los más.

Desgraciadamente, esa es la situación que padecemos en España en estos momentos. Nuestro sistema parlamentario permite a esos partidos regionalistas, llamados impropiamente nacionalistas, de mínima presencia en el censo general de votantes, que accedan al Congreso de los Diputados, o sea, al lugar donde se cuecen las leyes para todos y donde se forma y proclama la mayoría que debe encargarse de componer el Gobierno de la Nación. El error, inmenso error, parte de exigir a los partidos la obtención de una cantidad mínima de votos, no en el censo general del Estado, sino en el censo particular de un territorio, región o Comunidad determinada.

Al final, en la elaboración de las leyes generales y en la formación del Gobierno de todos intervienen, votan, influyen, o peor, condicionan, los representantes de un interés parcial, de un interés territorial y de los habitantes de ese territorio que, necesariamente, está en oposición y en debate con el interés de otro territorio y de otros habitantes. Para más inri, con frecuencia, y tal vez siempre, los representantes de un partido regionalista o nacionalista pretenden por definición obtener priveligios y supremacías sobre otras regiones o Comunidades de la Nación.

La posición personalizada de los socialistas catalanes, casi desgajados de la disciplina del partido, y aliados con fuerzas independentistas para alcanzar el Gobierno de la Generalitat, ha hecho posible la existencia de ese «tripartito» formado por socialistas discrepantes y casi «hermanos separados» del socialismo, separatistas de ERC más ese partidito bicolor, partido sandía, verde por fuera y rojo por dentro, de comunistas y verdes. Y además, la presencia de esos partidos, no ya minoritarios, sino regionales o territoriales, en el Congreso de los Diputados ha hecho posible el acceso del PSOE al Gobierno. Y ahí comienzan las contradicciones, las incoherencias, los peligros y los disparates nacionales. El Gobierno de todos y las leyes para todos vienen condicionados gravemente por el interés parcial de los escasos representantes de una pequeña parte de la Nación, que, por añadidura, están situados por definición fuera de la Constitución de todos los españoles y aspiran a destruirla y a desguazar España.

Haríamos bien en escuchar los consejos de Jiménez de Parga, hasta ahora presidente del Tribunal Constitucional, sobre este grave asunto, ofrecidos en una entrevista con la periodista Isabel Durán. Y añadirles el sentido común que asista a cada uno.

MATRÍCULAS AUTONÓMICAS
Editorial ABC 28 Septiembre 2004

EXISTE buena sintonía, al parecer, entre el Ministerio del Interior y la Consejería correspondiente de la Generalitat de Cataluña respecto de la introducción de un distintivo autonómico en las matrículas de los automóviles. Renace así un asunto que se había cerrado en su día con motivo de la adaptación al modelo europeo, asumido sin problemas por el sector automovilístico y por los ciudadanos en general. Se trata, pues, de una concesión simbólica del Gobierno socialista al tripartito catalán, que trae causa de la vieja disputa sobre las siglas «CAT» o «GI», que dio mucho que hablar hace tiempo. Al final del proceso, el rótulo provincial -que todavía forma parte del imaginario colectivo- será sustituido por una referencia a la Comunidad Autónoma.

Como de costumbre, la sociedad va por delante de la burocracia: como es notorio, cada cual utiliza según su preferencia emblemas o signos que identifican, si así lo desea, su lugar de origen o de residencia; conviene otorgar a los símbolos la importancia que merecen. Es comprensible el esfuerzo de las autoridades autónomicas por conseguir el respeto y la utilización de su bandera, de su himno o de su escudo. Pero el Gobierno debería ser igualmente exigente, aunque sólo sea por razón de reciprocidad. ¿Acaso no debe figurar la bandera de España en los Ayuntamientos y demás instituciones en los términos y con la preeminencia que exige la Ley? No fue éste el caso reciente de la Diada. Los nacionalistas deben ser conscientes de que la gran mayoría de los españoles exige que se otorgue la honra que todos debemos a los símbolos comunes.

