AGLI

Recortes de Prensa     Jueves 11 Noviembre 2004
El poder de la lengua y la lengua del poder
Carmen Leal Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Buscando la verdad del 11-M tras el 14-M
EDITORIAL Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Batasuna acusa el daño
Editorial La Razón 11 Noviembre 2004

Noticias sobre ETA
Matías ANTOLÍN La Razón 11 Noviembre 2004

Ibarreche pide el voto de ETA
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 11 Noviembre 2004

IRRESPONSABILIDAD
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 11 Noviembre 2004

Usted no es mi lehendakari
Iñaki EZKERRA La Razón 11 Noviembre 2004

CAROD LE MARCA LA AGENDA A ZAPATERO
Editorial ABC 11 Noviembre 2004

La vergüenza de la Benemérita
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 11 Noviembre 2004

EL ARTE DE CREAR PROBLEMAS
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 11 Noviembre 2004

La serpiente y los tricornios
José García Domínguez Libertad Digital 11 Noviembre 2004

El eclipse
César VIDAL La Razón 11 Noviembre 2004

A vueltas con el catalán
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Camps hace bien en no dejarse liar
Iñaki ZARAGÜETA La Razón 11 Noviembre 2004

ZP, Bush, y otros enredos
Francisco MARHUENDA La Razón 11 Noviembre 2004

Repudiando a ETA desde dentro
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ El Correo  11 Noviembre 2004

¡Lo que nos faltaba! ¡Juegos olímpicos del patín!
Juan Manuel Rodríguez Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Valencianos y catalanes
Cartas al Director ABC 11 Noviembre 2004

ETA y Batasuna preparan una «propuesta trampa» para poder presentarse a las elecciones autonómicas
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas La Razón 11 Noviembre 2004

El PP quiere que los mandos de la Guardia Civil expliquen por qué nadie informó de la cinta
Libertad Digital  11 Noviembre 2004

Redondo considera terrible que Ibarretxe dé un respiro a ETA ayudando a Batasuna
Agencias Libertad Digital  11 Noviembre 2004

La Policía holandesa detiene a dos terroristas y evita un atentado islamista en La Haya
La Haya- La Razón 11 Noviembre 2004

Marín rechaza la utilización de las lenguas autonómicas en el Congreso
J. L. LORENTE ABC 11 Noviembre 2004

Zaplana acusa a Zapatero de vulnerar la legalidad al negar la existencia del valenciano
Agencias Libertad Digital  11 Noviembre 2004

Todo menos el ridículo
FRANCESC DE CARRERAS La Vanguardia 11 Noviembre 2004

Dos discrepancias
Nota del Editor 11 Noviembre 2004


 

Por la libertad y la dignidad civil en Cataluña
El poder de la lengua y la lengua del poder
Por Carmen Leal Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Convivencia Cívica Catalana ha convocado a los ciudadanos de Cataluña a un acto que, bajo el lema "Por la libertad y la dignidad civil en Cataluña", tendrá lugar en el Aula Magna de la Universidad de Barcelona (Gran Vía, 585) el viernes 12 de noviembre a las 19:30, en respuesta a las recientes agresiones sufridas por Francisco Caja y otros profesores en esa misma universidad. Intervendrán Josefina Albert, Francisco Caja, Francesc de Carreras, Arcadi Espada, Carlos Martínez Gorriarán, Gotzone Mora, Nicolás Redondo Terreros, Eduardo Uriarte, Iván Tubau y Aleix Vidral-Quadras.

Libertad Digital les ofrece el siguiente artículo de Carmen Leal sobre la situación de la lengua castellana en Cataluña:

"Si se salva la lengua se salva todo", decía Jordi Pujol hace muchos años. Su política se basó en la imposición a ultranza de la lengua catalana como signo de identidad de esa nueva Nación-estado con la que sueñan todos los nacionalistas de pro. Se incluyó en la Ley de política lingüística el término "lengua propia" precisamente para identificar a los ciudadanos catalanes con la lengua catalana. Aquellos que no hablan la lengua propia de los catalanes, "el catalán", no son catalanes-catalanes; son franquistas, fascistas, enemigos de Cataluña, aunque hayan nacido y crecido en Cataluña. Hablan una lengua , "el castellano", oficial en toda España, con la que se entienden con el resto de los españoles y con 400 millones de hablantes más, pero "impropia" de Cataluña, aunque sea la lengua materna de más de la mitad de la población catalana y se tengan testimonios escritos de su uso en Cataluña desde la Edad Media.

Dicho esto se puede entender el berrinche de Maragall y Carod Rovira (tanto monta, monta tanto) cuando el presidente Zapatero entrega en diversas lenguas vernáculas la futura Constitución europea. Una de ellas es el "valenciano". ¡Horror! Se han encendido todas las alertas nacionalistas en defensa de la unidad de la lengua, de la lengua catalana. No debe haber otra preocupación para el Gobierno tripartito que la defensa de la lengua catalana. En seis meses de Gobierno socialista se han presentado unos 100 requerimientos a favor de la lengua catalana. Maragall y Carod Rovira compiten en sus manifestaciones y amenazas al Gobierno de la Nación por semejante ofensa: atentar contra la unidad de la lengua catalana llamándole "valenciano". Los ciudadanos de Cataluña estamos asombrados, porque el que los valencianos quieran llamar "valenciano" a su forma de hablar peculiar no es algo que nos preocupe. Claro que esta percepción cambia asombrosamente si el ciudadano catalán tiene un negocio subvencionado por la Generalidad de Cataluña cuya base es la utilización de la lengua catalana .

A la mayoría de los españoles les tendría muy sin cuidado que un día los ciudadanos de Argentina , Chile o Ecuador decidiesen que su lengua oficial es el "argentino", "chileno", o "ecuatoriano", y así hasta 20 lenguas. Los catalanes no somos tan diferentes de los demás españoles como quieren hacer creer los políticos de turno. Sin embargo, a los catalanes de habla castellana que pagamos religiosamente nuestros impuestos, lo mismo que los catalanohablantes, si protestamos cuando vulneran nuestros derechos lingüísticos y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña nos da la razón, entonces nos insultan, nos denigran, sin que ninguna autoridad apoye a ese colectivo que osó defender sus derechos.

El profesor Francisco Caja se ha visto ultrajado en pintadas por dentro y fuera de su universidad por el hecho de ser la cabeza visible de uno de los colectivos que protestó. Partidos políticos, sindicatos, autoridades académicas no han manifestado su condena. Nadie ha dicho nada. El viernes día 12, a las 19:30, muchos catalanes manifestarán su rechazo a estas prácticas antidemocráticas en el Aula Magna de la Universidad de Barcelona. Espero encontrarme allí al presidente de la Generalidad de Cataluña, ya que es el presidente de todos los catalanes, de los castellanohablantes también.

Buscando la verdad del 11-M tras el 14-M
EDITORIAL Libertad Digital 11 Noviembre 2004

El partido de ZP podrá denigrar estas trascendentales informaciones de "El Mundo" cuanto quiera, pero así sólo delatará su escaso interés por que se sepa toda la verdad de aquella matanza capaz de dar un vuelco a los sondeos a tres días de las elecciones El diario El Mundo ha hecho este miércoles escalofriantes revelaciones tales como las de que un confidente de la Guardia Civil conocido como "El Lavandero" reveló a Jesús Campillo, un agente de Información de la comandancia de Gijón, que en el verano de 2001 el ex minero, posterior confidente de la policía y, finalmente, acusado de suministrar los explosivos del 11-M, Emilio Suárez Trashorras, le preguntó "si sabía de alguien que supiera montar bombas con teléfonos móviles". Además, Antonio Toro Castro (que en la cárcel de Villabona también ofreció explosivos a etarras), confidente de la Guardia Civil y cuñado de Trashorras, le enseñó "40 ó 50 kilos de Goma 2", tras ofrecerle 400 kilos.

A pesar de que el agente Campillo tiene pruebas de todo esto, ya que existe una cinta que él mismo grabó con las revelaciones del confidente, sus superiores, el coronel Pedro Laguna, el actual jefe de la comandancia de Asturias, Fernando Aldea y el comisario jefe de la Policía, Juan Carretero no informaron de nada de ello durante sus comparecencias en la Comisión de investigación. Téngase en cuenta además que el propio Laguna ya ha sido acusado de guardar en un cajón el informe que le remitió la Unidad Central Operativa de la Benemérita el 27 de febrero del año 2003 sobre la trama de la dinamita en Asturias. Laguna, recientemente ascendido por el Gobierno a General, debe volver a la comisión a dar explicaciones de inmediato, así como el resto de los mandos, por unos hechos que, tal y como ha señalado la Asociación de Guardias Civiles, les hacen merecedores de una suspensión cautelar en el cargo.

Mientras tanto, el partido de ZP podrá denigrar estas trascendentales informaciones del diario El Mundo como meros “conejos que el PP se saca de la chistera”, pero de esta forma los socialistas sólo delatan su escaso interés —por decirlo suavemente— por conocer —o porque se sepa— quien fue el cerebro y cómo se cocinó aquella matanza de casi doscientas personas capaz de provocar un vuelco a los sondeos tres días antes de las elecciones.

Esperemos, sin embargo, que el Gobierno socialista que, según El Mundo y a propósito del indulto denegado a Vera ,“ha puesto de manifiesto las diferencias de criterios éticos y políticos entre el viejo partido y la dirección encabezada por ZP”, vistas las informaciones de este diario en este asunto, haga algo distinto respecto a Laguna que confirmar su ascenso.

Batasuna acusa el daño
Editorial La Razón 11 Noviembre 2004

Desde el entorno de ETA, deslegalizado tras la entrada en vigor de la llamada «Ley de Partidos» que consensuaron el PP y el PSOE durante la anterior legislatura, se vienen lanzando mensajes confusos sobre la hipótesis de una oferta de ETA para dejar en suspenso sus «actividades armadas» a cambio de un nuevo proceso negociador.

