AGLI

Recortes de Prensa     Lunes 28 Noviembre 2005
Castellano entre rejas
Daniel Sirera Libertad Digital  28 Noviembre 2005

PERSECUCIÓN DEL CASTELLANO
JOSÉ CAVERO El Ideal Gallego 28 Noviembre 2005

Pero ¿qué ha estado pasando en Cataluña?
José Javier Esparza elsemanaldigital 28 Noviembre 2005

Convivencia Civica
www.
convivenciacivica.
org 28 Noviembre 2005

El español en la UE
Editorial EL PAÍS 28 Noviembre 2005

Excmo. Sr. Embajador:
FAX ENVIADO A LAS EMBAJADAS POR LA AVT Madrid,  28 Noviembre 2005

Izquierda no nacionalista
Editorial ABC 28 Noviembre 2005

Zapatero no puede rectificar
Pablo Sebastián Estrella Digital28 Noviembre 2005

ETA y la prisa
GERMÁN YANKE ABC 28 Noviembre 2005

La servidumbre voluntaria de Piqué
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Boicots, cavernas e incongruencias
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Incertidumbre y popularidad
Jorge Vilches Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Algo pasa con Bono
Eusebio Cedena Gallardo elsemanaldigital 28 Noviembre 2005

¡Lo suyo es muy caro, señores políticos!
Graciano Palomo elsemanaldigital 28 Noviembre 2005

También hay oasis vasco
Blog Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 28 Noviembre 2005

ETA ante el débil Rodríguez
Román Cendoya Periodista Digital 28 Noviembre 2005

Justicia sin condiciones
Editorial El Correo 28 Noviembre 2005

Jugadores de parchís
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 28 Noviembre 2005

Unas preguntas
Periodismo Bilingüe Seth Lewis Periodista Digital 28 Noviembre 2005

Arcadi Espada anuncia un nuevo partido para integrar "a los ciudadanos que no tienen representación" en Cataluña
EFE Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Miguel Sanz advierte que Navarra no será moneda de cambio para que el Gobierno de Zapatero compre la paz
BEGOÑA LÓPEZ ABC 28 Noviembre 2005

Históricos del PSC amenazan con refundar el PSOE para frenar la deriva nacionalista
Á. MARÍN/I. ANGUERA/ Á. G. ABAD ABC 28 Noviembre 2005

El PPC votará a favor de una Ley que permite al CAC decidir si una información es veraz
Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Los principales encausados declararán esta semana en el macrojuicio al entorno de ETA
BILBAO EL CORREO 28 Noviembre 2005

Cataluña
Castellano entre rejas
Daniel Sirera Libertad Digital  28 Noviembre 2005

El Gobierno tripartito se ha propuesto erradicar la lengua castellana en Cataluña. Los nacionalistas lo justifican asegurando que 40 años de dictadura dejaron al catalán en una situación de inferioridad frente al castellano y que ahora ha llegado la hora de corregir la persecución a la que se vio sometió el catalán. Nadie duda en Cataluña que entre todos y después de 40 años de prohibición, debemos fomentar el uso del catalán, pero la imposición de multas y sanciones contra los que utilizan el castellano o la creación de comisarios políticos que, bajo la apariencia de inspectores, controlen a comerciantes, restauradores o profesores no sirve, desde mi punto de vista, para corregir aquella persecución sino para iniciar otra igual de perversa aunque tenga el aval del parlamento catalán.

Desde que un socialista preside la Generalitat, se han incrementado en un 400% las inspecciones para controlar que todo el mundo utilice la lengua catalana y en el primer semestre de este año se han recibido 928 denuncias anónimas. El gobierno catalán no tolera que 2,9 millones de catalanes todavía tengan el castellano como primera lengua frente a los 2,2 millones que tienen el catalán. El Gobierno catalán ya lleva recaudado 81.250 euros en multas y tiene otros 94.950 en fase de resolución.