Prisiones d’or
Alfonso USSÍA La Razón 28 Septiembre 2004

En Telemadrid se puede ver, unas diez veces al día, un anuncio espectacular. Aparece una horterísima piscina, un horrible campo de tenis entre edificios, el dibujo de un pequeño velero y la imagen de una telefonista con un colmillo mellado que dice algo así: «Marina D’Or, ciudad de vacaciones, ¿dígame?» ¿En quién se han inspirado los lamentables creativos de esa campaña de publicidad?: Está claro. En Mercedes Gallizo, directora de Instituciones Penitenciarias. Así que es detenido un terrorista de la ETA, juzgados y condenados sus delitos, y lo primero que hace es llamar a doña Mercedes Gallizo: «Prisiones D’Or, ciudad de vacaciones, ¿dígame?» Y el terrorista dice: «Que quiero compartir una celda doble con un amigo de mi banda, y que dejen libre la adyacente para que podamos estudiar Filología inglesa y vasca, y cuatro horas más de paseo que el resto de los presos que no son vascos, y un psicólogo que hable y entienda mi idioma, que es el «euskera», y un ordenador nuevo con monitor de plasma, y la garantía de que no voy a ser castigado si amenazo de muerte a los funcionarios de prisiones». Y doña Mercedes, encantadora como la más de entre las encantadoras repite su mensaje de bienvenida. «Prisiones D’Or, ciudad de vacaciones, ¿dígame?»

Creo que fue en agosto cuando doña Mercedes Gallizo cesó al director de la prisión de Alcalá-Meco por un presumible y no demostrado trato de favor por parte de la dirección a Mario Conde. De acuerdo con la información publicada, a Mario Conde se le autorizaba a recibir más visitas que las reglamentadas. El director fue fulminado por la firme mano de doña Mercedes. Que Mario Conde, supuestamente, sea tratado con un exceso de benevolencia, resulta imperdonable. La benevolencia sólo se disculpa cuando los beneficiados son terroristas de la ETA. Es decir, que desde la Administración se reconoce una diferencia entre los presos, cuando todos están ahí por la aplicación de los diferentes artículos de un mismo Código Penal. Doña Mercedes concede con su intolerable actitud la razón a quienes distinguen a los presos entre «políticos» y «comunes», cuando no existe tal difrencia en nuestro ámbito penal. Pero lo peor no está en el imbécil establecimiento de esa diferencia, sino en el asqueroso agravio comparativo que padecen los presos que no son terroristas respecto a los que sí lo son. Los próximos en exigir celdas particulares, compañía elegida, psicólogos que sepan hablar en árabe, ordenadores y cuatro o cinco horas más de paseo que el resto de los penados serán los asesinos de Al Qaeda. Extrañas mercedes las de doña Mercedes y sus directores de prisiones de confianza.

Puestos a cometer injusticias escandalosas, que las culminen con más garbo. Que instalen en las celdas de los presos etarras un buen «jacuzzi». Salón con televisión gigante sólo para terroristas. Bar con barra libre. Talasoterapia. Y la voz de doña Mercedes gorjeando a través de la megafonía. «Prisiones D’Or, ciudad de vacaciones. ¿Dígame?»

Urnas para la insumisión
FERNANDO ÓNEGA La Voz 28 Septiembre 2004

LA TENSIÓN nacionalista había situado su epicentro en Cataluña, como consecuencia del Tripartito y las «maragalladas». De pronto, el País Vasco despertó. Y lo hizo como si estuviera en una competición a ver quién orina más lejos. ¿Que Cataluña quiere ser una nación? Pues Ibarretxe relanza su plan soberanista. ¿Que Cataluña busca el máximo consenso posible para redactar su Estatut? Pues Euskadi apela al voto ciudadano directo: en referéndum o en unas elecciones convertidas en plebiscito. ¿Que Cataluña inspira una reforma constitucional? Pues Josu Jon Imaz le pone condiciones.

Por si esto fuera poco, la decaída ETA decide no quedarse fuera de la subasta de propuestas. Moderniza su sistema de comunicación, hace un vídeo, defiende la lucha armada y pone también su condición para abandonar las armas: que se reconozca el derecho de autodeterminación de Euskal Herría. Aunque la banda descalifica el Plan Ibarretxe, en la práctica envía el mismo mensaje que Imaz en la campa: los nacionalistas no aceptarán la Constitución si no reconoce al pueblo vasco el derecho a decidir por sí mismo su futuro nacional.

