AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 6 Abril 2005
Juan Ramón Lodares: In memoriam
Nota del Editor 6 Abril 2005

Muere el lingüista Juan Ramón Lodares tras sufrir un accidente de tráfico
EFE Libertad Digital 6 Abril 2005

FALLECE EL LINGÜISTA COLABORADOR DE EL MUNDO
EFE Libertad Digital 6 Abril 2005

Muere, a los 46 años, el lingüista Juan Ramón Lodares
A. A. ABC 6 Abril 2005

EL PROTAGONISMO DE ETA
EDURNE URIARTE ABC  6 Abril 2005

ECONOMÍA VASCA
Editorial ABC  6 Abril 2005

LA GRAN ACUSACIÓN
Jaime CAMPMANY ABC  6 Abril 2005

Establecidos y excluidos
IÑAKI UNZUETA El Correo 6 Abril 2005

El gran debate
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 6 Abril 2005

Canción de cuna
David Gistau El Mundo 6 Abril 2005

Ver lo de FAES y oír lo de Huarte
EDITORIAL Libertad Digital 6 Abril 2005

Ética y estética
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 6 Abril 2005

Argucias de Ibarretxe
CARLOS G. REIGOSA La Voz 6 Abril 2005

El Partido Comunista de las Tierras Vascas
José Luis Manzanares Estrella Digital 6 Abril 2005

El PSOE y sus socios convierten la Comisión en un muerto viviente
Editorial El Mundo 6 Abril 2005

La Gestapo catalanista ataca de nuevo
Bitácora Bye Bye Spain  6 Abril 2005

Las 17 preguntas sin respuesta
El Mundo  6 Abril 2005

«La televisión pública vasca es un instrumento al servicio del nacionalismo»
Mónica Lara Periodista Digital 6 Abril 2005

Los caminos de Huarte y Almallah se encuentran en el batasuno e islamista converso Yusuf Galán
Javier Somalo / Dieter Brandau Libertad Digital 6 Abril 2005

UA acusa al nacionalismo de «haber creado una cultura vasca uniformizada»
B. CORRAL/VITORIA El Correo 6 Abril 2005

El Congreso rechaza traspasar el control de los aeropuertos a Cataluña
(agencias | madrid) La Voz 6 Abril 2005

PP y PSE advierten de los riesgos económicos del soberanismo
ALFREDO ALDAI La Voz 6 Abril 2005




 

Juan Ramón Lodares: "In memoriam"
Nota del Editor 6 Abril 2005

Desearía encontrar algo que pudiera aliviar el dolor de la familia de Juan Ramón Lodares, pero sólo quiero  recordarles la generosidad, valentía, inteligencia y simpatía que tuvimos la suerte de compartir durante su estancia en La Coruña con motivo de su conferencia en el Círculo de Artesanos, el 17 de Noviembre de 2000  y la satisfacción que desde entonces tuvimos al recibir sus libros y artículos.

 De sus palabras tenemos que resaltar lo que nos dijo al final de su conferencia: "A lo largo de El Paraíso Políglota me he ido haciendo todo este tipo de preguntas y las he vinculado a ese proyecto de España plurilingüe que algunos prometen. A mí es un proyecto que no me gusta porque aparte de los desaguisados que posiblemente va a crear en los ámbitos cultural, educativo, económico y de comunicación, es un proyecto donde las lenguas, los pueblos, los destinos históricos y el recuerdo de los antepasados valen más que las personas. Por eso les animo a ustedes a que desde esta asociación sigan manteniendo la idea de que las personas valen mucho más que los pueblos, más que los destinos históricos, más que los abolengos y más que las lenguas."

Después de la conferencia-coloquio, un grupo de socios y simpatizantes de AGLI, tuvimos el placer de seguir disfrutando en larga sobremesa de su magistral conocimiento junto a su esposa Mª Paloma, en un salón privado de un afamado y típico restaurante de la Plaza de María Pita.

Como homenaje póstumo, repetimos aquél día. 

CONFERENCIA COLOQUIO SOBRE EL PARAÍSO POLÍGLOTA

Conferencia - coloquio
“El Paraíso Políglota”
El ‘invento’ del español, una polémica historia
de las lenguas en la España moderna
por el autor del libro del mismo título D. Juan Ramón Lodares
Prof. de Filología Hispánica, Un. Autónoma de Madrid

Moderador: Profesor D. Sergio Vences
Catedrático de Filosofía, Un. de La Coruña

Viernes 17 de Noviembre del 2000
20:15 horas
Círculo de Artesanos
C/ San Andrés 36, La Coruña

Asociación Gallega para la Libertad de Idioma
Apartado 719, La Coruña 15080
Fed. Asoc. por el Derecho al Idioma Común Español

RN Asoc.: 80.224. NIF: G-15200553.

<http://pagina.de/agli> agli@geocities.com <mailto:agli@geocities.com>

En defensa de los derechos constitucionales
de los que hablamos el idioma común español
y en contra de los nacionalismos y de la imposición lingüística

Conferencia-Coloquio

A toro pasado, casi podemos hablar de “conjura judeo-masónica”, primero porque un problema de gestión en el sistema de reservas del Círculo de Artesanos nos obligaba a última hora a utilizar la sala de la discoteca en vez del salón de actos, que había reservado también el “Instituto de Estudios Políticos y Sociales” que tienen su sede en el mismo Círculo, para una conferencia sobre masonería y religión. Agradecemos de todo corazón al Presidente del Círculo de Artesanos todos los esfuerzos que ha tenido que hacer para que pudiésemos celebrar la conferencia-coloquio en sus instalaciones, pues siguiendo con la “conjura”, quince minutos antes se iniciaba la conferencia sobre la masonería en el salón de actos, una conferencia sobre la personalidad en una sala de la planta superior, y nos encontrábamos con que la sala-discoteca donde celebrábamos la nuestra, estaba preparada para celebrar un concierto y teníamos que desalojarla en un corto período de tiempo, y mientras Juan Ramón Lodares dedicaba su libro a algunos asistentes, los músicos y coordinador del Ayuntamiento de La Coruña retiraban las sillas, que habían colocado minutos antes para nosotros, despejaban la sala, y ponían al descubierto la parafernalia de los watios para un concierto multitudinario para el que habían contratado personal extra de seguridad que debía mantener en raya a los posibles asistentes para no irrumpir antes de lo previsto. En la prensa del viernes, salvo el provocador anuncio que habíamos contratado en La Voz, no había referencia alguna a nuestro acto; la radio si se portó bien, tanto la Cadena Ser como la Cope, lo anunciaron en sus agendas de actos locales y emitieron las cuñas que habíamos contratado.

Al echar un vistazo a la prensa del sábado, comprobamos el habitual silencio de los medios, especialmente La Voz de Galicia: dedicaba tres cuartos de plana a la conferencia sobre masonería que se había celebrado en el mismo local, el Círculo de Artesanos, pero curiosamente, el texto no contiene concepto alguno sobre la masonería salvo situaciones meramente circunstanciales, como corresponde a un medio que no tiene por objeto informar sino despistar. La Opinión, dedicaba casi media página al libro y opinión de Juan Ramón Lodares, con buenos titulares, pero nada de la Asociación Gallega para la Libertad de Idioma, organizadora del acto. Finalmente El Ideal Gallego dedicaba media página a la opinión de JR Lodares sobre el topónimo de La Coruña, una columna muy sabrosa sobre los criterios lingüísticos republicanos de 1931, y citaba a la Asociación Gallega para la Libertad de Idioma como organizadora del acto, todo un desafío a la Junta de Galicia: muchas gracias a R.M, la redactora.

La Voz de Galicia, ha esperado hasta el domingo para poner un recuadro, por cierto impactante sobre el nazismo, al lado de otro del mismo tamaño en gallego sobre un diccionario, como queriéndonos machacar (los artículos después de la conferencia).

El acto comenzó con unas palabras de presentación del Presidente de AGLI, Roberto Rey, y del moderador, Sergio Vences.

Reflexiones sobre El paraíso políglota
La Coruña, Juan Ramón Lodares, Conferencia Agli, 17 Noviembre 2000

La filosofía general de El paraíso políglota es muy sencilla: yo creo sinceramente que se vive mejor en comunidades grandes que fomenten los lazos de unión entre las personas, que en aquellas donde hay grupos que se dedican a adorar sus diferencias. Pues la diferencia, cuando es más imaginaria que real, resulta ser una pretensión que acaba apelando a principios poco recomendables.

Hay una cita del científico austriaco Konrad Lorenz que resume las intenciones de mi libro: "Los propios mecanismos del comportamiento cultural, que a primera vista parecen tan productivos, como el orgullo de la propia tradición y el desprecio de las demás tradiciones, pueden ser motivo - cuando los grupos crecen y sus enfrentamientos se agudizan -_del odio colectivo en sus formas más peligrosas. Desde la hostilidad que se manifiesta en pequeñas grescas se dan todas las transiciones hasta el odio nacionalista enconado, que desencadena todas las violencias de la agresión colectiva y anula todas las trabas para matar".

El paraíso políglota es, sobre todo, un libro que cuenta historias de las lenguas de España. Historias alejadas del tópico de las persecuciones políticas del catalán, del gallego o del vasco, alejadas del tópico de las imposiciones centralistas y alejadas del tópico de un agresor exterior castellano que hace hablar a todos como él habla por el mero gusto de fastidiarlos. Esto es, cuento historias alejadas de los tópicos sobre los que el nacionalismo lingüístico sustenta sus ideas.

La difusión del español en la España moderna (y esta es la tesis central de mi libro) no es una historia de prohibiciones y persecuciones de otras lenguas, sino una historia que se explica por el proceso de modernización de la sociedad, integración de las regiones en la economía nacional, mejora de las comunicaciones, movilidad social y compromiso de catalanes, valencianos, baleares, gallegos, asturianos, vascos.., en empresas de política y comercio exteriores. Ese el proceso que facilitó el desarrollo de una lengua común. Dicho de otro modo: a los armadores del puerto de Barcelona de la época de Carlos III no se les prohibió hablar catalán, sencillamente, se les otorgó un reglamento de libre comercio para trasladarse por España, por América o por las colonias asiáticas. Rutas, en fin, donde la única lengua de comercio era la española, así que la hicieron suya. Es más, no solo la hicieron suya, sino que de paso se la enseñaron a los gallegos del litoral: si tienen ocasión de consultar una guía telefónica de Vigo, p.e., adviertan los apellidos catalanes que aparecen en ella. Las empresas catalanas de pesquería o del textil que iban a Galicia solían ser un foco de difusión del español en los ambientes mercantiles urbanos. Lo mismo ocurría con los empresarios vascos Y esto no solo en España. Los catalanes en México y Centroamérica, como los gallegos en las Antillas y, en menor número, los vascos en Chile, representaron un papel importante en la difusión del español por Hispanoamérica durante el siglo XIX.

Ustedes saben que el español se hizo común en América no en los años de la Conquista, sino gracias a la emigración europea de los siglos XIX y XX. Buena parte de ellas era gallega. La emigración gallega se concentró en el Caribe y Las Antillas, o sea, todas las zonas que todavía eran colonia española y fue, sin duda, una vía para el desarrollo de la comunidad lingüística, porque en Cuba no tenía sentido hablar gallego y de vuelta a la península se traían el español puesto.

En resumen, hay una motivación económica en la difusión de la lengua común, pues lo importante de este proceso no es la lengua en sí, sino la gente puesta a cooperar, y cuando la gente coopera acaba confluyendo lingüísticamente. Si España se hubiera quedado anclada en el régimen foral de los austrias, no se hubiera unido a las corrientes políticas, sociales, económicas, culturales que pasaban por Francia, Alemania, Inglaterra o Italia, hubiera seguido contando las distancias en varas y leguas, los dineros en reales de vellón y sus habitantes siguiéramos tardando quince días en ir de Madrid a Zaragoza, no hubiera habido necesidad de que la gente se comunicase y entendiese con facilidad, sencillez y de forma barata en una misma lengua. Como esto no ha pasado resulta que una lengua común se ha hecho imprescindible. Las vinculaciones económicas y políticas, los intereses creados, la hacen brotar una comunidad de lengua sin necesidad de que el poder la imponga. Ese es el resumen de mi libro. Lo que hago en él es dar vueltas a la misma idea mostrándola desde distintos planos: el propiamente económico, el político, el cultural; repaso la labor de la escuela, la Iglesia, la clase obrera...

Es evidente que esta idea que liga las necesidades materiales de comunicación al proceso de extensión del español choca con las actuales ideas nacionalistas, cuya filosofía consiste en explicarnos la Cataluña, la Galicia o el País vasco que-pudieron-ser-y-no-han-sido. Aderezadas con el conveniente victimismo, las historias de persecución de lenguas tienen éxito porque a menudo apelan más al sentimiento herido que a la realidad.

Pero las historias nacionalistas son, en general, historias incompletas: ustedes estarán cansados de que se les repita eso de la prohibición del catalán en tiempos de Felipe V y lo de la fundación de la Universidad de Cervera para la castellanización de los estudiantes catalanes. Sin embargo, apenas se explica por qué la gramática que se utilizaba como libro de texto en dicha universidad estaba escrita en catalán (Curas 1727). Apenas se explica por qué los barceloneses de mediados del siglo XIX pensaban que eran vecinos "de una ciudad de España cuyo idioma nacional es el castellano", como -escribió en su día don Andrés Pi y Arimón. Y a penas se explica cómo Melchor Prats publicó una Biblia en catalán distribuida a partir de 1835 y que tanto contribuyó a mejorar la estima literaria de la lengua, y no contribuyó más porque era protestante. Es comprensible que si esto no se explica hayan quedado fuera de la historia aquellos catalanes decimonónicos que llamaban al castellano "nuestro castizo lenguaje".

