AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 13 Noviembre 2004
Torpedear una estrategia útil
Editorial La Razón 13 Noviembre 2004

La valentía según Elorza
EDITORIAL Libertad Digital 13 Noviembre 2004

LEGALIZAR A ETA
EDURNE URIARTE ABC 13 Noviembre 2004

DECONSTRUIR ESPAÑA
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 13 Noviembre 2004

¿Globo sonda
Ignacio Villa Libertad Digital 13 Noviembre 2004

La mancha
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 13 Noviembre 2004

GUIÑO PARA INCAUTOS
Editorial ABC 13 Noviembre 2004

Empresas ejemplares
Alfonso USSÍA La Razón 13 Noviembre 2004

El Gobierno Zapatero, «puta triste de Castro», Vargas Llosa dixit
Luis María ANSON La Razón 13 Noviembre 2004

Un lío a la semana
Juan Pablo COLMENAREJO La Razón 13 Noviembre 2004

Entre tinieblas
Susana Moneo Libertad Digital 13 Noviembre 2004

Quitarse la espina
TONIA ETXARRI El Correo 13 Noviembre 2004

En manos del PNV
KEPA AULESTIA El Correo  13 Noviembre 2004

¿Libertad en la UPV
Cartas al Director El Correo  13 Noviembre 2004

Gotzone Mora alerta de que la propuesta de Batasuna es otro engaño y la de Elorza da oxígeno a ETA
Agencias Libertad Digital 13 Noviembre 2004

El Aula Magna de la Universidad de Barcelona se llena para apoyar a los profesores amenazados
EFE Libertad Digital 13 Noviembre 2004

El alcalde de Andoain replica a la Ertzaintza que lo único cierto es que no acudió
EFE / SAN SEBASTIÁN El Correo 13 Noviembre 2004

Rajoy pide a Zapatero que no acepte las tonterías que algunas minorías quieren imponerle
Agencias Libertad Digital 13 Noviembre 2004

El Gobierno defiende la unidad lingüística del valenciano y el catalán
I. G. de M./Redacción La Razón 13 Noviembre 2004

Zaplana califica de “locura” y “agresión” a Valencia que Zapatero reconozca la unidad del catalán
Europa Press Libertad Digital 13 Noviembre 2004

MARÍA SAN GIL: «Con Batasuna no se puede ceder; sería aberrante dar marcha atrás»
pablo planas ABC 13 Noviembre 2004
 

Torpedear una estrategia útil
Editorial La Razón 13 Noviembre 2004

La vertiginosa descomposición del entramado terrorista en el País Vasco no ha sido el fruto lógico de una profunda reflexión de ETA sobre la inutilidad y el fracaso de su estrategia criminal, ni tampoco la consecuencia de una decidida voluntad y una política de firmeza del Gobierno vasco y los partidos nacionalistas en defensa del marco de convivencia derivado del Estatuto de Guernica y de la Constitución española, ni siquiera el producto de una efectividad desmedida del aparato policial dependiente del PNV. Todo lo contrario. La actual situación de extrema debilidad de la banda criminal, de su segura derrota en un futuro no muy lejano, habría resultado imposible con la estrategia de la equidistancia, del árbol y las nueces, orquestada por la jerarquía peneuvista durante décadas.

La unidad de acción de socialistas y populares, la apuesta decidida por la estrategia que emana del Pacto Antiterrorista, con la ilegalización de Batasuna y todas las organizaciones afines a ETA como pilar fundamental, fueron el punto del inflexión que cambió el curso de un proceso que parecía inamovible y que condenaba a la resignación a una sociedad atormentada por casi mil asesinados, miles de víctimas y cientos de miles de extorsionados, perseguidos y desplazados.

En la presente realidad alentadora del País Vasco, aunque la paz no sea un hecho todavía y puedan llegar momentos duros que padecer, ha sido ciertamente lamentable la iniciativa de algunos dirigentes socialistas vascos, entre los que destacan Odón Elorza y Gemma Zabaleta, con la que han planteado revisar ahora la ilegalización de Batasuna, o sea, del brazo civil de una organización terrorista que mantiene intacta su voluntad de matar y provocar todo el daño que pueda, así como el acercamiento de los etarras presos al País Vasco.

Si unimos este pronunciamiento al de Jesús Eguiguren, presidente del PSE, en una línea política similar, o los escarceos de Patxi López con el PNV, la inquietud por estos movimientos desacertados e inoportunos parece más que justificada. Este guiño «orgánico» del PSE al nacionalismo supone de hecho torpedear una estrategia jurídico-policial que ha rendido tantos y tan importantes réditos, lo que no sólo «sería un gravísimo error», como recordó María San Gil, sino que supondría un retroceso que podría acarrear la pérdida de vidas, cuando ETA explotara el manto protector de la debilidad, ingenuidad o complacencia de los Elorza y compañía para rearmarse, como ha hecho a lo largo de su historia. La declaración de ayer del Gobierno en defensa de la Ley de Partidos y su rechazo a la legalización de Batasuna, mientras no condene la violencia, es una respuesta de libro, pero que tranquiliza a medias. Es hora de llamar al orden a quien juega con fuego en un asunto que no admite errores, componendas ni traiciones.

La valentía según Elorza
EDITORIAL Libertad Digital 13 Noviembre 2004

El alcalde de San Sebastián y mandarín privilegiado del Partido Socialista en el País Vasco se destapó ayer en el Diario Vasco con un artículo -compartido con Gemma Zabaleta y Denis Ichaso- en el que pedía la reagrupación de los presos etarras en cárceles de su comunidad autónoma y la revisión de la ilegalización de Batasuna. Lo del acercamiento de presos no merece ni comentario, pues se trata de una de las consignas madre de cualquier nacionalista vasco que se precie, sin embargo, someter a un nuevo escrutinio legal el estatus de Batasuna que permanece fuera de la ley desde que, en un alarde de coraje, PP y PSOE decidiesen hacer frente al sustento político de la hidra terrorista.

Odón Elorza, el enfant terrible del socialismo vascongado, no es la primera vez que nada a contracorriente y defiende posturas que, desde donde se mire, son del todo intolerables. El alcalde donostiarra, nacional y socialista, ha tomado desde hace tiempo el hábito de desmarcarse de la guía política que su partido –y el sentido común- siguen en el País Vasco. Hace poco más de un año recibió “un toque” desde Madrid por dar cobijo en los plenos municipales a debates sobre el plan Ibarreche que, de seguro, hacían las delicias de sus conmilitones del PNV y EA pero que, por su propia naturaleza, violentaban el cometido propio de una corporación local desde la que Elorza siempre ha pretendido política de altos vuelos.

Tras “el toque” de Ferraz y la inesperada victoria socialista del 14 de marzo la estrategia del munícipe parece haber variado. De una contemporización harto frustrante con el plan secesionista del Lehendakari ha pasado a inclinarse por la vía catalana, es decir, por un remedo vasco de la ruptura constitucional que Pasqual Maragall está ensayando en el Principado. El pasado verano, al hilo de la armonía entre Zapatero y el presidente de la Generalidad, Elorza aseguró que Maragall “sabe perfectamente lo que se hace y lo que se dice” para continuar decantándose por el modo catalán de dinamitar nuestra Carta Magna, “esa es la vía, no puede haber otra” afirmó.

En este nuevo sendero por el que Elorza, y sus inseparables Zabaleta e Ichaso, quiere enveredar al PSOE vasco es imprescindible, a su juicio, que Zapatero sea valiente, esto es, que reviente el Pacto por las Libertades y dilapide casi un lustro de cooperación constitucionalista de los dos principales partidos del País Vasco. Transigir con el acercamiento de los presos –para acto seguido transferir las competencias penitenciarias- sería un error de gran calado muy difícil de explicar a la ciudadanía por mucho humanitarismo que Elorza le ponga. Volver los ojos sobre la Ley de Partidos para amputarla y dejarla reducida a su mínima expresión produciría un daño irreparable. Elorza, en un ataque de clarividencia, considera un riesgo dar estos pasos, eso sí, un riesgo necesario que traerá aparejada mayor libertad y una mejor convivencia.

Quizá, al poco habituado a la verborrea de los políticos, especialmente cuando éstos son nacionalistas vascos, el país de nunca jamás que pinta Elorza desde su tribuna en el Diario Vasco pueda parecerle hasta atractivo. No lo es. Reagrupar los presos en el País Vasco o devolver Batasuna a la legalidad es regalar un balón de oxígeno innecesario a los que nos han estado haciendo la vida imposible durante las últimas tres décadas, es, en definitiva, dejarles ganar un partido que perdieron hace tiempo gracias al tesón, esfuerzo y compromiso de los que luchan por la libertad en aquella comunidad autónoma y fuera de ella.

