AGLI

Recortes de Prensa     Martes 26 Abril 2005
Víctimas y principios
Antonio JIMÉNEZ La Razón 26 Abril 2005

ZP ejecuta al Pacto
Ignacio Villa Libertad Digital 26 Abril 2005

Una cita impropia
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 26 Abril 2005

Sopapo de Zapatero, bofetón de Rajoy
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 26 Abril 2005

«Lehendakaritza»
Jaime CAMPMANY ABC 26 Abril 2005

Un muerto sin acta de defunción
EDITORIAL Libertad Digital 26 Abril 2005

Juanjo, no te equivoques
Xavier Horcajo Época  26 Abril 2005

El presidente no lo entiende
Pablo Sebastián Estrella Digital 26 Abril 2005

Sobra Ibarretxe
MANUEL MARLASCA La Voz 26 Abril 2005

Ibarretxe elige
Editorial HERALDO DE ARAGÓN 26 Abril 2005

De disparate en disparate
Email Conchita M. 26 Abril 2005

Foro Ermua
Cartas al Director ABC 26 Abril 2005

Castilla-La Mancha y Castilla y León cierran filas contra el «expansionismo» de Maragall
Redacción La Razón 26 Abril 2005

La AVT sale en defensa del Foro de Ermua y Gotzone Mora tras los ataques de Elorza y Azkarraga
Libertad Digital 26 Abril 2005
 

Víctimas y principios
Antonio JIMÉNEZ La Razón 26 Abril 2005

Leo con sarcasmo que el lendakari, albricias, se ha fijado como prioridad para la nueva legislatura, conseguir el fin de la violencia y la normalización de la vida en Euskadi. Treinta años después y cerca de mil muertos y heridos causados por ETA, ya era hora de que el presidente del Gobierno vasco se dignara a situar como primer objetivo el problema más grave que tiene España. Ibarreche compite en tan loable pretensión con Zapatero, quien con su «hoja de ruta» para Euskadi, intenta, a su vez, proclamarse también «campeón de la paz», cosa que resulta bastante inquietante. Ambos anuncian una carrera que no deja de ser voluntarista, dado que el panorama no ha cambiado en el País Vasco y ETA, además de seguir en el Parlamento, continúa aprovisionándose de explosivos robados en Francia. Cabe recordar que si el fin del terrorismo no se ha conseguido ya, es porque Felipe González y Aznar no cambiaron nunca principios por poder. Ni uno, ni otro olvidaron a las víctimas y sabido es que para dejar las armas, ETA y sus secuaces políticos piden imposibles desde cualquier consideración constitucional, ética y moral. A ver como se las arreglan los «campeones del diálogo, del talante y de la paz» para conseguirlo, sin asesinar dos veces a las víctimas y sin que sus familiares tengan que renunciar a buscar la justicia por todos los medios legítimos.

ZP ejecuta al Pacto
Ignacio Villa Libertad Digital 26 Abril 2005

El engreimiento del presidente Zapatero se está produciendo en tiempo récord. Otros antecesores en el cargo siempre han tenido sobre sus espaldas –antes o después– el famoso "síndrome de la Moncloa", pero en este caso ciertamente el jefe del Ejecutivo está rompiendo todas las previsiones.

Como saben, el propio presidente del Gobierno ha despeñado el pacto antiterrorista por su negativa de afrontar la ilegalización de los terroristas del Partido Comunista de las Tierras Vascas. Lo ha hecho de forma torpe, pero constante, al negarse en rotundo a aceptar las pruebas que desde los Servicios de Inteligencia y desde las Fuerzas de Seguridad se habían aportado. Y ahora, cuando se encuentra con el agua al cuello, con unos resultados electorales de muy complicada defensa política y en vísperas del Debate sobre el Estado de la Nación, ha pretendido "dulcificar" la decisión convocando el Pacto. Ante la negativa de Mariano Rajoy de reunirse antes de iniciar el proceso de ilegalización, dice ahora el presidente del Gobierno que la decisión recae en Mariano Rajoy.

¿En qué quedamos?, ¿se ha olvidado Zapatero que el Partido Popular había pedido la convocatoria del Pacto, en seis ocasiones, con la negativa rotunda del Gobierno? Lo de Rodríguez Zapatero está sobrepasando el terreno de la irresponsabilidad política y está entrando en la más preocupante frivolidad. ¿De qué va este hombre? Parece que cuando no le conviene se olvida de que es el presidente del Gobierno, y además para más recochineo concluye dirigiéndose a Rajoy: "lo podemos convocar cuando lo estiméis más oportuno".