Yo he tenido que oír en un congreso de gente sabia, celebrado en Gerona, que la RAE se fundó, entre otras cosas, para la imposición del castellano en Cataluña. Como los ánimos de los sabios catalanes estaban muy inflamados (y como esa noche tenía que cenar con ellos) no me atreví a preguntar por qué entre los académicos de la primera hornada había tres que hablaban catalán y uno de ellos, Folch Cardona, era nada más ni nada menos que el censor de la Academia, ¿eran traidores a la patria? ¿o eran más bien gentes interesadas en que Cataluña se ligase sin cortapisas al interesante imperio hispánico? En 1801 Carlos IV promulgó una ley por la que se prohibía representar en ningún teatro de España piezas que "no fueran en idioma castellano y actuadas por actores y actrices naturalizados en estos Reinos".

Comúnmente se interpreta esta ley como lo que parece: la prohibición del catalán, gallego o vasco. La realidad fue otra: se la exigieron al rey los cómicos de Madrid no por inquina a las compañías vascas, catalanas, valencianas, mallorquinas o gallegas__ sino para evitar la competencia de las compañías italianas, que aunque actuaban en italiano llenaban muchos más teatros que las compañías nacionales. Que se sepa la orden tuvo vigencia en Madrid y poco más. Rara vez he visto comentadas las opiniones del Padre Posse, cura gallego de 1850, él sabía español, lo que era una ventaja en Galicia, donde todo el mundo quería saberlo (coincide con el viajero Borrow, aunque él encontraba más dulce el gallego). En mi libro se cuentan muchas de estas historias incompletas, llenas de prohibiciones, persecuciones, inquinas lingüísticas que no son lo que parecen ser. Con ello me interesa que los lectores reflexionen sobre algunos tópicos de nuestra historia lingüística reciente.

Hace seis años, don Manuel Regueiro, que era director general de política lingüística en Galicia escribió un librito titulado "El gallego, lengua propia de Galicia" donde se decía, cito literalmente: "es a partir del siglo XIV cuando comienza la progresiva sustitución del gallego por el castellano", lo que es más o menos cierto, y explicaba cómo su dirección general se proponía corregir en dos generaciones esa situación anómala de seis siglos atrás. Esta forma de pensar me parece muy característica del medio intelectual__nacionalista o no__ donde han surgido las llamadas "normalizaciones lingüísticas". Es decir, se supone que ha habido anormalidades históricas en el desarrollo de Galicia, Cataluña, Baleares, P.V., Valencia... que son corregibles, por esa regla de tres podríamos preguntarnos si es históricamente anormal que el Virreinato de Nueva España se lo hayan repartido entre México y EEUU?

El Sr. Regueiro, sin embargo, no lo contaba todo en su folleto. No contaba, por ejemplo, que la disminución del gallego se debió, esencialmente, a que la circulación económica del reino de Castilla, a mediados del siglo XIV, se trasladó al eje Bilbao-Burgos-Toledo-Sevilla y los intereses gallegos confluyeron en ella, de la misma manera que el eje burocrático de la Unión Europea se ha trasladado a Bruselas, donde nueve de dada diez asuntos se llevan en inglés, en francés o en alemán y no pasa nada. Sí pasa, que se entienden mejor y no es un agravio para el español, más americano que europeo.

Sin embargo, esta manera de pensar, que concibe la historia no ya como un medio estático, inmóvil, sino incluso como algo corregible en pro de un paraíso desbaratado hace siglos y siglos, se ha instalado entre nosotros con una facilidad pasmosa. Es una manera de pensar muy evidente en el credo nacionalista, poco atento a cualquier realidad que se salga de su particularismo; pero es una manera de pensar que igualmente aparece en otros medios intelectuales, periodísticos y, por supuesto, en la opinión pública (hace exactamente dos meses, el profesor Juan Aranzadi reflexionaba El País sobre cómo todos los ciudadanos vascos habían asimilado como si tal cosa la parafernalia folclórica abertzale: ikurriña, himno vasco (que es el del PNV, por cierto) neologismo sabiniano Euzkadi, y una política lingüística fundada en el delirante principio de que su lengua propia es la que propiamente solo conoce el seis por ciento de vascos) ... y yo me pregunto si quienes no pensamos así y tenemos una visión nada esencialista de las patrias, y consideramos las relaciones humanas en términos de sociedades, mejor que de pueblos, y en términos de medios de comunicación mejor que en el de lenguas propias y raciales, pertenecemos ya a una reserva intelectual excéntrica, salida de madre y digna de vilipendio por considerar que España está mejor que La Coruña o Madrid, Europa mejor que España y el Mundo mejor que Europa.

Me pregunto qué ventajas económicas, sociales, culturales, se derivan de la reconstrucción lingüística de la España del siglo XV. Me pregunto si el nacionalismo, y quienes por convicción u oportunidad lo secundan, tienen lingüísticamente que ofrecer al común de los españoles (y al particular de catalanes, gallegos, vascos, valencianos, baleares...) algo mejor que el dominio neto e inequívoco de un medio de comunicación lingüística que está entre los tres grandes del mundo. Y me pregunto si en nuestro viaje hacia la normalidades de ayer, cuando se vivía estupendamente entre fueros, guerras comuneras, caminos de herradura y Santa Inquisición, no estamos olvidando asuntos fundamentales que empezaron a enseñarnos algunos atrevidos en la época del Renacimiento con su visión universalista del ser humano, un ser con libertad de conciencia, de expresión y de elección.

Porque el problema con que se enfrentan las normalizaciones lingüísticas es que en su afán por recuperar la tradición perdida o interrumpida o en horas bajas chocarán abiertamente con la democracia moderna. Al hacerlo se deslegitiman y se convierten en extraños vestigios de otra época. De cuando la gente estaba más ligada a la familia, el vecindario, el municipio y el cura y no necesitaba medios de comunicación fuera de esos círculos. Pero la gente ya no es así y ahora lo que ocurre es que el gallego, como el catalán o el eusquera como medios de comunicación lo digo - no le ofrecerán solución a las múltiples necesidades comunicativas que se le plantearán a cualquier persona cuya vida no se limite, por ejemplo, a La Coruña.

A lo largo de El Paraíso Políglota me he ido haciendo todo este tipo de preguntas y las he vinculado a ese proyecto de España plurilingüe que algunos prometen. A mí es un proyecto que no me gusta porque aparte de los desaguisados que posiblemente va a crear en los ámbitos cultural, educativo, económico y de comunicación, es un proyecto donde las lenguas, los pueblos, los destinos históricos y el recuerdo de los antepasados valen más que las personas. Por eso les animo a ustedes a que desde esta asociación sigan manteniendo la idea de que las personas valen mucho más que los pueblos, más que los destinos históricos, más que los abolengos y más que las lenguas. Es preciso recordarlo más que nunca ahora, cuando la Declaración de Estrasburgo nos avisa de que el neonazismo está buscado refugio en las minorías étnicas y lingüísticas de la Unión Europea allá donde ve que estas tienden a crear una comunidad particular y homogénea, con apelaciones a la raza, la sangre, la lengua, el territorio, etc., etc (La Razón, 4 Noviembre 2000). Resulta que la defensa de la lengua común se ha convertido ya, claramente, en la defensa de las libertades civiles. Es un labor que merece la pena. Sigan con ella. He dicho.

Coloquio
Después de los merecidos aplausos, se inició el coloquio, y a la preguntas de porqué estando trabajando y viviendo en Madrid, y por tanto, estando ajeno a la imposición lingüística, había investigado y escrito el libro, contestó que había surgido al observar la perversa tergiversación que había sobre la historia de la lengua, de la que es profesor en la UAM.

Después de contestar a otras preguntas, un elemento del auditorio comenzó a hablar y rápidamente nos dimos cuenta de que había venido a reventar la conferencia, pues hablaba y no decía nada, palabras y más palabras sin concepto alguno, hasta llegar a afirmar que no había leído el libro pero que la bibliografía relacionada con el gallego era muy vieja y que por tanto el autor andaba muy despistado: la respuesta del conferenciante dejó al osado reventador a la altura del betún, que pretendió escaparse hablando del Padre Sarmiento, y otro revolcón, por lo que ante la evidencia de su vergonzosa derrota abandonó la sala, no sin antes decir a sus acólitos que así no se podía hablar.

Algunas asistentes pretendieron, en principio de buena fe, criticar el modo en el que se había desarrollado la defensa por parte del conferenciante, sin darse cuenta de que el motivo de la conferencia no era hablar del respeto que se debe a personajillos que no respetan, sino de la libertad de idioma, y mantener a raya al “reventador” que había asistido más arropado y con pancartas contra la conferencia que JR Lodares dio en Vigo, organizada por El Faro de Vigo.

Hay que destacar el énfasis que pone JR Lodares en divulgar entre la sociedad el peligro que representa la aparentemente inocente penetración de las ideas nazis entre algunos estratos de la misma, especialmente cuando la sociedad está disgregada; Hitler es el gran amante de los hechos diferenciales, pues para que triunfe el imperialismo nazi necesita fomentar todas las diferencias y dividir. Ver Etnofobia y neonazismo en el país vasco Esteban IBARRA presidente de Movimiento contra la Intolerancia La Razón 4 Noviembre 2000 más adelante o en la dirección de Agli.

Lodares califica de "peregrina" la normalización lingüística
Mayte Silva. A CORUÑA La Opinión <http://www.laopinioncoruna.com> 18 Noviembre 2000

El autor de "El Paraíso Políglota" dice que muchos jóvenes apoyan movimientos nacionalistas porque "no conocen su historia".
EL profesor de Filología Hispánica de la Universidad Autónoma de Madrid Juan Ramón Lodares, que ayer presentó en A Coruña su obra El Paraíso Políglota, destacó que el plurilingüismo "es muy difícil de mantener en una sociedad moderna y móvil".

En su opinión, esta idea es "de sentido común". "En Bruselas, el 90% de los negocios se realizan en francés, inglés o alemán", argumentó. Por lo tanto, la variedad lingüística que existente en España "es incompatible con las personas que necesitan algo más que el círculo cercano" y con "una sociedad liberal y abierta".

Lodares se basa en estos argumentos para rechazar las políticas de normalización lingüística. "En general no me gustan. A veces resultan una idea muy peregrina", ya que "parten de la base de que todos los gallegos tienen que saber hablar gallego y no tiene por qué ser así".

Nacionalismos
Este filólogo considera que muchos jóvenes se suman a los movimientos nacionalistas porque "no conocen su historia". "Es un círculo vicioso", explicó. "Si a la gente se le enseña cada vez cosas más locales, al final sólo se mira el ombligo. Es una especie de amnesia", recalcó.

El autor de El Paraíso Políglota, en el que afirma que la construcción de una España plurilingüe responde al ideario del tradicionalismo, considera que esta "moda" genera "fronteras" entre los españoles, lo que él denomina "aduanas lingüísticas". "Este problema no existía hace unos años y se irá agravando progresivamente", advirtió. A su juicio, una de las cuestiones que ejemplifican la situación es el debate sobre la homologación del Bachillerato, cuyas diferencias entre distintas comunidades autónomas "dificulta la movilidad de los padres".

Por este motivo, Lodares se mostró a favor de la reforma de las Humanidades realizada por el Gobierno. "Todo aquello que subraye la idea de comunidad es beneficioso", explicó. Este filólogo aseguró que se debe avanzar en este terreno, "y más en los tiempos que corren ahora, cuando una persona no puede ir ligada a solidaridades pequeñas".

EL AUTOR ADVIERTE DEL PELIGRO DEL IMPERIALISMO
“El gallego no se puede comparar con el español”

Juan Ramón Lodares aboga por que la Administración ofrezca a cada persona “la posibilidad de hacer lo que quiera”, para que la utilización del gallego constituya “un negocio particular” de cada cual. No obstante, puntualizó que el español es la segunda lengua en el mundo”, por lo que “el gallego no puede compararse bajo ningún concepto”.

Este escritor argumentó que “en Galicia todo el mundo desarrolla su vida en castellano perfectamente”, por lo que las ideas tradicionalistas sólo contribuyen a “molestar a la gente con ideas más universalistas”.

Imperialismo
Asimismo, destacó la existencia de un excesivo “afán por la diferencia”, que “debilita a las personas” y promueve el imperialismo. “En España nos estamos haciendo tribus, lo que representa un peligro, ya que resulta más fácil que potencias exteriores te dominen”.

El autor de “El paraíso políglota” defiende el topónimo en castellano
Juan Ramón Lodares afirma que el nacionalismo frena el progreso
El profesor hispanista asegura que las lenguas son el petróleo del futuro con las autopistas de la información
R M. · La Coruña El Ideal Gallego 18 Noviembre 2000

A La polémica surgida en torno al nombre de la ciudad se unió ayer una nueva voz. El autor del libro “El paraíso políglota” y profesor de Filología Hispánica de la Universidad Autónoma de Madrid, Juan Ramón Lodares, defendió el uso de la forma castellana ‘siempre que el texto esté escrito en ese idioma, porque no se puede enajenar un topónimo de una lengua”.

Por lo tanto, este filólogo, que ofreció ayer una conferencia organizada por la Asociación Gallega para la Libertad de Idioma, apoya la postura del alcalde, Francisco Vázquez, que recurrió al Tribunal constitucional la sentencia del Tribunal Supremo.

Lodares destacó como preocupante que “en determinadas comunidades autónomas los jóvenes conozcan mejor el idioma propio que el español”. Insistió en que “si los procesos le normalización lingüística prosiguen y nos dividimos, estaremos muy mal preparados para Europa y les daremos ventajas a los que hablan idiomas mayoritarios”. Para Lodares, las lenguas son el petróleo del futuro, ya que las autopistas de la información van a generar cada vez más dinero.

Por eso considera los nacionalismos incompatibles con el progreso y con la movilidad geográfica a nivel laboral.