Un claro ejemplo de la política lingüística de la Generalitat lo encontramos en el “Plan de ciudadanía e inmigración 2005-2008”, que incluye programas para dar a conocer la lengua catalana entre los recién llegados. La Generalitat considera que el dominio del catalán es el primer elemento para superar el aislamiento y la exclusión social en Cataluña. El tripartito olvida que son muchos los ciudadanos que se han integrado y que han contribuido a construir la Cataluña de hoy teniendo al castellano como primera lengua. El “Plan de ciudadanía e inmigración” del gobierno catalán sólo prevé dar clases de castellano a los inmigrantes presos. El tripartito ha condenado el castellano a ser la lengua propia de quienes están en la cárcel.

Cuando el PP votó en solitario en contra de la ley de política lingüística dijimos que se produciría una persecución hacia aquellos que, en el ejercicio de su libertad, decidieran utilizar la lengua castellana. Advertimos que la ley permitiría a la Generalitat imponer multas y sanciones y el resto de partidos políticos y buena parte de los medios de comunicación nos llamaron “mentirosos, exagerados y anticatalanes”. Ahora dicen lo mismo cuando denunciamos los contenidos del Estatuto. No hay solución a todos estos excesos nacionalistas porque sólo el PP defiende en Cataluña los valores de la Constitución. Los socialistas catalanes se han convertido, por desgracia, en la principal fuerza nacionalista de Cataluña.

Daniel Sirera es Portavoz adjunto PP en el Parlamento de Cataluña

PERSECUCIÓN DEL CASTELLANO
POR JOSÉ CAVERO El Ideal Gallego 28 Noviembre 2005

Hay algo de fácil entendimiento: respetar e incluso alentar y promocionar las lenguas de los territorios catalán, vasco o gallego es una cosa, y perseguir el empleo del castellano en esos mismos territorios parece un disparate de dimensiones siderales. Y eso es lo que viene sucediendo particularmente en Cataluña, según denuncias reiteradas, como efecto de la aplicación excluyente de los criterios de un nacionalismo o socialismo-nacionalista que hace ahora lo que pudo haber sufrido hace medio siglo: si en su momento el empleo del catalán no fue precisamente alentado, ahora padece idéntica sinrazón el castellano.

Y así sucede lo que nos relatan estos días: toda una escalada de denuncias, inspecciones y multas por no utilizar el catalán, como efecto de una campaña implacable del tripartito de Maragall y Carod-Bargalló. En realidad, la normativa de exigir el empleo del catalán tanto en los centros escolares como en, por ejemplo, la rotulación de las tiendas viene de años anteriores, cuando gobernaban los nacionalistas de Pujol. Pero, en nuestros días, parece haberse radicalizado hasta extremos para muchos insoportables, y que, con toda probabilidad, está cooperando a la campaña anticatalana que se advierte en muchos otros ámbitos, y particularmente en el comercio de productos con aquel origen. Hay una relación inevitable, y muchos ciudadanos han llegado a una conclusión indeseable: si maltratan mi lengua y únicamente pretenden que se utilice el catalán en el uso corriente de los ciudadanos y en la relación de la administración y del comercio, que se atengan a las consecuencias.

Sin duda, las lenguas vernáculas enriquecen la cultura de una ciudadanía en condiciones de entenderse, expresarse o emplear varios idiomas. Por el contrario, reducirse a una, e incluso tratar de impedir que se utilicen lenguas alternativas, parece que ha de conducir a un penoso empobrecimiento de cultura y relación. Y en ese punto nos hallamos. Cuando hace unas unas semanas se le exponía a Pérez Rubalcaba esta situación, que ya viene siendo acuciante, y hasta asfixiante, en Cataluña, el portavoz socialista se resistía a creer que la situación hubiera podido llegar a ese punto, y aseguraba a sus interlocutores que se quejaría a su buen amigo Puigcercós. ¿Y por qué no, también, a su correligionario Maragall, que parece no enterarse de lo que ocurre en su principado catalán y prefiere aventuras mayores y más arriesgadas?

Pero ¿qué ha estado pasando en Cataluña?
José Javier Esparza elsemanaldigital 28 Noviembre 2005

Probablemente era sincero ese responsable de Freixenet que lamentaba el otro día la "injusticia" sufrida por su marca comercial, cuyas ventas han descendido sensiblemente a raíz de la polémica por el Estatut. Freixenet había apoyado formalmente, junto a otros, la iniciativa del nuevo Estatuto, pero, después de todo, ¿qué mal hay en ello? Las empresas catalanas saben desde hace años que bailar al compás del que manda es una de sus obligaciones consuetudinarias. Los empresarios catalanes –y los periodistas, los jueces, los obispos, los escritores- inclinan las lumbares al paso de los honorables con asumida naturalidad. ¿Cómo no iban a firmar su apoyo al Estatut? En Cataluña sólo existes si te mimetizas con la línea dominante. Es el aire que se respira.

Cataluña es un sitio donde no se puede hablar español en el Parlamento; donde todo el mundo sabe que el bilingüismo es perseguido y nadie –apenas- osa decirlo; donde se cae un barrio por incuria municipal y el suceso se silencia; donde la clase política se conjura para tapar una trama de corrupción –la del 3%- y la prensa secunda la maniobra. Es un lugar donde los periodistas aplauden a los parlamentarios, donde los obispos bendicen estatutos abortistas, donde la violencia queda impune si sacude a la derecha (española), donde los clubes de fútbol actúan como voceros políticos de la Generalitat. Cataluña es un país donde los partidos hegemónicos, la banca autóctona y los tiburones de la comunicación han edificado una fortaleza inexpugnable que es el agujero negro de toda libertad real. Cataluña es un negocio donde la oligarquía local ha identificado su beneficio particular con el destino colectivo. Cataluña es una sociedad que ha fundido el dogma nacionalista con el credo de lo políticamente correcto, en un pensamiento único del que nadie puede disentir si desea sobrevivir. Para cerrar el círculo, ahora traman una ley de comunicación sencillamente liberticida. Cataluña es una anomalía en Europa.

La opinión bienpensante, para explicar esa anomalía, alude a la presión "esencialista" del nacionalismo, a ese fondo tribal que, de algún modo, lo asimilaría a los abismos morales del fascismo. Pero no: el clientelismo autonómico es más bien un avatar "democrático" del muy arraigado caciquismo español, y la podredumbre de la vida pública en Cataluña (o el País Vasco) es consecuencia directa del sistema de 1978, que entregó esas regiones a los partidos nacionalistas y a sus oligarquías. En lo que concierne concretamente al caso catalán, toda la porquería que ahora está saliendo a la luz es hija de la hegemonía de nacionalistas y socialistas, que a lo largo de treinta años han creado, en nombre de la democracia, un paraíso particular donde el infierno son los otros.

Cataluña es, sí, una anomalía, pero es la misma anomalía que ahora, vía ZP, quiere extenderse a toda España. Un parque temático del progresismo regido por una oligarquía caciquil. Nos vamos a divertir.

Convivencia Civica
www.convivenciacivica.org 28 Noviembre 2005

¿Quiere que sus hijos reciban enseñanza en castellano? Asesórese gratuitamente en educacionencastellano@yahoo.es

!No a las multas lingüísticas! ¿Quiere utilizar el castellano en su tienda o comercio sin ningún problema? Asesórese gratuitamente en comercioencastellano@yahoo.es

El español en la UE
Editorial EL PAÍS 28 Noviembre 2005

El director general de Traducción de la Comisión Europea, Karl-Johan Lönnroth, tiene previsto anunciar hoy a sus subordinados una redistribución de efectivos para el año entrante que supone un drástico recorte en el número de traductores de español. Con más del 25% de reducción según los planes previstos, la lengua de Cervantes se convierte, con mucho, en la más sacrificada de las 20 que ahora son oficiales en la Unión, al nivel de algunas otras habladas por una fracción de la española. No parece la mejor guinda para el pastel del cuarto centenario del Quijote.

