AGLI

Recortes de Prensa     Domingo 24 Abril 2005
ETA PREPARA LA NEGOCIACIÓN
Editorial ABC  24 Abril 2005

La amenaza permanente
Editorial Heraldo de Aragón 24 Abril 2005

El aprendiz de brujo
Ignacio Cosidó Libertad Digital 24 Abril 2005

ARREGLANDO EL MUNDO
Jaime CAMPMANY ABC  24 Abril 2005

¿CRISIS DE RÉGIMEN
ÁLVARO DELGADO-GAL ABC  24 Abril 2005

De la España plural a la España desigual
PEDRO ARIAS VEIRA La Voz 24 Abril 2005

El Instituto Cervantes
Cartas al Director ABC 24 Abril 2005

ETA roba en Francia cuatro toneladas de material empleado para fabricar artefactos explosivos
J. M. Z. / R. L. V. La Razón 24 Abril 2005

Entrevista a Nicolás Redondo Terreros: «Ante los terroristas no sirve el diálogo, sólo vale la cárcel»
Inmaculada G. de Molina  La Razón 24 Abril 2005
 

ETA PREPARA LA NEGOCIACIÓN
Editorial ABC  24 Abril 2005

LAS reflexiones que el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, vierte en la entrevista que hoy publica ABC ofrecen margen para diversas interpretaciones, aunque ninguna de ellas sería acertada si se redujera a segundo plano la continuidad de ETA como cepo para la libertad de decenas de miles de vascos. El robo de 4.000 kilos de sustancias para fabricar explosivos en Francia apunta directamente a la autoría de la banda (lugar, procedimiento y material usual en sus últimos atentados) y supone un recordatorio para los optimistas que dan por inaugurado el camino a la «paz negociada». Con esos explosivos, ETA puede matar, y más aún si alguien está a la espera de negociar con ella. Si se confirma la autoría del robo, como parece previsible tras las primeras pesquisas policiales, la banda habrá hecho su primer comunicado tras el 17-A, mostrando sus cartas ante una hipotética negociación.

En el plano político, es posible que la insistencia con la que Imaz sugiere un pacto de autogobierno a los socialistas vascos y a la izquierda abertzale implique el desistimiento del plan Ibarretxe y la neutralización política del lendakari. Los resultados electorales han castigado la soberbia del PNV en el planteamiento de su propuesta soberanista. Sin embargo, también en 2001 Ibarretxe, con Imaz de portavoz de Ajuria Enea, llamaba a los partidos e instituciones del País Vasco a sumarse al proyecto político de libre asociación. El crédito que reclama Imaz para su oferta está cuestionado por el hecho de que, en cierto modo, es la misma de hace cuatro años, eso sí, con cuatro escaños menos, pero ETA con dos más. En todo caso, Imaz sigue cultivando aquello que más ha beneficiado su buena imagen: la moderación del lenguaje y la suavidad de las formas.

Pero no basta. El PNV es un partido que ha hecho de la deslealtad su método político, a partir de una lamentable pérdida de escrúpulos, sin la cual no se explica que en 1996 pactara con el PP la investidura de Aznar y en 1998 acordara con ETA la segregación de los no nacionalistas y el impulso de un proceso soberanista. Esta es una lección definitiva de que el discurso del PNV carece por anticipado de cualquier margen de confianza.

El principal destinatario formal de esta oferta nacionalista de diálogo es el PSE. Otra cosa es que el PNV plantee condiciones inadmisibles y le dejen expedita la formación del gran frente abertzale con los comunistas de las Tierras Vascas. El PNV siempre ha sabido endosar culpas a los demás para no pagar precio por sus fracasos. Por eso es importante que el PSE sea consciente de que cualquier acuerdo con el PNV no debe acabar siendo la enésima trampa con la que el nacionalismo salva el pellejo político. Esta vez la exigencia al nacionalismo debería alcanza cotas inéditas de lealtad constitucional y revisión interna de personas y programas.

El PSE tiene toda la legitimidad para hablar con el PNV, pero siempre que se den unas condiciones determinadas, porque el problema vasco es un problema español, que nunca alcanzará una solución legítima y duradera sin el PP. No se trata de un escrutinio de votos, sino de un consenso constitucional de gran calado para vencer al terrorismo y suturar la fractura entre vascos. La actitud del PSE ante el nuevo escenario puede contribuir a iniciar este camino, si aprovecha la ocasión para evaluar al nacionalismo por su trayectoria, o a agravar el problema, si opta por una política blanda compuesta sólo de análisis tácticos y rentista de la exclusión del PP. Debería haber un límite infranqueable: el acuerdo con la izquierda proetarra. De ahí que sea pertinente recordar un reciente editorial de «Gara», órgano de expresión etarra, alabando por primera vez a Zapatero por romper el pacto antiterrorista.

