AGLI

Recortes de Prensa     Martes 15 Febrero 2005
Reforma del Estatut
Cartas al Director ABC  15 Febrero 2005

EL VOTO A LA CONSTITUCION EUROPEA
Email CRTM info@ crepublicano3m.com 15 Febrero 2005

La criminal realidad de ETA
Editorial El Mundo 15 Febrero 2005

FUNDAMENTALISMO Y TERRORISMO, ANTES Y AHORA
Editorial ABC 15 Febrero 2005

ESTÉTICAS
César Alonso DE LOS RÍOS ABC 15 Febrero 200

La democracia debe defenderse
Editorial  HERALDO DE ARAGÓN 15 Febrero 2005

EL PITO DEL SERENO
Jaime CAMPMANY ABC 15 Febrero 2005

Un No a la tregua del Estado de Derecho
EDITORIAL Libertad Digital  15 Febrero 2005

Euroconfianza
Federico Jiménez Losantos El Mundo 15 Febrero 2005

Vote sí a la Guayana y no a Ceuta
José García Domínguez Libertad Digital 15 Febrero 2005

Otegi tendrá que elegir
Opinión El País 15 Febrero 2005

Inmovilismo fanático
Editorial El Correo 15 Febrero 2005

Pesimismo antropológico
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 15 Febrero 2005

Urtiaga Martínez
Víctor Llano Libertad Digital 15 Febrero 2005

Al enemigo, ni agua
JUAN JOSÉ R. CALAZA La Voz 15 Febrero 2005

Garzón manda a prisión al «histórico» de HB Alcalde por ayudar a un etarra
L. R. N. La Razón 15 Febrero 2005

La AVT critica la machacona insistencia de Peces Barba por negar que les pidió ceder ante ETA
Europa Press Libertad Digital 15 Febrero 2005

Ex militares tunecinos, instructores en bases de Al Qaida, controlan mezquitas de Valencia
J. PAGOLA / D. MARTÍNEZ/MADRID ABC 15 Febrero 2005

 

Reforma del Estatut
Cartas al Director ABC  15 Febrero 2005

He sido durante más de cuarenta años catedrático de la Universidad de Barcelona, tiempo en el cual hemos vivido una cierta paz entre lenguas, perturbada principalmente por la inmersión lingüística y por el uso exclusivo del catalán como lengua vehicular de la enseñanza.

No pretendo juzgar, ni mucho menos condenar, el fuero interno de nadie. Pero los indicios -a través de distintos medios de comunicación- nos hacen sospechar que los políticos catalanes preparan acciones conducentes a hacer patente cierta intolerancia hacia los castellanoparlantes. En efecto, nos llegan continuamente noticias de que en el nuevo Estatut que se está redactando se pretende incluir la obligación personal de conocer el catalán, lo cual es un hecho plenamente reivindicativo que daña mucho a los catalanes castellanoparlantes, hegemónicos en número, pero no en poder político, en Cataluña. Este hecho supone un salto cualitativo, puesto que en el Estatut actual en ningún lugar se especifican obligaciones en cuanto a la lengua; sólo derechos del ciudadano.

Al parecer, se pretende conculcar los derechos lingüísticos de millones de castellanohablantes en este país. A este respecto, recordemos que en la Carta de los Derechos Fundamentales, contenida en la Constitución Europea, se sitúa a la persona en el centro de su actuación. Y así, son todavía más abundantes las voces individuales que reclaman para ambas, el castellano y el catalán, la condición de lenguas propias de Cataluña al ser las más habladas en esta Comunidad Autónoma.

Bajo esta luz, el artículo tercero del actual Estatut, que exige a la Generalitat crear las condiciones que permitan alcanzar plena igualdad en lo que se refiere a los derechos y deberes de los ciudadanos de Cataluña, ha sido «torcideramente» mal interpretado en muchísimas ocasiones. En la práctica, lo que buscan los políticos catalanes, por ahora, es que el «uso social» de ambas lenguas sea parecido. Esto sólo se puede conseguir por imposición, a la fuerza, pues el uso social del castellano en Cataluña ya es, espontáneamente, hegemónico; y no hay razón alguna que no implique discriminación para que no continúe así.

En Cataluña hay muchas asociaciones que defienden los derechos de los castellanohablantes. Podría citar a la Acción Cultural Miguel de Cervantes, a la Asociación por la Tolerancia, a Profesores por el Bilingüismo. Y también hay muchísimas casas regionales hermanadas con todas las partes de España, y federaciones de las mismas que constituyen el entramado social más denso de este país. Sería conveniente que expusieran sus inquietudes a las más importantes autoridades políticas de España y que organizaran concentraciones de protesta por lo que se pretende hacer. Necesitamos hacer pública nuestra indignación. Luis Garrido Arilla. Barcelona.

EL VOTO A LA CONSTITUCION EUROPEA
Email CRTM info@crepublicano3m.com 15 Febrero 2005

Una de las muchas ventajas de la República Democrática sobre todas las demás formas de Estado posibles es su capacidad de regenerarse periódicamente, pues en el supuesto de equivocación manifiesta, el pueblo puede rectificar y elegir un Jefe de Estado diferente en elecciones posteriores. Por el contrario, en las dictaduras y monarquías no existe enmienda posible: son componendas vitalicias. Los adulones de los tronos intentan invalidar esta obviedad alegando las veces que el pueblo yerra.

Los ciudadanos de los Estados Unidos de América forman un gran pueblo, un pueblo admirable por múltiples conceptos. Los republicanos españoles demócratas profesan gran amistad, admiración y respeto por el pueblo yanqui, aunque en ocasiones no tengan afinidad política con las personas que resultan elegidas con su primitivo sistema electoral, desafecto agravado otras veces al no ser siempre coincidentes los objetivos e intereses de países e ideologías. Resulta evidente que una cosa es el pueblo, otra sus dirigentes y otra las circunstancias y propósitos específicos.

Es sabido que la Constitución de los Estados Unidos de América ha servido de ejemplo a las de otras muchas naciones. Sus redactores partieron de cero y eso les permitió superar todo lo que se había hecho hasta aquel momento y situarse a años luz por delante de las monarquías europeas, siempre acérrimas defensoras de sus privilegios de casta y nacimiento. Sin saberlo, incluso sobrepasaron el proyecto de constitución europea que se iba a redactar más de dos siglos después y que se va a votar ahora en los veinticinco países de la UE.

Como muestra basta un botón. Si se compara el preámbulo de la Constitución yanqui con el de la Euro Constitución propuesta, salta a la vista la diferencia fundamental que descalifica a esta última.

