AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 28 Marzo 2005
Señas de identidad
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 28 Marzo 2005

¿Ilegalizar a Batasuna para pactar con el PNV
EDITORIAL Libertad Digital 28 Marzo 2005

La vida y las patatas
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 28 Marzo 2005

Líderes
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Marzo 2005

Ibarretxe critica la ilegalización pero busca el voto de Batasuna
Editorial El Mundo 28 Marzo 2005

IBARRETXE Y EL VOTO DE ETA
Editorial ABC  28 Marzo 2005

Estado vasco
PABLO MOSQUERA La Voz 28 Marzo 2005

LAS GUERRAS DEL AGUA
Editorial ABC 28 Marzo 2005

El ventajismo electoral del PNV
Lorenzo Contreras Estrella Digital  28 Marzo 2005

El año del talante
Cortijo Digital 28 Marzo 2005

Una actitud deplorable
Justino Sinova El Mundo  28 Marzo 2005

Fiesta nacionalista
Editorial El Correo 28 Marzo 2005

Democracia secuestrada
Periodista Digital 28 Marzo 2005

Los profesores que perderán su estabilidad laboral por no hablar euskera acuden a Enrique Múgica
EFE/Madrid ABC 28 Marzo 2005

El PNV se burla de la Ley de Partidos en una veintena de localidades vascas y permite participar a Batasuna
J. Arias Borque La Razón 28 Marzo 2005

El PSOE defiende un uso limitado de las lenguas cooficiales en el Senado
R. A. La Razón 28 Marzo 2005

El PSOE ataca como siempre la unidad de España
Nota del Editor 28 Marzo 2005
 

Señas de identidad
Antonio PÉREZ HENARES La Razón 28 Marzo 2005

Perdida la raíz de la izquierda que fue y que cuestionaba los fondos y los repartos, la que nos ha tocado vivir ha encontrado en la «monstruizacion» del rival su argumento básico y en el frenesí estético sus señas de identidad y su barniz de progresismo. Su empeño máximo parece ser el romper con aquella voluntad de «reconciliación nacional» que propició el retorno de la democracia. Se etiqueta al contrario de «fascista» y se impide pasar a la historia la guerra civil de hace 76 años, convirtiéndola en eje reivindicativo mítico, visceral y sentimental,
ya que se carece de base real y actual de confrontación ideológica, económica y social. Pero ¿existe en verdad una voluntad de cambio real? Pues no, a no ser que los cimientos del nuevo pensamiento revolucionario sean el matrimonio homosexual, la excomunión de los trasvases, la beatificación de las desaladoras,
la conversión a los nacionalismos más retrógrados e insolidarios o la prédica de una fantasmagórica alianza de civilizaciones ante sátrapas medievales y dictadores sangrientos que mantienen esclavos de la miseria y la opresión teocrática a sus pueblos en nombre del islam, mientras que en el propio país se radicaliza un mensaje anticlerical. Es pura tramoya, márketing y diseño de poder. Pero puede romper España y está volviendo a hacer aflorar el odio entre los españoles.

¿Ilegalizar a Batasuna para pactar con el PNV?
EDITORIAL Libertad Digital 28 Marzo 2005

La anulación de las candidaturas de Aukera Guztiak dictaminada por el Tribunal Supremo va a lograr acabar con algo que una democracia coherente no debería haber tolerado nunca. A saber, que una organización terrorista tuviera representación política y financiación pública en las instituciones democráticas.

Desgraciadamente, y a pesar de la ley de partidos aprobada hace ahora dos años, ETA ha mantenido siempre y aun bajo distintas denominaciones -Herri Batasuna, Batasuna, Sozialista Abertzaleak-, grupo parlamentario en la cámara autonómica vasca; algo que ahora se ha pretendido perpetuar con la presentación de unas “Listas Limpias” que han venido a ser desenmascaradas por parte del Tribunal Supremo.

Aunque Aukera Guztiak haya anunciado este domingo un recurso, difícilmente el Tribunal Constitucional puede establecer criterios distintos a los empleados por el Supremo a la hora de enjuiciar el caso. La sentencia valora de forma muy detallada cada prueba aportada por la Abogacía del Estado y la Fiscalía, que demuestran, de forma muy clara, el hecho de que, a diferencia de Aralar -formación nacionalista de izquierdas que condena el terrorismo-, Aukera Guztiak no es más que el ardid del que hablaba la propia ETA en sus zutabes para tratar de burlar la Ley de Partidos. Además de las conexiones, nada limpias, entre Batasuna y AG, resultan especialmente relevantes las evasivas con las que esta formación se ha negado a condenar de forma clara e inequívoca el terrorismo, algo que, por sí mismo, debe suponer la automática impugnación de sus listas.

Poco importan los cálculos electorales que hagan quienes carecen de principios. Lo importante es ir acabando con las anomalías políticas que, durante tanto tiempo, han mantenido débil a nuestro Estado de Derecho. Y, aunque no se trate de una anomalía legal, continúa siendo una anomalía política que un partido no nacionalista, como se supone que es el PSOE -que ejerce, además, las responsabilidades del gobierno-, no haga un frente constitucionalista común junto al PP frente al envite independentista del nacionalismo vasco. Si los Tribunales hacen bien poniendo fuera de la ley a Batasuna, el PSOE haría mal en venir a sustituirla como nuevo socio del PNV. Los nacionalistas vascos, por mucho que cumplan los requisitos legales que se exige a toda formación democrática para poder presentarse a las elecciones, han dejado en evidencia que sus objetivos independentistas son los mismos que los de la organización terrorista. Nada peor que, con la excusa de moderarlos, el PSOE venga, en realidad, a maquillarlos estableciendo alianzas postelectorales con el PNV como las que ya se apuntan para después de las elecciones.

El apoyo que, finalmente, ha dado el PSOE a la impugnación de estas listas proetarras, ha tenido, no obstante, cuidado en todo momento de no desairar a los nacionalistas del PNV. No hay que olvidarse de que el Fiscal General del Estado que -ahora sí- ha hecho su trabajo, es el mismo que, con el beneplácito del Gobierno, se negó hace unos meses a recurrir el “caso Atutxa” y la impunidad con la que los nacionalistas se habían negado a ejecutar la anterior sentencia del Tribunal Supremo que ordenaba la disolución del grupo parlamentario de los proetarras.

Hoy podemos celebrar el principio del fin de esa presencia proetarra en un parlamento; sin embargo, que un partido nacional esté dispuesto a establecer alianzas con los independentistas, tanto en Cataluña como en el País Vasco, continúa siendo una lamentable anomalía política que no tiene parangón en ninguna democracia occidental.

La vida y las patatas
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 28 Marzo 2005

El Supremo ha anulado la candidatura de Aukera Guztiak y esta plataforma ha anunciado la presentación del recurso correspondiente ante el Tribunal Constitucional, que tendrá que pro- nunciar la última palabra en este litigio. El nacionalismo institucional, mientras tanto, aprovechó los actos del Aberri Eguna para poner el grito en el cielo en defensa de la candidatura prohibida.

