AGLI

Recortes de Prensa     Sábado 12 Noviembre 2005
Jugando a Babel
Jesús Laínz elsemanaldigital 12 Noviembre 2005

Alta traición
Blog de Alejo Vidal-Quadras periodista digital 12 Noviembre 2005

La educación como manipulación
Guillermo Urbizu elsemanaldigital 12 Noviembre 2005

Los partidos, en quiebra
Enrique de Diego elsemanaldigital 12 Noviembre 2005

La «tolerancia cero» del presidente
Editorial ABC 12 Noviembre 2005

Por la ruta del bacalao
Cristina Losada Libertad Digital 12 Noviembre 2005

Contrasentidos
TONIA ETXARRI El Correo 12 Noviembre 2005

Dispuestos a la derrota
GEES Libertad Digital 12 Noviembre 2005

¡Es la yihad, idiotas!
Pablo Molina Libertad Digital 12 Noviembre 2005

squadristi islámicos
Jorge Vilches Libertad Digital 12 Noviembre 2005

La UE y el Estatuto
Editorial ABC 12 Noviembre 2005

La Era Zetapé ya tiene diccionario
Federico Quevedo elconfidencial 12 Noviembre 2005

Puntualizaciones sobre toponimia
Email  12 Noviembre 2005

"Ante la amenaza de destrucción, hoy todos somos Israel"
Libertad Digital 12 Noviembre 2005

El presidente del CGPJ recuerda que España «no es un Estado plurinacional»
Redacción La Razón 12 Noviembre 2005

Mayor Oreja augura que ETA emergerá durante la tramitación del Estatuto para respaldar la estrategia de Zapatero
Europa Press Libertad Digital 12 Noviembre 2005

Inquietud en la UE por si el Estatuto catalán quebranta las normas sobre mercado interior
CRISTINA DE LA HOZ ABC 12 Noviembre 2005

EL ESTIGMA DEL PP
XAVIER PERICAY ABC 12 Noviembre 2005

Jugando a Babel
Jesús Laínz elsemanaldigital 12 Noviembre 2005

En el Senado español todos, evidentemente, hablan español. Pero hay unos cuantos, con sus glándulas identitarias a punto de reventar y de regar a los circunstantes con sus viscosos humores, empeñados en fingir que no lo hablan. Incluso es posible que hayan logrado convencerse a sí mismos. Y, ante la pusilanimidad de quienes no quieren pasar por nacionalistamente incorrectos, pretenden jugar a naciones oprimidas organizando la pantomima de invocar a los espíritus de sus lenguas regionales en el templo parlamentario del Estado opresor. Y si ello exige la costosa, incómoda e innecesaria instalación de un sistema de traducción simultánea, que se fastidien los de la nación opresora y rindan pleitesía al tótem que recuerda a los mortales que la lengua se hizo carne y ascendió a los cielos, donde está sentada a la derecha del padre.

Tan rocambolesca maniobra va acompañada, paradójicamente, de la actitud opuesta en tierras catalanas. Pues los mismos que exigen poder hablar en catalán en un parlamento en el que sólo una minoría lo habla y todos hablan español, han desterrado a éste del Parlamento catalán, lugar en el que todos, sin excepción, hablan tanto catalán como español y ubicado en una ciudad, Barcelona, en la que se habla más español que catalán.

Por otro lado, Ibarretxe comenzó su intervención hace unos meses en el Congreso para defender su planón con unas palabras en vascuence, a la que denominó "la lengua milenaria de mi pueblo" aunque él haya comenzado a estudiarla después de haber sido elegido lendakari, aunque su padre deba ponerse auriculares en el Parlamento vasco para entenderle cuando de tarde en tarde se arranca por eusquerías, y aunque Anasagasti, de haber estado en activo, no hubiese entendido ni pío.

Y cuando el honorable Josep Bargalló ("conseller en cap de la Generalitat de Catalunya / Kataluniako Generalitateko lehen kontseilariak") aterrizó en San Sebastián el pasado mes de febrero, se imprimieron invitaciones bilingües en catalán y vascuence para anunciar una conferencia ("Catalunya, primer any de Govern catalanista i d´esquerres / Katalunia, gobernu catalanista eta ezkertiarraren lehen urtea") que fue pronunciada, lamentablemente, en la lengua del Imperio.

Todo este guirigay, que se resolvería fácilmente con un par de camisas de fuerza y unas habitaciones acolchadas, representa, por obra y gracia de quienes lo llevan permitiendo desde 1978, el principal problema de la España de hoy. Si usted, sufriente lector, tiene elevado el sentido del ridículo nacional, no trate de imaginar las carcajadas que nuestros socios de la Unión Europea deben de estar saboreando a nuestra costa.

Va a acabar siendo cierto que España es la nación más poderosa del mundo, pues es dudoso que alguna otra hubiese podido soportar, sin acabar saltando por los aires, tanta estupidez.

Alta traición
Blog de Alejo Vidal-Quadras periodista digital 12 Noviembre 2005

Es un hecho incontestable que el nuevo Estatuto de Cataluña desborda y altera la vigente Constitución en numerosos puntos, pero lo más grave de esta ofensiva brutal contra nuestro sistema de convivencia radica en la concepción misma que lo inspira. Entre la Nación cívica, sujeto de la soberanía indivisa del pueblo español y apoyada en una base comunitaria heredada sin duda de la Historia, pero definida a partir de valores universales y unificadores, y la nación étnica, basada en la identidad cultural y lingüística y en un pasado interpretado al servicio de un mito, excluyente, laminadora del pluralismo y ariete del desguace del proyecto común, el nuevo Estatuto nacionalista consagra la segunda y destruye la primera.

La situación que estamos viviendo en España es de una gravedad extraordinaria y resulta de una suma de indiferencias, cobardías, errores, oportunismos, mezquindades y bajezas, a las que casi nadie escapa.

Este último asalto contra nuestro ordenamiento jurídico y nuestra estructura institucional, que convertirá a una de las Naciones más antiguas, prósperas y respetadas de Europa en un Estado confederal débil, empobrecido e irrelevante, corre a cargo de los nacionalistas, naturalmente, pero ha llegado a ser posible por una serie de renuncias, complejos y miopías estratégicas, añadidas a la voracidad por el poder a cualquier precio de los dos grandes partidos nacionales a lo largo de dos décadas.

Sin embargo, en esta culpa compartida la responsabilidad no se distribuye por igual a estas alturas del proceso.

Quizá hubo una época en la que se podía entender la alianza con los particularismos secesionistas para garantizar la estabilidad parlamentaria del gran partido nacional ganador de las elecciones por mayoría relativa.

Ni en 1993 ni en 1996 los nacionalistas habían mostrado de forma totalmente explícita su voluntad corrosiva de liquidación de la Nación española, aunque los síntomas de sus verdaderos planes eran muy aparentes para el que quisiera verlos.

Pero ahora, cuando cada uno de sus gestos, de sus acciones y de sus palabras revela sin embozo alguno su decidido propósito de despedazar la unidad constitucional y convertir España en un agregado de micronaciones ajenas u hostiles entre sí, la pasividad equivale a colaboracionismo y la complicidad con sus desmanes entra sin paliativos en el terreno de la traición.

El Partido Popular, aunque tarde, ha comprendido la magnitud del peligro e intenta reaccionar para conjurarlo. El Partido Socialista, en cambio, dirigido por un ignorante rencoroso e iluminado, se dispone a consumar el desastre facilitando la tarea de los dinamitadores del Estado nacional y democrático.

Creo que la barbaridad cometida por el Presidente del Gobierno salvando con su intervención in extremis un proyecto de Estatuto que estaba prácticamente muerto en el Parlamento de Cataluña y el fraude al que se ha prestado tramitándolo como reforma estatutaria siendo una mutación constitucional de enorme alcance, nos sitúan de lleno en el campo de aplicación del artículo 102 de la Constitución, que dice así:

1. La responsabilidad criminal del Presidente y de los demás miembros del Gobierno será exigible, en su caso, ante el Tribunal Supremo.

2. Si la acusación fuese por traición, o por cualquier delito contra la seguridad del Estado en el ejercicio de sus funciones, sólo podrá ser planteada por iniciativa de la cuarta parte de los miembros del Congreso, y con la aprobación de la mayoría absoluta del mismo.

3. La prerrogativa real de gracia no será aplicable a ninguno de los supuestos de este artículo.

Por tremendo que suene, un análisis objetivo de la conducta del Presidente del Gobierno en relación al nuevo Estatuto de Cataluña nos conduce a una conclusión pavorosa, pero ineludible: José Luis Rodríguez Zapatero está cometiendo alta traición.

Otra cosa es que nadie se atreva a plantearlo públicamente y a tomar las iniciativas que procedan. Es posible que los españoles afrontemos una disyuntiva análoga a la que alcanzó a los romanos al final de la República y que Tácito expresó con la terrible frase de que ya no podían soportar ni sus males ni sus remedios.

El futuro de España es otra vez sombrío, el ánimo de los españoles vuelve a ser puesto a prueba.

La educación como manipulación
Guillermo Urbizu elsemanaldigital 12 Noviembre 2005

Los marxistas se dieron muy pronto cuenta de esta realidad. Pero la cosa ya viene de antiguo. La educación como herramienta política. No interesa la excelencia del pensamiento, ni interesa para nada que los ciudadanos adquieran una formación intelectual sólida, o que ejerzan el derecho a que sus hijos estudien donde les dé la gana. El poder, cuando lo ha detentado la izquierda, siempre ha estado más interesado en el cultivo de la mediocridad uniforme. Y, como diría el teórico comunista Antonio Gramsci, en la "necesidad de una preparación ideológica de la masa". A su conveniencia, por supuesto. Y en ello está Zapatero.

Observen el panorama actual: un presidente del Gobierno licenciado en Derecho que no sabe ni lo que significa el concepto "nación", una vicepresidenta que llegó a ser juez sin pasar por oposición alguna, o un ministro Montilla que no se sabe si terminó el bachillerato. Y podríamos seguir. El estudio siempre ha exigido sacrificio, por eso ellos prefieren medrar e intrigar, viviendo del presupuesto mientras se pueda. Les molesta una enseñanza de calidad porque son idólatras de la cuchipanda y la arbitrariedad. La disciplina en pedagogía les parece un concepto medieval. ¿Libertad? Casi nunca rima con responsabilidad o compromiso. Más bien con capricho o inmunidad. Son así, y nos quieren hacer comulgar con ruedas de propaganda.

