AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 13 Diciembre 2004
Setenta mil bofetadas
Juan Manuel Rodríguez Libertad Digital 13 Diciembre 2004

DIOS LE DÉ GLORIA POR SER CATALÁN
MIQUEL PORTA PERALES ABC 13 Diciembre 2004

Ante la comparecencia de ZP
EDITORIAL Libertad Digital 13 Diciembre 2004

ZAPATERO Y EL TERRORISMO
Jorge TRIAS SAGNIER ABC 13 Diciembre 2004

¿Y un pacto antiterrorista con la colaboración de los terroristas
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 13 Diciembre 2004

El turno de Zapatero
Editorial La Razón 13 Diciembre 2004

El atentado que pudo evitarse
Iñaki EZKERRA La Razón 13 Diciembre 2004

ROPONES Y SOTANAS
Jaime CAMPMANY ABC 13 Diciembre 2004

Sin razones para diferencias
Iñaki ZARAGÜETA La Razón 13 Diciembre 2004

SERENA REACCIÓN FRENTE A LA AMENAZA
Editorial ABC 13 Diciembre 2004

España esperpéntica
Joaquín MARCO La Razón 13 Diciembre 2004

Ley de Inteligencia
José Carlos Rodríguez Libertad Digital 13 Diciembre 2004

El atentado de marzo no está aclarado
Carlos DÁVILA La Razón 13 Diciembre 2004

Víctimas en juego
Fernando R. Genovés Libertad Digital 13 Diciembre 2004

Las cien incógnitas de El Mundo
Carta de Pedro J. Ramírez Libertad Digital 13 Diciembre 2004

Foto de ETA
Matías ANTOLÍN La Razón 13 Diciembre 2004

Parlamentos
PABLO MOSQUERA La Voz 13 Diciembre 2004

¿Asesinato de Estado
Cartas al Director ABC 13 Diciembre 2004

El problema catalán
Cartas al Director ABC 13 Diciembre 2004

La Justicia investiga a 21 cargos de PSOE e IU por la agitación contra el PP el 13-M
Redacción La Razón 13 Diciembre 2004

El Gobierno trasladará hoy a la UE que valenciano y catalán es una misma lengua con dos nombres
L. R. N. La Razón 13 Diciembre 2004

El Gobierno presenta hoy en Bruselas su propuesta para dar cabida al gallego en la UE
redacción La Voz 13 Diciembre 2004

La maldición bíblica
Nota del Editor 13 Diciembre 2004

 

Setenta mil bofetadas
Juan Manuel Rodríguez Libertad Digital 13 Diciembre 2004

El estadio Santiago Bernabéu es el edificio deportivo más emblemático de España y probablemente del mundo, y como tal aparece tradicionalmente como una de las dianas preferidas por las enfermizas mentes de los criminales. En 2002, cuatro horas antes de que se disputase el partido de semifinales de Champions League entre el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona, la banda terrorista ETA hizo explotar dos coches bomba, uno a los pies de la Torre Europa y el segundo en el número 108 de la calle de Embajadores. ETA advirtió de la colocación de los coches a través de sendas llamadas al diario Gara y al servicio de emergencias 112. En aquella ocasión dijeron que la primera explosión se produciría a las cinco de la tarde, pero el coche estalló cinco minutos antes. Al Quaeda también tenía previsto volar el estadio Bernabéu, y parece que después del 11-M ETA suspendió un nuevo atentado preparado para el mes de junio. Afortunadamente la amenaza de bomba se quedó sólo en eso, pero es inevitable que la banda terrorista tenga su ración de publicidad gratuita en las televisiones, radios y periódicos de todo el mundo.

El fútbol es el fenómeno sociológico más importante de la sociedad en que vivimos, y puede explicarlo casi todo. Un buen ejemplo de esto que digo es el libro de reciente aparición "El mundo en un balón" (Editorial Debate, 2004) del periodista Franklin Foer. Este analista político del Washington Post trata de analizar desde la perspectiva del fútbol temas tan candentes como la cuestión judía o la guerra de culturas en los Estados Unidos. El mundo es un inmenso balón, pero la violencia terrorista queda excluida de él porque la visión del fútbol es la visión de una fiesta, un espectáculo de color que no tiene nada que ver con el submundo en blanco y negro por el que suelen moverse los asesinos. Es precisamente la idea de esa fiesta lo que ETA ha pretendido aniquilar.

Enhorabuena a los setenta mil aficionados que se dieron cita en el Santiago Bernabéu. En menos de quince minutos, de forma absolutamente ordenada y con una enorme sangre fría, desalojaron el estadio. Lo hicieron en paz y con cierta resignación. Oigo a Florentino Pérez decir que este hecho supone un grave precedente, y tiene razón. Pero la fiesta del fútbol seguirá cualquier otro día. Ahora sólo podemos darle gracias a Dios porque no se produjeron víctimas en un campo de fútbol. A ETA la dieron otras setenta mil bofetadas.

DIOS LE DÉ GLORIA POR SER CATALÁN
Por MIQUEL PORTA PERALES Crítico literario y ensayista ABC 13 Diciembre 2004

EL nacionalismo catalán es insaciable. Todo lo quiere para Cataluña. Y lo quiere porque Cataluña -según asegura- es una nación dotada de unos derechos inalienables que justifican cualquier reivindicación. Lo dijo el clásico de la Renaixença, el romanticismo catalán del siglo XIX: Puix que és català Déu li do glòria. Dios le dé gloria por ser catalán. La gloria de desarrollar su ser nacional. Y es que Cataluña, por ser una nación, tiene derecho a poseer una lengua propia, una cultura propia, una historia propia, una manera de ser propia, un arte propio. La insaciabilidad llega, incluso, al terreno eclesiástico: Cataluña tiene derecho a una Conferencia Episcopal propia. Y, descendiendo al terreno de lo prosaico, Cataluña también tiene derecho a poseer una soberanía política propia, una voz propia en la Unión Europea, una ley de financiación propia, un marco de relaciones laborales propio, una educación propia, un dominio de internet propio, un distintivo automovilístico propio y, naturalmente, unas selecciones deportivas propias. Se trata, en definitiva, de una afirmación heráldica sustentada en el ser nacional. Esto es, en la existencia de una identidad propia -distinta o especial-, la de la nación catalana.

La afirmación heráldica del nacionalismo catalán tiene su trampa y su objetivo. La trampa se descubre sacando a colación una conocida cita del Tratado de la Naturaleza Humana de David Hume que merece ser recordada por su carácter desenmascarador. Dice Hume: «En cada uno de los sistemas de moralidad con que hasta la fecha me he tropezado, he observado invariablemente que el autor procede durante un cierto tiempo razonando a la usanza ordinaria (estableciendo, por ejemplo, la existencia de Dios, o haciendo observaciones relativas a los asuntos humanos); pero, de pronto, me encuentro sorprendido al comprobar que, en lugar de la cópula «es» que usualmente interviene en las proposiciones, apenas hay lugar para otras proposiciones que aquéllas en que el verbo «es» ha dejado paso al verbo «debe». El cambio es casi imperceptible, pero reviste, sin embargo, la máxima importancia. Porque, dado que dicho «debe» expresa una relación de nuevo cuño, es menester tomar nota del mismo y explicarlo; y, al mismo tiempo, es necesario dar razón de algo que a primera vista resulta inconcebible: a saber, cómo aquella nueva relación pudo surgir por deducción a partir de otras de cuño enteramente diferente». En este texto, David Hume formula y desvela la llamada «falacia naturalista», según la cual es ilícito derivar una evaluación (un «debe») a partir de una descripción (un «es»). Pues bien, esta falacia -que Hume percibe en el ámbito de la ética- es la que el nacionalismo catalán practica en todos los ámbitos: como Cataluña «es» una nación, «debe» poseer una lengua, una cultura, una historia, una manera de ser, etc., propias. Pero, siguiendo a Hume, no hay nada que justifique esta «relación de nuevo cuño». En el caso de Cataluña, no se trata sólo de la falacia que deriva una evaluación de una descripción, sino del carácter falaz de la propia descripción. En pocas palabras: no puede hablarse de nación catalana cuando los criterios de definición nacional no se cumplen en Cataluña. Esto es: no puede hablarse de lengua propia, porque catalán y castellano son las dos lenguas propias de los catalanes; no puede hablarse de cultura e historia propias, porque Cataluña comparte cultura e historia con España; no puede hablarse de una manera de ser propia, porque -más allá del tópico- el carácter es un atributo personal y, como señalara Jung, las mayores diferencias de carácter se encuentran entre los habitantes de un mismo territorio.

Así las cosas, ¿por qué el nacionalismo catalán reivindica una inexistente esencia nacional propia? Entramos de lleno en el objetivo del cual hablábamos más arriba. ¿El objetivo del nacionalismo catalán? Distanciarse de quien es más parecido. ¿Por qué? Para competir con ventaja en el mercado de recursos políticos, económicos y sicológicos. Políticamente hablando, la invención de una identidad nacional permite ocupar espacios de soberanía -a través del nuevo Estatuto, por ejemplo- al considerar que a la nación catalana le corresponde un Estado o casi Estado catalán. Económicamente hablando, la identidad nacional justifica una política autónoma -no al déficit fiscal, por ejemplo- orientada a impulsar un desarrollo propio e intransferible. Sicológicamente hablando, la identidad nacional sustrae a los individuos del olvido -a través de selecciones deportivas, por ejemplo- transformando el nadie en alguien. Y esta identidad, que se afirma dotada de continuidad histórica, hace creer que el nadie devenido alguien sobrevivirá más allá de la muerte en tanto pertenece a un élan que en el futuro se realizará en toda su plenitud nacional. Por eso el nacionalismo rinde culto a los orígenes encarnados en la figura de lo propio. En este sentido, el catalanismo es un nacionalismo sintoísta que venera a los antepasados, otorga identidad a la apariencia, tolera mal la diferencia, persigue la realización de un sueño ligado a la memoria de una época dorada prostituida, robada o destruida. Si el sintoísmo señala el camino de Dios, el nacionalismo catalán -cual religión de Estado- indica el camino de perfección que conduce a la reconstrucción nacional. Y para ello hay que construir una comunidad. O inventarla. O imaginarla. Y la comunidad se construye, o inventa, o imagina gracias a un proyecto de mitificación, olvido, manipulación o tergiversación de la realidad que excluye o margina lo impropio -por ejemplo, lo español- en favor de lo supuestamente propio, lo catalán. Proyecto que también excluye o margina cualquier manifestación individual que escape de la nación/identidad orgánicamente definida. El resultado es una identidad nacional a la carta que modela el ser colectivo catalán. Y exige un trato especial en función de ese ser que, por cierto, no existe.

