AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 29 Septiembre 2004

EL FISCAL GENERAL NO TIENE RAZÓN
LUIS IGNACIO PARADA ABC 29 Septiembre 2004

Imposición nacionalista
Editorial La Razón 29 Septiembre 2004

Mi matrícula
Alfonso USSÍA La Razón 29 Septiembre 2004

Un escándalo más allá de la prevaricación
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 29 Septiembre 2004

Hasta Italia aguantó el tipo en Iraq
José JAVALOYES La Razón 29 Septiembre 2004

Matrículas autonómicas
Cartas al Director ABC 29 Septiembre 2004

Marruecos colaboró en la creación de un clima hostil antiespañol en Ceuta y Melilla
Agencias Libertad Digital  29 Septiembre 2004

El etarra De Juana Chaos pidió un traductor para enviar cartas en árabe a integristas de Marruecos y Argelia
R. L. V. / J. C. S. La Razón 29 Septiembre 2004

Detenidos cinco presuntos miembros del comando Mugas de ETA en Vizcaya y León
AGENCIAS /BILBAO - MADRID El Correo 29 Septiembre 2004

La Guardia Civil controló la casa de Morata hasta el día antes de los atentados
Agencias La Voz  29 Septiembre 2004

Rechazo al cambio de matrículas por las pérdidas millonarias
Rocío Ruiz La Razón 29 Septiembre 2004

El Gobierno quiere crear «una identidad cultural vasca» sobre la base del euskera
IÑAKI ESTEBAN / BILBAO El Correo 29 Septiembre 2004

Identidad cultural: contrasentido total
Nota del Editor 29 Septiembre 2004

Madrid cree que la medida «obedece a la presión nacionalista»
ABC 29 Septiembre 2004

YO TAMBIÉN QUIERO SER FRANCÉS.
Arturo Pérez-Reverte, El Semanal  29 Septiembre 2004

 


EL FISCAL GENERAL NO TIENE RAZÓN
Por LUIS IGNACIO PARADA ABC 29 Septiembre 2004

PODÍA haberse buscado una excusa mejor el fiscal general del Estado para explicar por qué la Fiscalía no llegó a investigar la trama asturiana de explosivos de donde salió la dinamita utilizada en los atentados de Madrid. Porque decir que no lo hizo debido a que la Policía nunca lo planteó formalmente es impresentable. El artículo 124 de la Constitución dice textualmente que «el Ministerio Fiscal, sin perjuicio de las funciones encomendadas a otros órganos, tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados». Así que promover la acción de la Justicia ante un delito tan grave como el de la venta de explosivos, que posibilita una acción terrorista de las dimensiones del 11-M no requiere la petición de parte: se hace de oficio sin necesidad de que lo pida la Policía ni el Gobierno ni siquiera de los familiares de las víctimas. Máxime cuando la Comandancia de la Guardia Civil del Principado de Asturias ya había informado a principios de 2003 sobre el tráfico ilícito de explosivos y el seguimiento que había hecho a algunos presuntos implicados, después de que el confidente Zohuier informara que conocía a algunas personas que querían vender explosivos robados.

Dice el Fiscal general que las diligencias exigían la autorización del juez de instrucción porque afectan a derechos constitucionalmente protegidos. Es una interpretación espuria de la jerarquía de derechos y valores protegidos en nuestra Constitución, donde el artículo 15 establece que «todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral», y el 24 garantiza que «todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión».

Imposición nacionalista
Editorial La Razón 29 Septiembre 2004

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunció que estudia cambiar las placas de matrícula de los automóviles, para incluir en ellas un distintivo autonómico, en una propuesta que ha suscitado ya el rechazo generalizado en el sector, desde los fabricantes a los vendedores y asociaciones de conductores. Nadie entiende qué ventajas puede suponer ahora para los ciudadanos otro cambio de placas, cuando se homologaron hace bien poco con el resto de la Unión Europea. Es más, la norma, obra del anterior Gobierno, fue muy bien recibida por los beneficios que proporcionó al sector, y en especial al mercado de segunda mano, al acabar con situaciones de rechazo en función del origen de ciertas matrículas. Tan sólo los nacionalistas catalanes se opusieron al ver que no iban a figurar indicativos de tipo local o autonómico, y amenazaron con campañas de desobediencia civil que luego fracasaron ante la indiferencia de los ciudadanos.

Nada justifica el cambio anunciado excepto, claro está, el poder real que el tripartito catalán tiene sobre Rodríguez Zapatero, a quien sostiene con sus votos en la Generalitat y en el Gobierno. Resulta además evidente el momento elegido para efectuar el anuncio, que no por casualidad coincide con la presentación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Si nada lo impide, el PSOE capitulará porque precisa del voto de sus «socios» catalanes para sacar adelante una ley que, en caso de ser rechazada, podría llegar a forzar la convocatoria de unas nuevas elecciones generales.

Otra vez el interés general de los españoles se hipotecará para satisfacer a un grupo nacionalista minoritario que hoy disfruta de una posición de extraordinaria influencia, desproporcionada para su representatividad real. No hay más razones para imponer, sin diálogo alguno, otro capricho nacionalista al resto de los españoles.

Mi matrícula
Alfonso USSÍA La Razón 29 Septiembre 2004

El Gobierno se ha bajado los pantalones –más bien se los ha bajado Rovira, el de los Pérez de toda la vida–, y va a proceder a cambiar lo que no necesitaba cambio alguno. No importa que el Real Automóvil Club de España, la Asociación de Automovilistas Europeos, la Asociación de Vendedores de Vehículos, la Asociación de Fabricantes de Automóviles y la Asociación Española de la Carretera, entre otros muchos, haya calificado de desastrosa, contraproducente, absurda, y hasta bárbara la medida.

Los pactitos son los pactitos, y Maragall y Rovira, el de los Pérez de toda la vida, han puesto los dídimos sobre la mesa y no hay más que hablar. Las matrículas de los coches llevarán distintivos autonómicos. No les gusta la normativa europea. La «E» de España se les antoja poco y además, insultante. A partir de ahora, los catalanes –cuyos nacionalistas son los impulsores de la cursilería–, podrán incluir en las matrículas de sus coches el distintivo «cat». Gran triunfo. Enhorabuena. A eso se le llama alta política. Tontos. Más que tontos.

Y después vendrá el resto de las autonomías con el mismo cuento. Y se volverá al pasado, y no por exigencia de los ciudadanos, sino por los acuerdos imbéciles de un puñadito de políticos que creen que las minorías tienen más derecho que el conjunto de la sociedad. Con las matrículas en vigor, la compraventa de coches usados era más fácil, y no se identificaban los vehículos y se evitaban los ya superados actos de vandalismo por tener una matrícula de un sitio o de otro. Pero los tontos siempre ganan. «Todos llevamos un bobo dentro», decía Álvaro Mutis. Los hay que llevan varios bobos a flor de piel. Bobos e irresponsables. Y a mí me crean un problema grave. El de la matrícula de mi coche.