Crítica a un modelo conservador
El título “El paraíso políglota” es una alusión irónica a lo que Lodares considera “el mundo inexistente al que se aferran los nacionalismos”. El autor asegura que esta tendencia es en realidad propia del pensamiento ultra conservador, cuyo ideal de sociedad rehuye del contacto con el exterior y no está perturbado por la modernidad y la industrialización. Para Lodares es “demencial” que el neotradicionalismo cultural se defienda hoy en día desde todas las siglas políticas.

Contra esta postura, el filólogo aboga por los criterios lingüísticos republicanos de 1931, según los cuales, no se le enseñará una lengua entonces llamada “regional” a nadie a quien no le interese, y el Estado español se reservará el derecho a establecer una línea de enseñanza del español allí donde lo considere necesario.

Lodares liga el rebrote neonazi con el nacionalismo lingüístico
Juan Ramón Lodares, que el viernes presentó en A Coruña su libro El paraíso políglota, relacionó el nacionalismo lingüístico con el rebrote del neonazismo.
REDACCIÓN A CORUÑA La Voz 19 Noviembre 2000

El un acto organizado por la Asociación Gallega para la Libertad de Idioma, el profesor de Filología Hispánica de la Autónoma de Madrid sostuvo que «el proceso que desarrolló una lengua común en España no fue político, sino económico», de modo que criticó el nacionalismo lingüístico porque «tergiversa la historia al presentarse como víctima del imperialismo».
A su juicio, los defensores del plurilingüismo «chocarán con la democracia» y pertenecen a una corriente «retrógrada, defendida por pensadores conservadores». «La defensa de la lengua común _añadió_ se ha convertido en la defensa de los derechos civiles», por lo que rechazó políticas «escondidas bajo el eufemismo de la normalización lingüística que niegan la posibilidad de estudiar español en las escuelas».

Aludió también Lodares a la Declaración de Estrasburgo como documento que advierte del refugio que busca el neonazismo en las identificaciones grupales y recordó que «Hitler ha sido el gran amante del hecho diferencial; siguió el criterio de divide y vencerás, fomentando las diferencias entre los pueblos».

Salvando las distancias, advirtió el autor que «no es impensable que en una UE competitiva el eje franco-germano quiera quitarse estorbos creando unos paisitos sureños en los que las lenguas no importen a nadie y como países sólo les interesemos para apretar tornillos o para ser clientes»

PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID
Muere el lingüista Juan Ramón Lodares tras sufrir un accidente de tráfico
El lingüista Juan Ramón Lodares, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, ha muerto a consecuencia de un accidente de tráfico, según han informado en medios cercanos a la familia. Lodares era uno de los investigadores lingüistas más importantes de España y uno de los más prometedores debido a su juventud. Sus compañeros y amigos han mostrado su pesar y sorpresa al conocer la noticia.
EFE Libertad Digital 6 Abril 2005

Según Gregorio Salvador, vicedirector de la Real Academia Española, que colaboraba con él, Lodares "era el lingüista más prometedor e inteligente que teníamos en España, capaz, trabajador, con una cabeza clara y serena, el discípulo más inteligente que yo he tenido". "Era como un hijo", comentó el académico, quien había escrito con Lodares un libro titulado "Historia de las Letras".

El cadáver de Juan Ramón Lodares, cuyo último libro, "El porvenir del español" (Taurus), se publicó el pasado mes febrero, ha salido del Instituto Anatómico Forense a las 15.00 horas de la tarde de este martes hacia el cementerio en Pozuelo de Alarcón.

Para el filólogo Alberto Gómez Font, de la Fundación del Español Urgente, Lodares era uno de los investigadores lingüistas más importantes de este país, "uno de los pocos que se atrevían a ser críticos". Además, "mostró un gran interés en el estudio del español actual, y por la integración de la lengua en la era de la globalización", agregó.

Lodares nació en Madrid en 1959, era autor de numerosos trabajos sobre la circunstancia histórica, política y cultural de nuestra lengua, y entre sus obras destacan "El paraíso políglota" (Taurus, 2000), que quedó finalista del Premio Nacional de Ensayo 2000, "Gente de Cervantes" (Taurus, 2001) y "Lengua y patria (Taurus, 2002). El lingüista colaboraba periódicamente en los principales medios de prensa españoles e iba a participar el próximo mes de julio en un curso de la Universidad Menéndez Pelayo organizado por la agencia EFE.

Pesar en el mundo de la lengua por la muerte de Juan Ramón Lodares
FALLECE EL LINGÜISTA COLABORADOR DE EL MUNDO
Pesar en el mundo de la lengua por la muerte de Juan Ramón Lodares
Compañeros de profesión y colaboradores que, como él, escribían en el diario "El Mundo", se han mostrados sorprendidos e impresionados tras conocer la muerte del lingüista Juan Ramón Lodares. María Cifuentes, la directora de la editorial Taurus, que publicaba sus libros, se ha mostrado especialmente conmocionada.
EFE Libertad Digital 6 Abril 2005

Blanca Berasategui, directora del suplemento "El Cultural" de El Mundo, en el que el filólogo colaboraba desde su creación, manifestó que el profesor "dominaba absolutamente el terreno que pisaba" en las críticas que realizaba sobre temas relacionados con la Lengua española.

La periodista dice que se enteró de su fallecimiento por la prensa y que se sentía "muy impresionada". Comentó, asimismo, que la última vez que había hablado con Lodares fue el viernes sobre la aparición, el próximo jueves, de una crítica en "El Cultural" sobre "El porvenir del español", y sobre la colaboración que él iba a publicar la semana próxima.

"Juan Ramón era muy valiente en sus ideas y, además de que escribía muy bien, sus críticas tenían un gran sentido didáctico", añadió la directora de la revista, quien considera que Lodares "transmitía muy bien sus conocimientos de lingüista y era muy libre".

La directora de la editorial Taurus, María Cifuentes, que ha publicado los últimos cuatro libros del lingüista desaparecido, expresó la conmoción que le ha causado esta noticia, "en un momento tan feliz de su vida, porque estaba radiante y lleno de proyectos"."Estamos impresionadísimos, sin poder acabar de creerlo. Hace pocas semanas daba las entrevistas de promoción de El porvenir del español y, tras el almuerzo posterior, se comentó lo encantado que se le veía, vivía un momento radiante, y disfrutaba con su casa de Pozuelo, con su mujer y sus dos hijos pequeños".

Recordó que ambos se encontraron hace unos días y Lodares le repitió que le agradecía muchísimo el interés y la confianza que la editorial mostraba por su trabajo, no sólo con este último libro sino también con "El paraíso políglota" (2000), "Gente de Cervantes" (2001) y "Lengua y patria" (2002). Cifuentes destacó la valentía del lingüista desaparecido "en un momento en que todo el mundo trata de ser políticamente correcto". "A veces le preocupaba el exceso de polémica, pero siempre al final se atrevía a decir lo que pensaba, aunque le acarrease críticas entre sus colegas de la universidad", subrayó.

El historiador Fernando García de Cortázar también se sintió profundamente apenado por la noticia del fallecimiento de Lodares, "uno de los lingüistas más importantes de España y el que sin duda más futuro tenía"."Siempre le agradeceré sus frecuentes y brillantes colaboraciones en la revista cultural El Noticiero de las Ideas. Conocía como nadie la historia del español y puso al servicio de nuestro idioma, y de su proyección internacional, su talento, su claridad y su prosa combativa", subrayó el autor de "Los mitos de la historia de España".

Recordó que para Lodares, la lengua "no es alma, como les gusta decir a los nacionalistas, la lengua es puente, mercado" y consideró que en España "se olvidan con facilidad las corrientes económicas donde flotan las lenguas y por el contrario, abundan los que se va adhiriendo al principio nacionalista según el cual la lengua no la hablan los ciudadanos, sino el territorio, al que además se le concede el derecho de hacerse con hablantes obligatorios".

Nacido en Madrid, hace 46 años, Juan Ramón Lodares tenía una visión muy documentada de la historia del español, contraria a la doctrina que emana de los gobiernos nacionalistas. Eso lo hacía especialmente polémico e interesante, dado su enorme conocimiento de la historia de la lengua. Sostenía que nos aguarda un futuro con menos lenguas, pero con comunidades idiomáticas y dominios lingüísticos cada vez más grandes, sin olvidar que hoy el 96 por ciento del género humano se entiende con el 4 por ciento de las lenguas existentes.

Muere, a los 46 años, el lingüista Juan Ramón Lodares
A. A. ABC 6 Abril 2005

MADRID. Discípulo aventajado del maestro de lingüistas Gregorio Salvador, que lo consideraba «como un hijo», profesor de la Universidad Autónoma, autor de obras imprescindibles como «El paraíso políglota», «Gente de Cervantes», «Lengua y patria» y «El porvenir del español», Juan Ramón Lodares ha fallecido en plena madurez creativa. Su vida de 46 años la ha segado un cruel accidente de tráfico. El académico Gregorio Salvador estaba ayer «hundido»: «Ha sido trágico, tremendo -confesaba a ABC-. Desaparece un gran discípulo, el más fiel, el más más inteligente y el que tenía más porvenir. Uno, que por edad espera la muerte, no puede comprender ni entender que una persona tan joven y prometedora como Juan Ramón pierda la vida. Era como un hijo para mí. Capaz, trabajador, con una cabeza clara y serena, el discípulo más inteligente que yo he tenido», señalaba el vicedirector de la Real Academia Española. «Hemos colaborado juntos en un libro titulado «Historia de las Letras», de lo cual me siento muy orgulloso. Juan Ramón opinaba con crítica y valentía. Ha estado siempre en mi línea y ha cosechado muchísimos aciertos. Su muerte es una pérdida irreparable».

Lodares inauguró el 6 de octubre de 2004 el curso del Aula de Cultura de ABC. Fernando García de Cortázar, director del Aula, se mostraba ayer profundamente apenado por su trágica muerte: «Siempre le agradeceré sus frecuentes y brillantes colaboraciones en «El Noticicero de las Ideas». Puso al servicio de nuestro idioma, y de su proyección internacional, su talento, extraordinaria formación universitaria, su claridad y prosa combativa. Ejerció con su magisterio la verdadera labor del intelectual comprometido en la formación de la opinión pública». Y destruyó «aquellos tópicos y simplificaciones políticas que tratan de aturdir a la verdadera ciudadanía consciente y activa». Para Lodares, la lengua no es alma, como les gusta decir a los nacionalistas -apunta Cortázar-; la lengua es puente, mercado: «Criticó la esquizofrenia lingüística que traza fronteras humanas, cierra espacios a la libre circulación y levanta aduanas. Denunció la utilización política e ideológica de las lenguas como instrumentos de control social, el dirigismo sectario que perjudica los idiomas y que en algunas regiones puede hacer no bilingües sino semilingües: hablantes incorrectos en dos lenguas. Y que España, al socaire de las concepciones idiomáticas de los nacionalistas, sea el único país de la UE que adopta políticas culturales que erosionan su comunidad».

Su editora, María Cifuentes, directora de Taurus, muy afectada, señalaba: «Juan Ramón estaba en un momento radiante y lleno de proyectos. ¡Era tan feliz! Su muerte nos cae como un plomo».

EL PROTAGONISMO DE ETA
EDURNE URIARTE ABC  6 Abril 2005

Hay un aspecto del problema vasco que ha empeorado notablemente en los últimos meses que es el creciente protagonismo político de ETA. Y me refiero a la recepción transigente que obtienen las apariciones de sus grupos políticos, a los debates que provocan, a la normalidad con la que deambulan por la vida política. ETA está casi derrotada policialmente, pero varios factores se conjugan con renovado vigor para mantener vivos los últimos rescoldos de su legitimidad.

El primero es, evidentemente, la actitud del nacionalismo vasco y su perversión política y moral de apoyo al brazo político del terrorismo, una posición de una gravedad extrema pues, sin ese apoyo, ETA habría desaparecido.

No nos engañemos; es la cobertura ideológica e institucional del nacionalismo dominante la que permite respirar aún al entramado terrorista. Porque, más allá de los asesinatos, la última tragedia del País Vasco es su incapacidad para aislar socialmente a los terroristas, y eso tiene unos responsables principales que son los partidos nacionalistas.

Ahora bien, lo anterior es sobradamente conocido y poco o nada queda ya por hacer para cambiarlo. Sí cabe intervenir en un segundo factor que es el del tratamiento recibido por el nacionalismo vasco en algunos sectores. Porque esa posición debería deslegitimarlo para ser un interlocutor o socio válido de cualquier partido democrático. Y, sin embargo, no es así. Todavía hay muchos para los que el problema es el «antinacionalismo», el «frentismo» o el «extremismo» de quienes denunciamos esa actitud y no las posiciones de los nacionalistas vascos. Lo intolerable no es la legitimación del terrorismo sino la denuncia de esa legitimación.

Esa miopía aguda está conectada con otro problema que es la incapacidad de una parte de los intelectuales para rechazar sin matices todo movimiento de colaboración con el terrorismo.

La polémica sobre Aukera Guztiak ha provocado de nuevo algunas defensas del derecho de participación de quienes sostienen el crimen, con el argumento, en los casos más sofisticados, de que la integración política favorece la erradicación de la violencia puesto que ésta es sustituida por la política.

Y lo dicen después de casi treinta años de una experiencia democrática que ha negado totalmente esa tesis. Y es que están aquejados de una ceguera histórica de base ideológica, ésa que siempre encuentra soluciones de integración para las violencias de extrema izquierda o nacionalistas y, sin embargo, acepta la tolerancia cero y la represión para violencias de otros signos ideológicos.

Y aún existe un cuarto elemento más coyuntural que ha agravado toda esta confusión, que es el error del presidente del Gobierno de los mensajes de diálogo hacia los terroristas.

Sobra el añadido de que el diálogo se producirá cuando renuncien a la violencia. Porque el presidente ya ha convertido a unos asesinos en interlocutores potenciales. Cientos de crímenes y años de terror no los arrojarán directamente al cubo de basura de la historia. No, aún podrán dialogar con el propio presidente del Gobierno.

