AGLI

Recortes de Prensa     Martes 8 Marzo 2005
Idioma propio, ¿llegarán a arrepentirse
Policronio, Blog Batiburrillo 8 Marzo 2005

ZP HACE TODO LO QUE PUEDE
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  8 Marzo 2005

Moratinos con Hamás
Lucrecio Libertad Digital 8 Marzo 2005

La mayoría son musulmanes
Clifford D. May Libertad Digital 8 Marzo 2005

EL TRIPLE ÉXITO DE UN CRIMEN
Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 8 Marzo 2005

Las supuestas garantías legales
Daniel Portero de la Torre Libertad Digital 8 Marzo 2005

Demasiadas incógnitas como para presentar ya las recomendaciones
Editorial El Mundo  8 Marzo 2005

¿De dónde vienen los terroristas
GEES Libertad Digital 8 Marzo 2005

El maltratado
Federico Jiménez Losantos El Mundo 8 Marzo 2005

LAS CARTAS DEL PSE
Editorial ABC 8 Marzo 2005

Maragall en su metáfora
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 8 Marzo 2005

11-M Y 11-S: LAS DIFERENCIAS
EDURNE URIARTE ABC 8 Marzo 2005

LA BOLSA Y LA URNA
Jaime CAMPMANY ABC  8 Marzo 2005

EL QUIJOTE REGRESA A ETXARRI-ARANATZ
AGAPITO MAESTRE ABC  8 Marzo 2005

¿Saben aquell que diu...
José García Domínguez Libertad Digital 8 Marzo 2005
 

Idioma "propio", ¿llegarán a arrepentirse?
Policronio, Blog Batiburrillo 8 Marzo 2005

Que en España existan otros idiomas además del castellano es algo como para sentirnos orgullosos siempre que esos idiomas no se usen como herramientas destinadas a inculcar espíritu nacionalista, que en realidad es lo que sucede desde hace muchos años. No obstante, desde un punto de vista liberal debería ser el mercado o, lo que es lo mismo, el ciudadano quien decidiera libremente sobre la supervivencia o hegemonía de uno u otro idioma. Y ello es así hasta el punto de que la extinción del catalán, el vasco o el propio castellano, aun cuando fuese un hecho lamentable, no debería suponer que nos rasgásemos las vestiduras, pues significaría que la gente habría escogido otra lengua para comunicarse, que es el fin último, por no decir único, que nos mueve a hablar de un modo u otro. Pero ojo, hablo de escoger libremente, no de que los políticos le escojan a uno el idioma, circunstancia en la que se aprecian intereses bastardos que nada tienen que ver con la libre elección del ciudadano.

En mi caso, por la época y por la zona (Barcelona) en la que asistí al Instituto de enseñanza media, escogí el francés como idioma extranjero por ser mucho más asequible para quien hablaba catalán y castellano. "Esto está `chupao' -me dije- y así me podré dedicar a las matemáticas, que es lo que de verdad me cuesta un `egg' y quizá profesionalmente voy a necesitar más". Qué gran error cometí. Fueron pasando los años, el francés que apenas llegué a hablar no me sirvió de nada, salvo en alguna visita a Perpiñán a finales del franquismo, y cuando vine a darme cuenta tenía una edad en la que aprender inglés resultaba poco menos que imposible. La mente se cierra de tal modo al alcanzar la madurez que aprender un idioma nuevo se convierte en una labor inútil, al menos para mí. Con el inglés lo he intentado más de una docena de veces y ha sido siempre un calvario que me ha obligado a abandonar al poco tiempo.

Aquí, en Red Liberal, muchos de los "blogers" (supongo que se escribe así) insertan artículos en inglés o ponen enlaces que nos llevan a determinadas páginas en ese idioma. ¡Cuánto siento quedarme a dos velas! Pero ellos lo hacen con la mayor naturalidad, porque afortunadamente hoy en España mucha gente habla y lee inglés, que es la lengua franca de nuestro tiempo como en su día lo fue el latín. Una lengua franca que por lo que respecta a España sigue siendo el castellano, aunque no sé por cuánto tiempo, puesto que el analfabetismo (se entiende que escrito) en el idioma común y en determinadas comunidades avanza a toda máquina y desmiente a quienes aseguran que los catalanes y vascos dominan perfectamente su lengua "propia" y además el castellano.

Desde hace días circulan dos noticias en la prensa: Esta y esta, que me hacen pensar en la torpeza (¿?) de los políticos regionales que respaldan unas medidas tan poco prácticas, sea dicho con cierto eufemismo para que no se molesten los lectores más moderados de Batiburrillo; sí, esos que últimamente no escatiman sus críticas (y bien que hacen). Todo mueve a pensar que es la educación de los ciudadanos la que se decide en el caso de los políticos nacionalistas, pero no una educación desde el punto de vista de la formación a la que los niños y jóvenes tienen derecho, sino de la "educación" destinada a seleccionar adictos a las patrias de diseño, que es ese nuevo concepto de nación basada en la expansión a todos los niveles de la mal denominada lengua "propia", algo que supone, al mismo tiempo, la eliminación de la lengua común.

Creo que esta forma de actuar de los políticos nacionalistas respecto al idioma acabará reportándoles a largo plazo, además de la antipatía del resto de los españoles (lo del cava de las navidades pasadas no ha sido más que una pequeña anécdota), un empobrecimiento gradual no sólo de la cultura, sino de la economía. Incluso en el supuesto de que esos territorios llegaran a independizarse, algo que no descarto visto el derrotero que en la actualidad lleva nuestra patria, no tendrían más remedio que escoger un idioma de comunicación para entenderse con sus mejores clientes. Si para entonces, independencia de por medio, los españoles siguiéramos siendo sus mejores clientes, los políticos catalanes y vascos deberían refrescarles a sus ciudadanos el idioma castellano, salvo que no les importase comerse sus producciones con tal de mantener "pura" la nueva nación. Si por el contrario fuese otros, por ejemplo Francia o Alemania, quienes se hubieran convertido en los principales compradores de esos nuevos estados surgidos del diseño diferencial, serían el francés o el alemán los idiomas que deberían impartirse contra reloj. Aunque también es probable que alguno de esos nuevos estados decidiera vivir en inglés, algo que podría servirles como pasaporte lingüístico a lo largo y ancho de este mundo y algo que, paradójicamente, podría llegar a arrinconar al vasco o al catalán, según el caso. Claro que entonces ya no hablaríamos del enemigo español.

La gente no tiene ni un pelo de tonta. Cuando en un territorio hay verdadera libertad para elegir idioma el ciudadano se apunta al que le resulta más práctico con independencia de ese sentimiento que nadie sabe explicar y que algunos denominan algo así como "voluntad de ser", que es una voluntad nada compatible con el deseo de prosperar o, al menos, con el de no empobrecerse haciéndole el juego a quienes probablemente nunca les faltará de nada y son los que imponen el idioma. En fin, que el encierro de profesores en Bilbao y lo que alguien denomina la "Gestapo Lingüística" son dos pasos más de esa imposición, a mi juicio inmoral, que no ayudan precisamente a que se extienda el sentido común sobre el asunto que nos ocupa. ¡Qué pena de país!

Escrito por Policronio en: Marzo 6, 2005 12:16 PM  en su Blog o Bitácora llamada: Batiburrillo
La dirección es: http://batiburrillo.redliberal.com/003439.html#more

ZP HACE TODO LO QUE PUEDE
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  8 Marzo 2005

NO le está resultando fácil a Zapatero terminar definitivamente con la Nación española y el régimen autonómico. Las cosas no le están saliendo al ritmo que a él le habría gustado y no tanto porque esté ofreciendo resistencias la derecha defensora de las viejas esencias españolistas, sino por las dificultades que le están planteando los propios nacionalistas vascos y catalanes.

