AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 24 Agosto 2005
España y su Constitución
José Luis Manzanares Estrella Digital 24 Agosto 2005

Les habla el comandante Carod
Por ANTONIO BURGOS ABC  24 Agosto 2005

¿Como en Irlanda?
ANTONIO ELORZA  El Correo 24 Agosto 2005

Guerra o paz en Afganistán
GUSTAVO DE ARÍSTEGUI ABC  24 Agosto 2005

11-M, más incógnitas
EDITORIAL Libertad Digital 24 Agosto 2005

Clarito, clarito
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 24 Agosto 2005

Las reglas del juego
Por BENIGNO PENDÁS ABC  24 Agosto 2005

La flauta de Bartolo
Por M. MARTÍN FERRAND ABC  24 Agosto 2005

En boca cerrada
TONIA ETXARRI El Correo 24 Agosto 2005

Batasuna: retroceder en la historia
Por José Cavero El Ideal Gallego  24 Agosto 2005

Gira antiespañola con fondos públicos
Editorial ABC 24 Agosto 2005

El español crece en China, pero aún está lejos de la pujanza de otras lenguas
Ramón Martínez La Razón 24 Agosto 2005

España y su Constitución
José Luis Manzanares Estrella Digital 24 Agosto 2005

Reconforta oir al profesor Manuel Jiménez de Parga en estos tiempos de confusión interesada acerca de España y su Constitución, cuando buena parte de los nacionalismos periféricos mueven sus peones para obtener privilegios o avanzar hacia la independencia. Quizá nunca hasta ahora fuera tan preocupante la deriva soberanista de determinadas fuerzas políticas que dominan algunas de nuestras instituciones o participan en ellas. Hay separatistas, declarados o no, en el País Vasco, Cataluña y Galicia, y pueden extenderse por todo el territorio nacional como paladines del progresismo de pata negra.

No son muchos quienes viven –a veces muy bien- con la exigencia de autodeterminación en la boca, pero nuestra absurda legislación electoral les permite una desproporcionada intervención en la gobernabilidad del Estado. No puede extrañar que se perfilen ante los ciudadanos como políticos muy eficaces, ya que obtienen bastantes más concesiones y prebendas de las correspondientes a su escaso apoyo popular. Luego, el argumento del viento de la historia –interpretado en provecho de la propia ideología y manifestado en los últimos éxitos- reforzará el atractivo del banderín de enganche.

Por fortuna, este antiguo presidente del Tribunal Constitucional tiene la virtud, cada vez más rara, de acudir a la Historia y a la Constitución sin complejos ni terceras lecturas. No es posible negar la residencia de la soberanía en la totalidad del pueblo español o la concepción de las Autonomías a partir de aquella, y no a la inversa, dado que “la Nación en la presente estructura jurídico-política de España es la titular única e indiscutible del poder constituyente”. Algo elemental pero discutido por quienes desean calificar a su Comunidad como nación, aunque sólo sea en el preámbulo de un nuevo Estatuto. Por algo se empieza.

El profesor Jiménez de Parga ya se opuso, en su día, al intento de circunscribir la calificación de nación o nacionalidad histórica a las regiones –así se las denominaba en la Constitución de la Segunda República- que habían conseguido un estatuto o estaban cerca de conseguirlo al estallar la guerra civil. Nuestra Carta Magna desconoce esos términos, pues mal cabe discriminar históricamente a Andalucía, por ejemplo. O a Asturias, León, Castilla, Aragón, Murcia o Canarias, por añadir, sin ánimo exhaustivo, otras parcelas de España. Pero el insigne jurista acaba de dar un paso aún más importante al preguntarse si no habrá llegado el momento de invertir, al menos en algunas materias, la tendencia del aumento progresivo de los poderes autonómicos a costa de los estatales. Yo pienso en la enseñanza y los incendios forestales como botones de muestra.

Les habla el comandante Carod
Por ANTONIO BURGOS ABC  24 Agosto 2005

LOS aviones son las castañeras del verano a efectos de articulismo. Éste es mi segundo artículo sobre aeronáutica materia en pocos días. Trata sobre un asunto que no se me escapa ni con alas. Es sobre la versión civil de las gloriosas alas de España, del himno del Ejército del Aire que escribió Pemán: «Volad alas gloriosas de España, / estrellas de un cielo radiante de sol, / escribid sobre el viento la hazaña, / la gloria infinita de ser español». Parece que últimamente hay cierta resistencia a que la gloria infinita de ser español y hablar esta lengua sea escrita por las gloriosas alas de España sobre un cielo radiante de etcétera. Será para que no se enfade Carod y no se le ponga todavía más cara de foca. Mi pasada experiencia en un despegue desde El Prat me hace pensar que, con un cartuchito de votos, Carod manda en Cataluña por tierra, mar y aire. El gachó de Perpiñán quiere que el catalán sea obligatoriamente lengua del imperio de todos los españoles, y algunas compañías aéreas, al maragaliano o zapateresco modo, ya le han hecho caso y lo aplican en El Prat: «Les habla el comandante Carod, y en catalán, por Dow Jones...».

Tomé el otro día un vuelo de Iberia de Barcelona a Zurich, y me quedé con las ganas de que la megafonía proclamase la hazaña, la gloria infinita de ser español. Si lo proclamó, no me enteré ni de papa: fue el catalán la única lengua peninsular que sonó. Los saludos e instrucciones al pasaje fueron en todas las lenguas imaginables. Menos en español, lengua oficial del Reino de España, cuya corona por cierto lleva el logotipo de Iberia.

