AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 13 Febrero 2005
EL OBSERVADOR DE VITORIA
M. MARTÍN FERRAND ABC 13 Febrero 2005

No basta
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 13 Febrero 2005

ETC.
Jon JUARISTI ABC 13 Febrero 2005

El País Vasco no es el Ulster aunque lo crea parte de la Iglesia
Editorial El Mundo 13 Febrero 2005

EL PROPÓSITO Y LA ENMIENDA
Editorial ABC 13 Febrero 2005

¿Observadores La ONU
Cartas al Director ABC 13 Febrero 2005

Eduardo Zaplana Portavoz del PP en el Congreso : «El Estatut puede socavar la Constitución»
Inmaculada González de Molina - Madrid.- La Razón 13 Febrero 2005
 

EL OBSERVADOR DE VITORIA
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 13 Febrero 2005

COMO la sutileza no forma parte de su estilo, los 33 presuntos miembros de Jarrai, Haika y Segui acusados por su implicación en la kale borroca llegaron a la Audiencia Nacional, para ser juzgados, más divertidos que contritos, en evidente actitud chulesca y provocadora. Ni las sordinas que, para estos casos de crispación separatista, ha instalado José Luis Rodríguez Zapatero en sus muchos instrumentos de propaganda, consiguieron acallar el escandaloso ruido de estos mozos, algunos talluditos, que se juegan, según la petición del fiscal, entre 10 y 14 años de cárcel.

No es la primera vez, ni será la última, en que los vigorosos y respaldados alevines del terrorismo vasco, de prácticas en ejercicios de alteración del orden cívico, montan su numerito en la Audiencia Nacional y/o otras dependencias y estamentos de la Justicia en España. Es su juego: multiplicar en todo lo posible el ruido de sus alborotos y los efectos de sus pedradas callejeras para agigantar el susto que genera ETA y que, en los hechos, fortalece las expresiones del separatismo vasco. Una pequeña novedad puede verse, aunque no cursara con las debidas consecuencias procesales, cuando estos tumultuosos imputados se permitieron señalar al ministerio fiscal y a los integrantes de la acusación particular, a quienes después se negaron a responder en la vista pública, como «instrumentos para criminalizar a la juventud de Euskal Herria».

Lo más sorprendente del caso podemos verlo en la presencia en la Sala de la Audiencia de Abel López de Aguilera, director de estudios y régimen jurídico del Gobierno de Juan José Ibarretxe, que asiste a estas sesiones como «observador», delegado como tal por el Gobierno de Vitoria. Todo un salto cualitativo por el que el Poder Ejecutivo de una de las Autonomías del Estado se permite «vigilar» la actuación del Poder Judicial de todo el Estado.

Aquí nunca pasa nada y, menos todavía, en lo referente a la quiebra de la dignidad formal del Estado, dentro del marco establecido por la Constitución vigente; pero lo del observador de Vitoria, vigilante de la limpieza en un proceso penal contra miembros de grupos filiales de ETA sorprendidos en plena faena alborotadora de la convivencia ciudadana, marca un punto de ruptura entre la parte y el todo que no debiera ser pasado por alto por los sonrientes responsables de ese todo nacional que unos pocos pretenden romper y que otros muchos -¡muchísimos!- no sabemos defender con el talento y el garbo que sería exigible en el caso.

Por multitud de distancias ignoro cómo se conservará el reflejo de esta chocante situación en los archivos del monasterio benedictino de Lazkao, pero tienen razón sus mentores al señalar que lo que hoy es noticia mañana será Historia. Para los vascos separatistas, historia de una intentona y para los españoles conscientes, historia de un error constitucional.

No basta
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 13 Febrero 2005

Una cierta tendencia política y mediática está, desde hace algún tiempo, salmodiando la cantinela de que los batasunos, esa parte del cuerpo etarra llamado brazo político, deberían condenar la violencia y entonces su legalización se estudiaría con cariño y su regreso a la bondad democrática bien podría ser bendecido por las urnas. Y no. No basta. No es cuestión de que con una declaración, con un simple trámite declarativo, con una pantomima, vamos, baste para que Batasuna vuelva a ser legal.