Hay datos que están conformando la sensación de que todo lo sucedido con el PCTV responde a un plan para blanquear a la izquierda proetarra y sentarla a la mesa de negociaciones. Peligroso escenario ante el que ETA pudo ayer puesto en Francia su primera «cláusula», en un proceso que el Gobierno habrá de gestionar con suma responsabilidad, pues debe saber que no sólo será responsable de sus errores sino de los que afecten a toda la nación.

La amenaza permanente
Editorial Heraldo de Aragón 24 Abril 2005

LA DIFÍCIL situación del grupo terrorista ETA, con problema para reorganizar sus redes, con más de cien de sus miembros detenidos gracias a la colaboración hispano-francesa, no le ha impedido reclutar a "un amplio número de jóvenes", lo que le proporciona "un importante potencial humano". Es el preocupante informe de Europol, que se refiere al periodo 2003-2004. A este inquietante panorama se une el hecho de que la banda cuenta con "militantes veteranos recuperados de Latinoamérica". Son datos que nos trasladan a una realidad que no debemos olvidar y que exige un plus de responsabilidad a los grandes partidos mayoritarios. Si se confirma que ETA ha sido la autora del robo de 4.000 kilos de explosivo en Francia, como creen los investigadores galos, habremos de convenir en que el máximo realismo y la mayor prudencia ha de presidir la política antiterrorista.

Rodríguez Zapatero, que sueña, como todos los presidentes, con pasar a la historia como el hombre que acabó con la violencia etarra, debe subordinar sus deseos a las lecciones de la realidad. Beneficiado, sin duda, por la presencia del Partido Comunista de las Tierras Vascas en la campaña electoral del País Vasco, ya que estaba claro que quitaría escaños al PNV, no hay que olvidar que supondrá la entrada en la Cámara vasca de un partido fuertemente identificado con la ilegalizada Batasuna. Por eso, Zapatero debe evitar cualquier tentación de seguir beneficiándose de esta compleja situación política. La fecha de la reunión del Pacto Antiterrorista es la última, por ahora, diferencia de criterio entre PP y PSOE. Los socialistas la quieren antes del debate del Estado de la Nación, por razones evidentes de oportunidad. El PP se niega a cualquier encuentro si el Gobierno no actúa para impedir que los diputados radicales tomen posesión de sus escaños. Ambos tienen la oportunidad de buscar una solución de acuerdo para demostrar a la ciudadanía que les une su compromiso ante la amenaza permanente del terror.

ETA en el Parlamento vasco
El aprendiz de brujo
Ignacio Cosidó Libertad Digital 24 Abril 2005

Zapatero creyó que podría vaciar el pozo del terrorismo dando vida política a la moribunda escoba de Batasuna. Lo hizo, con la soberbia ignorante del aprendiz, convencido además de que si el truco funcionaba se consagraría como un supremo mago capaz de vencer elección tras elección. El problema es que una vez revivida, nadie puede controlar a una ETA que amenaza con seguir anegando con sangre la democracia en el País Vasco y en España.

A ZP lo único que le preocupa es ganar con mayoría absoluta las próximas elecciones. Su cálculo es que si logra arrancar una tregua a ETA, aunque fuera temporal, su victoria en las urnas sería apabullante. El mismo PSOE que alcanzó el poder manipulando el espanto de un brutal atentado, quiere ahora perpetuarse en él a través de un pacto con los terroristas. Es lo que Zapatero llama “correr riesgos”. Lo triste es que el presidente parece dispuesto a arriesgar la libertad de millones de vascos y la vida de miles de demócratas por una mera apuesta electoral de su Partido.

Políticamente, Zapatero tampoco aspira a derrotar al nacionalismo disgregador desde el constitucionalismo, sino desde el radicalismo de izquierda. La fórmula de este aprendiz de brujo es una gran pócima de socialismo, un poco de comunismo y grandes dosis de nacionalismo radical que condene al PP a un aislamiento eterno. Pero esa formula explosiva sólo conduce a la división y al enfrentamiento en nuestra sociedad, a la desintegración del Estado y a la desaparición de la Nación española.

ZP quiso sacar un conejo de la chistera electoral vasca y ha extraído la vieja serpiente que todos conocemos. Su cálculo era que permitiendo a los etarras volver al juego político lograría convertir al PSE en la fuerza decisiva en el País Vasco. En el optimismo compulsivo en el que se encuentra instalado desde que llegó a La Moncloa, pensó que consintiendo concurrir a las elecciones al fantasmal Partido Comunista de las Tierras Vascas el nacionalismo institucional no tendría más opción que pactar con los socialistas para permanecer en el poder. Lo que quizá no calculó es que el PNV pudiera terminar pactando con los asesinos. Es más, con su inacción, Zapatero ha dado la coartada perfecta para que el nacionalismo prescinda de cualquier escrúpulo para gobernar con ETA. Así, a quien ha recolocado como principal protagonista de la vida política vasca no es a su partido, sino a ETA. Los votos decisivos para hacer a Ibarretexe lehendakari no serán probablemente los del PSE, que una mayoría del PNV no quiere, sino los votos de ETA. Si Zapatero creía que con la presencia de Batasuna lograría normalizar la situación vasca, lo que ha conseguido es radicalizarla en mayor medida.

Zapatero heredó de Aznar una ETA más débil, más desorientada y más acorralada que nunca. Su exclusión del juego democrático había resultado letal para los asesinos. Habían perdido una fuente esencial de financiación, de representación social y de acción política. Batasuna había sido colocada frente a su propia contradicción y comenzaban a pronunciarse tímidas voces dentro de ese oscuro mundo que denunciaban cómo la violencia se había convertido en un lastre para sus aspiraciones políticas. La crisis generada por la ilegalización de Batasuna estaba provocando un colapso total en el universo de ETA. En definitiva, los demócratas estábamos vaciando de agua la pecera en la que subsistía el terrorismo.

Ahora, por un mero interés partidista, el Gobierno ha vuelto a poner agua en la pecera. El monstruo sigue débil, pero si se le alimenta, es seguro que pronto recuperará vigor. Cuando más desesperada parecía la situación de ETA, este aprendiz de hechicero que tenemos como presidente no sólo le proporciona el elixir electoral que necesita para revivir, sino que le abre la expectativa de una mesa de negociación que los asesinos sueñan pueda conducirles al paraíso totalitario al que aspiran o, al menos, a la antesala de su Tierra Prometida.

El PSOE ha decidido abandonar el campo de los que mueren para ir a hablar con los que matan. Lo ha hecho a escondidas, ocultando su maniobra en una gran confusión, sin atreverse a decir la verdad a los ciudadanos. Ahora nos dirán que nosotros somos víctimas de nuestro propio inmovilismo por defender el Estatuto y la Constitución, de nuestro fanatismo por creer en la democracia y de nuestro fundamentalismo por querer seguir siendo españoles. Nos han dejado solos en la defensa de la libertad de todos. Pero en realidad no estamos solos, sino con una gran mayoría de españoles que estoy seguro no están dispuestos a claudicar ante ETA.

Ignacio Cosidó es senador del PP

ARREGLANDO EL MUNDO
Por Jaime CAMPMANY ABC  24 Abril 2005

AL parecer, el Zapaterito leré les ha regalado a los ministros, ministras y así un libro titulado «Cómo arreglar el mundo», y ya ha comentado alguno o alguna que qué regalo tan raro. Por de pronto, la ministra María Antonia Trujillo («Marie Antoine» para Maragall) ya ha arreglado su despacho. Ha mandado construir una estancia de 77 metros cuadrados y amueblarla con maderas preciosas, y los populares, que a veces gastan mala milk, ya le han preguntado que cuántos minipisos caben en el despacho. Si los celtíberos estuviésemos preparados para habitar en esas conejeras que se llevan mucho en Europa, lo menos saldrían tres «soluciones habitacionales» para otras tantas parejas, ahora sin techo y que andan por ahí fornicando a la intemperie.

Monsiú Pasquale Maragall, petit fils del poète, ha cogido en brazos a toute la Catalogne, ha saltado les Pirinées a pies juntillas y la ha metido de coupe en la francofoníe del país voisine. Allí lo han recibido con el mismo cachondé que si lo mantearan, le han condecorado con la Legión de Honeur, le han puesto la escarapela de les trois couleurs y le han nombrado gilipollois plus grande de la Francofonie Superieur. Monsiú Maragall est aterrisé en la Place de la Concorde con autres gilipolloises plus petits a coscoletes, por ejemplo, Carod-Rovire et autres fleurs de la Republique Catalaunique, que ya han aprendido a decir ¿parle vous le francaise, monamí?

Lo primero que ha hecho el famoso precursor Pedro Zerolo, la cola por el colo, es estampar un beso espectacular en el rostro del señor Fernández Aguilar, eximio ministro de Justicia en el Gobierno del Zapaterito. Le ha besado con entusiasmo, como si fuera esa noche la última vez, para agradecerle así, sin lugar a dudas, la ley del matrimonio entre maricones. Y aprovecho para aclarar que yo uso la palabra «maricón» sin ninguna intención de molestar. Lo mismo podría decir sarasa, mariquita, adelaida o monflorita, pero es que me niego rotundamente a usar ese «gay», porque es un «anglicanismo» que podría encalabrinar a la ministra de Cultura. Con esta ministra que domina el lenguaje de manera tan perfecta, hay que andarse con ojo. Aquí, siempre hay que andarse con ojo, ya sean los de la cara o el ojo ciego, que decía don Luis de Góngora y Argote, cuyo consonante evidente les ahorraré hoy a mis lectores, pero que se le ocurre a uno enseguida.

