AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 14 Noviembre 2004
Batasuna vende humo negro
Editorial La Razón 14 Noviembre 2004

LA TENTACIÓN DE STORMONT
Ignacio CAMACHO ABC 14 Noviembre 2004

Faluya liberada
EDITORIAL Libertad Digital 14 Noviembre 2004

ULTIMÁTUM
Jon JUARISTI ABC 14 Noviembre 2004

La decisión de Batasuna
Editorial Heraldo de Aragón  14 Noviembre 2004

LA GUERRA DE LOS IDIOMAS
Jaime CAMPMANY ABC 14 Noviembre 2004

Es que no dan ni una
José A. SENTÍS La Razón 14 Noviembre 2004

El terrorista que no quiso ser político
Antonio José Chinchetru Libertad Digital 14 Noviembre 2004

Y Alá lo llamó a su seno
Pablo Molina Libertad Digital 14 Noviembre 2004

El defensor de Batasuna
Editorial El ideal Gallego 14 Noviembre 2004

Dibujar un futuro sin ETA
ÁNGEL ALTUNA URCELAY  El Correo 14 Noviembre 2004

El calvario que viene: primera estación
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz 14 Noviembre 2004

EL MAPA DE LA LENGUA
Editorial ABC 14 Noviembre 2004

¿Dónde está el problema
Joaquín MARCO La Razón 14 Noviembre 2004

La hora de los sensatos
PILAR RUIZ ALBISU El Correo 14 Noviembre 2004

Lobo y mi padre
Cartas al Director El Correo  14 Noviembre 2004

ERC pacta que los Presupuestos destinen 46 millones de euros más a Cataluña tras la amenaza de Carod
EFE Libertad Digital  14 Noviembre 2004

ETA «apoya» la propuesta batasuna de «paz» con un atentado contra el Ejército en Navarra
J. M. Zuloaga La Razón 14 Noviembre 2004

Rosario analiza el papel del español en un mundo cada vez más globalizado
Hernán Álvarez Macías La Razón 14 Noviembre 2004

«Necesitamos un acuerdo de cómo difundir el español»
Manuel Calderón La Razón 14 Noviembre 2004

Camps dice que defenderá el valenciano de los ataques del nacionalismo catalán
EFE Libertad Digital  14 Noviembre 2004


 

Batasuna vende humo negro
Editorial La Razón 14 Noviembre 2004

Batasuna anuncia para hoy en el Velódromo de Anoeta la presentación en sociedad de una propuesta que plantea «sacar el conflicto de las calles y llevarlo a la mesa de negociación y diálogo». Algunos socialistas descarriados y poco comprometidos con el constitucionalismo y la mayoría de los nacionalistas convencidos de los réditos políticos de una política de colaboración con los proetarras han creado un caldo de cultivo favorable a otorgar credibilidad a una farsa como es que Batasuna merece una oportunidad para distanciarse del terrorismo y apostar por la política. Pero la realidad es otra muy distinta, absolutamente opuesta. Salvo sorpresas, Arnaldo Otegui y los suyos repetirán la retórica habitual ante el encendido auditorio para casi concluir que las víctimas de ETA también eran culpables de haber forzado su propio asesinato y que el derecho de autodeterminación es la llave que abrirá la puerta de la normalización.

En su línea, pondrán precio a la paz, pero, en ningún caso, parece que Batasuna sorprenda con una condena de la violencia ni reclame nada a la banda terrorista. Lo confirmó ayer Joseba Álvarez: «No habrá un emplazamiento específico a ETA porque el problema es del conjunto». Y lo evidenciaron con su actitud habitual de silencio ante las bombas de Navarra. Se anuncia, pues, más de lo mismo, un discurso gastado e inmoral, enmarcado en una parafernalia pirotécnica que oculta una maniobra para quebrar la marginalidad social a la que Batasuna fue condenada por una eficaz Ley de Partidos, y poder así concurrir a las elecciones. El objetivo pasa por volver a la primera línea política y mediática sin pagar el imprescindible peaje: la repulsa del terrorismo.

Ante este inquietante panorama, es necesario que los constitucionalistas no vacilen ante la trampa ni escuchen los falaces cantos de sirena de quienes venden el humo negro de siempre. La historia de la lucha antiterrorista está repleta de ejemplos sobre las fatales consecuencias de demostrar confianza o debilidad ante ETA. No hay espacio para políticos menores al servicio de una causa que no es la del interés general y sí para la unidad y la firmeza en torno a instrumentos como el Pacto Antiterrorista y la Ley de Partidos, que han rendido excelentes resultados.

LA TENTACIÓN DE STORMONT
Por Ignacio CAMACHO ABC 14 Noviembre 2004

Algo se mueve otra vez en el escenario vasco. Ensordecido durante unos meses por el estruendo del 11-M y sus secuelas de dudas, apagado por el embarrancamiento del Plan Ibarretxe y envuelto en la bruma engañosa de una desmovilización originada en la ausencia de atentados y los esperanzadores golpes a ETA, el problema vasco -el «conflicto», según los nacionalistas- reaparece con el telón de fondo de las elecciones autonómicas de la próxima primavera, amenazando con situarse de nuevo en el centro de la vida pública española.

De modo paradójico, el éxito de la política antiterrorista diseñada durante el mandato de Aznar, y cristalizada en el exitoso Pacto por las Libertades, se convierte ahora en el principal elemento de polémica a la hora de ajustar los matices del nuevo tiempo. Más allá de los discursos oficiales de firmeza, resulta obvio que el relevo en el poder del Estado ha abierto dudas y provocado quiebras en la manera con que los dos partidos mayoritarios se disponen a abordar el periodo preelectoral. Y si algo está históricamente demostrado en la «cuestión vasca», es la capacidad del nacionalismo y del independentismo para sacar provecho de cualquier atisbo de debilidad o de contradicción en el bloque constitucionalista o en la propia estructura política del Estado español.

Partiendo de la evidencia de que el Pacto Antiterrorista es ahora mismo el último vestigio de acuerdo entre PSOE y PP, los nacionalistas del PNV y los radicales proetarras se disponen a ahondar en su beneficio la brecha del desacuerdo. La propuesta de «paz estable» que hoy va a lanzar Batasuna en el pabellón donostiarra de Anoeta, sin condenar en modo alguno la violencia, representa el penúltimo movimiento de piezas en el delicado tablero vasco, sometido siempre a la inestable concatenación de sus fichas. Aislada por la ilegalización e inerme por la desactivación de la lucha callejera, la coalición proetarra pretende guiñar un ojo a quien esté dispuesto a creer en su relativa autonomía de la banda terrorista, con el objetivo de volver a presentarse a las elecciones para evitar su disolución definitiva en el complejo magma del nacionalismo hegemónico.

El insistente rumor de una declaración de tregua por parte de ETA alimenta esta nueva estrategia presuntamente regeneracionista, que cuenta con el significativo aval de un sector del Partido Socialista de Euskadi, cuyos miembros más destacados -Odón Elorza, Jesús Eguiguren- han entablado en las últimas semanas contactos serios con dirigentes batasunos. Según estos arúspices del entendimiento, la presencia de Batasuna en las instituciones permitiría abrir el abanico político para permitir una negociación transversal entre los socialistas y el PNV que rompiese definitivamente el bloque constitucional, maltrecho desde su apurada derrota en 2001. En vez de marginar para siempre a Batasuna -que no resistiría unas nuevas elecciones en blanco-, esta estrategia trata de consumar el aislamiento del PP a costa de oxigenar a los independentistas y, probablemente, enterrar el pacto que ha permitido el arrinconamiento casi terminal de ETA.

El cebo de este planteamiento, todavía minoritario en el seno del PSOE, consiste en abrirle al presidente Zapatero la tentación de pasar a la Historia como el pacificador de Euskadi a través de una política de diálogo. Dibujarle la reintegración de Batasuna a la escena política en un clima de ausencia de atentados como el paso previo a un «acuerdo de Stormont» a la española, en el que ZP quedaría como un nuevo Tony Blair capaz de cerrar la herida vasca por la vía de la negociación y el ajuste fino. Todo ello con el PNV como gran beneficiario, desde su consolidada posición de gestor de un auténtico régimen basado en la exclusión de la disidencia y la continua exigencia de nuevas metas de soberanía.

Ocurre, sin embargo, que en Stormont el Sinn Fein aportó la seguridad del cese de los atentados del IRA, una condición esencial que Batasuna no puede ofrecer respecto a ETA. Dejando aparte el hecho nada nimio de que desde entonces el Gobierno británico ha suspendido hasta seis veces la menguada autonomía del Ulster, quedaría por determinar qué podría ofrecer por su parte el Estado español, más allá de las concesiones soberanistas cuya reivindicación ya monopoliza el PNV a través del Plan Ibarretxe. Un escenario demasiado alejado de lo que la mayoría de los españoles está hoy por hoy dispuesta a aceptar, incluso aunque viniese envuelto en la sonrisa perenne de Zapatero y su talante.

No queda, pues, otro camino que el de la firmeza. Si después de tantos años de mirarse fija y duramente a los ojos el adversario de la paz ha acabado emitiendo un perceptible pestañeo, ha sido porque la política cifrada en el Pacto Antiterrorista ha constituido un pleno acierto capaz de golpear a ETA hasta el límite de su operatividad y al mismo tiempo de aislar a su entorno hasta la asfixia. De manera que, incluso en el caso de que existiese una remota vía de paz por el camino de la negociación, ésta tendría que ejercerse desde la seguridad que proporciona al Estado la continuidad de su acoso al terrorismo y a sus cómplices. Y para ello es absolutamente preciso que continúe existiendo un acuerdo fundamental entre las fuerzas que representan a la abrumadora mayoría de los españoles -y a la mitad de los vascos-, despreciando cualquier señuelo destinado a pescar en el río revuelto de la duda.

«El gran fracaso de este país es que nunca acabamos de solucionar nuestros problemas históricos», me decía ayer un destacado socialista vasco, en cuyo haber figura gran parte del hercúleo esfuerzo de los últimos años por alcanzar una unidad de actuación frente a la violencia independentista. Sería una pena que, más cerca que nunca del final, las tentaciones aventureristas, las frivolidades sectarias o una arrogante inconsciencia dieran de nuevo al traste con la posibilidad de cerrar de modo definitivo el paso a los demonios de la sangre y del odio.      director@abc.es

Faluya liberada
EDITORIAL Libertad Digital 14 Noviembre 2004

Todavía el viernes los teletipos escupían noticias en las que el líder terrorista, Abu Musab al-Zarqaui, anunciaba la victoria sobre las tropas aliadas –cruzados, según sus propias palabras- e invitaba a los pistoleros que se habían hecho con la ciudad a resistir hasta el último hombre. “Héroes del Islam en Faluya... no seáis egoístas con vuestras vidas” les decía el alucinado criminal que, si por algo se ha hecho famoso en los últimos meses, ha sido por organizar secuestros y emitir grotescos vídeos en los que se decapitaba a los mismos secuestrados.

De nada ha servido. La Operación “Amanecer”, liderada por los Estados Unidos pero que contaba con multitud de efectivos iraquíes y había sido autorizada por el premier Alaui, terminó ayer. La ciudad, a falta de algunos focos activos que quedan aun por neutralizar, ha sido liberada y, tal y como ordenó el primer ministro de Irak, completamente desinfectada de terroristas. El balance provisional de la operación de limpieza se estima en más de 600 terroristas que ya no volverán a ejercer como tales y casi 500 detenidos. Los aliados se han dejado 27 vidas. 22 de soldados norteamericanos y 5 del contingente iraquí de apoyo en la operación.

El general al cargo de la ofensiva, Thomas Sattler, ha asegurado que el éxito de Faluya tan sólo significa que queda mucho trabajo por hacer, que Irak sigue infestado de terroristas cuyo único objeto es frustrar un cada vez más cercano Irak democrático. Iyad Alaui, antes de que se enfríen los ánimos, ha ordenado que un nuevo contingente se dirija al norte, a la ciudad de Mosul, donde se ha atrincherado en las últimas semanas un nutrido grupo de desestabilizadores y asesinos. Lo ha hecho a petición de los propios habitantes de Mosul, encantados, al parecer, de la experiencia antiséptica que los ejércitos iraquí y norteamericano han ensayado en Faluya.

El pueblo iraquí quiere libertad y enterrar de una vez los fantasmas del pasado y la pesadilla del presente. Si, como insiste la izquierda europea, los efectivos angloamericanos se retirasen del país abandonándolo a su suerte las consecuencias de esta retirada serían espantosas. No sólo naufragaría el proyecto de hacer de Irak un ejemplo de democracia y estabilidad en Medio Oriente, sino que se dejaría una ficha estratégica de vital importancia en manos de varias decenas de caudillos islámicos que sólo conocen el lenguaje de la guerra, la destrucción y el pillaje. El coraje que hasta la fecha han tenido Bush y Blair debe mantenerse y no han de cejar en su empeño hasta que Irak, nación soberana, pueda defender la causa sobre la que se está refundando. La causa de la libertad.

Pocas horas antes de la liberación de Faluya el presidente Bush, en una rueda de prensa en la Casa Blanca, dijo que le gustaría ver un estado palestino en cuatro años. Caprichosamente ese es el periodo de tiempo que ha transcurrido desde que el difunto Arafat rompiese las negociaciones con Barak para llegar a eso mismo, a un estado palestino independiente y, naturalmente, democrático. Para ello es necesario que los propios palestinos se involucren en la tarea de hacer ese sueño realidad. Y no al modo y maneras que les había transmitido Yaser Arafat, es decir, la algarada callejera con niños y el terror indiscriminado sobre la población civil, sino a través de unas elecciones libres. Palestina tiene potencial para llegar a ser un estado más, perfectamente integrado en la comunidad de naciones. El conflicto, mantenido durante décadas con la sangre de palestinos e israelíes inocentes, no beneficia más que a los amos del terror y a los que siguen teniendo en el caos de Oriente Medio un referente sentimental.

Si Faluya ha sido liberada e Irak celebrará elecciones el próximo mes de enero nada hace pensar que Palestina no pueda corregir su errático devenir histórico y se convierta, quizá en menos de cuatro años, en el ejemplo vivo -junto a Irak- de que la receta de libertad y prosperidad auspiciada por occidente funciona. No hay ninguna regla escrita por la cual los pueblos de ciertos países de Oriente Medio tengan que vivir perennemente bajo feroces dictaduras o asfixiados por la guerra. Los valores fundacionales de occidente: libertad individual, estado de derecho, mercados abiertos y paz no son privativos de los países occidentales. Valen para todos los seres humanos que pueblan el planeta, incluyendo Palestina y, naturalmente, Faluya.

ULTIMÁTUM
Por Jon JUARISTI ABC 14 Noviembre 2004

EL Josep-Lluís ha emplazado al José Luis a decretar antes de diez días -de los que le quedan cuatro- que sólo haya tres lenguas cooficiales en Espanya, so amenaza de retirarle el saludo y cualquier apoyo parlamentario. A mí me parece estupendo. Ya era hora de que alguien se atreviera a decir que el catalán no es lengua independiente, sino dialecto o variedad del valenciano. Pase pues la dolça parla llemosina, con sus derivaciones más o menos badaloníes, a ocupar el sitio de honor que le corresponde en Europa junto a las otras dos lenguas sandungueras de la periferia peninsular: entiendo que Rovireta piensa en el bable oriental (lengua ya casi única en Gran Hermano) y el jalufo, dominante hoy en amplias áreas de la antigua provincia eclesiástica tarraconense.

Sólo le faltaba esto a Rodríguez con la que cae por ahí fuera: una posible coalición de Roviretas y Labordetas para cargarse los presupuestos. Se percibe un no sé qué de atolondrada intemperancia en estas fintas boxísticas a cargo del nacionalismo respublicano. Y es que la banda de antiguos maoístas que acaudilla la nueva mayoría revolucionaria nunca supo tratar correctamente las contradicciones en el seno del pueblo. Con una notable excepción: Pepiño Blanco-White, que ha matizado lo de la caspa católica. Al parecer, el joven pequinés galaico no se refería a la Comunión de los Santos en su totalidad, sino a una parte o porción que podría equivaler a la fracción minifundista del campesinado arrocero de Hunán, objetivo prioritario de la lucha de clases mundial en 1958. Claro que, no habiendo concretado aquél lo suficiente, nadie sabe si el partido del progreso se propone erradicar de orejas para arriba la escamosis seborreica en la diócesis del Burgo de Osma o si todo el problema se reduce a un ignoto arciprestazgo perdido en la raya de Portugal y reacio al champú a la brea. Mientras no tengan algo más preciso que contarnos, sería recomendable que ciertos mandamases socialistas se introdujeran sus obsesiones y frenesíes por donde amargan los Pepiños.

DE modo análogo (y por el mismo conducto reglamentario, a ser posible), Rovireta debería envainarse su ultimátum lingüístico, al menos hasta que comprobemos si el presidente Rodríguez es capaz de hacer dos cosas al mismo tiempo (por ejemplo, predicar y dar trigo). Y no reparo, de momento, en la segunda parte del envite: la exigencia de que el Gobierno llegue a algún tipo de acuerdo con los etarras que ponga fin al terrorismo, excluyendo lo que el Josep-Lluís llama «la victoria militar» (fórmula singularmente gilipuertas que, en la jerga del guerracivilismo progre, permite ignorar la eficacia de la acción policial bien planteada, por Derecho y sin atajos). Lo que es por mí, como si no hubiera oído nada. Demasiados frentes abiertos tiene Rodríguez y, hasta ahora, no ha demostrado ser capaz de otra cosa que lamentarse de lo mal que le dejaron las trincheras y barbacanas los anteriores inquilinos. Quizá, a lo mejor, si sus aliados no le abren varios nuevos cada semana, podría intentar concentrarse en uno cualquiera de ellos -pinto, pinto, gorgorito- y quién sabe si con la intercesión de Santa Rita Hayworth, de soltera Cansinos, y la compasión de Argyros, quién sabe, dígome, aunque no haya motivos de sobra para la esperanza...

ESTO no va bien y puede ir rematadamente peor. Muere Arafat y alguna cadena de televisión (ésa que todos adivinamos) explica el fracaso de los buenos auspicios de la Conferencia de Madrid por el asesinato de Rabin, como si nunca hubiera existido Taba. El ministro Moratinos no incurre en bellaquerías semejantes, pero desbarra al definir el legado de su amigo palestino como «negociar para alcanzar la paz». Lo peor es que lo sabe. El legado de Arafat se llama Hamas y Yihad Islámica y Mártires de al-Aqsa. Otra vez se pierde ocasión de situarnos en una posición internacional razonable, por mor de la corrección política, la mentira piadosa, la arabomanía desmadrada o la francofilia galopante. Y luego les extraña que Bush no llame. Hay que darles un respiro, Rovireta.

La decisión de Batasuna
Editorial Heraldo de Aragón  14 Noviembre 2004

SEGÚN las noticias que se han ido filtrando, la propuesta que Batasuna dará a conocer hoy respecto de su futura acción política presenta pocas novedades y no aborda lo esencial: lo esencial es que Batasuna condene la violencia de ETA y se oponga a toda forma de terror para conseguir sus objetivos soberanistas. Sin esta condición sine qua non lo conocido hasta ahora no permite grandes esperanzas: los "batasunos" se comprometen a "sacar el conflicto de las calles" y "llevarlo a la mesa de negociación", abogan por un escenario que "supere el enfrentamiento político y armado en el País Vasco" y establecen como prioridad "abrir un proceso de paz estable y duradera" mediante la "única herramienta" de un "diálogo flexible". Ni petición de tregua etarra, ni condena de la violencia. Y está claro que no puede haber diálogo político cuando uno de los interlocutores continúa esgrimiendo las armas bajo la mesa y cuando la otra parte está amenazada.

Algunos miembros del PSE, sector guipuzcoano encabezado por el alcalde Elorza, firmaban hace un par de
días un artículo en "El Diario Vasco" en el que proponen la revisión de la ilegalización de Batasuna como "un paso audaz y valiente del Estado de Derecho" para lograr la paz. La "revisión" se supeditaría a que la propuesta que Batasuna hará pública hoy fuese una "apuesta por la vía de acción democrática". Los firmantes del artículo se muestran cautelosos, por las esperanzas frustradas de otras ocasiones, aunque si Batasuna respondiera a esta expectativa, sería el "momento de repensar la estrategia antiterrorista desde la fuerza que le otorga al Estado de Derecho el no saberse chantajeado para obrar con absoluta libertad en función de las nuevas circunstancias". El optimismo de los socialistas donostiarras no parece sostenerse después de las afirmaciones de ayer de un portavoz de Batasuna, aunque nada podría desear más la sociedad española, cansada de tantos años de terror, de tanta sangre derramada inútilmente. Por todo ese dolor, por todas esas muertes, es por lo que sólo si Batasuna renuncia a la violencia y se desvincula de ETA podrá ser readmitida en las instituciones democráticas. Si no es así, como se desprende de esa última declaración batasuna, estaremos de nuevo en lo mismo de siempre.

LA GUERRA DE LOS IDIOMAS
Por Jaime CAMPMANY ABC 14 Noviembre 2004

AHÍ tenemos al zarandeado Zapatero, que en su vida se las ha visto tan gordas, y encima anda de escaramuzas con la Iglesia, de monos con Norteamérica, en la soledad de su amor a Fidel Castro, de raboalcalde con Francia y Alemania, metido en los berenjenales de las dos Constituciones, la de aquí y la de Europa, y con la economía acatarrada, que ya se sabe que de un constipado mal curado viene un tísico rematado. Y encima, los adversarios le buscan las cosquillas, los aliados lo chantajean, los suyos se soliviantan en Cataluña con Maragall, en el País Vasco con Elorza, en Extremadura con Rodríguez Ibarra y en el sagrado del partido con Felipe González.

El Plan Ibarreche, el Estatuto catalán, la deuda andaluza, el agua del Ebro, la Comisión del 11 de marzo, Moratinos que se queda sin su amigo Yaser Arafat, único en su agenda, el ministro Alonso que deniega por su cuenta el indulto a Rafael Vera, las ministras que meten la pata cada día, que no parece sino que se pasasen la vida bailando el french-can-cán, los jueces que se encampanan cuando los quieren someter a obediencia, los obreros de los astilleros que se amotinan y los agricultores que amenazan con venir a Madrid pero con los tractores para protestar por el precio de los carburantes. ¿Quién da más? Otoño, no ya caliente, sino ardiendo.

Y además, el Carod-Rovira, que no descansa, no para, sigue, sigue pidiendo, que no parece sino que le hubiera hecho la boca un fraile, cuando no pide una cosa pide dos, y cuando no pide dos pide tres. Ahora le ha dado cultural, y anda con la fiebre del archivo de Simancas, que quiere despedazarlo para llevarse la mitad a Barcelona, que digo yo que como ahora andan los republicanos catalanes volviendo la Historia del revés, el Rovira querrá amañar el archivo a su gusto. Se conoce que, al comprobar que no logran organizar bien el futuro, quieren dedicarse a organizar bien el pasado, o sea, a su modo y manera.

Y todavía falta la guinda del pastelito. La guinda la ponen los socialistas catalanes, acompañados de los republicanos. Están empeñados en que el idioma que hablan los valencianos no sea el valenciano sino el catalán. Al decir de los lingüistas, no se llevan mucho los dos idiomas, pero algo se llevan, y es natural que a la lengua que se habla en Valencia le llamen valenciano. Algo así sucede, creo yo, con el mallorquín, con el menorquín o con el ibicenco. Todos nacen del bajo latín, y pertenecen a la misma familia. Pero hay algunos catalanes que no quieren que los valencianos le llamen valenciano a lo que hablan, ni los mallorquines mallorquín a lo suyo, ni los menorquines menorquín, ni los ibicencos ibicenco.

Y en todo caso, lleven razón unos u otros, que yo no tengo conocimientos ni autoridad ni ganas de meterme en esa camisa de once varas, será un problema lingüístico, pero entre Carod y Maragall hacen de él un problema político y hasta amenazan con llevar a los tribunales al pobre Zapatero. Además de estar convirtiendo España en una Babel de lenguas, quieren que esas lenguas sean obligatorias y propiedad de los políticos más que de los filólogos. Hala, batuecos de todas las regiones: a tirar de los archivos, de los idiomas, de los estatutos, de las leyes, de la soberanía y de los dineros.

Es que no dan ni una
José A. SENTÍS La Razón 14 Noviembre 2004

Aporto el encabezado por si Manuel Seco no ha recogido la frase en su «Diccionario fraseológico documentado del español actual». «Manda huevos» con el lingüista, que ha hecho un catálogo de las expresiones populares que encubre una feroz andanada política, tal vez involuntaria. Porque la lengua, en su uso coloquial, es el vehículo democrático cotidiano de crítica; mucho más eficaz que el voto cuatrienal.

Si Seco incorpora la locución «tres en un zapato», quién no piensa en el pacto de Zapatero, los independentistas y los comunistas, que no quieren otra cosa que «pillar cacho». Y no digamos «pies para qué os quiero» o «tomar las de Villadiego» referidas, sin duda, a la heroica retirada de Iraq.

A un Gobierno de frases hechas no le viene nada mejor que un diccionario de frases hechas. Probablemente porque «tiene un morro que se lo pisa» en el uso de la demagogia y pretende hacernos «tragar ruedas de molino» con continuas propuestas y rectificaciones, como la genialidad de presentar la Constitución Europea en traducciones catalana, vasca, gallega y ¿valenciana?, para luego arrugarse con Maragall y defender en Bruselas que sólo hay tres lenguas en España, además del castellano, claro. Pero es que hay que «estrujarse las meninges» para contentar todos los días a Carod, que es más peligroso para la estabilidad gubernamental que «una piraña en un bidé».Y a los valencianos, pues «que les den», como con el trasvase.

Esos gestos, por supuesto, son «pecata minuta» en comparación con el «chorreo de millones» que se están llevando los socialnacionalistas catalanes y el que se llevarán los nacionalsocialistas vascos.

Así, con los interlocutores correosos, el modelo, llamado diálogo, es la «bajada de pantalones». Con Estados Unidos está pasando «tres cuartos de lo mismo» y ahora toca «un poquito de por favor», Rey mediante, para ver si «torea de salón» en Yankilandia para que perdonen a Gallinalandia, que ya no importa la guerra de Bush.

Por el contrario, con adversarios más tradicionalmente almibarados, como la Iglesia católica, no hace falta «comerse el coco». Se puede «pasar tres pueblos» y «aquí paz y después gloria». La «manga ancha» se reserva para las novedades multiculturales, como el original acogimiento a la enseñanza pública de una religión en España, la musulmana, que defiende los valores contrarios, no ya a la tradición, sino a la propia legalidad constitucional, en su insólita defensa de la «violencia de género» y la teocracia en el paraíso de la igualdad y laicidad que nos espera.
Algunos creen que Zapatero «no da puntada sin hilo». Yo «paso de eso». Me parece que «no da ni una». Ni en su visión de la sociedad, ni en política exterior, ni en el concepto de la ¿nación? española. Tiene la suerte de que los medios serviles le «hacen el caldo gordo» y el pueblo soberano «no se jala una rosca».

Semblanza de Yaser Arafat
El terrorista que no quiso ser político
Antonio José Chinchetru Libertad Digital 14 Noviembre 2004

La muerte del viejo terrorista que no supo ser político abre la esperanza para su pueblo y el israelí La muerte, este fin de Ramadán, de Yaser Arafat en París abre una nueva etapa para los palestinos y para Oriente Medio en general. Pese a lo que muchos quieran creer, se trata de una etapa de esperanza, puesto que Arafat ha sido uno de los grandes obstáculos para alcanzar la paz en dicha región del mundo.

El terrorista internacional tuvo la opción se convertirse en el fundador del Estado Palestino. Pero no supo, ni tampoco quiso, estar a la altura de las circunstancias. En sus últimos años de vida Arafat demostró, contra la esperanza de su pueblo y de gran parte de los líderes de todo el mundo, que seguía siendo la misma persona que en las décadas anteriores: un excelente gestor de la violencia indiscriminada, un maestro de las relaciones públicas y un demagogo de gran carisma.

Comienza su carrera político-terrorista en los "Hermanos Musulmanes" de Egipto. Sin embargo, cuando empieza a tener una importancia real es en 1968, año en el que se hace con el liderazgo de Al-Fatah y la Organización para la Liberación de Palestina. Desde entonces se convierte en la mayor pesadilla de Israel y, aunque no lo suelan reconocer, de varios países árabes. A sus acciones terroristas contra el Estado judío hay que sumar el hecho de que en dos ocasiones la OLP intentara, y lo consiguiera, crear un Estado dentro del Estado. Primero en Jordania y después en El Líbano. En el caso del reino hachemí, el resultado fue la guerra jordano-palestina conocida como "Septiembre Negro", en la que murieron unos 10.000 palestinos. En cuanto a El Líbano, Arafat y su organización se convirtieron en un factor desestabilizador de tal magnitud que condujeron al país a la guerra civil.

Una vez expulsado a Túnez, tras la intervención israelí, Arafat sigue siendo el máximo responsable de una organización dedicada a asesinar en masa y secuestrar aviones. Su carisma empieza a decaer y se convierte en un auténtico paria en el mundo árabe tras apoyar la invasión de Kuwait por el Irak de Sadam Husein. Su instinto de supervivencia le conduce a firmar los acuerdos de Oslo en 1993, lo que le permite convertirse en presidente de una entonces naciente Autoridad Nacional Palestina.

Desde ese momento gobernó con mano de hierro en los territorios por él regidos; fue un ejemplo de sátrapa oriental. Su ejercicio de poder se basó en la corrupción más absoluta mezclada con la represión de cualquier disidente. A quienes jamás quiso tocar fue a los grupos terroristas más sangrientos, a los que llegó a proteger. Lo hizo por compartir su objetivo final, la destrucción de Israel, y por ser consciente de que ni siquiera Hamas o Yihad Islámica osarían poner en duda su puesto de líder.

Como presidente de la ANP tuvo en su mano fundar el Estado palestino. Barak le ofreció unas condiciones que superaban las mayores expectativas de Arafat. Sin embargo el "caudillo", pues eso significa el título de Rais que utilizaba, se negó a firmar. La muerte del viejo terrorista que no supo ser político abre la esperanza para su pueblo y el israelí. Tal vez su sustituto se atreva a combatir el terrorismo y a crear las condiciones necesarias para que israelíes y palestinos, ya con un Estado propio, puedan vivir en paz.

El blogoscopio
Y Alá lo llamó a su seno
Pablo Molina Libertad Digital 14 Noviembre 2004

Pero lo que quizás llama más poderosamente la atención en la figura de Arafat es su extraordinaria habilidad para las finanzas. Yasser Arafat, una de las mayores fortunas del mundo Arafat ha muerto, después de varios días de agonía en los que se le ha negado su derecho a una muerte digna. Todos los que se emocionaron hasta la lágrima con la última película de Amenábar, se habrán sentido especialmente horrorizados viendo el sufrimiento inhumano al que se ha sometido al líder palestino, por culpa de una interpretación de los fines de la medicina tan escasamente progresista como ayuna de talante. Recetémosle, pues, con todo respeto, nuestro obituario blogoscópico.

¿Quién era el líder del pueblo palestino? Para empezar,«Arafat no era nativo de los territorios palestinos, aunque sus padres hayan repetido en diferentes ocasiones que nació en Gaza o Jerusalén, según los casos. De hecho, Arafat nació y estudió en El Cairo —habla la lengua árabe con marcado acento egipcio— y en contra de lo que se dice, no participó en la guerra árabe-israelí de 1948, donde empezó a crearse una cierta conciencia nacional palestina. Arafat, en realidad, ni siquiera tomó parte en la guerra del Canal de Suez, a pesar de que en repetidas ocasiones haya afirmado lo contrario». Ya en la Universidad de El Cairo, el joven Arafat empezó a destacar como activista político, «convirtiéndose en la cabeza visible de la Unión de Estudiantes Palestinos. Ahí fue donde empezó también a cultivar la imagen clásica con la que sería conocido años más tarde —kefiya, uniforme, media barba y pistola con correaje—, quizás para compensar su baja estatura y aspecto rechoncho». En las aulas universitarias cairotas, el joven Arafat empezó a forjar las herramientas analíticas con las que construiría su rico legado intelectual; «A la gente no se la atrae con discursos, sino con balas», máxima arafatiana de la época, resume espléndidamente la particular cosmovisión del personaje, que al cabo de los años le haría acreedor de un merecidísimo Premio Nobel de la Paz.

Pero Arafat, en última instancia un hombre de acción, no podía limitar sus esfuerzos al terreno de la especulación teórica, así que, llegados los años 70 decidió sentar las bases del «terrorismo moderno, con la masacre de Munich en 1972, el asesinato de diplomáticos norteamericanos en Sudán o la masacre de escolares en Ma’alot en 1974. Conforme las atrocidades se multiplicaban, la estrella de Arafat ascendía en el firmamento político. En parte por culpa de la tradicional cobardía Europa, y en parte también por la fascinación típica de la izquierda ante los hombres que encarnan la violencia».

Yasser Arafat, fiel defensor del igualitarismo en todos los terrenos, decidió también, en consecuencia, no restringir sus acciones violentas al enemigo sionista. Por el contrario, «si la violencia de Arafat contra judíos e israelitas era impactante, la violencia contra sus camaradas palestinos era mucho peor. Siguiendo la estela de otros ‘libertadores nacionales’, Arafat no veía con agrado a los disidentes dentro de sus filas. En 1987, por ejemplo, un dibujante palestino, Ali Naji Adhami, fue asesinado en una calle de Londres; su crimen fue haber insinuado en una caricatura que el Rais tenía un lío de faldas con una mujer casada».

Pero lo que quizás llama más poderosamente la atención en la figura de Arafat es su extraordinaria habilidad para las finanzas. Yasser Arafat, una de las mayores fortunas del mundo, «afirmó siempre que su riqueza provenía de su trabajo como joven ingeniero en el Kuwait de los años 50. Eso, y el 5% que todo trabajador palestino residente en países de la Liga Arabe paga como impuesto a la OLP, explicaría, según él, la envidiable solvencia financiera de la organización». Pero las cosas son un poco más complejas. En la diversificación está la clave, debió pensar en algún momento de recogimiento interior nuestro estadista; y así fue como la OLP empezó a expandir sus actividades comerciales «hacia el tráfico de drogas, el contrabando de armas, el lavado de dinero y la falsificación de moneda, hasta acabar amasando una fortuna estimada por el Servicio de Inteligencia Criminal británico para los años 1993 y 1994, en diez mil millones de dólares».

Quizás su especial talento para la economía, unido al férreo control que siempre ejerció hasta en los detalles más insignificantes de la Autoridad Palestina —que incluye, obviamente, la codificación de las cuentas bancarias donde duermen, bien seguros, los ahorritos palestinos— jugó en su contra en el agónico ocaso de su vida, pues las razones humanitarias, ay, suelen acabar sucumbiendo ante los poderosos móviles financieros.

Pero el mayor drama —es un escándalo que Lorenzo Milá ni siquiera lo haya mencionado en su sentido homenaje post-mortem televisivo— es que el Rais ya no podrá recoger el Doctorado Honoris Causa (ahora Mortis Causa) que la Universidad de Murcia le concedió en 1999, para escarnio de las letras y vergüenza de su Rector Magnífico. Y lo peor es que su desconsolada viuda no es probable tampoco que lo haga en su nombre: Se trata de una distinción honorífica que no lleva aparejado ningún tipo de estipendio económico. Una verdadera pena.

El defensor de Batasuna
Editorial El ideal Gallego 14 Noviembre 2004

El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, nunca ha permitido que se supiese si es socialista o nacionalista; se presenta en las listas del PSE, del que es militante, pero sus declaraciones están siempre más cerca de los postulados abertzales que de los que en teoría defiende su partido, en el que se le consiente todo porque gobierna una capital de provincia. El regidor donostiarra lo sabe y con demasiada frecuencia se aprovecha de ello para plantear absurdos que sólo sirven para mejorar su imagen entre los independentistas. Eso es lo que él cree que ha conseguido al proponer que Batasuna sea declarada legal, pero la realidad es muy diferente, ya que semejante propuesta sólo sirve para poner en peligro el pacto antiterrorista, un instrumento que ha resultado muy útil en la lucha contra ETA y todas sus organizaciones satélite. Ese riesgo se conjuraría si la formación que dirige Arnaldo Otegi condenase el terrorismo; sólo así podría ser readmitida en la vida política, pero eso nunca lo hará y Elorza lo sabe.

Dibujar un futuro sin ETA
ÁNGEL ALTUNA URCELAY/PSICÓLOGO Y MIEMBRO DE COVITE El Correo 14 Noviembre 2004

Existe una corriente dentro de la psicología clínica que a la hora de resolver los problemas humanos trata de hacerlo no indagando en el pasado de los pacientes ni interviniendo en el posible origen o causa de los problemas. Por el contrario, estos terapeutas que se denominan 'centrados en soluciones' incluso animan a sus pacientes-clientes a que se imaginen un futuro detallado y relatado por ellos mismos en el que el problema que les trae a consulta haya dejado de existir. Esta técnica se llama 'de proyección al futuro', la bola de cristal o la pregunta milagro; de tal manera que, por ejemplo, a una pareja con continuas discusiones, riñas o desavenencias se le plantea que imaginen qué sucedería si por arte de magia un día se despiertan y el problema que les trae a consulta ya no existe. Así, comienzan a imaginar por ejemplo que se darían mutuamente los buenos días, que él se animaría a prepararle el desayuno a ella cada mañana, que volverían a ir de excursión los fines de semana, que ella le cocinaría otra vez aquel plato que a él tanto le gusta, que echarían la siesta juntos esos días de verano, que irían al cine una vez por semana, etcétera. Estos expertos aseguran que esta técnica puede ayudar a visualizar, en forma de soluciones y de manera más fácil, aquello que la espesura del problema en tiempo presente no deja ver.

Siguiendo esta línea de pensamiento, podemos decir que las víctimas y familiares de víctimas del terrorismo que seguimos viviendo en el País Vasco tenemos muy clara cuál es la actitud profunda hacia nosotros de los que han asesinado, de los que les han apoyado y de los que lo siguen haciendo. Es difícil, tal y como suceden las cosas a día de hoy, que podamos esperar de ellos que renieguen de la justificación que han hecho y hacen de los asesinatos y el terror. Sin embargo, podemos hacer un ejercicio de anticipación y situarnos en relación con este asunto ante dos posibles escenarios futuros 'sin el problema'; es decir, dibujando un futuro sin ETA

Escenario número 1. Las víctimas seremos la pieza que no encaja. ¿Por qué? En este escenario existirá una declaración por parte de ETA o lo que queda de ella, en la que considerará que «la lucha armada ya no es un instrumento útil para alcanzar los fines perseguidos». Habrá socialmente una alegría generalizada, pero ésta se producirá sin que por parte de los ya ex terroristas se dé un reconocimiento expreso del daño realizado y por supuesto sin ningún tipo de arrepentimiento. Se dejarán de investigar los casos sin resolver y estos se irán archivando. Nos encontraremos 'de facto' ante una situación de punto final. Se dejará de hablar de víctimas del terrorismo y se empezará a hablar de víctimas de la violencia o víctimas del 'conflicto'. Se trabajará fundamentalmente en línea de exculpación rápida de los presos y huidos, sin información y consideración hacia las víctimas del terrorismo. Se empezará a hablar sobre todo de una palabra comodín: 'reconciliación'. Las víctimas preguntaremos públicamente: ¿de quién?, ¿con quién?, ¿a quién hemos ofendido para tener que reconciliarnos? Las víctimas lucharemos por la persistencia de unos principios básicos de carácter social, político y moral como son la memoria, la verdad y la justicia. De nuevo no se nos entenderá o no se nos querrá entender y volveremos a ser considerados por algunos como obstáculos para la paz, como vengativos y rencorosos, tal y como ocurrió durante el período de la última 'tregua' de ETA.

Escenario número 2. Las víctimas somos pieza importante de una sociedad vertebrada y socialmente sana. En este escenario se nos mantiene siempre informados sobre los efectos de la desaparición de ETA, se nos tiene en consideración y se nos escucha. En este escenario la Justicia sigue su camino. Se persigue al que ha delinquido y se le juzga. Se consideran bajo el auspicio del Estado de Derecho las posibles situaciones de arrepentimiento, reconocimiento del daño y reinserción. Los partidos políticos y los agentes sociales apoyan que este reconocimiento del daño por parte del que ha asesinado se produzca. En los centros escolares se estudia la trascendencia humana del fenómeno terrorista en todas sus dimensiones. Las instituciones y la sociedad civil articulan y diseñan espacios y momentos para perpetuar la memoria de los asesinados y a la vez, se activan los resortes jurídicos, morales y educativos para hacer imposible una vuelta atrás hacia la práctica del terror. No se autoriza y se persigue la exaltación pública y los homenajes a los ex-terroristas. Las víctimas y agrupaciones de víctimas no hablan públicamente de perdón y prefieren centrar este aspecto en la esfera personal. Las víctimas no hablan de reconciliación y sí de capacidad de convivencia. No se fuerza por parte de nadie la realización de fotos imposibles como, por ejemplo, el saludo o abrazo entre víctima y victimario, aunque estas situaciones puedan llegar a producirse en al ámbito privado. Se facilita que el agresor y agredido puedan seguir vidas paralelas sin que tengan por qué juntarse. Finalmente en este escenario, la Historia hace primar a la víctima por encima del terrorista. Habrá socialmente una alegría generalizada.

Aunque soy consciente junto con otras víctimas que es más probable que en el futuro se pueda producir una situación muy parecida al escenario número 1, nosotros, pensando en el bien no sólo nuestro sino en el de nuestra sociedad, lucharemos por conseguir un escenario más parecido al segundo.

El calvario que viene: primera estación
ROBERTO L. BLANCO VALDÉS La Voz 14 Noviembre 2004

AHORA LO SABEMOS ya si duda alguna: la actual legislatura de las Cortes será un verdadero calvario para el Partido Socialista. Tal cosa, que parecía probable antes de iniciarse el debate presupuestario, constituye, tras lo visto en él en las últimas semanas, una evidencia dolorosa. Zapatero tendrá, así, que enfrentarse a lo que ya tuvieron que enfrentarse antes que él quienes lo precedieron en la Presidencia del Gobierno: a una anomalía política que ha convertido el parlamentarismo español en un caso excepcional.

¿Que qué es lo excepcional en nuestro caso? Pues que en España es posible que los partidos bisagra hagan al mismo tiempo de oposición y de gobierno. En otros Estados europeos, donde muchos ejecutivos han carecido también de la mayoría absoluta necesaria para asegurarse la estabilidad parlamentaria, tal posibilidad quedaba excluida a través de un mecanismo que aseguraba la estabilidad y al mismo tiempo impedía el juego desleal que significa aprovecharse de todas las ventajas de mandar sin sufrir ninguno de los inconvenientes de estar en el poder: el mecanismo de los gobiernos de coalición.

Nuestra originalidad ha consistido en permitir a los partidos nacionalistas (y ahora también a Izquierda Unida) formar parte de la mayoría gubernamental, pero sin entrar en el ejecutivo, lo que ha facilitado ese doble juego, constantemente desleal, de ser gobierno y ser paralelamente oposición. Esa anomalía parlamentaria, que fue decisiva en el naufragio de Adolfo Suárez e impidió a Felipe González agotar su única legislatura en minoría, amenaza ahora con convertir lo que queda de legislatura socialista en un auténtico esperpento.

Pues un esperpento es, y no pequeño, contemplar el sometimiento del ejecutivo de Zapatero a los intolerables caprichos de un partido, ERC, al que el Gobierno debe soportar porque tal partido es el socio preferente del PSC en el ejecutivo catalán. De hecho, lo que está aconteciendo en el debate presupuestario podría no ser más que un anticipo de lo que nos espera en el futuro. De lo que les espera, por ejemplo, a los diputados gallegos del PSOE, obligados a votar a un año de las elecciones autonómicas contra enmiendas a los Presupuestos que beneficiarían a Galicia y a favor de otras que benefician a Cataluña... a veces a costa de Galicia.

Es desde esta perspectiva desde la que la propuesta descabellada de Quintana de que todos los diputados gallegos (del PP, el PSOE y el BNG) se conformen en grupo de presión y ofrezcan al Gobierno su sostén parlamentario para liberarlo de otros apoyos que perjudican las expectativas de Galicia presenta una lógica política intachable. Descabellada sí, pero intachable.

EL MAPA DE LA LENGUA
Editorial ABC 14 Noviembre 2004

LA lengua es el principal activo de la comunidad que se expresa en español, una riqueza apenas percibida en una situación inédita. Hablar de lengua española hoy es hablar de un mercado en crecimiento y en expansión, y es hablar de una geografía cultural de considerables dimensiones. Bueno es recordar que fue el español la lengua en la que se creó la novela moderna, cuyas consecuencias han sido notables en los últimos siglos. Ni el francés ni el alemán, más allá de las fronteras europeas, se acercan a la reciente globalización del español.

El III Congreso Internacional de la Lengua Española, que se inaugura el próximo miércoles en la ciudad argentina de Rosario, deberá afrontar este hecho con miras de futuro, fijar una precisa agenda de los retos, las debilidades, las fortalezas y las proyecciones de la lengua española en los primeros años del siglo XXI. Identidad y globalización son los límites conceptuales del Congreso. Bien. Pero hoy las identidades son mestizas, el viaje es de ida y vuelta y las lenguas se mezclan y así se hacen grandes. El español es, fue y será una lengua de andariegos e inmigrantes, una lengua de frontera. Cada contacto fortalece la vertebración de un idioma que es lengua materna en más de veinte naciones. Unidad, diversidad, globalización, identidad son términos adecuados para la reflexión, pero la proyección del español requiere acción. Se trata de que, en las primeras décadas del siglo XXI, se consolide la condición de segunda lengua internacional. Y eso sí es globalización e identidad. El mapa que hoy se presenta ofrece una oportunidad que raramente se repetirá. El manifiesto declive del francés, la lejanía del chino, el ensimismamiento del árabe y la limitación del alemán al territorio centroeuropeo ofrecen a la lengua española ese momento decisivo, tras el inglés.

Si hoy la lengua española tiene una proyección creciente en el mundo es gracias a Iberoamérica, a la vertiente atlántica que da razón y sentido a esa expansión. Nueve de cada diez hablantes del español viven allí. No cabe pensar en la proyección del español sin Iberoamérica, Estados Unidos y Brasil. De sus cuatrocientos millones de hablantes, sólo un 5 por ciento pronuncia la «c». Ya hay más hablantes de español en los Estados Unidos que en la propia España, sin olvidar que México suma cerca de cien millones y que si el español se consolida como segunda lengua en la gran nación norteamericana se consolidará en todo el mundo, pues el aspecto referencial, cultural y económico de Estados Unidos es incuestionable. A todo este conjunto de jugosas cuestiones debe atender el Congreso de Rosario.

¿Dónde está el problema?
Joaquín MARCO La Razón 14 Noviembre 2004

El único sistema para resolver un problema es identificarlo. El III Congreso Internacional de la Lengua Española tiene como objetivo la «Identidad Lingüística y Globalización». No son ideas contradictorias, pero antes convendría ponerse de acuerdo en lo que se supone, para los hablantes la «identidad lingüística», porque el fenómeno de la globalización, más complejo aún, sirve, en estos momentos, tanto para un fregado como para un barrido. Sin duda, será muy importante el que los hispanoamericanos tomen conciencia de la lengua común y resistan heroicamente el avance del inglés, situando trincheras, incluso, en los mismos EE UU. Pero, al tiempo que el español –que no castellano– sea defendido como la lengua común que podemos utilizar a lo largo y ancho del Nuevo Continente y dispongamos de los instrumentos necesarios para ello (de ahí la importancia de las obras filológicas emprendidas por la Real Academia Española) deberíamos, con humildad, preguntarnos si estamos dispuestos a considerarlo, en el propio país de origen de esta lengua, derivada del latín como el catalán, con sus variantes balear y valenciana, como la imprescindible lengua franca que ha de servirnos también en la Península Ibérica (salvando el portugués, cuya filiación gallega es indudable).

Iremos, pues, a plantear la globalización sin haber resuelto aún este asunto doméstico que trae de cabeza a los políticos, no a los filólogos y, por fortuna, tampoco a los hablantes. ¿Tendrán nuestros representantes en Rosario suficiente capacidad de convicción para presentar un bloque peninsular unido? Sin duda, sí; aunque sepan también que este problemilla no ha sido aún cerrado. El futuro del español será más poderoso si con él no sólo se hace buena literatura (que ya se hace), sino también ciencia y economía. El problema de la globalización del español es el subdesarrollo de muchos de los hablantes que configuran este futuro que se anuncia tan esplendoroso. El que lo sea no dependerá de las sectas filológicas. El español literario de América se lee en España sin dificultades excesivas. La existencia de las Academias ha permitido un español funcional a ambos lados del Atlántico. Somos conscientes de que hablamos una lengua presente y de futuro, pero sería bueno que lo que allá vamos a predicar, lo sientiéramos como propio también aquí.

La hora de los sensatos
PILAR RUIZ ALBISU El Correo 14 Noviembre 2004

Soy Pilar Ruiz Albisu, vecina de San Sebastián, madre de Joxeba Pagazaurtundúa Ruiz asesinado por ETA. Como el alcalde está fuera -y muy ocupado- su secretaria me ha sugerido que le escriba una carta. Lo hago sin el beneplácito de los señores que firmaron el pacto de Lizarra.

Odón Elorza, Gemma Zabaleta y Denis Itxaso, escribo para contestaros. Vosotros decís cosas como que hay que repensar la estrategia antiterrorista desde la fortaleza que otorga al Estado de Derecho el no ser chantajeado, para obrar con absoluta libertad en función de las nuevas circunstancias que puedan concurrir. Que ETA debe ser consciente de un nuevo ciclo y abrir definitivamente un nuevo escenario de distensión. En este sentido, el acercamiento de los presos a cárceles vascas respaldado por el Parlamento respondiendo a criterios humanitarios. Y le pedís a Zapatero y al PSE-EE que sean valientes y asuman algún riesgo para ganar la libertad.

Pedís que perdonemos sin decirlo. Yo no tengo estudios, pero os daré algunas pistas para que reflexionéis. La Iglesia Católica ha meditado siglos sobre esto y exige para perdonar: examen de conciencia, contricción de corazón, propósito de enmienda, confesión de boca y satisfacción de obra. A la vista está que ninguna de estas cosas se cumplen ni en los etarras encarcelados que creen que ya no hay beneficio posible en matar, ni en los que siguen pensando en hacerlo, ni en los familiares que visitan a los asesinos apoyando el delito públicamente siempre que pueden.

Pedís valentía. La valentía es una actitud que nos mueve a no callar ante los asesinos. No es exactamente así como la utilizáis vosotros, vanidosos, para ceder ante los asesinos y sus cómplices políticos. Todavía hacen falta valientes y, desgraciadamente, correr riesgos, pero sobre todo hacen falta políticos sensatos. ¿O no habéis pensado que acercando a los presos y permitiendo a Batasuna ir a las elecciones de nuevo pueden volver a fortalecerse, reorganizarse y rearmarse? ¿No habéis pensado que una nueva tregua-trampa es la única posibilidad de coger desprevenidos y sin escolta a los que quieren borrar del mapa porque no piensan como ellos? ¿No habéis pensado en ello? ETA no ha renunciado a silenciar a muchos matando a algunos porque sabe que los ciudadanos, en general, no tienen materia de héroes. Mi reflexión no es sólo moral, también es política. Los de Batasuna siguen sin entender que se puede ser vasco y español -en voz alta quiero decir- y que los no nacionalistas vascos pueden llegar a gobernar Euskadi. Bueno, esto tampoco lo entienden los del PNV y EA, pero ese es otro tema.

Me parece erróneo pero, sobre todo, me parece poco moral lo que proponéis en vuestro artículo. Estoy, como tantas madres, rota por el dolor y todavía ni tan siquiera sé quien mató a mi hijo. Habláis de valentía y de correr riesgos de forma banal. Mirad, he estado callada por conciencia de partido pero no callaré más. Tengo mala salud y no tengo los reflejos de hace veinte años pero no callaré más. Yo no os voté para esto, ni mi hijo, por si habéis olvidado, que era socialista como vosotros decís que sois.

'Lobo' y mi padre
Daniel Portero de la Torre/Hijo de Luis Portero García, asesinado por ETA en 2000. Málaga Cartas al Director El Correo  14 Noviembre 2004

Aún sin entender demasiado de crítica de cine y menos del cine español, me gustaría agradecer de forma muy especial a todos los profesionales que han participado de una u otra manera en el rodaje de la película 'El Lobo'; ya que, por primera vez en este país -a los 42 años del primer asesinato de ETA-, algunos valientes que no llevan pegatinas del 'No a la guerra' se han atrevido a rodar una película cuyo argumento principal gira en torno a la lucha antiterrorista. Tras haber reclamado al cine español una mayor implicación en esta lucha, por fin he podido comprobarlo satisfactoriamente.

También quiero agradecer a Mikel Lejarza 'Lobo' -así como a todos aquellos que estuvieron, están y estarán infiltrados en esta banda de desquiciados-, en nombre de muchas víctimas del terrorismo de ETA, la labor que han desarrollado, desarrollan y desarrollarán durante su 'infiltración'. La película es fantástica y la recomiendo porque relata la cruda realidad de los años 70, además de reflejar con claridad la concepción de un grupo armado que no tiene ninguna justificación para lo que hace.

Desgraciadamente, mi recuerdo principal de la película es de la escena en la que el comisario Ricardo le quita la idea a 'Lobo' de terminar con ETA; ya que, según afirma, si se la hubiera eliminado, el servicio secreto se habría quedado en el paro Pero el comisario no pensó ni en mi padre ni en tantos otros asesinados desde 1975. Espero que ningún dirigente político o policial cometa el mismo error de entonces y dejen la posibilidad de reestructurarse a una ETA-Batasuna actualmente muy débil y a la que sólo resta rematarla.

UNA INVERSIÓN TOTAL DE MÁS DE 2.275 MILLONES
ERC pacta que los Presupuestos destinen 46 millones de euros más a Cataluña tras la amenaza de Carod
La decisión del Gobierno de presentar en Bruselas un ejemplar de la Constitución europea traducido al valenciano provocó la respuesta airada de los independentistas de Esquerra, que amenazaron a Zapatero con retirarle su apoyo pactado a los Presupuestos. Tras la repentina visita de Carod a La Moncloa, el Ejecutivo no sólo ha matizado su posición sino que ha comprometido más dinero para Cataluña en las cuentas del próximo año.
EFE Libertad Digital  14 Noviembre 2004

El Gobierno prevé aumentar 46,48 millones de euros las inversiones del Ministerio de Fomento destinadas a Cataluña, respecto al proyecto inicial de Presupuestos del Estado para 2005. Esto supondrá una inversión total de 2.275,294 millones.

Según precisa un informe del Ministerio de Fomento, que cita la Agencia EFE, este aumento del 3,93 por ciento respecto a lo presupuestado inicialmente se materializará con la aprobación de enmiendas parciales pactadas ya con diversos grupos, fundamentalmente con el de ERC.

La mayor parte de estas inversiones adicionales en Cataluña que serán incorporadas a los Presupuestos estarán destinadas a "ferrocarriles", con un incremento de 38,75 millones de euros, lo que comportará una inversión total en el 2005 para este tipo de transporte de 1.436,1 millones de euros.

En "aeropuertos", la cifra adicional de inversión es de 2,5 millones de euros, lo que supone que en el 2005 el Estado invertirá en Cataluña 320,33 millones de euros y que la reducción respecto a 2004 será de un 28,02% (en el proyecto presupuestario inicial la disminución era del 28,47%).

Por lo que respecta a "carreteras", la inversión adicional será de 5,23 millones de euros, lo que equivale a un total en el año 2005 de 264,55 millones de euros y un aumento respecto a 2004 de un 80,32% (en el proyecto presupuestario el incremento era del 76,76%).

El secretario general de ERC y presidente del grupo de ERC en el Congreso, Joan Puigcercós, cuantificó el pasado mes de octubre en algo más de 150 millones de euros la cifra global de inversiones adicionales pactadas por su grupo con el PSOE, entre las cuales figuran 120 millones previstos en el Fondo para la Integración Social de la Inmigración y la transferencia de 12 millones para el impulso de la lengua catalana. Según Puigcercós, el nivel de inversión conseguido para Cataluña "se situará lejos del objetivo del 18% correspondiente a su volumen de población" pero, en todo caso, "mejora sustancialmente los números iniciales".

ETA «apoya» la propuesta batasuna de «paz» con un atentado contra el Ejército en Navarra
Dos artefactos, de entre 2 y 4 kilos de explosivos, colocados en un refugio de Belagua causaron importantes daños materiales En los alrededores se hallaron panfletos con el anagrama de ETA
ETA, como cabía de esperar, ha presentado su siniestra tarjeta de visita en el debate que se ha organizado en torno a un documento que va a hacer público hoy Batasuna en San Sebastián. La banda hizo explotar ayer dos artefactos que causaron grandes daños materiales, aunque no víctimas, en un refugio militar situado en Belagua, en Navarra. Las bombas tenían entre dos y cuatro kilos de explosivos. La instalación castrense lleva el nombre de «General Garrido», en recuerdo del que fuera gobernador militar de Guipúzcoa, asesinado por la organización criminal.
Uno de los artefactos que ETA colocó en el refugio militar de Belagua se encontraba junto a un depósito de gas en desuso
J. M. Zuloaga La Razón 14 Noviembre 2004

Madrid / Pamplona- Los pistoleros, según expertos antiterroristas consultados por LA RAZÓN, han querido contestar con este atentado a los que creían que la propuesta-trampa de Batasuna podía ir acompañada de algún tipo de gesto de «distensión» por parte de ETA. Además, la banda se hace presente a pocas horas de que se celebre el acto de los proetarras en San Sebastián, para dejar claro quienes son los marcan los tiempos y las líneas a seguir en este sector del separatismo vasco. Las explosiones se produjeron entre las siete y las ocho de la mañana de ayer. Uno de los artefactos estaba colocado en un depósito de gas en desuso y, el otro, en las antiguas cocinas del cuartel, donde produjo importantes daños. No obstante, el hecho de que el edifico fuese de piedra y que el deposito de gas estuviese vacío han evitado que los daños fuesen mayores. Ninguno de los militares resultó herido. Los terroristas cortaron la valla metálica que rodea la instalación castrense –había huellas en la nieve– y colocaron las bombas que fueron accionadas mediante sendos temporizadores.

En el momento de las explosiones, en el refugio se encontraban un cabo y tres soldados del Ejército de Tierra, que resultaron ilesos. Al parecer, los cuatro militares se encontraban durmiendo en el momento de la explosión. Uno de los soldados se levantó al escuchar el ruido, pero al no ver nada, se volvió a la cama. Dado que no hubo aviso previo de la colocación de las bombas, cualquiera de estos militares podría haber resultado herido o muerto de haber estado cerca del lugar de las deflagraciones que produjeron importantes desperfectos materiales en techos y puertas de las instalaciones. Por su parte, el equipo GEDEX y miembros de la unidad orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil, así como agentes del cuartel Isaba y del GREIM (Grupo de Montaña)de Erroncari, que desplazaron al refugio militar, situado en el Pirineo navarro, para investigar lo sucedido. Este cuartel se encuentra en la carretera NA-1.370, en lo alto del puerto de Belagua, que une el Valle del Roncal con Francia, una zona en la que ha nevado en los últimos días. De hecho, la vía permanece cortada por la nieve a partir del kilómetro 20. El delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, reveló que se habían encontrado panfletos con el anagrama de ETA tirados cerca del cuartel, aunque añadió que no se había confirmado oficialmente todavía la autoría. El alcalde de la localidad roncalesa de Isaba (Navarra), Ángel Luis de Miguel, condenó el atentado y se felicitó porque la explosión no haya producido heridas al cabo y los tres soldados que se encontraban en el refugio. «¡Cómo no lo vamos a condenar!, hace falta ser animal para no condenar que hagan daño a otros», afirmó el alcalde.

Rosario analiza el papel del español en un mundo cada vez más globalizado
Los Reyes inaugurarán el III Congreso Internacional de la Lengua el miércoles en Argentina
El III Congreso Internacional de la Lengua Española que organiza la Real Academia Española (RAE) y el Instituto Cervantes comenzará el próximo miércoles 17 en Rosario (Argentina). Los Reyes, junto al presidente argentino, Néstor Kirchner, presidirán la inauguración de este evento internacional que culminará el sábado 20. A la inauguración acudirán casi todos los jefes de Estado de los países hispanohablantes. Entre los asistentes a este encuentro están el premio Nobel de Literatura de 1998, el portugués José Saramago, y otros escritores como Carlos Fuentes o Francisco Ayala.
Hernán Álvarez Macías La Razón 14 Noviembre 2004

Rosario (Argentina)- El lema del III Congreso Internacional de la Lengua Espala será «Identidad lingüística y globalización» y asistirán a él unos 150 académicos y especialistas que darán su veredicto sobre el verdadero estado del idioma español en el mundo. El congreso constará de tres ejes centrales: «Aspectos ideológicos y sociales de la identidad lingüística», «Indentidad y lengua en la creación literaria» y «Español internacional e internacionalidad del español», que constarán de debates, mesas redondas y conferencias con representantes de todos los países de habla hispana. Uno de los actos centrales será la presentación del Diccionario Panhispánico de Dudas, que la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua publica después de años de trabajo.

Para los hispanoamericanos, la Academia proyecta un diccionario de americanismos que protagonizará también uno de los debates previstos. Habrá dos escenarios principales: el Teatro El Círculo y el Complejo Cultural Parque de España. El primero fue construido en 1904 y es el escenario más prestigioso de la ciudad argentina, además ha sido restaurado para la ocasión. El Complejo Parque España comenzó a construirse en 1985 y la primera piedra la pusieron Don Juan Carlos y Doña Sofía en abril de aquel año. Rosario es una ciudad encantada con el congreso.

El encuentro coordinado por la Real Academia Española es un acontecimiento de suma importancia para Rosario, una ciudad de un millón de habitantes, ubicada a 300 kilómetros al noroeste de Buenos Aires. En la zona céntrica se han hecho notables mejoras y los hoteles de la ciudad argentina están completos durante todo el mes. Los rosarinos buscarán dar su mejor imagen estos días en un cónclave de nivel internacional. El intendente (alcalde) de Rosario, Miguel Lifschitz, dijo que «este importante encuentro ha generado una gran motivación y ha actuado como motor de una cantidad de energías que estaban dormidas en la ciudad y la región».

Paralelamente al Congreso, se ha previsto una ambiciosa programación cultural, con exposiciones, por ejemplo, sobre Gómez de la Serna o de grabados de Goya y Picasso. Cristina Fernández de Kirchner, esposa del presidente argentino y senadora, será la presidenta honoraria del congreso. Fernández dijo en la presentación del evento en julio pasado: «Considero que es muy importante en épocas de la globalización, cuando de repente este fenómeno parece atentar contra las identidades y las pertenencias, reafirmar desde nuestra lengua, la española, esta identidad».

En esta misma presentación, César Antonio Molina, director del Instituto Cervantes, destacó la importancia del español, idioma que hablan unos 400 millones de personas. La sesión inaugural del próximo viernes estará protagonizada por los escritores Héctor Tizón, Carlos Fuentes y Francisco Ayala –que ha sus 98 años no ha dudado en viajar a Argentina–, que precederán con su intervención los discursos del Rey y del presidente argentino. El sábado 20 se realizará un homenaje a Ernesto Sábato en una sesión plenaria. En el acto de clausura, ese mismo día, intervendrán César Antonio Molina, Víctor García de la Concha y Cristina Fernández de Kirchnner

«Necesitamos un acuerdo de cómo difundir el español»
César Antonio Molina, director del Instituto Cervantes, habla de los objetivos del encuentro
El Congreso de Rosario tendrá un presupuesto de 1,3 millones de euros, que se ha cubierto mayoritariamente con patrocinadores. Una cantidad importante que queda en segundo planto frente a los objetivos de la cita, de los que César Antonio Molina destaca la búsqueda de una difusión conjunta del español.
Manuel Calderón La Razón 14 Noviembre 2004

Madrid- Junto al esfuerzo del Gobierno argentino y de la Real Academia Española, el Instituto Cervantes es responsable de la organización de este gran evento. Su director, César Antonio Molina, nos habla de la cita en Rosario.

-¿Qué objetivos concretos se pueden alcanzar el Congreso?
-La lengua la española, después del inglés es la lengua más hablada, eso es una realidad y para que lo siga siendo y siga aumentando y creciendo como lo está haciendo tiene que haber un acuerdo sobre cómo y de qué manera debemos difundir nuestra lengua y nuestra cultura. Estos congresos de la lengua en el fondo son eso: que escritores, ensayistas, académicos, profesores, editores, periodistas, personas relacionadas con la cultura y con la lengua se reúnan y valoren lo ya hecho, estudien lo que se está haciendo y pongamos las bases para seguir trabajando.

-Y que se hable el mismo lenguaje.
–Sí, entenderse. En este congreso será muy importante la presentación del Diccionario Panhispánico de Dudas. Ya está todo el mundo de acuerdo en que el español debe ser una lengua unitaria para ser una lengua fuerte, pero respetando las palabras características de cada lugar y con ese respeto y conocimiento mantener la unidad del idioma, eso es lo fundamental.

-¿No se utiliza con demasiada facilidad la expresión «cultura hispanoamericana»?
-Es una cultura común pero plural. Es común porque el idioma es fundamental y porque hemos convivido durante muchos siglos y lo seguimos haciendo de otra manera, porque Hispanoamérica fue el segundo gran destino de los emigrantes españoles y luego del exilio. Y todo eso nos ha ido uniendo, por motivos económicos o políticos. Pero esto no quiere decir que haya identidades propias. Diría que la relación es de ochenta a veinte a favor de lo que nos une.

-El Congreso de Rosario tiene una mayor representación de los escritores vinculados al «boom» y mucho menos de autores de generaciones más próximas que quizá sobrepasan ese debate sobre lo hispanoamericano, ¿por qué?
-No creo. Porque todos han pasado por España, los del «boom» y los de ahora, cuando antes iban a París. No nos olvidemos de que la metrópolis de Hispanoamérica durante décadas fue París. La influencia francesa en la literatura hispanoamericana ha sido enorme, y ahora hemos recuperado eso. Hemos logrado que desde García Márquez a Vargas Llosa pasasen por España, reconocieran a España y tengamos una consideración que, como decía Octavio Paz, todos pertenecemos a la misma cultura.

-Sin embargo, parece que son los hispanos en Estados Unidos los que están relanzando esa cultura hispana.
-En el caso de Nueva York es evidente esa fuerza, pero con el matiz de que unos escriben en español y otros en inglés y todos hablan de su propia cultura. También está el sur de Estados Unidos, California, Texas, Nuevo México, Florida... que es como otro país. Sin embargo, España es ahora vital para Hispanoamérica y antes no lo era.

"HASTA LA EXTENUACIÓN"
Camps dice que defenderá el valenciano de los ataques del nacionalismo catalán
Tras los últimos ataques del nacionalismo catalán contra la lengua valenciana, Francisco Camps, presidente de la Comunidad de Valencia, insistió este sábado en su intención de defender "la lengua y nuestra señas de identidad hasta la extenuación". También indicó que "es lamentable que otros negocien con asuntos que sólo nos conciernen a nosotros" en alusión a las críticas de Maragall por la traducción de la Constitución de la UE al valenciano.
EFE Libertad Digital  14 Noviembre 2004

Francisco Camps afirmó este sábado que "es incomprensible que, una vez abierto un debate a nivel nacional sobre el modelo territorial, el Gobierno negocie con otras autonomías sobre cuestiones que sólo nos competen a los valencianos, y no hablo sólo desde el punto de vista del respeto cultural, sino desde el peso de la política".

El presidente de la Generalidad de Valencia y del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, declaró en el Palacio de la Música de Valencia que no está dispuesto "a que nadie de fuera de la Comunidad Valenciana venga a abrir un debate aquí sobre una cuestión esencial para los valencianos".

Preguntado sobre un hipotético pacto entre políticos catalanes y valencianos sobre la unidad de la lengua, Camps respondió que "tengo el pleno convencimiento de que ningún miembro del Consell, ni de este ni de los anteriores gobiernos, ha pactado nunca nada en relación a la lengua".

Recortes de Prensa   Página Inicial