AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 9 Febrero 2005
DIÁLOGO EN LA SOMBRA
Editorial ABC 9 Febrero 2005

Zapatero, Ibarretxe y el precio de la vivienda
Miguel Ángel Quintanilla Navarro Libertad Digital 9 Febrero 2005

El Carmelo
Agapito Maestre Libertad Digital 9 Febrero 2005

No al referéndum
José Vilas Nogueira Libertad Digital 9 Febrero 2005

174 pueblos ya no son españoles
Javier Ruiz Portella Libertad Digital 9 Febrero 2005

La prueba del nueve
Lorenzo Contreras Estrella Digital  9 Febrero 2005

Batasuna y las obviedades
Cartas al Director ABC 9 Febrero 2005

Marín propone utilizar las lenguas cooficiales en el Congreso con traducción inmediata
Europa Press Libertad Digital 9 Febrero 2005

Fundación del Español Urgente: un paso más hacia la unidad de la lengua
EFE. Madrid Heraldo de Aragón 9 Febrero 2005

Explota un coche bomba en el Campo de las Naciones en Madrid
Agencias Libertad Digital 9 Febrero 2005
 

DIÁLOGO EN LA SOMBRA
Editorial ABC 9 Febrero 2005

EL Gobierno de Rodríguez Zapatero tiene el deber de informar con lealtad a la opinión pública sobre su estrategia para el País Vasco. Lo que hasta ahora se sabe ni es todo lo que se debe saber ni todo concuerda con la realidad. Se ha sabido, por ejemplo, que Rodríguez Zapatero recibió en La Moncloa al presidente del PNV, Josu Jon Imaz, antes del pleno del Congreso en el que se rechazó el plan Ibarretxe. No basta con decir, como señaló ayer Imaz, que la reunión fue «discreta, pero no secreta», porque, en lo que concierne al interés general, las relaciones del Gobierno con el partido que promueve la más grave campaña secesionista puesta en práctica desde 1978 no admiten grados entre la transparencia y la opacidad. Zapatero es un político que ha sublimado las virtudes del diálogo hasta límites desconocidos, pero se ha olvidado del complemento imprescindible de la sinceridad y, por eso, reuniones de esta naturaleza y en esta coyuntura, bloqueadas por el silencio oficial, sólo contribuyen a sospechar que se están trenzando bajo la mesa acuerdos políticos entre el Gobierno, el PSOE y el PNV. Y sobre ella, los discursos se alejan cada vez más de los hechos, porque, por más que sus protagonistas se empeñen en normalizar estos encuentros, lo que falta precisamente es normalidad política para que el presidente del Gobierno se reúna a hurtadillas con el líder de un partido que ha planteado formalmente la ruptura del orden constitucional y de la soberanía nacional.

Lo peor es que las dudas no acaban ahí. Llegan a ETA, porque no resulta verosímil que, como hoy publica ABC, los policías franceses que han sondeado a Mikel «Antza» en la cárcel gala donde está recluido hayan actuado de oficio, al margen del conocimiento -cuando no de la iniciativa- del Gobierno español. En todo caso, la nueva dirección de la banda terrorista, cuyo lugarteniente es Jon Joseba Troitiño, heredero de una sangrienta saga familiar, habría suscitado en la banda un debate interno sobre la conveniencia de imponer al Gobierno la condición de la situación de presos y huidos como paso indispensable para negociar un cese de la violencia. Son datos suficientes para esperar una declaración del Ejecutivo que despeje cualquier duda sobre su actuación. Nadie, ni partido político, ni asociación de víctimas, niega al Gobierno su deber de no ignorar un futuro escenario para un cese definitivo del terrorismo. Se trata sólo de recordar al Gobierno que las condiciones de ese escenario no están disponibles a su libre decisión, sino que deben responder al estado actual de la lucha antiterrorista y de la conciencia colectiva sobre la justicia que merecen los terroristas. De ETA ya se sabe lo que suele pedir a cambio de la paz. Lo importante es que el Gobierno tenga claro que la paz no está en venta.

Opinión
Zapatero, Ibarretxe y el precio de la vivienda
Miguel Ángel Quintanilla Navarro Libertad Digital 9 Febrero 2005

Hay dos maneras de abordar el plan Ibarretxe y, en general, la relación con los partidos nacionalistas. La primera es la de quienes creen que cuanto más poder se dé a los nacionalistas menos nacionalistas serán. La segunda, la de quienes creemos que cuanto más poder se les dé más poderosos y nacionalistas serán. Es poco menos que evidente que la segunda está avalada por los hechos y que la primera, que ha dominado la política española durante muchos años, ha sido rotunda y reiteradamente desmentida por ellos. El nacionalismo pide el cese de lo que no ocurre, pide que dejemos de ser lo que no somos, y por eso es imposible satisfacerlo. Cuando Zapatero dice estar dispuesto a hacerlo parcialmente, cuando reitera que ahora ya no hay motivo pero “reconoce” que lo había cuando gobernaba el PP, alimenta la fábula nacionalista y da a entender que “algo de eso hay”, que realmente sí somos un poquito opresores.