No sabemos cómo va a arreglar María Teresa, la prima umbraliana de Shirley Temple, las querellas con el Vaticano por el asunto de la boda de Pedro Zerolo, si ahí te pillo, ahí te molo. El asunto de las bodas homosexuales ha soliviantado a ese cardenal colombiano que, mire usted por dónde, se llama Trujillo, como la ministra del despacho de los tres o cuatro minipisos y como la patria de Pizarro, y emplaza a los funcionarios celtíberos a que no casen a esas especies y que aleguen objeción de conciencia. María Teresa se ha puesto tiesa y amenaza con la ley, que por algo es jueza aunque no haya puesto una sentencia en toda su vida. El funcionario se verá en la necesidad de optar. Una de dos: o casar a Zerolo o ser entregado a Zerolo.

¿CRISIS DE RÉGIMEN?
ÁLVARO DELGADO-GAL ABC  24 Abril 2005

No conocemos todavía qué traerán consigo los comicios vascos del 17 de abril. Esta impotencia predictiva no es producto sólo de nuestras luces limitadas. Refleja también el hecho de que el futuro, en política, integra algo intrínsecamente indeterminado. La realidad política es lo que van construyendo los agentes mediante sus decisiones libres. Por lo mismo, lo que está por venir se halla afectado siempre por una contingencia radical. ¿Quiénes dominan ahora la agenda en Vascongadas? Esencialmente, el PNV, ETA y el PSE, y junto al PSE, el Gobierno de la nación. ¿Qué saldrá del cruce de estrategias? Ninguno de los protagonistas lo sabe, no lo sabe en la medida en que todos dependen de todos. En lo que sigue, analizaré lo que parece ser la estrategia incipiente de los socialistas. Expondré primero los argumentos oficiales o exotéricos con que se defiende esa estrategia, y rebotaré a continuación en los esotéricos. Mi conclusión será que Zapatero ha entrado en un juego peligroso y no justificable si se hace balance de los costes ciertos y los beneficios dudosos.

Vayamos a los argumentos oficiales. El runrún dominante es éste: los socialistas deberían apoyar parlamentariamente a Ibarreche, aunque sin entrar en el gobierno autónomo. Pregunta inmediata: ¿qué sentido tiene favorecer a un rival político a cambio de nada? Centrándonos en el episodio vasco: ¿por qué echar un cable a Ibarreche sin pedir en compensación unas cuantas consejerías? La respuesta es que se exigiría a Ibarreche renunciar a su plan, y por supuesto, a una alianza con ETA. Pero esto, ¡ay!, resulta claramente insatisfactorio, puesto que es evidente que nada impediría a Ibarreche aceptar el regalo socialista y amistarse en secreto con ETA. Llegada la ocasión propicia, Ibarreche relanzaría su plan. A quienes contesten que Ibarreche no sería capaz de hacer algo así, les recuerdo el Pacto de Estella.

La composición de lugar socialista se complica aún más cuando introducimos en el cóctel el plan López. El plan López rebasa ampliamente la lectura actual del Estatuto de Guernica, y haría ingobernable al Estado apenas se extendiera a Cataluña y otras autonomías. Su implantación, además, provocaría una ruptura irreversible con el PP a escala nacional. Hace unos meses, era aún posible interpretar el plan López en clave maquiavélica. Se trataría de un señuelo para atraer voto nacionalista, no de una idea seria. El mantenimiento después de la elecciones, y la voluntad firme de no formar un frente con el PP, obligan a arrumbar la interpretación maquiavélica. El problema es que se hace difícil encontrar una interpretación alternativa y a la vez comprensible. Por las trazas, los socialistas mantendrían a Ibarreche esgrimiendo al tiempo un plan que fragiliza al Estado, suspende todo entendimiento con la oposición y no se dirige, sobre el papel, a obtener la paz. Ya que el plan López no es el plan Ibarreche, ni tampoco, que se sepa, un plan aceptable para ETA. El argumento se reduce a un galimatías indescifrable.

El galimatías empieza a adquirir sentido si nos percatamos de que Zapatero cree que podría pasar a la historia como el pacificador de Euskadi. Al incorporar este dato, el desorden se disipa y cobra cuerpo un diseño más coherente. Madrid entablaría -«continuaría»- contactos con ETA, no estorbado por un Ibarreche al que el apoyo del PSE ha convertido en rehén o prisionero del Gobierno. Fijado el marco negociador, se daría audiencia al PNV, con el PP fuera de juego. Y hablando, y volviendo a hablar, se sacaría la paz como un mago saca el conejo de la chistera. El plan López sería un aperitivo para que arranquen las conversaciones.

El proyecto es profundamente imprudente, por dos razones. Se conseguiría la paz sacrificando el Estado. O mejor, no se conseguiría nada, porque vendrían después tiempos más intratables. La segunda razón es que ETA, infaustamente reingresada en el sistema de partidos, está en situación de hacerle una pirula al Gobierno. Entiéndase, de pactar con Ibarreche una mayoría nacionalista en el momento menos pensado. El éxito de Zapatero está subordinado a que ETA se comporte como él espera, e Ibarreche también. La probabilidad es precaria, por decirlo con suavidad. Y los costes de la apuesta, seguros y enormes. En resumen: se estarían sacrificando valores sólidos por valores altamente especulativos y problemáticos en sí mismos. A esto, en política, se le llama aventurerismo. El aire huele a tostado. Lo que quizá esté ardiendo es el régimen del 78.

De la España plural a la España desigual
PEDRO ARIAS VEIRA La Voz 24 Abril 2005

SIN GOBERNANTES de calidad y visión, la democracia se convierte en demagogia permanente. El prometer el todo a todos, el hacer de la concesión sistemática la receta mágica del oficio de gobernar, solo nos llevará al infantilismo perpetuo. La madurez en el gobierno, como en la vida, consiste en saber elegir y saber renunciar. Nuestro presidente de Gobierno no lo ve así; cree que basta la corrección formal para que todo se disuelva. Le llegan las apariencias. Olvida la regla de oro de Clausewitz; la elección de actitud la impone el adversario de mayor determinación.

Zapatero pensó que podría resolver los crónicos y graves problemas del nacionalismo en España, en particular de Cataluña y el País Vasco, con un simple eslogan, la propuesta de una España plural. La publicidad y el márketing de imagen sustituiría a la Política como dura ciencia de los conflictos. ZP superaría el pesimismo de Ortega con una simple pose, a España la vertebraría el talante. Y como aprendiz de brujo guiado por sondeos trucados, se pensó consagrado por el CIS. Repartía concesiones por doquier a todos los que armaran bulla, los vascos, o a los que necesitara para completar su angustiosa minoría, los catalanes; no fuera a ser que se enfadasen y lo obligasen a decir no y entrar en la temible dinámica de la crispación. Carod-Rovira enseguida le cogió la medida; también Batasuna, que le ha enseñado la fortaleza de sus garras, mofándose de su ingenuidad. Chaves consigue lo suyo por el mero peso de su mercado electoral. Andalucía no necesita terrorismo, ni partidos nacionalistas o regionalistas. La basta la demografía, esto es, su condición de primera cantera electoral de las Españas plurales. A Galicia ni siquiera la tenía en cuenta; mandaba a un desilustrado a descalificar a Fraga, el presidente autonómico más laureado del escenario; y como las movilizaciones y pancartas se hicieran contra sus adversarios electorales, no la consideraba. La España gallega le salía barata.

A los vascos les ofrece el Plan Guevara, esto es el Plan Ibarretxe pero a lo socialista, la independencia otorgada con buenos modales. A los catalanes, que dejen de aportar a los fondos de solidaridad entre españoles. A los andaluces privilegios bajo cuerda; y a los gallegos el modelo inversor del «euros cero», como lo denominó Rajoy. La postura de las concesiones por orden de violencia, fuerza, o mercado electoral, están llevando a que este país se dirija al estadio final de una España desigual. El lema de «a cada cual según su capacidad de presión» nos conducirá a la disgregación. Sólo nos queda la esperanza de los electores. En España ya se está catando al verdadero Zapatero, cuya confianza cae en picado en las encuestas del propio CIS. En Galicia puede tener su capón final. Sin violencia ni coacción, solo mediante los principios constitucionales y las razones concretas, Galicia puede convertirse en el baluarte de la España de la solidaridad. Es su oportunidad histórica.

El Instituto Cervantes
Cartas al Director ABC 24 Abril 2005

Mientras el estudio y el uso del español avanza en todo el mundo, en España retrocede. Está en retroceso en varias regiones porque aquí el español no es el español, sino el castellano, y se le hace retroceder en regiones donde se habla también otra lengua, regional y minoritaria, la cual sin embargo se quiere imponer a todo el personal parlante a golpe de decreto gubernativo.

El Instituto Cervantes se fundó, se dijo, para contribuir a la expansión del español en todo el mundo, pero ahora resulta que se dice que también servirá a la expansión de las demás lenguas españolas regionales. ¿En qué quedamos entonces? ¿Sirve el mencionado Instituto para extender el español o para extender las lenguas rivales y a su cosa? Porque no se me podrá negar que el avance de determinada lengua regional se habrá de efectuar a costa del retroceso del español/castellano? Juan Ignacio Villarías. Santoña.

ETA roba en Francia cuatro toneladas de material empleado para fabricar artefactos explosivos
Seis encapuchados sustrajeron el clorato sódico, componente básico de la cloratita, de un almacén de Poitiers
Los terroristas acumulan material para una campaña de atentados como medida de presión ante las expectativas de negociación generadas
Seis encapuchados irrumpieron el pasado viernes en un almacén de productos químicos de Poitiers (Francia) y robaron cuatro toneladas de clorato sódico, elemento fundamental para la fabricación de cloratita, el explosivo utilizado con más profusión por ETA en sus últimos atentados. Fuentes antiterroristas españolas y galas dan por seguro que la autora del robo es la banda terrorista y añadieron que es la prueba de que los etarras están acumulando material para poner en marcha, cuando lo consideren oportuno, una campaña de atentados para presionar ante las expectativas de negociación que se han generado en los últimos meses. ETA ha reiterado que no renuncia a dialogar con el Gobierno, pero tampoco a seguir atentando.
J. M. Z. / R. L. V. La Razón 24 Abril 2005