La eurocracia de Bruselas se armará de números para defender su propuesta. Pero fuera de la anécdota de un alto funcionario que parece no saber lo que tiene entre manos -el director general asegura que el español es hablado en España por 30 millones de personas-, alguien más es responsable del desatino y algo habrá que hacer para evitarlo. El Gobierno ha dedicado atención preferente durante año y medio a defender nuestras lenguas vernáculas en las instituciones europeas. Está bien hecho, pero debía haber dedicado similar empeño a la lengua común de los españoles, y de cientos de millones de personas más, de lo que se ha aprovechado la burocracia bruselense.

Y no es que no hubiera señales de por dónde van los tiros en la política lingüística de la Comisión. A primeros de año ya fracasó otro intento de degradar a la lengua española. La ocasión llevó entonces al Ejecutivo a anunciar un plan de choque para la defensa y promoción del español en la capital de la UE y a La Moncloa a anunciar un acto de desagravio en el Instituto Cervantes de Bruselas, en el que Rodríguez Zapatero iba a estar acompañado del presidente de la Comisión, Durão Barroso.

La ocasión cayó víctima de la vorágine de la negociación de los presupuestos comunitarios para el periodo 2007-2013, pero no estaría de más que ante este segundo intento de agravio, el Gobierno reincidiera en la idea. Ser riguroso y exigente, hacer saber a la Comisión Europea que el español, en plena expansión, es la segunda lengua internacional -y el segundo idioma más practicado por los europeos, según un reciente Eurobarómetro- es una obligación irrenunciable ante Bruselas, donde en ocasiones una percepción hiperburocrática de la realidad puede llevar a engendrar desvaríos semejantes.

Excmo. Sr. Embajador:
FAX ENVIADO A LAS EMBAJADAS POR LA AVT Madrid,  28 Noviembre 2005

Ante el último comunicado de ETA donde pide la mediación internacional para dejar de matar, y ante la debilidad que está demostrando el gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero para derrotar a ETA con los medios que el estado de derecho pone a su disposición, esta asociación, en nombre de los miles de ciudadanos que día a día estamos diciendo “No a la negociación con ETA”, solicitamos amparo internacional para que el Estado de Derecho se cumpla en España.

Solicitamos el amparo internacional, porque el gobierno de España se está mostrando incapaz de garantizar ese Estado de Derecho, sobre todo en el País Vasco.

Cuando ETA dice en su comunicado que en Euskal Herria se vive en un continuo estado de excepción, es cierto que es así, pero solo para los demócratas, para los que no asesinan, para los que no ponen bombas, para los miles de ciudadanos que han tenido que abandonar el País Vasco por la amenaza y presión de ETA y su entorno, esos son los que viven un estado de excepción continuo. Por el contrario, los asesinos, el entorno político de ETA, y el nacionalismo más radical, gozan de todos los derechos y libertades.

Quizás en lo único que tenga razón ETA en su comunicado es que ha llegado la hora de que la comunidad internacional se implique, pero que se implique para exigir al Gobierno Español que garantice el Estado de Derecho de todos sus ciudadanos. Por todo ello, solicitamos se nombre un grupo de observadores internacionales para que se desplacen al País Vasco y comprueben “in situ” hasta que punto están restringidas las libertades, pero solo para aquellos que no comparten la obsesión nacionalista.

La AVT solicita de los organismos internacionales la máxima firmeza procediéndose a la expulsión de los mismos del entramado político de ETA. Esta petición es debido a la desconfianza que produce a la AVT la actuación del Gobierno Español, quién ha permitido la presencia del PCTV en el Parlamento Vasco.

También habla ETA en su comunicado de la masacre del 11-M calificándola como “acciones armadas” ¿Acaso pretende ETA justificar la matanza ante la comunidad internacional?

