AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 11 Diciembre 2004
Vías de escape
Cristina Losada Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Del abrazo al choteo
Ignacio Villa Libertad Digital 11 Diciembre 2004

¿CÁMARA ALTA
Editorial ABC 11 Diciembre 2004

Bono prepara el petate para irse
Julián LAGO La Razón 11 Diciembre 2004

El despilfarro
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 11 Diciembre 2004

La Constitución y la arenga de Toledo
Lorenzo CONTRERAS La Razón 11 Diciembre 2004

Abordaje
Juan Pablo COLMENAREJO La Razón 11 Diciembre 2004

Sonrisas y alarmas
TONIA ETXARRI El Correo 11 Diciembre 2004

La talla de Aznar
Pedro Schwartz Libertad Digital 11 Diciembre 2004

No, no, no, no, no, nunca
José García Domínguez Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Nada es patria, todos lo somos
ANTONIO GONZÁLEZ La Voz 11 Diciembre 2004

La Policía francesa se incauta de casi 400 kilos de explosivos de ETA en Limoges
VASCO PRESS / BAYONA El Correo 11 Diciembre 2004

El poder judicial amenaza con extender al TC el conflicto entre jueces y Congreso
MANUEL MARÍN ABC 11 Diciembre 2004

Las víctimas se querellan contra Arzallus por «colaborar con ETA»
Marcos S. González La Razón 11 Diciembre 2004

Putin lamenta, en presencia de Zapatero, que el terrorismo cambie la situación interna de un país
Agencias Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Uno de los detenidos en Irún recaudaba fondos para costear las defensas de acusados por terrorismo
Europa Press Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Empresarios de Cataluña culpan a Carod de que se hayan anulado pedidos de cava
MARÍA JESÚS CAÑIZARES ABC 11 Diciembre 2004

González Pons cree que algunas minorías catalanas usan métodos mafiosos contra el valenciano
EFE Libertad Digital 11 Diciembre 2004


 

Terrorismo y culpa
Vías de escape
Cristina Losada Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Una parte de los ciudadanos, tanto aquí, como en Europa, como en Estados Unidos, ha decidido negar la realidad de la amenaza del islamofascismo Poco después del 14 de marzo, en una televisión, un joven que iba en los trenes de la muerte, se declaró aliviado en su dolor por la derrota del PP en las urnas. A su juicio, era aquel partido el responsable del atentado. No sería ese joven el único que desplazaría la culpabilidad del 11-M de los autores y planeadores de la masacre, al gobierno que había apoyado la intervención en Irak. En las manifestaciones del 12 y el 13, la inculpación se expresó en los carteles: "Las bombas de Bagdad estallan en Madrid", en los intentos de agresión a miembros del gobierno y en el cerco a las sedes "populares". Podía atribuirse a la conmoción, a la necesidad emocional de encontrar un chivo expiatorio, a ese impulso innoble de la naturaleza humana por resolver la tribulación con un linchamiento.

Pero el impulso persistiría, persiste aún. Durante la comparecencia de Aznar ante la Comisión de investigación, un grupo de manifestantes, con manos rojas, carteles de "Aznar responsable" y "Aznar asesino", así lo atestiguaron. Había entre ellos familiares de las víctimas del 11-M. El dolor disculpa casi cualquier cosa en aquellos que han sido directamente afectados. No en los otros. No en los dirigentes políticos que han consentido con su silencio, cuando no echando leña al fuego, que se sentara este precedente. Jamás, en la larga y cruel trayectoria del terrorismo en España, se había desviado la culpa de un atentado hacia los que en ese momento gobernaran.

A los socialistas que llegaron a la Moncloa cabalgando la ecuación 11-M igual a guerra de Irak e igual a Aznar, no les ha interesado hacer, en este caso, la pedagogía a la que son tan aficionados. Cuentan, además, con que la tal pulsión no tendrá efecto bumerán. Cuentan con que la derecha no atizará ese fuego si alguna vez está a punto de encenderse. De momento, el calor de la hoguera en la que se quema al PP por el 11-M les templa el frío que desprende una gestión de gobierno que no deja hueso sano a la razón, como decía Quevedo.

Una hoguera que les sirve también para destruir la buena imagen que se ganaron los "populares" en la lucha contra el terrorismo. No sólo por la eficacia contra la ETA, sino, sobre todo, porque fue bajo sus gobiernos que las víctimas dejaron de enterrarse por la puerta trasera y recibieron, por fin, la consideración, la ayuda y el trato que se merecían. Tampoco esto le perdonan a Aznar. Y no es improbable que las próximas comparecencias en la Comisión 11-M se utilicen para escribir con renglones torcidos también ese capítulo del pasado cercano.

Pero la persistencia en culpar al gobierno anterior de la masacre obedece a causas más profundas que las que derivan de la feroz batalla política que hoy se libra en España. Una parte de los ciudadanos, tanto aquí, como en Europa, como en Estados Unidos, ha decidido negar la realidad de la amenaza del islamofascismo. Culpar al trío de las Azores, al imperialismo americano, al capitalismo o a Occidente del odio de los fanáticos islamistas, sirve de subterfugio para proceder a la negación. No son ellos, los que asesinaron en Nueva York, en Bali, en Madrid, en Beslan y en tantos otros lugares, los responsables, sino quienes tratan de combatirlos. O, en el extremo, como Chomsky, somos nosotros, occidentales, de civilización judeocristiana, los culpables. Los que hemos sembrado el odio. Y de ahí se sigue el programa de la rendición: el apaciguamiento. El "no los provoquemos".

La verdadera naturaleza de aquello a lo que nos enfrentamos se les escapa. Sin embargo, está a la vista. Lo estuvo ante el filipino que, en Arabia Saudí, fue asesinado por unos terroristas porque no se sabía las suras del Corán. Y lo ha estado ante todas las víctimas de este nuevo totalitarismo ante el que, una vez más, vergonzosamente, se buscan vías de escape.

Del abrazo al choteo
Ignacio Villa Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Zapatero va de humillación en humillación. La política exterior al Gobierno socialista se le ha atragantado. Bush no responde, Chirac y Schroeder no ceden, Blair le ignora, Berlusconi consigue lo que quiere y ahora Putin le canta las verdades a la cara.

Nunca se hizo tan mal en tan poco tiempo. Visita oficial de Zapatero a Moscú. Rueda de prensa conjunta con el presidente Putin. El mandatario ruso, con frialdad en el rostro e impertérrito en los gestos, le ha espetado al presidente Zapatero la realidad pura y dura.
Putin ha mostrado a Zapatero su preocupación de que el terrorismo pueda cambiar la marcha política de un país en referencia al 11 de marzo, además, le ha dicho a la cara que el Gobierno ruso nunca ha recomendado a ningún Gobierno que retirara las tropas de Irak. Por último, y si esto no era poco, Putin ha añadido que se encontraba "muy confortable" con Aznar y que espera poder hacerlo con el propio Zapatero en el futuro.

En resumen, que Putin le ha dado el viajecito a Rodríguez Zapatero. Por cierto, el presidente del Gobierno español ha llegado una hora tarde a Moscú. Con esas "manías" poco propias de un presidente del Gobierno, se empeña en dormir en casa por lo que ha salido de Madrid con el tiempo justo. La complicada meteorología ha retrasado la llegada a la capital rusa y finalmente Putin ha tenido que esperar una hora a Zapatero.
Entre los errores, las cabezonerías y las torpezas, este hombre no recupera el aliento en la política exterior. Y lo que es más grave, le han cogido el tranquillo. Del abrazo hemos pasado por el ninguneo para terminar en el choteo. Menudo panorama.

