AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 28 Octubre 2004

El TSJC admite un recurso contra el Decreto de la Generalitat que regula la actividad de los porteros de discoteca
BARCELONA, 25 EUROPA PRESS 28 Octubre 2004

EL BRAVUCON CAROD
Barcelona, Luis G.  28 Octubre 2004

A la luna del PP
José Alejandro VARA La Razón 28 Octubre 2004

Más atentos a los independentistas que a la realidad
EDITORIAL Libertad Digital  28 Octubre 2004

Que lo trasladen a Paracuellos
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 28 Octubre 2004

Chicago años 20
Ignacio Villa Libertad Digital 28 Octubre 2004

La estrategia
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Octubre 2004

PSC y Estatut
Francisco MARHUENDA La Razón 28 Octubre 2004

El PSOI
César VIDAL La Razón 28 Octubre 2004

Vera y Fray Bellota, contra Einstein
José García Domínguez Libertad Digital 28 Octubre 2004

EL COSTE DEL PACTO
Editorial ABC 28 Octubre 2004

POLÍTICA DE SÍMBOLOS
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 28 Octubre 2004

¿Catalán en peligro
Cartas al Director ABC 28 Octubre 2004

La UB contrata a un escolta para que proteja al profesor amenazado Francisco Caja
EFE Libertad Digital  28 Octubre 2004

Recalde: «El nacionalismo no tiene la hegemonía, es una ocupación del poder»
Manuel Calderón La Razón 28 Octubre 2004

Ibarra veta la presencia de César Alonso de los Ríos en un debate sobre la unidad de España
Libertad Digital  28 Octubre 2004

Vázquez insiste en que la ley le permite modificar el topónimo
Redacción / A Coruña El Ideal Gallego 28 Octubre 2004

La Xunta no impedirá la cooficialidad de los topónimos A Coruña y La Coruña
(Juan Gómez-Aller | a coruña) La Voz 28 Octubre 2004
 


El TSJC admite un recurso contra el Decreto de la Generalitat que regula la actividad de los porteros de discoteca
BARCELONA, 25 EUROPA PRESS 28 Octubre 2004

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha admitido a trámite un recurso presentado contra el Decreto de la Generalitat de Catalunya, publicado el pasado 20 de julio, por el que se regulan los criterios de habilitación y las funciones del personal de control de acceso de determinados establecimientos de espectáculos y actividades recreativas.

La Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-administrativo del TSJC ha admitido a trámite un recurso presentado por la Asociación por la Tolerancia en contra del citado decreto, al considerar que la norma vulnera la Constitución al exigir el catalán a los porteros, entre otras supuestas irregularidades, según explicaron fuentes judiciales a Europa Press.

Según la asociación, "la introducción de requisitos lingüísticos para el acceso a la profesión de portero/controlador de acceso de espectáculos es ilegal, en la medida que vulnera", además de la Constitución, "la propia Ley de Política Lingüística 1/1998".

En este sentido, el TSJC deberá decidir si el decreto excluye el principio de disponibilidad lingüística en el ámbito de las relaciones privadas, como sostiene la asociación.

En concreto, los artículos impugnados son el apartado e del número 5, el 10.2 y el 11. El primero se refiere a los requisitos de los porteros, que deben "tener unos conocimientos básicos de las lenguas oficiales de Catalunya, a fin de poder atender al público en estas lenguas". El segundo se refiere a un distintivo que deben llevar estos trabajadores en el que se lea "Personal de control de acceso" (en catalán).

El último de los artículos impugandos señala que "el personal que ejerce las funciones de personal de control de acceso" debe poder atender al público en cualquiera de las lenguas oficiales de Catalunya (castellano y catalán).

El citado decreto fue aprobado tras varios años de negociación con los empresarios del sector de la noche y, entre otras novedades, los porteros pasan a llamarse, oficialmente, controladores de accesos. Asimismo, deberán lucir una chapa con el número de carnet profesional y deben superar unos exámenes teóricos y prácticos."

EL BRAVUCON CAROD
Barcelona, Luis G.  28 Octubre 2004

Josep Lluis Carod Rovira es el bravucón más grande que hemos conocido.
De hecho se permitió insultar a toda España hablando en catalán por TVE 1 y anunciando la buena nueva de la independencia de Cataluña. Habló adoptando el aspecto de gran redentor de los catalanes.

Luego hizo una visita de Estado a los asesinos de Eta en el Sur de Francia. Tuvo serios disgustos políticos por ello que le obligaron a salir del Govern a instancias de Zapatero. Siguieron otras actuaciones suyas que indican un cierto desequilibrio en su persona. Le gusta exagerar mucho en sus actuaciones para hacer propaganda. Esta es su
estrategia.

El día 2 de agosto de 2004, Carod anunciaba que en una próxima visita al Presidente del Gobierno, le pediría que el catalán fuera reconocido como una lengua oficial del Estado, y el traspaso a Cataluña de la gestión  de puertos, aeropuertos y red ferroviaria.. Asimismo, ERC condicionó su apoyo al presupuesto del Estado de 2005 a que el 19% de la inversión vaya a Cataluña.

Estudiemos los logros conseguidos por Carod con su estrategia de bravucón. En cuanto a la independencia de Cataluña el día 15 de Septiembre el Presidente del Gobierno le comunicó su negativa al  derecho de autodeterminación y a las aspiraciones independentistas. Le advirtió que él mismo vetaría un estatuto soberanista.

Durante tres horas de reunión Carod pidió al Presidente algo más que palabras. Pero no obtuvo más que palabras. Nada respecto a la gestión de puertos y red ferroviaria. Además el día 28 de Septiembre, en la inauguración de la tercera pista del aeropuerto del Prat, la Ministra de Fomento no se pronunció sobre la cogestión del aeropuerto que Carod reclamaba con insistencia. Y esto a pesar de sus amenazas de que esta era la última vez para encajar Cataluña en España.

De hecho de las inversiones del Estado, Cataluña recibirá en 2005 un 0,91% menos que lo presupuestado para 2004. Estas inversiones ascenderán al 15,5% del total mientras, recordemos, que Carod exigía un 19% que de
nuevo no ha conseguido ni aproximadamente.

¿Que consigue Carod con sus brabuconerías? Probablemente lo más tangible que consigue es aparecer en los periódicos de Cataluña. Interiormente Carod debe estar escuchimizado después de tantos  fracasos.

A la luna del PP
José Alejandro VARA La Razón 28 Octubre 2004

Cuando un sabio señala la luna, el tonto mira el dedo. Sin ánimo de resultar ofensivo, hay alguien que está haciendo el tonto. La Comisión de investigación sobre los dramáticos episodios del 11-M, tan denostada en sus inicios (el chusco episodio del portero que avistó la furgoneta no prometía más que decepciones), ha empezado a granjearse una cierta respetabilidad. Seguramente debido a la decisión de no darle un carpetazo prematuro y apostar por la teoría tan gráficamente expresada por Mariano Rajoy cuando afirmó que no había que cerrarla nunca.