Se acusa a los tribunales y a los dos grandes partidos nacionales, el PSOE y el PP, de ilegalizar ideas, pero basta leer las diferentes resoluciones judiciales para comprobar que no es cierto. Los jueces se han preocupado por dejar claro en las sentencias que solamente se reclama a los partidos respeto a la legalidad y que actúen a través de cauces democráticos sin empleo de la violencia. No juzgan ideas. Lo único que se castiga es la existencia de connivencias con el terrorismo, y por eso se ilegalizó a Batasuna. Después, lo que se ha hecho ha sido impedir el retorno enmascarado de este partido con otras siglas.

Quienes critican la anulación de las listas de conveniencia reprochan que se exija una condena del terrorismo para que esas candidaturas sean admitidas. Esto tampoco es exacto. Lo que se exige es que las nuevas siglas disipen las sospechas que existen sobre su vinculación con Batasuna y, en último término, con ETA. En esas condiciones, una condena inequívoca del terrorismo etarra sería el mejor salvoconducto para neutralizar esos indicios, pero no se les prohibe por no condenar, sino por todas las demás sospechas acumuladas, sospechas que los interesados han sido incapaces de disipar satisfactoriamente.

Ocurre que cada vez que se les pide una condena de ETA, tanto si lo solicita la Fiscalía como si lo hace un periodista, los miembros de estas listas se marchan por los cerros de Úbeda. Como ejemplo, las declaraciones de la portavoz de Aukera Guztiak: «Sólo le puedo decir que estoy en contra de que la gente viva con miedo, de que se sienta amenazada, de que los presos estén en las condiciones que están, de que las mujeres sigan siendo maltratadas, del paro juvenil, de la carestía de la vida... No vamos a entrar en el juego de decir lo que quieren que digamos».

Si entre las preocupaciones de Aukera Guztiak se sitúan a la misma altura el derecho a la vida y la inquietud por el aumento del precio de las patatas, no debería extrañar a sus miembros que no se les conceda credibilidad cuando aseguran que nada tienen que ver con Batasuna.

Zapatero, Ibarretxe, Carod
Líderes
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Marzo 2005

Es increíble lo que se puede llegar a conseguir combinando la cortedad de miras con las estrategias de masas, los discursos planos con las tácticas de gabinete, la pobreza intelectual con los equipos. Un rasgo de la nueva era política española es el imparable ascenso de líderes repetitivos, apenas capaces de articular cuatro ideas-fuerza pero maestros de la manipulación sentimental. Así Zapatero, Ibarretxe, Carod, la emoción barata siempre a punto, campeones del pensamiento débil y la palabra huera. Están ganando porque conectan a la perfección con los suyos mediante mecanismos que tienen que ver con dinámicas y con fuerzas ciegas, del mismo modo que corre la electricidad.

Los nuevos líderes se relacionan muy mal con la verdad, hecho de profundas consecuencias: es desconcertante lo inútiles que resultan las críticas de sus adversarios. Inutilidad que se explica en parte por lo difícil que le resulta a la gente seria discutir con emisores de frases de diseño que eluden la interacción de las ideas. Los nuevos líderes se concentran en algo diferente: ponen todo su empeño en la consecución de una agenda secreta que es ajena o contraria a las reglas del juego constitucional. Políticos de sólida formación y experiencia se estrellan una y otra vez con ellos, es decir, con la imposibilidad de discutir un eslogan o de hacer valer la lógica formal con mercaderes de pasiones colectivas. Los mínimos éticos, como el respeto a la verdad, han desaparecido, de ahí la impunidad con que defienden sin disimulo el cierre de la Comisión del 11-M cuando las peores sospechas los persiguen.

Hasta el momento, a Zapatero, Ibarretxe y Carod les han fortalecido las críticas. En Cataluña ha sido imposible que se acepte algo tan sencillo como esto: si trazas una línea en el mapa señalando dónde no se puede matar esa misma línea señala dónde sí se puede matar. En el País Vasco va a ganar las elecciones alguien que sigue rentabilizando la equidistancia entre el terror y la legalidad democrática, que reestrena para la campaña la película de las dos orillas: de un lado los constitucionalistas y de otro Batasuna. Los años y la insistencia no han bastado para que la mayoría de los vascos rechace la simetría víctimas-verdugos.

Por eso el tiempo de ganar el lenguaje ya pasó. Fue una lucha importante y necesaria, y llegó a transformar para bien a cuantos aplicaron la buena fe en el análisis político. Pero hace ya mucho que se convenció al último. Insistir en lo mismo como única estrategia no sirve de nada. Hace falta algo más. La insistencia habrá de ir acompañada de algo que esos personajes obviamente poseen: un plan decidido, claro e inamovible, una agenda inalterable. Y a ver quién gana el pulso.

Ibarretxe critica la ilegalización pero busca el voto de Batasuna
Editorial El Mundo 28 Marzo 2005

En vísperas del comienzo de la campaña electoral del 17-A, la tradicional celebración del Aberri Eguna (Día de la Patria) estuvo marcada por la decisión del Tribunal Supremo de ilegalizar la candidatura heredera de Batasuna.

Los partidos nacionalistas y EB-IU coincidieron en criticar la sentencia, de la que responsabilizaron al Gobierno y atacaron al presidente Zapatero por impulsar la anulación de las listas de Aukera Guztiak (AG).

El lehendakari y candidato a la reelección sostuvo en el acto de su partido en Bilbao que «el talante y las sonrisas» se ha quedado «en hacer lo mismo que el Gobierno Aznar».

La intervención de Ibarretxe fue un acabado ejemplo de esa hipocresía política que caracteriza la estrategia del PNV muy a menudo.Por una parte, el lehendakari mostró en voz alta y tono ofendido su rechazo a que AG no pueda concurrir a las elecciones, pero por la otra no tuvo empacho en apelar a los huérfanos electores radicales, argumentando que él ha demostrado «que se puede ser demócrata y abertzale».

El destino de esos miles de votos que tendrán que optar por la abstención o por apoyar otras candidaturas es, ciertamente, objeto de controversia. Los partidos del tripartito vasco -PNV, EA y IU-EB - sostienen que la no concurrencia de Batasuna beneficia al PSOE y al PP por el sistema de reparto de escaños.

Sin embargo, los expertos aclaran que las formaciones nacionalistas se verán beneficiadas directamente por el trasvase de votos. Es indudable que Ibarretxe confía en esa bolsa de votantes para llegar a la mayoría absoluta nacionalista.

Por ello el lehendakari ha hecho oídos sordos al público llamamiento de los promotores de la lista anulada pidiéndole que adopte «medidas urgentes» para que el 17 de abril haya papeletas de AG en los colegios electorales.

Los ataques de Ibarretxe a Zapatero -«el talante y las sonrisas han quedado en hacer lo mismo que Aznar»- evidencian que el victimismo frente a la opresión española será, una vez más, la base de la campaña electoral del PNV.

El lehendakari ha amortizado ya los muchos gestos de distensión del presidente del Gobierno hacia él. Sin embargo, es dudoso que la sociedad vasca vaya a interiorizar este discurso, puesto que la estrategia de Zapatero de cara a las autonómicas vascas es radicalmente distinta a la de Aznar en 2001.

Ibarretxe convierte en el blanco de sus ataques al líder socialista porque éste ha situado las elecciones del 17 de abril como su gran prioridad. Las previsiones demoscópicas, sin embargo, apuntan a que es sumamente difícil romper el empate de votos entre nacionalistas-no nacionalistas.

