AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 19 Marzo 2005
De sentido común
Miguel MARTÍN La Razón 19 Marzo 2005

SOBRE ETA, TODA LA VERDAD
Editorial ABC  19 Marzo 2005

Un intenso olor a podrido
EDITORIAL Libertad Digital 19 Marzo 2005

Nuestro pozo oscuro
JUAN CARLOS SANCHO El Correo 19 Marzo 2005

GIGANTES Y CABEZUDOS
M. MARTÍN FERRAND ABC 19 Marzo 2005

BUENOS Y MALOS
César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  19 Marzo 2005

LOS «MALOS» DE PECES-BARBA
Jaime CAMPMANY ABC 19 Marzo 2005

TODAS LAS CABEZAS DE LA HIDRA DE ETA
LUIS IGNACIO PARADA ABC  19 Marzo 2005

El histerismo de Cuesta
Ignacio Villa Libertad Digital 19 Marzo 2005

A VUELTAS CON FRANCO
Juan Manuel DE PRADA ABC  19 Marzo 2005

La estatua de Carrillo
José García Domínguez Libertad Digital 19 Marzo 2005

Noche de carcamales
Cristina Losada Libertad Digital 19 Marzo 2005

TODOS FELICES
C. RODRÍGUEZ BRAUN ABC  19 Marzo 2005

Héroes al amanecer
Serafín Fanjul Libertad Digital 19 Marzo 2005

7 escaños en juego
TONIA ETXARRI El Correo 19 Marzo 2005

CLIENTELISMO EN SEVILLA
Editorial ABC  19 Marzo 2005

Más decencia
Cartas al Director El Correo 19 Marzo 2005

Estatuas y símbolos
Cartas al Director ABC  19 Marzo 2005

La Justicia dice que los alumnos de otras regiones en el País Vasco no son inmigrantes
Rocío Ruiz La Razón 19 Marzo 2005

El último detenido por el 11-M era afiliado del PSOE desde mayo y acudía a las reuniones del partido
J. C. Serrano / E. Villar La Razón 19 Marzo 2005

La grabación sobre la estrategia electoral de ETA desvela las negociaciones entre el PSOE y Batasuna
Libertad Digital 19 Marzo 2005

El rector de la UPV consiente que se exhiban carteles que hacen apología del terrorismo
Marcos S. González La Razón 19 Marzo 2005

Estatuto de Cataluña: la vía catalana se hace soberanista
bitácora www.nacionalismos
/blog/byebyespain 19 Marzo 2005

El cara a cara ¿Deben sancionarse las lenguas
M.A. email 19 Marzo 2005
 

De sentido común
Miguel MARTÍN La Razón 19 Marzo 2005

A juzgar por el jaleo que ha organizado el uso de las lenguas autonómicas en el Congreso de los Diputados se diría que sus señorías no tienen asuntos más importantes de los que tratar. Y eso no es bueno para la imagen de la democracia. Fue el propio presidente de la Cámara, Manuel Marín, quien autorizó a los diputados autonómicos el uso breve del catalán, el euskera y el gallego al comienzo de sus intervenciones; naturalmente, traduciendo acto seguido al español el párrafo pronunciado en la lengua autonómica. Pero los abusos de los diputados catalanes hicieron rectificar al presidente del Congreso, que se vio sometido a la presión de todos los grupos parlamentarios –exceptuado el PP– para que reimplantara su primitiva idea. Zapatero argumenta en favor del uso de los idiomas autonómicos en el Congreso que «las lenguas son para entenderse», pero eso sólo es cierto cuando todos los que las escuchan las conocen, al que sólo ocurre con el español que se domina en todas las autonomías. Lo cierto es que lo que fue una gentileza de Marín hacia los diputados autonómicos se ha convertido en un quebradero de cabeza para él y en una cuestión irrisoria para la mayoría de los ciudadanos. Confiemos en que se imponga el sentido común y no nos haga pensar otra vez que es el menos común de los sentidos en la clase política.

SOBRE ETA, TODA LA VERDAD
Editorial ABC  19 Marzo 2005

CON los sólidos indicios aportados por la Audiencia Nacional a la Fiscalía General del Estado no debería existir duda alguna sobre la necesidad de impugnar la candidatura Aukera Guziak, por su vinculación directa con el entramado batasuno ilegalizado hace dos años por el Tribunal Supremo. La única condición pendiente para hacer efectiva la Ley de Partidos Políticos es la anunciada decisión del Gobierno y de la Fiscalía de actuar contra los sucesores de Batasuna, porque de esto se trata, de que los indicios judiciales demuestran que los candidatos de Aukera Guziak son los testaferros que ETA quiere colocar en el Parlamento de Vitoria. El Estado dispone de todos los medios legales necesarios y suficientes, sin tacha de inconstitucionalidad, para cortar de raíz la estrategia etarra de perpetuarse en la Cámara vasca. Sólo hace falta el impulso político, la determinación de enfrentarse a la ETA disfrazada, impulso que corre a cargo del Gobierno socialista, instruyendo a la Abogacía del Estado e instando en el mismo sentido al fiscal general del Estado, quien para eso cuenta, como él mismo ha dicho, con «la confianza» del jefe del Ejecutivo.

Pero también es necesario que estas acciones judiciales estén rodeadas de coherencia política sobre el fin que se persigue. Si se quiere excluir a ETA de la actividad política, debe renunciarse a cualquier contacto con los grupos proetarras ya ilegalizados por el Tribunal Supremo. No es admisible jugar con dos barajas: la de la ley y la de la clandestinidad. Esta prevención no es gratuita, porque la prueba que indiscretamente desveló el fiscal general del Estado como la principal para actuar contra Aukeria Guziak -la conversación de una dirigente batasuna con un preso etarra- da mucho más de lo que afecta a esta cuestión. En la segunda parte de la conversación, cuya transcripción publica hoy ABC, la batasuna Elisabet Zubiaga confirma al terrorista García Sertucha que «ya nos hemos reunido con el PSOE», añadiendo que «con el PSF (Partido Socialista Francés) también».

Se trata de la misma conversación que el fiscal general del Estado va a utilizar contra Aukera Guziak, lo que obliga a extremar la cautela a la hora de juzgar su contenido por partes. Aun cuando haya que admitir que el uso procesal de la conversación, intervenida judicialmente, no confirma la verdad intrínseca de toda la conversación, sí es evidente que el Gobierno debe una explicación urgente y completa, en primer lugar en el seno del Pacto Antiterrorista y a su único interlocutor en este asunto de Estado, que es el Partido Popular. Ya son muchas las declaraciones contradictorias sobre los contactos de los socialistas con Batasuna, tantas como desmentidos del PSOE y del propio presidente del Gobierno. En la lucha contra ETA, la más mínima deslealtad es un hecho que inhabilita al que la comete. No hay espacios «limpios» en el mundo etarra: ETA es una organización terrorista y Batasuna está ilegalizada por pertenecer a ETA. Nadie puede legitimar contactos con una ni con otra, menos aún buscar equivalencias con el encuentro en Zurich (1999), posterior a una declaración de tregua y que la opinión pública conoció por boca de Aznar. Hace falta sinceridad absoluta con los ciudadanos y las instituciones para saber a qué carta se está jugando, a qué deben atenerse nuestros Tribunales y Fuerzas de Seguridad y qué expectativas se abren a las víctimas del terrorismo. Nadie debería tener dudas sobre la necesidad de su sacrificio.

Es el Gobierno el único que debe asumir el compromiso de desmentir, si procede, una información que afecta a su propia coherencia política y sobre cualquier otra consideración, a la del Estado, la sociedad española y las víctimas.

Un intenso olor a podrido
EDITORIAL Libertad Digital 19 Marzo 2005

Cuando desde el PSOE y asimilados se ultimaban los preparativos del carpetazo final a la Comisión del 11 de marzo la realidad se ha empeñado, una vez más, en demostrar a nuestros representantes que la trama que organizó los atentados de Atocha tiene más pliegues que la piel de un cocodrilo. Esta misma semana el diario asturiano La Nueva España revelaba que Fernando Huarte, un destacado dirigente socialista de Gijón, había mantenido varias reuniones con el terrorista islámico Abdelkrim Benesmail cuando éste se encontraba en la prisión de Villabona. A primera vista no parecía nada del otro jueves. Un simple concejal asturiano, simpatizante de la causa palestina, que acudía regularmente de visita a la cárcel para consolar y prestar ayuda a presos musulmanes. Sin embargo, la exclusiva del rotativo asturiano iba más allá. Benesmail no sólo fue condenado en 2001 por su pertenencia al mortífero GIA o Grupo Islámico Armado, sino que mantenía una relación especialmente fluida con Allekema Lamari, el cerebro de la matanza del 11-M que se suicidó en Leganés en abril del pasado año.

Las visitas de Huarte al penal de Villabona, además, no se enmarcaban dentro de las tradicionales campañas de apoyo a los presos sino que el concejal era amigo personal de Benesmail, un terrorista que, dicho sea de paso, se mereció los elogios de un miembro de Jarrai por lo resolutivo de sus métodos a la hora de sembrar el terror. ¿Cuál fue la relación de Huarte con Benesmail? Eso es lo que se desconoce y que seguirá siendo una incógnita si el concejal gijonés no comparece de inmediato ante los comisionados. Porque siendo ya anormal que un político de un partido democrático mantenga tan buena relación con un despiadado terrorista vinculado con el autor intelectual del 11-M, lo es aun más que los ciudadanos no puedan saber en que consiste esa buena relación.

Es esta y no otra la intención del Partido Popular muy a pesar de la maniobra de ocultación y acusaciones infundadas que se ha articulado en torno al, como poco, oscuro affaire Benesmail. Pero la buena disposición de los populares para que los ciudadanos conozcan la verdad ha chocado de nuevo con el veto socialista en la Comisión. Huarte que, tal y como reveló Libertad Digital, es un próspero empresario de la minería, se encuentra de viaje en Brasil pero tiene a un paisano o, mejor dicho, a dos paisanos en Madrid que le han garantizado la tranquilidad. Estos dos paisanos son Álvaro Cuesta y Gaspar Llamazares. ¿Por qué los portavoces del PSOE e Izquierda Unida no quieren que Huarte ilustre a sus señorías sobre la privilegiada relación que un día tuvo con un terrorista del GIA? Misterio que sólo se desvelará si Interior remite a Zaplana cuál es la relación entre Cuesta y Huarte. Parafraseando a Shakespeare, algo huele a podrido en Asturias. Demasiadas piezas, demasiado cercanas que están pidiendo a gritos un rápido esclarecimiento.

El inesperado cambio de postura de Paulino del Rivero, presidente de la Comisión, es esperanzador pero insuficiente. No está aun decidido que Huarte vaya a presentarse y a lo largo de los últimos meses muchas comparecencias se han visto frustradas por el perenne veto de socialistas, comunistas y nacionalistas, curioso tridente parlamentario cuyo objetivo, a lo que se ve, es dificultar al máximo las labores de investigación de unos comisionados a los que se les empieza a acumular el trabajo pendiente sobre la mesa. Y como muestra, una nueva detención. El sirio Mohannad Almallah fue arrestado ayer en Madrid por segunda vez por su vinculación con el 11-M. La policía sospecha que se dedicaba a reclutar jóvenes islamistas en la capital para enviarlos a campos de entrenamiento de terroristas en el extranjero. Una simple nota de agencia sino fuese porque Almallah es militante del PSOE desde el año pasado, exactamente desde el mes de mayo, un par de meses después de la tragedia. Volviendo sobre Shakespeare, algo huele a podrido en el PSOE. ¿Cómo llegó Almallah hasta la agrupación socialista del barrio de San Blas?, ¿por qué un individuo que había sido detenido por su implicación en el 11-M eligió el PSOE como opción política para afiliarse? Quedan muchos flecos sueltos, demasiados interrogantes y un intenso olor a podrido que se está empezando a apoderar de la investigación de los peores atentados de nuestra historia.

Nuestro pozo oscuro
JUAN CARLOS SANCHO El Correo 19 Marzo 2005

Sólo del misterio se tiene miedo. Es necesario que no haya misterio. Es necesario que algunos hombres desciendan a ese pozo oscuro, y suban, y digan que no han encontrado nada». Esta reflexión de Antoine de Saint-Exupéry se podía aplicar perfectamente a la situación que vivimos en este lugar del mundo llamado Euskadi.

Ayer vi a un escritor y poeta paseando por Bilbao, unos pasos atrás su guardaespaldas. Es triste, pensé, lo que ocurre en nuestra tierra; es triste que un hombre bueno y sensible deba vivir sin libertad por defenderla. Hace poco más de un mes, en el cementerio guipuzcoano de Polloe, un grupo de ciudadanos trataba de abrazar la memoria de quienes habían sido asesinados por pensar como él. Miles de seres humanos vienen sufriendo las trágicas consecuencias de esta sinrazón, donde los liberticidas se autoproclaman libertadores sin que apenas nadie se escandalice. Periódicamente es noticia la última barbarie contra el domicilio o la obra del pintor y escultor Agustín Ibarrola, perpetrada por quienes no habían nacido cuando éste sufría persecución por el fanatismo de otros nacionalistas tan salvajes como ellos.

La mayor parte de los periodistas, escritores e intelectuales críticos con el nazismo vasco están amenazados. ¿Pregunten la angustia que viven sus familias cada mañana al despedirlos aparentando normalidad! Ese beso, ese abrazo, ese disimulado 'hasta luego' de despedida incierta. ¿Pregunten cuántos de ellos han podido resistir la presión del insulto, la amenaza y el frío aliento de la muerte al salir cada mañana de sus casas! ¿Pregunten a los depredadores de la libertad dónde están los sueños de José Luis López de Lacalle y tantos otros!

¿Conocen el mundo universitario? Díganme cuántos profesores se sienten seguros en este país, sin antes haber desarrollado ese ambiguo lenguaje, tan nuestro. ¿Cuántos viven aterrorizados por mantener la dignidad, o han tenido que refugiarse en el exilio? ¿Cuántos deben su poltrona al terror? Si pasamos al alumnado la cosa apenas varía pues, al igual que los profesores, están divididos entre quienes viven sin problemas mirando hacia otra parte, quienes se juegan la vida por defender la libertad y esos otros arrogantes y felices liberticidas.

Muestra del lastimoso estado en el que se encuentra la libertad en nuestro país es lo siguiente: Como consecuencia de la publicación de mi último artículo 'Menos plan y más coraje', editado en el este mismo diario el día 16 de enero pasado, recibí muchos mensajes y llamadas de aliento, pero de todas ellas hubo una que en principio me inquietó. «¿Tendrá usted guardaespaldas?», me dijo un buen hombre, directivo de una coral vizcaína después de darme las gracias. Confesaré que su observación me dejó un poco triste, pues uno nunca piensa que al expresar su opinión puede desatar tanto odio como para que le deseen la muerte. Menos aún cuando no hace otra cosa a lo largo de su vida que trabajar y procurar la felicidad de su entorno. ¿Cómo puede tener escolta un, hasta hace cuatro días, trabajador de la margen izquierda de la ría del Nervión! ¿Cómo puede tener escolta alguien tan insignificante como yo, que ni siquiera milita en partido político alguno!

De todos modos comprendí que, si esa buena persona pensaba de este modo, con toda seguridad mi vida corría peligro.

Después de reflexionar sobre este asunto, decidí seguir adelante y poner mi vida a disposición de la libertad de todos los ciudadanos de este país, incluidos aquellos que me la pudiesen quitar. Trataré de cumplir con mi obligación denunciando públicamente la injusticia y, si me matan, mi misión también se habrá cumplido, pues este pequeño gesto habrá sembrado el suficiente coraje en muchos que escribirán por mí.

Por eso quiero hacer una llamada a la conciencia de todos, para detener este trasnochado culto a la patria. A usted que está leyendo en su casa, en su viaje al trabajo o en el bar donde siempre toma su café. A usted que acaba de despedirse de su familia, o está al lado de sus hijos; mírelos, se lo merecen todo. Se merecen amor, calor y protección, pero por encima de todo respeto. Deben sentirse orgullosos al ver cómo manifiesta nítidamente su opinión. Pregone a los cuatro vientos su 'no' al etnicismo. Anteponga los derechos del ciudadano a las banderas, y presuma de no ser nacionalista; el nacionalismo no es referente para ningún ser humano con un mínimo de sensibilidad. Usted, querido lector, con toda seguridad está concienciado por la falta de libertad de expresión de la mayoría de los vascos, y por tanto es una persona con inquietudes; alguien que se cuestiona cada día su propio comportamiento; una persona en definitiva autocrítica en busca de la quimérica verdad. Le aseguro que nada más alejado del dogmatismo fanático inoculado durante tantos años por quienes nos gobiernan. Y es que nacionalismo e intelectualidad son conceptos antagónicos. Puedo asegurarles que a lo largo de mi vida, y después de haber recorrido muchos países, jamás encontré intelectual alguno que simpatizase con el nacionalismo; por el contrario, todos los que conozco, y son muchos, aborrecen por igual ese modelo de doctrina social.

A lo largo de la historia este tipo de doctrina radicalizada en torno a una raza, lengua y costumbres ha traído al ser humano de cabeza. Miren a qué extremos llevó al pueblo alemán el suyo. Dirán que estamos lejos de esa situación; afortunadamente sí, pero la Historia por desgracia suele repetirse y no estaría de más un poco de cautela. Sería bueno echar un vistazo a nuestro alrededor y percatarse de cómo este trasnochado fervor por la patria vasca está haciendo todo lo posible para mantener con vida a ese otro fanatismo nacionalista español casi extinguido. Afortunadamente la democracia en el resto de España se ha encargado de desarrollar unos planes educativos cultivadores de la tolerancia y contrarios al fanatismo; sin embargo, en Euskadi se ha incentivado el fundamentalismo y primado el dogma; como consecuencia, el nacionalismo vasco se ve paradójicamente en la tesitura de reanimar a su homólogo español, que permanece en la unidad de cuidados intensivos, y para eso nada mejor que la provocación y el victimismo.

Vivimos en un país incoherente. Díganme si no: ¿En qué lugar del planeta se podría dar el caso de que su máximo mandatario de Justicia ponga todos los medios para defender a los presuntos agresores, y no haga el más mínimo esfuerzo para personarse como acusación particular en amparo de las inequívocas víctimas? ¿Qué me dicen de un país donde sus gobernantes invocan al Vaticano por el interrogatorio a un fraile, entre mistela y mistela sin salir del convento, cuando esa misma mañana han tenido que partir de sus casas miles de ciudadanos condenados a muerte, y no han movido un solo dedo para cambiar las cosas a partir de las cuales se evitaría la posibilidad de su asesinato! ¿Qué pensarían de un país donde sus gobernantes mostrasen apatía ante librerías asaltadas o viviendas y sedes de partidos incendiadas con sus ocupantes dentro? ¿Qué opinión tendrían de un país donde toda la oposición necesitase llevar escolta? ¿Sería creíble que un país así estuviese preparado para celebrar unas elecciones libres?

En estas penosas circunstancias, poco más de la mitad de nuestros parlamentarios preconizan el cambio del actual marco de convivencia, y aunque tal y como está redactada su plan, no me parece bueno por razones culturales, históricas, sociales y de sentido común, estaría dispuesto a dar mi vida porque no hubiese un solo ciudadano privado de propiciarlo. Según mi opinión es una aspiración equivocada, pero no seré yo quien se oponga a la libertad de nadie para intentar materializar sus proyectos. Lo que pido es igualdad de comprensión y oportunidades para los míos, porque yo también tengo sueños. Sueño con un país donde nadie tema por su vida cuando opine; sueño con un país solidario con el resto de España, para evitar que haya niños, trabajadores, jubilados o enfermos discriminados por su lugar de origen; sueño con un país mejor; sueño con un país abierto; sueño con un país sin terror, sueño con un país sin miedo.

El miedo es un mal consejero para la libertad, y sin ésta la democracia es un cuento. Las consecuencias se comprobarán en las próximas elecciones, en las que una vez más la cultura de campanario hará su agosto, si antes los ciudadanos no ponemos remedio y alzamos nuestra voz contra el silencio.

Por eso me gustaría hacer un llamamiento a la gente sensata de nuestro pueblo a fin de atajar el miedo, porque sólo del misterio se tiene miedo. Ha llegado la hora del coraje cívico para que muchos vascos descendamos a nuestro pozo oscuro y subamos y digamos al resto que no hemos encontrado nada.

GIGANTES Y CABEZUDOS
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 19 Marzo 2005

JOSEP Bargalló, la sombra de Pasqual Maragall elegida por Josep Lluis Carod-Rovira, era hasta ahora conseller en cap en el Govern de Cataluña; pero, muy atentos a las cuestiones terminológicas, que por algo dominan los lingüistas en ERC, Bargalló ha pasado a ser, por acuerdo del Parlament, conseller primer. No deja de ser chocante y sintomático que la ley que sustenta ese cambio de denominación sea la primera -¡la primera!- de las aprobadas por el Legislativo catalán en lo que va de año, y es, en consecuencia y por si hiciera falta, una prueba más de la estéril realidad del tripartito, que, aparte de la ocupación de un espacio de poder, no parece tener mayores metas ni horizontes si se descuentan el Estatut y todos los ropajes soberanistas e independentistas que cuelgan de esa percha.

Si se miran con mala intención, como conviene siempre en el análisis político, la institucionalización de un conseller primer no es otra cosa que una gran mordaza prudentemente colocada sobre la imprevisible boca del president. El incidente del tres por ciento, que ha roto el confortable ecosistema político catalán, parece aconsejar el silencio de Maragall. Nada de maragalladas, han venido a decirse los implicados, y han obrado en consecuencia. Ya llegará el problema, que, como demuestra la experiencia, no se inventan monstruos impunemente: crecen, comen, engordan y se multiplican con daños para el entorno.

Dada la afición nacional española por los gigantes y cabezudos, en las fiestas populares y en la Administración pública, el ejemplo catalán no tardará en ser imitado por el resto de las Autonomías. Un «primer ministro» le quita mucho sentido a un presidente que, relegado prácticamente a los representativo, pierde la esencia de las razones -ejecutivas- que motivaron su elección; pero no deja de ser una oportunidad añadida en el escalafón del poder con todas las bicocas que caben en el caso. Incluso, a mayor abundamiento, el nuevo cargo en Cataluña puede ser un importante elemento de confort para el presidente de turno. En una política corta de proyectos e incapaz para la decisión, como si se tratara de un quitanieves en día de temporal, el «primer ministro» le despeja el camino al póster electoral para que su efigie, sin desgaste alguno, esté limpia y disponible para unos próximos comicios.

Cuando Jordi Pujol, inventor del truco, designó para el cargo que ahora ocupa Bargalló a Artur Mas hubo que oír las voces de la Oposición, tonantes, ante el despilfarro y la impostura que, decían, viajaban con el diseño. De ahí la gracia de la alternancia. No cambia la realidad, que tiende a ser tozuda e imperturbable, sino sus beneficiarios. Así, caducadas las ideologías, las alegrías y las penas cambian de barrio. En ese enrarecido y pícaro ambiente, Maragall dice querer «liderar la transición» catalana camino de la máxima transparencia, y es ahí donde no se pueden contener las carcajadas.

BUENOS Y MALOS
Por César ALONSO DE LOS RÍOS ABC  19 Marzo 2005

«AQUÍ estamos los buenos», dijo Peces-Barba en el homenaje a Carrillo. Qué suerte la suya: siempre bueno entre los malos. Le envidio. Yo tengo la sensación de haber sido siempre de los malos. Quizá por haber tenido la manía de comprender a los heterodoxos de cada momento. Por eso estuve en el progresismo cuando era minoritario o rupturista y me asquea ahora que resulta invasor y obvio. Cuando la inmensa mayoría se sentía cómoda en el régimen de Franco yo tiré a lo prohibido, a lo perseguido. Me puse a la izquierda, pero cuando ésta, amnistiada y legalizada llegó al poder y comenzó a montar un nuevo Régimen, decidí saltar afuera.

Pero volviendo a Gregorio Peces-Barba, que es el protagonista, debo decir que lo que más me espanta de él es que haya podido ejercer el maniqueísmo en las circunstancias políticas y morales más contradictorias. Y esto me resulta especialmente difícil de entender cuando pienso que Gregorio Peces-Barba ha tenido la fortuna de estar al lado de un maestro, un líder, un protector como Joaquín Ruiz-Giménez. Porque ¿cómo es posible que no haya aprendido de él no ya el relativismo moral, pero sí que con frecuencia los errores de hoy son aciertos morales del mañana?

¿Fue siempre bueno el maestro de Peces-Barba? ¿Incluso cuando militó contra la República, cuando se adhirió en cuerpo y alma al Levantamiento militar (de lo que nunca se arrepentiría), cuando representó al Régimen de Franco en el Vaticano como embajador, cuando llevó la cartera de Educación Nacional y cuando posteriormente aceptó ser consejero nacional del Movimiento? ¿O sólo cuando montó «Cuadernos para el Diálogo»?

OBVIAMENTE, no estoy tratando de hacer un juicio a Ruiz-Giménez, sino de intentar explicarme cómo es posible que un discípulo de éste, es decir, alguien que ha vivido la complejidad de la experiencia histórica española que va de la República a la Guerra Civil, al franquismo y a la democracia, no haya sido capaz de superar el maniqueísmo de buenos y malos, sobre todo cuando éstos cambian de posición o de bando o de causa o de partido. Peces-Barba ¿no debería haber aprendido de esa lección viva que es el casi centenario Joaquín Ruiz-Giménez, su viejo maestro, su antiguo patrón?

HAY españoles que no pueden ser maniqueos. Como Gregorio Peces-Barba. Creció a la sombra no sólo de alguien que fue franquista, sino que nunca quiso hablar mal de Franco. Le consideró (y así lo ha dejado escrito después de haber colaborado con el Régimen) una figura histórica irrepetible y necesaria. Del mismo modo, nunca dejó de considerar nefasta la experiencia republicana y nunca renegó de su participación en el Levantamiento contra aquélla. Para Peces-Barba ¿merece el título de bueno alguien que pensó de este modo o habrá que disculparle sus tremendos errores por sus buenas intenciones?

Cuando los buenos salían del homenaje de Carrillo, las grúas del Gobierno habían desmontado la estatua ecuestre de Franco en el costado de los Nuevos Ministerios. No fueron las multitudes las que derribaron la estatua del dictador, como en los casos de Stalin, Milósevic, Ceausescu o Sadam Husein. Aquí las multitudes de izquierda dejaron morir en la cama a Franco. Incluido Gregorio Peces-Barba. ¿Recuerda acaso el rector las discusiones del comité de redacción de «Cuadernos para el Diálogo» con motivo del número dedicado a Pinochet? ¿No es más bien cierto que una buena parte de aquél se oponía a sacar un número condenatorio de Pinochet?

Todos, eso sí, eran buenos...

LOS «MALOS» DE PECES-BARBA
Por Jaime CAMPMANY ABC 19 Marzo 2005

YA hay otro que quiere hacer de España nuevamente una película de buenos y malos. En el homenaje a Santiago Carrillo, que ha cumplido dichosamente noventa años, pronunció un inspirado discurso Gregorio Peces-Barba, muy en las candelejas (o sea, en el «candelabro» de Sofía Mazagatos) desde hace algunas semanas con motivo de su actuación, tan extraña y polémica, como Alto Comisionado para la Protección de las Víctimas del Terrorismo. No es que Santiago Carrillo sea una víctima del terrorismo, ni que necesite protección, porque ya va por ahí hasta sin peluca, sino que se trata, creo yo, de una demostración de solidaridad ideológica y de admiración política. Bien hecho, hombre, «en pie famélica legión», etcétera.

La «famélica legión» no se puso en pie, sino que cenó sentada. Bueno, supongo yo que Peces-Barba se puso en pie, no para irse a la lucha revolucionaria, que ya no le hace ninguna ilusión, sino para pronunciar el discurso de homenaje al viejo comunista que ha llegado al friso de los noventa como un pimpollo, y por mi parte le deseo que cumpla muchos más. Lo que me extraña del discurso de Peces-Barba es que se entretuvo en clasificar a la audiencia y en definir a los homenajeantes desde un criterio ético, en un ejercicio casi sacristanesco. Y es que en los últimos tiempos no se le ve a Gregorio muy acertado. Es posible que se encuentre algo nervioso y desquiciado por el miedo, pues ha hecho responsables a los que critican algún acto o discurso suyos de «lo que les pueda pasar» a él o a su familia.

En sus palabras de homenaje, el rector magnífico de la Universidad Carlos III y Protector Oficial de Víctimas clasificó a los presentes y a los ausentes, o sea, a todo quisque, en tres grandes grupos, a saber: los buenos, los menos buenos y los malos. Allí, en la mesa del homenaje, junto al homenajeado y junto al orador, estaban naturalmente los «buenos». También estaban los «menos buenos», es decir los pecadores, pero que esperaban la gloria después del purgatorio. Y no estaban los «malos». Si el profesor hubiese dicho «sobresalientes» en vez de buenos, «aprobados» en lugar de menos buenos y «suspensos» donde dijo malos, la cosa habría pasado mejor, porque es más propia del catedrático hacer una clasificación académica. Pero Gregorio Peces-Barba se fue por lo ético y clasificó al gentío en buenos y malos, dejando un purgatorio para los menos buenos que no llegan a malos. Vamos, que convirtió la cena de Carrillo en un Juicio Final.

El eminente orador hizo de Padre Eterno, pero en vez de colocar a los justos a su derecha y a los réprobos a la izquierda, cambió las tornas y lo hizo al revés. Para él, los buenos y los menos buenos eran los de la izquierda, y los malos eran los que no estaban, que no habían ido precisamente por estar a la derecha. Total, que la izquierda de Peces-Barba podría ser la derecha del Padre Eterno, que tan equívoca es la ubicación en una mano o en la otra. Pero menos mal que no asistió ningún «malo». De haber ido alguno de ellos al homenaje, habríamos corrido el riesgo de que apostillara: «Los «malos» no han venido porque muchos se quedaron en Paracuellos».

TODAS LAS CABEZAS DE LA HIDRA DE ETA
LUIS IGNACIO PARADA ABC  19 Marzo 2005

CUENTA la mitología griega que la hidra, un monstruo de nueve cabezas que vivía en un pantano era una amenaza para todos los habitantes de Argos. Tenía un aliento mortalmente ponzoñoso y cuando le cortaban una de sus cabezas, crecía otra en su lugar. Uno de los doce trabajos de Hércules fue el de matar a la hidra. Lo consiguió quemando las ocho cabezas mortales y enterrando la novena, que se suponía inmortal, bajo una enorme roca. No estaban equivocados quienes inventaron el mito: la hidra de agua dulce es un protozoo con múltiples tentáculos que puede regenerarse a partir de segmentos de modo que cada uno de ellos o varios juntos terminan por generar otro individuo completo.

La Audiencia Nacional remitió ayer al fiscal general del Estado cinco indicios sobre la presunta relación entre la ilegalizada Batasuna y la plataforma electoral Aukera Guztiak, la lista blanca del entorno abertzale que pretende concurrir a las elecciones vascas del 17 de abril. Y, acto seguido, el Gobierno acordó promover acciones judiciales para anular la proclamación de aquellas candidaturas que pretendan continuar la actividad de las organizaciones ilegalizadas. Es decir, las cabezas de la hidra van siendo cortadas sucesivamente por acciones de las Fuerzas de Seguridad y la Justicia. Llámense Herri Batasuna, formada por partidos independentistas para presentarse a las elecciones de 1979; Euskal Herritarrok, surgida de la reconversión de HB con fines electorales que llegó a pactar con el PNV tras el Pacto de Lizarra; llámese Sozialista Abertzaleak, grupo parlamentario cuya disolución por orden judicial no acató el Parlamento Vasco o llámense Lab, Kas, Ekin, Jarrai, Haika, Segi, Aukera Guztiak, todas las cabezas, todos los tentáculos tienen el mismo origen. Y las semejanzas del entorno ETA-Batasuna con la mitológica hidra terminarán en manos de ese Hércules moderno que es el Estado de Derecho.

El histerismo de Cuesta
Ignacio Villa Libertad Digital 19 Marzo 2005

El presidente de la comisión parlamentaria del 11 de marzo se ha descolgado -este viernes- con unas declaraciones sobre las comparecencias en las comisiones de investigación en el Congreso de los Diputados. Dice Paulino Rivero que con la experiencia de estos meses parece aconsejable que todas las personas propuestas por los grupos parlamentarios para que declaren tienen que hacerlo. Es, desde luego, una idea saludable, aunque llega un poco tarde. A no ser que esta propuesta tenga carácter retroactivo.

También es cierto que Paulino Rivero tiene todavía una oportunidad para salvar su integridad política y para demostrar su independencia en la presidencia. El próximo 5 de abril se reúne la comisión de investigación sobre el 11 de marzo, según parece en esa reunión se abordará la posible comparecencia de Fernando Huarte. Va a ser esa una buena oportunidad para ver si Rivero habla con peso específico, o si, por el contrario, será capaz de hacer frente a los socialistas y a sus socios parlamentarios.

Con Huarte, el PSOE carece de argumentos para evitar su presencia en la comisión de investigación. Huarte es militante socialista, con cargo orgánico en el PSOE asturiano. Ha visitado varias veces en la cárcel al que se considera número dos de la trama terrorista del 11 de marzo. ¿No son estas razones suficientes? Para Álvaro Cuesta, portavoz socialista en la comisión, no parece que haya muchos motivos para la presencia de Huarte en el Congreso. El problema surge cuando Cuesta es incapaz de articular un sólo argumento para evitar la comparecencia; es más se ha puesto como un basilisco insultando al Partido Popular como estrategia de despiste. Pero ha sido muy poco convincente.

Tantos nervios de don Álvaro sugieren que la relación entre Huarte y Cuesta es de una fluidez considerable. Y es que quizá el propio Álvaro Cuesta deberá terminar compareciendo explicando su relación con Fernando Huarte, sus conversaciones con él y, especialmente, si conocía las visitas a prisión de su compañero de partido. Demasiado histérico aparece en público Cuesta como para poner cara de circunstancias. Por cierto, que nadie se olvide que el propio Cuesta es también muy amigo de Alfredo Pérez Rubalcaba. Y es que al final los amigos lo saben todo.

A VUELTAS CON FRANCO
Por Juan Manuel DE PRADA ABC  19 Marzo 2005

DE «acto de normalidad democrática» ha calificado María Teresa Fernández de la Vega el derribo o remoción de una estatua de Franco. Pero lo cierto es que los actos iconoclastas más tienen que ver con los trastornos políticos, las algaradas, las revoluciones y demás catarsis turbulentas que de vez en cuando sobresaltan a los pueblos. Yo más bien diría que lo propio de la «normalidad democrática» es dejar las estatuas sobre su pedestal, para que les sigan cagando los pájaros encima. Quizá esa expresión tan pomposa, «normalidad democrática», incorpore ribetes de arrogancia y megalomanía que a simple vista pasan inadvertidos, propios de quienes creen que la Historia comienza con ellos, o que al menos debe acomodarse a la realidad que ellos postulan. Este rasgo de soberbia infantil se expresaría tratando de abolir el pasado, propósito estéril donde los haya, pues como dijo Borges -muy atinadamente citado por Ignacio Ruiz Quintano en su artículo de ayer- «el pasado es indestructible; tarde o temprano vuelven todas las cosas, y una de las cosas que vuelven es el proyecto de abolir el pasado».

La iconoclasia, según nos enseñan los siglos, es un acto de barbarie, pero también de majadería y cerrilismo. Naturalmente, la majadería y el cerrilismo no son rasgos exclusivos del pasado; nuestra época, tan escrupulosamente democrática, los cultiva sin rebozo. La democracia tiende a infatuarse de su bondad; sus apóstoles suelen acabar dictaminando lo que debe ser tachado de los libros de Historia. Quizá hacer un casus belli de un acto tan banal como el derribo o remoción de una estatua sin excesivo valor artístico delate la misma estupidez que el acto banal en sí: después de todo, nada estimula tanto al majadero como las discusiones bizantinas que origina su majadería. Pero si nuestros gobernantes decidieron apartar de la vía pública esa estatua por considerarla oprobiosa u ofensiva, si de lo que se trataba era -como ha afirmado el ministro López Aguilar- de «eliminar los últimos vestigios de memoria de la dictadura», deberían aclararnos hasta dónde piensan llegar en su ímpetu demoledor o dinamitero. ¿Se quedará en un mero maquillaje estatuario, o alcanzará otros vestigios arquitectónicos al estilo del Valle de los Caídos? Y, rebasado el ámbito estrictamente monumental, ¿podría extenderse a vestigios de tipo legal, administrativo o institucional? Convendría recordar que muchas de las leyes vigentes, más o menos reformadas, proceden del franquismo; y lo mismo ocurre con algunas de nuestras instituciones más sacrosantas, pero mejor no meneallo.

Pecaríamos de ingenuidad si aceptáramos que la intención última del derribo o remoción de esa estatua era «eliminar un vestigio de la memoria de la dictadura». Las estatuas, como los nombres de las calles, más que un tributo de la memoria colectiva, suelen ser la constatación de un olvido. En cambio, su remoción sirve para agitar la memoria; no para refrescarla de modo saludable, sino para convertirla en instrumento de uso partidario. El mensaje que se lanza al pueblo (perdón, quería decir a los ciudadanos) es el siguiente: «Fijaos lo buenos que somos y lo felices que debéis estar con nosotros, que no permitimos que los malos sean inmortalizados en bronce». Y de eso se trata, a la postre: de hacerle creer a la gente que la Historia es un tebeo de buenos y malos, para ahorrarle el esfuerzo de pensar e ilustrarse un poco, que es manía funesta y muy poco rentable para quien se cree investido de la verdad.

En esto consiste la «normalidad democrática»: un paisaje sin estatuas de malos perturbando el horizonte, una Historia modelada a su antojo por los buenos.

Opinión
La estatua de Carrillo
José García Domínguez Libertad Digital 19 Marzo 2005

Felipe González, que de eso entiende como nadie, definió en su día a Carrillo así: “Es un pequeño saco relleno de maldad”. Mas su día pasó, y para el PSOE renovado de Rodríguez, aquel fardo preñado de infamia se ha transmutado en el tarro de las esencias doctrinales de la izquierda. He ahí el delgado hilo sentimental que separa la reforma de la ruptura: Zetapé erigiendo una estatua moral a quien destruyera el partido socialista, ofrendado luego en sacrificio ritual a una potencia extranjera.

Hay una primera lectura posible, la naif, de ese gesto torero de derrocar a Franco y entronizar al de Paracuellos al alimón: la pura y simple ignorancia histórica. Que todo fuera un desliz más del guionista de Los Lunis que ideó lo de la alianza de civilizaciones, la gansada de los derechos y las derechas, y las frasecitas de asamblea de facultad que ponen el broche de oro a las reseñas de los Consejos de Ministros. Pero la coartada del buenismo ágrafo no se sostiene; es inconsistente con el odio africano que, invariablemente, despiertan en el belén del presidente del Gobierno todos los antiguos heresiarcas de la iglesia comunista. Reivindicar la ingenuidad de los corazones generosos que se entregaron a una causa noble aunque equivocada, no casa con el desprecio por los que, además de nobles y generosos, resultaron honradamente inteligentes; no se compadece con el estigma eterno y el sambenito facha que regalan a los disidentes que no comulgaron desde la idiocia y hasta el final con la fe del carbonero leninista.

La segunda interpretación, una lectura necrófila de esa política de gestos de Zapatero, es decir, de su política, nos la podría regalar el Doctor Freud de Viena. Porque si de lo que se tratara en realidad fuera de matar al padre, ese hijo de Stalin que repudió públicamente a Wenceslao Carrillo sería el actor perfecto para escenificar el drama. Qué mejor que un pequeño saco de maldad para aplastar a un pequeño saco de consenso constitucional. En qué espejo más claro mirarse que en el líder de las Juventudes Socialistas Unificadas que empujara al PSOE a los brazos de la extrema izquierda revolucionaria para destrozar la legalidad institucional.

En realidad, lo que acaba de ordenar Zapatero es la demolición de la última efigie de Felipe González que restaba en los sótanos de Ferraz. Así, homenajeando a Santiago Carrillo, escupe sobre la tumba política del clan de la tortilla, y sobre las señas de identidad de aquel partido reformista que había abjurado discretamente de su tradición montaraz, de aquel PSOE de Suresnes que asumió el pacto constitucional. Lo otro, lo de tumbar ahora a Franco, sólo alberga el propósito de hundir la audiencia de Los Lunis. Pero ésa es otra historia.

Homenaje y desmontaje
Noche de carcamales
Cristina Losada Libertad Digital 19 Marzo 2005

Qué noche la de aquel día. Parecía la noche de los muertos vivientes, pero, quia, era la noche de los valientes. La noche en la que se homenajeaba a un carcamal y se desmontaba la estatua de otro. La noche para ponerse a contar cuántos cadáveres tenía cada cual en su armario. No sólo los cadáveres reales que lleva a cuestas Carrillo y se llevó a la tumba Franco, sino también los metafóricos que esconden tantos personajes que ahora se cosen entorchados de antifranquista con los hilos que les enhebra el PSOE.

En tiempos de la dictadura, sólo los tontos se dedicaban, cuando se dedicaban a algo, a atizarles con pintura, pedradas o cócteles Molotov, a las estatuas y símbolos del franquismo. Había otras tareas más importantes que aquellas acciones de rabieta infantil y absoluta intrascendencia para la lucha contra el régimen. Sólo a personas que no estuvieron dando el callo aquellos años puede ocurrírseles exhibir de modo tan risible y extemporáneo su oposición al dictador. Pero es que pasaron de Franco, gran hombre, a Carrillo, ese hombre. Pasaron de la camisa azul a la bandera roja o a la del mejor postor. Pasaron del conformismo con la dictadura a la izquierda con visos de llegar al poder. Y no pierden ocasión de limpiar su pedigree. De falsificarlo, si es preciso.

La España que fue franquista se nos ha ido llenando de antifranquistas retrospectivos que corrían delante de los grises y soñaban con romper a martillazos las estatuas del dictador. La de estos conversos es una pulsión comprensible. Menos lo es la de quienes militaban en la izquierda, aceptaron la reconciliación y desde hace algún tiempo, arengan contra lo que llaman la amnesia de la Transición. No hubo tal. El tránsito de la dictadura a la democracia fue como fue por el impacto del recuerdo de la Guerra y la posguerra. La mayoría no quería abrir esa caja de los truenos. Y no se abrió.

El PSOE lleva unos años destapándola. Y no sólo porque estuviera missing, como los conversos, en los peores años de la dictadura, que también. Es que intenta resucitar al enemigo. Repescar el viejo guión de buenos y malos con el que una izquierda anquilosada solventa la historia de la Guerra y la historia entera de España. Identificar a la derecha con el franquismo para deslegitimarla. Hacernos creer que hemos tenido franquismo hasta que ha llegado Zetapé. Y recuperar su peculiar memoria histórica para hacernos olvidar. Para que el velo de la amnesia tape el recuerdo de los trece años de infamia del felipismo. El PSOE quiere embarcarnos en un viaje al pasado remoto para que borremos el suyo, tan reciente como elocuente.

Paso a paso, golpe a golpe, el socialismo gobernante nos lleva por el túnel de la risa al año cero de la Transición. Dentro de nada, o sea, ya mismo, sonará el único éxito de Supertramp, Crisis, what crisis?, que aderezaba las ondas cuando acabábamos de salir de la dictadura, y la repetición de la historia se habrá completado al modo en que previera Marx. Como farsa. Más que nunca. Con Bono regalándoles soldaditos de plomo a los ministros y ZP obsequiando a Carrillo con la estatua ecuestre de un dictador muerto en la cama treinta años ha.

TODOS FELICES
C. RODRÍGUEZ BRAUN ABC  19 Marzo 2005

La política como reflejo perfecto de la sociedad es el fundamento del totalitarismo, contra el cual se supone imprudentemente que la democracia vacuna. Esta semana ha sido sugestiva al respecto. López Aguilar dijo que cuando las autoridades manipulan una institución como el matrimonio favorecen la felicidad pública. Peces-Barba seleccionó a buenos y malos. A raíz de la última corrección iconoclasta, Rubalcaba afirmó que las estatuas deben representar a todos los españoles, y Fernández de la Vega que la efigie de Franco en cuestión no gozaba de consenso.

Al remitirse a la felicidad como guía política y legislativa, el ministro de Justicia debió ser más cuidadoso, dado que estos días hemos celebrado un nuevo aniversario de la Constitución de Cádiz. Media una gran distancia entre la política que propicia la felicidad dejando a los ciudadanos la libertad de perseguirla, como ya antes habían sancionado los «founding fathers» estadounidenses, y la política que les arrebata la libertad para hacerlos más felices. Esta última es la que, tras larga travesía utilitarista, acabó nutriendo el pensamiento único. La diferencia entre su tiempo y el nuestro es que los liberales de 1812 proclamaron que los españoles debían ser justos y benéficos, no que arbitrariamente la ley los forzara a serlo.

Una vez que gobernantes y legisladores mutan en fieles imágenes especulares de la sociedad, se extienden la demagogia y la arrogancia junto con la disolución de los individuos y la confusión de las lenguas. Consenso y diálogo ya no atañen a las personas y las instituciones cuya acción crea, sino a los grupos que en cada caso interesan. Lo social es definido por lo político que, por ejemplo, puede decidir que todos los ciudadanos estábamos irritados con una estatua o deseosos de que el matrimonio significara otra cosa.

El derecho se aparta de la libertad y es algo que graciosamente confiere el que manda, sin más reparo que su propia lógica. «Este Gobierno no realiza políticas de igualdad. Su política es la igualdad». Tal disparate presidencial muestra el paso de la igualdad ante la ley a la igualdad mediante la ley. Así, las mujeres han mejorado en España gracias a la política, no al esfuerzo responsable de ellas mismas. No hay institución que ante tanta abnegación se erija en límite al poder. El matrimonio, verbigracia, es lo que el Gobierno quiera. Y la historia, la cultura, el progreso, el bien, el mal, el consenso, todo, todos. Y todos tan felices.

Río Cabe
Héroes al amanecer
Serafín Fanjul Libertad Digital 19 Marzo 2005

En el Egipto faraónico fue una práctica relativamente repetida borrar de bajorrelieves e inscripciones epigráficas, con cincel y a martillazos, el nombre del soberano muerto a instancias de su sucesor o sucesores. Alguno (Amenhotep IV o Ejnatón), odiado de manera muy especial por la casta de los sacerdotes, se llevó la palma en esta suerte y el entusiasmo con que persiguieron su memoria complicó en gran medida el trabajo de los historiadores futuros, nuestros contemporáneos. Entroncaba tal cacería onomástica con la creencia primitiva en que la imposición del nombre constituye la verdadera entrada en el mundo de la existencia real, adquiriendo así la persona la entidad que antes era un mero proyecto. Sin embargo, los nada desinteresados perseguidores no consiguieron eliminar del todo el paso de Ejnatón por la tierra y, andando el tiempo, resultó uno de los faraones más populares y conocidos en nuestra contemporaneidad, que no se distingue precisamente por su dominio de aquellos tiempos lejanos. La destrucción de estatuas y pinturas, la quema de manuscritos o el escamoteo de documentos o filmaciones han sido constantes fijas en la historia de la Humanidad. Unas veces por simple odio, otras por pragmatismo cobarde y zafio y no han faltado numerosas ocasiones de pura estupidez. Ni combinaciones globales de todas ellas.

Con la cobardía de la nocturnidad, la reciente retirada de la estatua ecuestre del general Franco en Madrid entra de lleno en el último grupo: pretenden borrar la historia, adulan a los sectores más fanáticos y cortitos de la izquierda (abundantes) y demuestran por enésima vez estar horros por entero de generosidad y amplitud de ideas. Puro talante, pues. No se trata de ser franquistas o antifranquistas, eso se acabó hace mucho. Este que escribe tuvo algunos disgustos por no serlo en aquellos tiempos en que quienes se sumaban al cortejo gobernante obtenían enchufes y prebendas, igual que ahora. Quienes entonces aplaudían al poder lo siguen haciendo –siempre al poder- con independencia de quién lo ocupe. Y los mejores virtuosos del funambulismo, de aquella montaron en coche oficial y todavía no se han bajado: ¿será esto la madurez democrática? El mismo rebaño que en 1974 se habría indignado con gran violencia si a un chiquito se le hubiera ocurrido tirar un huevo contra esa estatua por “poner en peligro la paz de España”, ahora asiente muy convencido a la retirada –Rodríguez, maestro en retiradas- porque “era un dictador y mató a mucha gente”, lo que han oído en la tele. Bravo, qué nivel. No es cuestión de pro o anti, sino de respetar la historia y su recuerdo del modo más fidedigno posible. Hasta para criticar y condenar aquella etapa, o para matizar su valoración, o para entender a nuestro país sin mezquindad y partidismos. La presencia de esa figura ante un ministerio en el centro de la ciudad era un documento por sí sola, amén de su historia misma, que es sabrosa. Los españoles actuales –o los malgaches- no somos propietarios del pasado para deshacerlo, manipularlo o arrojarlo a la basura al antojo de cualquier petimetre más o menos ágrafo, sino depositarios provisionales y nuestro deber, tantas veces incumplido, es preservarlo para las generaciones futuras.

Pero aquí no hay sólo odio a causa de abuelos fusilados (¿Quién no tiene algo así?) o revanchas infantiles para gentes muy mezquinas, el partido del gobierno –que cuenta con uno de los hombres más ricos del mundo como patrón y protector- necesita dar pruebas de rojo, pasar el examen permanente de limpieza de sangre progresista, mientras va instaurando el PRI a la española, a ver si esta vez hay suerte y dura setenta años como la versión mexicana. Ponerse las botas, vamos. Y para ello se precisan gestos, crear y mantener una imagen de izquierda, tanto para su propia parroquia como para la del vecino: preocúpese IU por los votos que le arañan estos numeritos circenses (viajes a Cuba de nuestros mandatarios, fuga de Irak, retirada de la estatua, cascar a algunas señoras mayores a la puerta del Congreso por protestar contra la ley de bodas homosexuales, etc.), ya que no se inmuta ante la irresponsabilidad en que están incurriendo, junto a sus compadres del PSOE, al reavivar el odio que creíamos muerto y enterrado. Cerquita del emplazamiento de la de Franco están las horripilantes estatuas de Indalecio Prieto y de Largo Caballero (especial benefactor de la patria este último): ¿alguien garantiza que no van a necesitar vigilancia y guardia perpetua? ¿Adónde nos quiere llevar este gobierno?

7 escaños en juego
TONIA ETXARRI El Correo 19 Marzo 2005

Indicios pedía la turba cuando el fiscal general del Estado decía que sospechaba que Aukera Guztiak, por muy 'limpia' que se presentase, es un submarino de Batasuna. Y como al Gobierno de Ibarretxe no le parecía grave que esta plataforma de electores no se desmarcara explícitamente de ETA, Conde-Pumpido, al que le encanta adelantarse a los acontecimientos («pediré la absolución de Atutxa»; «impediré que Batasuna se presente»), pedía, ahora, tiempo hasta agotar el plazo. Si todo el material que está supervisando es de la categoría de la supuesta entrevista mantenida entre un preso y una representante de Batasuna, la Fiscalía tiene pruebas más rotundas que el desmarque, o no, de ETA. De ser cierto el contenido de las revelaciones publicadas, resultaría ridículo imaginarnos pidiendo a una militante de Batasuna que se desmarque de ETA cuando, en realidad, sus intenciones desbordan por la banda a las del activista.

El plan de la doble lista, hay que reconocerlo, era astuto. Pero la Fiscalía ya conoce la habilidad de Batasuna para burlar la ley a fin de utilizar las instituciones democráticas. A partir de ahí, las reacciones airadas del Gobierno vasco han ido subiendo el diapasón. Es tal su fervor en la defensa del derecho de todas las opciones, también las que jalean a ETA, a presentarse a las elecciones, que prácticamente Otegi se podría tomar un descanso. Cualquiera del PNV o de EA (¿y no digamos IU!) le echan una manita. Si no fuera porque estamos en campaña electoral, resultaría desmedido ese tesón solidario de nuestros gobernantes para que Batasuna siga en el Parlamento. Pero se trata de eso: de los siete escaños que están en juego. Representarían a miles de votos nulos y tendrían que repartirse entre los demás grupos. Suena mal, pero estamos hablando del botín.

Y llegan los cálculos. Al PNV le parece que la ausencia de Otegi beneficiaría al PP y PSE, no por un desvío de votos sino por la peculiar distribución de escaños que atribuye igual representación por territorios. No está el panorama tan claro como parecía. De ahí que Arzalluz haya saltado al patio para mostrar su indignación. A Conde-Pumpido lo compara con el fiscal Cardenal para decir que este Gobierno actúa igual que el anterior; a ver si los estrategas socialistas del distanciamiento con el PP, se pican. Y él mismo que un día dijo, en señal de agradecimiento, claro, que el PNV tuvo que «taparse la nariz» para gobernar con los socialistas, ahora dice que, para él, «los socialistas, cruz y raya». ¿Qué cruz! Y qué rayados algunos mensajes.

A Madrazo le entran los nervios (anda que si va a tener que pedirle un puesto a Patxi López...) y le da por ver a la Inquisición. Desde el PP, María San Gil transmite su imagen de transparencia a la hora de elegir aliados para la alternancia. Todo el mundo sabe a quién llamaría ella. ¿Y Patxi López? ¿ Qué hará el dirigente socialista? Pues la respuesta, de momento, está en el viento. En plan Bob Dylan.

CLIENTELISMO EN SEVILLA
Editorial ABC  19 Marzo 2005

EL golpe de efecto del administrador de la empresa COS, revelando que todas las facturas abonadas por el Ayuntamiento de Sevilla son falsas y no se corresponden con obra alguna, supone un terremoto político de enorme trascendencia e inimaginables consecuencias para el futuro inmediato del alcalde sevillano, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, y de los principales miembros de su equipo de gobierno. Estas facturas falsas son una prueba fehaciente de la veracidad de las denuncias efectuadas en las últimas semanas tanto por el PP como por el Partido Andalucista, y también por algunos medios como ABC, sobre las irregularidades de los responsables socialistas del distrito de Macarena relacionados con empresas de dudosa probidad, dirigidas por personajes implicados en asuntos de corrupción, cuando no con puras entelequias ficticias a las que se les pagaban inconfesables trabajos partidistas con dinero de todos los sevillanos.

Además de un engaño a los ciudadanos, los indicios de malversación parecen consistentes y encajan mal con el propósito del actual equipo de gobierno municipal, que hizo bandera en su campaña electoral de la promesa de combatir la supuesta corrupción política reinante en el anterior Gobierno del Ayuntamiento sevillano.

Porque, incluso en el hipotético caso de que los responsables municipales no hayan cometido ninguna ilegalidad y hayan sido engañados, su encastillamiento en mantener públicamente durante varios días que todas las denuncias eran falsas, hasta que la evidencia ha demostrado lo contrario, los convierte en coadyuvadores del engaño. Bien por culpabilidad activa, bien por incompetente pasividad, deberían meditar serenamente sobre su continuidad en el cargo.

Las irregularidades cometidas no son un rifirrafe político más, como quieren hacer ver algunos miembros del equipo de Gobierno socialista sevillano. Todo apunta a que estas primeras veintiocho facturas falsas podrían ser la punta del iceberg de una trama de corrupción política de mucho mayor alcance. Especialmente grave es el hecho de que los pagos se realizaran en las vísperas de las elecciones municipales y en un distrito, el de Macarena, que fue el que le dio la victoria al PSOE con su voto masivo.

Algo huele a podrido en el Ayuntamiento sevillano y los ciudadanos deben exigir cuanto antes una aclaración sobre la utilización fraudulenta de su dinero. Sólo así, depurando las responsabilidades hasta el final, se puede mantener la confianza en un sistema, el democrático, en el que el pueblo ha de tener la última y definitiva palabra.

Más decencia
Patxi De Diego/Getxo.Vizcaya Cartas al Director El Correo 19 Marzo 2005

Miente y no dice toda la verdad la consejera de Educación del Gobierno vasco, Anjeles Iztueta, de Eusko Alkartasuna. Por un lado, afirma que los 157 profesores despedidos por decreto lo que tienen que hacer es: «Estudiar, estudiar y estudiar para que en las próximas oposiciones que se convoquen aprueben». De sobra sabe ella que eso no va a ser posible. Ya en las anteriores oposiciones LOGSE, tanto el Departamento de Educación como los sindicatos ELA, STEE-EILAS y LAB nos engañaron al firmar unos acuerdos que nos obligaban a presentarnos a las tres convocatorias que hubo, como estables que éramos, y sólo se nos permitió poder sacar plaza en la primera convocatoria. En las otras dos tuvimos la obligación de presentarnos, pero como en la mayoría de las asignaturas era requisito poseer el PL2, no se nos daba la plaza aunque aprobáramos la oposición. Trátenos con un poco más de decencia señora Iztueta y ya que ha habido incumplimientos tanto por los sindicatos como de su departamento, ¿cállese! Es lo mínimo que puede hacer. Por otra parte, asegura que en la euskaldunización de ese profesorado se han gastado muchos miles de millones. ¿Por supuesto que sí! Pero ¿por qué no dice toda la verdad? ¿Por qué no explica nada del fracaso del sistema IRALE, que año tras año viene suspendiendo a más del 70% del profesorado sin que hasta el momento se haya cuestionado nada? Por favor, la próxima vez que haga unas declaraciones no meta más el dedo en la llaga y procure dar soluciones a este problema. Tanto usted como yo sabemos el trato de favor que han tenido con otro de los colectivos del actual sistema educativo vasco, personal de las Ikastolas, cuando convocaron unas oposiciones a su medida o se les hizo contrato laboral indefinido. ¿A que lo recuerda!

Estatuas y símbolos
Cartas al Director ABC  19 Marzo 2005

Hoy, mis hijos me han pedido explicaciones. Son jóvenes que quieren entender y aprender, y no les puedo ayudar. Papá, ¿cómo el Gobierno retira una estatua de un general que gobernó España y no quitan las estatuas que tiene ETA por nuestros pueblos o los que no se consideran españoles por nuestras calles? ¿Cómo el Gobierno no llega a las dos de la madrugada y hace que se cumpla la Ley en nuestras villas y carreteras y retira los carteles que están sólo en vascuence o insultan a nuestra Patria? ¿Cómo el Gobierno deja que los gobernantes de una Comunidad retiren impunemente un lema español de una «estatua»?

En fin, aunque me considero respetuoso con mis semejantes y entiendo que existen muchos puntos de vista en nuestra sociedad, no tengo contestación «lógica» para mis hijos. Lo mejor que les he podido decir es: Tenemos un Gobierno cobarde, muy cobarde, que con el nombre de concordia quiere ganarse a la gente y sus votos, pero al que le da lo mismo que en Lezo (Guipúzcoa) exista una estatua de Gestoras Pro-Amnistía, o sea de ETA; que en los pueblos se dejen estatuas de Sabino Arana, de mártires nacionalistas muertos como gloriosos gudaris de ETA, de personas abertzales que dieron todo por su Patria... que es tan cobarde que tiene que retirar los lemas de Patria o Muerte, que es tan cobarde que prefiere unirse a los nacionalistas en Álava contra concejales que se consideran constitucionalistas, que tiende la mano al lendakari antes que a los representantes de los partidos españolistas... que se dedica a quitar símbolos del anterior régimen y usar banderas republicanas (anticonstitucionales) en vez de retirar nombres de terroristas de nuestras plazas y calles y ponérselas a nuestros asesinados... Yo, que no quería hablar con mis hijos del pasado sino del futuro, no puedo, pues la verdad se me ha impuesto.

Hijos míos, que los socialistas no ganen en el País Vasco, pues por lo menos los del PNV van de frente pidiendo la independencia y quitando las «figuras» de los que les molestan. X. Korrea. San Sebastián (Guipúzcoa).

La Justicia dice que los alumnos de otras regiones en el País Vasco no son inmigrantes
Rocío Ruiz La Razón 19 Marzo 2005

Madrid- Casi dos años después de que la consejera de Educación vasca, Ángeles Iztueta, emitiera una polémica circular con instrucciones precisas de matriculación de alumnos fuera del plazo, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha venido a quitarle la razón al dejarla sin efecto y anularla en todos sus términos. Son dos las razones: llamaba «inmigrantes» a los alumnos que provenían de otra comunidad y porque los obligaba a recibir una educación íntegra en euskera y a cursar castellano sólo como asignatura. La circular de la consejera Iztueta fue denunciada por UGT y más tarde recurrida por la Abogacía del Estado ante el Alto Tribunal Vasco, que ahora ha resuelto que el término inmigrante «no puede comprender en un sentido estricto el fenómeno que consiste en el desplazamiento de ciudadanos españoles de una comunidad a otra».

El último detenido por el 11-M era afiliado del PSOE desde mayo y acudía a las reuniones del partido
Mohannad Almallah Dabas fue arrestado ayer acusado de reclutar a jóvenes radicales y ya había sido detenido 14 días después de los atentados La agrupación socialista de San Blas le dio de alta porque cumplía todos los requisitos
La Policía detuvo ayer al ciudadano sirio Mohannad Almallah Dabas, nacionalizado español, ante las sospechas de que está vinculado a la captación de jóvenes radicales islamistas en España a los que adoctrinaba en un piso de Madrid su hermano Moutaz, un clérigo integrista residente en Londres para quien el juez Juan del Olmo solicitó ayer una orden de busca y captura internacional. Almallah ya había sido detenido dos semanas después del 11-M y puesto en libertad cuatro días más tarde porque el juez no halló pruebas contra él. Dos meses después, se afilió a la agrupación socialista de San Blas para aparentar que era un ciudadano sin vinculaciones al integrismo islamista. El PSOE le ha expulsado tras conocer los hechos.
J. C. Serrano / E. Villar La Razón 19 Marzo 2005

Madrid- Cuando el pasado 12 de mayo la agrupación del PSOE en el distrito de San Blas dio de alta a un hombre de nacionalidad siria, por aquel entonces, simplemente, Mohannad Almallah Dabas, nadie en el partido se preguntó que se escondía detrás de la repentina simpatía de este ciudadano por la doctrina y las teorías socialistas. Y mucho menos después de comprobar cómo, en las semanas posteriores, Almallah se dejaba caer en alguna ocasión por la agrupación, participaba en reuniones, asambleas y comidas de confraternización, e incluso en alguna ocasión acudía acompañado de familiares cercanos, según han confirmado fuentes del PSOE. Todo era, aparentemente, normal. Se trataba, simplemente, de uno más de los simpatizantes del Partido Socialista de origen extranjero que en los últimos meses engrosaban las listas de afiliados. Hasta ayer.

El terremoto en el sede socialista de San Blas se desata en torno a las tres de la tarde. Según la versión esgrimida ayer por el PSOE, el encargado de dar la voz de alarma es un dirigente de la agrupación que en esos momentos escucha en uno de los informativos de televisión que la Policía ha detenido a un ciudadano sirio cuyo nombre le resulta familiar. Ante las dudas, consulta los archivos y comprueba con estupor que tanto el nombre como su domicilio, donde se produjo la detención, coinciden con el de uno de los militantes. Instantes después se pone en contacto con la dirección del partido, que a su vez lo pone en conocimiento del secretario de Organización, José Blanco. El proceso se cierra con la «inmediata» expulsión de Almallah «a la vista de las graves acusaciones que pesan sobre él».

Sólo tres requisitos. ¿Cómo es posible que al PSOE se le «cuele» un afiliado que ya había sido detenido dos meses antes por su vinculación con lel 11-M? En el PSOE se defienden: «Para ser afiliado se piden únicamente tres requisitos: ser mayor de edad, tener residencia en España y documentación en regla –aseguraron en fuentes socialistas–. Los tres los cumplía. Sería imposible, y no sé hasta que punto ilegal, comprobar uno por uno cuáles de nuestros 500.000 militantes tiene antecedentes penales». La pregunta que surge ahora, en primer lugar entre los dirigentes socialistas, es si deben endurecer las exigencias para obtener el carné del PSOE. «Es probable que los requisitos no sean muy estrictos, pero difícilmente se pueden endurecer», se lamentan. De hecho, en el PSOE asumen que este tipo de situaciones, aunque «desagradables», son inevitables, aseguran que el partido ha actuado con «total transparencia» y ha hecho público lo ocurrido en el momento en el que ha tenido constancia de ello.

En cuanto a la conducta de Almallah, en el PSOE tienen claro que su intención era la de dar la impresión de ser una persona normal y «ocultar» en lo posible su vinculación en los atentados y su primera detención.

Almallah, presuntamente vinculado con la captación de jóvenes radicales islamistas en España para su posterior envío al extranjero, trabajaba como técnico en reparación de lavadoras. Su detención se produjo ayer a las diez y diez de la mañana por agentes de la Comisaría General de Información y de la Brigada Provincial de Información de Madrid, en las proximidades de su domicilio en la madrileña calle Químicos. Según fuentes policiales, Mohannad Almallah Dabas está presuntamete implicado en la captación de jóvenes radicales islamistas en España para su posterior envío al extranjero. En estas actividades participaba también su hermano Moutaz Almallah Dabas, un imán integrista radicado en Londres y al que la Policía española tenía en su punto de mira desde finales de marzo del año pasado. Según estas fuentes, los jóvenes reclutados eran albergados en una vivienda situada en la calle Virgen del Coro de Madrid, de la que era titular del arrendamiento Moutaz Almallah. Dicha actividad de protección, alojamiento y acompañamiento de individuos en tránsito no sólo la realizaba el detenido, sino que era ayudado por otras personas, como Basel Ghalyoun, en prisión desde el 30 de marzo del año pasado por pertenencia a organización terrorista islamista y cooperación necesaria en 191 asesinatos, 1.430 tentativas de asesinato y cuatro delitos de estragos. Moutaz era presuntamente la persona que se dedicaba al adoctrinamiento de los jóvenes reclutadas por su posición de dirección y responsable espiritual, según las mismas fuentes.

El pensamiento yihadista. En el local de la calle Virgen del Coro se celebraron reuniones de exposición del pensamiento yihadista en las que participaron Serhane Ben Abdelmajid Farket, «Serhan el Tunecino», uno de los suicidas de Leganés y líder intelectual de la célula autora del 11-M; Mustapha Maymouni, condenado en Marruecos por su vinculación con los atentados de Casablanca; y otros implicados, como Basel Ghalyoun. Según fuentes policiales, los hermanos Almallah mantuvieron contactos con Rabei Osman Al Sayed, alias «Mohamed El Egipcio», también en prisión por el 11-M, tras haber sido entregado temporalmente por Italia.
Al ahora detenido la Policía también le vincula con el entorno de «Abu Dahdah», presunto cabecilla de la célula de Al Qaida desarticulada en España en noviembre de 2001. Según Interior, los hermanos Almallah usaban estrictas medidas de seguridad como medio de evitar la investigación de sus actividades. Los teléfonos utilizados por ambos fueron localizados en la documentación intervenida a raíz de los registros e intervenciones telefónicas relacionados en la investigación del 11-M.

Amigo de «El Tunecino» y hermano de un imán radical
Madrid- Tras la primera detención de Mohannad Almallah Dabas, el juez Del Olmo, emitió una orden internacional de busca y captura contra su hermano, residente en Londres. Los investigadores pusieron en su punto de mira a Moutaz tras la primera detención de Mohannad, llevada a cabo en el barrio madrileño de San Blas el 25 de marzo del año pasado y al que dieron sensible importancia al ser hermano de un imán integrista . Tras prestar declaración, el juez le puso en libertad provisional el día 29, ya que no encontró pruebas suficientes para enviarle a prisión.
En su interrogatorio explicó al juez Del Olmo que «El Tunecino» era amigo suyo y que en el verano de 2003 le habló de la posibilidad de «robar en bancos y joyerías, para sufragar la yihad y cometer atentados».
«También quería –afirmó en su declaración judicial– entrar en comisarías para matar policías». Definió a «El Tunecino» como «muy radical» y señaló que se consideraba por encima del imán de la mezquita. También admitió conocer también a Mustapha Maymouni, cuñado de «El Tunecino», al que calificó tmabién de «muy radical». Según declaró, «Serhane» veía en Mustapha a un líder al que seguir ciegamente en sus planteamientos radicales.

HASTA AHORA LOS SOCIALISTAS LO NEGABAN
La grabación sobre la estrategia electoral de ETA desvela las negociaciones entre el PSOE y Batasuna
El fiscal general del Estado había adelantado que tenía una prueba documental que demostraba que detrás de Aukera Guztiak estaba ETA-Batasuna. Se trata de cinco indicios que ya le ha entregado la Audiencia Nacional y que se desprenden de una conversación grabada entre una dirigente batasuna y un preso etarra. En ese diálogo, según desvela ABC, también queda al descubierto que la formación ilegalizada ha mantenido encuentros con el PSOE. Hasta ahora, los socialistas lo habían negado.
Libertad Digital 19 Marzo 2005

En la misma conversación grabada por orden judicial a la dirigente batasuna Elisabet Zubiaga y el preso etarra José García Sertucha, además de poner sobre la mesa la estrategia de ETA-Batasuna para burlar la Ley de Partidos con una lista "blanca" bajo el nombre de Aukera Guztiak, los dos interlocutores hablan de los contactos mantenidos hasta ahora entre el PSOE y la formación ilegalizada. Zubiaga es clara al trasladarle la noticia a Sertucha: "Ha habido reuniones con el PSOE, y con el Partido Socialista francés también. Se está haciendo un curro de la hostia", desvela este sábado el diario ABC. La conversación fue grabada en octubre pasado y contradice lo mantenido ahora por los socialistas, que siguen negando que haya habido contactos.

El etarra le contesta con un "miedo me dan a mí estas decisiones" pero la dirigente batasuna le tranquiliza. "No, ¡joder!, hay que tantear por todos los lados". Y entre risas le presenta cómo tienen que plantear la negociación al presidente Zapatero: "Para el PSOE es la hostia, que estén ellos gobernando y solucionar uno de los mayores conflictos que tiene el Estado español". Zubiaga le explica al terrorista que "hay que planteárselo así al señor ZP, o sea, tú vas a solucionar el conflicto mayor que ha tenido el Estado español, pasas a la historia, tío, premio nobel de la paz, te dan el premio Nobel de la paz".

Negociación y autodeterminación
Al preso no le entusiasman mucho esas negociaciones entre Batasuna-ETA y el PSOE y le traslada a su interlocutora que "nosotros vamos a agarrar un clavo ardiendo y vamos a vender eso, porque no nos va a quedar... Nos están empujando hacia aquí". Sin embargo, la dirigente batasuna insiste en que es una buena estrategia que se complementaria con una "fase de autodeterminación día a día y hay diferentes carriles en marcha. O sea, para diciembre tenemos que ser 200.000 personas que tengamos el ENHA (dni vasco). Y luego, a nivel político, la nueva alternativa", en referencia al anuncio de Batasuna en Anoeta el pasado 14 de noviembre.

De esta forma, también queda al descubierto en esta conversación que la banda terrorista está detrás de la propuesta presentada por Otegi. Zubiana explica a Sertucha que esa "oferta" no la iba a hacer pública ETA, "se va a encargar la izquierda abertzale de otra manera".

El rector de la UPV consiente que se exhiban carteles que hacen apología del terrorismo
Marcos S. González La Razón 19 Marzo 2005

Madrid- El acoso nacionalista comienza a resultar insoportable para los profesores constitucionalistas de la Universidad del País Vasco. Así lo denuncia la plataforma «Profesores para la libertad», que pone de relieve las numerosas manifestaciones en apoyo a los presos de la banda terrorista ETA y contra el Estado que llevan colgados desde el pasado miércoles en las paredes de los centros sin que nadie hasta el momento los haya retirado.
De hecho, desde la pasada semana se han producido numerosas concentraciones del entorno abertzale, permitidas por el rectorado, en las que se pedía la vuelta de los terroristas que cumplen condena a la Universidad del País Vasco. El pasado miércoles, los radicales colgaron fotografías con los nombres de los terroristas y de apoyo a la banda.

Gotzone Mora, presidenta del colectivo, aseguró que la pasividad del rectorado en este asunto hace pensar que «arropa la apología del terrorismo, como ya ha demostrado en otras ocasiones». Mora, en declaraciones realizadas a LA RAZÓN, recordó que «el rector Ignacio Pérez, que es el último responsable de que el campus, está dejando que todas estas fotografías sigan día tras día y no sean retiradas de las paredes».
En los carteles que el rectorado todavía no ha retirado desde el miércoles se puede leer «Torturas, stop», acompañado de una fotografía en la que se ve una persona con los ojos tapados y las manos atadas o «flexiones hasta la extenuación, la bolsa, la bañera, palizas y electrodos». En concreto, un escrito, firmado por Segi y Batasuna, dice: «El talante de la democracia española, gobernar aterrorizando».

Estatuto de Cataluña: la "vía catalana" se hace soberanista
bitácora www.nacionalismos/blog/byebyespain 19 Marzo 2005

El proyecto de nuevo estatuto para Cataluña es, según juristas socialistas, un texto soberanista que toma la forma de una constitución catalana específica, distinta y al margen de la española.

Expertos y juristas designados del PSOE vasco y del PSC se reunieron de manera "discreta" en Sigüenza para analizar los trabajos del nuevo estatuto de Cataluña. A este encuentro asistieron constitucionalistas, líderes de ambos partidos y algunos ministros. Se encontraban en Sigüenza Alfonso Guerra, López Aguilar y Sevilla, entre otros.

En la reunión se pusieron de manifiesto las discrepancias de juristas y constitucionalistas con el texto hasta ahora redactado del nuevo estatuto catalán. Los expertos llegaron a decir que el proyecto pretender articular una verdadera "constitución catalana", al margen de la española e independiente de ella, al tiempo que aplica criterios soberanistas incompatibles con el ordenamiento jurídico.

La única noticia que hemos tenido de esta reunión la ha recogido La Vanguardia:

"La queja genérica más repetida entre los expertos en derecho constitucional y los parlamentarios del PSOE fue que lo que se conoce del nuevo Estatut equivale a la pretensión de establecer una soberanía catalana paralela o superpuesta a la española, con una regulación propia de los derechos y deberes de los ciudadanos de Catalunya que sitúa el texto estatutario al nivel no sólo teórico, sino también efectivo, de una Constitución catalana." (Juristas y políticos vascos del PSOE creen que el Estatut usa fórmulas soberanistas)

El cara a cara "¿Deben sancionarse las lenguas?"
M.A. email 19 Marzo 2005

“¡Ellos lo tienen todo y nosotros siempre tenemos que justificarnos para buscar nuestro lugar en el mundo!” finalizó Mayans, con tono y actitud de lastimero perdedor. ¡Y en “su “ TV3!.

Para entonces el combate había finalizado por K.O. técnico. Cuní quiso remediarlo dando un tiempo extra a los púgiles, pero Pepe Domingo, aplomado, remató la faena con un alegato que removió el estudio de T.V. y arrancó efluvios de incredulidad, asombro y miedo a través de las ondas.
Miedo, eso es lo que hay en las declaraciones de los defensores del catalanismo, olor a caca en cada paso que les observamos.

Sólo en el PAIS de hoy, Huguet, con el asunto de Turismo, Saura llorando a Zapatero para que apoye el Estatut y la falta de cemento en el túnel del Carmelo (desviado a las caras de los protagonistas). Añadamos los trabajos (con sacacorchos) de la Comisión de Investigación, las pesquisas de la Fiscalía, las denuncias de Piqué, las declaraciones del ingeniero y los empresarios, la búsqueda de Penin y los desmarques de Puig, para no extendernos más con Pujol, el tsunami, el suflé, etc.

Esto no se pué aguantá y se cae, por eso corren rumores de que Zapatero va a darles el tiro de gracia un día de estos. En cualquier caso, los férreos detentadores del poder político catalán, se han transformado por encanto en un coro de plañideras, preludio de un batacazo que ven y vemos venir y que nos llenará de cava. "Aquí no pasa nada, todo tiene arreglo, yo no he sido, a mi que me registren, la culpa es de Madrid, maricón el último y un poco de por favor", es lo único que se les oye decir ante el colosal esperpento.

Y es que no tienen dos tortas dialécticas. Los que no tuvieron la suerte de ver a Pepe en el programa “Els matins de TV3” el pasado martes 15, deben apresurarse a verlo, porque es el principio de nuestro futuro. Unas cuantas ideas sencillas, que conmocionan al mundo catalanista y al otro lo llenan de alegría, que son:

Pago impuestos y tengo los mismos derechos que tú.
Yo soy tan catalán como tú.
No se puede vivir en una sóla lengua en Cataluña.
Defiendo la libertad y no las sanciones.
Instituciones al servicio de los ciudadanos.

Y la guinda del espléndido trabajo, de lujo incluso, vino al final, cuando la potencia de las razones había inundado la escena ahogando los balbuceos de Mayans y los trucos de Cuní, que no creían lo que estaba viviendo:

“Estáis haciéndolo mal, pensáis que la lengua de Cataluña es una, cuando sus hablantes tienen dos. Revisad el dogma y adaptaos porque el crédito lo habéis hundido”.

Y Mayans clamaba que todavía no habían multado, que los inspectores habían acudido tres veces, que llevaban muchos años predicando y cosas al estilo que sonaron desde el principio a vacío, a hueco, a humo. Es el socavón la metáfora correcta, el agujero que se ha tragado las ilusiones de unos mangantes que ya sólo inspiran pena además de asco. Con Alberti, a galopar, el mar está al lado, que no se escapen esta vez.

Recortes de Prensa   Página Inicial