Es dudoso si lo hace por convicción o porque otra cosa pondría fin a la legislatura, pero debería considerar dos cosas. La primera es que se trata de una iniciativa de cuyo fracaso ya han advertido los propios nacionalistas, que han afirmado cientos de veces que no hay modo de apaciguarlos, que lo suyo no tiene que ver con la política de Aznar, que ellos son nacionalistas y que quieren la secesión. Es exactamente la misma ceguera que padece la izquierda cuando aborda el terrorismo islámico: por más que los terroristas se esfuerzan en asegurar que ellos matan por motivos religiosos, la izquierda sigue diciendo que no, que no es por eso, sino porque están oprimidos y son pobres. La segunda, que cuanto más valor se concede a una mercancía mayor es el interés por aumentar su producción. ¿Por qué debería alguien dejar de producir lo que le proporciona beneficios? Negociar con Ibarretxe o con ETA conducirá con seguridad a que a medio plazo aumenten el nacionalismo y la violencia en el País Vasco y fuera de él. Si se remunera el delito, si se acepta el asesinato como mérito político, o si se da esa apariencia a la opinión pública, dentro de nada tendremos dos, tres o cuatro bandas como ETA y un puñado de nacionalismos más. Es el comportamiento legal y pacífico el que debe ser remunerado, alentado, puesto como ejemplo, empezando por el de las víctimas del terrorismo y por las asociaciones cívicas del País Vasco.

Al parecer, ahora se construyen más casas que nunca. Algunos creemos que el interés por construir casas tiene que ver con el precio que se paga por ellas, y que muchas de las personas que han comprado casas han comprado en realidad el derecho a vender una casa, porque es un negocio rentable. Si vulnerar la ley o dejar de matar se convierte en un negocio rentable, aumentará el número de quienes deseen colocarse en esa posición. Pero para eso sólo hay un camino: delinquir y matar. Quizás Zapatero pueda explicarlo de otro modo.

Cataluña
El Carmelo
Agapito Maestre Libertad Digital 9 Febrero 2005

El Carmelo vale más que toda la chusma nacionalista de Cataluña. El Carmelo ha puesto en su sitio al señorito de Cataluña. El Carmelo es el rostro golpeado de España por los descerebrados nacionalistas del PSC y de CiU, de Esquerra y de IC. El Carmelo, barrio proletario de Barcelona, es la España real. El Carmelo no es, como quiere el señorito Maragall, el Prestige. No, por Dios, no haga el bruto, señorito Maragall, con esas comparaciones. Nadie espera mucho de un nacionalista, especialmente si de finura intelectual se trata, pero tenga algún gesto de hombría y reconozca que el barrio del Carmelo no es el Prestige, sino una parte profunda, seria y trabajadora de España. El Carmelo es la España que a usted lo mantiene en el poder. Es la gente que usted engaña con el cuento del socialismo y la izquierda. Es la buena gente que le da su voto, pero que usted no quiere mirarlos de frente por si descubren su cruel juego, su terrorífico nacionalismo, que, al fin, tiene como objetivo crear ciudadanos de cuarta, como los que viven en el Carmelo, y ciudadanos nacionalistas, gentes de pata negra descendientes de no sé qué Conde de Barcelona.

Maragall ha tardado en visitar la zona. Ha tardado en decir algo coherente sobre el suceso. Ha tardado en dar la cara, o sea, en comportarse como un hombre civilizado. Quizá tenía miedo a mirar de frente las calamidades que produce su nacionalismo. ¡Quizá! Tenía miedo de oír que el nacionalismo no maltrata a España fuera de Cataluña, sino fundamentalmente en Cataluña. Tenía miedo de oír, y sobre todo de ver en directo, que Cataluña es España. Los vecinos del Carmelo en la puta calle por las obras de los señoritos nacionalistas son la imagen viva de una España maltratada en una Cataluña de cartón piedra. Pobre Cataluña, disminuida España, en manos de maragalles y pujoletes. Machacada y encerrada en un agujero la ciudadanía del Carmelo parecía más un gueto español que la Cataluña de la tele y la prensa.

