AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 27 Mayo 2005
No en mi nombre
Carlos HERRERA ABC 27 Mayo 2005

El turno de Otegi
Editorial ABC  27 Mayo 2005

El tiempo que se pierde
M. MARTÍN FERRAND ABC  27 Mayo 2005

Negociar con fuego
Valentí PUIG ABC  27 Mayo 2005

Zapatero, el alquimista torpe
EDITORIAL Libertad Digital 27 Mayo 2005

A LOS QUE HABLÁIS CON ETA:
Irene Villa ABC  27 Mayo 2005

El novato del «club de Perpiñán»
Enrique de Diego Época 27 Mayo 2005

ETA podría chivarse sobre los contactos
Lorenzo Contreras Estrella Digital  27 Mayo 2005

Así están las cosas
M.A. Email 27 Mayo 2005

Tras el consenso...
Cartas al Director ABC 27 Mayo 2005

«Ejercer de periodista libre en el País Vasco es heroico»
Óscar Gutiérrez Periodista Digital 27 Mayo 2005

Blanco niega que militantes del partido denunciaran el nacionalismo del PSC
EFE Libertad Digital  27 Mayo 2005

La Generalitat sólo llevará a Fráncfort a los autores que escriban en catalán
S. Doménech/V. Fernández LR 27 Mayo 2005

La izquierda no nacionalista promueve un nuevo partido en Cataluña
I. ANGUERA ABC  27 Mayo 2005

La manifestación de la AVT pedirá la «no negociación» con un tercer lema
ABC  27 Mayo 2005

El PP denuncia a la UPV por amparar a profesores y alumnos relacionados con ETA
Libertad Digital 27 Mayo 2005

La Universidad de Gerona exigirá el conocimiento del catalán a sus docentes
EFE El Mundo Univ 27 Mayo 2005
 

No en mi nombre
Por Carlos HERRERA ABC 27 Mayo 2005

COMO señalaba acertadamente en estas páginas Mikel Buesa, el gobierno de Rodríguez va a tener dos problemas de distinta envergadura cuando se enfrente a la reclamación más que probable de la cúpula de ETA de libertad para sus presos. Uno de ellos, no pequeño, será de orden jurídico: darle forma a la excarcelación masiva de presos condenados por asesinatos espeluznantes no será fácil ni siquiera para López Aguilar, el saltador de obstáculos que con un pie salta la valla y con el otro la tira. La salida de uno solo de los criminales de ETA entre los vítores de sus secuaces y la aprobación silenciosa y mal disimulada de nacionalistas varios, desde Carod a Ibarreche, tiene mala fotografía. Será un triunfo difícilmente digerible por un Estado de Derecho que ha consumido buena parte de su tiempo en asegurarse el derecho del Estado a defenderse de los delincuentes. Pero el otro, de aún más complicada concreción, es de carácter ético. Ése plantea aún mayores escollos incluso para gente con pocos escrúpulos ante la historia como los que han mostrado determinados miembros de la izquierda política española. Ni siquiera para los que desde las filas del Partido Socialista han visto morir a alguno de sus inolvidables hombres como Fernando Múgica o Fernando Buesa o Joseba Pagazaurtundúa será sencillo.

No puedo olvidarme, sin ir más lejos, de aquella fría madrugada en la que supe, a través de una abrupta llamada, de la muerte a fuego y plomo de Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión García Ortiz. Cuando salí corriendo hacia el Ayuntamiento de Sevilla, a eso de las cinco de la mañana, lo hice aturdido por la incredulidad de haber perdido a unos amigos como consecuencia de una «acción armada» de la banda terrorista más cruel y despiadada del mundo. Pasaron las horas y sólo la reacción popular y política de mi ciudad pudo amortiguar el dolor que todos los hombres y mujeres de bien sentimos por la pérdida de los padres de tres chiquillos aturdidos.

La Policía detuvo a los asesinos, pero al poco tiempo uno de ellos fue elegido parlamentario por Batasuna entre los votantes navarros y celebrado impunemente por los suyos entre vítores y aplausos en la calle. Sentí honda, hondísima vergüenza de vivir y pertenecer a un país capaz de albergar a gentuza semejante. Si mañana, o dentro de un año, una hipotética negociación entre un gobierno legítimo y democrático y una banda de criminales nacionalistas desemboca en la libertad de éstos ante un puñado de secuaces vociferantes y triunfadores, entenderé que hemos perdido la batalla. La ética y la otra.

El asesino podrá celebrar su libertad viajando hasta la calle Don Remondo de Sevilla a beberse unos vinos en el mismo bar del que salían Alberto y Ascen poco antes de ser disparados por la espalda. Podrá, si se lo propone, mofarse ante los propios hijos de ambos ocho años más tarde. Compadezco al que se lo tenga que explicar a ellos como he compadecido a los que han tenido que explicárselo a los muchos hijos de concejales, policías o guardias civiles que han visto pasearse ufanos y retadores a los asesinos de sus padres.

Por todo ello es importante la manifestación del próximo día 4 en Madrid. El poder político, el Gobierno, los negociadores, los bienintencionados y los malintencionados deben saber que, si eso se produce o alguien tiene la tentación de que se produzca para satisfacer las palabras de Otegui en la cómoda entrevista en la cadena pública catalana, no será nunca en nuestro nombre. Será, si acaso, en el de Rodríguez y en el de los que piensen como Rodríguez. Evidentemente, no en el mío. No en el de quienes gozábamos de la amistad de los Alberto y Ascen que han muerto en España. A ese problema ético se enfrentan. Allá ellos. www.carlosherrera.com

El turno de Otegi
Editorial ABC  27 Mayo 2005

PARA evitar especulaciones sobre las razones por las que Arnaldo Otegi ingresó en prisión provisional -que podría eludir hoy tras recaudar ayer en tiempo récord buena parte del importe de la fianza de 400.000 euros- basta leer el último párrafo de la fundamentación jurídica del auto: «Nos encontramos ante una persona que ocupa uno de los puestos dirigentes dentro del entramado terrorista, siempre hablando en grado de seria probabilidad». No le faltaba razón al presidente del PNV, Josu Jon Imaz, aunque su intención apuntara en otro sentido -como siempre, deslegitimando a la Justicia-, cuando ayer consideró con extrañeza que siendo Otegi, según el juez, un dirigente cualificado de la organización terrorista, se le permita eludir la prisión con una fianza, por alta que ésta sea. Ciertamente, Otegi nunca ha sido un dirigente político más, dentro de la clase democrática, sino el portavoz del brazo político de ETA y correa de transmisión de las consignas de la dirección etarra en las instituciones y ante la opinión pública. Es decir, un miembro cualificado de la organización terrorista. Estos datos tienen que estar sobre la mesa para que los perfiles de Otegi no se diluyan en los efectos de la «banalización del mal» que últimamente premia a los cooperadores del terrorismo, es decir, de la normalización de Batasuna en la vida pública, que ha sido creciente y ya constante en los últimos meses. No es que Otegi dejara de ser lo que siempre fue -un conspicuo secuaz de ETA-, sino que la presión política sobre el entramado batasuno se ha aflojado en los últimos tiempos. El auto del juez Grande Marlaska no dice nada que no se supiera de él, aunque el momento presente parece poco propicio para actuar con coherencia frente a la izquierda proetarra.

Aparentemente, la prisión de Otegi podría parecer desproporcionada si, al mismo tiempo, no se recordara el dato fundamental de que, en agosto de 2002, el juez Garzón decretó la suspensión cautelar de las actividades de Batasuna -y de sus marcas anteriores, Herri Batasuna y Euskal Herritarrok- tras llegar a la conclusión, sólidamente avalada por informes policiales y hechos notorios, de que esta coalición abertzale era una parte de la organización terrorista, sometida disciplinadamente a las directrices de la cúpula «militar» de ETA. A pesar de esta declaración judicial, desde hace unos meses ha sido constante la violación de esta medida cautelar por parte de Batasuna, como organización, y de sus portavoces, con Arnaldo Otegi a la cabeza, con ruedas de prensa, actos públicos y mítines. Además, el dirigente proetarra estaba ya imputado en el sumario abierto por Garzón sobre la financiación de ETA y su situación procesal dependía de que perdiera el aforamiento parlamentario, fuente de inviolabilidades que ha aprovechado, entre otros, Jon Salaberría, absuelto después de justificar el terrorismo en un Pleno del Parlamento vasco. Salaberría, quien debía prestar declaración junto con Otegi, está huido y en busca y captura, siguiendo el ejemplo de otro «político», José Antonio Urrutikoetxea, alias «Josu Ternera».

Sería, por tanto, aventurado, como mínimo, enlazar la prisión provisional de Otegi con una voluntad política de administrar los impulsos judiciales en el supuesto proceso de diálogo con ETA, aunque las dudas interesadas quedarían disipadas totalmente si el Gobierno presentara la demanda de ilegalización del PCTV, que se ha negado, por tercera vez, a condenar un atentado de ETA. Ante todo, Otegi es un terrorista -presunto- que presentaba riesgo de fuga y estaba reiterando una actividad delictiva. De todas formas, el Gobierno debe tomar buena nota de dos respuestas. La de Batasuna, por un lado, que ha calificado la prisión de Otegi como un «portazo» de Rodríguez Zapatero al proceso de paz. Hasta el momento, cada reconvención de la izquierda proetarra al Ejecutivo se ha saldado con un atentado. Y la de sus socios parlamentarios -los preferentes y los coyunturales-, todos los cuales, sin excepción, han criticado duramente la medida judicial. Si la intervención de la Justicia en los intersticios pseudopolíticos de ETA se va a topar sistemáticamente con la oposición de los aliados del Gobierno en la nueva política sobre terrorismo, las expectativas no son nada estimulantes. Sólo el PP ha respaldado el encarcelamiento de Otegi, mostrando una vez más que si el Gobierno aplica firmeza, únicamente Rajoy va a estar a su lado.

El Gobierno no ha de temer esta actuación judicial. Puede, incluso, facilitarle una rectificación del rumbo que estaba tomando su arriesgada gestión de los acontecimientos. Otegi es la prueba de que el terrorismo es polifacético y de que la Justicia está para quitar las máscaras.

El tiempo que se pierde
Por M. MARTÍN FERRAND ABC  27 Mayo 2005

EN el anterior centenario del Quijote, que aquí repetimos mucho más que los ajos chinos, Azorín, a diferencia de sus compañeros de generación, más enjundiosos, optó por un viaje sentimental, cuasi turístico, por los caminos en que transcurre la aventura del singular caballero -La ruta de Don Quijote- con detalle de pueblos, tipos y costumbres. El libro concluye con una guía para visitantes de tales parajes y se advierte en ella del «tiempo que se pierde en España».

En eso de perder el tiempo, gran deporte nacional en el que están «federados» cerca de cuarenta millones de personas -los demás son funcionarios y no lo pierden porque lo tienen retribuido pase lo que pase-, son especialistas consumados los líderes nacionalistas. Obsérvese, para comprobarlo, el decaimiento económico que, a pesar de los Juegos Olímpicos, el Fórum y demás inventos huecos, experimenta Cataluña y, especialmente, si se la compara con las Comunidades de Valencia y Madrid. Al calor del Parlament y lejos de «hacer país», que sería lo suyo, los líderes del nacionalismo catalán pasan sus días en el sueño acomplejado de una Cataluña de diseño. Aunque el límite lo presente Josep Lluis Carod-Rovira, más por su condición de histrión que por cualquier otra, no son muchas las diferencias entre unos y otros, incluyendo en los otros, por querencioso contagio, a Josep Piqué.

Ahí tenemos el ejemplo que nos dan Francisco Camps y Joan Ignasi Plá, los líderes valencianos del PP y el PSOE, que, sin perder un solo minuto y, más importante aún, sin llenar el campo de perniciosas fantasías diferenciales, han logrado un pacto que dará paso al primero de los Estatutos Autonómicos que se pretenden revisar y/o reformar. Se han cubierto en salud reservando el derecho para la Comunidad Valenciana de ampliar sus competencias según vayan marcando los tiempos -y los vecinos, supongo- y punto: a trabajar, como en el extranjero. En el asunto de la lengua, innecesariamente conflictivo, los valencianos, los grandes y más sonoros pragmáticos del Mediterráneo, han optado por el derecho a conocer el valenciano y a recibir en él todo tipo de enseñanzas; pero han prescindido de la obligatoriedad que, empecinadamente, propugnan e implantan en Cataluña. Todos contentos y en la línea en que, con pleno respeto constitucional, subraya la identidad valenciana.

Azorín, que empezó su vida literaria como redactor de El Pueblo, un periódico rojo y republicano que dirigía Blasco Ibáñez en Valencia, estaba en el quicio de la transformación ideológica que le llevó a ser diputado conservador cuando descubrió lo de perder el tiempo como máxima en la vida española; pero en eso, aquí, hay valores que permanecen inmutables en el paso de los siglos. Podrán comprobarlo quienes, en 2105, asistan entre bostezos a las celebraciones del próximo centenario del Quijote.

Negociar con fuego
Por Valentí PUIG ABC  27 Mayo 2005

LA naturaleza del terrorismo es tan perversa y bestial que las concreciones de su lenguaje no pueden ser otras que la destrucción y la muerte, incluso en la circunstancia hipotética de que quisiera dejar de destruir y matar. Si se propusiese anunciar una tregua, no tiene a mano otro léxico que un incremento del terror. El atentado de anteayer en Madrid va a ser interpretado de cien maneras, pero su descripción más aproximada es la de estertor nihilista, de coletazo preagónico en plena sociedad henchida de vida, pletórica de ganas de arrimarse a la felicidad. Es una sociedad que confía su seguridad en manos de quienes representan legítimamente la autoridad del Estado. En tiempo de absentismos e indiferencias colectivas, esa seguridad es la ultima ratio del vínculo entre individuo y Estado. Es el vínculo que organizaciones terroristas como ETA siempre han buscado fragilizar interponiendo la violencia entre el Estado y la confianza del ciudadano. De conseguirlo, ésa y no otra es la victoria del terror, del mismo modo que pagar un secuestro afianza la industria del secuestro.

Pasamos por una etapa de confusión y de confusionismo, de oportunidad y de oportunismo: eso es lo que ETA intuye y por eso actúa como acaba de actuar en Madrid. No es por otra razón que aceptar las modulaciones de su estado de beligerancia, por debilitada y acosada que esté, es asumir plásticamente la condición de rehén y reconocer como rentable una táctica ilimitada del terrorismo. No son siempre coincidentes los parámetros pero los últimos años aportan algunas lecciones muy específicas, a partir de la deducción -destacada por Fernando Reinares en «Terrorismo y antiterrorismo»- de que uno de los principios organizativos en el caso de los grupos terroristas consiste en que, mientras duran, la acción adquiere primacía sobre la conversación.

De ahí puede deducirse que, en todo terrorismo, para durar hay que matar y que sólo se va a conversar -razón de ser de la ciudad democrática, como institucionalización de la discrepancia- cuando flaqueen los propios recursos, con lo que la sociedad objeto del terror, siempre deseosa de paz, puede ser propensa a confundir esos dos ciclos, apresurándose a conversar. Incluso perdiendo respaldo social, a ETA le cuesta muy poco insinuar que quiere conversar y a la vez poner bombas en Madrid. Puede declarar una tregua y luego incumplirla. Por acosada que esté, todavía es capaz de atacar el vínculo entre ciudadanía y Estado de Derecho, a menudo consiguiendo el efecto contrario: la solidaridad de todos ante el terror. Ése fue el origen del Pacto por las Libertades que ahora, con dosis colosales de hipocresía, pretenden reconstituir algunos de los que en su día se negaron a firmarlo por razones más bien de escaso contenido. Aún así, estamos en hora de reagrupar las fuerzas al alba, para que el enemigo las vea dispuestas y sin fisura.

vpuig@abc.es

Zapatero, el alquimista torpe
EDITORIAL Libertad Digital 27 Mayo 2005

Ya lo dice el viejo refrán: “vísperas de mucho, días de nada”. La absurda maniobra combinada de rendición ante el nacionalismo y de aproximación a la ETA que perpetra el Gobierno desde hace meses no sólo no ha solucionado nada, sino que ha empeorado sobremanera la situación. Por una parte, ha abierto un proceso constituyente innecesario que, llevado a los términos que pretende Ibarretxe o Maragall, puede quebrar sin remedio el Estado de las Autonomías. Por otra, la lucha antiterrorista, uno de los florones del Gobierno Aznar, se ha venido abajo estrepitosamente y la banda ha recobrado la actividad, el protagonismo político y los titulares de prensa.

El atentado de hace dos días en Madrid y las bombas que estallaron la pasada madrugada en Vizcaya son consecuencia directa de la política funámbula y la falta de miras de un gabinete que está jugando con fuerzas que desconoce. Inspirar expectativas a los terroristas a través de una desigual mesa de negociaciones tiene como consecuencia ineludible que éstos se crezcan y apuren sus últimos cartuchos para apostar con fuerza en la partida a la que, gratuita e inmerecidamente, les ha invitado el Gobierno. La jugada que pensaba hacer Zapatero tenía todas las de salir mal, y así ha sido. Porque lo inaudito no es tanto que la ETA haga lo único que sabe hacer, sino que el Gobierno haya pensado que, por un puñado de buenas intenciones y mucha palabrería hueca, deje de hacerlo y se entregue sin condiciones. Eso sería lo ideal y probablemente era el escenario que, en sus fantasiosas ensoñaciones, dibujaba ZP mientras trazaba el nuevo mapa asimétrico sobre el que espera gobernar eternamente.

Al cabo de seis meses desde que el plan secesionista de Ibarretxe obtuviese el plácet de la cámara vasca, la esquizofrenia se ha apoderado del panorama político y judicial. La España política, la de Zapatero y sus socios, ha tomado un rumbo. El de relegalizar Batasuna, tender la mano a los asesinos y emprender un ordenado despiece de la Nación. La España judicial, sin embargo, se empeña en lo contrario; en aplicar la Ley y en enviar a prisión a quien se la salte. Sólo de esta manera puede entenderse que anteayer Arnaldo Otegi preguntase sorprendido si Conde Pumpido, Fiscal General del Estado, estaba al corriente de su inmediato ingreso en Soto del Real. ¿Y por qué Conde Pumpido?, ¿acaso el Fiscal General ha recibido órdenes para evitar que el batasuno se vea entre rejas y frustre de esta manera el inmoral arreglo que alguien por otro lado está llevando a cabo?

Si Otegi es merecedor de semejante pena –y no dudamos que lo sea-, ¿cuánto tiempo más va a esperar la Fiscalía General del Estado para iniciar el proceso de ilegalización del PCTV, un partido que hasta se ha permitido la insolencia de cambiarse el nombre por el mucho más gráfico de Izquierda Abertzale. A pesar de que el ministro de Justicia asegure que no se dispone aún de indicios que lleven a pensar que IA es Batasuna, es decir, ETA, lo cierto es que a Otegi lo encerraron la noche del martes por su pertenencia a una organización que orbitaba en torno a la banda terrorista, una organización, dicho sea de paso, que no se diferenciaba en nada con el grupo de Izquierda Abertzale que acaba de quedar constituido en el Parlamento Vasco.

Si la Ley sirve para una cosa pero no para otra de igual naturaleza es que el Estado de Derecho no funciona y las leyes se han quedado para servir a espurios intereses políticos. La ETA no ha declarado tregua alguna, es más, tiene su potencia de fuego lista para cometer atentados de gran calado de los que, una vez cometidos, no quedará más remedio que lamentarse. Si la Ley de partidos se hizo para asfixiar a la banda no es de recibo que a día de hoy siga sin aplicarse o, lo que es peor, se aplique a medias según convenga al Gobierno. La lucha antiterrorista requiere firmeza y determinación. Si no es así son los asesinos los que se adueñan de la situación con los efectos conocidos por todos. Con Zapatero ejerciendo de alquimista torpe que ensaya a partes iguales dosis de talante y de mano dura, lo más que cabe esperar es que la formula termine por explotarle cuando menos lo espere.

A LOS QUE HABLÁIS CON ETA:
Irene Villa ABC  27 Mayo 2005

Confiaba en vosotros. Lo teníais fácil. Con todos los golpes a ETA, su fin estaba cerca. Pero, sin venir a cuento, empezasteis a cambiar. De pronto, los protagonistas eran ellos. Los asesinos que tanto daño han causado a nuestro país, tenían voz y voto. Voz. Porque habéis osado escucharles y voto porque no os ha interesado ilegalizar el partido que en el País Vasco representan colaboradores de ETA. Qué dolor más terrible sentir que una vez más se tiene la oportunidad de erradicar el terrorismo en España y no se hace. Y una vez más, por intereses políticos.

¿Cómo puedo conservar la esperanza en la paz? Me siento descorazonada. De los terroristas me esperaba cualquier cosa. Hasta que me pusieran una bomba. Pero de vosotros no. De vosotros espero Memoria, Dignidad y Justicia.

Ya sabemos que los terroristas tienen las mentes sometidas por el odio. Son incluso víctimas de una subcultura implantada en el País Vasco desde hace ya demasiados años, que lamentablemente se sigue transmitiendo con el único fin de distribuir su malestar por toda España, supuesta culpable de su dolor.

Pero lo vuestro es distinto. Habéis usado el respaldo de los que confiaron en vosotros para aseguraros vuestra permanencia. Habéis usado la paz para sucumbir a la violencia. ¿Qué paz puede seguir a la concesión de deseos de los que la perturban? ¿realmente puede alguien creer que consintiendo a un terrorista lo que pida se logrará la paz? Así, lo único que se logra es que cuando a otros grupos se les niegue algo, recurran a las armas.

Habéis legitimado la violencia. Habéis convertido el terrorismo en una vía para conseguir un fin. No queráis disfrazarlo de proceso de paz. Eso no se lo cree nadie. Lo que habéis hecho es ceder a un chantaje.

Lo que me pregunto es ¿por qué ahora? ¿por qué no se cedió cuando aún podíamos salvar la vida de Miguel Ángel Blanco? O cuando yo aún tenía mis piernas...

Pues no se hizo porque escuchar a un terrorista es aceptar sus acciones. Es admitir que tiene razón. Y el que empuña un arma pierde automáticamente la razón, al menos en un país civilizado. Sin embargo, en el mío, los asesinos tienen plena participación en el parlamento mientras que las víctimas no tenemos participación alguna, porque los encargados de hacerlo, os habéis puesto del otro lado. Sí, los mismos que presumís de haber propuesto el pacto por las Libertades y contra el terrorismo. Los mismos que me jurasteis que jamás dialogaríais con terroristas, ahora, cuando más débiles están, vais y les tendéis una mano.

¿Qué pensarán los españoles al ver que toda la sangre derramada no ha tenido ningún sentido? ¿Qué pensarán los familiares de los casi mil asesinados? ¿qué pensarán los padres de aquel niño que ETA mató cuando ni siquiera había aprendido a andar?, ¿qué pensarán los niños que vieron a su padre desplomarse en la acera mientras le despedían porque alguien le disparaba por la espalda?, ¿qué pensarán de nosotros fuera de España?

Tantos años luchando contra el terrorismo, superando el dolor, conviviendo con el sufrimiento de una pérdida absurda y completamente en vano, para que ahora les demos la razón.

Yo, que he perdonado, que he superado el dolor y he desechado la rabia, siento que necesitaré más fuerzas, quizá más tiempo y mucha más voluntad para perdonar a quienes, con el poder y la confianza del pueblo, os habéis puesto al nivel de los asesinos que llevan casi cuarenta años derramando sangre por España.

Lo dicho, ejemplo para bandas venideras. Ya saben cómo se les escucha. Ya saben lo que tienen que hacer para que el gobierno les tienda una mano.

El novato del «club de Perpiñán»
Por Enrique de Diego Época 27 Mayo 2005

Sorprende el nivel de hipocresía en el que se ha sumido la política española. Cierto que el presidente por accidente -jaleado por la patulea separatista- es hipócrita consumado y la izquierda propende a ese vicio con la misma intensidad con la que se instala en la consigna y actúan sus peones como revendedores de pequeñas mentiras. Zapatero no ha hecho una oferta de negociación a ETA. Es mucho peor que eso. Hace tiempo que lo viene haciendo; de hecho, gobierna gracias a su condescendencia. El club de Perpiñán tiene ya historia. Zapatero es el novato, aunque estúpidamente apasionado. Los veteranos -quienes mandan- son Carod-Rovira, Josu Ternera y sus sicarios. ¡Un presidente de España -aspirando a ser el destructor de la nación más vieja de Europa- pelele de los terroristas!

El que Zapatero llegara sinceramente a indignarse en el debate del estado de la nación cuando Mariano Rajoy constató su “traición a los muertos” indica su nivel de interiorización de la hipocresía. El presidente por acmocracias que debe su buenaventura a una masacre terrorista, “un 11 de marzo cambió el guión establecido”, se ha ufanado en Gara el batasuno José María Olarra- no ha hecho otra cosa que vilipendiar a las víctimas y lavar la monstruosa imagen de los verdugos. Me consta el sufrimiento que para las primeras representa coger cada mañana el periódico o ver los informativos de televisión. Cada gesto y cada acto del Gabinete va contra la memoria, la dignidad y la justicia.

Por eso -Por todos, por elloses un imperativo ético asistir a la manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo el sábado 4 de junio, a las 18 horas, en Madrid, otrora capital de España. De la existencia de la negociación -rendición en sentido plenohay ya una prueba indudable: el presidente por accidente, a pesar de todas las evidencias, a pesar de todos los informes, se ha inhibido, se ha saltado la Ley de Partidos y ha permitido el retorno de ETA a las instituciones a través de la pantalla del Partido Comunista de los Terroristas Vascos. La tentación de la rendición no es nueva. No deja de asombrarme la insistencia con que el escenario de negociación se presenta como un nuevo tiempo y una nueva oportunidad. Los ungidos utilizan siempre palabras genéricas como nuevo y cambio. Ningún argumento distinto. Cualquier alto cargo felipista te soltaba la monserga: no había solución policial, al final habría que dialogar.

González marró en Argel. Aznar se dejó llevar por el espejismo y cayó en la tentación. Llegó a asumir la terminología del movimiento de liberación nacional vasco. La reunión de Lausana fue orgía impúdica de vanidades monclovitas y aspiraciones a pasar a la historia, en la que incluso afloró el oscuro gurú Pedro Arriola. Fue uno de los más graves errores de Aznar. Lo hilarante es que el presidente por accidente cite la experiencia pasada no para eliminar errores, sino para incidir en ellos. La realidad ha demostrado que quienes estamos en razón somos los que, sin desmayo, hemos defendido la solución policial. La negociación con ETA no sólo es indeseable (en términos morales), sino imposible (en el terreno pragmático). En Irlanda había dos comunidades usando la violencia y dos unionismos.

ETA, como el PNV, pertenecen al mundo telúrico y etnicista del nazismo.No sólo son separatistas, están en las pesadillas totalitarias, intentando construir una identidad, desde la pureza peligrosa, con ensoñaciones imperialistas. Entienden el diálogo como debilidad. Consideran legítimo engañar a los infieles hasta la solución final, en donde la limpieza ideológica será completa y Navarra y el Iparralde habrán llegado al paraíso terrenal euskérico, con campos de reeducación y de exterminio. Es preciso volver a Munich. A aquella parodia de Chamberlain cuando retornó en honor de multitudes -sacrificada Checoslovaquia, calentando motores las máquinas de guerra- proclamando: “Hemos ganado la paz para una generación”.

Aun respetando que las comparaciones son odiosas, Zapatero no pasa de Chamberlain en pantuflas. Tiene esa estúpida y alocada determinación del club de los suicidas, del club de Perpiñán en el que ha empezado la iniciación de su corrupción moral. En el abrazo de Vergara al que aspira él ocupa la posición del rendido. La suya es una rendición de antemano, una rendición preventiva.

ETA podría chivarse sobre los contactos
Lorenzo Contreras Estrella Digital  27 Mayo 2005

La detención y el encarcelamiento de Otegi bajo la acusación de formar parte de la organización del holding etarra y de la propia banda armada propina, al menos según una primera impresión, un golpe serio a la sucesión de aproximaciones más o menos dialogantes que se daban por existentes entre el mundo oficial, ligado al Gobierno, y los propios dirigentes terroristas. Es o parece verdad que a Zapatero se le van a complicar las cosas. Porque si quiere aplicar una lógica paralela a la decisión de meter a Otegi en la cárcel, aparte de condicionar su liberación al pago de cuatrocientos mil euros, equivalentes a setenta millones de las antiguas pesetas, tendrá que ser coherente en la excitación del celo del fiscal general del Estado y proceder a poner en marcha los trámites para la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas, que ha sido fiel a la vieja línea batasuna de no condenar el atentado del miércoles en Madrid, con sus heridos y potenciales muertos (a poco que las circunstancias hubieran contrariado el objetivo de continuar las acciones criminales de “baja intensidad”).

El episodio de Otegi, cuya naturaleza se complica con la huida de Salaberria, que no compareció a la llamada del juez de la Audencia Nacional, indica que los papeles en el mundo etarra se reparten y el victimismo que puede invocarse se dosifica. Gara, inmediatamente, ha argumentado que cómo puede hablarse de proceso de negociación con el ex portavoz parlamentario batasuno entre rejas. Convendría no descartar una venganza de ETA, aunque no sea cruenta, consistente en revelar pormenores de los contactos celebrados con elementos oficiales. Ésa sí que sería, o acabaría siendo, una bomba política para ZP, tan empeñado en negar que exista la más mínima negociación o algo que se le parezca. Ya no le valdría buscar los desmentidos de Savater, el filósofo hablador.

Si la bomba de San Blas-Alcalá no hubiese existido, tampoco se habría reactivado, aunque sólo sea verbalmente, el Pacto Antiterrorista. Es dudoso que el contratiempo para Zapatero no se haya extendido, por otra parte, al propio Otegi, que venía actuando como último recaudador financiero de la banda a través de esas pequeñas delegaciones de hacienda que son las “herriko tabernas” del Pais Vasco, donde el impuesto revolucionario se viene pagando.

La incógnita de lo que vaya a suceder a partir de ahora puede ser despejada en cualquier sentido con el paso de los días. De momento, por lo demás, se puede acventurar una potenciación de la manifestación convocada, para el 4 de junio, por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). Una previsión que agravaría las crispaciones existentes y que, por añadidura, pondrá a prueba las divisiones y discrepancias surgidas entre víctimas de uno y otro color o procedencia, con toda probabilidad no todas ellas concurrentes a la demostración callejera. Un factor, por cierto, que ETA y su entorno explotarán sin duda para poner de manifiesto la incoherencia del mundo que intentan intimidar.

Se van a desvanecer los sueños pacificadores del presidente del Gobierno? Este hombre es una mezcla de perseverancia y errores de pronóstico. Persevera en decir que todo acabará arreglándose durante su mandato. recuérdese que el día 13 del pasado marzo ante el balance de su aprimer año de gobierno, auguró que tras esta etapa se registrarán para España los “mejores momentos de su historia”. No parece que tal vaticinio esté en vías de cumplirse, pero cada cual es dueño de su propia esperanza. Y es ésa la palabra que más suele invocar.

Así están las cosas
M.A. Email 27 Mayo 2005

Los profesionales de la política siempre han vivido bien, pero lo que está pasando en España es que las administraciones se han convertido en objetivo laboral de primer orden y con abundantes puestos, tantos, que este atractivo trabajo seguramente desbancará en números a algún gremio de profesiones privadas. Como hay tanta descentralización, el número de especialistas se ha multiplicado por X, en muchos casos sin control eficaz. Se ha creado una repetición de funciones, se han incrementado costes al aparato del Estado, han crecido las identidades y los riesgos de división y enfrentamiento, se está atentando contra la viabilidad financiera del funcionamiento social y la extrema derecha empieza a asomarse, en suma, está en cuestión la utilidad del invento autonómico.

Lo grave del caso es que no parece una cuestión de forma política; la república, la federación, la depuración o la revolución no sirven como soluciones. Si eso se percibiera, los padres de la Constitución todavía vivos o prestigiosos juristas y políticos ya habrían dicho algo. Los ciudadanos españoles vamos en un barco sin rumbo y sus oficiales son trileros, no vemos nunca donde está la bola. Aquí se está improvisando, tratando de amainar un temporal de intensidad creciente sin que los responsables quieran o puedan enterarse, tan ocupados están con su juego y con sus puestitos bien remunerados. Da toda la impresión que esto no tiene sencillo remedio ni tranquila salida.Hay que ir a la mani del día 4-6-05.

Tras el consenso...
Cartas al Director ABC 27 Mayo 2005

Malos tiempos nos está tocando vivir a aquellos que creímos que la victoria contra el terrorismo vendría de la mano de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Aquella victoria estuvo muy cerca, pero el fatídico 11 de Marzo colocó al frente del Gobierno a un presidente sin las ideas claras. Lo que entonces hubiera significado la victoria de España frente a ETA, va camino de convertirse un año después en la victoria de ETA frente al Estado.

Zapatero se ha encargado de destruir el consenso existente en materia terrorista que existía con el PP. No contento con eso, ha presentado en las Cortes una resolución que aboga por el dialogo con ETA siempre y cuando éstos dejen las armas. Creo, señor Zapatero, que los terroristas no le han escuchado, y si lo han hecho deben estar riéndose de usted a carcajada limpia, pues apenas una semana después de ser aprobada dicha resolución, los asesinos han hablado de la única manera que saben hacerlo, y es tratando de provocar una masacre en Madrid.

Seguro que después de este nuevo atentado muchos españoles se preguntarán cómo es posible que un presidente del Gobierno haya traicionado de una manera tan vil y cobarde a las víctimas del terrorismo. La respuesta es sencilla. El Gobierno de este país no está dirigido por el PSOE; éste no es más que un títere de aquellos enemigos de España que quieren ver al Estado claudicando ante los deseos de los terroristas a cambio de una «paz» que su predecesor en el cargo estuvo a punto de conseguir sin necesidad de sentarse a dialogar con los asesinos.
Juan Ignacio Medina Muñoz. Madrid.

Isabel Durán, periodista
«Ejercer de periodista libre en el País Vasco es heroico»
ETA no ha matado a ningún periodista porque no ha podido
Por Óscar Gutiérrez Periodista Digital 27 Mayo 2005

"En el País Vasco no hay libertad". Para nadie que no siga las tesis nacionalistas, pero, sobre todo, para los que intentan informar, los periodistas. Isabel Durán es madrileña, periodista, formada en información internacional, analista de la actualidad y amante de los que ocurre en el País Vasco. Escribe en el diario Libertad Digital y colabora con Carlos Dávila en el programa 'La Espuela' de Radio Intereconomía.

"Alguno de los periodistas de la información política - deja entrever Durán - han sido objetivo de ETA". Y hasta ahí puede leer. Lo han sido, objeto de la banda armada, a pesar de la ausencia de atentados con muerte. Una ausencia que Durán sólo relaciona con la incapacidad de los etarras, no con su deseo.

Pregunta: Periodista con formación en información internacional y centrada en la actualidad del País Vasco...
Respuesta: Estuve estudiando fuera de España. A todos los periodistas les gusta salir fuera. Estuve un par de años fuera, pero por cosas de trabajo tuve que volver y empecé a centrarme en la política nacional. Y dentro de la política nacional lo más importante que tiene España es, desgraciadamente, el terrorismo. Ójala desaparezca el terrorismo y no hablemos nuca del País Vasco.

P: No se pone la misma pasión hablando de la sociedad internacional que del País Vasco...
R: Claro. Hay una característica principal que se quiere tapar en el País Vasco. Y es que no hay libertad. El periodismo allí se ejerce como se puede. Que estemos en el corazón de Europa y demos por natura esa forma de ejercer el periodismo me parace una aberración. Todos los periodistas tenemos que acabar con eso.

P: ¿No hay hoy, sin atentados terroristas con muerte, más libertad que hace un par de años?
R: No. ETA no ha matado a ningún periodista porque no ha podido. En estos dos años que no ha matado, alguno de los periodistas en la información política han sido objetivo de ETA. Y no doy más datos. Si no han matado es porque no han querido. Y si no que le pregunten a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Si no ha habido atentados consumados es porque se ha detenido a los comandos a tiempo.

P: ¿Relación prensa - País Vasco?
R: Ejercer de periodista libre en el País Vasco es heroico. Es un plus de legitimidad y heroidicidad. Creo que cualquier periodista que no se someta al nacionalismo y cualquier medio de comunicación que no esté con vasos comunicantes con el nacionalismo y no se deba al poder establecido es heroico. Te amenazan.

P: ¿Y en este momento en el que hablamos de negociación con la banda terrorista?
R: Se confunden deseos con la realidad. Pero no se puede confundir a la gente y decir que somos más libres porque no hay atentados cuando la realidad es que los terroristas quieren que haya atentados. No se puede decir como dice el Gobierno Zapatero y algunos medios de comunicación que la situación ha cambiado cuando en el País Vasco se tiene que ir con escolta para informar; y cuando ETA quiere seguir matando y la oposición tiene que ir escoltada.

Si no ha habido más asesinatos no es porque no quieran, o porque quieran la paz que no lo han dicho. Acaban de robar 4.000 kilos de cloratita y han puesto una bomba hace cuatro días. Es porque no han podido matar ni ningún acto terrorista más.

P: ¿Qué opinión le merece la polémica con Fernando Sabater?
R: Me parece escandaloso que un personaje relevante e independiente de la política como un filósofo deje que sea el Palacio de la Moncloa el que rectifique una información cuyo origen es él. Es confundir los roles en la sociedad y dejarse utilizar, porque Fernando Sabater es una de las personas más inteligentes de España, pero él sabrá por qué lo ha hecho. No sé por qué se ha prestado a hacer de portavoz oficioso de un acto con consecuencias importantes. Hablar de presos y decir que no hay precio político, que venga Dios y lo vea.

P: Cambiando de asunto, es periodista y analista; colabora en prensa y radio. ¿Cómo se informa día a día?
R: Me ha cambiado la vida Internet. Me parece uno de los inventos más revolucionarios de la Historia. Nos permite entrar desde donde estemos, y con la profesión que tenemos, desde la biblioteca del Congreso de Estados Unidos hasta la frase textual del útlimo discurso de Jacques Chirac. Y de primera mano. Fundamentalmente me preparo en Internet. Para estar a la última y sin que te lo cuenten.

DICE QUE NO LE HA LLEGADO NINGUNA PROTESTA
Blanco niega que militantes del partido denunciaran el "nacionalismo" del PSC
Este viernes trascendía desde las páginas de El Mundo que un centenar de militantes del PSC había remitido cartas a los líderes del PSOE para denunciar el "nacionalismo" que propugna la formación liderada por Maragall. En esas misivas sostienen que en Cataluña "no es posible sostener públicamente una opinión contraria al catalanismo" y critican que los cargos del partido "han optado por un modelo de sociedad no plural". El secretario de Organización del PSOE dice que no le ha llegado ninguna y que, por tanto, la información "no es verdad".
EFE Libertad Digital  27 Mayo 2005

En declaraciones a la Agencia Efe, José Blanco aseguró no tener constancia de que militantes del PSC hayan denunciado el "nacionalismo" de este partido a través de cartas a líderes del PSOE, y opinó que esta información de El Mundo "no es verdad".

El dirigente socialista se refería así a la noticia adelantada este viernes por el diario de Pedro J. Ramírez, según la cual, militantes de base del PSC han enviado cartas a líderes del PSOE alertando de que "el nacionalismo en Cataluña está obteniendo sus mayores éxitos gracias al catalanismo de nuestros compañeros del PSC". Dice Blanco que nadie se ha dirigido a él en esos términos, que no le consta que existan esas cartas y que "por lo tanto no le voy a dar verosimilitud".

Tampoco sabe Blanco si estas cartas han llegado a otros compañeros de partido y dirigentes de Feraz: "ni me consta, ni lo conozco, y creo que no es verdad". Justifica su afirmación porque "parece que, siendo secretario de Organización, si a alguien se tuviesen que dirigir sería a mí, me sentiría muy frustrado si hubiera ese tipo de comunicaciones y yo no las hubiera conocido; por eso me sorprenden".

LA CULTURA CATALANA SERÁ INVITADA DE HONOR
La Generalitat sólo llevará a Fráncfort a los autores que escriban en catalán
La propuesta excluiría la presencia oficial en la feria de escritores como Marsé o Mendoza
La polémica ya acompaña a la presencia de Cataluña en la Feria de Fráncfort en 2007. La prioridad del Institut Ramon Llull es que la presencia oficial sea sólo de autores en lengua catalana, lo que excluirá a nombres como Mendoza o Marsé.
S. Doménech/V. Fernández LR 27 Mayo 2005

Barcelona- Faltan dos años pero, tal y como dijo ayer la consejera de Cultura, Caterina Mieras, la Feria de Fráncfort de 2007, en la que la cultura catalana será la invitada de honor, «ya ha comenzado». O, como mínimo, el debate. Hasta ahora, tanto la titular de Cultura como el director del Institut Ramon Llull, Xavier Folch, y el propio presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, habían dicho que la cultura catalana engloba tanto los autores que escriben en catalán como en castellano; ayer, sin embargo, se vio cómo este discurso se ha acotado. Siguen siendo cultura catalana todos los autores, pero se pone el acento en los que escriben en catalán, como mínimo, a la hora de apoyar las traducciones, que, al fin y al cabo, es lo que cuenta en Fráncfort, la feria de derechos más importante.

Tras la reunión de trabajo del comité que prepara el programa para el certamen alemán y en el que están representados desde la administración catalana hasta los editores, Folch remarcó que «la prioridad del Llull es apoyar a los autores en lengua catalana y que se traduzcan, sin prejuicio de que las editoriales puedan llevar a Alemania a sus autores que escriben en castellano, como no puede ser de otro modo, si tenemos en cuenta que es la principal feria editorial del mundo». El programa para traducir a autores en catalán ya ha comenzado a dar sus frutos y hay una quincena de traducciones al alemán confirmadas.

Con todo, el Institut Ramon Llull desplegará un programa «ambicioso», según la consejera quien garantizó que «en la Feria de Frankfurt nadie quedará excluido». Según Mieras la presencia de todos los escritores catalanes –escriban en castellano o catalán– es la «garantía» de la diversidad cultural catalana. A su juicio, «este hecho no es incompatible con el de que la literatura catalana sea la escrita en catalán y que en Frankfurt se potencie y priorice especialmente este idioma».

Paralelamente, el Parlament aprobó una moción que insta al Ejecutivo catalán a que la representación oficial en el certamen de Fráncfort recaiga sólo en los escritores que escriben en catalán. La moción fue presentada por CiU y apoyada por PSC, ERC e ICV, y tuvo el voto contrario del Partido Popular. La diputada popular Eva García dijo que mociones como ésta lo que hacen es «expulsar de la catalanidad a autores que escriben en castellano, como Eduardo Mendoza, Terenci Moix, Juan Marsé o Maruja Torres».

El PSC, mediante su portavoz en el Parlament, Miquel Iceta, trató a última hora del día de solucionar la polémica asegurando que «la moción sí habla de dar un especial impulso a la literatura escrita en catalán, pero en ningún caso excluye la literatura hecha en castellano o en otra lengua». Sin embargo eso no es lo que sostienen los socios de los socialistas en la Generalitat: ERC e ICV. Para la republicana Merc Roca en virtud a este acuerdo, «en el pabellón catalán en la Feria del Libro de Fráncfort sólo habrán escritores que escriben en catalán».

La izquierda no nacionalista promueve un nuevo partido en Cataluña
Una plataforma de intelectuales reclama la creación de una nueva fuerza política que promueven ex cuadros socialistas y comunistas decepcionados por el tripartito
I. ANGUERA ABC  27 Mayo 2005

BARCELONA. Un año y medio después de la llegada a la Generalitat del «Gobierno de izquierdas y catalanista» de Pasqual Maragall se multiplican las iniciativas para «romper con el silencio» impuesto por el nacionalismo y denunciar la deriva del tripartito hacia las posturas abanderadas hasta ahora por Convergència. En este contexto se inscribe el proyecto de Iniciativa No Nacionalista, liderado por ex cuadros socialistas y comunistas agrupados en torno a la Asociación por la Tolerancia y el Foro Babel, que aspira a dar voz al sector de votantes socialistas defraudados por la política nacionalista implementada por Maragall.