Esta misiva era contestada a última hora de la tarde, por el propio Rajoy y en ella volvía a insistir el presidente del Partido Popular en la cuestión clave: poner en marcha la ilegalización de los terroristas escondidos tras la careta del PCTV.
Y es que lo demás son fábulas de otro mundo. Zapatero ha roto el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y mientras no rectifique ese Pacto está absolutamente triturado. Intentar buscar ahora una reunión fuera de sitio y de hora no tiene ningún sentido político. El presidente del Gobierno intenta esconderse de sus responsabilidades, pero está vez ha ido demasiado lejos. El Pacto está muerto y su ejecutor ha sido Zapatero.

Una cita impropia
SANTIAGO GONZÁLEZ El Correo 26 Abril 2005

Ayer, mi señor Zapatero, el primer candidato recibido por el lehendakari en funciones de las Tierras Vascas, Patxi López, comunicó al anfitrión su propósito de disputarle la presidencia, si Ibarretxe no logra los apoyos necesarios para formar Gobierno.

La decisión de López es de una lógica democrática irreprochable. Ibarretxe y él son dos candidatos a lehendakari, aspirantes ambos a ser investidos en el Parlamento y nombrados por el Rey, tras cumplir lo dispuesto en el artículo 5º de la Ley de Gobierno 7/81, de 27 de julio. Sólo va a conseguirlo uno de los dos, pero no puedo entender, presidente, por qué da usted por hecho que va a ser Ibarretxe. Hay más probabilidades, en efecto, pero me solidarizo con la perplejidad que debe de sentir Patxi López en momentos como éste: él aún de candidato y usted ya citado con Ibarretxe para el día 5 de mayo.

Es un error, presidente. En primer lugar, porque desaira a su candidato, a los votos que obtuvo el pasado día 17 y, por extensión, al 39,9% de los vascos que votan constitucionalista.

Es un error, porque con el nacionalismo vasco siempre es preferible atenerse estrictamente al reglamento. Tratar a Ibarretxe como si fuera ya el lehendakari de la VIII legislatura es aceptar la descalificación previa en campaña: «los socialistas y los populares no son de fiar», Josu Jon dixit. O «Dixi y Pixi», que dijo Carmen Calvo en el Senado el pasado 9 de febrero.

Es un error para sus propios intereses de partido, porque los nacionalistas siempre han tratado de reducir al socialismo vasco a la condición de 'morroi', de correveidile o de 'go between', un recadero para llevar exigencias a Madrid y traerles la respuesta. Ellos siempre han visto en los constitucionalistas las sucursales de los partidos que gobiernan en Madrid, no la expresión de casi la mitad de los ciudadanos vascos. Puede pedir detalles, anecdotario y bibliografía de esto a Benegas, Jáuregui, Redondo y el propio Patxi.

Es un error considerar que el nacionalismo vasco se ha rendido, -o está a punto de hacerlo-, a su talante y su sonrisa. La razón de que el PNV prefiera tenerlo a usted por interlocutor antes que a los socialistas vascos, no es su irresistible magnetismo, sino una cuestión estratégica. También preferían a Aznar y a Álvarez Cascos frente a Mayor Oreja. Recuerde la pequeña elegía de Ramón Labayen por un socialista vasco, Fernando Múgica, asesinado por ETA el 6 de febrero de 1996: «él y yo congeniábamos en lo que en Fernando era Herzog, unidos por el afecto hacia Israel, y discrepábamos, a veces no sin acritud, en lo que tenía de Múgica. Shalom Múgica Herzog jauna». Es sólo que no tienen inconveniente en aceptar como judíos a quienes rechazan como vascos, no se engañe. De nada, presidente. Era mi deber.

Sopapo de Zapatero, bofetón de Rajoy
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 26 Abril 2005

Sólo un día después de la cursilada valenciana pidiendo al PP que “mire a los ojos” a los homosexuales más cercanos (luego sale Alfonso Guerra haciendo chistes de taberna sobre “mariposones” de Derechas, porque la Izquierda también puede ser muy macha), el Presidente del Gobierno ha perpetrado una de las cartas más infames que se hayan cruzado entre Gobierno y Oposición en el último cuarto de siglo. En ella, instalado ya en el autobombo, proclama su amor al diálogo, pero ejerciéndolo como en él es costumbre, o sea, negándolo en la práctica y remitiendo la iniciativa dialogante al posible interlocutor. Vamos, que ni diálogo ni nada. Dime de qué presumes y te diré de lo que careces. Afortunadamente, Rajoy no ha caído víctima del virus de Génova 13, el temible cólico de centrismo arriolesco y no le ha contestado una cartita de crema, nata y chantilly dándole día y hora en el claustro de las Carmelitas. Le ha respondido tan dura y contundentemente como merecía, reprochándole su deslealtad. Y más que le responderá en el Debate sobre el Estado de la Nación. Ahí te quiero ver, Dialoguitos.