El preámbulo de la Constitución Europea que se va a votar en España el próximo día 20 de este mes de febrero de 2005, se inicia así: “Su Majestad el Rey de los belgas, el Presidente de la República Checa, Su Majestad la Reina de Dinamarca, el Presidente de la República Federal de Alemania, El Presidente de la República de Estonia, el Presidente de la República Helénica, Su Majestad el Rey de España, el Presidente de la República Francesa, la Presidenta de Irlanda, el Presidente de la República Italiana, el Presidente de la República de Chipre, el Presidente de la República de Letonia, el Presidente de la República de Lituania, Su Alteza Real el Gran Duque de Luxemburgo, el Parlamento de la República de Hungría, el Presidente de la República de Malta, Su Majestad la Reina de los Países Bajos, el Presidente de la República de Austria, el Presidente de la República de Polonia, el Presidente de la República Portuguesa, el Presidente de la República de Eslovenia, el Presidente de la República Eslovaca, el Presidente de la República de Finlandia, el Gobierno del Reino de Suecia, Su Majestad la Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte...”

El preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos de América dice simplemente así: “NOSOTROS, el Pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión más perfecta, establecer Justicia, afirmar la tranquilidad interior, proveer la Defensa común, promover el bienestar general y asegurar para nosotros mismos y para nuestros descendientes los beneficios de la Libertad, estatuimos y sancionamos esta CONSTITUCION para los Estados Unidos de América”.

Resulta evidente que para los elitistas redactores de la Euro Constitución los diversos pueblos europeos son masas testimoniales, anodinos comparsas de sus Graciosas Majestades y Excelentísimos Señores Presidentes. Los súbditos y ciudadanos son meros convidados de piedra utilizados para salvar las apariencias. No es preciso profundizar más: este deplorable ejemplo de insensibilidad democrática invalida totalmente el proyecto de euro constitución que, solo por ello, merecería un no rotundo.

Sin embargo, mientras no se celebre en España el pendiente referéndum vinculante república-monarquía que instale la legitimidad, aquellos que sean republicanos en primer lugar y ante todo, deben participar y votar en blanco… como en todas las elecciones no esenciales. Y este Tratado es tan intrascendente como son los demás, porque todos se incumplen a conveniencia; ejemplo: la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea prohíbe todo privilegio y discriminación ejercidos por razón de nacimiento…¡y todavía quedan siete monarquías en esa Unión Europea!

La criminal realidad de ETA
Editorial El Mundo 15 Febrero 2005

Cada día que pasa trascienden nuevos datos que ponen de manifiesto dos cosas: la voluntad de ETA de seguir matando, cómo y dónde pueda, y el cinismo -o la irrelevancia- de los dirigentes de Batasuna al hablar de paz.

EL MUNDO revela hoy que Javier Pérez Aldunate, liberado a sueldo de la banda terrorista, recibió a comienzos de este mismo año la orden expresa de «cometer un atentado con resultado de muerte».

En el momento de su detención, se le incautó un rifle con mira telescópica que pretendía camuflar en una funda de raqueta de tenis. Sólo su providencial captura ha impedido, pues, que consumara la orden criminal de la nueva dirección de la banda.

La información proporcionada por este miembro de ETA es muy trascendente, puesto que deja en patética evidencia a Batasuna. La orden de asesinar se dio después de que Otegi se presentara en el mitin de Anoeta «con un ramo de olivo» para la paz y también después de que enviara una carta a Zapatero en la que renunciaba a exigir la independencia y pedía el inicio de «conversaciones» con ETA.

La misiva llegó el 13 de enero. El presidente le concedió «la máxima importancia» y al día siguiente dijo en San Sebastián que estaba dispuesto a «hacer todos los esfuerzos» para la paz y habló de un «tiempo de esperanza».

Desde que el presidente se expresara de forma tan explícita como arriesgada, ETA hizo estallar un coche bomba en Getxo y otro en Madrid y Otegi ha retomado su inicuo discurso de que no es necesario que callen las armas para iniciar un proceso de paz.

Mientras tanto, dirigentes socialistas vascos alientan el diálogo con Batasuna; Zapatero mantiene entrevistas secretas con Imaz y Carod-Rovira en las que se habla de ETA y desde La Moncloa llegan mensajes de que el fin de la banda puede estar cerca.

Lo único claro, sin embargo, es que la policía detiene a terroristas dispuestos a matar. Lo cual no deja de ser un éxito del Gobierno y del propio Zapatero.

La presión policial sobre ETA es la única política posible en relación con la banda hasta que no anuncie el abandono de las armas. A estas alturas, a pesar de los pronunciamientos oficiales, la confusión de la opinión pública es inevitable.

Zapatero debe tener cuidado con ese síndrome de Adán que lleva a los presidentes a creer que con ellos acabará ETA y comenzará la Historia. Sus antecesores también lo tuvieron, pero el sueño acabó en pesadilla.

FUNDAMENTALISMO Y TERRORISMO, ANTES Y AHORA
Editorial ABC 15 Febrero 2005

ESPAÑA es una de las fijaciones del terrorismo islamista, desde mucho antes de la guerra en Irak, y seguirá siéndolo en el futuro por los motivos irracionales que, en ocasiones, han reflejado sus cabecillas en sus extravagantes proclamas para la recuperación de Al-Andalus de manos de los infieles. Bien como base de operaciones, como retaguardia logística o como objetivo de sus atentados, España está en el manual de operaciones del terrorismo integrista. Algunas de las consecuencias de esta indeseable posición estratégica de España en el mapa de Al Qaida están culminando en su fase judicial.

Va a ser la Audiencia Nacional el primer tribunal que someta a juicio a un grupo organizado de la trama de Bin Laden por su participación en los atentados del 11-S. La Fiscalía pide más de 70.000 años de cárcel para veinticuatro procesados en la «Operación Dátil», que se desarrolló en noviembre de 2001 y puso al descubierto el apoyo prestado por algunos de los acusados a autores materiales de los atentados contra las Torres Gemelas, como Mohamed Atta. El acta de acusación incluye nombres conocidos, como los de Abu Dahdah, líder de la célula de Al Qaida en España; el periodista de Al Yazira Taysur Alony y el español José Luis Galán. Contra ellos pesan imputaciones de cooperación necesaria o complicidad en el asesinato de 2.500 personas, para algunos, así como integración en banda armada, falsedad y tenencia ilícita de armas, para otros.

La competencia de la Audiencia Nacional no se ha discutido en ningún momento, pues los delitos que se van a juzgar se han cometido en territorio español, aunque los atentados se consumaran en Estados Unidos. Precisamente, esta conexión radial de los hechos es la mejor prueba de que el terrorismo integrista requiere una respuesta coordinada a escala internacional. Al menos, España puede decir que está cumpliendo con su obligación. Además, esta acusación fiscal constituye un contrapunto a cierta visión histórica crítica con el esfuerzo del anterior Gobierno contra el terrorismo islamista y debería hacer más prudentes a los que utilizan demasiado rápidamente los reproches de imprevisión.

Sin duda, ahora nadie hará chanzas sobre la amenaza islamista, como hizo el PSOE en la oposición con el «comando Dixán», y se tomará en serio, por ejemplo, la infiltración islamista en Valencia, de la que hoy informa ABC, sobre la base de investigaciones policiales acerca de los movimientos de ex militares tunecinos por controlar a la comunidad musulmana en la zona de Levante. Se trataría de un grupo de islamistas, denominado An-Nahda, financiado por un país del Golfo Pérsico, con apoyo en el Reino Unido e integrado por antiguos instructores de Al Qaida en Sudán, durante el tiempo en que Bin Laden gozó de la protección del régimen integrista de Jartum, dirigido por Hassan el Turabi.