Atentamente, ASOCIACION VÍCTIMAS DEL TERRORISMO, JUNTA DE GOBIERNO

Izquierda no nacionalista
Editorial ABC 28 Noviembre 2005

LA deriva nacionalista del socialismo español resulta difícil de justificar desde el punto de vista de los postulados ideológicos de la izquierda. En el caso concreto de Cataluña, supone además una incongruencia con el modo de pensar y de sentir de una parte muy sustancial de sus afiliados y votantes. Secuestrado por una elite de condición burguesa y catalanista, el PSC ha perdido sus señas de identidad a cambio de alcanzar un precario poder autonómico, con la exigencia de ponerse a la cabeza de una operación que conduce a la quiebra del modelo constitucional vigente. No es extraño, por ello, que surjan voces discrepantes para reclamar el retorno a los orígenes, que se identifican en este caso con la izquierda que asume como propia la conjugación de los principios de unidad y autonomía y el doble sentimiento natural de pertenencia. Las corrientes Ágora y Socialistas en Positivo, de cuyos planteamientos informa hoy ABC, conectan con un importante sector de ese electorado que se siente tan español como catalán y que desea además ver reforzadas las políticas propias de un partido de izquierdas frente a las formaciones nacionalistas de corte ideológico conservador. Si se suman estos enfoques al anuncio de un nuevo partido político promovido por la plataforma «Ciutadans de Catalunya», en el que participan destacados intelectuales y escritores, es fácil percibir que algo se mueve en aquella comunidad autónoma, tal vez porque mucha gente considera asfixiadas sus libertades individuales ante la hegemonía de los nacionalistas de todos los partidos.

El discurso de apariencia progresista que proclama Zapatero choca contra la evidencia de su acercamiento -algo más que coyuntural- hacia formas anticuadas de hacer política que traen causa de algunos tópicos marchitos. Es incongruente rasgarse las vestiduras ante un supuesto «nacionalismo español», al tiempo que se busca sin disimulo un acercamiento hacia los nacionalismos periféricos. Es importante seguir la pista a estos movimientos de la izquierda catalana no nacionalista, que pueden suponer un obstáculo no menor en los planes de Maragall y sus socios para llevar adelante su inaceptable proyecto de Estatuto.

Zapatero no puede rectificar
Pablo Sebastián Estrella Digital28 Noviembre 2005

En su empeño de explorar sin garantías una negociación con ETA y de pactar un nuevo Estatuto catalán sobre la base del proyecto inconstitucional ya admitido a trámite en el Congreso de los Diputados, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está asumiendo altos riesgos que ponen en evidencia su liderazgo y capacidad política —como se aprecia en las últimas encuestas—, al tiempo que abre una crisis en el PSOE y en la convivencia entre los ciudadanos de Cataluña y el resto de España. Los últimos acontecimientos, la bronca entre Madrid y Barcelona y el comunicado de ETA, así lo atestiguan, haciendo más visible la tormenta que planea sobre el palacio de la Moncloa.

He aquí algunos acontecimientos significativos de la última semana que dan una idea del desconcierto general: el presidente del Parlamento de Cataluña y dirigente de ERC, Ernest Benach, convirtió un acto público, presidido por el Príncipe Felipe, en un mitin sobre la nación catalana; horas antes su líder, Carod-Rovira, había amenazado a Zapatero con derribarlo del Gobierno si no se llegaba a un acuerdo sobre el Estatuto; ETA hacía un comunicado relacionando el proceso de paz en Euskadi con los Estatutos de Cataluña y del País Vasco y pedía a Zapatero más concesiones reconociendo algunos gestos del presidente; el ministro Montilla, implicado en la corrupción sobre la financiación ilegal del PSC-PSOE por La Caixa, perdía los nervios e insultaba a políticos y periodistas; y el ministro Bono entraba en una pública polémica con su colega Moratinos, y acusaba de intransigentes y dogmáticos a los integrantes del “núcleo duro del Gobierno” creado por Zapatero en un intento desesperado por remontar el suspenso de las encuestas.

Todo ello en sólo seis días y como ejemplo de lo que ocurre en torno a los dos grandes temas de la legislatura —negociación con ETA y reforma de los Estatutos— en los que Zapatero y el PSOE se lo juegan todo. Dos aventuras iniciadas sin el cálculo previo de los riesgos ni el análisis de la fiabilidad de los principales acompañantes —ETA y ERC— con las que el presidente pensaba pasar a la Historia, renovar el poder en el 2008, tras aislar política y electoralmente al PP, y marcar una frontera separadora y de no retorno entre su liderazgo y los dirigentes socialistas de la generación de González y Guerra en el Partido Socialista.