No hablo a humo de pajas, sino de reactores. Del vuelo IB 7368 del 12 de agosto, que nos llevó perfecta, plácida, cómoda y puntualmente desde las pistas de la maratón del aeropuerto de Barcelona a Zurich. Vuelo compartido entre Iberia y Swiss Air. Por obra del birlibirloque operativo de la Alianza One World (¿será por alianzas de civilizaciones?) el vuelo IB 7368 de nuestro billete se convirtió en el LX 1955. Y al despegar de Barcelona, la sorpresa. Usted despega de París y le hablan en el avión en francés. Despega de Londres, y en inglés. Pero usted sale en este vuelo compartido de Iberia desde Barcelona, y le hablan... ¡sólo en catalán! La primera lengua que sonó allí fue el catalán. Pensé: «Ahora vendrá en castellano...». Sí, sí... Lo que vino fue el aviso de salutación en inglés, y luego en francés, y más tarde en alemán. ¿Y la lengua oficial del Reino de España, desde cuyo suelo despegaba aquel vuelo de nuestra compañía de bandera? Será de bandera a media asta por la muerte de Cervantes, hijo, o de bandera estelada de Carod. Porque aterrizamos en Zurich y antes de tomar tierra, nada, ¡otra vez el catalán como lengua del imperio! Se ve que Carod controla ya perfectamente todos los aviones que despegan desde Barcelona, a fin de que el catalán sea la lengua obligatoria. No quiero ni pensar que les prohiban dar los avisos y saludos en castellano si despegan de la españolísima tierra de Cataluña.

¿O será una forma muy especial que tiene la compañía Iberia de celebrar el centenario del Quijote en sus vuelos compartidos con otras compañías, para prestigiar la lengua de Cervantes ante el resto de las naciones? Ah, ya está: Iberia aplica la conclusión del curso sobre «Valor y poder económico de la lengua» que patrocinó la Fundación Vocento en la Universidad Menéndez Pelayo, y donde desoyendo al comandante Carod se dijo: «El español no vale tanto como lengua en sí misma, sino como elemento cohesionador entre los 400 millones de hispanohablantes que hay en el mundo». Claro, como sólo somos 400 millones los que hablamos español, por eso en los vuelos compartidos de Iberia nos dan los avisos únicamente en catalán cuando despegamos de Barcelona. Algo tan ridículo y empequeñecedor como si los saludos en los aviones que despegan de La Gomera los dieran únicamente a pitidos de silbo gomero como exclusiva lengua del Reino de España. Por Dow Jones.

¿Como en Irlanda?
ANTONIO ELORZA /CATEDRÁTICO DE PENSAMIENTO POLÍTICO DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE El Correo 24 Agosto 2005

Las últimas elecciones autonómicas han producido un curioso efecto en la vida política vasca. Demostraron por una parte la continuidad en la distribución de fuerza entre las principales corrientes políticas, pero por otra alteraron lo suficiente el mapa político como para convertir en inseguras las estrategias previamente definidas. La pseudoizquierda de Madrazo es la única fuerza que permanece ligada sin fisuras a su contrato de vasallaje con el nacionalismo gobernante. En especial, la fidelidad del electorado en el sector político de ETA-Batasuna ha tenido por efecto inmediato una inesperada estabilización al provocar el transitorio arrumbamiento del plan Ibarretxe, por la pérdida de escaños del tripartito. Resultó tan fácil cometer el fraude de ley con la candidatura de los comunistas euskalerriakos que las organizaciones del nacionalismo radical se encuentran a sus anchas para actuar a corto plazo con un alto grado de autonomía y con plena tranquilidad, compitiendo abiertamente con PNV-EA y aprovechando la oposición de estas formaciones a la Ley de Partidos para convertirlas en cómplices de su regreso con bombo y platillo a la vida legal plena.

De momento no tienen porqué ceder un centímetro en sus aspiraciones de desbordamiento y con el supuesto pacifismo del 'espíritu de Anoeta' como bandera cuentan con una máscara de suficiente eficacia: 'Orain herria, orain bakea'. Zer polita da! La 'kale borroka' incluida en el menú en calidad de postre obligado no cuenta, ya que no es sino la respuesta espontánea de la honrada y luchadora plebe abertzale a la negativa de las instituciones españolas a 'resolver el contencioso'. Para mostrar que el tiempo no pasa por ellos, hasta Tasio Erkizia y mi buen Txomin Ziluaga vuelven a estar en la foto.

De paso, con el vaivén de las declaraciones y de las manifestaciones celebradas bajo prohibición, la ilegal Batasuna se ha convertido en el actor más visible este verano en la escena política vasca. El único que no se entera de ese protagonismo es Odón Elorza, ya que sin duda por desconocimiento omite el nombre de la organización al condenar la gresca urbana que sus chicos montaron en la inauguración de las fiestas donostiarras. Todo sea por el diálogo. El que sí se entera es el PNV, para quien el regreso de sus protegidos trae consigo una ristra de problemas. De entrada, agudiza la tensión entre el liderazgo tipo Liga de Vascos Españolista que intenta presentar ante la galería Imaz y los sabinianos puros de Egibar, con su discurso clásico de frente nacionalista al lado de EA y de Batasuna. Es lo peor que puede sucederle a la táctica posibilista consistente en aprovechar la receptividad del PSOE para salvar lo esencial del plan Ibarretxe. Por algo lanzó Imaz su propuesta de «cosoberanía» envuelta en las flores del homenaje a Sabino Arana. Argucia inútil.

