AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 28 Mayo 2005
Una razón llamada España
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR  ABC  28 Mayo 2005

Desgobierno en la UPV
EDITORIAL Libertad Digital 28 Mayo 2005

Mi nombre es Nadie
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Mayo 2005

Atraco a las tres
Pío Moa Libertad Digital 28 Mayo 2005

Trampa sin tregua
Cristina Losada Libertad Digital 28 Mayo 2005

Los límites del consenso
Ignacio Cosidó Libertad Digital 28 Mayo 2005

Otegui, libertad
Jaime CAMPMANY ABC  28 Mayo 2005

Galicia: el Gobierno en campaña
Editorial ABC  28 Mayo 2005

El PP vasco dice que la «debilidad» de Zapatero ha permitido «a una agonizante ETA-Batasuna sacar la cabeza»
Ep - Bilbao. La Razón 28 Mayo 2005

El Gobierno valenciano pide a Cataluña que deje de promocionar el IVAM como museo catalán
Europa Press Libertad Digital  28 Mayo 2005

El Foro de Ermua pide acudir a la manifestación para que no sea inútil el sacrificio de las víctimas
Europa Press Libertad Digital  28 Mayo 2005

CONTRA LA NEGOCIACIÓN DEL GOBIERNO CON ETA POR ELLOS, POR TODOS.
Libertad Digital  28 Mayo 2005

Manifiesto Por un nuevo partido político en Cataluña
Bitácora Bye Bye Spain 28 Mayo 2005
 

Una razón llamada España
POR FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR CATEDRÁTICO DE HISTORIA CONTEMPORÁNEA. UNIVERSIDAD DE DEUSTO ABC  28 Mayo 2005

CUANDO aún coletea el último debate sobre el estado de la Nación, me gustaría recuperar la historia de otro debate que, más de setenta años atrás, tuvo lugar en el mismo escenario, y cuyos protagonistas fueron dos figuras que encarnan una misma ilusión de construir España. Es mayo de 1932. Ortega y Azaña intervienen en la discusión sobre el proyecto de Estatuto de Cataluña en las Cortes de la Segunda República. Entre ambos personajes existen, entonces, notables diferencias. Ortega es el filósofo que pertenece, según nos dice él mismo, a «una fuerza política cuantitativamente imperceptible», la Agrupación al Servicio de la República. El suyo será un discurso doctrinal. Examinando la cuestión catalana en su fondo histórico y moral, afirma que es un problema insoluble, y que sólo se puede aspirar a conllevarlo. Toda dificultad , señala , está en la formulación totalitaria de los nacionalismos, que «son un sentimiento, pero siempre hay alguien que se encarga de traducir ese sentimiento en concretísimas fórmulas políticas , las que a ellos, a un grupo exaltado, les parecen mejores».

La intervención de Azaña fue, por el contrario, la de un político con la responsabilidad del poder. Lejos aún del hombre fatigado y enfermo en que lo transformará la guerra, buen orador, sagaz y muy castellano, Manuel Azaña recoge los análisis de Ortega, aunque los considera excesivos, exagerados. «Conjugar -dice Azaña- la aspiración particularista o el sentimiento o la voluntad autonomista de Cataluña con los intereses o los fines generales y permanentes de España dentro del Estado organizado por la República. Este es el problema y no otro alguno». ¿Insoluble? «Según; si establecemos bien los límites de nuestro afán, si precisamos bien los puntos de vista que tomamos para calificar el problema, es probable que no estemos tan distantes como parece».

Los dos, Azaña y Ortega, aunque el filósofo no sin cierto escepticismo, creían necesario resolver el problema catalán y los dos colaboraron en la construcción de una España plural y moderna. En palabras de Ortega, ... «hacer algo grande con España y por España, ... crear un Estado fuerte, serio y abierto, en el cual queden alojadas peculiaridades hasta ahora siempre desterradas». En palabras de Azaña, sustituir lo tradicional por lo racional; liquidar la España centralista , caciquil, militarista, frailuna y cerrada a las novedades; y edificar una España en la que se conjuguen la identidad nacional con la democracia, el desarrollo económico con los derechos sociales, el Estado unitario con la diversidad cultural.

Poco les gustó entonces a los diputados de Esquerra Republicana un discurso que partía de la soberanía de la República española, sin dejar que los nacionalistas decidieran, en uso de su derecho exclusivo, cómo debían relacionarse Cataluña y España; y este recuerdo conviene tenerlo vivo cuando ahora se quieren tergiversar los hechos con determinados humos de imaginarios fuegos, con ciertas complicidades que nunca existieron y con abdicaciones de gobierno que nunca se produjeron.

«Es pensando en España -decía Azaña aquel mayo de 1932-, de la que forma parte integrante, inseparable e ilustrísima, Cataluña, como se propone y se vota la autonomía de Cataluña y no de otra manera».

La República cayó, la derribaron. En 1939 triunfó la imagen más negra y monolítica de España, pero la historia no acaba aquí. En 1978 se desagravió a todos los perdedores del verano de 1936. La España plural, abierta, que se asienta en la tradición reformista de Ortega, en el republicanismo de Azaña y también en la socialdemocracia de Prieto, cobraba forma de Constitución, y Constitución compartida.

Como ahora, cuando arreciaban los meteoros políticos de las diversas Españas, cuando defendía el texto del Estatuto de Cataluña en la Cámara, Azaña decía también: «Perseguimos con esta política la extirpación del descontento, en este sentido: que el descontento, cuando subsista, que alguno subsistirá, no tenga razón de protesta apreciable que hacer valer en la vida pública española».

¡Que el descontento no tenga razón de protesta! ¿Cuál sería hoy el discurso de Azaña si fantaseando como fantasea Borges, y confundiendo tiempos y cronologías y espacios, pudiéramos soñar al viejo presidente de la Segunda República a la puerta del Congreso, cambiando unas cordiales palabras con el filósofo Ortega ante la blanda y dispersa mirada del actual presidente Zapatero?

Lo cierto es que los nacionalistas catalanes, pidieron respeto a su diversidad, y como en 1932, se les dio en la Constitución de 1978 y en la calle. Lo cierto es que su descontento, y el de los vascos, subsiste, y a los españoles que sintiéndose nítidamente españoles quisieran dejar de pensar obsesivamente en España, vivir la identidad sin dramatismos, sin esencialismo alguno, sin agredir ni ser agredidos, este descontento les hace perder mucha energía que bien podría dedicarse a otras búsquedas. Lo cierto es que el pasado todavía dura, y es impredecible y no se sabe cuándo va a terminar. Lo cierto es que, mientras el nacionalismo español ha abdicado de todo fundamento mitológico, y se ha hecho laico, y se ha disuelto en la realidad del tiempo, la realidad de la descentralización del Estado, la realidad de Europa, el catalán y el vasco siguen fieles a su naturaleza de religión civil y a veces no tan civil, a la era de los pueblos ancestrales, sanguíneos, vengativos, superiores, inferiores... la era de los agravios infinitos y las exclusiones xenófobas y lingüísticas, la era de los imperativos telúricos, étnicos, funerarios, la era de los caracteres nacionales permanentes, la era -se quiera o no se quiera reconocer- de los fascismos.