Es muy probable que IU tenga la llave de la gobernabilidad.En ese caso, el director del Euskobarómetro, Francisco Llera, opina que Zapatero tendría que implicarse con todas las consecuencias para que IU no vuelva a pactar con Ibarretxe. Sería éste, en efecto, un escenario comprometido para el presidente del Gobierno.

http://www.elmundo.es/diario/opinion/1775246.html

IBARRETXE Y EL VOTO DE ETA
Editorial ABC  28 Marzo 2005

PESE a que el PNV siempre acusa al PP y al PSOE de inmovilismo, basta escuchar, año tras año, los discursos de sus dirigentes en el Aberri Eguna («Día de la Patria») para cerciorarse de que lo inalterable es el repertorio de argumentos nacionalistas. Veinticinco años de autogobierno vasco en sus manos y el PNV sigue diciendo lo mismo, lo que se explica sobre la base de un sentido retrógrado de la política y de la Historia. Lo mismo les da a sus dirigentes inventarse que la Ley de 1839 abolió los Fueros vascos -cuando realmente los confirmó- que impostar indignación por el rechazo del Congreso al plan Ibarretxe. El lendakari demostró ayer en el Aberri Eguna que el nacionalismo no sabe otra cosa que caminar en círculo sobre sí mismo. Sin embargo, gracias al Estado, y si el Constitucional rechaza el recurso de Eukera Guztiak, el PNV se va a encontrar por primera vez en unas autonómicas sin competidor real en su flanco abertzale. Dejando a un lado los falsos golpes de pecho del lendakari por la anulación de esa lista, el debilitamiento de la izquierda proetarra le allana el liderazgo en el frente nacionalista, cuestión central desde el Acuerdo de Estella. ETA ya no limita con Batasuna, sino con el PNV y si esta colindancia puede tener beneficios electorales para Ibarretxe y su partido, también aumenta, aún más si cabe, su responsabilidad frente al terrorismo.

En 2001, cuando Batasuna perdió la mitad de sus votos, Otegi emplazó a Ibarretxe a no malgastar el préstamo de voto abertzale que había recibido. La gente de buena fe le dio el beneficio de la duda y esperó que aprovechara la coyuntura para cooperar en la derrota de ETA. Ciertamente, optó por lo primero y no malgastó el préstamo, porque el resultado de la inversión ha sido una propuesta autodeterminista que cuenta con el visto bueno de ETA. Preguntarse en 2005 por lo que hará Ibarretxe a partir del 17 de abril si obtiene la mayoría absoluta con los votos proetarras, puede sonar a una duda pueril con tales antecedentes. Pero es preciso hacerla, para que el nacionalismo no traslade la confusión más allá de sus filas y no altere las prioridades éticas y políticas que incumben al Gobierno vasco. Lo preocupante no es tanto que Ibarretxe, con los votos de Batasuna, dé por refrendada su propuesta soberanista, sino que considere reforzado el régimen hegemónico implantado en este cuarto de siglo de autogobierno, y eluda el emplazamiento para luchar efectivamente contra el terrorismo.

Estado vasco
PABLO MOSQUERA La Voz 28 Marzo 2005

ABERRI EGUNA. Cita del nacionalismo vasco para celebrar el día de la patria vasca. Algo así como el reconocimiento de que son un pueblo (Euskal Herría), una nación (Euskadi), a la búsqueda de un Estado (construcción nacional en razón a derechos históricos).

Esta vez supone el inicio de la campaña a las elecciones en las que por vez primera se dan las siguientes circunstancias: el nacionalismo comparece en una sola lista; ya no se trata de más autogobierno o de reclamar las competencias estatutarias pendientes. La oferta es clara. Ganar para negociar de igual a igual, de la nación vasca con la nación española; se negociará cómo y en qué tiempos debe ser la relación entre Euskal Herría y el Estado español; derecho a decidir de los vascos con respecto a España, y derecho a pactar las fórmulas jurídicas de la relación.

Mientras, y para consumo interno del cuerpo electoral, el nacionalismo oferta un contrato social para avanzar, con un compromiso político (nuevo estatus con relación al Estado español y en la UE) compromiso socioeconómico, partiendo de los magníficos resultados que ha dado la capacidad de autogobierno de las instituciones vascas, que han logrado colocar los niveles de calidad de vida, desarrollo, renta y derechos sociales de los ciudadanos vascos a la cabeza de las comunidades del Estado de las Autonomías.

Sólo se olvidan dos «insignificantes detalles»: la clase política disidente con la propuesta nacionalista debe vivir bajo amenaza y con escoltas, lo que pone en entredicho la garantía de los derechos fundamentales; y el territorio de Álava no ha sido tenido en cuenta en todo este proceso hacia la secesión.

Por tanto, no es verdad lo que tan pomposamente denominan «proceso para la paz y la normalización».

Ibarretxe compareció ante su pueblo en la Pascua, como Moisés, asegurando que están a las puertas de la Tierra Prometida, por lo que su proyecto es para avanzar, mientras PP y PSOE quieren hacerles retroceder, pero ganar estas elecciones les dará toda la fuerza y razón para que el Faraón se pliegue a negociar la libertad del pueblo elegido de Dios (Aitor).

Y volverá a Madrid, con el mandato de un Parlamento vasco de mayoría absoluta para su plan, para negociar de nación a nación.

Por cierto, Madrazo, por si acaso, se ha quedado en medio, para prestar sus escaños a los que los necesiten, para mejor proveer su propio estatus.

LAS GUERRAS DEL AGUA
Editorial ABC 28 Marzo 2005

LOS manuales de Economía solían citar la paradoja del agua y los diamantes para explicar la formación de precios. Argumentaban que los diamantes eran caros por escasos, aunque no sirvieran para nada, y que el agua, pese a ser un bien absolutamente imprescindible para la vida, era tan abundante que su precio era insignificante. Mucho han cambiado las cosas y el agua se ha convertido en un recurso escaso que no puede resultar ya gratis ni económica ni políticamente. De hecho, siempre lo fue en grandes zonas del mundo y los intentos ilustrados de modernización de España han tenido siempre que ver con la búsqueda de un uso racional del agua. Precisamente por ser escaso, definir los derechos de propiedad sobre este líquido es importante y complejo. Tanto que gran parte del problema en Oriente Próximo, por ejemplo, tiene mucho que ver con el uso del agua, y su eventual solución, con encontrar una forma de reparto aceptable para todos.

Uno de los mayores desvaríos a los que ha dado lugar el Estado de las Autonomías tiene precisamente que ver con la propiedad del agua. Por oportunismo y puro cálculo electoral, se ha consolidado la idea de que los ríos son propiedad de la Comunidad en la que nacen y que ellas tienen derecho preferente a decidir su utilización. La soberanía puede ser del pueblo español, pero el agua es de los manchegos o de los aragoneses. Todos los partidos sin excepción han caído en el mismo pecado, pero ha sido el PSOE el que lo ha convertido en doctrina oficial con su oposición al Plan Hidrológico Nacional y al trasvase del Ebro para consolidar Aragón en manos socialistas más que por presuntas razones ecológicas. Y está a punto de repetir el mismo error con el trasvase Tajo-Segura.

La ministra de Medido Ambiente ha hecho encaje de bolillos para desactivar un conflicto entre Comunidades que amenazaba también con producir divisiones serias en el seno de su partido, pues los socialistas valencianos y murcianos ya habían sufrido bastante con el PHN para resistir otro agravio. Pero el acuerdo es frágil, el conflicto permanece latente y puede repetirse si el Gobierno no actúa con sensatez y energía en defensa del interés nacional y olvidándose de todo clientelismo.

El presidente de Castilla-La Mancha, un eficiente pero discreto colaborador de Bono todos estos años, parece decidido a hacerse popular por haber devuelto el agua a los manchegos. Pero el problema de su Comunidad no es de agua, sino de falta de infraestructuras para su aprovechamiento; unas infraestructuras previstas desde el año 1971 que data la ley del Trasvase y que nunca se han acometido, lo que impide utilizar los 50 hectómetros cúbicos de agua previstos para esa región. Por eso, el acuerdo alcanzado prevé inversiones en infraestructuras hidráulicas por importe de 2.000 millones de euros. Haría bien Barreda en trabajar en concretar proyectos y calendario y en olvidarse de reclamar la derogación del trasvase y la reducción progresiva de la cuota murciana. Haría bien Murcia en asegurar el uso eficiente del agua que recibe y en justificar más allá de toda duda los 450 hectómetros cúbicos adicionales que dice necesitar y que presuntamente obtendría del polémico plan de desalinizadoras. Y haría bien la ministra Narbona en dejar de hacer electoralismo con el agua y en definir de una vez una política de precios que asegure que este bien escaso de todos los españoles se asigna en función de su rentabilidad económica y social y no en razón de presuntos títulos de propiedad territoriales que nos conducirían a un enfrentamiento permanente.

El ventajismo electoral del PNV
Lorenzo Contreras Estrella Digital  28 Marzo 2005

En el aberri Eguna de este año se ha podido apreciar el esfuerzo del PNV por desmarcarse de ETA al mismo tiempo que descalificaba el veto a las candidaturas de Aukera Guztiak. Por consiguiente, los nacionalistas vascos han aparentado no estar ni con el Tribunal Supremo, que es tanto como decir el Gobierno, ni con la banda terrorista, que en alguna medida podría comprometer el sentido de la decisión electroral de una sociedad cansada por la crispación y la inseguridad que ETA determina. El discurso del lehendakari Ibarretxe ha sido bastante explícito, aunque eso no tenga por qué significar que haya sido plenamente sincero. Pero, por razones obvias, el jefe del Gobierno vasco ha preferido establecer las distancias que le convienen a la vista de las elecciones del 17 de abril.

A Ibarretxe le interesaba poner en solfa las actitudes de Zapatero y su pretendido talante conciliador adobado de sonrisas. Este Aberri Eguna ha sido claramente electoralista. La identificación del actual presidente del Gobierno con el anterior ha formado parte de la sustancia de los diferentes mensajes y, en especial, del dirigido por el lehendakari a la opinión nacionalista y vasca en general. Por consiguiente, tanto monta, monta tanto, ZP como Aznar.

Esto no significa que la política de Zapatero no resulte preferible para el PNV. Se trata de la conveniencia del momento. Cuando se produzcan los resultados electoralistas será llegada la oportunidad de calibrar a qué juegan los socialistas bajo la dirección de Patxi López y, a distancia, de su líder a escala nacional. A los dirigentes del PNV, mientras tanto, deben interesarle bastante las decisiones del Tribunal Supremo, primero, y, dentro de pocas horas, del Tribunal Constitucional. Desde Batasuna y el frente abertzale se ha planteado la visión polémca de una situación que pretende diferenciar a la plataforma electoral vetada por el Supremo y eventualmente por el Constitucional de una formación ideológica encajable en las prohibiciones de la Ley de Partidos. La propia Aukera Guztiak ha elaborado su recurso al TC sobre la siguiente argumentación ahora repetible: “Salvo que la finalidad perseguida por la ilegalización de los partidos sean sus ideas o proyectos, es innegable el derecho de cualquier persona que no esté privada de sus derechos civiles y políticos a promover una candidatura. Ésta es una de las claves principales de las alegaciones presentadas por AG y rechazadas por el Supremo. Siguiendo su hilo conductor, ideas y personas también son ilegales”.

Esto quiere decir que las alegaciones al Supremo se repiten en el recurso al Constitucional y posiblemente provoquen alguna división en su seno. De todos modos, el TC tiene poco tiempo para llegar a conclusiones fáciles. Nadie con un poco de sentido común puede dudar de la vinculación de la plataforma antes mencionada con Batasuna y, por consiguiente, con ETA. Sin embargo, el derecho se presta a matices y no es fácil sortear sus exigencias formales.

La cantera de razones que se va a a regalar al PNV en la inmediata campaña electoral vasca resulta evidente. Un auténtico filón de razonamientos capaces de influir en el electorado cuyo voto se requiere. Sin mover un dedo, los nacionalistas se van a beneficiar del victimismo manejado por sus “compañeros de viaje”, los abertzales de la “lista blanca”.

El año del talante
Por José A. Rodríguez Alonso
Cortijo Digital 28 Marzo 2005

Ya se ha cumplido un año de presidencia socialista bajo el mandato de Jose Luis Rodriguez Zapatero (ZP para los amigos) y existe una palabra para calificar a su persona y a su Gobierno, "talante".

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, talante sería el modo de ejecutar una cosa. Quizá eso es lo que ha
hecho Zapatero, ha ejecutado medidas pero con un solo fin, captar el mayor numero de votos posibles con vistas a las elecciones venideras.

Decidió colocar el mismo numero de ministros y ministras en su Gobierno aunque no llego a percibir si eso es lo idóneo o no, mas bien
casi le doi una pequeña ventaja a las mujeres pues entre ellas hay una ministra- fraila ( según declaraciones de la afectada) y no me negaran que el toque religioso- espiritual aunque se rechace, siempre se puede presentar una texitura que haga necesario recurrir a él.

Precisamente en este contexto se ha divulgado en los últimos dias la posibilidad de que ZP and muchachos/as, acaben con las manifestaciones publicas religiosas, entre ellas, los defiles procesionales de Semana Santa.

Se imaginan ¿que ocurriria si ZP mostrara una vez mas este tipo de talante?. ¿Como reaccionarian los españoles y en particular los andaluces- donde mas arraigo conserva- ?. Con el permiso de ZP yo recurro a una frase ya legendaria…"yo que tu no lo haria Flanagan!!"

También, sacó las tropas españolas de Iraq y eso si parece lo idoneo pero lo que no puedo entender es que defienda hace unos dias en la Cumbre de la Liga Arabe en Argelia que la democracia de Iraq es un modelo a seguir por los paises islámicos cuando él en su momento no aprobó la intervención de tropas extranjeras (incluidas las españolas) en dicho territorio para instaurar la democracia.

De la misma manera, se unió a los republicanos catalanistas para reforzar su autoridad en el hemiciclo. Es logico entender la relación (¿pareja de hecho?) entre Zapatero, Carod y Maragall (con souffle y todo) pero lo que no llego a captar es el vínculo entre Cristobal Colón, la Pilarica y el generalisimo Franco (que investiguen los del tomate) ya que ERC ha pedido que se suprima el dia de la Hispanidad como Fiesta Nacional por similitud con el regimen franquista.