Los datos de las Fuerzas de Seguridad son precisos y entre los contactos de este nuevo grupo integrista se encuentran Allekema Lamari, emir del «comando» que perpetró el atentado del 11-M, y Driss al Atellah, presunto terrorista recientemente detenido en Bélgica. Su estrategia es la conocida por todos los servicios de información occidentales: infiltración en los colectivos de inmigrantes, control progresivo de mezquitas -en este caso, las más importantes de la Comunidad Valenciana-, presencia en instituciones culturales islámicas y campañas de proselitismo radical. El aviso está hecho.

ESTÉTICAS
Por César Alonso DE LOS RÍOS ABC 15 Febrero 2005

LO dijo el profesor José María Valverde y hoy son una demostración de ello los políticos de Esquerra Republicana de Cataluña: «No hay estética sin ética». Estos tipos de trajes grises, camisas pardas, corbatas plomizas, patillas largas, gestos enlutados y voces tristes podrían trabajar en series como «Los Soprano». El prototipo es Puigcercós. Una exageración mediterránea, muy siciliana, anverso de lo british. Edurne Uriarte dijo en el programa de Carlos Herrera que los chicos de Carod Rovira tienen un aire mafioso. De ese modo, el aspecto externo vendría a confirmar lo que ya sabemos en relación con sus conductas. Para los que estimamos los valores de la solidaridad y la igualdad es reconfortante comprobar que la condición inmoral de unas personas (de unos políticos en este caso) se hace notar también por los signos externos.

¿Cómo podría haber estética si el estilo es el hombre?

Se diría que el militante de ERC sigue una moda que participa de la cosa emigrante de Adolfo Domínguez y la militar de Sanz. Con este porte, Carod Rovira y sus compinches debieron de impactar incluso a los dirigentes etarras cuando les entrevistaron en Perpiñán para pedirles que no mataran dentro de los confines de Cataluña, ya que podrían dificultar sus proyectos separatistas. Absolutamente cuadriculados mentalmente, los seguidores de Heribert Herrera tienen una propensión invencible al uniformismo. Por eso era lógico que terminaran implantando en la Generalitat catalana, de una forma más «científica», el dirigismo y el uniformismo encaminados a exterminar a los periodistas independientes (¿cuántos?) de Cataluña. Los documentos que conocimos hace unos meses sobre el control de los medios de comunicación han quedado corroborados ahora con las prácticas de los salvoconductos que se van a exigir a los periodistas cuando tengan que informar, por ejemplo, sobre la tragedia del Carmelo.

PERO lo más grave no es que existan hoy en la política catalana gentes como éstas de ERC, sin ética y sin estética, sino que éstos se estén convirtiendo en el paradigma de lo genuinamente catalán. En este sentido, tendría que haber una reacción, si no de los Montilla y los Mas, que son tal para cual, al menos de los personajes de la sociedad civil. Si es que queda sociedad civil en Cataluña...

MÁS grave es el hecho etarra, se me dirá. Y es verdad que si los comportamientos de las gentes de ERC resultan patéticos, la forma de estar en la vida de los chicos de Jarrai producen pánico. El abismo. El Mal. Si en ERC el odio a lo español era la griseidad y la mediocridad, en los Jarrai es la violencia roja, la bestialidad, la negación elemental. Película de Tarantino en clave no humorística, donde el tomate es realmente sangre.

En una ocasión Arzalluz dijo que la muerte y la pistola no estaba en la idiosincrasia catalana, sino en la vasca. Es uno de los mayores insultos que se ha hecho nunca a los vascos. Como si las víctimas no hubieran sido «también» vascas. ¿Habría que recitar la letanía de los miles de Buesa, Pagazaurtundúa, Recalde... para echar abajo esa terrible e injusta generalización de Arzalluz? Pero si los Jarrai existen es porque ha habido un clima y unas condiciones propicias, y ésas las da el nacionalismo.

Unos se entregan a sus cosechas rojas. Otros llevan la contabilidad de éstas. Para desquitarme leeré un rato a Baudelaire.

La democracia debe defenderse
Editorial  HERALDO DE ARAGÓN 15 Febrero 2005

Porque la fuerza política que jamás condenó a ETA no ceja en proponer fórmulas para conseguir burlar la democracia y sus leyes o, por mejor decirlo, burlarse de ellas. Es hiriente que quien valora y usa los votos del miedo se proponga como víctima de la democracia y quiera utilizarla fraudulentamente cuando le interesa. No contenta con presentar listas a unos comicios que le están vedados, ahora reclama al lendakari que las retrase, porque "ETA quiere ensayar otras vías para la paz". Un ejercicio de portavoz que merece la misma fe que cuando Batasuna cantó la "tregua" de ETA pactada en Estella. El presidente Zapatero ha respondido a la pretensión batasuna diciendo lo único posible: que "no caben desafíos al Estado de derecho". Los populares, más terminantes en su posición, solicitan la intervención del fiscal general del Estado, ya que consideran delictivo el protagonismo político de la ilegalizada organización vasca. La situación, diga lo que diga Batasuna, es clara: la decisión judicial de excluirla de la vida política democrática no puede ser modificada mientras no condene el terrorismo de ETA y se desvincule de la misma. La democracia, para sobrevivir, debe defenderse de sus enemigos.

EL PITO DEL SERENO
Por Jaime CAMPMANY ABC 15 Febrero 2005

YO no sé si Zapatero, entretenido como está con las sonrisas, el talante y el referéndum de Europa, se ha percatado de que sus socios lo toman por el pito del sereno. Es curioso. Estos socios políticos de Zapatero, primero lo ponen de presidente del Gobierno, y luego, a cada cosa que manda, le hacen la higa y proclaman que se van a pasar el mandato gubernamental por el mismísimo arco del triunfo. Es como si lo sentaran en La Moncloa y le dijeran: «Anda, Zapaterito bonito, manda algo para que nos riamos».

Por ejemplo. Ahí tienen ustedes al lendakari Juan José Ibarreche. Ha dicho por activa, por pasiva y por perifrástica, y lo ha dicho hasta en el Congreso de los Diputados, que va a convocar un referéndum para aprobar su Plan, y que le da lo mismo que sea legal o ilegal, que lo permita o no lo permita el Gobierno, y que cuando esté aprobado, lo promulga, le da valor de ley y declara a Euskadi independiente.

Confieso que no tengo claro qué es lo que debe hacer un jefe del Gobierno cuando un presidente de Comunidad autónoma dice una barbaridad así de gorda en el Congreso de los Diputados. No sé si debe llamar a los ujieres, a los guardias, a los loqueros, a los ropones, al exorcista, o a su mujer para que se lo lleve del escaño dulcemente. Hombre, desde luego, algo hay que hacer, porque estas cosas no se quedan así; si no se reducen a tiempo, estas cosas, como los calabazazos, se hinchan.