Tal vez, después de todo, desde nuestro presente, que fue su lejano porvenir, podamos decir que Ortega tenía razón al ser escéptico y desconfiar de quien se constituye en islote acantilado, de quien se enfunda en una ideología comunitarista, que en nombre de la identidad pretende acabar con la pluralidad y la equivalencia de las personas, que en nombre de la nación sacrifica los derechos individuales de sus ciudadanos, que en nombre del destino aspira a anular la voluntad de cada uno. Los nacionalismos catalán y vasco tampoco forman parte de la España que imaginaba Manuel Azaña, plural en historias y en paisajes y en lenguas, pues confunden la pluralidad con una yuxtaposición de colectividades monolíticas. La Euskadi de Ibarretxe y la Cataluña de Pujol y Carod, por no hablar de la triste figura del socialnacionalista Maragall, tiene más que ver con la España cejijunta e inviable de Franco que con la moderna y progresista que liberales, republicanos y socialistas soñaron en 1931 y sólo germinó en 1978.

Decía un pensador que en la Historia pasa siempre lo mismo, sólo que un poco de otro modo. Filósofos de la lucidez de Ortega escasean hoy en España. Evidentemente, Rodríguez Zapatero no es el reformista Manuel Azaña. Zapatero da la impresión de no tener una idea clara de España, el país al que representa. En cambio, los nacionalistas vascos y catalanes saben perfectamente lo que tienen que aparentar: la representación de naciones conscientes y orgullosas de sí mismas, seguras de su estatuto de soberanía, dispuestas a una dinámica de exigencias que concluya en la conquista de un Estado propio.

¿Cómo, o por qué, pactar la idea de España con quien no somete a revisión la idea nacionalista del País Vasco o Cataluña? Lo que se puede pactar es la forma de organizar España, si es que aún creemos en una nación en constante proceso de aprendizaje ciudadano, pero una nación al fin y al cabo. Me pregunto si hoy no habría comenzado por aquí, precisamente, la respuesta de Azaña a Ortega, dos liberales que nunca aceptaron que los nacionalistas les marcaran las cartas políticas, ni que les apuntaran las preguntas para dejarles sin respuestas.

Desgobierno en la UPV
EDITORIAL Libertad Digital 28 Mayo 2005

La Universidad del País Vasco (UPV) ha sido desde su fundación hace 25 años uno de los campos de trabajo en los que la ETA y su siniestro entorno de organizaciones pantalla se ha centrado con mayor dedicación. Profesores como Gotzone Mora vienen desde hace mucho tiempo denunciando la insostenible situación de los docentes que no tragan con las tesis nacionalistas. Amenazas e injurias continuas han tenido que soportar durante un cuarto de siglo los que, por principios, se han negado en redondo a plegarse a los dictados nacionalistas marcados desde el Gobierno vasco y cuya ortodoxia ha sido siempre mantenida con mano férrea por los más radicales.

Los estudiantes no se han librado del anormal ambiente académico en una Universidad que, según en qué cosas, es todo menos un pacífico centro de estudios. Huelgas injustificadas, algaradas en el campus inspiradas por los mismos que durante el fin de semana incendiaban cajeros y un estado de tensión constante que ha contribuido a hacer de esa Universidad la más célebre de España, pero para lo malo. Todavía están frescas en la memoria de muchos los favores que ciertos alumnos cercanos a Batasuna obtenían por su militancia, o las delirantes clases en las que muchos profesores, escudándose en la libertad de cátedra, enseñaban odio destilado a los alumnos que les tocaban.

Durante la etapa de Aznar, si bien no se pudo poner coto a los muchos abusos que se han perpetrado en aquel campus, se consiguió que los presos de la ETA no tuviesen la oportunidad de cursar sus estudios en la UPV. Fue llegar Zapatero al Gobierno y todo cambió. Desde finales del año pasado los que cumplen penas en Francia pueden matricularse en la Universidad del País Vasco que, además, les devuelve la cortesía asignándoles profesores afines ideológicamente, mejores becas y beneficios económicos en la matrícula. Un premio para los que han violentado la convivencia en el País Vasco y un acicate para que los que vengan sepan de antemano que la Universidad autonómica sabrá comprenderles.

La UPV no se ha detenido ni siquiera ante individuos condenados por pertenencia a la ETA como Joseba Garmendia, que, a pesar de estar en la cárcel durante tres años por ser el cerebro de las Herriko Tabernas, pudo tomar posesión durante aquel periodo de su plaza de profesor de Economía Aplicada. Al final de su condena Garmedia ha decidido que no quiere impartir clase pero sí conservar el despacho que posee en el centro junto al de otro profesor, el diputado Iñaki Ortega, a quien ha amenazado en repetidas ocasiones y que se ve obligado a acudir a la Universidad escoltado. Cosas como esta, que un profesor acuda con escolta a clase y que tenga que soportar las intimidaciones de un compañero, no se dan en ningún otro lugar de Europa y, naturalmente, en ninguna universidad del mundo.

Con parte del profesorado viviendo en permanente estado de sitio la UPV rizó ayer el rizo del despropósito al amparar el nombramiento de Galder González como presidente del Consejo de Estudiantes. González es un consumado terrorista callejero que no ha escatimado recursos para auparse a la presidencia del citado consejo. Según parece, el proceso electoral estuvo plagado de irregularidades, desaparecieron papeletas y otros candidatos fueron amenazados de un modo explícito. Lo de siempre, protagonizado por los de siempre y en la Universidad de siempre. Sin embargo, tal y como ha hecho notar el Partido Popular, con Galder González es la primera vez que la representación de los estudiantes de la UPV está en manos de un miembro vinculado directamente con la ETA. Motivo de preocupación y de reflexión en un momento en que el Estado de Derecho se encuentra más amenazado que nunca.

PSOE
Mi nombre es Nadie
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Mayo 2005

Situar al partido socialista en el mapa político se ha convertido en misión imposible. Mientras Dorado escribe en la revista de Alfonso Guerra que “si no hay garantías de que esta vez va en serio el abandono de las armas, más vale no levantar expectativas que sólo sirvan para oxigenar el conglomerado terrorista”, el presidente del Senado hace exactamente eso, levantar expectativas entre el “ruido” de las bombas. Cree Rojo que los atentados “están en el guión” y que “si se cierra la puerta al menor obstáculo, seguiremos como siempre”.