A Zapatero le habría gustado presentar en la celebración del primer aniversario de su llegada a La Moncloa unos trabajos más adelantados en este terreno. Así que ha decidido convocar a todos los presidentes de las Comunidades Autónomas para hacer el balance y reactivar el proyecto que deberá traducir las tensiones territoriales actuales a una disgregación asumida, pactada, institucionalizada y ¡pacífica! Porque la tarea histórica de la conquista de la paz que se ha asignado Zapatero sólo ha podido conseguirla de momento en el plano internacional, pero no en el interior. Y ¿qué sentido habría tenido su llegada a La Moncloa gracias a la masacre del 11-M si no viniera acompañada de la pacificación interna? ZP ha interpretado las 192 muertes del 11-M como un llamamiento al diálogo con los terroristas.

Es cierto que él está haciendo todo lo que puede. A Ibarretxe le preparó una rueda de prensa en la propia Moncloa y después le montó un pleno de las Cortes dedicado monográficamente al referéndum. Y él mismo ha asumido riesgos al tender puentes a Batasuna. Todo con tal de llegar a algún tipo de negociación con ETA. Paz por territorios, presos por paz. Tregua como sea, indefinida, definitiva, intransitiva, pero tregua al fin. Es su papel histórico. Pero ETA no ha querido entrar en el juego por falta de imaginación, de «sensibilidad» que diría Gerry Adams, el irlandés, a pesar de que aquí, en el País Vasco, ni hay protestantes ni siquiera pobres. ¿Cómo podría imaginar ZP que los etarras no se avendrían a un acuerdo tan generoso como el de dejar de matar a cambio de la aceptación de un plan que fuera un mix del de Ibarretxe y el de Patxi?

TAMBIÉN le salen mal las cosas en Cataluña. Cuando iba avanzando la redacción del nuevo Estatuto y ya se estaban remitiendo consultas al Consejo de Estado para saber hasta qué punto puede ser desnaturalizada la Constitución, la crisis del Carmelo ha enfrentado al PSC y CiU de forma tan estúpida que ha paralizado el proyecto nacionalizador de Cataluña.

NO terminan ahí las desgracias para Zapatero. Éste puede comprobar con tristeza que en ciertos sectores del propio Partido Socialista, en la dirección incluso, en gentes cercanas a él, no se acaba de entender la trascendencia de la tarea en la que él personalmente está comprometido. A veces ZP tiene la impresión de que hay socialistas tan jacobinos como las gentes del PP o que, en todo caso, no acaban de entender que a él el Destino le ha encargado la misión histórica de terminar con la impostura del régimen autonómico y de crear la Federación de Repúblicas Ibéricas. ZP está comprobando, a medida que progresa su proyecto, que aún quedan gentes de izquierda apegadas a la idea tradicional de España. Cierto que confía en que eso no será un obstáculo real y que el partido entero se plegará a sus propuestas modernizadoras, ilustradas y garantizadoras de la distensión y de la paz.

Él, ZP, es consciente de que no es fácil que todos sus compañeros tengan su lucidez y su valor para llevar a cabo la tarea de hacer el gran compromiso con los comunistas y los republicanos para llevar a cabo lo que algunos creen que es una traición a la Nación y él piensa que es una auténtica «liberación», el sueño de un progresista que se tome a sí mismo en serio.

Opinión
Moratinos con Hamás
Lucrecio Libertad Digital 8 Marzo 2005

Hace ahora un año, casi exactamente. Una operación especial del ejército israelí en territorio enemigo había acabado con la vida del Jeque Yasin, dirigente máximo de Hamás. Miguel Ángel Moratinos no era aún ministro, pero se precipitó a hacer méritos para serlo. “La noticia es catastrófica, porque era el líder espiritual de Hamás”, declaró. Y se quedó tan contento, a la espera de su cartera ministerial, el mismo caballero que, unos meses más tarde, aseguraría haber tenido información exacta sobre los autores de la masacre del 11 de marzo, a las pocas horas de realizarse y de fuentes de inteligencia árabes.

Claro que Yasin era el líder, espiritual y militar, de Hamás. De esa misma Hamás con la que, ya entonces, Moratinos decía haber mantenido negociaciones, aunque éstas hubieran sido “decepcionantes”. De esa misma Hamás que fue la que inventó el procedimiento de las mochilas-bomba y los chalecos-bomba contra la población civil de los transportes públicos israelíes. El modelo exacto, casi el plagio, de lo que –aún seguimos sin saber, aunque lo sospechemos, con qué sombrías complicidades– fue ejecutado en Madrid el día once de marzo de 2004; o sea, once días antes del arrebato admirativo de Miguel Ángel Moratinos por el Jeque Yasin.

Revela la prensa israelí que anda ahora el ministro Moratinos negociando que la Unión Europea retire a Hamás la calificación de grupo terrorista. Pocos políticos tan coherentes como el Señor Moratinos, sin duda alguna. Y tan perseverantes en la aceptación de la derrota militar del año 2004. Parece que legalizar a Hamás va también en aquella misma cuenta de la que habló el ministro español el verano pasado, cuando nos explicaba el precio que convenía pagar para ser perdonados por quienes deciden dónde se atenta y cuándo contra los infieles. Alá es ciertamente muy grande, señor Moratinos.

Víctimas del terrorismo islámico
La mayoría son musulmanes
Clifford D. May Libertad Digital 8 Marzo 2005

Hay una impresión errónea muy común y es que el terrorismo va dirigido contra los judíos y los cristianos. La realidad es que ningún grupo ha sufrido la violencia islamista radical más que los propios musulmanes. Especialmente en peligro están aquellos que se atreven a hablar en favor de los valores como libertad, derechos humanos y democracia.

En Beirut, el ex Primer ministro Rafiq Hariri fue asesinado por un potente coche bomba, aparentemente como represalia por su oposición a que Siria siguiese ocupando el Líbano.

En Irak, raramente pasa un día sin que gente inocente sea asesinada, tanto hombres como mujeres y niños, por cometer "crímenes" como, por ejemplo, seguir la tradición chiíta del islam, inscribirse en los cuerpos policiales, usar su derecho al voto o simplemente ir al mercado, y mueren porque a los partidarios de Sadam Hussein u Osama Bin Laden se les antojó hacer una carnicería humana para salir en el informativo de la noche.

Túnez, Casablanca y Estambul están entre las ciudades con mayoría musulmana que han sido atacadas. Los grupos terroristas han convertido las comunidades palestinas en guetos donde cada madre debe preocuparse que llegue el día cuando algún "líder militante" le pruebe el chaleco bomba a su hijo.

Pero es en Argelia, con relativamente poca atención internacional, donde la matanza ha sido más extensa: Durante los años, más de 100.000 argelinos han sido asesinados por terroristas islámicos.

Antiguamente colonia francesa, Argelia peleó una guerra brutal de 8 años por su independencia. John F. Kennedy estuvo entre los muchos americanos que idealística y públicamente apoyó la lucha argelina contra Francia.

Pero la independencia en 1962 no trajo la libertad. En vez, los líderes post coloniales de Argelia fueron dominados por oficiales militares autoritarios que rotaron no como resultado de votos sino de golpes maestros. Aquellos con ideas liberales democráticas eran marginados o cambiados de verdaderas posiciones de mando al servicio diplomático donde su sofisticación era útil al régimen.

El único sitio donde la oposición se podían organizar era en las mezquitas donde, con asistencia extranjera, los radicales rápidamente tomaron control. Como el catedrático de Yale William J. Foltz ha escrito: Los clérigos extremistas "fomentaron bandas de maleantes y les dieron armas, su violencia asesina era dirigida a menudo contra la pequeña élite intelectual con vocación internacionalista, odiada por los fundamentalistas islámicos..."

