AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 29 Octubre 2004

Seis meses
Fernando R. Genovés La Revista Libertad Digital 29 Octubre 2004

Antes el ventilador, que tirar de la manta
Guillermo Dupuy Libertad Digital 29 Octubre 2004

Zapatero I, el de las mercedes
Luis María ANSON La Razón 29 Octubre 2004

Del talante a la vieja manta
Iñaki Ezkerra La Razón 29 Octubre 2004

El álbum de Zapatero
Ignacio Villa Libertad Digital 29 Octubre 2004

EL MARAGALL QUE NO CESA
Valentí PUIG ABC 29 Octubre 2004

¿CUÁNTO CUESTA LA FOTO
Carlos HERRERA ABC 29 Octubre 2004

Sois todos iguales
J. A. ÁLVAREZ GUNDÍN La Razón 29 Octubre 2004

Punto cat para los catetos
Eduardo Pedreño Libertad Digital 29 Octubre 2004

Navarra pide vetar la anexión por el País Vasco
ABC 29 Octubre 2004

Del Burgo presenta una denuncia para que se investigue la conexión ETA-islamistas en el 11-M
EFE Libertad Digital  29 Octubre 2004

El PP denuncia que Cataluña ofreció 400.000 dólares para ser admitida en la Federación Internacional
EFE Libertad Digital  29 Octubre 2004
 


Seis meses
Por Fernando R. Genovés La Revista Libertad Digital 29 Octubre 2004

Seis meses, seis, lleva el Ejecutivo socialista empeñado en la tarea de demolición de la Nación y de desmoralización de la sociedad española desde los poderes del Estado. Seis meses, seis, es más que suficiente para que hasta los más pánfilos, resignados y rendidos se den por enterados: España está siendo despedazada por una secta de fanáticos y fanáticas excitados por la reedición de la utopía totalitaria.

A lo largo de esta semana de pasión política, hemos tenido ocasión de disponer de un variado abanico de noticias y opiniones acerca de la conmemoración de un suceso nacional que debería servir más como un recordatorio que como celebración: tomadas las instituciones de España por la fuerza de los hechos hace seis meses, la obra socialista de piqueta sigue adelante. Desde entonces, una labor de zapa está llevándose a efecto por un Ejecutivo (o Directorio, o Somatén, o Célula, no sé bien como denominarlo: cuesta calificarlo de Gobierno) acaudillado por un tal José Luis Rodríguez. ¿Qué hemos hecho para merecernos esto? Pues nada menos que trabajar por seguir levantando un país, una nación de largo y glorioso pasado, que en los últimos ocho años se había esforzado por ir a más, lo cual ha provocado un movimiento reactivo que siembra la discordia civil, desmoraliza y apoca a la sociedad, descompone el sistema económico, nos aparta del mundo civilizado, nos retrotrae a África, nos ata con longanizas de soja al destino de las ONG y los Países no Alineados, y amenaza a la ciudadanía, en fin, con constantes iniciativas para los próximos seis meses, por lo menos.

El desafío actual es serio, aunque venga acompañado de rostros risueños y pajareros, puesto que los caudales dinerarios e hídricos de este país están en peligro. El Ejecutivo ejecutor de José Luis Rodríguez aspira a poner en marcha un programa de actos de gran ambición y perfectamente calculado. Se trata de desacreditar, para después destruir, el legado de España, empezando por desbaratar lo realizado en los Gobiernos del PP, a fin de que ya no pueda reponerse nunca jamás. Así está escrito, negro sobre blanco, en la entradilla que daba paso a la entrevista al denominado Presidente del Gobierno de España en El País del pasado domingo, en el que se celebraba (allí sí) sus primeros seis meses de estancia en La Moncloa: "Ningún Gobierno se atreverá ya a enviar tropas españolas al extranjero sin pasar por el Parlamento, ni a anular el matrimonio de los homosexuales una vez que entre en vigor". Hay que tomar en serio la maldición. No hay aquí rastro de marcarse un farol. Ciertamente, los socialistas no amenazan porque sí. Por donde pasan ya no crece la hierba sino la moqueta de la corrupción; piénsese, si no, en la LOGSE, en el comando de Interior, etc. De esta índole es la doctrina que agita la teoría y práctica del socialismo de todos los Gobiernos…

En este periodo de desgracia nacional, escuchamos veredictos de todo tipo. No me preocupan ahora demasiado los aprobatorios, porque, muchos de ellos se me antojan votos fidelizados, de cuota, que funcionan ciegamente y a piñón fijo, que apuestan sin reserva al número rojo o a caballo ganador: están con la izquierda, con los suyos, pase lo que pase, hagan lo que hagan. Me parecen más inquietantes las impresiones de aquellos que critican a este Gobierno, según dicen, porque actúa con demasiada frivolidad, porque no se aclara y rectifica mucho, porque no cumple lo que anuncia: ¡cómo si se juzgase conveniente la plena ejecución de sus propósitos! Si esto sigue así, si continúa la anticruzada con vistas a islamizarnos, para halagar e intentar contener al asaltante; a jibarizarnos, para contentar a los culturalistas; y a castrarnos políticamente para satisfacer así a castristas y feministas de pelo en pecho, vale decir, entonces nadie se extrañe de que la próxima consigna liberadora de nuestros actuales mandarines y mandamases no rece: ¡Váyase, señor Zapatero!, sino, más bien: ¡Vade retro, ZP!