Todo tiene explicación: ETA necesita recuperar presencia, pues mucha gente piensa que está a punto desaparecer. Y lo hace de forma previsible, con su lenguaje y sus amenazas de siempre. Más inquietante es el papel de Imaz e Ibarretxe: además de marcarse el mismo objetivo que ETA, lanzan sus propuestas políticas con clara intención de desconocer y vulnerar la legalidad vigente, tanto en lo que se refiere a la reforma del Estatuto como al anuncio de convocatoria de un referéndum ilegal. Si al final consiguen la mayoría absoluta que reclaman, ¿qué margen le dejan al Estado de Derecho? Hoy por hoy no invitan a un ejercicio democrático. Invitan a una sublevación del pueblo vasco, aunque pongan las urnas por delante.

Así de entretenido nos ponen el panorama. Aznar y Rajoy ya puede sacar pecho y azuzar al presidente del Gobierno, recordándole aquello de «yo no abriría ese melón». La realidad nacionalista no está hecha para talantes. Está hecha para cerrar puertas a los ejercicios de buena voluntad. Rodríguez Zapatero tuvo el gesto de abrir los despachos de Moncloa al señor Imaz. Cambió de estilo político para comenzar a andar por sendas de entendimiento, y este fin de semana hemos visto que no sirvió para nada. El nacionalismo no se ha movido de su sitio. Al revés: ya dice que no aceptará ninguna Constitución española.

Escribo «ninguna», porque las condiciones anunciadas suponen que nunca habrá una norma que les satisfaga. Ante tal horizonte, sólo tengo una pregunta: si la reforma de la Constitución no sirve para resolver el problema vasco, ¿para qué se hace?

LOS LÍDERES DEL PAÍS VASCO
EDURNE URIARTE ABC 28 Septiembre 2004

¿Hay cambios en el País Vasco? ¿Es el PNV de Josu Jon Imaz diferente al de Xabier Arzalluz? Son dos preguntas que he escuchado insistentemente en los últimos tiempos, nuevamente tras el Alderdi Eguna y el debate sobre el plan Ibarretxe, y a las que respondo con un sí a la primera cuestión y un no, de momento, a la segunda y con una valoración que resume la síntesis de ambos: la alternativa constitucionalista ya no existe y el PNV mantiene la fuerza de su liderazgo; y lo segundo es sobre todo consecuencia de lo primero.

Es cierto que hay otro cambio fundamental que es el debilitamiento del terrorismo y es cierto también que eso es consecuencia sobre todo del movimiento constitucionalista de resistencia que, en conjunción con la acción del Estado, llevó a ETA hasta su situación actual. Y en lugar de indignarse con los gobiernos del PP por sus «acusaciones de complicidad con ETA», Imaz debería analizar los guiños que Ibarretxe lanzó al brazo político de ETA en su discurso de la semana pasada, porque esa es la repetida historia de la relación del PNV con ETA. El debilitamiento de ETA es obra del constitucionalismo, y no del PNV.

Ahora bien, ese debilitamiento no sólo no ha variado sustancialmente el papel de las fuerzas políticas en el País Vasco, sino que ha puesto en evidencia las insuficiencias de la alternativa constitucionalista en todo aquello que vaya más allá de la lucha por la libertad. En la actualidad, hay un PNV que mantiene incólumes sus expectativas, que espera aumentar su voto con los restos de Batasuna y que puede seguir contando al mismo tiempo con los pactos con EA. Y si todo eso falla, aún le queda un Partido Socialista definitivamente alejado de aquella alternativa constitucionalista que estuvo a punto de llevar al poder junto al PP.

Y me temo que factores como la defenestración de Redondo y la marcha de Jaime Mayor o la imposición del sector pro-nacionalista en el PSOE son secundarios en la debilidad del constitucionalismo. Porque hay un problema de fondo que viene de lejos y que es la incapacidad de amplios sectores de ese constitucionalismo para defender la alternativa autonomista-españolista, el miedo a la defensa del concepto de España que pasaba desapercibido en los momentos de centralidad de la movilización antiterrorista, pero que siempre estuvo ahí.

Juan José Ibarretxe afirmó el pasado domingo que «el PNV marca el ritmo porque lidera el país» y que «nosotros no tenemos que mirar a los demás porque nosotros somos líderes y los líderes no miran a los demás». Tiene razón, el PNV lidera el País Vasco y marca el ritmo porque no hay ninguna alternativa sólida y viable de poder y de cambio. Y lo hace con el plan Ibarretxe, sin ninguna modificación. Es posible que a Imaz no le guste tanto como a Ibarretxe pero, en términos de centralidad y poder del PNV, no hay nada ni nadie que, de momento, le fuerce a cambiarlo.