Al lado de esas imágenes de la zona cero del Carmelo, las elites políticas de Barcelona no son nada. Puros fantasmas. Lo real, la vida, la desgraciada vida de los españoles en Barcelona estaba en las calles del Carmelo. Vecinos a la intemperie, sacados a empujones de sus pisitos, porque se derrumbaban las casas por las obras del metro, eran la verdadera imagen de Barcelona. Tampoco la prensa basura de Barcelona, casi toda, conectada al poder de la Generalidad o del Ayuntamiento, es nada al lado de los rostros horrorizados de los ciudadanos del Carmelo en la calle, desorientados, sin saber dónde ir. Estaban solos. La soledad de los rostros de estas personas valía más que todos los traficantes en derechos humanos del Foro de Barcelona. Las palabras de auxilio, pronunciadas en castellano, de cualquiera de estos vecinos contándonos cómo tuvo que salir de su casa, valían más que las paparruchadas de las oenegés. Las familias del Carmelo sin saber qué hacer ni a quién recurrir es lo mejor de la sociedad civil en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Las palabras de queja y dolor, pronunciadas en castellano, de los ciudadanos del Carmelo reflejaban la España abandonada a su destino por quienes viven de sus votos.

Constitución Europea
No al referéndum
José Vilas Nogueira Libertad Digital 9 Febrero 2005

En este periódico se han expuesto muchos argumentos a favor del “no” en el próximo referéndum sobre la llamada “Constitución Europea”. Subscribo la mayor parte de ellos y no pretendo añadir ninguno nuevo. Sin embargo, en mi opinión, conviene discernir entre dos cuestiones que suelen aparecer mezcladas, pero que son lógicamente distintas, y se plantean en orden sucesivo. Una, la primera, se refiere a la oportunidad, incluso, a la legitimidad del referéndum. Otra, la segunda, al juicio positivo o negativo que a cada uno pueda merecer la sedicente “Constitución Europea”.

Me centraré en la primera cuestión. ¿Por qué y para qué se convoca el referéndum? Nuestra Constitución sólo prevé referéndums (en rigor gramatical, habría de decirse referenda, pero me rindo al barbarismo, pues parece haberse impuesto) obligatorios y por tanto de resultado vinculante a propósito de la iniciativa y reforma de los Estatutos de autonomía y de la reforma constitucional. Si el Tratado internacional que pomposamente se presenta como Constitución europea, fuese de verdad una Constitución debería haberse modificado la española para exigir, por homología, este mismo requisito. Sin embargo, para los Tratados internacionales, la Constitución de 1978 no establece la mediación del referéndum para su autorización por las Cortes, ni siquiera para los Tratados que pudieran afectar a la integridad territorial del Estado o a los derechos y deberes fundamentales. El referéndum convocado para el próximo día 20 se fundamenta, por tanto, en el art. 92.1 que establece que “las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”. Por tanto, (I) este referéndum pudiera ser oportuno, pero no es necesario para la ratificación de la “Constitución europea”.

¿Es oportuno? Según el PSOE claro que lo es, oportuno y urgente. Debemos ser los “primeros en Europa”. ¿A qué vienen estas prisas? No es difícil adivinarlo. Una verdadera Constitución debe establecer los órganos del poder institucionalizado, con arreglo al esquema de la división de poderes y no a cualquier otro, los derechos individuales y las reglas fundamentales del juego político. Todo lo demás es ganga no sólo inútil, sino contraproducente. Y como acumulación de ganga contraproducente, el Tratado constitucional europeo es un pésimo conato de Constitución. Contiene, con todo, un modelo de organización de los poderes de la Unión. ¿Y cuál es el modelo precedente, al que quiere sustituir? El Tratado de Niza, mucho más favorable a España. De aquí traen causa las descalificaciones socialistas hacia el Partido Popular, por su “antieuropeísmo”. Aznar fue “antieuropeísta” por haber defendido con éxito los intereses españoles en Niza, y por su participación en el “trío de las Azores”. Lo dice impúdicamente Zapatero mientras mitinea a favor de “Europa”, en compañía del señor Durâo Barroso, que fue el anfitrión de las Azores y es, ahora, el presidente de la Comisión Europea. El PP sigue siendo “antieuropeísta porque apoya el sí sólo con la boca pequeña”. Ha puesto la otra mejilla y, claro, es retribuido adecuadamente. De aquí que, (II) el referéndum y las prisas en su convocatoria responden a la necesidad socialista de hacer olvidar Niza, y al propósito de toda la política de su Gobierno: destruir al PP. Puede parecer ésta una conclusión maliciosa o exagerada. Pero no lo es, como muestra el que los socialistas ataquen al PP por su “tibieza” y ahorren sus ataques a Esquerra Republicana de Catalunya o a Izquierda Unida, sus socios de gobierno, que, en cambio, postulan un no sin ambages. Si es tal, el entusiasmo europeísta del PSOE, ¿cómo se explica que la política exterior del Gobierno se concentre en Cuba, Venezuela, Marruecos; cómo se explica la “alianza de civilizaciones”?