Los despropósitos y desmanes del actual Ejecutivo, de sus funcionarios y funcionarias todavía en nómina, salpican desde la política exterior a la interior, desde los territorios de la vivienda hasta el campo sembrado de minas en Educación y en Cultura. Políticas para durar: a ver quien las desactiva luego. Lo realmente grave de este espectáculo está en que, en su afán por revolucionarlo todo, no se conforman con ocupar las universidades e intimidar a los profesores todavía no domesticados, o invadir los órganos de la Judicatura aún remisos a dejarse socializar y politizar, o inspeccionar y reordenar sorpresivamente los cuarteles de guardias y militares. Lo verdaderamente alarmante de esta conmoción integral, de esta renovada revolución cultural, es que irrumpa en los ámbitos de la sociedad civil, para dejar también allí su imborrable impronta.

El penúltimo episodio antinacional de José Luis Rodríguez y sus muñecas, pasa por convertir las canchas de tenis en arena política donde hacer sangre e impartir doctrina de pimpinela escarlata. Las rompepelotas de la actual Administración socialista la han tomado ahora con los recogepelotas, a fin de que sean ellos y no ellas quienes se agachen a coger las bolas, porque si lo hacen modelos-mujeres, por lo que se ve, resulta indecente. La rompepelotas de turno de guardia en este caso ha sido la secretaria de Políticas de Igualdad del Ministerio de Trabajo, la cual al frente de un quiosco con semejante rótulo no extraña que la haya vuelto a armar, por meterse donde no le llaman, y reviente a quienes pretende salvar del pecado del neoliberalismo salvaje y el "machismo criminal", según dispone el prontuario del Superintendente, con mano de santa laicista y regeneradora mente calenturienta de buenas costumbres y valores progresistas. Las comisarias políticas y centinelas de la moral de izquierda no descansan. Ahora, las chicas de oro y las coristas del Vogue se las tienen con las chicas de Boss.

¿Será esto por razón de política, a pesar de todo? ¿Será ésta una cuestión de Estado? Creo que no. Intuyo que en este asunto de faldas y pelotas asoma la envidia, los celos o algo más íntimo que se me escapa. Lo indudable es que el actual Ejecutivo, tan social y tan intelectual orgánico él y ebrio de "ciudadanismo", no sólo está empeñado en hacer la vida imposible a los ciudadanos que quieren trabajar, comprar y vender en días festivos, a la clase media que quiere prosperar y a los jóvemes que quieren estudiar, sino que, tan feminista él, la emprende asimismo contra las mujeres que buscan empleo y desean vivir sin interferencias e intervenciones del Gobierno. Sépase, con todo, que por más que algunos y algunas quieran, hay cosas que ni en dos tardes ni en seis meses podrán alterar: que la gente prefiera a las chicas de Boss y Bond que a las ministras, secretarias y subsecretarias de ZP, o sea, Mister Yes (antes Dr. No).

PSOE
Antes el ventilador, que tirar de la manta
Guillermo Dupuy Libertad Digital 29 Octubre 2004

Parecería que se había olvidado la servil e implacable forma con la que Zapatero entregó la cabeza de Redondo Terreros con tal de satisfacer a Cebrian&González y por mucho que eso hiriera —por ahora, de muerte— a una alternativa constitucional en el País Vasco; como su condescendencia ante los atropellos y asaltos a las sedes del PP con ocasión del Prestige y de la Guerra de Irak; como la servil negativa de Zapatero a abrir expedientes a los concejales socialistas que pactaron con Batasuna para desbancar al PP de varios municipios navarros.

Parecería, sí, que se ha olvidado también el respaldo de ZP a que su partido fuera socio de Gobierno con una formación independentista, cuyo líder, Carod Rovira —mucho antes de conocer a Zapatero y sus enormes posibilidades— pidió por escrito y públicamente a ETA que se abstuviera de matar en Cataluña porque Cataluña no es España. Algunos se olvidan que ZP respaldó a Maragall cuando amenazó con que España “volvería a vivir un drama” si la, entonces, más que previsible mayoría parlamentaria de Rajoy, rechazaba en el futuro su reforma estatutaria, se ha olvidado de su beneplácito a la disposición de Maragall a lo que no era otra cosa que una rebelión institucional contra el Estado, como era anunciar que se prescindiría de la voluntad de las Cortes Generales en caso de estar estas mayoritariamente formadas por los partidarios de Mariano Rajoy.

¿Y nos sorprenden los homenajes a Companys? Como que los socialistas catalanes con Zapatero ya habían dejado claro que estaban dispuestos a hacer lo mismo, de no ganar las elecciones del 14-M. Veremos qué hacen si no son ya las Cortes Generales, sino el Tribunal Constitucional el que se opone en el futuro a que el nuevo estatuto catalán proclame a Cataluña como nación.