¿Qué alternativa a la Cataluña diseñada por el nacionalismo? Una cosa tan sencilla como reconocer, aceptar e impulsar la realidad de una Cataluña que es a un tiempo catalana y española. Una Cataluña que no debe exigir gracia alguna y debe asumir que los derechos e intereses del ciudadano están por encima de los supuestos derechos e intereses de cualquier abstracción. Y a los políticos nacionalistas de derecha e izquierda de Cataluña les digo que no fomenten la diferencia por la diferencia, que no marginen a nadie por razón de lengua o cultura, que piensen en términos de ciudadanía y no de identidad, que no reclamen privilegio alguno, que superen la cultura de la queja y el regateo permanentes, que no impulsen ninguna cruzada antiespañola porque España no tiene culpa de lo que ocurre, o no en Cataluña, que no jueguen con la reforma estatutaria y constitucional, que entiendan que la mala prensa que tiene el catalanismo es fruto de su propia displicencia y prepotencia, que comprendan que el futuro pasa por la colaboración leal en el marco de un proyecto español común.

«Verdaderamente, los catalanes han de menester ver más mundo que Cataluña». Lo dijo, hace casi cuatro siglos, Olivares. El nacionalismo catalán, que tanto lo ha menospreciado, debiera tenerlo en cuenta. Y a quien, de forma más o menos sutil, reivindica el excluyente «Dios le dé gloria por ser catalán», le recuerdo las palabras de Erasmo de Rotterdam: «Por el amor de Dios, ¿quién te ha calentado la cabeza con estas camándulas?» Camándula: marrullería.

Ante la comparecencia de ZP
EDITORIAL Libertad Digital 13 Diciembre 2004

No nos extrañe, pues, los claros elogios que uno de los autores de aquella masacre, como “El Egipcio”, hiciera de Zapatero frente al “perro” de Aznar... “Se ha tenido que constatar en el Congreso del PP que ningún perfil bajo va a llevar a Aznar a morderse la lengua, ni a masoquistas pases de página, para que desde el PSOE se vea como ineludible el asumir el riesgo de llevar al protegido a contrarrestar la intervención de un ex presidente que está decidido no sólo a una firme defensa de la actuación de su Gobierno, sino también a desenmascarar la vileza del comportamiento de una nada leal oposición en aquellos momentos en que se acababa de producir la mayor masacre terrorista de nuestra historia”.

Si en aquel editorial “Las respuestas de Aznar y las preguntas a ZP”, del pasado día seis de octubre, valorábamos de esta forma la repentina decisión del actual presidente del Gobierno de poner punto final a su negativa a comparecer ante la comisión de investigación del 11-M, sólo nos cabe recordar ahora la necesidad de que el interrogatorio que dirijan hoy los representantes del PP a Zapatero esté a la altura de la reciente y espléndida intervención del anterior presidente de Gobierno.

Evidentemente, los representantes del PP lo van a tener este lunes más difícil por cuanto no van a disponer del tiempo que dispuso Aznar para defender la honestidad del proceder del anterior Ejecutivo en aquellos días de infamia, ni para denunciar la abyecta utilización que la entonces oposición hizo de aquella horrenda masacre. También nos resulta evidente que Rubalcaba y sus aliados en la “oposición” tratarán de llevar la comparecencia de su protegido al terreno que menos pueda ayudar a esclarecer las todavía muchas y decisivas incógnitas sobre la gestación y desarrollo de aquella masacre, así como tratarán de que ZP no se manche por la actuación de su partido que, junto a sus medios de comunicación, logró en tres días que se hiciera realidad el sueño de todo terrorista: A saber, que la ira ciudadana provocada por unos atentados, en lugar de rebotar contra sus autores, pudiera ser desviada contra el Gobierno y la política que aquellos terroristas rechazaban. No nos extrañe, pues, los claros elogios que uno de los autores de aquella masacre, como “El Egipcio”, hiciera de Zapatero frente al “perro” de Aznar...

Lo grave —y lo que hace de la victoria electoral de ZP algo sin parangón en la historia de la democracia occidental—, es que, desgraciadamente, la opinión de “El Egipcio” la comparta buena parte de sus víctimas directas, quedando así tristemente en evidencia el hecho de que la manipulación mediática y política entorno al terror islamista y a la intervención aliada en Irak —que rozó a veces lo apologético en demasiados medios de comunicación— fuera el principal “agujero negro” que, llegado el 11-M, hizo posible dividir a la inmensa mayoría de los ciudadanos en función de si eran galgos o podencos los autores de la matanza.

Si no se le debe permitir a Zapatero arroparse en las víctimas para eludir la satisfacción política que su Gobierno ha ofrecido a sus verdugos, también habrá que fiscalizar al máximo representante del PSOE, no ya por las formas ilegítimas en las que del 11 al 14-M incurrió su partido, con él a la cabeza, sino también por las actuaciones de muchos de sus miembros que fueron todavía mucho más allá. La Justicia dirá si alguno de ellos llevó la inmoralidad al terreno de la ilegalidad electoral, pero ZP debe aclarar su postura ante unas actuaciones que reventaron la jornada de reflexión y que pueden ser sancionadas como constitutivas de delito.

Finalmente, también es exigible que Zapatero responda a las muchas incógnitas que, gracias fundamentalmente a la labor de investigación de El Mundo, están encima de la mesa. Mientras no se responda a ellas, no será sostenible que ZP siga alegando que “los hechos del 11-M están muy claros”. Menos aun, que ponga punto y final a esta comisión de investigación.

ZAPATERO Y EL TERRORISMO
Por Jorge TRIAS SAGNIER ABC 13 Diciembre 2004

HOY comparece el presidente del Gobierno en la Comisión que investiga los atentados terroristas del 11 de marzo. Ya sabemos el mensaje que pretende trasmitir: que los servicios de Seguridad del Estado han mejorado desde que él ganó las elecciones y que proseguirá en su empeño ideal por ese abrazo de civilizaciones que ya postuló ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Como resultado de todo ello, los ciudadanos (lo de llamarnos españoles parece que ya está un poco pasado de moda) debemos tener mucha tranquilidad. Es posible que el presidente tenga la tentación, que tanto agrada a sus estrafalarios socios Llamazares y Carod, de hacer una vinculación subliminal entre los atentados y la actitud beligerante de España en la guerra de Irak; y lanzará la idea, explícita o implícitamente, de que frente a la foto atlantista de las Azores, su talante se inclina por la alianza continental europea y el beso con el Islam. En cualquier caso, hoy saldremos de dudas sobre lo que quiere decirnos Zapatero en la Comisión del 11-M. Comisión que sus compañeros de socialismo, y los comisionados del resto de los partidos a excepción del popular, se han dedicado a torpedear para que no se supiese la verdad de lo que ocurrió entre el 11 y el 14 de marzo, fecha en la que se celebraron las elecciones y cuando, no digo yo que antidemocráticamente, pero sí de forma muy poco ortodoxa y, en algunos casos, delictiva, se descabalgó a los populares del Gobierno de la Nación.

Me preguntarán ustedes, probablemente, por qué centro mi atención en el importante papel que hubiese podido tener la Comisión para investigar lo que ocurrió en esos tres días de luto de marzo que coincidieron con los tres últimos días de campaña electoral. Bien, les contesto. Deben distinguirse dos planos distintos en una investigación de estas características: el judicial, encaminado a dilucidar la responsabilidad penal material e intelectual de quienes perpetraron la matanza; y el político, cuyo objetivo consiste, por un lado, en emitir un juicio, tras las oportunas indagaciones, sobre las razones que pudieron provocar un acontecimiento de esa magnitud, y, por otro, en la averiguación sobre qué servicios del Estado fallaron o no funcionaron adecuadamente para que la tragedia pudiera producirse. Así es como en los Estados Unidos, un país de gran tradición en este tipo de investigaciones, funcionan este tipo de comisiones y ésa es la razón por la cual, después de tres años de intensos trabajos, la publicación de las conclusiones de lo que ocurrió en América el 11 de septiembre de 2001 haya constituido un «best seller», además de una crítica feroz sobre el funcionamiento de los descentralizados y descoordinados servicios de seguridad de aquel país.

Creo, pues, que se equivocan todos aquellos que quieren cerrar la Comisión apresuradamente para que no sigamos enterándonos, no sin escalofríos, de lo que ocurrió en esos tres días y antes. Y también se confunde la presidenta de la Asociación de Víctimas del 11-M cuando dice que la Comisión va a servir para poco. Es cierto que el Parlamento no tiene nada que hacer en lo que se refiere a la investigación judicial, pero desde luego es soberano para investigar el trasfondo político del atentado aunque su continuidad provoque desazón en las víctimas directas. Del terrorismo somos víctimas indirectas, también, todos los españoles y tenemos derecho a conocer la verdad, toda la verdad.

¿Y un pacto antiterrorista con la colaboración de los terroristas?
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 13 Diciembre 2004

Por lo visto, la solemne majadería, no menos majadería por más solemne, de la Alianza de Civilizaciones sigue habitando el cerebro de Rodríguez Zapatero. Según dice El País, lo cual significa que si el Gobierno no estaba seguro de hacerlo ahora sí lo hará, el Presidente del Gobierno va a proponer un pacto contra el terrorismo islámico con la ayuda de los países islámicos. Si por la Izquierda fuera, ni Afganistán ni Irak habrían abandonado forzosamente cualquier posibilidad física de colaborar con los terroristas, ya que aún estarían en pie los regímenes de los talibanes y de Sadam Hussein. Pero con la luminosa idea de Zapatero y sus Pensadores Mágicos es posible que Hamás, la OLP, Siria e Irán, cuya participación en las más diversas variantes del islamismo violento es indiscutible, puedan unirse a tan feliz aventura intelectual. ¡Cuánta sandez!

Puestos a divagar campanudamente en hábito de Gandhi, puestos a rendirse ante el Islam con ademán heroicamente multicultural, sugerimos a los filósofos monclovitas una alianza todavía más amplia que la de las civilizaciones: el Gran Pacto por la Paz de las Personas Humanas. Y en el marco de ese acuerdo navideño, puede instrumentarse un Pacto contra el Terrorismo con la Colaboración Activa de los Terroristas que tendría caracteres de inmediatez fulminante. Si la palabrería tiene propiedades balsámicas, ¿para qué limitar su efecto vudú? ¡Cuánta mamarrachada! ¡Y qué caro lo podemos pagar!

El turno de Zapatero
Editorial La Razón 13 Diciembre 2004

Dos semanas después de la interminable presencia de José María Aznar, el Congreso volverá a celebrar hoy otra reunión histórica con la primera comparecencia de un presidente del Gobierno en una comisión de investigación. José Luis Rodríguez Zapatero llega a la cita repleto de propuestas de futuro, sobre las que intentará que gire buena parte de su testimonio, pero también con no pocas preguntas sin respuesta sobre el papel del PSOE en las jornadas posteriores a la matanza de marzo y, sobre todo, en el día de reflexión que precedió a las convulsas elecciones del 14-M. El jefe del Ejecutivo se encargó ayer de trasladar a la opinión pública, a través de la ya institucionalizada filtración al diario gubernamental, el núcleo fundamental de las propuestas que hará a los grupos parlamentarios. Entre todas ellas, destaca una alianza contra el terrorismo internacional, en la que pretende contar con la colaboración de los países islámicos.