Arnaldo Otegui, en su papel de portavoz oficioso de la banda, anuncia la próxima publicación de un comunicado de los terroristas que iría acompañado de un gesto espectacular como, se especula, la reaparición en público de Josu Ternera, que permanece huido de la Justicia tras su procesamiento como inductor de algunas de las más sangrientas matanzas etarras.

Aunque las informaciones de medios solventes recogidas por LA RAZÓN afirman que no hay que esperar nada especialmente novedoso, no faltan las voces que animan a estudiar con detenimiento y buena disposición cualquier oferta que proceda del mundo abertzale. En cierto modo, esta posición es perfectamente comprensible porque no hay una sola persona de bien que no desee que se acabe el terror etarra y que la paz y la libertad reinen en el País Vasco.

Sin embargo, las pasadas experiencias aconsejan mantener el mayor de la escepticismos ante lo que, en principio, debe considerarse un simple movimiento táctico como los que suele hacer la banda cuando se encuentra acorralada por las Fuerzas de Seguridad. En las circustancias presentes, lo más probable es que el mundo de Batasuna, utilice el nombre que utilice, pretenda abrir una vía para poder presentarse a las próximas elecciones autonómicas.

Apartados de los ayuntamientos, y de las subvenciones económicas consecuentes, los abertzales son conscientes de que la exclusión de las instituciones regionales vendría a suponer el certificado de su muerte civil. En la conformación de este convencimiento, no es ajena la actitud del Partido Nacionalista Vasco, que por medio de la utilización del presupuesto público, ha asumido muchas de las actividades que anteriormente desempeñaba Batasuna, como, por ejemplo, el subsidio a los familiares de presos, con la abierta intención de recolectar los votos que antes iban a Batasuna.

Sin duda, la mayor presión para conseguir el regreso de los abertzales a la vida pública, la va a sufrir el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, cuya posición minoritaria en el Parlamento le obliga a negociar continuamente con el complejo firmamento de los nacionalismos periféricos. Pero, en realidad, lo que hace Batasuna con este tipo de anuncios y augurios negociadores es dar acuse de recibo al daño que le ha supuesto su deslegalización. Conviene, por lo tanto, perseverar en el camino y mantener la calma frente a esta nueva sesión de sirenas cantando.

Noticias sobre ETA
Matías ANTOLÍN La Razón 11 Noviembre 2004

El integrante del «Comando Madrid», Ignacio Aracama «Makario», cuando un policía le preguntó: «¿Cuántos muertos lleva sobre sus espaldas?», contestó: «Ningún soldado cuenta los muertos que hace en una guerra». Ahora se suma a Francisco Múgica Garmendia «Pakito» para pedir el cese de la lucha armada. El proceso de paz del País Vasco exige también mucho carrete que ha de manejarse con paciente pulso. Cuando hablan las pistolas es inútil ponerse a reflexionar, pero estoy convencido de que antes de Navidad daremos la noticia del fin de ETA. Dentro de unos días, el 14 de noviembre, habrá pruebas de lo que digo.

A ETA ya no le queda ni siquiera el balón de oxígeno que le ha estado ofreciendo muchos años el nacionalismo vasco. Todas sus demás puertas se han cerrado. Los primeros etarras empezaron vistiendo de nacionalismo vasco una sencilla revancha callejera. Después el ingrediente era el factor RH vasco del delirio de raza superior. Más tarde fue el euskera y la ausencia de expresión vasca la que pretendía ser agraviada. También debían matar por ello. La cuestión era ir de gresca en gresca y contar las hazañas por botes de humo y barricadas. Lo que en un principio fue un error político de algarada callejera, lo convirtió ETA en un movimiento exento de piedad cuyo fin era producir el mayor daño posible. Los militantes de ETA apenas conocían lo que era ideología y todavía andan buscando un gramo de sensatez política en el que asentar su carencia de tolerancia y humanidad. El resultado es que ha perdido todo apoyo social. Lo que destruye a la banda terrorista ETA es la paz. Tal vez no lo comprenda, quizá ni lo sepa siquiera la dinámica terrorista, pero hay un mundo que prefiere pensar por sí mismo y dejarse de iluminados que le alumbren el camino. Claro está que el tiempo de ETA se acabó.

Las palabras son como las monedas, de tanto usarlas se gastan. El ciudadano está harto de condolencias y condenas. Basta ya del basta ya. No permitamos por más tiempo que en algunas ikastolas se siga enseñando a odiar a España. No me vale decir que el gobierno central no puede inmiscuirse cuando el gobierno autonómico tiene implantada una dictadura en la vida cotidiana. Muchos se preguntan: ¿estamos obligados a asistir de brazos cruzados a la implantación de una dictadura nacionalista en el norte de España? ¿No tiene el gobierno medios para acabar de una vez con esta locura?

Ibarreche pide el voto de ETA
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 11 Noviembre 2004

La política antiterrorista liderada durante el Gobierno anterior por el Partido Popular y, desde la oposición entonces, por el PSOE y hoy perfectamente vigente tras el cambio en el poder, ha dado unos extraordinarios frutos. Atacar a ETA en todos sus reductos, tentáculos, expresiones, finanzas, apoyos y voceros; privarla de zonas de impunidad; ilegalizar a Batasuna por su sistemática complicidad con el terror y, en suma, el compromiso de los dos grandes partidos en pos de un objetivo común de extirpar el terrible tumor que ha amenazado desde los albores democráticos nuestra vida y nuestra libertad han sido trascendentales para poder vislumbrar el final de la banda.

El PNV se ha opuesto de inicio, de continuo y airadamente a esa política. Sólo ha hecho que intentar torpedearla, augurando tenebrosamente que todas sus iniciativas iban a provocar una hecatombe en el País Vasco. Ha resultado exactamente al contrario. La política de apaciguamiento sólo conllevaba más terror. La de firmeza ha supuesto su drástica reducción. Pero ahora el PNV quiere sacar el rédito del fracaso de ETA y hasta del suyo propio y sus predicciones y conseguir la gran victoria del separatismo a través del Plan Ibarreche. El lendakari, que dice soñar con la vuelta de los «batasunos» a los ayuntamientos el día en que el Rey recuerda a los concejales asesinados que no merecieron ni siquiera una condena de los animadores de ETA, lo que en realidad está es pidiéndoles el voto. De Batasuna y de ETA. Para poder imponernos su plan.

IRRESPONSABILIDAD
Por FERNANDO FERNÁNDEZ ABC 11 Noviembre 2004

Me estoy empezando a cansar de que me riñan. Tenemos un presidente del Gobierno que cada vez se parece más a un predicador, sí a uno de esos telepredicadores americanos que tanto critica. Pero lo más sorprendente es que el estilo, la vacuidad, se está apoderando también de otros ministros, incluido el equipo económico. Ahora resulta que criticar la injerencia gubernamental en las empresas privadas es contribuir a alimentar la tensión territorial. O alertar de que la reforma de los estatutos amenaza con llevarse por delante la independencia de los organismos reguladores, elementos centrales de una economía de mercado que corren el riesgo de ser capturados por los gobiernos autonómicos, es contribuir a la bronca. Pues lo siento.

La idea de que el segundo mandato popular ha supuesto una imperdonable regresión autonómica ha hecho fortuna. Como tantas ideas falsa. Y da igual que el secretario de Estado de Hacienda reconociera el martes en estas páginas que las Comunidades Autónomas controlan ya el 53% del gasto público excluida la Seguridad Social, su próximo objetivo, mientras que al Estado Central, ese incorregible opresor, apenas le queda el 30%. Como da igual que ahora que celebramos el 25 aniversario de los municipios democráticos, todos nos llenemos la boca hablando de segunda descentralización. Aunque la realidad es que los ayuntamientos apenas disponen del 17% del gasto público, muy lejos de los estándares europeos. Y ningún responsable político se atreve a decir en alto que la única solución es trasladar competencias e ingresos desde las Autonomías a las corporaciones locales, porque la Administración Central ya no da para más rebajas. Pero eso sería restar poder a los barones territoriales, que se nutren del clientelismo asociado al gasto discrecional.

Puedo entender que no lo digan los socialistas, colgados de un gobierno minoritario que depende de los nacionalistas, como vemos diariamente con el culebrón de los Presupuestos. Pero se me escapan las razones que se lo impiden a los populares. El Gobierno puede parecer una ONG, pero no es tonto. Con la reforma de los estatutos le ha creado un grave problema a la oposición. Como le espetó el ministro Sevilla al presidente balear en un reciente debate en televisión, ¿Baleares va a reclamar más competencias o no?. Si las reclama, el PSOE se apunta la prueba de que había una profunda necesidad social para reformar el modelo territorial. Si no lo hace, ya se lo recordarán en las próximas elecciones y puede Matas ir despidiéndose de gobernar. Es una grave irresponsabilidad poner al Estado de rebajas porque las cuentas electorales no salen de otra manera. Pero sólo con denuncias no se ganan las elecciones. Que se lo digan al amigo Kerry. Hace falta crear otra verdad al menos tan poderosa. Los ayuntamientos lo son. Y la reforma de la ley electoral también.

Usted no es mi lehendakari
Iñaki EZKERRA La Razón 11 Noviembre 2004

Podrá usted, señor Ibarretxe, ir a la Complutense, a La Moncloa o a Latinoamérica diciendo que representa a todos los vascos. Podrá decir que «nadie va a impedir que los vascos decidamos nuestro futuro». Pero usted no representa a todos los vascos. Usted no me representa a mí por ejemplo. Usted me niega a mí y a la mitad de los vascos cada vez que abre la boca. Cuando usa la coletilla de «lo que queremos los vascos» se le olvida sistemáticamente decir que al menos la mitad sueña de un modo patético –como se sueña con una cuestión de vida o muerte– que usted se vaya a casa a curarse. Basta con verle a usted para comprender, sin certificados, que necesita ayuda médica. Basta con oír sus respuestas si se le pregunta por la falta de libertad en Euskadi, por las víctimas o los amenazados, como usted responde que la solución es su Plan de excluirnos.