Es posible que al común de los ciudadanos le aburra soberanamente este ejercicio de dar vueltas en torno a un promontorio de indefinibles perfiles al objeto de llegar a la conclusión de que se trata del Everest. Y luego, intentar escalarlo y hacer cima. Se trata de un empeño farragoso que, para los ojos menos prevenidos, puede transformarse en una liturgia estéril, en un auto sacramental laico y absurdo en el que participan oficiantes demasiado dispersos. Militares, policías, expertos en la nada, cronistas carroñeros, diputados, mendrugos, carotas, perdonavidas y la colección completa de soplones de la pasma a quienes por lo visto nunca les llegó la invitación.

Después de largas comparecencias y extenuantes interrogatorios, es cierto que el Partido Popular había alcanzado su principal objetivo, consistente en dejar demostrado que durante las fatídicas fechas del 11 al 14-M pudo incurrir en errores de gestión de la crisis, en despistes imperdonables, en patinazos de comunicación y en una serie interminable de meteduras de pata. Pero sí consiguió trasladar a la opinión pública la idea de que en aquellas atormentadas horas no actuó con intención de transmitir información engañosa. Recordemos la ilustrativa declaración del experto policial Jesús de la Morena, que tantos nervios desató entre los que pretendían más que una investigación, una crucifixión. O las nueve horas de la admirable intervención de Ángel Acebes, tan sólida como irreprochable.

Es decir, la Comisión-río suspendió sus sesiones en verano con un excelente resultado en el casillero del PP, que asumió torpezas y errores, pero que, salvo para quienes ya traían las conclusiones escritas de casa, sí había conseguido borrar una gran parte de dudas y sospechas sobre el calificativo de «mentiroso» que en la fecha electoral abarrotó las urnas.

Hace unos días, un golpe de eficacia permitía desbaratar el segundo zarpazo que los hijos de Laden tenían preparado para acrecentar el dolor de este pueblo de infieles que para ellos es España, en forma de la voladura de la Audiencia Nacional. Este golpe seco a las entrañas de la bestia del terror islamista desbarataba otro de los mensajes-fuerza que tan profusamente se difundió en aquellas jornadas de hierro que precedieron al 14-M. Esto es, que la masacre de Atocha no fue la venganza a nuestra modesta presencia en Iraq o a la menos humilde presencia en las Azores. Zapatero retiró a la carrera nuestras tropas de Bagdad, se alineó con los no intervencionistas y, sin embargo, los asesinos de Al Qaida siguen en sus trece.

Por lo tanto, el PP podía respirar satisfecho al haber alcanzado dos de sus principales objetivos: despojarse de la ignomiosa acusación de Gobierno «mentiroso» (no nos lo merecemos, recuerden) y arrasar con la canalla versión de que el 11-M fue producto del envío de tropas a Iraq.

Pues bien, por razones no del todo explicables, el aparato de comunicación del PP en vez de hacer mirar con insistencia la esplendorosa luna que tiene ante sus ojos en forma de argumentos positivos (no se mintió, nada tuvo que ver la guerra) está ahora contemplando afanosamente el dedo. O sea, la pista de ETA.

Jesús María Zuloaga, miembro de esta Redacción y el mayor experto en información sobre terrorismo de este país, tiene bien escrito y razonado que, al menos hasta el día de hoy, no hay una sola prueba que avale semejante teoría que, ahora mismo, nos tiene a todos informativamente atrapados. El papel con los nombres de dos etarras aparecido en los bolsillos del terrorista Bensmail no deja de ser un indicio, una pista o una casualidad. Igual que las rutas paralelas de las caravanas de la muerte o el vehículo hurtado en el callejón del confidente Trashorras. De momento, indicios, serios, interesantes, pero no pruebas. Que se investigue, sí, esa línea, todo lo que haga falta, hasta cobrar o no pieza. Que se profundice en intentar averiguar el posible maridaje de muerte entre etarras e islamistas. Que se llegue hasta el fondo con seriedad y no con grabaciones absurdas filtradas desde el negociado de la señora Gallizo. Pero cuidado, no sea que de tanto mirar el dedo, el PP se olvide de que ahí sigue la luna.

Más atentos a los independentistas que a la realidad
EDITORIAL Libertad Digital  28 Octubre 2004

Desde luego, vemos mucho menos improbable que baje el petróleo, que ZP aprenda a decir “no” a quienes, dentro y fuera de su partido, le fuerzan al gasto público improductivo y descontrolado" Ha hecho muy bien Rajoy en citar literalmente la negativa descripción que, de los Presupuestos de Solbes para el año que viene, hicieron en el Congreso los independentistas catalanes horas antes de recibir la llamada telefónica que les llevó a correr a retirar sus enmiendas y pasar a anunciar el más entusiasta de sus apoyos.

Si bochornoso fue aquel espectáculo, más lo ha sido el ver este miércoles cómo se debatían en el Congreso unos Presupuestos, no en base a los mismos, sino presuponiendo, a su vez, lo que va a ser su texto definitivo. Al margen de que ZP pague el apoyo que recibe de la izquierda independentista, bien con concesiones presupuestarias, bien con concesiones políticas, o —como es más probable— con ambas, es una autentica falta de respeto al parlamento y a los ciudadanos someter a debate unos presupuestos a los que la principal formación de la oposición tiene que abordarlos “por aproximación”.

Lo que parece evidente es que el respaldo final de Esquerra Republicana a ZP no se ha traducido en que Solbes erradique la fragrante falta de realismo e inconveniencia de sus Presupuestos, que no se reduce, en absoluto, a la fragrante disparidad entre el precio real del petróleo y el contemplado por el ministro de Economía.

Bien está en que se señale esta disparidad en el precio del crudo como muestra de falta de realismo del Gobierno, pero tampoco la convirtamos, al mismo tiempo, en la excusa perfecta para que no se cumplan unas previsiones de crecimiento al margen de la gestión del Gobierno y de las prioridades y repartos que estipulan estos presupuestos.

Dice Solbes que el petróleo puede en el futuro bajar. Pues claro. Desde luego, vemos mucho más probable que lo haga a que Zapatero sepa decir “no” a quienes, dentro y fuera de su partido, le fuerzan al gasto público improductivo y descontrolado. Pero está visto que el “talante” de ZP sólo sabe decir “no” a la principal formación de la oposición que es la única –dicho sea de paso— que ha demostrado con los hechos lo que es elaborar presupuestos creíbles y útiles para el crecimiento económico de nuestro país.