Proponen y suscriben el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo y acto seguido convierten a ETA en interlocutor del Estado. Alonso, antes de ser ministro, se mostró contrario a la ley de partidos; luego la defendió desde Interior porque su jefe, que es muy cuco, prefiere la infracción a la derogación. No es que estén por negociar con ETA, es que lo hacen sin mediar tregua y sin renunciar a su objetivo máximo, aniquilar a una oposición a la que necesitan. Eso sí, negándolo todo. Hacer lo impropio y negar lo que se hace: si sale bien, hemos sido nosotros; si sale mal, nosotros no hemos sido.

Bono y Conde Pumpido mantienen el discurso que un día unió a socialistas y populares, el opuesto al que Zapatero llevó al Congreso de los Diputados para proclamar la rendición del estado de derecho. Lo hacen a las pocas horas de que toda España haya oído decir a Zapatero que sólo el dolor le une ya a Rajoy. O sea, que no les une ni el análisis de la situación, ni el diagnóstico ni las soluciones previstas.

Cuando Rosa Díez, Gotzone Mora y Nicolás Gutiérrez protestan, les indican la puerta de salida. Con Pagaza quisieron hacer una excepción, pero ella exigió la misma carta de respuesta. A Díez, Mora, Pagaza, Gutiérrez y Buesa les asalta, estando dentro, lo mismo que a muchos de nosotros, la incómoda sensación de estar siendo estafados por unos dirigentes que han decidido ocupar con sus siglas todo el mapa de posicionamiento político español, sean cuales sean las coordenadas escogidas: desean ser percibidos como un partido constitucionalista y soberanista, españolista y nacionalista periférico, próximo al PP cuando las cosas se ponen feas y a ERC, y hasta EHAK, cuando se ponen sucias. Cuando ellos las ponen sucias. Como Ulises (y como Patxi), podría Zapatero decirle al Polifemo abertzale: mi nombre es nadie.

Carod y Maragall
Atraco a las tres
Pío Moa Libertad Digital 28 Mayo 2005

La vueltecita de Carod y Maragall por Israel en plan ministros de asuntos exteriores, a organizar la política internacional catalana en el Mediterráneo o algo por el estilo, es una más de las incontables vulneraciones de la Constitución a través de hechos consumados, usurpando las competencias del estado con la complicidad o el amparo del gobierno. Forma parte del proceso denominado Segunda Transición. La primera transformó una dictadura en democracia, esta segunda quiere transformar la democracia en demagogia y balcanización.

El comportamiento de los dos personajillos en Israel ha llamado mucho la atención, pero en realidad nunca han hecho nada muy diferente. Toda su trayectoria está repleta de casticismo en el peor sentido de la palabra, y traen a la mente las típicas españoladas de Pajares, Ozores etc. Hasta físicamente guardan un notable parecido con los personajes de esas películas. Y la misma impresión producen los componentes del gobierno de España –una España por la que no sienten el menor respeto– tan reminiscentes de caracteres como los de Atraco a las tres. La naturaleza imita al arte, y la política española se ha transformado, parodiando a Trotski, en la mamarrachada permanente.

Cuando hacía estas reflexiones en Salamanca en relación con la cacicada, con el acto despótico previsto por los Carod, Maragall, Calvo y el jefe del gobierno para desmembrar el archivo de la guerra civil, la gente reía. Sin embargo no encuentro el menor motivo de risa. Esas cosas quedan graciosas en el cine de la “españolada” chabacana y esperpéntica, pero en la política real se transforman en peligros muy serios. Porque esos personajes son los que ostentan el mando, los que tratan de imponernos su ley, es decir, su capricho, reduciendo la Constitución a papel mojado; los que han premiado a Al Qaeda por su masacre de Madrid o los que han revitalizado a la ETA desde su anterior postración, llevándola de nuevo a la euforia: los etarras han vuelto a marcar la agenda de la democracia y vislumbran ya el triunfo, gracias a las mamarrachadas de los Carod, los Zapatero, los Maragall y compañía. Todo ello a costa de los principios más elementales de la democracia y la convivencia, como, por lo demás, no podía ser de otra forma.

Algunos creen que se trata de torpezas producto de la ingenuidad y no cesan de incitar al gobierno a que “abra los ojos”, como si treinta años de experiencia no bastaran. Los ingenuos, lindando con la tontería, son los que dicen tales cosas. En la estructura ideológica de los gobernantes hay muchos, demasiados elementos, que les impulsan en la dirección que han tomado, elementos de mamarrachada como el desprecio por España y su historia, o la atribución al “capitalismo”, es decir, a las democracias liberales, de la culpa por las injusticias y miserias del mundo. En todo ello coinciden con terroristas y separatistas, por lo que la discrepancia en torno a los métodos, violentos o no, se vuelve secundaria.

Si no tenemos esto en cuenta, nunca entenderemos nada. El país está en manos de tales personajes, que además ignoran que la legitimidad democrática no procede sólo de los votos, sino ante todo el respeto a la Constitución, del compromiso de cumplir y hacer cumplir la ley. Estamos exactamente ante el mismo problema, el de la política convertida en mamarrachada, tan agudamente denunciada por Azaña en sus correligionarios, aunque tuviera más dificultades para ver sus propios fallos. Lo he citado otras veces, pero conviene repetirlo hasta la saciedad, a ver si a algunos empieza a entrarles en la cabeza el peligro en que nos hallamos:

“Me entristezco casi hasta las lágrimas por mi país, por el corto entendimiento de sus directores y por la corrupción de los caracteres”. “La zafiedad, la politiquería, las ruines intenciones, las gentes que conciben el presente y el porvenir de España según se lo dictan el interés personal y la preparación de caciques o la ambición de serlo?”. “Veo muchas torpezas y mucha mezquindad, y ningunos hombres con capacidad y grandeza bastantes para confiar en ellos. ¿Qué va a pasar aquí? ¿Tendremos que resignarnos a que España caiga en una política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta?”

Azaña podría estar hablando ahora mismo.

Negociación con ETA
Trampa sin tregua
Cristina Losada Libertad Digital 28 Mayo 2005

Hay una luz, y no es aquella del Pardo de la que nos mofábamos. Es la que quiere ver Javier Rojo, y que no quiere perder aún a riesgo de parecer iluso. Es la luz que ha sacado el gobierno al escenario para que al contraste con su fulgor, se oscurezca el espacio donde tira y afloja con la ETA. Pero algo tiene en común esta luz con la de antaño. Ambas presuponen la infantil credulidad del ciudadano. Su incapacidad para distinguir retórica y realidad. Y su deseo, en este caso, de obtener duros a cuatro pesetas. Como ilusionados buscadores de la paz, los dirigentes socialistas venden mejor la mercancía y se ponen la venda por si llega la herida.