Madrid- Seis encapuchados armados con pistolas se apoderaron en la noche del viernes en la localidad francesa de Poitiers de unas cuatro toneladas de clorato sódico, una sustancia empleada por ETA para la fabricación de cloratita, el explosivo que los terroristas han usado con más frecuencia en sus últimos atentados. Las Fuerzas de Seguridad tanto galas como españolas dan por hecho que los autores del robo son miembros de la banda terrorista. El «modus operandi» de los asaltantes y el hecho de que hablaran francés con acento español hacen sospechar a los responsables policiales que el robo sea obra de ETA.

Los expertos apuntaron que, con esta acción, la banda estaría acumulando material para iniciar una ofensiva, cuando lo considere oportuno, con la que presionar al Gobierno ante las expectativas de negociación abiertas en los últimos meses. Las fuentes consultadas recordaron que, en una entrevista publicada el pasado día 2 en el diario «Berria», los terroristas reiteraban su voluntad de «negociar» con el Ejecutivo, aunque no hiciesen más que exigencias, como la amnistía para sus presos y la retirada de las Fuerzas de Seguridad del País Vasco, sin renunciar en ningún caso, sin embargo, a seguir cometiendo atentados.

Robo.
El robo fue cometido sobre las diez de la noche en la fábrica Quadripack, situada en el número 2 de la avenida Grottes de Passelourdain, en la localidad de Saint Benoit, al sur de Poitiers, en el departamento de Vienne. La fábrica es propiedad de la firma Quadrimex, una empresa química con una actividad muy diversificada que va desde la producción y venta de productos para el campo y las sales empleadas para evitar el hielo en las carreteras hasta equipos de descontaminación nuclear. La actividad de la planta de Saint Benoit consiste en el embalaje de diversos productos, desde aerosoles, hasta otros productos para cosmética o para la agricultura y jardinería, como fertilizantes.

Los seis asaltantes, que iban armados y con las caras cubiertas con capuchas, llegaron a bordo de, al menos, dos vehículos a las instalaciones de la empresa. Los encapuchados sorprendieron a un vigilante privado, que era la única persona presente a esa hora en el almacén, lo ataron y lo amordazaron para que no pudiera gritar. Una vez neutralizado, procedieron a cargar el clorato sódico en uno de los camiones de la empresa y se dieron a la fuga.
La alarma por el robo no se dio hasta que, al cabo de varias horas, el vigilante logró desasirse de sus ataduras, según informa Vasco Press.

El «modus operandi» utilizado por los asaltantes guarda gran parecido con el empleado por ETA en los robos cometidos en un polvorín de Plevin (Bretaña), en septiembre de 1999, y en Grenoble, en enero de 2001. En aquellas ocasiones fueron «comandos» compuestos por ocho miembros de ETA quienes sorprendieron a los encargados de los depósitos de explosivos y se apoderaron de grandes cantidades de dinamita del tipo Titadyne.
El clorato sódico es una sustancia que ha aparecido frecuentemente en los arsenales de ETA. La última vez hace apenas un mes, a raíz de la desarticulación del «comando Donosti». Agentes del Cuerpo Nacional de Policía se incautaron de ocho kilos de este producto en un zulo situado en la localidad burgalesa de Cabañas y de otros doce escondidos en un local de Hernani (Guipúzcoa). Además, se recuperaron 2,5 kilos de azufre empleados para mezclar con el clorato sódico.

Almacenes de explosivo.
A lo largo del pasado año, la Policía francesa también se incautó en Francia de varias partidas importantes de esta misma sustancia. El 2 de abril de 2004, en la fábrica de explosivos que ETA tenía en la localidad de Saint Michel, junto a la frontera con Navarra, se localizaron 600 kilos de clorato sódico; en octubre, a raíz de la captura del máximo dirigente de la banda, Mikel Albizu, «Mikel Antza», y del descubrimiento de una red de zulos, fueron recuperados otros 1.015 kilos del mismo producto; el 10 de diciembre, en Limoges, a unos cien kilómetros de donde ayer se cometió el robo, se localizaron otros 380 kilos.
En España, la incautación más importante de esta sustancia durante el pasado año se produjo en el mes de febrero, en Cuenca, cuando la Guardia Civil interceptó una furgoneta bomba en la que dos miembros de ETA transportaban, en dirección a Madrid, un artefacto que contenía 506 kilos de este producto explosivo.

Entrevista a Nicolás Redondo Terreros: «Ante los terroristas no sirve el diálogo, sólo vale la cárcel»
Defiende a capa y espada un acuerdo entre el PP y el PSOE previo a cualquier movimiento que se haga en el País Vasco o en las reformas estatutarias y constitucional, que ya ha puesto en marcha el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Sigue pensando que sólo la unión de las dos principales formaciones políticas nacionales podrá frenar la influencia cada día mayor de los nacionalismos e impedir que en España se hable a diario de lo que ocurre en la escena política catalana y vasca.
Inmaculada G. de Molina  La Razón 24 Abril 2005

Madrid- ¿Qué lectura hace del resultado de las urnas de este domingo?
-El PNV no cumple sus expectativas. El resultado del PCTV es sorprendente. El PSE tiene uno bueno, que le permite liderar una posición influyente. San Gil evita una derrota, con un resultado digno y bueno.
-¿Cómo explica el tirón del PCTV?
-Es una prolongación de Batasuna. Su resultado, aunque no llega a los 14 escaños de legislaturas pasadas, nos ha sorprendido y debe preocupar. Esta legislatura se caracterizará por la inestabilidad y la radicalidad. Me molesta coincidir con Otegui, pero es cierto que será similar a la de 1998.
-¿Comparte la visión de Aznar de que se comienza culpando a un Gobierno de un atentado y se acaba con los terroristas en las instituciones?
-Tenemos una tendencia malsana a comportarnos mal con los presidentes del Gobierno. El 11-M ha servido para dividirnos. El país necesita más músculo nacional.
-¿Zapatero ha dejado entrar a ETA en el Parlamento vasco por la puerta grande?
-Para realizar esa aseveración, hay que tener pruebas contundentes. La lucha contra el terrorismo no puede adelgazar el estado de derecho. Es excesivo decir algo tan duro. Desde luego, no lo comparto. Ahora bien, el fiscal general aseguró que habría pruebas si Batasuna suplantaba al PCTV. En las elecciones todos los interventores eran de Batasuna. Más claro que eso... aunque desconozco si es suficiente jurídicamente.
-¿Y lo es?
-Hay que tener las pruebas.
-Al parecer, la Guardia Civil las tiene.
-¿Por qué hay ese debate sobre si el Gobierno tiene que evaluar las pruebas? Es la Justicia quien debe hacerlo. Lo peor que puede suceder es que exista un debate tan profundo como el actual, que nos separe tan abismalmente al PSOE y al PP.
-¿Este debate alimenta más a ETA?
-Está claro.
-¿El Ejecutivo ha permitido que el PCTV se presente para arrebatar al PNV la mayoría absoluta?
-Son argumentos duros. Hablaríamos de un Gobierno que ha prevaricado. Puede que haya cometido un error. Pero no podemos ir más allá.
-¿Batasuna y los socialistas pactaron en sus contactos que el PCTV se presentara a las elecciones?
-Pasamos de algo que ha dicho Otegui, que puede ser cierto, a algo que no está comprobado. Las relaciones con Batasuna nos sitúan en manos de ETA, si son unilaterales y no se comparten y hay información leal entre el Gobierno y el PP. El PNV quiso rentabilizar la tregua trampa pactando sólo con ETA. Luego la banda tomó la iniciativa. Por tanto, lo que se haga lo deben hacer las dos formaciones nacionales.
-¿Y?
-Lo que más echo de menos es que Zapatero o Rajoy no hayan descolgado el teléfono para verse antes del día 5 de mayo, fecha en la que el presidente recibe a Ibarreche. Si quieren estar a las alturas de las circunstancias, es imprescindible que se vean. Hay que dejarse de insultos y tomar la iniciativa política, que pasa por pactar una acción común frente al PCTV y ETA y por facilitar que Patxi López tenga 33 diputados.
-¿Zapatero debería llamar a Rajoy antes del 5 de mayo?
-Yo lo haría. Y analizaría las elecciones vascas, la situación del «plan Ibarreche», de la lucha contra ETA y la necesidad de seguir como estamos o modular la situación, pero juntos. Si no lo ha hecho el presidente, si fuera Rajoy descolgaría el teléfono.
-¿El «plan Ibarreche» está enterrado?
-Ibarreche ha sido derrotado, pero no su plan. Lo apoyaron PNV, EA e IU, que ahora tienen 32 escaños. Aralar será más exigente. Además, tienen los 9 votos del PCTV. La aritmética no lleva a pensar que esté derrotado.
-Zapatero está dispuesto a llegar hasta el final en este proceso de paz.
-El principal problema es la desconfianza entre las dos formaciones. Los nacionalistas, en este caso Otegui, pueden tener la iniciativa y fracturar la confianza de los dos partidos. Sería terrible que se rompiera el pacto por las libertades. El terrorismo no puede ser parte del mercadeo político. No podemos someter la lucha contra ETA al estrés electoral. Si lo hacemos, la responsabilidad será de todos y los terroristas habrán ganado.
-¿El pacto ya ha saltado por los aires?
-Está muy tocado. Cuando la desconfianza se extiende, el perjudicado es el pacto. La división entre PSOE y PP siempre fortalece a ETA.
-¿Estamos en la antesala de una tregua?
-Aunque a ETA políticamente le ha fortalecido que el PNV asumiera su discurso y el resultado electoral, está en el momento de su historia de mayor debilidad. Por eso, hay que proseguir con la actual estrategia.
-¿Se puede hablar de algo con ETA?
-No.
-El Gobierno está dispuesto a acercar a los presos a cambio de la paz.
-Es un error dar expectativas de cambio a los terroristas y a los nacionalistas. Cediendo no se moderan. Se fortalecen y radicalizan.
-¿Con ETA sólo se acaba con las Fuerzas de Seguridad del Estado?
-Está claro. No comparto eso de ante ETA, diálogo. Ante la banda, la cárcel. Cuando hemos seguido este camino las cosas no han ido mal. Tiene que quedar claro que por la paz no se paga un precio político y que las víctimas siguen teniendo un papel.
-¿Qué impacto tendrá en las alianzas para constituir Gobierno que el sector de Imaz quiera sustituir a Ibarreche?
-En el PNV sólo hay una persona que manda. Cuando Ibarreche ganó las elecciones, empezó a mandar.
-¿Habrá Gobierno de coalición del PNV con el PSE-EE?
-Los nacionalismos vasco y catalán influyen demasiado en la vida española. Es imprescindible una relación de lealtad y de confianza entre PSOE y PP para mermar su influencia. Esto impediría que estuviéramos hablando todo el día de lo que pasa en Cataluña y en el País Vasco.

Golpe bajo. -¿Ve a López aliándose con San Gil?
-Suman más que Ibarreche.
-¿Deberían hacerlo para acorralar al nacionalismo?
-No se trata de eso, sino de fortalecer el músculo nacional. El PSE tienen que llegar a un pacto con el PP.
-¿Pero el PNV se uniría al PCTV para arrebatar al PSE el Gobierno?
-Este escenario no lo querría nadie. Ni los propios nacionalistas. No es verdad que el pacto PP-PSE le lleve irremediablemente a pactar con el PCTV, le puede llevar a moderarse...
-¿Por qué descarta un acuerdo entre el PNV y el PCTV?
-Esa alianza viene mal al país, a los sectores productivos...
-Zapatero ha abierto al PCTV el diálogo sobre la reforma del Estatuto.
-No es el momento de hablar de reformas estatutarias. Tiene que haber un acuerdo entre Partido Popular y PSOE previo a cualquier otro diálogo. En España se defienden lo suficientemente bien los hechos diferenciales autonómicos. Ahora se trata de fortalecer más lo que nos une que la pluralidad.
-¿Cómo valora la disposición del Gobierno a reconocer que Cataluña y el País Vasco son naciones?
-Es anticonstitucional. Es pegarle un golpe bajo y por la espalda a la Constitución de 1978. No es admisible que se introduzca en la Carta Magna, pero tampoco en los Estatutos. Poco a poco, desmenuza el futuro que se avecina en Euskadi. Habla con tono sosegado. Ya no guarda rencor. Por eso no le duelen prendas en admitir el buen resultado de Patxi López. Sin embargo, evita pronunciar su nombre. No le ocurre lo mismo con el adversario político. Al contrario, personaliza en María San Gil lo que considera un resultado digno. «Sé lo que le ha costado al PSE-EE romper el techo y subirlo y a María San Gil mantener lo que tiene». Aprovecha la ocasión para advertir a los suyos de que los contactos con Batasuna en solitario les arrojan en brazos de ETA. Por eso, les pide que escarmienten en carne ajena. En 1998, los peneuvistas quisieron rentabilizar la tregua y, al final, la banda les ganó por la mano. Con el recuerdo del pasado, lanza su aviso a navegantes. No está ya en el afán electoral. Por eso, resta importancia a la factura electoral que pase la actual coyuntura a Zapatero. Sólo le ocupa y preocupa lo «transcendental»: que se adelgace la unidad de España.

En primera persona
Poco a poco, desmenuza el futuro que se avecina en Euskadi. Habla con tono sosegado. Ya no guarda rencor. Por eso no le duelen prendas en admitir el buen resultado de Patxi López. Sin embargo, evita pronunciar su nombre. No le ocurre lo mismo con el adversario político. Al contrario, personaliza en María San Gil lo que considera un resultado digno. «Sé lo que le ha costado al PSE-EE romper el techo y subirlo y a María San Gil mantener lo que tiene». Aprovecha la ocasión para advertir a los suyos de que los contactos con Batasuna en solitario les arrojan en brazos de ETA. Por eso, les pide que escarmienten en carne ajena. En 1998, los peneuvistas quisieron rentabilizar la tregua y, al final, la banda les ganó por la mano. Con el recuerdo del pasado, lanza su aviso a navegantes. No está ya en el afán electoral. Por eso, resta importancia a la factura electoral que pase la actual coyuntura a Zapatero. Sólo le ocupa y preocupa lo «transcendental»: que se adelgace la unidad de España.

Recortes de Prensa   Página Inicial