Y ahí tienen también ustedes al nunca bien ponderado Carod-Rovira, chiquito pero matón, que anuncia muy pichi y muy manoletín, en plan chulángano, que el Estatuto de Cataluña será lo que quieran los catalanes y nadie más que los catalanes, que le importa un panellet lo que diga la Constitución, el Parlamento nacional y los españoles (o sea, el pueblo soberano) y manda al ministro Jordi Sevilla que se calle y no opine acerca del «Estatut». Otro majara que se pasa la Constitución y el mapa de España por debajo de la entrepierna y después vota a Zapatero para que la gobierne.

Y ahora viene Arnaldo Otegui, viejo terrorista a horcajadas entre el discurso y la pistola, y anuncia con la misma insolencia que su amigo Carod-Rovira, que Herri Batasuna se presentará a las elecciones vascas y «exige» a Zapatero su legalización, al tiempo que advierte que no habrá «contrapartida» por ello. Ya ha nombrado a los cabezas de lista por las tres provincias vascas, y él mismo encabeza la de Guipúzcoa. Y aún plantea otra «exigencia» al lendakari: que no convoque las elecciones hasta que no se garantice la presencia de Herri Batasuna en las listas de elegibles.

Esto es lo que hay y esto es lo que está cayendo. El pito del sereno suena y la voz monótona y sosegada anuncia que el cielo está despejado. El chaparrón nos va a pillar en pelota. Me reconforto releyendo el párrafo que contra los nacionalistas escribe Pío Baroja, ilustre vasco, citado ayer aquí por Juan Velarde en un espléndido artículo: «¡Qué obra la de los catalanistas y bizcaitarras! ¡Excitar el odio interregional, fomentar el cabilismo español, ya dormido! ¡Qué pobreza! ¡Qué miseria moral!». Pues, eso.

Un "No" a la tregua del Estado de Derecho
EDITORIAL Libertad Digital  15 Febrero 2005

Como recordarán los lectores, la decisión del gobierno de ZP de escoger entre las filas socialistas a Gregorio Peces Barba como Alto Comisionado paras las Víctimas del Terrorismo, no fue previamente sometida a consenso con el PP. No por ello fue Peces Barba mal recibido por parte del ninguneado socio del Pacto por las Libertades, ni por parte de la Asociación Víctimas del Terrorismo. La cosa lógicamente cambió, cuando el supuesto representante de las víctimas anunció su negativa a acudir con ellas a una manifestación en la que se iba a reivindicar “memoria, justicia y dignidad” para los caídos por el terror. Tras los abucheos que una exigua e incontrolada minoría dedicó al ministro Bono, Peces Barba no hizo más que seguir fielmente las directrices del gobierno para tratar, no ya de neutralizar a la víctimas, sino de denigrarlas incluso, al relacionarlas con unas agresiones a Bono, que luego resultaron ser, además, falsas.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo no se ha dejado intimidar por lo que considera una “interesada y sesgada campaña de manipulación” entorno a aquella manifestación. En lugar de ello, ha ofrecido a los ciudadanos un manifiesto que, con el lema “Memoria, dignidad y justicia”, pretende ser precisamente “una extensión y reafirmación del espíritu de aquella manifestación”y que, básicamente, reclama ”la defensa del Estado de Derecho a través de la plena aplicación de la actual legislación vigente”. En esa línea, la AVT señala también que “La libertad y la dignidad humana son innegociables. A las bandas terroristas se les combate y se termina con ellas mediante la aplicación de dicha ley”.

Por otra parte, el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, ha arrojado luz sobre otra indignidad perpetrada por Peces Barba como fue la de mentir a los medios de comunicación sobre lo tratado en la reunión mantenida tras el “escándalo Bono”. Alcaraz ha confirmado que el gobierno está buscando fórmulas para negociar con ETA, cosa que había sido tajantemente desmentida ante la prensa por el Alto Comisionado.

“A las bandas terroristas se les combate y se termina con ellas mediante la aplicación de la ley”. Debía haber sido siempre un guía inamovible de nuestra democracia pero, con treguas de por medio –o incluso por venir- se convierte en máximas que sólo recuerdan victimas ninguneadas. No hay que extrañarse que España siga padeciendo la lacra etarra. Lo malo de un error no es haberlo cometido, sino no reconocerlo como tal y estar dispuesto a convertirlo en fatal al no poder aprender de él.

Más aún cuando el presidente del gobierno que ahora quiere insistir –con el agravante de la “nocturnidad”-, lejos de venir amparado por una impecable trayectoria de firmeza, viene catapultado por una elección celebrada el 14-M y con unos socios que, como ERC en Cataluña y pronto el PNV en el País Vasco, son los mismos que escogió ETA como aliados en Estella y Perpiñan.

"Euroconfianza"
Por Federico Jiménez Losantos El Mundo 15 Febrero 2005

Dice Ana Pastor que el Gobierno no está haciendo el menor esfuerzo por explicar ese lioso plomazo que solemos llamar Tratado para la Constitución Europea.

Es muy cierto. Pero tampoco el PP, que en teoría está igual de dispuesto que el Gobierno a propiciar el voto afirmativo, se está distinguiendo por su actitud pedagógica.

En sus mítines no sé quién tiene menos entusiasmo: el que habla o el que escucha, el político profesional, aburrido en su eurocratismo delegado, o el sufrido militante, que sólo por devoción a España, quizás el valor más indiscutido e indiscutible entre los afiliados del PP, apechuga con el europeo rollo macabeo.

Ves a los dirigentes peperos en cualquiera de esos mítines para los telediarios y, más que ganas de votar, dan ganas de escribirles para ver si les pasa algo. Tenía muchísimo más entusiasmo Don Rodrigo en la horca.

Claro que si ves los desangelados mítines zapateriles con sus preguntas retóricas y hueras a las entregadas huestes acarreadas en autocar a orillas de los telediarios, no es que den ganas de averiguar si están enfermos sino de desearles una gripe alemana, pero de las de verdad, para que no ofendan nuestros oídos con bobadas de patio escolar salpicadas de ofensas a la inteligencia.

Por ejemplo, que en asuntos de inmigración el PSOE se está limitando a arreglar el desastre heredado del PP. ¿Y hay cosa que pueda movilizar más al electorado popular que ver juntos a ZP y a Chirac, y además a la vera de Maragall, para apoyar lo que sea?

En contra, naturalmente. Está claro que lo que nos pide el Gobierno es un acto de euroconfianza en Zapatero. Pues... va a ser que no.

Y es que por si no fueran suficientes la diplomacia secreta con los separatistas, la manipulación contra las Víctimas del Terrorismo y la agresión contra los militantes del PP o el paseo de Ibarretxe por el Parlamento y otras deslealtades nacionales, el Gobierno del PSOE ha añadido otro agravio al mayor caladero de votos y poder del PP: la Comunidad de Madrid.