Usted le dijo al Rey el lunes en Vitoria que el regreso de Batasuna «es uno de los sueños de la sociedad vasca». Pregunte a los concejales del PSOE y el PP que lo han soportado durante años si ese regreso no sería más que un sueño, una pesadilla. Usted y los suyos financian el terrorismo económica y moralmente. Y eso es lo que se ve. No quiero pensar en lo que no se ve. Hay quien ya celebra la muerte de ETA estos días, pero yo no tengo ninguna duda de que usted y los suyos harán que ETA se levante de las cenizas. Como tampoco tengo duda de que volverá a caer. Soy un optimista realista. Ustedes van a perder, antes o después ustedes se irán a la mierda porque se los llevará la riada de la Historia. No me importa esperar. Mi única preocupación es el tiempo que tarde eso en ocurrir, el daño que harán, los que todavía se llevarán por delante. Tengo demasiados amigos que han perdido al padre o al hermano por ETA. Usted odia a los vascos. Usted es el primer enemigo de los vascos. Y, como vasco, le digo que usted no me va a mover de Euskadi. Voy a seguir diciéndole estas cosas desde Euskadi. Mi victoria es que para rebatirme, para que le defiendan y le justifiquen, es usted el que tiene que pagar a gente en Madrid.

Tengo tanta confianza en que de ustedes no va a quedar nada que hasta me he planteado no votar ni a los socialistas ni a los populares en las próximas autonómicas. No me gusta un PP que sigue con la puta guerra de Bush erre que erre ni un PSE-EE que quiere ganar unas elecciones a costa de perder su alma, su ideología, aquello por lo que le apoyé públicamente un día. Quien gane deberá ganar para decirles a ustedes que no tienen razón, no para dársela un poquito y perder en ese poquito la razón de nuestras vidas y de nuestros muertos. ¡Qué importante es decirles a ustedes y a su ETA que no tienen razón! Es muy bonito no ser hoy nacionalista. Es la última causa romántica que queda en Europa. Derrotarles a ustedes es la gran aventura de nuestras vidas, lo que podremos contar con orgullo en nuestra vejez.

CAROD LE MARCA LA AGENDA A ZAPATERO
Editorial ABC 11 Noviembre 2004

LA política ha sido definida como el arte de lo posible, pero el pragmatismo que encierra esta definición siempre ha tenido los límites que imponen el sentido común y la satisfacción del interés general. Ni uno ni otro estuvieron presentes en la reunión, no anunciada, que ayer mantuvo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con Carod-Rovira, máximo dirigente de Esquerra Republicana de Cataluña, para abordar la polémica lingüística, el apoyo a los Presupuestos de 2005 y las selecciones deportivas.

La opacidad del Ejecutivo roza, en ocasiones como la de ayer, el secretismo, aunque quizá sea la única manera de hacer llevadera la colaboración política con una formación independentista, ERC, que representa intereses antagónicos a los de la mayoría de los españoles. Rodríguez Zapatero debe una aclaración urgente de las causas y de los acuerdos de esta reunión, porque los mensajes implícitos lanzados a la opinión pública, más que preocupantes, resultan inquietantes. No pasaron ni veinticuatro horas desde que Carod-Rovira amenazara con bloquear los Presupuestos si, antes del día 22, no se reconoce la unidad del catalán. No ha pasado ni una semana desde que dirigentes de ERC llamaran «mentiroso» y «cobarde» a Rodríguez Zapatero por presentar una traducción de la Constitución europea al valenciano. No han pasado ni diez meses desde que Carod tratara de tú a tú a los dirigentes de ETA para cerrar la tregua catalana, luego declarada y mantenida por la banda terrorista. Zapatero no puede trasladar a la opinión pública la imagen de que, en su forma de gestionar las relaciones con el nacionalismo, la amenaza acaba siendo rentable y el insulto es impune. Sin exigirle rectificaciones ni disculpas, Carod, que estaba en Madrid impartiendo conferencias, volvió por segunda vez a La Moncloa, reclamado por el propio Zapatero. No se han cuidado ni las formas para evitar la sensación -que es una triste realidad- de que la agenda del Gobierno se forma día a día, sin planificación y a resultas de la última sorpresa que le deparen sus socios minoritarios. La precariedad del Ejecutivo se agranda cada vez que la vida parlamentaria le exige conformar una mayoría con apoyos externos. Lo peor de todo no es el pacto con los independentistas, sino la falta de transparencia sobre las condiciones de ese pacto (criticado ayer con dureza por el propio portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran Lleida), la ocultación de los compromisos adquiridos -en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, por ejemplo- y los perjuicios que se van a causar a los que permanecen lealmente en una crítica institucional, sin romper las reglas del juego.

Las prioridades del Gobierno salen confundidas tras la presencia de Carod en La Moncloa. Un Gobierno consciente de sus deberes y de su responsabilidad opondría firmeza a un presunto aliado que está instalado en la ruptura institucional, en la crispación social y en el agravio a otras Comunidades. ERC y Carod-Rovira sólo ofrecen a Zapatero la permanencia en el poder, pero sin aportar nada beneficioso para el interés general de España, sin reflejar los principios y valores que cabría presumir en el Gobierno de la nación. El Ejecutivo cometería el mayor de los errores si cargara sobre los hombros de la sociedad española el peso de las exigencias del nacionalismo independentista catalán. Si la pataleta lingüística de una minoría radical doblega al Ejecutivo, éste se vería desarmado ante pulsos, que a buen seguro vendrán, de mayor y más grave envergadura.

La vergüenza de la Benemérita
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Tras las espectaculares revelaciones de El Mundo (que continuarán) es un acto de higiene democrática pedir que sean apartados de su cargo los jefes de la Guardia Civil que pudieron impedir la masacre y no lo hicieron y los que han impedido hasta ahora la investigación del mayor atentado de la historia de España. Es de sentido común la petición que hizo ayer la AUGC en ese sentido, porque el neogeneral zapaterista o bonista Laguna y su segundo Aldea mintieron descaradamente, o, peor aún, ocultaron la verdad al Parlamento sobre lo que sabían de la Banda de Avilés, de los Toro, Trashorras y sus jefes que –no se olvide– fueron los suministradores de explosivos para la masacre del 11-M. Es intolerable que gente de uniforme que se ha burlado de la soberanía nacional en las Cortes y que está burlándose de casi doscientas personas asesinadas siga en sus cargos.

También es una vergüenza para los mandos de la Guardia Civil que hayan tenido que ser guardias de a pie, lo que antaño llamaban números, los que estén salvando el honor de la Benemérita. Y es un bochorno que la reunión ayer de la comandancia de Gijón se haya saldado con un apagón informativo tras el que no resulta difícil adivinar la caza de brujas. Pero de las brujas buenas, porque a las malas las ascienden, o ellas quieren ascender. Es todo escandaloso, como en tiempos de Roldán, con la diferencia de que aquello era robar y esto es matar, asesinar a cientos de españoles para cambiar el resultado de las elecciones. Golpismo, se llamaba antaño esa figura.

Todos esos oficiales tan marciales que se movilizaron discretamente en favor de Galindo, ¿por qué no se movilizan en favor de España, de la Guardia Civil y de la decencia nacional, que incluye la persecución y castigo de los criminales y no una “omertá” que les permita ascender a costa de ocultar una masacre y un cambio traumático de Gobierno? Si Bono es la mitad de patriota que presume ser, hoy mismo debería aceptar la dimisión irrevocable de Laguna y de Aldea o proceder a su destitución. Y, por supuesto, debería rendir homenaje a esos guardias que, contra la doblez de algunos de sus superiores, están salvando el buen nombre de la Guardia Civil. Si el Duque de Ahumada levantara la cabeza trataría de arrestar a los que hoy arrastran por el fango la institución que él creó. Lo hizo para combatir a los bandidos, no para protegerlos e incluso suplantarlos. Ni las decenas de miles de guardias honrados ni los millones de españoles que les pagamos el sueldo y agradecemos su sacrificio merecemos el secuestro desde arriba de una institución en la que sólo cabe el orgullo o el bochorno. Y está bien claro qué se impone hoy.

EL ARTE DE CREAR PROBLEMAS
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 11 Noviembre 2004

DE un Gobierno se espera que solucione los problemas. O, al menos, que los alivie. Incluso se le puede disculpar que los deje como estaban. A veces, habrá que soportar que los agrave. Lo que no cabe perdonarle es que los cree. Es usual y, sin embargo, acertado considerar que España tenía planteados a comienzos del siglo pasado cinco grandes problemas nacionales: la cuestión social, la forma de Estado, la organización territorial, la cuestión religiosa y el problema escolar. Todos ellos, salvo al parecer uno, encontraron en la Constitución de 1978, si no la solución, sí al menos el cauce legal para ella. Fue la obra del espíritu de concordia y reconciliación nacional que presidió la transición. Sólo la cuestión de la organización territorial del Estado quedó abierta, o no del todo resuelta, como consecuencia del separatismo, agravado por el terrorismo, y las pretensiones de los nacionalismos que o no aceptan la regulación constitucional o la retuercen hasta límites insoportables. Esto no quiere decir que en los otros cuatro órdenes no nos enfrentemos a problemas; sólo que existen los cauces legales para resolverlos y que han dejado de ser heridas abiertas para la convivencia nacional.

Lo que cabe exigir al Gobierno es que solucione estos problemas o, al menos, que no los agrave. Pero, sobre todo, que no contribuya a la creación de otros nuevos. Por eso resulta poco comprensible, e incluso irresponsable, el afán por reabrir los que estaban cancelados. Así, las cuestiones escolar y religiosa. Carece de sentido y, probablemente también, de rentabilidad electoral. La Constitución y los acuerdos vigentes entre el Estado y la Santa Sede suministran los medios legales para regular el ejercicio de los derechos de los ciudadanos en materia religiosa y educativa. Y, sin embargo, algunas medidas legislativas y otros anuncios gubernamentales, de ida y vuelta, a veces con freno y marcha atrás, parecen empeñados en un camino de regreso a situaciones superadas que vivimos durante la Segunda República y el siglo XIX. Bastarían un poco de buen sentido por parte del Gobierno y un mucho de respeto a la regulación constitucional para que los problemas planteados, artificiales y ajenos a las preocupaciones de la mayoría de los ciudadanos, se desvanecieran. A menos que exista un interés, desde luego no general, para reabrir unas heridas hace tiempo cerradas. Son demasiadas agresiones para ser casuales. Tan cierto es que el Estado español es aconfesional, y no precisamente desde el triunfo electoral minoritario de Zapatero, como que el Derecho debe tener en cuenta las convicciones morales vigentes en la sociedad y, por imperativo constitucional, también cooperar con la Iglesia Católica y las demás confesiones religiosas. Lo que no resulta comprensible es esta torpeza consistente en crear problemas allí donde no los había. No escasean éstos como para que el Gobierno se dedique más que a solucionarlos a generar otros nuevos. El arte de crear problemas no forma parte de las habilidades que los ciudadanos esperan de sus Gobiernos.

Vera y la Guardia Civil
La serpiente y los tricornios
José García Domínguez Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Cuando se hacía pasar por cierto Ricardo Solfa, el gran Jaume Sisa también constató que "hay mujeres que mienten hasta cuando dicen la verdad". A algunos tipos les ocurre lo mismo. Sin ir más lejos, sucede sistemáticamente con Rafael Vera cada vez que abre la boca. De ahí que ante ese personaje, pierdan validez incluso los axiomas más elementales de la física. Por ejemplo, asegura el que eligiera a los mandos actuales de la UCO que no piensa tirar de esa manta que tanto calorcito da; bien, pues al instante, se le empiezan a calar los huesos de frío al Gobierno. Así, desmintiendo a todos manuales de uso de las calefacciones domésticas, cuanto más templado anda Vera, tanto más helado se empieza a sentir el Ejecutivo del PSOE. Y no sólo no hay principio físico, gobierno ni radiador que pase la prueba del algodón con el yerno del ferretero. Porque con las leyes del azar ocurre lo mismo. Que Rafael dice que se va a envolver en la mantita, pues, ¡zas!, al momento se desprende en un camión en marcha la casete escondida en la mesa del teniente desplazado a Mozambique. Y así siempre.

Decía el gran Ricardo Solfa cuando aún no se hacía pasar por Jaume Sisa que "hay mujeres que arrastran maletas cargadas de lluvia". Bueno, y generales de la Guardia Civil que almacenan huracanes en el forro del tricornio, también los hay. Generales sordos, que no oyeron nada cuando el de la serpiente en el brazo contó, en 2001, que Toro y Trashorras buscaban amigos para jugar a los móviles y la dinamita. Generales sordísimos que siguieron sin oír nada en 2002, cuando Nayo alertó de que Toro y Trashorras escondían un cargamento de Goma-2 para la Eta. Grandes sordos refractarios al sonotone que, en 2003, tampoco fueron capaces de leer los labios de Zouhier, cuando reveló que Toro y Trashorras se habían agenciado unos moritos para montar las Fallas en Atocha. Discapacitados auditivos que, además, sufren una grave limitación del resto de sus sentidos, sobre todo, del común. Y que por eso, no perciben nada extraño en que los pelanas de Lavapiés supiesen utilizar los móviles el 11-M, y que se hubieran olvidado al cabo de una semana, en el atentado contra el Ave.

Barruntan Solfa y Sisa que "hay mujeres que dicen que sí cuando dicen que no". Ocurre lo mismo con ciertos tipos, como Rafael Vera, sin ir más lejos. De ahí que Vera puede jurar que él está tan ricamente con su manta; y al tiempo mande al filólogo de guardia a hurgar en la grieta del ministro de Justicia. También sostienen Sisa y Solfa que "hay mujeres que sueñan con trenes llenos de soldados". Mujeres, tal vez; hombres, ninguno. Los hubo hace mucho, en aquellos tiempos en los que se daban así los golpes de Estado. Pero eso era en la Edad de Piedra. Cuando no se habían inventado aún los móviles.

El eclipse
César VIDAL La Razón 11 Noviembre 2004

Quizá sea una impresión mía y como tantas otras precisamente por ello equivocada, pero tengo la sensación de que estamos viviendo un eclipse. Me refiero no a que no se vea la luz del Sol –aunque como Maragall logre que se transfiera su gestión a las comunidades autónomas ya podemos dar por fundido al astro rey– sino a que parece que los progres brillan por su ausencia. Entiéndaseme bien. No me refiero a los que han incrustado en los medios de comunicación del Estado para que hagan los mismos programas de hace un cuarto de siglo. Tampoco apunto a los que ocupan ya puestos en direcciones, ministerios y portavocías. No. Yo señalo más bien a aquellas masas que se lanzaron a la calle con la pegatina del «No a la guerra» y se autoconstituyeron en conciencia de la España oprimida por un Gobierno, el del PP, que creó más de cuatro millones de puestos de trabajo y recompuso el desaguisado económico perpetrado por el PSOE durante casi década y media.

Recuerdo que en aquellas muchedumbres había catedráticos de dudosa solvencia científica, actrices de escasa vis cómica, cantantes de garganta cascada y periodistas que pensaban –¡pobres!– que eran treinta años más jóvenes. Eran, así, a bulto, unos cuantos y, sin embargo, no los veo. Esperé encontrarme con ellos en multitudinarias protestas contra el abandono del Sahara ante la agresión marroquí que han protagonizado Rodríguez Zapatero y Moratinos. Soñaba yo con ver gritar a determinado actor mientras su madre leía un manifiesto contra el imperialismo moro y algún presunto especialista en Rusia que no sabe ruso disparaba contra la agresión alauita.

Cuál no sería mi sorpresa cuando se produjo el eclipse. Esperé también que se lanzaran a plazas y callejones en protesta por el envío de tropas a Haití bajo mando francés, pero, una vez más, eclipse total. Y entonces vino lo de Costa de Marfil. En este país africano, Francia está librando una terrible guerra colonial en la que las bajas se multiplican mucho más que en Iraq. Como es habitual en Francia, ni ha consultado a la ONU, ni le importa un bledo lo que pueda pensar la UE, ni necesita ningún respaldo internacional para desembarcar y repartir cera. De hecho, o mucho me equivoco, o en Costa de Marfil también acabará dirigiendo un verdadero genocidio como en Ruanda. Ahora sí, me dije yo. Ahora sí que se echarán a la calle y dirán lo de la unilateralidad y la resolución de la ONU y... Me equivoqué otra vez. Ni uno –se dice pronto– ni uno de los que se manifestaron en contra de acabar con la dictadura terrible de Sadam Husein ha dicho ni pío sobre Costa de Marfil. Quizá es que están muy ocupados en los nuevos puestos, o en administrar subvenciones. Quizá. O quizá, simplemente, es que los Derechos Humanos les han importado siempre un pito y lo que aborrecen es cualquier intento de defender Occidente de una amenaza histórica desde el comunismo al islam.

Lengua y política
A vueltas con el catalán
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Si no es mucho pedir, ¿les importaría mucho a los nacionalistas dejar de rasgarse las vestiduras, gritar histéricamente y proferir amenazas a la hora de defender sus posiciones acerca de la lengua catalana? Aprovechando que su nacionalismo es de base lingüística, sería formidable que actuaran de modo coherente y ofrecieran al público argumentos culturales, literarios. Los hay, y muchos, para defender legítimamente y con respeto a los demás la unidad de un idioma que usaron y fueron creando valencianos, de Ausiàs March a Vicent Andrés Estellés, mallorquines, de Ramon Llull a Joan Alcover, y catalanes, de Muntaner a Foix.

Los catalanes somos especialmente afortunados porque, además del desbordante e inacabable patrimonio cultural en castellano, disponemos de una lengua y una cultura que, aunque minoritaria, ha dado frutos extraordinarios y universales en la literatura, y los ha dado durante siglos. Este debate sobre la unidad de nuestra lengua, de una de nuestras dos lenguas, podría ser enormemente productivo si se mantuviera en sus términos. Evitarlo mediante el mero expediente de lo "científico", sin mayor explicación, revela intenciones de imposición apriorística a los discrepantes, no mejora el conocimiento general de nuestra cultura y se acaba convirtiendo en un descarnado instrumento político que los valencianos detectan inmediatamente y los pone a la defensiva. O, lo que es peor, los enfrenta entre sí.

El propio Àngel Colom, que lideró ERC, llegó a mostrar hábilmente su disposición, en defensa de la unidad del idioma, a llamarlo "valenciano". Si Carod no tuviera intenciones pancatalanistas sino de pura justicia filológica, utilizaría su especialidad para contribuir a la apertura de un debate cultural y no trataría el asunto como un hooligan. El catalán es infinitamente más importante que el Barça y que su partido. Parece que nos quieren forzar a tratarlo en términos de hinchas irreconciliables que agitan sus frenéticas banderas, se gritan improperios y se parten la cara a la mínima ocasión. Mientras la cultura no se trate en términos culturales, mientras se exija a la gente, sin ofrecerle argumentos y sin escuchar respetuosamente los de los demás, un acto de fe político en una verdad "científica" que no se molestan en desentrañar y divulgar, mientras se trate todo este asunto como un expediente conminatorio de adscripción a la corrección política catalana, despertará la animadversión.