¿CÁMARA ALTA?
Editorial ABC 11 Diciembre 2004

EL veto del Senado a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2005 tiene algo más que el valor histórico de la novedad, pues nunca antes se había producido. Que sea un Gobierno con marchamo de integrador y dialogante el que sufra por vez primera el rechazo de los Presupuestos en el Senado no deja de ser una paradoja, pero muy ilustrativa del esfuerzo que debe aplicar, y no aplica, para fomentar un verdadero consenso. Lo que no puede hacer el Gobierno es actuar como si el PP no estuviera a cuatro escaños de la mayoría absoluta en el Senado. El veto senatorial, que aún tiene que pasar por el Pleno de la Cámara la próxima semana, implicaría una lógica parlamentaria y política que el Gobierno socialista no está dispuesto a respetar. Si la Cámara Alta, depositaria de los mejores deseos de reforma y consolidación expresados en el discurso de investidura de Rodríguez Zapatero, finalmente dice no a los PGE, el Gobierno debería interpretar el mensaje como un emplazamiento para revisar el proyecto presupuestario. El respeto a las instituciones se demuestra con hechos y no con declaraciones formales, de las que el Senado ya ha recibido suficientes a lo largo de su reciente historia. La voluntad de la Cámara Alta ha sido contraria a los intereses del Gobierno, lo que no es una patología del sistema, sino una muestra de su buen funcionamiento y que Rodríguez Zapatero debería reconocer como tal, pues uno de sus propósitos, según anunció en el Congreso antes de ser investido presidente, era «propiciar que las Cámaras puedan ejercer efectiva y eficazmente su misión fundamental de controlar al Gobierno».

Sin embargo, la reacción del Ejecutivo ha sido ignorar el fracaso de su proyecto en el Senado y consolarse con la certeza de que el Congreso de los Diputados lo apoyará. El problema del Gobierno socialista es que esta táctica, legítima sin duda alguna, anula su discurso reformista del Senado, que queda sepultado -aún más, si cabe- por la superioridad del Congreso de los Diputados y por un mensaje político de irrelevancia enviado desde el Ejecutivo. Además, la alternativa política va a representar un reforzamiento de la alianza con Esquerra Republicana de Catalunya, que ve cómo su capacidad de influencia sobre el Gobierno se consolida como efecto de la precariedad parlamentaria del PSOE, ya patente e indisimulable. Ambas consecuencias no son beneficiosas ni para el Gobierno ni para los intereses generales. No lo son para el Gobierno, porque afronta sus primeros Presupuestos hipotecado por una minoría independentista, radical y crispadora, que no se recata en demostrar, dentro y fuera de nuestras fronteras, su insolidaridad con cualquier proyecto que beneficie a España. Y no lo son para los intereses generales, porque los compromisos internos y externos que esperan al Gobierno -reformas constitucional y estatutaria, negociación de fondos europeos- no se pueden abordar con la debilidad progresiva que está mostrando. España tiene un Gobierno débil, que se hace a sí mismo más débil al querer subsanar sus limitaciones con el peor aliado posible del arco parlamentario.

El Gobierno comete un error grave, y con efectos duraderos, si considera que sus decisiones para aprobar los Presupuestos -ignorar al Senado y estrechar la relación con ERC- son males menores, compensables por la aprobación definitiva de los Presupuestos. Obviamente, para un Gobierno sacar adelante los PGE es una prioridad, pero es una prioridad que puede atenderse sin conculcar la coherencia del propio discurso y la correcta identificación de los intereses generales. No es éste el único caso en el que el Gobierno está pasando por encima de la prudencia y de la ecuanimidad con tal de llegar al resultado que busca. Lo ha hecho con la reforma judicial y ahora lo va a hacer con los Presupuestos de 2005. Ésta no es la política de transacción y diálogo que prometió Rodríguez Zapatero.

Bono prepara el petate para irse
Julián LAGO La Razón 11 Diciembre 2004

Buena la armó Bono con su proclama constitucionalista en la Escuela de Infantería de Toledo, lo cual es una obviedad menos para quienes no lo es. A saber, menos para los socios republicanos de Maragall, es decir de ERC, concretamente de su secretario general Puigcercós, quien ha calificado de «casposo» el discurso del ministro de Defensa. De donde se deduce que lo no-casposo es ser independentista, que mola mogollón, y además resulta de lo más moderno, manda huevos, que diría el antecesor en la cartera Trillo.

Así que a ver si se aclara Zapatero, primer presidente de Gobierno que acude a los actos en honor de la patrona de Infantería, eso sí, aunque su gesto apareciera más bien trasunto de una perplejidad sobrevenida. De forma que ZP, pese a conocer previamente el contenido del parlamento de Bono, por supuesto, no pudo negar al titular de Defensa la ídem de «una patria común e indivisible de todos los españoles» que «dixit». Mal que le haya puesto en un brete con el «molt company» Maragall, el cual no pierde ocasión para insistir en que Cataluña es una nación, tal cual España mismamente.

Pues eso, que Bono con su aviso a los «antiespañolistas que no caben en la Constitución» ha puesto en evidencia una vez más las contradicciones internas de su partido, en que hay de todo como en botica: independentistas, españolistas, foralistas, federalistas y hasta mediopensionistas. Un guirigay, vamos, que debería aclarar el presidente que, por lo que va largando por ahí, parece darle igual ocho que ochenta en lo concerniente a reformas constitucionales y estatutarias.

Dicho de otra forma, que desde el punto de vista político puede defenderse la tesis confederal del «Molt Honorable», el soberanismo de Elorza o el autonomismo de Bonny and Clyde, perdón, de Bono e Ibarra queremos decir. Pero no todo a la vez como pretende Zapatero por cuanto se trata de modelos de Estado antagónicos, lo cual tiene hechos un lío perejil tanto a propios como a extraños.

Ahora bien, puestos ya a hablar de perejil, hablemos del islote «concretemán». Porque con la nueva Ley de Defensa anunciada el islote Perejil en 2002 no habría sido reintegrado a la soberanía española militar y expeditivamente «al alba». No por nada sino porque la reforma no permite al Gobierno acción de guerra alguna, si antes no lo aprueba el Congreso reunido, también al alba, suponemos.

Volviendo a la cosa de Bono en que estamos, el cual con la caña que estaban dando al Gobierno por su culpa puso a la mañana siguiente su cargo a disposición de Zapatero, nos cuentan, y no nos extraña. O sea, que José Bono tiene ya el petate hecho para dejar Defensa y luego, media vuelta ¡ar!, regresar de JB si ZP se estrella con la reforma de la Constitución, de la que sólo tenemos la certeza de que si sale con barbas será San José y si sale sin barbas, la Purísima, y eso a veces.

Política exterior
El despilfarro
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 11 Diciembre 2004

No sé por que endiablado laberinto se habrá perdido España para acabar convirtiéndose en el país menos dispuesto del mundo a defender sus propios intereses, su dignidad, su integridad y, en definitiva, su supervivencia. Arranca el autoodio de seculares diletantes, de pesimistas crónicos; la Generación del 98 habría dejado otro legado si hubiera dispuesto de Prozac.

Hay algo de gran complacencia masoquista –algo turbio que tiene que ver con el resentimiento y con algunos de los ritos tribales del despilfarro que retrata Marvin Harris– en la desenfadada alegría con que se dilapida el respeto internacional, el ascendiente global labrado astutamente por Aznar, para encarnarnos en un gobierno de los hermanos Tonetti. Moratinos podría tener al menos algún detalle estético, algún rasgo del perdedor a conciencia, y ejemplarizar un apostolado del fracaso que iba a caer muy bien en este país tan curioso. Pero no es el payaso de las bofetadas de León Felipe, es infinitamente más absurdo y más grotesco. No me siento representado por un tipo que anuncia a bombo y platillo una importante entrevista con el jefe de la diplomacia americana y que al final, tomándonos, como suele, por lo que él es, agarra al pobre cesante por el brazo, le obliga a sentarse en cualquier sitio y le aturde con un galimatías de nueve minutos a la vista de todos. Un rollo que debió ser de antología, pues en él cupieron las relaciones bilaterales, Iberoamérica, el Sáhara, el Magreb, Palestina, las misiones de paz, la visita de Chávez y los derechos humanos en Cuba. El único punto ligero sería el último, pues en Cuba no existe nada parecido. El resto lo imagino y lo recreo entre la vergüenza y la carcajada. Se me saltan las lágrimas y no sé de qué son.

La Constitución y la arenga de Toledo
Lorenzo CONTRERAS La Razón 11 Diciembre 2004

Es demasiado ostensible la discrepancia de enfoques ante Zapatero y Bono a la hora de contemplar los problemas políticos que rozan la Constitución. Puede que se trate de un reparto de papeles en el que el ministro de Defensa pone la alta temperatura patriótica y el presidente del Gobierno la tibieza, cuando no la ambigüedad evasiva. Por parte de José Bono, su arenga de Toledo, rodeado de militares de Infantería que celebraban el día de la patrona, la Inmaculada Concepción, y en presencia del propio Zapatero, fue una apelación a la intangibilidad de la Carta Magna en lo que respecta al ser nacional de España, sin devaluaciones de ningún tipo «vengan de donde vengan». Cerca de un mes antes, ZP veía «discutible» el concepto de Nación y acusaba de fundamentalismo al Partido Popular.

Entre los que «devalúan» la consistencia del concepto de Nación española figura significadamente el socialista Pasqual Maragall, que, por cierto, contra lo que yo mismo estimaba horas antes, no asistió a la recepción oficial de homenaje a la Constitución en el Congreso de los Diputados. Se había anunciado que los nacionalistas no estarían presentes y uno, por deformación rutinaria, excluía de esa catalogación al señor Maragall, olvidando que es tan nacionalista como cualquiera de los así calificados. Otra cosa es que se le haya atribuido una sincera fe federalista que le sirve de pantalla. Lo cierto fue que el «molt honorable» president de la Generalitat estuvo a la altura de Carod-Rovira y de los pujolistas de siempre, que nunca engañaron a nadie en lo fundamental. Que colocara un «pin» cuatribarrado en la solapa de ZP no deja de ser una sospechosa confianza en su inmensa comprensión.

Poco a poco, en el sector socialista identificado con la «E» de las siglas del partido, se percibe una cierta decepción que Rodríguez Ibarra, el celoso extremeño, acusa mejor que nadie y le va apartando tal vez del cultivo de las filípicas coyunturales. Es precisamente José Bono quien se hace el distraído y mantiene izada una bandera retórica cuyo correlato físico ondea majestuosamente en la madrileña plaza de Colón.

También de modo paulatino, los nacionalistas van ganando posiciones en el marco regional europeo, presionando, como en una especie de ósmosis política, sobre la pared pirenaica. La diferencia entre ellos y los «nacionaloides» galos es que «la France c’est la France» y no se anda con bromas ni con hockeys, ni con selecciones deportivas nacionales paralelas y, menos aún, con tentaciones de comercios identitarios. En la UE, los nacionalismos periféricos españoles están condenados a ser cuerpos extraños, salvo que ZP caiga en algún delirio pluralista patológico contra el que no servirían los anticuerpos de José Bono, ni los himnos de la Infantería ni el artículo octavo de la Constitución.

Abordaje
Juan Pablo COLMENAREJO La Razón 11 Diciembre 2004

Otra vez el sistema judicial metido en una bolsa de la compra de las de usar y tirar. A los políticos se les suele llenar la boca de democracia cuando quieren colocar una mercancía averiada. La reforma de la Ley Órgánica del Poder Judicial ha cambiado las reglas del juego a mitad del partido. En el fondo y en la forma.

No hay precedentes de un consejo de ministros tan extraordinario, un lunes, para deshacer un nudo parlamentario propio de principiantes. El proyecto, defendido por el ministro López Aguilar, pero impulsado por la vicepresidenta Teresa Fernández de la Vega, sirve para controlar la designación de los jueces del Tribunal Supremo. Entre ellos los de la Sala de lo Penal en la que se juzga a los políticos. El uno de enero el texto entrará en vigor justo a tiempo. Nos venden que la mayoría reforzada es más democrática.

Nadie duda que cuanto más consenso mejor pero el momento elegido desacredita el sentido del cambio y aún más si el Partido Popular no está por la labor. En cuestiones como esta es necesario un acuerdo entre los dos grandes y los demás deberían ser añadiduras.

En 1985 el Partido Socialista asaltó al Poder Judicial al dejar en las manos del Parlamento la elección de los vocales del órgano de gobierno de los jueces. En la pasada legislatura el Partido Popular, de acuerdo con el PSOE, abrió esas designaciones a la decisión de los propios magistrados que eligen una serie de candidatos. El PP renunció a su idea inicial de dejar en manos de las asociaciones los nombramientos.

Está claro que se equivocó y que en su afán por pactar con el Partido Socialista se ha encontrado a la vuelta de un cambio de gobierno con un sartenazo en la cabeza. El ministro López Aguilar, la cabeza mejor amueblada del gobierno Zapatero junto con Jordi Sevilla, ha defendido con entusiasmo una reforma a la fuerza. Si en la oposición se sentó durante días con el entonces ministro Michavila, no se entiende como ha desaparecido su talante y su capacidad de llegar a un acuerdo con el Partido Popular. Sólo se explica su voluntarismo en este caso porque desde el puente de mando del barco del gobierno le han dicho que al abordaje y sin contemplaciones. Pero hay un problema.

Esta vez los prisioneros son los propios asaltantes. Rehénes de esta peligrosa decisión.

Sonrisas y alarmas
TONIA ETXARRI El Correo 11 Diciembre 2004

Caben muchas posibilidades de que en las próximas elecciones, el PNV, aunque no logre sacar adelante el plan Ibarretxe, radicalizado por obra y gracia de IU, gane en las urnas con holgada mayoría. Una mayoría tan cómoda (¿absoluta quizás?) como para gobernar sin estar 'pillado' por las argucias parlamentarias que le permiten, ahora, legislar sin que se note que es minoritario. El resultado de esa consulta dependerá, en parte, de la capacidad que tengan los partidos de la oposición democrática de transmitir a la ciudadanía que la alternativa al nacionalismo es posible.

Mientras tanto y por si acaso, los pillos parlamentarios no descansan ni durmiendo. Ni en el Congreso, donde la deplorable tramitación de la modificación para renovar el Poder Judicial ha situado el talante del equipo de Zapatero a la altura de la calle. Ni en el Parlamento de Vitoria donde se ha conseguido superar, por elevación, los sueños del lehendakari. ¿No quería ruptura judicial?, dos tazas con la arrogación de la potestad de conceder indultos. Y ahora que se ha despenalizado la convocatoria de referendos ilegales se celebrarán cuantos hagan falta y, además, las instituciones tendrán que negociar con los vascos, si éstos han decidido por mayoría alterar el modelo de relación con España. ¿Cómo se le habrá quedado el cuerpo a Zapatero? Los socialistas saben que no se pueden limitar a decir: «Votamos en contra». Con eso no se gana, protesta el PP de María San Gil que ve además que el Estado democrático estará obligado a defenderse.

La oposición denuncia que el plan Ibarretxe, con el retoque de la ponencia, es aún más rupturista y el rumbo a la independencia no lo para ni Imaz. Vamos, que les sobraban motivos a Otegi y a Rubalkaba para intercambiar sonrisas de complicidad aunque, al final, Batasuna no deba salirse de su guión. Como tampoco se sale de su plan Atutxa que, ante el peligro de que los presupuestos sean devueltos si se votan conjuntamente las tres enmiendas a la totalidad, decide que se vote por separado, como se viene haciendo desde 2001. El artículo 113 le permite «ordenar» el debate y él muy gustoso acepta el papelón, como suele decir el lehendakari, «digan lo que digan».

Ayer le dijeron muchas cosas a Bandrés sus amigos y conocidos que, aprovechando el homenaje que le rendía el Ayuntamiento de San Sebastián, resaltaban su valiosa aportación a la causa de los Derechos Humanos. Del ex presidente de Euskadiko Ezkerra, compañero de fatigas del fallecido Onaindia, se dijo que su lucha se había situado por encima de ideologías y partidismos. Pero quienes le conocen bien saben que su impecable trayectoria le situó al lado de una opción política concreta, que recibió muchas críticas cuando las podía rebatir y que ahora, su existencia callada y silenciosa no le impide seguir defendiendo su ideología.

Comisión 11-M
La talla de Aznar
Pedro Schwartz Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Durante las casi once horas de su declaración ante la Comisión Investigadora del 11 de marzo, José María Aznar confirmó su integridad como persona y su solidez como político. Pretendida víctima de un espectáculo de acoso y derribo, se tornó en acusador de quienes, en su afán de desprestigiarle, habían dado pábulo a falsos rumores e incluso habían arrojado sobre su Gobierno culpas de acción u omisión por la espantosa matanza de Atocha. Incluso si no coincidiéramos con la totalidad de sus afirmaciones, seguiríamos sosteniendo que Aznar salió indemne de los cargos que varios diputados de izquierda y nacionalistas le imputaban.

El primer cargo con el que hubo de enfrentarse Aznar fue que su Gobierno había mentido deliberada e interesadamente al atribuir a ETA durante casi un día y medio la autoría del crimen, porque ello daría sin duda al PP la victoria en las inminentes elecciones generales. Por el contrario, los ministros creían sinceramente que se trataba de ETA. A quienes seguimos el pormenor de las investigaciones policiales durante aquellas horas del 11 y 12 de marzo nos parecía cierto lo que decía el Gobierno. Los intentos de la banda terrorista vasca de organizar un atentado de semejantes proporciones en la Estación de Chamartín las Navidades anteriores parecían confirmarlo. Ibarreche lo creyó. Rodríguez Zapatero, según declaró Aznar ante la Comisión, le dijo eso mismo en la primera de las dos conversaciones telefónicas que mantuvieron. Luego se descubrió la camioneta con cintas coránicas y Acebes dio cuenta inmediata del hallazgo y ordenó que se abriera una investigación subsidiaria siguiendo la pista islámica. La ministra Ana de Palacio envió telegramas atribuyendo el atentado a ETA por un exceso de confianza en la validez de los primeros indicios mas no en el marco de un intento deliberado de esconder la realidad. En fin, oídas las detalladas declaraciones de Acebes primero y de Aznar luego ante la Comisión, creo que a muchas personas de buena voluntad les parecerá que no hubo mentira deliberada, todo lo más error inicial explicable.

Un error que, en mi opinión, sí cometió el Gobierno Popular fue el no convocar inmediatamente la Comisión del Pacto Antiterrorista. Aznar lo explicó en la Comisión diciendo que no quería distraer de sus perentorias obligaciones a los ministros encargados del caso. Quizá hubiera servido para unificar posturas frente a este nuevo ataque el que los diputados de la oposición hubieran participado en las deliberaciones sobre las medidas a tomar.

En vez de la unidad ante el ataque, corrieron informaciones improbables, pero fueron los enemigos del gobierno quienes las lanzaron. Por ejemplo, se difundió el bulo de que el Gobierno había llevado a la firma del Rey un decreto aplazando las elecciones. La SER habló de cadáveres de terroristas suicidas encontrados en los vagones destrozados. Hay que decir que esa radio y los periódicos afines organizaron una campaña sistemática para desalojar al PP, con un tono rayano en el odio personal, como tenían acostumbrados a sus oyentes y lectores desde la victoria de los populares por mayoría absoluta en el año 2000. A esa campaña periodística se añadió el comportamiento ilegal de quienes se acordaron para asediar las sedes del PP durante la jornada de reflexión, acusando al Gobierno de mentir y sobre todo de ser culpable de la matanza por haber apoyado a EEUU en la guerra del Irak.

El segundo cargo, explícito en boca de izquierdistas y nacionalistas extremos, implícito en las preguntas de otros más moderados, es que el atentado no habría ocurrido si Aznar no hubiera apoyado tan claramente al presidente Bush en la guerra de Irak. La culpa la tuvieron sola y únicamente los terroristas. No debería haber hecho falta que Aznar lo dijera. Envidió la suerte de Bush de que no le culparan a él y al Gobierno americano del ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono. El atentado de Atocha demuestra precisamente que es necesario combatir el terrorismo islámico con toda firmeza y decisión, no que haya que lavarse las manos como Pilatos y dejar el trabajo duro en manos de otros más valientes. Aznar decidió, en contra de la mayoría de la opinión pública española y de algunos de sus ministros, que había que estar del lado de Bush y Blair en la cuestión de Irak, a riesgo de perder las siguientes elecciones. Pero esas son las reglas de juego de la democracia parlamentaria: el presidente del Gobierno puede tomar decisiones impopulares si cree que la salud pública lo exige. Luego los votos hablan. Creo que de todas maneras habría ganado las elecciones si los terroristas islamitas no hubieran buscado cambiar el signo de éstas con un ataque que acobardara al pueblo español. Otra vez digo que una persona ecuánime tendrá que admitir que Aznar tenía razón cuando afirmó que el atentado buscaba precisa y calculadamente dar un vuelco a las elecciones que parecía tener ganadas el PP.

El tercer cargo contra Aznar era la falta de previsión y preparación ante un posible ataque de terroristas islámicos. Si a algún Gobierno no se le puede acusar de dejación ante el terrorismo y en especial ante esa parte, minoritaria por cierto, del Islam dedicada a destruir la civilización occidental, es al Gobierno de Aznar. La persecución desatada contra José María Aznar desde el 11-M debería parecer excesiva incluso para sus críticos. Para quienes creemos que el sitio de España es estar al lado de los EEUU y sus aliados contra nuestros enemigos, la figura de Aznar se engrandece a medida que pasa el tiempo. © AIPE Pedro Schwartz es profesor de la Universidad San Pablo CEU y académico asociado del Instituto Cato.

Comité de Actividades Anticatalanas
No, no, no, no, no, nunca
José García Domínguez Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Hay dos realidades que sólo se atisban al llegar a esa edad en la que uno ya se ha convertido en el único culpable de su propia cara. Una de ellas es la evidencia contraintuitiva de que es compatible poseer un enorme talento y, al tiempo, albergar una capacidad más desmesurada aún para la miseria moral. Y la otra, que en esta vida el modo más sutil de mentir consiste, simplemente, en permanecer callado.

En la Historia existen infinitos ejemplos de la primera de esas verdades desoladoras. Pero puestos a elegir una figura paradigmática que los represente a todos, me quedo con el gran Bertolt Brecht. El lector lo ha escuchado mil veces: "Al principio fueron a por los comunistas, yo no era comunista; después fueron a por los…" Eso es la literatura; la realidad, sin embargo, siempre se empecina en ser diferente. Así, un 30 de octubre de 1947, la Comisión de Actividades Antiamericanas decidiría dar una oportunidad a diecinueve artistas progresistas de Hollywood para que pudieran optar entre sus principios y sus piscinas. Los maccarthystas del Senado únicamente querían que respondiesen a una pregunta: "¿Pertenece usted al partido comunista?" Los dieciocho primeros se negaron a declarar; y de ellos, diez resultarían condenados a un año de prisión por adoptar esa actitud. Mas cuando le llegó el turno al último de los testigos, el propio Brecht, toda la sala tendría ocasión de escuchar la voz firme, clara, alta y rotunda del dramaturgo. "No, no, no, no, no, nunca", respondió aquel héroe del antifascismo a su interrogador.

Viene a cuento esa reflexión porque, hoy, los catalanes únicamente somos reconocidos por exhibir la silueta de un asno en los coches; por elegir a diputados incapaces de construir una frase con sujeto, verbo y predicado; por venerar a un orate que imita al peor Lerroux hasta en las hechuras del mostacho; por el miedo de la mitad de la población a expresar en público lo que piensa, y por el silencio de nuestros intelectuales. Y es que también aquí funciona desde hace un cuarto de siglo un Comité de Actividades Anticatalanas que exigiría un "no, no, no, no, no, nunca" al que osara dejar de mentir con la boca cerrada.

Ese Comité constituye la prueba de que la España asimétrica que propugna Maragall es una realidad consolidada. Lo es porque en el resto del país, desde que Fernando VII aboliera los tribunales de la Inquisición, no existe institución pareja. De ahí que a los alguaciles del Santo Oficio Nacionalista les salga de balde pasear sus mangas verdes por la Villa y Corte, al tiempo que resuena como un estruendo el silencio de los corderos en Barcelona. El Comité y su parnaso de los muditos hablan por sí solos de que algo falla en el sistema establecido en España para fijar precios. Y sin un mecanismo eficaz de precios, ningún modelo puede ser eficiente. Lo malo es que esta Navidad, ese coste lo acabarán pagando los embotelladores de cava, que ninguna culpa cargan en el asunto. Y mientras, continuará resultando gratis total más allá del Ebro la deposición colectiva de los escribidores del Poder nacionalista: "No, no, no, no, no, nunca".

Nada es patria, todos lo somos
ANTONIO GONZÁLEZ La Voz 11 Diciembre 2004

TRAS una temporada de vacío que estoy seguro nadie habrá advertido, vuelvo a estas páginas con un nuevo epígrafe: Nosotros . En estos tiempos en que los ejes de la información giran sobre conceptos genéricos como globalización o pluriculturalismo (¿), pretenciosas fórmulas de inspiración de políticos visionarios y objetivo de intereses multinacionales, reflexionar a ras del suelo sobre la sencilla y elemental comprensión entre nosotros: personas que compartimos algo en común, bien para entenderse o discutir, para convivir en paz o liarse a garrotazos, es una buena terapia de higiene mental que nos vacuna contra la plaga de tramposos, de salvapatrias y filibusteros de la política, de predicadores embusteros...

Los seres humanos pertenecemos, de hecho, a un lugar redondo llamado planeta Tierra en el que existen enormes diferencias. Unos tienen o tenemos mejores posibilidades para pertenecer al mundo dinámico y otros ni siquiera saben que existe el mundo. Los primeros comemos todos los días: somos genéricamente nosotros . El resto, pasa hambre: son los demás . Esta clasificación de la sociedad entre nosotros y los demás admite subdivisiones a todos los niveles, hasta llegar a una misma familia. Es una manera simplista pero sirve de pretexto útil para clasificar la realidad social que nos cuentan los periódicos. Y con este preámbulo entramos en materia.

El presidente del Gobierno de todos nosotros, familiarmente conocido por ZP, tiene el empeño, posiblemente bien intencionado pero también comprometido por las presiones de sus socios, de cambiarlo todo y empieza por querer abrir la tarta constitucional que nos ha servido y aún nos vale como norma útil para aprender a ser demócratas, a ser, de verdad, nosotros mismos, que no ha sido tarea fácil. Tan nosotros somos que algunos ven al vecino de al lado como los demás . Atento al fenómeno de los nacionalismos, nuestro presidente común no tiene reparos dogmáticos -como él dice- en admitir que en la nación española de todos nosotros caben, en la misma cama, otras naciones o comunidades nacionales... algo parecido a una orgía. Escribe Borges que «nada es patria. Todos lo somos». Más que una frase es una fórmula empírica de la que se deduce un complejo entramado de deducciones y consecuencias válidas para todas las tendencias menos las excluyentes. No se trata de hacer moralejas, pero sí de avisar de que con nosotros, con nuestro procomún, es peligroso especular para rentabilizar unas pretensiones políticas presuntamente innovadoras, oportunistas o ambas cosas, que invierte la tendencia natural por la que la mayoría de nosotros pasamos a ser los demás. Nuestra democracia es todavía frágil y difícilmente soportaría un plebiscito sobre un modelo plurinacional, de reinos de taifas, en el que nosotros serían los ciudadanos de un determinado territorio llamado X y el resto serían los demás . Y en este disparatado mapa, ¿dónde estarían los españoles?

La Policía francesa se incauta de casi 400 kilos de explosivos de ETA en Limoges
El material, que estaba en un garaje, es el utilizado habitualmente por la banda para la fabricación de bombas
Agentes de la Policía Judicial francesa se incautaron ayer de cerca de 400 kilos de explosivo perteneciente a ETA que se encontraban almacenados en un garaje de la ciudad de Limoges, según han informado fuentes relacionadas con la investigación. Según fuentes oficiales se han encontrado al menos unos 380 kilos de clorato de sodio, que se utiliza normalmente en la agricultura, pero que al mismo tiempo es empleado por ETA en la fabricación de la cloratatita con la que se elaboran bombas. El clorato de sodio se encontraba repartido en diferentes botes que estaban almacenados dentro del garaje.
VASCO PRESS / BAYONA El Correo 11 Diciembre 2004

El descubrimiento de esta importante cantidad de explosivos se suma a otras actuaciones contra ETA que se han desarrollado este mismo año en Limoges, ciudad que se había convertido en uno de los puntos clave de las operaciones del "aparato logístico" de la banda terrorista. El hallazgo de los explosivos se produce apenas diez días después de que se localizara otro piso en la misma ciudad en el que ETA tenía temporizadores, material electrónico y una bomba lapa, entre otros efectos.

La operación del viernes fue realizada por efectivos de la Policía Judicial, en coordinación con la División Nacional Antiterrorista (DNAT) de París, que entraron en un garaje de Limoges del que se sospechaba que estaba siendo utilizado por ETA. Al parecer, el propietario del local había presentado una denuncia indicando que hacía meses que los arrendatarios habían dejado de pagarle el alquiler. Las sospechas se confirmaron con la localización en el interior del local de unos 400 kilos de clorato sódico, una de las sustancias habitualmente utilizadas por ETA en la fabricación de sus artefactos explosivos.

Abandono del local
Especialistas en desactivación de explosivos se han encargado de retirar el material descubierto, mientras los técnicos del gabinete científico se ocuparon de la búsqueda de huellas y otras evidencias que puedan permitir identificar a los miembros de ETA que han estado utilizado el garaje. El local había estado alquilado por miembros de la banda desde finales del pasado año, sin que se sepa con exactitud en qué momento fue abandonado. El haber dejado tan importante cantidad de explosivos sin retirar hace pensar a los responsables policiales que los miembros de ETA huyeron de manera precipitada. Esto mismo es lo que ocurrió con los ocupantes de otro piso que fue encontrado el pasado día 30 de noviembre en Limoges y que había sido abandonado por sus ocupantes coincidiendo con la captura del máximo dirigente de ETA, Mikel Albizu Iriarte, 'Antza', y del desmantelamiento del "aparato logístico" de la banda, el pasado 3 de octubre.

Esta vivienda, en la que se intervinieron temporizadores, una bomba lapa, material electrónico y publicaciones internas de la organización terrorista, había sido alquilada por un hombre con documentación francesa en septiembre del pasado año y desde entonces estuvo ocupada por un número todavía no determinado de personas. Dentro de la casa se encontraron efectos que revelaban la existencia de compras efectuadas al terminar septiembre. El piso fue abandonado de manera precipitada, tanto que los ocupantes dejaron sobre la cocina un plato ya guisado de patatas sin consumir.

Centro de operaciones
El hallazgo del último piso y ahora de los casi 400 kilos de explosivo vienen a confirmar que el "aparato logístico" de ETA ha tenido en Limoges, departamento de Haute Vienne, uno de sus centros de operaciones, al menos durante más de un año. La ciudad, además, ha servido también de base para los grupos de reserva de la organización terrorista. El 10 de febrero, un control ordinario de la policía francesa permitió la captura en la localidad de Orriolles, en el Departamento de Charente, vecino de Haute Vienne, del entonces "número dos" del "aparato logístico" Luis Enrique Gárate Galarza, 'Aixerico' y 'Ana', junto con Ibón Elorrieta Sanz, miembro de la misma estructura de ETA. Los dos transportaban en una furgoneta el material y los componentes necesarios para la fabricación de un proyectil casero de gran calibre, así como diversas armas.

Con la información intervenida a los dos detenidos en Orriolles, la policía descubrió unas horas más tarde un piso de Limoges en cuyo interior fueron sorprendidos los antiguos miembros del "comando Vizcaya", Jon Kepa Preciado Izarra y Jon González. Cuatro meses más tarde, el 17 de junio, una operación conjunta de la policía francesa y la española permitió el descubrimiento de otro piso de Limoges en el que fueron capturados cuatro miembros de ETA pertenecientes a la estructura de la reserva de la banda terrorista. Entre los detenidos en Limoges se encontraba el responsable de la reserva, Ignacio López de Bergara Astola, y sus dos lugartenientes, Benito Fermín Martínez Vergara y Luis Armando Zabalo Bilbao.

Actuaciones en Francia
La incautación de los 400 kilos de explosivo de Limoges se suma a la amplia lista de actuaciones policiales desarrolladas este año en Francia que han desmantalado prácticamente al completo el "aparato logístico" de la banda terrorista. El 16 de abril fue desmantelado el grupo conocido como "los Dinos", formado por tres miembros de ETA que se encargaban del funcionamiento de un taller de electrónica situado la localidad de Chatellerraut (departamento de Indre et Loire). Unos días antes, en la localidad de Saint Michel, fronteriza con Navarra, se localizó una fábrica de explosivos de la organización terrorista en la que se habían manipulado cientos de kilos de cloratita y amonal.

A estos datos se suma la operación del 3 de octubre que permitió la localización de varios zulos subterráneos de gran tamaño en el País Vasco francés en el que la banda terrorista almacenaban el arsenal más importante que se le haya incautado en toda su historia. Entre el material incautado había unos 1.300 kilos de explosivo, más de 500 armas de fuego, alrededor de 300 granadas, dos misiles rusos, una treintena de morteros tipo 'Jotake', más de 100.000 proyectiles de munición y kilómetros de cordón detonante y mecha.

El poder judicial amenaza con extender al TC el conflicto entre jueces y Congreso
Sólo si el PP decide promover un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma judicial, el CGPJ se replantearía su idea de un conflicto de competencias
MANUEL MARÍN ABC 11 Diciembre 2004

MADRID. La guerra abierta entre el Gobierno en una trinchera y el PP en otra, derivada de la discutida aprobación de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para modificar el sistema de mayorías en la elección de magistrados del Tribunal Supremo y de los Tribunales autonómicos, amenaza con extender sus efectos más allá de la pura contienda parlamentaria. De hecho, este conflicto, inicialmente limitado al estruendo del debate estrictamente político, podría llegar a convertirse en próximas semanas en un conflicto entre instituciones de relevante cariz jurídico y de consecuencias imprevisibles con un enfrentamiento en el Tribunal Constitucional entre el Poder Judicial y el Parlamento.

El vocal portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Enrique López, anunció ayer que una vez que la reforma legal esté definitivamente aprobada, el órgano de gobierno de los jueces estudiará la posibilidad de plantear un conflicto de competencias ante el TC. Y ello porque, en su opinión, el Gobierno en primera instancia y el Parlamento después han introducido cambios que alteran el vigente sistema de mayorías para la elección de determinadas -y representativas- plazas judiciales sin haber esperado a que expire el mandato del Consejo. Se trata, según el vocal de la mayoría conservadora del CGPJ, de una alteración de las reglas a mitad de partido, lo que conllevaría «vicios de nulidad» en el resultado final del juego.

Por ello, López insistió ayer en el hecho de que la modificación del sistema de mayorías en el CGPJ vulnera abiertamente el acuerdo alcanzado en 2001 por el Parlamento -especialmente impulsado por PP y PSOE-, en virtud del cual no sólo se reformulaba la metodología para la elección de vocales del Poder Judicial vigente desde 1985, sino que se les atribuía un régimen de mayorías para las elecciones de jueces que debe permanecer vivo, al menos, hasta el final del mandato sin ser modificado «sobre la marcha».

Pero más allá del fondo, las formas con que el Gobierno y el Congreso han procedido a aprobar la reforma también preocupan a la mayoría del Consejo del Poder Judicial elegida en su día a propuesta del PP. López calificó el trámite de «precipitado y atropellado», caracterizado por una «celeridad que puede mermar derechos» y cuyo teórico vicio de nulidad ya ha sido motivo de advertencia por parte del CGPJ. «Un inédito procedimiento de angustia», lo definió López.

No obstante, no todas las voces del CGPJ coinciden con las suyas. El vocal de la minoría progresista Juan Carlos Campo censuró ayer sus palabras puesto que no se trata de una opinión del Consejo debatida en sus órganos colegiados, sino de un criterio personal. Además, Campo pidió a López que de la misma manera que exige respeto para el CGPJ, él respete a la mayoría del Congreso, «sobre todo cuando una reforma cuenta con 195 votos».

En cualquier caso, en el Consejo del Poder Judicial son conscientes de las dificultades que entrañaría la admisión de un conflicto de competencias de estas características por parte del Tribunal Constitucional e, incluso, en ese supuesto, también resultaría muy difícil que el TC dejara en suspenso la reforma aprobada.

Hernando ya lo advirtió
Por ello, fuentes del Consejo hicieron hincapié en que, por el momento y a expensas de conocer el texto definitivo que salga de las Cortes, se trata de una hipótesis en fase de estudio. Además, en el caso de que el Grupo Parlamentario Popular presentase por decisión propia un recurso de inconstitucionalidad ante el TC, el hipotético conflicto de competencias impulsado por el CGPJ sería innecesario puesto que el efecto perseguido -que la ley se discuta en el TC- sería el mismo.

Ocurra lo que ocurra en las próximas semanas, lo cierto es que la iniciativa del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero ha enrarecido el ambiente en sectores de la Judicatura, especialmente del conservador, que no ve en la pretensión de los socialistas sino un intento por dificultar -si no impedir- el acceso de concretos magistrados a plazas muy significativas de altas esferas de la magistratura.

A la contra, el Gobierno insiste en que, pese al tropezón que supuso la no aprobación del texto en una primera votación en el Congreso por falta de diputados, el trámite seguido a continuación «ha cumplido escrupulosamente la legalidad». Estas palabras de la vicepresidenta primera del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, son compartidas por el titular de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, quien además no observa en la reforma legal ninguna pretensión de vetar a magistrados, sino un sistema más «democrático y plural» para su elección.

Pese a ello, el Ejecutivo es sabedor de que este tipo de choques institucionales no suponen precisamente viento para sus velas. La amenaza de un conflicto de competencias entre poderes del Estado y la sensación de enfrentamiento con el Poder Judicial en apenas ocho meses de gobierno no parecen augurar un futuro de convivencia pacífica, al menos a dos años vista: los que le restan de mandato al actual CGPJ, de mayoría conservadora. Incluso, fuentes del Consejo recuerdan la advertencia lanzada semanas atrás por su presidente, Francisco Hernando, en sede parlamentaria, cuando anunció que utilizaría todos los medios que la ley le atribuye para proteger la independencia del poder judicial. Las mismas fuentes se remiten a la congelación de la renovación del Consejo de RTVE o a la pugna entre PSOE y PP por el control del Tribunal de Cuentas como otras muestras de que el el diálogo institucional entre el Gobierno y la oposición en materia de nombramientos parece de sordos... si no está completamente roto.

Las víctimas se querellan contra Arzallus por «colaborar con ETA»
Marcos S. González La Razón 11 Diciembre 2004

Madrid- La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), presentó ayer una querella contra el ex presidente del Partido Nacionalista Vasco, Javier Arzallus y el ex presidente de EA y ex lendakari, Carlos Garaicoechea, por colaboración con ETA.

Las víctimas también denuncian a todas las personas que formaban parte de las Ejecutivas de dichos partidos nacionalistas durante los años 1998 y 1999 y por responsabilidad civil a los partidos en sí. Las AVT sustenta su acción en el pacto suscrito con ETA el pasado agosto de 1998 por los nacionalistas vascos, que, según el texto «tenía por objeto la puesta en marcha de un proceso insurreccional controlado por los dos partidos que conforman el Gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca, mediante la creación de una “institución única y soberana” y bajo la tutela de la banda, como medio para satisfacer los objetivos últimos de la banda terrorista (...) de escindir la Comunidad Autónoma Vasca del conjunto del resto de España y de crear un ente estatal independiente». Según los querellantes, dicho «acuerdo podría haberse entendido como un intento de los dos partidos (ilegal e interesado) de poner fin a la violencia de la banda terrorista ETA mediante la fórmula de dar la razón al delincuente y de poner todos los medios para que éste pudiera materializar sus objetivos».

Asimismo, la AVT alude a la «existencia de “negociaciones secretas entre los dos partidos, el PNV y EA (...) y la banda terrorista ETA que condujeron al establecimiento real y cierto del “ pacto secreto” entre las tres partes». Según afirma, estos hechos quedan demostrados con el documento hallado tras la captura de Irantzu Gallastegui y a José Javier Arizcuren Ruiz «Kantauri», en cuyo piso se encontró el citado documento. Recuerdan que el entonces presidente de EA, Carlos Garaicoechea, ha confirmado por escrito y de manera muy detallada la existencia de las conversaciones entre los dos partidos en un libro de memorias, «si bien ha negado que el acuerdo se llegase a materializar, circunstancia no cierta».
Además denuncia que el PNV el que «recoge en su página de internet un total de seis documentos» con los que el PNV «da fe» de este acuerdo.

PRIMERA ENTREVISTA OFICIAL
Putin lamenta, en presencia de Zapatero, que el terrorismo cambie "la situación interna de un país"
Tras la rueda de prensa conjunta ofrecida en Moscú, el presidente ruso Vladimir Putin expresó su preocupación por "el deseo de células terroristas de influir con sus acciones criminales en la situación interna de un país". Putin confesó que espera mantener con el Gabinete Zapatero una relación tan "confortable" como la que existió con el ex presidente Aznar. Zapatero justificó el aplazamiento de su visita: "Tuve que quedarme en España por asuntos de democracia parlamentaria y el debate con la oposición.
Agencias Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Con un "bienvenido a Rusia" recibió Vladimir Putin al presidente José Luis Rodríguez Zapatero en su primera visita oficial a este país desde que llego a La Moncloa.

Tras destacar las "excelentes relaciones" entre Madrid y Moscú en los últimos años, Putin hizo especial hincapié en que con el Gabinete Aznar se sentía "confortable". El mandatario ruso expresó su deseo y convicción de que esa sensación perdure con el actual jefe de Gobierno.

En cuanto a la matanza de marzo –Rusia sufrió en Beslán el zarpazo del terrorismo durante el secuestro a una escuela–, el presidente Putin confesó su "preocupación" por el hecho de que "células terroristas hayan podido cambiar la situación interna de un país", en clara referencia al giro electoral del 14 de marzo tras los atentados del 11-M.

En relación a la guerra de Irak y pese a que la postura de Rusia fue contraria a la intervención, Putin matizó el llamamiento que Zapatero hizo desde Túnez animando a abandonar el país: "Nosotros no recomendamos a nadie en ningún momento sacar a sus contingentes nacionales de Irak", dijo Putin.

Por su parte, José Luis Rodríguez Zapatero expresó su satisfacción por conocer personalmente al jefe de Estado ruso y su disponibilidad por abordar con él asuntos de cooperación, y también agradeció la actitud comprensiva de Putin hacia el aplazamiento de su primera visita a Moscú. "Tuve que quedarme en España por asuntos de democracia parlamentaria y el debate con la oposición". Según fuentes del Gobierno citadas entonces por la agencia EFE, la razón fue la comparecencia del ministro Moratinos por la polémica acusación contra el Gobierno del PP en el golpe de Estado de Venezuela.

ADMAN WAKI, RELACIONADO CON LOS SUICIDAS DE LEGANÉS
Uno de los detenidos en Irún recaudaba fondos para costear las defensas de acusados por terrorismo
El sirio Adman Waki, se dedicaba a recaudar fondos en su entorno que dedicaba a otros integristas islámicos, algunos condenados por terrorismo. Con el dinero recaudado, informaron a Europa Press fuentes de la investigación, Waki pagaba la defensa de acusados por terrorismo, financiaba sus gastos mientras estaban en prisión y fuera de ella buscaba alojamiento, que también sufragaba, a otros radicales.
Europa Press Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Con el dinero recaudado, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación, Waki pagaba la defensa de acusados por terrorismo, financiaba sus gastos mientras estaba en prisión y fuera de ella buscaba alojamiento, que también sufragaba, a otros radicales.

La Policía cree que Adman Waki se dedicaba además a facilitar documentación falsa a integristas islámicos. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, aseguró el pasado jueves que la Policía tiene acreditado que Adman Waki, está relacionado con cinco de los implicados en los atentados del 11 de marzo en Madrid, entre ellos Jamal Ahmidan 'El Chino' y Serhan Ben Abdelmajid, 'El Tunecino'. Por ello, se considera a Waki "una persona importante" en la estructura que organizó la masacre de la capital.

Junto a Waki fue detenido el egipcio Ahmed Ibrahim Kassem, ambos por su presunta relación con algunos de los terroristas islamistas que perpetraron los atentados del 11 de marzo en Madrid. De hecho, tres de los terroristas islamistas que se suicidaron el 3 de abril pasado en Leganés, Abdennabi Kounjaa, Asrih Rifaat y uno de los hermanos Oulad Akcha, Mohamed, utilizaron el pasado mes de enero un teléfono móvil relacionado con Adnan Waki.

Un teléfono móvil, la pista esencial
Los restos de un teléfono móvil encontrados entre los escombros del número 40 de la calle Carmen Martín Gaite de Leganés permitieron acreditar que ese terminal había sido utilizado con la tarjeta SIM propiedad de Waki. Ese teléfono fue utilizado directamente por los tres 'suicidas' y otro presunto miembro de la célula terrorista, actualmente en prisión, el también sirio Basel Gayhoun. Además, una factura de esa tarjeta SIM fue encontrada por la Policía durante el registro del domicilio madrileño de otro los miembros del comando integrista que se inmolaron, Serhane Ben Abdemajid Fahket, 'El Tunecino', situada en el número 40 de la calle Francisco Remiro, en Parque de las Avenidas.

La relación entre 'El Tunecino' y Waki está también acreditada porque este último visitó en el verano de 2003 el Registro Central de Extranjeros y facilitó como dirección la citada vivienda de la calle Francisco Remiro. Además, el estudio de las llamadas recibidas en el teléfono móvil y de las efectuadas desde el mismo establecen un nexo claro entre Waki y uno de los jefes de la célula terrorista autora del 11-M, el marroquí Jamal Ahmidan, conocido como 'El Chino'.

"El Egipcio" declarará el próximo lunes
Además, fuentes jurídicas indicaron que Rabei Osman el Sayed, "Mohamed el Egipcio", entregado temporalmente a España por Italia el pasado día 7, prestará declaración en la Audiencia Nacional el próximo lunes. El día de su llegada, el juez decretó su ingreso en prisión por pertenencia a una organización terrorista islámica, 191 asesinatos y 1.430 tentativas y cuatro delitos de estragos. Por otra parte, la fiscal adscrita al 11-M, Olga Sánchez, ha pedido al juez Del Olmo que levante el secreto del sumario en aquellas partes de la investigación que se encuentran más avanzadas, aunque no quiso concretar de cuáles se trata.

Este jueves prestaron declaración testigos en la causa. Se trata de dos pasajeros de los trenes en los que estallaron los artefactos y de un obrero de una obra cercana. Las fuentes consultadas señalaron que, debido al tiempo transcurrido desde los atentados hasta su declaración del viernes, no habían podido reconocer fotográficamente a ninguno de los autores del 11-M. Asimismo, declaró un testigo protegido fundamental, según la Fiscalía, en la principal pieza de investigación del sumario 20/04.

Empresarios de Cataluña culpan a Carod de que se hayan anulado pedidos de cava
Los empresarios dan la voz de alarma por la caída de ventas en el resto de España, que afecta a más productos, y que achacan al boicot de Carod contra Madrid 2012
MARÍA JESÚS CAÑIZARES ABC 11 Diciembre 2004

BARCELONA. Si en algún momento el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, pensó que con su propuesta de boicot a la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2012 defendía los intereses de Cataluña, el resultado no podía ser más adverso. Las declaraciones del dirigente republicano no sólo no han favorecido a la causa deportiva que supuestamente hay detrás de la reivindicación de las selecciones catalanas, sino que han perjudicado a un sector tan representativo de Cataluña como es el del cava. Los empresarios ya han dado la voz de alarma, pues han detectado una especie de «contraboicot» que afecta a los productos catalanes.

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Tarrasa (Barcelona), Albert Vilardell, aseguró ayer que diversas empresas han visto anulados o devueltos sus pedidos en el mercado español a raíz de lo que él mismo califica de «desafortunadas» manifestaciones de Carod. Y lo que es más grave, que esa tendencia podría extenderse a otros ámbitos. «Ha habido devoluciones de pedidos en el sector de los comestibles -aseguró Vilardell-, pero sobre todo en el del cava». El empresario lamentó la «crispación política» existente entre Madrid y Cataluña, situación que, a su juicio, está detrás de esas devoluciones registradas en algunas provincias españolas. El sector, lógicamente, está preocupado por las repercusiones económicas derivadas de «la falta de visión de algunas personas», e instó a las administraciones a centrarse en «problemas más reales», como el paro o la inflación.

Y es que la llamada al boicot del presidente de ERC, efectuada el pasado 26 de noviembre después de que se rechazara en Fresno la posibilidad de que Cataluña pueda competir a nivel internacional, comienza a tener repercusiones en un ámbito, el del comercio, que precisamente está bajo la dirección de los republicanos en el gobierno catalán.

«Españolismo endémico»
El consejero de Comercio, Turismo y Consumo de la Generalitat, Josep Huguet (ERC), se vio obligado a reconocer la existencia de ese «contraboicot» dirigido a los productos catalanes tras las declaraciones de su compañero de filas, por lo que hizo un llamamiento a los catalanes a consumir productos de Cataluña en Navidad. Aunque Huguet afirma que su mensaje no supone una «contracampaña», lo cierto es que el dirigente republicano habló de «españolismo endémico» y recordó que, durante la época de la Segunda República, cuando Cataluña negociaba su primer Estatuto de Autonomía, ya se produjo un boicot a los productos catalanes. El consejero de Comercio aconsejó a los catalanes que no respondan a la «provocación» y advirtió de que si alguien quiere hacer boicot al cava catalán no tendrá más remedio que comprar champán francés, lo cual «significa que se está apoyando la candidatura olímpica de París».

Todo ello sitúa al gobierno de Pasqual Maragall al borde de una crisis que ha trascendido el ámbito político para invadir el terreno de la economía. «La Cataluña amable que propugnaba Maragall está peor que nunca, y no sólo por las declaraciones contra la candidatura olímpica de Madrid», aseguraba ayer el secretario general de CiU, Josep Duran Lleida. Tanto esta formación como el PP catalán han intentado, sin éxito, que el ejecutivo autonómico haga un pronunciamiento en favor de la candidatura de Madrid. Mientras el presidente de la Generalitat ha expresado varias veces su apoyo, el consejero jefe, Josep Bargalló (ERC), considera que el gobierno catalán no debe pronunciarse, aunque ayer aceptó «colaborar indirectamente, si así se nos pide».

Apoyo unánime
Esta división entre socialistas y republicanos, socios de gobierno, es aprovechada por CiU y PP para poner en evidencia esas contradicciones, que también se manifiestan en el debate sobre las selecciones deportivas catalanas. El diputado del PP Daniel Sirera presentará el 20 de enero una moción para que el Parlamento catalán inste al ejecutivo autonómico a dar «el máximo apoyo institucional» a la candidatura de Madrid. Sirera pretende arrancar a los miembros de la Generalitat una postura unánime al respecto. Por su parte, el diputado de CiU Quico Homs presentó una moción para que la Cámara catalana reitere su apoyo a las selecciones catalanas y «rechace actuaciones y declaraciones que perjudican la presencia normalizada del deporte catalán en el mundo y la imagen de nuestro país». Una velada alusión a este nuevo «caso Carod» que pone de nuevo contra las cuerdas al gobierno de Pasqual Maragall.

¿Por qué se pone España en voluntario ridículo? ¿Por qué quien va en cabeza corre a ponerse a la cola y se viste de bufón? En plena sintonía con la nueva era de despilfarro político y moral, era que toca tanto la fibra depresiva de los ferlosios como el aura de los caínes periféricos –que imagino verde como los rostros de los celosos de Munch– en pleno incendio de nuestro pasado y de nuestra identidad, y por tanto de nuestro futuro, cada señal que emiten los separatistas es una nueva antorcha que se arroja. Pero la banda de los filólogos castellers de Tarragona, los alegres camisas negras que se han propuesto destruir España en una generación, constituye, entre los incendiarios, el único grupo que dice lo que piensa. Ni la sinceridad ni la coherencia se les puede negar. ¿Cómo van a apoyar a Madrid 2012? Ni saben ni quieren disimular. El problema ya ha dejado de gravitar sobre ellos, que al fin y al cabo son cuatro y el gato. Ahora el interrogante cae como una roca de granito sobre el socialismo español, cuya historia había conocido todas las bajezas menos la de vender la patria a pedazos. Que responda Rodríguez, que no puede estar deprimido porque no deja de reír, el tío.

POR SU PRESENCIA EN LAS TRADUCCIONES DE LA UE
González Pons cree que algunas minorías catalanas usan métodos mafiosos contra el valenciano
El portavoz del Gobierno valenciano, Esteban González Pons, calificó este sábado de "mafiosos" los "métodos" con que, a su juicio, "algunas minorías que forman parte del Gobierno catalán intentan que se rompa el principio de acuerdo" sobre la presencia del valenciano en las traducciones de la UE. De esta manera, responde a las declaraciones de Josep Bargalló, quien se mostró en contra de los acuerdos sobre la elección de traductores de catalán.
EFE Libertad Digital 11 Diciembre 2004

Esteban González Pons respondió así a las afirmaciones hechas este mismo sábado por el consejero jefe de la Generalidad catalana, Josep Bargalló, para quien la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se equivocó este viernes al explicar los acuerdos sobre la elección de los traductores de catalán en las instituciones europeas.

Esteban González Pons aseguró que "en cuanto algo no les gusta, utilizan un lenguaje más propio de un matón que de un político, interpretando lo que otros han dicho e intentado cambiar los acuerdos. Nunca han usado los votos para negociar, sino para presionar". "Es ridículo ver a Bargalló diciendo al pueblo valenciano lo que el presidente Camps quería decir ayer (por este viernes), como si necesitara que Bargalló lo interpretase ante el pueblo que le ha votado".

Además, el portavoz del Consejo manifestó su esperanza en que el Gobierno central "no ceda una vez más al chantaje y a las presiones del Ejecutivo catalán, sobre todo las de ERC y sea capaz de mantener la palabra que ayer (este viernes) dio la vicepresidenta del Gobierno al presidente de la Generalidad" en la reunión que ambos mantuvieron en Valencia.

Por otra parte, González Pons confirmó que el Consejo negocia actualmente con el Gobierno central para "intentar que en el memorándum que se presentará el próximo lunes, nuestro Estatuto de Autonomía tenga el mismo reconocimiento que el del resto de comunidades, que el valenciano esté a la altura de las lenguas cooficiales y no sea considerado, como dice Bargalló, sólo una forma caprichosa de llamar al catalán". "Ya hemos conseguido tener traductores en la Unión Europea y ahora se quieren cargar este logro, como cada vez que nos dan algo. Parece que quieran rendir al valenciano por hambre, pero espero que el Ejecutivo central no ceda y que el valenciano acuda a Europa con su propio nombre, no otro prestado ni impuesto", concluyó.
Recortes de Prensa   Página Inicial