Al segundo, la Comunidad Valenciana, ya le ha infligido el parón del PHN, otro motivo para votar sí. A los madrileños, el PSOE, Almunia y Solbes mediante, con Zapatero al fondo, les acaban de cambiar por arte de birlibirloque la consideración oficial del gasto del metro para impedir que siga con Esperanza Aguirre la expansión iniciada con Gallardón.

Nada ha cambiado en Mintra, criatura burocrática que lo administra, de Gallardón a Aguirre.

Nada debería haber cambiado en Bruselas, de Solbes a Almunia.

Pero sí: ha cambiado el Gobierno de España, capaz de apuñalar a quienes debería defender. ¿Y a estos gobernantes desleales vamos a darles nuestra confianza el 20-F? Ni aunque se explicaran, doña Ana, ni aunque se explicaran.

Constitución europea
Vote sí a la Guayana y no a Ceuta
José García Domínguez Libertad Digital 15 Febrero 2005

A cinco días del plebiscito va a resultar que tenían razón Los del Río, que aquí nadie sabe ná de ese ladrillo que llaman Constitución europea. Y es que participar en una terapia de grupo dominguera sólo por curar el complejo de ilegitimidad que abruma a Rodríguez tiene delito. Pero encima pagarle la receta de dos supositorios merece castigo. ¿Que de qué hablo? De Ceuta y Melilla.

¿Conoce el lector por dónde caen las lindes de Akrotiri y Dhekelia, y quién corre por allí? Uno tampoco, hasta que le dio por leerse el mamotreto. Así descubrió que son zonas de soberanía del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en Chipre. Y si Tony Blair las ha incluido es para que quede firmado, sellado, ratificado y muy clarito que lo van a seguir siendo. ¿Había oído hablar alguna vez de las Islas Aland? ¿No? Pues eche un vistazo al Tratado y descubrirá que quien las habita impuso que fueran mencionadas expresamente en él por lo mismo. Ya puesto, lléguese hasta el final del engendro, podrá comprobar que desde allí se divisan asimismo las Islas del Canal y la de Man.

Luego, si ha sido capaz de digerir ese plato sin reventar por el atracón de cursilería, sírvase usted mismo el postre en la página 166. También se presenta en forma de artículo, el 424. Saboréelo despacito y entre líneas. Reza así: “Teniendo en cuenta la situación social y económica de Guadalupe, la Guayana Francesa, Martinica, la Reunión, las Azores, Madeira y las Islas Canarias, agravada por su lejanía, insularidad, reducida superficie (…) El Consejo adoptará leyes, reglamentos y decisiones orientados a fijar las condiciones para la aplicación de la Constitución en dichas regiones”. Dicho en román paladino: La Unión destinará ayudas especiales a todos los territorios extra europeos de los Estados miembros excepto a dos de ellos, Ceuta y Melilla.

De nosotros depende, pues, que la Guayana de Chirac, ese enclave primigenio de la identidad europea, obtenga la protección que se niega a Melilla, ciudad española ya en 1497, y a la Ceuta castellana desde 1585. Porque lo que nos invitan a refrendar es la promesa de no irritar a Mojamé con un sólo euro comunitario destinado a las ciudades que sueña invadir. Ni subvenciones al abastecimiento de bienes de consumo, ni fondos estructurales específicos, ni programas horizontales, ni políticas comerciales ad hoc, ni nada de lo que otorgaremos a la Martinica o a Reunión. ¿Que debemos votar “sí” para complacer a Francia y al Sultán? Pues va a ser que no.

Otegi tendrá que elegir
Opinión El País 15 Febrero 2005

Batasuna ha optado por presentar a sus más conocidos dirigentes, la mayoría de los cuales están procesados por el juez Garzón, en las listas (virtuales) para las elecciones vascas de abril.

Al hacerlo, el partido de Otegi reconoce su fracaso en el intento de forzar su participación presentando unas listas blancas -sin nombres conocidos- ante las que la fiscalía y el Gobierno hicieran la vista gorda.

Esa posibilidad, o ensoñación, estaba relacionada con las expectativas de acuerdo implícito con los socialistas abiertas por algunas declaraciones ambiguas.

Tal posibilidad se basaba, a su vez, en un cálculo racional: los partidos no nacionalistas comparten en teoría con Batasuna el interés por que participe esta última formación a fin de evitar la mayoría absoluta del tripartirto de Ibarretxe.

Sin embargo, era una ensoñación. Tanto el fiscal general como el Gobierno han descartado cualquier posibilidad de tolerancia con intentos de fraude de ley.

En esas condiciones, Batasuna ha preferido jugar con el equipo titular para mantener la presión sobre el nacionalismo, al que emplaza a no convocar las elecciones sin garantías de que ellos podrán presentarse.

El objetivo es denunciar la escasa aplicación del PNV a esa tarea con la esperanza de contener así la fuga de votos hacia ese partido.

Con los mismos resultados de 2001, pero sin Batasuna -que obtuvo siete escaños-, el tripartito de Ibarretxe (PNV-EA-IU) obtendría ahora, por reparto de esos escaños, tres más: mayoría absoluta.

Ése sería el objetivo mínimo de Ibarretxe; el máximo es obtener esa mayoría en solitario, sin la IU de Madrazo, atrayéndose votantes de Batasuna. Y para atraérselos necesita aparecer como campeón de su legalización. No es, por tanto, una actitud altruista la suya.

Otegi lo sabe, pero mientras sea incapaz de desmarcarse de ETA sólo le queda intentar minimizar ese trasvase de votos.

Ha dicho que la participación no debe considerarse "contrapartida de nada" (o sea, de un distanciamiento de la violencia), sino "una exigencia democrática".

Afirmación que suena a puro sarcasmo tras los ataques de las últimas semanas contra locales socialistas y el día en que se ha conocido que el comando de ETA desarticulado el viernes pasado en Basauri preparaba un atentado contra algún cargo público del PP o del PSOE, según la documentación intervenida.

¿Qué democracia podría hacer la vista gorda ante un partido que considera legítimo el asesinato de los candidatos y representantes de las demás formaciones? Otegi tendrá que optar entre desligarse de ETA o de la política.

Inmovilismo fanático
Editorial El Correo 15 Febrero 2005

El propósito de los dirigentes de Batasuna de presentarse a las elecciones autonómicas para que los tribunales reiteren su ilegalidad y las revelaciones sobre los planes de ETA para incrementar la presión terrorista demuestran hasta qué punto las equívocas señales ofrecidas por la izquierda abertzale en las últimas semanas no eran más que señuelos dispuestos para enredar con ellos a partidos y opinión pública. La trama que forman ETA y sus adláteres no sólo continúa resistiéndose a aceptar las razones de la democracia; además insiste en tratar de acabar con ella mediante la persecución de aquellos representantes públicos que se opongan abiertamente a sus planes. En medio de su extrema debilidad, ETA ha sido capaz de habilitar un mínimo dispositivo terrorista con el que dar muestras de fuerza a sus seguidores y encender de nuevo las alarmas de una sociedad que en algún momento ha podido sentirse excesivamente confiada respecto al pronto final del terrorismo.

Si el anuncio de Batasuna -persiguiendo un nuevo golpe de efecto- es coherente con su negativa a aceptar y cumplir los requisitos legales, el recrudecimiento del terrorismo etarra y de la violencia callejera que lo acompaña se halla en el trasfondo del fanático inmovilismo desde el que la izquierda abertzale pretende que sean el resto de la sociedad y sus instituciones los que se amolden a sus sectarias exigencias, avaladas por el terror. A Arnaldo Otegi no le faltó mucho para explicitar lo que sus palabras se atrevieron a sugerir cuando afirmó que Batasuna es interlocutor clave para buscar la salida del conflicto: su papel como portavoz dependiente del dictado etarra.

Pesimismo antropológico
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 15 Febrero 2005

Atesora usted en cantidad, mi señor Zapatero, la cualidad inmanente del líder, su capacidad de constituirse en venero doctrinal para el Gobierno que preside y el partido que dirige. De ahí que los altos cargos del primero y los dirigentes del segundo empiecen a repetir el sintagma del 'optimismo antropológico' con el que usted se definió frente a Ibarretxe: «Yo estoy siempre en el terreno del optimismo antropológico y no del pesimismo; siempre estoy en ese terreno y desde luego este país me ha dado muchas razones para ello».

Ya sabíamos que tenía usted buena opinión del paisanaje. Lo pudimos leer hace pocos meses en un retrato periodístico elaborado por la mano amiga de Millás: «Yo, cada noche, le digo a mi mujer: 'Sonsoles, no te puedes imaginar la cantidad de cientos de miles de españoles que podrían gobernar'».

Esto prueba que tenemos banquillo y que siempre vamos a poder encontrar un inquilino para La Moncloa, pero, amén de felicitarle y felicitarme por ello, me gustaría discutir ese amable dicharacho suyo que parece inspirado por el volteriano doctor Pangloss, el optimista preceptor de 'Cándido': «que en el mejor de los mundos posibles, el castillo de monseñor el barón era el más hermoso de los castillos, y que la señora baronesa era la mejor de las baronesas posibles. (...) En consecuencia, los que afirmaron que todo está bien, han dicho una tontería; debieron decir que nada puede estar mejor».

La democracia es desde siempre un contrato de desconfianzas, presidente, un mapa erizado de cautelas que parte de la aseveración de Plauto recogida siglos después por Thomas Hobbes: «El hombre es un lobo para el hombre». Francis Bacon había llegado a conclusión pareja: «A la justicia debemos que el hombre sea un dios para el hombre y no un lobo». El pesimismo antropológico, presidente, es la materia de la que están hechos los sueños constitucionales, los cimientos del derecho y la democracia misma. Si su optimismo tuviese fundamento no tendríamos oposición, ni control parlamentario al Gobierno, ni separación de poderes. No necesitaríamos ejércitos, cuerpos de seguridad del Estado, instituciones penitenciarias, tribunales de justicia, de cuentas, ni de las aguas; no habría Código Civil ni Código Penal y no tendrían razón de ser los Ministerios de Justicia, Defensa e Interior, por poner algunos ejemplos. Como dice la madre de mi amigo Felipe, que nos ha salido hobbesiana, «la gente es mala y envidiosa», idea que redondeaba Lorca con una visión más de conjunto: «Y la vida no es noble, ni buena, ni sagrada».

Considere a la luz de estos candiles que para un hombre de Estado, tal vez sea más provechosa, aunque seguramente más árida, la lectura del 'Leviatán' que la de 'Heidi'. Pero, además, presidente, permítame que someta su optimismo a la prueba del nueve: ¿usted conoce a Javi Madrazo?

Noticias de Cuba
Urtiaga Martínez
Víctor Llano Libertad Digital 15 Febrero 2005

De nada nos sirven las amistades con el régimen castrista. Castro no paga ni un euro de los cientos de millones que debe a las empresas españolas, no nos devuelve el Centro Cultural de España en La Habana y, lo que es mucho más grave, no extradita a uno de sus más importantes huéspedes, el etarra José Ángel Urtiaga Martínez, sobre el pesa una orden internacional de detención.

Hace ya mucho más de un año el Gobierno de José María Aznar solicitó su extradición para que pudiera ser juzgado por la Audiencia Nacional. No nos sorprendió que entonces Castro no respondiera a los que con insistencia acusaba de fascistas; sin embargo, no entendemos que hoy –que tan bien se lleva Esteban Dido con los socialistas y tanto tiene que agradecerles– Urtiaga Martínez se pasee tranquilamente por las calles de La Habana.

¿O es que acaso Moratinos no ha exigido a sus amiguitos que nos entreguen a uno de nuestros más peligrosos enemigos? En algo tendrían que notarse las buenas relaciones que ahora mantenemos con los verdugos de cientos de miles de descendientes de españoles; no obstante, que nosotros sepamos, ni el ministro del Interior ni el de Asuntos Exteriores ni su embajador en la Prisión-grande, se han interesado por la extradición del etarra.

Tal vez no quieran incomodar al Monstruo de Birán. La Seguridad del Estado comunista considera a Urtiaga Martínez máximo responsable de ETA en la Isla. No sólo le tratan como a un importante hombre de negocios, le permiten –desde su residencia en el mejor barrio de La Habana– controlar varias sociedades que sirven para financiar nuevos crímenes. Es lo que tienen que agradecer las víctimas de ETA al Gobierno de José Luis Rodríguez, amigo de los protectores de sus verdugos. La mafia castrista firmó en 1984 un acuerdo con Felipe González por el cual se comprometía a acoger sólo a media docena de etarras; sin embargo, desde hace varios años, son más de veinte los terroristas que en Cuba disfrutan de todo tipo de privilegios.

Tal vez el Alto Comisionado para las víctimas del terrorismo tendría que preguntarle a Alonso por la veintena de terroristas que en el apartheid comunista viven como si fueran los reyes del mambo. Según Manolo Chaves, Pérez Roque viajará a España en marzo para entrevistarse con Rodríguez Zapatero, si se confirma esta nueva ofensa a cientos de miles de españoles, Peces podrá dentro de muy pocos días preguntarle al vocero de Castro por Urtiaga Martínez.

No otra cosa cabría esperar de un personaje que consiente que le llamen nada menos que Alto Comisionado. Pero mucho nos tememos que va a ser que no, que es más fácil encontrar peces en el mar y que Barba tampoco exigirá la extradición del verdugo de los que dice defender. Conociendo su modo de actuar, casi nos conformamos con que no invite a Pérez a los actos que se celebrarán para recordar los crímenes de marzo. Sinceramente, creo que no seríamos capaces de soportar su presencia. Correríamos a la comisaría más cercana a renovar el pasaporte. Ya lo tendríamos que haber renovado.

Al enemigo, ni agua
JUAN JOSÉ R. CALAZA La Voz 15 Febrero 2005

¿ASÍ QUE pactos con ETA? Felizmente, los tiempos han cambiado. Ya era hora. Por eso yo, Juan, el que de una piedra no saca pan, os digo que las reflexiones en torno al escurridizo concepto de hembra ibérica pata negra, de hombría española de bien, de inmarcesible pueblo al servicio de su propio destino, son el cuerpo vivo de cuanto propongo y también el material que brindo para que otros más sistemáticos y capaces puedan trabajar con él, procurando entenderlo en cuanto dice, e incluso en cuanto sugiere y adivina. En pleno uso de mis facultades mentales, que alicortadas por la mucha pasión derramada en casi sesenta años vuelan no obstante sin voluntad de rapiña, me desentiendo de las nociones abstractas y aun de los presentimientos y las adivinanzas, esto es, dejo de lado todo lo que no fuere el objeto central de mi obsesión, y mecido por mi propio y certero instinto de lobo piojoso sigo la huella de la tradición de los caídos con la frente surcada de cicatrices en la batalla por el buen nombre de España. Porque me sale de las narices y porque no quiero renunciar al inabdicable albedrío de mis lares ni a caminar descalzo por las serranías y valles de esta tierra nevada en invierno y reseca de guijarros en estío para postrarme a los pies de la Pilarica lleno de vino y de orgullo: ¡Guapa!

Cuando encaro en trance de reflexión cuanto constituye el alma de la patria mía, narro, explico, alabo o denigro con la pasión vengadora de los locos de amor, y en mi voz cobran entidad tanto la gloria como la ignominia de mis antepasados a los que venero con igual ardor fuera de hábitos políticos inhibitorios que configuran la aquiescencia de quienes besan todos los días el trasero del diablo y profanan los surcos de nuestra historia escupiendo desde las troneras que el pueblo les prestó para su propia desgracia. Una buena porción de esto que digo y aporto como trasfondo de posiciones mías más sectarias aún permanecerá y se instalará algún día en el acervo de los nuevos revolucionarios, pudiendo incluso, en una maduración posterior, confundirse con una contribución mayor en pos de desterrar la ignorancia que los originales balbuceos sobre el tema ampararon. Comparado conmigo, Donoso Cortés pasará por izquierdista.

Quiero decir, y no alcanzo, que soy un profeta reaccionario que camina de corazón en corazón sembrando la semilla de la que surgirá el bosque en el que hemos de poner a sachar a todos los traidores que han pateado y patean a España. A mi saber y entender, no puede haber campo de batalla sin sangre y por incruentas que sean las reyertas han de dejar dolorosas trazas en el adversario habida cuenta que toda enseñanza se aplica sin discernimiento y aboca, por tanto, a consecuencias contrarias a los fines perseguidos.

Cae muy lejos de mi intención el estudio de toda la amplia gama de los sutiles distingos y las puntualísimas precisiones a que pudiera abocarnos el somero análisis de la revolución reaccionaria de la que soy el único soldado, y, para no alejarnos en exceso del camino trazado -que no es histórico sino hasta donde lo precisa, que no es un punto más- hago tabla rasa de la preocupación erudita y levanto bandera por un viejo teorema, tan noble e ilustre como olvidado y hasta despreciado, que pienso ha de servirnos para sortear, con rancia ligereza y solamente dos y exactas palabras -enemigo y agua- ceñidamente definitorias, estos bajíos de tan difícil y engañosa navegación. Teorema : «Al enemigo, ni agua».

Garzón manda a prisión al «histórico» de HB Alcalde por ayudar a un etarra
L. R. N. La Razón 15 Febrero 2005

Madrid- El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ordenó ayer el ingreso en prisión por colaboración con ETA del ex diputado de Herri Batasuna Ángel Alcalde, detenido el pasado sábado en Madrid y al que acusa de haber ocultado en su domicilio y haber ayudado a huir a Francia al miembro de la banda terrorista Kepa Preciado.
En un auto notificado ayer, el magistrado afirma que Alcalde y su compañera sentimental, María Anunciación Alonso Curieses, que ingresó en prisión el sábado por estos mismos hechos, «tuvieron hospedado durante 2/3 semanas en septiembre de 2003, tras la desarticulación del “comando Anuk” de ETA, al miembro del mismo Jon Kepa Preciado Izarra, ayudándolo posteriormente a huir a Francia». Para ello, Alcalde pidió a su cuñado Juan Antonio Orbegozo, detenido también el sábado y que ayer quedó en libertad tras declarar ante Garzón, «que les llevara a él y a Preciado a Francia», aunque no le dijo que este último era miembro de ETA y que lo había ocultado en su casa de Santurce, sino que era albañil y que debía desplazarse al otro lado de la frontera para hacer un trabajo. Como Orbegozo se negó a utilizar el vehículo de su propiedad, Alcalde le proporcionó otro, con el que los tres viajaron hasta las cercanías de la localidad vascofrancesa de Azparren, donde se quedó Preciado, en tanto que los cuñados volvieron a España.

Garzón tomó ayer declaración a un tercer detenido, Unai Lizaso Sanz, arrestado el pasado viernes en Azpeitia (Guipúzcoa) y que, como Orbegozo, quedó en libertad después de comparecer ante el juez.
Alcalde, detenido el sábado en las inmediaciones de la Audiencia Nacional, donde declaraba su compañera, es un viejo conocido de la Justicia española y francesa y fue diputado electo de Herri Batasuna en el Congreso en sustitución del asesinado Josu Muguruza. Nacido en Portugalete (Vizcaya) en 1943, ingresó en prisión en 1988 acusado de colaboración con banda armada.

CONDICIONES EN CASO DE UNA TREGUA
La AVT critica "la machacona insistencia" de Peces Barba por negar que les pidió ceder ante ETA
El Alto Comisionado para las Víctimas del Terrorismo retó a preguntar a la propia AVT si era cierto que él les hablara de las condiciones a asumir en el caso de una tregua ETA. Informó de ello la cadena COPE y Peces Barba lo tachó de “absolutamente mentira”. El lunes, el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, confirmó que era cierto y este martes, su asociación lamenta que Peces Barba se haya instalado en la “falsedad”.
Europa Press Libertad Digital 15 Febrero 2005

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha hecho público este martes un comunicado en el que se reafirma en la versión de su presidente, Francisco José Alcaraz, según la cual el Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, Gregorio Peces-Barba, planteó a los representantes de la AVT, en la última reunión que mantuvieron, la posibilidad de realizar concesiones al entramado de ETA dentro de un escenario de tregua.

Se trataría, entre otras cosas, de favorecer el acercamiento a cárceles del País Vasco de presos etarras con delitos de sangre y la amnistía para los que no están bajo esa imputación.

Según la nota de la AVT, "las únicas falsedades que en relación con esta cuestión se están vertiendo son por lo tanto las expresadas por el señor Peces Barba". Asimismo, la Asociación considera "inconcebible la machacona insistencia" del Alto Comisionado por negar el contenido que tuvo, según la AVT, la conversación, en la que estuvieron presentes cinco miembros de la asociación. La versión de los representantes de la AVT ha sido comunicada a los socios a través de una carta.