Si la debilidad moral y política de Zapatero era ya para echarse a temblar cuando, antes del 11-M, creíamos, junto a la totalidad de los sondeos, que con ella iba a tener que lidiar el nuevo presidente del Gobierno del PP, qué decir de la catadura moral y política del máximo responsable del PSOE en aquellos imborrables días de infamia. No se puede utilizar los sondeos como prueba de que la mayoría de los españoles rechazaban la guerra de Irak, y luego rechazarlos como prueba significativa de que la victoria socialista en las urnas no se hubiera producido sin esa masacre; masacre que, a la vista de todos y sin necesidad de investigación periodística alguna, fue repugnantemente utilizada por la oposición para desbancar al PP del Gobierno. Bambi pactó con los lobos de su partido y los de otros con tal de convertirse en ZP, y lo seguirá haciendo con tal de mantenerse en el gobierno.

Valga esta enorme introducción para subrayar la candidez con la que todavía algunos consideran que ahora González está echando un “pulso a ZP” a propósito del indulto a Vera. ¿Desde cuando se echa un pulso a una marioneta tan dócil como, hasta la saciedad, ha demostrado ser ZP ante lo peor de dentro y fuera de su partido? No se si González quiere que ZP indulte de verdad a Vera, pero apenas dudo de que haga lo que haga este será por el beneplacito de aquel. Si la perversión de González es grande, esa y muchas más tienen cabida en las inmensas tragaderas de quien preside ahora el Gobierno.

En mi opinión, González más que salvar a Vera a costa de arriesgar la imagen de ZP, lo que pretende es que el condenado siga haciendo de carne de cañón. Me cuesta creer que González y Cebrían no se hayan cansado de elogiar “la mirada limpia” de ZP, para ahora desenmascárla obligándolo de verdad a que conceda un indulto a tan notorio ladrón. Aquí cada uno a lo suyo, que así a ninguno les va mal. González a seguir aparentando su falsa y limitada solidaridad con Vera, y Zapatero a seguir fingiendo que pretende la renovación del Partido Socialista. Aquí no hay nadie que vaya a tirar de la manta. Más bien, lo que harán es utilizar el ventilador equiparando el uso legitimo, hasta ahora secreto, de fondos reservados con el latrocinio a manos llenas perpetrado bajo el Gobierno socialista. Equipararán —y si no, al tiempo— la reservada gratificación con el saqueo indiscriminado.

El futuro está siempre abierto, pero mucho me sorprendería que se forzara a ZP a conceder la gracia, que tan poca tendría para la imagen de su Gobierno. La perversa astucia de González da para mucho más que para dejar de forma tan grosera en evidencia a su pelele. Y es que la candidez y benevolencia con la que algunos medios adversarios a Gonzalez todavía tratan y pueden seguir tratando a ZP no se paga ni con todo el dinero de Prisa.

Zapatero I, el de las mercedes
Luis María ANSON de la Real Academia Española La Razón 29 Octubre 2004

Zapatero ha hecho la merced al lendakari Ibarreche de suprimir la responsabilidad penal por convocar un referéndum, desactivando además la querella contra Atucha y acentuando así la posibilidad legal de la fragmentación de España.

Zapatero ha hecho la merced al honorable Maragall de hablar de la nación catalana, dejando libre el camino para que las exigencias estatutarias del tripartito troceen la unidad española.

Zapatero ha hecho la merced a Carod Rovira de echar tierra sobre la entrevista subrepticia del líder catalán con Josu Ternera para asegurarse los votos de Esquerra en el Congreso de los Diputados.

Zapatero ha hecho la merced al partido independentista catalán, para que no se fragilice la estabilidad parlamentaria socialista, de muchos centenares de millones de euros –coge el dinero y corre– para que retirara la enmienda a la totalidad de los presupuestos.

Zapatero ha hecho la merced a Maragall de no reaccionar de forma fulminante frente a las selecciones nacionales catalanas deportivas y el grotesco viaje a Macao del honorable que es un socialista teóricamente bajo la disciplina del PSOE.

Zapatero ha hecho la merced al presidente Chaves de saldar la deuda de Andalucía pagada con el dinero de todos los españoles.
Zapatero ha hecho la merced a la Generalidad catalana de autorizar el plan para proporcionar cannabis en los hospitales de aquella región española.

Zapatero ha hecho la merced al BNG de proclamar su colaboración con los independentistas gallegos para formar gobierno alternativo al de Fraga.

Zapatero ha hecho la merced a Jesús Polanco de anunciar la puesta en marcha de nuevos canales de televisión en abierto, uno de los cuales será naturalmente para pagar la factura del grupo mediático que dio el triunfo al PSOE el 14-M.

Zapatero ha hecho la merced a los inmigrantes de legalizarlos en cifras que se acercarán al millón y que, una vez se les otorgue la nacionalidad española, condicionarán las elecciones generales, autonómicas y municipales.