Además, la concepción de la praxis democrática sigue envuelta para Batasuna en los sutiles aromas del nazismo, y ello se manifiesta en la presión puntual con insultos y amenazas de agresión sobre los concejales de PNV y de EA para que dejen sus puestos a quienes a su juicio debieran ocuparlos. Entrañables patriotas que en demostración de sus ansias de paz responden al ambiente de diálogo y de tolerancia reinante con el regreso al vandalismo urbano, golpe a golpe, fiesta a fiesta. ¿Qué hacer? ¿Cómo esperar la aquiescencia del Gobierno de Madrid a una mesa de negociación a la cual fueran invitando unos radicales que siguen actuando como siempre, es decir, como bárbaros que respaldan con su violencia la estrategia de una organización terrorista?

Por el momento, y todavía con sordina en el caso del PNV, las organizaciones nacionalistas exhiben en el nuevo clima una clara propensión a reanudar los comportamientos del pasado, lo cual debiera hacer reflexionar a quienes en el PSOE dan por bueno que todo ha cambiado y que la hora del entendimiento está al caer. Hace un par de meses Ramón Jáuregui hizo notar juiciosamente que debía serle concedido un margen de confianza a Zapatero, quien desde su posición de presidente dispondría de unos datos sobre el viraje en curso dentro de lo más profundo del campo abertzale. Sólo que por ahora nada indica la validez de ese pronóstico que muchos, entre ellos quien esto escribe, desearíamos que fuera.

De no ser así vamos de cabeza al pantano del diálogo por el diálogo, que ahora proponen con insistencia los socialistas Gemma Zabaleta y Odón Elorza, en la línea de los viejos llamamientos de Margarita Robles. Irlanda del Norte es el modelo, aun cuando el punto de partida sea otro, el de llegada explícitamente no importe según el artículo firmado por ambos, y no se aborde el menor examen de las políticas de aquellos terroristas con quienes nos estamos jugando los cuartos. Y es significativo que en su insistencia por negociar con ETA cuándo, cómo y para lo que sea ambos notables del PSE ni siquiera mencionen la oferta ya realizada por Zapatero. Les debe de saber a poco, cuando lo lógico sería que la propuesta aprobada en el Congreso de Madrid sirviera de base a sus reflexiones, y no un mimetismo tan torpemente hilvanado.

Más allá de los guiones imaginarios, lo que tenemos delante es la vuelta a las andadas de una Batasuna dispuesta a hacer realidad su estimación, proclamada por Joseba Álvarez en Donostia, de que la Ley de Partidos es cosa del pasado, debe perder vigencia en la práctica antes de ser eliminada. El imperio de la violencia abertzale en la calle volvería así a ser restaurado, con Balza jugando como antes a defensor de una ley que no es la suya, y que por lo tanto renuncia a hacer cumplir, para solaz de ETA y los suyos. No sería bueno que el conjunto del PSOE, y por supuesto el Gobierno, siguiera el camino trazado por Diego López Garrido al celebrar cómo fue prohibida la manifestación donostiarra sin tener en cuenta el flagrante incumplimiento de tal prohibición. Si se encuentra fundada sobre datos reales, la audacia y la imaginación han de ser bienvenidas para salir del laberinto, con un final negociado del terrorismo sin concesiones políticas y un ajuste al marco constitucional de las aspiraciones del PNV en calidad de metas a alcanzar. Un sueño realizable únicamente a partir de la lucidez.

Guerra o paz en Afganistán
POR GUSTAVO DE ARÍSTEGUI DIPLOMÁTICO Y DIPUTADO DEL PP ABC  24 Agosto 2005

... Afganistán es un país que dominaron y que quieren recuperar a cualquier precio. Para el yihadismo una importantísima parte de su Guerra Santa se está librando allí. ¿Por qué no lo dice el Gobierno socialista?...

www.aristegui.org

EL terrorismo yihadista y la ideología que lo alimenta, el islamismo radical, le declararon la Guerra Santa a todo aquel que no pensara como ellos, o que no se sometiese a sus opresivos planes. Occidente y en especial Estados Unidos y Europa, desde luego algunos países de Europa más que otros, están, estamos, a la cabeza de su lista de objetivos prioritarios. La intensidad del odio sólo es comparable con el de sus ansias de poder, aunque no sea con carácter inmediato, sino para cuando tenga que ser, para sus nietos, sus biznietos o para generaciones venideras. No tienen prisa, y en eso nos llevan una inmensa ventaja. Otra es que carecen de escrúpulos, de humanidad o de obligaciones hacia nadie, su sólo empeño, 24 horas al día 365 días al año, es dominar por medio del terror, la muerte y la amenaza.

Afganistán es sin duda uno de los frentes más importantes de esa Guerra Santa para el yihadismo, cuyo fin es la derrota de apóstatas, impíos e infieles occidentales. Los yihadistas piensan que derrotaron al Imperio Soviético con su guerra de guerrillas llevada a cabo entre 1979 y 1989, por ello hacen un paralelismo entre la derrota del Imperio Persa Sasánida, que era el segundo en el mundo tras el Bizantino, en el año 637 en las batallas de Qadisiya y Nahawand. Tras lograr ese objetivo, la emprendieron contra el Imperio Bizantino, para ello se declaró un Yihad, una Guerra Santa, que se inició con dos intensas campañas para tratar de conquistarlo, la primera entre el año 676 y el 680, y la segunda entre los años 715 y 717. La victoria final no llegaría hasta 1453 con la toma de Constantinopla por Mehmet II el Conquistador. El yihadismo y muy especialmente Al Qaida y su principal ideólogo y número dos, el médico egipcio Ayman Zawahiri, creen ser los sucesores de los compañeros y primeros seguidores del Profeta que lograron la primera proeza de derrotar a un enemigo superior en fuerzas y experiencia guerrera como eran los sasánidas. Ellos se ven como una nueva vanguardia islámica incomprendida por muchos de sus correligionarios, a quienes no dudan en tachar de apóstatas y de incluirlos en su interminable lista de objetivos potenciales. El yihadismo hace el paralelismo entre Imperio Bizantino, que era la primera potencia del mundo en ese momento, y los Estados Unidos y Occidente, y creen que aunque tarden muchísimo tiempo, acabarán derrotándonos inexorablemente, como ocurrió con Bizancio.

En este contexto, y no en otro, hay que situar lo que está ocurriendo ahora en Afganistán, que fue, entre otras cosas, el símbolo de la derrota soviética, el primer Emirato islamista radical, de entre muchos más países que creen acabarán formando parte de un nuevo Califato islamista mundial, que es uno de los objetivos principales de los yihadistas, para desde esa plataforma de poder conquistar todo el planeta. Para el yihadismo la recuperación de Afganistán es esencial, primero para derrotar en esta ocasión, a la primera potencia mundial, y con ello volver a impulsar la moral de los yihadistas del mundo. Es ilusorio, y me atrevería a decir que completamente interesado desde la más absoluta ignorancia, decir que el 11-M se debió a la política exterior del anterior gobierno, o a la presencia de tropas españolas en Irak. Afganistán es mucho más importante para los yihadistas que Irak, pues se ha convertido en uno de sus principales frentes, en el que se puede acosar a tropas occidentales con el ojo de la opinión pública mundial vigilando constantemente. Irak es un campo de batalla del terrorismo yihadista, mezclado con elementos nostálgicos del régimen anterior, crimen organizado, delincuencia común y también elementos irritados con la presencia de tropas extranjeras. Los yihadistas, son mucho más numerosos que los demás, y la presencia de muyahedines del mundo entero, incluidos musulmanes con nacionalidad de Estados democráticos, es muy importante. Negar estos hechos es falsear la realidad en beneficio de intereses políticos cortoplacistas y miopes, además de ser seriamente peligrosos para la seguridad, por errar gravemente en el análisis.

Irak es un objetivo muy difícil de lograr para el yihadismo pero no imposible. La dificultad estriba en que la mayoría de la población es chií, que para los sunníes ultraconservadores y para los islamistas radicales sunníes, son herejes y hasta infieles, lo que no obsta para que exista también un islamismo chií, simplemente significa que la falta de homogeneidad étnica y religiosa de Irak, hace poco viable un control total del país por parte del yihadismo. Por otra parte Afganistán, a pesar de ser también un mosaico étnico y religioso, tiene una mayoría étnicamente de pastunes o patanes que son en su inmensa mayoría sunníes, de los que una parte importante simpatiza con el yihadismo.

Afganistán es un país que dominaron y que quieren recuperar a cualquier precio. Para el yihadismo una importantísima parte de su Guerra Santa se está librando allí. ¿Por qué no lo dice el Gobierno socialista? ¿Por qué han ocultado a la opinión pública y al parlamento lo que cualquier lector avezado de periódico sabe: que en Afganistán se está librando una peligrosa guerra para derrotar al yihadismo y para garantizar la libertad y la democracia? Este secretismo y falta de transparencia es inaceptable pero tiene unas razones, a mi juicio, muy claras: primero que el Gobierno socialista está tratando de compensar ante ciertos aliados, su precipitada e insuficientemente justificada salida de Irak, ya que el presidente ni cumplió con las condiciones que él mismo se impuso durante la campaña electoral de 2004. Ahora algunos responsables socialistas dicen que si las tropas de la coalición abandonan Irak, se producirían graves consecuencias. ¿Por qué no les entró esa sensatez antes de que el presidente del Gobierno invitase a sus aliados a abandonar Irak en noviembre del año pasado? ¿Les habrá inspirado sensatez las recientes declaraciones del ex presidente Clinton en ese mismo sentido? Entre los motivos de tanto secretismo y lenguaje críptico podemos contar entre otras las siguientes: que los socios parlamentarios del gobierno son tan contrarios a la presencia de tropas españolas en Iraq como en Afganistán, siendo ésta una de las razones que podría hacer peligrar la estabilidad de sus pactos. La segunda es que no hicieron el análisis de riesgo necesario y por eso no se lo comunicaron al Parlamento y a la opinión pública, lo cual sería grave, o bien que habiéndolo hecho no nos lo hubiesen comunicado, con lo cual aún sería peor.

Sea como fuere, el Gobierno tiene que explicar estos y muchos otros extremos en el parlamento, más allá de los detalles técnicos, más allá de las circunstancias en que se produjo la terrible tragedia que sigue encogiéndonos el corazón. Debe explicarle a la sociedad española, en sede parlamentaria, qué evaluación política y de seguridad hace el gobierno de la situación en Afganistán, como parte de la amenaza yihadista global. Esta es una obligación del ministro de Asuntos Exteriores además del de Defensa, pero sobre todo y por encima de todo del presidente del Gobierno. El PP seguirá haciendo gala de una impecable responsabilidad, pero el Gobierno no ha actuado con la transparencia necesaria, temeroso sin duda que los riesgos que implican las operaciones en Afganistán puedan llegar a afectar seriamente su apoyo entre sus votantes más radicales, pues nuestra presencia allí parece entrar en franca contradicción con la agenda radical que este gobierno tiene en casi todos los ámbitos, pero especialmente en política exterior. Este no es momento de cálculos electorales, este es el momento de mostrar sentido de Estado. Lo que ocurre es que ante situaciones tan delicadas, el apoyo viene del principal partido de la oposición y no de los socios del gobierno, y eso no es muy popular entre los votantes más escorados a la izquierda de este PSOE. Todo esto pone de manifiesto, una vez más, los muchos y pesados lastres de este Ejecutivo.

11-M, más incógnitas
EDITORIAL Libertad Digital 24 Agosto 2005

La parte del sumario judicial del 11-M que ya ha sido desclasificada está proporcionando a los pocos medios que siguen interesados en investigar lo ocurrido antes, durante y después de la masacre de Atocha jugosos titulares durante este mes de agosto. De lo último se hizo ayer eco la emisora madrileña City FM. Según informaba a primera hora de la mañana, uno de los terroristas implicados en los atentados estuvo detenido por la policía cinco días antes de la masacre. No fueron más que unas horas y al poco se le puso en libertad pero manteniendo la vigilancia telefónica que se le venía practicando desde meses antes.

El terrorista en cuestión es Otman El Gnaoui, en prisión desde el 31 de marzo del año pasado y sospechoso de haber acompañado a Jamal Ahmidan, alias El Chino, en el transporte de los explosivos desde Asturias a Madrid. La policía, en concreto la Unidad de Drogas y Crimen Organizado, tenía fichados y en seguimiento a El Gnaoui y a El Chino desde hacía tiempo por un asunto de narcotráfico. Curiosamente, un día después de los atentados, fueron los propios miembros de esta brigada los que solicitaron al juez que cesasen las escuchas de la pareja que había transportado las bombas pero, de un modo inexplicable, pidieron al magistrado que les autorizase para colocar escuchas a un simple confidente proveniente del hampa, el marroquí Rafá Zouhier. Fue el pinchazo telefónico sobre Zouhier lo que recondujo a la policía a investigar de nuevo a El Chino y El Gnaoui pero esta vez olvidándose de las drogas y centrándose sobre su participación en el 11-M. Esta es, a trazos gruesos, la versión oficial de lo ocurrido, pero algo no cuadra. La noche anterior a la masacre, la policía despertó de madrugada a una mujer, propietaria de un Toyota Corolla, para indagar sobre la matrícula de su automóvil. Esa matrícula había sido la que los terroristas habían doblado para pasar desapercibidos en el viaje que les condujo hasta la capital.

Con esta revelación se abre una buena batería de preguntas que alguien en la Policía debería empezar a responder cuanto antes. ¿Por qué se interrumpieron las escuchas a El Chino y a El Gnaoui a la vez que se pedía vigilancia para un delincuente de poca monta como Zouhier?, ¿por qué, si no había motivos para mantener a El Gnaoui en comisaría cinco días antes, se despertó a una mujer de madrugada para interrogarla sobre la matrícula de su coche?, ¿acaso es que los agentes no las tenían todas consigo o es que se olían algo pero no sabían exactamente el qué? Si la policía hubiese continuado escuchando las conversaciones de El Chino, uno de los autores materiales de la masacre a fin de cuentas, muy probablemente se hubiera evitado que éste, junto a 6 terroristas más, se autoinmolase en Leganés dos semanas después? Es sangrante reconocerlo, pero del 12 de marzo hasta el 3 de abril El Chino permaneció en paradero desconocido porque unos policías decidieron que no había necesidad de vigilarle. En cambio, si que la había –y muy urgente- de hacerlo con Rafá Zouhier, uno de los pelanas más insignes de la trama.

Esta del cuerpo antidroga de la Policía y el extraño caso de dos sospechosos de primer nivel a los que se le retira la vigilancia es un enigma más que se suma a los más de 60 que varios medios han recopilado para que al juez no le fallen las cuentas. La investigación sobre el 11-M está más viva que nunca a pesar de que el PSOE y su imperio mediático insisten en mirar hacia otro lado. El ministro del Interior debe comparecer sin más demora en el Congreso para dar cuenta de esta y de todas las informaciones nuevas que han salido a la luz a lo largo del verano. La Comisión parlamentaria, por su parte, debe reabrirse en septiembre. El cierre en falso del pasado 30 de junio es un fraude a todos los españoles y una villanía hacía las víctimas que una nación democrática como la nuestra no se puede permitir.

11-M
Clarito, clarito
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 24 Agosto 2005

A ver si me he enterado. La policía le pidió a un juez de instrucción que se dejara de escuchar y de grabar al Chino y a Otman el Gnaoui inmediatamente después de los atentados del 11-M, en los que ambos aparecerían implicados. El Gnaoui, además de tener el teléfono intervenido, había sido detenido cinco días antes del 11-M para ser puesto en libertad a las pocas horas. Mientras unas intervenciones cesan, otras se ponen en marcha tan pronto como el 12 de marzo: es el caso del confidente Rafa Zouhier. Aunque las grabaciones y observaciones de los luego imputados por los atentados se enmarcaban en una operación antidroga, la breve detención de Otman el Gnaoui aparece objetivamente vinculada con los preparativos de la masacre que estaba a punto de suceder, toda vez que dicha detención estuvo precedida por una llamada de la Guardia Civil, de madrugada, a la propietaria del coche cuya matrícula había sido elegida para doblar las placas del coche usado para transportar los explosivos. Según la policía, los indicios sobre el transporte de explosivos que derivan de las escuchas de la operación antidroga les pasaron totalmente desapercibidos. ¿Se va entendiendo?

Por otra parte, la Comisaría de Información le envía al juez Del Olmo un informe acerca de Kalaji, el agente de policía que liberó los teléfonos móviles utilizados en los atentados. Kalaji obtuvo en España el estatuto de refugiado tras declarar que había sido miembro del Partido Comunista Sirio y del FDLP, y manifestando “claramente su condición de religioso musulmán” (informe de la UCI). Para orientarnos sobre la naturaleza de la facción de la OLP a la que Kalaji perteneció, baste decir que este mismo año, en una atmósfera de acercamiento israelo-palestino, miembros del FDLP han sido los primeros detenidos por actos terroristas desde que Abu Mazen ascendió a la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina.

La ex esposa de este miembro de la policía española de tan pulcros antecedentes también es policía. Se ha publicado, aunque ahora la Comisaría de Información lo niega, que intervino en la localización de la misteriosa furgoneta hallada la mañana de los atentados en Alcalá de Henares, junto a la estación. En esa furgoneta se hallaron restos de una sustancia (metenamina) que no está presente en la Goma 2 ECO, pero que inexplicablemente sí lo estuvo en la muestra que de ese explosivo entregaron los Tedax, provocando la prolongada confusión del juez de instrucción. En esa furgoneta se hallaron también el día de los atentados oportunas pistas sobre la autoría islamista. Sobre esa furgoneta declaró en el Congreso de los Diputados un portero, personaje popularmente conocido como portero automático de Rubalcaba porque antes de acudir a la cámara fue contactado por un representante socialista, contaminando su declaración. Pero resulta que la hermana de Kalaji también trabaja para la policía como traductora. En concreto, se encargó de las intervenciones telefónicas de El Tunecino.

A Kalaji lo ha puesto la Comisaría General de Información de la Policía Nacional en el centro de las peores sospechas con respecto al 11-M, recordando su perfil de “islamista radical” y sus “conocimientos en materia electrónica”, así como “sobre la actividad policial y las técnicas de investigación”. También señala que “había tenido formación militar”. Este es el hombre que, según su propia declaración, liberó los teléfonos de la muerte. No está imputado por Del Olmo, juez que sí se ha preocupado, sin embargo, de que imputen a Pedro J. Ramírez por ofrecer a la ciudadanía española informaciones como esta. ¿Nos vamos aclarando?

Las reglas del juego
Por BENIGNO PENDÁS ABC  24 Agosto 2005

HA sido la frase del verano. A diferencia de la frivolidad que impera en nuestra ciudad alegre y confiada, Tony Blair afronta el asunto sin rodeos: «Las reglas del juego han cambiado». Y remata: «Estamos hartos de la gente que abusa de nuestra condición bondadosa». Británico hasta la médula: justificación moral y consecuencias prácticas. Amortiguada por las vacaciones, la polémica promete emociones fuertes. Se habla de ampliar los plazos de detención policial, de perseguir ideas que incitan al odio, de prohibir las entradas y hacer expeditivas las salidas. Defensa de la democracia contra el fanatismo islamista, dicen unos. Los otros preparan la batería al uso: procesos kafkianos, «gran hermano», ejecuciones extrajudiciales... La muerte del electricista brasileño debe ser aclarada por completo. Pero esta vez los chantajes no sirven: los ingleses carecen de complejos políticos y se trata -aunque no les guste- de un Gobierno socialista. Hablar de «fascismo» resulta en este caso más ridículo que ofensivo. La política es imprevisible, como la vida misma. Nadie se acuerda ya de aquel líder con fecha de caducidad que ganó las elecciones a medias. Han pasado muchas cosas desde entonces: presidencia europea, Singapur, G-8, 7-J, muerte por sorpresa de Robin Cook, laborista a la vieja usanza...

Una Tercera reciente («Civilizaciones», 8 de agosto) y algún compromiso próximo me llevan a releer viejas páginas de Toynbee y otros filósofos de la historia. Artillería pesada. La hipótesis se confirma una y mil veces: Occidente aporta más a la dignidad humana que cualquier otra civilización. Debemos mantener una convicción firme acerca de quién tiene razón. Libertad y seguridad, cuestión apasionante. La disyuntiva no sirve: para seguir siendo mejores tiene que haber las dos cosas. Habrá que afinar al máximo los mecanismos de Estado constitucional.

El optimismo antropológico conduce en línea recta al fracaso. No se olvide que las civilizaciones nacen, crecen, dejan su huella (con suerte) y todas mueren. Nada nuevo bajo el sol. En el año 212 el emperador Caracalla otorgó la ciudadanía a todos los hombres libres del Imperio romano: algo así como una versión clásica y más elegante de nuestro confuso «papeles para todos». Pero es inútil recordar las lecciones del pasado a quienes no desean ser ilustrados. Por lo demás, también cuentan los goles marcados en propia puerta. Entre nosotros, ya sabemos lo que hay. ¿Qué pasará en el Reino Unido? Termino con un editorial del Telegraph. «Si el primer ministro está dispuesto a afrontar las críticas de ciertos jueces, de los eurócratas, de su grupo parlamentario e incluso de su mujer contará con el apoyo entusiasta de este periódico». Apostilla: «y merecerá también el de la nación entera».

La flauta de Bartolo
Por M. MARTÍN FERRAND ABC  24 Agosto 2005

SI es cierto que la gallina vieja es la mejor para el caldo, la sopa abertzale que Batasuna prepara para el viernes en Bilbao no carecerá de veteranía. En repetición del ejercicio de desobediencia civil que la ilegal, y no extinta, HB organizó el pasado fin de semana en San Sebastián, algunos de sus clásicos -Tasio Erkizia, Txomin Zuloaga...- convocan a sus afines para recorrer la Gran Vía, precisamente, en el día clave de las fiestas vizcaínas. Los antiguos dirigentes de la organización afín a ETA, que ahora dicen obrar a título personal, repiten lema para la convocatoria -Orain herria, orain bakea- y con eso acreditan su desparpajo. Gritar a estas alturas, cuando la situación vasca es un cruce entre la fatiga de las personas, la provocación continuada y la falta de respeto a cualquier forma de orden, que «ahora el pueblo, ahora la paz» tiene el sonido de las bromas de mal gusto.

Nos encontramos de nuevo con dos fenómenos que siempre viajan juntos: el uso perverso del idioma, de los idiomas, y la opresión de unos cuantos sobre una masa ciudadana más abundante y, por atenta a otras cuestiones, más resignada y cansina. Lo de la lengua queda claro por el uso de la paz/bakea, cuando lo que se pretende es el río revuelto como germen de la única estrategia posible para quienes, no sin una gran confusión ideológica interesadamente alimentada, predican la quimera de lo que ni tan siquiera cupo en la enajenada cabecita de Sabino Arana, el más sólido antecedente de un independentismo sin sentido que, dicho sea de paso, acota sólo para sí lo que son derechos comunes para todos cuantos integramos la Nación que tratan de fragmentar.

La contumacia de los abertzales es, precisamente, la base de su fortaleza. Lo que no pueden aportarles unas ideas que no tienen, unos antecedentes inventados y falsarios y una realidad social mucho más compleja y plural de la que dicen representar tratan de buscarlo en su machacona insistencia en el error. La gente más común, entre los que creo encontrarme, nos sentimos desbordados con tanta perseverancia porque estos chicos son, como la flauta de Bartolo, de un agujero solo, y la monotonía de su concierto resulta, materialmente, insufrible. Espero y deseo que sus inconsistentes teorías nunca lleguen a cuajar en ese tosco invento de Euskal Herria; pero la hipótesis de su victoria sólo puede llegar por el camino del agotamiento de quienes, desde una España no troceada ni troceable, pretendemos celebrar unas fiestas tan hermosas como las de Bilbao de un modo más clásico y sin procesiones cívicas con pendón independentista. La paz, más que gritar sin sentido en la plaza de Moyúa, es tomarse unos vinos con los amigos en cualquiera de sus calles adyacentes después de salir de los toros. Lo único que no cabe en todo esto es la permisividad con la que Juan José Ibarretxe, llegadas estas ocasiones, sabe encenderle una vela a Dios y otra al diablo.

En boca cerrada
TONIA ETXARRI El Correo 24 Agosto 2005

Más mudos que 'el farsante del piano' aparecían los veteranos de Batasuna Ziluaga y Erkizia en la convocatoria de la manifestación que quieren realizar para pasado mañana en Bilbao. Se suele decir que, en boca cerrada no entran moscas, pero en este caso, la imagen de estos dos históricos de la izquierda abertzale ha sido la mar de elocuente. Por eso, todos pendientes del consejero Balza. ¿Qué hará pasado mañana en Bilbao con quienes quieren trasladar el conflicto a las calles en plena Aste Nagusia? En esta ocasión ni ha sido Otegi quien ha convocado, ni Álvarez quien ha rematado con sus avisos al Gobierno vasco.

Después del follón organizado en San Sebastián tras su manifestación prohibida, el entorno de ETA ha introducido una pequeña modificación de convocatoria. En el camuflaje, se entiende. Han preferido recurrir al ber-tsolari de turno. A su lado, desde luego y para que nadie se confunda, los veteranos Ziluaga y Erkizia que, a pesar de mostrarse más silentes que 'pianoman', fueron el centro de atención de quienes suelen tener la sana costumbre de vigilar para que se cumpla la ley. Y como aquí nos conocemos todos, el popular Basagoiti decía que confiaba en que la consejería de Interior se percataría de que esta convocatoria, con el mismo lema e idéntico día festivo elegido, es una «fotocopia» de la que ese mismo departamento prohibió hace unos días en San Sebastián. El socialista Ares le emplazaba a que impidiera esa manifestación porque «basta con ver la foto» de la conferencia de prensa para saber quién convoca esta iniciativa. Una manifestación que, según recalcaba el popular Basagoiti «después del precedente de San Sebastián, ya podemos avanzar cómo puede acabar: con la 'kale borroka'». Vamos que ni el tercer socio del Gobierno vasco (EB) tiene dudas de que «es Batasuna» quien promueve el conflicto en las calles.

Una estrategia de tensión que, hasta ahora, le ha ido de perlas para condicionar el debate político después de haberle arrebatado el protagonismo al PNV. Su máximo líder en el Gobierno vasco minoritario, algo despistado desde que el plan Ibarretxe ha ido apagando sus luces, tiene poco que decirnos en esta época. Quizá por eso y, salvo reajustes de última hora en su agenda, ni piensa aparecer mañana en Bilbao que celebra con las autoridades su día taurino por excelencia.

La ciudad sigue inmersa en sus fiestas. Con el alcalde Azkuna ajustando esa media hora de legalidad en la que izará, pasado mañana, todas las banderas. Y el delegado de Gobierno, Paulino Luesma, recordando al consejero Balza que le asisten «las mismas razones» que las de San Sebastián para impedir la manifestación de Bilbao. ¿Qué estres! A ver si la presencia del diestro Fran Rivera le da otro color al cartel festivo.

Batasuna: retroceder en la historia
Por José Cavero El Ideal Gallego  24 Agosto 2005

De nuevo nos hallamos ante otro intento de Batasuna por mantener el máximo de protagonismo y por forzar a las instituciones vascas a asumir disparates jurídicos. Ni más ni menos, pretende la dirección de Batasuna-ETA.

De hecho, la insólita pretensión de Batasuna se viene planteando con amenazas sobre alcaldes y concejales en localidades en las que dejó de tener representación. Y eso es lo que no terminan de asumir, y por eso presionan de la forma que les es más propia y conocida, con la amenaza, la extorsión y el chantaje, para que los concejales que sustituyeron a los batasunos cedan su lugar a aquéllos.

Y las presiones son tales que, en efecto, contra toda norma democrática, algunos concejales de localidades vascas han ido cediendo sus puestos a los batasunos que reclaman un insólito derecho a regresar a su vieja condición, sin haber pasado por el tamiz de las urnas y de la voluntad de los electores. Pero eso parece argumento menor...

La actitud batasuna es, como se ve, de aurora boreal, pero, sobre todo, es demostrativa de hasta qué punto se vuelven a ver crecidos y en condiciones de forzar las cosas y de pretender que la política vasca se amolde y acomode a sus intereses y estrategias. Pero están tan creídos de la razón de su fuerza y argumentos, que en los últimos días se han dirigido a los tres partidos que forman el Gobierno tripartito vasco para que les ayuden a recuperar los cargos que la Ley de Partidos les hizo perder, al determinar la ilegalización de Batasuna por entender que no es otra cosa que una prolongación política de la banda terrorista ETA con idénticos fines y propósitos.

Batasuna explica y argumenta que, de no haber sido por la Ley de Partidos Políticos, que los retiró de la vida municipal como fuerza ilegalizada, hubieran obtenido más de cuatrocientas concejalías, la mayor parte de las cuales recayeron precisamente en el PNV o en los otros dos partidos que gobiernan Euskadi, EA y EB-IU. De ahí que Arnaldo Otegi, en un gesto de desfachatez sin precedentes, se haya dirigido precisamente a esas tres fuerzas, más Aralar, para pedirles ayuda en el propósito de recuperar las concejalías que la ilegalización de Batasuna le impidió disputar y acaso obtener. Alucinante, pero muy real historia en la siempre alucinante y singular Euskadi.

Gira antiespañola con fondos públicos
Editorial ABC 24 Agosto 2005

PAGADA con fondos públicos, la excursión bolivariana organizada por concejales de IU de los ayuntamientos de Córdoba y Sevilla para que más de medio centenar de jóvenes participara en el «Festival Mundial de la Juventud y de los Estudiantes» de Caracas -a la que también acudieron proetarras y cuyo documento final incluía condenas a la OTAN y apoyos a la «liberación de Ceuta y Melilla»- representa un episodio de grave irresponsabilidad política. Los alcaldes de las dos capitales andaluzas están obligados a explicar a la opinión pública los pormenores de una gestión que ha llevado a sus instituciones a implicarse en un vergonzante certamen de agravios, un festival antisistema con billete, oficial, de ida y vuelta.

El español crece en China, pero aún está lejos de la pujanza de otras lenguas
Ramón Martínez La Razón 24 Agosto 2005

Pekín- La mayoría de expertos participantes en la segunda jornada del II Simposio Internacional de Hispanistas de Pekín coincidieron ayer en que la pujanza del idioma español en China es una realidad incontestable. «Es una nueva tendencia que se ha desarrollado en tan sólo cuatro años, en los que se ha multiplicado por diez el número de estudiantes universitarios de español en todo el país», aseguró Zhang Yongtai, decano de la Facultad de Español de la Universidad de Jilin, provincia de Changchun (noreste de China). Para Wang Lei, profesor de la Universidad de Estudios Extranjeros de Pekín, este encuentro es «una oportunidad de profundizar en mi espa- ñol, y sobre todo de adquirir nuevos cocimientos y experiencias sobre los métodos de enseñanza, de los que depende la difusión de este idioma en China», informa Efe.

El director académico del Instituto Cervantes, Jorge Urrutia, declaró a Efe, sin embargo, que el español no ha acumulado la confian- za y la raigambre que otras lenguas, como el alemán y el francés, tienen en China. «Es un problema que los economistas llamarían de confianza. La cultura española no ha conseguido todavía acumular suficiente confianza», declaró.

Contenidos. Para Urrutia «no es un problema de contenidos, temas o formas, sino de confianza en los mercados internacionales, y esa es una labor del Instituto Cervantes, claro», añadió el también catedrático de Literatura de la Universidad Carlos III de Madrid. Urrutia abunda en este asunto y se remite a Alemania y a la leyenda negra española: «Venimos luchando desde el Siglo de Oro con la llamada leyenda negra, cuyo problema fue que desprestigió a la cultura española como tal, y nos está costando mucho trabajo salir de ello».
De entre los acuerdos que se sellarán con la visita del primer ministro chino, Wen Jiabao, a España en noviembre, uno será el visto bueno definitivo para la instalación de un centro del Instituto Cervantes en Pekín. «En estos momentos estamos buscando la sede, decidiendo la zona, el tipo de edificio, si comprar o alquilar», avanzó el poeta, autor de una decena de títulos, entre ellos «El mar o la impostura».

Recortes de Prensa   Página Inicial