Pero hay que observar con lupa la misiva a Rajoy, porque es una de esas fechorías conceptuales y políticas que retratan no sólo a un personaje sino a toda una situación. Si ZP no tuviera detrás la inmensa flota mediática de Polanco y sus infinitos satélites públicos y privados, jamás se habría atrevido a escribirla. Pero como la tiene, las charranadas le salen, de momento, gratis. Ya veremos lo que dura la gratuidad y quién la acaba pagando. De momento, ancha es Castilla. Y la Cataluña nacionalista se hace la estrecha. Cuidemos, pues, a los socios catalanes. Paga Salamanca.

En esa carta que es toda una exhibición de desvergüenza, el cainismo destilado compite con el sectarismo más abyecto. Que el señor que gobierna con el Tripartito de Perpiñán, el socio y cómplice de Rovireche, el que no dudó en ponerle alfombra roja a Ibarreche para que presentara su plan separatista a cambio de poder diferenciarse él del PP, el que se niega una y otra vez a ilegalizar al partido de la ETA, el que se aprovechó vilmente de la masacre del 11M, el que se niega a investigarla porque aparecen dirigentes socialistas como Huarte en relación directa con el terrorismo islámico, que, en fin, el mismísimo Zapatero impute a Rajoy y al PP un uso partidista del terrorismo o de la lucha antiterrorista es como achacar a la Madre Teresa de Calcuta desprecio por los pobres, o, en la misma línea conceptual, como poner a Luis Roldán al frente de la Cátedra de Ética de la Universidad de Peces Barba. O de la de Gabilondo, el rector.

La cuestión de fondo es que Zapatero se ha declarado en guerra con media España, casi con la España que hay, que es la del PP, y lo hace a cambio de hombrearse y halagar a los enemigos de la Nación. Esa es la raíz del problema, en el que todo lo demás son arborescencias. La cartezuela maligna es sólo una prueba más de tan altísima traición. La respuesta, la que merecía.

«Lehendakaritza»
Por Jaime CAMPMANY ABC 26 Abril 2005

LA «lehendakaritza», donde el «titularra» ahora es Juan José Ibarreche Markuartu, toma nísperos, tiene dos novios que se la disputan. Desde la entrada en vigor del Estatuto de Guernica, el PNV, de una manera u otra, se ha llevado siempre el gato al agua y el ascua a su sardina, o sea, se ha llevado el «titularra» a la «lehendakaritza» o presidencia del Gobierno vasco. Después de las últimas elecciones y del desastre en las urnas producido por el Plan Ibarreche, el nacionalismo no tiene la presidencia asegurada. Todo lo contrario. Por primera vez, la ve disputada y en berlina. La pérdida de ciento cuarenta mil votos y cuatro escaños en el Parlamento de Vitoria pone difícil un gobierno del PNV.

Patxi López abría la ronda de consultas del lendakari en funciones que se celebra en estos días. Y el jefe de los socialistas vascos, con 18 diputados detrás y tal vez el apoyo de los 15 del PP, ha comunicado a Ibarreche que se encuentra dispuesto a disputarle la novia, o sea, el nombramiento para la «lehendakaritza». Realmente, lo que ha salido de las urnas vascas es un rompecabezas endemoniado. Los escaños totales del Parlamento son 75, de modo que la mayoría sólo se consigue con un mínimo de 38. Como ni socialistas ni peperos andan dispuestos a dar sus votos al PNV, la única forma que tiene Ibarreche de alcanzar esa cifra es sumando sus 29 escaños a los 9 del Partido Comunista de las Tierras Vascas, o sea, a los representantes políticos de los etarras, y esa aventura podría suponer algo parecido a un suicidio político del nacionalismo democrático.