Entre los que estaban en la mira encontramos al embajador Salah Fellah a quien tirotearon el 7 de Diciembre de 1993 frente a su casa en Argel. Foltz hace hincapié en el hecho que Fellah era despreciado por los islamistas por doble motivo. Primero "por quien era": un defensor de la libertad, los derechos humanos y la democracia. Y segundo "por lo que hizo": Era el diplomático que rompió relaciones con Irán por el apoyo de los ayatolás a los radicales islamistas argelinos. ¿Estuvieron los ayatolás detrás del asesinato del embajador Fellah? Su hijo, Zakaria Fellah, está convencido que así es y no es el único. Afirma que los iraníes han puesto a sus aliados y secuaces en el sistema político de Argelia. Señala también que el actual ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, ha estado entre los más fervientes partidarios del régimen iraní.

No mucho después del asesinato de su padre, Zakaria pidió asilo político en Estados Unidos. Si hubiese vuelto a Argelia, si hubiese adoptado opiniones políticas similares a las de su padre, él también se habría encontrado en el punto de mira.

"El islamismo es una forma de fascismo" me dijo. "La misión de los terroristas islámicos fundamentalistas es eliminar a toda persona con opiniones que difieran de las suyas y que puedan amenazar sus aspiraciones políticas y religiosas. Son la amenaza número 1 para la democracia y la civilización. Pero demasiados europeos y también demasiados americanos no se dan cuenta del peligro que amenaza a sus sociedades".

Dos lecciones se pueden sacar de todo esto:

Primera lección: Los ayatolás iraníes son musulmanes chiítas mientras que los radicales argelinos son suníes. Por años, muchos en la diplomacia e inteligencia americana han insistido en que esa colaboración era una imposibilidad "teórica" y que no debía tomarse en cuenta seriamente, mucho menos aun ser combatida. (Afirmaban que lo mismo sobre la alianza entre baazistas "laicos" e islamistas).

Segunda lección: Una expresión de la patología de la zona de Oriente Medio es que a menudo hay que escoger entre autoritarismo despiadado de un lado y por otro totalitarismo religioso. Paradójicamente, es en el interés de los déspotas de ambas banderas el suprimir a los defensores de la democracia liberal para asegurarse que no haya una tercera opción.

En el pasado, esta estrategia ha tenido éxito, y es por eso que Oriente Medio está dominado por dictadores, dinastías y amos del terror de diversos colores políticos y religiosos. Los cambios que están acaeciendo en Afganistán, Irak y los territorios palestinos, junto al creciente apoyo americano para los disidentes y los luchadores de la libertad en el mundo musulmán, pueden transformar todo esto. Es difícil imaginar qué otra cosa podría lograrlo.

©2005 Scripps Howard News Service
©2005 Traducido por Miryam Lindberg

Clifford D. May, antiguo corresponsal extranjero del New York Times, es el presidente de la Foundation for the Defense of Democracies, un instituto político especializado en terrorismo.

Libertad Digital agradece al Sr. May el permiso para publicar este artículo.

EL TRIPLE ÉXITO DE UN CRIMEN
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA ABC 8 Marzo 2005

UN año después de los atentados terroristas de Madrid, la primera mirada tiene que ser hacia las víctimas y sus familiares, que merecen la oración, el doblar de las campanas y la ayuda de todos los españoles y de su Gobierno. La segunda consideración debe ir dirigida a la condena del terrorismo fundamentalista islámico, autor, al parecer, de la matanza y aliado objetivo de la ETA en su odio a España. Ni se debe manipular a las víctimas, ni desviar la atención hacia falsos culpables.

Pero una vez sentado lo anterior, lo principal, no queda más remedio, triste remedio, que reconocer que los terroristas han tenido, al menos hasta ahora, todo el éxito que buscaban. Tres, al menos, son los motivos que pudieron guiar su crimen. Y es muy probable que fueran todos ellos a la vez. Los tres han triunfado. El primero es el castigo a los españoles por ser infieles, desde la perspectiva del Islam radical, por su apoyo a los aliados en Irak, aunque España no combatió ni participó en la guerra, o por ambas cosas. No cabe dudar de que el castigo se ha producido. El segundo objetivo era influir en las elecciones del 14 de marzo. La elección de la fecha de la matanza no pudo ser casual. Las investigaciones y las evidencias disponibles no han certificado que Aznar mintiera en aquellas terribles jornadas. Sin embargo, la jornada de reflexión electoral fue vulnerada y dirigentes de la oposición acusaron, en falso, al Gobierno de mentir. La participación electoral de algunos abstencionistas natos y el cambio de voto de unos millares de ciudadanos operó el cambio. Los terroristas lograban así su segundo objetivo. Por cierto, seguimos sin saber quién planeó, organizó y dio la orden de los atentados. Aún así, la Comisión de investigación ya ha elaborado sus conclusiones. El tercer objetivo muy probable consistió en cambiar la política exterior española y advertir cruentamente a los aliados en Irak. El nuevo Gobierno retiró las tropas antes de tomar posesión, recomendó a los demás países que salieran de Irak, a pesar de que para entonces contaban con el beneplácito de la ONU, y casi se postró ante Marruecos. España pasaba del primer plano de la escena internacional a la condición de oscuro figurante. Tercer éxito terrorista.

Por si todo esto fuera poco, se produjo una división entre la Asociación de Víctimas del Terrorismo, la más importante asociación de esta naturaleza, hasta ese momento la única, y una nueva organización de víctimas del 11 de marzo, que, en algún momento, pareció más preocupada por la ideología que por la justicia. Se produjo además una grave escisión nacional, que ya venía anunciada por la actitud socialista en la oposición durante la última etapa de la legislatura, y la apertura de un proceso de secesión nacional y de ruptura de la Constitución y del consenso que llevó a ella, bajo la forma hipócrita de la reforma de la Carta Magna y de los Estatutos. Todo ello condujo a un Gobierno tan débil como radical. Hay que remontarse a febrero de 1936 para contemplar un radicalismo izquierdista mayor. No cabe, pues, disputar el criminal éxito de los terroristas. La responsabilidad compete a muchos, pero la mayor corresponde, sin duda, al Gobierno. Él es el principal responsable de la situación actual de España. Es muy probable que nuestra Nación se encuentre hoy menos amenazada por el terrorismo islamista que entonces. Menguado éxito: cuando los terroristas van logrando sus objetivos disminuye el terror. Al pesar por la tragedia en su primer aniversario, hay que añadir la tristeza ante el éxito obtenido. Al menos, que el día 11 doblen las campanas y que el próximo aniversario permita albergar más esperanzas sobre la frustración de los asesinos y el futuro de España.

Juicio Jarrai-Haika-Segi
Las supuestas garantías legales
por Daniel Portero de la Torre Libertad Digital 8 Marzo 2005

Después de que el pasado viernes 5 de marzo, la sección 4ª de la Audiencia Nacional dejara en libertad a 6 de los 23 miembros de JARRAI-HAIKA-SEGI al cumplirse los cuatro años de prisión máxima provisional que fija la ley, sólo nos falta a los ciudadanos que la sentencia que se dicte contra los 33 miembros de estas organizaciones, juzgados por delitos de pertenencia a organización terrorista, colaboración con banda armada y genocidio, no tenga en cuenta las peticiones de pena solicitadas por el Ministerio Fiscal y la Acusación Popular ejercida por la AVT.