Démosles un voto de confianza, nada se pierde por intentarlo, dicen los bienpensantes. Y, sin embargo, se equivocan. Porque ya se ha perdido. Hace un año y pico, se trataba de echar a una ETA que seguía en el Parlamento Vasco atrincherada en la desobediencia del PNV a la ley. Ahora, no sólo ha retornado allí, sino que se le da rango de interlocutor, y el jefe de la ilegalizada Batasuna se planta ante la justicia con una fórmula similar a aquella de “no sabe usted con quien está hablando”. Un farol, quizás, pero de faroles va el juego que el gobierno ha propiciado.

Y no es, con todo, ese retroceso en el arrinconamiento político de los terroristas lo más grave. Sino la creación de expectativas en un final dialogado y sin precio político de la banda. O con un precio asumible, que esa es otra carta que mantienen de canto, a media luz. La esperanza, alimentada por el gobierno y coreada por cómplices y cuates del terror, de que existe una oportunidad para la paz, give peace a chance, crea un atractivo espejismo. La sociedad, harta de ETA, quiere que sea real. Máxime cuando los terroristas hacen sentir una presión calculada. De ahí a dar la bienvenida a un proceso de paz y a tragar después ciertas concesiones con tal de acabar de una vez por todas, sólo van unos pasos.

Tan pocos pasos van que el espejismo ya ha tomado cuerpo sin que haya hecho falta el calorcillo de una tregua. Ya se habla y se escribe de un proceso de paz. Curioso proceso ése, como salido de la lámpara de Aladino, mientras la ETA pone bombas y mantiene la sartén explosiva por el mango. Ah, pero esos atentados, explica el de la luz, estaban en el guión. ¿De qué película? Por pensar bien, pensemos que se trata de la famosa serie de Irlanda del Norte, que tanto se invoca. Pues bien, mejor será que no compremos la entrada. No es sólo que las condiciones difieren, sino que el IRA sigue reclutando gente, roba y extorsiona, acaba de asesinar, y los extremistas de ambos bandos, pues allí son dos, triunfan en las elecciones.

Como para hacer un remake. Uno recuerda aquello que una etarra le decía a otro en prisión, entre risas, de que a Rodríguez había que convencerle de ser el Blair español y futuro Nobel de la Paz. Y puede pensar que el que tanto va de ingenuo, ha caído en la trampa. Pero no es tan sencillo. El tinglado del País Vasco sirve para dar vía libre a las cesiones de soberanía, allí y en Cataluña. Todo aquí es una trampa. Y sin tregua.

Negociación con ETA
Los límites del consenso
Ignacio Cosidó Libertad Digital 28 Mayo 2005

La unidad de los partidos democráticos es un valor esencial en la lucha contra el terrorismo. Por un lado, esa unidad hace perder a los terroristas toda esperanza de que un cambio de Gobierno pueda suponer una ventaja para sus intereses criminales. Por otro, el Gobierno de turno puede mantenerse firme contra el terror sin temor a que su rival vaya a utilizar los efectos de posibles atentados como arma electoral. Esa deseable unidad de las fuerzas políticas tiene sin embargo tres límites que cualquier Gobierno no puede traspasar sin arriesgarse a romper el necesario consenso democrático. Esos límites son el Estado de Derecho, la legitimidad democrática y la dignidad de las victimas.

El primer principio sobre el que debe sustentarse toda política antiterrorista es el de legalidad. La lucha contra el terror debe establecerse siempre dentro del más estricto respeto al Estado de Derecho. Toda acción de un gobierno al margen de la Ley no solo supone una degradación moral de la política antiterrorista, sino que constituye un grave error estratégico que fortalece y legitima la actuación de los asesinos. La triste experiencia del GAL en nuestro país pone de manifiesto hasta qué punto la acción ilegal del Estado resulta contraproducente para derrotar al terror. Si un gobierno decide vulnerar el Estado de Derecho, la oposición no solo está legitimada a no respaldarle, sino que tiene la obligación política y moral de denunciarlo.

El segundo límite es el principio de legitimidad. Una norma esencial de toda democracia es que nadie pueda imponer su voluntad a los demás mediante el uso de la violencia, el chantaje y la extorsión. Por eso los terroristas no pueden obtener jamás ventaja política ni por la acción de sus atentados ni por el hecho de que dejen de cometerlos. Los terroristas no son depositarios de la más mínima legitimidad democrática y por tanto en ningún caso cabe entablar un dialogo o una negociación política con ellos. Cuando un Gobierno abre por tanto una negociación política con una organización terrorista no es exigible a ningún partido democrático que ampare esa negociación y sí le es exigible que se oponga a la misma con la máxima contundencia.

El último principio que resulta imprescindible salvaguardar en la lucha contra el terror es la dignidad de las victimas. A diferencia de los conflictos armados, en el terrorismo no existen dos bandos enfrentados susceptibles de reconciliarse. En el caso del terrorismo son sólo unos pocos los que matan, secuestran y amenazan a una mayoría que soporta con estoicismo democrático la acción criminal, con la única esperanza de que el Gobierno les proteja y los tribunales hagan justicia. En caso de que una banda terrorista decida abandonar su actividad criminal puede invocarse el perdón, pero esa es una potestad que corresponde a las victimas, porque cuando ese perdón se ejerce arbitrariamente por un Gobierno se traduce en impunidad y en injusticia. Si un Gobierno ofende la dignidad de las victimas ofreciendo medidas de gracia sin contar con ellas, la oposición debe colocarse siempre al lado de las victimas y no de ese Gobierno.

El proceso de dialogo y negociación con ETA abierto por Zapatero traspasa en mi opinión dos de los límites que resultan más esenciales en cualquier política antiterrorista: la legitimidad democrática y el respeto a la dignidad de las víctimas. Zapatero rompe la legitimidad de nuestra democracia al consentir el regreso de ETA a las instituciones políticas como primer pago político para que los terroristas dejen de matar. La rompe además haciendo concesiones políticas a los terroristas, aunque intente esconder esas concesiones debajo de una mesa de dialogo entre partidos que en todo caso incluya al partido del terror.

Zapatero ofende la dignidad de las victimas cuando plantea a los terroristas medidas de gracia a las que las victimas del terrorismo se oponen frontalmente. Hace ya demasiado tiempo que pasó la oportunidad de que ETA merezca nuestra clemencia por el mero hecho de detener ahora su maquina asesina. Se ha vertido demasiada sangre inocente, se ha generado excesivo dolor, hay demasiadas viudas y huérfanos y padres desgarrados como para olvidar tan pronto, como para que tengamos que pedir perdón a los asesinos, como para que demos un último sentido a su lucha.

Todos queremos recuperar la unidad de los partidos democráticos en la lucha contra el terrorismo. Lamentablemente, no pudimos estar todos en el Pacto por las Libertades porque existían partidos, como el PNV o ERC, que no compartían algunos de estos principios fundamentales para la derrota del terror. Hoy el PSOE parece haber decidido también claudicar en la defensa del Estado de Derecho, de la legitimidad democrática y de la dignidad de las victimas. Sin embargo, nadie puede invocar el consenso para pedir al Partido Popular que traicione también esos principios. Por el contrario, es ahora más esencial que el Partido Popular se mantenga firme en la defensa de esos principios, aunque deba hacerlo en solitario.

