AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 9 Octubre  2004

Matrículas y lógica ciudadana
Editorial La Razón 9 Octubre 2004

Al Qaeda, árbitro electoral del 2-N
Lorenzo CONTRERAS La Razón 9 Octubre 2004

Una sed saciada
Cristina Losada Libertad Digital 9 Octubre 2004

MARAGALL OLVIDA PERPIÑÁN
Editorial ABC 9 Octubre 2004

El discurso de Barreda
Martín-Miguel RUBIO ESTEBAN La Razón 9 Octubre 2004

LA REALIDAD Y EL DESEO
Jaime CAMPMANY ABC 9 Octubre 200

Maragall desvariando
EDITORIAL Libertad Digital 9 Octubre 2004

Simpleza mental
Ignacio Villa Libertad Digital 9 Octubre 2004

El ultimátum
José García Domínguez Libertad Digital 9 Octubre 2004

Matanza y ejecución
Editorial El Correo  9 Octubre 2004

La furia islamista
Editorial El Ideal Gallego 9 Octubre 2004

Respeto
TONIA ETXARRI El Correo  9 Octubre 2004

Occidente cierra los ojos
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 9 Octubre 2004

El ejemplo japonés
GEES Libertad Digital 9 Octubre 2004

No quieren ver el fin
Navarra Cartas al Director El Correo 9 Octubre 2004

ETA anuló por el 11-M un macroatentado en Madrid con cuatro coches bomba simultáneos
J. M. Z. / Josefa Rodríguez La Razón 9 Octubre 2004

Bono edita en todas las lenguas el spot del 12 de octubre y sólo en el vasco cita «Fiesta Nacional» 
Inmaculada G. de Molina La Razón 9 Octubre 2004

La trompeta de Bono
Nota del Editor  9 Octubre 2004

Australia decide en las urnas que no abandonará la fuerza multinacional de Irak
Agencias Libertad Digital  9 Octubre 2004

Políticos y académicos rechazan que se elabore una Ley de Lenguas
Redacción La Razón 9 Octubre 2004

Ley del Español
Nota del Editor 9 Octubre 2004

El 60% de los españoles rechaza cambiar la matrícula y atribuye la iniciativa a la presión del tripartito catalán
Redacción La Razón 9 Octubre 2004
 


Matrículas y lógica ciudadana
Editorial La Razón 9 Octubre 2004

La encuesta de «Celeste-Tel» para LA RAZÓN demuestra que la inmensa mayoría de los ciudadanos se mantiene al margen de las polémicas que más interesan a los sectores nacionalistas más radicales. Por ejemplo, la cuestión, nuevamente planteada, del modelo de matrícula de los automóviles. Hace cuatro años, el Gobierno del PP, ciertamente con la oposición de los socialistas, decidió adoptar la placa europea, con la «E» de España como único distintivo. En este tiempo, y a medida que se ha ido renovando el parque automovilístico, se ha efectuado la implantación del nuevo modelo dentro de la más absoluta normalidad. De hecho, nadie parecía acordarse del asunto hasta que los socios republicanos catalanes del PSOE han decidido resucitarlo. Ciertamente, el problema es simbólico y de representación. Y, por tanto, también es político. Subyace, como entonces, el deseo de algunos de que la Europa de la Unión no sea, realmente, la concurrencia de las voluntades de Naciones-Estado soberanas, sino el conjunto yuxtapuesto de pueblos y regiones.

Desde ese punto de vista, no cabe la menor duda de que la cuestión se convierte en algo fundamental para un sector de ERC, lo que no quiere decir que tenga la menor trascendencia para el resto de los ciudadanos que, por encima de los símbolos, perciben las ventajas de un sistema unificador eminentemente práctico. Y así, como se recoge en la citada encuesta, el 59 por ciento de las personas consultadas creen que la medida adoptada por el anterior Gobierno fue «buena» o «muy buena», frente al 24 por ciento que la considera inadecuada. Pero, incluso este nivel de rechazo tiene matices, porque los ciudadanos de más edad echan de menos el viejo sistema de distintivos provinciales y no se pronuncian, precisamente, a favor de la seña de identidad autonómica.

En cualquier caso, la mayoría de los encuestados, el 46,83 por ciento para ser exactos, cree que el problema tiene una fácil solución: que la inclusión del distintivo de cada comunidad autónoma sea voluntario; frente a un 22,67 por ciento que considera que debe ser obligatorio y un 11,67 por ciento que cree que se debería prohibir.

Es evidente que nadie tiene el menor interés en impedir que los vehículos dispongan de una señal de identidad regional que no interfiera en la placa oficial. Salvada la norma común, se trata de una cuestión de libertad de elección y no de imposiciones. España tiene ya suficientes problemas por resolver como para que el Gobierno de Zapatero se embarque en otro que no preocupa a casi nadie.

Al Qaeda, árbitro electoral del 2-N
Lorenzo CONTRERAS La Razón 9 Octubre 2004

Los atentados de Egipto, atribuidos a Al Qaeda y fundamentalmente antijudíos por la nacionalidad de la mayoría de las víctimas, me hacen regresar al comentario que firmé en LA RAZÓN el pasado 25 de septiembre. Relacioné entonces las salvajadas islamistas repercutidas por internet con el posible resultado de las elecciones norteamericanas, pero no en un sentido perjudicial para Bush, sino favorable a sus intereses políticos y, por tanto, a su perduración en la Casa Blanca. Mi pregunta fue: «Están interesados esos fanáticos en la caída política de Bush o prefieren más bien que continúe en la Casa Blanca para que la acción bélica norteamericana convierta la situación iraquí en un Vietnam empeorado capaz de desembocar en la propia inviabilidad de la democratización del país árabe?» Y añadía: «Si se trata de conquistar el poder en Bagdad, tras un definitivo fracaso de Washington y una guerra civil complementaria en Iraq, ¿conviene a los radicales islamistas mejor Bush que Kerry o al contrario?»

Recordé, y lo repito ahora, que el derrumbe de las torres gemelas de Nueva York fortaleció políticamente a Bush y preparó su posible victoria en las elecciones presidenciales del 2 de noviembre. La escalada del horror, siempre que sea islámico y no sionista (porque a Sharon se le consiente todo con Bush y lo mismo ocurriría con Kerry), estimula en Estados Unidos una corriente de opinión que puede quedar mejor servida por un «halcón» seguro como Bush que por un presidente ambiguo e imprevisible como podría ser su actual competidor en la carrera hacia el poder.

Para Ben Laden y sus secuaces, el mantenimiento del actual nivel militar norteamericano en Iraq, significaría –dije– «un posible triunfo del principio ‘‘cuanto peor, mejor’’, ya que la certeza del argumento de fuerza que Bush representa sirve de cobertura al horror islámico y a la espiral indispensable».

Al Qaeda acaba de golpear duramente al único aliado de Estados Unidos en Oriente Medio, al único verdadero, que es Israel. La alta probabilidad de que esa violencia se intensifique de aquí al 2 de noviembre mantiene en alerta al pueblo norteamericano y, por supuesto, a su Gobierno. Por brillante que sea la dialéctica desplegada desde las posiciones de Kerry durante sus debates televisados, con Bush incluso a la defensiva, se hace difícil creer que el árbitro definitivo de la batalla electoral no acabe siendo el terrorismo de Al Qaeda, que todavía no ha pronunciado su última palabra, con algún atentado especialmente salvaje contra los intereses norteamericanos, fuera o dentro de las fronteras físicas del imperio. La fecha crucial se acerca. Más de tres semanas es tiempo suficiente para urdir y ejecutar alguna barbaridad digna de figurar en los anales del horror. Y entonces, ¿votos para Kerry o votos para Bush?

Comisión 11-M
Una sed saciada
Cristina Losada Libertad Digital 9 Octubre 2004

Las tramas criminales se descubren, con frecuencia, gracias a que alguno de los que han participado en ellas decide hablar Aún no se había enterrado a las víctimas cuando se empezó a saber que aquellos que, entre el 11 y el 14 de marzo, más clamaban que querían saber, habían saciado su sed de verdad. El líquido que la sació lo dispensaron las urnas. En realidad, tenían poca sed. Nunca quisieron saber más de lo que ya sabían, lo cual cabía en dos dedales: el PP miente y las bombas de Bagdad estallan en Madrid. Y bien. Allá ellos si quieren permanecer en la ignorancia. Pero tomó posesión el nuevo gobierno y se empezó a saber que tampoco él quería saber. Y al poco de crearse, a su pesar y al de otros, una Comisión de investigación en el parlamento, comenzó a asomar en ella, bronca y soterrada, la voluntad de no saber. De que no sepamos.