Téngase en cuenta, además, que la Comisión Europea, a través del nada sospechoso miembro del PSOE, Joaquín Almunia, ha rebajado las estimaciones de crecimiento de la economía española hasta el 2,6% del PIB para 2004 y 2005, frente a las previsiones de Solbes que las sitúan, respectivamente, en el 2,8 y en el 3 por ciento. Otro tanto se puede decir del déficit que prevé la comisión del 0,1% para el año que viene y que Solbes lo cuantifica igual, pero con superávit. Pero, al margen de lo que prevea Bruselas, ¿es creíble que Solbes logre un superávit para todas las administraciones públicas cuando, al mismo tiempo, se anuncia el permiso de su Gobierno a los déficits autonómicos?

Solbes podrá escribir —si quiere— el cuento de la lechera, que ya vendrán —ya han venido, de hecho— los contradictorios cuando no disparatados anuncios del resto del Consejo de Ministros —empezando por el que lo preside— a tirar por tierra sus voluntaristas elucubraciones.

Que lo trasladen a Paracuellos
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 28 Octubre 2004

A lo mejor es la forma rubalcabiana de ayudar a Blas Piñar a poner en pie un partido de extrema derecha que le quite votos al PP, que es asunto que les obsesiona desde Jesús Gil, pero quizás sea sólo otra manifestación de incompetencia cainita Los lectores de Libertad Digital y oyentes de la COPE que participaron en la pregunta de ayer a propósito de la última ocurrencia del gran Luis Yáñez votaron por abrumadora mayoría (un 60%) que cuando el PSOE resucita la guerra civil es porque se ha quedado sin argumentos. Además, un treinta por ciento decía que antes de hablar de Franco y del Alzamiento de 1936, los del PSOE deberían empezar por pedir perdón por su golpe de Estado contra el Gobierno legítimo de la República en 1934. Y, de paso, que hagan lo mismo sus socios de ERC por el golpe de Companys, en vez de homenajearlo.

Pero la síntesis casi perfecta entre ignorancia, sectarismo e incompetencia no deja de producir noticias en el Ejecutivo zapateril. No sabemos si para disimular el fiasco de los Presupuestos o para difuminar el chantaje de Vera a González y de González a Zapatero, el Gobierno ha anunciado que piensa tomar medidas para anular o disminuir la simbología franquista del Valle de los Caídos. Al que, por cierto, no va casi nadie. A lo mejor es la forma rubalcabiana de ayudar a Blas Piñar a poner en pie un partido de extrema derecha que le quite votos al PP, que es asunto que les obsesiona desde Jesús Gil, pero quizás sea sólo otra manifestación de incompetencia cainita. Este es el peor Gobierno de la democracia, el de nivel intelectual y político más bajo, incluidos todos los de González, así que tampoco es de extrañar que se les ocurra siempre lo mismo: ganarle la guerra a Franco. Un poco tarde.

Pero si lo que les molesta es el aspecto franquista del valle de los Caídos lo que pueden hacer es trasladar la gigantesca cruz y la ciclópea base evangelística de Juan de Avalos a un lugar que conmemora la más feroz masacre del Frente Popular bajo presidencia del PSOE: Paracuellos del Jarama. Así no habría que entrar en el régimen franquista, porque los fusilamientos en masa de católicos y derechistas, incluyendo menores de edad, se perpetraron mucho antes de que Franco ganara la guerra y muchísimo antes de que se edificara el Valle de los Caídos. Hay una cruz grandota hecha con piedras blancas en el monte de Paracuellos, pero que sólo se ve por avión y que está desvaída por el tiempo y amortizada por la reconciliación nacional que, hasta que el PSOE decidió reabrir las trincheras de la guerra civil para tapar las fosas del GAL y la corrupción, era el hecho político indiscutido e indiscutible de la Transición.

Ahora bien, con la nueva documentación soviética que acredita de forma indiscutible la responsabilidad del Gobierno Largo Caballero y de Carrillo en aquella masacre, Paracuellos podría ser un buen lugar de peregrinación ciudadana y de educación política de los jóvenes. Ahí podría estudiarse la persecución de los católicos, la peor de la historia, y la auténtica realidad de la llamada “legalidad republicana”. Si después del traslado quedase dinero, Solbes puede instalar en los sótanos del Banco de España el Museo Negrín sobre el latrocinio socialista de España, desde el oro entregado a Stalin hasta las cajas particulares robadas por Prieto y trasladadas a México en el “Vita”. Y ahí podría empezar el tour de las checas de Madrid, empezando por la de Bellas Artes-Fomento y terminando en el Pardo, donde despellejaron vivo a Andreu Nin. Si hay que hablar de la Guerra Civil, hablaremos de toda la guerra civil, no sólo de lo que de ella sepa Carmen Calvo. O Zapatero, que es el auténtico responsable de esta empresa cainita.

Chicago años 20
Ignacio Villa Libertad Digital 28 Octubre 2004

Era previsible. El mismo guión de los negros años del felipismo se está cumpliendo al pie de la letra. Amenazas, chantajes y avisos en clave. Navajeo político sin contemplaciones. Pero lo peor ya no son sus propios enfrentamientos, lo estremecedor es que todavía tienen y mantienen los "tics" del poder cuando pensaban que España era su cortijo y que podían disponer de todo y de todos según el capricho personal.

La banda de Interior ha reaparecido con todo su estilo, con todas sus miserias y con todas sus componendas rastreras y mafiosas. Ahora resulta que Rodríguez Ibarra dice que ha sido amenazado de muerte por sus declaraciones sobre Rafael Vera. Habrá que recordar al presidente extremeño que fue él quién intervino en esta historia. Fue él mismo quién sacó una vez más los pies del tiesto sugiriendo que Rafael Vera estaba siendo condenado pero eran otros los que debían ir a la cárcel. Ahora dice Ibarra que tiene "una diana en el pecho" y que le puede pasar cualquier cosa. Sinceramente aquí hay dos posibilidades. O es que Ibarra ya no se encuentra en una situación de estabilidad emocional, o es que está acostumbrado a los ajustes de cuentas y por lo tanto da por hecho que ese método –de carácter mafioso– es habitual para todos.

Al final lo que está demostrando esta historia es que las formas, las maneras y los lenguajes de los dirigentes socialistas siguen siendo los mismos que en los años de la guerra sucia del felipismo. En cuanto se rasca un poco sobre la superficie termina apareciendo la verdadera calaña. Y toda esta historia, le guste o no le guste, le va a afectar a Rodríguez Zapatero. El presidente del Gobierno tiene la obligación de ponerse de canto. No es ajeno a esta guerra de acusaciones y amenazas de los protagonistas de los GAL. No puede pensar que esto no va con su persona. El fantasma de los GAL ha vuelto a la palestra política y Zapatero tiene que afrontarlo. Son exclusivamente algunos socialistas los que insisten en recuperar el espíritu del Chicago de los años 20. Y Zapatero no puede mirar al techo.