Ignacio Cosidó es senador del Partido Popular.

Otegui, libertad
Por Jaime CAMPMANY ABC  28 Mayo 2005

TAL y como era perfectamente previsible, los abogados de Arnaldo Otegui han pagado la fianza de cuatrocientos mil euros para que el pájaro de cuentas quede en libertad. Ha pasado dos noches en una celda de doce metros cuadrados, la mitad de una de las casas que quiere hacer la ministra Trujillo. O sea, cómoda.

El fiscal había pedido para Otegui prisión incondicional, ni fianza ni flores de Benamejí, y el acusado preguntó: «¿Pero eso lo sabe Conde-Pumpido?». Los batuecos nos quedamos sin saber lo que sabe o no sabe Conde-Pumpido, aunque yo creo que sabe muchísimo, pero el señor juez no pasó «más alanti» y se quedó en la prisión bajo fianza. Fuerte fianza, desde luego. Casi medio millón de euros, sesenta y cinco millones de las antiguas pesetas, real arriba, real abajo. Naturalmente, han tardado menos de veinticuatro horas en encontrar los euros y liberar al angelito.

La contra que tiene pedir fianza a estos pajarracos es que no son los encarcelados quienes la pagan, así que a ellos, jaspe. El recaudador etarra del impuesto revolucionario aprieta un poco al empresario más mollar, y ya tienen la fianza. Si hay que declarar de dónde sale el dinero, siempre se puede decir que son donaciones voluntarias de los simpatizantes del batasuno. El empresario que se niegue, quedará a la espera del bombazo en la empresa. Últimamente, con la política del anterior Gobierno, algunos empresarios se habían negado a pagar, y ahora, con el nuevo Gobierno, ya ha estallado la traca de castigo, el rosario de bombas en empresas guipuzcoanas y vizcaínas. Para sacar a Arnaldo Otegui de la celda de doce metros no ha habido el menor problema. Ahí están los cuatrocientos mil. ¿Será por dinero?

Eso es muy natural. Otegui es persona de toda confianza de la banda etarra, y además, según confesión propia, es «interlocutor» de Ibarreche y de Zapatero. «¿Pero eso lo sabe Conde-Pumpido?» No se puede meter en la cárcel a un «interlocutor». Esa torpeza obligaría a designar un interlocutor nuevo, y se perdería todo lo que ya se lleva adelantado. Porque nadie me saca de la convicción de que aquí ya hay algo adelantado. Poco, mucho o regular. Arnaldo Otegui sabe lo que se traen entre manos los «hunos» y los «hotros», que diría don Miguel de Unamuno, y conoce al detalle lo que tienen que hacer y lo que tienen que decir los comunistas de las Tierras Vascas, que a lo mejor deben detenerse en un límite para no forzar la ilegalización, pero que es necesario dejar claro lo que son y lo que buscan. Con Otegui en la madrastra, habría que empezar de nuevo y explicarle el cuento a otro espolique.

Además, si Otegui estaba por la calle, en libertad sin fianza, después de haber intentado despenar a Gabriel Cisneros, padre de la Constitución, ¿van a meterlo ahora que es «interlocutor» con el pretexto de que pertenece a «Eta»? Por favor, señores de la justicia, ropones ilustres, que no vaya a enterarse de eso Conde-Pumpido.

Galicia: el Gobierno en campaña
Editorial ABC  28 Mayo 2005

A la luz de lo aprobado ayer en el Consejo de Ministros para Galicia, se puede dar por seguro que la modificación estatuaria en marcha va a incluir en todas las Comunidades el derecho a convocar elecciones al margen del calendario general. Ninguna Autonomía va a renunciar a esa bicoca que viene con su pan bajo el brazo en forma de inversiones públicas. Porque bien podría decirse que el del viernes ha sido un Consejo electoral, con la vista puesta en desbancar a Fraga de la presidencia de la Xunta. Como en la película de Berlanga, el Ejecutivo ha aprobado una serie de obras de infraestructuras incluidas en aquel maldito Plan Galicia y que, a la luz de las elecciones anticipadas, se han convertido en una prioridad ineludible. Las promesas de regeneración democrática han durado poco, porque no es razonable pensar que incluían también una utilización tan electoralista de los Presupuestos Generales del Estado.

Las obras aprobadas son necesarias. Los accesos terrestres a la ampliación del puerto del Ferrol son consustanciales a la obra misma para cumplir los objetivos de aumento de su eficiencia y productividad. El convenio con el Ayuntamiento de Santiago permitirá la construcción de nuevas carreteras que mejoren el acceso a la ciudad y desarrollen su área metropolitana. El Parque Empresarial de Mondoñedo busca dinamizar una comarca interior y aislada. El Plan de Reestructuración del Sector Lácteo, que incluye generosas ayudas para inducir al abandono de la actividad a los ganaderos de más edad, persigue aliviar un problema de sobreproducción que se ha hecho crónico y ha sido denunciado repetidas veces por las autoridades europeas, a la vez que conducir a la renovación generacional en el campo. Nada que objetar a lo aprobado. Pero ha hecho falta una convocatoria electoral para que el Ejecutivo se diese cuenta de su urgencia. Éste es el peligro de la España de las Autonomías: que las inversiones públicas no respondan a criterios de racionalidad económica, justicia social o bien común, sino a un frío cálculo electoral. En la mejor tradición del clientelismo clásico.

El PP vasco dice que la «debilidad» de Zapatero ha permitido «a una agonizante ETA-Batasuna sacar la cabeza»
Ep - Bilbao. La Razón 28 Mayo 2005

El secretario general del PP del País Vasco, Carmelo Barrio, afirmó hoy que la «postura de debilidad» del presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, ha permitido «a un agonizante ETA-Batasuna sacar la cabeza y recuperar un terreno que habían perdido gracias a la acción firme y decidida del Estado de Derecho».

En una nota de prensa, el representante del PP del País Vasco lamentó «la nueva posición de fuerza de ETA-Batasuna» y advirtió del hecho de que los violentos en las últimas fechas «hayan recuperado mucho terreno y hayan redoblando sus ataques y sus acciones terroristas». De esta manera, se refirió a la colocación por parte de ETA de diversas bombas contra empresarios en Gipuzkoa y al último atentado con coche bomba en Madrid o el artefacto explosionado en una estación de Renfe en Baracaldo.