El mismo gobierno que, ante el suceso del Yakovlev-42, ha manifestado en cuantas ocasiones venía al caso, y en las que no venía, su propósito de investigar el accidente hasta que se conozcan todos sus detalles, el mismo que no dudó en destituir a quienes pudo imputarles alguna responsabilidad en aquella catástrofe, afirma respecto al 11-M: que ya está todo "bastante" (fiscal general), "en gran parte" (ministro del Interior) o totalmente claro (presidente del gobierno); que no existen autores intelectuales; que es absurdo explorar posibles vínculos entre los autores de la masacre y la ETA; que no debe investigarse el papel de ciertos elementos de las fuerzas de seguridad en la trama de los explosivos; y que no tiene que comparecer en la Comisión el único de los implicados que quiere hablar.

Las tramas criminales se descubren, con frecuencia, gracias a que alguno de los que han participado en ellas decide hablar. Rafá Zouhier, el hombre al que la mayoría de la Comisión no quiere oír, era además confidente de la Guardia Civil. Pero, según el portavoz del PSOE, Álvaro Cuesta, no es la relación entre Zouhier y sus contactos en la UCO la que plantea incógnitas. Es la relación que existe entre el PP y el confidente la que le resulta "extraña" y "sospechosa". Cierto que rezuman del 11-M las conexiones que así pueden calificarse, pero así como, de momento, ninguna de ellas pasa por el PP, hay alguna que conduce a direcciones de siniestro recuerdo. Como el hilo que unía a Zouhier al departamento que dirigía y dirige quien ejerció de portamaletines de Vera.

Para Cuesta, permitir que se sepa lo que Zouhier tiene que contar del 11-M, como ha hecho el PP a través de un cuestionario, es una "absoluta degradación" y una "deslealtad" al parlamento. Son éstas unas palabras que a quienes pueden aplicárseles con mayor propiedad es a aquellos que demuestran a cada paso su nula voluntad de descubrir cómo se planeó y se perpetró la masacre. Aquellos que se esfuerzan para que el 11-M se sepulte en la tierra del olvido, que es una tierra en la que se pudren los muertos incómodos, los muertos a los que no se les puede mirar a la cara. Ellos, los que echan la tierra a paletadas, sabrán por qué.

MARAGALL OLVIDA PERPIÑÁN
Editorial ABC 9 Octubre 2004

SÓLO en el libro donde se anotan los graves errores y las inconveniencias sin matices cabe inscribir la opinión en la que Pasqual Maragall aseguraba que con un Gobierno del PP Francia nunca hubiese llevado a cabo la operación en la que se detuvo a la dirección de ETA. Tan aparatoso es el desliz que el propio vicepresidente Solbes hubo de desautorizar la disparatada aseveración del presidente de la Generalitat de Cataluña, que con una sola frase ha estado a punto de provocar un escándalo no sólo en la política doméstica sino en las relaciones bilaterales con Francia, que salía casi peor parada que el PP del análisis de Maragall.

Después de que tanto las autoridades francesas y españolas hayan afirmado que esa operación llevaba años preparándose (lo que indica que las policías de ambos países trabajaban en esta tarea durante los gobiernos del PP), parece claro que Maragall sólo perseguía la erosión de los populares. Para ello no midió ni el serio revés que propinaba al Pacto Antiterrorista suscrito por PSOE y PP, piedra angular de todos los éxitos cosechados contra ETA, y a la verdad, que indica que Francia ha capturado durante el mandato de Aznar a decenas de «comandos» en redadas que incluían la detención del por entonces principal cabecilla de la banda.

Más disparatada es su opinión si se tiene en cuenta que su principal socio, en aquel momento «conseller en cap», Carod-Rovira, perpetró en el suelo francés de Perpiñán la mayor deslealtad al Gobierno de España y a los españoles que se recuerda en los últimos tiempos al intentar pactar con los asesinos de ETA dónde podían matar. Con ese nefasto bagaje, lo mejor es que en este asunto, y para evitar más desautorizaciones e indignaciones, Maragall compruebe las múltiples virtudes del silencio.

El discurso de Barreda
Martín-Miguel RUBIO ESTEBAN La Razón 9 Octubre 2004

Con motivo del acto de clausura del XXV Curso Académico de la UNED de Valdepeñas, José Mª Barreda Fontes, presidente de Castilla-La Mancha, impartió una conferencia el último día de septiembre. En ella dejó claro (más o menos) su sentido de España y su teoría de la política nacional, y con ello reveló que hay dentro del mundo socialista otra sensibilidad más. Para el Sr. Barreda, la España compuesta por 17 autonomías (ex nihilo, por cierto) ya no se puede desvincular de la libertad política. La democracia en general se definiría como una descentralización gubernamental a favor de gobernitos emergentes –que ni siquiera devienen de una diferenciación histórica–. Ya no sería la separación hostil de los tres poderes del Estado clásicos lo que la definiese, sino el troceamiento del territorio nacional en 17 Reinos de Taifas perpetrado hace veinticinco años por los caprichos de la clase política. Me temo que el Sr. Barreda, quizás por una pura cuestión de corporativismo, desee confundir la democracia con el reparto territorial que la oligarquía política española empezó a hacer a partir de 1978. Pero los viejos demócratas no nos confundimos; y no confundimos la desmembración de España con la libertad política, asegurada por los tres poderes del Estado elegidos directamente por los ciudadanos en elecciones distintas. Y no nos van a dar gato por liebre. El caos arrepatacapas de las autonomías no sólo no es democrático, sino que es una bofetada a la conciencia moral de los españoles y a la dignidad histórica de España, y en nada tiene que ver con la democracia. En el fondo, el Sr. Barreda habló como un profesor pequeño, a pesar de su mediocre retórica de tono pedantesco. No puede ocultar que es un «homo novus». Era más sana para España la demagogia populista del Sr. Bono.

Si a España le quitan soberanía por arriba (Unión Europea) y le quitan poder por abajo (17 autonomías voraces), España acabará perteneciendo a los inútiles intermundia de Epicuro. Trastos tan transcendentes que ya no hacen nada por el mundo real. Ya no es que los socialistas gobiernen mal o bien –que lo hacen fatal, claro–, sino que ellos han convertido a España en un problema tan crítico que si se descuidan ya no podrán gobernarlo porque no se puede gobernar sobre la nada, sobre los intermundia. Autonomías en marcha sobre el majestuoso cadáver de España. Ésa es la situación política nacional del momento.

España se fragmenta y aumentan de forma imparable las diferencias sociales entre regiones. De nada vale engañarse con el sofisma semántico de que lo contrario de la igualdad no es la diferencia sino la desigualdad. La diferencia también puede funcionar como sinónimo de desigualdad y, por tanto, la diferencia es un antónimo de igualdad. Sin embargo, yo estoy seguro de que el Sr. Barreda es un hombre honrado –tiene toda la pinta de serlo– y pronto descubrirá que La Mancha huele profundamente, magníficamente a España, y que ése es su mejor legado y su más excelsa identidad. Defender España es garantizar un futuro próspero para La Mancha y lleno de ventura. La honradez del Sr. Barreda es nuestra única esperanza.

LA REALIDAD Y EL DESEO
Por Jaime CAMPMANY ABC 9 Octubre 2004

TOMO prestado este famoso título del poeta Luis Cernuda aunque hoy no voy a hablar de poesía sino de política, que es lo que bulle. Los políticos están a menudo acuciados por deseos, generalmente buenos y generalmente legítimos, quizá algunas veces ni lo uno ni lo otro, y desde luego no siempre realizables, o sea, fuera de la realidad. Lo malo que tienen las aspiraciones políticas personales no realizadas es que crían políticos de mala lechecica, como dicen en mi tierra, donde el diminutivo suaviza la grosería.

Está claro que el deseo más vehemente de Pasqual Maragall es ser Lluís Companys, antes del fusilamiento, naturalmente, y llegar a presidente de la República de Catalunya. Lo del Estado asociado o federado podría hablarse luego, a la vista de las ventajas. Por cierto, que Pasqual Maragall acaba de hacer una afirmación, no de mala lechecica, sino perfectamente miserable. Dice el noi que en la situación anterior, o sea, con Aznar, Francia no habría detenido a la cúpula de «Eta».

Digo que la de Maragall es una afirmación perfectamente miserable, ya que supone un agravio gratuito y un insulto injusto, no ya contra Aznar, sino contra Francia. O sea, que, para Maragall, Francia detiene o no al jefe de una sangrienta banda terrorista según le caiga simpático o antipático el presidente del Gobierno de un país europeo y aliado. Su abuelo Joan Maragall tenía mejores ideas y más altas, y además las ponía en verso. Éste las pone en prosa, pero no en prosa corriente, sino en prosa vil. A este metepatas de su partido, debería Zapatero ponerle acíbar en la lengua, que es lo que recomendaba mi abuela hacer con los niños mal hablados. Eso por lo menos, o aplicarle dulcemente una mordaza. En caso de que pueda, claro.

Y el deseo apasionado y devorador de Alberto Ruiz-Gallardón es ser presidente del Gobierno. Yo creo que el hecho de que sea Manolo Cobo presidente de la Comunidad de Madrid le importa un rábano, si no es en función de progresar hacia La Moncloa. Manolo Cobo, Pío García Escudero o Esperanza Aguirre son sólo trebejos en su ajedrez político. No es que yo haga juicios temerarios acerca de las ansias políticas de mi queridísimo y admiradísimo alcalde, que serían tan legítimas como las del que más. Es que el propio Gallardón viene diciéndolo y «haciéndolo» desde hace años, desde el mismo momento en que José María Aznar anunció su retirada por el foro. Si no ha aparecido ya en escena como candidato a ese máximo cargo, será por culpa de los traspuntes.

Tengo dicho que no es malo que haya dos candidaturas a la presidencia de la Comunidad de Madrid como a cualquier otro cargo político, del partido o del Estado. Todo lo contrario. El debate entre dos o más candidaturas es justo, razonable y salutífero en una democracia. El vicealcalde se ha apresurado a declarar que los que están contra él son los enemigos de la democracia, toma nísperos. Pero es que la candidatura del doncristobita de Gallardón no surge para dar una oportunidad a la legítima aspiración de un afiliado distinguido. Esa candidatura ha surgido para fastidiar. Ataque a un roque y jaque a Rajoy. ¿Y Ana? Ana, como Franco: «no beligerante».

Maragall desvariando
EDITORIAL Libertad Digital 9 Octubre 2004

El hostigamiento a la banda asesina ha sido continuo en los últimos diez años, hasta el punto de dejar su operatividad mermada y su capacidad de reacción reducida al mínimo Desprecio, indignación y tristeza. Tomamos como propias las palabras del ex ministro de interior, Jaime Mayor Oreja, al enterarse de las lamentables declaraciones que Pascual Maragall hizo ayer acerca de la detención de la cúpula de ETA en Francia. Según el presidente de la Generalidad el éxito policial de la semana pasada no se debe a más de una década de trabajo intenso y compromiso de todas las fuerzas políticas, sino al repentino cambio de alianzas internacionales del Gobierno Zapatero.

Frente a la ignorancia de un presidente autonómico erigido en penúltimo portavoz del nacionalismo más reaccionario y aldeano de nuestra historia, no cabe más respuesta que el oceánico desdén que ayer le devolvió Mayor Oreja. Sin embargo, y para que la palabrería hueca del president quede en evidencia, ahí van unos cuantos datos que deberían tener en cuenta sus asesores antes de escribirle los discursos y de empujarle a decir barbaridades.

La lucha contra ETA, sostenida sobre el binomio Madrid-París desde hace varios años, ha descabezado a la banda en varias ocasiones desde la detención de José Antonio Urruticoechea, "Josu Ternera", en 1989. Iñaki de Gracia Arregui, "Iñaki de Rentería", fue arrestado en septiembre de 2000, y al poco le sucedió la desarticulación de todo el aparato logístico de la banda y de su infame jefe Asier Oyarzabal Chapartegui, "Baltza". En febrero de 2001, en la localidad de Anglet, fue detenido García Gaztelu, jefe del aparato militar y, año y medio después, en una operación semejante a la que la policía francesa desarrolló hace unos días en el Bearn, cayó Juan Antonio Olarra Guridi junto a su compañera sentimental Ainoa Múgica.

El hostigamiento a la banda asesina ha sido continuo en los últimos diez años, hasta el punto de dejar su operatividad mermada y su capacidad de reacción reducida al mínimo. Sin rebuscar más en la hemeroteca, tal día como hoy hace un año, una operación conjunta hispano-francesa detuvo a 34 sospechosos en España y Francia. Maragall, por lo tanto, al decir "un golpe tan tremendo a ETA no se hubiera podido dar antes" da muestras de su inopia y de su necedad. O de ambas cosas de las que, ciertamente, el presidente regional anda sobrado.

Parece claro que la política de alianzas internacionales inspirada desde Moncloa no ha tenido nada que ver en la cooperación antiterrorista franco española. Sin embargo, la apreciación de Maragall da para mucho. Si, tal y como ha establecido, hay una relación entre la amistad con franceses, alemanes y marroquíes, nuestros "amigos naturales", y el fin del terrorismo, no nos queda más que cuestionarnos hasta qué punto están acertadas ciertas teorías que envuelven a París y Rabat en los sucesos del 11 de marzo. O, apurando el argumento, empezar a tomar en cuenta las informaciones que indican con insistencia que el antiguo capo etarra y hoy prófugo de la justicia, Josu Ternera, se encuentra en una ciudad alemana a salvo de la orden de detención que pende sobre él desde hace casi dos años.

Jugar a los chinos con la que quizá sea la mayor tragedia que aflige a la Nación desde hace treinta años le ha valido la rectificación de un prominente miembro del gabinete ministerial. El vicepresidente Solbes, suponemos que ruborizado por el desvarío de su compañero catalán, ha tenido que salir al paso y deshacer la boutade maragalesca. Vano esfuerzo el suyo, porque poco después ha vuelto a las andadas asegurando que, en el desfile del 12 de octubre, le gustaría ver la bandera republicana ondeando en el paseo de la Castellana. Sandez irremediable o maldad perfectamente calculada. Probablemente la segunda. Maragall ha roto la mala costumbre que tenía Jordi Pujol de no acudir a la celebración en Madrid de la Fiesta Nacional, y no podía hacerlo como cualquier otro presidente autonómico. Ha echado mano de la demagogia de la Segunda República, tan socorrida y que todavía hoy cautiva adeptos entre lo más bobo de la izquierda indocumentada.

Maragall-ETA
Simpleza mental
Ignacio Villa Libertad Digital 9 Octubre 2004

¿Es tan dificil ser normal en la política? ¿Es necesario arremeter con todo y contra todo con el simple objetivo de la supervivencia? ¿Hace falta poner en duda símbolos y estructuras que llevan años funcionando como resultado de una simpleza mental?¿Tenemos que pagar los españoles los caprichos de un político sólo pendiente de sus ocurrencias? Pascual Maragall se ha comportado como un irresponsable al hablar de cuestiones de una gran importancia como sí estuviera en una charla de café. Maragall es el vil reflejo de sus limitaciones políticas, de su asfixiante situación de pactos.

Para abrir boca se ha atrevido a hablar de las detenciones de la cúpula etarra. ¡Qué casualidad! Maragall hablando de Mikel Antza, el mismo que se sentó con Carod Rovira a escondidas del presidente catálán para pactar una tregua en Cataluña. Resulta que Francia ha realizado estas detenciones ahora por la mala síntonia con Aznar. ¡Qué demagogia y qué barata! Como mezcla lo que quiere y como quiere desfigurando la realidad de forma miserable. Maragall se olvida de toda la ofensiva del Gobierno Aznar contra el terrorismo etarra y contra toda su estructura social y económica. Se ha olvidado también de toda la ofensiva que el Ejecutivo del PP acometió en las Instituciones internacionales para la lucha contra ETA. En fin, Maragall tiene su verdad, su mezquina verdad y lo demás no existe para alguien que depende de los votos de un partido republicano, independentista y que ha negociado con ETA.

No acaban aquí las lindezas de este señor. Ha pedido que la bandera republicana esté presente en el desfile del 12 de octubre. "No estamos -acota este hombre- en la España Imperial". Sinceramente Maragall es un peligro para la sociedad catalana. Un presidente de un Gobierno autonómico, que se dedica a decir estas barbaridades no puede tener un puesto de responsabilidad. Un político de nivel no puede decir lo primero que se le ocurra. Al final, lo ocurrido es un eslabón más de la cadena. La cadena, sin embargo, tiene un límite.

Carod Rovira
El ultimátum
José García Domínguez Libertad Digital 9 Octubre 2004

El destino, que es caprichoso, sentenció que el doctor Freud de Viena partiese hacia el otro mundo sin saber que en éste irrumpiría a no tardar quien se hace llamar Carod guión Rovira, Josep Lluis. De ese modo, el Fátum, que además esconde un punto piadoso, libró al hijo del Cuerpo del padre del Psicoanálisis. Mas para compensar, como al parecer también hiciera Dios con la Argentina, nos lo regaló a los catalanes. Y esa prenda caída directamente del cielo en un cuartelillo de Tarragona acaba de darle un ultimátum a su protegido, el presidente Rodríguez. O en el plazo de tres meses le entrega los diecisiete terroristas oriundos de los Països Catalans que están dispersos por las cárceles españolas, o… Tres meses. Noventa días. Eso es lo que hay.

Bueno, también hay más cosas. Por ejemplo, hay una Ley por la que se transfirieron todos los centros penitenciarios de Cataluña a la Generalitat. Razón de que esa Comunidad sea la única que no retiene preso ni un sólo etarra, ya que así lo pactaron todos los grupos nacionalistas en tiempos de Pujol. Por haber, hasta hay un consejero de Gobernación que milita en ERC. Y como ya se ha dicho, hay un requerimiento. Tres meses. Noventa días. Ni uno más.

Aunque lo mucho que hay no termina ahí. Porque, además, hay un president de la Generalitat para el que la palabra de un comercial de la factoría Antza-Anboto vale más que cualquier testimonio de la Policía o la Guardia Civil. Y hasta hay un cortesano de cabecera, que es el que piensa y escribe los papeles. Y ese asesor áulico de su muy honorable asesorado, presume en La Vanguardia de haber ayudado a saltar la muga a un criminal de ETA. Porque alardear de esas hazañitas cada vez viste más en esta Barcelona capital del diseño. Pero, con todo, es mucho más lo que hay. Y es que, cada año, hay un homenaje a cierto dirigente de Terra Lliure que falleciera en un tiroteo con las fuerzas de seguridad. Y hay un teniente de alcalde de ERC. Y el teniente de alcalde de ERC, cada año, preside la ceremonia de exaltación de la memoria del otro. Y hay un plazo. Tres meses. Noventa días. Ni uno más.

Todo eso hay. Pero no es eso todo. Porque hay una grieta legal por la que se podría reventar el cumplimiento íntegro de penas por el procedimiento del butrón autonómico. Y hay una amenaza a plazo fijo para Rodríguez. Tres meses. Noventa días. Ni uno más. ¡Ay!

Matanza y ejecución
Editorial El Correo  9 Octubre 2004

La matanza de Taba, en la costa egipcia del Mar Rojo, atribuida por las autoridades israelíes a Al-Qaida y reivindicada en su nombre por una facción islamista radical, permite interpretaciones diversas, desde la venganza contra Israel por las recientes operaciones en Gaza, hasta enviar un sangriento mensaje al Gobierno de Egipto, descrito por los fanáticos como impío y asociado a Washington, o estar presente en el escenario de Oriente Medio. Aunque la verdad incontestable es que el autor de la masacre quería asesinar israelíes.

En este mar de sangre, con otro atentado en París -felizmente sin víctimas- y el asesinato en Irak del rehén británico Kenneth Bigley, las organizaciones político-islámicas de la resistencia palestina, Hamás y Yihad, negaron con toda diligencia cualquier participación en la matanza del Mar Rojo. Que el escenario haya sido Egipto tiene unas inmediatas consecuencias geopolíticas y económicas imprevisibles, al afectar a un país clave en la intermediación entre palestinos e israelíes y situar nuevamente la industria turística egipcia de rodillas ante el terrorismo. El Gobierno de El Cairo consiguió contener e incluso derrotar el desafío de sus propios islamo-terroristas nacionales, crecidos tras el asesinato del presidente Sadat por uno de ellos en 1981. Los islamistas violentos han sido ejecutados o encarcelados -observan una tregua de hecho desde hace cinco años-, y los no violentos están legalmente prohibidos. Un 'control' que la matanza de Taba podría desafiar y que define la inestabilidad en que está sumido todo Oriente Próximo.

El trágico desenlace del secuestro del rehén británico Kenneth Bigley, que trabajaba junto a dos norteamericanos -también secuestrados y ejecutados cruelmente- para una compañía de construcción, es una muestra más de este furor terrorista. Desde que la presencia de Al-Qaida se hizo patente en Irak, su manto de terror se ha ido extendiendo imparable por todo el país, especialmente entre la población civil, para impedir a toda costa que la estabilización sea mínimamente posible. Y para añadir, mediante el secuestro y el chantaje, un factor de debilidad en sus 'enemigos occidentales'. Un Estado, en este caso el británico, en beneficio de la causa común no puede ceder ante la extorsión de los terroristas, aunque esté en juego la vida de un ser humano. En definitiva, una jornada en la que la muerte y el terror han añadido más sufrimiento e inestabilidad a una zona donde la vida de civiles se ha convertido en instrumento para la guerra.

La furia islamista
Editorial El Ideal Gallego 9 Octubre 2004

Un intervalo de muy pocas horas ha sido suficiente para comprobar una vez más la saña con la que se comportan los terroristas islámicos, capaces de cometer una cadena de atentados indiscriminados en la península del Sinaí y de degollar frente a una cámara a Ken Bigley, el ciudadano británico al que mantenían secuestrado en Irak desde el 16 de septiembre. Apoyándose en una falsa interpretación del Corán, se atribuyen el derecho extender la guerra santa por todo el mundo y a asesinar a cuantos los infieles les dé la gana. No cabe mayor traición al libro sagrado de Mahoma que ésa, como reconocen los millones de musulmanes contrarios a la violencia. Pero el problema no se reduce sólo a las ansias de matar de los fanáticos islamistas, sino a que en algunos sectores de Occidente se muestra cierta comprensión hacia sus crímenes; comprensión que va desde llamarles resistentes en vez de terroristas a plegarse a sus exigencias. Eso es precisamente lo que no ha hecho el Gobierno de Tony Blair. Es lógica la indignación de los familiares de Bigley, pues en juego estaba su vida, incluso que afirmen que el primer ministro tiene las manos manchadas de sangre, pero la realidad es que no le quedaba más remedio que negarse a aceptar el chantaje de los secuestradores. A los grupos terroristas no se les puede hacer la mínima concesión, al revés, hay que tratarlos con la mayor firmeza, porque contra ella se lucha para defender la más sagrada de las causas, la libertad, que es justo lo que ellos pretenden que no exista en el mundo.

Respeto
TONIA ETXARRI El Correo  9 Octubre 2004

Nada de transparencia en la Cámara vasca; el hemiciclo de la razón, el Olimpo del diálogo. Su campeón, el lehendakari Ibarretxe, no quiere pasar por el aro del control de la oposición, a quien tantas lecciones de ética da desde la tribuna durante los maratonianos plenos monográficos que tanto le gustan. Predicar, sí; reñir, mucho más. Ahora bien: que la oposición controle sistemáticamente la gestión del Gobierno... eso ya es otro cantar para el equipo del lehendakari. Al Gobierno del PP le dijeron de todo menos dialogante, pero su presidente Aznar pasó por el higiénico control semanal del Congreso de los Diputados durante su azaroso mandato. Ahora, con Zapatero, los nacionalistas empiezan a decir que la mueca de su sonrisa maquilla la ausencia de hechos en su política autonómica. Algo de razón no les falta, pero nadie podrá poner en duda que el presidente socialista tiene el suficiente respeto por la oposición, que se somete a su control en un acto de pura higiene democrática.

En Euskadi, no. Aquí el Parlamento está concebido a la medida de un Gobierno que ni siquiera es mayoritario, pero que se comporta como si lo fuera. El tripartito prefiere huir de la norma dejando, eso sí, la facultad a la oposición de que pida la comparecencia del Gobierno «cuando lo considere conveniente»; una fórmula tan lingüísticamente correcta como políticamente banal. Se trata de una vieja historia en la que subyace la idea de la oposición de reformar un reglamento que, a juzgar por los resultados, le resulta tan cómodo al Gobierno que no se vislumbra, por ahora, ningún cambio de normativa. Y como los socialistas quieren escenificar su oposición al PNV, no vaya a ser que María San Gil les siga acusando de «seguidistas» del nacionalismo, habían pedido la reforma del reglamento, conscientes de que el Ejecutivo vasco no les iba a hacer ni caso. Pero quisieron dejar constancia de la misma forma que hicieron ostentación de su ausencia en el acto oficial de homenaje al lehendakari Agirre en Gernika.

No ha ido mejor el debate político de esta semana en la ponencia de víctimas. El PP sigue poniendo, negro sobre blanco, que la ilegalizada Batasuna sigue sin disolverse en el Parlamento (SA). Parece lógico que Abascal aproveche la reunión en la que se estudia expresamente la situación de las víctimas del terrorismo para hacer de la denuncia su causa parlamentaria. Pero de ahí a exigir que el Gobierno suscriba el Pacto Antiterrorista como condición para sumarse al consenso, media un abismo. Tendrán que ser especialmente cuidadosos en potenciar la unidad de acción democrática en beneficio de las víctimas, que es de lo que se trata. Cabe pensar que sean capaces de llegar a un acuerdo. Después del Pilar, el Parlamento reanudará su actividad para discutir las enmiendas al plan Ibarretxe. Ese es el momento en el que para el lehendakari la Cámara brillará con luz propia. Para todo lo demás, se puede quedar en tinieblas. ¿Qué más da?

Atentado en el Sinaí
Occidente cierra los ojos
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 9 Octubre 2004

Muertos y heridos entre ruinas humeantes, turistas israelíes en el Sinaí. El islamismo ha incorporado definitivamente a su causa a todas las ramas del árbol palestino, en el que un día remoto floreció alguna aislada esperanza de civilidad.

La misma noche de la declaración de Independencia, 14 de mayo de 1948, empezaron los ataques egipcios, e Israel se volcó en una defensa a vida o muerte que nunca ha podido abandonar. Sabemos por la ONU que 656.000 árabes huyeron del territorio ocupado en la Palestina del mandato. Paul Johnson da una cifra sorprendentemente exacta para los judíos que, a su vez, tuvieron que huir de los estados árabes: 567.654 refugiados, que fueron reasentados por el gobierno israelí; tuvieron vivienda, trabajo, educación y libertad. Los primeros corrieron peor suerte al rechazar los países árabes los planes de reasentamiento de la ONU. También se negaron a aceptar las compensaciones ofrecidas por Israel.

La baza de los refugiados alimentaba el maximalismo árabe. Y la ha mantenido, oponiéndose a cualquier intento de negociación y condenando a la desgracia a los afectados. Porque la historia de este conflicto es también la historia de la incapacidad árabe para llegar a acuerdos. Si hubieran aceptado en 1937 la partición de la Comisión Peel, como hicieron los judíos, sólo el 20 % de Palestina habría sido judía. Si hubieran aceptado la partición de la ONU en 1947, como los judíos, para estos habrían sido el 50 % del territorio. Si no se hubieran negado a mantener conversaciones en 1949, tras el armisticio, Israel habría cedido territorio a cambio de un acuerdo de fronteras permanente. Y a través de las guerras, el Sinaí, los Seis Días, el Yom Kipur, los árabes se mantuvieron aferrados a dos errores gravísimos: creer que algún día vencerían a Israel por la fuerza; mantener la creciente bolsa de refugiados como una baza moral.

Volvieron a oponerse a la oferta de partición de Camp David en 1978, y hasta entrados los años ochenta Arafat no reconoció el derecho de Israel a existir, paso que muchos de sus propagandistas occidentales todavía no han dado, pues por algo había que sustituir su debelada ideología.

En 2000, el plan Barak recogió casi todas las reivindicaciones territoriales de los palestinos. Arafat prefirió lanzar la segunda intifada y ordenar a los miles de policías y agentes de la Autoridad Palestina en Gaza que hicieran la vista gorda al lanzamiento de cohetes Kassam por parte de Hamas contra la población civil de Israel. En 2001 lanzaron siete cohetes; en 2002, cuarenta y dos; en 2003, ciento cinco; en lo que llevamos de 2004 han lanzado 159 cohetes Kassam. El último ha matado a un niño de dos años y a otro de cuatro.

¿Por qué este crescendo cuando Israel ha decidido retirar sus fuerzas de Gaza el año que viene? Porque Arafat y el islamismo actúan desde la más absoluta irracionalidad. ¿Llegarán a entenderlo los periodistas, intelectuales y profesores "comprometidos" que invocan las causas del terrorismo? Profundo ha de ser el atavismo para no haber podido identificar aún el patrón antinegociador de una de las partes en conflicto.

Estrategia
El ejemplo japonés
GEES Libertad Digital 9 Octubre 2004

La clase dirigente nipona era consciente de que su política de seguridad, marcada por la experiencia de la II Guerra Mundial y los parámetros de la Guerra Fría, había quedado anacrónica. Las amenazas a las que hoy tiene que enfrentarse son muy distintas de las de hace quince años y era necesario revisar en profundidad tanto su estrategia como sus capacidades militares. Dado lo delicado del tema, en un país que ha sufrido dos ataques nucleares, el Primer Ministro solicitó un informe a un grupo de personalidades. El Informe ya se ha presentado y sus principales conclusiones han sido asumidas por el Gobierno. La ciudadanía aparentemente las acepta y se dispone a vivir un importante período de cambio.

Japón ha comprendido que su peso en la economía internacional así como la defensa de sus intereses requieren la adopción de un papel más protagonista en la sociedad internacional. Su previsible entrada en el Consejo de Seguridad como miembro de pleno derecho le facilitará el camino, pero le obligará a una más activa participación en la solución de crisis internacionales, con el inevitable envío de contingentes militares.

El desarrollo de los programas nuclear y de misiles balísticos de Corea del Norte supone una amenaza directa para su seguridad, que debe reflejarse en su estrategia nacional. Bajo ningún concepto pueden permitir que un misil despegue con dirección a su territorio. El gobierno norcoreano ha dado repetidas muestras de su intención de disponer de estas capacidades, por lo que resultaría irresponsable no tomar medidas. Además, el islamismo ha atacado intereses japoneses y lo seguirá haciendo.

Estas amenazas se expresan en armas de destrucción masiva y actos terroristas, acciones que se vienen denunciando sistemáticamente desde que la OTAN aprobara en 1999 el Nuevo Concepto Estratégico.

¿Cómo reaccionar? El Informe, de cuyo contenido sólo tenemos referencias publicadas en la prensa internacional, confirma medidas ya tomadas y propone otras perfectamente ortodoxas:

- Reforma de la Constitución, dejando atrás el compromiso pacifista.

- Reducir la dependencia de Estados Unidos en materia de seguridad frente a terceros. Japón tiene que poder resolver sola los problemas que le planteen algunos de sus vecinos.

- Reorganizar las fuerzas armadas, desde un modelo basado en la defensa frente a un ataque convencional a otro más flexible y orientado a la prevención y proyección.

- No se plantea la nuclearización de la defensa. Sin embargo, el tema sigue en cartera ante la evolución del programa norcoreano y las sospechas de que Corea del Sur no ha dejado de investigar en este terreno para, llegado el momento, poder disponer de cabezas en un tiempo breve.

- Asunción del principio de pre-emptiveness, lo que la prensa y clase política española ha traducido incorrectamente como "guerra preventiva". Pre-emptive, o "acción anticipatoria" es un ataque contra el enemigo cuando éste ya está desplegado en el campo de batalla. Trasladado este concepto al teatro terrorista o a una amenaza por misiles supone actuar cuando una célula se ha constituido, un misil se ha estacionado con dirección al atacante o su mando está dispuesto a dispararlo. Claramente es Corea del Norte el objeto de la preocupación japonesa.

- Desarrollar una mayor capacidad de proyección de fuerzas, pues no se trata tanto de combatir en el archipiélago como allí donde sus intereses estén amenazados o sus compromisos internacionales lo requieran.

- Confirma la decisión ya tomada de desplegar un sistema contra misiles balísticos, un escudo, en desarrollo conjuntamente con Estados Unidos. Si Japón es capaz de atacar los silos y el conjunto de infraestructuras y depósitos nucleares norcoreanos y, al mismo, puede defenderse de un contra-ataque su seguridad mejorará considerablemente.

La clase política y la sociedad japonesa ponen de manifiesto su madurez y su sentido de la responsabilidad. Se enfrentan cara a cara con la realidad, reabren dolorosas discusiones y se disponen a revisar en profundidad su estrategia nacional. Ese es un ejemplo que los españoles deberíamos mirar con mucho respeto, porque nosotros somos exactamente sus antípodas. Gracias a nuestro gobierno nos hemos convertido en el modelo a no imitar, en el ejemplo de frivolidad e irresponsabilidad, en el "aliado" de los terroristas. El reciente editorial del Wall Street Journal no hace sino plasmar lo que es comúnmente aceptado: que somos un pueblo cobarde que rehuye problemas y responsabilidades, en la creencia de que escondiendo la cabeza bajo tierra dejaremos de ser objetivo; y aún más, que simpatiza con quién castiga al hegemonismo liberal. Huyendo los problemas sólo se agravarán y, de paso, lograremos hacer añicos un prestigio que costó mucho levantar.      GEES, Grupo de Estudios Estratégicos

No quieren ver el fin
Alfonso Cordero Garcián/Milagro. Navarra Cartas al Director El Correo 9 Octubre 2004

Es evidente que al nacionalismo vasco -en su conjunto y en sus variantes-, el golpe policial contra ETA le cogió a contrapié. La posibilidad de que ese siniestro tótem protector pueda de facto desaparecer, es algo que no pueden digerir. De ahí que todos unidos, desde los más radicales a los considerados democráticos, han recorda- do con insistencia a la ciudadanía anteriores operaciones policiales en que se dio por liquidada a la cúpula sanguinaria, avisando de cómo luego se regeneró. Pero hay dos factores vitales que diferencian esas previas situaciones de la actual. La primera, el ánimo colaborador de Francia, que ha puesto lo mejor de sus servicios secretos y CRS en la tarea -el Gobierno francés, por primera vez, de hoz y coz al lado del español-. Y la segunda, la pinza mortal que está suponiendo el Pacto Antiterrorista, que ha privado de dinero, periódicos, radios y recambio a los asesinos. El fin de ETA está aquí, y sólo el PNV & asociados no lo quieren ver. Se juegan mucho en ello.

ETA anuló por el 11-M un macroatentado en Madrid con cuatro coches bomba simultáneos
El juez Garzón se resiste a dejar a «Mikel Antza» en Francia y pide su entrega inmediata a España
La banda terrorista ETA planeó a principios de este año una cadena de atentados en Madrid, para el pasado mes de junio, con cuatro coches bomba dispuestos en varios puntos de la capital. Pero debido a los atentados del 11 de marzo, la organización terrorista se vio obligada a suspender estos planes. Así lo ha revelado a agentes de la Guardia Civil el camionero Pedro Antonio Alcantarilla, que fue detenido el pasado domingo en Burgos con motivo de la macrooperación contra ETA en Francia y en la que fueron arrestados los jefes «Mikel Antza» y su compañera «Anboto».
J. M. Z. / Josefa Rodríguez La Razón 9 Octubre 2004

Madrid- El camionero Pedro María Alcantarilla, que fue detenido el pasado domingo en Burgos en el transcurso de la operacion en la que la Guardia Civil desmanteló el «aparato de logística» de ETA, manifestó a la Benemérita que la banda tenía previsto realizar un atentado en el mes de junio con cuatro coches bomba que iban a estallar simultáneamente en Madrid. Este individuo explicó que sabía este dato porque se lo había comentado su responsable en Francia Juan Cruz Maiza. Según Pedro María Alcantarilla, los atentados fueron suspendidos por su cercanía en el tiempo con la matanza perpetrada en Madrid por terroristas islamistas el 11 de Marzo, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes antiterroristas.

Por otra parte, tal y como adelanto este periódico este verano, la organización criminal había decidido, tras el 11-M, reanudar los atentados de una manera progresiva, «sin hacer demasiado ruido», y por eso colocó las bombas de escasa potencia en Asturias, Cantabria y Galicia. Las declaraciones de Alcantarilla vienen a ratificar estas informaciones y demuestran que ETA abrió un debate tras el atentado islamista.

Por otro lado, el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, acordó ayer por la tarde el ingreso en prisión incondicional del camionero español Pedro María Alcantarilla, detenido el pasado domingo en Burgos. El magistrado imputa a Alcantarilla los delitos de integración en organización terrorista y depósito de armas y explosivos. El detenido, que se negó a declarar ante el juez, recibió 66.000 euros de ETA para construir el zulo descubierto bajo su casa, en la localidad francesa de Urrugne.

En el auto de prisión dictado por Fernando Andreu se recuerda que en su vivienda situada en la localidad vasco-francesa de Urrugne, donde residía con su mujer Lourdes Urdanpilleta, también arrestada el pasado domingo, la policía francesa localizó una importante cantidad de material explosivo, granadas, detonadores, armas y munición. En concreto, en la vivienda existía un zulo de unos 40 metros cuadrados, con un sistema hidráulico muy sofisticado que se activaba con un mando a distancia. En el interior de ese zulo había 250 kilos de clorato, 70 de azufre, 4 kilos de polvo de aluminio, un cordón detonante, 30 granadas, 31 lanzagranadas, 12 granadas de fabricación artesanal de las llamadas «Jotake» y un misil tierra aire de fabricación rusa. El auto de prisión, el juez explica que hay indicios suficientes para acusara Alcantarilla de facilitar nombres de personas «captables» para ETA.

Pedro María Alcantarilla reconoció también en sus declaraciones policiales que recibió de ETA 66.000 euros para habilitar el zulo de su domicilio. La declaración del detenido se inició en torno a las tres de la tarde, pero se suspendió a petición del abogado de la defensa Zigor Reizabal, después de que Alcantarilla sufriera una «crisis de ansiedad» y se echara a llorar. La comparecencia se reanudó en torno a las seis de ayer.

Por otra parte, el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, cursó ayer una euroorden a Francia en la que reclamó la entrega inmediata del dirigente de la banda terrorista ETA Mikel Albizu, «Antza», según afirmaron fuentes jurídicas. El magistrado tomó esa decisión aún a pesar de que a principios de la pasada semana la fiscalía de la Audiencia Nacional había asegurado que, por el momento, no se iba a solicitar la entrega a España del dirigente etarra. Garzón acompaña su petición de los datos contenidos en el auto de procesamiento ditado contra «Antza» el 5 de febrero de 2002, en el que se le acusa de integración en el entramado constituido por ETA-EKIN y KAS.

Según el juez en el auto, a través de ese colectivo, el «aparato político» de la banda se encargaba de la adquisición en el mercado internacional de armas, explosivos y distintos materiales necesarios para la actividad terrorista. Por otra parte, fuentes de la lucha antiterrorista aseguraron ayer a Ep que la verdadera intención de ETA con los artefactos que se descubrieron los pasados 25 y 26 de septiembre en Guipúzcoa y Huesca era provocar «un gran apagón» a ambos lados de la frontera con Francia.

Bono edita en todas las lenguas el spot del 12 de octubre y sólo en el vasco cita «Fiesta Nacional»
El ministro de Defensa resucita de nuevo la polémica del valenciano al equipararlo al catalán
El Ministerio de Defensa ha editado un spot publicitario para promocionar el 12 de octubre en todas las lenguas del Estado español, incluida el valenciano. Sólo en el anuncio realizado en euskera se cita el término «Fiesta Nacional». Al término del Consejo de Ministros, José Bono pidió ayer disculpas por este error, que achacó a la empresa publicitaria y traductora de los anuncios. Con estos spot, el Gobierno volvió a resucitar ayer la polémica sobre si el valenciano es o no un idioma diferente al catalán. Bono expresó el respeto que al Gobierno le merece esta lengua reconocida por la Constitución.
Inmaculada G. de Molina La Razón 9 Octubre 2004

Madrid- El Ministerio de Defensa ha decidido, en esta ocasión, promocionar el Día de la Fiesta Nacional con folletos publicitarios, con el lema «12 de octubre. Un día para celebrar», y publicidad que se insertará en los medios de comunicación escritos y audiovisuales. Precisamente, los anuncios que se emitirán en la televisión y radio fueron los que ayer suscitaron la polémica por distintos motivos. En primer lugar, el spot en euskera es el único que cita el término «Fiesta Nacional». Al término del Consejo de Ministros, José Bono se apresuró a pedir disculpas por el error de traducción achacable exclusivamente a la empresa encargada de estos anuncios. El titular de Defensa aseguró que este fallo se corregirá antes de su emisión.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, se emitieron los distintos spot en euskera, gallego, catalán y castellano, aunque no el de en valenciano. Tras esta demostración, Bono aseguró, por si quedaba alguna duda, que también se había rodado en valenciano. De hecho, en la carpeta con documentación que se facilitó a la prensa se incluyó también un CD con el anuncio en su versión valenciana. Así, el Gobierno volvió ayer a resucitar la polémica sobre si el valenciano es o no un idioma diferente del catalán.

La petición realizada semanas antes por el ministro de Asuntos Exteriores a Bruselas para que se reconozca como idiomas oficiales el euskera, gallego, catalán y valenciano ya había levantado más de una ampolla. Tras el compromiso del Ejecutivo de buscar una fórmula de consenso que agradara a catalanes y valencianos, parecía enterrada esa polémica lingüística, que ayer Bono se encargó de reabrir con unas cuñas promocionales de la Fiesta Nacional. Según Bono, con esta grabación en valenciano no se busca crear de nuevo ningún tipo de polémica. «El ministerio de Defensa no es la Real Academia de la Lengua, pero se esfuerza en hacer las cosas bien. El valenciano tiene una consideración estatutaria y constitucional que el Gobierno respeta, como no podría ser de otro modo».

Los grupos parlamentarios de CiU y ERC coincidieron ayer en criticar con dureza la inclusión de veteranos de los dos bandos de la Guerra Civil en el desfile de la Fiesta Nacional, que calificaron de «esperpento», así como el «ataque» al catalán que supone la publicidad sobre el Ejército en valenciano. El portavoz de Defensa de CiU calificó de «esperpéntica» y «folclórica» la decisión de Bono de «reabrir el debate de las dos Españas. ERC y CiU acusaron al Gobierno de atentar contra la unidad del catalán. Además, se preguntaron «por qué Bono no ha hecho también la campaña en andaluz, si tan interesado está en las variaciones dialécticas», informa Efe.

La trompeta de Bono
Nota del Editor  9 Octubre 2004

Va a resultar entretenido ver al ministro de indefensa hacer el anuncio en la versión trompeta y silbo gomero durante el desfile de las fuerzas desarmadas; la lástima es que este tinglado nos cuesta más caro que el circo, y allí reímos y no nos avergonzamos de ser españoles. Que conste que yo no les voté en las últimas elecciones, incluso avisé al PP de que por su incumplimiento del Art 3º de la constitución española y consiguiente aplastamiento de los hispanohablantes no les iba a votar, y a la vista de la que venía encima con las bombas de Atocha, tuve que cambiar de opinión y darles mi voto (para hacerlo en Galicia tendría que suceder el diluvio universal).

EL CONSERVADOR HOWARD, REELEGIDO POR CUARTA VEZ
Australia decide en las urnas que no abandonará la fuerza multinacional de Irak
Los australianos han votado quedarse en Irak y no ceder al chantaje terrorista. El primer ministro John Howard y su Coalición Liberal han vencido este sábado en las elecciones generales de Australia, lo que reconoció su principal rival, el laborista Mark Latham, en una comparecencia ante sus seguidores. Aunque el escrutinio no ha concluido, Latham dijo a los suyos que ya ha felicitado a Howard y extendió las gracias a los miembros de su partido y a los electores.
Agencias Libertad Digital  9 Octubre 2004

El primer ministro conservador australiano, John Howard, ha calificado de "histórica" su reelección para un cuarto mandato consecutivo tras su victoria en las elecciones legislativas australianas celebradas este sábado, tras estimar que los ciudadanos deberían estar orgullosos de participar en la guerra contra el terrorismo. Howard declaró, según Europa Press, que "es realmente un éxito histórico para nuestros dos partidos" ya que "somos privilegiados de poder participar en un gran ejercicio de democracia".

El jefe de gobierno australiano declaró que en el mismo día que los australianos votaban "el pueblo de Afganistán celebró elecciones". "Estos comicios han sido posibles gracias a que muchos países, entre ellos Australia, estuvieron dispuestos a alzarse en favor de la democracia y en contra del terrorismo", dijo Howard.

El primer ministro australiano, fiel aliado de Estados Unidos en la guerra en Irak, dijo que "mientras el pueblo de Afganistán" votaba este sábado "y en particular las mujeres de Afganistán que fueron reprimidas de manera tan brutal durante tanto tiempo debemos estar orgullosos del papel que hemos juzgado en (esta) liberación". Durante la campaña electoral, prometió mantener los cerca de 900 soldados australianos destinados a Irak o en la región mientras que la oposición prometió retirarlas antes de Navidad.
El líder del partido laborista, Mark Latham, reconoció su derrota en las legislativas en Australia, felicitando al primer ministro conservador saliente John Howard, reelegido para un cuarto mandato consecutivo. Latham dijo, ante cerca de 800 personas reunidas en su circunscripción de un distrito de Sidney, que habló "con Howard" y le felicitó, "así como a su familia y los partidos de la coalición (conservadores) por su victoria".

Según las proyecciones informáticas de la cadena pública ABC, la coalición conservadora obtendría 87 de los 150 escaños en la Cámara de Representantes (Cámara Baja), cinco diputados másque en la legislatura anterior. Añadió que su campaña electoral fue positiva y continuará con ella durante los próximo tres años en el banquillo de la oposición en el Parlamento, que cuenta con 150 escaños.

Políticos y académicos rechazan que se elabore una Ley de Lenguas
Los representantes de cinco autonomías exigen más apoyo legal para los idiomas regionales
Representantes de los gobiernos y academias lingüísticas de País Vasco, Cataluña, Galicia, Aragón y Baleares han celebrado hoy en Barcelona la primera jornada de trabajo para estudiar la regulación del uso de las diversas lenguas de España y han coincidido en pedir un mayor reconocimiento legal de las mismas. Los participantes a la jornada mostraron sus reticencias a que se elabore una Ley de Lenguas del Estado, ya que en su opinión «se puede convertirse en una ley de bases que limitara la capacidad de las CC AA».
Redacción La Razón 9 Octubre 2004

Barcelona- Los asistentes a la jornada, que tendrá su continuidad en otro encuentro aún por concretar, se han repartido en dos grupos de trabajo, uno de ámbito académico y el otro institucional, y finalizados los debates, han emitido unas conclusiones presentadas públicamente por el conseller en cap de la Generalitat, Josep Bargalló.
Bargalló precisó que trasladará personalmente las conclusiones institucionales y académicas a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en una reunión que ambos ya han previsto para «inmediatamente después de que termine el proceso de aprobación de los Presupuestos del Estado».

En el ámbito institucional, los representantes de los cinco ejecutivos autonómicos –integrados por partidos distintos: dos del PP, uno del PSOE y los dos tripartitos catalán y vasco– han destacado como primera conclusión el «insuficiente reconocimiento legal» de las lenguas del Estado distintas al castellano.

En opinión de estos gobiernos, es necesario un mayor respeto a la diversidad, la pluralidad y el plurilingüismo «como valores enormemente positivos que afectan a derechos de los ciudadanos», y para ello abogan por el «despliegue» del artículo 3.7 de la Constitución a fin de garantizar la igualdad y la plena oficialidad de las distintas lenguas.

Según Bargalló, el desarrollo o el despliegue de este artículo compensaría «la ambigüedad» con la que se contempla el plurilingüismo en la actual Carta Magna. En otra de las conclusiones institucionales, se aboga por la aprobación de medidas «legislativas, presupuestarias y ejecutivas» para incrementar el citado reconocimiento de la pluralidad de lenguas del Estado, y finalmente, se destaca la necesidad de una mayor coordinación del Estado para actuaciones de ámbito superior a una sola Comunidad Autónoma y de una mayor interrelación entre las CCAA que disponen de lengua propia.

En el ámbito académico, el presidente de la sección filológica del Institut d'Estudis Catalans (IEC), Joan Martí, expresó las reticencias de algunos participantes a la posible elaboración de una Ley de Lenguas del Estado, ante el temor de que pudiera convertirse «en una especie de ley de bases que limitara la capacidad legislativa de las comunidades autónomas en esta materia».

Los representantes de las academias sí que coinciden, no obstante, en que dicha ley general «o en su caso, las leyes de menor rango que pudieran aprobarse en su lugar» deben «superar las ambigüedades que genera la Constitución», y también apuestan por establecer con claridad «los territorios y los nombres de cada lengua», así como definir «la autoridad lingüística correspondiente a cada una de ellas».

Ley del Español
Nota del Editor 9 Octubre 2004

Efectivamente, una ley de "lenguas" en plural, es todo un disparate; lo que hace falta es aplicar el sentido común, y dejar las lenguas que sigan su camino, que sirvan para comunicarse, no para establecer reinos de taifas y aprovecharse de la situación, como ocurre en la actualidad, donde los listillos monolingües en la lengua "propia" han copado todo el tinglado de las comunides autonosuyas. Cuando a la vaca se le sequen las ubres, por donde habrá que cortar ?. Están dilapidando los años buenos, ayudas irrepetibles de la Unión Europea y han abandonado todo lo que puede suponer una inversión, imprescindible para el futuro ya inmediato.

El 60% de los españoles rechaza cambiar la matrícula y atribuye la iniciativa a la presión del tripartito catalán
Más de la mitad de los encuestados expresa el temor a que su vehículo sea objeto de actos vandálicos en algunas comunidades
La sociedad no quiere que el Gobierno incorpore distintivos autonómicos en las matrículas, y sólo entiende que el Ejecutivo socialista proponga esta medida por las presiones de la Generalitat de Cataluña, PSC, ERC y los comunistas catalanes. Así lo pone de manifiesto la encuesta realizada por Celeste-Tel para LA RAZÓN. Las respuestas de los encuestados no dejan lugar a dudas. El 58,83% valora «bien» o «muy bien» la decisión del anterior Gobierno del PP de suprimir las siglas provinciales, frente a un 24,67% que lo vio «mal» o «muy mal». Uno de los datos llamativos de la consulta es que el 50,83% de los consultados tiene miedo a que su vehículo sufra daños a la hora de hacer un viaje a determinadas regiones.
Redacción La Razón 9 Octubre 2004

Madrid.- El director general de Tráfico, Pere Navarro, lo anunció en una entrevista a LA RAZÓN el pasado 10 de septiembre, y dos semanas después los confirmó oficialmente el ministro del Interior, José Antonio Alonso: el Gobierno quiere que las matrículas de los vehículos españoles lleven un distintivo autonómico. Atrás quedarán las campañas lanzadas en los últimos meses en Cataluña para que las matrículas de esta región incorporen el conocido «CAT». Incluso desde el Senado, los grupos de CiU, PSOE i Entesa Catalana de Progrés han instado esta semana al Gobierno socialista a introducir la «marca» autonómica en un periodo de tres meses. Pero la mayoría de los españoles no comparten estas prisas ni el objetivo último.

Según la encuesta realizada por Celeste-Tel para LA RAZÓN sobre la polémica medida, al 58,83% de los españoles les pareció «bien» o «muy bien» la decisión del anterior Ejecutivo del PP de suprimir las siglas provinciales en el año 2.000, mientras que al 24,67% le pareció «mal» o «muy mal». Por segmentos de población, las respuestas afirmativas, en este caso, se mantuvieron en la misma proporción en los distintos grupos de edad, mientras que, entre los que respondieron negativamente, predominaron los menores de 31 años. Para el 58,5 por ciento de los ciudadanos incluir el distintivo de cada región en las placas de matrícula de los vehículos debería ser voluntario (46,83%) o estar prohibido (11,67%), mientras que sólo el 22,67 por ciento de los encuestados considera que el cambio debería ser obligatorio. En cualquier caso, en todos los grupos de edad de los encuestados la opción con más apoyo popular es la de que sea voluntario.

Respecto al modelo de placa de matrícula, el 41,83 por ciento de los españoles respalda la configuración de la actual placa de matrícula, sin distintivo autonómico. La cifra de respaldo supera el 50 por ciento entre los encuestados mayores de 31 años. Los que desean que se incorpore la «marca» autonómica representan el 25,83 por ciento de los ciudadanos, mientras que un 20,33 por ciento de los encuestados preferiría volver al diseño anterior, que incluyese la siglas provinciales.

Otra de las cuestiones planteadas es si la decisión del Ejecutivo socialista de corregir las actuales placas de matrícula se debe a la «presión política de los socios catalanes del actual Gobierno». Para el 46,5 por ciento sí ha habido presión política, mientras que sólo el 26,33 por ciento no está de acuerdo con esta interpretación. En todos los grupos de edad la primera opción es la más extendida, especialmente entre los menores de 31 años, segmento en el que el 56,1 por ciento de los encuestados cree que la iniciativa es fruto de la presión que ejerce el tripartito catalán en el Gobierno de la Nación. Uno de los aspectos que más preocupa a los ciudadanos son las consecuencias que tendrá el cambio de matrícula. El 50,83 por ciento de los españoles cree que incluir el distintivo autonómico reeditará el «peligro» de sufrir daños en determinadas Comunidades Autónomas a la hora de hacer un viaje. En cambio, el 40,17% no aprecia dicho peligro.

Por otra parte, desde el punto de vista del bolsillo de los ciudadanos, la encuesta se ha interesado por las consecuencias que tendrá la medida en la adquisición de los vehículos de segunda mano. El 37,17 por ciento no cree que afecte, mientras que el 52,17 de los españoles encuestados considera que el distintivo autonómico «perjudicará la venta de coches de segunda mano». Precisamente, la casi totalidad de las asociaciones automovilísticas integradas en el Foro de la Automoción, con excepción del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), pidieron en julio por carta al ministro del Interior, José Antonio Alonso, la no aplicación del cambio en las matrículas de los coches.

En una carta posterior dirigida al ministro de Economía, Pedro Solbes, estas organizaciones se quejaron de no haber recibido respuesta alguna del titular de Interior. La misiva al ministro del Interior hizo hincapié en que la inclusión de una referencia a la procedencia autonómica del coche implicaría la creación de «numerosos mercados estancos», que fueron muy perjudiciales en el pasado para la comercialización de los vehículos usados. Las organizaciones automovilísticas incidieron en que el actual sistema de matriculación, sin referencias geográficas, «ha sido un logro muy importante, muy especialmente para los usuarios de vehículos, que en sus desplazamientos no tienen ningún problema derivado de su procedencia territorial». Los firmantes apuntan que «si por imperativo político» se tiene que incluir un distintivo geográfico en los coches éste se colocara, con carácter voluntario, en la parte trasera del vehículos, «pero, y ello es muy importante, sin incluir en la placa de matrícula tal distintivo». Las fechas del trabajo de campo de la encuesta telefónica de CELESTE-TEL para LA RAZÓN van del 29 de septiembre al 1 de octubre. El universo fue la población española de ambos sexos y mayor de 18 años. La muestra se hizo mediante 600 entrevistas, para un nivel de confianza del 95,45% (2sigmas), y para P=Q, el error es del 3,99% para el conjunto de la muestra. El muestreo fue aleatorio simple, polietápico y estratificado por conglomerados. Como puntos de muestreo se tomaron 106 municipios de de las 19 Comunidades Autónomas y Ciudades Autónomas.

Recortes de Prensa   Página Inicial