Zapatero ha hecho la merced a las asociaciones de gays y lesbianas de conceder el matrimonio entre homosexuales para demostrar al mundo lo progresista y avanzado que es él.

Zapatero ha hecho la merced a Su Graciosa Majestad, en un nuevo desatino del ministro Moratinos, de estacionar la soberanía española en las conversaciones sobre Gibraltar, con el fin de mejorar las relaciones en el área, lo que significa que los gibraltareños no desearán nunca que se modifique su estatus actual, mofándose una vez más de los pardillos españoles.

Zapatero, en fin, lo otorga todo, lo concede todo, lo entrega todo para mantener un poder que se balancea en la cuerda floja, mientras el líder hace equilibrios sobre el filo de una navaja que se puede clavar en cualquier momento. Todos se han dado cuenta ya de la extrema debilidad del Gobierno socialista y se lo están comiendo a mordiscos para sacar tajada de la fragilidad del presidente del Gobierno que, de seguir así, pasará a la Historia de España como Zapatero I, el de las mercedes.

Del talante a la vieja manta
Iñaki Ezkerra La Razón 29 Octubre 2004

Se están equivocando los del PSOE, los del PNV, los de ERC. Se han empeñado en reformar la Constitución y los estatutos de autonomía cuando lo que de verdad quieren reformar es el Código Penal para legalizar el crimen.

Ahora Rodríguez Ibarra dice que sabe quiénes son los culpables de los delitos por los que ha sido sentenciado Vera pero que se siente como un cura amenazado por guardar el secreto de confesión. No soy jurista pero en las palabras de Rodríguez Ibarra distingo los delitos suficientes como para que le acompañe a Vera en el trullo una temporadita.

Vera ha sido sentenciado por sus implicaciones en la guerra sucia y en la malversación de fondos públicos, luego lo que Rodríguez Ibarra dice haber ocultado y seguir ocultando a los jueces serían responsabilidades en actividades con resultado de robo y asesinato. A ocultar esa clase de información se le llama «complicidad» y por lo tanto Rodríguez Ibarra –de no merecer atención psiquiátrica– sería cómplice confeso de delitos muy graves. Rodríguez Ibarra dice haber sido ahora amenazado pero oculta de nuevo la identidad de los que le amenazan y que por lo tanto estarían implicados en este delito presente (el PNV no ha logrado aún la legalización de la amenaza de muerte) y en los pretéritos. Finalmente, Rodríguez Ibarra quiere suplantar al clero por rareza o por un trastorno de la personalidad. Si Rodríguez Ibarra fuera cura, tendríamos que consultarle a Rouco qué hacer con él, pero no es el caso.

Parece que Rodríguez Ibarra no es cura así que tiene el deber de cantar lo que sabe y así ha de requerírselo el fiscal general del Estado a no ser que también éste quiera poner un granito de arena en el ambientazo de impunidad criminal que hoy domina la vida política española. Entre los defensores de la nueva cocina vasca, que reclaman el «derecho inalienable del chantajeado a ser chantajeado», Carod-Rovira, que exige su derecho a «quedar de ocultíbiris» a desayunar con los etarras en activo que le dé la puta gana, y ahora Rodríguez Ibarra, está claro que lo que aquí molesta, lo que nos corta la creatividad y el flipe identitario, es el Código Penal, como digo. Zapatero lo ha entendido bien y por eso despenaliza los referendos de Maragall e Ibarretxe. Es un lince.

Rodríguez Ibarra hace suyo el lema de Roldán –la amenaza de «tirar de la manta»– cuando Roldán sigue sin tirar de la manta y chulea entre los paparazzis como la Pantoja y salen de la tumba los zombies del felipismo: Roldán, Vera, Barrionuevo, Corcuera y Felipe mismo para pedir con estos dos últimos el indulto del segundo y enmierdar hasta la pesadilla la era Zapatero. ¿Esto era el talante? Sí, también Vera amenaza con tirar de la manta y el propio Arzalluz que pide el indulto de Vera haciéndose el misterioso como si supiera y no quisiera contar. ¡Qué asco! ¡Qué gentuza! ¿No saben que no tirar de la manta es delito? ¿Por qué no se hace una «Comisión Nacional de la Manta» y nos lo cuentan todo?

El álbum de Zapatero
Ignacio Villa Libertad Digital 29 Octubre 2004

A Jose Luis Rodríguez Zapatero parece que le ha dado por ir atesorando, mientras disfrute de las mieles del poder, un album de fotografías. El presidente del Gobierno ha concentrado todo su esfuerzo político, en seis meses en Moncloa, en gestos y más gestos. No tiene ningún recato para sacrificar el contenido de sus políticas si a cambio consigue la imagen que quiere y que busca. Zapatero quería la foto de la Conferencia de Presidentes, y ya la tiene. Pero por su parte queda poco más. Mucho espectáculo pero poco recorrido. Operación de propaganda a costa de un mensaje vacio e irrelevante.