La pelota, no obstante, está en el tejado del Gobierno. Una más. Si las presiones del tripartito en Cataluña, el desbarajuste exterior de la era Moratinos y las amenazas veladas de Vera y su camarilla no eran suficientes, el Ejecutivo tiene ahora un nuevo frente, el del norte, el que consideraba pacificado y a buen recaudo tras la defenestración infame de Redondo Terreros tras las elecciones vascas de 2001. Rodríguez Zapatero tiene que ser inflexible en un asunto tan delicado como este. Gran parte del trabajo está ya hecho. La herencia de los gobiernos de Aznar es espléndida y bien pueden capitalizarla los socialistas a poco que mantengan la firmeza en unos presupuestos políticos que han dado unos réditos excelentes.

Si Zapatero se muestra sereno y no cede al último valladar que les queda a los constitucionalistas vascos, éstos pueden aun mantener encendida la llama de la esperanza. Si, por el contrario, se empeña en seguir ejerciendo de aprendiz de brujo lo más probable es que, también el País Vasco, se le escape de las manos y lo tenga que lamentar más adelante. Para hacer frente a los cantos de sirena que provienen de su propio partido sólo necesita determinación y valentía, pero no de la que demanda Elorza, sino de la verdadera, de la nacida del convencimiento que sólo con la Ley y los principios puede cerrarse el episodio más negro de nuestra historia reciente.

LEGALIZAR A ETA
Por EDURNE URIARTE ABC 13 Noviembre 2004

Aunque Odón Elorza, Denis Itxaso y Gemma Zabaleta son conocidos por sus coqueteos con Elkarri, esa organización dedicada a defender la legitimidad de ETA para dialogar de igual a igual con los demócratas, no deja de sorprender la dimensión de la gravedad que supone su petición de legalización de Batasuna. Tanto, que requiere del Gobierno y de la dirección del PSOE unas palabras mucho más contundentes que las tibias declaraciones de ayer de la vicepresidenta del Gobierno.

Estos tres socialistas conocen perfectamente qué es Batasuna. Saben que Batasuna es parte de ETA por lo que su petición de legalización de Batasuna es la sugerencia de legalización de ETA. Y sin matices. Esa condición de la apuesta por la vía democrática parecería una broma si los autores no fueran unos perfectos conocedores del entramado terrorista y no supieran que esa posibilidad sólo se planteará cuando ETA esté totalmente derrotada. Como los autores son los que son, su petición es una provocación para toda la sociedad amenazada por el terrorismo.

No hay ninguna posibilidad de que Batasuna se separe de ETA o condene a ETA porque Batasuna depende de ETA. Pero, además, Batasuna jamás ha mostrado la más mínima intención de alejarse de ETA, ni antes, ni ahora que ETA está tan debilitada.

La única variación posible, y que estaba sugerida en la carta de los dirigentes históricos de ETA, es un cambio de estrategia de ETA, por ejemplo, con otro Lizarra y una rebaja de los objetivos, y en la que Batasuna, por supuesto, ejercerá el papel que se le asigne.

Pero la carta de Elorza, Itxaso y Zabaleta contiene una segunda parte aun más grave en la que, con unos términos inspirados en Elkarri, Batasuna y ETA parecen trastocarse en grupos democráticos a los que se sugiere, educadamente, la sustitución de los crímenes por un «nuevo escenario de distensión». Y ya no se sabe muy bien si quienes hablan son los demócratas perseguidos o es el propio Arnaldo Otegi.

Estos tres socialistas conocen el País Vasco, no los considero unos cínicos y ellos mismos sufren la persecución terrorista. Por eso su carta es, ante todo, una muestra de las dificultades sociales de resistencia al terrorismo. Y, lo que es peor, en la medida en que es pública y pretende ejercer liderazgo social, contribuye a intensificar aún más esas dificultades.


DECONSTRUIR ESPAÑA
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC 13 Noviembre 2004

EL proceso de deconstrucción de España, que planean los socialistas, está más lanzado que nunca.

En Cataluña algunos «compañeros» han propuesto la incorporación del Derecho de Autodeterminación en el nuevo Estatuto catalán. Por ahora no, ha dicho Montilla. Desde el País Vasco, Elorza ha pedido por carta a Ferraz que se eche abajo la Ley de Partidos porque Batasuna debe presentarse a las elecciones vascas. El alcalde les ha pedido a sus compañeros que tengan «coraje democrático». Su argumento partidario es claro: si Batasuna sigue ilegalizada, el PNV se llevará los votos de ésta. ¿Acaso Ibarretxe no dijo hace unos días ante el Rey que soñaba con la presencia de Batasuna en los Ayuntamientos? El argumento euskaldún dice que no habrá un futuro de paz en el País Vasco si Batasuna, o sea ETA, no está en las instituciones.

Pero saltemos a Cataluña. La lucha del tripartito por una sola lengua vernácula en lo que consideran los Países Catalanes ha afectado de forma tan fuerte a Pascual Maragall que llegó a amenazar con una querella a su propio jefe político, Zapatero. El PSC contra el PSOE. ¿Lo habría tolerado González? ZP se arrugó y sentenció: la lengua es única. Pero en todo este episodio lo de menos ha sido que Carod Rovira y Puigcercós amenazaran con votar en contra de los Presupuestos en el caso de que ZP no apoyara la legitimidad del catalán. Lo verdaderamente grave es que Maragall sea intercambiable con Carod. Y aún resulta más escandalosa la actitud de los socialistas valencianos. A éstos les puede tanto el resentimiento de haber nacido en lo que consideran el exilio valenciano que habrían preferido que Ausías March hubiera nacido en Vic. Es difícil encontrar un caso de resentimiento tan fuerte como el de los socialistas valencianos. Desearían ser conquistados por Cataluña. Para ellos el triunfo del pancatalanismo supondría la plenitud. Oh, la delicia de ser conquistados. Sólo Juan Goytisolo ha concebido un placer parecido pensando en don Julián. Que venga a nosotros el reino que soñaba Prat de la Riba.

HAY, no obstante, un caso de resentimiento muy parecido al de los valencianos catalanistas. Son los socialistas de Castilla y León. Éstos han apostado por el desguace del archivo de la guerra civil de Salamanca. ¿Por qué los socialistas castellano-leoneses están penetrados también de resentimiento? Piensan en el fondo que en la guerra civil los agresores, los responsables, fueron los castellanos, así en general, y que las víctimas fueron los catalanes. O sea, el padre de Pujol, que era de derechas, y el padre de Maragall, que también lo era, y el padre de Carod, que lo era de una forma armada. Y ¿por qué todo esto? Sencillamente, porque los socialistas castellano-leoneses no creen en España, no les gusta España, pero no como a José Antonio, sino como a Maciá y a Companys. Así que cuando una parte del archivo de la guerra civil se vaya para Cataluña, estos castellano-leoneses sin sentido de la dignidad sentirán en su paladar el regusto del que ha matado un poco -simbólicamente, quiero decir- a su propia madre.

¿CON qué equipo estarán los socialistas valencianos y castellano-leoneses cuando juegue una federación regional catalana o vasca contra la española (con perdón)?

El único acierto que han tenido los socialistas en estos últimos tiempos y en relación con la cuestión «territorial» ha sido el de no haber participado en la defensa de la enseñanza del bereber en Ceuta y Melilla. Posiblemente están esperando una solución radical para estas dos ciudades, que ellos consideran residuos del colonialismo y que en justicia corresponderían a la Monarquía alauita. Sería un gesto que nos aseguraría la paz para siempre. ¿O no, Moratinos?

¿Globo sonda?
Ignacio Villa Libertad Digital 13 Noviembre 2004

Llevaba tiempo callado. Al menos sin declaraciones de impacto mediático. Había algún ingenuo que pensaba que ese silencio iba a ser habitual. Incluso en Ferraz agradecían esa tranquilidad dialéctica en estos primeros meses de turbulencias casi constantes en el Gobierno. Pero, aun desde el silencio aparente, Odón Elorza no sólo no ha cambiado, ni un ápice, sino que tenía preparado un auténtico bombazo. A su más puro estilo.