Sobre el papel, nada que objetar a un pacto necesario, porque se trata de presentar un frente cohesionado contra una amenaza real y próxima. Sorprenden, eso sí, cláusulas de la citada propuesta de Rodríguez Zapatero como la de «nunca ceder al chantaje de los terroristas», porque «de la violencia no debe extraerse, en ningún caso, ventaja o rédito político». Y no porque no sean de una lógica aplastante, sino porque recuerdan hasta chirriar la acelerada retirada de las tropas españolas de Iraq, y cómo fue interpretada precisamente por el terrorismo islamista. Es más que probable que el presidente del Gobierno, que se ha afanado en transmitir que demostrará un respeto escrupuloso a las víctimas del terrorismo, como si hasta ahora no hubiera sido ésa la tónica general de la comisión, no arroje grandes novedades sobre lo ya conocido en torno a la investigación y autoría de los asesinatos, pero sí tendrá que responder por la actuación de su partido en las jornadas posteriores a los sangrientos atentados.

Será entonces cuando Rodríguez Zapatero explique a la opinión pública la relación de los cargos socialistas con las manifestaciones celebradas frente a las sedes populares el día de reflexión, y de cómo fue alterada la normalidad democrática hasta extremos nunca conocidos. De ello, da cuenta, como hoy publica LA RAZÓN, la decena de procedimientos judiciales abiertos por presunto delito electoral con implicación de 27 responsables políticos, la mayoría del PSOE. Se trata de una realidad tangible, con nombres y apellidos, que el presidente no debería eludir como hasta ahora. Subvertir valores fundamentales del Estado de Derecho, con talantes intolerantes, constituyen actos que no pueden volver a repetirse. Rodríguez Zapatero, al que es también obligado reconocer el gesto de comparecer en la comisión en contra de la opinión mayoritaria de su grupo, debiera aprovechar la ocasión para ejercer esa autocrítica que tanto demandaron a Aznar.

El atentado que pudo evitarse
Iñaki EZKERRA La Razón 13 Diciembre 2004

Zapatero ha elegido para presentar su Pacto Antiterrorista II un escenario tan poco adecuado como es la Comisión del 11-M a la cual debe ir para responder y no para proponer. Aunque con ello busca dar una imagen positiva será difícil que, de verse acorralado, no centre una parte de su comparecencia –siguiendo la tónica de sus colegas de partido– en reprochar a Aznar y a los suyos haber podido impedir unos hechos trágicos de los que no les advirtieron quienes podían advertirles, o sea ciertos personajes siniestros que sólo han desfilado ante esa comisión para contradecirse y echar la culpa a otros. No hay que esperar ninguna originalidad en lo que en este sentido diga Zapatero. Como ya ha quedado desactivada la hipótesis de que el atentado fuera consecuencia de la participación española en la guerra de Iraq y como ya no se puede culpar a Aznar de ser responsable directo del 11-M, es previsible que Zapatero insista en la tesis de la «responsabilidad indirecta por empeorar las relaciones diplomáticas de España con Al Qaida» (suena duro pero ésa es la idea que el PSOE maneja) y en la de la incapacidad de prevenir lo que sólo para el PSOE era previsible.

Y es que a Aznar se le puede reprochar que ni Bush ni sus servicios de inteligencia, que tanto iban a ayudarle contra el terrorismo de ETA –y que le vendieron esa burra para ganar su apoyo en la contienda iraquí–, tuvieran la menor inteligencia para ayudarle siquiera contra el terrorismo fundamentalista, que es en el que –se supone– andaban más duchos que nadie. La apuesta americana de Aznar fue, en fin, un chasco, pero es tan injusto como injurioso y absurdo culparle de no haber evitado algo que no estaba en su mano evitar.

El atentado que, en cambio, sí pudo haberse evitado, y del cual quiero hablar en este artículo, es el que tuvo lugar el 11 de diciembre de 1987 en la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza. Un atentado que se cobró 11 víctimas mortales –entre ellas 5 niños– y 87 heridos. Si remueve en las hemerotecas, el lector podrá comprobar que tal día como hoy –casualmente el 13 de diciembre de aquel año– el diario «El País» informaba de que el Ministerio de Interior, entonces en manos socialistas, conocía bien los planes de ETA de atentar contra esas viviendas desde 20 días antes de que se produjera la tragedia. Según ese periódico que no es precisamente sospechoso de arrojar piedras contra el PSOE –y no lo digo porque el PSOE sea su propio tejado sino por su «proverbial imparcialidad política»– el Ministerio de Interior de José Barrionuevo sabía de esos planes desde el 20 de noviembre por las declaraciones del etarra Francisco Javier Lertxundi, recién detenido en Cuenca, de las cuales Interior no informó al Gobierno Civil de Zaragoza hasta las 17 horas del mismo día del atentado, es decir 11 horas más tarde de que éste tuviera lugar (ocurrió exactamente a las 6:10 de la mañana) y cuando ya nada podía hacerse.

Todos estos hechos son incontestables y Zapatero puede corroborarlos si se anima a desobedecer la letra de la salsa que para él entonó Hugo Chávez en su visita a España: «¿quién quiere leer el periódico de ayer?»
Pues mira tú por dónde aquí hay algunos que sí queremos leer el periódico de ayer, lo que decía «El País» hace hoy 17 años. Y lo que decía es que el Departamento de Interior socialista se hallaba avisado con 3 semanas de antelación al atentado de que había 3 posibles objetivos inminentes de ETA: la cafetería Savoy, las viviendas militares del Paseo de Maña Agustina y la citada Casa Cuartel que fue finalmente la elegida por la banda y en la que –para ser precisos– ésta planeaba actuar aunque no con una bomba inicialmente sino a tiros contra sus inquilinos. A mí me parece que toda esta historia tiene que servirle a Zapatero para reflexionar sobre el admirable y profundo talante de las víctimas de ETA, sobre esas personas a las que él pretende dar lecciones de talante precisamente.

Mientras se ha usado y se sigue usando políticamente –hoy tendremos un ejemplo– el 11-M para luchar de forma electoral, amoral y desleal contra un partido político, las víctimas de la Casa Cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza han callado durante 17 años aun teniendo sobrado conocimiento –¿cómo no iban a tenerlo si les concernía tan directamente?– de esa obvia muestra de desidia por parte de un Gobierno del PSOE. Diecisiete años de ese voluntario y digno y disciplinado y tozudo y sacrificado silencio que es en realidad el que ha guardado siempre ese cuerpo que no sabe lo que es un gabinete de imagen ni el corporativismo de los otros gremios y que es el que más sangre ha derramado en la democracia por la libertad de los españoles. Ese silencio hosco y heroico que las propias familias de los guardias civiles han hecho suyo con naturalidad por respeto a los ideales y valores de sus muertos.

Dirán los nacionalistas y sus cómplices hipócritamente que esas víctimas hacen política partidista cuando son las grandes despolitizadas de la democracia, cuando no han ocupado ni el espacio político –es decir público– que les correspondía. Dirán que quieren vengarse cuando solamente han pedido justicia, que es la renuncia a la venganza justamente. Y ellas, si hoy Zapatero dice que el atentado del 11-M se pudo evitar, se acordarán de su 11-D que parece que nunca existió y de esa página amarillenta del periódico canónico del PSOE en la que a alguien honesto le dejaron escribir hace 17 años que aquel atentado pudo evitarse.

ROPONES Y SOTANAS
Por Jaime CAMPMANY ABC 13 Diciembre 2004

MARÍA Teresa Fernández de la Vega es un termómetro. Por ella podemos saber la fiebre que en cada momento padecen los socialistas cuando les ataca alguna malaria o calenturas tíficas o palúdicas, porque en ella, como está tan espiritada, enseguida se muestran los síntomas. Ahora, en Valencia, ha arremetido contra lo que llamaba el clásico «gente de negro», y ha llamado «tenebrosos» e «inmovilistas» a los curas y a los jueces, o sea, a las sotanas y a los ropones.

Claro está que de todo ha de haber en la viña del Señor, y también habrá sotanas trabucaires y ropones entenebrecidos, que sólo hay que pensar en monseñor Xirinacs y en el magistrado Bacigalupo. Pero a ver qué me dice la jai vicepresidenta del inmovilismo de Moratinos, que anda todavía por el castrismo cubano y el golpismo venezolano, y de la tenebrosidad de Pérez Rubalcaba, que se puso a brindar cuando los doscientos muertos del 11-M porque con ellos ganaban ustedes las elecciones.

Lo que sucede, creo yo, es que los socialistas ya tienen casi todo el barón de Montesquieu en la talega, el poder ejecutivo y el legislativo, y parte del judicial. Ahora van por el judicial entero, Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo, especialmente la Sala de lo Penal, y «Conejo» General del «Joder» Judicial. Este último poder se les resiste en parte, y hay alguna puñeta que les está haciendo la ídem, porque se niega a obedecer las órdenes. La Iglesia no pasa por el aro, ni siquiera bajo la amenaza de dejarle vacía la bolsa de la colecta estatal y el cepillo de la «x» en la declaración de la renta. La Iglesia no es fácil de doblegar, que está muy puesta en aquello tan viejo del «non prevalereunt». La Iglesia, ayer como hoy, predica la verdad de Cristo, se abraza a la Cruz y se mete en el martirologio tan contenta y cantando salmos de alegría. Cuando vienen mal dadas, se mete en las catacumbas y allí aguanta las persecuciones hasta que llega Constantino, Recaredo, San Fernando o el que le toque, ya saben.

Los socialistas ya tienen, pues, el ejecutivo, el legislativo, parte del judicial, las minorías revoltosas, los manifestantes, los pancarteros, las ministras de cuota y el imperio mediático de Polanco. ¿Qué les falta? Pues les falta solamente la parte rebelde de los jueces y la Iglesia insobornable. Esa circunstancia de que alguien sea insobornable es lo que más puede desconcertar a los socialistas, tan acostumbrados a llevarse el gato al agua con la mordida, la comisión, le prebenda, la canonjía, el enchufe, el trinque y la mamandurria. De pronto sale un ciudadano y les dice a los socialistas que se metan todo eso en el sitio mismo donde dice Ibarra que el Gobierno se meta el indulto a Rafael Vera, y ya no saben qué hacer.

Seguramente eso es lo que les ha pasado con la Iglesia, que no ha habido manera de comprarle el «sí» al aborto a gogó, el matrimonio de los mediopensionistas sexuales y el meterle un tantarantán al Evangelio con el Corán. O sea, que los jueces son tenebrosos, las sotanas son inmovilistas y Teresa Fernández de la Vega es la valkiria progresista del «Vogue».