Podría, no obstante, ser oportuno el referéndum como ocasión de discutir las ventajas e inconvenientes de la adhesión de España a este Tratado. Algún otro país europeo nos puede igualar, ninguno nos supera, en la escasez y trivialidad de la discusión de la cuestión europea. Ciertamente, según las encuestas la población española es una de las más europeístas de las concernidas por esta cuestión. Pero este sentimiento parece más consecuencia de la ausencia del debate que del convencimiento. De otra parte, es perfectamente comprensible porque desde la década de los 70, Europa y democracia han sido términos íntimamente asociados entre nosotros. Y el considerable desarrollo económico que hemos experimentado en los últimos veinticinco años se ha asociado también a los beneficios de la integración en “Europa”. Por éstas y alguna otra razón, cuyo desarrollo nos alejaría del objeto de este artículo, la discusión de la cuestión europea es una de las ausencias más llamativas en nuestra opinión pública. El referéndum podría ser una buena oportunidad para llenar esta ausencia. Pero, tampoco. Sobran las prisas y falta la voluntad. Zapatero, que se llena la boca continuamente con el diálogo y el debate, lo dijo claramente cuando anunció el referéndum. “Nada de debate, pedagogía”, esto es, en cristiano viejo, manipulación. Por tanto, (III) por exceso de prisas y por la voluntad manipuladora de los socialistas, el referéndum tampoco corrige la ausencia de debate sobre “Europa”, que arrastra crónicamente la opinión pública española.

Finalmente, como inevitable corolario de lo anterior, (IV) el Gobierno de la nación ha vulnerado y sigue vulnerando la exigencia de neutralidad, que deriva del juego conjugado de la Ley de Referéndum y de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Incluso, a pesar de su condescendiente benevolencia, la Junta Electoral Central no ha tenido más remedio que modificar el lema gubernamental, que implicaba estridentemente una apelación al sí. Y es que, salvo algunos países, con tradición política de democracia directa o semidirecta, instituciones y cultura política singulares, como Suiza, el referéndum no es un buen sistema para la adopción de decisiones políticas (no en balde es tan apreciado por los dictadores).

Por todo ello, yo prefiero un “no al referéndum”, esto es la abstención, a un “no a la Constitución europea”, aunque no sea difícil encontrar motivos para el segundo.

José Vilas Nogueira es catedrático de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela

Cataluña
174 pueblos ya no son españoles
Javier Ruiz Portella Libertad Digital 9 Febrero 2005

O, si aún lo son formalmente, llevan muchos años sin que ondee en ellos la bandera española. Así ocurre en nada menos que en 174 localidades repartidas a lo largo y ancho de toda Cataluña. En el balcón de su ayuntamiento la bandera no sólo desaparece, como en las Vascongadas (si no me equivoco), los días de fiesta mayor. La arrojan a la basura, nos escarnecen a todos —empezando por los catalanes que somos y nos sentimos españoles— todos y cada uno de los 365 días del año. Y no sólo desde este último año en que, apoyado por comunistas e independentistas, gobierna el Partido Socialista Obrero, sino desde hace varios años. Incluidos —he ahí lo peor— los años en que, con mayoría absoluta, gobernaba en España el Partido Popular.

Nadie movió un dedo para protestar. Nadie rechistó. Nadie lo comunicó siquiera a los periódicos. Ni el fiscal general del Estado, ni el Delegado del Gobierno, ni el propio Partido Popular interpusieron jamás denuncia alguna. Quien lo ha hecho, ha tenido que ser, una vez más, Convivencia Cívica Catalana, una de las más activas asociaciones que luchan contra las tropelías separatistas. Después de ganar recientemente otro de los múltiples pleitos interpuestos por incumplimiento de la normativa lingüística, la misma asociación que dirige Francisco Caja interponía, hace unos días, otro recurso al respecto ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Jurídicamente hablando el recurso es imparable. ¿Se aplicará o no la ley?… Éste es otro cantar. Pero la ley es inequívoca. La bandera de España —”símbolo de la nación, signo de la soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria”, reza la Constitución— “deberá ondear —impone la ley relativa al uso de banderas y enseñas— en el exterior y ocupar el lugar preferente en el interior de todos los edificios y establecimientos de la Administración central, institucional, autonómica provincial o insular y municipal del Estado”.

Una de dos: o se desprenden definitivamente del Estado y la nación a los que odian…, pero apechugan, entonces, con las consecuencias. O se mantienen, como desde hace más de quinientos años, dentro del Estado y la nación de todos, y hacen ondear entonces los símbolos y emblemas de todos.

Sería bueno que el señor Piqué se lo recordara a sus contertulios de la comisión en que, so pretexto de modificar el Estatut y hacer ver que no se toca la Constitución, andan preparando el desguace tranquilo de España.

La prueba del nueve
Lorenzo Contreras Estrella Digital  9 Febrero 2005

Nueve horas son muchas horas. Muchas horas para una toma de contacto presentada como tal, es decir, como una especie de ocasión coyuntural para cambiar impresiones. Pero fueron las horas consumidas por los dos más importantes dirigentes del nacionalismo vasco, concretamente por Ibarretxe e Imaz, presidente del Gobierno del Gobierno vasco y presidente del PNV, respectivamente, en sus sucesivas visitas a la Moncloa antes del famoso Pleno del día 1 de febrero, cuando el llamado Plan Ibarretxe fue derrotado en el Congreso de los Diputados.

Primero fue Imaz quien se entrevistó con Zapatero. Cinco horas. Unos días después acudió el lehendakari a una cita análoga. Cuatro horas. Cuatro más cinco, nueve. Demasiado tiempo para despachar su empleo con cuatro palabras formularias de aparente desacuerdo. Sólo que esas palabras formularias fueron exclusivamente referidas a la conversación Ibarretxe-Zapatero. Lo tratado por ZP con Imaz quedó en el secreto hasta que se ha producido una filtración confidencial. Y entonces, como es lógico, se ha planteado la inevitable pregunta: ¿por qué se silenció ese encuentro y, sobre todo, ¿por qué duró tanto?

Si duró tanto es que se trataba de alcanzar algún tipo de conclusión provechosa. Las rupturas suelen ser más fugaces. Antes de que se produjera esta pequeña ronda de citas, que también incluyeron a otros presidentes o responsables de Comunidades Autónomas, el lehendakari preguntó públicamente si el “conflicto vasco” tendría que resolverse “a tortas”. Luego, la referencia a las “tortas” desapareció del lenguaje político y flotó la sensación de que el diálogo podía tener alguna rentabilidad política.

Aparte de la reforma del Estatuto vasco, o sea, del “Plan”, que encubre un proceso constituyente bajo capitanía nacionalista, ¿se abordó la actitud de los partidos principales ante el referéndum para la aprobación de la Constitución europea? Es vidente la preocupación que el Gobierno socialista alimenta en favor del “sí”, con el cual ZP cree deslumbrar al mundo europeo tras haber madrugado en el planteamiento de la consulta popular. Los abertzales filoetarras andan metidos en la empresa de conseguir que el voto negativo signifique un descalabro para Zapatero. Pero he aquí que Imaz ha salido valedor de las aspiraciones del presidente español, el hombre que en el Pleno del Congreso de los Diputados dio, sin proclamarlo abiertamente, ciertas alas a las ilusiones nacionalistas vascas. En otras palabras, no es descartable que ZP se haya convertido en la esperanza secreta de Ibarretxe y de Imaz. Una esperanza que, en el caso del presidente español, se cifra en el logro del “sí” para una Constitución, la europea, que a su juicio puede garantizar cierto tipo de solución para el problema de Euskadi y sus relaciones con el resto de España. Cinco horas con Imaz, cuatro con Ibarretxe y, en resumidas cuentas, pacto de votaciones que incluyen el pago de un precio. ¿Cuál? Es lo que alarma al PP. Porque precios habría dos: el “sí” en el referéndum europeo por parte vasca y la contrapartida misteriosa de Madrid.

Imaz ha manifestado que la victoria del “no” representaría un triunfo para la extrema derecha y beneficiaria al “nacionalismo de los estados”. Pero esa alusión descalifica las pretenciones del “no” defendido por EA, EB(ambos miembros del tripartito en victoria), Batasuna, Aralar, ELA y LAB, entre otros. Lo importante para Imaz sería una Europa sin fronteras, con una “voz única” en el mundo y respetuosa con la “diversidad, las lenguas y los pueblos”. ¿Está claro?

Batasuna y las obviedades
Cartas al Director ABC 9 Febrero 2005

Resulta sorprendente la necesidad que hay en España de repetir lo obvio. Batasuna es una parte del conglomerado terrorista de ETA. Esto es una obviedad. Lo ha dicho el Tribunal Supremo. Lo ha dicho la Unión Europea. Lo ha dicho el Congreso de los Diputados. Lo ha dicho la lista de terroristas de EE.UU. Lo dice cualquier persona que viva o conozca el País Vasco y no tenga interés partidista en negar la realidad. Batasuna es una organización terrorista, no por sus ideas, sino porque su estructura está al servicio de la muerte y la extorsión: haciendo apología del terrorismo, financiando a la mafia etarra, prestando sedes y bares como base logística de atentados, aportando censos y otros datos a los pistoleros... y tantas y tantas pruebas que están bien documentadas en diversos sumarios judiciales.