Barrió también citó el «repunte» de acciones de kale borroka, al aumento de «la presión de los batasunos» en plenos municipales y a la presencia activa de la ilegalizada Batasuna en la vida política «pese a su condición de formación ilegal por su subordinación a la organización terrorista ETA». «Nunca Batasuna había tenido tantas comparecencias ni había dado tantas ruedas de prensa como ahora desde que Zapatero ha permitido su vuelta al Parlamento vasco mediante el disfraz de EHAK», agregó.

En este sentido, afirmó que es la postura de «debilidad» de Zapatero la que ha permitido a una agonizante ETA-Batasuna sacar la cabeza y recuperar un terreno que habían perdido gracias a la acción firme y decidida del Estado de Derecho».

Barrio lamentó que el PSOE haya abandonado la política que «más logros ha conseguido por la libertad y que más daño ha hecho a los terroristas de ETA», como es el Pacto por las Libertades y la Ley de Partidos, «y se haya pasado al tú a tú con los terroristas y al diálogo con quienes desprecian la democracia y defienden su proyecto inaceptable con bombas, extorsión y miedo». «El escenario abierto por Zapatero de entendimiento con los terroristas ha echado por tierra el enorme avance de los últimos años en materia de libertad y en el combate de la violencia terrorista. El Gobierno del PSOE ha devuelto a ETA-Batasuna a la primera línea política y ha dado un oxígeno a los violentos de forma que han acrecentado sus ataques y recuperado su macabro protagonismo», aseguró.
El dirigente del PP vasco emplazó a Zapatero a aclarar si hay contactos con la banda terrorista, «como día sí y día también surgen noticias en los medios, y a clarificar la nebulosa existente entre Otegi, la banda terrorista y el Gobierno».

Por otra parte, en relación a la detención del portavoz de la ilegalizada Batasuna, Barrio afirmó que «todo lo que sea neutralizar a la banda terrorista ETA es un avance democrático». A su juicio, la pena es que Otegi vuelva a la primera línea política de este país para reiterar al Gobierno un supuesto diálogo, «que no es otra cosa que imposición y chantaje». «Zapatero no debería prestar tanta atención a Otegi y tender tantos puentes al entorno de los terroristas y debería, en cambio, recuperar la firmeza del Estado de Derecho y el acuerdo democrático por el avance de las libertades frente al terrorismo. Que vuelva al Pacto y a la Ley de Partidos, instrumentos tan eficaces contra el totalitarismo etarra, y se olvide del club de Perpignan y del pacto de Lizarra», añadió.

Por otro lado, Barrio condenó el ataque perpetrado esta madrugada en Vitoria en el que un grupo de violentos arrojó pintura a la sede de RNE de Vitoria y después lanzó piedras y botellas contra los efectivos de la Ertzaintza que se desplazaron hasta este lugar. El dirigente del PP expresó la «solidaridad y el apoyo» del PP con la cadena de radio atacada y con los miembros de la Policía Autonómica y mostró la «condena tajante» de su formación «con estos actos de intimidación por parte de quienes pretenden imponer sus objetivos por la fuerza».

"DEMUESTRA SU CARÁCTER IMPERIALISTA"
El Gobierno valenciano pide a Cataluña que deje de promocionar el IVAM como museo catalán
El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno valenciano, Alejandro Font de Mora, va a "exigir" a la Generalidad de Cataluña que retire de su web el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) que figura en el apartado de equipamiento culturales. Font de Mora ha declarado que "el afán imperialista del tripartito catalán no entiende de límites ni fronteras" y calificó el hecho como "insólito".
Europa Press Libertad Digital  28 Mayo 2005

El consejero de Educación añadió que no se entienden de estas "ansias, por parte del actual gobierno catalán, de invadir la identidad cultural de la Comunidad Valenciana"."Este tipo de actuaciones muestran el carácter imperialista del nacionalismo que actualmente gobierna en el tripartito catalán. Les gustaría tener colonias y apropiarse de sus bienes culturales, en este caso el IVAM", declaró. "Primero fue nuestra lengua, - dijo— que continuamente están atacando, y ahora le toca a una de nuestras principales referencias museísticas a nivel nacional e internacional".

Font de Mora subrayó que "la inclusión del IVAM en la página web de la Generalidad de Cataluña, pese a todo, es síntoma de que esta infraestructura cultural se encuentra en la vanguardia de los museos nacionales e internacionales".

"EL ENEMIGO NO ES EL GOBIERNO"
El Foro de Ermua pide acudir a la manifestación para que no sea inútil el sacrificio de las víctimas
El Foro de Ermua ha hecho un llamamiento para que la convocatoria de la AVT para el 4 de junio en Madrid, en contra de la negociación con ETA, sea masiva. El colectivo deja claro que su enemigo "no es el Gobierno" y que la "cesión al chantaje" haría "inútil el sacrificio de Miguel Ángel Blanco, de todas las víctimas y de los amenazados". Rajoy ha confirmado su asistencia.
Europa Press Libertad Digital  28 Mayo 2005

El Foro de Ermua ha realizado un llamamiento a la ciudadanía para que todos acudan a esta convocatoria, bajo el lema "Por ellos, por todos. Negociación en mi nombre ¡No!" El Foro añade que para evitar "la confusión creada por ambigüedades y juegos de palabras" en torno a esta manifestación", aclaran que entienden por negociación "cualquier pago de contrapartidas a ETA tanto en forma de beneficios penitenciarios, como en forma de cesiones políticas, a cambio de que abandonen todo acto de terrorismo". Creen que "ambas serían inaceptables, por contrarias a la libertad de todos los ciudadanos y a las reglas del juego democrático que nos hemos dado y que deben ser respetadas".

Traición a su confianza en el Estado de Derecho
Asimismo, señalan que "en lo que se refiere a las víctimas cualquier medida de gracia impuesta por el chantaje supondría una traición, a su renuncia a la venganza, a su confianza en el Estado de Derecho y a su generoso esfuerzo por la convivencia". De la misma forma, entienden que "cualquier concesión política vaciaría de sentido su sacrificio y de contenido los valores democráticos por los que sufrieron el estigma del terrorismo. De este modo, cuando decimos en voz alta no a la negociación lo decimos por ellos, por todos".

Desde este foro aseguran que el único objetivo de su movilización es el de oponerse a "cualquier transacción con la sangre de las víctimas o con los postulados ético-políticos que éstas defendieron y por los que pagaron tan elevado precio. Nuestro enemigo no es el Gobierno sino ETA, sus cómplices y su ideología totalitaria".

ETA debilitada
Consideran que ETA y su entramado de organizaciones se encuentra ahora en su momento de "mayor debilidad", gracias a la "constante acción policial y al esfuerzo de la Justicia española en hacer respetar y cumplir la ley". Subrayan que esta "eficaz estrategia" ha estado propiciada por el Pacto por las libertades y contra el terrorismo entre PP y PSO y opinan que debe mantenerse "con firmeza". "Sólo perseverando el Estado implacablemente en esta persecución policial, política y judicial, podrá derrotarse al terrorismo de ETA", remachan.

Para el Foro de Ermua "la cesión al chantaje de las armas significaría la quiebra de la legitimidad democrática, así como haría inútil el sacrificio de Miguel Ángel Blanco, de todas las víctimas del terrorismo y de los amenazados". Por esa razón, ante cualquier condición de ETA para abandonar la práctica terrorista, "sólo cabe una respuesta como la rebelión cívica de las jornadas de julio de 1997". "Deseamos que sean aquel mismo espíritu unificador y aquella misma cultura solidaria las que impregnen la movilización el día 4 de junio", añaden.

CONTRA LA NEGOCIACIÓN DEL GOBIERNO CON ETA
"POR ELLOS, POR TODOS".

Toda la información sobre el 4-J
Libertad Digital  28 Mayo 2005

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha decidido adelantar al sábado 4 de junio a las 18:00 horas la manifestación contra una negociación del Gobierno con ETA, debido a que en la fecha prevista inicialmente, el 11 de junio, Madrid albergará el partido de la final de la Copa del Rey de fútbol en el estadio Vicente Calderón. Para obtener toda la información sobre la manifestación y saber cómo llegar pinche AQUÍ.

RECORRIDO DE LA MANIFESTACIÓN
La manifestación convocada por la AVT recorrerá las calles de Madrid el próximo 4 de junio a las 18 horas, comenzará en la Calle Príncipe de Vergara (esquina López de Hoyos), en donde se realizará una ofrenda floral antes del inicio de la marcha, con el fin de homenajear a las siete personas que cerca de este lugar asesinó la banda terrorista ETA el 21 de junio de 1993. El recorrido finalizará en la Plaza de República Dominicana, donde se realizará otra ofrenda floral por el atentado cometido en esta plaza por la banda terrorista en 1986.

LOS LEMAS
Está previsto que durante la manifestación haya tres pancartas, una que llevarán las víctimas del terrorismo cuyo lema será: "Por ellos, por todos. Negociación en mi nombre, no". En otra pancarta, se modificará la segunda parte y en lugar de "Negociación en mi nombre, no" aparecerá la frase "Libertad por dignidad". Otra tercera pancarta será portada por los políticos que acudan a la manifestación y el lema será "Comprometidos con las víctimas".

NEGOCIACIÓN EN MI NOMBRE ¡NO!
Llamamiento a la manifestación del 4 de Junio, en Madrid, a las 18:00h.

Madrid. 27 de mayo, 2005.

1. La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), como colectivo convocante, junto con las asociaciones cívicas -enunciadas al final de este documento- que secundan la iniciativa, hacemos un llamamiento a todos los ciudadanos para que acudan a la manifestación del 4 de junio en Madrid bajo el lema: "Por ellos, por todos. Negociación en mi nombre ¡No!"

2. Con el fin de evitar la confusión creada por las ambigüedades y los juegos de palabras con los que se está tratando esta convocatoria, queremos dejar claro que lo que rechazamos y entendemos por tal negociación es cualquier pago de contrapartidas a ETA tanto en forma de beneficios penitenciarios, como en forma de cesiones políticas, a cambio de que abandonen todo acto de terrorismo. Ambas serían inaceptables, por contrarias a la libertad de todos los ciudadanos y a las reglas del juego democrático que nos hemos dado y que deben ser respetadas. Asimismo y en lo que se refiere a las víctimas cualquier medida de gracia impuesta por el chantaje supondría una traición, a su renuncia a la venganza, a su confianza en el Estado de Derecho y a su generoso esfuerzo por la convivencia. De la misma forma que cualquier concesión política vaciaría de sentido su sacrificio y de contenido los valores democráticos por los que sufrieron el estigma del terrorismo. De este modo, cuando decimos en voz alta no a la negociación lo decimos "por ellos, por todos".

3. El único objetivo de nuestra movilización es el de oponernos a cualquier transacción con la sangre de las víctimas o con los postulados etico-políticos que éstas defendieron y por los que pagaron tan elevado precio. Nuestro enemigo no es el Gobierno sino ETA, sus cómplices y su ideología totalitaria.

4. ETA y su entramado de organizaciones se encuentra ahora en su momento de mayor debilidad, gracias a la constante acción policial y al esfuerzo de la Justicia española en hacer respetar y cumplir la ley. Esta eficaz estrategia propiciada por el Pacto por las libertades y contra el terrorismo entre el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), debe mantenerse con firmeza. Sólo perseverando el Estado implacablemente en esta persecución policial, política y judicial, podrá derrotarse al terrorismo de ETA.

5. La cesión al chantaje de las armas significaría la quiebra de la legitimidad democrática, así como haría inútil el sacrificio de Miguel Ángel Blanco, de todas las víctimas del terrorismo y de los amenazados. Por esa razón ante cualquier condición de ETA para abandonar la práctica terrorista, sólo cabe una respuesta como la rebelión cívica de las jornadas de julio de 1997. Nuestro llamamiento va dirigido a toda la España de Ermua para que, como entonces, salga el 4 de junio a la calle a manifestarse con nosotros. Así mismo, deseamos que esa fecha marque la recuperación de aquel espíritu y de aquella cultura democrática que nunca debimos perder porque fue la que alumbró el Pacto por las Libertades, el progresivo acorralamiento de ETA y la unidad, sin distinción de siglas partidistas, de la ciudadanía soberana y libre frente al terror.

Deseamos que sean aquel mismo espíritu unificador y aquella misma cultura solidaria las que impregnen la movilización el día 4 de junio.

Asociaciones cívicas, de víctimas del terrorismo, sindicales y culturales que, hasta este momento, se han adherido a la convocatoria de la manifestación de la AVT

Foro Ermua. Comisiones de la Diáspora Democrática Vasca. Gestoras Cívicas de Ermua. Fundación Papeles de Ermua. COVITE (Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco). Asociación de Víctimas del Terrorismo “Verde Esperanza” (Jaen). Fundación Miguel Ángel Blanco. Fundación Gregorio Ordóñez. Iniciativa Ciudadana ¡BASTA YA! Foro El Salvador. Profesores por la Libertad (Bilbao). Plataforma para la Unidad y la Justicia (Cantabria). Fundación Dignidad y Justicia (Acerca del macrojuicio de la Audiencia Nacional contra ETA). Sindicato de Funcionarios “Manos Limpias” (Madrid). Asociación Sindical Independiente de la Guardia Civil (ASIG). Asociación Nacional de Guardias Civiles “Marques de las Amarillas”. Confederación Española de la Policía (CEP). Círculo de Opinión Pública (COP). Instituto Vasco de Criminología. Asociación Científica de Criminología de Castilla La Mancha (ACCCM). Portal digital “HAZTEOIR”. Asociación por la Tolerancia (Barcelona). Ciudadanos por la Libertad (Barcelona). Convivencia Cívica Catalana (Barcelona).