Desde que se acumuló el procedimiento referido a los procesados por sus vinculaciones a las actividades de SEGI con el sumario que se terminó de instruir en julio de 2003, referido a los procesados en el sumario de JARRAI, el tiempo comenzó a correr en contra de la celebración de un juicio con totales garantías, que debería impartir justicia contra los denominados “cachorros de ETA”. Para que se hagan ustedes. una idea, el sumario conjunto JARRAI-HAIKA-SEGI terminó de instruirse 10 meses después de lo previsto, de forma que en mayo de 2004, el juez Baltasar Garzón pudo finalmente remitir el sumario conjunto a la Sala para su enjuiciamiento, faltando tan sólo nueve meses para que se cumplieran los 4 años de prisión provisional máxima de los 6 responsables de JARRAI que fueron detenidos el 6 de marzo de 2001. Gracias a los “enredos jurídicos” organizados por la defensa de los acusados por terrorismo y a la reciente finalización del escrito de calificación del Ministerio Fiscal (diciembre de 2004), la Acusación Popular tuvo menos de cuatro días para redactar su escrito de calificación (enero de 2005). Todo ello porque el tiempo apremiaba y a fin de evitar un escándalo público no debía superarse el plazo de prisión provisional sin que comenzaran las vistas orales.

En el documento presentado por la AVT a la Sala de lo Penal se solicitaban las mismas condenas que las demandadas por el Fiscal Enrique Molina, incrementándolas, para cada uno de los 42 acusados, en 8 años más de cárcel por la posible comisión del delito de genocidio, contemplado en el artículo 607 del Código Penal. Cuando se fijó para el día 7 de febrero la celebración de la primera vista oral del juicio sólo faltaba 1 mes para el cumplimiento de la prisión provisional de 6 de los 42 encausados en los sumarios, fecha que, por cierto, fue aplazada al día 11 por causas no imputables al Ministerio Fiscal, a la Acusación Popular y a la defensa de los procesados.

Se celebraban las vistas orales de un juicio donde 9 de los 42 miembros imputados estaban en situación de busca y captura, con 10 de ellos en libertad provisional y otros seis más que obtendrían esa condición en 25 días. Actualmente, 25 de los 42 miembros procesados en los sumarios JARRAI-HAIKA-SEGI gozan de libertad por una u otra circunstancia. Además, el principal acusado de este sumario, Asier Tapia Zulaika, con una petición de más de 100 años de prisión a sus espaldas y que es uno de los principales responsables del genocidio del País Vasco y de la Kale Borroka desarrollada estos últimos años, se encuentra en paradero desconocido. Se celebra un juicio con prisas para evitar que salgan en libertad provisional los acusados cuando, a día de hoy, más de la mitad de sus miembros goza de esta condición. Se celebra un juicio con celeridad para evitar el posible riesgo de fuga de los mismos y nos parece increíble que no se haya querido pensar que el fundamento jurídico que sustenta la vinculación de los 42 procesados con ETA se encuentra en el sumario 18/98, concrétamente en las piezas de KAS y EKIN, sumario que aún no ha sido juzgado y sobre el que por tanto no ha recaído una sentencia que bien podría haberse utilizado en el juicio contra los responsables de JARRAI-HAIKA-SEGI.

Desde que comenzaron las vistas orales, la defensa de los presuntos terroristas y genocidas ha gozado de bastante más tiempo en sus intervenciones que el Ministerio Fiscal y que la Acusación Popular. Desde la AVT, las víctimas del terrorismo hemos tenido que soportar que el presidente del tribunal expulsara a nuestro abogado porque, según sus propias palabras, estaba haciendo “esfuerzos para no salir de aquí (de la Sala) con dolor de cabeza”. Aunque la ciudadanía española está respondiendo con una asistencia media de 20 a 25 personas frente a la gran mayoría abertzale del público asistente, las víctimas del terrorismo y los ciudadanos de bien hemos asistido a continuas faltas de respeto de los procesados hacia la Sala y los asistentes con gritos, cánticos e inclusos amenazas en una ocasión a uno de los asistentes no abertzales. Gracias a la falta de diligencia del presidente del tribunal, una de las traductoras de vascuence ha estado de baja profesional, no precisamente por causas físicas. El presidente del tribunal ha faltado el respeto a uno de los empleados de la Audiencia Nacional por no saber conectar la posición de frío del aire acondicionado y para más colmo, los señores Guevara y Pedraz, presidente y magistrado, han respaldado recientemente la excarcelación de los 6 miembros de JARRAI, a los que se les cumplía el plazo de la prisión provisional. Menos mal que por lo menos el magistrado Carlos Ollero emitió un voto particular que discrepaba de la decisión de sus otros dos compañeros.

Pues bien, se nos pide a pesar de todo a los ciudadanos que confiemos en que se va a hacer justicia, una justicia que, por el momento, no parece más que respetar las garantías procesales de los acusados pero no la de la acusación. Pero es que encima, el Gobierno Vasco y la Plataforma 18/98+ se empeñan en que se trata de lo contrario y, en un ejercicio de cinismo sin precedentes, han decidido enviar a un observador para comprobarlo.

Lo que no admite lugar a dudas es que, desde su nacimiento en abril de 1979, JARRAI no tardó demasiado tiempo en formar parte del equipo de la organización terrorista KAS que, junto con ASK, LAB, HASI y ETA, formaban el núcleo duro de la política de la organización terrorista (Zutabe nº23-1981). El 6 de marzo de 2001, en la sede de HAIKA de Bilbao, se intervino material de ETA y de EKIN y una carpeta destinada para la formación de “Premilitantes” donde se reconocía la coordinación de JARRAI por parte de KAS y bajo el control de ETA. Las acciones de la Kale Borroka son reivindicadas como propias de ETA a través de la publicación ZUTABE, al menos desde febrero de 2001. Desde mayo de 1992 hasta septiembre de 1998, JARRAI aportó a ETA 43 asesinos. Y por último añado que, de los 252 terroristas detenidos y encarcelados tras la tregua de ETA, 98 procedían de las filas de JARRAI o de la Kale Borroka que JARRAI organizaba, uno de los cuales asesinó a mi padre el 9 de octubre de 2000.

Daniel Portero de la Torre es hijo de Luis Portero García, asesinado por ETA en 2000 y Portavoz de la AVT en el Macrojuicio contra ETA

Demasiadas incógnitas como para presentar ya las recomendaciones
Editorial El Mundo  8 Marzo 2005

La decisión del PP de no respaldar las recomendaciones acordadadas por el resto de los grupos ante el aniversario del 11-M resulta perfectamente lógica. Primero, porque como explicó ayer Acebes quienes se lo reclaman son los mismos que han vetado sistemáticamente las comparecencias solicitadas por el PP.

Y segundo, y más importante, porque todavía quedan muchísimas incógnitas por esclarecer, algunas de ellas elementales. ¿O es que sus señorías pueden responder sin temor a equivocarse quién tomó la decisión de atentar en Madrid, quién escogió la fecha para hacerlo, quién montó las bombas que reventaron los trenes y de dónde salió el explosivo con las que se fabricaron?

Ni siquiera el juez Juan del Olmo, que lleva más de nueve meses instruyendo el caso, está en condiciones de esclarecer estos interrogantes.

Este periódico publica hoy una XIII entrega de la serie de Los Agujeros Negros de Fernando Múgica que nos demuestra hasta qué punto algunas de esas verdades absolutas que proclaman quienes pretenden dar por cerrado el 11-M esconden medias verdades o incluso falsedades.

Es el caso de la procedencia de la Goma 2 hallada en la mochila desactivada en Vallecas, en Morata de Tajuña y en Leganés. Se da por hecho que salió de Mina Conchita, en Asturias, pero los datos periciales certifican que es imposible demostrarlo y apuntan, por el contrario, a que una parte fue extraída de otra explotación.

A esta incógnita clave de cara a esclarecer el 11-M -y, por tanto, a elaborar unas recomendaciones serias y útiles en relación con la política de control de explosivos- se unen otras, como la presencia en el garaje de Trashorras de un misterioso personaje, un español, en plena operación de trasvase de explosivos al coche de El Chino.

Estas lagunas, sumadas a todas las ya detectadas por este periódico, hacen imprescindible investigar el 11-M en todos los frentes y en todos los foros posibles. Y eso incluye a la Comisión, que el PSOE y los grupos minoritarios pretenden cerrar con sus recomendaciones, que son conclusiones encubiertas.

Al no sumarse a esta maniobra, el PP corrobora que es el único grupo que realmente quiere averiguar toda la verdad, aun a costa de dar una imagen de aislamiento o soledad. Ya se han oído voces que recriminan a los populares no sumarse al «consenso reclamado por las víctimas».

Pero eso es puro cinismo, porque lo que han solicitado las asociaciones de víctimas es que sus señorías se centren de una vez en averiguar quién dio la orden de asesinar a sus seres queridos y cómo se organizó la masacre. Así lo hizo ante la Comisión la propia Pilar Manjón, a quien el Gobierno -después de jalearla porque le servía de azote contra Aznar y el PP- se ha visto obligado ahora a frenar.

Acusar a los populares de menospreciar a las víctimas es tan absurdo como imputarle tibieza en la lucha contra el terrorismo.Además, que el PP no se preste a la operación para enterrar la Comisión no significa que no vaya a apoyar al Gobierno cuando éste ponga en marcha algunas de las recomendaciones más razonables.De hecho, todo indica que lo hará.

A un año del 11-M
¿De dónde vienen los terroristas?
GEES Libertad Digital 8 Marzo 2005

Mientras que el gobierno español se apresta a celebrar el 11-M como un acto de vandálicos inmigrantes, descontentos de la suerte encontrada en el madrileño barrio de Lavapiés, aderezado con la cumbre de supuestos expertos convocada a tal fin por el club de Madrid, los datos empiezan a dar un cuadro bien distinto de la realidad de los terroristas. En realidad el mundo ya se sintió sorprendido cuando se comprobó la identidad de los 18 seguidores de Bin laden que llevaron a cabo la masacre de Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001 y pudo descubrirse que no eran analfabetos, sino licenciados o estudiantes universitarios; que no eran pobres o desheredaros de la tierra, sino de familias acomodadas.

Pues bien, ahora acaba de hacer se público un estudio llevado a cabo por el centro Global Affairs in internacional affaire sobre la identidad y origen de los yihadistas no iraquíes que luchan en Irak. Los resultados son tan previsibles como contundentes: el 60% de los terroristas muertos provienen de Arabia Saudí; algo más del 10% de Siria; menos del 8% son iraquíes, más o menos igual que la representación Kuwaití. El resto se reparte entre diversos países como Jordania, Yemen, Sudán, Palestina y Marruecos.

Hay que decir que la muestra del estudio no se basa en el recuento de los cuerpos, sino en el reconocimiento de esos muertos, con nombre y apellidos, en las páginas web de los diversos movimientos yihadistas. Esto es, aquellos mártires reconocidos como tales por lo suyos.

Es curioso comprobar, por ejemplo, que el único caso marroquí fuera el de un emigrante residente en España hasta su reclutamiento por Al Qaeda.

A pesar del evidente papel jugado en Irak por los terroristas globales, el actual gobierno sigue empeñado en llamarles insurgentes. No hay problema. Es lo mismo que cuando a los terroristas del 11-M les llama criminales y emigrantes frustrados. Lumpen que diría Karl Marx. El gobierno se aferra a la tesis de la célula terroristas como fenómeno de generación espontánea porque si llegara a admitir que había una conexión entre los suicidas de Leganés y la red Al Qaeda, se vería forzado a admitir que España sigue bajo la amenaza terrorista y que ésta poco o nada tenía que ver con las decisiones y acciones de José María Aznar. Por eso no quiere no oír hablar de planes para volar la estación central de nueva Cork o de las continuas amenazas de la red terroristas islámica sobre España.

Con esa visión el gobierno de ZP se vuelca en una cumbre antiterrorista a celebrarse en Madrid, a la que había invitado a todos los dignatarios de la UE y a la que sólo van a asistir unos cuantos segundones, unos pocos sátrapas y algún que otro líder institucional en busca de reconocimiento publico. ¿Cómo iba a prestarse Clinton a santificar que no vale cuanto se ha hecho para luchar contra el terror islámico y cómo no iba a aprovechar Kofi Annan una oportunidad más para tapar su pésima gestión al frente de Naciones Unidas y arremeter contra su odiado George Bush? Michael Moore, reconocido experto en terror, tampoco viene, pero no porque no se le haya invitado, sino porque medio país no quiere ni verle por aquí.

La cumbre será un fracaso. Y no sólo porque los supuestos amigos de ZP no le correspondan a su invitación, sino porque las conclusiones a las que llegue –si llega a algunas– van a encontrar poco eco internacional. Pero no importa, el gobierno siempre podrá vender la reunión como el inicio de un ambicioso proceso que culminará, como sus relaciones con los Estados Unidos, con una gran sorpresa. La realidad es que no deja de sorprendernos día a día.
GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

El maltratado
Por Federico Jiménez Losantos El Mundo 8 Marzo 2005

Al final, va a tener razón Carmen Chacón cuando, según cierta leyenda urbana, dijo que Maragall debería quedarse media semana callado y la otra media en casa. Es que, en cuanto sale y habla, la organiza.

Lo penúltimo fue denunciar una campaña de las derechas contra la izquierda en el poder, dizque como hicieron cuando la II República y provocaron la Guerra Civil.

Teniendo en cuenta que fueron los socialistas y separatistas de la Esquerra los que, tras perder las elecciones generales del 33, se negaron a acatar el resultado de las urnas y perpetraron el golpe de Estado de octubre de 1934 contra la legalidad y la República, está claro que Maragall sufre la típica paranoia proyectiva con rasgos esquizoides que lleva a presentar como agredidos a los agresores Lo último, que ya no lo será salvo que alguien lo haya reducido a la mudez o al cuarto de estar, ha sido decir que su Gobierno se siente «como una mujer maltratada».

No sabemos si, por ser el Gobierno tripartito, ha sido tres veces maltratado o sólo una. Las otras víctimas no han dicho nada, aunque como herederos de los golpistas del 34 y de los chequistas del 36 al 39, quizás se sientan demasiado maltratadores para denunciar.¿En nombre de Nin?

Ya me extrañaba a mí que de las desventuras de esa vieja dama indigna que es la burguesía barcelonesa -cuatro generaciones de maragalles, cuatro, nos contemplan- no acabase teniendo la culpa algún chulo inmigrante. Doña Generalitat, maltratada por Carmelo Pijoaparte: ¡se veía venir!

Un forastero, peor, un madrileño, genéticamente incapaz de entender Cataluña, podría pensar que, en este caso, el señorito catalán es el maltratador y la gente del Carmelo, inmigrante, pobre y marginada, la maltratada. ¡Qué error! ¡Cuánta ignorancia!

Ya dejó claro Jordi Ubu Pujol en su libro La inmigración, problema y esperanza de Cataluña, que el inmigrante es un «ser inferior» en lo cultural, social y político.Bastante hacen con dejarle vivir allí y hasta llevarle el Metro.

¿Que las casas están en zonas de cuevas y aluvión? ¿Que el túnel nunca debió hacerse? ¿Que alguno se ha quedado con el dinero de la obra? No será de izquierdas. Nótese que por llamarle ladrón, Artur Mas, «modestia y respeto», ha agredido a Maragall a querellazos, como un Pijoaparte cualquiera. ¡Animal!

No es de extrañar que las feministas oficiales salgan en defensa de la víctima, que es su jefe. Marta Selva, del Institut Catalá de la Dona, y Anna Simó, consejera de Familia, han dicho que las declaraciones de Maragall no deben sacarse de contexto.

Muy blanditas. Angelina Uríos, que preside la Federación Internacional de Mujeres Juristas, asegura que ha estado acertadísimo: identificarse con ellas «es un reconocimiento del dolor de las mujeres maltratadas». ¡Toma ya! Eso no se le ocurre al Pijoaparte ni aunque lo maten a palos.¡Qué suerte ser progre!

LAS CARTAS DEL PSE
Editorial ABC 8 Marzo 2005

UNO de los alicientes de la próxima campaña electoral vasca será conocer la estrategia del Partido Socialista de Euskadi para evitar que su programa sea percibido como una variación suavizada de las propuestas nacionalistas. Si un ciudadano desprevenido oyera que un partido vasco habla de «patria vasca», «comunidad nacional» y «consulta», pensará, con razón, que se trata de una formación nacionalista. Es a este tipo de ciudadano, de dentro y de fuera del País Vasco, al que la actual dirección del PSE tiene que explicarle que tales ideas, pese a estar en su programa político recién aprobado, sin votos en contra, no entrañan un nuevo proceso de alienación nacionalista, uno más que se uniría a los muchos que ya se han producido desde la instauración del sistema autonómico. Parecía que los partidos no nacionalistas habían llegado a la conclusión, cada uno por separado, de que la política de mimetizarse con el nacionalismo -en el lenguaje, en los símbolos, en la educación- no sólo no había generado más lealtad constitucional por parte de los nacionalistas, sino que había aumentado la hegemonía de éstos sobre el resto de los ciudadanos vascos.

Sin embargo, el PSE debería conocer los riesgos de intentar disputar al nacionalismo algunos de sus mensajes e ideas y en su propio terreno. La reciente historia de la Autonomía vasca no aconseja estos experimentos. El Estatuto de Guernica fue una norma de objetivos máximos y efecto federalizante. El Concierto Económico es un privilegio postforal, legitimado por la Constitución de 1978. Este patrón de institucionalizar la Autonomía vasca apurando los límites constitucionales no admite más revisiones. Y, sin embargo, los socialistas vascos parecen dispuestos a seguir aceptando que cuando el nacionalismo declara la caducidad de una norma o de una institución, todos tienen que acatarlo y jugar siempre con las cartas que reparten los nacionalistas. El resultado es la confusión y no, desde luego, la bisagra que, según Rodríguez Zapatero, unirá «las dos mitades» de la sociedad vasca. Ahora, el presidente del Gobierno, quien, en su día, declaró que su proyecto para el País Vasco era el proyecto de Nicolás Redondo, descubre el valor de la equidistancia frente al PP, por un lado, y el nacionalismo, por otro.

Sin embargo, en la situación política actual, afirmar, como hace el PSE, que el objetivo del Estatuto de Guernica era el «proyecto nacional vasco» y que su oferta electoral es articular la «patria vasca» y la «comunidad nacional» de los vascos, no da pie a la equidistancia y otorga una baza inmejorable al nacionalismo. Porque sería un error de concepto pretender ganarle terreno al PNV utilizando su política de gestos retóricos y su semántica.

Maragall en su metáfora
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 8 Marzo 2005

Hace poco más de un año, Odón Elorza escribió un artículo titulado 'Maragall, la gran esperanza vasca'. Por aquel entonces, el socialismo vasco, el que manda, veía en él un modelo, un camino a seguir: Patxi López, Eguiguren, Zabaleta y Buen, entre otros. ¿Que Maragall ha malentendido a Rubio Llorente cuando habló de comunidad nacional? Pues ahí estamos nosotros.

Maragall se ha revelado finalmente como un modelo para armarla. Su frivolidad del 3% ha puesto la vía catalana para la reforma del Estatut junto al plan Ibarretxe en el apartado de improbables. «Tal vez todos hemos hablado de más», dijo en Chile: «hay que dejar reposar el soufflé, y (...) poner vaselina», para luego no callar. Sólo en este fin de semana ha vuelto a sacar el fantasma guerracivilista, equiparando a la derecha que hizo una guerra civil con la querella y la moción de censura que han puesto CiU y el PPC respectivamente. ¿No encuentra ninguna diferencia entre ambos métodos? Es el procedimiento reglado de la democracia. Es la legalidad, estúpido. Puesto a confundir, también ha dicho que «el gobierno de Maragall se siente a veces un poco como una mujer maltratada». Estas dos cosas las dijo sonriendo, para perplejidad de televidentes.

Lo que le pasa es que no está dotado para el manejo de las metáforas. Esta honorable banalidad confunde el culo con las témporas y el soufflé con la paella. Los alimentos sometidos a la técnica del soufflé crecen, se esponjan, se hinchan, ya sean las claras montadas que recubren el postre o las patatas fritas. La paella necesita reposo; el soufflé hay que servirlo enseguida. Todo lo que sube, baja, lo dice un principio físico universal, que Marx había formulado de manera literaria: «todo lo sólido se desvanece en el aire». Y esto vale para el sexo, el soufflé y las casas del Carmelo.

¿Cómo se pueden unir la vaselina y el soufflé? No se debería mezclar el sexo y la comida, las cosas de jugar con las cosas de comer, especialmente cuando no se está dotado para la metáfora. «Te comería», dice el amante a la amada, o viceversa, en un arrebato pasional. Como el personal se toma las metáforas por lo literal, se puede uno encontrar a su media naranja en la cama con la servilleta anudada al cuello y provista de cuchillo y tenedor.

Soufflé quiere decir en francés «soplado», «hinchado», y esos son calificativos que en sus acepciones menos metafóricas cuadran sobremanera al tripartito catalán, a su gestión y a su president. ¿Quiere esto decir que el honorable Maragallimatías es un soplagaitas o un soplapollas, dicho en términos más 'hard'? No, Pasqual es un soplador de vidrio, un artista. O quizá la materia prima. A él todo se la sopla. Mientras, Mas tantea a Carod y el apoyo de éste a ZP nos va a salir más caro. Esto no se queda así. Esto se hincha.

11-M Y 11-S: LAS DIFERENCIAS
Por EDURNE URIARTE ABC 8 Marzo 2005

Al Gobierno le hubiera gustado lucir un informe de consenso en el aniversario del 11-M. Pero debería saber que eso es imposible y, aún más, que ese objetivo se convierte en pernicioso cuando se acompaña del mensaje de que existe un acuerdo generalizado, tan sólo impedido por la excepción del PP. Ese consenso sí se logró en Estados Unidos, tal como se ha reflejado en el informe sobre el 11-S que acaba de ser parcialmente traducido al español (11-S, El informe, Paidós, 2005) Si comparamos ambos casos, veremos al menos cinco diferencias fundamentales que nos explican por qué sí hubo consenso allí y por qué no puede haberlo en nuestro país.

Primera diferencia: la composición de la Comisión. La del 11-S estuvo formada a partes iguales por demócratas y republicanos, todos ellos completamente unidos en el interés de la nación común a la que mencionan al menos 3 veces en el breve prefacio del informe. Nuestra Comisión está integrada por varios partidos como el PNV o ERC que ni siquiera se sienten parte de la misma nación atacada por Al Qaeda. Tan sólo esta primera diferencia hace imposible cualquier consenso. Pero hay más.

Segunda diferencia: las causas del atentado. El propio presidente del Gobierno ha afirmado que la guerra de Irak intensificó nuestro peligro de ser objetivo de Al Qaeda. Esta valoración forma parte de una teoría más general según la cual la política internacional de Aznar fue parcialmente responsable del atentado. Huelga decir que en EEUU ni siquiera se les ha pasado por la cabeza la posibilidad de inculpación del Gobierno por su provocación.