Pues esto que es una simple obviedad parece que hay que recordárselo a mucha gente. Hay que recordárselo al lendakari, que se define como agente activo en favor de la legalización de Batasuna. Hay que recordárselo al PSOE, que juega a la ambigüedad, alimentando rumores sobre contactos entre Batasuna y el Gobierno. Y quizá haya que recordárselo también a muchos medios de comunicación que dan cobertura mediática a los portavoces del comando Batasuna de ETA. Como ciudadano vasco, me parece lamentable ver la afluencia masiva de medios de comunicación a las ruedas de prensa de Otegui y sus amigos. Creo que muchos periodistas deberían reflexionar sobre esta cuestión porque, como decía antes, hay algo obvio: Batasuna es parte de ETA y Otegui es su portavoz.

Gorka López. Bilbao.

DE FORMA ESCUETA Y EN LAS INTERVENCIONES INICIALES
Marín propone utilizar las lenguas cooficiales en el Congreso con traducción inmediata
El presidente del Congreso, Manuel Marín, expuso este martes formalmente a los grupos parlamentarios su criterio para permitir el uso "escueto" y puntual de las lenguas cooficiales en las sesiones plenarias, siempre que de inmediato se traduzca oralmente al castellano. Marín expuso este asunto después del enfrentamiento que mantuvo la pasada semana con Joan Tardá cuando este diputado de ERC formuló su pregunta en catalán, no la tradujo y el presidente le retiró la palabra. El PP cree que es mejor esperar a que se apruebe el nuevo Reglamento que se está negociando.
Europa Press Libertad Digital 9 Febrero 2005

Con la lectura de un escrito de dos folios, Marín fijó formalmente el criterio de la Presidencia sobre el uso de lenguas distintas al castellano, expresando su disposición a aceptar el uso puntual y "escueto" de los idiomas cooficiales en las sesiones plenarias, preferentemente limitado a las intervenciones iniciales, a condición de que lo dicho se traduzca oralmente al castellano para que pueda constar en el Diario de Sesiones.

El presidente de la Cámara advirtió de que, "la inobservancia por parte del diputado interviniente de este criterio causará la pérdida del turno o el decaimiento de la iniciativa, según los casos". En ese sentido, la polémica podría seguir abierta en las sesiones de control al Gobierno, donde ERC ya anuncia que preguntará en catalán sin traducir, al entender que la Cámara ya conoce el enunciado escrito en castellano en el orden del día. Marín no acepta esta vía, alegando que lo que registra la Mesa del Congreso siempre es en castellano y que no basta con remitirse a dicho trámite. Según explicó, esta exposición formal de su criterio no sienta precedente para la Cámara, ya que no tiene rango de resolución de la Presidencia, ni de norma de procedimiento, ni de acuerdo de la Mesa. Tampoco tiene que ver, sostiene, con el futuro Reglamento, actualmente en proceso de revisión.

No obstante, el PP se quejó de la iniciativa de Marín, pues considera que lo que ofrece el presidente se basa en una "interpretación excesiva" de las normas de la Cámara que ya se venía practicando, y no le gusta que ahora se pretenda fijar por escrito cuando está en marcha una reforma del Reglamento del Congreso. "Lo prudente y lo sensato es esperar", aconsejó. El portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, hizo un "llamamiento al sentido común" para que, en estas cuestiones, "no se vayan las cosas de las manos" y no se planteen como hechos consumados, ni como conquistas por parte de las minorías. "Hemos avisado suavemente al presidente de que no empiece a establecer normas por escrito, porque a lo mejor nos fuerza a protestar formalmente, a exigir informes y el cumplimiento del Reglamento y de la Constitución", advirtió en la rueda de prensa posterior.

Zaplana cree que Marín está enfadado
Zaplana vinculó esta decisión de Marín con el acuerdo que anunciaron el PSOE y el PP para reactivar antes de Semana Santa la reforma del Reglamento, y en el que en principio no se contempla el uso de lenguas cooficiales en la Cámara Baja. Llegó a insinuar que tal vez el consenso entre los mayoritarios ha "enfadado" al presidente. El dirigente 'popular' destacó que hasta ahora su formación no ha protestado por que Marín haya venido aplicando de facto esta fórmula en las últimas semanas, pero se mostró en contra la misma porque, a su juicio, puede ser el inicio de "una escalada que no se sabe a dónde conduce" y vulnerar los derechos de los diputados que "no tienen por qué conocer las lenguas cooficiales".