Esa actitud del Jefe del Ejecutivo es muy preocupante. Incapaz de planter con valentía la cuestión nacional, se ha escondido a la hora de plantear esas reformas constitucionales de las que ha hecho bandera. Zapatero lleva meses hablando sobre las reformas de la Constitución, el Senado y algunos Estautos de Autonomía. Pero, mira por donde, convoca a todo el poder autonómico y no "considera conveniente" hablar de eso mismo, del modelo de Estado. El silencio de Zapatero, sin embargo, ha dejado vía libre a Maragall e Ibarreche para que campen a sus anchas como sí aquí no pasara nada.

Esta Cumbre de Presidentes se ha convertido en un escenario improvisado para que Pascual Maragall y Juan José Ibarreche se presenten en sociedad con una normalidad que nada tiene que ver con la realidad. Nadie se puede olvidar que ambos, desde sus Gobiernos respectivos, están poniendo en marcha un proceso de separación de España. Cada uno a su estílo, pero con el mismo fondo, buscan romper precisamente la "armonía artificial" de la Conferencia. El silencio de Zapatero ha dejado todo el protagonismo a dos presidentes autonómicos que no están de acuerdo con la verdadera España autonómica. Una vez más el Jefe del Ejecutivo ha buscado una foto importándole muy poco lo que venga después. Zapatero calla mientra que Maragall e Ibarreche le comen el terreno.

EL MARAGALL QUE NO CESA
Por Valentí PUIG ABC 29 Octubre 2004

EN la historia política hay grandes lacónicos e incluso el hermetismo ha llegado a ser considerado una virtud. Coolidge, trigésimo presidente de los Estados Unidos, ha sido uno de los políticos más callados que se recuerdan. El hermetismo era un método, tal vez más practicable en aquellos años veinte del siglo pasado que en la época de lo mediático y el «sound bite» televisivo. Aun así, la impenetrabilidad tiene su valor y hablar poco permite disimular tanto lo que se piensa como lo que no se sabe. Sobre todo, ayuda a disimular las intenciones, a camuflar la jugada. Hablar mucho también puede ayudar a esconder un pensamiento.

Entre los políticos de extrema fluidez verbal tenemos a don Niceto Alcalá Zamora, presidente de la Segunda República. Tanto verbo ponía nervioso al adusto Azaña, en su faceta más hostil. Don Niceto pasó con gracejo jurisprudente de monárquico a republicano, llevado por la cresta de la ola y el ilusionismo de la palabra, hasta el punto de que en algún período fugaz logró domesticar el infantilismo de Francesc Macià.

Pasqual Maragall pertenece a otra tipología, en virtud de un uso muy personal de la intuición política y de su expresión «in situ» hasta el punto de que parece estar chateando «on line» consigo mismo. Cruza su mente la sombra de una idea y de inmediato la comparte con sus electores y conciudadanos. Un rasgo muy particular de este estilo es que a menudo no dice las cosas en el momento y lugar más apropiado, pero no ya porque vaya a inquietar a su propio partido, sino porque acumula tantos mensajes que el resultado final es un largo carraspear o ese chisporroteo confuso de las radios mal sintonizadas.

NO es autocomplacencia en la palabra, sino una mezcla muy propia de urgencia en la formulación de lo pensado y afán de no perder el territorio de una cierta provocación. Así lleva años poniendo nerviosos a los dirigentes del socialismo catalán, hasta llevarles a una victoria manifiestamente precaria, compartida con socios tan anacrónicos como el postcomunismo y el independentismo. De ahí las reformas de Estatuto, los tientos a la Constitución y la exaltación del hockey sobre patines. Maragall no actúa exactamente como un misil extraviado, pero lo cierto es que sus intuiciones y ocurrencias pueden concurrir en una saturación temprana, un síntoma que acostumbra a coincidir con la aparición masiva de la caricatura, salvo que en su caso Pasqual Maragall disfruta de una reverencia mediática que es algo más que el estado de gracia.

DECIR aquí algo sorprendente y novedoso para desviar la atención de lo que se ha hecho allá es un viejo truco: en el caso de Maragall se asemeja cada vez más a un fin en sí mismo. Estos días, al reaparecer en el horizonte esa entelequia pleistocénica llamada autodeterminación, los socialistas catalanes tuvieron que plegar velas después de haber dicho que a lo mejor sí, pero según y cómo. Salió José Montilla diciendo que no: una carga más para este hombre que está de puente, distribuye ondas y comprende tanto el quehacer de las entidades de ahorro. Pero a Maragall no le bastó con que Montilla puntualizara: tuvo que ir a la radio y decir que de hecho «Cataluña ya es independiente». La intención no podía ser mejor, pero no tanto la confusión resultante. Al querer comérsele votos a Esquerra Republicana y a la apabullada CiU, Maragall ya tuvo su dosis de banderas independentistas y de hockey. La adhesión intelectual y mediática a Pasqual Maragall va a durar más que la pletórica temporada de setas. Ahora falta por saber con qué originalidad enfoca el indulto de Vera.   vpuig@abc.es