No deberíamos consentir que los nacionalistas capitalicen esta causa, porque lo hacen tan mal, de forma tan hostil, impositiva y amenazante, que la perjudican enormemente. Carod Rovira no es más catalán que los catalanes que creemos en la idea de España. Si no entendemos todos de una vez que la catalanidad no exige un credo nacionalista, vamos por muy mal camino. Al final, le han cogido tanto gusto al matonismo político que han empezado a practicarlo con sus propios socios, al punto que, muy probablemente, el primer gran problema de gobernabilidad se lo va a encontrar Rodríguez con su aliado independentista, pieza indispensable para mantener el poder socialista en Cataluña y en el conjunto de España.

Camps hace bien en no dejarse liar
Iñaki ZARAGÜETA La Razón 11 Noviembre 2004

El presidente de la Generalitat ha acertado al mostrarse con firmeza en la defensa del valenciano por el fondo y por la forma. Con su actitud ha dejado claro que la Comunidad tiene entidad y características que la distinguen de otras autonomías y que es totalmente dueña de sus propias decisiones. Un mensaje con doble destino, Gobierno central y norteño.

La escenificación un tanto surrealista por parte de Pasqual Maragall en la tramitación de la Constitución Europea en lenguas vernáculas no puede desembocar en la aceptación de sus intereses. Sin embargo, se ha encontrado con zapato de su medida. Francisco Camps no ha caído en la trampa y se ha limitado a cumplir con la legalidad constitucional y estatutaria por muy chocante que parezca la llegada a la Unión Europea de dos versiones idénticas. El ardid de Maragall –en este caso Josep Lluis Carod-Rovira es más pazguato– para lograr la consideración de una misma lengua no ha surtido efecto, a pesar de la profusión de amenazas.

Como tampoco lo ha logrado la aparición en escena del expresidente Jordi Pujol que, en ayuda de su vituperado electoral Artur Mas, ha planteado un supuesto, yo diría que soñado, pacto con el PP para unificar el valenciano y el catalán. El desmentido taxativo de otro ex-presidente, Eduardo Zaplana, ha puesto las cosas claras.
Hace bien Camps en no dejarse liar. Los valencianos no estamos en conflicto con el idioma. Son otros los que intentan introducirlo con reiteración.

ZP, Bush, y otros enredos
Francisco MARHUENDA La Razón 11 Noviembre 2004

Cuando se quiere comparar estos meses de Zapatero como presidente con su antecesor es preciso utilizar magnitudes similares. Por tanto, hay que recordar cuál era la situación y el clima político en noviembre de 1996. Es evidente que el escenario resulta inquietante desde una perspectiva objetiva, algo que no hacen los corifeos y sectarios que glosan el talante de ZP. A estas alturas, las genialidades del presidente del Gobierno y el disparatado e inconsistente Moratinos han conseguido que nuestras relaciones con la primera potencia mundial sean gélidas y no creo que mejoren. Es una buena lección de modos que Bush recibiera a Aznar. Me alegro, porque los acontecimientos comienzan a situar al ex presidente en la posición que le corresponde como un estadista que, con aciertos y errores, ha servido con eficacia y lucidez a España.

Al éxito de pelearse con Estados Unidos, algo que comenzó con el insulto a su bandera, lo que indignó profundamente al otro lado del Atlántico, hay que unir la sumisión al eje franco británico. La cumbre en León no ha tenido ningún resultado práctico, salvo los presentes que se llevó Schröder y la alianza militar con un ejército de segunda división. Una vez más sufrimos las carencias de un presidente sin experiencia profesional, con un curriculum académico escaso, que no habla ningún idioma y que no ha viajado por el mundo.

ZP es un político sin ideas y sin solidez, cuyo objetivo principal es complacer a todos y mantenerse en el poder. Es un gobierno radical sin ideología y así nos van las cosas. Ha cambiado la posición española sobre el Sahara y se ha sometido a los intereses marroquíes. El enfrentamiento con la Iglesia es de grandes dimensiones, porque rezuma ese laicismo trasnochado que le conduce a valorar cualquier asociación o confesión y a atacar agresivamente al catolicismo.

El deseo de complacer a todos le ha conducido a organizar un lío monumental con ERC y CiU alrededor de la polémica artificial entre el catalán y el valenciano. Por su parte, Ibarreche sigue empeñado en su plan secesionista. No quiero imaginar la cara de ZP cuando Blair gane las elecciones y Schröder pierda las suyas. Como colofón final, está el enfrentamiento interno en el PSOE por el posible indulto al corrupto de Rafael Vera. No está mal para seis meses.

Repudiando a ETA desde dentro
ANDRÉS MONTERO GÓMEZ/PTE. DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PSICOLOGÍA DE LA VIOLENCIA El Correo  11 Noviembre 2004

De repente los presos de ETA se han descubierto cociéndose a fuego lento. Con horizontes de reclusión indeterminados, infinitos. Una vida asesinando, aniquilando a seres humanos, destruyendo familias por una causa que nunca estuvo allí. Porque la causa del terrorismo siempre es artificial, imaginada, construida.

De pronto los presos de ETA se están dando cuenta de que están en la cárcel. Esta reflexión es de una densidad inconmensurable. Los presos de ETA se están dando cuenta de que están en la cárcel. Hasta ahora no lo sabían. La burbuja de idealización y negación de la realidad con la que ETA hábilmente había manipulado a sus presos a través de una sistemática estructura de intoxicación que los mantenía aislados dentro de su aislamiento, se ha fracturado. ETA siempre ha intentado que sus asesinos en reclusión continuaran sintiéndose parte del colectivo terrorista. Incluso en los últimos tiempos pretendían que protestas en las cárceles influyeran de alguna manera en los acontecimientos abertzales del exterior. La carta de los seis de 'Pakito' así lo atestigua. Sin embargo, el abertzalismo en el exterior está desmoronado, desarticulado. El 'comando parlamentario' de ETA, sin dinero, de tapadillo en la Cámara legislativa vasca, esperando próximas elecciones en donde su electorado será fagocitado por el PNV, por EA, por Aralar o por nadie. La acción del 'comando penitenciario' no serviría para nada, porque nunca ha servido para nada. Lo único que ha pretendido ETA para sus presos siempre ha sido mantenerlos en el engaño, en la trampa de la negociación. Casi setecientos asesinos y colaboradores en el propio agujero de la realidad ficticia de ETA.

La carta de desamor de Iñaki Bilbao, Karlos Almorza, Francisco Múgica, Kepa Solana, Iñaki Arakama y Koldo Aparicio es la revelación patente, cruda e intensa del engaño de ETA devorándose a sí mismo. A los presos de ETA les está siendo revelada la verdad en un momento en que se resquebraja el caparazón tras el que se habían resguardado del llanto de las víctimas que iban asesinando. ETA se desmorona y con ella el argumento artificial puesto al servicio de la muerte tras el que se escondían.

Los reclusos etarras han venido siendo reclusos de la cárcel que ETA trataba de instalar dentro de las propias prisiones. Que si presos políticos, que si gudaris represaliados por el Estado...; ahora que esa ficción escrita en sangre se diluye, que ETA tiene inmensas dificultades para continuar produciendo la filmografía del terror, ahora algunos presos están percibiendo al detalle el contorno real de la cárcel en la que se encuentran. Y tienen pavor, espanto de encontrarse allí cumpliendo condena por un buen resto de sus vidas. Por asesinos. Ahora se dan cuenta, probablemente gracias a la madurez y capacidad de una sociedad que despertó tarde pero que despertó lúcida, de que no son el 'frente de makos' de ETA sino un grupo de presos tan comunes como cualquier otro asesino. La carta de los seis criminales de ETA es el descubrimiento de que estarán allí por mucho tiempo, de que ETA nunca los ha tenido en cuenta, de que no hay negociación, de que no hay contraprestación para el asesinato en serie. Aunque Garikoitz Aspiazu o cualquier otro puedan enquistar el terrorismo etarra durante décadas, los presos de ETA deben saber, desde ya, que su morada durante esas décadas va a venir descrita por el interior de los muros de una prisión. Nadie va a negociar por ellos.

Ahora bien, el declive de ETA sitúa a la izquierda abertzale ante un renovado escenario. De entrada, el Gobierno de Zapatero ha comenzado a anular algunas derivaciones penales del Pacto antiterrorista, que tienen que ver con subvenciones. Que a nadie se le escape el trasfondo económico del asunto. Presiento que la jugada de ZP promueve encender una especie de luz hacia la que puedan mirar Otegi y compañía. A continuación, presos de entre los más significados de ETA abjuran del mantenimiento del terrorismo en un momento de clara debilidad de la banda. Además, no sólo repudian a ETA algunos de sus mayores criminales históricos, sino que a renglón seguido apuntan a que la comunidad abertzale continúe su desquiciada senda por caminos políticos. Es decir, piden el retorno de Batasuna, de un abertzalismo desligado de ETA.

Los presos de ETA buscan el retorno de Batasuna, el Gobierno despenaliza la posibilidad de algunas subvenciones a determinados grupos junto a la convocatoria de referendos independentistas y Batasuna está ilegalizada, pero (y ese pero es importante) no de por vida. El requisito ineludible para la refundación legal de una Batasuna política sin terrorismo es su repudio expreso de la violencia, el rechazo explícito a ETA. Una buena parte de la sociedad, entre quienes pueden incluirme con firmeza, siempre los considerará cómplices necesarios de décadas de asesinato terrorista. Sin embargo, en este momento uno de los reclusos terroristas que hasta no hace mucho manejaba a la propia Batasuna, 'Pakito', les ha abierto el sendero para escenificar la escisión letal hacia el final de ETA, aquélla que surge desde dentro.