Ya han surgido las primeras discrepancias entre los tradicionales aliados PNV y EA, que andan tirándose las urnas a la cabeza. Ya se sabe que donde no hay harina, todo es mohína, ni siquiera se ve claro o probable un gobierno en minoría, tengo dicho desde el primer día que «oscuro e incierto se presenta el reinado de Witiza», y el tafanario político de Witiza, o sea, de Ibarreche, huele a pólvora o a cloratita. Mire usted por dónde la organización política de la banda etarra: ese PCTV, denunciado por el PP hasta el aburrimiento y consentido por un Zapatero que está jugando con fuego en el bosque de España, se ha convertido en llave maestra para lograr la mayoría parlamentaria mínima para formar gobierno en Vasconia.

Al final, es ETA la que puede dar el gobierno al PNV y elegir a quien vaya a ocupar la «lehendakaritza». Y además, en cuanto los etarras han visto abrirse la posibilidad de una negociación, han olido que los gobernantes andan dispuestos a hacer concesiones, consentir su presencia en el Parlamento, acercar a los presos al País Vasco, etcétera, se han apresurado a robar en Francia cuatro toneladas de explosivos. Presumiblemente, no los querrán para organizar unos fuegos artificiales en homenaje a Zapatero y a Patxi López. ¿Creerá Zapatero que también el problema del terrorismo se resuelve con talante?

Un muerto sin acta de defunción
EDITORIAL Libertad Digital 26 Abril 2005

“A Zapatero lo único que le interesa del Pacto por las Libertades es que el PP no denuncie ante los electores el incumplimiento del mismo por parte del PSOE. Vamos, que encima de ponerle los cuernos, aún pretende que Rajoy los lleve en silencio. Y eso que el candidato popular aún no da por roto el matrimonio, ni se molesta, para denunciar el engaño, en enseñar las cartas de amor que Carod Rovira escribía en el Avui...”

Así valorábamos, en febrero de 2004, las reincidentes violaciones al Pacto por las Libertades perpetradas por el entonces candidato socialista a la presidencia del Gobierno, desde que decidiera decapitar políticamente a Nicolás Redondo Terrero y acabar con la defensa conjunta que, hasta entonces, PP y PSOE venían haciendo de la Constitución y el Estatuto de Guernica frente al envite independentista del nacionalismo vasco.

Que Zapatero tolerara primero en Cataluña y luego hiciera aliado suyo de gobierno al socio de ETA en Perpiñán era y, por lo visto, ha seguido siendo compatible con la vigencia del Pacto por las Libertades. Que el PSOE, tras la mayor matanza terrorista de nuestro país, arremetiera, para satisfacción de terroristas islamistas y etarras, contra el gobierno del PP, no fue tampoco motivo para levantar acta de defunción del Pacto. Hablamos de acoso a sedes; hablamos de personas que, como Carod-Rovira, habían pedido por escrito a ETA que se situara sobre un mapa antes de atentar contra España; hablamos de quien, como Zapatero, está dispuesto a pactar con el PNV y negociar con ETA para acabar con el Estatuto de Guernica; hablamos de un gobierno que, como el que preside Zapatero, no ha hecho más que agraviar a las víctimas que aquel Pacto venía a defender.

Cada vez la dosis de traición al Pacto por las Libertades es mayor, y cada vez ha sido mayor el grado de tolerancia y de insensibilidad que ha mostrado la otra parte del pacto. Y ante tanto complejo, no hay que extrañarse de que Zapatero escriba “esto es lo que hay”. Los sabe cornudos, pero los cree, además, consentidores.

Cogitación
Juanjo, no te equivoques
Xavier Horcajo Época  26 Abril 2005

Juan José Ibarretxe tendría que interpretar bien la pérdida de 140.000 votos de su tradicionalmente fiel parroquia. Esos 140.000 no ilusionados con su plan soberanista le mandan un mensaje: ?Te has pasado tres pueblos. No cuentes conmigo para el viaje de tu nave interestelar, Doctor Spok?.

Ibarretxe se equivoca cuando dice: "nosotros somos el cauce central de esta sociedad" y dibuja en una orilla a PP y PSOE, y en la otra, a la izquierda abertzale que no condena la violencia. No es así. La imagen no es la de un río, sino la de una montaña: PP y PSOE están en las laderas, PNV más arriba, justo hasta donde se acaban los árboles, y más arriba sólo hay riscos.

El PCTV está en los riscos, donde no hay vida. Y en esas, Ibarretxe maneja el altímetro del PNV.
Si Ibarretxe duda en ocupar el espacio del risco, en las próximas elecciones perderá 250.000 votos más. Ibarretxe debe reconvertir su plan en un estatuto de consenso a la catalana, sin cantos a la autodeterminación. Ese camino, aunque fuera con apoyos extra Gobierno del PSE, llevaría estabilidad al País Vasco.

No se preocupen, todo esto está apañado, sin contar con ustedes. "It?s just music, man", como decía Miles Davis, Zapatero ya tiene su propio guión con Ibarretxe y Otegi.

Pero para Ibarretxe eso sería "ir para atrás", retrotraerse a 1998. Y la pregunta es: ¿Por qué es malo eso, si es lo que le están pidiendo los electores? ¿O es que los resultados no obligan a un Gobierno de difícil mayoría, quizá transversal, no sólo nacionalista? Los electores no han querido mayoritariamente refrendarlo con una mayoría como él pretendía al poner en manos de los ciudadanos su dichoso plan soberanista.

Como decía Séneca: "Gladiator in harena consilium capit" ("el gladiador toma su determinación en la arena") y ahora tiene Ibarretxe razones objetivas para salir de la manicomial situación de frentismo entre los nacionalistas y los constitucionalistas. Para no asistir a más encuentros oscuros y "no oficiales" entre Arnaldo Otegi y el partido del Gobierno de Madrid, que se toma lo del País Vasco como si tan sólo fuera música.

En la calle, los vascos si asocian ilegalización con cese de la violencia callejera y piden que alguien ponga pies en pared al nacionalismo tolerante con ETA.

Pero la reflexión de Ibarretxe es difícil con tipos como Xabier Arzalluz, dispuesto a encender la traca por eso de que "los españoles saquen más votos que nosotros". ¡Qué flaco favor le hacen a la política todos esos casirretirados que siguen influyendo en la vida de los partidos, como Arzalluz, como Pujol o como el mismísimo Aznar! ¿Por qué no hacen en los partidos como en las empresas, en las que jubilación equivale a una cena, un reloj de oro y adiós para siempre?

El presidente no lo entiende
Pablo Sebastián Estrella Digital 26 Abril 2005

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no entiende muchas veces lo que le pasa y tampoco sabe que él es el causante de esa incomprensión. Zapatero no entiende, por ejemplo, que el PP no quiera acudir ahora al Pacto Antiterrorista porque cuando pidió su convocatoria, antes de las elecciones vascas, Zapatero no lo quiso reunir porque no quería ilegalizar a la segunda marca blanca de Batasuna, el PCTV, cuya presencia en los comicios de Euskadi del pasado día 17 le ha permitido a Zapatero mejorar el resultado del PSE e infligirle una derrota al lehendakari Ibarretxe.

El presidente no comprende que, después de haber jugado con el fuego electoralista y con Batasuna en Euskadi, el PP le quiera sacar partido político a este arriesgado movimiento de Zapatero en los próximos debates del estado de la nación y sobre todo de cara a las elecciones gallegas del próximo 19 de junio, donde el PP levantará la bandera de la unidad de España y del cerco a ETA. De esa manera, primero el PSOE y luego el PP, los dos le van a sacar partido político a esta polémica.

Zapatero no entendía por qué el PP bloqueaba la designación de cargos en el Tribunal Supremo después de que su Gobierno le hubiera quitado al PP la primacía y el control de todos los nombramientos reformando la Ley del Consejo General del Poder Judicial no cuando el PSOE estaba en mayoría en dicho consejo sino cuando estaba el PP. En definitiva, Zapatero no entiende que si él da una patada a otro se la devuelvan.

Pero su mayor sorpresa se la va a llevar, o se la está llevando, cuando compruebe que fue muy aventurado el comprometerse a unas reformas estatutarias y de la Constitución sin conocer previamente los alcances de dichas reformas y sin saber cuál es el precio político que había que pagar por ellas y con quién iba a tener que pactar este proyecto político que es tan ambicioso como posiblemente innecesario, según lo piensan en el PP. Y por ello Zapatero no va a entender que un Ibarretxe disminuido en el País Vasco siga en sus trece y no quiera pactar con el Gobierno de Madrid la retirada de su famoso plan porque mantiene vivo el tripartito, más Aralar y Batasuna, que le pueden mantener en el poder en Euskadi aunque la marca de ETA aparezca detrás de su sillón.

Ni va a entender Zapatero que Maragall y Carod no quieran reducir sus aspiraciones soberanistas para el nuevo Estatuto catalán o que el PP se oponga de plano a que en la Constitución española existan más naciones que España, entre otras muchas cosas.