Otra medida conectada con Franco es la retirada de todas las estatuas del caudillo que quedaban por la geografía hispana. Según dicen, era símbolo de la división de España y del enfrentamiento entre españoles.

Según un teletipo de última hora, se informa que el agujero del Carmel será utilizado de almacén para el establecimiento de monumentos tales como el dios Neptuno o la diosa Cibeles, culpables, igualmente, de la división de España y del enfrentamiento entre los españoles. ¡Visca el Barça!

Medida importante del gobierno socialista ha sido la ruptura o mas bien enfriamiento de las relaciones internacionales con paises como
Estados Unidos y el advenimiento de una periodo de esplendidas relaciones con otros como Venezuela o Cuba.

Se terminó la época de los finales Made in Hollywood y las hamburguesas de Mac Donalds para dejar paso a grandes seriales como "Cristal" o "La Dama de rosa" y deleitarnos con uno de los grandes inventos del siglo XXI, la olla "express" del comandante Fidnel. ¡Fastidiate Bush!

Por último, reseñar las valiosas aportaciones lingüisticas de ZP al idioma de Descartes, Robespierre y el cardenal Richelieu. La Asamblea Nacional Francesa quedó boquiabierta ante el dón de lenguas de Monsieur Zapatero. Jose Luis, deja la política, lo tuyo es el CABARET.

Talante?, mmmmm, crudo lo tenemos.

Una actitud deplorable
Por Justino Sinova El Mundo  28 Marzo 2005

La política en Euskadi ha llegado a tal grado de irrealidad que la ilegalización de los agentes de los terroristas es tenida por un escándalo. El escándalo sería -como ha sido- la aceptación de los apoderados de los terroristas en la vida democrática.

Pero no; para los nacionalistas llamados moderados -así llamados por costumbre y no por precisión- la perversión está en la actuación del Estado de Derecho contra los terroristas y sus amigos.

Digo de entrada que esto es una irrealidad pero es algo mucho peor, es una inmoralidad y una hipocresía, que no enojan ni intranquilizan como deberían a muchos en esa autonomía del norte de España.

Dirigentes del PNV han atacado la anulación por el Tribunal Supremo de las listas electorales de Aukera Guztiak. En la línea del lehendakari Ibarretxe, el parlamentario peneuvista Rubalkaba la ha calificado de «barbaridad democrática» y el presidente del partido, Imaz, ha hablado de «recorte de derechos civiles».

Poco importa que lo hagan con la secreta esperanza de atraer los votos del entorno etarra, porque lo que están construyendo es la figura de un dirigente político dispuesto a aceptar la presencia del terrorismo en la escena política como un factor más con el que haya que contar.

Eso no es democrático, ni racional, ni, por supuesto, prudente. Un profesor de Oxford que viniera a observar científicamente el fenómeno sentenciaría, después de salir de su asombro, que eso es inaceptable desde los más elementales parámetros democrático. Otros dirían que es, simplemente, una locura.

La decisión del Supremo, en recta práctica jurídica, retira de la carrera electoral a quienes no respetan las reglas del juego. Aplica para ello la Ley de Partidos Políticos, reformada por iniciativa del anterior Gobierno, que ya permitió la ilegalización de Batasuna y que sirvió para estrechar el cerco legal sobre el terrorismo etarra.

Se va a conseguir, con ello, eliminar de los órganos representativos a los cómplices de ETA, lo cual es una buenísima noticia para esta democracia nuestra tan débil tantas veces, tan acobardada ante los fanfarrones de la violencia. Ayer Ibarretxe comparó a Zapatero con Aznar y lo dijo como un insulto.

Pero Aznar aplicó la razón democrática contra los terroristas y sus amigos, y Zapatero sigue esa práctica ortodoxa, corroborada por el más alto tribunal.

Lo que no es de recibo es lo del PNV, cuyos dirigentes, con estas cosas, se ponen al margen de la democracia.Seguramente se frotan las manos en privado por la ilegalización del montaje político de ETA. Pero su actitud pública es impresentable, democráticamente deplorable.

http://www.elmundo.es/diario/opinion/1775243.html

Fiesta nacionalista
Editorial El Correo 28 Marzo 2005

Ayer el nacionalismo vasco celebró el Aberri Eguna por vigésimo octava ocasión desde que se restablecieran las libertades. Durante el franquismo y en los años de la transición el domingo de Resurrección había sido para los abertzales una fecha reivindicativa. La paulatina consolidación del autogobierno pareció convertirla en una jornada conmemorativa, dejando en manos del nacionalismo más radical las celebraciones del agravio. Sin embargo, desde que el nacionalismo gobernante comenzara a deshacerse del consenso estatutario, el Aberri Eguna ha vuelto a adquirir un tono netamente vindicativo. Si durante los ochenta los mensajes de los distintos actos en que se dividía el nacionalismo ofrecían notables diferencias entre el pragmatismo de unos y el irredentismo de otros, en los últimos años esas diferencias se han visto reducidas a causa del discurso soberanista común, con matices, al conjunto de las formaciones abertzales.

La fiesta nacionalista de ayer, a veinte días de las elecciones del 17 de abril, se convirtió en la exposición pública de los planes nacionalistas. El lema del PNV, 'Nos toca decidir', constituyó todo un ejemplo de la peligrosa pedagogía en la que incurren los jeltzales. Quienes vienen ostentando el gobierno de la autonomía de Euskadi en exclusividad inducen en la comunidad nacionalista la sensación de que hasta ahora los ciudadanos vascos no han podido decidir de verdad. Por un lado, dicha idea contribuye a debilitar el arraigo que el binomio democracia-autogobierno ha adquirido en la ciudadanía a lo largo de estos años. Por el otro, incita a los más radicales a ir más allá de la proclama del PNV, alimentando su irredentismo y propiciando que la quimera abertzale acabe instalándose en un futuro que se adivina inalcanzable cuyo efecto inmediato es la promoción de la insaciabilidad política como clave de bóveda de la comunidad nacionalista. Imaz advirtió ayer de que su patria no es la misma que la de los terroristas. Pero parece indudable que la presencia de la izquierda abertzale -bien como acicate radical en el seno del nacionalismo, bien como bolsa de reserva electoral- ha contribuido a que las metas del PNV se hayan acercado tanto a los objetivos dictados desde el terror.