Tercera diferencia: la naturaleza de la amenaza terrorista. La Comisión del 11-S identifica con claridad un enemigo, el terrorismo islamista, y la necesidad de defensa de la nación. En nuestra Comisión hay personas que piensan que el terrorismo islamista es en parte consecuencia de las acciones de los países occidentales. La misma noción de enemigo les parece discutible.

Cuarta diferencia: la respuesta a los atentados. La Comisión americana no sólo quiere prevenir más atentados. Además, piensa que la "eliminación" de Al Qaeda es un claro objetivo estratégico. Nuestra Comisión está dividida por profundas diferencias respecto a la política antiterrorista, la relativa a ETA y la internacional. Algunos incluso piensan que hay que dialogar con los terroristas. Y mientras el PSOE aboga por la "alianza de civilizaciones", el PP está mucho más cerca de la estrategia de combate directo contra Al Qaeda.

Quinta diferencia: la valoración de las reacciones al atentado. Una parte de nuestra Comisión defiende una lectura de la reacción gubernamental al 11-M comparable a la que hacía del Gobierno Bush Michael Moore en aquel lamentable documental sobre el 11-S. La Comisión del 11-S muestra una cara totalmente diferente de esa reacción. Pero una buena parte de la nuestra firmaría el documental de Moore y toda su filosofía sobre el terrorismo.

LA BOLSA Y LA URNA
Por Jaime CAMPMANY ABC  8 Marzo 2005

UNA de las quiebras o de los problemas sin resolver que tienen las democracias, al menos la nuestra, es el importante asunto de su financiación. Ésa es una de sus asignaturas pendientes, para decirlo con lo que ya es un tópico. Y en estos días ese asunto se ha situado en el borde de la escena, ante las candilejas. Vamos, que Maragall, con el ya famoso «3 por ciento», lo ha puesto en el «candelabro», que al fin y al cabo es lo mismo que ponerlo en el candelero. Sofía Mazagatos acertó sin querer. El busilis de la telángana de los partidos políticos y de los políticos mismos, que tanta gloria ha dado a los años felipistas, se ha reducido ahora en la peripecia «convergente» de la pasta mineral catalana. Aquí, la risa va por barrios, incluido el Carmel.

Es cosa tan lógica como sabida que la bolsa de cada partido guarda una relación directa, aunque no necesariamente proporcional, con los votos que le deparan las urnas. Sin dinero para disponer de una organización y para montar una propaganda, el partido comprobará con desilusión que son escasas las papeletas con sus siglas que salen en el escrutinio electoral. Con evidencia más o menos visible, a bolsa vacía corresponde la urna escasamente llena. Las dictaduras no tienen esa servidumbre. En la dictadura, si es que se tiene la humorada de hacer elecciones, sale de las urnas «lo que tiene que salir», que siempre es lo que el dictador quiere, y todos los gastos los paga «Pantalone», que dirían los italianos.

Está claro de toda claridad que los afiliados no le pagan la vida íntegra a su partido. En todo caso cubren una pequeña parte de los gastos, el chocolate del loro, llamándole loro al orador de turno. Pero un partido que aspire a gobernar debe contar con sedes en todas las ciudades de la nación y en los núcleos de población, pueblos, villas y aldeas más importantes. Debe mantener un aparato burocrático de empleados, secretarias o secretarios. Tiene que disponer de dirigentes «liberados» de otros trabajos, y necesita atender a gastos de desplazamiento, organización de actos públicos, reuniones, congresos, asambleas, etcétera, y cuidar la propaganda del partido, especialmente en tiempo electoral, que es casi todos los días, porque hay que votar en elecciones internas, municipales, comunitarias y generales. Y a veces hay que empujar al partido en algunas elecciones profesionales, sindicales, empresariales, recreativas y hasta de comunidad de vecinos.

Para todo eso hace falta money, money, money. Creo que algo paga el Estado, en relación con los votos obtenidos, pero, además de que no debe de ser mucho, estamos ante la pescadilla que se muerde la cola. Para recibir algún dinero son necesarios los votos, y para obtener los votos es necesario el dinero. Dicen que la caja de los partidos se nutre sustanciosamente con «donaciones anónimas», y ahí caben todos los «3 por ciento», comisiones, mordidas, trinques y convolutos que podamos imaginar. Al aeropuerto de Fiumicino le llamaban en Italia el «aeroporto tutto d´oro» por el mangui de la Democracia Cristiana. Y el «Ave» a Sevilla es casi de platino. Pues, así todos.

EL QUIJOTE REGRESA A ETXARRI-ARANATZ
POR AGAPITO MAESTRE ABC  8 Marzo 2005

SIEMPRE será inoportuna la libertad quijotesca. Porque nadie como don Quijote ha sido capaz de convertir la libertad en una vocación. La libertad es un asunto que traspasa la razón. Va más allá de la inteligencia común, del razonamiento negociador que interpreta a conveniencia lo real, para hacerse sensibilidad. Cervantes no piensa la libertad si no es como encarnación. La libertad es carnal o no es. Quien siente su piel como libertad ya no puede vivir sin ella. Unamuno, Ortega y Zambrano han visualizado, cada uno a su manera, esa «esperanza rescatada de la fatalidad», libertad de don Quijote, que es siempre intempestiva e inactual. Inoportuna, en cualquier caso, como la actuación de Dios y la Naturaleza.

La idea de libertad ilustrada como soberanía de un individuo para actuar sólo y exclusivamente en función de su voluntad e inteligencia, o la concepción liberal de la «libertad negativa» contemporánea, concebida como un estar libre de coacciones para pensar, expresar y actuar, son remedos de la libertad quijotesca. Para Cervantes la libertad no es sólo la soberanía del individuo para decidir su vida, sino la determinación permanente de la voluntad para ser libres. El hombre no puede concebirse si no es como libre. El Quijote no pasa por el mundo sosegadamente. El Quijote irrumpe, entra violentamente, en el mundo por un sentimiento de libertad digno de Dios y la Naturaleza. Don Quijote, pues, no puede concebir a nadie como no sea en libertad. Basta un hombre preso, un hombre de «por fuerza y no por su voluntad», para que don Quijote intervenga. Su inoportunidad es proverbial.

Más aún, la libertad no es mera liberación, sino liberación de la liberación. Don Quijote devuelve la libertad a muchos personajes y casi ninguno, o mejor nadie, le paga por la acción. El bien se hace porque sí... Si contáramos de antemano con su agradecimiento, como dijera Unamuno, la hazaña carecería de valor. Hay un capítulo extraordinario en el Quijote, quizá la reflexión más aguda que nunca se haya hecho sobre la muerte civil en el pensamiento de lengua española, que vale por toda la pseudocultura sobre la libertad «idealista» desplegada en los dos últimos siglos por el neokantismo socialdemócrata. Los tristes herederos de esta tradición, que ha conducido a la perversidad de equiparar culturas y civilizaciones como si se tratara de clasificar piedras, no perciben, menos aún sienten, que la libertad quijotesca es algo más que un don de la razón. No es, dice el Ingenioso Hidalgo, un «tesoro terrenal». Es, sencillamente, un asunto divino: «La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos».

Quien tenga fe en esa libertad podrá ponerse el mundo por montera. Podrá con todo. Excepto los «idealistas», esos seres que están acostumbrados a despojar impunemente a la realidad de su valor, nadie con sensibilidad, con la piel de la libertad, podrá sustraerse de esa experiencia de la libertad al leer el capítulo XXII de la primera parte de El Quijote. Aparte de ser el capítulo más extraordinariamente competitivo de la literatura en lengua española de todos los tiempos, escritura consciente de sí misma, que se enfrenta y, paradójicamente, libera a su adversario literario más cercano, a quien Cervantes disfraza con el nombre de Gines de Pasamonte; la narración de la aventura de la liberación de los doce delincuentes recoge las páginas más sublimes de la literatura española para rescatar a los hombres de la muerte civil por el don de la libertad. Más que un elogio de un don, es la libertad hecha sensibilidad.