El alcalde de San Sebastian, en un artículo periodístico, ha sacado sus viejas ideas independentistas y separatistas. Es más, ha puesto encima de la mesa, sin disimulos, sus simpatías hacia el brazo político de ETA. Odón Elorza ha dicho lo que piensa y lo que todo el mundo sabíamos que pensaba; pero estas declaraciones ponen –de nuevo– a Rodríguez Zapatero de cara a la pared. Ya no vale decir eso que hemos escuchado tantas veces en boca de socialistas: "Es que Odón es como es". No señores, eso no vale. Zapatero y su gente tienen que dar la cara, o si no dejarán la puerta abierta a todo tipo de conjeturas.

A nadie se le oculta que en círculos políticos de importancia se apunta que el Gobierno está articulando ya no sólo gestos de cercanía hacia Ibarretxe, sino que está poniendo en marcha contactos con el entorno etarra para preparar una tregua indefinida. Como digo, esas son las sugerencias que algunos realizan y que podrán tener más o menos consistencia.

Pero de lo que no hay duda es que no es de recibo que un miembro del Partido Socialista diga públicamente que se debe legalizar a Batasuna y sólo se escuche la voz tibia de la vicepresidenta del Gobierno hablando con más miedo que claridad.

Odón Elorza es socialista, y Zapatero –si todavía tiene un punto de autoridad en su partido– deberá corregir al alcalde de San Sebastián. O habrá que pensar, entonces, que estamos ante un globo sonda, como tantas otras veces.

Revelaciones sobre el 11-M
La mancha
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 13 Noviembre 2004

Hay un hecho crudo: fuera de la actividad judicial, todas las averiguaciones conectadas con la tragedia del 11 M proceden de un diario. Ninguna información parecida han producido las sesiones de la comisión parlamentaria, cuya principal aportación, y no es poco, es haber asentado la convicción de que el gobierno de Aznar no mintió. No es poco, pero tampoco suficiente.

Dado el vacío generado en torno a las últimas revelaciones de El Mundo, el trabajo e impulso de Pedro J. Ramírez, Fernando Múgica y Casimiro García Abadillo empieza a parecerse a un último resquicio de esperanza. La reacción del poder ejecutivo tras conocerse el contenido de la cinta de Lavandero se resume en la orden de ese Delegado del Gobierno que se puso rápidamente a trabajar... para encontrar al que había filtrado la información. Actitud que debe completarse con el lapso, de más de dos semanas, entre el momento en que un guardia entrega la cinta a sus superiores y el día en que se decide enviarla a la Audiencia Nacional.

Súmese lo anterior al obstruccionismo socialista en la comisión parlamentaria y a la inquietante relación entre la tragedia y el legítimo cambio de color del gobierno de España. Todo lo derivado de la investigación política y periodística de la masacre y sus circunstancias sería mucho más manejable si no existiera una mancha, un pecado original: la manipulación indecente e ilegal que grupos organizados llevaron a cabo con las emociones de una ciudadanía en estado de shock. Una ciudadanía que manifestó su ira, y eso ya es irreversible e inolvidable, contra aquellos a quienes la izquierda –moderada y radical, política y mediática, constitucionalista o no– señalaba con el dedo y con el móvil, y que no eran los terroristas musulmanes o etarras, sino el Partido Popular.

En estas circunstancias, si hay algo que el presidente no puede hacer es precisamente lo que está haciendo: sustituir el "queremos saber" por un sedante colectivo de desinformación, ocultación y acoso a quienes, conociendo hechos relevantes, deciden hablar.

El 11-M es el acontecimiento más grave en la historia de la democracia española, y la intención de los terroristas de incidir en la política nacional se delata por los momentos elegidos para atentar y para reivindicar. La vergüenza de la violación organizada de la jornada de reflexión quedó sofocada por un clamor que exigía transparencia, verdad, luz y taquígrafos. Y lo exigía ya. Pero el nuevo gobierno llegó aferrado a la hipótesis de que Aznar y los suyos habían mentido. Para su desgracia no era verdad, la hipótesis se quedó en consigna, luego en mantra, y hoy sólo se mantiene desde el fanatismo conspiranoico. La gente corriente distingue sin mayor dificultad entre los errores (pocos o muchos) en la gestión de una crisis y la mentira.

Pero ya no quieren saber, una vez desmontada la eficaz propaganda. ¿Por qué? Por la mancha. Van a ver si la lavan con el referéndum de la Constitución Europea.

GUIÑO PARA INCAUTOS
Editorial ABC 13 Noviembre 2004

El radicalismo vasco y el entorno de ETA parecen haber elegido una piel de cordero para disfrazar el escenario de su evidente retroceso y su previsible derrota. La propuesta que Batasuna tiene previsto presentar mañana en San Sebastián, adelantada a última hora de la noche de ayer por Radio Euskadi, constituye un engañoso guiño de «paz estable» que, sin condenar la violencia, promete erradicar «el conflicto de las calles» para encauzarlo en una supuesta vía política a cambio, es de suponer, de contrapartidas que mitiguen el aislamiento del entorno etarra. Todo ello,eso sí, sin rechazar explicitamente la violencia, requisito esencial fijado por la Ley de Partidos para permanecer en la legalidad democrática.

El documento constituye un cebo para quienes estén dispuestos a creer en las buenas intenciones de un colectivo que busca desesperadamente salidas a su eficaz aislamiento. Por desgracia, todo indica que una buena parte del socialismo vasco sigue sin aprender su propia historia y está condenado a repetirla, es decir, a equivocarse nuevamente sobre las intenciones del nacionalismo y de ETA. En un artículo publicado ayer, el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, y otros dos cargos socialistas pedían el acercamiento de presos etarras —«que responde a criterios humanitarios», dicen los tres postulantes— y la revisión de la ilegalización de Batasuna, con la condición antedicha de que la izquierda abertzale —la misma que está fuera de la ley por estar al servicio de ETA— apueste por la vía democrática. En esta pueril prospección de las intenciones de ETA y Batasuna, los articulistas no mencionan ni una vez la tregua de 1998, e incurren así en el profundo error que sigue aquejando a algunos socialistas vascos: la desmemoria selectiva.

Ya hubo tregua, el Gobierno de José María Aznar oyó las propuestas de ETA; y si el alto el fuego unilateral de la banda terrorista fracasó, fue debido a que ningún nacionalista firmante del Acuerdo de Estella pensaba en la paz sino en la hegemonía del nacionalismo. Después de haber sido socios de gobierno con el PNV durante doce años y de abandonarlo en 1998, porque les estaba engañando con ETA, los socialistas deberían saber adónde conduce pensar bien de los nacionalistas, y en este caso de la banda terrorista, cuando nada lo justifica. El socialismo vasco se confunde y confunde a los vascos con las propuestas irreflexivas de Elorza. La ocasión de una tregua se perdió en 1998, junto con el crédito político que hubiera podido gestionar Batasuna en un cese definitivo de la violencia etarra. Ahora que ETA está dañada —pero no derrotada—, Batasuna arruinada y el PNV metido en el laberinto de su plan soberanista, sólo los incautos pueden pretender que la paz definitiva está al otro lado de un mero guiño estratégico.

Empresas ejemplares
Alfonso USSÍA La Razón 13 Noviembre 2004

A principios de septiembre, la banda terrorista ETA distribuyó un panfleto en el que figuraba la relación de empresas «enemigas del pueblo vasco» que se habían negado a pagar el llamado «impuesto revolucionario». O son pocas, o estamos a la espera de una segunda entrega. Estos empresarios merecen un homenaje. Al menos, una atención especial de la ciudadanía para consumir sus productos o utilizar sus servicios.

Así, por ejemplo, en el ramo de la alimentación, las empresas que se han negado a financiar a los terroristas son las siguientes: La Bacaladera de Irún, Don Salaco, Bacalaos Bidasoa del Norte, Jayamar, Aimar, Angulas de Aguinaga, Koipe, Embutidos Ciganda, Conservas Guenaga, Conservas Isabel, Conservas Palacio, Conservas Edergui, Embutidos Kiliki, Napal, Carcar, Aceites Urzante, Ongi, Kantauri, Ondar, Goikoa y Dantza.

Las bodegas y marcas de vino que le han hecho un corte de mangas a las amenazas terroristas son: Campoviejo, Vinos Alkorta, Señorío del Condestable, Elegido, Solar de Iriarte, Castillo de Bodala, Castillo San Asensio, Siglo, Heredad del Cerrad, Cercas Altas, Solar de Samaniego, Marqués de Riscal, Cautivo, Viña Baroja, Señorío de Berbete, Merindad, Mendizábal y Barón de Chirel (marca perteneciente a Marqués de Riscal).

Cinco agencias de viajes, a saber, Halcón Viajes, Viajes Sol-Meliá, Baskotour, Sidetours y Viajes Marsans. Cuatro compañías de Seguros: Seguros Bilbao, Aurora Seguros, Axa Seguros y Vascongada de Seguros.

Cuatro empresas de transportes: Azkar, Transportes Olloquiegui, Europistas y Transportes La Guipuzcoana. Dos empresas editoras: Espasa y Salvat. Y un último capítulo de empresas de diferentes sectores: Marie Brizard, Olatz, Celaya, Xey Muebles de Oficina, Electrodomésticos Ufesa, Pinturas Juno y Muebles Vegasa.

Muchas más se habrán negado a pagar a la ETA, pero la banda terrorista no ha hecho aún pública su relación. Con esta primera lista, la ETA pide el boicot de los productos y servicios que ofrecen estas empresas. Mi intención al publicarla es la contraria. Animar a la ciudadanía a comprar los productos y utilizar los servicios de estas sociedades ejemplares. Son todas empresas vascas o con sucursales establecidas en Vasconia. Me encantaría añadir otros nombres, pero estos son los que hay. Mientras no se publique una nueva relación de empresas resistentes al chantaje del terrorismo, las anteriormente citadas son las únicas que han plantado cara a los asesinos y sus cómplices.

Sería recomendable que las empresas ausentes en esta relación hicieran pública su postura ante la coacción etarra. El silencio no ayuda a la confianza. Con la presente lista sabemos que colaborando con estas empresas no engordamos la cuenta corriente de los criminales. Si yo fuera empresario que no paga a la ETA y no figurara en esta lista, me sumaría públicamente a ella. No es por nada. El día que se publique la relación de empresas que sí pagan el chantaje –el señor Garzón la tiene–, vamos a llevarnos más de un susto y un disgusto. Mi aplauso y gratitud a los empresarios valientes.

El Gobierno Zapatero, «puta triste de Castro», Vargas Llosa dixit
Luis María ANSON de la Real Academia Española La Razón 13 Noviembre 2004

El intento de «apandillar» a algunos países europeos para restablecer el diálogo con Castro ha sido calificado por uno de los hombres más libres e independientes de la intelectualidad internacional, Mario Vargas Llosa, como la contribución «a la supervivencia de una dictadura tan ignominiosa e innoble como la de Franco».

El escritor peruano, premio Príncipe de Asturias, premio Cervantes, acusa al Gobierno Zapatero de convertirse en la «puta triste de Fidel Castro» y pide al pueblo español y a las fuerzas democráticas de Iberoamérica que lo impidan. Vargas Llosa no se para en exquisiteces diplomáticas. Califica a Zapatero de «social pendejo» y habla de su «angelismo pueril».

Piedra de toque es el título del artículo publicado en el prestigioso diario «Reforma», de México. Vargas Llosa acusa al socialismo español de estar muy rezagado con respecto a países como Inglaterra, Francia y Alemania, «donde los socialistas no tienen ningún complejo de inferioridad frente al Gulag tropical cubano». El ministro Desatinos ha nombrado embajador en La Habana a un adorador de Castro, dispuesto a lesionar los intereses y la dignidad nacional en favor del tirano. Desde que llegó a La Habana, el embajador español permanece genuflexo ante el rebenque castrista, mientras quema sin cesar olorosos inciensos.

Vargas Llosa, naturalmente, se pone al lado de los disidentes cubanos, a los que el Gobierno español ha preterido y a los que humilla todos los días proporcionando «una bocanada de oxígeno» al tirano, en una actitud demagógica e irresponsable que hará más longeva la dictadura cubana y prorrogará la atrocidad a la que se ha llegado en la isla con la supresión de la libertad al más implacable estilo estalinista.

Un lío a la semana
Juan Pablo COLMENAREJO La Razón 13 Noviembre 2004

No pasan siete días tranquilos. Sin sobresaltos o encendidas polémicas. Y lo peor es que hay casos en los que empieza el follón sin ninguna necesidad. Por salir bien en la foto de Bruselas entregando cuatro copias de la Constitución Europea se ha armado una muy gorda. Primero Maragall anuncia que llevará el caso a los tribunales y luego se da cuenta del disparate y matiza que hablaba de jurisprudencia no de juicios.

Al presidente de la Generalitat le acusa su socio Carod Rovira de ceder ante Rodríguez Zapatero y advierte que vetará los presupuestos. En ese momento se encienden las alarmas porque las primeras cuentas de la etapa del talante se pueden despeñar. Casi a escondidas Carod se reúne en Moncloa con el presidente y consigue que cambie de idea. Apagado un foco se prende otro en la sede del gobierno de la Comunidad Valenciana. Camps acusa a Zapatero de saltarse la ley por un puñado de votos al restar una de las lenguas consideradas oficiales. Si en la pasada legislatura el PSOE sacó la pancarta en Zaragoza, ahora el PP va hacer lo mismo en Valencia. El agua o a la lengua están a flor de piel y demuestran que la altura de las barreras entre las comunidades sigue incrementándose.

Parece como si hubiera un reto semanal por acaparar espacios en los medios de comunicación. Afirma Maragall que se ha hecho más por el catalán en ocho meses que en dos legislaturas del PP. ¿No es todo esto de las lenguas algo ficticio? El propio gobierno sabe que además de las fotos no hay nada. En la UE ya hay bastantes problemas con lo que se habla en los 25 como para aumentar la lista. El francés Chirac ya dijo que era un problema interno de España. La clave no es el lío organizado, sino el ridículo que estamos haciendo.

La Guardia Civil y el 11-M
Entre tinieblas
Susana Moneo Libertad Digital 13 Noviembre 2004

Lo que vamos conociendo a través de las investigaciones periodísticas sobre la siniestra trama en Asturias, nos pone los pelos de punta y cada vez plantea más peligrosos interrogantes. Pero lo peor de todo es la actitud que ante estos datos inapelables mantiene la cúpula de la Guardia Civil y los responsables políticos. El PSOE tiene una oportunidad de oro para demostrar su nueva etapa de transparencia y honestidad. Debe entrar a fondo en la depuración de quienes con toda infamia han ocultado y mentido sobre cuestiones que afectan a la seguridad nacional.

El camino iniciado no es ese, desde luego. La actual dirección General de la Guardia Civil ha emitido una nota que además de contener algunas falsedades, resulta una advertencia, un aviso intimidatorio para cualquier miembro de la Benemérita que tenga la tentación de contribuir a que se conozca la verdad, al revelar el nombre del Guardia civil que entregó la grabación sobre Toro.

Esa dirección sabe o debería saber que ningún agente que haya recogido informaciones de un confidente hace la trascripción de esa cinta. Elabora lo que se llama "nota informativa", y junto con la cinta la pasa a su inmediato superior. Eso hizo el agente Campillo que, además, verbalmente, advirtió a su teniente de la relevancia del testimonio de Lavandero, confiado en que seguiría el escalafón. Debería haber llegado a la dirección General. ¿Por qué no llegó? O, lo que es peor, ¿llegó pero se ocultó?

Hay una investigación abierta, sí. Una investigación llevada por el Coronel jefe de la zona auxiliado por Bolinaga, jefe de la Comandancia de Gijón, por quien tuvo que pasar la cinta en su camino hacia la Dirección General, que, curiosamente, no ha sido llamado a declarar en la comisión y que ayer interrogó durante 5 horas a David Robles. Juez y parte.

¿No hay una división de Asuntos Internos, dependiente directamente de Madrid?
Parece que el único interés está en conocer quién filtró la cinta.

Quitarse la espina
TONIA ETXARRI El Correo 13 Noviembre 2004

Tenían, los nacionalistas del Gobierno vasco, una espina tan clavada en los últimos dos años, que ayer se la quitaron en el Parlamento, con ganas y sin disimulo. No es de extrañar. Se están llevando tan mal con la Justicia, desde que la ley expulsó del paraíso a Batasuna, que no han querido correr el riesgo a la hora de cubrir una vacante en el Tribunal Superior de Justicia.

Hace dos años estuvieron tan 'exquisitos' que, del Parlamento salió una terna de juristas propuesta por el Gobierno, el PP y el PSE respectivamente. Pero como la última palabra es del Consejo General del Poder Judicial, resultó elegido Roberto Sáiz quien tenía, a su juicio, mejor expediente. En una palabra: el más competente, que no resultó ser, sin embargo, el que más apoyos parlamentarios había obtenido, seguramente por tratarse de una propuesta del PP.

La colisión entre el consejo de los jueces y el Gabinete Ibarretxe todavía se recuerda. Así es que, ahora, el PNV se ha dejado de rodeos. La terna de juristas elegidos le pertenece. Puede que no sean los más listos pero, al menos, son de los suyos. Era ésta una cuestión primordial para el tripartito. Se trata de cubrir la plaza en la Sala que estudia la imputación en el 'caso Atutxa' por presunta desobediencia al negarse a disolver el grupo de la ilegalizada Batasuna.

Y por si hubiera procesamiento, quiere asegurarse que uno de los cinco magistrados que deberá deliberar sobre el 'caso Atutxa' sea suyo. Nada que objetar por parte de la oposición, salvo un detalle de formas. ¿Queda ético políticamente, a la par que elegante personalmente, que el propio Atutxa participe en la votación para designar a uno de los juristas que actuará, probablemente, en la instrucción de su propio caso?

¿Dónde queda la independencia de la Justicia en relación al poder político? Una pregunta que se plantean quienes todavía conservan principios morales. Pero como la caza del voto en el Parlamento vasco va tan ajustada, se ha dejado la ética, la independencia y la elegancia para otras ocasiones de menor trascendencia.

Quienes han querido quitar importancia a la declaración de Odón Elorza y otros dos socialistas guipuzcoanos ha sido la dirección del PSE al ver el revuelo provocado por el escrito de estos tres militantes abogando por el acercamiento de los presos de ETA, dos días después de que José Antonio Pastor dijera que la política de dispersión de presos etarras se mantendrá mientras continúe la violencia terrorista. ¿En qué quedamos?. Los firmantes del artículo dejan, además, la 'guinda' de la temporada al defender la «revisión de la ilegalización de Batasuna». Estaba cantado.

En manos del PNV
KEPA AULESTIA El Correo  13 Noviembre 2004

El recorrido de los veinticinco años de peripecia autonómica nos ofrece una constante que ha pasado a formar parte del paisaje patrio: el gobierno de las instituciones vascas en manos del partido que, más en 1979 que en 1977, emergió como emanación de una memoria histórica sublimada. Pero, si volvemos a repasar las distintas etapas de ese mismo recorrido, es fácil que lleguemos a una segunda conclusión: que el futuro de Euskadi nunca estuvo tan en manos del PNV como lo está ahora.

Hubo momentos en los que el partido fundado por Sabino Arana llegó al copo de las instituciones autonómicas, de las forales y de las locales. Fue antes de la escisión que en 1986 desgajó una buena parte del patrimonio jeltzale para dar a luz a Eusko Alkartasuna. Pero, como la autonomía era todavía incipiente, el PNV necesitaba materializar las transferencias de igual modo que en su día requirió pactar el Estatuto con el fin de dotar al país y de darse a sí mismo un poder real. Tanto es así que una de las críticas que Arzalluz dirigió contra Garaikoetxea en su explicación de la crisis suscitada entre el EBB y el entonces lehendakari fue que éste había contribuido a esterilizar el potencial autonómico enredándose en una confrontación sin resultados con el Gobierno central.

La ruptura protagonizada por EA obligaría al PNV a garantizar su continuidad en la gobernación de Euskadi mediante un pacto de legislatura y posteriores gobiernos de coalición con el PSE-EE. Y ello hasta que fueron mermando las fuerzas de Eusko Alkartasuna y el balance de aquella escisión acabó saldándose doce años después en sentido favorable al PNV. En las autonómicas de 1986, el PNV obtuvo el 16,34% del censo y EA, el 10,91%; en 1998 el PNV alcanzaría el 19,23% y EA descendería al 5,96%. Fue a partir de ahí cuando el lapidario vaticinio que formulara años atrás un burukide se desvaneció de pronto, y el partido de Xabier Arzalluz se vio capaz de coaligarse con su propia escisión.

Lo que distingue el momento actual de otros pasados no sólo es que el PNV parece muy poco necesitado de los demás. La tuerca ha dado otra vuelta, hasta el punto de que los demás ya no pueden ejercer influencia alguna sobre las decisiones del PNV.

Hace dos décadas, la preocupación sobre el monopolio que, en ausencia de HB, ejercía el PNV en las instituciones llevó a sus críticos a utilizar referencias como las del 'partido único' o a evocar al PRI mexicano. Hoy el PNV actúa sin arredrarse ante las discrepancias que suscita su proyecto. En las autonómicas anteriores a la escisión de EA, el PNV logró la adhesión del 28,47% del censo electoral en Euskadi. En los comicios de 2001, con una participación superior en diez puntos al de aquellas elecciones, la coalición PNV-EA alcanzó un 33,32% del censo. No puede decirse que haya aumentado el apoyo ciudadano al ahora partido de Imaz. Lo que sí ha aumentado es su independencia política; su impermeabilidad a críticas, reconvenciones, sugerencias o advertencias.

Si la Declaración de Lizarra contribuyó a ampliar la separación entre el nacionalismo y el no nacionalismo hasta convertirla en un abismo insalvable, el diseño y la tramitación del plan Ibarretxe han acabado por institucionalizar la independencia política del PNV. Ningún argumento externo podría hoy hacer recapacitar a los jeltzales respecto a su decidida apuesta. Pero hay más; en la medida en que el plan Ibarretxe y su gestión por parte del lehendakari se han ido convirtiendo en elementos de cohesión incuestionables para el interior de dicho partido, tan sólo una improbable catástrofe política podría llevar mañana a los herederos de Sabino a replantearse su ejecutoria.

Nunca antes estuvo Euskadi tan en manos del PNV. La autonomía real le confiere tal poder que no se ve necesitado de un aumento cuantitativo de atribuciones, sino que aspira a un salto cualitativo en cuanto a la propia naturaleza de ese poder. Ni existen razones capaces de disuadir a Ibarretxe y a Imaz para que revisen de inmediato su plan, ni cabe imaginar oferta alguna por parte de las demás formaciones o por parte del Gobierno central que les lleve a una simple moratoria respecto a sus aspiraciones soberanistas. Fijado su objetivo en el logro de la mayoría absoluta en los comicios de la próxima primavera, el PNV se muestra confiado porque no halla obstáculos insalvables para alcanzar esa meta.

El declive de ETA se ve compensado en el seno de la comunidad nacionalista por la aceptación común de la superación de la fase autonómica. Una coincidencia general que convierte al PNV en administrador único de las energías que contiene dicha comunidad. Pero, junto a la evolución soberanista experimentada por los jeltzales, casi nada de su ideología oficial actual podría recordarnos a la formación demócrata-cristiana que hace un cuarto de siglo cogiera el timón autonómico. En realidad, ha sido esta mutación ideológica, que ha pasado desapercibida para las crónicas políticas, la que ha permitido al PNV transitar de una política de consenso hacia un comportamiento unilateral que ha acabado cuajando en su insólita independencia a la hora de trazar el futuro del país. Lo que queda por ver es si un partido que ha alcanzado tal grado de independencia política puede dirigir el rumbo de una sociedad diversa en un entorno tan interdependiente.

¿Libertad en la UPV?
Leticia Comerón/Vitoria-Gasteiz Cartas al Director El Correo  13 Noviembre 2004

Me ha sorprendido una noticia que daba el otro día EL CORREO y que decía: 'El Gobierno vasco cree que los profesores de la UPV han mejorado en seguridad'. Los que llevamos varios años en la Universidad pública, somos conscientes de que la presión de los radicales ha descendido, al igual que ha ocurrido con la kale borroka.

Sin embargo, me parece precipitado hablar de un alto grado de libertad o de normalidad. ¿Que los profesores no se sienten tan amenazados? Será que los que estaban en esa situación decidieron marcharse del País Vasco. ¿Que hay libertad en la UPV? No será porque la sociedad universitaria se haya posicionado claramente contra el terrorismo.<

 ¿Que no hay discriminación entre nacionalistas y no nacionalistas? ¿Pero si los alumnos privilegiados de la UPV son los presos de ETA! (decisión apoyada por todos los grupos políticos, excepto el PP).

Me gustaría que todos esos profesores que decidieron marcharse por las amenazas que sufrían puedan regresar, que los alumnos no tengamos miedo a expresar nuestras ideas sin temor a que nuestras notas bajen, y que los presos de ETA sean tratados igual que otros presos comunes y que estudien por la UNED sin ningún tipo de privilegio. Es decir, sólo pido una Universidad normal, donde la libertad sea algo que disfrutamos todos por igual.

EL PSOE SE DESMARCA DEL ALCALDE DE SAN SEBASTIÁN
Gotzone Mora alerta de que la propuesta de Batasuna es otro "engaño" y la de Elorza da oxígeno a ETA
La propuesta de Odón Elorza, para que el Gobierno "revise" la ilegalización de Batasuna, no cuenta con el respaldo de sus compañeros de partido. El secretario de Organización del PSOE ha aclarado que únicamente habrá diálogo con los batasunos si se desmarcan de ETA. La concejal de Gecho, Gotzone Mora, ha acusado al alcalde de San Sebastián de "dar oxígeno" a la banda terrorista. Lo mismo que el "engaño" de la iniciativa que presentará la propia Batasuna este domingo. Sólo ERC se ha felicitado por los dos "gestos valientes".
Agencias Libertad Digital 13 Noviembre 2004

En unas jornadas socialistas sobre la Constitución europea, el secretario de Organización y Coordinación del PSOE recalcó, tras conocerse parte de la propuesta que Batasuna hará pública este domingo, que la formación ilegalizada "lo que tiene que hacer es rechazar la violencia" para poder dialogar como reclama. "Ese es el único camino que hay para poder dialogar". No sólo respondía a la iniciativa de los batasunos, también a su compañero de partido, Odón Elorza. El alcalde de San Sebastián y otros dos dirigentes socialistas vascos pidieron este viernes al Gobierno que tenga valentía para revisar la ilegalización de Batasuna y para acercar a los presos etarras.

José Blanco invitó a Batasuna a que anuncie este domingo que abandona su apoyo a la violencia, indicando que sería un "buen paso" que saludaría no sólo el PSOE sino el conjunto de la sociedad, porque el camino que ha escogido hasta ahora "ha sido equivocado, ya que el amparo al terror y violencia nunca se puede justificar".

A Elorza le ha recordado que son los jueces los que interpretan y aplican las leyes y que el PSOE valora de forma muy positiva la que ha permitido el debilitamiento de Batasuna-ETA y su entorno: "A esos compañeros les digo que la aplicación de las leyes corresponde a los jueces, y que se dirijan a Batasuna porque esta tiene en su mano el poder participar en política, simplemente rechazando la violencia", destacó.

Como la tregua trampa, otro engaño de Batasuna
La dirigente del PSE y profesora de la Universidad del País Vasco, Gotzone Mora, insistió en que no hay que "fiarse" de la propuesta de la ilegalizada Batasuna apostando por la negociación, ya que, a su juicio, constituye un "engaño" para "ganar tiempo" y que la banda terrorista vuelva "tener el tirón de otros tiempos". Además, acusó al alcalde de San Sebastián de "dar oxígeno" a ETA con su petición para legalizar a los batasunos y acercar a los presos etarras.

Para la dirigente socialista, en declaraciones a Europa Press, la propuesta de Batasuna es "lo mismo de siempre" porque no se podrá creer "jamás" a Batasuna" hasta que no exprese "una posición clara en contra de la violencia de ETA y se aparte totalmente de ella".

También aprovechó para criticar a Odón Elorza, cuyas palabras considera "totalmente equivocadas, porque eso es dar oxígeno a la banda terrorista ETA". Se trata, sencillamente, de "un error" permitir la legalización de Batasuna y su presencia en las instituciones públicas.

ERC, con Elorza
El único partido que ha saludado positivamente la propuesta de Elorza ha sido ERC. Lo mismo ha hecho con la iniciativa de Batasuna. Su portavoz, Marina Llançana, calificó de "valentía" la propuesta batasuna y se sumó al alcalde socialista para pedir la legalización de Batasuna.

INSULTOS DE LOS RADICALES A CONVICENCIA CÍVICA CATALANA
El Aula Magna de la Universidad de Barcelona se llena para apoyar a los profesores amenazados
Más de 200 personas llenaron este viernes el Aula Magna de la Universidad de Barcelona en un acto convocado por Convivencia Cívica Catalana para apoyar al profesor y presidente de la entidad, Francisco Caja, y exigir a las autoridades académicas y políticas que condenen las amenazas que recibió el pasado mes por su oposición a la política lingüística de la Generalidad. Un grupo de independentistas radicales tuvo que ser desalojado tras insultar a los asistentes.
EFE Libertad Digital 13 Noviembre 2004

Los incidentes no faltaron al principio del acto. Algunos jóvenes, independentistas radicales, increparon a los conferenciantes con gritos como "fascistas" o "callaos, imbéciles", tras lo que fueron expulsados de la sala por los guardias de seguridad. Posteriormente,el rector de la UB, Joan Tugores, condenó los altercados.

En el acto, para arropar a Francisco Caja, estuvo presente Gotzone Mora, portavoz de Profesores por la Libertad; Nicolás Redondo Terreros, portavoz de la Fundación para la Libertad; el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras y los portavoces de Basta Ya Mikel Eliondo y Carlos Martínez Gorriarán, Eduardo Uriarte, presidente de la Fundación para la Libertad, así como los profesores de universidad Francesc de Carreras, Josefina Albert y Xavier Pericay.

Ante un auditorio con escasos universitarios, Caja llamó al "activismo cívico" como alternativa a la de "someterse al nacionalismo" y lamentó que la política lingüística de la Generalidad obligue a los castellanohablantes a "renunciar a hablar su propia lengua y a pedir perdón por haberla hablado durante años".

Silencio político
Nicolás Redondo destacó que el acto pretendía dignificar a la universidad catalana y recordó que el Pacto Antiterrorista "es imposible de ampliar a otras formaciones, porque divide a las fuerzas políticas entre los que quieren derrotar a ETA y los que quieren pactar con ella".

Gotzone Mora señaló que las autoridades "deben preguntarse qué pasa" ante incidentes como los ocurridos durante la conferencia, y acusó a algunos políticos de "ser capaces de comerse hasta a sus hijos para llevar sus objetivos independentistas hacia delante".

Vidal Quadras coincidió con el resto de conferenciantes en señalar como principales responsables de las amenazas sufridas por Caja a los políticos que callan ante esas acciones y acusó a los nacionalismos identitarios de ser "lo contrario que lo que representa la universidad".

Silencio académico
En la conferencia se leyó un manifiesto en el que la plataforma considera "inadmisible el silencio de las autoridades políticas y académicas que ha acompañado a estos intolerables hechos, lo que, en su opinión, comporta la legitimación de las actitudes violentas".

El manifiesto rechaza también "cualquier política de exclusión como la propugnada por el Institut d'Estudis Catalans, quien en un reciente informe sobre la lengua catalana exige a las autoridades políticas la adopción de medidas legales" para garantizar el uso y conocimiento del catalán.

Fernando Caja fue víctima de amenazas después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña fallara a su favor como consecuencia de recurso presentado por Convivencia Cívica Catalana y obligó en una sentencia a la Generalidad a preguntar a los padres de los alumnos de los centros públicos y concertados por su lengua habitual "a fin de hacer efectivo su derecho a recibir la primera enseñanza en esta lengua".

ocupación del ayuntamiento
El alcalde de Andoain replica a la Ertzaintza que lo único cierto es que "no acudió"
Gabarain ha remitido una carta a los agentes que trabajaron el día del incidente en la que destaca que "vuestra empresa no funciona"
EFE / SAN SEBASTIÁN El Correo 13 Noviembre 2004

El alcalde de Andoain, el socialista José Antonio Pérez Gabarain, ha remitido una carta a los 19 ertzainas que trabajaron el día de la ocupación del Ayuntamiento de la citada localidad, en la que responde a sus críticas y les replica que lo "único cierto" es que la Ertzaintza "no acudió". La polémica entre el departamento de Interior y el alcalde se originó tras la ocupación por la fuerza del Ayuntamiento de Andoain, el pasado 16 de octubre, por parte de unos 200 simpatizantes de Batasuna, que no fueron desalojados por la Ertzaintza pese a las peticiones del primer edil, ya que la Policía vasca no acudió al lugar.

El pasado cinco de noviembre el alcalde hizo pública una carta anónima supuestamente redactada por varios ertzainas de los que trabajaron aquel día, en la que afirmaban estar "hartos de la falta de pericia" de los mandos y de la "manga ancha" que la Ertzaintza aplica con la izquierda abertzale. El consejero de Interior, Javier Balza, contrarrestó esta carta con una nueva misiva, que presentó en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno del pasado martes, firmada por los 19 agentes de la comisaría de Hernani que trabajaban en el momento de la ocupación.

En la carta presentada por Balza, los firmantes exigían al alcalde una rectificación, negaban que algún ertzaina de ese grupo fuera el autor del anónimo y aseguraban que nunca han recibido ninguna orden de índole político, al tiempo que alababan la cualificación de sus mandos. Fuentes de la Ertzaintza han explicado que una decena de los 19 firmantes son agentes de la última promoción, que se encuentran en prácticas, y que al menos otros tres no tienen plaza en propiedad.

"No funciona"
Tras conocer el contenido de esta carta, el alcalde ha remitido esta semana una respuesta en la que recuerda que solicitó que la Ertzaintza "actuara en el desalojo e identificación" de los ocupantes y sin embargo no acudió. "Vosotros sabréis por qué", apostilla. "Andoain es el pueblo que más violencia está soportando durante muchos años, sin ningún resultado positivo, sin que sean castigados los culpables de amenazas, coacciones, chantajes, sabotajes, quemas de vehículos y viviendas y asesinatos. Vosotros sois la policía", agrega el primer edil. "Consideramos éticamente incorrecto el tratamiento que nos habéis dado", dice el alcalde a los agentes, a los que aclara que "siempre contará" con ellos, independientemente de que considere que su "empresa no funciona, por lo menos en lo que concierne a Andoain".

DEL "BAUTIZO CIVIL" AL MUNDIAL DE HOCKEY
Rajoy pide a Zapatero que no acepte las "tonterías" que algunas minorías quieren imponerle
Ya ha adelantado Zaplana que el PP sospecha que las presiones de ERC al Gobierno forzarán un adelanto de las elecciones. Ahora, Rajoy pide a Zapatero que haga valer el sentido común de una inmensa mayoría y no las "tonterías" de algunas minorías. El presidente del PP tiene "serias dudas" de que sea importante para el interés general la creación de una comisión para el laicismo, el "bautizo civil", la cooficialidad del árabe y el bereber en Ceuta y Melilla o el enfrentamiento de las selecciones española y catalana en hockey.
Agencias Libertad Digital 13 Noviembre 2004

Mariano Rajoy reapareció en Toledo para pedir al Gobierno que utilice el "sentido común" en vez de dedicarse a hablar de asuntos "ciertamente sorprendentes". La lista de temas sobre los que el presidente del PP tiene "serias dudas" de que sean importantes es casi interminable: la comisión del Congreso a favor del laicismo, el "bautizo civil", la imposición de la religión islámica o la cooficialidad del árabe y el bereber en Ceuta y Melilla, el enfrentamiento entre la selección española y la catalana en hockey sobre patines, el "grotesco espectáculo de Maragall de llevar a Rodríguez Zapatero a los tribunales" o que "Moratinos haga ahora la pelota a aquellos a los que no se han cansado de darle patadas en las espinillas".

Tras repasar estos últimos episodios contradictorios del Ejecutivo, el mensaje que lanzó al Gobierno de Zapatero fue claro para que "deje los shows de La Moncloa" y no acepte que "las tonterías de algunas minorías se impongan sobre los principios, el sentido común y el sano juicio de una inmensa mayoría". En su intervención en el X Congreso Regional de Castilla La Mancha, Rajoy recordó que en los últimos días el PSOE ha hablado de asuntos "ciertamente sorprendentes" y que tiene "serias dudas" de que sean importantes para el interés general.

Del "bautizo civil" a las zancadillas a EEUU
Destacó que España no es un estado laico sino aconfesional, como la inmensa mayoría de los países europeos, y se preguntó si Rodríguez Zapatero "sabe donde se mete". También cuestionó si lo de los bautizos civiles, —"sin duda alguna era una demanda de una inmensa mayoría de la sociedad española"—, lo hacen "por molestar", al tiempo que irónicamente se preguntó si se bautizarán y se harán una foto el presidente, Carod Rovira y Gaspar Llamazares.

Rajoy recordó que la obligación de un Gobierno es ocuparse de lo esencial "y aquí de lo esencial no se ocupan o se ocupan mal". Puso como ejemplo el IPC de octubre, un dato "muy preocupante" ante el que el Gobierno "sigue sin hacer nada". Lamentó que el ministro de Economía no haya sido capaz de presentar ninguna reforma económica y criticó que los Presupuestos del Estado para 2005 se hayan convertido "en un zoco de intereses territoriales".

Indefinición en política territorial y exterior
A su juicio, los socialistas están viviendo de la "herencia y la inercia" cuando deberían aprovechar la oportunidad, "no seguir viviendo del cuento y tomar medidas" y ocuparse de temas importantes como qué es España, y cual es el objetivo de la planteada reforma de la Constitución y los Estatutos de Autonomía, pues "nadie nos dice para qué y a qué modelo vamos".

En política exterior, recordó que de los fondos de cohesión y estructurales "no se ha hablado nada", se preguntó cuál es la posición del Gobierno en temas como el Sahara, Cuba o EEUU, país este último respecto al que manifestó que "cada uno puede pensar lo que quiera pero cuando uno es presidente de un Gobierno tiene la obligación de defender los intereses generales, que nada tiene que ver con tocar las narices de una forma tonta y gratuita".

Firmeza ante las estrategias contra el Pacto Antiterrorista
Rajoy también se refirió al artículo de tres dirigentes socialistas del País Vasco en el que piden al presidente del Gobierno que revise la ilegalización de Batasuna. En este sentido, el líder de los populares reiteró el compromiso del PP con el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo. "Espero que el Gobierno no juegue con estos temas y que el PSOE tenga convicciones claras, firmeza y reglas de juego y no genere más intranquilidad en los temas esenciales".

El Gobierno defiende la unidad lingüística del valenciano y el catalán
I. G. de M./Redacción La Razón 13 Noviembre 2004

Madrid/ Valencia- La vicepresidenta primera del Gobierno realizó ayer una clara y contundente defensa de la unidad lingüística del valenciano y el catalán. Com prueba de ello, Fernández de la Vega reiteró que en Bruselas se presentó cuatro texto de tres versiones lingüísticas. Además, admitió que los dos textos eran idénticos.

Este reconocimiento del Ejecutivo de la existencia de tres lenguas cooficiales se produce dos días después de la reunión entre el presidente del Gobierno y el presidente de ERC. Josep Lluis Carod-Rovira había dado un ultimátum al Ejecutivo para que realizará un reconocimiento público antes del 23 de noviembre, fecha en la que tendrá lugar en Bruselas el Consejo europeo. La vicepresidenta calificó de «correcto» este encuentro e insistió en que las lenguas son un instrumento de entendimiento y no de confrontación. Después de admitir desconocer si se producirá la entrevista entre Zapatero y el presidente valenciano, destacó la importancia de que este Gobierno, por primera vez, esté realizando esfuerzos para el reconocimiento en Europa de las lenguas cooficiales.

El portavoz del Consell, Esteban González informó de que el Ejecutivo autónomo defenderá «con uñas y dientes» el reconocimiento del valenciano con el mismo rango que el resto y dijo que su defensa se basará en el reconocimiento de los derechos fundamentales. Manifestó que «de momento no se contempla» promover acciones en la calle para reivindicar la lengua valenciana y aplazó posibles variaciones en esta actitud hasta que se celebre la reunión que ha solicitado Francisco Camps con Rodríguez Zapatero, a quien consideró como «único responsable» de la polémica suscitada, al ceder ante el «chantaje» del líder de ERC «a cambio de los votos para aprobar los Presupuestos».

El portavoz le acusó de «mirar hacia otra parte» a favor de los intereses de una «fuerza minoritaria en Cataluña que negocia en Madrid a costa del incumplimiento del estatuto de la Comunidad Valenciana». El portavoz abundó en que ERC «le ha doblado el brazo» en este chantaje, que consiste en «o eliminar el valenciano de la Constitución Europea o no votarle» en los Presupuestos. «Es absurdo que se intente reconocer los derechos de las minorías lingüísticas en Europa y que aquí se nos margine». El portavoz aseguró que la Generalitat Valenciana no ha sido la administración que ha «reabierto» este conflicto de índole «político». Relacionó este problema de la lengua con la reciente derogación del trasvase del Ebro y del PHN y se preguntó «¿qué vendrá después?».

PREGUNTA AL GOBIERNO SOBRE LAS CONTRAPRESTACIONES A ERC
Zaplana califica de “locura” y “agresión” a Valencia que Zapatero reconozca la unidad del catalán
El PP ha presentado una batería de preguntas en el Congreso pidiendo explicaciones por la "presiones" de ERC en relación con la unidad lingüística entre el valenciano y el catalán, después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero prometiera al líder republicano, Josep Lluís Carod Rovira, una declaración oficial sobre la unidad del catalán a cambio de su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Zaplana ha calificado de “agresión clarísima” a la Comunidad valenciana eta decisión.
Europa Press Libertad Digital 13 Noviembre 2004

Si este acuerdo se concreta, los populares darán una "respuesta absolutamente contundente", según adelantó el portavoz parlamentario del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, en un encuentro informativo organizado por la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) en la Cámara Baja. Zaplana considera que la actitud del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero constituye una "agresión clarísima" a la Comunidad Valenciana "propiciada por un acuerdo político y por la presión que ejerce el tripartito".

Además, el dirigente popular calificó de "insólito" que el Gobierno haya abierto este debate, y sobre todo que Zapatero "se atreva a opinar sobre la existencia o no de una lengua". "Lo que hay que hacer es respetar la legalidad y la autonomía de la Comunidad Valenciana", enfatizó. Aunque Zaplana cree que alguien hará "meditar" al presidente del Gobierno sobre "la locura de esta decisión", anunció que si se concreta en un acuerdo, su partido dará una "respuesta absolutamente contundente" porque se trata de un debate "innecesario, sorprendente e intolerable".

En este contexto, el PP ha presentado una pregunta oral en la Comisión de Administraciones Públicas para saber si el Gobierno "piensa vulnerar" el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana para "cumplir las exigencias de sus socios de gobierno". Asimismo, los populares han registrado una batería de preguntas escritas en la Cámara Baja emplazando al Ejecutivo a aclarar qué quiere decir cuando habla de "pleno entendimiento" respecto a la cuestión del valenciano en relación con la reunión entre Zapatero y Carod.
También quiere conocer si el presidente del Gobierno cree que esta controversia se trata de "un falso debate" o una "polémica absurda como ha declarado su socio de Gobierno ERC" y si va a solicitar la exclusión de la lengua valenciana en la Unión Europea como ha afirmado Carod-Rovira. Por último, pregunta por los contenidos de la reunión que el día 10 mantuvieron ambos dirigentes en el Palacio de La Moncloa.

MARÍA SAN GIL: «Con Batasuna no se puede ceder; sería aberrante dar marcha atrás»
pablo planas ABC 13 Noviembre 2004

SAN SEBASTIÁN. La recién elegida presidenta del PP vasco, María San Gil, define el momento político vasco como un juego de espejos entre PNV, PSE-PSOE y Batasuna. «Mientras el PNV mira a Batasuna, el PSOE mira al PNV». Es en ese contexto en el que enmarca las tesis de la «tercera vía» de un sector de los socialistas vascos, el que pide «valentía» a Zapatero para auspiciar el retorno a la legalidad de la formación abertzale en el instante en que condene expresamente el terrorismo. San Gil se muestra pesimista y cree que la sociedad vasca asiste a un movimiento estrictamente táctico. «Los guiños del PNV a Batasuna son constantes -dice- para lograr su apoyo al plan Ibarretxe, mientras que el PSOE no quiere ser alternativa al nacionalismo, sino al PP. Patxi López no pretende derrotar al nacionalismo, sino convertirse en vicelendakari de Ibarretxe». A este panorama, que describe como «sombrío», suma la voluntad de Batasuna de «volver como sea» a las instituciones. Echa en falta una postura clara y firme del Gobierno de Zapatero.

-¿Cree que el PSOE, el Gobierno, pretende impulsar el retorno de Batasuna a la legalidad?
-Hay declaraciones de dirigentes del PSOE que nos preocupan sobremanera. Están hablando -alude al artículo publicado ayer en el Diario Vasco de San Sebastián firmado por el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, y la diputada Gema Zabaleta- de adecuar las políticas a los nuevos momentos, pero no en clave de aprovechar la debilidad de ETA para conseguir definitivamente su derrota, sino para otra cosa, para relajar las exigencias democráticas a Batasuna.

-Pero eso insisten en que sería a cambio de una condena a la violencia, incluso de que hubiera signos claros de que ETA abandona las armas, tal como sugiere el portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi.
-El documento que Batasuna ha anunciado para este domingo (en un gran acto en el velódromo de Anoeta en San Sebastián) es puramente estratégico porque se produce en un momento caracterizado por la debilidad de la banda y por las enormes dificultades financieras de todo el entramado radical. Ese texto no se plantea en clave ética de condena de la violencia y arrepentimiento por los crímenes cometidos.

-Sin embargo, todo parece apuntar a una cierta distensión.
-A corto plazo, a una sociedad que lleva tanto tiempo padeciendo el terrorismo, que está absolutamente machacada, todos estos movimientos pueden parecerle positivos, le pueden gustar, pero a largo plazo es dar oxígeno a ETA y Batasuna. ETA no da marcha atrás por arrepentimiento. Necesitan un entorno en el que se puedan reorganizar, necesitan tiempo para volver a hacer lo único que saben hacer, matar.

-Tendrá consecuencias esta «reorganización política» en el debate previsto para diciembre sobre el Plan Ibarretxe, para la votación parlamentaria prometida por el lendakari.
-Los nacionalistas lo van a intentar y los de Batasuna ya han dicho que les gusta el preámbulo del plan, la propuesta de referéndum. Si pierden esa votación, si no pueden contar con Batasuna, acudirán a la campaña en clave victimista, relacionando el plan con la paz. Si ganan, irán en plan directamente independentista.

-El PP ha modificado su lenguaje en los últimos tiempos. Se apela a los valores en el País Vasco, pero también a la gestión.
-Sí, es verdad. Hace cuatro años el discurso político se tenía que ceñir a que la libertad fuera algo normal, cotidiano. Había que hablar de la necesidad de derrotar definitivamente a ETA. Quedaba poco espacio para la economía, la cultura, la educación. Resultaba artificial hablar de eso ante la situación de falta de libertad. El clima político se ha relajado porque las políticas de Aznar, del PP, han resultado eficaces, porque se ha visto que con ETA se puede acabar. La imbatibilidad de ETA ha dejado de ser un mito y es verdad que la sociedad vasca necesita, además del discurso de los principios, que se le argumente que se puede hacer un gobierno mejor. Además de ser valientes, queremos ser eficaces.

-¿Percibe indicios de tregua?
-No nos engañemos. La gente que habla de flexibilizar posturas conoce perfectamente la situación. Con Batasuna hay que ser exigente, no se puede ceder ni un ápice porque al final terminarían ganando ellos la batalla. Conseguimos que no estuvieran en las instituciones democráticas porque no creen en la democracia. No se entiende y resulta aberrante querer dar marcha atrás para que disfruten de las ventajas de algo en lo que no creen. Batasuna debe saber que para volver a los cauces políticos tiene que condenar la violencia y exigir la derrota de ETA. Es muy fácil. Son ellos los que tienen que moverse, no los demás. No debemos ser condescendientes y complacientes.

-Pero ¿la tregua?
-Pura estrategia. Puede que haya tregua, pero si ETA declara una tregua, no será una tregua porque eso se produce cuando los que matan son dos bandos y aquí siempre matan los mismos. Necesitan oxígeno y lo que tenemos que hacer es no darles oxígeno. Debemos perseverar en el camino del pacto antiterrorista, de la ley de partidos, para acabar con ETA de una vez.

-¿No contempla la posibilidad de cambios reales en Batasuna?
-No, para nada. Creo que están intentando recuperar un espacio que han perdido por la firmeza del Estado de Derecho y que todo lo que sea debilidad de los demócratas es fortalecer a los violentos.

-¿El tiempo que lleva ETA sin cometer atentados mortales no les resulta un dato esperanzador?
-Pero es que no tenemos ni un solo dato que nos lleve a pensar que ETA no mata porque se esté cuestionando el procedimiento. No hay datos que indiquen que tras una reflexión interna quieren abominar de la violencia.

-¿Y la carta de los antiguos cabecillas desde las cárceles?
-Vuelve a ser estrategia. No hay un solo planteamiento ético, para nada. ETA no mata porque no puede matar, porque se han puesto todos los instrumentos para que no pueda matar. El análisis de que ETA está reconduciendo sus posturas es erróneo. Eso no puede condicionarnos. Es de una inocencia, de una ingenuidad, que no corresponde a gente que lleva aquí muchos años. Tiene más de ilusión que de realidad y aquí las ilusiones se pueden truncar de la noche a la mañana. Deberíamos estar preparados para eso.

-¿Tenderá la mano al PSE-PSOE de cara a la campaña autonómica?
-Sí. Queremos formar una mayoría constitucionalista y en eso somos claros y sinceros con los votantes. Otros no pueden decir lo mismo.

-¿Han tenido ya contactos?
-No.

-¿Pero tras su nombramiento no ha hablado con Patxi López, su homólogo en el PSE?
-No. No. Pero es que no vinieron a nuestro congreso, mientras que sí hubo gente del PNV.
Recortes de Prensa   Página Inicial