Los nacionalistas, por su parte, reclamaron más flexibilidad a Marín. Así, el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, ve el criterio de la Presidencia como un "límite" para un uso normal de las lenguas cooficiales, pues considera que la interpretación del vigente Reglamento ya posibilita el uso puntual de idiomas distintos del castellano, con la traducción correspondiente. Por ello, pidió a Marín "la máxima permisividad" y además expresó su deseo de que la reforma reglamentaria tenga como objetivo ir más allá, hasta la plena normalización de la pluralidad lingüística.

Joan Herrera, portavoz de IU-ICV en el Congreso, también exigió "flexibilidad" al presidente del Congreso. Así, explicó que había planteado a Marín en la Junta de Portavoces que los diputados se puedan expresar en las distintas lenguas cooficiales, bien con traducción o sin ella cuando las preguntas ya estén escritas al haber sido registradas. Además, calificó de "paradójico" que en alguna ocasión se haya utilizado el latín en la Cámara sin que se haya traducido y, sin embargo, se pida la traducción cuando se utiliza el vasco, el catalán o el euskera.

ERC ve un "avance sin retorno"
Desde ERC, Joan Puig se felicitó por el escrito de Marín al considerar que, "por primera vez después de 25 años", el Congreso acepta por escrito el uso de las lenguas cooficiales. "Es un avance muy importante, sin retorno", proclamó. En su opinión, "la resolución" del presidente permite el uso puntual de las lenguas distintas del castellano, como se venía utilizando, y dijo confiar en que el PSOE y el PP no lleguen a un acuerdo "antidemocrático" para "prohibir" en el nuevo Reglamento lo que ahora se fija por escrito. Es más, ERC cree que es momento de avanzar en la misma línea. "Vamos a seguir insistiendo para lograr lo que es la normalidad", anunció.

Desde el PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba no ve "llamativa" la iniciativa de Marín, del que destacó su "flexibilidad" y "sentido común", si bien recalcó que es una "solución transitoria para que todo el mundo sepa a qué atenerse", ya que habrá de ser el nuevo Reglamento el que trate de dar una solución definitiva a esta polémica del plurilingüismo.

Fundación del Español Urgente: un paso más hacia la unidad de la lengua
La Fundación del Español Urgente comenzó este martes su andadura con la misión de cuidar el idioma y de contribuir a su prestigio en el mundo, una iniciativa que fue calificada de "paso fundamental" para la unidad de la Lengua por el director de la Real Academia Española.
EFE. Madrid Heraldo de Aragón 9 Febrero 2005

| La Fundación del Español Urgente, Fundeu, comenzó este martes su andadura con la misión de cuidar el idioma y de contribuir a su prestigio en el mundo, una iniciativa que fue calificada de "paso fundamental" para la unidad de la Lengua por Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española.

García de la Concha, presidente de la Fundeu, intervino en la presentación pública de la Fundación, entidad promovida por el BBVA y por la Agencia Efe, cuyos presidentes, Francisco González y Alex Grijelmo, respectivamente, participaron también en el acto.

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz; el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina; la directora general de RTVE, Carmen Caffarel; y el director de RNE, Pedro Piqueras, asistieron igualmente a la presentación de esta entidad que pretende convertirse en órgano de referencia de la defensa del buen uso del idioma para los medios de comunicación españoles y los de cualquier país hispanohablante.

Heredera del Departamento del Español Urgente de la Agencia Efe, desde el que durante 25 años se ha procurado atender y resolver las dudas que plantea el uso del español en los medios de comunicación, la nueva fundación ha llegado ya a un acuerdo con Televisión Española y Radio Nacional de España y está abierta a la participación de todos los medios que quieran sumarse a esta iniciativa.

Alex Grijelmo destacó la responsabilidad que los medios de comunicación públicos tienen con el idioma español y señaló que la Fundeu quiere actuar como una "consultoría de intervención rápida" ante las dificultades que plantea el uso de la Lengua, ya sean tecnicismos, barbarismos u otras palabras que "contribuyan a dificultar la comunicación entre los hispanohablantes".
Fuerte respaldo de la Academia de la Lengua

Dirigida por el periodista Joaquín Müller, la Fundeu contará con un equipo de expertos lingüistas coordinado por el filólogo Alberto Gómez Font, además de con un Consejo Asesor de Estilo del que formarán parte los académicos Gregorio Salvador y Valentín García Yebra y el secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Humberto López Morales.