Sin ese sentimiento, reitero, hecho vocación, nadie puede comprender la vida, menos los bienes que en ella cabe ejercer. En verdad, cuando don Quijote irrumpe en la vida de los españoles, nadie puede sustraerse al misterio de su vida, mezcla de castigo y perdón. Nadie noble y bien nacido, nadie que se considere un ciudadano, puede renunciar a comprender el fundamento de la civilización quijotesca: el perdón. He ahí el verdadero fin de toda justicia. Imposible de entender sin reconocer que la libertad terrena es un don divino. Cuestión compleja de sentir y, por supuesto, ver para quien no le asiste la fe. A veces, por fortuna, hay acontecimientos, conversaciones y libros que nos permiten asistir al nacimiento y desarrollo de esa divina libertad. Suerte la mía, suerte de hallar un libro, que me ha permitido volver a ver esa fe quijotesca, libertad hecha sensibilidad, al leer un ensayo sobre las víctimas del terrorismo de ETA.

Gracias a este libro he conseguido ver la inactualidad, lo inorportuno e intempestivo, de la libertad española, de la libertad. Gracias a los testimonios que aparecen en este libro, testimonios de fe en esa libertad quijotesca, libertad de origen divino para los humanos, hago mía la famosa sentencia de Zambrano acerca de que la calidad de una cultura depende de la calidad de sus dioses. Gracias a este libro la idea de un Dios, sí, que nos hace libres no sólo debe respetarse sino que, como nos enseñara la propia Zambrano, tiene que ser considerada como la idea más racional de la filosofía. Quizá sea, hoy, uno de los pocos libros europeos donde la libertad aparece unida, como en la tradición de la democracia americana, a principios religiosos. Tocqueville se sorprendería si pudiera leer este documento. La defensa de la libertad, asidero último de la dignidad humana, acaba traspasando los límites morales de la política para instalarse en la experiencia religiosa.

Es un libro de libros sobre la dignidad. Javier Marrodán, en Regreso a Etxarri-Aranatz, pone su talento al servicio de quienes saben lo que llevan adentro las palabras vida y muerte, perdón y castigo, piedad y democracia y, sobre todo, libertad. La honradez e inteligencia de Marrodán a la hora de situar los «textos», la escritura como terapia y curación de las víctimas en la obra son merecedoras de un premio a la deontología profesional. Magistral obra periodística. El relato de los hechos es tan sencillo como veraz. Magnífica obra literaria. El texto nutre permanentemente de vida a lo real. Maravillosa secuencia de genuinas citas de los protagonistas. Las víctimas jamás están ocultas tras el autor. Una obra imprescindible para comprender la lucha por el reconocimiento de las víctimas del terrorismo de ETA. Los profesores de Ética y también de Religión deberían recomendarlo a sus alumnos. Los responsables de Educación de las Comunidades Autónomas harían bien poniéndolo de lectura obligatoria en los Institutos de Bachillerato. Y, por supuesto, el Alto Comisionado para las Víctimas del Terrorismo debería leerlo con urgencia para aprender a llenar de contenido su cargo.

El autor ha conseguido universalizar, trascender, la historia de la tragedia de la familia Ulayar, que se abrió en 1979 con el crimen del padre, Jesús Ulayar Liciaga, y tuvo su apoteosis ciudadana el día 24 de enero de 2004, cuando dos mil personas lograron reunirse en Etxarri-Aranatz para homenajear a Jesús Ulayar y para arropar a su familia con la compañía y el cariño que no habían tenido en los 25 años anteriores. El regreso a Etxarri-Aranatz, la historia trágica de la familia Ulayar, es un espejo para mirarnos todos los españoles. Quizá pudiéramos descubrir en él qué es un ciudadano maduro, un ser humano, capaz de construir con otros bienes en común.

El regreso a Etxarri-Aranatz es, pues, el tránsito de la historia trágica de la familia Ulayar a la historia reciente de la democracia española. Más aún, el libro es una guía imprescindible para que los españoles se hagan demócratas. Su lección de ciudadanía, de saber vivir en democracia, vale más que mil tratados sobre ética y política. A partir de los testimonios de dolor y soledad, de la lucha por la recuperación de la memoria, la dignidad y la justicia del padre asesinado, Marrodán construye una narración justa, a veces deslumbrante, sobre la situación actual de las víctimas de ETA en España.

Caída, dolor y recuperación civil a través de la fe en la libertad quijotesca son las principales secuencias por las que transitan los protagonistas, los Ulayar y Mundiñano, los Navarro, los García Garrancho y Román Casasola, los Pagazaurtundua, los Uranga, los Martínez, los Aguilar, los Alcalde, los Sáez de Tejada, los Iriberri, los Berriozar, los Reyes Zubeldia, los Caballero, los Arteta, los Arbeloa, los Sanz Biurrun, los militares, los sindicalistas, los profesores, las miles y miles de víctimas que, con su defensa quijotesca de la libertad, nos dan la oportunidad de hacernos ciudadanos. Libres, o sea españoles, el único modo en que don Quijote soportaría vernos.

Crisis catalana
¿Saben aquell que diu?...
José García Domínguez Libertad Digital 8 Marzo 2005

¿Saben aquell que diu: “Me siento una mujer maltratada”? Sí, home, aquell que surt uno que es consorte de una sociedad que cotiza en el mercado continuo de la Bolsa de Madrid, y va i diu que lo persiguen la derecha y el capital.

¿Y saben aquell altre, el de la querella? ¿Aquest no? Bueno, pues esto son unos nacionalistas, muy nacionalistas, que quieren poner una querella porque otro los ha venido a llamar ladrones en un asunto de agujeros y cemento. Entonces, van y se buscan un abogado nacionalista, muy nacionalista. Y resulta que miran el currículum para ver cuál es la especialidad de la casa. I veus que antes ha defendido a Javier de la Rosa, el empresario ejemplar, a Manel Reventós, de los Reventós de toda la vida, –un asunto fiscal regado con cava y envuelto en la senyera–, a Huget y Aguiar, del PSUC de toda la vida, a otro de Casinos de Cataluña, a Joan Gaspart, de los chistes de El Jueves, a Puigneró –el de CiU que envenenaba ríos– y a un largo etcétera, como decían los plumillas de antes. Aunque lo bo llega cuando cuentan que el abogado de los nacionalistas muy nacionalistas es consejero del grupo empresarial que ha vendido el cemento para la obra del Metro del Carmelo. A más a más, resulta que es hermano de otro que también es nacionalista, muy nacionalista, y que fue consejero de Obras Públicas con Pujol. Pero lo mes bo, lo collonut, es cuando van todos los periódicos de Barcelona y deciden no contar el chiste.

¿Y el de La Caixa? ¿Saben aquell de La Caixa? ¿Tampoc? Éste es otro que los periodistas decentes de Cataluña –alguno hay– tienen que explicar en Internet y bajo seudónimo, igualito que entonces, cuando Jordi Solé Tura se escondía en Rumania para poder hablar por Radio Pirenaica. Y eso que es de mucha risa. Porque resulta que en una de las empresas subcontratadas que han desconstruido El Carmelo aparecen ilustres apellidos de La Caixa de Pensions de toda la vida. Sí, ilustres directivos financieros que, a su vez, son parientes directos de ilustres miembros del ilustre Consejo de Administración de esa ilustre estrellita azul de cinco puntas que tanto recuerda a la bandera de la independencia cubana. ¿Y saben aquell otro que diu: “Som una nació”? Ése es extraordinario, el mejor; tanto que sin él no habría manera de explicar ninguno de los demás.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial