AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 27 Abril 2005
Las Elecciones de Abril y la Cata del Melón
ÁLVARO DELGADO-GAL  ABC  27 Abril 2005

Ahora quieren nación
Benigno PENDÁS ABC 27 Abril 2005

El empecinado
Jaime CAMPMANY ABC  27 Abril 2005

Pactos y la alternativa del diablo
Luis Ignacio PARADA ABC 27 Abril 2005

El Pacto que incomoda al Gobierno
Editorial ABC 27 Abril 2005

Más con unos que con otros
TONIA ETXARRI El Correo 27 Abril 2005

Cantares y traiciones
ALFONSO DE LA VEGA La Voz 27 Abril 2005

Zarzalejos apela a la unidad para decir «No a la secesión»
ANTONIO ASTORGA ABC 27 Abril 2005

ETA en el Parlamento
Cartas al Director ABC  27 Abril 2005

Medio centenar de pruebas vinculan a HB con el PCTV
C. Morodo Libertad Digital 27 Abril 2005

«Gracias a los políticos, me toparé pronto en la calle con las asesinas de mi hija»
S. TUBIO / R. ESTÉVEZ ABC  27 Abril 2005

«El PSOE ha pasado del espíritu de Ermua al de Perpignan»
J. L. L ABC 27 Abril 2005

La escolta a los amenazados por ETA cuesta 75 millones de euros
(efe | vitoria) La Voz 27 Abril 2005
 

Las Elecciones de Abril y la Cata del Melón
POR ÁLVARO DELGADO-GAL ESCRITOR Y PERIODISTA ABC  27 Abril 2005

LAS elecciones vascas han integrado un acontecimiento importante en la vida nacional. No están tan claros, sin embargo, los efectos de esas elecciones. O si se prefiere, no está claro en qué sentido, y en qué medida, será importante lo que coincidimos en considerar importante. Así las cosas, conviene empezar por lo que no admite réplica, y proceder después a reflexiones más complicadas.

Punto número uno: ETA, bajo una denominación sorpresa, se ha introducido de nuevo en el espacio institucional, en el que jugará además un papel decisivo. Esto, sin duda, es una catástrofe, por cuanto confirma la impotencia del Estado para excluir del presupuesto y de la respetabilidad del Parlamento a una formación que justifica el asesinato político. Se completa así un itinerario infausto. La ilegalización de EH no pudo ser completada por su disolución efectiva en la cámara de Vitoria. El retraso en aplicar la sentencia del Tribunal Supremo produjo la sensación de que Madrid carecía de instrumentos para imponer la ley en las tres provincias. El archivo de la querella por el Fiscal General recibió a su vez varias interpretaciones, todas malas. En el mejor de los casos, se archivaba la querella porque el procedimiento no estaba bien concebido desde el inicio y no había modo de meter a Atucha en cintura. En el peor se añadían, a las dificultades técnicas, tácticas políticas. El Gobierno había decidido tal vez que la ofensiva constitucionalista no era la apropiada, y había apostado por otra vía. Sea como fuere, se tuvo la sensación de que la defensa frontal del orden constitucional era o imposible o inoportuna. El juego político arroja sobre la opinión reflejos poco matizados. Inevitablemente, los españoles que leen los periódicos o siguen las tertulias radiofónicas han llegado a la conclusión de que el orden constitucional, en su acepción más comprensible, no está garantizado por la Constitución. Por tanto, que la Constitución es o contradictoria o relativamente inútil. La reemergencia reforzada de ETA confirma estos sentimientos. Al cabo, el Estado sale muy debilitado. ¿A quién reprocharle este decaimiento? El PP argumenta flaqueza o entreguismo en Zapatero. Zapatero podría contestar que el PP ha cometido el error de defender lo que no tenía defensa. Estos argumentos son eficaces en la lucha interpartidaria. Pero no contribuyen a restaurar a los ojos del respetable el pobrísimo papel que ha hecho el Estado.

Punto número dos: no es cierto que los vascos hayan vuelto a distribuir sus favores entre el bloque nacionalista y el constitucionalista en las proporciones acostumbradas. Este dictamen sólo tiene en cuenta las siglas votadas. Pero pierde validez apenas reparamos en los contenidos de los programas. En el año 2001, los peneuvistas no proponían la independencia del País Vasco, y socialistas y populares propugnaban la defensa del statu quo y el Estatuto de Guernica en su redacción actual. En el año 2005 los nacionalistas han propuesto la independencia, y los socialistas un plan, el plan López, que manumite en la práctica a Vitoria de la legislación de Madrid. El movimiento de las dianas ha modificado la trayectoria de las flechas. Por tanto, la ciudadanía vasca ha apoyado una idea del País Vasco muchísimo más radical que la del año 2001. ¿Algo que oponer?

La única respuesta que se oye por ahí es que el votante vota a las siglas, no a lo que éstas llevan dentro. En consecuencia, los programas, los programas entendidos como anticipaciones de la acción política, carecerían por completo de importancia para el votante. Esta respuesta niega al votante toda sindéresis. Se me antoja insultante, y en absoluto admisible en una democracia que se respete a sí misma. La causa independentista, en conclusión, ha dado un gran paso el 17 de abril.

Este gran paso coincide con un fracaso personal de Ibarreche. No experimento la menor simpatía por el lendakari. Ahora bien, no llevo mis pasiones al extremo de alegrarme de los fracasos de Ibarreche sin mayores matizaciones. Me alegraré de verdad cuando llegue al convencimiento de que el fracaso de Ibarreche supone también el fracaso de su punto de vista sobre el País Vasco y el resto de España. Y lo último es muy dudoso. Nos enfrentamos ahora, en esencia, a dos escenarios virtuales. En el primero de ellos, Ibarreche se perpetúa el frente del PNV, y además pacta su plan con EHAK. El pacto generaría un ofensiva más violenta, en la que el PNV sería rehén de ETA. En estas circunstancias, el plan López no serviría para nada. Los interlocutores del frente nacionalista serían las Cortes de Madrid, el presidente del Gobierno y quizá el ministro del Interior. Estaríamos en lo que hemos temido, sólo que agravado.

El segundo escenario, que yo creo que es el que Zapatero tiene «in mente», contempla una disensión seria entre EHAK y el PNV. El plan Ibarreche se atranca, Ibarreche quizá cae, y se abre una perspectiva inédita: la de un abandono por ETA de las armas a lo largo de un proceso de negociación en que se parte, como elemento inicial de referencia, del plan López. Se pondrían a hablar entre sí etarras, peneuvistas y socialistas, y se llegaría a un acuerdo aceptable para todas las partes. Los peneuvistas, demediados, habrían de adaptarse al ritmo de los acontecimientos; ETA presentaría su renuncia a la violencia, no como una derrota, sino como un triunfo político; y el Gobierno justificaría una relectura del plan López con sesgo nacionalista como el precio que conviene pagar por la paz. No estoy hablando a humo de pajas. Cuando Zapatero, en vísperas del cierre de la campaña, afirmó que aceptaría una revisión del Estatuto que contara con dos tercios de los votos de la Cámara, sólo podía estar pensando en el arreglo que acabo de señalar. Un arreglo que deja en la cuneta, naturalmente, al PP.

¿Cuáles serían los efectos políticos del arreglo en el resto de España? Por supuesto, su repetición mimética en Cataluña, y su probable extensión a otras autonomías. El Estado se haría ingobernable, y tarde o temprano, y más bien temprano que tarde, asistiríamos a un cambio de régimen.

En los tiempos de Estella, la conspiración nacionalista tropezó con un Gobierno firme en Madrid y con la resistencia del PSOE. La ofensiva constitucionalista encalló en las elecciones del año 2001. Contemplado el proceso a trasmano, cabe afirmar que esa ofensiva representó un intento conservador por mantener operativa la Constitución. Se sobrevaloraron algunas cosas, y se infravaloraron otras. Entre las últimas, la pertinacia del nacionalismo vasco. Entre las primeras, la capacidad del Estado y, mirando más a largo plazo, la propia viabilidad del Estatuto de Guernica. Por desgracia, ni siquiera el actual estatuto es viable, ya que implica privilegios que también reclaman los catalanes, y andando el tiempo, reclamarán todos. En el fondo, se confiaba en que una derrota política del PNV despotenciara por simpatía a los nacionalistas catalanes, y nos permitiera ir tirando en un Estado que ya era profundamente asimétrico. Ocurra lo que ocurra, esto es historia pasada. Como pregonaba Ardanza, se abrirá el melón. Se empieza por una cata y se termina en un festín.

Ahora quieren nación
Por Benigno PENDÁS ABC 27 Abril 2005

TANTO discutir y ya no sirve de nada. Hemos malgastado tiempo y recursos intelectuales, bienes escasos por naturaleza, para responder a una pregunta imposible: ¿qué es una comunidad nacional? Esfuerzo inútil. Una portavoz secundaria del PSC destruye en pocos segundos tan misteriosa ocurrencia: como todo el mundo sabe, Cataluña es una nación y así lo establecerá el nuevo Estatuto. Esperamos unos días a la rectificación acostumbrada. No hay tal. Maragall, entre dislate y protesta, aclara -con educación exquisita- que es «una nación de España y de Europa». Turno para el poder central, como dicen los nacionalistas. López Garrido, alma dividida, declara que «la Constitución no permite...», pero que todo se puede negociar. Un ministro a veces sensato ataca por el flanco descubierto: no hay problema, porque donde dice «nacionalidad» la Constitución hace referencia a las «naciones sin estado». ¿Quién lo hubiera imaginado? Última esperanza. Hablará Zapatero y...: qué importa el nombre, cada uno se llama como quiere, no es cuestión de discutir. En caso de duda, consultará con su escritor gallego de cabecera, teórico de la España plurinacional. ¿Y los juristas rigurosos? Es triste el destino del intelectual al servicio de la coyuntura: ni fragmentos de Estado, ni sutilezas de los clásicos del Derecho público. Acaso un problema menor para el maltratado lenguaje forense: cuando digamos Gobierno de la Nación habrá que precisar de cuál de ellas se trata.

Está bien. Será nación si así lo dice. Claro que nación llama a soberanía y ésta a autodeterminación: Esquerra ha tardado muy poco en mover pieza. Pero dejemos las definiciones y pasemos a los contenidos. Esta vez opina Artur Mas, menos aficionado a la retórica historicista que su muy ilustre predecesor. Estatuto, resume, significa más poder para nosotros y menos para ellos. ¿Está claro? Admito que es limitado el entusiasmo de los convergentes hacia el proyecto que patrocinan sus adversarios. Aun así, no es aceptable plantear las cosas en forma de «yo gano, tú pierdes». ¿Qué ha sido de nuestra rebuscada jurisprudencia sobre las competencias estatales y autonómicas? Finos juristas, en Madrid y en Barcelona, al servicio de políticos decisionistas. Dulce venganza gremial: al final del proceso, la Constitución es lo que quiere el TC. Si hace falta, se fabrican argumentos sobre activismo judicial y fuerza expansiva de los principios. Lo importante está donde dice: «El Tribunal ha decidido...». Deberíamos empezar a ser sinceros desde ahora mismo. En esta Constitución sólo cabe una nación que se llama España y las nacionalidades y regiones son partes constitutivas de aquélla. Decir la verdad es un ejercicio sano que conviene practicar de vez en cuando; de lo contrario, se nos va a olvidar cómo se hace. Así de sencillo.

El empecinado
Por Jaime CAMPMANY ABC  27 Abril 2005

DE este Zapatero de nuestros pecados se puede decir lo mismo que de aquel personaje del cuento, que era un general tan valiente, tan valiente, que no se rendía ni ante la evidencia.

No se comprende el invencible empecinamiento de Zapatero en negar la identidad entre Batasuna y la EHAK o Partido Comunista de las Tierras Vascas. Ni siquiera los gritos de triunfo de Arnaldo Otegui manifestando que la ilegalización de Batasuna ha sido derrotada, y la petición de las «tres gracias» representantes de la EHAK al lendakari para que éste se comprometa a trabajar en favor del levantamiento de la ilegalización, le parecen a Zapatero indicios lo bastante elocuentes, por más que se sumen a los muchos que él, mejor que nadie, conoce.

La petición de EHAK tiene bemoles, porque se hace en vísperas del debate de investidura, y los votos comunistas-batasunos-etarras son decisivos para la elección de Ibarreche (29+9). O Ibarreche deja claro que él está a favor de Batasuna, o peligra el sentido del voto de los nueve representantes de ETA. No es que esos votos sean precisamente una condecoración democrática. En un político verdaderamente demócrata, serían votos indeseables, rechazables y rechazados. Aceptar esos votos y aprovecharse de ellos para ocupar la presidencia del Gobierno vasco supone no sólo el suicidio para la democracia, sino la inmersión total en la indecencia política.

Si esos nueve votos etarras se cuentan y sirven para elegir de nuevo lendakari a Juan José Ibarreche, se verá aún más claramente que ahora, si tal mayor claridad fuese posible, el incomprensible empecinamiento de Zapatero. Si no ve que EHAK es Batasuna y por lo tanto ETA, es que está ciego. Y si lo ve y sigue en sus trece, es un perseverante en el error. Y seguramente es un perseverante adrede, un perseverante voluntario, con premeditación, alevosía y todas las circunstancias agravantes.

Porque la única explicación que ofrece la lógica a la perseverancia de Zapatero en el error es que la legalidad del PCTV sea la condición «sine qua non» de un pacto con la banda etarra. Un pacto, más o menos directo o al través de intermediarios, como precio para una tregua, para el comienzo de una negociación o para sabe Dios qué. Por de pronto, y para reforzar esa supuesta negociación, los etarras han empezado por robar cuatro toneladas de explosivo. Ya se sabe que esa gente prefiere negociar con la pistola encima de la mesa, que en este caso es metáfora para aludir al explosivo guardado en su santabárbara francesa.

Las «tres gracias» (mejor diríamos las «tres parcas») que han ido a visitar al lendakari en funciones le han planteado en realidad un dilema: o te inclinas pública y descaradamente a favor de Batasuna y ETA, o no tienes nuestros votos, porque son los votos de ellos. Así de sencillo y así de terrible. ETA ha conseguido meter nueve «delegados» en el Parlamento vasco. Y este hecho alarmante encuentra al divino Zapatero iluminado de talante y sonriendo, sonriendo, sonriendo.

Pactos y la alternativa del diablo
Por Luis Ignacio PARADA ABC 27 Abril 2005

¿RECUERDAN ustedes la novela de Frederick Forsyth en la que tras una mala cosecha de cereales en la URSS se acentúan las inquietudes nacionalistas en Ucrania? Era una trama, mezcla de política y ficción, nacionalismo y centralización, amores y odios, en la que latía la posibilidad de un choque frontal entre las dos superpotencias durante la Guerra Fría como consecuencia de un plan soviético para iniciar una guerra a nivel mundial. ¿No existe un cierto paralelismo entre ese argumento y la situación actual del País Vasco? El nacionalismo de PNV-EA ha tenido una mala cosecha electoral. Y la situación es tan compleja que lo previsible es que Ibarretxe intente gobernar en solitario con el apoyo parlamentario puntual de diferentes partidos, pero para ello tiene que superar la investidura con ayuda de la formación que ha recogido los votos de Batasuna. Pero cabe también la posibilidad de un pacto entre las fuerzas no nacionalistas.

Se llama «alternativa del diablo» a una situación ante la que hay que elegir entre el menor de dos males. El presidente del Partido Popular aseguró ayer que su partido está dispuesto, si el PSOE quiere, a hablar de la posibilidad de construir una alternativa y una acción conjunta con los socialistas para lograr el relevo del PNV en el Gobierno vasco. La compleja situación lo permite técnicamente. El Reglamento del Parlamento vasco dice que la elección del lehendakari se hará por mayoría absoluta en una primera votación, y por mayoría simple en una segunda ronda, de no alcanzar ninguno de los aspirantes la cifra de 38 votos. Así que va a ser muy difícil decidir si es menos mala una alianza del nacionalismo con un partido radicalista e ilegalizable, que amenaza con imponer una política que rechaza medio País Vasco, que otra entre el PP y el PSOE, que rompería los esquemas del bipartidismo nacional y tendría que luchar contra la opinión de la otra mitad de los vascos. Ya digo, la alternativa del diablo.

El Pacto que incomoda al Gobierno
Editorial ABC 27 Abril 2005

EL enfrentamiento entre el Gobierno socialista y el PP sobre el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, con la impunidad del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) como telón de fondo, encierra el interés del Ejecutivo por soltar la amarra de la única colaboración institucional que mantiene con la oposición. A estas alturas es inocultable que el planteamiento político de Rodríguez Zapatero para el País Vasco está cada día más alejado de los principios literales e implícitos del Pacto Antiterrorista. La suerte que puede correr este acuerdo es similar a la que se ha pretendido, sin éxito, para la Asociación de Víctimas del Terrorismo, con el fin de remover cualquier obstáculo que impidiera poner a cero, sin costes excesivos, el contador de las relaciones del Gobierno con el nacionalismo vasco y, llegado el caso, de la negociación con ETA.

A Zapatero, la oposición popular parece que le sobra en términos tan explícitos como los que empleó el pasado domingo en Valencia, cuando invitó «a no mirar al PP ni a la derecha». Desde esta perspectiva, la conservación del PCTV dentro de la legalidad, contra todas las evidencias que surgen a diario, es un recurso táctico que sirve con demoledora eficacia al debilitamiento del Pacto Antiterrorista.

El Gobierno se enfrenta, sin embargo, a la fuerza de los hechos, más que a la oposición del PP, a la hora de hacer creíble tanto su criterio sobre la ausencia de pruebas contra el PCTV -realmente insostenible- como sus reproches de deslealtad al PP. Zapatero suele recordar que él fue quien propuso este acuerdo, y como tal consta en su hoja de méritos, aunque el pacto finalmente firmado por PP y PSOE fue más ambicioso que la propuesta original, al incluir un severo juicio político contra el PNV. En todo caso, el Pacto Antiterrorista nunca fue un compromiso de subordinación de la oposición al Ejecutivo de turno, sino una agenda de contenidos políticos compartidos en la lucha antiterrorista y en la relación con el nacionalismo gobernante (inmerso en el Pacto de Estella, con ETA y Batasuna). Fue un acuerdo para la acción, no una coartada para la omisión. Por eso, al PSOE le resultó cómodo apoyar la política antiterrorista de los gobiernos del PP (en el extremo opuesto a la pasividad actual frente al PCTV), a pesar incluso de los defectos de forma que éste pudo cometer en la comunicación al PSOE de decisiones tales como la preparación de la Ley de Partidos o la decisión de ilegalizar Batasuna. Sin embargo, cuando Zapatero recuerda estos precedentes se olvida de que el PSOE y el PP trabajaron intensamente en las enmiendas del proyecto de Ley de Partidos Políticos y en la moción conjunta de ilegalización de Batasuna, aprobada por el Congreso de los Diputados, en agosto de 2002.

El Ejecutivo se esfuerza en una tarea imposible: hacer compatible su pasividad voluntaria ante la progresiva identificación del PCTV y Batasuna con la exigencia al PP de lealtad al Pacto Antiterrorista. La contradicción entre ambas actitudes apunta al deseo del Gobierno de forzar al PP a la ruptura del Pacto, con todo el peso añadido de unos precedentes muy negativos, como la designación de Peces-Barba para el cargo de Alto Comisionado para las Víctimas, la negativa reiterada del Ejecutivo (hasta seis veces) a convocar el Comité de Seguimiento del Pacto y la vulneración de hecho de este acuerdo al no demandar al PCTV ante el Tribunal Supremo.

El compromiso del PP con este Acuerdo de Estado es la mejor respuesta posible a la incitación del Gobierno. Por un lado, porque fuerza al Ejecutivo a tener en cuenta (al margen del resultado) al principal partido de la oposición para la política antiterrorista. Por otro, porque la sociedad española necesita la continuidad de este pacto para sentirse mejor protegida frente al terrorismo. También, por esto mismo, el PP está emplazado a seguir combinando con suma cautela -pero sin debilidad alguna- su responsabilidad institucional con su labor de oposición.

Más con unos que con otros
TONIA ETXARRI El Correo 27 Abril 2005

Confirmado. Ibarretxe, que sigue escenificando las rondas del diálogo como nadie (a pesar de que, a la hora de la verdad, les diga a sus interlocutores que el guión ya está marcado de antemano), se va decantando. Tal como se esperaba. Hasta Imaz sabía por qué registro le iba a salir su compañero de partido y, por eso, se adelantó este fin de semana diciendo que, en su opinión, no estaría mal gobernar con la izquierda abertzale y, además, con los socialistas. Pero el candidato del PNV va a lo suyo. Entre inclinarse por los socialistas o por la nueva Batasuna, se queda en el medio, que es dónde se mercadea bien para conseguir apoyos puntuales. Pero, eso sí, más cerca de unos que de otros. Por eso, ya ha dicho que prefiere repetir experiencia religiosa, con un pellizco innovador de la temporada; o sea, el tripartito de siempre, con Aralar.

Aún así, los resultados del nuevo Parlamento siguen ofreciendo un empate a 33 que sólo pueden desbloquearlo los 9 nuevos de EHAK que tanta satisfacción electoral han aportado a Otegi. Quizá por eso las representantes de esta agrupación, que en cuanto se vieron con tanto poder de influencia parlamentaria empezaron a decir que asumían el proyecto de la ilegalizada Batasuna, le han dicho a Ibarretxe que su apoyo en la investidura dependerá de lo que él haga para resituar a Batasuna en la vida política. Y él hará todo lo que pueda. ¿En qué situación comprometida queda el fiscal Conde Pumpido que proclamó que él iba a hacer todo lo posible por que Batasuna no se pudiera presentar a las elecciones! ¿Vaya si se presentó por delegación! Únicamente Zapatero se aferra a la venda que se puso en la campaña. Porque, a medida que Batasuna va aportando pruebas para demostrar que los comunistas de las Tierras Vascas ahora ya son ellos mismos, el presidente del Gobierno insiste en que no hay pruebas. ¿Qué más pruebas necesita Zapatero que ver cómo celebra la dirección de Batasuna el resultado electoral, diciendo, para más Inri, que han ganado a batalla de la legalización?

La dejación de funciones del gobierno socialista, en relación a una candidatura cuyos dirigentes se han negado sistemáticamente a condenar a ETA, sólo se explica si nos encontrásemos en el carril de una inminente tregua de ETA. En ese caso, Zapatero debería repasar los archivos. En los propios encontrará los capítulos de Argel y Suiza en los que los dos gobiernos hablaron con ETA, en conversaciones publicitadas, después de la declaración de una tregua. En los irlandeses podrá ver que durante los primeros contactos del IRA y el Gobierno británico, la voz del Sin Feinn era doblada en los informativos de la BBC. Sería una pena que, por nuevo, le volvieran a tomar el pelo. De momento Ibarretxe explica en sus rondas que no sólo él sino todo el mundo tiene que hablar con Otegi. Tal y como va la inacción del Gobierno, seguramente Zapatero no tendrá nada que oponer.

Cantares y traiciones
ALFONSO DE LA VEGA La Voz 27 Abril 2005

ESPAÑA es la patria del romancero y de los cantares. Si el romancero estereotipa hazañas heroicas, los cantares son un catálogo de la intimidad del alma y los sentimientos. Quizás la presumida abuelita del Gobierno arrulle a su tierno nietecito ZP con estos logros de la sabiduría popular tan útiles en previsión de que se agote el talante y el angelito se cabree si el niño malo y gamberro del norte le pincha su bonito globo.

Anida la nostalgia del mando y presupuestos compartidos con el PNV y en el PSE un tal Pachi canta en la ventana de la mancebía de madame Arzalluz: «Corazón de filigrana embutido en fino acero, ¿cómo quieres que te olvide si has sido mi amor primero». Y en el umbral ruega le acoja Ibarreche en su nutricio seno maternal: «Nunca me digas adiós, que es una palabra triste: corazones que se quieren nunca deben despedirse». Aunque el requebrado se confunde al contestar: «No vengas en busca mía que va mucha diferencia de tu persona a la mía».

Mientras, don Onanín Elorza tiene la vileza de insultar a las Víctimas del Terrorismo después de ofender su memoria facilitando el patrimonio municipal a los terroristas. Aunque tan turbio personaje no se lo crea, hay muchas personas que guardan la memoria de los sacrificados por sus protegidos: «Las flores que en tu sepulcro derramo yo a manos llenas van regadas con mi llanto y por eso no se secan».

Y aunque el PSE de la era ZP haya traicionado sus orígenes de decidida oposición al bizcairratismo sabiniano: «Del clavel que me distes anacarado, toma tú las cenizas que lo he quemado», renunciando así a la solidaridad y la dignidad democrática y política, más vale que no olvide tampoco que para muchos españoles de todas clases, incluidos algunos socialistas: «Cuando se arranca una rama / el tronco siente dolor / las raíces lloran sangre / de luto viste la flor».

Zarzalejos apela a la unidad para decir «No a la secesión»
ANTONIO ASTORGA ABC 27 Abril 2005

MADRID. La primera mirada, el primer guiño, la primera caricia, el primer beso de este periodista nacido en el asfalto de Bilbao, José Antonio Zarzalejos, fue para las víctimas del terrorismo: «Uno siempre tiene presente a esta admirable gente que sufre con tanta dignidad. Ellos son la conciencia permanente de la dignidad». Esa conciencia, junto con su familia, políticos, periodistas y amigos, arropaba anoche al ensayista y ex director de ABC en la presentación de su libro «Contra la secesión», en el Aula de Cultura de ABC, que acogió el Círculo de Lectores. Durante una hora, Zarzalejos, -«reserva moral y ética», como lo definió Fernando García de Cortázar, director de la Fundación Vocento-, expuso el eje de este imprescindible ensayo, editado por Planeta. El libro es la destilación de una larga trayectoria intelectual, periodística y personal dedicada, tanto por circunstancias vitales como profesionales, al análisis del denominado «conflicto vasco». Zarzalejos vuelca el valor de la palabra como «necesidad vital» y trata de sostener que, «sin una reconversión ideológica absoluta, el «problema vasco» carece de salida porque su solución o paliativo depende de su racionalidad política y, especialmente, de su encarnadura moral».

El periodista subrayó que una de las formas de terminar con el llamado «problema vasco» es decir «¡basta!, no más». Ha llegado el momento -y ésta es la tesis última que el ensayista pretende que emerja de unas páginas perfectamente documentadas y admirablemente escritas- «de evitar que una amenaza de secesión arrebate el alma colectiva de la sociedad española y nos sumerja en una nueva crisis de identidad. En este momento no nos toca ceder ni un ápice más. Porque hacerlo podría ser el fin de la Nación que es la patria de las libertades».

«La historia del nacionalismo vasco es la crónica de una permanente deslealtad a la sociedad española», certifica el autor: «Entre ETA y el nacionalismo vasco han existido siempre vasos comunicantes. Son hechos históricos que los peores dirigentes del PNV han tomado las peores medidas del nacionalismo: su encanallamiento en una complicidad para una estrategia política con ETA, que ha sido el gran argumento del PNV. El nacionalismo es una enfermedad oportunista: sobre un mal procura otro». Y denuncia: «La secesión se ha puesto encima de la mesa cuando ETA declina».

Frente al «ocaso constitucional» y para evitar que «nos suicidemos como nación», José Antonio Zarzalejos apela a la unidad de acción emocional, intelectual y política de los partidos constitucionalistas. «Y desde esa unidad hay que decir No a la secesión».

ETA en el Parlamento
Cartas al Director ABC  27 Abril 2005

Imagino que ZP estará contento e Ibarretxe ya ni hablemos. La cabezonería inexplicable del Gobierno nos ha llevado a que en los escaños del Gobierno vasco estén sentaditos los «señores» de ETA, con unos sueldos que pagamos todos y con poder político para hacer y deshacer a su antojo. Todavía no logro entender qué más indicios necesita el Ejecutivo para confirmar que el PCTV es ETA, o Batasuna.

Se han publican declaraciones de Batasuna felicitándose por haber conseguido utilizar el PCTV para «...poner punto y final al ciclo de ilegalizaciones». No sé, quizás no sea un indicio. O que Otegi se reúna con Ibarretxe, ¿en función de qué? Si estaba fuera de juego políticamente hablando por la ilegalización de un partido, ¿qué pinta reuniéndose con nadie? Me parece que nos han tomado por tontos, tanto Batasuna-ETA, como Zapatero, y lo más grave de todo es que lo único que podemos hacer es protestar. El derecho al pataleo nadie nos lo va a quitar; claro que tampoco con esto vamos a conseguir nada.

Me gustaría saber qué piensan las víctimas de terrorismo cuando vean que quien mató a un familiar ahora es concejal de su pueblo. Fernando Juárez Fernández. Las Palmas de Gran Canaria.

Medio centenar de pruebas vinculan a HB con el PCTV
Según la investigación de las Fuerzas de Seguridad y un informe del PP, los comunistas coinciden en ideología, personas y objetivos con Batasuna, motivo por el que se ilegalizó a una decena de partidos y a 200 plataformas en 2003
C. Morodo Libertad Digital 27 Abril 2005

Madrid- Desde la aparición en escena del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) se han ido acumulando las pruebas que apuntan a que su actividad ha seguido una estrategia concertada con la ilegalizada Batasuna con el fin de que ésta no dejara de tener representación en el Parlamento autonómico. Hay coincidencia constatada de ideología, personas y objetivos, hecho que sirvió en las elecciones municipales de 2003 para que el Gobierno de Aznar impulsase la ilegalización, en aplicación de la Ley de Partidos, de una decena de formaciones y de dos centenares de plataformas electorales. El PCTV es un partido reciente, que se constituyó e inscribió el 29 de julio de 2002, con posterioridad a la Ley Orgánica de Partidos Políticos y con anterioridad a la ilegalización de Batasuna, pero sin actividad ni presencia pública hasta las elecciones del País Vasco. El pasado 1 de abril, tras una reunión con representantes de Batasuna y Aralar, su portavoz anunció que recogía el testigo de Aukera Guztiak (AG), ilegalizada por tener la misma identidad sustancial con ETA que Batasuna. Nueve días después, un portavoz del PCTV proclamaba expresamente: «Dejamos nuestro programa a un lado y cogemos el de la defensa de la democracia y la paz (en referencia a AG y Batasuna)». La investigación policial y los informes elaborados por el PP acreditan hasta medio centenar de pruebas del nexo entre los comunistas y la coalición «abertzale». Éstas son algunas de ellas:

No condena el terrorismo.
En campaña electoral, los representantes del PCTV se negaron a condenar el terrorismo, explicando con los mismos argumentos que Batasuna que «estamos a favor de todos los derechos humanos y en contra de la violación de los mismos». Evitaron expresamente condenar el asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco.
– Los fundadores y promotores del PCTV, en una entrevista en 2001, defendieron que ETA es «una organización política», un «frente más».
– Juan Carlos Ramos, uno de sus fundadores, firmó el 10 de febrero un artículo en «Gara» en el que manifestó su apoyo a los 42 jóvenes vascos juzgados por la Audiencia Nacional por el sumario Jarrai-Haika-Segi.
– Javier Ramos, otro de sus promotores, en otro artículo en «Gara», de mayo de 2002, defendió «la violencia como un útil más de trabajo».
Diseño conjunto de estrategia. El dirigente de la Mesa Nacional de Batasuna, Joseba Permach, y el presidente del PCTV, Juan Carlos Ramos, se reunieron a finales de marzo para esbozar la estrategia que la izquierda abertzale podía seguir en el caso de que se ilegalizara a Aukera Guztiak.
– Tras la ilegalización volvieron a reunirse y el PCTV puso sobre la mesa la idea de recoger el testigo de las organizaciones disueltas por el Supremo.
– Batasuna ha hecho suyos los resultados electorales y se ha felicitado del éxito en vencer a la ilegalización.
Batasuna pide el voto. Arnaldo Otegui anunció el 8 de abril de 2005 que su partido retiraba sus papeletas y candidaturas y realizó un llamamiento al «pueblo vasco» a «votar las candidaturas del PCTV». Aseguró también que el PCTV es la única opción legal en sintonía con el proceso de superación del conflicto político y armado que plantea Batasuna.
– El 15 de abril, la dirigente de Batasuna Jone Goirizelaia pidió el voto porque el PCTV es «una papeleta legal que nos permite acceder a las urnas y que ha conseguido romper la ilegalización».
– El día 13 de abril, los representantes de la organización terrorista Jarrai-Haika-Segi solicitaron el voto porque el PCTV es la «única fuerza que está haciendo frente a la situación de ilegalización de la izquierda abertzale».

Coincidencias personales.
Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tienen datos que confirman que existen coincidencias personales entre las listas de la ilegalizada AG y las del PCTV.
– Tres miembros de la candidatura del PCTV estuvieron en formaciones o plataformas ilegalizadas por el Supremo: Miren Garate, número tres por Álava, integró las candidaturas de EH en 2001, Gorka Sánchez formó parte de la plataforma ilegalizada por la localidad de Legutiano en los últimos comicios locales, y Ana María Rodríguez engrosaba los listados municipales de HB en el 95.
– Luis Barros Martín y Antonio Egido, miembros del PCTV, formaron parte de Batasuna, en cuyo proceso de refundación presentaron la ponencia «Hoz y Martillo».
– Dos candidatas han estado vinculadas con Gestoras pro Amnistía, organización ilegalizada por la Audiencia Nacional por su integración en el complejo de ETA. Se trata de Rosa María Larrazábal Menoyo y Aitziber Bárbara Orive.
– En las listas hay presencia de personas relacionadas con el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) y con el sindicato abertzale LAB.
– Hay candidatos que son familiares de conocidos etarras. Por ejemplo, Laraitz Brit Oiarbide, sobrina de la histórica dirigente de ETA Soledad Iparaguirre, «Amboto»; o Katalina de Madariaga, hermana del etarra Marcelo José de Madariaga.

Apoyo de Batasuna en la campaña electoral.
El informe de la Guardia Civil destaca el número de dirigentes batasunos que han prestado servicio al PCTV.
– El jefe de prensa de los comunistas es Joseba Zinkunegi, quien fue subjefe de prensa de Batasuna y jefe de prensa de la ilegalizada AuB.
– Aitor Goikoetxea Vivaracho, condenado por terrorismo callejero en 1999 y miembro de Jarrai, es la persona que conducía la camioneta de propaganda del PCTV en Llodio.
– Actos electorales han sido solicitados por etarras convictos, como el de Gueñes, del que se encargó Luis María Otaegui Arechavala, condenado a 160 años.
– El mitin del PCTV convocado el domingo 10 de abril en San Sebastián se cerró con un discurso del dirigente de Batasuna Pernando Barrena.
– Los interventores del PCTV han sido generalizadamente los mismos que han intervenido en los procesos electorales de Batasuna-EH-HB.
– Miembros de Batasuna prepararon vehículos electorales del PCTV.

Cesión de medios materiales y estructuras.
El PCTV era hasta estas elecciones una formación fantasmal, con escasísimo apoyo social y sin apenas medios materiales. A pesar de ello, su presencia en todo el territorio vasco ha sido espectacular.

– Se han cedido las «herriko tabernas» para desplegar propaganda electoral en apoyo del PCTV. La Guardia Civil pone como ejemplo el caso de la denominada «Arrano», situada en la calle Nagusia, de la localidad guipuzcoana de Beasain. Esta sede aparece en el sumario de la Audiencia Nacional como integrante de una red de financiación de todo el entramado etarra.
– Los SMS en apoyo del PCTV salieron masivamente de personas de Batasuna. Estos SMS decían: «Voto vivo, voto rojo, EHAK, pásalo».
– En la realización de pintadas y colocación de carteles, Batasuna ha aportado los medios de los que dispone.
– La página web del PCTV ha sido registrada como dominio «pctv-eahk-org», con posterioridad al ofrecimiento de sus candidaturas electorales a Aukera Guztiak, por la misma asociación «Alternativa», que es también la propietaria de los cuatro dominios «aukeraguztiak» (.com, .net, .org y .inf).

Similitud de lemas y mensajes.
– Los carteles con lemas del PCTV fueron colocados justo al lado de los carteles que anteriormente había pegado Batasuna.
– Algunos de los carteles empleados por el PCTV ya habían sido utilizados previamente por Askatasuna –sucesora de Gestoras pro Amnistía, también ilegalizada– para convocar una concentración a favor de los presos de ETA encarcelados en la prisión de Fleury, París.
– Similitud de los lemas de Batasuna y del PCTV, que recurren al término «orain» (ahora). Según la Guardia Civil, este hecho responde a la necesidad de Batasuna de orientar el voto de su base social.

Flujo de financiación.
En plena campaña, el PCTV no registraba movimientos en la cuenta que abrió tras ofrecer su candidatura a Batasuna. Sin embargo, incurrió en la mayoría de los gastos electorales propios de cualquier partido.
Un informe elaborado por la Guardia Civil concluye que las «herriko tabernas» de Batasuna, tras burlar su cierre judicial, contribuyeron a paliar la ausencia de financiación por circuitos legales de los comunistas.
Han llegado a colocarse huchas en «herriko tabernas» para recaudar dinero en apoyo a esta candidatura.

«Gracias a los políticos, me toparé pronto en la calle con las asesinas de mi hija»
En San Fernando L(Cádiz) aún no se ha olvidado la tragedia. Los vecinos de las chicas no comprenden cómo las amigas de la víctima pudieron tramar su asesinato
S. TUBIO / R. ESTÉVEZ ABC  27 Abril 2005

CÁDIZ. Un nuevo golpe en la boca del estómago, un bofetón al recuerdo de Clara García y una segunda patada al dolor de una familia «que lleva muerta hace cinco años». Ésa podría ser la descripción del sentimiento que desprendía el padre de la joven asesinada en mayo de 2000 por dos compañeras de instituto al conocer que una de las dos asesinas de su hija podrá salir a la calle.

El juez de Menores de Cádiz acaba de conceder el régimen semiabierto a Raquel T. C., en una decisión judicial que ha contado con el informe favorable de la Fiscalía de Menores. Por el contrario, Iria S. G., la otra joven que cometió el crimen, se encuentra a la espera de que la Audiencia se pronuncie de la misma forma tras el recurso presentado por la Fiscalía a la concesión del citado régimen.

El padre de Clara, José Antonio García, confesaba abiertamente que el único sentimiento que sobrevive en él es el del odio. «La impotencia es muy grande al ver como la justicia pasa de las cosas más fundamentales, como las vidas de las personas». Y en un mensaje claro que reivindica una reforma integral de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, culpa a los políticos de situaciones tan estrambóticas como la de «poder toparme en la calle con las asesinas de mi hija», sólo cinco años después de la muerte de Clara. «Nos hemos reunido con todo tipo de personalidades, y los políticos han demostrado ser unos egoístas. Viven sólo para ocupar su sillón y gozar de sus privilegios». Mientras no entiende como se prima la reinserción de Iria y Raquel, se pregunta: «¿Quién se ha preocupado de nosotros, de las víctimas? Esto es una injusticia».

El régimen semiabierto, tal y como aparece en la Ley, consiste en el internamiento del menor en un centro donde residirá, pero realizará fuera del mismo actividades formativas, educativas, laborales y de ocio. Raquel e Iria -si la Audiencia se pronuncia a favor de su petición- podrán salir a la calle, aunque tendrán que regresar a sus respectivos centros todos los días, hasta que se cumpla por completo su condena o el juez introduzca nuevas modificaciones en las medidas.

Iria y Raquel fueron condenadas a ocho años de internamiento y a cinco de libertad vigilada en el año 2001, cuando ambas aún no habían cumplido la mayoría de edad. Su caso fue el primer que se enjuició con la Ley del Menor aprobada en 2000 y que ha causado muchas críticas.

Las extrañas circunstancias que rodearon el crimen, la corta edad de las asesinas, el modo frío y distante de la ejecución casi sumaria impactaron a la sociedad isleña de tal forma que el caso ha quedado grabado en la mente de los habitantes de la ciudad. «Yo veía subir a las tres a la azotea. Clara siempre con la cabeza gacha. Pero parecían buenas amigas», explica Emilio Rujano Gallego, que todavía vive en el mismo patio de vecinos en el que residía Raquel.

«El padre de Raquel desapareció mucho antes de que todo ocurriera», continúa Emilio. «La madre siempre estaba metida en algún problema y la chica iba a su aire. No se la veía muy feliz. Nunca tuvo una vida fácil, pero eso no justifica lo que hizo».

«El PSOE ha pasado del espíritu de Ermua al de Perpignan»
J. L. L ABC 27 Abril 2005

MADRID. La vigencia del pacto antiterrorista fue ayer motivo de debate en el Congreso de los Diputados. Los dos grupos firmantes -mayoritarios en la Cámara- dejaron clara ayer su apuesta por mantenerlo vivo, mientras las minorías trataron de pescar en río revuelto y lanzaron el mensaje de que el pacto «ha muerto».

Pese a que PP y PSOE están de acuerdo en su posición de fondo, los portavoces de los dos principales grupos, Eduardo Zaplana y Alfredo Pérez Rubalcaba, se enzarzaron en un duro rifirrafe que pone en duda la buena salud del acuerdo antiterrorista. Zaplana acusó al Gobierno de Zapatero de cambiar «el espíritu de Ermua por el de Perpignan», en alusión a la reunión que Carod-Rovira mantuvo con ETA en esa ciudad francesa. A su juicio, permitir «una legalización encubierta de los terroristas» en el Parlamento vasco sí que supone una «deslealtad» al pacto y a la ley de partidos. «Cuando se habla con ETA, lo que se hace es potenciar a la banda terrorista y hoy sus simpatizantes están felices y contentos porque ven posibilidades de estar representados en el Parlamento vasco», señaló el dirigente del Grupo Popular

Por su parte, Rubalcaba sostuvo que el acuerdo antiterrorista se ha convertido ahora en «un estorbo» para los populares, ya que implica renunciar a hacer política con la lucha contra ETA. Mientras tanto, el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, juzgó «lamentable» que PP y PSOE comuniquen sus discrepancias mediante «un intercambio epistolar» y el diputado de ERC Joan Tardá aseguró que el tiempo da la razón a quienes defienden que la única vía de pacificación es el diálogo.

La escolta a los amenazados por ETA cuesta 75 millones de euros
El Gobierno vasco aprueba un incremento del 20% para esta partida
(efe | vitoria) La Voz 27 Abril 2005

El Gobierno vasco gastó el año pasado más de 75 millones de euros (casi 12.500 de las antiguas pesetas) en seguridad privada de las personas amenazadas por ETA.

El Consejo del Gobierno vasco en funciones aprobó ayer un incremento de quince millones de euros (un 20% más) sobre la cifra inicialmente prevista de sesenta millones. Recordó que la contratación de servicios de seguridad privada por parte de la Administración para complementar la seguridad global que presta la Ertzaintza sin detraer recursos de otras áreas se inició en el año 2000, a raíz de la extensión de la violencia de ETA y de sus amenazas a diversos colectivos sociales de la comunidad, entre los que figuran los concejales del PP, del PSE-EE o miembros de la judicatura.

Desde entonces hasta el pasado año, el coste del servicio de seguridad ha ido incrementándose progresivamente a medida que ETA extendía su amenaza a nuevos colectivos, pasando de los dos millones de euros del primer año a 26 millones durante el 2001; más de 52 millones en el 2002; 63 millones en el 2003, y 75 durante el pasado año.

En la actualidad, son más de novecientas las personas que tienen establecidos servicios de protección personal en la comunidad autónoma mediante seguridad privada financiada por la Administración, la mitad a cargo del Gobierno vasco y la otra mitad del Gobierno central.

En la misma reunión, el Consejo de Gobierno vasco en funciones aprobó una orden por la que se regulan las ayudas a organizaciones y asociaciones que promuevan la prestación de atención, solidaridad y apoyo a las víctimas del terrorismo. En ella se recogen subvenciones de hasta 48.000 euros para proyectos dirigidos a «prestar asistencia y apoyo humano y atención psicosocial a las víctimas de actos terroristas». Este programa está diseñado como complemento a las políticas que en esta materia desarrolla en Gobierno de Vitoria.

Recortes de Prensa   Página Inicial