Autodeterminación
La estrategia
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Octubre 2004

Quiero creer que la autodeterminación que reclaman para mi tierra no tiene nada que ver con el concepto sobre el que la ONU basó la descolonización de África. Así que los nacionalistas catalanes se estarán remontando al que convulsionó Europa a principios del siglo pasado. Pero en mitad de aquel furor que tan caro pagaron los pueblos autodeterminados tras la Gran Guerra, Karl Popper subrayó lo contradictorio de un concepto que, liberando minorías, creaba más minorías. Visto hoy desde España, ningún argumento me convencerá de que mis derechos y libertades estarán mejor protegidos en una Cataluña independiente de lo que lo están en España. Mucho menos a la vista del estilo con que se estrenó el nuevo poder: el uno hablando de dramas y declarando de hecho la guerra a las instituciones; el otro, siempre cargado de buenas intenciones, visitando a la cúpula de ETA.

Las críticas de Popper a la autodeterminación fueron, como observa Paul Johnson, una excepción: "Todos los movimientos nacionalistas europeos, de los que había docenas en 1919, habían sido creados, dirigidos y acicateados por los académicos y los escritores, que subrayaban las diferencias lingüísticas y culturales entre los pueblos a expensas de los vínculos tradicionales y los intereses económicos permanentes que los movían a convivir."

Que el gobierno de Maragall responde, casi un siglo más tarde, al esquema descrito, incluso en sus dependencias académicas, lo demuestra el contraste entre lo ruidoso de sus declaraciones, siempre en el mismo sentido, y la falta de gobierno en términos de gestión. En agosto publicó el tripartito una lista con treinta y cinco leyes que debían aprobarse antes de fin de año. Siete pasarían sus trámites en septiembre y nueve en octubre. A día de hoy, ninguna de ellas ha sido enviada al Parlament. Las declaraciones de los miembros del gobierno catalán o su apoyo presencial a una supuesta selección nacional deportiva ocupan mientras tanto las portadas. El tripartito no está gobernando Cataluña; está desplegando con gran energía una estrategia ideológica premoderna y de masas cuyo fin es la ruptura del consenso constitucional mediante la apelación a las emociones.

Todos parecen de acuerdo en incluir el derecho a la autodeterminación en el nuevo Estatut: socialistas y comunistas, Esquerra y CiU. Todos menos el PPC. Una de las constantes de la política catalana desde que la izquierda se echó al monte, con tanto éxito, en toda España, es la proliferación de iniciativas dirigidas a arrojar al PP fuera del escenario político. Lo alarmante es la obra que se está representando en dicho escenario, y lo curioso es que, en Cataluña, para quedarse fuera de la normalidad, para convertirse en un apestado político y granjearse los más estridentes calificativos, basta con defender lo que todos dábamos por normal hace dos años, incluyendo a Pujol y su coalición.

PSC y Estatut
Francisco MARHUENDA La Razón 28 Octubre 2004

Los socialistas catalanes no tienen las ideas claras y esto explica el espectáculo de confusión al que está sometida la vida política en Cataluña. Esto es especialmente grave cuando ayer se celebraba el XXV Aniversario del referéndum por el que el pueblo catalán aprobó el Estatut d’Autonomia. El balance es positivo, porque ha sido un texto que ha permitido recuperar el autogobierno y construir una sociedad próspera y avanzada. La normalidad que vive la sociedad y su desinterés por la reforma impulsada por los nacionalistas contrasta con el estado de agitación de los políticos. Es un proceso en el que los socialistas hacen un seguidismo lamentable.

La reforma del Estatut de’Autonomia es un paso más dentro de los objetivos secesionistas del independentismo catalán. En caso de aprobarse, será un texto instrumental. Qué nadie se llame a engaño porque las aspiraciones de ERC se colmarán si consiguen que Cataluña sea un estado independiente. En este contexto hay que entender la estrategia para conseguir selecciones catalanas que rompan la unidad del deporte o la inclusión del reconocimiento del derecho a la autodeterminación. No sería trascendente, si el PSC tuviera las ideas claras. El nuevo Estatut se vende como una panacea que resolverá los problemas de Cataluña y la situará en unos niveles que ahora no son posibles por culpa de ese «enemigo», por utilizar la terminología nacionalista, que el centralismo de Madrid. Nada de esto es cierto, sino que es consecuencia de ese victimismo miope que busca adversarios externos para no asumir las carencias en la gestión de las propias competencias o las alegrías presupuestarias.

ERC debería mirar más a España y menos a Lituania, porque Cataluña tiene un encaje perfecto en la España constitucional.

El PSOI
César VIDAL La Razón 28 Octubre 2004

Las cifras están ahí y no pueden negarse. De los inmigrantes argelinos que llegan a nuestro país un treinta por ciento, al menos, delinque. En el caso de los marroquíes, la cifra supera al once por ciento. La inmigración islámica no representa, por lo tanto, un simple problema de impacto en nuestros servicios públicos relacionados con la enseñanza y la sanidad, sino que plantea problemas de seguridad ciudadana que exceden, lamentablemente, el trágico marco del terrorismo. La situación, por añadidura, no tiene visos de mejorar. Más bien, todo lo contrario. Las razones son, en parte, externas y, en parte, internas. Externamente, por citar un ejemplo bien obvio, nos encontramos con un aliado francés que está concediendo al año más de trescientos mil visados de entrada en la UE a ciudadanos argelinos. De ellos, no menos de doscientos mil anuales acaban recalando en España. Eche el lector cuenta de los porcentajes arriba mencionados y saque sus conclusiones sobre el aumento de delitos verdaderamente exponencial que vamos a vivir en los muy próximos años. Pero, en el fondo, es la situación interna la responsable de que este problema acabe convirtiéndose en verdaderamente insoportable.

El señor Rodríguez Zapatero, quizá convencido de la necesidad de la alianza de culturas, ha puesto rumbo a convertir España en una verdadera tierra de promisión para el islam. No voy a detenerme ahora en los dislates de su política internacional, pero debemos reflexionar en la interna. Su facilitación de residencia para inmigrantes anunciada a bombo y platillo en las últimas horas se va a traducir en el aumento de la población inmigrante en nuestro país en no menos de un millón de personas durante los próximos meses. Teniendo en cuenta el denominado efecto llamada y la política de reagrupación familiar, antes de que concluya la década habrá en España en torno a cinco millones de inmigrantes nuevos y de ellos, al menos, un millón serán marroquíes que seguirán manteniendo su fidelidad al monarca alauí, pero que ya contarán con la nacionalidad española. Sabedor de que así es, el PSOE ha comenzado ya a integrar a musulmanes en sus órganos. Cuenta con algún diputado islámico en Cataluña, con cargos relevantes a escala regional que no son españoles pero sí musulmanes y ha incorporado a la marroquí ATIME en la UGT. Busca, indudablemente, ese millón de votos islámicos que le permitan perpetuarse en Moncloa aunque los servicios sociales revienten, el déficit se dispare, la seguridad pública desaparezca y las cárceles se incendien. Todo, absolutamente todo, por mantenerse en el poder. Incluso pasar de ser el Partido Socialista Obrero Español a convertirse en el Partido Socialista Obrero Islámico.