Desde que se restablecieran las libertades en 1977 y hasta que veinte años después el PNV comenzara a renunciar al consenso democrático para dibujar el futuro del autogobierno, el nacionalismo vasco ha fomentado la esperanza de que, llegado el momento, no llevaría las cosas hasta el final. Es cierto que, a lo largo de este último cuarto de siglo, en muchas ocasiones el PNV ha hecho mención de sus aspiraciones máximas como recurso negociador, incluso como gesto de simple amago. Pero cuando hoy Ibarretxe enarbola la negociación como la meta hacia la que empujar al PSOE y al PP es inevitable pensar que se trata de una añagaza dispuesta para edulcorar sus verdaderas intenciones, que no son otras que las reveladas en la trayectoria que ha descrito con el blindaje de su Plan a prueba de cualquier diálogo que pueda entenderse como tal. En la celebración del Aberri Eguna, y a cuenta de la anulación de Aukera Guztiak por sentencia del Tribunal Supremo, Ibarretxe denunció que tanto el PSOE como el PP no quieren volver a ver en las Cortes a «un lehendakari defendiendo el derecho del pueblo vasco a decidir su futuro». Pero por mucho que los dirigentes nacionalistas traten de imputar a las formaciones no-nacionalistas las culpas del desencuentro mediante la falaz muestra de una disposición negociadora, ni el PNV ni sus responsables institucionales podrán sacudirse la responsabilidad que contraen al enarbolar su proyecto soberanista como una condición irrenunciable y por tanto innegociable para el nacionalismo.

Batasuna, Aralar, el llamado Foro de Debate Nacional así como los representantes de AG expresaron ayer su abierta disconformidad con la sentencia del Supremo. De su boca volvió a surgir el consabido argumento de que sólo mediante la representación institucional de la izquierda abertzale, como agente clave en el conflicto, podrán hallarse vías de solución. Tal razonamiento, con distintas variantes, es compartido en demasiadas ocasiones por el conjunto del nacionalismo que así evita enfrentarse a la verdadera raíz de eso que denomina 'conflicto': la persistencia de una banda terrorista que controla al dictado el comportamiento de la izquierda abertzale, condicionando así también la conducta del resto del nacionalismo. Es precisamente la exclusión drástica y definitiva de ETA del juego político y su desaparición como poder fáctico terrorista lo que propiciaría la siempre deseable inclusión de todas las opciones en el marco parlamentario. Lo contrario sería tanto como admitir que la legalidad de la izquierda abertzale encuentra en la existencia de ese poder su razón de ser. Sería tanto como admitir que pueden aprovecharse de la democracia quienes hoy no tienen otro objetivo que justificar la existencia de ETA. El hecho de que ayer mismo la representante de AG, Rodríguez de Lera, no fuese capaz de emplear más que un «lamentamos toda conculcación de derechos humanos» para evitar la condena expresa del terrorismo refleja hasta qué punto la izquierda abertzale prefiere situarse fuera de juego antes que acatar las reglas que la Ley ha establecido para preservar la libertad, la vida y la seguridad de todos.

Libros
Democracia secuestrada
Nuestra democracia está secuestrada por los aparatos de los grandes partidos políticos. Resulta, por tanto, necesario y urgente revitalizarla para conseguir alejar el olor rancio que despide. ¿Cómo? El autor considera que el único camino posible se sustenta en el debate, no como un elemento más de la configuración democrática, sino como su misma esencia. Sin debate, no hay democracia. La verdadera democracia es debate permanente.
Periodista Digital 28 Marzo 2005

Párrafos extraídos del libro:

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimanas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.

El Estado, la gran institución creada por el hombre moderno para salvaguardar la paz y la armonía y preservar sus derechos y libertades, ha sido el mayor fracaso de la actual civilización".

Si asumimos el análisis de que los actuales poderes han fracasado, es urgente, entonces, sustituir a esos poderes por otros más eficaces. Esta línea argumental nos hace chocar de frente con la urgencia de transformar nuestra sociedad. Necesitamos un giro ético prometedor y nuevo que nos lleve, directamente, a sustituir el protagonismo hipertrofiado de las administraciones por el protagonismo de los ciudadanos, a valorar más a la persona, a depositar nuestra confianza plena sólo en lo que podemos controlar muy de cerca. Nuestra vida y nuestro mundo son demasiado importantes para que deleguemos su dirección y custodia en ineficientes administradores lejanos. No olvidemos a Jean-Jacques Rousseau cuando dijo "en el instante en que un pueblo permite ser representado, pierde su libertad", o cuando afirmo "no puede haber patriotismo sin libertad; ni libertad sin virtud; ni virtud sin ciudadanos. Crea ciudadanos y tendrás todo lo que necesitas; sin ellos no tendrás sino esclavos envilecidos, desde los gobernantes del Estado hacia abajo".

Que nadie piense que la fiera está en la jaula. El Estado está en libertad y sólo nos quedan dos opciones: encadenarlo o rezar para que la fiera esté saciada.

Hasta nuestros días, ya en la alborada del tercer milenio, tras haber atravesado periodos históricos de oscuridad y crueldad inimaginables, con millones de seres humanos asesinados por unos Estados que, sin descanso, alimentaron su poder por encima de cualquier otro objetivo, no ha sido posible plantear con fundamento y esperanza el principio del fin de una larga noche histórica, la de los Estados desbocados y con "sobredosis" de poder. De pronto, como por arte de magia, ese Estado que tantas veces a lo largo de la historia vendía con engano su imagen de imprescindible regulador de la vida social, de interventor económico en favor de los débiles o de defensor de las fronteras frente a pueblos injustamente pintados de maldad por la propaganda, aparece hoy, ante los ojos del ciudadano, desnudo, con todas sus miserias y mezquindades a flor de piel, desfasado, retrógrado, con la mente atrofiada por el abuso del poder, con el alma embrutecida por la represión y con las manos manchadas de sangre.

Cada paso dado por la sociedad civil en busca de más libertad ha resultado casi siempre un retroceso de las libertades ciudadanas y un incremento del poder estatal, acompanado con frecuencia de un nuevo pisotón a la dignidad humana

Hemos sido tan insensatos que hemos abierto demasiadas veces el santuario más sagrado, las puertas del poder común, de la administración de nuestros Estados y gobiernos, a depredadores de bajos instintos y hemos permitido que durante siglos esos malos administradores nos acosen, nos persigan, nos roben y nos asesinen. Durante demasiados siglos hemos sido cobardes y hemos aceptado que nos enganen con mentiras insostenibles. Para justificar el vergonzoso espectáculo de los enfrentamientos, rencillas y cuchilladas en la cúspide del poder o para mantener privilegios y ventajas inconfesables nos hablan del rango del Estado y de las necesidades de la representatividad, o nos dicen que la política es así, o que en política todo vale, olvidando principios mayores como la primacía del bien común o la prioridad del servicio al ciudadano.

A pesar de las dificultades, aunque el poder disponga hoy de más recursos que nunca para erradicar la ciudadanía (miedo, manipulación, disuasión, sanciones y violencia), el ser humano ha decidido dar otro empujón a la historia, abandonar el ropaje del súbdito y volver a colocarse las vestimentas de ciudadano. Cree que no hay otra forma de garantizar el futuro. Aunque algunos hayan alertado de manera enganosa que un exceso de democracia puede poner en peligro las instituciones, el camino correcto ya fue senalado por Alfred Emanuel Smith, cuando dijo que "todos los males de la democracia pueden curarse con más democracia". En la democracia sólo se hace el camino al andar.

Por democracia entendemos una sociedad libre, no oprimida por poderes políticos, ni dominada por oligarquías en la que los gobernantes responden ante los gobernados. Una sociedad es democrática cuando es abierta y cuando el Estado está al servicio de los ciudadanos y no al revés. La definición más brillante y difundida de la democracia quizás sea la pronunciada por Lincoln en Gettysburg, en 1863: "government of the people, by the people, for the people" (gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo).