José Luis Martínez Albertos, catedrático de redacción periodística de la Universidad Complutense de Madrid, el investigador del CSIC Leonardo Gómez Torrego y el periodista Carlos G. Reigosa integrarán también el Consejo Asesor de Estilo. Como expuso Alex Grijelmo, la Fundación elaborará informes lingüísticos sobre nuevas dificultades que surjan en el español actual, publicará cada tres meses un boletín que recogerá los artículos escritos por los académicos que forman el Consejo Asesor, así como los informes semanales de la Fundéu y las principales consultas y sus respuestas en el trimestre.

Se elaborará una memoria anual que contenga los principales errores lingüísticos cometidos en los medios de comunicación en general, y se organizarán congresos y seminarios sobre cuestiones relativas al idioma español en los medios informativos. En esta última tarea, la Fundeu contará con la colaboración de la Fundación de San Millán de la Cogolla, motivo por el que el presidente de la misma, Pedro Sanz, participó hoy en la presentación de la nueva entidad y dijo que la comunidad de La Rioja quiere "compartir con todos el patrimonio de la Lengua".

Francisco González puso de relieve que la Lengua "es un activo de un valor incalculable" y es "la base y la columna vertebral" de la cultura que une a Europa y América. En estos tiempos de cambio y "de globalización económica y cultural, es más importante que nunca cuidar y reforzar el principal activo que tenemos". El Departamento de Español Urgente de la Agencia EFE contó desde sus comienzos con el asesoramiento de la Academia de la Lengua, pero este martes, subrayó Víctor García de la Concha, se da "un paso fundamental" y se institucionaliza esa relación: la Fundación estará dirigida por el director de la Real Academia.

Desde hace varios años la Academia consensúa todas sus obras de referencia -Diccionario, Gramática, Ortografía y el nuevo Diccionario panhispánico de Dudas- con las Academias asociadas de Hispanoamérica, pero desde el primer momento, añadió García de la Concha, la RAE tuvo claro que la defensa del idioma hay que hacerla junto con los medios de comunicación. "Es muy importante que los medios vayan por delante en el cuidado de la Lengua", añadió. Por su parte, Carmen Caffarel se mostró consciente de que RTVE forma parte de "esa labor educadora y de servicio público" que es la difusión de "nuestro precioso idioma".

Por ese motivo, RTVE se suma a la iniciativa de la Fundéu y recibirá asesoramiento en "las dificultades que nacen en el uso emergente de un idioma que tenemos obligación de difundirlo con corrección".

El director del Instituto Cervantes destacó a su vez la colaboración que puede prestar esta institución a la hora de observar la evolución del español en las distintas zonas del mundo.

A LAS 19.00 HORAS LOS REYES IBAN A INAUGURAR ARCO
Explota un coche bomba en el Campo de las Naciones en Madrid
Un comunicante anónimo avisó a las 9.00 horas al diario Gara de la colocación del artefacto explosivo en el Parque Ferial Juan Carlos I. Una vez más, la hora y el lugar indicado eran erróneos puesto que la explosión se produjo frente a la fachada del edificio en que se encuentra ubicada la empresa 'Bull'. La línea de metro no parará en Campo de las Naciones. Los edificios colindantes a la explosión han sido evacuados. Hay numerosos destrozos y tres heridos leves.
Agencias Libertad Digital 9 Febrero 2005

Una explosión, que según un testigo se produjo en un coche, se ha registrado frente al Palacio de Congresos, en el Campo de las Naciones, en la Avenida 25 de septiembre, a la altura del número 4, en IFEMA, muy cerca de donde esta tarde se inaugura la feria ARCO.

La Policía ha desalojado la empresa de informática Bull y ha acordonado la zona, pero no ha podido llegar a tiempo de controlar la explosión, cuya humareda puede verse desde varios kilómetros de distancia. Según este testigo, varias personas podrían estar heridas, y la Policía está recomendando, a través de megafonía, a los trabajadores de esta zona de oficinas que salgan de sus edificios.

Los avisos de la Policía, que en un principio pedían que no se moviera nadie de sus puestos de trabajo por motivos de seguridad, solicitan ahora que abandonen los edificios y les tranquilizan asegurando que no hay más amenazas de bomba. La zona donde se ha producido la explosión está siendo sobrevolada por varios helicópteros y hasta allí se han desplazado seis unidades de bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Este mismo miércoles a las siete de la tarde, en el recinto ferial del IFEMA, los Reyes de España, acompañados por el presidente mexicano, Vicente Fox, tienen previsto inaugurar la edición 2005 de la Feria de Arte Contemporáneo (ARCO). En ella están presentes unas 17 galerías mexicanas y cuyo acceso estará enmarcado por un muro compuesto por la obra gráfica de 35 artistas afincados en la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana.
Recortes de Prensa   Página Inicial