El negocio del deporte
¡Lo que nos faltaba! ¡"Juegos olímpicos del patín"!
Juan Manuel Rodríguez Libertad Digital 11 Noviembre 2004

Dice Joan Saura, consejero de Relaciones Institucionales de la Generalidad, que el reconocimiento de la selección catalana de hockey en la próxima Asamblea de la Federación Internacional "no depende ni del Gobierno central ni del Gobierno catalán".

Pero cuando, a renglón seguido, se le pregunta a Javier Arigita (presidente de la Federación Vasca de Patinaje) qué estrategia piensa seguir el próximo 26 de noviembre en la decisiva reunión de Fresno, éste responde lo siguiente: "Eso está en manos de los políticos que son los que están realizando las gestiones".

¿En qué quedamos?... Pues en lo que quedamos es en que esta cuestión ha sido utilizada política y aviesamente por la Generalidad desde el primer momento. Cada movimiento ha sido diseñado con mucha anterioridad y responde a un plan estratégico perfectamente estudiado cuyos fines son única y exclusivamente políticos. Realmente el hockey sobre patines les importa un bledo, lo único que siempre han pretendido es el reconocimiento internacional como un primer paso... ¿hacia dónde? Por eso lo que dice ahora Saura tiene mucho sentido para él, pero absolutamente ninguno para mí. Naturalmente que el Gobierno catalán ya no tiene que mover ni un sólo dedo más porque no les quedan manos para hacerlo. La pregunta del millón es si, desde el pasado mes de marzo, al Gobierno central le habrá dado tiempo también para prepararse los deberes como es debido.

Es cierto que Enrique García Raposo, actual presidente de la Federación Española, se está movilizando lo que no se movilizó en su día, por intereses bastardos, su antecesor en el cargo. Pero también lo continúa haciendo el incansable Isidro Oliveras, presidente de la FIRS, quien pretende ahora que la Asamblea sea secreta. ¿Qué esconde Oliveras?... Según García Raposo, quien exige que la Asamblea y la votación sean públicas, Isidro trata de ocultar otros "argumentos monetarios". Parece que a la Federación Catalana no le ha entusiasmado la idea de que la Federación Vasca siga sus pasos y quiera también su "trocito de reconocimiento internacional".

A Ramón Basiana, presidente de la Catalana, le habría entusiasmado la idea de "coronar" primero. ¿Quién se soltará antes de la "cordada"?... Tras los cuatrocientos mil euros ofrecidos como "regalito" de la Generalidad a la Federación Internacional, García Raposo informa ahora que la Federación Catalana se ha ofrecido para organizar en 2009 unos "juegos olímpicos del patín". ¿Qué será lo próximo?... Como no estén hábiles en Fresno acabaremos viendo un España-Moratalaz de fútbol sala.

Valencianos y catalanes
Cartas al Director ABC 11 Noviembre 2004

Uno de los motivos por los que valencianos y catalanes no tienen unas relaciones estrechas es que los valencianos no tienen en general ningún deseo de dejar de ser españoles y, especialmente, no tienen ningún deseo de pasar a ser una dependencia de Barcelona.     Francisco Corbalan.    Valencia.

ETA y Batasuna preparan una «propuesta trampa» para poder presentarse a las elecciones autonómicas
La banda ha diseñado un plan para conseguir que su brazo político vuelva a las instituciones y pueda concurrir con listas electorales para evitar su «muerte civil» Quienes conocen el proyecto proetarra dicen que no tiene «elementos novedosos»
ETA trata de evitar su «muerte civil» y por eso ha montado una estrategia cuyo fin es conseguir que su brazo político se pueda presentar a las elecciones autonómicas vascas del próximo año. Expertos antiterroristas consultados por LA RAZÓN denuncian las maniobras que desde sectores proetarras se realizan para intoxicar a la sociedad con mensajes de que «algo se mueve», que las posiciones de la banda y su entramado pueden girar hacia posturas más flexibles y cosas similares. El objetivo, subrayan, no es otro que el de vestirse con la «piel de cordero» para tratar de engañar a quienes tienen la responsabilidad de mantener deslegalizado a ese entramado y evitar que prosperen iniciativas similares en el futuro.
J. M. Zuloaga / R. L. Vargas La Razón 11 Noviembre 2004

Madrid- El principal objetivo de ETA ahora, además de tratar de reorganizarse tras las últimas operaciones policiales, es conseguir que su presencia en las instituciones no quede reducida a cero. En una palabra, evitar su «muerte civil». La deslegalización de las organizaciones de su entramado, gracias a la política antiterrorista seguida en los últimos tiempos por PP y PSOE, ha dejado fuera de ayuntamientos y otras corporaciones al brazo político de ETA.

La única representación que les queda, por la obstinación del Partido Nacionalista Vasco y EA en no cumplir las sentencias del Tribunal Supremo (para intentar ganarse el apoyo al Plan Ibarreche, que no han logrado), es el grupo parlamentario de Socialistas Abertzaleak en el Parlamento vasco.

Sin embargo, en las actuales circunstancias, y con la legislación sobre partidos políticos, es prácticamente imposible que el brazo político de la banda criminal se pueda presentar a esos comicios. De mantenerse esta situación, que es, según los citados expertos, la deseable si se quiera acabar algún día con el terrorismo separatista, el proyecto independentista de ETA quedaría reducido a los «gritos que pudieran proferir algunos en la calle y a los tiros que pudieran dar».

El «frente institucional», tan importante para la banda como el de «masas» y el «armado», estaría acabado. Los pistoleros y su entramado han protagonizado sin éxito otras iniciativas, como la propuesta de Vergara para que hubiera listas conjuntas con los nacionalistas en los comicios europeos.

Ahora, según las fuentes consultadas, van a intentar incidir en la opinión pública, en especial en la del País Vasco, para que se presione sobre el Gobierno de la Nación y se permita que los proetarras puedan concurrir a las elecciones autonómicas del próximo año. El plan ya se ha puesto en marcha y va a tener uno de sus hitos más importantes el próximo domingo –al menos eso es lo que se pretende desde el mundo proetarra– con la presentación por parte de Batasuna de un documento con unas supuestas novedades.

A este respecto, los mismo expertos afirman que, según las informaciones de que se dispone, la referida propuesta es «más de lo mismo» porque, entre otras cosas, «no se pueden desmarcar del guión de la autodeterminación». No hay una renuncia a los objetivos estratégicos, no se condenan las actividades terroristas y, por supuesto, no hay un desmarque de ETA. Lo que se pretende es, por una lado, seguir con la estrategia de acumulación de fuerzas del Pacto de Estella y, por el otro, abrir vías a la negociación sin, en teoría, imponer condiciones ni interlocutores pero otorgando a la banda un protagonismo absoluto.

Quienes han tenido ocasión de conocer la propuesta por boca de la propia Batasuna, como el secretario general del sindicato ELA, Josu Elorrieta, han manifestado que «no ofrece ningún elemento novedoso». Al igual que ha ocurrido en otras ocasiones, como durante la falsa tregua de 1998 y 1999, se trata de jugar con los deseos de la población de que el terrorismo se acabe de una vez por todas. Para ello se rebaja la presión a todos los niveles, incluso en el de los atentados, hasta conseguir los objetivos perseguidos, en este caso la presentación de una candidatura en las elecciones autonómicas vascas, y después, una vez logrados los escaños que les correspondan, «volver a las andadas». «Sin una representación en las instituciones, ETA sabe que camina, tarde o temprano, a su “grapización” [por los GRAPO] y va a tratar, por la vía del engaño y con maniobras de todo tipo, que Batasuna esté en el futuro Parlamento», agregaron.

DEL VIAJE A MARRUECOS A LAS BOMBAS CON MÓVILES
El PP quiere que los mandos de la Guardia Civil expliquen por qué nadie informó de la cinta
El PP ha confirmado que exigirá que mandos de la Guardia Civil como el general Laguna o el teniente coronel Aldea comparezcan en la comisión del 11-M para explicar por qué nadie informó de la cinta grabada por el agente Campillo. En ella, un confidente llamado "Lavandero" cuenta que Trashorras y Toro preguntaron en 2001 por alguien que supiera montar bombas con teléfonos. También reveló que los confidentes se iban a marchar a Marruecos para "dirigir la cosa desde allí". Pinche AQUÍ para leer la trascripción de la cinta.
Libertad Digital  11 Noviembre 2004

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Eduardo Zaplana, ha confirmado que su formación solicitará que vuelvan a declarar en la comisión de investigación del 11-M algunos altos cargos policiales y de la Guardia Civil (como el general Pedro Laguna o el teniente coronel Fernando Aldea), tras conocer una conversación grabada en la que un confidente llamado "El Lavandero" alertó a un guardia civil de que Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro Castro –ambos imputados por la masacre de Madrid– pretendían en 2001 vender explosivos y elaborar artefactos que detonaran por medio de teléfonos móviles.

"Vamos a volver a pedir las comparecencias, no solamente de las personas citadas sino de mucha gente más. Vamos a pedir y hemos pedido la trascripción de la cinta para que conste en la comisión de investigación y vamos a seguir solicitando todas las comparecencias que nos han sido negadas", respondió Zaplana, al ser preguntado en La Mañana de la COPE sobre si considera necesario que determinados altos cargos de la Benemérita vuelvan a declarar ante los comisionados tras conocerse la citada conversación grabada.

El portavoz popular cree que "todo esto es muy raro" y se preguntó "¿por qué, después de todas estas evidencias, seguir negando algunas cuestiones? ¿Por qué intentar ridiculizarlas? ¿Por qué no ir al fondo de la cuestión?" Según Zaplana, "son una dudas, que algunos podemos tener especulaciones sobre las mismas". "Es evidente que tenemos que exigir que se siga investigando para conocer la verdad", añadió.

Las diferencias entre el Yak-42 y el 11-M
Zaplana incidió en que el actual Gobierno no tiene problemas para "mirar al pasado" en temas como el accidente del Yak-42 pero en relación a esta investigación "huye de la verdad". "Creo que no solamente la base del Partido Popular, creo que no solamente nuestros votantes, creo que hay una inmensa mayoría de ciudadanos españoles, incluso los que no nos votaron, que se pueden sentir en estos momentos manipulados", explicó, para después incidir en que, tras el 11-M, "se emprendió una estrategia para criminalizar al PP y al Gobierno de entonces", una "sensación" que pudo haber "calado" en algunos ciudadanos que ahora se dan cuenta de que fueron "manipulados".

"Ahí radica probablemente una de las cuestiones de fondo, fundamentales y esenciales, ese complejo que el Partido Socialista tiene, de falta de legitimidad democrática, de haber ganado las elecciones efectivamente, de haberlas ganado en las urnas, pero, a lo mejor, utilizando métodos y medios que pueden ser censurables en un sistema democrático moderno", explicó Zaplana en declaraciones que recoge Europa Press.

Por último, subrayó que la sociedad española, que, en su opinión, actuó "con una carga sentimental" en las elecciones generales del pasado 14 de marzo, debe ahora exigir al Gobierno socialista "con esa misma carga sentimental" que se averigüe toda la verdad sobre la masacre de Madrid.

TACHA AL LEHENDAKARI DE "APRENDIZ DE BRUJO"
Redondo considera "terrible" que Ibarretxe dé un respiro a ETA ayudando a Batasuna
Nicolas Redondo Terreros ha calificado como "muy graves" las declaraciones de Ibarretxe en las que, en presencia del Rey, "soñó" con la vuelta de Batasuna a los ayuntamientos vascos. Para el político socialista estos planteamientos sólo servirían para ayudar a "renacer" a la banda terrorista.
Agencias Libertad Digital  11 Noviembre 2004

El presidente de la Fundación por la Libertad, Nicolás Redondo Terreros, apostó este miércoles por seguir con la política que se ha realizado hasta ahora para luchar contra ETA y criticó el planteamiento del lehendakari de que Batasuna esté presente en los municipios, según informa Europa Press.

El que fuera líder del PSE cree que "sería terrible que un aprendiz de brujo termine dando un respiro a ETA cuando estamos acabando con la banda terrorista". En este sentido, explicó que los terroristas siguen con posibilidad de realizar atentados, aunque en este momento se les está ganando. Por ello, recuerda que planteamientos como el del lendakari o contemplar que Batasuna pueda presentarse a las elecciones autonómicas sería ayudar a la banda a "renacer". "Batasuna --advirtió-- sólo puede presentarse a unas elecciones si renuncia a ETA y a la violencia y si no lo hace, no podrá presentarse a unas elecciones".

En su opinión, el planteamiento que realizó el lehendakari delante del Rey, cuando dijo que tenía el sueño de ver a Batasuna en los ayuntamientos, es "muy grave". En este sentido, explicó que el hecho de que Batasuna quiera estar presente en los ayuntamientos "va de suyo", pero que el lehendakari se haya atrevido a hacer un discruso de defensa de Batasuna y ETA ante el Rey "nos tiene que hacer pensar" no sólo por lo que estaba planteando sino por el "cómo lo dijo y con la tranquilidad que lo dijo".

Otegi pretende ayudar a ETA
En relación con la afirmación realizada por Arnaldo Otegi en el sentido de que "ETA tiene total disposición a que callen las armas", considera que lo que pretende el dirigente abertzale es "confundir al final" porque cuando se está derrotando a ETA algunos salen con la insinuación de la tregua.

Para Redondo Terreros, lo que esta haciendo Otegi es "ayudar a ETA a que la descomposición brutal en la que está inmersa no sea visible para nosotros". Está, añadió, haciendo un último esfuerzo "por salvar a la banda de los escombros". Por último señaló que aunque el PNV no lo quiere reconocer, se ha llegado a esta situación con ETA gracias al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. Por ello, insistió, hay que mantener la estrategia que se está llevando a cabo con ETA porque y apostilló, "estamos ganando a ETA pero no la hemos ganado todavía".

La Policía holandesa detiene a dos terroristas y evita un atentado islamista en La Haya
El primer ministro Balkenende hizo un llamamiento en contra de la violencia y el extremismo
La policía holandesa logró detener ayer a dos presuntos terroristas islámicos que se escondían en una vivienda en La Haya. La operación en la que participaron unidades especiales antiterroristas se produjo cuando tres policías resultaron heridos a causa de la explosión de una granada lanzada desde el interior del edificio. Aunque al cierre de esta edición las detenciones no estaban confirmadas por fuentes oficiales, la emisora holandesa Radio 1 había informado de los arrestos. Se cree que la operación podría estar relacionada con el asesinato de Theo Van Gogh, crítico con el Islam.
La Policía holandesa «selló» ayer el barrio de La Haya donde está el edificio en el que se atrincheraron los islamistas mientras se desarrollaba la operación antiterrorista
La Haya- La Razón 11 Noviembre 2004

El asalto de la policía holandesa al edificio de La Haya donde desde ayer por la mañana se atrincheraron varias personas, posibles terroristas islámicos, ha terminado, según comunicó la emisora Radio 1. Sin embargo había dudas acerca de la confirmación de detenciones, al cierre de esta edición.

Las fuentes policiales mencionadas por la radio pública holandesa no confirmaron el arresto de dos presuntos terroristas que se encontraban en la vivienda. Testigos oculares dijeron en la televisión pública, NOS, que uno de los arrestados podría estar herido porque fue transportado en una ambulancia. La misma fuente añadió que una tercera persona se entregó voluntariamente a la Policía antes de que se oyeran tiros en las inmediaciones de la vivienda. Tampoco se sabe a ciencia cierta si la operación policial antiterrorista guarda relación con el asesinato la pasada semana del cineasta holandés Theo van Gogh. La radio también indicó que helicópteros de la Policía han dejado de sobrevolar la zona. Por otra parte, en la región de Utrecht se ha procedido al arresto de otra persona presuntamente relacionada con la operación policial antiterrorista en La Haya.

La operación, en la que participaron unidades especiales antiterroristas y policía militar, comenzó la pasada madrugada, cuando tres policías resultaron heridos a consecuencia de la explosión de una granada lanzada desde el interior de la vivienda que pretendían asaltar por sorpresa.

La policía mantenía cercadas las inmediaciones de la vivienda, cuyos habitantes fueron desalojados y el tráfico cortado al público y viandantes. Antes de que se iniciara el asalto, el alcalde de La Haya, Wim Deetman, aseguró en una rueda de prensa ayer que «se actuará garantizando la seguridad tanto de la policía como de los sospechosos».
El barrio de La Haya en el que se llevó a cabo la operación policial es un área «multicultural» donde viven trabajadores con ingresos bajos.

Por su parte, el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, abandonó hoy un debate parlamentario sobre la Unión Europea (UE), para visitar la escuela islamista incendiada en la noche del pasado martes en la ciudad de Uden (sur de Holanda). El democristiano dijo ante el Parlamento antes de salir del debate que «no tenemos que dejarnos llevar por la corriente de violencia». Añadió que «quien usa la violencia nunca tiene la razón» y que «tenemos que construir una sociedad en la que haya lugar para todos». Asimismo, invitó a la población a permanecer en la vía del diálogo, ya que «en democracia siempre hay lugar para el diálogo». Balkenende expresó su rechazo a los diversos ataques a escuelas islamistas, iglesias cristianas y mezquitas durante la última semana en Holanda. También señaló que la reina Beatriz se siente «implicada» con la situación de inseguridad y violencia que vive el país desde el asesinato la semana pasada del cineasta holandés Theo van Gogh presuntamente por sus visiones críticas al islamismo radical.

El primer ministro dijo que, junto con «fuertes medidas» de seguridad, Holanda «tiene que construir una base de confianza para prevenir que las personas se orienten hacia el extremismo». Además de las escuelas musulmanas, durante la última semana algunas mezquitas e iglesias fueron blanco de incidentes similares. Efe

Marín rechaza la utilización de las lenguas autonómicas en el Congreso
J. L. LORENTE ABC 11 Noviembre 2004

MADRID. Los diputados esperaban ayer con expectación la propuesta de reforma del Reglamento del Congreso que el presidente de la Cámara, Manuel Marín, ha redactado en los últimos días. Marín decidió en octubre erigirse en protagonista de la reforma con el fin de agilizar la aprobación del nuevo Reglamento y superar las discrepancias existentes en el grupo de trabajo encargado de la revisión de las normas de funcionamiento del Congreso.

El documento elaborado por Marín apuesta, en líneas generales, por el texto que los grupos parlamentarios debatieron y casi aprobaron en el año 2001, cuando gobernaba por mayoría absoluta el Partido Popular. «Amen de específicas decisiones sobre aquellos aspectos más relevantes que han sido objeto de análisis detallado en las reuniones del grupo de trabajo, es necesario subrayar que la propuesta que ahora se entrega contiene una revisión general del texto de 2001», señala el informe.

Marín considera que se debe mantener como texto base de la negociación lo debatido hace tres años sobre la regulación de las comisiones de investigación y la creación de la Oficina Presupuesta. En cuanto al régimen lingüístico, el presidente del Congreso da la razón a PP y PSOE, en contra de la opinión de los nacionalistas, que querían que las lenguas cooficiales se pudiesen utilizar en las intervenciones de sus señorías. «No parece factible una reforma de ese calado sin consenso», subraya Marín.

Una de las principales novedades de la propuesta consiste en diferenciar el Reglamento del sistema de Normas de Funcionamiento de la Cámara. El primero sería aprobado por el Pleno, mientras el segundo sería acordado y modificado, en su caso, por la Mesa, previa aprobación de la Junta de Portavoces.