Con la Federación catalana del PSOE como referente político, se sienten frustrados por la ausencia de cambios destacables pese a la llegada de los socialistas a la presidencia de la Generalitat. Junto a este colectivo, una plataforma de intelectuales presentará el próximo 7 de junio un manifiesto en el que reclaman la creación de un nuevo partido no nacionalista en Cataluña, aunque los firmantes aclaraban ayer a ABC que no tienen ninguna aspiración política, sino la voluntad de denunciar una situación marcada por la imposición del catalán y un debate político centrado en cuestiones identitarias.

En este contexto se inscriben, por último, las corrientes que desde el propio PSC intentan «denunciar» ante el PSOE la situación de indefensión en la que creen que se encuentran buena parte de sus votantes, como la plataforma «Cataluña en positivo».

La manifestación de la AVT pedirá la «no negociación» con un tercer lema
Colectivos cívicos y asociaciones de víctimas acordaron ayer la nueva pancarta: «Por la libertad, no a la negociación», mientras se siguen sumando organizaciones
ABC  27 Mayo 2005

MADRID. En medio del clima creado por la entrada en prisión de Arnaldo Otegi, las plataformas cívicas y asociaciones de víctimas que irán a la manifestación el 4 de junio se reunieron ayer con representantes de la convocante AVT para determinar cuáles serán los lemas de las pancartas que portarán. Los colectivos cívicos llevarán una tercera pancarta con el lema «por la libertad, no a la negociación», según informa EP. La primera pancarta será portada por víctimas anónimas con el lema: «Por ellos, por todos. Negociación en mi nombre No», mientras que la segunda, que llevarán los políticos que acudan, dirá: «Libertad con dignidad».

La Fundación para la Libertad, colectivo presidido por el ex secretario general del PSE Nicolás Redondo Terreros, se sumó finalmente a la marcha en contra del diálogo con ETA, a través de un comunicado en el que además consideró que el Gobierno debe afrontar la manifestación «sin dramatismo». El Círculo de Opinión Pública (COP) también hizo público ayer un comunicado en el que anima a la ciudadanía a secundar la convocatoria.

Por su parte, la organización «Libertad Ya», colectivo ciudadano «compuesto por personas de diferente ideología», aseguró que han decidido «por unanimidad» que cada miembro elija libremente acudir o no a la misma.

UN TERRORISTA CALLEJERO EN EL CONSEJO DE ESTUDIANTES
El PP denuncia a la UPV por amparar a profesores y alumnos relacionados con ETA
La Universidad del País Vasco tendrá desde la semana que viene como presidente del Consejo de Estudiantes a Galder González, un procesado por terrorismo callejero. Según ha adelantado la Cadena COPE, la UPV también está amparando a profesores que proceden de ETA y que han sido condenados con sentencia firme por delitos de terrorismo. Es el caso de Joseba Garmendia, profesor de la UPV que ha cumplido tres años de condena, y que tiene amenazado a otro profesor, diputado del PP, cuyo despacho está junto al del etarra.
Libertad Digital 27 Mayo 2005

La elección de Galder González se produjo hace unas semanas en un proceso electoral lleno de irregularidades en el que desaparecieron papeletas y en el que se llegó a amenazar y agredir a los otros candidatos al cargo. Según informa la cadena COPE, el nuevo presidente del Consejo de Estudiantes está procesado por terrorismo callejero y empezó su colaboración con la banda terrorista informando sobre itinerarios y datos concretos de los guardias civiles que trabajaban en Alsasua, la localidad guipuzcoana en la que residía.

Además, el profesor y diputado del PP en Vitoria, Iñaki Ortega, ha denunciado que sufre las amenazas, y tiene que ir acompañado de dos guardaespaldas, del profesor etarra Joseba Garmendia, condenado a tres años de cárcel por ser el cerebro financiero de las Herrico Tabernas. Tan sólo un mes después de volver a la Universidad tras cumplir condena, el terrorista ha anunciado que deja de dar clases.

Garmendia ha dicho que según su contrato no tiene que impartir más clases, a pesar de haber cobrado 1.100 euros mensuales durante su tiempo de condena, pero sí continúa ocupando un despacho que, casualmente, se encuentra justo al lado de el de Ortega. El diputado popular dice que no se trata sólo de "dos anécdotas" y argumenta que "la Universidad del País Vasco siempre ha sido muy importante para ETA-Batasuna" porque, dijo, "estamos hablando de 80.000 alumnos, estamos hablando de 4.000 profesores, esto es un granero de devotos importantes es un granero de militantes activos para ETA-Batasuna en los próximos años".

Ortega tiene claro que "la existencia de profesores cercanos a ese mundo puede propiciar un adoctrinamiento de todos esos jóvenes". Para terminar, el PP ha denunciado que será la primera vez en 25 años de historia de la UPV en la que la representación de estudiantes esté en manos de ETA-Batasuna sólo faltaría que las asociaciones de estudiantes no pudieran invitar a dar conferencias más que a los amigos de la ETA y de Ben Laden. Lo mejor de ese suceso es la reacción de la gente, que no se dejó amedrentar por esos chequistas basurientos

POLÍTICA LINGÜÍSTICA
La Universidad de Gerona exigirá el conocimiento del catalán a sus docentes
EFE El Mundo Univ 27 Mayo 2005

GERONA.- La Universidad de Gerona (UdG) ha aprobado hoy una nueva normativa sobre la contratación del profesorado en la que, por primera vez, se incluye el conocimiento de la lengua catalana como requisito para los aspirantes a un puesto laboral.

Según ha informado el centro en un comunicado, los únicos que quedan excluidos de este nuevo reglamento, que regula la contratación tanto del profesorado permanente como del temporal, son los docentes visitantes y los eméritos y honorarios. En la misma información, la UdG se muestra convencida de que "la catalanidad y la internacionalidad son aspectos plenamente compatibles y esenciales para una universidad de calidad".

La UdG ha puesto en marcha, a través del Servicio de Lenguas Modernas, un programa de formación y acreditación para que los interesados alcancen el nivel de catalán requerido. En concreto, los profesores tendrán que superar una prueba de conocimientos específica para el personal académico y que es equivalente al nivel C o medio del idioma.

Terceras lenguas
El siguiente paso que tiene previsto dar la UdG es la aprobación del Reglamento de uso de las lenguas, con el objetivo de regular el resto de idiomas oficiales y los dialectos, cada vez más presentes en el ámbito universitario.

Como indica la UdG, estas decisiones responden a un requerimiento de la Ley de Política Lingüística de Cataluña (de 1998), que insta a los distintos centros universitarios a exigir el catalán a su profesorado. Sin embargo, "muchas universidades aún tienen pendiente esta cuestión".

Recortes de Prensa   Página Inicial