¿CUÁNTO CUESTA LA FOTO?
Por Carlos HERRERA ABC 29 Octubre 2004

UNA cosa es cuánto cuesta y otra cuánto vale. Valer, vale mucho: ahí frente a usted tiene a los gerentes de una empresa que maneja miles de millones de pesetas (me revienta eso de «las antiguas pesetas») y que todavía se llama España, al menos mientras el estúpido directivo de la Generalitat de Cataluña que propuso un cambio de nombre no le encuentre otro más adecuado. Vale casi una legislatura entera, no en vano nadie había sido capaz de conseguirla. Las buenas maneras de Jordi Sevilla, su infinita paciencia y su capacidad de nadar y guardar la ropa han acabado fructificando en un encuentro ejemplar en lo estético y, me malicio, inútil en lo práctico, por muy denso que sea el documento final, lleno de lugares comunes y de frases hechas. Pero eso, fíjense, importa menos: la foto tiene un valor estratégico de altísimo contenido. Hasta el momento nadie lo había conseguido. Nada menos que el lehendakari vasco sentado a la vera, de igual a igual, del presidente murciano, como si formasen parte del mismo ente, como si sus destinos fuesen comunes, como si sus representados tuviesen algo que ver. Indudablemente, ese valor de la foto se habrá de traducir en algo práctico: ya se encargará Rubalcaba, que es el mejor, digan lo que digan los demás. Y los del PP harán los aspavientos que quieran, pero ese negativo es un éxito.

Aunque, costar, ¿cuánto cuesta? Ibarreche no ha ido gratis. Ibarreche no ha levantado de su agenda esa trascendental cita que decía que tenía en Biarritz para hablar durante seis minutos junto a una serie de colegas que le importan un pito. El precio tiene nombres y medidas políticas concretas: que Atucha respire aunque se haya pasado al Supremo por sus pelotaris vascas y que Ibarreche convoque los referéndums que quiera sin temor de que nadie le tosa penalmente. Eso cuesta la foto. Cada uno valorará como quiera esas contraprestaciones, pero nadie dejará de estar inquieto por lo que aún no somos capaces de saber : ¿hay algo más? Tal vez, en el precio, esté incluido algún gesto talentoso acerca de las niñerías esenciales con las que nos madrugan algunos presidentes autonómicos: quién sabe si los jugadores catalanes de hockey pueden finalmente darse el gustazo de ganar en buena lid a los españoles que no pueden ser otra cosa, aunque lo sean. Ha sido, indudablemente, un gesto de buenas maneras por parte de Maragall no acudir vestido de patinador blandiendo su bandera favorita, la «estelada» que identifica a la futura Cataluña independiente. ¿Hay algo más? ¿Cúantos gestos está dispuesto a escenificar Rodríguez con tal de haber tenido a su vera a dos sujetos especializados en ponerle petardos bajo la cama?

Perturba pensar que haya sido ahora cuando, por fin, ha sido posible una foto que ya había sido propuesta con anterioridad. Ni González ni Aznar lo consiguieron, tal vez porque consideraron excesivo el precio. Lo ha conseguido este bendito. Y ya se encargará de sacarle partido. Pero, aun así, y deseándole toda una ristra de éxitos sin pausa, piensa uno si una fotografía vacía de contenido concreto más allá de lo simbólico merece cobrarse la inquietud de quienes sospechamos que tiene unas cargas excesivas. Conociendo el paño ya sabemos lo poco que le van a poder sacar los presidentes de Ceuta o de Melilla, el de Extremadura, el de Murcia -que hasta le acaban de quitar el agua-, el riojano o el balear. En cambio, y debido al mismo conocimiento, a ver si no se plantan delante de La Moncloa los que flanquean al presidente, blandiendo el marco de plata y vestidos del cobrador del frac. En función de ese precio pagado, veremos si el año próximo acuden los mismos y luciendo la misma sonrisa.     www.carlosherrera.com

Sois todos iguales
J. A. ÁLVAREZ GUNDÍN La Razón 29 Octubre 2004

Para lograr que Ibarreche acudiera a la conferencia de presidentes autonómicos, Zapatero anuló la reforma legal de Aznar que tipificaba como delito la convocatoria de referéndum y consultas populares. «Si quieres que me siente a tu mesa, deroga la ley que me sentará en el banquillo», le dijo el vasco al leonés. Y ZP, que deseaba cobrarse como fuera la primera foto de la democracia con todos los presidentes regionales rodeándole en cálida compañía, accedió gustoso. Gran éxito, por tanto, del líder socialista, quien con paso firme avanza hacia su soñada alianza de civilizaciones. Alguien que es capaz de sentar a una misma mesa a Maragall, Ibarreche, Rodríguez Ibarra y Fraga sin que haya que llamar al forense, también será capaz de mayores hazañas, si cabe. Como por ejemplo, frenar la subida de la vivienda, hacer que baje el petróleo o lograr que la ministra Trujillo se entere de algo. Cosa bien distinta será convencer otra vez a Ibarreche para que acuda a la segunda cumbre autonómica. ¿Qué le exigirá a cambio en esa ocasión? Esperanza Aguirre, única mujer allí presente, lo resumió ayer con mucho tino: «Muy rico todo y muy abundante, Señor Presidente, pero ¿seguimos siendo los españoles todos iguales?» No está probado que Ibarreche y Maragall respondieran a la pregunta con esta frase: «En efecto, los españoles sois todos iguales».

Dominios
Punto cat para los catetos
Eduardo Pedreño Libertad Digital 29 Octubre 2004

Quien no sepa comprender esto se hace sin duda merecedor de un dominio .cat. Pero en lugar de a los catalanes, que estos dominios se otorguen solamente a los catetos. Por favor El ministro Montilla ha dado a conocer la gran noticia que todos los internautas estábamos esperando para el irrefrenable avance de España en la sociedad de la información. Tras años y años de desidia gubernamental, Montilla ha cogido el toro por los cuernos y, en el marco de la iniciativa "Todos.es" nos ha anunciado que se va a impulsar el dominio .cat. Loado sea el Señor.

Para quien no lo conozca, el dominio.cat es la reivindicación por antonomasia de los internautas nacionalistas catalanes, que quieren un dominio propio para, cual selección de hockey sobre patines, demostrar al mundo las excelsas virtudes de lo catalán frente a, pongamos por caso, lo castellano, representado por nuestro vulgar dominio .es.

Que un ministro que en los primeros seis meses de gobierno no ha movido un dedo por mejorar la situación de la sociedad de la información en España se descuelgue ahora haciendo guiños nacionalistas de este calibre es, ya de por sí, penoso. Aunque no nuevo: ya nos dejó bien claro por donde iban los tiros al trasladar la sede de la CMT a Cataluña, una medida carente de toda lógica. El ministro Montilla está convirtiendo a sus predecesores (a cual más mediocre, todo sea dicho) en auténticos estadistas y hombres de visión preclara en las cuestiones relativas a Internet, y lo único que ha aportado hasta la fecha ha sido seguir los planes que dejó el último gobierno popular sin cambiar una coma y actuar de portavoz del tripartito en el nuevo ejecutivo. Una contribución valiosa, sin duda, para quien así la quiera ver.

Pero volvamos al .cat. Quienes nos consideramos ciudadanos del universo y vemos en Internet la plasmación de un mundo sin fronteras no podemos sino espantarnos ante tanto catetismo pueblerino, cerrazón mental y aspiración absurda y pretenciosa. Si Cataluña es incapaz de representar su rica identidad cultural en la Red con otra cosa que no sea el dominio .cat, ¡pobre Cataluña y pobres catalanes!

Porque esto de las extensiones de dominios (o dominios de primer nivel) no deja de ser algo anecdótico e insignificante para el correcto funcionamiento de Internet, y en absoluto merecedor de una reivindicación, sea del tipo que sea. Basta echar un vistazo al número de dominios .com, .net o .org y compararlos con el número de dominios .es para darse cuenta de que en la Red vale mucho más lo universal que lo local, más lo transnacional que lo nacional, y por supuesto que lo meramente nacionalista.

Seguro que hay quien se siente "oprimido" por un dominio .es cuyas cifras de uso son irrisorias y quiere expresar su "hecho diferencial" con el nuevo dominio. Pero en la Red el nacionalismo se bate –y pierde– contra el racionalismo y el estoicismo (en un sentido filosófico), y la identidad no viene dada por la extensión de un nombre de dominio, sino por la capacidad para expresar lo distintivo en medio de la multiculturalidad y la universalidad. Quien no sepa comprender esto se hace sin duda merecedor de un dominio .cat. Pero en lugar de a los catalanes, que estos dominios se otorguen solamente a los catetos. Por favor.

Navarra pide vetar la anexión por el País Vasco
ABC 29 Octubre 2004

El presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, fue ayer protagonista por dos hechos; uno, marcar distancias con el PP; dos, pedir a Zapatero que si se procede a una reforma de la Constitución se acabe con la «espada de Damocles» que constituye la Disposición Transitoria Cuarta de la Carta Magna, la misma que viene a justificar las aspiraciones territoriales del País Vasco sobre Navarra.

Dicha disposición se refiere a los requisitos para la posible incorporación de Navarra «al Consejo General Vasco o al régimen autonómico vasco que le sustituya» -cabe recordar que cuando se aprobó la Constitución no existía todavía el Estatuto de Guernica, de ahí la indefinición de la redacción.

También expresó su negativa a las selecciones autonómicas deportivas, aunque no obtuvo ninguna respuesta ni de Zapatero ni de Maragall.

EN LA COMISARÍA DEL CONGRESO
Del Burgo presenta una denuncia para que se investigue la conexión ETA-islamistas en el 11-M
El diputado del PP Jaime Ignacio del Burgo ha presentado una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional del Congreso para que se investigue la posible conexión entre ETA y los autores de los atentados del 11 de marzo. La denuncia recoge declaraciones de mandos policiales, del confidente Rafa Zohuier y las nuevas revelaciones que han aparecido tras el aislamiento de presos islamistas.
EFE Libertad Digital  29 Octubre 2004

El diputado navarro presentó a título individual este documento con el fin de que se remita "al órgano jurisdiccional que corresponda" para "comprobar" los hechos denunciados y sus autores. El PP ha respaldado la iniciativa.

Para justificar su iniciativa, Del Burgo se ampara en el artículo 264 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el que se establece el deber de cualquier ciudadano de denunciar la comisión de algún delito "sin que se entienda obligado por esto a probar los hechos denunciados ni a formalizar querella".

El diputado del grupo popular habla en su escrito de la posible colaboración de algunos integrantes de la célula asturiana en el atentado perpetrado por ETA en Santander en diciembre de 2003 y del posterior nexo entre la banda terrorista y los autores del 11-M.

Detalla las revelaciones de Zouhier sobre los contactos mantenidos por Antonio Toro para vender la dinamita robada de una mina de Asturias, así como de la labor de su hermana Carmen y de Emilio Suárez Trashorras, a los que se vinculan también al 11-M. Expone la coincidencia que supuso que se interceptara un furgoneta de ETA cargada de explosivos el mismo día que partió de Avilés la caravana con la Goma-2 empleada en Madrid.

En la denuncia, se incluyen también fragmentos del cuestionario que el propio Del Burgo envió a la cárcel a Zouhier y que suscitó las críticas del resto de grupos políticos que forman parte de la comisión de investigación del 11-M.

El parlamentario navarro señala que aunque los hechos que describe "pudieran ser fruto de una siniestra casualidad", la desarticulación de un comando de radicales islamistas la pasada semana ha desvelado nuevas conexiones entre grupos terroristas.

APARECE EN ACTAS RECOGIDAS POR LA FIRS
El PP denuncia que Cataluña ofreció 400.000 dólares para ser admitida en la Federación Internacional
Las actas de la reunión que el 26 de marzo mantuvo en Miami el Comité Central de la Federación Internacional de Hockey sobre Patines (FIRS), en la que se admitió de manera provisional a Cataluña, refleja la oferta de una "ayuda financiera por un importe de 80.000 dólares por año durante cinco años a la sede de la FIRS" en Barcelona si se aprobaba la admisión. Los documentos han sido revelados por el portavoz de Deportes del PP en el Congreso, Francisco González.
EFE Libertad Digital  29 Octubre 2004

El diputado Francisco González ha repartido este jueves copias de las actas de la FIRS durante una conferencia de prensa en la que ha acusado a "miembros de del Gobierno de Maragall" de "pagar la inclusión de la selección catalana en el ámbito internacional".

El acta de la reunión de marzo recoge que, tras aprobar el reconocimiento provisional de doce países, el presidente de la FIRS, el catalán Isidro Oliveras, "llamó la atención sobre las especiales circunstancias para considerar la afiliación de Catalonia (sic) como una nueva federación de FIRS, con las cuatro disciplinas". "Ofrecen ayuda financiera por un importe de 80.000 dólares por año durante 5 años a la sede de FIRS que se encuentra en la ciudad catalana de Barcelona. Los catalanes prometen tener un equipo en cada campeonato del mundo y ofrecerán substanciales ayudas financieras para el entrenamiento en Barcelona de equipos de naciones en desarrollo", continúa el acta.

Según el documento, "algunos miembros del Comité Central cuestionaron la elegibilidad" de Cataluña, "ya que no está reconocida como nación, sino más bien es un territorio de España". "El presidente Oliveras dijo que Catalonia tiene históricamente una nacionalidad en España y en Europa, con su propia lengua, cultura y costumbres", añade. "Dijo que FIRS se beneficiaría de más apoyo financiero como consecuencia de la afiliación de Catalonia, aligerando algo de carga de las afiliaciones".

Tras esta exposición de Oliveras, "el comité central aprobó sin disentimiento su propuesta para afiliación provisional a FIRS de Catalonia" y el presidente invitó a la sala a la delegación catalana, formada por Rafael Niubó, David Moner, Ramón Baslana y Rubén Peris. "Después de una breve declaración de agradecimiento, el sr. Oliveras, el sr. Baslana, presidente de la Federación Nacional Catalana de Patinaje, y el sr. Rafael Niubó, presidente del Consejo del Deporte de Catalonia, firmaron varias copias de un acuerdo entre Catalonia y FIRS. Este acuerdo no fue distribuido a los miembros del Comité Central", reza el acta.

Los acuerdos tomados en la reunión de Miami deben ser sometidos el 26 de noviembre en Fresno (Estados Unidos) a la votación de la asamblea general, que se reunirá allí con motivo del Mundial A de hockey sobre patines. Para ese Mundial ya estaba clasificada la selección española y, con su victoria en el Mundial B, también obtuvo plaza la catalana. Ambas están incluidas en el mismo grupo, pero el Gobierno ha asegurado que nunca se producirá un enfrentamiento de España con Cataluña en competición oficial.

Recortes de Prensa   Página Inicial