Asimismo, AVT considera "de todo punto improcedente la actitud" de Peces-Barba hacia Alcaraz porque, según la Asociación, el Alto Comisionado asegura que la polémica responde "a la insistencia del presidente de esta asociación de víctimas más que al deseo de todo el colectivo".

"La única insistencia del máximo representante de nuestra asociación –recuerda la nota de este martes de la AVT– es la relacionada con la defensa de los intereses de las víctimas, en aras a evitar que personas de la esfera política particularmente, puedan tratar de acallar la voz de las víctimas del Terrorismo".

La ausencia del representante de las víctimas en una manifestación por las víctimas

En el capítulo de reproches a Peces-Barba, la AVT considera "sorprendente que una persona que declinó la invitación para participar en la movilización a favor de las víctimas, celebrada el pasado 22 de enero en Madrid, crea conocer mejor que el propio presidente de la Asociación el sentir del colectivo".

El reproche más duro se hizo extensivo, sin mencionarle, al presidente del Gobierno: "Al señor Peces Barba habría que recordarle que la Presidencia de la AVT, a diferencia del cargo que él disfruta, se obtiene por elección entre las víctimas del terrorismo, por lo que Don José Alcaraz y el resto de la Junta Directiva detentan una absoluta legitimidad para expresar la voz de las miles de familias que forman parte de la AVT". Finalmente, la Asociación expresa su deseo de, a través de esta comunicación, "cerrar definitivamente esta estéril polémica".

Ex militares tunecinos, instructores en bases de Al Qaida, controlan mezquitas de Valencia
Miembros del Movimiento An-Nahda, que estuvieron en contacto con Lamari, emir del 11-M, pugnan con otros sectores para expandir la doctrina integrista
J. PAGOLA / D. MARTÍNEZ/MADRID ABC 15 Febrero 2005

Informes de las Fuerzas de Seguridad advierten de la creciente influencia y control que en la comunidad musulmana de Valencia está ejerciendo el movimiento fundamentalista An-Nahda, cuyos máximos responsables, ex militares tunecinos, han sido instructores en campos de adiestramiento de Al Qaida en Sudán. De sus contactos con elementos terroristas son botones de muestra Allekema Lamari, emir de la célula del 11-M, y Driss al Atellah, detenido en Bélgica por delitos de terrorismo, quienes junto con miembros de An-Nahda fundaron una asociación islámica llamada Assalam (paz). La sede se abrió en el número 10 de la calle Periodista Lorente, en Valencia, y fue conocida como la mezquita de los tunecinos o de los «integristas».

Según recogen los informes a los que ha tenido acceso ABC, el movimiento fundamentalista An-Nahda, inspirado en la doctrina de los Hermanos Musulmanes y de origen tunecino, tiene en España una estrategia muy definida: controlar a los musulmanes que viven en la Comunidad valenciana. Para ello, cuenta con dos motores: apoyo financiero y ayuda internacional. El primero lo recibe de un país del Golfo Pérsico y la segunda del Reino Unido. Desde Londres, donde está sentada la dirección de An-Nahda, los responsables en España de este movimiento han recibido la consigna de «iniciar un proceso de infiltración» en la mezquitas más importantes de la Comunidad valenciana: Mednia Manowara en Onteniente, Al Fath en Valencia, Noor en Castellón de la Plana y Burriana y en la de Gandía, así como en el Centro Cultural Islámico de Valencia.

Cuotas de poder
Las «estrategias» para controlar a la comunidad musulmana están dirigidas por el máximo responsable del grupo fundamentalista An-Nahda en España. Esta persona, a través de sus contactos institucionales, su posición dentro del Centro Cultural Islámico de Valencia y gracias a la financiación que recibe, está acaparando -según los documentos conocidos por ABC- cuotas de poder con el fin de convertirse en el líder de la comunidad musulmana en Valencia.

Esta posibilidad es considerada en los informes de los Fuerzas de Seguridad como un riesgo, por cuanto supondría que el islam en Valencia estaría bajo la órbita fundamentalista y dirigido por personas que han impartido cursillos en campos de adiestramiento de Al Qaida. Este es el caso del máximo responsable del grupo An-Nadha, quien estuvo en Sudán durante el tiempo en que residió en este país Osama Bin Laden.

Según recogen los informes policiales, la mayoría de los «nahdauis» -nombre que reciben los miembros de An-Nahda - que ahora viven en España pidieron asilo político a principios de los años 90. Durante el tiempo que duró esta tramitación, muchos de ellos se trasladaron a Sudán donde fueron instructores, por su condición de haber sido militares en Túnez, en campos de entrenamiento de muyaidines que la organización Al Qaida tenía en dicho país.

Asociación Assalam
Ante estos hechos, los informes destacan también el riesgo que supondría que personas con estos «antecedentes» estuvieran dirigiendo y controlando la comunidad musulmana en Valencia. A ello suman que a finales de 1992, un grupo de «nahdauis», junto a otro de jóvenes marroquíes y argelinos, entre ellos los terroristas Allekema Lamari y Driss el Atellah, fundaran en 1992 una asociación islámica denominada Assalam y que fue conocida como la mezquita de los tunecinos o de los «integristas».

Lamari fue detenido en España en 1997 por constituir en Valencia una célula del grupo terrorista argelino GIA. Tras permanecer unos años en prisión, fue excarcelado por un error de la Audiencia Nacional en la aplicación de los años de condena. Esta puesta en libertad fue aprovechada por el terrorista para seguir con sus actividades criminales. Así, Allekema Lamari se convirtió en el emir de la célula islamista autora de los atentados del 11-M y su cuerpo fue uno de los siete recuperados tras la explosión del piso de Leganés. Por su parte, Driss el Atellah, después de vivir en España, se trasladó a Bélgica, donde fue detenido por la Policía por su vinculación con el terrorismo islamista.

Por todo ello, los informes policiales insisten en advertir en sus conclusiones del riesgo que supondría que en un futuro no muy lejano las personas que dirigen el movimiento An-Nahda se hicieran con el control absoluto de la comunidad musulmana que reside en Valencia y que, por ello, se convirtieran en los únicos interlocutores ante las administraciones autonómica y local.

Fuerte pugna
Este afán por hacerse con las riendas, ha abierto una fuerte pugna entre las diferentes corrientes musulmanas. En concreto, el enfrentamiento más duro lo mantienen el Centro Cultural Islámico de Valencia, que preside el dirigente de An-Nahda, y el Centro Religioso Islámico. A consecuencia de esta disputa, el Centro Cultural Islámico de Valencia se ha visto obligado a alquilar un local en la calle Arquitecto Rodríguez, en Orriols. Con apoyo financiero de un país del Golfo Pérsico, en este inmueble se pretende abrir una mezquita donde poder impartir su doctrina, más radical que la que se difunde en otros centros religiosos.

Recortes de Prensa   Página Inicial