¿Ustedes creen, por ejemplo, que las series de televisión son producto de la casualidad? Muy al contrario. Están perfectamente diseñadas para hacer del personal almas vacías, sin criterio, eternos adolescentes consentidos. Eso sí, todo con muy buen humor. Los mensajes que se transmiten van socavando nuestra dignidad, en pro de una manipulación despreciable. La familia se tiene como una inquisición. Y como me decía un buen amigo, ¿ustedes han visto alguna vez que en dichas series los chavales estudien? Ni los verán. Todo queda en francachelas e insinuaciones sexuales de todo tipo y condición.

Poco a poco estamos haciendo de nuestros hijos unos truchimanes de cuidado, unos perfectos dictadores de diseño, sin personalidad. A imagen y semejanza de los modelos que se les ofrece. En ellos estamos suicidando el futuro de nuestra sociedad. Y sin embargo el gobierno insiste, terco, en esta algarabía desenfrenada. Insiste en querer controlar la libertad de la gente con su ley educativa (LOE), en apartar la religión como si fuera una superstición dañina (sustituyéndola por el totemismo del progreso), o en seguir llevando las humanidades hacia la extinción.

Por eso hay que manifestarse, protestar, exigir, ejercer nuestros derechos ciudadanos en pro de una enseñanza libre y de calidad. ¡Basta ya de asnadas! Sin libertad no hay democracia que valga, por más que de venerable talante la vistan. Y sin una educación en condiciones la libertad es pura filfa.

Los partidos, en quiebra
Enrique de Diego elsemanaldigital 12 Noviembre 2005

Sería mejor poner a un ama de casa al frente de Economía o de Industria. Según la escuela austriaca del pensamiento liberal, la macroeconomía no tiene reglas distintas de la microeconomía. Margaret Thatcher escribe en sus Memorias que donde más aprendió de economía fue en la tienda de su padre. Ama de casa y tendero tienen que funcionar con algunas normas claras: no gastar más de lo que ingresan, no endeudarse demasiado, hacer frente a sus créditos, ahorrar para cuando vienen mal dadas e invertir con riesgos calculados.

De manera escandalosa, los partidos muestran año tras año que son pésimos gestores. Están en quiebra. Sus deudas se incrementan. Quienes son incapaces de gestionar su casa elaboran programas utópicos. Zapatero va a acabar con la miseria en el mundo cuando su partido es una ruina.

Los partidos han inventado los créditos virtuales. Con bajos intereses, sobre el papel; a fondo perdido, de hecho. Forma clamorosa de financiación irregular y comportamiento ajeno a la democracia, propio de nomenclaturas de sistemas altamente intervenidos y dictatoriales.

Por ejemplo, el PSC –como reveló la revista Época hace un año, y ha rebrotado ahora la información, con el trasfondo de la OPA a Endesa- recibió una bicoca de 7 millones de euros de La Caixa. Ésta es, habitualmente, una institución seria que ejecuta y embarga, vía judicial, si sus deudores, de cantidades infinitamente más pequeñas, se retrasan un tiempo prudencial en sus pagos.

En este caso ha hecho la vista gorda desde el primer momento. El PSC no ha pagado ni un euro ni del principal ni de los intereses: la deuda engordó hasta los 14 millones. Meses después de que José Montilla fuera nombrado ministro de Industria, con menos méritos que cualquier ama de casa o cualquier tendero españoles (con perdón al charnego), a La Caixa le dio un arrebato de generosidad y le perdonó al PSC la nada despreciable cifra de 6,5 millones de euros. Si ésa es actuación habitual de La Caixa ahora mismo acudo a una oficina a pedir un crédito. Me conformo con una cantidad mucho más pequeña.

En realidad, La Caixa le ha perdonado todo el dinero al PSC. En términos morales, esto es corrupción política de alto nivel. Ayuda a entender la posición fervorosa de Montilla hacia la OPA. Este tipo de corrupción la practican en altas dimensiones PNV y Convergencia, también el PSOE, aunque el récord, en términos relativos, lo ostenta el PSC. Para entendernos, la mordida supera con creces cualquier 3%.

Los partidos están en quiebra (sólo el PP tiene finanzas deficientes, pero presentables) y viven en oscura francachela con las instituciones financieras. Bananero, tercermundista y groseramente mercantilista.

La «tolerancia cero» del presidente
Editorial ABC 12 Noviembre 2005

EL resultado más tangible de la efímera mini cumbre hispano francesa celebrada el jueves en París fue el explícito apoyo de Rodríguez Zapatero a la política de «tolerancia cero» que ha puesto en práctica el Gobierno de Jacques Chirac para frenar la oleada de violencia callejera que tiene atenazada Francia desde hace quince días. Eso quiere decir que el presidente del Gobierno apoya la mano dura policial, los toques de queda para menores de edad y las expulsiones inmediatas de los extranjeros que resulten condenados, aun cuando dispongan de los oportunos permisos de residencia y trabajo. Al menos en Francia, porque aquí, hasta el momento, Zapatero más que autoridad ha venido demostrando una debilidad sin matices ante algunos excesos de orden público. La retórica siempre resulta muy agradecida cuando se despliega sobre problemas ajenos. Cuando son propios, la cosa parece cambiar. Como norma general, y aún en ausencia de violencia, el Gobierno ha sido decididamente débil con todo aquel colectivo que ha decidido echarle un pulso. Y esto se ha visto con claridad meridiana en el rosario de huelgas que se han convocado (transportistas, pescadores, mineros) y se verá, probablemente, en la protesta de los agricultores.

Como norma general, Rodríguez Zapatero habrá de hacer notables esfuerzos para comprender correctamente qué es la «tolerancia cero» que predica y practica el Gobierno francés: la defensa cerrada de los intereses nacionales frente a cualquier amenaza que se cierna sobre ellos. No cabe duda de que no son buenos tiempos para el país vecino, pero ni siquiera en tiempos de crisis sus autoridades pierden el sentido de la orientación cuando se trata de asuntos de Estado. La receta está aplicada de forma implacable a los nacionalismos corso y bretón, y sus correspondientes terrorismos; a la negativa sistemática a crear un departamento vasco, como le piden los escasos abertzales del lugar; a la crítica contra la regularización masiva de inmigrantes en España; y, sin duda, a las reformas del mercado agrícola europeo. En general, a todo cuanto pueda considerarse inconveniente para Francia.

El presidente del Gobierno tiene un discurso acomodaticio, sobre todo con Francia y otros aliados que han entendido bien -y a su favor- el cambio producido el 14-M. Sin embargo, las contradicciones de Rodríguez Zapatero ya han dejado de ser muestras de una aparente versatilidad, para convertirse en distinción de una preocupante falta de criterio en asuntos cruciales de política interior y exterior. Si él hubiera aplicado una versión propia de la «tolerancia cero» quizá habría reparado en los perjuicios que está causando al crédito de España la excesiva tolerancia diplomática con países como Cuba o Venezuela, o la actitud encogida ante Marruecos. También habría caído en la cuenta de que la tolerancia al margen de la ley anima a los representantes «políticos» de los terroristas y les permite ganar terreno en las instituciones y en la agenda política, de manera que, si ayer la derrota de ETA dependía sólo del Estado y de su capacidad policial, judicial e internacional, hoy el fin de la violencia está en manos de los cálculos de intereses que hacen los terroristas y sus cómplices. Igualmente le habría permitido ser consciente de que la tolerancia interesada y retribuida con los nacionalismos más radicales sólo consigue radicalizarlos aún más, en la misma medida en que ponen en riesgo el consenso constitucional y la concordia ciudadana. Y, por supuesto, le habría ahorrado gran parte del tiempo empleado en defender la Alianza de Civilizaciones con el argumento de que el terrorismo y la violencia se vencen con diálogo, planteamiento que, con seguridad, no hizo valer ante Chirac.

La única «tolerancia cero» que hasta ahora ha practicado Zapatero siempre ha tenido los mismos destinatarios: el PP y todos aquellos sectores sociales e instituciones que legítimamente han querido ser oídos y verse reflejados en reformas que están hechas para modelar la sociedad española en función criterios partidistas. Las consecuencias empiezan a aflorar en las encuestas.

El gobierno, nervioso
Por la ruta del bacalao
Cristina Losada Libertad Digital 12 Noviembre 2005

Hace años, en pleno apogeo del fenómeno que dio en llamarse la ruta del bacalao, algunos contaban que el nombrecito tenía este origen: los chavales que iban de discoteca en discoteca salían calados de sudor, luego de ahí el va calao, y en la siguiente transformación, el bacalao. No sé si en esa versión hay algo de verdad, pero si la hubiera, este gobierno está haciendo la ruta aquella. No de pub en pub, como diría José Blanco, portavoz juvenil del PSOE, pero sí de lío en lío, y como cada vez suda más por los nervios, se le traslucen las intenciones bajo la camiseta. O sea, que va calao y está calao.

Transparente ha sido la intención del viaje de la vicepresidenta al Vaticano. No era la de ofrecer diálogo directo a la Santa Sede, que bien saben que no procedía, sino la de deslegitimar la manifestación contra la LOE. Nosotros, vino a decir la vice yéndose a Roma, somos dialogantes; pero la Conferencia Episcopal, uno de los principales oponentes del proyecto, se ha echado al monte. Como el personal, salvo el cautivo, sabe que no es cierto, se le caló enseguida el propósito. El viaje ha pasado a los anales como una nueva Blitzkrieg propagandística de las que lanza el gobierno para camuflar sus entuertos.

Y se le cala el nerviosismo. Porque no haría tales esfuerzos de no perturbarle preocupación alguna. Si, como dicen en días pares, la oposición y el rechazo vienen de la derecha más extrema, de la carcunda más penosa, de cuatro incendiarios que hablan en la COPE, y el destino de todos ellos es sucumbir tragados por “tierras movedizas”, ¿para qué molestarse en atacarlos? ¿Para qué ir a Roma, cuna de la civilización que denuestan?

Y para qué cargar, en días impares, contra una emisora de radio, a ver si aplican censura y hasta cierre. Para qué quedar en el poco ético y estético papel de un periodista incapaz de aceptar la libertad de crítica; una que él mismo ejerció no ya de modo incendiario, sino dinamitero. Gabilondo, el que sacaba otrora la artillería pesada, acaba de pedir “una reprimenda de la sociedad” a la COPE. Un eco de Blanco pidiendo el “rechazo social” del PP. El estilo totalitario de toda la vida. Hacia el partido único y la única voz de su amo.

Orwell describió el método. Y Revel señaló que la educación totalitaria del pensamiento deja como secuela una inveterada deshonestidad en las relaciones con lo verdadero. Una falsedad conduce a otras, y por ellas va haciendo el gobierno su ruta del bacalao. Quiere mantener incandescente a la tropa que lo llevó al poder a lomos de una campaña extremista y quiere aparecer como moderado. Desea aliarse con las minorías separatistas y desea tranquilizar a los que no comulgan con la desvertebración ni la desintegración de España. No sólo aspiran a cambiar el mapa de la nación, sino también el mapa político. Ambicionan el extremo y el centro. Lo quieren todo, como los niños, y no puede ser. Séquense el sudor y tómense una tila.