Autor: Francisco Rubiales; Editorial: Almuzara; IBSN: 84-96416-33-X;
Edición: Primera; Fecha: marzo 2005; Tamaño: 15x23; Páginas: 256
http://www.editorialalmuzara.com

Los profesores que perderán su estabilidad laboral por no hablar euskera acuden a Enrique Múgica
EFE/Madrid ABC 28 Marzo 2005

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha recibido a una representación de los 157 profesores de la enseñanza pública vasca que no hablan euskera y que llevan cerrados más de un mes en el Instituto Bertendona de Bilbao para defender su estabilidad laboral.

Los profesores, que se consideran afectados por un decreto del Gobierno Vasco sobre el proceso de euskaldunización, han expuesto su situación ante Múgica y le han entregado documentación sobre este conflicto.
Tras el encuentro, los profesores han criticado que el lehendakari no les haya recibido tras 11 meses y sí se haya reunido, en menos de un día y durante dos horas, con Aukera Guztiak. En declaraciones tras entrevistarse con Múgica, el portavoz de ese colectivo, Pablo García de Vicuña, consideró esa diferencia de trato "sorprendente" y "claramente discriminatoria".

García de Vicuña, junto a las profesoras Olga Cabezas y Carmen Prieto explicaron que su problema parte de la aprobación del decreto de julio de 2004 de la Consejería de Educación que establece dos niveles de aprendizaje de euskera y dispone que quienes no hayan alcanzado el más bajo no podrán estar en el sistema educativo con carácter estable.

Este es el caso de 157 profesores interinos, todos ellos con más de 15 años de antigüedad según sus representantes, que tras varios intentos no han superado las pruebas del nivel 1 y por tanto perderán su actual estabilidad para pasar a integrar listas de sustituciones, lo que les supondrá "trabajar meses y días sueltos".

Los representantes de los afectados denunciaron que si bien la Consejería califica el nivel 1 como "coloquial" en la práctica se ha ido subiendo la exigencia hasta suponer un conocimiento mucho más alto, similar a un cuarto curso de los cinco que supone el estudio de una lengua en la Escuela Oficial de Idiomas.

Ante la actitud de la consejera, Anjeles Iztueta, quien señaló que la única salida para estos profesores es seguir estudiando hasta aprobar las pruebas, explicaron que lo siguen haciendo, aunque su nivel de aprendizaje avance más lentamente que el de otros profesores. Denunciaron que se les intente presentar como "vagos y maleantes" que no cumplen su obligación y están en contra del idioma vasco.

"Ese es un juego político en el que no vamos a entrar", dijo García de Vicuña quien subrayó que en el colectivo hay personas con diferentes tendencias políticas que han tratado siempre de obviar reclamaciones de ese tipo.
Para los profesores afectados por la situación la solución sería la paralización del decreto o al menos la adopción de medidas que permitan recuperar su estabilidad "creando 157 nuevas estabilidades", lo que podrían hacer la administración vasca, como ya hizo en el proceso de integración de las ikastolas en la enseñanza pública.

Los 157 profesores se encerraron el pasado 22 de febrero en el Instituto Bertendona de Bilbao para reclamar "un puesto de interinos estables, que es el que teníamos y en lo que nos ampara la Ley de la Función Pública Vasca", según explicó el portavoz de los docentes afectados, Pablo García de Vicuña.

El PNV se burla de la Ley de Partidos en una veintena de localidades vascas y permite participar a Batasuna
Renuncia a tomar posesión de cuatro alcaldías para que sigan en manos de HB Contribuye junto a EA a que los ex concejales de EH ejerzan como ediles de pleno derecho Utiliza el euskera como arma arrojadiza en algunos consistorios
PNV y EA se están burlando de la Ley de Partidos en una veintena de localidades vascas permitiendo a los ex concejales de Batasuna que puedan participar, casi con total normalidad, en la vida política del Consistorio. Entre otras cosas, les permiten registrar mociones en los Ayuntamientos que luego son asumidas por los nacionalistas para que vayan los plenos, durante los cuales les permiten argumentar en las votaciones como si fueran prácticamente ediles de pleno derecho. A esto se une que en cuatro consistorios guipuzcoanos los electos de PNV-EA no han tomado posesión de sus cargos, lo que hace que el Ayuntamiento esté regido todavía por el alcalde anterior a las elecciones de 2003, en todos los casos de Euskal Herritarrok.
J. Arias Borque La Razón 28 Marzo 2005

Vitoria- En los primeros días de junio de 2002, el Congreso de los Diputados aprobó con 295 votos a favor (PP, PSOE, Coalición Canaria y Partido Andalucista), 29 abstenciones (CiU, BNG, Chunta Aragonesista e IU) y tan sólo diez votos en contra (PNV, EA, ERC e Iniciativa per Catalunya) la Ley de Partidos. Los nacionalistas vascos se mostraron totalmente en contra de esta ley. El por entonces portavoz del PNV en la Cámara Baja, Iñaki Anasagasti, y la representante de Eusko Alkartasuna, Begoña Lasagabaster, aseguraron que la ilegalización sólo serviría para radicalizar aún más la situación de la comunidad vasca.

Días más tarde, el Congreso instaba al Tribunal Supremo a iniciar el proceso de ilegalización de los brazos políticos de la organización terrorista ETA. De forma paralela, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón comenzaba los trámites para suspender cautelarmente a Batasuna. Meses después, el 28 de marzo de 2003, el Supremo notificaba la sentencia que ilegalizaba al conglomerado Batasuna-Euskal Herritarrok-Herri Batasuna, y ordenaba el cese inmediato de las actividades de estas formaciones.

Apoyo de PNV-EA.
Este rechazo por parte de los dos principales partidos nacionalistas vascos, PNV y Eusko Alkartasuna, a la Ley de Partidos no ha sido durante estos años meramente teórico, sino que en ocasiones a través de triquiñuelas y otras veces con total impunidad y de forma descarada están colaborando para puentear en la medida de lo posible esta ley, permitiendo a Batasuna participar de forma activa en numerosos ayuntamientos vascos. PNV y EA dejan a los miembros de las plataformas ilegalizadas que concurrieron a las elecciones municipales vascas participar con casi total normalidad en los ayuntamientos vizcaínos de Ondarroa, Erandio, Gecho, Sestao y Elorrio; los consistorios alaveses de Santa Cruz de Campezo, Salvatierra, Cuartango y Llodio; así como en los ayuntamientos guipuzcoanos de Azpeitia, Lezo, Lazcao, Urrechu y Beasaín.

Más clara es la situación de los ayuntamientos guipuzcoanos de Irura, Itsasondo, Leaburu y Aizarnazabal, donde la Alcaldía está en manos de Batasuna. La fórmula es sencilla y ya fue denunciada por LA RAZÓN en octubre de 2004. Los ediles elegidos en estas localidades en las últimas elecciones municipales y que deberían configurar actualmente los distintos ayuntamientos municipales no han tomado posesión de sus cargos, por lo que la ley establece que mientras esto suceda debe regir los destinos del Consistorio un alcalde en funciones, que no es otro que el que tuviese el pueblo antes de las elecciones. Los cuatro pueblos contaban con alcaldes de Euskal Herritarrok.