Nací en Madrid y vivo en Madrid. Por ello, el «mad» en la matrícula no hay quien me lo quite. El lugar elegido por mi ánimo para disfrutar lo poco que puede gozarse en esta vida es Cantabria. Al «mad» debo añadir el «can». Y otro rincón que en mi alma llevo, por genes y vocación, es Andalucía, especialmente la Baja Andalucía, la que cubre el ingenio y la belleza que se dibujan desde Sevilla al Puerto de Santa María y Cádiz. No renuncio al «and» por nada del mundo. Así que mi matrícula tendrá que llevar, porque me sale del güito –que es de donde ha salido la nueva reglamentación– los distintivos «mad», «can» y «and», y mucho me temo que no quepan todos. Pero mis sentimientos autonómicos no están dispuestos a humillarse respecto a los de los paletos del nacionalismo, como Maragall, Rovira el de los Pérez de toda la vida e Ibarreche.

Además, que si todas las autonomías llevan el distintivo, los vascos y catalanes pedirán más diferencias, y al final, en lugar de matrículas en los coches vamos a llevar quioscos. Pero que sepan en Tráfico que no pienso renunciar a ninguna de mis tres nacionalidades, como dicen los gilipollas. Ni a la madrileña, ni a la cántabra o montañesa ni a la andaluza. Un caos.

El Supremo ampara a Carod
Un escándalo más allá de la prevaricación
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 29 Septiembre 2004

Queda claro que se puede colaborar con la banda etarra para mejorar su capacidad criminal y su eficacia política, y que el más alto tribunal de España no considera delito esa atrocidad. Dice la Sala Segunda del Tribunal Supremo que Carod Rovira no cometió ningún delito de colaboración con banda armada al reunirse con los dirigentes de ETA para que, como es público y notorio, proclamado y jaleado, concentrasen sus asesinatos en el resto de España dejando fuera a Cataluña. A cambio, les aseguraba el respaldo a sus objetivos políticos, que son la liquidación violenta del orden constitucional y la ruptura de la nación española en la que se fundamenta la Constitución. Para cualquier lego en Derecho, pero con una mínima conciencia ciudadana, ni siquiera en la excarcelación de la Mesa de Herri Batasuna por el Tribunal Constitucional arrogándose las funciones del Tribunal Supremo se ha violentado de manera tan escandalosa el espíritu de la ley, el sentido de la lucha antiterrorista y se ha escarnecido más a las víctimas. Veamos algunos de los hechos que contradicen de forma indudable para cualquier ciudadano normal la resolución del Tribunal Supremo, que niega que haya habido colaboración con banda armada en la entrevista de Carod con los jefes de ETA.

Carod acudió a entrevistarse clandestinamente en Francia, sin conocimiento de los gobiernos francés ni español, con unos terroristas sanguinarios que se arrogan el poder de quitar la vida a cuantas personas en España estorben sus planes o cuyo asesinato convenga a sus propósitos. La clandestinidad de la entrevista es, a los ojos de cualquier profano en Derecho, un clamoroso delito de colaboración con banda armada, puesto que si no lo hubiera hecho así, es decir, si hubiera informado a alguno de los dos Gobiernos que buscan acabar con los crímenes y la extorsión de ETA, habrían descabezado a la banda terrorista. Tampoco pretendió que dejaran de matar sino que mataran más en unas partes de España que en otras. Y no sólo buscó la discriminación entre españoles (prohibida por la Constitución) más salvaje que puede pretenderse, que es la de que se mate a unos y no a otros en función de su ubicación geográfica. Supongo que hace falta ser muy juez y muy perito en Derecho para decir que Carod no colaboró con ETA cuando pactó con la banda la forma de hacer políticamente más rentables sus crímenes: mientras ETA limitaba sus riesgos en un terreno más pequeño, Carod aseguraba a ETA desde su puesto institucional una sustitución mucho más eficaz en la política catalana. ¿No es eso colaboración? ¿Pues qué es: lucha implacable contra el terrorismo?

Evidentemente, no. Carod Rovira, en nombre de ERC y de la propia Generalidad de Cataluña, cuya presidencia ostentaba en el momento del pacto con la banda terrorista, se ofrecía a actuar como una delegación política etarra. Y así lo entendió y agradeció la propia ETA en una rueda de prensa en la que, junto la bandera de Sabino Arana, exhibió la separatista catalana. Se proclamaba, pues, una colaboración doble: de ERC con ETA y de ETA con ERC. Se producía algo más y algo peor que una colaboración: un público reparto de funciones para conseguir el mismo objetivo por partida doble: la ruptura de España en el País Vasco y en Cataluña. Al ocupar Carod interinamente el cargo de presidente de la Generalidad catalana y actuar sin conocimiento del titular, estamos ante un caso de lo que tradicionalmente se ha llamado alta traición. Y si eso no lo contempla el nuevo Código Penal, nadie puede discutir que, como mínimo, parece una clarísima colaboración con la ETA. Y tampoco cabe alegar inadvertencia, engaño o ingenuidad, puesto que el sujeto que acudió a Perpiñán no a ayudar a las policías española y francesa a detener a los cabecillas etarras sino a pactar una explícita colaboración con la banda terrorista no se ha arrepentido de hacerlo sino que viene proclamando que volvería a hacerlo. Lo cual abre intelectualmente la posibilidad práctica de que lo siga haciendo. Esa conducta queda explícitamente amparada por el Supremo y por la doctrina de impunidad que su decisión y su doctrina brindan a quienes colaboren políticamente con los terroristas.

A los ojos de la opinión pública, sean cuales fueran los argumentos aproximadamente legales que utilice el Supremo, queda claro que se puede colaborar con la banda etarra para mejorar su capacidad criminal y su eficacia política, y que el más alto tribunal de España no considera delito esa atrocidad. Cabe pensar si esa doctrina no se la aplica a sí mismo para absolverse moral y legalmente de lo que ha hecho. Para cualquier víctima del terrorismo, es algo que va más allá de la prevaricación. Es colaborar con Carod en lo que ha hecho Carod. Y si eso no es colaborar con ETA, o si esa colaboración no es delictiva, ¿por qué se ilegalizó Batasuna?

Por cierto, ¿no es en esa Sala do mora Bacigalupo, el famoso creador de la doctrina de los estigmas para evitar a Felipe González su comparecencia ante el Supremo cuando le correspondía hacerlo por los crímenes del GAL? ¿El mismo Bacigalupo que condenó por prevaricación al juez Liaño sin prueba alguna, simplemente adivinando su intención? En este caso, ciertamente, también estamos más allá de la adivinación. Es un hecho, y un hecho escandaloso, en lo político, en lo jurídico y en lo ciudadano. Claro que hace tiempo que los altos tribunales se rigen por criterios partidistas, lejos de la menor sensibilidad hacia los ciudadanos que les pagan el sueldo y hacia las víctimas del terror, al que juzgan según las circunstancias políticas, pocas veces según la Ley. Eso es al menos lo que pensamos una mayoría de españoles. Español, España: palabras feas, malditas para Carod y la ETA. ¿También incómodas para el Tribunal Supremo? Diríase que sí.

Hasta Italia aguantó el tipo en Iraq
José JAVALOYES La Razón 29 Septiembre 2004

La liberación de las dos cooperantes italianas y la de otros extranjeros que habían sido también secuestrados en Iraq parecen dar un cierto giro a la inseguridad global en que permanece sumido el país. Mejor suerte han tenido las dos jóvenes que su compatriota periodista que fue asesinado por sus captores. Pero los dos colegas franceses continúan en paradero desconocido desde el 24 de agosto, aunque el Gobierno de su país pudiera haber pactado con quienes les secuestraron la fórmula de proponer la incorporación de los sectores de la Resistencia a la conferencia política internacional sobre el conflicto iraquí. Aunque el secuestro fue por la cuestión del velo islámico, el pago puede tener otra naturaleza política. Como la propia de las cooperantes italianas. En este caso el cambio ha sido el pago de un millón de dólares y no la retirada de las tropas italianas.

El terrorismo tiene también su zoco en Babilonia. Previo pago, por lo que se ve, pueden evitarse degollinas y decapitaciones. Con dinero por medio, ser extranjero en Iraq deja de ser pasaporte para la muerte. Lo que ocurre entre el Éufrates y el Tigris tiene algo más que sólo una lectura para españoles. El mismo día en que el terrorismo islámico atentaba contra la Embajada australiana en Indonesia, en vísperas de elecciones, el presidente Rodríguez invitaba en Túnez a los gobiernos con fuerzas en Iraq para que siguieran su ejemplo.

La ocurrencia tunecina se probaba como desatino mayor aún que la orden de repliegue. Sumaba a la defección de entonces con los aliados la reiterada obstrucción a la ONU. España había suscrito la Resolución 1.546, legitimadora de esa fuerza multinacional cuya disolución invoca el Meternich leonés y cuya presencia no han afectado secuestros ni atentados.

No le ha importado mucho el nexo entre su decisión primera y el disparo de la actual dinámica de asesinatos, secuestros y extorsiones. Tras de la defección española el terrorismo islamista se ha precipitado torrencialmente por esa brecha. El atentado pre electoral de Yakarta y el discurso del envalentonado Al Zarqawi, prometiendo la victoria en Iraq y Afganistán, enmarcaban el disparate tunecino. La deserción supo a engaño entre los propios y alentó a los islamistas.

Al errado Bush de la guerra de Iraq no le ha faltado razón en esto. Para el terrorismo islámico, las rentas del 11 de marzo permitían muchos sueños; especialmente por su repercusión electoral en España, dentro de Iraq y fuera de Iraq, como se ha demostrado también en Rusia al aire de las presidenciales chechenas. Pero los alcances últimos de estos sueños eran impensables. De ahí que los franceses tampoco pudieran columbrar que caerían piedras sobre el tejado de su política. Mucho relanzó y alentó Rodríguez la determinación islamista.

La retirada de Iraq fue el segundo escalón de rentas del 11-M. Aquellas bombas de Atocha –guiadas por control remoto–, además de tumbar a un Gobierno, consiguieron invertir, con daño a los aliados, la estructura diplomática y los compromisos exteriores del Estado. La bobada de Túnez sería después la rúbrica, y el pórtico de la convocatoria en la ONU de una alianza entre Occidente y el islam. Pero a lo que íbamos. Para los autores del 11-M, el rumbo quedaba claro: las acciones se podían extender, desde Iraq, contra la nación que fuera, y por otros motivos que los de la guerra. Podrían alcanzar incluso a la propia Francia, que se había opuesto a la contienda, y a la misma Rusia, alineada en ello con Francia. Se había evidenciado, para terroristas de toda condición, que Occidente, por el punto español, tenía el vientre más blando que lo pensado.

La estrategia islamista, desde la multinacionalidad, está diseñada al aire de sus propios objetivos: más allá de los conflictos que cursan en Oriente Medio. Es algo que ya se sabía desde la detención de «El Egipcio», supuesto diseñador del 11-M. Los atentados se decidieron mucho antes de la guerra de Iraq. El emplazamiento electoral del 11-M, el secuestro de los periodistas franceses y el ataque plurinacional en Beslán han evidenciado que no existía nexo causal entre las bombas de los trenes y la política de Aznar sobre el conflicto de Iraq. A Rusia, madrina de Sadam Husein, la derriban so pretexto de Chechenia dos aviones de pasaje, atentan contra el metro de Moscú y masacran Osetia del Norte. Y a Francia, con todo lo que hizo y hace contra la política norteamericana en el Oriente Medio, la dejan sin bragas internacionales con el sostenido secuestro de los periodistas.

El islamismo –mucho más que los nacionalistas iraquíes– ha obtenido de la defección en Iraq rentas y alientos que son directamente proporcionales al descrédito mundial en que chapotea nuestra política exterior. En diplomacia no hay actos ociosos, defecciones impunes ni deserciones sin coste. Las defecciones arrastran consecuencias de onda larga y sensible duración. El impacto de la estrategia terrorista en la conciencia política de Francia, después del secuestro de los dos periodistas, también debe tener efectos de larga duración y amplio registro.

Históricamente responsable –con el Reino Unido y EE UU– de la potenciación de los nacionalismos como levadura disgregadora del Imperio austrohúngaro y del Imperio otomano, Francia ha llegado a pensar que con una diplomacia remuneradora de las causas nacionalistas, disponía de pólizas que le aseguraban contra los riesgos de la conflictividad en Oriente Medio, especialmente en Palestina e Iraq.

Aparentemente, Chirac ignoró que la violencia islamista es de entidad, origen y propósitos distintos que los del nacionalismo. No se ha reparado en que aquel imperio integrista de la Sublime Puerta, tras de su derrota y posterior desaparición con la revolución laica de Kemal Ataturk, generaría una onda larga de reacción panislámica. Al cabo de 80 años ha propiciado la eclosión del terrorismo musulmán. El islamismo fue movilizado en la Guerra Fría, igual que lo fue el nacionalismo en la Primera Guerra Mundial.

Al respecto, conviene recordar que el choque de los Hermanos Musulmanes, en Egipto, con el régimen de Gamal Abdel Naser, marcaría la colisión del nacionalismo árabe y el integrismo islámico. Han sido 40 años de pugna y recíproco desprecio, acompañados de episodios como el asesinato de Anuar el Sadat. A esa crónica de conflictividad entre islamismo y nacionalismo perteneció, en su parte principal, lo que fueron las malas relaciones del régimen de Sadam con todos los integristas musulmanes, suníes y chiíes. Desavenencias ignoradas en los análisis sobre la situación en Iraq y las actividades, dentro y fuera de Oriente Medio, de los integristas de Al Qaida.

Distancias inadvertidas hasta el punto de atribuir complicidades y connivencias prebélicas entre el baazismo laico y el islamismo en armas. La guerra de Iraq desencadenó procesos de cambio opuestos a lo que se esperaba. Pero tan puntualmente perturbadoras como la confusión combatiente de islamismo y nacionalismo –en Iraq, Palestina y el Cáucaso– han sido las ocurrencias del presidente Rodríguez.        José Javaloyes es escritor y periodista

Matrículas autonómicas
Cartas al Director ABC 29 Septiembre 2004

Rechazo totalmente que se me obligue a llevar un distintivo autonómico en la matrícula de mi coche. ¿Por qué tengo que llevar el distintivo de la región donde matriculo mi coche? Aquellos que necesitan identificarse acuciantemente como habitantes de una determinada Comunidad pueden utilizar una amplia gama de pegatinas, que satisfarán a las mil maravillas esas necesidades (desde los adhesivos del burro catalán hasta las más variopintas pegatinas de banderas y escudos locales). Incluso pueden vestirse con el traje regional típico, para también reivindicar su terruño cuando circulen por la acera como peatones... Seamos serios. Los que se dedican a la fabricación y venta de vehículos están en contra de la medida porque afecta negativamente al mercado de vehículos de segunda mano. Muchos conductores también rechazarán esta propuesta porque les gusta conducir «anónimamente» por España, sin que nadie les restriegue su partida de nacimiento cuando circulan lentamente por una ciudad que no es la suya. En resumen, cuando una iniciativa de este tipo viene exigida por los sectores nacionalistas catalanes, la única razón de fondo es un rechazo a todo lo que les identifica como españoles, a todo lo que les pone en pie de igualdad con un andaluz, un asturiano o un extremeño.

Mal asunto, señor Zapatero. A veces es necesario un poco más de talento y algo menos de talante.      David Miranda Riera.    Barcelona.

SEGÚN UN INFORME DE LOS SERVICIOS DE INFORMACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL
Marruecos colaboró en la creación de un "clima hostil antiespañol" en Ceuta y Melilla
Un informe de junio de 2003 de los servicios de información de la Guardia Civil –remitido a la comisión del 11-M– alerta sobre la presencia en Ceuta y Melilla de musulmanes pro-marroquíes y muestra su preocupación por la seguridad interior en España por el "movimiento islamista radical". Dice que "existe una situación especial de riesgo”, “inducida desde Marruecos”, que podría favorecer a las aspiraciones territoriales de Rabat. Este martes se ha producido un nuevo ataque a la Guardia Civil en la frontera ceutí.
Agencias Libertad Digital  29 Septiembre 2004

Según aparece recogido en el plan parcial de inteligencia de la Guardia Civil de junio de 2003, "al igual que el 11-S supuso un antes y un después dentro del terrorismo islamista internacional, la fecha del 16 de mayo de 2003 (atentados de Casablanca) ha de suponer el impulso definitivo que constate la importancia que realmente representa este tipo de terrorismo para nuestro país".

Así se afirma en este informe elaborado por los servicios de información del instituto armado con motivo de la operación Paso del Estrecho del pasado año, en el que se decía que el atentado contra la Casa de España en Casablanca (Marruecos) "no ha hecho sino confirmar a España como objetivo de los terroristas", según informa EFE.

Marruecos y sus “aspiraciones territoriales”
La Guardia Civil evaluaba como "riesgo de alta intensidad" para España la posición de nuestro país dentro de la Unión Europea "y también debido a sus estrechas relaciones con Estados Unidos e Israel", y se ponía como ejemplo el citado atentado. Además, se afirmaba que Ceuta y Melilla "corren el riesgo de convertirse en zonas permanentes de conflictividad" debido a la presencia de musulmanes pro-marroquíes en estas ciudades y se calificaba de "preocupante" para la seguridad interior de España "la evolución creciente del movimiento islamista radical en Marruecos".

Así, según recoge la agencia EFE, la Guardia Civil señalaba que "existe una situación especial de riesgo que actualmente se está produciendo en Ceuta y Melilla, inducida desde Marruecos" y que en esas ciudades se detectaba "la creación de un clima hostil anti-español que favorece las aspiraciones territoriales de Marruecos".

Terroristas ocultos en “las bolsas de inmigración magrebíes”
Por otra parte, la Guardia Civil había evaluado el 23 de mayo de 2003, una semana después de los atentados de Casablanca, la amenaza procedente de grupos terroristas originarios del norte de África como "de media intensidad", aunque consideraba que "su establecimiento en España, ocultos en las bolsas de inmigración magrebíes, está demostrado".

Así lo revela uno de los informes elaborados por las Fuerzas de Seguridad para Europol a lo largo del pasado año y remitidos por el Gobierno a la comisión que investiga el 11-M, en el que se ubicaba la principal amenaza terrorista islamista para España en los grupos relacionados con el Movimiento Internacional Muyahidin "y la inducción afgana". "Esta amenaza se evalúa como la más grave", señalaba el informe, que añadía que los terroristas que podían actuar eran de tres tipos: células de Al-Qaeda "con gran capacidad operativa, que pueden activarse para cometer atentados de gran magnitud", células adscritas e integradas especialmente por magrebíes y "terroristas espontáneos".

Un tercer nivel de amenaza, evaluado como bajo, era el de los grupos terroristas procedentes de Oriente Medio, de los que se indicaba que "hasta el momento su actuación se ha inscrito en el teatro de operaciones israelo-palestino, sin que se hayan cometido acciones fuera de la zona".

El etarra De Juana Chaos pidió un traductor para enviar cartas en árabe a integristas de Marruecos y Argelia
En una misiva decía que, si los terroristas islamistas quisieran, los españoles tendrían que salir corriendo de Ceuta y Melilla
Ignacio de Juana Chaos, ex jefe del «comando Madrid» de ETA y uno de los terroristas más sanguinarios de la banda, remitió una carta en febrero del año 1998 a una amiga en la que le pedía que se pusiese en contacto con algún traductor para escribir una carta en árabe. Además, De Juana Chaos, que se encontraba entonces cumpliendo condena en la prisión de Melilla, le solicitaba a su amiga que le facilitase las direcciones de algunos medios de comunicación marroquíes y argelinos. «Sobre todo me interesan los más integristas», afirmaba el etarra. El ex dirigente de la banda también manifestaba su sorpresa porque los musulmanes no se hubiesen fijado aún en Ceuta y Melilla «con los follones que hay aquí».
R. L. V. / J. C. S. La Razón 29 Septiembre 2004

Madrid- Ignacio de Juana Chaos, ex miembro del «comando Madrid» de ETA, escribió una carta el 8 de febrero de 1998 a una amiga en la que, aparentemente, le pedía ayuda para ponerse en contacto con musulmanes radicales. En la misiva, escrita desde su celda de la prisión de Melilla, en la que cumple una condena de 2.232 años de prisión por su participación en 11 atentados que costaron la vida a 25 personas, le pedía a su amiga varios favores.

El primero de ellos era «que te enteres de si en Donostia hay algún traductor que me pueda traducir una carta al árabe ya que los musulmanes que hay por aquí apenas saben escribir», según consta en la misiva remitida por el Gobierno a los diputados que forman parte de la Comisión de Investigación del 11-M. El segundo favor que solicitaba el terrorista a su amiga es que se enterase de direcciones de periódicos y medios de comunicación marroquíes y argelinos. «Sobre todo me interesan los más integristas», añadía el etarra en la carta, que fue interceptada por Instituciones Penitenciarias.

«Te estarás preguntando que cómo te vas a enterar de esas cosas pero bueno...», continuaba diciendo el etarra en la carta en la que citaba el nombre de una persona que podría estar «metido en el mundillo intelectual» y «saber donde buscar al traductor». En la misiva, De Juana Chaos también hacía una valoración de la situación en la que se encuentran las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y argumentaba que, si los islamistas quisieran, los españoles «echaban a correr de aquí en una semana, igual que echaron a correr del Sahara.

Con los musulmanes –dice la carta– no te puedes imaginar. Al 90 por ciento de los chavales que traen a aislamiento les curran... es que Melilla es socialmente la típica estructura colonial. Los españoles son la administración (militares y funcionarios de todo tipo), los judíos e indúes (sic) son los comerciantes y negociantes; y los musulmanes son los miserables de su propia tierra.

 A mí lo que me sorprende es que con los follones que hay aquí a pocos kilómetros, en la misma frontera con Argelia, todavía no se hayan fijado en Ceuta y Melilla y el insulto que esta situación supone para todo el mundo musulmán».

En septiembre de 2001, el también etarra José Luis Urrusolo Sistiaga, que se encontraba preso en Soto del Real, recibió una carta de un ex compañero de prisión llamado Ismail en la se le planteaba una posible colaboración entre ETA y los islamistas. La misiva decía lo siguiente: «No he recibido nada, salvo una carta de Mikael. Ciertamente, ha conocido mi dirección por Guillaume, pues, al principio, cuando he recibido su carta, he creído que eras tú quien le había pasado mi dirección, pero leyéndola he observado que no era el caso, en el sobre había una prueba de Mikael más una carta, pero ninguna referencia a ti, a tu situación... He conocido tu extradición hacia España completamente por azar, por Radio Latina.

“Hoy Francia ha enviado a España a un militante de ETA conocido como Joseba [uno de los nombres de guerra utilizado por Urrusolo], buscado por secuestro, muerte y atentado con bomba...” ¿Has visto lo que ha pasado en Nueva York?... Ja, ja, ja. En una palabra, ¡magnífico! La teoría del terror aplicado en su pureza... La nada. Fue un regalo magnífico para mí. He visto el coronamiento de mis ideas teóricas. ¿Te acuerdas, Joseba, hace cuatro años cuanto te hablaba de la teoría de las cargas...? Todavía me quedaré en Francia año y medio. Durante ese periodo puedo ayudaros. Después de dos meses y seis días de trabajo en los preparativos de la operación “Sable Samurai”. Vamos a hacer esa operación y os lo demostraré... Esperemos que una hipotética colaboración grupos islamistas-ETA no incluya el préstamo de un terrorista suicida».

«Me interesa contactar con los más radicales»
Redacción La Razón

Madrid- Estos son los fragmentos más interesantes de la carta enviada desde la cárcel de Melilla por el etarra Juana Chaos a su amiga Belén Uzquiano:

«(...) Con los musulmanes no te puedes ni imaginar. Al 90 por ciento de los chavales que les traen a aislamiento les curran. (...) Es que aquí, Melilla, es socialmente la típica estructura colonial. Los españoles son la administración,con los militares y funcionarios de todo tipo; los judíos son los comerciantes y negociantes y los musulmanes son los miserables de su propia tierra. A mí lo que me sorprende es que con los follones que hay aquí a pocos kilómetros, en la misma frontera con Argelia, los musulmanes todavía no se hayan fijado en Ceuta y Melilla y en el insulto que ésta situación supone para todo el mundo musulmán. Marruecos alguna vez dice algo pero de una forma muy ténue y lo que está claro es que si los integristas quisieran los españoles echaban a correr de aquí en una semana, igual que echaron a correr del Sahara.

Te voy a pedir un favor, son dos cosas: la primera que te enteres de si en Donostia hay algún traductor que pueda traducir una carta al árabe, ya que los musulmanes que hay por aquí apenas saben escribir. La segunda cosa es que te enteres de direcciones de periódicos y medios de comunicación marroquíes y argelinos. Sobre todo me interesan los más integristas. Tú estarás pensando que cómo te vas a enterar tú de estas cosas, pero bueno...pregúntale a xxx (no se entiende el nombre) que, como está metido en el mundillo integrista, él sabrá dónde buscar. Siempre se podría hacer una carta en francés, pero bueno, prefiero en árabe. Cuando tengas eso me dices, ¿vale?.
Ah! y le comentas que si no hay ningún método bueno en euskera con cintas podría inventar él uno ¿no?, que ya está capacitado, ya, y cuando lo haga que me mande uno a mí.

(...) Tú tómate las cosas con tranquilidad y no te pongas nerviosa que como se suele decir después de la tempestad llega la calma y además llegado el momento éstos me alimentarán por la fuerza». (Se refiere la la huelga de hambre que mantenía en prisión).

Detenidos cinco presuntos miembros del 'comando Mugas' de ETA en Vizcaya y León
Están acusados de llevar a los miembros de la banda terrorista huidos a Francia, así como introducir en España a los 'legales'
La Policía Nacional ha detenido esta madrugada a cinco personas, cuatro hombres y una mujer, por su presunta pertenencia al "comando de 'mugas'" de ETA. Las detenciones se ha producido en los municipios vizcaínos de Arrigorriaga, Sopelana y Berango, y en un hotel de La Bañeza, en León, según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno.
AGENCIAS /BILBAO - MADRID El Correo 29 Septiembre 2004

La operación ha comenzado en torno a la una y media de la madrugada, en Arrigorriaga, con las detenciones de un hombre y una mujer en dos viviendas diferentes, una en la calle Lombo 14, 5ª planta, y otra, en la calle Severo Ochoa, 1º. Las dos personas no vivían juntas como se ha adelantado en un primer momento. Posteriormente se han producido detenciones en Sopelana y Berango (calle Txanteltxu, 1º, bajo), y en un hotel de la localidad leonesa de La Bañeza, donde "de forma circunstancial" se encontraba otro de los acusados. En estos momentos, la operación sigue abierta con el registro de otros inmuebles, y no se descartan nuevas detenciones.

Fuentes de Askatasuna han identificado a cuatro de los detenidos como Amaia Ibarra, Josu Alvarez, Javier Ganuza y Oskar Elezeaga. Estos medios han precisado que Ibarra y Alvarez han sido arrestados en su respectivos domicilios de Arrigorriaga mientras que Elezeaga habría sido detenido en el barrio de Romo, en Getxo. El detenido en La Bañeza (León) sería Javier Ganuza que "luego ha sido trasladado a Sopelana". Según las fuentes citadas, todos los arrestados son naturales de la localidad vizcaína de Basauri y habrían sido detenidos por orden del Juzgado central número 4 de la Audiencia Nacional. El auto acusaría a los detenidos de "haber ayudado a huir a cinco personas de Basauri ya condenadas".

Las detenciones han sido fruto de la documentación incautada al dirigente de ETA, Ibon Fernández Iradi "Susper". Los cinco arrestados están acusados de pertenecer al 'comando de mugas', encargado de llevar a los miembros de la organización huidos a Francia, así como introducir en España a los 'legales'.

El director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, ha seguido en todo momento la operación, de la que ha mantenido informado al ministro del Interior, José Antonio Alonso, a lo largo de la madrugada.

COMISIÓN 11-M
La Guardia Civil controló la casa de Morata hasta el día antes de los atentados
La Guardia Civil controló la casa de la localidad madrileña de Morata de Tajuña, en la que se confeccionaron las bombas, hasta el día anterior al 11-M, y llegó a la conclusión de que la ocupaban trabajadores ilegales.
La Policía asegura que nunca levantó la vigilancia sobre «El Tunecino»
Sólo cuatro de los 17 presos imputados por el 11-M han coincidido con etarras
Agencias La Voz  29 Septiembre 2004

Así lo revela un informe del instituto armado entregado por el Gobierno a la comisión parlamentaria de investigación del 11-M, en el que se asegura que la vigilancia de la citada vivienda se inició el 7 de marzo, después de recibir la llamada de una vecina a la que la presencia de varios individuos de origen árabe había causado sospechas.

Varios guardias civiles estuvieron controlando el lugar entre los días 7 y 10 de marzo, «no observando nada anómalo» en la conducta de las tres o cuatro personas de origen magrebí detectadas en la casa, llegando a la conclusión en esta última fecha de que «pudiera tratarse de trabajadores de manera ilegal».

El informe entregado este martes en el Congreso señala que, en la mañana del 7 de marzo, una mujer llamó a la Guardia Civil y manifestó que en una propiedad próxima a la suya «ha observado durante largo periodo de tiempo un numeroso grupo de personas de origen árabe que pasaba por dicha finca», y que a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001 «dejó de ser visitada».

La mujer continuó diciendo que, en las últimas fechas, la casa volvía a ser frecuentada «por individuos de origen árabe, causándole sospechas esta forma de proceder».

El mismo día 7, un equipo del instituto armado se desplazó a la zona señalada, «observando a tres o cuatro personas de origen magrebí, no observando nada anómalo».

Dos días después, agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC) se trasladaron hasta la finca y pudieron ver «a un individuo de raza árabe».

También observaron la presencia de un vehículo y comprobaron su matrícula, constatando que pertenecía a una mujer de nacionalidad española sin antecedentes y que el coche no había sido denunciado.

«El día 10, de las gestiones realizadas no fueron observadas actitudes extrañas», afirma el informe, que añade que «ante las primeras indagaciones se decide realizar nuevas vigilancias. La valoración es que pudieran tratarse de trabajadores de manera ilegal, por lo que procede determinar su volumen e identificar a sus habitantes y actuar en consecuencia».

El 16 de marzo, cinco días después de los atentados, los agentes se entrevistaron con la mujer que les había llamado el día 7, pero ésta «no aporta nada nuevo, salvo la circunstancia de que anteriormente residían niños y mujeres y que recientemente se habían marchado».

Ese mismo día, la Guardia Civil tuvo noticia de que la Policía Nacional estaba realizando gestiones en Morata de Tajuña y San Martín de la Vega «sobre casas donde residían magrebíes y junto a un río», pero recibe esa información a través de los Ayuntamientos de la zona, «sin poder saber, por tanto, qué es lo que buscan».

«Con objeto de no interferir las posibles líneas de investigación de la Policía en la zona, y siguiendo así las instrucciones dadas por la Secretaría de Estado de Seguridad, no se realiza entrevista con el propietario de la finca para conocer quienes residen», concluye el informe.

Rechazo al cambio de matrículas por las pérdidas millonarias
El sector del automóvil en bloque, contrario a introducir distintivos autonómicos Cataluña da por sentada la modificación, Interior dice que aún está en estudio y no tendrá coste para los ciudadanos, mientras que la vicepresidenta del Gobierno asegura que será optativa
Nada de escudos, distintivos, ni pequeñas denominaciones autonómicas. El sector del automóvil no quiere que el Gobierno toque las matrículas. Entre otras cosas porque entiende que añadir una identificación territorial no supone más que desventajas para el automovilista y pérdidas millonarias para el mercado de segunda mano y las empresas de «renting». Creen que el cambio tiene «trampa»: servirá para establecer un mayor control fiscal de los vehículos e implantar nuevos impuestos. Mientras Cataluña da por seguro el cambio de matrículas en 2004, el Gobierno no termina de aclarar cómo se llevará a cabo. El ministro del Interior dijo que «está en estudio y no supondrá coste para los ciudadanos», mientras que la vicepresidenta añadía que «no será obligatorio durante un tiempo».
Rocío Ruiz La Razón 29 Septiembre 2004

Madrid-El posible cambio de las placas de matrícula ha caído como un jarro de agua fría en el sector automovilístico. «Es una regresión a una fórmula caduca con ninguna ventaja», manifestó Mario Arnaldo, presidente de los Automovilistas Europeos Asociados. Para los consumidores, porque «supondría una depreciación del coche en el mercado de ocasión». Está comprobado que determinadas siglas provinciales cierran la venta de segunda mano: «un residente en Madrid no quiere circular con un vehículo matrícula de Barcelona y viceversa. Una identificación te convierte, además, en un imán para actos vandálicos, por no hablar del gamberrismo ligado a concentraciones deportivas». Así que muchos optarían por rematricular el coche, un trámite cuyo coste asciende a los 300 euros de media. Con el sistema vigente «el coche nace y muere con la misma matrícula», matizó Arnaldo.

El presidente de AEA cree que en el fondo de toda esta cuestión no se encuentran reivindicaciones nacionalistas. «Lo que se pretende es un mayor control fiscal de los vehículos y es un primer paso para que el impuesto de matriculación lo empiecen a recaudar las comunidades autónomas». En definitiva, «se abre la posibilidad de establecer nuevas tasas o impuestos a los vehículos en función de la autonomía en la que se viva, como el tributo que grava las gasolinas para financiar la sanidad en Cataluña y Madrid», remachó Arnaldo. De ahí que crea que la propuesta de cambio de matrículas no vaya a prosperar. Pero aún encuentra más pegas. La medida supondría un incremento del coste para las empresas de alquiler de coches y «renting» que tienen grandes flotas de coches y que, al quitarse el distintivo provincial en el año 200, han ahorrado miles de millones de euros porque ahora matriculan sus vehículos en los ayunta- mientos en los que el impuesto de circulación es más barato.