ZP o el nuevo Chamberlain
Cartas al Director ABC 28 Septiembre 2004

La actitud conciliadora mostrada por nuestro presidente del Gobierno ante la ONU, sobre el modo de encarar el terrorismo internacional no hace sino trasladarme en el tiempo para rescatar aquella política de apaciguamiento con la que Neville Chamberlain pretendía convencer a Hitler de lo equivocado que estaba en sus ansias expansionistas. Todos conocemos los resultados de aquellos brindis a la paz, que no eran más que ceder ante las demandas territoriales del dictador alemán. Su falta de determinación para parar los pies a una Alemania, todavía armándose, posibilitó, en gran medida, el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora que tenemos otro fanatismo igual o más peligroso, nuestro presidente rescata los valores utópicos menos útiles del mundo, nos vuelve a hablar de soluciones en forma de paz, alianzas, tender manos, etcétera. Si algo nos enseña la historia es precisamente a no cometer los mismos errores, y ante determinadas amenazas no caben más que conductas valientes, inflexibles y decididas; la cesión y la comprensión no hacen más que alimentar al monstruo que nos acecha. Señor presidente, no sea usted el nuevo Chamberlain del siglo XXI.      Alejandro González-Blas.   
Madrid.

Fórum de las culturas
Cartas al Director ABC 28 Septiembre 2004

Veo con sorpresa e indignación un anuncio en la página 21 de su periódico de ayer sobre la clausura del Fórum Barcelona 2004, donde se ve a dos jóvenes abrazadas y en la camiseta de una de ellas la leyenda «Campamento de la Paz» en trece idiomas diferentes, ocupando el catalán el primer lugar tanto por posición como por tamaño de letra. Buscando el mensaje en español creo haberlo encontrado el último, ya que está escrito con caracteres mínimos y prácticamente tapado por el dedo de una de las chicas, con lo cual es bastante dificil adivinar a qué idioma se refiere.

Considero este nuevo desprecio a nuestro idioma una falta de respeto, no solamente al resto de los españoles que hemos contribuido a sufragar los gastos de este evento, sino también a los cientos de hispano-parlantes que hay en el mundo, máxime si tenemos en cuenta que el próximo Fórum de las culturas se celebrará el año 2007 en la ciudad mexicana de Monterrey, donde el idioma oficial es y seguirá siendo el español.   Vicente García Portillo.   Madrid.

El sector del automóvil, contrario a incorporar el distintivo autonómico en las matrículas
Efe - Madrid.- La Razón 28 Septiembre 2004

El sector del automóvil se ha mostrado hoy contrario, de forma unánime, ante la eventual inclusión de los distintivos autonómicos en las placas de matrículas, anunciada ayer por el ministro del Interior, José Antonio Alonso.

La posición es recogida en un comunicado conjunto de las asociaciones de fabricantes (ANFAC), el sector de las dos (ANESDOR), la asociación de importadores (ANIACAM), la asociación de concesionarios (FACONAUTO), la Federación Catalana de Vendedores de Vehículos a Motor (FECAVEM), el Real Automóvil Club de España (RACE), los fabricantes de equipos y componentes (SERNAUTO) y la asociación vendedores (GANVAM).
En el comunicado estas asociaciones recuerdan que ya expusieron su postura contraria a la inclusión de distintivos autonómicos en las placas de matrícula al ministro del Interior en el pasado mes de julio, sin que hasta el momento se haya tenido contestación. En opinión del sector, «la matrícula del vehículo no identifica al conductor, sino al propio vehículo, y, por ello, debería mantener su carácter neutral».

El identificativo autonómico «supone, además, un notable obstáculo para la comercialización de los vehículos usados, por las resistencias en determinadas provincias a aceptar los vehículos matriculados en otras». El sector argumenta en este punto que «la existencia de estos distintivos autonómicos en las placas de matrículas provocaría la existencia de mercados estancos, que tan perjudiciales son para la venta de vehículos usados, como ya se pudo comprobar en la etapa en la que existían identificativos provinciales».