ECONOMÍA VASCA
Editorial ABC  6 Abril 2005

UNA campaña electoral es el momento adecuado para hacer balance de unas políticas determinadas. También balance económico. Si los ciudadanos fueran a votar exclusivamente por los resultados económicos de la gestión nacionalista, no podrían seguir apoyando a un partido que ha monopolizado el poder desde la aprobación del Estatuto de Guernica y que ha generado una pérdida continua de bienestar y dinamismo relativo, también en lo económico. El País Vasco ya no ocupa el primer lugar en renta per cápita, ni en crecimiento económico, ni en creación de empleo. Suponía el 7,3 por ciento del PIB nacional a principios de los años ochenta y veinte años después apenas supera el 6 por ciento. Está incluso perdiendo población, el indicador más palmario del atractivo económico de una región en un país que ha sido fecundado por millones de inmigrantes en los últimos años.

Algo tendrá que ver el nacionalismo en estos malos resultados, que se han producido a la vez que el País Vasco disfrutaba de un nivel de autogestión económica sin equivalentes históricos ni internacionales y de un Concierto que sólo puede ser calificado de excepcionalmente generoso. Habrá incluso radicales sabinianos que lo justifiquen como una catarsis necesaria. Desde una lógica racional, no podía ser de otra manera, sobre todo desde que el nacionalismo vasco abrazó la causa del soberanismo y generó, voluntaria e innecesariamente, una situación de incertidumbre e inseguridad jurídica que ha ahuyentado el espíritu emprendedor, tradicional en esas tierras, como ha recordado repetidas veces el Círculo de Empresarios Vascos. Además, la ausencia de alternancia política en todos los años de autonomía ha producido los efectos, conocidos y perfectamente previsibles, de burocratización y clientelismo laboral y empresarial, y una falta evidente de ideas y proyectos para hacer frente al deterioro industrial y comercial que no sean el victimismo o la nacionalización encubierta en aras de la creación de una nueva patria.

Los datos son conocidos. Los expertos estiman que un País Vasco en paz y sin incertidumbres soberanistas sería un 25 por ciento más rico y tendría 300.000 habitantes más. También que la Seguridad Social vasca sería hoy ya incapaz de hacer frente a sus compromisos de pensiones y prestaciones si no fuera por el elemento de solidaridad que le aporta la caja única del Estado. Los datos son tan evidentes que los nacionalistas se resisten a situar el debate electoral en el terreno de los logros concretos, del bienestar de los ciudadanos, y resucitan permanentemente cuestiones identitarias que alimentan el sensacionalismo. Como todos los regímenes populistas que aspiran a mantenerse indefinidamente en el poder.

LA GRAN ACUSACIÓN
Por Jaime CAMPMANY ABC  6 Abril 2005

COMO ya no estoy para hacer polving, me dedico al zapping, y haciendo zapping caí en la televisión vascongada en un momento en que se celebraba allí el debate electoral entre los cuatro candidatos más destacados: Ibarreche, María San Gil, Patxi López y Javier Madrazo. Seguramente los lectores no necesiten la aclaración acerca de la formación política a la que pertenece cada uno, pero ahí va, enunciada en el mismo orden de los candidatos: PNV, PP, PSOE e IU. María San Gil y Patxi López atacaban, aunque con desigual energía, al lendakari, vergonzantemente defendido en cambio por Javier Madrazo, de nuevo aspirante a tocar un poquito de poder y de gloria, es decir, de pena. Por cierto, que Julio Anguita ha resucitado de su desmayo político para dedicar elogios, tal vez compasivos, a su correligionario comunista. Qué compañeros de cama tan extraños hace de vez en cuando la política. El de Stalin metido en el mismo catre con los de Sabino Arana.

Caí en ese debate televisado cuando María San Gil, primero, y Patxi López, después, lanzaban sobre Ibarreche la gran acusación, una acusación que en circunstancias normales sería suficiente para dejar al lendakari fuera de combate. Afirmaba muy clara y duramente María San Gil que Ibarreche, desde la presidencia del Gobierno vasco, no hacía ni había hecho nada por acabar con «Eta». Formidable acusación. El Partido Nacionalista se inhibe de la lucha policial contra la banda etarra, y si los terroristas no actúan en la impunidad es porque de perseguirles se encargan la Policía y la Guardia Civil españolas, en colaboración con la Gendarmería francesa. En cierto modo, el PNV se aprovecha de los crímenes que comete «Eta», y pone en evidencia que ambos, banda y partido, aspiran a conseguir los mismos fines por distintos procedimientos. Los etarras matan y los peneuvistas miran hacia otro lado.

Esa es, desde luego, una circunstancia sabida y consabida por los vascos y por muchos otros españoles, pero estremece escucharla así, expresada sin eufemismos ni paliativos, en un plató de televisión, cara a cara con el primer responsable de esa negligencia ante el crimen. No sabemos por qué y para qué se empeñaron los nacionalistas en tener a la Ertzaintza si no la dedican esencialmente a perseguir el terrorismo. Es más, las tres cuartas partes de los ertzainas confiesan que han recibido alguna vez la orden de no actuar contra el entorno de «Eta». Los peneuvistas condenan el terror de dientes para afuera, y enseguida predican el perdón y aconsejan el diálogo.

El único elogio que el lendakari Ibarreche ha dedicado a Juan Pablo II a la hora de su muerte es el perdón que concedió a su ofensor Alí Agca. No parece sino que se propusiera poner ante las víctimas del terrorismo etarra el ejemplo del Papa Wojtyla en el momento sublime de perdonar a quien quiso asesinarlo, y presentarse él mismo dispuesto a conceder el generoso perdón del Santo Padre antes de que los criminales lo pidan ni confiesen su culpa, como hizo el criminal turco. ¿Serán los socialistas capaces de dar su apoyo a quien necesita la existencia de «Eta» para mantener su primacía electoral? Esa es la cuestión.

Establecidos y excluidos
IÑAKI UNZUETA/PROFESOR DE SOCIOLOGÍA DE LA UPV-EHU El Correo 6 Abril 2005

A lo largo de nuestras vidas todos experimentamos, con mayor o menor grado de intensidad, los efectos del poder. Cuando existen personas o grupos que tienen capacidad para retener o monopolizar algo que otras necesitan, sea ello comida, armas, amor o conocimiento, nos encontramos de bruces con el poder. Y cuanto mayores son las necesidades de estos últimos, mayor es el gap de poder existente entre unos y otros. En la medida en que dependemos de otros más de lo que ellos dependen de nosotros, más poder tienen sobre nosotros. Por tanto, el poder no es algo que se tiene en el vacío, sino que es una característica de una relación entre personas o grupos. Los 'recursos de poder' pueden ser tanto materiales como inmateriales. Entre los primeros, se encuentran el dinero o cualquier tipo de mercancía; y entre los segundos, el conocimiento y los llamados medios de orientación, es decir, los recursos de orden cultural que una comunidad emplea para dotar de sentido a su existencia.

A mi entender, en los últimos veinte años el diferencial de poder entre grupos sociales en el País Vasco se ha ampliado y ha tomado unos perfiles más nítidos. La permanencia en el control de las estructuras políticas ha permitido a los sectores nacionalistas tejer una red de fuerzas e influencias que costará deshacer. Han consolidado una estructura que engloba instancias políticas, universidades, determinados sectores de la economía privada, organismos oficiales y paraoficiales, clubes de fútbol o asociaciones culturales, de tal modo que permite que entre los pliegues de la ikurriña se incuben operaciones económicas, se intercambien favores y se repartan prebendas y pitanzas. Estos rasgos son los que caracterizan a un semirégimen en el que lo público y determinados sectores privados han entrelazado sus tentáculos. Este sistema político se caracteriza por albergar formas de funcionamiento no democráticas, como por ejemplo la financiación ilegal de partidos, la utilización de redes de amigos, la corrupción o el clientelismo. Pero, además, esclerotiza la circulación democrática del poder, tapona la alternancia política y, como privilegia la adscripción ideológica, empobrece la vida cultural y política.

Evidentemente, los sectores nacionalistas dominantes tratan de ocultar el diferencial de poder y, para ello, emplean dos tipos de estrategia: las autojustificaciones que mezclan observaciones realistas con fantasías colectivas y la estigmatización. Primeramente, y ante terceros, la estrategia nacionalista utiliza la distorsión 'pars pro toto', es decir, borra las diferencias internas de poder resaltando los logros de la parte favorecida, y presenta una autoimagen de satisfacción en la que se reiteran las altas cotas de desarrollo económico y bienestar alcanzados. El velo ideológico nacionalista persigue así ocultar la realidad y resaltar las metas de bienestar alcanzadas por los nacionalistas que, además de estar mejor preparados, se consideran mejores que los demás. Empero, la fachada nacionalista lo que oculta es la creciente desigualdad en el reparto de las rentas; el deterioro de la educación universitaria o de la sanidad, con unos recursos decrecientes e inferiores a la mayoría de los países de la Unión Europea; o las condiciones paupérrimas, entre otros, de jóvenes, mujeres solteras con hijos, viudas, y cada vez más trabajadores precarizados y con salarios irregulares. Al mismo tiempo, este velo ideológico lo que trata de ocultar son los privilegios de la corte dirigente nacionalista, compuesta por diferentes capas trabadas por variados intereses materiales y cohesionadas por un magma de significaciones sociales imaginarias, que le dotan de un 'nosotros' fuerte y estructurado.

El sector dominante de nacionalistas autosatisfechos ofrece continuas muestras de arrogancia y hace gala permanente de su carisma grupal. Y para ello, utiliza la estigmatización del ajeno a su comunidad, persiguiendo su humillación y degradación. Al tiempo que con el 'extraño' a su comunidad muestra una inflexibilidad emocional que le impide sentir piedad, con los suyos y sus normas es dócil y sumiso, debido al miedo que tiene a perder sus privilegios y por el horror de enfrentarse en solitario al vacío de la existencia. Es decir, el sector nacionalista dominante muestra una conducta escindida: mientras internamente acata con docilidad las normas del grupo y protege y da calor a los suyos, frente a los advenedizos y extraños levanta una barrera emocional que lo convierte en fiero y violento. En el empleo estratégico que el grupo dominante hace de la estigmatización, cuanto mayor sea el diferencial de poder respecto al grupo dominado, mayor será también la eficacia de la estigmatización. Cuando el gap de poder entre unos y otros es muy grande, la violencia simbólica se ejerce sin tapujos, de modo que los grupos dominados se evalúan a sí mismos con los criterios de los dominantes. Esto significa que el sector dominante tiene recursos tanto para hacer gala de su carisma grupal como para avergonzar grupalmente a los dominados.

En estas circunstancias, y para preservar su dominio, utilizan contra el advenedizo y el que se resiste a su dominio la estigmatización, esto es, la descalificación y el insulto que tienen por objetivo paralizar al intruso de su comunidad. Hace cien años, Sabino Arana llamaba 'maketos' y 'los de la navaja' a los trabajadores inmigrantes llegados a Vizcaya con la industrialización. (Por cierto, no entiendo cómo hemos permitido que se levante una escultura en su memoria). Hace muy poco tiempo, José Luis Bilbao, presidente de la Diputación de Vizcaya, llamaba 'guarros' a la oposición amenazada de muerte. Y también, hace escasos días, la consejera de Educación, Anjeles Iztueta, arremetía contra el eslabón más débil de los profesores, y les comparaba con alumnos díscolos que recurrían a la pataleta, calificaba sus notas de desvergüenza, y los acusaba de dilapidar los recursos de la sociedad. Y luego añadía, en clara sumisión hacia su grupo, que se sentía respaldada por los suyos. De nuevo, una muestra de violencia hacia el exterior y de docilidad interna. La estigmatización es, probablemente, el tipo más indigno y repugnante de violencia, pues además de consagrar la dominación, pretende humillar al dominado. La verdad es que la conducta de esta consejera no nos debe extrañar demasiado, es el resultado de la conjunción más perversa que se pueda dar: el fundamentalismo religioso nacionalista que coloca a las personas al servicio de las instituciones y la mente fría de una tecnócrata a la que, al igual que al cirujano experimentado, no le tiembla la mano al sajar la parte más débil o gangrenada de la sociedad.

El gran debate
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 6 Abril 2005

Si los propios intervinientes no hubieran pactado un modelo tan rígido, habría sido un gran debate: no fue en directo, tomaron la palabra según un orden acordado previamente, que no podía saltarse ni por alusiones. El tiempo estaba rigurosamente tasado y el moderador, Jaime Otamendi, que estuvo sobrio y eficaz, fue un cronometrador tan implacable como el micrófono retráctil de '59 segundos'.

La disposición de los candidatos, en línea, no permitía que se comunicaran con naturalidad. De derecha a izquierda estaban: Patxi López, Juanjo Ibarretxe, María San Gil y Javi Madrazo. El candidato socialista y la popular quisieron fajarse con Ibarretxe, para lo que López tenía que girar la cabeza a su izquierda y San Gil a su derecha, en plan bajorrelieve egipcio. El lehendakari, para responderles, giraba la cabeza de derecha a izquierda, en poderosa alegoría de un águila bicéfala. Madrazo fue a lo suyo y quizá por eso, se pasó la mayor parte del debate en el limbo (no man's land). No se giró ni una vez a la derecha (faltaría más) y cuando le llegó el turno de pedir el voto a los televidentes, en lugar de mirar a la cámara, clavó la vista en el moderador, como si el voto de Jaime Otamendi, bastase para hacerle repetir consejería.