Los batasunos no están fuera de la ley y de la democracia por sus opiniones, sino por sus acciones. Ni puede ser una voluntad política por muy gubernamental que sea la que los exonere de culpa y los deje libres de polvo y paja. Ha sido la justicia quien ha dicho y ha probado que son parte de ETA, que son el mismo entramado, que son su red financiera, su aparato de captación y su red de extorsión y chantaje. Que son el mismo perro y, no nos engañemos, hasta con el mismo collar y ha de ser esa misma justicia la que dictaminará que la formación abertzale está legitimada para participar de nuevo en el juego político. No basta con unas palabritas de Otegui, que además no pronuncia, para salvar el trámite. No basta, por más que Imaz y Carod-Rovira se lo susurren a Zapatero en sus encuentros a escondidillas.

ETC.
Por Jon JUARISTI ABC 13 Febrero 2005

EN estos tiempos de laicismo agresivo y telecochinadas, da gusto conectar de vez en cuando con Euskal Telebista, la más clerical de las cadenas públicas de televisión en el universo mundo. Es el suyo un clericalismo espontáneo, que no necesita reflejarse en artículo alguno de sus estatutos, porque brota del sustrato más hondamente guipuzcoano de la increada conciencia de la raza. Entrar en un noticiario de ETB es como franquear las puertas de un beaterío electrónico erizado de rencorosas espingardas carlistas.

Breve resumen del telediario todavía autonómico vasco del viernes 11 de febrero de 2005, a primera hora de la tarde. Motivo recurrente: el desprecio, el asquito, la indignación, en fin, de la parte sana del pueblo vasco y sus representantes políticos ante el proyecto de Constitución o Tratado europeo. Es, por así decirlo, el tegumento, el decorado, la amalgama en que vendrán a engastarse las dos noticias realmente importantes de la jornada, una buena y otra mala. Empecemos por la buena: la Diputación Foral de Guipúzcoa y la Compañía de Jesús firman el convenio por el que se renueva, para los próximos 70 años, la cesión del Santuario de Loyola y Casa Natal de San Ignacio a los reverendos padres. Se trata, aclara la locutora, de una tradición iniciada hace más de un siglo. Cada 70 años, en efecto, la Provincia hace entrega a los jesuitas de estos lugares emblemáticos en la historia de la congregación ignaciana. El mensaje es tranquilizador. Primero, una Diputación canovista; luego, una franquista; hoy, la actual Diputación nacionalista han sabido mantener una tradición... ¿cómo la llamaríamos? ¿Antigua? ¿Piadosa? Guipuzcoana, en cualquier caso. Eso es lo que cuenta. A través de ocho generaciones orteguianamente computadas, Guipúzcoa no ha dejado de ser Guipúzcoa, o sea Gipuzkoa, lo que prueba su eternidad. Vamos con la mala.

EN los monasterios benedictinos de Lazcano (Guipúzcoa) -o sea Lazkao (Gipuzkoa)- y Belloc (Iparralde, según ETB), efectivos de la Guardia Civil y del cuerpo especial antiterrorista de la Policía francesa interrogan simultáneamente a dos monjes, Juan José Aguirre, bibliotecario del cenobio guipuzcoano, y Marcel Etchehandy, conocido especialista en estelas funerarias discoidales. Todo es confuso, pero se sospecha que ambos interrogatorios podrían estar relacionados con informaciones proporcionadas por Mikel Antza. Los monjes de Lazcano han sido desalojados del monasterio, que está sufriendo un riguroso registro. Las cámaras de ETB recorren las calles de la alterada población y recogen las declaraciones ininteligibles de un alcalde mucho más alterado. La reportera intrépida consigue por fin entrevistar a un monje, el padre Dionisio Amundarain. Éste traza una breve y conmovedora semblanza de Aguirre, su amigo de infancia. ¿Vasco y euscaldún? Pues, claro, y por tanto abertzale, como él mismo, que quiere una Euskal Herria independiente. Pero, eso sí, respetuoso con todos, incluidos los españoles. Dicen que si le han encontrado una publicación etarra, Zutabe. Pero, hombre, si eso no es un delito. Zutabe es una revista seria, interesante. Ya me gustaría también a mí, dice el padre Dionisio, conseguir Zutabe. En cuanto a si Aguirre ha tenido contactos con ETA, y quién no. Tú hablas con mucha gente y cómo puedes saber si son etarras o no, si no te lo dicen.