El Foro de la Automoción, que agrupa a ocho asociaciones del sector automovilístico también se ha mostrado implacable con la amenaza de cambio. Al igual que AEA, considera que el identificativo autonómico «supone un notable obstáculo para la comercialización de los vehículos usados, debido a las resistencias en determinadas provincias a aceptar los vehículos matriculados en otras». Es más, «provocaría la existencia de mercados estanco, que tan perjudiciales son para la venta de vehículos usados, como ya se pudo comprobar en la etapa en la que existían identificativos provinciales».

En consecuencia, la medida causaría pérdidas millonarias para la agilización del mercado de segunda mano, que desde que se suprimieron los distintivos provinciales, hace ya cuatro años, ha aumentado su volumen de negocio en un 22,7 por ciento y prevé mover durante este año un total de 6.700 millones de euros. Para más inri, esta medida también perjudicaría la utilización de la modalidad del plan Prever para los vehículos seminuevos, dice el foro. De él forman parte la Asociación de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor), la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles (Aniacam), la Federación de Asociaciones de Concesionarios (Faconauto), la Federación Catalana de Vendedores de Vehículos a Motor (Fecavem), el Real Automóvil Club de España (Race), la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes (Sernauto) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor Reparación y Recambios (Ganvam).

Todos ellos expusieron al ministro del Interior el pasado mes de julio su oposición a que se incluyan distintivos autonómicos. El Foro ha remitido una carta al ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla, para que les apoye en esta cuestión después de autonombrarse valedor del sector. Mientras, el Gobierno no termina de aclarar cómo se llevará a cabo el conflictivo cambio. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, insistió ayer en que la medida está todavía en fase de estudio y «nunca supondrá coste alguno para los ciudadanos». Sin embargo, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, añadía en declaraciones a Onda Cero que «no será obligatorio durante un período de adaptación». En Cataluña, la consejera de Interior, Montserrat Tura, da por sentado que el cambio se hará. Y «antes de que finalice el año».

El Gobierno quiere crear «una identidad cultural vasca» sobre la base del euskera
El Plan Vasco de la Cultura, que guiará la política en el sector hasta 2015, arranca con una dotación de 1.300.000 euros para este año
IÑAKI ESTEBAN / BILBAO El Correo 29 Septiembre 2004

Juan José Ibarretxe presentó ayer el Plan Vasco de la Cultura como una herramienta «para construir una identidad común para todos los vascos». Ante cerca de 350 representantes del sector reunidos en el palacio Euskalduna de Bilbao, el lehendakari utilizó una metáfora para definir la filosofía del proyecto: «El documento entiende la cultura vasca como tres grandes ríos que confluyen: una cultura nuclear heredada, de la que el euskera es el eje central; otras culturas asimiladas como propias; y la cultura de la ciudadanía vasca actual». En la elaboración del plan ha participado un grupo de 35 expertos, que ha contado con la opinión de otros 300 profesionales de diversas manifestaciones artísticas. Dos de sus ponentes, el escritor Anjel Lertzundi y la profesora universitaria Aurkene Alzua, acompañaron a los representantes del Ejectutivo.

La consejera de Cultura, Miren Azkarate, precisó que el plan del Gobierno vasco tiene como objetivo trascender las fronteras de la comunidad autónoma. «Debemos manejar un concepto de cultura vasca amplio, más allá de los límites político-administrativos. Sería erróneo que nos pusiéramos fronteras en un terreno en el que no las hay. Por eso debemos tener en cuenta las aportaciones del norte de Euskal Herria, de Navarra y de los grupos de inmigrantes». Así, el documento entiende «Euskal Herria como una entidad histórico cultural que, con sus diferencias de desarrollo territoriales, comparte patrimonio, arte, cultura e historia».

El plan, precisó Azkarate, subraya la importancia del uso del euskera, de modo que «las actividades culturales no vayan por detrás o, peor, sean una rémora al proceso de normalización lingüística (...). La estrecha interrelación entre la cultura vasca y el euskera hace que nuestro futuro cultural dependa de la lengua y de un desarrollo global de la creación cualesquiera que sean sus expresiones lingüísticas».

«Carta de navegación»
Para su puesta en marcha cuenta con un presupuesto de 1.300.000 euros en 2004, que se invertirán en la creación de grupos de trabajo y la puesta en marcha de diversos estudios sobre la situación de las artes plásticas y los museos, la danza y el teatro, la industria musical y audiovisual, el patrimonio, el libro y las bibliotecas, así como de la digitalización de contenidos culturales, entre otras materias. La primera fase del desarrollo terminará en 2007 y los criterios tendrán vigencia hasta 2015. El plan prevé fuertes inversiones en el sector audiovisual, canalizadas muchas de ellas a través de EITB, que además servirá de canal de difusión a los productos de la industria cultural vasca.

Ibarretxe valoró el documento como «una carta de navegación y brújula del pueblo vasco para el próximo mañana y el medio plazo». La globalización, añadió, supone «un problema para las comunidades pequeñas como la vasca, que vive inmersa entre dos culturas más grandes, la española y la francesa». A su juicio, Euskadi necesita convertir los riesgos en oportunidades y «fomentar el euskera como aportación específica» a la cultura global.

Documento consensuado
El lehendakari subrayó el carácter consensuado del documento, en el que han participado las diputaciones y los ayuntamientos, además de los ponentes y los miembros de las distintas comisiones sectoriales. No obstante, las leyes que salgan de él -se citan la de museos y la de bibliotecas- tendrán que pasar por el Parlamento, así como la dotación presupuestaria para este exhaustivo plan, que de momento apenas señala actuaciones concretas aunque abarque todos los campos culturales.

Para llevarlo a cabo, en esta primer fase de estudio e intenciones se han creado tres organismos: el Observatorio Vasco de la Cultura, que funcionará como un servicio de documentación, una comisión interinstitucional de 14 miembros y el Consejo Vasco de la Cultura, con 35 representantes de las instituciones y de los diversos ámbitos implicados.

Tanto la consejera como el lehendakari reiteraron que el comienzo del siglo XXI está marcado por la creación de contenidos intelectuales y por el peso de la información y el conocimiento. «Nuestra sociedad tiene un alto nivel educativo y ha demostrado su habilidad para el desarrollo industrial. Ahora debe hacerlo en la era de la cultura para afianzar estas actividades como sector económico».

Identidad cultural: contrasentido total
Nota del Editor 29 Septiembre 2004

Si cultura es el poso que el cultivo de la mente con el conocimiento va dejando en las personas, identidad es todo lo contrario, una simple clonación de mutantes con la única diferencia del número de serie y lote de producción.

Lo curioso, es que hayan tenido que utilizar el idioma español para parir tales disparates; debe ser que andan flojos en inglés, pues ya sabemos que el uso del idioma común español les produce urticaria.

Madrid cree que la medida «obedece a la presión nacionalista»
ABC 29 Septiembre 2004

ABC ha sondeado opiniones de responsables políticos de diversas Comunidades autónomas sobre la inclusión del distintivo autonómico en las placas de las matrículas.

Comunidad de Madrid. El consejero de Justicia e Interior, Alfredo Prada, asegura que «si esta actitud respondiera a una cuestión de provincianismo, a lo mejor sería sólo criticable. Pero ha obedecido a una presión del nacionalismo catalán, representado en la Generalitat, que ha supuesto una nueva cesión por parte del Gobierno, por lo que no es criticable, sino rechazable».

Comunidad Valenciana. El conseller de Relaciones Institucionales y portavoz de la Generalitat, Esteban González Pons, indica que el cambio de formato de las matrículas le parece «una frivolidad». «Creo que España tiene problemas mucho más graves como para que el Gobierno de Zapatero se preocupe de estas cosas». El Gobierno valenciano «no está ni a favor ni en contra» de la medida propuesta por el Ejecutivo, al que califica de «Gobierno de «snoopies»», ya que se ocupa de «problemas de hijos de papá». El portavoz asevera que esta polémica deja claro que «Maragall nos dice hasta la matrícula que debemos llevar». «Empieza por matricularnos. Habrá que ver hasta donde llega», añade.

Castilla y León. «Así aplica el diálogo el Gobierno en un tema que afecta a toda España. Ni lo plantea; sólo habla con Cataluña», critica Antonio Silván, consejero de Fomento y portavoz del Gobierno de Castilla y León. Asimismo, considera que modificar el sistema de matrículas, que está homologado a nivel europeo, «es una cuestión provinciana». «Parece que es una vez más el pago de una hipoteca, de un peaje, en este caso a los nacionalistas catalanes», objeta, tras lo que recuerda la «obsesión» del Gobierno de «revisar y alterar todo lo realizado, como ocurre aquí con el Archivo de Salamanca».

Castilla-La Mancha: El consejero de Presidencia de la Junta de Comunidades, Máximo Díaz-Cano, asegura que «éste, precisamente, no es el asunto más importante en la agenda de preocupaciones» del gobierno regional. Sí lo son, en su opinión, el modelo territorial, la financiación autonómica o el agua. No obstante, no quiere pronunciarse «ni a favor ni en contra» de la medida anunciada por el ministro del Interior.

YO TAMBIÉN QUIERO SER FRANCÉS.
Arturo Pérez-Reverte, El Semanal  29 Septiembre 2004

En un ejercicio admirable de civismo republicano, los dirigentes musulmanes franceses dijeron a sus correligionarios que, incluso pareciéndoles mal la ley, las leyes estaban para cumplirlas, y que quien se beneficia de una sociedad libre y democrática debe acatar las reglas que le permiten seguir siéndolo.

Hay días en que apetece ser cualquier cosa menos español. Hasta italiano,fíjense, a pesar de Berlusconi, el Vaticano y toda la parafernalia. Por lo menos allí las cosas están claras: un Gobierno que nada tiene que ver con la vida real, una vida real que nada tiene que ver con el Gobierno, y la gente a lo suyo. Más o menos como aquí, con una notable diferencia: los italianos saben perfectamente de dónde vienen. Son escépticos y sabios. Comen pasta,
respetan a sus madres, saben sobrevivir en la derrota y en el caos, tienensentido del humor, practican con riguroso pragmatismo el arte del vive y deja vivir, y aunque tienen, como nosotros, un alto porcentaje de mangantes, demagogos y soplapollas por metro cuadrado, allí la mangancia se practica abiertamente –fíjense en el presidente
que gastan mis primos– y uno sabe siempre a qué atenerse. En cuanto a la demagogia y la soplapollez, los políticos, los intelectuales, las feministas de piñón fijo y otras especies socialmente correctas recurren a ellas tanto como aquí, claro. La diferencia es que allí todo el mundo escucha muy serio, luego se guiña un ojo y sigue a lo suyo, sin que de verdad se lo crea nadie.

Pero si he de serles franco –observen el astuto juego de palabras–, preferiría ser gabacho. Lo que más me gusta de los vecinos es que, cuando la revolución aquella de hace un par de siglos, a base de mucha Enciclopedia,mucho aristócrata y mucho cura guillotinados, y mucha leña al mono hasta que –nunca mejor dicho– habló francés,
decidieron que una república es una cosa seria, colectiva y solidaria, y que la verdadera nación es la historia en común y el equilibrio de los derechos y obligaciones de todos y cada uno de los individuos que la componen. Que tonterías, las justas. Que el ejercicio de la autoridad legítima es perfectamente compatible con la democracia. Que la cultura de verdad –no la cateta de cabra de campanario–significa ciudadanía responsable y libertad, y que al
imbécil o al malvado que no desea ser culto y libre, o no deja que otros lo sean, hay que hacerlo culto y libre, primero con persuasión y luego, si no traga, dándole hostias hasta en el cielo de la boca.

Así lo hicieron los vecinos en su momento, y todo quedó muy claro. Eso es lo que ahora permite, por ejemplo, que en la fachada de cada colegio gabacho ondee con toda naturalidad una bandera francesa. Y mucho ojo. Esa bandera como tal me importa una mierda.

Estoy hablando de lo que supone como símbolo y como compromiso. Las verdaderas democracias no tienen complejos. Por eso me hubiera gustado ser francés hace unas semanas, el día que entró en vigor la ley prohibiendo el uso del velo en los colegios públicos de allí. En un ejercicio admirable de civismo republicano, los dirigentes musulmanes franceses dijeron a sus correligionarios que, incluso pareciéndoles mal la ley, aquello era Francia, que las leyes estaban para cumplirlas, y que quien se beneficia de una sociedad libre y democrática debe acatar las reglas que permiten a esa sociedad seguir siendo libre y democrática. Así, todo transcurrió con normalidad. Al llegar al cole las chicas se quitaban el velo, o no entraban. Y oigan. No hubo un incidente, ni una declaración pública adversa. Políticos, imanes, alumnos. Ese día, todos de acuerdo: Francia.

Y ahora imaginen lo que habría ocurrido aquí en el caso –si hubiese habido cojones para aprobar esa ley, que lo dudo– de prohibirse el velo en las escuelas públicas españolas. Cada autonomía, cada municipio y cada colegio aplicando la norma a su aire, unos sí, otros no, gobierno y oposición mentándose los muertos, policías ante los colegios,demagogia, mala fe, insultos a las niñas con velo, insultos a las niñas sin velo, manifestaciones de padres, de alumnos, de sindicatos y de oenegés lo mismo a favor que en contra, el Pepé clamando Santiago y cierra España, el Pesoe con ochenta y seis posturas distintas según el sitio y la hora del día, los obispos preguntando qué hay de lo
mío, ministros, consejeros y presidentes autonómicos compitiendo en decir imbecilidades, Llamazares largando simplezas sobre el federalismo intrínseco del Islam, Maragall afirmando la existencia de un Mahoma catalán soberanista, Ibarretxe diferenciando entre musulmanes a secas y musulmanes y musulmanas vascos y vascas, y los
programas rosa de la tele, por supuesto, analizando intelectualmente el asunto.
Lo dicho, oigan. Francés.
Recortes de Prensa   Página Inicial