La supresión del identificativo provincial en el año 2000, asegura el sector, «permitió la agilización de un mercado de segunda mano hasta entonces poco dinámico». El incremento acumulado desde diciembre de 2000 en la venta de vehículos de segunda mano es del 22,7% y el volumen de negocio de este sector para el año 2004 se estima que estará en 6.700 millones de euros. Igualmente, la adopción de un distintivo autonómico en las matrículas también perjudicaría el uso de la modalidad del Plan Prever para seminuevos.

En opinión unánime del sector, concluye el comunicado, la introducción de un distintivo autonómico en las placas de matrícula significaría un paso atrás.

Fuentes del sector anunciaron la redacción de una carta al ministro de Industria, José Montilla, como interlocutor de la industria del automóvil, para pedirle que intervenga a favor de la no inclusión del distintivo autonómico.

Ibarreche aumenta las ayudas a las familias de presos etarras
J. Arias Borque La Razón 28 Septiembre 2004

Vitoria- El Departamento de Justicia, Empleo y Seguridad Social del Gobierno vasco ha aumentado en 3.000 euros las ayudas destinadas a los desplazamientos de los familiares de presos etarras para visitar a los reclusos que cumplen penas en centros penitenciarios ubicados fuera de la Comunidad Autónoma Vasca. El Ejecutivo vasco indica que, en la subvención inicial había un error, por lo que procede a subsanarlo. La Orden gubernamental publicada hoy en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) anula la cifra de 194.240 euros para la concesión de ayudas a familiares de presos para 2004 y la establece en 197.240 euros, informa Ep.

Por otro lado, los partidos que conforman el «tripartito» vasco aprobaron ayer en el Parlamento de Vitoria una nueva moción a favor del acercamiento de los presos de la organización terrorista ETA a cárceles próximas a la región vasca. La propuesta original, mucho más radical, fue propuesta por Sozialista Abertzaleak en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco, pero fue rechazada contando únicamente con el apoyo de los radicales. La que sí salió adelante fue la propuesta presentada por PNV, Eusko Alkartasuna e Izquierda Unida, que contó con los votos a favor de los tres grupos, la abstención de SA y la negativa de los representantes en la comisión de PSE y Unidad Alavesa.

Los representantes del PP no se pronunciaron al no estar presentes en la votación. Esto se debe a que sistemáticamente abandonan los plenos y comisiones cuando se debaten o votan iniciativas propuestas por SA, ya que consideran que el grupo debería estar disuelto según ordenan los autos del Tribunal Supremo. La moción dice que «el Parlamento vasco se ratifica en sus acuerdos de que toda persona privada de su libertad lo esté en la cárcel más próxima a su entorno social y familiar», al tiempo que se califica de vengativa la política penitenciaria de España y Francia por dispersas a los presos de ETA, lo que a su juicio «extiende el castigo de forma ilegítima». Y mientras, el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, continuó ayer con su política desafiante marcada en la reciente celebración del Alderdi Eguna y aseguró que la razón de ser del referéndum ilegal que quiere convocar el «lendakari», Juan José Ibarreche, para sacar adelante su plan soberanista tiene como objetivo último dotar a las tesis del tripartito de un «reforzamiento democrático» que pudiese «forzar una negociación política».

"EL DÍA SIGUIENTE DE LAS ELECCIONES"
Barreda alerta del "órdago a la sociedad vasca" de Ibarretxe e Imaz para "romper el país"
El portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, ha advertido de que los dirigentes del PNV lanzaron en el Alderdi Eguna "un órdago a la sociedad vasca para el día siguiente de las elecciones" con el fin de "decir que han recibido la confianza para romper el país" y seguir con el "plan Ibarretxe".
EFE Libertad Digital  28 Septiembre 2004

En una rueda de prensa en Bilbao, Leopoldo Barreda consideró que en el Alderdi Eguna, en el que Imaz llamó a la movilización para lograr la mayoría absoluta que necesita la propuesta del lehendakari, se confundió "deliberadamente" lo vasco y lo nacionalista y "quedó claro" que "el plan Ibarretxe es un programa de partido y los problemas de los ciudadanos han sido secundarios".

En su opinión, en ese acto hubo "algo más que un banderazo de salida de una campaña electoral. Hay un objetivo electoral fijado y hay un órdago a la sociedad", afirmó. El dirigente popular indicó que supone una "incoherencia absoluta" que se censure a otros partidos que están en campaña cuando "ayer lo que vimos es un partido en campaña electoral, un partido envolviéndose en una especie de destino telúrico por el que ellos son los salvadores de la patria".

A su juicio, quienes "hicieron una apelación propia de mitin de cierre de campaña, no de apertura, fueron Imaz e Ibarretxe con ese alegato buscando los 38 escaños, no para gobernar el país, sino para decir que los vascos le han dicho que rompa el país y siga adelante con su plan". Para Barreda, la actitud política del lehendakari es la "más incoherente en un país en el que ETA sigue pretendiendo estar presente".

Según puso de manifiesto, Ibarretxe "habla de un escenario pos ETA como si esto estuviera liquidado" mientras que "sus intervenciones tienen bombas antes y después y comunicados de ETA", en alusión al difundido este lunes por la organización terrorista. Barreda, que opinó que "es imposible una visión más desenfocada del país" y "una incapacidad mayor para acercarse a la realidad", señaló que "el único comunicado de ETA que tiene interés para los demócratas es el que anuncie su disolución".

presidente del Parlamento europeo
Borrell propondrá que la Eurocámara acepte el euskera, pero sin traducción
Garantizar el multilingüismo absorbe el 38% del presupuesto anual del Parlamento de Estrasburgo
EFE/MADRID El Correo 28 Septiembre 2004

El presidente del Parlamento europeo, José Borrell, propondrá al buró político de la Eurocámara que se permita a los eurodiputados españoles que lo deseen intervenir en catalán, euskara o gallego, aunque el actual Reglamento les impida en ese caso beneficiarse del derecho a una traducción de sus palabras.

En un almuerzo informativo organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, Borrell precisó que el Reglamento de la Eurocámara garantiza «el derecho a expresarse en alguna de las lenguas oficiales» de la UE, pero ello no tiene por qué impedir el uso del resto de idiomas.

El presidente del Parlamento de Estrasburgo explicó que, por tanto, propondrá que el Reglamento se interprete de modo que se autoricen las intervenciones en cualquier lengua europea, aunque sólo se garantice el derecho a la traducción a aquellas reconocidas como oficiales.

Borrell subrayó asimismo que casi el 38% del Presupuesto anual del Parlamento europeo se destina a financiar el coste del actual sistema de multilingüismo, lo que supone un gasto de 2,2 millones de euros por día de trabajo.

El presidente de la Eurocámara también se refirió a la petición de algunos socios contribuyentes netos de la UE para limitar el presupuesto comunitario al 1% del PIB de la Unión y advirtió de que, si se aplica este límite, Europa no podrá estar «a la altura de sus ambiciones» y habrá de acometer un «recorte drástico» de alguna de sus políticas tradicionales.

Respecto al proceso de ratificación de la Constitución, afirmó que no cree que nadie en la UE esté preparando un «plan B» para el caso de que el Tratado constitucional no sea ratificado por alguno de los países grandes de la Unión y recalcó que, en su opinión, no sería bueno que lo hubiera.

División «profunda»
En todo caso, lamentó que las consultas en referéndum anunciadas en algunos países -entre ellos España- para ratificar la Constitución se verán influidas por una cuestión ajena al Tratado como es la candidatura de Turquía al ingreso en la UE, un asunto que «divide profundamente» a la Comisión y a los partidos políticos europeos.

El presidente de la Eurocámara, que no se pronunció sobre si estima o no conveniente que Turquía se incorpore a la Unión, recordó que este país representa una «agricultura desmesurada», una «bomba demográfica», unas «fronteras inseguras», una cuestión nacional «en carne viva» como el problema kurdo y una «fuente de inmigración descomunal».

No obstante, matizó, habrá también que sopesar en qué medida su ingreso puede contribuir a paliar «el problema más grave» que tiene ante sí la UE: sus relaciones con el mundo islámico.

En todo caso, el presidente del Parlamento europeo insistió en que se puede estar a favor o en contra de la incorporación de Turquía, pero nadie debería argumentar su rechazo al ingreso de este país por razones religiosas, porque Europa no puede trazar sus fronteras de acuerdo con la filosofía del «choque de civilizaciones».

Convencido de que Europa y EE UU representan visiones del mundo distintas, Borrell subrayó que el reciente discurso ante la ONU del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, «está muy en línea con lo que la Unión Europea quiere hacer».

Recortes de Prensa   Página Inicial