Sin razones para diferencias
Iñaki ZARAGÜETA La Razón 13 Diciembre 2004

La actual configuración parlamentaria favorece las apetencias nacionalistas y ha envalentonado especialmente a Esquerra Republicana de Cataluña, que se encuentra en un momento álgido y protagoniza la política española sin tapujos y, en ocasiones, sin escrúpulos. La debilidad del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero protege la dinámica independentista –también cualquier otra de quienes le sostienen– y facilita la instalación de tópicos y falsedades que debieran preocupar, o por lo menos ocupar, a nuestros dirigentes y quizás a nosotros mismos.
Me refiero, por poner un ejemplo, a que cuando ya se está planteando en serio la reforma de la Constitución, parece incomprensible cómo ERC y sus animadores del PSC de Pasqual Maragall se reivindican como «nación» desde la base de que Cataluña existe ya como «nacionalidad histórica». Como si esta condición fuese una realidad social y constitucional. Imaginen la que se hubiera montado en este país si el PNV y EA hubieran pactado con ETA no matar en el País Vasco, hablara tan claramente de independencia o chantajearan al Ejecutivo con asuntos que perjudican claramente a otras comunidades autónomas. Todo eso lo ha hecho Josep Lluís Carod-Rovira sin que se haya producido ni por asomo una reacción contundente.

Para empezar, la Constitución en ninguno de sus artículos incluye el concepto de «nacionalidad histórica» como subrepticiamente da a entender Maragall. Tan sólo plasma los de «... nacionalidades y regiones...» en su artículo dos. Mucho menos el de nación, que adorna siempre con el calificativo de «española» para referirse a España tanto en ese artículo como en el preámbulo. De ahí que tenga razón mi amigo Rogelio, estudioso de la Carta Magna, cuando califica de «perverso» el discurso que se está planteando.

Si como dicen los reformistas para defender la revisión de la Constitución, nada es inmutable, lo primero que han cambiado son las circunstancias respecto al periodo constituyente (1977-78). Entonces, la salida reciente de una dictadura y el riesgo real de su reinstauración impusieron la filosofía del consenso. Era imprescindible el acuerdo de todo el arco político, desde aquella AP de Manuel Fraga al PCE de Santiago Carrillo, para lograr la Ley de Leyes. Hoy, sin embargo, el escenario se ha transformado radicalmente y la democracia es incuestionable. De ahí que nada impida establecer la igualdad entre todas las comunidades autónomas. Más aún, muchas de ellas pueden sentirse con derecho a alterar la fecha de la guerra civil como la significativa para tener las competencias estatutarias establecidas en el artículo 151 de la Constitución como Galicia, Cataluña y País Vasco. ¿Por qué Aragón, Valencia, Castilla o Asturias no pueden exigir que esas diferencias entre regiones tengan la referencia de siglos atrás cuando ellas se erigían en reinos o principados?

SERENA REACCIÓN FRENTE A LA AMENAZA
Editorial ABC 13 Diciembre 2004

LA amenaza de bomba que ayer se anunció contra el estadio Santiago Bernabéu a través del diario «Gara» produjo el efecto propagandístico que buscaba. El desalojo de decenas de miles de aficionados, previa suspensión del partido entre el Real Madrid y la Real Sociedad, con retransmisión en directo por las cadenas de televisión y radio, puso imagen a la capacidad intimidatoria de una amenaza telefónica, que cayó sobre campo abonado en una ciudad aún impactada por el macroatentado del 11-M y con memoria de las numerosas veces que los terroristas han elegido el estadio madridista o sus cercanías, bien para ejecutar sus atentados, como el 1 de mayo de 2002, bien para planificarlos, como la célula islamista desarticulada recientemente en la «Operación Nova». La decisión que tomaron las autoridades competentes fue la acertada, pues todos los datos apuntaban a una amenaza verosímil, y no había más opción que asegurar la integridad de los más de 70.000 aficionados, muchos de ellos seguidores vascos de la Real Sociedad. No era el momento de evaluar los riesgos de un desalojo, sino de realizarlo de la mejor manera posible. Y así se hizo, de tal manera además que la propaganda de esta amenaza terrorista también registrara la respuesta ejemplar de miles de ciudadanos. No hubo escenas de pánico colectivo, ni desatención a las indicaciones de la Policía. El desalojo fue ordenado y en tiempo breve, lo que debe también ser anotado en el reconocimiento al club madridista, que actuó eficazmente junto a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Los autores de la amenaza consiguieron suspender el partido y condicionar a cientos de miles de ciudadanos madrileños, pero al mismo tiempo dieron ocasión de que la capital de España volviera a demostrar su aplomo y serenidad en una situación de tensión terrorista.

Madrid está en el centro de la diana del terrorismo, de cualquier terrorismo. El episodio de ayer, en el centro de la ciudad, demuestra que la seguridad colectiva no tiene límites y nunca son suficientes los esfuerzos que requiere, frente a una amenaza incesante e insaciable. El terrorismo busca exactamente lo que ayer consiguió con el desalojo del Santiago Bernabéu: propaganda gratuita, intimidación general y apariencia de capacidad operativa. Nada, sin embargo, que no se conozca de ETA y de cualquier otra organización terrorista: que están dispuestas a atentar en cuanto puedan y que no hay alternativa a su erradicación incondicional. El Estado tiene un deber de seguridad con los ciudadanos que ayer se cumplió correctamente y que ha de atenderlo sin descanso. Pero también, el desalojo del Santiago Bernabéu demostró la importancia de la colaboración ciudadana y de la fuerza que puede llegar a alcanzar una respuesta social serena y ordenada ante un riesgo inminente. La amenaza logró su objetivo, pero sólo en parte, porque los ciudadanos madrileños evitaron el efecto de la histeria: no hubo avalanchas de aficionados, ni descontrol policial, ni más caos que el circulatorio.

La amenaza sigue ahí presente, en cualquier momento y lugar. Una sociedad como la española, como la madrileña, tan agredida por los terroristas, tiene puntos frágiles por los que las amenazas se infiltran y agrandan, pero también está curtida y preparada para secundar la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado y no premiar al terrorismo con su desmoronamiento cada vez que se la pretende doblegar.

España esperpéntica
Joaquín MARCO La Razón 13 Diciembre 2004

España es hoy pura literatura. Fue don Ramón del Valle-Inclán quien inventó el «esperpento», una forma de expresionismo, para definir aquella castiza de la Restauración que sólo podía manifestarse a través de la imagen reflejada en un espejo cóncavo. Era la España, a veces injustamente denostada por los finiseculares, de la Restauración en la que querían descubrir todos los defectos, la España «de Frascuelo y de María», como la definiría Antonio Machado, uno más de los creadores de las «dos Españas», una de las que habría de helarle, en efecto, el corazón. Ahora nos hallamos, por el contrario, con una multiplicación autonómica (Hispania fecunda) que equivale casi al milagro evangélico de la multiplicación. Antes de que el hombre llegara a la Luna, se aludía a tres problemas identitarios: Cataluña, Euskadi y Galicia; ahora disponemos de múltiples piezas, cada una con sus razones históricas, enseñas, parlamentos y protagonismos. Tras los atentados de Madrid y la formación de un Gobierno socialista apoyado por ERC, la clase política –pocas veces razonable– se ha lanzado de cabeza al esperpento, ofreciéndonos un espectáculo que costeamos entre todos y que ya hubiera querido Valle para diseñar otro «Ruedo Ibérico».

Reposando los últimos meses nos encontramos de todo, de cuanto nos aleja de la razón y del buen gusto. No se debe confundir arte con realidad; pero entre unos y otros nos han conducido al puro surrealismo que representó tardíamente aquella inolvidable pareja de Tip y Coll. Miembros de la clase política han decidido reemplazarlos en el Parlamento, en las comisiones o en la vida cotidiana. Alguien pensaría, desde fuera, que este país se ha dado la vuelta como un calcetín. Lo cierto es que apenas sí se han notado los cambios y la gente de la calle, hedonista, endeudada hasta las cejas y con desmesuradas ganas de pasarlo bien, está al margen de tantas grotescas trifulcas como le ofrecen los medios. El riesgo que corremos es que algún día pueda todo ello trasladarse a lo cotidiano y darnos disgustos como la llegada de las mafias del Este y del Oeste, del Sur y del Norte, los asesinatos de mujeres o los accidentes de carretera, tan abundantes como la mala hierba. Queda mucho por hacer antes de preocuparse por equipos catalanes de lo que sea. Los resultados de esta vida nacional a ojos de pájaro de vuelo corto no pueden calificarse sino de esperpento, como las amenazas del PP de no participar, boicotear ministros y jugar a «enfant terrible». Se les da pie, pero convendría que se serenase el corral. Tal vez estas fiestas, con los habituales mensajes de paz y fraternidad, posibiliten una mayor calma al regreso. El belén ya se armó, resulta esperpéntico y, señoras y señores, no estamos al filo del novecientos, sino a punto de entrar en 2005. Algunos aún ni se han enterado.

Desde Manhattan
Ley de Inteligencia
José Carlos Rodríguez Libertad Digital 13 Diciembre 2004

Mientras en España quienes cínicamente exigían conocer toda la verdad en los días previos a las elecciones quieren hoy, alcanzado el poder, enterrar la comisión sobre los atentados de Madrid y sus hallazgos, en Estados Unidos la comisión del 11 de septiembre acaba de tener la última consecuencia, tras las que seguramente vendrán otras. En contraste con el feroz, desenfadado y decidido partidismo del Gobierno, del PSOE y otros, republicanos y demócratas supieron en su día dar lugar a una comisión de investigación que ha revelado informaciones relevantes¡. Éstas ha hecho un diagnóstico en gran parte acertado de los fallos de la administración que permitieron el éxito del brutal atentado, y que ha cerrado una serie de conclusiones y consejos para la mejora de la seguridad nacional. Esta semana el Congreso aprobaba la Ley de Inteligencia, que pretende cerrar en lo posible los huecos que permitieron que los terroristas acabaran con la vida de tres millares de personas y llegaran nada menos que al pentágono.

No ha sido fácil. El informe de la comisión del 11-S se publicó en junio y sus recomendaciones no eran todas del agrado general. Ni siquiera el Presidente Bush veía con buenos ojos alguna de las recomendaciones. Pero el informe, que ha sido número uno en ventas en todas las librerías de Estados Unidos, era el mejor instrumento de trabajo y con él han conseguido el Gobierno Bush y el Congreso dar lugar a una nueva legislación. Su logro más importante es la creación de una nueva oficina de inteligencia que centralizará la información referente a posibles ataques terroristas, actualmente dispersa en cerca de una veintena de instituciones, entre las que destacan la CIA, el FBI y los servicios del Pentágono. El Centro Nacional Antiterrorista, como se llamará, nace, sin embargo, con menos poder sobre la CIA del que recomendaba la comisión. Las administraciones son más celosas de su poder que de la obtención de resultados prácticos y nadie cede a gusto el maná del dinero público ni el poder que se adquiere con la información.

Esta medida viene acompañada de otras que parecen especialmente necesarias. En USA hay una diversidad abigarrada de instituciones, que es consecuencia del federalismo que ha dado forma al país, así como del celo de cada oficina federal de mantener sus procedimientos. El resultado es que hay mucha información que no comparten. Uno de los puntos del nuevo plan, por ejemplo, prevé la unificación de los criterios de emisión de carnets de conducir, el documento más utilizado para probar la identidad propia.

Parece de lo más conveniente llegar a un acuerdo al menos en la forma de elaborar y conservar la información, para que sea fácilmente recuperada y trasmitida, lo que permitiría un mejor uso de la misma. No obstante, la centralización, aunque tiene sus evidentes ventajas, puede ser más perjudicial que beneficiosa si se lleva demasiado lejos. La capacidad de análisis de una oficina es limitada, y está condicionada por las ideas y la propia capacidad de sus máximos responsables. Contar con varias oficinas, cada una especializada en un campo, permitiría acumular un mayor acervo de análisis, que en un segundo paso se podría compartir con el Centro Nacional Antiterrorista para la toma de medidas pertinentes.

Uno de los miedos que ha levantado esta nueva Ley proviene del posible menoscabo de los derechos civiles. El New York Times se hacía eco de este miedo en un reciente editorial. La Ley prevé la creación de una oficina independiente de Privacidad y Libertades Civiles. Pero la mejor defensa de éstas no es una oficina del Gobierno, sino el sistema judicial, que habrá de estar atento a cualquier extralimitación administrativa. Habrá nuevos controles en la inmigración, que será más difícil, y en la entrada de bienes. Todo ello parece razonable. Pero de nuevo podría tener más consecuencias negativas que positivas. Estados Unidos es el país de la inmigración, que desde su comienzo le ha insuflado gran parte de su fuerza y dinamismo. Y las libertades son las que han permitido su impresionante desarrollo y han atraído a medio mundo. Es la libertad el objeto de odio de los terroristas, y ceder en su defensa no nos hace más fuertes, sino que socava el liderazgo moral de las democracias.

El atentado de marzo no está aclarado
Carlos DÁVILA La Razón 13 Diciembre 2004

Zapatero, con la mejor de sus sonrisas Netol y su ultramoderno peinado a lo «Yo Claudio», también con «respeto y humildad» según su procaz autopresentación, se dispone a cerrar hoy la Comisión de Investigación del 11 de marzo. Le ayudan en el menester sus correligionarios, naturalmente, y una colección de adosados de ocasión, desde Izquierda Unida a Convergencia, a los que lo ocurrido en aquel enorme atentado les importa más bien poco. Cambió el Gobierno de la Nación y eso valió para que, por ejemplo, un partido independentista, amigo de ETA, sea hoy el árbitro de la España política. Los socialistas creen que la comparecencia de Zapatero no pasará más allá del almuerzo y que ella será un ejemplo de transparencia democrática, buen talante y mucha mirada al futuro.

Este concepto: el futuro, será la clave de las intervenciones de ZP, pero, ¿cómo mirar al futuro si allí, en la Comisión, lo que se necesita esclarecer es el pasado? Es curioso: al PSOE se le han derrumbado durante todos estos meses de investigación dos argumentos, mejor aún, dos acusaciones miserables: la mentira y la imprevisión. Por eso han buscado otra añagaza en la que basar su posición. La martingala es ahora ésta del futuro y ese pacto contra el terrorismo islámico que está de más. Porque, ¿quién esta a favor de tan repugnante terrorismo?. ZP trata con este nuevo ardid de clausurar cualquier posibilidad de conocer las relaciones de los asesinos del 11-M con ETA. Trata de eso y de cerrar con ese pacto, una Comisión que, puridad, está más abierta que cuando empezó sus muy discutibles trabajos.

No hay noticia alguna, por ejemplo, de la autoría intelectual, o sea de los grandes responsables de los atentados (los criminales fueron únicamente los matarifes), porque ya hace muchos meses que Zapatero dictaminó que «los hechos están clarísimos». Frente a la opinión de algún estulto resentido por no se sabe qué trato del Gobierno de Aznar, si algo ha dejado claro la Comisión es, primero, que los moritos de Lavapiés fueron sólo los ejecutores de la execrable carnicería, y, segundo, que quien se ha aprovechado de aquel atentado no fue precisamente el Gobierno del Partido Popular. Revelaciones como las amenazas, nítidas y sin aspavientos, de Mohamed VI al ministro, entonces de Exteriores, Josep Piqué, y declaraciones como las de «El Egipcio» situando la iniciación del atentado en el 2002, y festejando la caída, fruto del propio atentado, de Aznar y su partido, no son excrecencias –por muy repugnantes que resulten– baladíes; son realidades sobre las que hay que construir toda una nueva investigación.

Por tanto, ni está nada claro, ni se puede cerrar la Comisión, ni hay derecho (sobre todo por parte de las víctimas), a que se dictamine precipitadamente que un grupo de homicidas de tercera perpetraron la mayor catástrofe terrorista que haya sufrido nunca España. Las manifestaciones de Blanco no dejan lugar a dudas: el PSOE quiere presentar al PP, ahora que ya no le imputa mentira o imprevisión, como un partido sin alma que desoye y minimiza el grito de los muertos de Atocha, y está interesado sólo por los gritos de Génova. Una insidia nada arcangélica. Cuando ya se ha demostrado que aquel Gobierno honrado no mintió, y cuando ya está visto como Rubalcaba, Vera y García Farreras (hoy, Pérez sabrá por qué, alto ejecutivo del Real Madrid) prepararon el asalto a las sedes del Partido Popular, el PSOE no se atreve a hablar de «imprevisión» en la política antiterrorista de Acebes. Porque, ¿cómo hacerlo sin recordar los bombazos de ETA del pasado puente de la Constitución?. No, esta Comisión tiene mucho trabajo por delante y su presidente, hasta el momento ejemplar, debe negarse a su clausura, por mucha presión que desaten sobre él, José Luis Rodríguez Zapatero, el Partido Socialista y la artillería de medios que les soportan. Porque, eso sí, soportar a este Gobierno es tarea imposible para nadie que no se declare un humorista y viva de ello.

Comisión 11-M
Víctimas en juego
Fernando R. Genovés Libertad Digital 13 Diciembre 2004

La comparecencia por propia voluntad del ex presidente del Gobierno José María Aznar en la Comisión de Investigación del 11-M pasará, sin duda, a los anales del parlamentarismo español por muchos motivos que habrá tiempo de analizar en lo sucesivo. De manera más inmediata, su repercusión sobre la marcha de la Comisión ya ha sido decisiva por la acción tonificante y revitalizadora que ha tenido en ella. Pero allí acontecieron también otros sucesos menos loables. De tener que seleccionar dos momentos ingratos de la pasada cita parlamentaria de Aznar optaría por estos dos: uno, dentro de la sala; el otro, fuera, en la calle.

La pobreza, por no decir la miseria dialéctica, política y moral, evidenciada por la actuación del grupo que representa al actual Gobierno, junto a las de sus variopintos socios, sólo ellos la niegan. De entre estos portavoces, el que, a mi juicio, se ganó el trofeo a la infamia fue Emilio Olabarría, portavoz del PNV, partido que comanda en tripartito la maltratada comunidad vasca. Se atrevió a mentar la soga en casa del ahorcado, a reprochar a Aznar su condición de víctima del terrorismo, intentando deslegitimarle, como persona y político, por ser objetivo de ETA, procurando eliminar civil y políticamente a quien los dinamiteros no lograron asesinar. Precisamente a Aznar, quien por dignidad y decencia nunca ha querido aprovecharse de semejante circunstancia trágica; y no casualmente por parte de Olabarría, representante de aquellos que en el País Vasco insultan sistemáticamente a las víctimas del terrorismo, juegan al victimismo y se aprovechan de que unos vigilan el camino mientras otros cobran la recompensa. Olabarría alega que Aznar, por haber sido víctima, no era sujeto "idóneo o apto" para combatir el fenómeno terrorista. Se nota que ahí les duele. Aznar, claro, no contestó directamente a tamaña ignominia. Pidió que constara en acta parlamentaria lo allí dicho y que el mensajero del miedo volviera a repetirse para sí mismo lo que acababa de proferir.

Mientras esto sucedía en el interior del Parlamento, grupos de manifestantes arropaban la estocada de Olabarría y compañía con otra clase de ofensas contra el ex presidente del Gobierno. Las manos en rojo y el rostro crispado por el odio, sin signos de piedad y solidaridad para con las verdaderas víctimas; las grandes bocas exclamando "Aznar responsable", "Aznar asesino". Vuelven a la carga. ¿Quiénes son o dicen ser? Algunos, familiares de las víctimas del 11-M, jugando con las palabras y el honor de otras víctimas. He aquí un espectáculo especialmente bochornoso, que altera el menor sentido del recogimiento, la compostura y el pudor inherentes al duelo. He aquí una danza de la muerte, un juego macabro, que está convirtiéndose en sección autónoma de los grupos de choque y manifestaciones diversas contra los de siempre. Lo hemos visto a raíz del accidente del Yak-42; del asesinato de agentes de inteligencia y de (determinados) reporteros en Irak; también a cuenta del Prestige, así como de otros desastres de las guerras militares y civiles, pasadas y presentes.

Hace meses, en aquellas deplorables jornadas de acoso contra el Gobierno de Aznar, que culminaron el 11-M, hablábamos aquí de la peligrosa tendencia de batasunización que estaba infectando a la nación entera. Desgraciadamente esta perversión de las conductas ciudadanas y de la vida pública no ha finalizado: ahora que Batasuna está ilegalizada, pero pronta acaso también su exhumación. En efecto, en el País Vasco y en otros lugares de España, percibimos más síntomas de ósmosis, un serio contagio de autodenominados movimientos y acciones de apoyo a los presos, de familiares dolidos y resentidos (de un lado, pero no del otro), de una revuelta de deudos y damnificados en lucha altamente politizados (contra unos, no contra otros), que ofrece un escenario tan impúdico como francamente deshonroso. Comprendo que los políticos afectados se muestren especialmente cautos y reservados a la hora de opinar sobre materia tan sensible, y muy formales con respecto a estos colectivos. Pero, alguien tiene que hacer constar la profunda injusticia y la sordidez que supone el que unas víctimas conviertan a otras víctimas en verdugos, y que en su lamentación y aflicción, a sus sentimientos desgarrados, se le unan razones oscuras y actos indecorosos. Estas luctuosas ceremonias están siendo ya insoportablemente ostensibles y recurrentes. No sólo en España. La huella, por ejemplo, de las gestas de la señora Hebe de Bonafini y de la Asociación de Madres de Mayo ya son difíciles de borrar.

La acción de manipular la memoria de las víctimas y sus familiares es una de las más lamentables, y literalmente lúgubres, que pueda concebirse; otra, no menos penosa, es la de dejarse manipular. En sus declaraciones, comparecencias y actitudes públicas es preciso que quienes encarnar la memoria de las víctimas de la vesania, de la hybris, se conduzcan con mesura, manteniéndose en todo momento en un papel discreto y contenido.

La próxima semana, la Comisión de Investigación del 11-M ha citado a comparecer a la Asociación (o Asociaciones) de víctimas del 11-M, y ya estamos escuchando y leyendo declaraciones destempladas, o cuando menos, imprudentes, por parte de portavoces de víctimas que adquirieron un dudoso protagonismo cuando la comparecencia de Aznar, precisamente en ésa y en ninguna otra. Otra imagen difícil de borrar. Como, por su parte, han hecho constar antiguos maestros de la filosofía moral, el respeto no se exige, sino que viene por añadidura junto al reconocimiento y el merecimiento.

Las cien incógnitas de El Mundo
Carta de Pedro J. Ramírez Libertad Digital 13 Diciembre 2004

¿Hasta dónde llegan las implicaciones de policías y guardias civiles en las tramas delictivas de Asturias? Por su interés, reproducimos parte de la Carta del Director publicada este domingo por Pedro J. Ramírez en El Mundo, en la que plantea cien preguntas a las que la comisión del 11-M debería dar respuesta antes de cerrar sus trabajos.

A modo de introducción, Pedro J. expone que "ninguno de estos 100 interrogantes tiene que ver ni con que si el Gobierno de Aznar mintió o no mintió, ni con que si la dirección del PSOE manipuló o no manipuló". Aclara que sólo se centra en "los hechos que es imprescindible establecer antes de poder empezar a preocuparse de extraer las conclusiones". Y concluyo que es "una honesta contribución más a la búsqueda de la verdad".

"Cien incógnitas que obligan a mantener abierta la Comisión del 11-M"

(A menos que el presidente Zapatero sea capaz de contestar mañana todas estas preguntas y muy especialmente la última)

1. ¿Quién pretendía "montar bombas con móviles" en 2001? ¿Por encargo de quién?

2. ¿De dónde sacaban los asturianos la dinamita? ¿Procedía toda esta dinamita de Mina Conchita como la del 11-M o pescaban en otros caladeros? ¿Quién les ayudaba a obtenerla?

3. ¿A quién vendieron la mitad de esos 400 kilos?

4. ¿Qué pasó con los 200 kilos restantes?

5. ¿Se "marcharon los dos para Marruecos"? (Toro y Trashorras)

6. ¿Por qué la Policía se burló de la denuncia de Lavandero?

7. ¿Quién pactó con Toro no incautarle la dinamita?

8. ¿Quién ayudó a Carmen Toro a ocultar la dinamita? ¿Participó esa misma persona en la posterior venta de los explosivos?

9. ¿Por qué no se comprobó a fondo la denuncia de Nayo?

10. ¿Qué hizo Trashorras con los pivotes que alquiló por esas fechas?

11. ¿Qué pasó en 2001 con la cinta de Campillo?

12. ¿Se realizaron más grabaciones con las denuncias de Lavandero?

13. ¿Cuál fue el verdadero alcance de las pesquisas iniciales de la UCO en Asturias?

14. ¿Cómo es posible que Laguna no actuara ante tres denuncias coincidentes?

16. ¿De qué hablaron Víctor y Zouhier los días anteriores al 11-M?

17. ¿Por qué la Guardia Civil no registró la casa de Morata de Tajuña el 6-M? ¿Cómo es posible que cuando cinco días antes de la masacre unos vecinos denunciaron movimientos extraños en la guarida de los islamistas, ningún mando o agente cotejara los datos registrales de la vivienda?

18. ¿Por qué la Guardia Civil tardó luego 14 días más en entrar en la casa?

19. ¿Por qué el general Varela ocultó a sus colegas la conexión con Zouhier?

20. ¿Por qué su amigo Mario transmitió a Zouhier el mensaje de que se fuera de España? ¿Ahora dónde está Mario?

21. ¿Y dónde está Nayo?

22. ¿Por qué se pincha el teléfono de Zouhier el 12-M?

23. ¿Por qué la retransmisión en directo del traslado de los explosivos no sirve de nada?

24. ¿Por qué la Guardia Civil multa por triplicado a El Chino pero no registra su coche? ¿Tenía otro sentido el control del vehículo en plena ruta?

25. ¿Por qué había ingresado Zouhier en la cárcel de Villabona?

26. ¿De quién era el teléfono que Toro le pasó a Trashorras en el locutorio?

27. ¿Por qué le decía Víctor a Zouhier que en Asturias estaba "todo controlado"?

28. ¿Es cierto que la UCO encargó a Zouhier que buscara comprador para la dinamita? ¿Se les fue esta vez de las manos tan singular forma de combatir el delito, fomentándolo?

29. ¿Por qué no se respaldó la investigación del capitán Marful?

30. ¿Por qué Paco le dice el 12-M a Zouhier: "¡La que habéis liado!"?

31. ¿A que aludía Zouhier en sus insinuaciones del 17-M a Víctor?

32. ¿Por qué la Guardia Civil arrebató a la Policía la investigación de los explosivos?

33. ¿Por qué Víctor habla de cantidades diferentes de explosivos ante el juez y la Comisión?

34. ¿Cuáles eran las actividades de El Chino en el País Vasco?

35. ¿Fue la Renault Kangoo verdaderamente robada?

36. ¿Por qué robó ETA en el callejón de Trashorras el coche que hizo estallar en Santander? ¿O tal vez no lo robó, sino que lo recogió?

37. ¿Es cierto que en el garaje de Trashorras se manipulaban los vehículos para ocultar droga o explosivos? ¿Salió ya cargado de Avilés el coche bomba que estalló en Santander?

38. ¿Suministró también Trashorras la metralla incluida por los islamistas en las mochilas bomba?

39. ¿Por qué Toro sólo estuvo dos semanas en la cárcel cuando le cogieron in fraganti con un alijo de cocaína?

40. ¿Por qué cambia de repente la dinámica de envíos de dinamita a los islamistas?

41. ¿Quién y cuándo decide la fecha del 11-M como día de la masacre?

42. ¿Por qué salen a la carretera el mismo día las dos caravanas de la muerte?

43. ¿Cuál era el destino de la caravana de la muerte etarra?

44. ¿Por qué tenía el lugarteniente de Lamari las direcciones de Parot e Iragi?

45. ¿Mantenía Lamari al corriente a Beresmail de sus planes para el 11-M?

46. ¿Por qué los colaboradores de Lamari intimaban siempre con presos etarras? ¿Cuándo celebraron juntos el 11-M celebraban un éxito común?

47. ¿Por qué los jueces que excarcelaron anticipadamente a Lamari no recuerdan cuáles fueron sus motivos?

48. ¿Cuál era la operación Sable-Samurai que un islamista anunciaba a Urrusolo?

49. ¿Qué quería decir el 11-M Urrusolo cuando escribió: "me he temido lo peor"?

50. ¿Por qué llevaba uno de los etarras de la caravana de la muerte una foto de Mieres?

51. ¿Por qué Joseba Permach publicó el 11-M un artículo premonitorio en Gara? ¿Tenía dotes adivinatorias o información privilegiada?

52. ¿Por qué Arnaldo Otegi dio públicamente en la diana esa misma mañana? ¿Tenía dotes adivinatorias o información privilegiada?

53. ¿Por qué se filtraron unas conversaciones entre presos etarras que sabían que les estaban grabando?

54. ¿Tenían los detenidos en Irún relaciones con el mundo radical vasco?

55. ¿A quién fueron dirigidas las dos últimas llamadas a tarjetas prepago de Marruecos desde Leganés?

56. ¿Por qué, si los terroristas islámicos pensaban autoinmolarse, no lo hicieron el 11-M en los trenes? ¿O es que la activación de bombas con móviles pretendía causar no sólo un efecto material sino proyectar también una sensación falsa sobre la autoría?

57. ¿Por qué en el momento del suicidio no intentaron morir matando? ¿Para que la verdad muriera con ellos?

58. ¿Por qué no volvieron a emplear bombas con móviles en su intento de volar el AVE? ¿Qué les hizo volver a un método tan aparatoso y poco seguro? ¿Tal vez el que ya no estaba con ellos la persona capaz de "montar bombas con móviles"?

59. ¿De dónde sacó la Guardia Civil que Trashorras instruyó a los islamistas en el manejo de los explosivos?

60. ¿Pudo la policía haber detenido a alguno de los suicidas de Leganés o de los que salieron huyendo?

61. ¿Por qué Zougam aguardó en su locutorio a que lo detuvieran el 13-M?

62. ¿Por qué la reivindicación del 11-M fue primero tan confusa y luego tan clara?

63. ¿Qué sensación tuvo Piqué al escuchar la advertencia de Mohamed VI?

64. ¿De dónde sacó el general Laanigri el papel que mostró a Díaz de Mera?

65. ¿Por qué Marruecos puso en libertad a Mohamed Haddad?

66. ¿Por qué Marruecos no informó de la detención del primo de El Chino?

67. ¿Cuáles son las conexiones del 11-M con el atentado de Casablanca?

68. ¿Cuáles son las conexiones del 11-M con el 11-S?

69. ¿Intervino Al Suri en la planificación u organización del 11-M?

70. ¿Cuál fue el verdadero papel de El Egipcio?

71. ¿Por qué se detuvo precipitadamente a El Egipcio en Italia?

72. ¿Por qué a Garzón no le sirvió de nada intervenirle el teléfono?

73. ¿Para quién trabajaba de verdad el confidente Cartagena?

74. ¿Cuáles han sido los vínculos del grupo de Achraf con ETA?

75. ¿Qué significado tiene que en el sumario de Garzón aparezca un diagrama de cómo fabricar "bombas con móviles"?

76. ¿Advirtieron los servicios israelíes de la inminencia de un atentado islamista en España?

77. ¿Quién profanó la tumba del geo y quemó su cadáver?

78. ¿Por qué sacó la Guardia Civil de su casa a una funcionaria a las tres de la mañana del 5-M?

79. ¿Estuvo Toro en Madrid el 11-M?

80. ¿Fue Lofti Svai quien proporcionó a El Chino las armas exhibidas en los dos vídeos del 11-M?

81. ¿Fue el guardia civil Pedro García Domingo quien proporcionó a Lofti Svai las armas exhibidas en los dos vídeos del 11-M?

82. ¿Qué sentido tuvo la celebración de La Sirena Verde?

83. ¿Por qué tenía Carmen Toro un teléfono con un apellido del jefe de los Tedax?

84. ¿Por qué está Carmen Toro en libertad si, según la Guardia Civil, fue pieza "imprescindible" en el 11-M?

85. ¿Intentaron Trashorras y Carmen Toro organizar el asesinato de Lavandero?

86. ¿Ha mediado algún tipo de coacción o negligencia en la muerte de la mujer de Lavandero?

87. ¿Cuál era el verdadero propósito de Bolinaga al retener la cinta en la caja fuerte?

88. ¿Hasta dónde llegan las implicaciones de policías y guardias civiles en las tramas delictivas de Asturias?

89. ¿Qué mandos policiales asistieron o aprobaron la cena homenaje a Manolón?

90. ¿Recibió Campillo presiones del coronel Búrdalo para que cambiara su versión ante el juez?

91. ¿Para qué quería la Guardia Civil una carta de presentación de Zouhier dirigida a Toro?

92. ¿Fue detenido extrajudicialmente Toro por agentes de la Unidad Central Especial de la Guardia Civil?

93. ¿Por qué Toro asegura a Fernando Múgica que no es "un delincuente"?

94. ¿Ha recibido Zouhier malos tratos en la cárcel?

95. ¿Cuándo fue aparcado en Alcalá el segundo coche del 11-M?

96. ¿Qué sabía Vera el 11-M y cómo lo sabía?

97. ¿Por qué se reúnen Barrionuevo, Corcuera y Vera el propio 11-M con Galindo?

98. ¿Qué sabía la juez Lebert el 12-M y cómo lo sabía?

99. ¿Por qué Alonso sostuvo ante la Comisión que El Tunecino fue el "autor intelectual" del 11-M?

100. ¿Por qué, teniendo en cuenta todo lo antedicho, Zapatero dijo el pasado 30 de septiembre, que "los hechos del 11-M están muy claros"? Zapatero completó su diagnóstico con una frase aún más rotunda: "Yo no tengo dudas, ninguna".

Foto de ETA
Matías ANTOLÍN La Razón 13 Diciembre 2004

La palabra «eta», conjunción copulativa en vasco, no está en el diccionario español, pero jode mucho. Josu Ternera «Carnicerito» y Arnaldo Otegi, «El Aguila negra», capos de Etasuna van de perdedores y fantasmas. El chulo de Arnaldo Otegui dice que la palabra batasuna es muy utilizada en euskera porque significa unidad... «Va a ser bastante chistoso que intenten dilucidar si hablo en nombre de Batasuna o si estoy pidiendo la unidad»..., así se expresa este impresentable líder abertzale, este etarra. Sus adláteres quieren presentarse en las próximas elecciones, desean volver a chupar del Estado que dicen aborrecen. Mi bolígrafo siente náuseas cuando escribo de ETASUNA, Sociedad Limitada. Los últimos atentados, sabotajes mejor, de ETA son para testimoniar que aún existe, para camuflar su crisis. Es la dinámica preferida de ETA, siempre lo ha sido: lo que no puede dominar, lo destruye; error tras error, tiene prohibido pensar, con lo que vuelve a distanciarse de la sociedad que dice defender.

ETA está arrinconada, recula en tablas, pero no se rinde. Hablar de tregua, cuando no son un ejército sino cuatro idiotas con pistola, es pura ficción, sería dar oxígeno a la banda. ETA está viva, pero moribunda. Prácticamente ha muerto, y ese racimo de bombas ha sido su epitafio. Es el momento de rematar a ETA sin derramar una gota de sangre. Aunque parece que algunos contra ETA viven mejor, pronto estos malditos etarras se quitarán las capuchas con ojales para mirada asesina.

Desde el 11-M sigo soñando que en adelante no habrá más muertos causados por los etarras. Una vez más hemos escuchado la canción del verdugo con letra y música de ETA. Hemos de huir del sensacionalismo gratuito, pero no podemos ser neutrales frente a quienes hacen peligrar el sistema de libertades.

ETA vive del miedo de todos nosotros. No se puede hacer tanta publicidad a estas alimañas por haber colocado cuatro petardos. Considero desproporcionado el colapso de tráfico que se provocó en Madrid cuando se comprobó que aquello era lo que era. Exagerada cobertura informativa la dada a estos impresentables. Al ver el eco que tuvo en la prensa su «hazaña», habrán brindado con cava.

Parlamentos
PABLO MOSQUERA La Voz 13 Diciembre 2004

CIRCUNSCRIPCIÓN única para el territorio de Cataluña. Eso pretende el Gobierno de esa comunidad para próximas elecciones autonómicas. Los socios del tripartito deciden modificar la ley electoral desde el Parlamento catalán en el marco de su autonomía, lo justifican basándose en principios de proporcionalidad, territorialidad y equidad de géneros; aquí, exigiendo igual número de hombres y mujeres concurrentes como candidatos.

Mala noticia para el futuro de la provincia como circunscripción electoral. Si ya hoy, los cargos electos, después de haber logrado su acta de diputados, se olvidan de los ciudadanos a los que representan y son meros escribas y amanuenses del partido bajo cuyas siglas, en lista cerrada, han concurrido, imagínense lo que deparará el futuro para pequeños territorios, hasta hoy provincias, como Teruel (¡también existen!).

Me parece bien lo de la igualdad de géneros, pronto será obvio, por la imparable superioridad numérica de las mujeres en muchas profesiones universitarias. Casi no me creen cuando digo que en la Facultad de Medicina de la Complutense de Madrid, en el mítico 68, las mujeres sólo eran un tercio del alumnado. Hoy, en los hospitales, la situación ha dado la vuelta.

Pero la asignatura sobre el Parlamento que requiere la democracia está por aprobar. Astarloa, brillante parlamentario del PP, antes letrado mayor del Parlamento vasco y del Congreso de los Diputados en Madrid, ha vuelto a señalar que el poder legislativo está cautivo de la mala práctica partidaria. Hay gentes que no saben del triple papel que corresponde al Parlamento.

Control del Gobierno. Dar voz y voto a la provincia, actual circunscripción. Hacer las leyes, que la judicatura velará por su cumplimiento.

Por lo tanto, en los parlamentos deberíamos tener cuidado para que estén los mejores, para mejor proveernos de leyes; se defiendan los intereses de todos los territorios, grandes y pequeños; y se obligue al Gobierno a explicar su conducta.

Pero temo que se persigan otros objetivos: única circunscripción, para mejor y cómodo control de los partidos, grandes y poderosos, sobre el sistema, y así bastará que dediquen sus energías a las grandes urbes; listas cerradas con candidatos adictos al partido; y parlamentarios cuya actuación, para justificar proyectos de ley, consistirá en leer lo que le escriban los expertos del Gobierno.

¿Asesinato de Estado?
Cartas al Director ABC 13 Diciembre 2004

Cuando decenas de miles de vascos, que en su día huyeron de su tierra debido a la insoportable presión de ETA y del nacionalismo, vuelven al País Vasco a visitar a sus amigos y familiares, nadie les subvenciona el viaje, y si tienen un accidente nadie dice que han fallecido debido a una «asesinato de Estado» del nacionalismo vasco. Lo mismo les pasa a los familiares de los 900 muertos que en la más absoluta soledad vienen a visitar los cementerios y no se encuentran pancartas de apoyo ni «aurretzkus» de honor. Cuando un amigo mío, vasco por los cuatro costados, fue encarcelado hace quince años en el Puerto de Santa María por un delito de drogas, ningún abertzale pidió su traslado al País Vasco. Ahora, la madre de un etarra encarcelado, de Batasuna ella para más señas, ha fallecido en un accidente de tráfico y se ha armado la de Dios es Cristo. ¿Dónde estaban y qué decían los mismos que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, hablan de «asesinatos de Estado» y de «presos recluidos en oscuros agujeros de Alcalá-Meco» cuando fue encarcelado y torturado durante 550 días en un inmundo cuchitril José Ortega Lara? Ni él ni todos los que le precedieron disfrutaron de las visitas de sus familiares, pero es que además algunos, como Miguel Ángel Blanco, fueron asesinados, en el sentido más literal de la palabra. Edurne Zarraoa Gabikagogeaskoa. Guecho (Vizcaya).

El problema catalán
Cartas al Director ABC 13 Diciembre 2004

Vemos actualmente las presiones y chantajes a los que se está sometiendo al Gobierno de la Nación, por parte de los partidos independentistas y del propio Partido Socialista de Cataluña, a cuenta de supuestos derechos históricos de independencia de Cataluña. Como la Historia sólo es una, quiero recordar un pasaje de la historia de Cataluña que es bastante clarificador sobre lo que se está diciendo ahora: en 1641 tuvo lugar en Cataluña una revuelta popular, y como consecuencia de la misma se traspasó el título de conde de Barcelona de Felipe IV de España a Luis XIII de Francia, con lo que se estaba produciendo el abandono de España, y el sometimiento de Cataluña bajo el dominio de la corona francesa. A esta acción hoy se le llamaría traición, y no demuestra mucha ambición independentista por parte de los dirigentes catalanes de la época.

El resultado fue que los franceses invadieron el Rossellón, entonces perteneciente a Cataluña, para no devolverlo nunca más, y pretendieron invadir toda Cataluña, lo que supuso diez años de luchas de los catalanes contra sus nuevos compatriotas.

Tras diez años de penurias, no tuvieron más remedio que pedir auxilio al Rey de España, y las tropas castellanas al mando de Juan José de Austria entraron en Barcelona, acabando con la amenaza de los franceses. Entonces Cataluña aceptó gustosamente volver a pertenecer a la Corona de España, tras esos diez años, 1642-1652, de «experiencia francesa». Si ponemos en relación estos hechos, que forman parte de la Historia, aunque a algunos no les guste, con lo que estamos viviendo actualmente, vemos que los dirigentes de Cataluña no han cambiado mucho a lo largo de los siglos. Seguramente que el pueblo catalán no se los merece. Javier Martínez. Sigüenza.

La Justicia investiga a 21 cargos de PSOE e IU por la agitación contra el PP el 13-M
Hay abierta más de una decena de procedimientos judiciales por delito electoral, en los que están implicados al menos 25 políticos, la mayoría socialistas
Redacción La Razón 13 Diciembre 2004

Madrid- Diversos cargos y diputados socialistas se encuentran implicados en los procedimientos judiciales abiertos a raíz de las concentraciones llevadas a cabo el día de reflexión ante distintas sedes del Partido Popular. En total, al menos 25 cargos políticos aparecen implicados en las causas abiertas. La mayoría de las concentraciones se realizaron después de que se enviaran mensajes en SMS a través de teléfonos móviles para convocar a esos actos. En algunos casos, esos mensajes fueron enviados, presuntamente, por cargos públicos del PSOE. Algunos dirigentes de IU también se encuentran denunciados.

El pasado mes de junio se dictó la primera sentencia condenatoria por hechos relacionados con concentraciones ante sedes del PP. Al Qaida ha reivindicado cuatro veces. El Gobierno lo niega. Se ha de saber. Difúndelo». Éste fue uno de los mensajes que se enviaron en mensajes SMS a través de teléfonos móviles los días 12 y 13 de marzo. Éste, en concreto, fue enviado indiscriminadamente por cargos públicos del PSOE de Cáceres y recibido, entre otros, por el portavoz del Partido Popular en la Diputación provincial cacereña, una concejala «popular» y un arquitecto empleado público de dicha Corporación.

Estas actuaciones han dado lugar a la apertura de un Procedimiento Abreviado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Cáceres, por un presunto delito electoral, en el que figuran como denunciados la consejera de Bienestar de la Junta de la Junta, Leonor Flores, la directora del Gabinete de la Presidencia de la Diputación de Cáceres, y Laura Tanco Recio –hija de María Salud Recio Romero, diputada autonómica del PSOE–. Dada al condición de aforada de la consejera, el procedimiento podría remitirse al TSJ de Extremadura. Ese mismo juzgado instruye otras diligencias previas abiertas por la concentración que se efectuó ante la sede del PP de Cáceres la noche del día 13 de marzo. Esa concentración ilegal estaba formada en su mayoría por personas de IU. Aquí aparece como denunciado Víctor Casco, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Cáceres.

En otros nueve juzgados se instruyen distintos procedimientos similares, relacionados con las concentraciones llevadas a cabo ante sedes del PP la jornada de reflexión, con el envío de mensajes SMS o declaraciones de dirigentes políticos realizadas el mismo día de las elecciones generales con la intención de influir en los electores. Otro cargo socialista aparece denunciado en las diligencias que instruye el Juzgado de Instrucción número 2 de Vitoria, abiertas por la concentración en la Plaza de la Virgen Blanca de Álava, en la que tomaron parte Álvaro Iturricha, procurador del PNV e las Juntas Generales, y Natalia Rojo, concejal socialista de Vitoria. Los dos figuran como denunciados, al igual que Martín Aramburu, diputado autonómico de EA.

Por esta misma causa, concentraciones ante sedes «populares», hay abiertos procedimientos judiciales también en juzgados de Asturias, Valladolid y Málaga, en los que se encuentran implicados distintos cargos socialistas y de IU. Así, en las Diligencias Previas incoadas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Gijón están implicados el director de Seguridad Pública del Principado, Francisco de Asís Fernández, dos concejales de Oviedo y tres ediles de Gijón. Francisco de Asís Fernández reconoció que acudió a la concentración por una «urgencia ética y moral y para recuperar la democracia y la verdad secuestrada». En Valladolid, donde en la concentración ante la sede del PP se profirieron gritos tales como «vuestra es la sangre de Madrid» o «Aznar, miserable, tú eres el culpable», un juzgado investiga, igualmente, si se incurrió en un delito electoral por esos hechos. Aquí aparecen como implicados el socialista Juan Corino Salamanca, la abogada Doris Benegas y el portavoz de la Asamblea Ciudadana contra la Represión, Luis Ocampo. Otro cargo relevante socialista que se encuentra en la misma situación es Salvador Pendón, presidente de la Diputación de Málaga.

Inmaculada Gálvez, ex parlamentaria andaluza por «Los Verdes» y el PSOE denunció ante la Junta Electoral Provincial de Málaga haber recibido en su teléfono móvil convocando a las concentraciones ante las sedes «populares» de Madrid y Málaga. Entre los números que quedaron registrados en su teléfono estaría el de Salvador Pendón. Por la concentración ante la sede de Málaga están implicados José Luis Portillo, secretario político del Partido Comunista de Andalucía en Málaga y ex concejal de IU, José Luis Centella, diputado nacional de IU, María del Mar Zamora, edil socialista de Málaga, y José María Rodríguez, delegado provincial de Agricultura y Pesca. Por hechos similares en Bilbao están implicados Eduardo Madina Muñoz, diputado socialista, y Martín Aramburu Carrera, parlamentario vasco de EA y secretario general de las juventudes de EA. El diputado socialista Ángel Martínez Sanjuán –vicepresidente de la Comisión del 11-M– Francisco Martínez Aldama, diputado socialista en La Rioja, e Iñaki Escaurizaza, quien fue candidato al Senado por IU están implicados por un presunto delito electoral relacionado con declaraciones realizadas el mismo día de las elecciones relacionadas con el 11-M.

La competencia en los procedimientos contra Sanjuán y Aldama correspondería, en su caso, al Tribunal Supremo y al Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, respectivamente. El primero de ellos animó a los jóvenes a votar «contra la intolerancia» y «las mentiras del Gobierno», mientras que el segundo animó el día de las elecciones a votar contra el PP porque el el Ejecutivo ocultó «información» sobre los atentados terroristas del 11-M.

El Gobierno trasladará hoy a la UE que valenciano y catalán es una misma lengua con dos nombres
L. R. N. La Razón 13 Diciembre 2004

Madrid El Gobierno presenta hoy a la Unión Europea (UE) el memorándum sobre diversidad lingüística que pretende reformar el actual régimen lingüístico de la UE. Un documento de seis folios que lleva por título «Solicitud de reconocimiento en la Unión Europea de todas las lenguas oficiales». El memorándum que será presentando ante el Consejo de Asuntos Generales europeo solicita el reconocimiento de todas las lenguas oficiales de España. Con ello, catalán, euskera y gallego podrán utilizarse en el Parlamento Europeo. Y en el Consejo de Ministros de la UE, en particular cuando forme parte de la delegación española una representante de las autonomías, siempre que se solicite con suficiente antelación, siete días hábiles. Asimismo, dichas lenguas cooficiales también podrán utilizarse en el comité de Regiones, reseña el documento elaborado por el Gobierno fruto de varias negociaciones entre autonomías y partidos.

Finalmente, todos parecen estar satisfechos. Incluso la Comunidad Valenciana emitió ayer un comunicado dando el visto bueno al memorándum. Lo hizo después de que el Gobierno informase a la Generalitat Valenciana de que renuncia a utilizar la denominación «catalán/valenciano» en el citado memorándum, como tenía previsto inicialmente.

Según informa Efe, la vicepresidenta primera y valenciana, María Teresa Fernández de la Vega, ha tomado las riendas de la negociación con la Generalitat valenciana –en lugar de Moratinos– y el Gobierno «ha evolucionado hacia una solución intermedia, con dos nombres equivalentes». La decisión final es: «La lengua que se denomina catalán en la comunidad autónoma de Cataluña y en la de les Illes Balears y que se denomina valenciano en la Comunidad Valenciana». Una solución que, a juicio del presidente de la eurocámara, Josep Borrell, deja claro que el catalán y el valenciano son la misma lengua.

En la introducción, el memorándum hace una férrea defensa del euskeda, gallego y catalán y reconoce que las tres lenguas cooficiales del Estado y éstas adquieren rango de oficiales ante las administraciones y son «lenguas vehiculares en colegios y universidades».

Contempla, asimismo, la publicación oficial en esas lenguas de los textos legales adoptados por codecisión entre el Parlamento y el Consejo, y la incorporación de las mismas en el Programa Lingua de la Unión, en pie de la igualdad con las otras. El Gobierno también asume el coste de ello. Con esto, todos los partidos de Cataluña se mostraron satisfechos ante la decisión del Gobierno. Y el único que no se pronunció al respecto fue el PP catalán, que pese a todo aboga por la unidad de la lengua, llámese catalán o valenciano.

El Gobierno presenta hoy en Bruselas su propuesta para dar cabida al gallego en la UE
redacción La Voz 13 Diciembre 2004

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, entregará hoy al resto de socios de la UE la propuesta española para modificar el reglamento lingüístico en las instituciones europeas, de modo que las tres lenguas cooficiales españolas tengan cabida en él.

El memorando, que exigirá la unanimidad de los Veinticinco para proceder a un eventual cambio, incluye cuatro reclamaciones «muy prácticas y concretas», según adelantó Alberto Navarro, secretario de Estado de Asuntos Europeos. «Somos conscientes de que si pedimos la oficialidad plena, en un momento en el que el uso de lenguas ha pasado de 11 a 20, podemos encontrarnos con una negativa y no conseguir nada», señaló Navarro.

Así, el Gobierno pedirá, en primer lugar, que los ciudadanos puedan dirigirse en su lengua materna a las autoridades comunitarias, al Defensor del Pueblo Europeo, al presidente del Parlamento Europeo, de la Comisión y del Consejo. El segundo punto recoge que eurodiputados y presidentes autonómicos puedan expresarse en sus lenguas en los plenos del Parlamento y del Comité de Regiones. Para ello, los parlamentarios deberían avisar «con antelación suficiente» (15 días) para que la delegación española pueda facilitar la interpretación y haya un «coste cero» para la UE.

En tercer lugar, España exige la traducción de los documentos adoptados por codecisión legislativa del Consejo y el Parlamento Europeo. «Hemos hecho un estudio y de las 40.000 páginas de producción legislativa del Diario Oficial de las Comunidades, son poco más de 1.000 las que se refieren a actos de codecisión y que tienen mayor trascendencia ciudadana», explicó Navarro. Estas traducciones también serían asumidas presupuestariamente por España.

Por último, el Gobierno solicita la inclusión del gallego, vasco y catalán en el Programa Lingua, que gestiona la Comisión Europea y permite dar apoyo financiero para el fomento y protección de lenguas minoritarias en todo el territorio de la Unión.

La maldición bíblica

Nota del Editor 13 Diciembre 2004

La torre de Babel sigue subiendo, además de los grandes peldaños de las lenguan nacionales, alemana 98 (millones de hablantes) checa 10,3, danesa 5,4, eslovaca 5,4, eslovena 1,9, española 332, estonia 1,4, finesa 5,2, francesa 72, griega 10,6, húngara 10, inglesa 322, irlandesa 3,9, italiana 59, letona 2,38, lituana 3,6, maltesa 0,4 neerlandes 16,1, polaca 44, portugues 170, sueca 8,8, ahora comienzan con los peldaños medianos: gallego, catalán, vasco, naturalmente seguirán los otros: breton, patois, occitano limousin, occitano langeodocian, occitano fronton, occitano montauban y más adelante el resto: bable, fabla, ibicenco,valenciano, mallorquín, aranés, silbo gomero, canario, andaluz, caló, cheli, etc.

Y a esperar que los chinos de Lavapiés, los marroquíes de Malasaña, los indios de Las Palmas, por un lado y los hispanoamericanos por otro pidan los suyos (quechua, azteca, etc.)
Recortes de Prensa   Página Inicial