Contrasentidos
TONIA ETXARRI El Correo 12 Noviembre 2005

No está el patio para presumir de equipos, pero cuando sopla el viento en contra, no viene mal sacar a relucir a la plantilla aunque sus miembros no se identifiquen con el santo y seña de la casa. Le ocurrió ayer al presidente del PNV en Vizcaya, Iñigo Urkullu. Algo asfixiado por el aluvión de críticas que ha recibido la ponencia de víctimas que él preside en el Parlamento vasco, por fin habló. No es que aclarara gran cosa desde aquel momento en que especificó que la ponencia cumplirá con el compromiso de atender a las víctimas (se sobreentiende, que del terrorismo de ETA) pero como ni la referencia ni está ni se nombra, las suspicacias siguen creciendo en los bancos de la oposición.

Al socialista Rodolfo Ares le basta y sobra con que el nacionalista se haya comprometido a que el grupo de trabajo parlamentario cumpla con sus objetivos. Pero el PP no se fía. Y si antes Santiago Abascal pasaba por alto que el nombre tuviera una referencia expresa a las víctimas del terrorismo, ahora ya ni admite el mínimo despiste. Si actuaron con cierta ingenuidad hace unos meses al no colgar, en el nombre de la ponencia, la referencia al terrorismo, ahora, al palpar el ambiente parlamentario desde que entraron las representantes comunistas de las Tierras Vascas, no se quiere permitir ninguna ambigüedad.

La p con la a, pa. Para evitar goles del flanco parlamentario en el que no se condena la violencia de ETA, a partir de ahora, mejor llamar a las cosas por su nombre. Urkullu, contrariado con esta polémica antes de que la ponencia empiece a funcionar (de hecho, eso no ocurrirá hasta el próximo miércoles) ha querido poner puertas al campo, o blindar los muros del Parlamento vasco, que viene a ser lo mismo.

¿Qué hace Peces-Barba criticando el funcionamiento del Parlamento vasco? ¿Qué pinta, en palabras de Urkullu, el alto comisionado metiéndose en camisas de once varas (autónomas por supuesto) cuando en nuestra comunidad hay una directora de atención a las víctimas del terrorismo?

Mala pregunta. Urkullu pinchó en hueso. Porque da la casualidad que uno de los eslabones (el otro ya se rompió con la marcha de Urkijo) de la política institucional de atención a las víctimas, empieza a acusar el desgaste. Maixabel Lasa, desde su puesto de responsabilidad, reclama del lehendakari un compromiso más claro del Gobierno vasco, para poder continuar en su cargo con la conciencia tranquila.

Hay tiempo para reconducir la cuestión, aunque mientras en esa ponencia haya un solo grupo que se niegue a condenar el terrorismo de ETA, estaremos ante una ponencia contranatura, un contrasentido parlamentario. Difícilmente se podrá atender, desde el Parlamento vasco a las víctimas del terrorismo. Y así lo sentirán ellas, incluso, después de que ETA anuncie una tregua.

Al Qaeda
Dispuestos a la derrota
GEES Libertad Digital 12 Noviembre 2005

Tan inseguros estamos de nuestras políticas, tan carentes nos hallamos de voluntad de victoria que el derrotismo se hace patente por todas partes. Si se produce un triple atentado en Amman inmediatamente lo interpretamos como un paso más en la expansión del terrorismo islamista, olvidando que ya en 2001 asesinaron allí a un diplomático norteamericano y que en abril de 2004 trataron de hacer volar la sede de los servicios de inteligencia.

Al Qaeda no ha dejado de actuar desde que fue creada, como una plataforma que coordinase y diera sentido estratégico a un conjunto de grupos, con origen e historia propia, dispersos por todo el planeta.

La Guerra de Irak ha supuesto sin duda una movilización de recursos humanos. Muchos islamistas se han desplazado a ese país dispuestos a combatir o a inmolarse. Pero ni está claro que haya aumentado la plantilla terrorista, ni hay razones para pensar que ahora sean más fuertes que antes. De hecho la mayor parte de los atentados no responden a una lógica terrorista vinculada con una crisis nacional, la de Irak, sino a los fines propios de la organización: depurar el Islam de dirigentes corruptos.

El campo de batalla principal para Al Qaeda es el Islam y su éxito o fracaso se mide en el sentir de la comunidad musulmana y la evolución política de sus regímenes. En los últimos tiempos los cambios habidos van en su contra: giro diplomático y abandono de programas de destrucción masiva en Libia, consolidación del proceso democrático iraquí tras las primeras elecciones y el referéndum constitucional, retirada siria del Líbano y apertura de un proceso de transición, elecciones y avances democráticos en Palestina, pequeños pero simbólicos pasos hacia una mayor representatividad en Arabia Saudita y Kuwait y, por último, aislamiento internacional de Siria. Poco a poco la estrategia norteamericana va dando resultados, aunque falta tiempo para que estos cambios se consoliden.

Al Qaeda es consciente, a pesar de su fanatismo, de que la evolución de los acontecimientos va en su contra. Para evitar la consolidación del proceso tiene que aumentar la presión, provocar más y más atentados para desestabilizar los regímenes en vías de democratización. Para ellos cualquier experiencia que muestre la posible convivencia entre el Islam y la modernización occidental resulta intolerable y no tienen más opción que tratar de provocar conflictos civiles para revertir el proceso.

El triple atentado en Jordania es un ejemplo más. Este pequeño y pobre país se ha convertido, gracias a la labor de la monarquía hachemita, en un gran centro financiero y de negocios. Mantienen unas excelentes relaciones con Estados Unidos, Europa e Israel. Apoyan sin duda al gobierno democrático de Irak y al electo de la Autoridad Palestina. Demasiado para el también jordano Al Zarqawi, condenado a muerte por los tribunales de este país.

Estamos ante una huída hacia adelante del islamismo. No podemos confundir fuerza con intensidad. Al Qaeda incrementa sus acciones de forma desesperada, porque los hechos van en su contra. Más aún, como señalaba al-Zawairi, jefe operativo de Al Qaeda, a al-Zarqawi, jefe local, las acciones contra musulmanes se vuelven contra la causa islamista, porque la comunidad de los creyentes no puede entender que sea necesario el sacrificio de los inocentes. Lo estamos viendo en las calles de Amman, donde la gente sale a la calle para llamar cobarde a al-Zarqawi.

Al-Qaeda pierde la batalla política, al aumentar los regímenes en vías de democratización, y comienza a perder la batalla de los espíritus, al generar sus actos más y más rechazo ¿Por qué entonces este derrotismo? La respuesta no está en la calle árabe, sino en la falta de valores de Occidente.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Francia
¡Es la yihad, idiotas!
Pablo Molina Libertad Digital 12 Noviembre 2005

Ahora que los musulmanes franceses se han propuesto renovar el parque automovilístico de sus vecinos infieles, sería interesante revisar las enseñanzas coránicas, a ver a cómo cotiza en el plano ultraterreno el destrozo del coche de un cristiano o un judío.

La inteligencia progresista parece haber encontrado la raíz última del odio estructural que los fieles observantes de «la religión de la paz» profesa a los occidentales: la exclusión, la desigualdad, el mar de injusticia, en fin, el maldito neoliberalismo. Mas tiene gracia que se acuse al capitalismo de los males del país de la UE que más trabas pone a su funcionamiento, pues si Francia representa algún paradigma perfecto es el del país defensor de la alta fiscalidad y la intensa labor estatal de redistribución de riqueza, que caracterizan a un omnipresente Estado del Bienestar. Las plañideras progresistas de hoy recuerdan a las que ayer ejercían exactamente la misma crítica anticapitalista, cuando aquel curioso botarate mejicano del pasamontañas y la pipa, al poco de que la victoria electoral de Vicente Fox, salió de gira para denunciar la opresión neoliberal de los pueblos indígenas, precisamente en el país que la dictadura del PRI había convertido en un modelo político de socialismo avanzado a imitar por sus correligionarios del viejo continente.

Como la izquierda en general es claramente refractaria, no ya a los procesos analíticos rigurosos, sino a la simple observación de la realidad si contradice su dogmática, nunca aceptará la evidencia de que tras el salvaje plan renove-molotov de los musulmanes franceses, se esconde su odio constitutivo a todo lo que huela a civilización occidental, es decir, a Civilización.

Si las turbas que asaltan comercios y queman coches estuvieran empujadas por la desesperación económica, no celebrarían los disturbios al grito de “Allah Akbar”. En lugar de iglesias o sinagogas, quemarían las sedes bancarias y, por supuesto, no dejarían a salvo los negocios de otros musulmanes, como están haciendo, sino que probablemente focalizarían en ellos el máximo odio por su condición de traidores de clase.

Admitámoslo, lo que ocurre en Francia cumple todas las premisas clásicas de la Yihad, pues en caso contrario, la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia no hubiera lanzado una fatwa al respecto templando gaitas. El multiculturalismo está convirtiendo a los franceses en peatones. Como cunda el ejemplo por el resto de Europa, los políticos se van a quedar sin argumentos para hacernos cumplir el protocolo de Kioto. Quién sabe si no es eso por lo que están realmente preocupados.

Pablo Molina es miembro del Instituto Juan de Mariana

Francia
squadristi islámicos
Jorge Vilches Libertad Digital 12 Noviembre 2005

El siglo XXI es, si nada lo remedia, el siglo del enfrentamiento entre las sociedades abiertas y el islamismo, el nuevo totalitarismo. En el pasado, las democracias liberales tuvieron que enfrentarse al fascismo y al comunismo para sobrevivir. En aquel entonces, el descrédito de los regímenes políticos europeos, la crisis económica y la pérdida de valores, entre otras razones, permitieron el crecimiento de esas ideologías totalitarias. Hoy nos encontramos en una situación similar.

El desprecio mostrado a Occidente por los hijos de los inmigrantes musulmanes de segunda y tercera generación no debe sorprender a nadie. Los problemas que padecen, su insatisfacción o frustraciones las achacan a los principios y forma de vida de la democracia liberal. Esto no es extraño; lo han oído y aprendido aquí.

La izquierda occidental difundió desde los años 60 la idea de que Occidente era el culpable de la pobreza en el Tercer Mundo. Se sostenía que las otras culturas, siempre oprimidas, poseían una superioridad moral, no contaminada por la democracia liberal. El gran enemigo era “el sistema”, el “neoliberalismo”, ese “régimen burgués”, causa de todos los problemas. Y demonizaron a Estados Unidos por ser la primera potencia occidental. La izquierda convenció a Europa, con el tiempo, de que se había cometido una injusticia histórica con el resto del planeta, que la democracia liberal es corrupta y corruptora, y que nuestros valores eran la coartada para la opresión.

La cuestión es que esto coincide con la ideología islamista.
El egipcio Sayyid Qutb, de los Hermanos Musulmanes, cuyas ideas son los pilares del yihadismo internacional, afirmaba que la civilización occidental era la fuente de la inmoralidad y de la corrupción, el origen de todos los problemas. El igualitarismo y la libertad individual de las democracias liberales no conducían, en su opinión, más que a la pobreza, la opresión y a la injusticia. Occidente era culpable, y el mayor representante del liberalismo, Estados Unidos, el “Gran Satán”.

El islamismo ha conferido un sentimiento identitario a quienes no lo han encontrado en las sociedades abiertas europeas. Así, estas generaciones de musulmanes nacidos en Occidente desprecian la tierra en la que han nacido y sus sistemas políticos. Han hallado un sentido colectivo a la existencia, un armazón ideológico claro y un enemigo identificable. La violencia que muestran no es contra el propio país o sus principios porque ellos no son franceses, ingleses o españoles; ellos pertenecen a algo superior, la umma, la comunidad de creyentes. Piensan que la suya es una violencia justa, ya que el islamismo es una ideología de combate, de ajuste de cuentas, en la que el terrorismo no es reivindicativo, sino un acto de legítima defensa.

Y Occidente, cargado con el complejo de culpa, cree que la solución es el aumento de los programas sociales en los barrios musulmanes; es decir, dinero para aplacar el odio. El resultado es que se muestra lo sencillo que es sembrar el caos en nuestras sociedades, mientras los islamistas observan satisfechos la reacción previsible de los europeos: la asunción de la culpa. El islamismo se envalentona, y manda a sus camisas pardas, a sus squadristi, a sembrar el terror en las calles de las ciudades europeas, sea París, Londres o Sevilla. El nuevo totalitarismo avanza, le toma el pulso a nuestros Gobiernos y, satisfecho, sonríe al comprobar las enormes posibilidades para el desarrollo de la yihad. En tanto, aquí seguimos rodeados de intelectuales filotiranos, y de políticos que juegan a ser Von Papen y Chamberlain.

La UE y el Estatuto
Editorial ABC 12 Noviembre 2005

MIENTRAS la pugna interior por el Estatuto catalán no ha hecho sino comenzar su trámite en las Cortes, se abre ahora un frente exterior después de que la Unión Europea haya empezado a interesarse por los aspectos más relevantes del contenido de la reforma pilotada por el tripartito y CiU, con el patrocinio y beneplácito del presidente del Gobierno. En concreto, Bruselas teme que con su aprobación se quebranten las normas del mercado interior. El comisario de Mercado Interior y Servicios, Charles McCreevy, ya recaba información al respecto. Porque es probable que el texto que ha llegado al Congreso no sólo no tenga encaje posible en la Constitución española, sino que tampoco sea posible ahormarlo a las normas europeas. Y en Europa la «teoría de los agravios» y del «anticatalanismo» no cuelan.

La Era Zetapé ya tiene diccionario
Federico Quevedo elconfidencial 12 Noviembre 2005

(Tomo I)

Diccionario: Libro en el que, por orden generalmente alfabético, se contienen y definen todas las palabras de uno o más idiomas, o las de una materia o disciplina determinada. Desde la llegada de Zetapé al poder, la terminología política y el lenguaje han sufrido clamorosas desviaciones de sus acepciones primigenias, por lo que, después de un arduo trabajo de investigación en la red y tomando prestadas algunas definiciones de páginas como la de eleccionesanticipadas.com, me atrevo a publicar algunas de las más corrientes o de uso más habitual, para conocimiento de los lectores y por si la Real Academia considera conveniente introducir modificaciones en el diccionario actual. Obviamente, este no es un trabajo puramente académico, pero sí pretende satisfacer la necesidad de información del público en general. Comencemos por la

A.
Alianza de Civilizaciones: Propuesta realizada por Zetapé en la ONU y según la cual una civilización se alía consigo misma para exterminar a la otra gracias a la actitud indulgente y tolerante de esta última. Puede tener efectos secundarios si uno se encuentra cerca de algún fanático defensor de la misma.

Al Modóvar: Director de cine conocido por ganar dos Óscars de la Academia de Hollywood y descubrir golpes de Estado. Por esto último está a la espera de que se le conceda un Oso de oro en el Festival de Berlín (aunque si gana Merkel, lo tiene difícil).

Al Qaeda: ONG de implantación en todo el mundo cuyo principal objetivo es la defensa de la Alianza de Civilizaciones. Al Qaeda combate el terrorismo de Estados Unidos y otros países occidentales que son malos malísimos.

Al Qadena Ser: Emisora de radio preferida de Al Qaeda para difundir la identidad de terroristas suicidas.

Al Yazira: Cadena de televisión que previsiblemente se acabe fusionando con la anterior, dado que ambas comparten la misma visión del orden mundial.

Atentado: Maniobra pacifista que sirve para derribar gobiernos fascistas y reaccionarios, enemigos de la Alianza de Civilizaciones.

Aznar, José María: Hombre grosero donde los haya, fue presidente durante ocho años terribles y oscuros. Las malas lenguas dicen de él que es capaz de hacer progresar un país, y el progreso es algo limitado a la acción de la izquierda. Esbirro de Hitler, peón de Mussolini, fue el inspirador de la muerte de Manolete, puso la bomba que hundió el Prestige (esto no se había contado nunca) y en su haber constan tales aberraciones que es imposible enumerarlas en este breve compendio, por lo que la enciclopedia dedicará en su día un tomo exclusivo.

Azores, islas: Famoso archipiélago conocido por sus atractivos paisajes, muy apropiados para las fotos en compañía que luego serán utilizadas en su contra despiadadamente e, incluso, para inventarse falsos envíos de tropas a la guerra, sea esta cual sea.

B
Bonoparte, José: Condecorado (por sí mismo) ministro de Defensa, conocido por acudir a manifestaciones e inventarse agresiones ficticias que luego sirven para la detención de peligrosísimos militantes fascistas.

Boyuyos del Condado: Localidad española que, previsiblemente, será la nueva capital de lo que quede del país tras la Era Zetapé. Los ciudadanos del Estado dejarán de ser españoles para denominarse boyuyos y boyuyas, según la nueva terminología.

Bush, George: Peligrosísimo asesino en serie, culpable de todos los males que asolan a la humanidad. Es el peor dictador que ha conocido la historia a pesar de que se le ha elegido democráticamente por dos veces consecutivas. Ha conseguido sobornar, gracias a sus sucios negocios con el petróleo de Sadam, a más de la mitad de los votantes americanos. Es el objetivo principal de la ONG Al Qaeda.

C
Calvo, Carmen: Ministra de Kultura. Fue cocinera antes que fraila, habla latín a la perfección (que se lo pregunten a Pixie y Dixie), ha recorrido la Ruta del Quijote por los países árabes y ha descubierto que el dinero público no es de nadie (crece en los árboles).

Cataluña: También llamada Paisos Catalans. Estado que abarca las provincias de Zaragoza, Huesca, Teruel y Lleida por el Noroeste, Gerona por el norte, Barcelona, Tarragona y Castelló por el centro, Valencia y Alacant por el sur y el archipiélago Illes Balears. Todavía es un proyecto, pero gracias a la labor encomiable de Maragall, Carod y Zetape, pronto será una realidad.

Comunismo: Ideología que lleva a sus defensores a abogar por el reparto de bienes, siempre que estos sean los de los demás. No exige el reparto de los bienes propios. Son famosos comunistas Víctor Manuel, Gaspar Llamazares y Groucho Marx (¿o este no?).

Cuarteto de Ipanema: Reunión de lideres latinoamericanos –cuatro, para ser más exactos: Fidel Castro, Hugo Chávez, Nestor Kirchner y Zetapé- conocidos por su escrupuloso respeto a los derechos humanos, la democracia, el Estado de Derecho y las libertades individuales, así como por su contribución histórica al desarrollo de la humanidad y al progreso y bienestar de sus respectivos pueblos.

D
Déficit: Estado natural de las cuentas públicas cuando gobierna la izquierda, que se caracteriza por gastar lo que no tiene y hacer lo posible por ingresar cada vez menos (aunque la izquierda crea que hace justo lo contrario).

Derecha: Ha dejado de existir. Según la nueva terminología es derecha extrema, y se refiere a todo aquel que disienta de la ideología oficial. Pertenecer a la derecha extrema puede ser motivo de detención o arresto por causas injustificadas.

Desatinos: (ver Moratinos, Miguel Ángel) Ministro de Asuntos Exteriores, conocido internacionalmente por caérsele la baba delante de cualquier líder del Cuarteto de Ipanema y por correr detrás de la faldas de Condoleezza Rice para obtener aquella famosa frase de Bush a Zetapé: “Hola ¿qué tal amigo?”. Es notoria su capacidad de comprimir en un minuto tesis doctorales de horas y horas de exposición.

(Tomo II)

Los tiempos que corren tienen su propia terminología, y siguiendo las pautas que inicié antes del verano, permítanme un segundo tomo de lo que ya se conoce como Nuevo Diccionario de la Era Zetapé.

Economía: Ciencia social que hasta hace relativamente poco requería de, al menos, seis años de estudios universitarios pero que ahora se aprende en un par de tardes, y así nos va. Los economistas de carrera hacen cola en las oficinas del Inem mientras en Ferraz han montado una escuela-master en la que ofrecen títulos a seis euros bajo el lema: “Entre el lunes y salga el martes siendo como Solbes”.

Educación (‘falta de’ o ‘mala’): También confundida con talante. Dícese de aquella actitud dirigida a hacer creer que se dialoga mucho y se sonríe más, pero en realidad se despacha al crítico con palabras vacías y se pacta sólo con minorías que no representan a casi nadie, pero quedan bien para la pedagogía progre.

Educación (de educar): Actividad instructora dirigida al proceso de formación y aprendizaje de los alumnos y que el Gobierno de Zetapé quiere convertir en una reedición de la Formación en el Espíritu Nacional, eso sí, cargada de talante y buenas maneras.

Ego (de egolatría. Ver también vanidad). Definición breve y concisa de Zetapé. Actitud por la cual un gobernante pasa de ir a buscar el periódico en chándal al quiosco de la esquina, a veranear en suntuosos palacios reales, suegra incluida, a costa de los PGE (Presupuestos Generales del Estado). Dícese también de quien no deja de mirarse al espejo ensayando la mejor sonrisa porque todavía no se cree lo que le ha pasado.

España: Nación originaria del medioevo y que definía el territorio incluido entre las fronteras de Francia y Portugal y rodeado por lo mares Cantábrico y Mediterráneo y el Océano Atlántico y cuya capital era Madrid. Hoy en día el territorio tiene visos de quedar reducido a unas pocas hectáreas que rodean Boyuyos del Condado (ver), gracias a los compromisos de Zetapé con los nacionalistas.

Estado Libre Asociado: Fórmula por la cual la isla de Puerto Rico se vincula a los Estados Unidos de América y que el nacionalismo vasco quiere importar aquí, para lo cual propone dinamitar la frontera de las tres provincias vasco-españolas, Navarra y las cuatro vasco-francesas para separarlas del continente a modo de isla de considerables proporciones que quede equidistante de Francia, España y Gran Bretaña en mitad del Cantábrico.

Facha (ver fascista): Insulto habitualmente utilizado por la izquierda cuando se queda sin argumentos –que suele ser lo más normal- y no sabe cómo contestar a quien rebate desde posiciones liberales y democráticas las barbaridades que el socialismo ha cometido a lo largo y ancho de la Historia de la Humanidad. Muy de moda estos días en que el Gobierno de Zetapé se ha empeñado en reeditar la Guerra Civil sin venir a cuento.

Facha asesino: Votante del PP que, en este caso, puede ser objeto de detención preventiva no vaya a ser que haga algo de lo que luego se arrepienta, como gritarle “¡fuera, fuera!” a José Bono.

Fascista: Seguidor del fascismo, ideología totalitaria que propugna un gobierno de partido único y que reprime cualquier forma de oposición o crítica. En España, la izquierda y el nacionalismo llaman fascistas a todos aquellos que discrepan de la verdad oficial.

Fraga (Manuel): Ejemplar en peligro de extinción. También llamado Zapatones, político que nunca se ha bajado del coche oficial, tiende a quedarse dormido cuando menos se lo espera y sobrevive a todo tipo de regímenes políticos con una especial habilidad para que parezca que nunca tuvo nada que ver con el anterior... régimen.

Franco (Francisco): Dictador que gobernó el país llamado España durante 40 años, fallecido en 1975, pero al que la izquierda se empeña en resucitar cada cierto tiempo para meter el miedo en el cuerpo al ciudadano normal y corriente. Por suerte, sus huesos descansan convenientemente guardados a varios metros bajo tierra y, mientras nadie diga lo contrario, los fantasmas no existen.

Funcionario: Ejemplar de empleado al que habitualmente nunca se encuentra en su puesto de trabajo durante la jornada laboral –ni después tampoco, claro-. Florece como la primavera a la llegada al Gobierno del Partido Socialista y se extiende por doquier allá donde exista una sede del PSOE en la que afiliarse para luego ocupar un apetecido puesto en la Administración.

Gabacho: Francés o franchute. Habitante de Francia, ese país al otro lado de los Pirineos que en su día formó parte de los Estados Catalanes –según Maragall ¿o era al revés?- y que trajo a España el orgullo y la gloria de ser conquistada por Napoleón Bonaparte. Ahora los gabachos son nuestros mejores amigos y por eso no conseguimos ni media en las reuniones de la UE y, además, nos quieren tanto que queman nuestros camiones de frutas y verduras o las esparcen por la carretera para alimento de los pobres animalitos del campo.

Gabarró: Semen. Nueva acepción en trámite de aceptación por la RAE, que también estudia admitir endesar para definir el coito.

Gafe: Persona que atrae o tiene mala suerte. Por ejemplo, desde que gobierna Zetapé se queman bosques, hay más sequía, se caen helicópteros, se enfada Bush, aumenta la gasolina, suben los impuestos, nos toman por el pito del sereno en todo el mundo, los pisos son más caros, los minipisos también, el Madrid pierde todos los partidos... y, por si fuera poco, Zetapé apuesta por Kerry y gana Bush, da mítines en Francia y Chirac pierde el referéndum, y su amigo Schröder no tiene más remedio que entenderse con Ángela Merkel... ¡Si eso no es ser gafe...!

Galáctico: Perteneciente a otra galaxia. Zetapé y su gobierno, por ejemplo, siempre parece que están en la de Andrómeda, aunque la ministra Calvo se quede algo más abajo viendo pasar nubes como hobby en los ratos libres.

Gas Natural: Empresa privada suministradora de gas prácticamente en régimen de monopolio cuyo accionariado está dominado por una sociedad financiera semipública y que no cotiza en bolsa –que puede comprar pero no puede ser comparada- y que, supuestamente, responde a intereses del mercado en el que no cotiza para hacer que la que sí cotiza compre a otra privada que es la mayor suministradora de energía eléctrica, con el objetivo de hacer una gran empresa que cotice en bolsa y controlada por la que no cotiza en bolsa, suministradora de gas y de energía y que pueda competir con el resto de las empresas suministradoras de gas y de electricidad en el mercado... ¡Ay que pena, si solo queda otra! Bueno, que se lo repartan...

Gasto: Acción de gastar, que es la única que la izquierda entiende que puede hacer con el dinero de todos. Desconoce otras como ahorrar, invertir...

Gobierno: El sociólogo Gustave Le Bon decía que “gobernar es pactar; pactar no es ceder” y que “un país gobernado por la opinión no lo está por la competencia”, aunque quizá lo que mejor define al Gobierno de Zetapé es aquella expresión de Elisabeth Barret Browning: “¡Cuantas calvas hay cubiertas con coronas!”.

Guerra (Juan): Hermano de Alfonso, el que fuera vicepresidente del Gobierno. Injustamente injuriado y perseguido por la derecha montaraz y fascista por el simple hecho de haber utilizado un despacho oficial para preparar cafés con leche y montaditos de jamón que luego compartía con unos cuantos amigotes. Hoy, su figura está rehabilitada y se estudia la colocación de una estatua ecuestre del hermanísimo en el mismo lugar que ocupaba de la Franco (ver) en Madrid.

Guerra: Puede ser legal o ilegal. Es legal si el Gobierno socialista envía tropas a Kosovo bajo el mandato de Felipe González aunque no hubiera respaldo de la ONU, o las envía el Gobierno de Zetapé a Afganistán a riesgo de que se produzcan algunas bajas, porque realmente se trata de misiones humanitarias en las que los soldados llevan esparadrapos en lugar de pistolas y aspirinas en lugar de subfusiles. Es ilegal si el envío de tropas lo aprueba un Gobierno de la derecha. Entonces, hay que organizar manifestaciones en la calle y apedrear, en plan pacifista, las sedes del PP.

Tomo III)

Como no hay dos sin tres, qué mejor homenaje al Gobierno de más talante de la historia democrática de nuestro país que esta tercera entrega del Diccionario. No sufran, toda espera tiene su recompensa y ya pueden completar las dos entregas anteriores:

H
Habitación (ver Solución Habitacional): Si dispone usted de una casa con dos o más habitaciones, está de suerte: es propietario de todo un señorial edificio de apartamentos. Sólo tiene que acostumbrarse a pasar de lado, pero a cambio recibirá una medalla al mérito civil del Ministerio de la Vivienda por su aportación al futuro de este país.

Hecho diferencial: Dícese de lo que diferencia a los catalanes del resto de los españoles, o sea, todo, según los políticos que les gobiernan. El hecho diferencial del resto de los españoles es no ser, claro, catalanes.

Helicóptero: Vehículo utilitario destinado al traslado de ministras al hospital para curar picaduras de avispa, o amigas de la presidenta a conciertos de música popular. También sirven para airear el césped del Santiago Bernabéu, siempre que viaje en el aparato un minijtro de Defensa.

I
Iglesia Católica: Organización fascista que destina miles de millones de euros a desestabilizar a los gobiernos de izquierdas, y por eso el Gobierno del talante y el diálogo quiere acabar con ella y sustituirla por la religión islámica, mucho más tolerante y defensora de los derechos individuales, la igualdad y la libertad.

Independentistas: Pueden ser vascos o catalanes. Son los nuevos forjadores de la verdad oficial y la moral colectiva. Gracias a ellos todos pensamos lo mismo, hacemos lo mismo, creemos lo mismo, pero no somos lo mismo porque ellos son mejores que nosotros, y por eso nos dicen lo que tenemos que hacer, que decir y que pensar.

Independientes: Aquellos que, cuando gobierna la derecha, no tienen carné del partido y, aun así, se les ofrecen cargos, y que cuando gobierna la izquierda, les cesa para poner a otros independientes que tampoco tienen carné del partido, pero porque no les ha dado tiempo de sacarlo –lapsus que corrigen inmediatamente-.

Industria, Ministerio de: Hasta la Era Zetapé, departamento del Gobierno dedicado a políticas activas de fomento y desarrollo de la actividad industrial en nuestro país. En la Era Zetapé, departamento del Gobierno dedicado al fomento y desarrollo del Estatuto separatista catalán, el impulso de operaciones contra la empresas españolas por parte de empresas catalanas, la condonación de deudas al PSC por parte de entidades financieras catalanas, el traslado a Cataluña de organismos regulatorios estatales...

Inflación: No existe, según la izquierda, salvo que la haya heredado de la derecha para fastidiar. Se supone que mide las variaciones al alza de los precios, pero en tiempos de Zetapé los precios no suben, sino que se transforman para adaptarse a las necesidades de los pobres, que así no tienen por qué preocuparse dado que, cuanto más caros sean los productos de consumo, más igualdad de oportunidades tendrán para poder comprarlos. O sea, ninguna.

Información: Depende, como en la canción, de según como se mire. En la Era Zetapé información es la que transmiten los medios independientes del Grupo PRISA, lo demás es manipulación, invenciones torticeras y falsedades, aunque haya testigos.

Informar (ver información). Acción de dar noticia de algo. La RAE, sin embargo, estudia hacer desaparecer este verbo del diccionario y sustituirlo por uniformar (ver), dado que las nuevas formas de información de la Era Zetapé se alejan bastante de la tradición librepensadora.

Ingenuo: Dícese de todo aquél que cree firmemente en que es posible lograr la Alianza de Civilizaciones y la paz en el mundo. Hasta ahora limitada a los concursos de belleza, la ingenuidad ha empezado a extenderse como una pandemia por el Gobierno Zetapé.

Intelectual: Persona de izquierdas que se caracteriza por decir que es de izquierdas e intelectual y, gracias a eso, consigue una subvención del Ministerio de Kultura sin necesidad de hacer nada o, como mucho, basta con que recite un poema de Borges o afirme haber leído una obra de la gran escritora Sara Mago –no requiere resumen de la misma, no sea que no se acuerde-.

Intelectual de derechas: No hay, según la izquierda, aunque en este capítulo incluye, haciendo un gran favor, a Bertín Osborne y Norma Duval.

Intelectual de izquierdas: Todos, según la izquierda. Basta con haberse puesto en la solapa una pegatina del No a la Guerra para pasar a formar parte de la tribu y recibir subvenciones generosas. Los de Animalario, por ejemplo, se consideran intelectuales porque hicieron lo de la pegatina y Carmen Calvo les subvenciona, así que basta con organizar cualquier cosa burda, zafia, grosera y que se meta con Aznar para recibir pasta del presupuesto público.

Islamismo: Nueva religión impulsada por el Gobierno de Zetapé para sustituir a la arcaica religión católica. El islamismo es admirado por sus valores en pro de la igualdad de la mujer, la libertad individual y la democracia, y por eso la izquierda se abraza con profetas del diálogo como Tariq Ramadán, un defensor de la justicia, la paz y la libertad en todo el mundo, objeto de escarnio en el país del dictador Bush sólo por justificar el accidente de unos aviones con unas torres que nadie sabe que pintaban en medio de la trayectoria de los mismos, y que seguramente había puesto ahí la CIA para luego echarle la culpa a Bin Laden.

Izquierda: Tiene adquiridos todos los derechos de la democracia, a pesar de que no la inventó, y además la combatió. Todo lo que no sea izquierda es derecha radical, extrema y fascista porque discrepa de las verdades oficiales y el pensamiento único, por eso la izquierda es tan demócrata y cree tanto en la libertad.

J
Jornada de reflexión: Periodo de veinticuatro horas previo a la jornada electoral en el que la izquierda, respetando el derecho de los ciudadanos a reflexionar sobre su voto, comprueba si funciona bien el envío de sms por el móvil y, ¡oh sorpresa!, sin que nadie sepa cómo ha ocurrido se convocan manifestaciones espontáneas ante la sede del PP que son retransmitidas en directo por Al Qadena Ser cuyos periodistas, curiosamente, pasaban por allí. La jornada de reflexión sirve también para que los líderes de la izquierda, como Rubalcaba, aprovechen la oportunidad que se les brinda para añadir un poco más de cultura general al pueblo recordando asuntos menores como la Guerra de Iraq y explicándoles a los españoles que ellos no mienten y que son muy respetuosos con las leyes y el Estado de Derecho.

Juventudes (Socialistas, comunistas y de ERC): Grupos animosos donde los haya, dedicados a la contemplación de la naturaleza, los ritos de apareamiento de las mariposas y, en ocasiones especiales, al tiro de piedras y otros objetos contundentes a las sedes del PP y a sus dirigentes políticos.

L
Lengua: Sirve para hablar, comunicarse, hacerse entender... salvo cuando la lengua es esgrimida como arma de enfrentamiento y posicionamiento victimista por parte de los nacionalistas. Entonces la lengua pasa a ser objeto de confrontación.

Ley de Murphy: Es aquella según la cual todo lo que es susceptible de empeorar, en efecto, empeora. Así que vayan preparándose porque esta ley es a la España de Zetapé –capital Boyuyos del Condado- lo que la Teoría de la Relatividad al conjunto de la Humanidad.

Ley del Embudo (ver también Vara de Medir): Ley físico-social de aplicación inmediata en la Era Zetapé según la cual se puede llamar asesino a un militante del PP pero se es inmediatamente repudiado si se aplica cualquier adjetivo de igual o menor intensidad o calidad a un militante o dirigente socialista. Sirve también para que la izquierda pueda hacer de su capa un sayo con la gestión de la res pública, y que a la derecha se le mire con lupa hasta lo que gasta en calcetines.

Ley Electoral: Es aquella gracias a la cual un partido independentista, radical y xenófobo puede, con un puñado de votos –unos quinientos mil, más o menos- condicionar la vida de cuarenta millones de españoles.

Libertad de expresión: Sólo existe cuando se alaban y se inciensan las obras en pro de la humanidad llevadas a cabo por Zetapé. Cualquiera que disienta, será inmediatamente tachado de criminal fascista por los defensores de la libertad y sus acólitos.

Lupanar: Lugar para el comercio con el cuerpo. La RAE estudia aplicar el término al conjunto del país, dado que en la Era Zetapé se ha convertido en un lugar donde se entrega de todo a cambio de casi nada, algo así como una inmensa Casa de Campo en la que hacen cola desde terroristas hasta mandatarios extranjeros exigiendo tomar a la doncella desvirgada sin pago por adelantado.

Puntualizaciones sobre toponimia
Email  12 Noviembre 2005

Según la praxis oficial de la Filología Catalana hay que respetar la toponimia catalana, tanto se hable en catalán como en castellano. Así habría que decir: “Ayer estuve en Girona; mañana voy a Lleida”. Pues bien, ellos no predican con el ejemplo, sino que tienen como norma teórica y como praxis decir: “Vaig a Saragossa; aniré a Còrdova”.

¿Qué decir al respecto? Pues que se acabó la ley del embudo: lo ancho para mí y lo estrecho para ti, es decir, o todos moros o todos cristianos. Lo cual, traducido, significa que es dinámica propia de todas las lenguas adaptar los nombres geográficos a sus respectivas fonéticas, llegando así a denominaciones aquilatadas y consagradas por el uso. Por ello se tiene igual
derecho a decir en catalán “Vaig a Saragossa" que a decir, hablando en castellano “Voy a Lérida”.

¿Quedan más flecos y corolarios sobre el tema? Seguro que sí. Entre otros el siguiente: sostener que, independientemente de que se esté hablando en catalán o en castellano (se sobreentiende para referirse a realidades o entidades sitas en Cataluña, por ejemplo), únicamente son aceptables denominaciones como “Centre Cívic de …” (y no “Centro Cívico de …”), resulta excluyente e insultante. Porque sería tanto como decir que no se reconoce la ciudadanía a los castellanohablantes. Se les negaría el derecho a configurar la realidad histórica que están construyendo.

En efecto, las denominaciones y toponimias proceden de unas praxis históricas y se apela a ellas para respetarlas con valor quasi sagrado. Pues bien las gentes de hoy que estamos gestando la Cataluña del futuro también tenemos derecho a bautizar y a nombrar en nuestra lengua las realidades que van surgiendo del devenir histórico. De no aceptar esto, resultaría que habría unos ciudadanos dueños de la situación y otros meramente subalternos o tratados como extranjeros, condenados a meros espectadores.

Concluyamos que también desde la toponimia nacionalista se nos está escamoteando el derecho de ciudadanía y nuestro carácter de sujeto histórico.

Manifestación en Madrid: ISRAEL, SÍ GRACIAS
"Ante la amenaza de destrucción, hoy todos somos Israel"

Libertad Digital 12 Noviembre 2005

Moratinos dio su particular interpretación de las declaraciones de Ahmadineyad. Para el ministro "no tendrían ninguna capacidad de acción" si se tuviese una Alianza de Civilizaciones en marcha y operativa. Vea aquí las imágenes de la manifestación

La única democracia de Oriente Medio ha estado siempre en el punto de mira del terrorismo. Desde su fundación en 1948 el estado de Israel ha soportado el acoso del mundo árabe, que nuca ha aceptado su derecho a existir. Las agresiones de los estados árabes se han traducido en dos guerras –la de "los seis días" en 1967 y la del Yon Kippur en 1973– y en el golpeo continuo del terrorismo. Por eso las declaraciones del presidente de Irán, Mamud Ahmadineyad, llamando al mundo árabe a "borrar de la faz de la tierra la entidad sionista" son especialmente graves. En respuesta a estas amenazas se ha celebrado este viernes ,11 de noviembre, una manifestación, bajo el lema Israel, si gracias, frente a la embajada de Irán en Madrid.

En una conferencia ante estudiantes islamistas, el pasado 26 de octubre en Teherán, Ahmadineyad, recuperó la siniestra frase del ayatolá Jomeini pidiendo "borrar del mapa a Israel". Entre otras, el presidente de Irán dejó las siguientes perlas:

"No hay duda; tanto los eslóganes (“Un mundo sin Sionismo”) como el objetivo se pueden alcanzar. Con la ayuda de Dios, el mundo quedará sin sionistas y podremos respirar en paz bajo el dominio mundial del islam".

"Jomeini decretó en sus discursos la desaparición de la faz de la tierra del régimen conquistador. Repetimos y recalcamos que no habrá reconciliación a cambio de territorios, porque no podemos permitir que el enemigo se desarrolle en el corazón (del mundo islámico)".

"A los miembros del mundo islámico les advierto del engaño y la confabulación de los conquistadores de Jerusalén. Hace 29 años un país musulmán reconoció oficialmente la existencia de Israel. Fue un error. Los mandatarios de los países musulmanes tienen que saber que si reconocen al “conquistador” a causa de presiones o por incompetencia, por ingenuidad o cinismo o por interés, serán quemados en el fuego de la ira de la nación islámica y portarán por siempre jamás esta vergonzosa mancha histórica".

Las reacciones de repulsa en la comunidad internacional fueron unánimes. La ONU, la UE, y practicamente todos los estados democráticos condenaron estas palabras. Israel solicitó, sin éxito, a Naciones Unidas la expulsión de Irán. Especialmente contundente se mostró el primer ministro británico, Tony Blair, durante la última cumbre informal de la UE en Londres el 27 de octubre, que tachó las palabras de Ahmadineyad de "inaceptables y repulsivas".

Dos días después, Ramadan en el Encuentro Atman
En España, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el mismo día 26 de octubre convocó al embajador iraní en España para pedirle explicaciones. Dos días después en el marco del "Encuentro Atman 2005" promovido por la fundación del mismo nombre, vinculada al Grupo Prisa y al PSOE, Moratinos dio su particular interpretación de las declaraciones de Ahmadineyad. Para el ministro "no tendrían ninguna capacidad de acción" si se tuviese una Alianza de Civilizaciones en marcha y operativa. "Con una Alianza de Civilizaciones, esas palabras no tendrían ningún espacio en lo que es el programa operativo y el compromiso de los Gobierno de aceptar, dialogar y respetar al otro", explicó.

El encuentro organizado por la fundación del Grupo Prisa, que coincidió precisamente dos días después de las palabras del presidente iraní, contó con la presencia de Tarik Ramadan. Un islamista radical que ha justificado los atentados del 11-S y es uno de los ideólogos del terrorismo islámico en Europa, fue uno de los invitados para hablar de diálogo intercultural. El embajador de Israel, Victor Harel, canceló su presencia en el acto por la presencia de Ramadan. Teresa Aranda, vicepresidenta ejecutiva de la Fundación, en contra de lo declarado expresamente por la Embajada israelí, negaba que el motivo por el que Harel declinó acudir al acto fuese la presencia del islamista radical y aprovechaba para decir que Tarik Ramadan "me merece todo tipo de respeto, al igual que todos ellos", en referencia al resto de los participantes en el encuentro. Zapatero que tenía previsto clausurar el evento, alegó motivos de agenda no explicados para cancelar su presencia.

Por otro lado, cuando se presentó a la mesa la decisión de dos dirigentes del Partido Popular, Gustavo de Arístegui y Luis Peral, de declinar su participación en el Encuentro por la presencia de Tarik Ramadán, la profesora de sociología del mundo árabe Gema Martín Muñoz, vinculada al Encuentro Atman, declaró que los “autoexcluidos” en el foro, entre ellos Victor Harel, por la presencia de otros “son los verdaderos excluyentes e intolerantes” por no querer participar en el encuentro.

Israel, sí gracias
Pero Israel sí ha recibido el apoyo y la solidaridad de España. Evidentemente, pese a la proximidad temporal con las palabras de Ahmadineyad, no fue en el foro de Prisa. Ha sido este viernes 11 de noviembre. Unas 1.500 personas se concentraron frente a la Embajada de Irán y reivindicaron el derecho de Israel a vivir en paz. Entre banderas de España e Israel, la concejal socialista en el ayuntamiento de Guecho, Gotzone Mora leyó un manifiesto que reclamó a "la comunidad internacional y la opinión pública española" la condena "sin paliativos del llamamiento del presidente de Irán, un líder fanático y teocrático, de cuya intolerancia es también víctima el pueblo iraní".

Después de recordar que las declaraciones del presidente de Irán son una "incitación al odio, al antisemitismo y al terrorismo", Mora que ha padecido el odio y la exclusión del fanatismo etnicista, también subrayó la solidaridad con las víctimas del terrror "con independencia de que vivan en Tel Aviv, Madrid o cualquier otro lugar, tienen derecho a vivir en paz y sin miedo de morir o perder a sus allegados en atentados".

La manifestación de apoyo a Israel, muy poco habitual en España, fue organizada por la Asociación Solidaridad España-Israel y la Federación de Comunidades Judías de España y contó con el respaldo de numerosas organizaciones como la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Movimiento contra la Intolerancia, las Nuevas Generaciones del PP o Juventudes Socialistas, entre otras. En un ambiente festivo y pacífico, los manifestantes corearon gritos como "¡todos somos Israel!" o "¡Israel, sí!".

Si bien no fue un acto masivo, entre los manifestantes había judíos,cristianos y ateos; españoles, israelíes, y de otras nacionalidades; jóvenes y mayores; y representantes de Nuevas Generaciones del PP y de Juventudes Socialistas del PSOE. Esta circunstancia fue destacada por la organización que se felicitó porque la defensa de Israel consiguiese unir en un mismo acto a populares y socialistas. Entre los presentes destacaban Gabriel Elorriaga, secretario de comunicación del PP; el director de La Linterna de la Cadena COPE, César Vidal; los colaboradores de Libertad Digital Cristina Losada y José María Marco; el analista del GEES, Florentino Portero, o el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, organización que apoyaba la manifestación, Esteban Ibarra.

Este fue el manifiesto leído por Gotzone Mora:
Los aquí reunidos queremos expresar nuestro apoyo al estado y al pueblo de Israel ante la declaración del presidente de Irán llamando a “borrar a Israel del mapa”. Consideramos que todos los países tienen derecho a vivir en paz. El llamamiento del mandatario iraní es un aliento a quienes practican el terrorismo. Frente a ellos, deseamos mostrar nuestra solidaridad con las víctimas del terror. Todos los seres humanos, con independencia de que vivan en Tel Aviv, Madrid o cualquier otro lugar, tienen derecho a vivir en paz y sin miedo de morir o perder a sus allegados en atentados.

La comunidad internacional y la opinión pública española deben condenar sin paliativos el llamamiento del Presidente de Irán, un líder fanático y teocrático, de cuya intolerancia es también víctima el pueblo iraní. La incitación a la destrucción de un país miembro de la ONU por parte de un jefe de estado es contraria a la Carta de las propias Naciones Unidas.

Ante la incitación al odio y al antisemitismo realizada por el presidente de Irán, nosotros proclamamos el derecho de Israel a existir y manifestamos nuestros deseos de paz para todos.

Ante la amenaza de destrucción, hoy, todos somos Israel.
Por la paz, la libertad y la democracia. Israel sí, gracias.

El presidente del CGPJ recuerda que España «no es un Estado plurinacional»
Redacción La Razón 12 Noviembre 2005

Salamanca- El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Francisco José Hernando, explicó ayer que el Estatut catalán «no tiene comprensión fácil si no se articula desde el prisma del artículo primero en que define a Cataluña como nación». No obstante, el presidente del órgano de gobierno de los jueces confía y espera que «no se utilicen eufemismos para desdibujar el concepto de nación en el sentido jurídico que tiene, si no que de alguna manera se haga prevalecer lo que es constitucionalmente exigible, la configuración de España como un único Estado, no una federación de estados ni lo que sería peor, una confederación de estados», explicó, según informa Ep.

En este sentido, Hernando recordó que el Estado español lo configuró en la Constitución el legislador de 1978 «como un Estado no plurinacional, sino como un estado nacional en el que cabían las diferentes regiones y nacionalidades que coexisten en el reino de España dentro de esa Constitución y de ese estado único, pero no deseó en ningún momento –añadió– constituir a España como estado federal».

Constitucionalidad del Estatut. «El problema del Estatut es de constitucionalidad», aseguró el presidente del CGPJ, que explicó que en lo que respecta a estamentos judiciales como los jueces decanos, en León, y presidentes del Tribunal Superior de Justicia, en Granada, «se pronunciaron en contra de distintas cuestiones que en orden de la justicia el Estatut contempla» como son «las relaciones jerárquicas-jurisdiccionales entre el Tribunal Supremo y los Tribunales Superiores de Justicia, la justicia de proximidad, o la justicia interina». Así, Hernando, que considera el poder judicial como
«poder único» dentro de la Constitución, explicó que de los tres poderes del Estado, ejecutivo, legislativo y judicial, «el único que la Constitución denomina expresamente como poder es el poder judicial», ya que, según señaló, es «garante de la definición del contenido jurídico de las instituciones jurídicas y el que dota de estabilidad, garantía y uniformidad a la interpretación del ordenamiento jurídico y es el único que embrida a los otros poderes del Estado».

CREE QUE LA BANDA Y EL PRESIDENTE SE NECESITAN MUTUAMENTE
Mayor Oreja augura que ETA emergerá durante la tramitación del Estatuto para respaldar la estrategia de Zapatero
El portavoz del PP en el Parlamento Europeo y ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, está convencido de que ETA "emergerá en el momento que la parezca más oportuno" durante la tramitación del Estatuto de Cataluña "para resaltar su protagonismo y para respaldar la estrategia" de Zapatero. En su opinión, "el presidente del Gobierno necesita a ETA y a su vez ETA precisa del presidente del Gobierno". Para Mayor Oreja, España vive una “ofensiva nacionalista” y consideró “insólito” que el presidente sea su administrador.
Europa Press Libertad Digital 12 Noviembre 2005

Mayor Oreja, que ofreció este viernes la conferencia “Claves de la España de hoy; historia de la ofensiva nacionalista” en “Las charlas de El Mundo de Andalucía”, organizadas en Sevilla, aseguró que España "vive y padece una prolongada ofensiva nacionalista", que, a su entender, arrancó en julio de 1997 y que en los últimos años ha tenido "dos impulsos fácilmente reconocibles: el pacto entre ETA y el PNV escenificado parcialmente en Estella, y el Pacto de Perpignan protagonizado por ETA y Esquerra Republicana de Cataluña". Según dijo, el proyecto de nuevo Estatuto de Cataluña es "sin duda muy relevante en sí mismo, pero tiene un carácter instrumental porque significa un paso más, no cualquiera, pero un paso más de una ofensiva nacionalista", la cual definió como "la voluntad de poner en crisis la Constitución Española" y poner encima de la mesa "el gran debate sobre el derecho de la autodeterminación".

De hecho, aseguró que lo esencial del conjunto de "la ofensiva nacionalista es introducir en el ordenamiento jurídico español, a través del Estatuto de Cataluña, el concepto de nuevas naciones, realidades nacionales o comunidades nacionales", al tiempo que "pasa necesariamente por la aceptación en pocos meses de tres nuevas naciones: Galicia, País Vasco y Cataluña". Agregó que lo que "agrava esta ofensiva nacionalista es el hecho, inédito e insólito por otro lado, de que el presidente del Gobierno de España, en vez de diagnosticarla, la asume, y lejos de hacerle frente, se coloca, si no en su vanguardia, sí al frente de su administración, como si se tratase de una oportunidad singular para llevar adelante su propio proyecto político".

Relación entre el Estatuto y la lucha contra el terrorismo
Para el ex ministro del Interior, existe una "íntima relación" entre el Estatuto de Cataluña y "el cambio radical que el presidente del Gobierno ha introducido en la lucha contra el terrorismo". Mayor Oreja fue más allá en su opinión, al señalar de manera tajante que "el presidente del Gobierno necesita a ETA y a su vez ETA precisa del presidente del Gobierno". Rodríguez Zapatero "necesita a ETA", a su entender, "para que todo lo que está impulsando en Cataluña, para que todos sus pactos con los nacionalistas, y para que todas las radicales modificaciones que está introduciendo en la lucha antiterrorista tengan el sentido, la explicación, y la justificación que hoy no tienen para un amplísima mayoría de españoles".

"Necesita a ETA para que esta extraña y confusa segunda transición tenga algún sentido para muchos españoles", así como porque "necesita que todo esto culmine en un mal llamado proceso de paz que permita a los españoles encontrar algún sentido y explicación a lo que están viviendo", sentenció Mayor Oreja. Añadió, que ETA, por su parte, "necesita a Rodríguez Zapatero para estar presente en los ayuntamientos vascos en el año 2007 y para recuperar presencia política en el País Vasco", así como para "volver a legalizar su presencia política, incluso para recuperar una parte de legitimidad democrática".

Al mismo tiempo, según alertó Mayor Oreja, Rodríguez Zapatero "se ocupa de destruir los elementos esenciales de la Constitución Española, especialmente el pacto constitucional entre el centro derecha y la izquierda española, y ETA se ocupará de crear una expectativa de paz". De igual manera, señaló, ante este panorama, que "lo lógico es que ETA, como en Estella lo ofreció al PNV, vuelva a dar facilidades, en este caso a Rodríguez Zapatero, para la posibilidad de la convocatoria de unas elecciones generales". "A ETA le interesa que Zapatero gane las próximas elecciones y un presidente cómplice en la administración del proceso de ruptura", señaló el dirigente popular, que aseguró que Rodríguez Zapatero "necesitará esa tregua para poder convocarlas y presentarse como el adalid de la paz con la intención de arrasar". Mayor Oreja se mostró convencido de que el presidente socialista perderá los comicios "porque los españoles le habrán descubierto el juego y no admitirán la trampa".

"Trampa política de Zapatero"
A su juicio, el intento de "anestesiar a la sociedad española respecto al disparatado proyecto de Rodríguez Zapatero y que hoy tiene en el Estatuto de Cataluña su expresión más inmediata va a constituir el aliado y cómplice principal del Gobierno", al tiempo que señaló que el "intento de vincular todo este proceso a un supuesto gran proyecto de paz va a constituir pronto el principal instrumento que colocará Rodríguez Zapatero encima del tablero político español". Mayor Oreja consideró que, frente a "tanta manipulación y frente a la trampa política que Zapatero le tenderá en breve a los españoles", sólo queda "tomar la palabra, abrir los ojos a la realidad y llevar a cabo la movilización más democrática y más numerosa que se haya realizado en la historia democrática española", protagonizada "no sólo por el PP", sino por "la sociedad en su conjunto".

Es el momento, según agregó, de que las comunidades no nacionalistas "se rebelaran frente al disparate insolidario y rupturista de lo que podría llamarse el 'ensayo catalán", ya que, a su entender, si "el proceso catalán triunfa, con toda su insolidaridad y su anacronismo político, inmediatamente se reactivará con más fuerza que nunca el Plan Ibarretxe con una ETA más fortalecida que nunca en el País Vasco y más amenazante que nunca y también con un Gobierno de España más débil que nunca". Señaló que lo único que le importa a ETA "es todo aquello que le facilita la ruptura" y todo aquellos que "mantenga viva la esperanza hacia la autodeterminación y la independencia para poder ejercitar un poder totalitario en el País Vasco".

Inquietud en la UE por si el Estatuto catalán quebranta las normas sobre mercado interior
Los populares inician, con actos públicos en toda España, la segunda fase anti-Estatuto, que incluye desplazamientos de líderes del PP para arropar a Piqué
CRISTINA DE LA HOZ ABC 12 Noviembre 2005

MADRID. El debate político de España abierto a raíz de la presentación del proyecto de nuevo Estatuto catalán dista mucho de haberse convertido en motivo de conversación preferente fuera de nuestras fronteras, aunque en algunos ámbitos sí ha generado inquietud la deriva de un modelo sujeto, de momento, a futuras modificaciones.

La advertencia que tanto la CEOE como los sindicatos han hecho en el sentido de que el Estatuto puede poner en peligro la unidad de mercado ha sido captada en la Comisión Europea, atenta también a las consecuencias que puede tener en materia de competencia un texto que se ha calificado en España de «intervencionista».

El comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, el conservador irlandés Charlie McCreevy, se ha interesado ante eurodiputados españoles por la marcha del Estatuto, aunque no es previsible que la Comisión como tal se manifieste oficialmente hasta que haya un texto definitivo y sólo si quebrantase alguna norma comunitaria en esta materia o fuera incompatible con las mismas, según ha podido saber ABC de fuentes del Parlamento Europeo. Otros aspectos susceptibles de chocar con la normativa comunitaria son los referidos a la competencia y a las ayudas públicas a empresas, epígrafe que entraría dentro de las competencias de la comisaria Neelie Kroes, más ocupada ahora por la OPA de Gas Natural sobre Endesa.

Aparentemente, la controversia política generada por el Estatuto puede vivir una etapa «valle» una vez se ha entrado en la negociación, -que se pretende bien secreta, bien discreta- del PSOE con sus socios para intentar consensuar el paquete principal de enmiendas a presentar al proyecto o, al menos, su espíritu.

Segunda fase anti-Estatuto
Hasta que se constituya la ponencia y, más tarde, la comisión (cosa que puede no ocurrir hasta pasadas las Navidades) los populares, convencidos de que mantienen el favor de la calle, abrirán la segunda fase de su estrategia anti-Estatuto. Ésta vendrá caracterizada por la celebración de actos abiertos al público en defensa de la Constitución, mucha pedagogía, interpelaciones parlamentarias y sesiones de control, uso de nuevas tecnologías y reparto masivo de un díptico -esta vez con referencias concretas al texto del tripartito- que comenzarán a repartir a lo largo del mes de diciembre.

Los populares organizarán actos de ámbito nacional, regional y provincial. El líder del PP tiene previsto acudir a Sevilla el próximo sábado para dar un mitin y ésa será la tónica habitual los fines de semana de aquí a principios del año que viene. En el PP confían también en que la estrategia del adversario no sea tan discreta como se pretende, afirmación hecha a la luz de la experiencia de lo ocurrido en el Parlamento catalán, donde se fue filtrando a la prensa, casi en tiempo real, el contenido de la negociación. «Si hay discreción, es que no están avanzando», argumenta un destacado dirigente del PP. Otro señala que la estrategia popular será la de la «tranquilidad» puesto que «lo de ellos (los socialistas) se irá sabiendo». Cualquier acuerdo que el PSOE alcance con sus socios, señalan las fuentes consultadas, será a costa de que éstos cedan a cambio de otro tipo de contrapartidas «que tendrán que vender públicamente, y eso es contrario a la opacidad con que pretenden llevar este proceso de negociación».

«Enmiendas a la totalidad»
Los populares son muy reacios a desvelar sus cartas y explicar su estrategia tanto en la ponencia como en la comisión, pero sí deberán tomar antes una decisión sobre el tipo de enmiendas que presentarán para intentar cambiar todo el texto. En este sentido, los mismos medios consultados indicaron a ABC que existen «diversas posibilidades técnicas de ir presentando una enmienda a la totalidad».

Además, toda la dirección nacional se ha puesto al servicio del PP catalán. Rajoy ya ha dado buena muestra de su disponibilidad, pero insistió en ello cuando durante la reunión de la Interparlamentaria en Barcelona se acercó a Josep Piqué y le confirmó lo que éste, por otro lado, ya suponía: «Voy a venir mucho por aquí». Por lo pronto, el próximo viernes pronunciará en Salou una conferencia de contenido económico.

EL ESTIGMA DEL PP
XAVIER PERICAY ABC 12 Noviembre 2005

«UN partido que defiende la Constitución no puede ser de extrema derecha». Lo dijo el pasado martes Enrique Múgica, el Defensor del Pueblo, y lo dijo aludiendo al Partido Popular. Se trata, por supuesto, de una perogrullada. De una enorme perogrullada. En efecto, ¿cómo va a ser preconstitucional un partido que defiende a capa y espada la Constitución? Pero el hecho de que el Defensor del Pueblo -un viejo militante del Partido Socialista Obrero Español designado en primera instancia para el cargo por un gobierno popular y ratificado luego por uno socialista- deba salir a la palestra para recordar semejante obviedad indica, sin duda alguna, que hay algo que no funciona en la política de este país. ¿Se imaginan ustedes qué ocurriría en Francia, pongamos por caso, si una corriente de opinión pretendiera arrastrar hasta el borde mismo del tablero, allí donde la política pierde su nombre, a un partido que contase con el apoyo de un cuarenta por ciento del cuerpo electoral? ¿Verdad que no? ¿Verdad que no alcanzan ni a imaginárselo? Pues eso es lo que está ocurriendo en estos momentos en España. Con el agravante de que al poso democrático español le falta todavía mucho para llegar a la altura del francés.

No se me escapa, claro, que todo esto no son sino las (malas) artes de la política. Aquello tan manido de que viene el coco. La famosa derechona. Pero ahí está lo grave, precisamente. Dentro de ocho días van a cumplirse treinta años de la muerte del dictador. Y, a lo que parece, para algunos no ha pasado el tiempo. Cuando se trata de descalificar al adversario, siguen valiendo los mismos recursos. Como si España todavía estuviera dividida en franquistas y antifranquistas. O en fascistas y antifascistas. O en blancos y rojos. Y lo sorprendente es que esta división no sea invocada más que por una parte del arco político, por la que se reclama heredera de quienes perdieron la guerra civil. Y que la otra, a la que se atribuye la herencia de la dictadura, ni siquiera esté dispuesta a entrar al trapo y se conforme con arrimarse a la Constitución. Pero así es.

Aunque ese arrinconamiento del Partido Popular no toma sólo formas guerracivilistas. El nacionalismo catalán supuestamente moderado -tal vez porque, al contrario del supuestamente radical, no puede sentirse heredero de quienes perdieron la guerra- prefiere recurrir al futuro. Y el futuro, aquí, son las amenazas. El domingo Artur Mas hacía balance del debate en las Cortes sobre el proyecto de reforma del Estatuto catalán y, entre otras muchas cosas, acusaba al PP de «utilizar miserablemente Cataluña para sus intereses electorales». Y, ya puestos en este terreno, adelantaba que Convergencia i Unió jamás pactaría con el PP para alcanzar la Presidencia de la Generalitat, con lo que añadía su firma y la de su coalición a la cláusula discriminatoria del Pacto del Tinell -un caso ejemplar de discriminación negativa, por cierto, en la medida en que supone un compromiso cuatripartito de no pactar con los populares-. Pero su amenaza iba más allá. Evidenciando hasta qué punto es capaz de utilizar miserablemente Cataluña para sus intereses electorales, Mas también afirmaba que si el PP sigue por este camino -y este camino es el rechazo integral al proyecto de reforma del Estatuto- «no podrá contar con CiU durante toda una generación». Para que luego vayan diciendo que CiU no tiene sentido de Estado.

Así pues, ya removiendo el pasado, ya agitando el futuro, la izquierda y el nacionalismo parecen empeñados en dejar al PP fuera del juego político. Cuando menos en lo esencial, es decir, en lo concerniente al debate estatutario y sobre el modelo de Estado. Y, para que nada falte en el reparto, ya ha aparecido incluso una tercera vía opinativa: la de quienes critican el nacionalismo catalán, pero también el español, encarnado, según sostienen, por el propio PP. Son los equidistantes, los del ni con unos -socialistas y nacionalistas- ni con otros -populares- tienen mis males remedio. El problema es que, así como estos otros están con la Constitución, aquellos unos, en el mejor de los casos, juguetean con ella, sin saber muy bien qué hacer con el muñeco. Y, en el peor, tienen más que decidido su destino.

Recortes de Prensa   Página Inicial