El presidente cree que tiene magia en la mirada e imán en la sonrisa y que, como Moisés, a su paso se abren las aguas, pero está descubriendo que en vez de abrirse los mares se levantan olas de veinte metros a su alrededor dispuestas a engullirlo con su proyecto político. Sobre todo si en su desmesurada ambición pretende no sólo la cuadratura del círculo en Cataluña y Euskadi, sino además sentarlos a todos en una mesa en compañía del PP y hacerles firmar un papel para negociar con ETA el fin de la violencia. Un objetivo del que ya empiezan a hablar en la Moncloa como la piedra angular de los pactos políticos del Gobierno del PSOE en el País Vasco, que se complementarían llevando a Euskadi las cotas soberanistas del Estatuto catalán.

Como se verá, el presidente del Gobierno no sólo ha construido un castillo de naipes que puede derribar cualquier golpe de viento, sino que encima del castillo quiere levantar una pirámide de cristal. Y después de tanta arquitectura sobre tan débiles cimientos el presidente no entiende ni entendería que un día todo esto se pudiera derrumbar.

Sobra Ibarretxe
MANUEL MARLASCA La Voz 26 Abril 2005

QUIEN está conversando con los líderes de los partidos con representación en el Parlamento de Vitoria es quien redujo de 33 a 29 los diputados de la coalición que encabeza; el mismo que consiguió aprobar con la complicidad de Euskal Herritarrok -amigos de ETA- un proyecto de modificación del Estatuto de Gernika que es una propuesta soberanista e incompatible con la Constitución española; el mismo que defendió su proyecto en el Congreso de los Diputados de la nación, que lo acabó rechazando; el mismo que a su vuelta a Euskadi anunció la convocatoria de las elecciones creyendo capitalizar así su intervención en el Congreso; y el mismo que, sometido todo ello y su gestión de gobierno a consulta en las recientes elecciones, ha encontrado la insuficiente respuesta de 29 escaños. Es, en fin, el lendakari en funciones, al que ayer Patxi López le ha dicho que se propone disputarle la presidencia de Euskadi.

Con Ibarretxe como presidente de los vascos y vascas -como diría él mismo- no es posible el pacto con los socialistas de Euskadi, que descartan formar parte de un gobierno por él presidido y que, sensu contrario , podrían negociar un acuerdo con PNV-EA en caso de que el candidato a lendakari fuera otro. Pero Ibarretxe prefiere reeditar el tripartito, aunque con una notable diferencia: antes sumaba con Ezker Batúa/Izquierda Unida 36 escaños, a los que no llegaba ni poniéndose de puntillas la suma de los socialistas y los populares en el Parlamento de Vitoria, que eran 32; ahora el tripartito suma 32, exactamente uno menos de los que tienen socialistas de Euskadi (18) y populares (15). Para igualarlos, Ibarretxe necesita el escaño de Aralar, la formación escindida de Batasuna hace cuatro años después de condenar la violencia de ETA, que todavía no ha dicho su última palabra.

O lo que es lo mismo; absteniéndose en la investidura Aralar y dando sus votos los populares a Patxi López, una de dos: o sale elegido el socialista, o Ibarretxe, una vez más, se echa en brazos de los amigos de ETA, que son los nueve diputados que ha obtenido el Partido Comunista de las Tierras Vascas, todavía no ilegalizado. Está claro: sobran estos nueve diputados, que no quieren condenar la violencia de ETA; pero también sobra Ibarretxe.

Ibarretxe elige
Editorial HERALDO DE ARAGÓN 26 Abril 2005

PATXI López presentará, probablemente, su candidatura a presidir el Gobierno vasco, con la doble certeza de que no puede ganar ese envite -que dejaría al PNV como segundón-, ni enviar a la oposición a Ibarretxe. Éste, aunque desgastado, tiene el apoyo forzoso del tripartito y, si lo necesita, el de los independentistas de Aralar para igualar en escaños a PSE y PP juntos. Ibarretxe depende, también, de su partido, que no deja traslucir sus tensiones por el resultado electoral, en que la línea soberanista ha cedido votos al sosias de Batasuna y, en más cuantía, a la abstención de su electorado moderado. Siempre tan respetuoso con las formalidades, es expresivo que el lendakari en funciones incluya en sus contactos a Arnaldo Otegi, que no figura en ninguna candidatura y que, a diferencia del Partido Comunista de las Tierras Vascas, pertenece a una formación ilegalizada por los Tribunales. Es una forma de la "Realpolitik" que hace el PNV cuando le conviene, lo mismo que se apoya en el Parlamento cuando le es útil. La objeción de María San Gil tiene fortaleza: si la Cámara debe ser el núcleo de los debates, no hay por qué establecer foros externos. A no ser que se quiera dar entrada en el debate a quien no está en el Parlamento.

Ésa es la tentación antinatura de Ibarretxe: un partido de tradición católica y conservador aliado con comunistas doctrinarios para satisfacer al ala soberanista y alimentar el rentable victimismo. La alternativa es retirar el Plan y negociar con los socialistas reformas en el Estatuto. Rodríguez Zapatero ha dejado entrever que apoyaría un gobierno con el PNV si éste se mostraba flexible. E Ibarretxe tendrá que escoger: el riesgo del socialismo "españolista" o el de la cercanía a Batasuna, vestida de comunismo radical. Una opción en la cual también Rodríguez Zapatero se juega lo suyo.

De disparate en disparate
Email Conchita M. 26 Abril 2005

El Sr. Azkarraga, que debe tener pocas cosas que hacer en su puesto de trabajo enl el GV, se ha querellado contra Gotzone Mora, una socialista integra, una persona humana, honrada, valiente, sin complejos, defensora de las victimas del terrorismo, defensora de la sociedad que padece acoso, persecución, injusticia, chantaje y está con los ciudadanos de a pié siempre que se la necesita. Y el Sr Azkarraga se querella contra élla por la concentración que hubo en Getxo por la bomba que pusieron los ETARRAS en ese pueblo y por la denegación de más protección policial en esa zona tan castigada de Getxo. Lo que dijo Gotzone Mora ese día, lo dijimos todos los que estabamos concentrados allí y lo piensan, pero por miedo al acoso y derrivo, si no algo más fuerte, la gran mayoría de las personas que no pertenecen al grupo nacionalistas o socialista separatista y colaborador que va de la mano de ETA lo piensan y dicen a nivel privado.

Sr. Azkarraga, ¿Por qué a Gotzone y no al resto de la población Vasca que no estamos con Ud. y que pensamos como él? ¿Es que hay algo detras, algo oculto contra su persona? Sepa que si se llega a celebrar el juicio el 13 de Mayo, puede que se encuentre que cientos de miles de personas se autoinculpen, pues lo dicho por Gotzone es lo que todas esas personas piensan y muchas lo dicen alto y claro mientras que otras por miedo al terror que aquí se vive, no lo dicen, pero en el juicio pueden acudir y autoinculparse en la misma sala.

Foro Ermua
Cartas al Director ABC 26 Abril 2005

Por muy airada que sea la reacción de Odón Elorza ante el Foro Ermua por la justificadísima querella presentada contra él, no se puede disimular que es la resistencia ciudadana lo único que le permite ser alcalde de San Sebastián. Ni el Gobierno ni las instituciones vascas están capacitadas para imponer no ya la ley sino simplemente los resultados de las elecciones. Del mismo modo que Egibar se encontró con que, siendo alcalde electo, Batasuna le impedía ejercer como tal, cuando los concejales batasunos intentaban sabotear la normalidad del Ayuntamiento donostiarra y Elorza casualmente no asistía a la sesión, fueron las concejalas del PP las que, enfrentándose a esa horda, permitieron que al día siguiente él pudiera pavonearse de su cargo. Lo comprenda o no, es la gente del Foro Ermua o como ella la que permite a gente como Elorza disfrutar de un cargo. Juan Carlos Antón Nárdiz. Madrid.

Castilla-La Mancha y Castilla y León cierran filas contra el «expansionismo» de Maragall
Sus presidentes, del PSOE y el PP, advierten que cualquier reforma constitucional debe ser consensuada
Los presidentes de Castilla-La Mancha y de Castilla y León, José María Barreda y Juan Vicente Herrera, respectivamente, expresaron ayer su rechazo a cualquier reforma de la Constitución que no profundice en los principios de igualdad y solidaridad y conlleve privilegios para alguna comunidad, en clara referencia a las continúas reivindicaciones del presidente catalán socialista, Pascual Maragall. Ambos mandatarios, reunidos en Toledo durante casi una hora, defendieron la vigencia del actual modelo constitucional y el éxito del actual desarrollo del Estado de las Autonomías.
Redacción La Razón 26 Abril 2005

Toledo / Valladolid.También expresaron su coincidencia en materia de financiación autonómica y dejaron claro que velarán por que se tengan en cuenta factores como la extensión del territorio o la dispersión poblacional contra las pretensiones de los nacionalismos, «obsoletos», según Barreda, e «insolidarios» para Herrera.
Los presidentes se congratularon de su absoluta coincidencia sobre la cuestión territorial pese a su «distinta coloración política» y subrayaron que defenderán «sin complejos» sus intereses y se opondrán a cualquier «agravio» en una hipotética reforma del artículo 2 de la Constitución.

Al respecto, José María Barreda consideró que el tiempo ha eliminado las diferencias existentes entre nacionalidades y regiones, por lo que rechazó que una reforma para introducir «lo sustantivo e igualitario» -la denominación de cada comunidad- sirva para insertar «calificativos» que conlleven algún tipo de privilegio o distinción.

«Si hay algo que se debe mantener en el texto constitucional es el espíritu y la letra en relación con la solidaridad y la igualdad que impregna absolutamente todo el texto», recalcó.
En términos similares se expresó Herrera, quien manifestó que «no vamos a tolerar» que, por medio de la inclusión de las denominaciones de las comunidades, «se vuelva a restablecer una distinta categoría o catalogación» de las mismas.

Advirtió de que si detrás del nominalismo, de los adjetivos calificativos -que a su juicio introducen «un relativismo constitucional» con el que no está de acuerdo- algunos pretenden introducir nuevas categorías que reconozcan privilegios o derechos para unos y no para otros, «nosotros vamos a decir “no”».

«El nacionalismo quiere aprovechar ese nuevo cauce para restablecer diferentes categorías de comunidades», insistió Herrera, quien recalcó que los «territorios son iguales, deben ser solidarios y, sobre todo, los ciudadanos son iguales ante la Constitución».

En materia de financiación autonómica, Barreda dejó claro que se trata de una cuestión de Estado que, como tal, ha de ser abordado de forma conjunta en una negociación global y consensuada y no de forma bilateral, porque sería una «torpeza histórica» no mejorar un sistema construido entre todos y que funciona. A su juicio, el centralismo «fue un desastre» para Castilla y León y Castilla-La Mancha, por lo que, a la hora de negociar la financiación, además de cuánto aporta cada uno, también habrá que tener en cuenta factores como la emigración que sufrieron ambas regiones o la ausencia de inversiones durante décadas.

Herrera insistió en que el sistema tiene que basarse en los principios de solidaridad e igualdad y manifestó que no consentirá ni tratos de favor, ni privilegios, ni negociaciones bilaterales, ni financiaciones a dos o tres velocidades, ni sistemas que se basen en determinados derechos históricos.

MIENTRAS EL COMISIONADO PECES BARBA GUARDA SILENCIO
La AVT sale en defensa del Foro de Ermua y Gotzone Mora tras los ataques de Elorza y Azkarraga
La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha salido en defensa del colectivo Foro de Ermua y ha mostrado su indignación después de que Odón Elorza "no sólo autorice a Batasuna-ETA a realizar actos en lugares públicos", sino que además se permita "insultar a los amenazados". Además, la AVT ha mostrado su apoyo a la profesora amenazada por ETA, Gotzone Mora, contra la que Joseba Azkarraga ha interpuesto una denuncia. Mientras, el alto comisionado para las víctimas, Gregorio Peces Barba, guarda silencio una vez más.
Libertad Digital 26 Abril 2005

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha enviado un comunicado para mostrar su apoyo tanto a Gotzone Mora, en relación con la denuncia presentada contra ella por el consejero de Justicia del Gobierno Vasco en funciones, Joseba Azkarraga, como al Foro de Ermua, con motivo de las "graves e injustas calificaciones" que dicha asociación ha sufrido en los últimos días por parte del alcalde de San Sebastián Odón Elorza.

La AVT "lamenta profundamente" la actitud de Azkarraga tras la denuncia interpuesta contra Gotzone Mora, "actitud que contrasta con la postura tolerante que mantiene el Gobierno Vasco frente a las manifestaciones de apoyo al entramado terrorista". Las víctimas denuncian que quien "envía un observador al macrojuicio contra ETA", quien "anuncia que continuará subvencionando los viajes de familiares de los presos" a pesar de la sentencia del TSJPV, presente una denuncia "contra una ciudadana ejemplar como Gotzone Mora, quién constituye un modelo de dignidad y de lucha por la defensa de la vida y la libertad en el País Vasco, y que siempre se ha caracterizado por apoyar de forma incondicional a las víctimas del terrorismo".
De la misma manera, la AVT da todo su apoyo al Foro de Ermua tras las calificaciones de que ha sido objeto por parte del socialista Odón Elorza, "que no sólo autoriza a Batasuna-ETA a realizar actos en lugares públicos, sino que además se permite insultar a los amenazados".

Recortes de Prensa   Página Inicial