Los informativos de la casa escribieron en forma de pregunta uno de los más socorridos mantras de Ibarretxe: «¿Tienen los vascos derecho a decidir su futuro?» María San Gil estuvo directa y contundente bajo formas impecables. No dejó pasar ni una y su minuto de gloria fue cuando le sacó a Ibarretxe la fotocopia del acuerdo tripartito entre el PNV, EA y ETA durante el verano del 98, al que llamó incorrectamente «pacto de Estella». Patxi López tuvo su gran momento al conminar a su vecino: «¿Puede usted mirar a la cámara y decir que ha sido el lehendakari de las víctimas, de los amenazados, de los que no son nacionalistas en este país?» Su momento débil fue su indefinición sobre alianzas: «No es tiempo de fórmulas de gobierno, sino de decir para que queremos gobernar», expresión razonable, pero chocante en un partido que celebra sus congresos con la lógica del cocido maragato: primero se elige al secretario general y a la ejecutiva y después se discute la ponencia. Ibarretxe estuvo bien para los suyos, aunque se sublimó en la sinécdoque: llamó insultos y descalificaciones y «hablar mal del país» a las críticas a su política y su gestión. Madrazo reivindicó más peso para IU. Por lo demás, bien. Se podría repetir.

En la jornada de ayer también tuvo su cuota de protagonismo el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV). La número uno de la lista guipuzcoana de la formación, Nekane Erauskín -que se erige como la candidata a lendakari-, compareció en Bilbao para reconocer que «en Euskal Herría se vulneran muchos derechos fundamentales», pero para sorpresa de los periodistas presentes, Erauskín matizó que «las agresiones más fuertes vienen de Madrid y de París». Además, se negó a hacer comentarios de ningún tipo sobre ETA, de manera que nada condenó ni nada justificó.

Canción de cuna
Por David Gistau El Mundo 6 Abril 2005

Que sólo la miseria engendra violencia es una creencia marxista desmentida por dos formas en el fondo parecidas de iluminación agresiva: la religiosa y la nacionalista.

No fue la pobreza ni el afán de revancha por padecerla -la lucha de clases- lo que desvió a Bin Laden de un destino de playboy con palacete estival en Marbella, que es para lo que iba hasta que vio la luz.

Tampoco la pobreza entendida como coartada para la lucha de clases explica que en el Norte jamás se agote la cantera de cachorros etarras: esos jóvenes nacidos en un entorno que concede todo lo necesario para armar una vida tal vez anónima, sí, pero digna e incluso próspera, y que sin embargo abrazan una fe que contempla el asesinato como una virtud, como un modelo de comportamiento del que presumir en las epopeyas de la tribu.

Según Robert Kaplan, los nacionalismos agresivos necesitan fabricar en términos mitológicos una sensación de agravio colectivo sufrido por un pueblo perdido que justifica la violencia como herramienta, no ya de la revancha, sino de la redención.

De esto se nutrió Hitler en la Alemania agraviada por la derrota y por la caída del orgullo. Y también Milosevic. Y, por supuesto, nuestros nacionalismos locales, que recurren a mitos inventados -el fatalismo profesional- para consolidar a España como nación culpable y fascista por definición, autora de todos los agravios que de tanto reclamar un desquite terminan elevando a la categoría de virtud heroica vicios morales como la xenofobia y el asesinato.

Incluso el asesinato en masa, en trenes o en supermercados como Hipercor, de gente corriente a la que muy fanatizado por la fe hay que estar para declararla culpable de lo que sea.

Sabíamos que, en el Norte, los jóvenes de las ikastolas son programados, desde una concepción artera y falsa de la Historia, para sentirse ultrajados por el agravio mítico, para identificar al enemigo y, en los casos extremos, para combatirlo.

Por eso, porque son desviados de un destino en paz para el cual sirve su entorno, existe todavía una cantera en la que se apoya ETA para perpetuarse incluso ahora que su insistencia anacrónica es, más que nunca, una patología.

Lo que no sabíamos es que tenían la intención de comenzar esa programación insana desde la misma cuna. Los ayuntamientos de San Sebastián y Llodio han repartido a mansalva, en los hogares con recién nacidos, la grabación de una nana que sacraliza al etarra y lo impone como modelo de comportamiento.

Niños que podrían armarse una buena vida, en un buen lugar, sin llegar nunca a creer en la necesidad de pegarle un tiro a nadie, de odiar a nadie.

Pero a los que la fe nacionalista quiere reclutar cuanto antes para que vean la luz y, en los casos extremos, se conviertan en herramientas del asesinato.

A la misma cuna, van ya a buscarlos, para que no esquiven el destino que los quiere cautivos. Y a todas ésas, ¿qué se le canta en la nana a un niño cuyo padre no va a volver porque lo mataron en vano estos taliboinas?

http://www.elmundo.es/diario/opinion/1780094.html

Ver lo de FAES y oír lo de Huarte
EDITORIAL Libertad Digital 6 Abril 2005

Mientras el PSOE y sus socios tratan de dar cerrojazo a la Comisión de Investigación del 11-M, el PP ha remitido al Congreso una serie de 17 preguntas que dejan en evidencia lo mucho y relevante que queda por investigar de la masacre que acabó con la vida de 192 ciudadanos y que logró, no sin el apoyo mediático y político de la izquierda, dar el vuelco electoral del 14-M.

Mas aún, cuando este martes El Mundo ha publicado la trascripción y glosa de la conversación que el dirigente del PSOE asturiano, Fernando Huarte, mantuvo en prisión con el terrorista Benesmail en octubre de 2004. El dirigente del PSOE asturiano y colaborador del CNI comentaba en esa conversación a su interlocutor que la relación ETA-islamistas era “algo impensable”, cosa que Benesmail no corroboró, para señalar, en cambio, su justificación y apoyo a las reivindicaciones de ETA. Téngase en cuenta que este sanguinario terrorista islámico tenía una estrecha y acreditada relación con los etarras con los que compartía prisión, y que, en su poder, se encontraron los teléfonos de dirigentes tan destacados del terrorismo nacionalista como Parot e Iragui.

Puesto que, llegada la conversación entre Benesmail y Huarte a este punto, la trascripción de Interior no la reproduce, sino que hace un telegráfico resumen de ella, es obligado que el gobierno lleve a la Comisión la misma cinta en la que quedó grabada la conversación en su totalidad.

Asimismo, y puesto que el miembro del PSOE asturiano mantuvo conversaciones con el islamista encarcelado, antes y después del 11-M, no menos importante es que el propio Huarte aclare lo que Benesmail sabía de las intenciones de Lamari, quien –por cierto- le envió a la cárcel, días antes de perpetrar la masacre, un giro postal. En cualquier caso, tiene que quedar claro en condición de qué Huarte mantenia esa estrecha relación con ese terrorista: si en su condición de miembro del PSOE, si en su condición de colaborador del CNI, o en su condición de simpatizante de la causa antioccidental e islamista. Nos tememos que una no excluya las otras.

Ni que decir tiene, sin embargo, que el Gobierno del 14-M no está por la labor. En lugar de eso, el PSOE trata de aprovechar la vía de escape que le ha facilitado Rajoy y sus acomplejados reparos ante el vídeo de la FAES. Bastaría, sin embargo, sellar esa vía si, en lugar de traslucir incomodidad, el PP manifestara tanto interés por que los españoles vieran ese vídeo como el que tienen en que se oiga la cinta de Huarte. Lo de FAES sólo denuncia hechos y declaraciones constatables; lo de Huarte, sólo es una hipótesis, pero que podría desembocar en algo todavía más infame.

Zapatero
Ética y estética
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 6 Abril 2005

En lo estético, este gobierno se mueve entre los gestos insuficientes o desmesurados propios del adolescente acomplejado y la parafernalia progre de mediados de los setenta. Teniendo en cuenta que, a la muerte de Franco, Zapatero tenía catorce años, es posible que su tiempo se congelara en aquellos días de noviembre del setenta y cinco, aunque esta explicación no es suficiente. Haría falta que el chico hubiera sido un progre de manual, cosa que ignoro, y que luego hubiera crecido en una urna de cristal. Y que hubiera leído y reflexionado poco o nada. Sin embargo, sabemos que el presidente gusta de citar a Borges. Aunque, bien pensado, en realidad no lo cita, se limita a invocar de vez en cuando su nombre como una especie de salvoconducto. También sabemos que ha pasado media vida en un escaño del Congreso de los Diputados sin aportar nada memorable a los diarios de sesiones. Las razones de esa estética gubernamental de gestos afectados, de triunfante toma de la calle, de extemporáneos descabalgamientos del dictador, de pancarterismo, de mimetismo con la gente del cine, de retórica anticlerical, de antiamericanismo chusco y de homenajes a genocidas, lo acercan, más que a la víctima de un síndrome de Peter Pan político, al dócil, interesado, frío y calculador cliente de un gabinete de márketing.

En lo ético, lo más grave es que jamás haya condenado los asaltos a las sedes del PP (¿nos convierte en viscerales, poco finos y poco inteligentes señalar que tales asaltos fueron antidemocráticos?), y lo más significativo es su hostigamiento a la Iglesia. Además, Zapatero ha puesto en marcha un programa de acción política propio de un cambio de régimen. Si ha podido entregarse sin disimulo al control remoto de los separatistas es porque entre el plan de ERC y la agenda del PSOE existen coincidencias que facilitan su entendimiento durante la actual legislatura. Con la inestimable ayuda de Prisa, donde no se sabe si moran sus empleadores o sus empleados, ha convertido la reforma constitucional en algo deseable. No es que la Constitución no se pueda tocar, es que no quieren aclarar el alcance de la reforma, dando esperanzas a los que propugnan la voladura del edificio jurídico-político desde su núcleo: él artículo segundo de la Carta Magna. Un presidente de gobierno de España no debería compartir proyectos (y mucho menos ambiciosos proyectos de cambio de régimen) con separatistas entregados a la eliminación en su territorio de cualquier lazo afectivo con España y a la conversión de la Nación, único garante de nuestras libertades, en un concepto indeseable, caduco, inconveniente, vergonzoso y falso.

Argucias de Ibarretxe
CARLOS G. REIGOSA La Voz 6 Abril 2005

EL DRAMATURGO británico John Dryden sostenía en su Don Sebastián (siglo XVII) que es imposible ser un hombre de Estado y no ser un hipócrita. Después de saber que el Gobierno de Ibarretxe ha enviado cartas a la ONU y a la UE para denunciar la anulación de la candidatura de Aukera Guztiak por considerarla un «atropello a la democracia», he empezado a sospechar que estábamos ante un auténtico estadista... sin Estado. Pero después de leer que, según el mismo Gobierno vasco, esta anulación se debe a un cálculo electoral del PSOE «para perjudicar a la coalición PNV-EA», ya no tengo la menor duda: estamos ante el estadista Ibarretxe. Porque todas las encuestas revelan que la exclusión de Aukera Guztiak favorece a la coalición nacionalista, pero el lendakari, con un gran desprendimiento (¿de retina?), sostiene lo contrario, para escenificar de nuevo ese victimismo tan rentable y atraerse los votos radicales.

Y es que estamos en plena campaña de las elecciones vascas y, si no vale todo, lo parece. Ibarretxe, que se ha caracterizado por no escuchar a nadie de la oposición en el País Vasco, no cesa de clamar: «El que niega el diálogo, niega la solución». ¡Toma ya! Le responde María San Gil (PP): «Ya está bien de inventar problemas nuevos y de caprichos nacionalistas, lo que hay que cambiar es el Gobierno». Y Patxi López (PSE-PSOE) tiende la mano por la paz y la recuperación de la libertad para todos los vascos, porque ya está bien de fragmentadores y de sectarios. Y la campaña sigue sin que nadie escuche a nadie, con cada uno a su bola, y con Ibarretxe seguro de que los vascos-vascos y las vascas-vascas sólo están pendientes de él, que para eso intenta contarles la milonga que cree más propicia. Por ejemplo, su dolidísimo lamento por la ausencia de Batasuna en esta cita electoral, que supone fruto de una triquiñuela socialista, porque los tribunales sólo aciertan cuando favorecen a los nacionalistas. Claro que la candidatura del Partido Comunista de las Tierras Vascas ha venido a liarlo todo. Porque si ésta recibe el viernes el apoyo de los batasunos, el estadista Ibarretxe debería alegrarse, ¿no?, aunque perjudique a su coalición. ¿O de qué nos estaba hablando el estadista?

El Partido Comunista de las Tierras Vascas
José Luis Manzanares Estrella Digital 6 Abril 2005

El Partido Comunista de las Tierras Vascas fue inscrito en el correspondiente registro el año 2002 sin que nadie lo relacionara con Batasuna o se preocupara de su ilegalización. Es ahora cuando, excluida de las elecciones parlamentarias Aukera Guztiak, se teme que la clientela de la autodenominada “izquierda abertzale” vote masivamente a la nueva formación política y, por decirlo así, la haga suya. Y también puede ocurrir que suya haya sido desde el primer momento como lista blanca de repuesto. En ambos casos, el Estado lo tendrá difícil para reaccionar en el caso de que, efectivamente, estuviésemos ante un nuevo disfraz de Batasuna. Las razones son muchas. Primero, porque la convocatoria electoral está a la vuelta de la esquina. Segundo, porque es de suponer que los estatutos presentados cumplan todos los requisitos establecidos. Tercero, porque nadie puede evitar que cada ciudadano vote a la lista legal que prefiera. Y cuarto, porque ya sabemos que la jurisdicción del Tribunal Supremo termina a las puertas del Parlamento de Vitoria.

El intento de ilegalización a posteriori del Partido Comunista de las Tierras Vascas, si se acreditase el simple cambio del collar del perro, volvería a tropezar con los obstáculos que el Tribunal Supremo no ha podido salvar para que su sentencia contra todas las variantes de Batasuna surtiera efecto en el órgano autonómico que ostenta la representación máxima del País Vasco. Presumiblemente, se acudiría de nuevo al Reglamento para desobedecer los nuevos requerimientos en el caso de que el Tribunal Supremo optara por olvidar lo ya sucedido: el refugio seguro del brazo político de ETA en una cualificada institución del Estado. Éste es el momento en que nos damos cuenta de toda la importancia que tuvo aquella desobediencia de la Cámara vasca. De no corregirse por vía de recurso —contra el inexplicable aquietamiento del fiscal— el archivo de las diligencias penales abiertas por iniciativa del propio Tribunal Supremo, mejor sería evitar la repetición de un fiasco que sólo serviría para desprestigiarle de nuevo.

La constatación de que el Partido Comunista de las Tierras Vascas sólo fuera una creación de Batasuna, o hubiera evolucionado hasta identificarse con ella, plantearía un difícil dilema entre la pura resignación o la repetición de una ejecución judicial con escasísimas posibilidades de éxito. En ambos supuestos, un obscuro panorama para el Estado de Derecho. Nadie puede comprender —y quizá menos aún los países a quienes pedimos ayuda contra el terrorismo etarra— esta impotencia en nuestra propia casa. Y uno se pregunta si los cabecillas batasunos no deberían estar en la cárcel como dirigentes de una asociación ilícita, según se desprende de los artículos 515 y 516 del Código Penal.

El PSOE y sus socios convierten la Comisión en un muerto viviente
Editorial El Mundo 6 Abril 2005

Por tercera vez desde la apertura de la Comisión de Investigación del 11-M, el 6 de julio de 2004, el PSOE y los grupos minoritarios se han visto frustrados in extremis en su pretensión de darle carpetazo. Y en las tres ocasiones ha sido por las aportaciones realizadas por este periódico.

Ocurrió después del verano, cuando publicamos una nueva carta del confidente Rafá Zouhier, que ponía en evidencia que el jefe de la UCO no había dicho la verdad ante la Comisión. Volvió a suceder a finales de noviembre a raíz del impacto causado en la opinión pública por la cinta de Cancienes.

Y ahora ha vuelto a ocurrir tras las revelaciones sobre las actividades del dirigente socialista Fernando Huarte y el diálogo que mantuvo en Villabona con Benesmail.
Sin embargo, en lugar de afrontar cada una de estas nuevas aportaciones sumándose a la petición de las necesarias nuevas comparecencias -la de Zouhier en el primer caso, las de Lavandera y Campillo en el segundo, y ahora la de Huarte- los socialistas y sus socios se han limitado a mantener abierta artificialmente la Comisión.

Desde el emotivo testimonio de Pilar Manjón, hace ya casi cuatro meses, la Comisión no ha hecho absolutamente nada. Se encuentra en estado vegetativo, como un muerto viviente a la espera de ser desenchufado de la máquina que lo mantiene con vida.

Esa máquina es el temor del PSOE a cargar con el coste político que supondría darle cerrojazo cuando los importantísimos interrogantes que ayer planteó el PP siguen sin ser aclarados. Y cuando la inmensa mayoría de los ciudadanos reclama que la Comisión continúe sus trabajos.

Tras recibir de Eduardo Zaplana una oferta razonable y que no podían rechazar para analizar conjuntamente la mejor manera de responder a las incógnitas del 11-M, el PSOE y sus aliados acordaron abrir un nuevo «periodo de reflexión» que acabará el 19 de abril, fecha en la que inicialmente tenían previsto presentar sus conclusiones.

Todo indica que es una mera maniobra de distracción para prolongar estérilmente la agonía de la Comisión. Sus señorías escucharán la cinta del diálogo de Villabona, pero se han negado a llamar a declarar a Huarte, de cuya relación con el estrecho colaborador de Lamari ya tienen pruebas fehacientes gracias a la transcripción y glosa de su última conversación.

En cambio, analizarán, en esa misma reunión, el vídeo de Faes que, siendo una pieza de propaganda sesgada y en puntos concretos falaz, no tiene absolutamente nada que aportar al esclarecimiento de los hechos que desembocaron en el 11-M.

El que el PSOE se aferrara ayer a dicho vídeo para acusar al PP de mantener un discurso «hipócrita» respecto a la búsqueda de la verdad demuestra hasta qué punto su presentación fue un disparate y ha resultado perjudicial para el propio PP.

En todo caso, no hay mejor forma de medir el grado de compromiso de cada formación con el esclarecimiento del 11-M que observar su actitud en la Comisión. Y ahí el que está saliendo mal parado es el PSOE.

Ha vetado las comparecencias que más luz pueden arrojar sobre los hechos y ahora está esperando la primera oportunidad para colgarle el certificado de defunción que tiene redactado hace meses.

http://www.elmundo.es/diario/opinion/1780080.html

La Gestapo catalanista ataca de nuevo
Extraído de la bitácora Bye Bye Spain  6 Abril 2005
http://nacionalismo.blogs.com/byebyespain/

¿Política lingüística es amenazar a los empresarios?

Ya tenemos al primer empresario que llama la atención sobre el chantaje lingüístico.

Se llama Lluís Peix y ha recibido la notificación oficial para que suprima el castellano de la rotulación de su comercio:

"Nací en 1940 fuera de España. Recuerdo que cuando veníamos de vacaciones a Barcelona, al llegar a la frontera, mis padres decían: "Nens a partir que entrem a Espanya no parleu català, que està prohibit". Cuando explico esto hay quien dice: "¿Qué esperabas de un régimen fascista?". Pues nosotros seguíamos hablando en catalán y nunca nadie nos amonestó.

"Hace unos meses recibí en mi establecimiento de Barcelona un aviso del Ayuntamiento en el cual me comunica la obligación de eliminar unos focos que iluminaban la fachada y a la vez me advertía que debía poner todos los letreros en catalán para adecuarlos a la normativa del Departament de Política Lingüística y que de no hacerlo incurriría en una sanción de 600 euros por cada elemento que incumpliera la normativa.

"Pregunto yo: ¿qué diferencia de talante hay entre prohibir el uso de un idioma y obligarte a usar un idioma bajo sanción de 600 euros si no lo haces?" (Lluís M. Peix Soler, Multas lingüísticas)

Más información en:
Me acuso, tengo mis facturas en castellano
¿Paridad lingüística?
Lenguas y cartas de restaurantes
Oficina de Garantías Lingüísticas: vuelve Torquemada
El "amable" control policial de las Oficinas de Garantías Lingüísticas
Protesta por la discriminación lingüística
Nuevas denuncias de las oficinas de control lingüístico

11-M / Continúan las investigaciones
Las 17 preguntas sin respuesta
El Mundo  6 Abril 2005

Son interrogantes sin solución, incógnitas que se plantea la opinión pública y que ahora formula, de forma argumentada, el PP. «Ni los jueces, ni la Policía, ni la Fiscalía tienen nada que ver con bastantes de ellas, pues se insertan en un ámbito político», razona esta formación. «Si la Comisión no investiga, jamás tendrán respuesta».

1. ¿De dónde proceden los restos de Goma 2 hallados en la mochila de Vallecas, en Leganés, en la casa de Morata de Tajuña o en la furgoneta Kangoo? ¿Sólo de Mina Conchita o también de otras explotaciones?

Parece descartado que casi todo el explosivo provenga de Mina Conchita. Sería oportuno escuchar a los confidentes de la Policía y Guardia Civil (Antonio Toro, Rafá Zouhier, Emilio Suárez Trashorras ) o cualquier otra persona que pueda ofrecer información relevante.

2. ¿Quién montó las bombas con móviles que explotaron en los trenes?

Hemos escuchado en los medios de comunicación un testimonio muy revelador del tedax que desactivó la mochila. Dice que ninguno de los muertos, huidos o detenidos tiene ese perfil. ¿No sería oportuno que pudiera conocerlo la Comisión?

3. ¿Quién pretendía montar «bombas con móviles» en el verano de 2001? ¿Quién había encargado a alguno de los imputados la localización de un experto en esa materia?

Esta pregunta es clave. Pero también incómoda para muchos grupos, porque se suma a otras evidencias de la Comisión, y sobre todo de la investigación judicial, que sitúan el origen del 11-M antes del ataque a las Torres Gemelas y mucho antes de la Guerra de Irak. Y, para despejarla, sería muy conveniente escuchar los testimonios del agente Jesús Campillo y de Francisco Javier Lavandera.

Lavandera facilitó esa información a Campillo. Y Campillo grabó esa información. ¿Por qué no puede escuchar la Comisión la versión de las dos personas más directamente relacionadas con esta revelación y sí la de aquellos que ocultaron dicha información? No obstante, estamos abiertos a que comparezcan otras personas si están en condiciones de dar respuesta a estos interrogantes.

4. ¿De quién es la idea de cometer un gran atentado en Madrid y por qué se eligió esa fecha, a 72 horas de las elecciones? ¿Se pretendió alterar el resultado de las mismas?

Quizá hubiera ayudado a tener información sobre este tema el volver a escuchar en esta Comisión a Jorge Dezcallar y al actual director del CNI, Alberto Sáiz, por si tienen nueva información.Pero también, después de lo que hemos conocido:

- A Fernando Huarte, por si de sus contactos con terroristas islámicos obtuvo información sobre el 11-M, cuándo se conoció ésta y a quién informó de su contenido. No olvidemos que se entrevistó con Benesmail antes y después del atentado.
- Al actual comisario general de Información, Telesforo Rubio, por ser la persona que podría informar de cómo se han llevado las investigaciones desde que accedió a su cargo, el estado actual de las mismas y los riesgos sobre una posible colaboración futura entre los islamistas y otros grupos terroristas españoles.
- Al jefe actual de la UCIE de la Policía, por las mismas razones.

5. ¿Qué pasó con la cinta de Cancienes?

Hay que averiguar qué pasó. Se han producido contradicciones en los testimonios. ¿Por qué una cinta que se grabó y entregó en Gijón vuelve a aparecer años después en Cancienes? Puede facilitarnos información el agente Campillo, pero también el actual fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y otros mandos de la Guardia Civil.

6. ¿Cuál fue el verdadero alcance de las pesquisas realizadas por la UCO en torno a la trama asturiana de explosivos? ¿Cuánto llegó a saber?

Es importante esclarecer este asunto. También aquí se han producido gravísimas contradicciones entre miembros de la UCO y de la Guardia Civil. Deben volver a comparecer el coronel Félix Hernando, el agente Paco, el agente Víctor y Zouhier.

7. ¿Cómo es posible que no llegaran a buen fin las investigaciones realizadas con ocasión de las cuatro denuncias coincidentes (la de Lavandera de 2001, la del abogado del ’Nayo’ en 2002 y la del propio ’Nayo’, y la de Zouhier en 2003?

La propia Pilar Manjón ha criticado el cierre de la investigación de la trama asturiana. No se ha dado oportunidad de conocer el testimonio del abogado de uno de los denunciantes ni ninguna explicación satisfactoria acerca de por qué no se pidió al juez de Avilés autorización para judicializar la investigación de Antonio y Carmen Toro y Suárez Trashorras. Es preciso oír de nuevo a Juan Carretero, jefe de la Policía de Asturias, y a Manuel García, jefe de Estupefacientes de la Policía en Avilés. Pero también a Carlos Alberto Tejeda, abogado que trasladó al fiscal jefe de Asturias la denuncia de Nayo; Lavandera; Zouhier; Nayo; el capitán Marful; el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, que recibió la denuncia del abogado Tejeda, y a los fiscales de Avilés.

8. ¿Cómo funcionó y qué tareas desempeñó el Grupo de Coordinación entre la UCO y la Guardia Civil de Asturias formado a principios de 2003 por decisión del entonces coronel Laguna, y suponemos del coronel Hernando, para investigar las cuatro denuncias coincidentes sobre Toro y Suárez Trashorras?

El coronel Félix Hernando, jefe de la UCO, tras afirmar que su unidad se retiró de las investigaciones en marzo de 2003, ocultó la existencia de este grupo, que funcionó al menos hasta finales de dicho año y que salió a la luz cuando lo reveló el propio general Laguna en la Comisión. El coronel Hernando informó, asimismo, que tras sus investigaciones en Asturias envió un informe al entonces coronel jefe de la zona de Asturias y se desentendió del asunto. Sin embargo, el general Laguna reveló que había un segundo informe, muy anterior al 11-M, en el que se daba cuenta de la pertenencia de Toro y Suárez Trashorras a una banda de delincuencia organizada que operaba en Madrid. La Comisión no puede pasar por alto tales contradicciones en el testimonio formulado sin aclararlas. Y pueden hacerlo todos cuantos formaban parte de ese grupo, cuya identidad no fue revelada, pero entre los que podrían estar, entre otros, el teniente coronel Aldea, jefe de la Comandancia de Oviedo; el agente Víctor; el agente Paco, y el capitán Marful.

9. ¿Por qué robó ETA en el callejón del garaje de Trashorras el coche que hizo estallar el 3 de diciembre en Santander?

No podemos hacer lecturas inocentes de este dato. Es sencillamente inaceptable aceptar que todo se debe al «azar», como afirmó el presidente Zapatero. No pudo ser una coincidencia. Y aquí nos pueden arrojar luz Telesforo Rubio (para ver en qué datos se basa y en qué informaciones o toma de declaraciones, habida cuenta de que elaboró ex profeso el informe que leyó Zapatero) y Suárez Trashorras. Pero también los responsables de los cuerpos policiales que participaron en la detención de los etarras de este atentado.

10. ¿ Por qué salen el mismo día hacia Madrid, el 28 de febrero de 2004, las dos ’caravanas de la muerte’?

¿También es casualidad? ¿Cuál era el destino de la caravana etarra? ¿En qué se basa la Guardia Civil para afirmar que los etarras podían llevar el coche bomba de ETA interceptado en Cañaveras para entregarlo a otro grupo de terroristas? ¿Se trataba de un préstamo de explosivos a los islamistas para cometer un atentado, que, según el CNI, preparaba Allekema Lamari consistente en la voladura de un edificio -tal vez la Audiencia Nacional- mediante un coche cargado de explosivos? Deberían aclararlo Telesforo Rubio y el subdirector general operativo de la Guardia Civil.

11. ¿Qué sabía Benesmail de las intenciones de Lamari, que unos días antes del 11-M le envió a la cárcel un giro postal?

Para responder a este interrogante, obviamente, quien puede saber más es quien ha tenido contacto con él, Fernando Huarte. Pero también Dezcallar, por si conocía las visitas de este colaborador del CNI, y Alberto Sáiz. Pueden aclararnos también -si ellos no conocían los contactos de Huarte y Benesmail- quién era el mando del CNI que los conocía.

12. ¿Qué contactos mantuvo Benesmail con el socialista Fernando Huarte y con significados miembros de ETA?

Pese a lo que decían, sabemos que las visitas no eran por causas «humanitarias». También sabemos que uno de los asuntos en los que Huarte tenía interés era conocer la relación de etarras con islamistas. Puede ayudar oír en la Comisión a Huarte, igual que en el caso anterior; a Dezcallar, y al actual director del CNI.

13. ¿Qué información obtuvo Huarte de esos contactos con Benesmail? ¿A quién y cuándo se la trasmitió?

- Fernando Huarte.
- Jorge Dezcallar.
- Alberto Sáiz.
- José Blanco, puesto que, como responsable del PSOE y como autor de la pista que dio lugar a conocer las actividades de Huarte, puede haber recibido información. Al menos, por la pista que anunció en una rueda de prensa, sabía que Huarte era colaborador del CNI. ¿Cómo y quién se lo dijo? Si han comparecido los presidentes del Gobierno, el actual y el anterior, diversos ministros y cuantos cargos políticos ha querido la Comisión, no parece que deba existir ningún inconveniente para que comparezca el actual secretario de Organización del PSOE.
- Alvaro Cuesta, por su condición de secretario general del PSOE de Asturias.
- José Manuel Sariego, secretario general del PSOE de Gijón, para saber si conocía la relación de Huarte con un terrorista islámico y si le informó Huarte de ese contacto y de su contenido.

14. ¿Qué sabía la juez francesa Laurence Le Vert el 12 de marzo sobre la autoría del atentado y de dónde obtuvo esa información?

- José Blanco, porque fue el receptor de la información
- Jorge Dezcallar, porque la juez francesa atribuye la información a los servicios secretos españoles.
- Fernando Huarte, por si era él una de esas fuentes.

15. ¿De qué información dispusieron los dirigentes del PSOE sobre la autoría de los atentados? ¿Cómo y cuándo la obtuvieron?

- José Blanco, número dos del partido, porque el 12 de marzo por la mañana ya señaló que conocía información que, según él y otros miembros del PSOE, el Gobierno ocultaba.
- Fernando Huarte, para conocer si, en sus contactos con el mundo árabe y con terroristas islámicos, llegó a tener alguna información durante esos días.
- Los responsables de medios de comunicación que hemos pedido para poder conocer las informaciones -algunas de las cuales se han publicado- que les trasladaban altos responsables socialistas.

16. ¿Por qué, cómo y por quién fueron convocadas las manifestaciones producidas a la misma hora en todas las sedes del PP el 13 de marzo?

Hemos pedido llamadas y comparecencias de cargos públicos y destacados militantes socialistas y de otros partidos que, o bien enviaron mensajes convocando dichas manifestaciones, o bien consta que participaron en alguna de ellas. Sería conveniente que comparecieran Blanco o aquellas personas de las solicitadas que la Comisión entienda que pueden arrojar luz sobre este aspecto.

17. ¿Quien avaló la afiliación del ciudadano sirio, detenido recientemente por su presunta colaboración con los autores del 11-M? ¿Con quién tenía amistad y contactos dentro del PSOE? ¿Qué tareas llevó a cabo durante su etapa como militante? ¿En qué ayudó o participó dentro del partido?

Blanco y Miguel Conejero, como responsable de la agrupación socialista de San Blas, donde se afilió Almallah, el ciudadano sirio detenido.

http://www.elmundo.es/diario/espana/1780224.html

Santiago Abascal, autor de “La farsa de la autodeterminación. El Plan Ibarretetxe al asalto del País Vasco y de España”
«La televisión pública vasca es un instrumento al servicio del nacionalismo»
Por Mónica Lara Periodista Digital 6 Abril 2005

El 30 de marzo se presentaba en el Ateneo de Madrid “La farsa de la autodeterminación. El Plan Ibarretetxe al asalto del País Vasco y de España”, el último libro de Santiago Abascal (1976). A sus 28 años, Abascal es concejal del PP de la localidad alavesa de Llodio, presidente de las Nuevas Generaciones en el País Vasco y parlamentario vasco. Desde estos cargos, el joven dirigente del PP se opone a "cualquier nacionalismo" y condena el Plan presentado por el lehendakari Ibarretxe. Abascal alaba "la labor de los medios de comunicación durante todos estos años" para "mostrar a toda la sociedad española lo que la expresión violenta del nacionalismo vasco, ETA, estaba haciendo a una parte de la sociedad vasca". No obstante, señala como excepción a la televisión pública vasca que, según su opinión, "es un instrumento al servicio del nacionalismo y de una estrategia que quiere aniquilar la pluralidad en el País Vasco".

FICHA
Santiago Abascal
- Nació el 14 de abril de 1976.
- Está casado y tiene dos hijos.
- Es licenciado en Sociología por la Universidad de Deusto.
- Actualmente preside Nuevas Generaciones del País Vasco.
- Es concejal del Partido Popular en Llodio desde los 23 años y parlamentario vasco.
- Autor de “¿Derecho de autodeterminación? Sobre el pretendido derecho de secesión del pueblo vasco” y “Secesión y exclusión en el País Vasco”.
- Su último libro es “La farsa de la autodeterminación. El Plan Ibarretxe al asalto del País Vasco y de España”.

¿Cómo cubren en general los medios de comunicación los temas relacionados con el nacionalismo vasco?
De una forma muy respetable en una democracia. Cada uno desde su óptica o desde la óptica del periodista que ha recogido la noticia. Yo alabo la labor de los medios de comunicación durante todos estos años para mostrar a toda la sociedad española lo que la expresión violenta del nacionalismo vasco, ETA, estaba haciendo a una parte de la sociedad vasca. Eso es algo que pasaba desapercibido y que gracias a los medios ha podido ser conocido en el resto de España. En general, solo tengo palabras de agradecimiento para los medios de comunicación, aunque por supuesto hay excepciones. En este caso la excepción es la televisión pública vasca, que es un instrumento al servicio del nacionalismo y de una estrategia que quiere aniquilar la pluralidad en el País Vasco.

¿Qué opinas del cierre de periódicos como Egin y Egunkaria?
Evidentemente son medidas excepcionales porque no es habitual que se cierre un medio de comunicación. Pero cuando los tribunales descubren vínculos de un medio con una banda terrorista, estas medidas me parecen absolutamente normales, deseables y bienvenidas. En el plano personal, todas esas medidas junto a las de la ilegalización de un partido político como Herri Batasuna, que no era más que una tapadera del terrorismo, me han hecho vivir mejor.

¿Cuál es en líneas generales el contenido de tu último libro, “La farsa de la autodeterminación. El Plan Ibarreteche al asalto del País Vasco y de España”?
En él recopilo todos los argumentos nacionalistas que pretenden justificar la secesión y la independencia para, de una forma sistemática y desde mi punto de vista con éxito, ir tumbándolos uno a uno. Al final concluyo con el verdadero derecho: el del conjunto de los españoles a la unidad de España. Defiendo que las minorías nacionalistas y unos líderes demagogos y populistas no tienen derecho a llevarse trozos del territorio nacional, ni a secuestrar a grandes masas de población española en estados monlingüísticos, monoculturales, monoideológicos y por lo tanto totalitarios. En cambio los españoles sí tenemos derecho al mantenimiento de la unidad nacional.

Tu libro ha visto la luz coincidiendo con la campaña electoral vasca. ¿Esto ha sido casualidad o no?
Hemos tenido suerte porque ha coincidido con el momento en que estaba concluido. Incluso ha habido que esperar un poco para que fuera de actualidad. Estaba terminado después de la votación del Plan Ibarretxe en el Parlamento vasco, pero esperamos a su votación en el Congreso de los Diputados para recoger las intervenciones de los diversos líderes de los partidos políticos nacionales, que son valoradas en el libro.

Elecciones vascas
¿Aventuras cuáles serán los resultados de las próximas elecciones vascas?
Soy optimista respecto a los resultados del Partido Popular. Es muy difícil cambiar la realidad política del País Vasco y es poco probable que un partido de ámbito nacional se constituya en primera fuerza en estas elecciones. Sí creo que es posible alcanzar una mayoría entre el PP y el PSOE de Euskadi, aunque no deposito todas mis esperanzas porque creo que si el PSOE es el primer partido de esa mayoría no va a querer pactar con el PP. Solo espero que el PP mantenga y consolide el liderazgo dentro del constitucionalismo en el País Vasco, y creo que es algo que va suceder.

¿Te opones a todo el nacionalismo en general o al que postula ideales más radicales?
Soy un representante del PP y por tanto me opongo políticamente a cualquier nacionalismo porque, como ideología, me parece un disparate. En estos momentos no se puede establecer una diferencia entre un nacionalismo más radical y uno más moderado. El nacionalismo del señor Ibarretxe es absolutamente radical porque tiene una vocación excluyente de una gran parte de vascos. Ibarretxe es la vanguardia del nacionalismo y se está radicalizando a marchas forzadas para recoger la herencia de ETA. La ha recogido en el ámbito político e ideológico presentando su Plan y la va a recoger también en cuanto a sus votantes.

En el caso de que la mayoría de la población vasca votara a favor de las tesis nacionalistas y de este Plan, ¿qué solución habría?
Si estuviéramos en ese escenario, Ibarretxe convocaría un referéndum ilegal e ilegítimo con cuyos resultados se pretendería alterar unilateralmente la Constitución y declarar la independencia de una parte del territorio español. La solución a eso, que es lo que va ocurrir si hay una mayoría nacionalista, es que el Estado de derecho se imponga con todas las medidas que tiene a su alcance y se impida la celebración de ese referéndum.

La decisión del Partido Comunista de las Tierras Vascas de incluir en sus listas a Aukera Guztiak, ¿crees que beneficia o perjudica a los nacionalistas?
No quiero hacerme esta pregunta. Mi posición política sobre la participación del PC de las Tierras Vascas no la decido en función de si beneficia o perjudica a los nacionalistas, sino en función de si beneficia o perjudica al Estado de derecho, a la democracia y a España. Soy partidario de la ilegalización de este partido porque no condena la violencia de ETA manteniendo la misma retórica asquerosa de Herri Batasuna, porque ha ofrecido sus listas a Aukera Guztiak y porque previsiblemente Otegui durante estos días pedirá los votos para esa candidatura. Creo que el PC de las Tierras Vascas es una sucesión de Herri Batasuna y Euskal Herritarrok y pienso que el Gobierno ha estado muy poco responsable durante estos días porque no tiene mucho sentido que esta candidatura se haya colado.

MILITANTES DEL PSOE
Los caminos de Huarte y Almallah se encuentran en el batasuno e islamista converso Yusuf Galán
Según el auto del juez Del Olmo, Mouhannad Almallah, el sirio que ingresó en el PSOE poco después del 11-M, es una pieza clave del terrorismo islámico en España. Junto a su hermano regentó toda una academia de terroristas en un piso cercano a la mezquita de la M-30 de Madrid. Un inquilino de excepción de ese “albergue” fue Yusuf Galán, español convertido al Islam después de ser interventor de Herri Batasuna en 1989. Fundó en 1996 la asociación Ibn Taymiyyah, proislamista, en Asturias, y relacionada con la presidida en Gijón por Fernando Huarte, también militante del PSOE.
Javier Somalo / Dieter Brandau Libertad Digital 6 Abril 2005

El día 16 de marzo de 2005 saltó a la actualidad por primera vez la figura de Fernando Huarte Santamaría, un dirigente del PSOE de Gijón, presidente de la Asociación Nacional de Amigos del Pueblo Palestino Al Fatah.

La importancia del personaje no era otra que sus fluidos contactos con un terrorista islamista preso en la cárcel de Villabona, Abdelkrim Benesmail, el brazo derecho de Allekema Lamari, considerado como uno de los cerebros de la masacre de marzo que se suicidó en Leganés. Luego se supo –lo insinuó José Blanco y lo habría confirmado José Bono– que Huarte colaboraba con los servicios de Inteligencia españoles desde el año 1992, época de Emilio Alonso Manglano.

Dos días después, el 18 de marzo, llegó otra gran novedad en la investigación sobre el 11-M: Mouhannad Almallah, un islamista sirio nacionalizado español y detenido por segunda vez en Madrid por la masacre, resultó ser militante del PSOE. Hasta ahora estos eran dos hechos sin conexión conocida. Pero un personaje olvidado en la trama de Al-Qaeda en España, Luis José Galán Fernández, alias Yusuf Galán, podría ser el nexo entre Huarte y Mouhannad Almallah Dabas. Galán, interventor de Herri Batasuna (HB) antes de convertirse al Islam, allá por el año 1989, fue detenido en el año 2001, en el curso de la Operación Dátil contra el terrorismo islámico en España posterior a las masacre de las Torres Gemelas.

YUSUF GALÁN Y FERNANDO HUARTE
Libertad Digital ya dio cuenta hace cuatro años de este español converso que ahora aparece como otra pieza en macabro rompecabezas del 11-M. Yusuf Galán, interventor de Herri Batasuna en 1989, fundó después de sus relaciones con el mundo proetarra una asociación de carácter islamista e inspiración siria llamada Ibn Taymiyyah, radicada en Pola de Laviana (Asturias). Procedente de una familia de militares, este español afincado en Madrid tardó poco en radicalizar sus discursos islamistas llegando a la fase previa de la actividad terrorista. Su función, reclutar candidatos para entrenarse en campos de la red Al-Qaeda en Afganistán e Indonesia.

Galán montó esta asociación en 1996 junto con otro converso, Luis José Fernández Ordóñez, alias Yusuf Fernández, converso al islam en 1989. Sobre Fernández el periodista Carlos Cuesta escribió en noviembre de 2001 en La Nueva España: “Su atracción por la cultura islámica y su relación con la asociación de Amigos del Pueblo Palestino fueron pilares básicos para convertirse a esa religión”. Entre los dos conversos lanzaron en 1997 la revista “Al Huda” (“La Guía”, que también es como se conoce a la mezquita de Lavapiés). Posteriormente, Fernández, actualmente portavoz de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI), se desmarcó de Galán por el radicalismo de sus posturas. En noviembre de 2001, tras las detenciones por la Operación Dátil, Yusuf Fernández, que nada tiene que ver con el terrorismo islámico, tachó a Yusuf Galán –en declaraciones a Libertad Digital– como un “huevo podrido” dentro de un movimiento “pacífico” que rechaza el “integrismo de unos pocos”.

Al ser detenido por su pertenencia a Al-Qaeda, la prensa asturiana se puso manos a la obra para saber más de ese converso musulmán que editaba una revista en Pola de Laviana y que ahora se le vinculaba con Osama ben Laden. La Nueva España, el 23 de mayo de 2002, arrojaba más luz sobre el personaje: “Luis José Galán mantuvo en su día contactos en Asturias con musulmanes de Pola de Laviana, con los que finalmente rompió debido a su carácter marcadamente radical, y con miembros de la Asociación Nacional de Amigos del Pueblo Palestino, que desarrollaba su actividad desde la ciudad de Gijón”. Conviene recordar que esta “Asociación Nacional de Amigos” estaba formada básicamente por Fernando Huarte y su hija. Ante el revuelo provocado en el Principado, un portavoz de la asociación –del que no se cita su nombre– se vio obligado a dar la cara. Así recoge la noticia La Nueva España, el 25 de mayo de 2002: “Amigos del Pueblo Palestino de Gijón niega cualquier nexo con hombres de Bin Laden”.

Lo cierto es que el propio Galán no dudó en utilizar como aval a la entidad presidida por Fernando Huarte cuando fue atacado por otras asociaciones arabistas. En un comunicado oficial la asociación Ibn Taymiyyah respondió a “los últimos comunicados del así llamado Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA) a propósito de la manifestación celebrada el pasado domingo 15 de octubre –año 2000– en Madrid para protestar por los ataques sionistas contra el pueblo palestino”. En el punto 5 se dice que la asociación Ibn Taymiyyah es “joven” y que “algunos de sus integrantes son miembros desde hace 16 años de diversas asociaciones pro palestinas como la Asociación Nacional de Amigos del Pueblo Palestino de Gijón, en la que han desarrollado actividades que han recibido las felicitaciones de la Oficina de la OLP”.

LOS HERMANOS ALMALLAH Y EL ESPAÑOL ISLAMISTA GALÁN
Pese a que el secretario de organización del PSOE, José Blanco, dijo que en el ingreso de Mouhannad Almallah Dabas en el partido se cumplieron los cauces habituales, el sirio nacionalizado español era ya por entonces bien conocido por la Policía y hasta por el juez instructor del 11-M, Juan del Olmo. Como dato –de momento, anecdótico– Almallah fue detenido por primera vez en el distrito de San Blas y fue precisamente en esa agrupación socialista donde logró ingresar un mes y medio después sin que nadie se preguntara su identidad. En Ferraz citan la Conferencia Política de 2001 como el momento en el que el PSOE retiró como requisito para ingresar en sus filas la necesidad de presentar dos avales.

En el auto de ingreso en prisión incondicional dictado el pasado lunes 21 de marzo, el magistrado destacó dos datos relevantes sobre Almallah: que recaudaba fondos para el sostenimiento de las actividades terroristas durante su militancia socialista y que ayudó a huir a Amer el Azizi, líder de Al-Qaeda en España. Con esos antecedentes, y sólo un mes y medio después de la masacre, el peligroso terrorista era militante socialista y hasta interventor –aunque no se presentó porque estaba de viaje en Londres, lugar de detención de su hermano– en las elecciones europeas.

En el mejor de los casos, al PSOE se le escapó que Almallah tenía un papel clave en la denominada célula de El Egipcio, terrorista que cuando fue detenido en Italia llevaba su número de teléfono en el bolsillo. Los hermanos Almallah –Moutaz y Mohuannad– han convivido en Madrid con lo más granado del terrorismo islamista y con varios de los hasta ahora considerados autores materiales de la matanza de marzo, incluidos tres de los suicidas de Leganés. Pero también aquí aparece de nuevo Yusuf Galán y completa el tercer vértice del triángulo.

Según las diligencias policiales practicadas en la Operación Dátil, Yusuf compartió piso de forma estable con Moutaz Almallah, hermano del militante socialista de San Blas. Moutaz también es español y, como su hermano, tiene DNI nacional. Hasta debe dinero a Hacienda y por ello, desde agosto de 2003, tiene cursado un procedimiento de señalamiento de bienes en la Comunidad de Madrid. Moutaz figura como titular del arrendamiento del piso situado en la calle Virgen del Coro de Madrid desde el que se gestionaba el reclutamiento de jóvenes candidatos a terrorista. Tras la Operación Dátil se marcha a Londres y es su hermano el que se encarga del “albergue” cercano a la mezquita de Madrid.

Proselitismo islamista en el “albergue” de los Almallah, cerca de la mezquita de la M-30
En el citado piso de la calle Virgen del Coro número 11, bajo 3, los hermanos Almallah –Moutaz y Mouhannad– se dedicaban ni más ni menos que a captar terroristas. Según diligencias policiales de las que ya dio cuenta el diario El Mundo hace casi un año: “En el interior existen tres camas, televisión vía satélite y medios audiovisuales suficientes mediante los que se suelen mostrar diversas cintas relacionadas con la actividad en campos de entrenamiento militar, así como charlas de líderes radicales islamistas”. También según la Policía, por allí pasaron Serhane El Tunecino –uno de los suicidas de Leganés– y Basel Ghayoun, uno de los autores materiales del 11-M según el juez Del Olmo.

La distancia entre la calle Virgen del Coro y la Mezquita de la M-30 es de unos 300 metros, por lo que el piso de los Almallah era el lugar perfecto para completar la captación de terroristas que iniciaba el converso Yusuf Galán, habitual de la mezquita madrileña como ya informó Libertad Digital en el año 2001 de fuentes de la comunidad árabe madrileña, en plena Operación Dátil. En el último auto, el juez Juan del Olmo califica el piso de Virgen del Coro como “albergue y espacio de protección conocido por los implicados directos en los atentados del 11 de marzo”.

UA acusa al nacionalismo de «haber creado una cultura vasca uniformizada»
Benito exige a la Ertzaintza que asista a los actos electorales de los partidos
B. CORRAL/VITORIA El Correo 6 Abril 2005

La secretaria general y candidata a lehendakari de Unidad Alavesa, Enriqueta Benito, continúa con su particular campaña a favor de una «provincia libre». La cabeza de lista por UA se trasladó ayer hasta las inmediaciones del museo Artium para criticar la «cultura vasca que el nacionalismo ha creado de la nada y nos está imponiendo bajo un manto de uniformidad».

En su opinión, «para ellos sólo existe la que es en euskera, cuando el castellano es la expresión más genuinamente castiza de Álava». Según la dirigente foralista, «han creado una conciencia histórica falsa, basada en mitos y medias verdades, negando la pluralidad de los alaveses». Benito arremetió también contra el PP y el Gobierno vasco por no «promocionar y atraer un turismo de calidad que perciba la riqueza cultural de la provincia y vea que somos diferentes».

Recalcó asimismo la apuesta de su partido por la «multiculturalidad y no por una cultura de campanario y boina».

La candidata a lehendakari aprovechó para denunciar las pintadas aparecidas en una de las furgonetas utilizadas por UA en la campaña. «Los intransigentes e intolerantes nos han denominado fascistas», explicó. Añadió que «también hemos recibido insultos y hay gente que tiene miedo a expresar en la calle su compromiso». Por eso, pidió a la Ertzaintza que asista a los actos que celebren los partidos no nacionalistas «para no sufrir ataques terroristas».

El Congreso rechaza traspasar el control de los aeropuertos a Cataluña
Los votos en contra de PSOE, PP y la abstención de IU tumban el proyecto de CiU
La proposición ya había sido votada en el 2003 y entonces el PSOE votó a favor.
ERC reclama para la Generalitat el poder de convocar referendos
(agencias | madrid) La Voz 6 Abril 2005

El Pleno del Congreso rechazó ayer, con los votos del PSOE y el PP y la abstención de IU-ICV, una proposición de ley del grupo de CiU para traspasar a la Generalitat de Cataluña la gestión de los aeropuertos de su territorio y que pretendía hacerse extensiva al resto de las Comunidades Autónomas. La proposición votada ayer por la Cámara Baja es exactamente igual que otra presentada en el año 2003 y que se rechazó sólo con los votos en contra del PP.

Los populares mantuvieron su oposición a una iniciativa que entienden «descabellada», en tanto que el grupo socialista, que la apoyó entonces, votó ayer en contra por considerarla inoportuna a la espera de la redacción del nuevo estatuto de autonomía de Cataluña y de que terminen los estudios del Ministerio de Fomento sobre un nuevo modelo aeroportuario con participación de las autonomías.

El diputado de CiU Jordi Xuclá sostuvo que la aspiración catalana de contar con un sistema aeroportuario propio tiene respaldo en la Constitución y en el Estatuto de Autonomía, recordó que en el caso de los puertos ya se hizo la transferencia en época del primer gobierno del PP y añadió que es una reivindicación que comparten comunidades autónomas de todos los signos políticos como Baleares, Galicia, Cataluña o Canarias.

Xuclá explicó que, aunque la proposición se refiere expresamente a los aeropuertos catalanes, la intención de su grupo era que en la tramitación parlamentaria se ampliase el modelo a todas las autonomías.

La diputada socialista María Dolores Puig aseguró que su grupo también cree que un modelo de gestión aeroportuaria descentralizada sería más eficiente. Pero, en su opinión, es preferible esperar a que Fomento presente esa propuesta. Además considera que no tiene sentido plantear reformas puntuales de competencias de Cataluña cuando se está redefiniendo todo el marco global en un nuevo estatuto, por lo que anunció su voto en contra.

Por parte del grupo popular, el diputado Andrés Ayala insistió en que su partido no puede compartir una propuesta «descabellada» que CiU ha llevado de nuevo a debate ante las noticias de que PSOE y ERC están «mercadeando» con este asunto.

ELECCIONES VASCAS
PP y PSE advierten de los riesgos económicos del soberanismo
El PCTV plagia a Batasuna y denuncia que «las agresiones más fuertes vienen de Madrid»
Julio Anguita acude a la ayuda de Madrazo para afirmar que «España nunca estuvo unida».
Análisis: Coherencia, prudencia, habilidad y mercadotecnia en el cara a cara
Otegi dice que la base social de la izquierda aberzale ya sabe a quién tiene que votar
La inmigración palía el exilio
El personaje: Irureta propugna el diálogo entre España y el País Vasco
La polémica: Llodio reparte un cedé con una nana que homenajea a los etarras presos
ALFREDO ALDAI La Voz 6 Abril 2005

La campaña empieza romper fronteras. Ayer cobraron protagonismo tres políticos no vascos. Pedro Solbes, Javier Montoro y Julio Anguita. Los dos primeros hablando de economía y el tercero advirtiendo de que «España nunca estuvo realmente unida», para añadir que «ya va siendo hora de articularla», y para ello el ex líder del PCE y de IU propugna un Estado federal, una idea a la que día sí y día también apela el número uno de la sección vasca de IU, Javier Madrazo.

El ministro de Economía, Pedro Solbes, y el ex ministro de Hacienda en el Gobierno de Aznar, Javier Montoro, casi coincidieron en tiempo, lugar y asunto a la hora de estrenarse en campaña. Ambos advirtieron de los riesgos que corre la marcha de la economía vasca si el futuro gobierno autonómico, en caso de que vuelva a triunfar la coalición PNV-EA, sigue adelante con el llamado plan Ibarretxe. Solbes, respaldado por el ex peneuvista Emilio Guevara -candidato independiente del PSE-, denostó la intención del PNV de independizar la seguridad social vasca y apuntó que la ruptura unilateral del Estado de las autonomías genera inestabilidad jurídica, social y económica, lo que propiciará «una involución de la inversión».

Montoro, más pesimista, aseguró que las consecuencia económicas del soberanismo ya son palpables y abundó en una denuncia en la que los candidatos del PP insisten desde que se inició la campaña: en los últimos diez años más de 60.000 personas jóvenes han abandonado la comunidad autónoma en busca de horizontes laborales menos mediatizados por la conflictividad política.

Sin embargo, ayer, en medios sindicales bilbaínos se celebraba el descenso del desempleo que se ha registrado en el País Vasco durante el primer trimestre del año. En términos relativos y según los datos oficiales, en Euskadi se han creado el triple de empleos que en el resto de España.

Vista gorda en la Ertzaintza
Mientras, la presidenciable del PP, María San Gil, abundaba en sus críticas a «la política etnicista» del lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, anunciando que si los populares gobernaran la Ertzaintza «no tendría órdenes de no atacar el entramado de ETA»; acusación que San Gil sustenta en un sondeo realizado entre los agentes y recién publicado en el que el 75% de los encuestados aseveran que en una o más ocasiones han recibido instrucciones de «hacer la vista gorda», «evitar situaciones conflictivas» o «transigir» ciertas cosas en materia de orden público.

Recortes de Prensa   Página Inicial