Indulto a Vera
Vera y Fray Bellota, contra Einstein
José García Domínguez Libertad Digital 28 Octubre 2004

Asegura Fray Bellota llevar guardado en el bolsillo de la sotana un papelito con el nombre de un asesino. Aunque nadie en el PSOE manifiesta curiosidad por conocer las señas de tal alimaña. Nadie; ni siquiera Felipe González Márquez se muestra interesado en el secreto de confesión que esconde bajo su sayo el capellán de Galindo. El hijo de Alá Abdelkrim Beresmail asimismo adorna su chilaba con otra faltriquera. E igual que el arcipreste de Badajoz, aloja allí una hojita. En la suya aparecen garabateados los apellidos de dos criminales más. Pues tampoco dirigente alguno del PSOE desea averiguar qué hace un camellero de la caravana del sur con las tarjetas de visita de los porteadores de la caravana del norte. Ninguno. "¡No queremos saber!", gritan todos a coro a las puertas de Ferraz.

Ese asunto de las papeletas cruzadas no debe ser baladí. Porque ya los matemáticos que estudiaran el "efecto mariposa" observaron que el aleteo de un coleóptero en Borneo es capaz provocar un huracán en la Moncloa. De ahí que gracias a esa ciencia abstracta se haya identificado al almuecín que convertirá en estrellas de Los 40 Principales a los coros y danzas de la Eta. Y es que en el álgebra del Universo, absolutamente todas las casualidades obedecen a la estricta lógica de algún orden oculto.

Por eso, Einstein repetía sin cesar que Dios no juega a los dados, aunque Fray Bellota discrepara de él. Tal vez sea por creerse de letras, pero nuestro monje aún mantiene en el azar la fe ciega del carbonero. Así, por azar juró y perjuró que la caravana de Cuenca no era cosa de la Eta. Y por azar "sabe" ahora que la otra caravana, la de Atocha, tampoco lo fue. Al Igual que el frailecillo perjuro, Rafael Vera, el gerente de La Repartidora, aquella mutua que no guardaba libros de contabilidad, también rinde culto a la casualidad. A ella atribuye que sus antiguos subordinados en la Seguridad del Estado deviniesen incapaces de neutralizar a cuatro pelanas sitiados por un ejército de confidentes. Como a la suerte asigna que su partido ganara las elecciones, y así haber podido convertir en "acto político" su petición de indulto.

Por el contrario, los físicos, igual que los matemáticos, no creen en la baraka. Aunque aquellos que estudian los llamados "sistemas complejos" –ésos en los que causas y efectos interactúan y se confunden entre sí– sostienen que adoptan de repente sendas de evolución impredecibles, que modificaciones insignificantes provocan alteraciones radicales en su conducta. En esos casos –dicen– puede desencadenarse lo inimaginable. Cuando identifican un proceso que sigue esas pautas, se refieren a él diciendo que está "en el límite del caos". Son los instantes en que los Vera, los Fray Bellota y los Abdelkrim de la Naturaleza enseñan a la vez todos sus papeles. A veces sucede. Hasta en el mundo inanimado. Pero nunca es por azar.

EL COSTE DEL PACTO
Editorial ABC 28 Octubre 2004

AYER comenzó el debate presupuestario en el Congreso de los Diputados con la discusión de las enmiendas a la totalidad. Una sesión marcada por el pacto alcanzado fuera de plazo con ERC. Tras dos legislaturas, el vicepresidente Solbes volvió a defender las cuentas del Gobierno socialista en una sesión en la que mantuvo un interesante enfrentamiento dialéctico con Mariano Rajoy. El ministro de Economía es, para muchos, la garantía de solvencia técnica y estabilidad tras su paso por Bruselas y la mejor gestión ministerial que los socialistas pueden presentar. No lo tuvo fácil ante un Rajoy que estuvo brillante y plantó cara al aluvión de datos y cifras esgrimidos por el vicepresidente. El acierto de Rajoy consistió en situar su intervención en el plano político de las ocultaciones, incumplimientos e insuficiencias del Gobierno socialista. Evitó perderse en un mar de cifras y se ciñó a señalar la ausencia del prometido nuevo modelo de crecimiento de la economía española mientras se pone en peligro el mantenimiento del viejo modelo de éxito compuesto por la estabilidad presupuestaria y las reformas estructurales.

Particularmente brillante estuvo el líder de la oposición cuando le arrancó al vicepresidente un confuso «¿qué le hace a usted suponer que yo conozco el contenido del acuerdo con ERC?». Porque la sombra de la falta de transparencia planeó ayer sobre el hemiciclo. Y es un problema para el Gobierno que había prometido mucho en este capítulo. Recordemos que suya es la expresión de apagón estadístico aplicada a la gestión anterior. Por eso tiene una gran importancia política que Rajoy comente que, como no quiere suponer que el presidente esté mintiendo, tiene que pensar que está ocultando deliberadamente datos al Parlamento, o a Bruselas.

Rajoy insistió en la ausencia de una política económica creíble por parte de un Gobierno hipotecado por sus socios parlamentarios y dividido internamente. Frente al objetivo del «déficit cero» que caracterizó los Presupuestos del anterior Gobierno, Rajoy reprochó a Solbes haber dilapidado en breve tiempo buena parte de la herencia recibida. El vicepresidente acusó el golpe porque enlazó los éxitos populares con los logros de su primera etapa ministerial, pero quedó la idea, ratificada luego por la dura intervención de Durán Lleida, portavoz de CiU, de un Gobierno obsesionado con la política de gestos y que no le presta la debida atención a la situación económica, convencido de que tiene tiempo porque la inercia y la coyuntura juegan a su favor. Pero ésa ya no es la situación internacional, como recordaba anteayer mismo la Unión Europea al rebajar la previsión de crecimiento. La supresión de la Ley de Acompañamiento no puede ser excusa para la parálisis.

Por lo demás, Solbes reconoció que el cuadro macroeconómico es excesivamente optimista, pero insistió en que no hay motivo de alarma porque las previsiones de ingresos contienen suficientes márgenes de maniobra. Un punto que niega la mayoría de los analistas que considera estos presupuestos imprudentes. Cierto que cuando la inflación aumenta, reaccionan positivamente los ingresos del Estado en un primer momento. Pero luego se disparan las peticiones de gasto que están indexadas al coste de la vida. Si además se ralentiza el crecimiento, el Gobierno tendrá problemas para conseguir cuadrar el presupuesto. Unas cuentas públicas que como también se recordó ayer, no sólo no incluyen los acuerdos secretos con ERC, sino tampoco compromisos de gasto ya anunciados como el plan de carreteras, el gasto en políticas de dependencia, los acuerdos que puedan surgir para la financiación sanitaria, o para ayudar a las universidades a incorporarse al espacio europeo de educación superior. Demasiadas ausencias para que puedan cubrirse con la sola presencia tranquilizadora de Solbes

POLÍTICA DE SÍMBOLOS
Por FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 28 Octubre 2004

Este Gobierno reconoce sin ambages que la Conferencia de Presidentes de Comunidades Autónomas persigue simbolizar con una foto el nuevo talante de diálogo y entendimiento. Estaría bien si los asistentes colaboraran. No se puede criticar a la oposición que intente ensombrecer la foto, amargando el símbolo con una declaración institucional cuyo previsible fracaso evidencia que más allá de estar todos contra el PP hay poco que una a los otros asistentes. Pero podía el Gobierno haber pedido a los socios que corteja un poco de discreción en los días previos. Aunque eso sería tanto como pedirles que se comprometieran con un tratamiento institucional que les resta protagonismo y dificulta la singularidad.

Conseguir que acuda el lendakari es todo un éxito. Pero se silencian sus desplantes al Estatuto, y a lo que significa como instrumento de reconciliación, con motivo de su negativa a celebrar el 25 aniversario. Por su parte, Maragall no se limita a organizar una excursión a Macao para celebrar el triunfo de la selección catalana de hockey en el Mundial B, sino que se permite una declaración provocadora sobre una posible confrontación entre Cataluña y España. Si los símbolos son importantes, éste también, porque ni siquiera mencionó tener el corazón «partío». No parece que haya contribuido mucho a crear el necesario ambiente de reflexión en las vísperas de la histórica Conferencia. Han sido casi tan leales y oportunas como las declaraciones de Buttiglione. Barroso se ha visto forzado a retirar su Comisión pero a Maragall ni siquiera se han atrevido a afearle la conducta.

Hasta Rajoy, gran conocedor del deporte, estuvo lento de reflejos en la tertulia de Punto Radio cuando perdió una gran oportunidad para aclarar lo insólito de esa pretensión nacionalista. Las comparaciones son odiosas, pero si se hacen, contémoslas enteras. Primero, nunca se ha enfrentado Gran Bretaña con Inglaterra, por ejemplo. Porque el todo no se puede medir con una parte. Si hay federaciones catalanas, las habrá andaluzas, cántabras y asturianas, por ejemplo. Lo que no habrá será Federación Española. No es una tragedia, pero es un símbolo. Segundo, si hay federaciones catalanas, los equipos catalanes tendrán su propia liga. Aunque este año no parece que lo vaya a necesitar, y con el permiso del Español, el Barcelona se aseguraría así jugar la Liga de Campeones. Pero no creo que le haga muy feliz porque su cuenta de resultados no soportaría la ausencia de una liga competitiva. Tercero, lo que se presenta como panacea es un anacronismo histórico producto del Imperio Británico y de su capacidad para exportar modelos culturales y deportivos. Algo que nunca han conseguido los americanos. No deja de ser curioso que la España plural se ilustre en la Reina Victoria. Pero como quiero acabar con buen talante, agradezco a Maragall que me haya permitido cumplir un sueño y escribir una columna de deportes. Ojo al símbolo.

¿Catalán en peligro?
Cartas al Director ABC 28 Octubre 2004

El Instituto de Estudios Catalanes dice que el catalán está en peligro. Como siempre, cuando tratan el tema lingüístico, hablan de su precariedad y, por lo tanto, mienten. Si el catalán está en peligro, ¿por qué en la enseñanza, desde la guardería hasta el Bachiller, las clases se imparten en catalán? ¿Por qué un gran número de profesores universitarios imparten sus clases en catalán y en esta lengua redactan los dosieres que deben comprar o bajar de internet los alumnos? ¿Por qué algunos profesores de Universidad llaman la atención a los alumnos si les ven tomando los apuntes en español? ¿Por qué hay también profesores universitarios que exigen que se les presenten los trabajos en catalán, y si el alumno lo presenta en español automáticamente es suspendido? ¿Por qué la Administración de Cataluña entrega todos los impresos en catalán? ¿Por qué a los comerciantes, cuando les ven los rótulos de sus tiendas en español de se les indica que si lo ponen en catalán se lo subvencionan? ¿Por qué se rechazan maestros de Primaria y les envían a casa, con la excusa de que tienen problemas de salud o acusándoles de que psíquicamente no son aptos para la docencia, cuando fuera del aula se expresan en español?     Aurora Navarro Martín.    Seo de Urgel (Lérida).

POR OPONERSE A LA POLÍTICA LINGÜÍSTICA DE LA GENERALIDAD
La UB contrata a un escolta para que proteja al profesor amenazado Francisco Caja
La Universidad de Barcelona (UB) ha contratado a un vigilante de seguridad para que proteja dentro del recinto al profesor Francisco Caja, presidente de la plataforma Convivencia Cívica Catalana, tras las amenazas que recibió el pasado 19 de octubre por parte de un grupo de encapuchados. En opinión de Caja, ir acompañado de un guardia de seguridad le garantiza la seguridad, "pero no repara ni el agravio" que sufrió "ni el atentado contra la libertad que supusieron las amenazas".
EFE Libertad Digital  28 Octubre 2004

Francisco Caja fue víctima de dichas amenazas después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) fallara a favor de un recurso presentado por Convivencia Cívica Catalana y obligase en una sentencia a la Generalitat a preguntar a los padres de los alumnos de los centros públicos y concertados por su lengua habitual, "a fin de hacer efectivo su derecho a recibir la primera enseñanza en esta lengua".

Según ha explicado el profesor, el vigilante de seguridad le acompaña desde el pasado lunes, el primer día que se dirigió a clase desde que fue víctima de actos amenazantes por parte de un grupo de encapuchados en la Facultad de Filosofía. El guardia de seguridad espera a Francisco Caja en la parada de autobús situada frente a la Facultad de Filosofía de la UB, le acompaña a sus clases y lo escolta en todos sus movimientos por las instalaciones de la universidad.

Según Caja, ha sido el rector de la Universidad, Joan Tugores, el que decidió contratar a un vigilante de seguridad para que lo acompañara por el centro, aunque no ha sido él quien se lo ha comunicado sino la administradora de la UB. Francisco Caja considera "razonable" la decisión de Tugores y cree que "sería una decisión suicida" prescindir de los servicios del guardia de seguridad teniendo en cuenta las amenazas de que fue víctima, aunque ha lamentado que ir acompañado por el guardia es "un estigma que debo a los encapuchados".

Caja ha lamentado que una semana después de las amenazas, "el rector de la Universidad de Barcelona sigue sin emitir un comunicado de condena, a pesar de que se lo aseguró "personalmente", y lo mismo la consellera de Educación, Marta Cid. "La razón por la que guardan silencio es que no comparten los procedimientos de los encapuchados pero sí los mismos fines", ha añadido Francisco Caja.

Recalde: «El nacionalismo no tiene la hegemonía, es una ocupación del poder»
El ensayista publica «Fe de vida», memorias en las que da cuenta de la violenta historia política del País Vasco
El disparo fue en la boca, justamente en la boca. Fue el 14 de septiembre del año 2000, en la puerta de su casa, en Igueldo, San Sebastián. Se le dio por muerto, porque en la lógica del terrorismo a quien se le pega un tiro debe morir sin rechistar: cabría la posibilidad de que de vuelta a la vida contase esa experiencia límite que es tener un pie en el otro lado por la acción demencial de un nacionalista ciego y cruel. José Ramón Recalde, abogado, ex consejero de Educación del Gobierno vasco y veterano luchador antifranquista vivió para contarlo. Ahí está «Fe de vida» (Tusquets ), sus memorias.
Manuel Calderón La Razón 28 Octubre 2004

Madrid- Habla con dificultad, pero se le entiende, incluso habla con mayor claridad: es la verdad de la carne. La verdad de un superviviente. Su mujer, María Teresa Castells, está junto a él, luego, durante la entrevista, se retira. Es la propietaria de la librería Lagun de San Sebastian, tantas veces atacadas por las patrullas proetarras.

-Acaba su libro con un verso de Dante, del «Infierno», donde usted entró el 14 de septiembre del año 2000, «el amor que mueve el sol y a otras estrellas». ¿Cree que es posible el perdón en el País Vasco?
-La respuesta es complicada. Primo Levi decía que toda forma de comprensión se acerca mucho al perdón. Ese es el tema. Lo que ocurre es que en España los violentos aspiran al perdón sin pedir perdón. Yo nunca he odiado a quien me pegó un tiro. Pero me provocó una profundísima indignación moral la actuación de ETA, por ejemplo, cuando esos canallas que mantuvieron casi dos años encerrados a Ortega Lara y que pensaban abandonarle para que muriera de espanto y hambre... se reían en el juicio.

-Sus memorias transcurren en la violencia.
-Si para Hobsbawn el siglo XX acaba con la caída del comunismo, para mí es el día que me pegan un tiro, que es cuando también, días después, vuelvo a la vida. Estas memorias son las de un superviviente, pero también un homenaje a los que no han sobrevivido, a amigos como Enrique Casas, Tomás y Valiente, y a los del último año, el 2000, que fue terrible, no porque fuera el que más muertos tuvo, sino por la renuncia a la tregua por parte de ETA después del Pacto de Lizarra, y no por esta escenificacion, sino por el pacto entre ETA y el PNV. Muere entonces Fernando Buesa, Jaúregui, López de la Calle y, después de mi «resurección», Ernest Lluch. Estos eran mis amigos.

-Define a Ibarretxe como un «fanático», y así explica su ceguera para no retirar un plan que excluiría a la mitad de los ciudadanos vascos. ¿Cree que la solución al terrorismo de ETA comporta también un cambio en el PNV?
-El PNV tiene una batalla muy importante que librar, porque no se puede esperar que la gane ETA en el campo nacionalista. Pero en el caso de Ibarretxe, hay una imposibilidad de moverse, es un fanático total. Así como de Arzallus se puede decir que es un cínico y de Ardanza que es una persona más simple que confunde los intereses de Euskadi con los del partido, Ibarretxe es un fanático. Presenta su plan y se queda absolutamente extrañado de que los demás no quieran entrar: repite siempre lo mismo como si no oyese a nadie oponerse.

-Dice en un momento del libro refiriéndose a la legitimidad que ETA tuvo por parte de la izquierda: «Sostuvimos demasiado poco nuestra crítica en principios democráticos y nos aferrarmos demasiado a juicios de oportunidad».
-Siempre podría haber tenido otra legitimidad, la de los abogados que les defendían en los juicios, y más en un régimen como el de Franco, o que la gente se movilizara para que no les mataran. Pero yo creo que se entró demasiado en el juego y en el diálogo político cuando ETA no tenía crédito.

-El PNV está más de veinte años en el poder y aún así rechaza el estatuto. Eso es deslealtad, ¿no?
- Algo más. Porque el nacionalismo no tiene la hegemonia sino que se trata de una ocupación del poder. Hegemonía cultual, quiero decir. La renovación de los estudios históricos en el País Vasco, la renovación de la literatura, del arte, de la música... no viene del nacionalismo, o por lo menos del PNV, como no fueron nacionalistas Eduardo Chillida, Koldo Mitxelena, que era partidario del voto a la Constitución, Julio Caro, Blas de Otero, Celaya. Es solamente esa pequeña intelectualidad que quiere vivir arropada por el poder.

EN EL PROGRAMA DE ISABEL SAN SEBASTIÁN EN TELEMADRID
Ibarra veta la presencia de César Alonso de los Ríos en un debate sobre la unidad de España
Sigue de actualidad el presidente de la Junta de Extremadura. Su última intervención no se ha referido al indulto a Vera o al temor por su “integridad física” sino a la participación del periodista César Alonso de los Ríos en un debate en Telemadrid. El columnista de ABC estaba invitado pero el presidente extremeño no ha querido medirse con él. Para no provocar una polémica en el espacio que dirige Isabel San Sebastián, César Alonso de los Ríos ha dejado vía libre a Ibarra. Ibarra sostiene que no estaba invitado desde el principio.
Libertad Digital  28 Octubre 2004

El asunto de este miércoles en el espacio “El Debate de Telemadrid” que dirige Isabel San Sebastián llevaba por título “España: ¿fin de una nación?”. Los participantes eran el presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el presidente balear, Jaume Matas; el líder de UDC, Artur Mas; el ex presidente del Tribunal Supremo, Álvaro Rodríguez Bereijo, y los periodistas María Antonia Iglesias y César Alonso de los Ríos. Cuatro políticos y dos periodistas.

La subdirectora del programa, Esther Esteban, telefoneó al columnista del diario ABC. De hecho, en un acto de presentación de un libro celebrado en la emisora autonómica este mismo miércoles, la propia Isabel San Sebastián adelantó la presencia de los invitados. Sin embargo, en torno a las siete de la tarde, tres horas antes del debate, la presentadora del espacio recibe una llamada de Ibarra en la que le comunica que si va César Alonso de los Ríos, él no acude al programa. Ibarra explicó que no se le había comunicado esa presencia y que el periodista y escritor no estaba invitado en un principio.

El director de la emisora, Manuel Soriano le comunicó las quejas del extremeño al periodista dejándole claro que suspendería el debate al no responder a criterios de equidad. Para evitar el escándalo y la suspensión del espacio del miércoles, César Alonso de los Ríos declinó su participación.

El programa comenzó poco antes de las 10 de la noche, con una silla menos y muchos argumentos que, seguro, habrían matizado cada opinión del socialista extremeño. Se habló de la Constitución, de la unidad de España y del nacionalismo. Ibarra defendió que el Plan Ibarretxe es separatista pero el de Maragall no. El autor de “La izquierda y la Nación” (Planeta) y “Si España cae” (Espasa) quizá hubiera entrado en esa discusión.

Evita pronunciarse sobre la posibilidad de que la Xunta paralice el desarrollo de la iniciativa
Vázquez insiste en que la ley le permite modificar el topónimo
Redacción / A Coruña El Ideal Gallego 28 Octubre 2004

El alcalde coruñés cree que la medida es un reflejo de la situación que se vive en la calle / Pedro Puig
Francisco Vázquez insistió ayer en que la Ley de Grandes Ciudades otorga al pleno municipal la potestad de modificar el topónimo de la ciudad que, a partir del martes, será, a todos los efectos, A Coruña en gallego y La Coruña en castellano.

El primer edil presentó el contenido de la moción que se debatirá en la próxima sesión plenaria y en la que se indica que los ciudadanos podrán emplear las dos acepciones “conjunta o indistintamente sin ninguna cortapisa”.

Respecto a la posibilidad de que la Xunta de Galicia paralice su iniciativa, Vázquez afirmó que “nunca hago hipótesis de futuro, y mucho menos previsiones de las intenciones de otros”.

Parafraseando el contenido de su propia moción, el regidor coruñés alegó que el objetivo de la iniciativa es “defender el libre uso del castellano y del gallego con la misma pasión y el mismo amor hacia los dos idiomas y sin prelación de uno sobre otro, sino como reflejo de lo que se vive en la calle”.

En este sentido, añadió que el bilingüismo es una “fuente de riqueza y no de enfrentamiento”.

Por otro lado, reconoció que el portavoz del Gobierno municipal, Javier Losada, ha mantenido varios encuentros con los líderes de los grupos de la oposición, Fernando Rodríguez Corcoba y Henrique Tello, para buscar “el mayor consenso posible”. Sin embargo, en clara alusión a los nacionalistas, precisó que “con quienes están instalados en la oposición permanente está bien hacer el trámite, pero es inútil y estéril”.

El alcalde también recordó que en el próximo pleno se aprobará lo que calificó como “la carta constitucional del Ayuntamiento”, en referencia a los cuatro nuevos reglamentos que nacen al amparo de la Ley de Grandes Ciudades.

Sobre las normas, apuntó que servirán para que haya una “mayor participación ciudadana, un mayor control de la actividad municipal y un mejor ordenamiento de la ciudad con la creación de dos distritos”.

Descontento
El presidente de la agrupación vecinal O Cruceiro, Antonio Cabado, mostró ayer su malestar por que el Ayuntamiento no tuvo en cuenta las alegaciones que presentaron a las nuevas ordenanzas municipales.

Lamentó que no se haya modificado el número de distritos en los que se va a dividir la ciudad. “Creemos que con cuatro distritos estaría más compensado”.

Cinco entidades vecinales están a favor
Juan Sánchez-Chás, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos Salvador de Madariaga, formada por las entidades que agrupan a los habitantes del Ensanche, A Zapateira, Las Conchiñas, La Marina y Los Rosales, considera “muy positiva” la iniciativa del alcalde, ya que responde al “sentimiento generalizado” de los ciudadanos y deja a la libertad de cada coruñés utilizar cualquiera de los topónimos.

Por otra parte, asegura que esta propuesta municipal “sólo puede molestar a los que quieren imponer su criterio sobre los demás”.

A Mesa llama “bocazas” al regidor
La propuesta de Vázquez ha provocado el rechazo de varias entidades. El presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, denunció ayer que el alcalde “no actúa como un demócrata, porque no cumple las leyes y porque se burla de los tribunales de justicia”. En este sentido, afirmó que “es muy preocupante que los bocazas manden más que las leyes”.

Callón realizó estas declaraciones después de entregar un documento en el Parlamento gallego en el que solicita a los grupos parlamentarios que se posicionen sobre este tema. Otros colectivos, como la agrupación Alexandre Bóveda o los vecinos de Monte Alto han mostrado su oposición a la iniciativa del alcalde coruñés.

La Xunta no impedirá la cooficialidad de los topónimos A Coruña y La Coruña
Vázquez advierte de que la medida entrará en vigor en cuanto la apruebe el pleno municipal
(Juan Gómez-Aller | a coruña) La Voz 28 Octubre 2004

La Xunta dejó ayer vía libre a la decisión del Ayuntamiento coruñés de echar mano de la Ley de Grandes Ciudades para aprobar la cooficialidad de A Coruña y La Coruña. Minutos antes de la inauguración del curso de la UNED en Galicia el conselleiro de Educación ?y máximo responsable de Política Lingüística?, Celso Currás, aseguró que el cambio del topónimo coruñés «non é competencia da consellería». Con esa decisión se cierra la posibilidad, barajada por partidos políticos y entidades sociales, de que la Xunta recurra a la Lei de Normalización Lingüística para frenar la cooficialidad de los topónimos gallego y castellano.

Precisamente, Francisco Vázquez defendió ayer que la competencia para cambiar el nombre de la ciudad herculina es exclusiva del Ayuntamiento coruñés. «Lo que se necesita es que la mayoría absoluta del pleno municipal lo respalde; la mitad más uno. Y en ese momento entrará en vigor la cooficialidad», aseguró el alcalde coruñés, que, sin conocer las declaraciones de Currás, prefirió no hacer predicciones sobre un posible conflicto con la Xunta con motivo del topónimo.

«No hago hipótesis de futuro, y menos hago previsión de las intenciones de otros», dijo el regidor, que afirmó que «como dijo Suárez, se trata de hacer normal a nivel institucional lo que es normal en la calle. Aprobaremos la cooficialidad de los dos nombres, de acuerdo con la cooficialidad de las dos lenguas, no hay prelación de un idioma sobre otro». Vázquez avanzó que su grupo de gobierno se ha reunido con los portavoces del PP y el BNG para preparar el pleno del próximo martes, en el que se debatirá la cooficialidad de los topónimos.

Recortes de Prensa   Página Inicial