LA biblioteca del monasterio benedictino de Lazcano posee un riquísimo fondo documental sobre la historia del nacionalismo vasco y, en particular, de ETA. En unas imágenes de archivo, con las que termina el reportaje, el bibliotecario del monasterio, padre Juan José Aguirre, muestra un álbum de pegatinas de la izquierda abertzale a un joven periodista de ETB. Pasa las páginas con unción de coleccionista; señala ésta o aquella pieza a la atención del visitante y recuerdo algo que mi amigo Arcadi Espada escribió hace tiempo acerca de los devastadores efectos de las televisiones autonómicas manipuladas por los nacionalistas. Son, decía, como un potentísimo equipo de alta fidelidad en una celda monacal. Estelas funerarias discoidales. Montañas de Guipúzcoa, dulces recuerdos de mi niñez; aldeas sonrientes... ETA, ETB, ETC, ETC, ETC.

El País Vasco no es el Ulster aunque lo crea parte de la Iglesia
Editorial El Mundo 13 Febrero 2005

El interrogatorio y posterior puesta en libertad de dos frailes benedictinos -uno francés y otro vasco- por su presunta relación con ETA ha vuelto a subrayar los vínculos de parte del clero católico con el proceloso mundo del entorno político de la banda.Este periódico da cuenta hoy de las actividades del sacerdote irlandés Alec Reid, confesor de Gerry Adams y hombre clave en las negociaciones de paz de Irlanda del Norte, que simultanea los contactos con la dirección de ETA con su labor como asesor aúlico de Ibarretxe.

Reid se entrevistó con la cúpula de ETA en Francia, después de la detención de Mikel Antza, precisamente en el monasterio de Belloq, el mismo donde se personó la policía francesa por orden de la juez Le Vert para interrogar al monje Marcel Etxandi. El sacerdore irlandés viaja con frecuencia al País Vasco -donde la curia bilbaina le facilita alojamiento- para ver al lehendakari y participar en el Foro Nacional de Debate, una plataforma abertzale.

La equiparación del proceso de paz vivido en el Ulster con la situación del País Vasco ha sido una constante por parte de ETA -cuyas relaciones con el IRA siempre han sido muy estrechas-, de su brazo político y del PNV. El líder del Sinn Fein, Gerry Adams, ha sido invitado a España en momentos que los nacionalistas han considerado estratégicos. Hubo un tiempo en el que se dijo -sin fundamento, como luego se vería- que Arnaldo Otegi, el líder de Batasuna, podría ser el Adams que los radicales necesitaban para convencer a los terroristas de que pusieran fin a la violencia, tal y como hizo el Sinn Fein. Desgraciadamente, en el caso vasco ha sucedido todo lo contrario que en el Ulster. Los duros, partidarios del tiro en la nuca, siempre se han impuesto a quienes se han inclinado por la vía política. No es ésta la única diferencia que existe entre la situación irlandesa y la vasca. En realidad, lo que cuesta trabajo es encontrar las similitudes, al margen de la machacona propaganda nacionalista.

Las diferencias son obvias. El Ulster ha pasado por todo tipo de vicisitudes a lo largo de la Historia, mientras que el País Vasco siempre ha formado parte de España. En Irlanda del Norte hay dos comunidades enfrentadas a muerte a costa de la religión -católicos contra protestantes-, mientras que en las provincias vascas no existe tal, por mucho que la Iglesia se preste a servir a menudo a los más radicales. Finalmente, la autonomía otorgada a Irlanda del Norte en los acuerdos de Stormont es muy inferior a la que ya posee el País Vasco.

Que Ibarretxe fantasee con una solución a la irlandesa no supone ninguna novedad. Lo que resultaría muy peligroso es que Rodríguez Zapatero cayera en la trampa. El presidente del Gobierno no puede dejarse engañar por quienes sostienen que el caso vasco se puede solucionar por la vía irlandesa. En este sentido, su silencio sobre la entrevista secreta con Carod-Rovira es inquietante.Sin perder más tiempo, debería prestarse a comparecer en el Congreso para aclarar las dudas que ha sembrado, como acertadamente le solicitó ayer el líder de la oposición, Mariano Rajoy.

EL PROPÓSITO Y LA ENMIENDA
Editorial ABC 13 Febrero 2005

EN el tono más tajante que se le recuerda en un historial declarativo cuajado de maximalismos y frases abruptas (la última referente al reparto de tortas a discreción), Juan José Ibarretxe dio ayer un paso al frente para, sin más meandros argumentativos, pedir al Gobierno central que negocie a toda costa, con ETA incluso. Según él, «es hora de que en la sociedad vasca se formalice ese clamor en favor de la negociación política». Tras el fracaso en el Congreso de su plan, Ibarretxe y el nacionalismo vasco siguen anclados en los mismos parámetros soberanistas de estas vísperas, incluida la celebración del referéndum sobre la autodeterminación.

Como sólo lo enfervescente del tono supone una novedad en su mensaje, y habida cuenta de que el contexto sigue siendo el mismo, la decisión del PSOE y del PSE de no gobernar con el PNV tras las elecciones autonómicas del 17 de abril -de la que hoy informa ABC- resulta, en principio, tranquilizadora. Y también lógica, pues desde el punto de vista de todo aquel que se considere valedor del Estado de Derecho parece difícil coaligarse con quien ya ha dado los primeros pasos para hacerlo fosfatina y persiste en el empeño. En este sentido, opera contra este mensaje socialista de no gobernar con los peneuvistas el que Pasqual Maragall lo esté haciendo con un partido independentista y republicano en Cataluña y que esa misma formación política sea la que sostenga a Rodríguez Zapatero y al PSOE en el Congreso de los Diputados.

Partiendo de esa esperanzadora declaración de intenciones de la cúpula socialista, sí es necesario recalcar que lo más efectivo para eliminar las zozobras que llegan a la opinión pública es hacer creíble esa decisión y que ningún gesto invite a desconfiar del propósito declarado. A este respecto, parece pertinente terminar con las reuniones en la sombra celebradas en La Moncloa con aquellos que con más ahínco trabajan (PNV y ERC) por debilitar la estructura y fortaleza actuales del Estado. Alegar, como alegan las fuentes cercanas a Zapatero, que no se hará explícito el «no» a gobernar con el PNV «porque nadie lo creería» parece una excusa asaz vulnerable y, en todo caso, debería hacer reflexionar a la dirección socialista sobre la credibilidad que la opinión pública y los ciudadanos dan a los mensajes que el PSOE emite en este sentido. ¿Por qué no habrían de creerle? Esperemos que los socialistas mejoren su autoestima en este sentido, pues de lo contrario les resultará difícil convencer a los ciudadanos de lo que piensa realmente.

El presidente del Gobierno está perfectamente legitimado para diseñar su estrategia y establecer los cálculos y proyecciones políticos del horizonte vasco más cercano. Pero ha de esforzarse en revertir la desconfianza que su partido intuye en la ciudadanía; y eso sólo se logra con hechos y con la reafirmación de la convicciones. Y con la memoria, claro. Cuando la duda ande al acecho, Zapatero no tiene más que acudir a la historia y comprobar el maltrato y la deslealtad que recibió del PNV después de gobernar ¡una década! en coalición con los nacionalistas. Tras romperse aquel acuerdo, los peneuvistas corrieron hacia Estella para fraguar su alianza con el mundo etarra y empezar a desbrozar el camino de la independencia. Conocido el propósito y el radicalismo doctrinal y político en el que ha devenido Ibarretxe (ayer mismo reafirmados) parece una temeridad volver a recorrer ese camino con el PNV después de las elecciones de abril. Seguramente ni el PSOE ni España andarían a gusto por esa senda.

¿Observadores? La ONU
Cartas al Director ABC 13 Febrero 2005

El consejero de justicia del Gobierno vasco, señor Azkcárraga, ha tenido la feliz ocurrencia de enviar observadores al juicio de los «cachorros» de ETA en Madrid.

La idea es tan buena que la deberíamos hacer extensible a las próximas elecciones autonómicas. Quiero reclamar desde aquí observadores internacionales: que venga la ONU y vea cómo se vota en el País Vasco, que tome nota de cómo los actos del PP y del PSOE han sido declarados «objetivos militares» por ETA.

Que vean cómo viven los que han dado el paso de presentarse como candidatos por esos partidos.

Que vean cómo todos los políticos de la oposición, además de periodistas, jueces, curas, profesores y hasta jardineros y señoras de la limpieza, han sido condenados a muerte y viven con escolta por atreverse discrepar del nacionalismo obligatorio y tener el valor de hacerle frente.

Que vean cómo la Policía autonómica acude, cuando le dejan, con la cara tapada a enfrentarse a esos mismos «chicos de la gasolina» que están siendo juzgados y cómo esos aprendices del fascismo y la violencia política y su partido, ilegalizado por su relación con la banda ETA, campan por sus respetos a pecho descubierto y con la más absoluta impunidad ante la complaciente mirada del señor Azkárraga.

Que vean cómo se ejerce la libertad de voto en los pueblos pequeños del País Vasco y de paso que hagan de interventores en las mesas donde no es posible encontrar voluntarios. Que vean todo esto y que le cuenten al mundo cómo Azkárraga y su jefe, teniendo a la mitad de la población en esta situación, tienen un plan: que los vascos nos bajemos los pantalones a cambio de que nos perdonen la vida. Edurne Zarraoa Gabikagogeaskoa. Guecho (Vizcaya).

Eduardo Zaplana Portavoz del PP en el Congreso : «El Estatut puede socavar la Constitución»
Está sorprendido con las vueltas que da la vida. Su asombro se debe a su coincidencia con Felipe González, con quien comparte diagnóstico sobre que se está centrifugando el Estado. Además, considera deplorable que el ministro de Exteriores se dedique a fiscalizar la vida privada del también ex presidente del Ejecutivo José María Aznar en lugar de explicar a los españoles que hay un submarino averiado en Gibraltar. No quiere ni pensar que el CNI se dedicase a seguir a líderes del PP.
Inmaculada González de Molina - Madrid.- La Razón 13 Febrero 2005

- ¿Qué momento atraviesan las relaciones entre PSOE y PP?
–Las normales entre un partido de Gobierno y uno de oposición. Hay discrepancias evidentes. Pero PP demuestra su sentido de Estado al apoyar al Gobierno en los retos principales: el referéndum y el «Plan Ibarreche».

–¿La filtración de la reunión de Zapatero y Rajoy con el Rey generó una cierta desconfianza?
–No la filtró el PP ni Rajoy. A estas alturas el Gobierno ya sabrá quién fue. Lo que genera desconfianza son otras informaciones más graves.

–¿Se refiere a los contactos que mantienen socialistas con ETA?
–Son contactos que no han sido desmentidos con rotundidad. Me quejo de que no nos informen. Si existen negociaciones, serían de una extraordinaria irresponsabilidad y de una tremenda gravedad. Como dirigentes de Batasuna y del PSE han apuntado en esa dirección, la lealtad que nos debemos los miembros del pacto antiterrorista obliga a que nos informen.

–¿El pacto antiETA ha entrado en vía muerta?
–Nadie desea que entre. Desde luego, no el PP. Por eso, lo correcto y obligado es que se desmientan con rotundidad esos contactos y nos informen de todo lo que está pasando.

Convocatoria del pacto antiETA.
–¿El Gobierno o el PSOE han informado al PP de esos contactos?
–Todavía no.

–¿Si no se da esa explicación o la que se da no satisface, qué vigencia tendrá el pacto antiETA?
–Si esa explicación no llega muy pronto, pediremos la convocatoria del pacto antiterrorista.

–¿Y si las explicaciones dadas no satisfacen, habrá que enterrarlo?
–No adelantemos acontecimientos.

–Se dice que Zapatero informó a Rajoy en Moncloa sobre esta cuestión.
–Ellos saben lo que hablaron. Rajoy está en contra de cualquier negociación con los terroristas.

–¿Si acaba con ETA, Zapatero adelantará las elecciones y se eternizará en el poder?
–Con ETA sólo se acaba desde la lucha policial y judicial. Las estrategias que no han ido en esa dirección han fracasado sistemáticamente. ETA lo único que quiere es sembrar el terror. Lo hemos podido comprobar en Madrid el pasado jueves. No hay que darles oxígeno, sino profundizar en las medidas del pacto antiETA.

–¿Pero si pacta su fin?
–Cometería un gravísimo error. Con ETA no hay nada que pactar, salvo la entrega de las armas.

–¿Si se confirman esos contactos, Zapatero tendrá que dimitir por no decir la verdad a los españoles?
–De confirmarse, sería un gran escándalo.

–¿La legalización de Batasuna le permitiría al PSE arrebatarle al PNV la mayoría absoluta?
–Es una irresponsabilidad y un riesgo que no hay que correr por decencia, ética democrática y respeto a las víctimas. La lucha contra ETA debe estar al margen de cálculos electorales.

–¿Si la banda terrorista entrega las armas, el PP será tan generoso como augura Zapatero que será?
–No dejará de matar, mientras tenga capacidad de hacerlo. No lo hará mientras tenga expectativas de lograr algún rédito político. Por tanto, hay que seguir con la estrategia que ha dado un resultado extraordinario los últimos años.

–¿Alguien del Gobierno ha informado al PP sobre una eventual tregua?
–No. Que yo sepa no.

–¿El PNV y el PSE dejaran al PP al margen de un pacto de reforma estatutaria, tras los comicios vascos?
–Sustituir un estatuto de consenso por otro con menos apoyo rompería la convivencia.

–¿En esa reforma estatutaria el PSE no se opondría a estudiar la cosoberanía?
–Habrá que preguntárselo a ellos. De momento, el «plan Patxi», que el PSE ha presentado como alternativa al Ibarreche, es inconstitucional en muchos de sus puntos.

–¿Cómo interpreta la reunión de Zapatero con Carod-Rovira? ¿Cree que ha habido más de este tipo?
–Hay versiones distintas sobre su contenido. En cualquier caso, no se debe hablar de ETA con quien ha ido a reunirse con terroristas a Perpignan. Sería como decirle que hizo bien, que esos contactos son legítimos y tienen su utilidad.

Sin rumbo.
–¿Zapatero e Ibarreche pactaron la escenificación de sus desavenencias del pleno del Congreso del 1 de febrero?
–No me parece que Zapatero pueda estar orgulloso de su discurso. Si lo hizo a propósito, se equivocó.

–¿Por qué?
–Desaprovechó la oportunidad de decirle a Ibarreche que no se puede dinamitar la Constitución. Le dijo, sin embargo, que no lo entendiera como una derrota, sino como la posibilidad de un acuerdo histórico. Me gustaría saber qué pasa por su cabeza, cuáles son sus objetivos y dónde nos quiere llevar. Me preocupa su camino sin rumbo.

–¿La comisión que ofreció Rajoy nacerá sin fuerza por la reunión de Zapatero con Imaz y Carod-Rovira, su discurso tibio en el Congreso...?
–El PP ha hecho lo que tenía que hacer, en un ejercicio de responsabilidad y generosidad. Ha tendido la mano para resolver el desafío que más intranquilos tiene a los españoles. La mano está tendida. La oferta realizada. Si, al final, en lugar de coger esa mano generosa y honesta, se la muerde, será responsabilidad de quien lo haga.

–¿Cuándo iniciará su andadura?
–No lo sé.

–¿La comisión nacerá herida de muerte?
–Dependerá de la voluntad del Gobierno y del Partido Socialista. Tenemos una inequívoca para que se concrete la oferta y el acuerdo al que llegó Mariano Rajoy.

–¿Qué problema hay?
–Hay que preguntárselo al PSOE. Por nosotros, ya estaría funcionando.

–¿Acudirá Rajoy a la cita con Zapatero, tras el desaire que supone ser tercer plato de los encuentros del presidente?
–Aún no hay fecha para otra cita. Mariano Rajoy siempre está dispuesto a hablar con el presidente de temas de Estado.

La amenaza.
–¿Con la que está cayendo, por qué el PP ofrece esa comisión al Gobierno para apoyar la reforma constitucional?
–No es para apoyar la reforma de la Constitución. Vamos a hacerlo para ayudar al PSOE a hacer frente al «Plan Ibarreche» y a otros posibles desafíos territoriales. No sólo el «Plan Ibarreche» amenaza la Constitución y la unidad de España, hay otras iniciativas que pueden terminar igual.

–¿Se refiere a la catalana?
–Sí. Nunca le hemos ofrecido apoyo para reformar la Constitución, sino para que no sea prisionero de los nacionalistas y para que su estabilidad no esté supeditada a su chantaje.

–Por cierto, ¿qué opina del empeño de Maragall de que Cataluña pase a ser una «comunidad nacional»? ¿Y de que a Piqué no le parezca mal?
–No me consta que Piqué apoye nada que desborde la Constitución. Y lógicamente no puede aceptarse. Corremos el peligro de una propuesta catalana que intente socavar los cimientos de nuestro ordenamiento constitucional. Maragall y sus socios han dicho que la Constitución no es un límite infranqueable en su reforma del Estatut.

–¿Ha llegado la hora de retirar esta oferta, cuando incluso Zapatero es cuestionado por líderes del PSOE?
–En política, todo tiene sus tiempos. En este momento, tocaba hacer lo que hemos hecho. Los ciudadanos tienen en el Partido Popular un partido serio, riguroso, de referencia para los que creen en España y, por tanto, responsable como para ayudar y arrimar el hombro en los momentos difíciles.

Vueltas de la vida.
–¿En otro puede tocar dar marcha atrás y dejar sólo a Zapatero?
–Dependerá mucho de lo que haga el Gobierno.

–Por cierto, ¿qué opina de la advertencia de Felipe González sobre que se está centrifugando el Estado?
–Quién me iba a decir que estaría de acuerdo con Felipe González.

–La vida da muchas vueltas.
–Es evidente que las da. Últimamente, le he oído algunas de las cosas más sensatas que le he escuchado en mucho tiempo. Como decirle a Zapatero que él nunca hubiera gobernado con IU y ERC pudiendo elegir otros socios o que ha planteado mal el referéndum.

–Se acusa al PP de usar el referéndum de la Constitución europea para examinar a Zapatero.
–Zapatero se está preparando ya para un mal resultado, se está poniendo la venda antes de que le salga la herida. Sabe que puede haber una abstención elevada por su mala cabeza al fijar una fecha temprana. Y quiere culpar al PP. Pero ahí no hay lugar a dudas: su socios son los del «no a España» y el «no a Europa».

–¿El Gobierno habrá fracasado, si la abstención es elevada?
–Quien convoca el referéndum es el Gobierno. Al PP no se le puede pedir más. Estamos ayudando a que el «sí» triunfe con el mayor porcentaje posible. El Partido Socialista ha cometido muchos errores. No hemos tenido un ministro de Asuntos Exteriores peor que el actual.

–¿Qué le parece el plantón de Schröder y Berlusconi a Rodríguez Zapatero?
–No es precisamente una muestra de respeto hacia nuestro presidente, que no para de predicar que es íntimo amigo de ellos. Habrán leído que dejó plantados a Putin y al primer ministro polaco y habrán pensado que los plantones le parecen algo normal.

–¿Moratinos ha dado suficientes explicaciones por el seguimiento a Aznar en Londres?
–No ha dado ninguna. Está instalado en la irresponsabilidad. Debería ser reemplazado cuanto antes.

Deplorable.
–¿Entonces?
–Sigue habiendo un embajador o un ministro, que en lugar de informar a la opinión pública de que hay un submarino nuclear averiado en Gibraltar, se dedica a mandar cartas sobre la vida privada del ex presidente del Gobierno José María Aznar. Es deplorable y de vergüenza.

–¿El Gobierno está usando el CNI para seguir a dirigentes del PP?
–No quiero ni pensar que eso pueda estar sucediendo.

–¿El PP ha pensado echar una mano a Zapatero con Estados Unidos?
–¡Pero si es que según el Gobierno las relaciones son estupendas! Mientras el Gobierno siga negando la incomunicación, el aislamiento y el abandono que hemos sufrido por parte de Estados Unidos, poco puede hacer el PP. El Gobierno busca la foto para dar la impresión de normalidad, pero hay fotos que hablan pos sí solas. ¿Verdad?

División.
 –Se acusa al PP de estar detrás de las críticas de la Iglesia al Gobierno.
–Para llevar sólo diez meses en el Ejecutivo, son muchos los frentes abiertos y las críticas. La división que está generando en España es preocupante y nada consecuente con el nuevo talante que prometía. Hay divisiones en todos los sectores. Las hay entre los católicos y los no católicos, entre la España húmeda y la seca, las víctimas del terrorismo de ETA y las del 11M.

–El Partido Popular desciende, pierde apoyo electoral, según el último sondeo del CIS.
–Las encuestas dicen todas lo mismo: que estamos ahí. No se ha producido la brecha que se suele abrir en la primera etapa, cuando un partido llega al poder. Es una señal francamente buena para nosotros. En Galicia seguro que confirmaremos nuestra mayoría absoluta. Y soy muy optimista respecto al País Vasco. Hay miles de votantes socialistas que están preocupados con la estrategia de su partido.

Recortes de Prensa   Página Inicial