Políticos que han confirmado su presencia en la manifestación

Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular. Francisco Camps, presidente de la Generalidad Valenciana. El también presidente del PP en la Comunidad valenciana acudirá acompañado del resto de miembros del Ejecutivo autonómico. El presidente de la AVT también ha adelantado que en la marcha estará presente la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. De partido socialista sólo está confirma la asistencia de Gotzone Mora, concejal del PSE en la localidad vizcaína de Guecho y portavoz de la plataforma Profesores por la Libertad.

Manifiesto "Por un nuevo partido político en Cataluña"
Bitácora Bye Bye Spain 28 Mayo 2005

Ya se puede leer el manifiesto "Por un nuevo partido político en Cataluña" que comentábamos esta mañana y que El Mundo ha anunciado en su edición de hoy. La lista de "los abajo firmantes" es de lo más interesante. Este es el texto.

Por un nuevo partido político en Cataluña

Después de 23 años de nacionalismo conservador, Cataluña ha pasado a ser gobernada por el nacionalismo de izquierdas. Nada sustantivo ha cambiado. Baste con decir que el actual gobierno ha fijado como su principal tarea política la redacción de un nuevo Estatuto de Autonomía.

Muchos ciudadanos catalanes creemos que la decisión es consecuencia de la incapacidad del Gobierno y de los partidos que lo componen para enfrentarse a los problemas reales de los ciudadanos.

Como todas las ideologías que rinden culto a lo simbólico, el nacionalismo confunde el análisis de los hechos con la adhesión a principios abstractos. Todo parece indicar que al
elegir como principal tarea política la redacción de un nuevo Estatuto para Cataluña, lo simbólico ha desplazado una vez más a lo necesario.

La táctica desplegada durante más de dos décadas por el nacionalismo pujolista, en la que hoy insiste el tripartito, ha consistido en propiciar el conflicto permanente entre las
instituciones políticas catalanas y españolas e, incluso, entre los catalanes y el resto de los españoles.

Es cada vez más escandalosa la pedagogía del odio que difunden los medios de comunicación del Gobierno catalán contra todo lo "español". La nación, soñada como un ente homogéneo, ocupa el lugar de una sociedad forzosamente heterogénea.

El nacionalismo es la obsesiva respuesta del actual gobierno ante cualquier eventualidad. Lo único que se le resiste son los problemas, cada vez más vigorosos y complicados. Por
ejemplo, el de la educación de los niños y jóvenes catalanes.

La política lingüística que se ha aplicado a la enseñanza no ha impedido que los estudiantes catalanes ocupen uno de los niveles más bajos del mundo desarrollado en comprensión verbal y escrita. Este es sólo uno de los más llamativos resultados de dos décadas de gestión nacionalista.

Dos décadas en las que el poder político, además, ha renunciado a aprovechar el importantísimo valor cultural y económico que supone la lengua castellana, negando su
carácter de lengua propia de muchos catalanes.

La decadencia política en que ha sumido el nacionalismo a Cataluña tiene un correlato económico. Desde hace tiempo la riqueza crece en una proporción inferior a la de otras regiones españolas y europeas comparables.

Un buen número de indicadores cruciales, como la inversión productiva extranjera o las cifras de usuarios de internet, ofrecen una imagen de Cataluña muy lejana del papel de locomotora de España que el nacionalismo se había autopropuesto.

Su reacción ha sido la acostumbrada: atribuir la decadencia económica a un reparto de la hacienda pública supuestamente injusto con Cataluña.

Cabe recordar que una de las acusaciones tradicionales de la izquierda al anterior gobierno conservador había sido, precisamente, la de no saber gestionar con eficacia los
recursos de que disponía y practicar una política victimista que ocultara todos sus fracasos de gestión.

Poco tiempo ha necesitado el gobierno tripartito para adherirse a esta reacción puramente defensiva, que, además, ha incurrido con frecuencia en la inmoralidad. Alguno de sus consejeros no ha tenido mayor inconveniente en afirmar que mientras el norte
español trabaja, el sur dilapida. No parece que el creciente aislamiento de Cataluña respecto de España y que su visible pérdida de prestigio entre los ciudadanos españoles, hayan contribuido a paliar esta decadencia.

Sin embargo, el nacionalismo sí ha sido eficaz como coartada para la corrupción. Desde el caso Banca Catalana hasta el más reciente del 3% (que pasará a la historia por haber provocado una de las más humillantes sesiones que haya vivido un parlamento español) toda acusación de fraude en las reglas de juego se ha camuflado tras el consenso.

Un consenso que no sólo se manifiesta en los escenarios del parlamentarismo sino que forma parte del paisaje. Puede decirse que en Cataluña actúa una corrupción institucional que afecta a cualquier ciudadano que aspire a un puesto de titularidad pública o pretenda beneficiarse de la distribución de los recursos públicos.

En términos generales, el requisito principal para ocupar una plaza, recibir una ayuda, o beneficiarse de una legislación favorable, es la contribución al mito identitario y no los méritos profesionales del candidato o el interés práctico de la sociedad.

Como las fuerzas políticas representadas hoy en el Parlamento de Cataluña se muestran insensibles ante este estado de cosas, los abajo firmantes no se sienten representados por los actuales partidos y manifiestan la necesidad de que un nuevo partido político corrija el déficit de representatividad del Parlamento catalán.

Este partido, identificado con la tradición ilustrada, la libertad de los ciudadanos, los valores laicos y los derechos sociales, debería tener como propósito inmediato la denuncia de la ficción política instalada en Cataluña.

Oponerse a los intentos cada vez menos disimulados de romper cualquier vínculo entre catalanes y españoles. Y oponerse también a la destrucción del razonable pacto de la
transición que hace poco más de veinticinco años volvió a situar a España entre los países libres.

La mejor garantía del respeto de las libertades, la justicia y la equidad entre los ciudadanos, tal y como se conciben en un Estado de Derecho, reside en el pleno desarrollo del actual régimen estatutario de las Autonomías, enmarcado en la
Constitución de 1978.

Es cierto que el nacionalismo unifica transversalmente la teoría y la práctica de todos los partidos catalanes hasta ahora existentes; precisamente por ello, está lejos de representar al conjunto de la sociedad.

Llamamos, pues, a los ciudadanos de Cataluña identificados con estos planteamientos a reclamar la existencia de un partido político que contribuya al restablecimiento de la realidad.

Félix de Azúa, Albert Boadella, Francesc de Carreras, Arcadi Espada, Teresa Giménez Barbat, Ana Nuño, Félix Ovejero, Félix Pérez Romera, Xavier Pericay, Ponç Puigdevall, José Vicente Rodríguez Mora, Ferran Toutain, Carlos Trías, Ivan Tubau y Horacio Vázquez Rial.
Recortes de Prensa   Página Inicial