SE PREGUNTA EN QUÉ MÁS CEDERÁ EL GOBIERNO ANTE ERC
Zaplana acusa a Zapatero de vulnerar la legalidad al negar la existencia del valenciano
El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, acusó este jueves al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de vulnerar la legalidad al haber negado la "existencia" de la lengua valenciana, debido a presiones políticas del dirigente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira. Zaplana subrayó que nunca había pensado "que un presidente del Gobierno tuviera la autoridad científica como para poder decir si una lengua existe o no en función de una presión política" y se preguntó cuál será el próximo asunto en el que Zapatero ceda ante ERC.
Agencias Libertad Digital  11 Noviembre 2004

En conferencia de prensa celebrada en la Cámara Baja, Zaplana confesó haberse quedado "atónito" al ver que el jefe del Ejecutivo se ha metido a "filólogo" simplemente por haber tomado "un café rápido" con Carod-Rovira, abogando junto a él por la unidad de la lengua catalana, informa Efe. "No le conozco yo dotes al señor Rodríguez Zapatero en el ámbito filológico aunque sé que en otras lenguas ha hecho haciendo avances en los últimos tiempos, pero no creo que en el ámbito del valenciano y el catalán tenga un conocimiento exhaustivo para resolver en cinco minutos si una lengua existe o no y alterar el Estatuto de la Comunidad Valenciana", dijo.

Según recordó, el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana señala que el valenciano es la lengua que se habla en este territorio, y por tanto interpretó que cuando Zapatero "dice que esa lengua no existe" está vulnerando la legalidad marcada por esta ley. Además de explicar que esta actitud supone una ofensa "gratuita" a todos los valencianos, Zaplana recordó que mientras gobernó el PP las relaciones de la Comunidad Valenciana con Cataluña siempre estuvieron presididas por el "sosiego y el diálogo".

Según Europa Press, al ser preguntado por la opinión de los filólogos que defienden que catalán y valenciano son la misma lengua, Zaplana aseguró que "nunca" cuestionará los debates científicos, recalcó que a los políticos lo que les obliga es "la legalidad" y lamentó que la polémica sobre este asunto se haya reabierto cuando era un debate ya superado.

Zapatero se comprometio este miércoles a realizar una declaración en Bruselas dejando claro que el catalán es una única lengua y que en España sólo hay tres lenguas cooficiales, el catalán, el gallego y el euskera, además del castellano. Este compromiso lo adquirió tras una visita de ERC a La Monclona, en la que Josep Lluis Carod-Rovira dio un ultimátum al presidente: o hacía rectificaba la presentación de una Constitución europea en valenciano en el plazo de diez días, por escrito, y en la figura de un ministro, o no apoyaría los Presupuestos Generales del Estado. Este jueves, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos ha confirmado que se hará la exigida reclamación "en su momento".

Mientras, ha surgido otra nueva polémica sobre las lenguas cooficiales. Esta vez ha sido a raiz de que el presidente del Congreso, Manuel Marín, haya declarado que ve "no ve factible" que la reforma del Reglamento del Congreso contemple el uso del catalán, gallego o euskera en las sesiones de la Cámara. A las protestas de ERC se ha sumado ahora CiU. No apoyarán la reforma si no pueden utilizar el catalán en los plenos de la Cámara Baja.

Todo menos el ridículo
FRANCESC DE CARRERAS La Vanguardia 11 Noviembre 2004

Tras algunos meses dándole mil vueltas al tema y unos últimos días especialmente agitados, me parece que en Catalunya toda la clase política y mediática ha llegado a la conclusión que el asunto de la traducción al catalán de la Constitución europea se ha tratado de forma desafortunada. Al final, se ha puesto de manifiesto tanto el vuelo gallináceo y la capacidad de arrastre de algunas de las fuerzas políticas representadas en el Gobierno de la Generalitat como la escasa personalidad y el carácter pusilánime de las restantes.

Dicho todo ello, quiero hacer previamente unas advertencias al lector. No soy un experto en lingüística y sólo poseo los conocimientos más elementales sobre la materia. Desde estos mínimos conocimientos, aun sabiendo que el terreno que piso es pantanoso y está erizado de peligros, intentaré dar el parecer de un mero observador algo atónito que no entiende cómo las cosas relativamente sencillas se complican innecesariamente. Por tanto, como decimos los juristas en nuestros dictámenes, y deberíamos tener siempre presente los columnistas en nuestros artículos, lo que voy a exponer es mi opinión, que someto a cualquier otra mejor fundada.

¿Cuál es el centro de la presente disputa? Se trata de saber, por lo visto, si el idioma que los estatutos de Catalunya y Baleares llaman catalán es la misma lengua que el estatuto de la Comunidad Valenciana denomina valenciano. Para resolver este problema se puede acudir a dos fuentes: la científica y la de la experiencia personal. En cuanto a la primera, parece que existe un amplio acuerdo en que la lengua es única. Lo dice la comunidad científica de los lingüistas y lo dicen las academias de la lengua respectivas, tanto la catalana como la valenciana e, incluso, la Real Academia Española. Probablemente hay algún sector minoritario discrepante, como es natural y legítimo, pero el consenso está generalizado.

También la experiencia personal nos lleva a la misma conclusión: un catalanohablante de Barcelona puede entender más o menos, sin haberlo estudiado, el portugués o el italiano, pero siempre con alguna dificultad, en ocasiones pidiendo aclaraciones sobre algunos términos y, desde luego, tendrá bastantes más aprietos y dudas si intenta hablarlo.

No sucede así con el valenciano o con cualquier otra de las variantes del catalán. La conversación entre valencianos y catalanes puede tener distintos acentos y emplear diferentes giros y expresiones, pero nos parece obvio que el idioma que estamos hablando es el mismo.

¿Cuál es, por tanto, el problema? A mi parecer, ninguno. También los lingüistas -desde Alcover y Fabra- lo han solucionado: nuestra lengua tiene distintas modalidades que, en líneas generales, podemos clasificar en dos: el catalán oriental y el occidental. Cualquier manual de secundaria lo explica. Ambos, por supuesto, son ramas de un tronco común. Esta pluralidad se da también en la mayoría de las demás lenguas, incluido el castellano o español, con más variantes todavía. Por tanto, una lengua con diversas modalidades es lo normal. Al fin y al cabo las lenguas no las crean los lingüistas ni las academias, sino que las van creando y recreando los grupos humanos a lo largo de la historia.

El problema no está, por tanto, ni en los filólogos ni en la sociedad. El problema está en el campo de la política, en la utilización de la lengua como arma política. Y mucho me temo que los filólogos metidos a políticos contribuyen a enredarlo. Porque, en definitiva, en el presente caso lo que se pretende no es la unidad de la lengua, sino unificar el nombre con la que ésta es designada: no puede ser, se dice desde el mundo político catalán, que el estatuto de la Comunidad Valenciana denomine al catalán con el nombre de valenciano. Pero, ¿se tiene derecho desde Catalunya a determinar el nombre de la lengua de otra comunidad autónoma? Todos sabemos, además, que en las provincias de Castellón, Valencia y Alicante los ciudadanos no dicen hablo catalán, sino que dicen hablo valenciano. Es la diferencia clásica entre el nombre y la cosa: la cosa es la misma y el nombre distinto. ¿Dónde está el peligro de cambiar de denominación cuando hay acuerdo general en que el idioma es el mismo?

El ridículo, a mi modo de ver, lo ha hecho el Gobierno de la Generalitat al querer utilizar una estratagema propia de listillos que quieren engañar al adversario utilizando atajos genialoides. Presentar en la Unión Europea una traducción de la nueva Constitución según las normas gramaticales, aceptadas por todos, del catalán occidental es de una frivolidad incomprensible. Porque, vamos a ver, ¿cuál de las leyes aprobadas por el Parlament o los decretos, órdenes o resoluciones dictadas por el Govern están redactadas según esta normativa gramatical, reconocida como la propia del catalán occidental? Ninguna. ¿Por qué entonces la tan ansiada versión oficial catalana de la Constitución europea es la única norma redactada según esta modalidad del catalán? No tengo una respuesta que atienda a argumentos racionales más allá de atribuirlo al sectarismo y a la incompetencia.

Me gustaría vivir en un país que fuera gobernado desde la seriedad y el rigor, no desde emboscadas de tres al cuarto más propias de chiquillos en el patio de un colegio que de auténticos profesionales expertos en la cosa pública. Como dijo Tarradellas, en política se puede hacer todo menos el ridículo.

F. DE CARRERAS, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB

Dos discrepancias
Nota del Editor 11 Noviembre 2004

Recibo via email este artículo de F. de Carreras en La Vanguardia, y aunque  estoy de acuerdo con el fondo crítico, hay dos puntos que saltan de inmediato a la vista y con los que discrepo.

El primero, respecto la igualdad del catalán y balear, me parece recordar que en esta página hay algunos artículos que defienden el balear, así que meterlos en el mismo saco, no me parece correcto.

El segundo, respecto a la igualdad que implica el entendimiento de los diversos idiomas, variedades o como se quiera denominarlos, tampoco lo considero oportuno pues lo mismo se puede decir del gallego para los hispanohablantes, y no es lo mismo, además en Galicia somos ciudadanos de segunda.

En realidad, lo que debe estar claro es que cada cual puede llamar el idioma que habla como le apetezca, de hecho, cada persona tiene un fondo que ha ido acumulando con sus lecturas, viajes, conversaciones, intercambios que hace que su forma de expresarse pueda considerarse como un idioma unipersonal, único.

Lo importante es que los idiomas no se conviertan en armas políticas para marginar a los "otros", sino que sirvan para comunicarse, para eliminar las barreras artificiales que los políticos de mala veta tratan de levantar para crear su feudo.

Recortes de Prensa   Página Inicial