Una situación, la de estos cuatro municipios, que a día de hoy no tiene viso alguno de resolverse. El diputado general de Guipúzcoa, José Juan González de Txabarri (PNV), respondió en las Juntas Generales del territorio a una pregunta escrita del grupo juntero del Partido Popular que «la Diputación Foral no tiene actualmente competencia en la designación de comisiones gestoras municipales en caso de que en una lista electoral de candidatos a concejales no queden candidatos ni suplentes para cubrir las vacantes producidas por fallecimientos, inca- pacidad o renuncia de otros integrantes de la misma candidatura».

Ni PNV ni Eusko Alkartasuna, responsables de esas listas, parecen tener tampoco la más mínima intención de elegir nuevos militantes para ocupar estos puestos. Estos ayuntamientos funcionan como si no sucediese nada. Prueba de ello es que el 10 de agosto de 2004 el Boletín Oficial de Guipúzcoa anunciaba las bases para optar a un puesto de secretario-interventor en el municipio de Leaburu, firmado por el alcalde batasuno de la localidad, José Cruz Goñi Lizartza, supuestamente con su puesto únicamente en funciones.

Ediles de pleno derecho. La intención de las dos principales formaciones del nacionalismo vasco es que los representantes de Batasuna puedan puentear la Ley Partidos de la mejor forma posible: permiten registrar mociones en el registro de los consistorios, intervenir en el pleno, en el debate de los puntos del día como si fueran un concejal más, incluso sentándoles en la misma mesa que al resto de ediles, y participar en Comisiones de Gobierno y Comisiones Informativas. Todo ello, para intentar que puedan participar de forma directa en la vida política de estos municipios.

En muchos de estos ayuntamientos se permite a los ex ediles de Batasuna aportar sus valoraciones en cada uno de los puntos del orden del día que se van a votar, algo que sólo está permitido a los miembros de la corporación. Las personas que no son cargos públicos sólo pueden intervenir al fin del pleno, en el momento de ruegos y preguntas. No sólo se les permite esto, sino que además lo afirmado durante el mismo por los abertzales queda después reflejado en las actas municipales, así como su asistencia al pleno. Pero no sólo está constatada la presencia de los ex ediles de Batasuna en las sesiones, a las que puede acudir cualquier ciudadano, sino también en Comisiones Informativas y Comisiones de Gobierno, donde un ciudadano cualquiera no puede acudir y se llevan cabo a puerta cerrada. La ubicación de estos representantes en los consistorios también es muy indicativa. Y es que en Azpeitia, por ejemplo, los tres miembros de la izquierda abertzale que acuden se sientan en la misma mesa plenaria que el resto de los concejales.

En muchos de estos consistorios se permite a los miembros de las plataformas registrar sus mociones en el Consistorio, mociones que luego son asumidas por PNV-EA para que puedan ser debatidas en el pleno. Un hecho muy simbólico al respecto es que a la hora de hacer este registro, como en el caso de Llodio, el representante de la plataforma ilegalizada local tacha en el apartado de identificación el término DNI e incluye en bolígrafo el término EHNA, cuyo número incluye a continuación. El EHNA es el DNI abertzale que preconizan los nacio- nalistas para reivindicar de ese modo la nacionalidad vasca, un documento que carece de cualquier tipo de valor legal o identificativo.

Cesión de concejales . Otra de las formas que ha intentado utilizar el nacionalismo para restituir a la izquierda abertzale en los consistorios ha sido la cesión de concejales. Hasta ahora dos casos se han hechos públicos. El primero, en la localidad guipuzcoana de Lizartza; el segundo, en la alavesa de Llodio. El caso de Lizartza fue el más llamativo de los dos, debido a que el involucrado en los hechos fue el miembro de la Ejecutiva del PNV y portavoz de los nacionalistas en el Parlamento vasco, Joseba Eguibar. «Esta formación no puede responsabilizarse de los comportamientos, actos u omisiones que los nuevos candidatos propuestos en Lizartza pudieran realizar bajo las siglas del PNV». De este modo, la Ejecutiva del PNV echaba abajo el intento de Eguibar de dar paso en un Consistorio en el que encabezó la lista de PNV-EA en las municipales a tres integrantes de la lista ilegalizada local.

El caso de Llodio fue denunciado por LA RAZÓN el pasado mes de julio de 2004. El alcalde de la localidad alavesa, Jon Carla Menoyo (PNV), ofreció a la izquierda abertzale un edil, según desvelaba el boletín interno de la ilegalizada Laudio Aurrera: «Les presentamos una fórmula para recuperar los tres concejales obtenidos en base a los votos recibidos. La contraoferta verbal fue poner a nuestra disposición un concejal como interlocutor y vehiculizar nuestras mociones».

El PSOE defiende un uso limitado de las lenguas cooficiales en el Senado
R. A. La Razón 28 Marzo 2005

Madrid- El portavoz del PSOE en la ponencia creada en el Senado para estudiar el régimen lingüístico, José Ignacio Pérez Sáenz, afirmó ayer que la Comisión General de las Comunidades Autónomas debería ser donde se emplearan otras lenguas distintas al castellano por ser el foro que representa «la naturaleza del futuro Senado».
El PSOE es partidario de que el catalán, el euskera y el gallego puedan usarse en el Senado de manera limitada y no en todos los debates de la Cámara, como exigen los grupos nacionalistas.

Pérez Sáenz, en declaraciones a Efe, opinó que este planteamiento de uso limitado sería el «objetivo» y «la fórmula, igual definitiva», para introducir estas lenguas en la Cámara Alta, si bien precisó que tendrá que ser la ponencia la que fije un criterio definitivo.

Según el portavoz del PSOE en la Comisión General de las Comunidades Autónomas, este modelo combinaría el «concepto extensivo» que los grupos nacionalistas hacen sobre el uso lingüístico con el «restrictivo» que defiende el PP
El senador socialista recordó que en el debate sobre el Estado de las Autonomías, que se ha celebrado en esta comisión en dos ocasiones hasta la fecha, ya se permite el uso de las lenguas cooficiales.

Respecto al tratamiento que se dará al valenciano, denominación que se da al catalán en esa Comunidad Autónoma, Jose Ignacio Pérez Sáenz defendió la búsqueda de una solución para evitar «ofender» a los ciudadanos de esta región.

En este sentido, informó de que el Gobierno de la Generalitat valenciana ha solicitado la comparecencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante la Comisión General de las Comunidades Autónomas para que dé su opinión sobre este asunto.

La ponencia sobre el régimen lingüístico en el Senado, creada el pasado día 8, celebrará su primera reunión tras las vacaciones de Semana Santa y, según el portavoz del PSOE en la cámara alta, podría tener concluidos sus trabajos en este verano.

El PSOE ataca como siempre la unidad de España
Nota del Editor 28 Marzo 2005

El PSOE vende la unidad de España al mejor (im)postor. El transcurso de cada día es un contínuo sobresalto para la ciudadanía española: siempre se superan con la estupidez-trueque-moneda de cambio siguiente que van soltando a quienes se han vendido.

Este país va a resultar muy entretenido, someramente se puede estimar que hay unos 60.000 entes de población, y poco a poco cada uno de ellos va consiguiendo que su lengua sea considerada propia, y así camino del Senado.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial