AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 22 Abril 2005

DE DISPARATE EN DISPARATE
Carlos HERRERA ABC  22 Abril 2005

Se quema ZP
Ignacio Villa Libertad Digital 22 Abril 2005

EN NOMBRE DEL ESTADO DE DERECHO
Benigno PENDÁS ABC 22 Abril 2005

MARAGALL EL FRANCÓFONO
M. MARTÍN FERRAND ABC 22 Abril 2005

A la trágala y sin consenso
EDITORIAL Libertad Digital 22 Abril 2005

Ibarretxe agarrado a la brocha
JOSÉ MARÍA CALLEJA La Voz  22 Abril 2005

AMNISTÍA, LIBERTAD Y ESTATUTO
FERNANDO FERNÁNDEZ ABC  22 Abril 2005

La profecía
Luisa PALMA La Razón 22 Abril 2005

El talante pierde fuelle
EL SUBMARINO La Razón 22 Abril 2005

¿Prohibido adelantar
ALFONSO DE LA VEGA La Voz 22 Abril 2005

La esperanza
Cartas al Director El Correo 22 Abril 2005

Para no creer
Cartas al Director El Correo 22 Abril 2005

El rodillo de Carod
Cartas al Director ABC  22 Abril 2005

Acebes: El PSOE en el País Vasco se ha lanzado a desmontar desde el insulto a la sociedad civil
Libertad Digital 22 Abril 2005

El PSOE se desentiende de la polémica del catalán y deja la decisión en manos de Marín
F. Sotorrío La Razón 22 Abril 2005

Cuesta creer que han aplicado el sentido común
Nota del Editor 22 Abril 2005

El Foro de Ermua califica de pueriles y poco inteligentes los ataques de Elorza y Buen
Libertad Digital 22 Abril 2005

Aznar jura defender la Nación española en el órgano que dirige la reforma constitucional
C. Morodo La Razón 22 Abril 2005
 

DE DISPARATE EN DISPARATE
Por Carlos HERRERA ABC  22 Abril 2005

COINCIDIENDO con la extraña peripecia de ERC en el Congreso a cuenta de la votación en contra de su propia enmienda a la Ley de televisiones digitales que está poniendo en marcha el Gobierno para obedecer las órdenes de su principal mentor mediático, hemos sabido que Maragall, por una parte, quiere que Cataluña sea francófona y que los de Esquerra, por otra, quieren que el árabe sea oficial en Ceuta y Melilla. Por tocar las narices, supongo. Lo de la televisión no deja de formar parte de ese espectacular sentido del mercadeo que tienen las formaciones pequeñas y nacionalistas cuando agarran a un grupo mayoritario por los cataplines del voto: los independentistas catalanes no tienen convicciones, tienen intereses, y en función de ellos montan o desmontan su parecer sobre aspectos concretos del devenir político. Si les hace falta presionar al Gobierno para conseguir, qué sé yo, papeles de Salamanca para los ayuntamientos catalanes, pues le meten una enmienda donde más les duele y juegan con apoyarla o retirarla según convenga. Así trabajan.

Pero no es tal el objeto que me ocupa. La paranoia idiomática les lleva a utilizar las lenguas como objeto de afrenta, como elemento de insulto, de separación cultural, de diferenciación étnica. La ocurrencia estúpida de Maragall de meter a Cataluña en el área de colonias francófonas es tal desconsideración con su propia ciudadanía que huelgan más comentarios. Ni Cataluña es un Estado ni es francófona, pero da igual: todo sea con tal de no emparentarse con quien lleva años emparentado. Todo sea con tal de marcar diferencias, con tal de no ser lo que se es. Quiero imaginarme la cara de perplejidad del francés de turno al que Pascual «El Integrador» le haya espetado que él y los suyos quieren ser como Camerún o como cualquier otra colonia de las que forman esa comunidad de intereses: «¿Y usted qué pinta aquí?», le habrá dicho. ¡Qué futuro más espléndido para Cataluña!

Pero la perversión llega aún más allá cuando ERC ha logrado que se debata en comisión uno de estos días su propuesta de que el árabe sea idioma oficial en lo que esta formación considera «colonias africanas». El bello y variadísimo idioma árabe no forma parte de las lenguas reconocidas por la Constitución española, que se sepa, pero a pesar de ello, los independentistas catalanes quieren que sea obligatorio en un territorio al que desprecian profundamente y por el que no moverían ni un solo dedo si mañana viniese el moro a prenderlo con sus huestes invasoras. Desmembrar España por donde sea es siempre un buen método para conseguir lo que se pretende como estación término. ¿Qué pasaría si propusiésemos que el alemán fuese idioma oficial en la Costa Brava habida cuenta de los muchos centroeuropeos que viven permanentemente en aquellos bellos parajes? Además de francófona, Cataluña debería ser germanófila. En Mallorca, sin ir más lejos, hay más alemanes que magrebíes en Ceuta o en Melilla: fíjense que oportunidad para pedir cooficialidades.

El disparate forma parte biológica de la actividad de todos estos ejemplares de la política. Se nos antoja la pregunta de cuál es el papel que Maragall guarda para el castellano en este nuevo ordenamiento escénico de la enseñanza en Cataluña. Si la entrada virtual en este selecto club que anteayer fue objeto de negociación con el ministro de Exteriores francés supone reinstaurar la preeminencia del francés en los planes de estudio -no digo yo que esté mal-, ¿en qué lugar quedaría la enseñanza del español? ¿Volveríamos al viejo sueño pujolista de que los niños estudiasen ese idioma viendo los telediarios de Antena 3 o de TVE y dejasen espacio libre para lenguas más «propias»?

Pocos consuelos quedan después de tanta tontería. Entre unos y otros van a acabar consiguiendo que desechemos la idea de que tenemos algo que ver. Puede que sea eso lo que pretenden, claro. www.carlosherrera.com
 

Se quema ZP
Ignacio Villa Libertad Digital 22 Abril 2005

Al Gobierno Zapatero se le acaba por momentos el credito y también el oxígeno. Un año ha sido suficiente para dejar en evidencia los errores y la pobreza en la gestión. Ciertamente, el panorama es lastimoso y preocupante.

Para empezar, las encuestas –las del CIS– nos han dejado los primeros datos que supongo en Moncloa no han podido sentar nada bien. Y es que la popularidad de Rodríguez Zapatero ha bajado estrepitosamente. Y eso que la mayoría de los medios de comunicación ríen las gracias del presidente del Gobierno. No deja de ser llamativo que con las críticas de unos pocos medios, el presidente del Gobierno perciba el desgaste de la inutilidad.

Los asesores de Zapatero deben de comenzar a preocuparse. Al Gobierno se le ha acabado ya el programa electoral. Este jueves se ha aprobado en el Congreso el divorcio-exprés y el matrimonio homosexual, se ha derogado el Plan hidrológico y se ha despenalizado la posibilidad de que Ibarretxe convoque un referéndum en el País Vasco. Después de todo habrá que echarse a temblar, puesto que se les ha acabado el entretenimiento y, aburridos los socialistas, podemos esperarnos cualquier barbaridad. Eso sí, siguen y siguen a vueltas con la guerra civil con el objetivo claro de remover –desde los cimientos– cualquier atisbo de la transición.

Con este panorama –que no está nada mal– Zapatero ha montado una buena en el País Vasco. Con la relegalización de los terroristas, la destrucción del Pacto Antiterrorista y la inutilización de la Ley de Partidos. Zapatero esta jugando con fuego en el País Vasco. Mucho riesgo con los terroristas. Y eso es peligroso para todos. También para él, que aunque se lo crea, no está por encima del bien y del mal.

Un año ha sido suficiente para que a este Gobierno se le acabe la gasolina. Tanta impostura, tanta artificiosidad, tanta falsedad, tanto sectarismo, tanta torpeza y tantas malas artes no pueden acabar bien. Y lo más grave es que han quemado el programa de Gobierno improvisado el año pasado. Estos doce meses han sido malos, pero pueden ser un juego ante lo que se nos puede venir encima. En todo caso ZP se está quemando antes de lo previsible.

EN NOMBRE DEL ESTADO DE DERECHO
Por Benigno PENDÁS ABC 22 Abril 2005

A veces llegan buenas noticias. Todavía queda un resquicio para el sentido común en nuestra agitada vida política. La incorporación de los ex presidentes del Gobierno al Consejo de Estado, constituye, sin duda, un acierto del legislador. El Consejo, órgano consultivo supremo, ha ganado una «auctoritas» reconocida a través de una larga y fecunda trayectoria. Las instituciones no se improvisan: ya los jurisconsultos romanos obtenían su prestigio por la sabiduría y prudencia en el arte del dictamen. El Estado de Derecho es, a estas alturas de la historia, la única expresión legítima de la razón práctica. No todo en política es ni debe ser griterío, confusión y oportunismo.

Llega en buen momento José María Aznar al Consejo de Estado. Es tiempo -como bien dijo en su discurso de ayer- para la defensa de la Constitución y el resto del ordenamiento y para garantizar la continuidad histórica de España. Aunque es y seguirá siendo una referencia para el centro-derecha, Aznar pone ahora distancia respecto de la coyuntura política, de la que él mismo decidió apartarse. Pensar, decía H. Arendt, exige no sólo inteligencia sino también valor. El nuevo consejero puede prestar a la España constitucional un servicio impagable desde su experiencia y desde el patriotismo que ha inspirado siempre sus actuaciones como líder político. Otro aspecto positivo: mucha gente de bien contempla con alivio que el anterior presidente es objeto, por una vez, del reconocimiento público y no es víctima de alusiones cargadas de mala intención, cuando no directamente de insultos.

Acertó de lleno en sus palabras Rubio Llorente, a la altura de su responsabilidad como presidente del alto cuerpo consultivo. Por lo que dijo, y también por lo que no quiso decir, acerca de la notoria discrepancia entre la postura de Aznar y los proyectos del Gobierno socialista, que ha encargado al Consejo «algo más» que un dictamen sobre la reforma constitucional. El derecho, por fortuna, permite traducir la voluntad política en términos objetivos: bien decía Aristóteles que la ley es «razón desprovista de pasión». Hermosas palabras que anticipan un duro debate sobre el futuro de España en el que políticos y juristas deben anteponer el interés general a las conveniencias personales o de partido.

MARAGALL EL FRANCÓFONO
Por M. MARTÍN FERRAND ABC 22 Abril 2005

HAY muchas razones, la mayoría estimulantes, para viajar a París, la ciudad en la que, a pesar del empeño contumaz de los parisienses, se cruzan la mayor parte de los más hermosos y apetecibles caminos de Europa. De hecho, y no sin darle vueltas, sólo se me ocurre una razón sólida para no ir a la capital de nuestros vecinos del norte. Justamente la que anteayer empujó a Pasqual Maragall, el primer intento de adhesión a la que dice ser Organización Internacional de la Francofonía, la OIF, en la que se agrupan medio centenar de estados francófonos. ¿No tiene bastante el president con el lío lingüístico que tenemos organizado en el plano nacional y necesita ampliarlo con idiomas extranjeros?

Dado que los vecinos no se eligen, sino que tocan en la tómbola de la Historia, no tiene mucho sentido el trabajo de su enjuiciamiento crítico y no es cosa, como hacía Schopenhauer, de pensar que los franceses le compensan a Europa la carga que le corresponde al resto del mundo por tener monos. Tampoco es procedente la última maragallada, la imprecisa afirmación de que Francia ha sido en nuestra Historia «la puerta de la libertad». Eso no es cierto y, menos todavía, si se dice en catalán, en el idioma de oponerse a Felipe V o de negarle el pan y la sal a los afrancesados de la Ilustración.

En cualquier caso, él sabrá por qué -¿el hipotético apoyo de los galos al catalán como lengua oficial de la UE?- el vértice del tripartito se fue al Quai d´Orsay para anunciarles su ataque de francofonía; agudo o crónico, que tratándose de Maragall puede ser y no ser al mismo tiempo. El francés será la primera lengua extranjera en la enseñanza en Cataluña y, supongo que sin considerar como tal al castellano, los niños ignorarán el mismo idioma que, dada la ineficacia tradicional del sistema educativo, ya ignoran sus padres y que, a pesar de su continuidad en el más viejo bachillerato, mal conocemos sus abuelos. Con tal de provocar al resto de España, el líder de la franquicia socialista catalana está dispuesto a ponerse contra los vientos de un progreso que, por lo que llevamos visto, sólo les sirve a los escuderos de José Luis Rodríguez Zapatero para criticar a Benedicto XVI.

La enseñanza de los idiomas en España, mala con solemnidad en su tradición pedagógica pública y privada, empezaba a enderezarse un pelín en función de la aceptación total -inevitable según la realidad- del inglés como primer idioma extranjero; pero la aspiración de Maragall, de cercanías, que ya limita a los niños de Cataluña la enseñanza del castellano, quiere privarles también del otro gran idioma de comunicación del que dispone occidente. «Se trata de un deseo muy profundo de los catalanes», dice el president. Valga como dato para mejor comprender el disparate que Andorra, bilingüe en francés, solo está en la OIF como observador.

A la trágala y sin consenso
EDITORIAL Libertad Digital 22 Abril 2005

A la trágala, y sin el cacareado diálogo y consenso social, el gobierno de ZP ha sometido a votación, en una sola jornada parlamentaria, nada menos que cuatro proyectos con clara contestación social como son el “matrimonio” homosexual, la derogación del Plan Hidrológico Nacional, la despenalización de los referendos ilegales y la nueva ley del divorcio.

Arropado por una campaña anticlerical sin precedentes en la historia de nuestra democracia, el gobierno de ZP ha hecho caso omiso al histórico comunicado conjunto por el que, católicos, judíos, ortodoxos y protestantes, le han solicitado la modificación del proyecto de ley del “matrimonio” homosexual; por no hablar de la oposición en frentes tan diversos, como el Consejo de Estado, el Consejo General del Poder Judicial, la Real Academia Española o el Foro de la Familia, que ha registrado en la Junta Electoral nada menos que medio millón de firmas en su contra.

Otro tanto podría decirse de la derogación del trasvase del Ebro, que echa por tierra el Plan Hidrológico Nacional. Pocos proyectos de infraestructura tan necesarios, tan vertebradores y con tanto apoyo de los sectores afectados, como el PHN. Al Gobierno de Zapatero le ha bastado, sin embargo, el chantaje de los separatistas y la aversión al PP, para tirar por tierra un proyecto que ya contaba con fondos europeos para su ejecución y que ahora deja paralizados cientos de proyectos en la España seca con tal de contentar a los socios nacionalistas del PSOE.

Aunque el divorcio civil requería, ciertamente, determinados cambios legislativos y procesales, el Gobierno lo ha desbaratado, en buena parte, con introducciones tan absurdas y orwellianas como establecer por ley un reparto de los deberes conyugales en el seno del hogar.

Mucho más grave, sin embargo, es la impunidad para la convocatoria de referendos ilegales, en un momento en que nuestro país vive la mayor tensión secesionista de su democracia. Se trata de una señal equivocada –una más- para todos aquellos que, como Ibarretxe, están dispuestos a dar ese paso ilegal en contra del más claro y evidente principio de soberanía nacional.

Pero en fin. En esta política de desguace nacional, el gobierno del 14-M todavía tiene la desfachatez de hablar de talante y de su programa electoral.

Ibarretxe agarrado a la brocha
JOSÉ MARÍA CALLEJA La Voz  22 Abril 2005

IBARRETXE se ha quedado agarrado a la brocha de su plan, quería mayoría absoluta y ha perdido cuatro escaños y casi 150.000 votos; quería sacar del tapete a populares y socialistas y ha quedado por debajo de la suma de ambos; aspiraba a que el pueblo vasco, y vasca, le hiciera la ola que no consiguió en el Congreso de los Diputados para su delirio etnicista, y el respetable se ha quedado en casa para castigarle por su radicalidad.

En fin, si los populares hubieran incluido a Unidad Alavesa -antigua escisión del PP- en sus listas, ahora socialistas y populares tendrían nada menos que 34 escaños; el PNV-EA, 29 y, como quiera que Madrazo siempre está disponible para ocupar cargazo, podrían incluso formar gobierno con mayoría holgada.

Con este panorama, ¿cómo es posible que se diga que ETA ha ganado las elecciones, que el pacto antiterrorista está muerto y otras afirmaciones semejantes? Es cierto que ETA ha vuelto al Parlamento vasco, pero lo ha hecho con muchos menos votos, por ejemplo, que en 1994, y además en un momento terminal para la banda: sin atentados mortales desde el 30 de mayo de 2003 y con una violencia callejera casi inexistente. Con todo lo que ha costado llegar a esta situación, con la noticia que supone el fracaso de Ibarretxe, ganado por la suma de socialistas y populares, con la posibilidad de poder formar gobierno por parte de ambos, ¿es de recibo anunciar la catástrofe, poetizar el Apocalipsis, dar el triunfo a quien no lo ha obtenido?

Para los que tengan dudas acerca de lo que digo, que se hagan esta pregunta: ¿qué estaríamos pensando ahora si el PNV, solo o con Madrazo, hubiera obtenido la mayoría absoluta para un plan delirante y etnicista?

¿Por qué socialistas y, sobre todo, populares, no son capaces de agradecer a los vascos que les hayan apoyado, que les hayan permitido derrotar al PNV, que les hayan puesto el gobierno al alcance de la mano? ¿Por qué no se subraya que la excelente María San Gil haya conseguido mantener al PP en el tapete vasco, como reconoce incluso la prensa de ETA, cuando este partido tenía dos escaños, por ejemplo, a primeros de los 90? ¿Por qué populares y socialistas no se quedan a vivir en la evidente crisis del PNV, metido en un atasco provocado por el lunático, que ve cómo sus votantes le dan la espalda y algunos de sus militantes le critican de forma acerba?

Por el contrario, asisto estupefacto a una nueva edición de la lucha a garrotazos entre populares y socialistas -azuzada en esta ocasión por los primeros-, que no subraya lo evidente, que da el triunfo a quien no lo ha obtenido y que ahorra sufrimientos añadidos a quien, Ibarretxe, está con un cabreo supino, rumiando incluso la posibilidad de unas elecciones anticipadas.

Los resultados han sido buenos para las libertades, a pesar de ETA. A base de decir que la banda ha sido la ganadora, la frase acabará convirtiéndose en realidad, la peor profecía será autocumplida y eso no se lo merecen los votantes del PSE-PSOE y del PP.

AMNISTÍA, LIBERTAD Y ESTATUTO
Por FERNANDO FERNÁNDEZ ABC  22 Abril 2005

El título se lo debo a una colega. No hay mejor expresión para resumir lo que está pasando en el País Vasco. Como quiera que algunos están empeñados en una segunda transición, y que todos los equilibrios y constituciones son revisables a los veinticinco años, no me extrañaría volver a oír ese grito en las próximas manifestaciones. Porque a pesar de todo el optimismo que nos invade y del análisis interesado que se hace de los resultados electorales, hay varios datos incuestionables. Primero, el Partido Socialista ha renunciado a la alternancia y se conforma con tocar poder. Segundo, ETA ha vuelto a las instituciones, y lo que es más grave, a tomar la calle para amedrentar a los tibios. Tercero, el consenso antiterrorista ha desaparecido y el PSOE ha abandonado el bloque constitucionalista.

El cambio de estrategia es legítimo, pero incuestionable. Ya no se persigue sustituir al PNV en el Ejecutivo vasco para impulsar una política diferente, no sectaria, que no identifique ser vasco con ser nacionalista. El objetivo es facilitar el tránsito de ese partido desde el radicalismo identitario y soberanista hacia el entendimiento y la lealtad constitucional, llegando hasta el final como ha afirmado el presidente Zapatero. O sea, pagando un precio político adicional para que cese definitivamente la violencia. Y escribo adicional deliberadamente porque ya se pagó un precio en 1978, y no ha valido para nada. Es más, si el mundo de ETA estaba prácticamente disuelto es gracias a que socialistas y populares acordaron poner fin a la política de apaciguamiento y apostaron decididamente por segarle la hierba y secarle las fuentes de financiación. Lo que ahora se pretende novedoso, se intentó desde 1978 a 1996. Con escaso éxito debo decir, y con mucho engaño.

Muchas son las interpretaciones posibles sobre este cambio de estrategia. Todas legítimas. Van desde el buenismo político y el reconocimiento de una presunta realidad hasta los intereses personales y la traición. Pero creo que es mucho más sencillo. Se trata simplemente de tactismo electoral, de la debilidad del Gobierno socialista. Un Ejecutivo en minoría a merced de los nacionalistas que ha llegado a la conclusión de que su única opción de mantenerse en el poder es reeditando el Pacto de San Sebastián. Dos ilustres historiadores, Juan Pablo Fusi y Miguel Artola, criticaban hace unos días en sendas entrevistas periodísticas la ausencia de modelo territorial, la crisis del concepto de España y la incapacidad del aparato del Estado central para imponerse a los aparatos estatales autonómicos. Exactamente lo mismo que dicen en voz baja algunos responsables de la política económica. Pero sus críticas chocan con una tremenda realidad, el Partido Socialista se ha convertido en una inmensa máquina electoral en la que hasta la solidaridad está al servicio del número de votos. Tenía razón Fukuyama, la historia ha muerto. Ya sólo quedan las encuestas. Viva la modernidad.

La profecía
Luisa PALMA La Razón 22 Abril 2005

Dice ZP que «lo mejor está por venir». Estaba haciendo balance de su primer año, y preso de triunfalismo, le entró una profunda iluminación. Auguró que él propiciará «los mejores momentos de la Historia». Sin duda, una gran profecía, teniendo en cuenta que para llevar a cabo tamaña hazaña cuenta con su frágil Gobierno apoyado en los radicales de ERC y al albur de las hipotecas de Ibarretxe y Maragall. ¿Cómo lo hará? Es un misterio, aunque para descifrarlo hay un truco. Sólo hay que percatarse de que la prestancia en acceder a sus chantajes no es más que «diálogo» porque ese es el «modelo útil» para dirigir la política territorial. O sea, que cree que la hiena no se lo comerá si se le habla con talante. Ahora bien, el diálogo sólo es bueno según para qué. Por ejemplo, no existe cuando se trata de los cauces que por salud democrática debería haber abierto con la oposición del PP. No es que ZP tenga una oposición muy brillante, pero lo preocupante, después de un año, es la sospecha de que tanta vindicación «del diálogo y del talante» esconda en realidad una seria carencia de sentido del Estado. Añadamos que ZP cree que el Rey «es bastante republicano» y es para estar moscas. Ahora bien hay que reconocerle valor para augurar los «mejores momentos de la Historia» con la medianía de Gobierno que improvisó a base de cuotas y que no ha cambiado pese a los despropósitos. Se está «balanceando» triunfalmente, sin duda.

El talante pierde fuelle
EL SUBMARINO La Razón 22 Abril 2005

El cambio de hábitos, de actitudes y de retórica en el Gobierno ha perdido sus efectos sedantes. Así lo han constatado en el PSOE tras la imprevista encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en la que se afirma que los ciudadanos que confían en Zapatero han pasado del 67 al 49 por ciento. Y eso a pesar de que quien tira del Gobierno en términos de popularidad es el propio Zapatero. En Ferraz se cuestionan abiertamente los nombres de varios ministros y ministras mientras que el dato de la pérdida de confianza provoca más incertidumbres sobre los efectos electorales y sociales de la arriesgada apuesta del presidente del Gobierno para el País Vasco. El aparato socialista duda de la conveniencia de los compromisos de Zapatero, que ha hipotecado la capacidad de maniobra del PSOE frente a los estatutos catalán y vasco. También se duda respecto a la metodología de la reforma constitucional y se teme que la sociedad no encaje con facilidad una negociación «hasta el final» sobre presos etarras. Y para todas estas operaciones de gran alcance (tanto que se habla sin tapujos de proceso constituyente y segunda transición) el PSOE, el Gobierno y su presidente, no pueden hacer nada sin el apoyo del PP. Zapatero ha sorteado el primer año de Gobierno con poca gestión y muchos gestos arriesgados.

¿Prohibido adelantar?
ALFONSO DE LA VEGA La Voz 22 Abril 2005

PEPIÑO Blanco, tan experto en capacitaciones ajenas, acaba de indicar que el motivo del adelanto electoral en Galicia es el miedo del PP a su partido. Y en cierto modo es verdad, pero no en el sentido que le da él, sino por la misma razón que anima a buena parte de los ciudadanos españoles que no quieren dejar de serlo, y están horrorizados ante la insensatez gubernamental que nos lleva al abismo y que ven con preocupación creciente que el gran timonel ZP asistido por tan osado copiloto nos va a estrellar a todos con o sin carnet por puntos. El grave proceso de deterioro que sufre España desde el aciago 11-M puede tener otro capítulo más el 19 de junio o, por el contrario, esta fecha puede permitir empezar a parar la hemorragia antes de que termine llevándose al enfermo por delante. Si ZP ha tenido el desparpajo de legitimar a la máscara electoral del bloque etarra batasuno para hacer cama redonda con los separatistas y así medrar y arrebañar presupuestos en el País Vasco, hará algo semejante aquí.

Si gana, abrirá una nueva herida conchabado con los nacionalistas, copiará astutamente un estatuto insolidario de regiones ricas que sirva para aislar y empobrecer a Galicia. Aquí no hay etarras, afortunadamente, y eso no es poco, pero el Bloque viene a significar el mismo movimiento antiliberal que los batasunos: comunistas reconvertidos con o sin lifting ideológico. El Bloque utiliza básicamente los mismos materiales que sirvieron para levantar el fracasado muro de Berlín. Y lo adorna con nacionalistas de abigarrada condición con o sin piano, aunque lingüísticamente normalizados. El PP debería haber llegado ya a estas elecciones con un candidato joven como Núñez Feijoo, que permitiera fijar claramente las condiciones de presente y futuro del centro liberal y reformista. Pero si no ha sido antes, esperemos que pueda ser después. Como republicano liberal voy a pedir a Nuestra Señora de Lourdes: «Virgencita, que me quede como estoy».

La esperanza
Pedro Morales Moya/Bilbao Cartas al Director El Correo 22 Abril 2005

Confieso mi adicción por los análisis de Javier Elzo. Tienen la virtud angelical de suponer que la política en el País Vasco se desarrolla con normalidad. En su comentario 'Una esperanza para Euskadi', asevera: «La sociedad vasca es mayoritariamente nacionalista. Es lo que explica que sus partidos, año tras año, sean los más votados». Claro está que Elzo no tiene en cuenta que en muchos pueblos de Euskadi, la presión social y personal de grupos y de significados nacionalistas ha convertido el acto de votar en un hecho heroico. Es incalculable el número de votantes que se alejan de las urnas. Y sus votos, si se dieran unas condiciones normales, no habrían ido a los nacionalistas. Todos sabemos las dificultades que tienen los constitucionalistas para presentar candidatos y encontrar interventores que defiendan sus intereses electorales. La mayor parte de sus electos ha de moverse protegidos por guardianes y con su miedo a cuestas. Veáse quien rodeaba a María San Gil al emitir su voto. Si las circunstancias fueran otras y los nacionalistas se vieran sometidos a presión semejante, si tuvieran que ir protegidos con escolta, y si no se dejara que sus símbolos se izaran con normalidad, ¿cuáles serían los resultados? Puede suponerse. Es más, los nacionalistas se plantarían y dirían que en esas condiciones no se puede votar. Señor Elzo, conviene que revise su análisis.

Para no creer
Teresa Muñecas Herrera/Y doce profesores más. Bilbao Cartas al Director El Correo 22 Abril 2005

A mucha gente le cuesta creer que no sea cierto todo lo que se ha dicho en determinados medios sobre los 157 profesores sin perfil de euskera despedidos. Cuesta más creerlo si se tiene en cuenta que la manipulación procede del Gobierno vasco. También cuesta creer que haya podido crear esa campaña de desprestigio tras haberse pronunciado favorablemente los principales representantes de ese Ejecutivo: PNV (Imaz), EA (Errasti) y EB (Madrazo). Cuesta creer que hasta Atutxa haya recurrido a la mentira, hablando de un trato de favor hacia nosotros por aplicarnos la exención de exigencia del perfil lingüístico a los 55 años, en lugar de a los 45 del resto de la Administración. ¿Qué trato de favor es éste que nos pone en el paro sin indemnización? ¿Cómo se puede atrever él mismo a catalogarnos de vagos, si no nos conoce? ¿Por qué cree exagerada nuestra reclamación? ¿No le parece dramático quedarse en la calle a los 50 años? Cuesta creer que por defender el puesto de trabajo se nos pueda calificar también de antivascos. ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra! ¿Acaso por el hecho de que la prensa nacionalista de mayor tirada tenga más del 90% de su contenido en castellano, alguien se permite calificarla de antivasca? ¿Por qué no se acepta la realidad social? Cuesta creer que todo un Gobierno monte esta campaña para desprestigiar a profesores. No la crean. Todo es falso.

El rodillo de Carod
Cartas al Director ABC  22 Abril 2005

O pasas por el aro, o te doy con el rodillo, cual mujer mancillada por los escarceos de su marido. Lo malo es que aquí no hay marido, ya que el Reino de Valencia no es el marido de Cataluña, ni viene borracho por la noche, ni se va con otra. El Reino de Valencia tiene suficiente hidalguía como para mantenerse por sí mismo y defender lo que le es propio. Esto es justo lo que Carod-Maragall no quieren. Quieren al Reino de Valencia, y a las Baleares, y a Aragón. Quieren la Copa América, quieren el encuentro mundial con las Familias que, si Dios quiere, contará con la presencia de Benedicto XVI. Quieren la rica huerta valenciana, el Maestrazgo y la plana, la costa alicantina y sus industrias (vinícolas, turroneras, chocolateras, jugueteras, zapateras...). Como el Reino de Valencia no pasa por el aro, Carod aplica el rodillo y ni gota de agua del Ebro, y tampoco del Júcar al Vinalopó, ni del Tajo al Segura. Este imperialismo catalán aplica la «tierra quemada» para doblegar la voluntad de quien no quiere renunciar a su ser. Este nacionalismo no cejará en sus empeños hasta conseguir dominar económicamente, políticamente y culturalmente al Reino de Valencia.

Pero los valencianos nos defenderemos hasta en las más altas instancias del Estado frente a tanta felonía catalanista. Lucharemos para que la solidaridad entre españoles se imponga a la tiranía de los nacional-imperialistas catalanes. Estaremos con los labradores, con la industria turística que alimenta nuestros pueblos, con nuestros ganaderos, estaremos por el agua. Todos por el agua de la vida. Federico Ferrando Roda. Valencia.

EXIGE A ZAPATERO PIDA PERDÓN AL FORO DE ERMUA
Acebes: "El PSOE en el País Vasco se ha lanzado a desmontar desde el insulto a la sociedad civil"
Los socialistas vascos Odón Elorza y Miguel Buen no han encajado la querella del Foro de Ermua por la cesión del velódromo de Anoeta a Batasuna-ETA. Pese a que se ha admitido a trámite, para Miguel Buen es un "golpe bajo" que merece "acciones legales". Para Elorza, el Foro de Ermua es un “nido oscuro” del que pide que salgan los socialistas. Desde el PP, Ángel Acebes ha pedido que no se insulte "a quienes han arriesgado su vida por la libertad de todos” y ha exigido a Zapatero que pida perdón al Foro de Ermua.
Libertad Digital 22 Abril 2005

La campaña de los citados socialistas vascos contra el Foro de Ermua por pedir que se cumpla la ley ha llegado a la descalificación. El alcalde de San Sebastián dijo que la querella contra él responde a la “estrategia pestilente del PP”. Lo cierto es que en el Foro de Ermua hay muchos socialistas. De hecho, su vicepresidente es Rubén Múgica militante socialista e hijo del histórico dirigente del PSOE vasco Fernando Múgica, asesinado por los pistoleros de ETA.

Así que, el alcalde decidió dar el segundo paso y pedir a los socialistas representados en el Foro de Ermua que abandonen lo que calificó de “nido oscuro”.

Un día antes, el miércoles, el secretario general del PSE de Guipúzcoa, Miguel Buen, amenazó a miembros del Foro de Ermua con tomar “acciones legales” por poner a Elorza “bajo sospecha” con la citada querella. Para Buen, "constituye un golpe bajo a la democracia y una ofensa a la memoria de Miguel Ángel Blanco. No ha tardado en responder el Foro: “lo que atenta contra la democracia y violenta el espíritu de Ermua es la presunta colaboración institucional (del Ayuntamiento de San Sebastián y del Departamento de Interior del Gobierno vasco) con un partido ilegalizado por formar parte del entramado de ETA”.

Y desde el Partido Popular, su secretario general, Ángel Acebes, confesó su “preocupación por lo que va pasando cada día”.

“Hoy, de nuevo –lamentó Acebes–, hay que denunciar, aunque no le guste nada al presidente del Gobierno, lo que está ocurriendo con el Partido Socialista en el País Vasco. Ya no es sólo la presencia de Batasuna en las instituciones. Es que ahora se ha lanzado el PSOE en el País Vasco a desmontar desde el insulto a la sociedad civil que ha defendido la libertad, la democracia, a las víctimas del terrorismo contra ETA arriesgando su propia vida”.

Desde Ávila, donde el dirigente popular asistió a una reunión de la Junta Directiva, Acebes calificó los ataques desde el PSE de “intolerable”. “Son una vergüenza –prosiguió– las declaraciones del alcalde de San Sebastián, el señor Odón Elorza, del secretario general del PSOE en el País Vasco, insultando y descalificando al Foro de Ermua. Son intolerables, es absolutamente imprescindible que hoy el presidente del Gobierno pida perdón públicamente al Foro de Ermua, que ha sido un ejemplo en la defensa de la democracia, de la libertad y que ha contribuido esencialmente en la fortaleza social e institucional necesaria para avanzar en la democracia y para que retrocediese el terrorismo”.

El secretario general del PP salió en defensa del Foro de Ermua porque “no hay derecho que a estas alturas se insulte y se descalifique a quienes han arriesgado su vida por la libertad de todos y por la democracia de todos en el País Vasco”. Retomando su argumento inicial, Acebes concluyó definiendo la campaña de los dos socialistas vascos como “una estrategia para desmovilizar a la sociedad civil es, desde luego, un gravísimo error que va justo en la dirección contraria de lo que hay que hacer en la lucha contra el terrorismo”.

El PSOE se desentiende de la polémica del catalán y deja la decisión en manos de Marín
F. Sotorrío La Razón 22 Abril 2005

Madrid- Fumata negra. Los grupos parlamentarios no llegaron ayer a ningún acuerdo sobre el uso de las lenguas cooficiales en el Congreso de los Diputados en el marco de la ponencia para la reforma del Reglamento. Es más, cuando el llamado «grupo de Sitges» (todos los partidos menos PP y PSOE) defendió su enmienda para el reconocimiento del plurlingüismo, se les invitó a trasladar el debate a la comisión correspondiente. Ni siquiera hubo votación.

ERC y CiU fueron los encargados de trasladar el malestar conjunto de todos los grupos por lo que entienden como una actitud «perversa» de los socialistas, que no defendieron más alternativa que la de la utilización de las lenguas cooficiales en el Senado. Tras la estrategia socialista se esconde el acuerdo ya cerrado con el PP para excluir de la reforma reglamentaria el uso del catalán, el euskera y el gallego. Pero también una evidente intención de que sea Manuel Marín, presidente de la Cámara, quien decida sobre el asunto. ¿La fórmula? Una decisión transitoria para permitir el uso de las lenguas de forma escueta y con traducción inmediata en plenos y comisiones. Más claro: el regreso a un criterio de la presidencia que se aplicó durante unas semanas y que luego se anuló tras sentir Marín que algún grupo había traicionado su confianza.

Acuerdo de todos.
El presidente del Congreso ya ha dicho, sin embargo, que no permitirá ese uso escueto hasta que no haya un acuerdo entre todos los grupos, sin excepción, un escenario difícil teniendo en cuenta que el PP está en contra de esta decisión y así seguirá. Tanto Jordi Jané, de CiU, como Joan Tardá, de ERC, se mostraron decepcionados por la «pobreza del PSOE», mucho más después de que el presidente del Gobierno hubiera manifestado un día antes que habría una pronta solución en la ponencia del Reglamento.
En resumen, que los catalanes esperaban un desmarque del PSOE del acuerdo que Alfredo Pérez Rubalcaba suscribió con el portavoz del PP, Eduardo Zaplana, que no se produjo. Y su impresión no es otra más que la de que los socialistas pretenden utilizar a Marín de coartada para acallar las críticas de los socios. Ya advierten ellos de que no cejarán en el empeño.

Cuesta creer que han aplicado el sentido común
Nota del Editor 22 Abril 2005

Estamos tan acostumbrados a las continuas estupideces de la mayoría de los políticos que casi no nos creemos que hayan tenido la ocurrencia de aplicar sensatez y sentido común para retrasar por el momento la irracional pretensión de algunos políticos nacionalistas para recrear la Torre de Babel en el Congreso.

CAMPAÑA DE LOS DOS SOCIALISTAS CONTRA EL COLECTIVO
El Foro de Ermua califica de "pueriles y poco inteligentes" los ataques de Elorza y Buen
El Foro de Ermua ha hecho público un comunicado para responder a los ataques lanzados contra este colectivo por el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, y el secretario general del PSE en Guipúzcoa, Miguel Buen. Además de calificarlos de "pueriles y poco inteligentes", las Gestoras Cívicas de Ermua recomiendan a estos “dos personajes” que olviden “toda conspiración judeo masónica y admitan que no es imprescindible ser del PP para estar en desacuerdo con decisiones “a sabiendas” de Elorza que infringen la ley.
Libertad Digital 22 Abril 2005

El comunicado está firmado por el vicepresidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, hermano del socialista vasco Fernando Buesa, asesinado por ETA y recoge la breve respuesta a las declaraciones de Elorza y Buen, “que, tal cual las transcribe la prensa, parecen pueriles”.

El colectivo recomienda a “los dos personajes” que “debieran recordar el número de socialistas que forman parte del Foro Ermua, olvidar toda conspiración judeo masónica y caer en cuenta de que no es imprescindible ser del PP, ni compartir sus postulados, para mantener un profundo desacuerdo con el hecho de que un alcalde ceda locales de propiedad municipal para la celebración de un acto cuya ilegalidad le consta”.

El "espíritu de Ermua" y los actos de la ilegalizada Batasuna
A Miguel Buen, al que se refiere como corifeo de Elorza, le recuerda que el “espíritu de Ermua” al que alude en sus ataques “no parece que ampare el hecho de que los señores alcaldes, aunque se llamen Odón y se apelliden Elorza, ignoren las sentencias del Supremo y cedan instalaciones municipales a quienes, como mínimo, son reos de no haber condenado ni la muerte de Miguel Ángel Blanco, ni otras muchas”. Aprovecha también para destacar que “posiblemente ignore que María del Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel y presidenta de la Fundación que lleva su nombre, ha agradecido al Foro Ermua la interposición de la querella” contra el alcalde donostiarra.

También le anuncia que espera “con impaciencia el ejercicio de las acciones legales” que adelantó este jueves Buen aunque “si bien y ante su acreditada ignorancia en cuanto tengan algo que ver con el derecho, se le dará el consejo, no pedido, de que aguarde una ocasión más propicia”.

Elorza y la ignorancia de la ley "a sabiendas"
Sobre la reacción airada de Elorza, el colectivo considera que “no es más inteligente que la de su corifeo”. Sostiene que “aparte de imputar al Foro Ermua el acoso al socialismo vasquista y de tener la originalidad de tildar a la querella de “pestilente” e “impropia”, parece olvidar que los hechos denunciados son, en lo que a él se refiere, públicos y notorios, siendo de su exclusiva responsabilidad el tildarlos de pestilentes e impropios”.

A los dos socialistas les recuerda que son muchos compañeros de partido los que integran el Foro de Ermua y que Elorza “incurre en dos viejas y desacreditadas maniobras: Una, la de calumniar a quien te acusa. Otra, la de ofenderse por elevación, pues el Sr. Elorza, en contra de lo que parece creer, no es el socialismo, ni es el vasquismo, por fortuna para ambos. El Sr. Elorza es un simple alcalde, sometido a unas leyes que, a nuestro juicio, infringió, alegremente y muy a sabiendas”.

Aznar jura defender la Nación española en el órgano que dirige la reforma constitucional
Ayer solemnizó su entrada en el Consejo de Estado que asesorará a Zapatero sobre el nuevo modelo territorial
José María Aznar juró ayer «servir a la Nación española» y trabajar para que prevalezca su «continuidad histórica» en la sobria ceremonia con la que solemnizó su decisión de incorporarse al Consejo de Estado, órgano consultivo al que el Gobierno ha encargado un anteproyecto de reforma constitucional. Es el único ex jefe del Ejecutivo que ha aceptado la invitación formalizada por esta antigua institución. Conciso, Aznar se situó en su primer discurso al margen de las ambigüedades y veleidades nominalistas del Ejecutivo y del propio presidente del Consejo en relación a la idea de España.
C. Morodo La Razón 22 Abril 2005

Madrid- Fiel a sus sobrias maneras, Aznar convirtió la incorporación al Consejo de Estado en un acto casi íntimo, si no fuera por el séquito periodístico que desplaza cada una de sus apariciones públicas. Quiso que sólo le acompañaran su esposa Ana Botella y algunos de sus más estrechos colaboradores en FAES: Javier Lasquetty, Pablo Arias e Ignacio Fernández.

A lo largo de sus dos siglos de vida, la que es una de de las más antiguas instituciones de la arquitectura de España ha sufrido muchos cambios de composición, en paralelo con la modificación de sus funciones, que son puramente consultivas desde la Ley Maura de 1904. La incorporación de los ex presidentes está prevista en la Ley Orgánica 3/2004, por la que se modifica la legislación en esta materia de 1980. Adolfo Suárez, por motivos de salud, Leopoldo Calvo Sotelo, por razones personales y profesionales, y Felipe González, han rechazado ser consejeros natos.

Aznar, algo nervioso en la entrada en escena –con la toga y la insignia de la institución ya en su poder comenzó jurando y comprometiendo al mismo tiempo su cargo antes de optar, caído en el error, por la fórmula del juramento–, pronunció un discurso muy breve y solemne, pero en el que en dos frases resumió un mensaje cargado de simbolismo ante la reforma de la Ley Fundamental puesta en marcha por el Gobierno. Quien ha hecho de la negativa a abrir el melón constitucional un caballo de batalla de su trayectoria política, especialmente en su segundo mandato a raíz del endurecimiento de la ofensiva nacionalista, manifestó su deseo de dar su opinión sobre todos los asuntos que en el Consejo se estudien, intentando que «se cumpla la Constitución y las normas del Estado de Derecho». «Y todo ello, naturalmente, al servicio de la Nación española, cuyos ciudadanos unidos son los titulares de la única soberanía que reconocemos». Con humildad, «no puedo comparar mis títulos como jurista con las insignes personalidades que forman parte del Consejo», ofreció su experiencia como funcionario de Estado, diputado, presidente de una comunidad, jefe de la oposición y presidente del Gobierno. «Y aportaré, de forma modesta pero sin ninguna vacilación, mi deseo de que por encima de orientaciones políticas propias de cada Gobierno prevalezca la continuidad histórica de España y la voluntad de convivencia en libertad, cuestiones ambas que desde no hace tanto, sólo 26 años, están reflejadas en la Constitución de todos».

Desde su nueva responsabilidad, el ex presidente tendrá posibilidad de enmendar la reforma constitucional. El anteproyecto será elaborado por la Comisión de Estudios, cuyos miembros son, además del propio presidente Rubio Llorente, José María Martín Oviedo, Landelino Lavilla, Miguel Rodríguez-Piñeiro, Carlos Carnicer, Joaquín Fuentes Bardají, Rafael Gómez-Ferrer y Pedro Cruz Villalón. La propuesta, antes de ser remitida al Gobierno, deberá ser aceptada al menos por la mayoría simple del Pleno, si bien cualquiera de sus consejeros podrá emitir un voto particular, que deberá ser adjuntado al informe que se remita a La Moncloa.

Recortes de Prensa   Página Inicial