Pero el presidente, en su ilusa cabalgada, se ha olvidado varias cosas muy importantes: que ETA y ERC —que mantienen relaciones ocultas y estrategias combinadas— no son ni de fiar ni previsibles, y que ahora lo tienen en sus manos; que la reforma de los Estatutos vasco y catalán no se deben hacer sin el consenso del PP o el visto bueno del Tribunal Constitucional; que la negociación con ETA es imposible sin el apoyo del PP, porque la única moneda de cambio posible es la liberación de los presos; y que los principales dirigentes del PSOE están cada vez más preocupados y no parecen decididos a permitir que Zapatero destruya el pacto constitucional y el pacto contra el terrorismo con actos irreflexivos de debilidad y desvarío como los que está protagonizando en estas y otras materias.

A sabiendas los dirigentes del PSOE de que si se producen acuerdos con ETA y los nacionalistas no serán buenos para nadie por la intransigencia de los terroristas y los nacionalistas, respectivamente, y si fracasan ambas negociaciones, Zapatero quedaría en la peor situación y le daría al PP una buena e inesperada oportunidad de convertirse en clara alternativa de poder.

Buena prueba de que dicha oportunidad existe la anuncian las encuestas electorales y se visualiza en los ataques desmedidos al PP de gobernantes y dirigentes del PSOE con su mensaje de “la derechona” que no dice nada si se le compara con los disparates de ERC, el inquietante comunicado de ETA y el deterioro imparable de los primeros dirigentes del PSC-PSOE, Montilla por la corrupción y Maragall convertido en rehén de su propio Gobierno, mientras el Ejecutivo del presidente Zapatero —quien empieza también a ser rehén de ERC y de su propio partido, por eso le han puesto a Rubalcaba como “escolta”— está pidiendo una crisis a voz en grito ante la flagrante incapacidad de muchos de sus ministros.

En estas circunstancias parece grotesco que desde el Gobierno se le pida al PP, que según ellos mismos “está aislado”, que permanezca callado ante el ruidoso comunicado de ETA o ante la negociación de los Estatutos. Cuando son el Gobierno y ETA —sin olvidar a Patxi López del PSE-PSOE o a Carod-Rovira, que ha unido la negociación de ETA con Cataluña— los que están bordeando la legalidad para abrir una negociación oficial, y los dirigentes del PSC, CiU y ERC los que pretenden imponer una reforma de la Constitución camuflada en el Estatuto catalán.

Se imaginan lo que pasaría si ETA revelara las conversaciones existentes o decidiera volver a matar? O si ERC decidiera romper la negociación del Estatuto y retirar sus apoyos a Zapatero y a Maragall? Pues nada de esto es imposible conociendo cómo las gastan los terroristas vascos y los independentistas catalanes. Y ¿a pesar de todo ello Zapatero sigue empeñado en meter a su Gobierno, al PSOE y a España en este infernal tobogán donde nadie tiene el control? Pues eso parece, porque el presidente ha ido tan lejos y tan deprisa que ya no tiene marcha atrás. Por eso en el PSOE son bastantes los dirigentes que empiezan a reflexionar sobre la oportunidad de tener a mano un “plan B” para el caso de una crisis extrema. Una alternativa interna en la que los nombres de José Bono y Javier Solana empiezan a sonar.

ETA y la prisa
Por GERMÁN YANKE ABC 28 Noviembre 2005

Nadie con un mínimo de sentido común duda de que ETA está viva y activa. Hasta los que proponen, con la reiterada cancioncilla de que la banda está en su peor momento, que se cambie la política antiterrorista para que llegue por fin el famoso comunicado (el del «abandono de la violencia»), terminan reconociendo que ese objetivo depende de ETA (que la pelota está en su tejado, dicen, como si se tratara de un juego), es decir, que podría o no hacerlo. Es más, se añade que de otro modo el terrorismo se perpetuará y que los ciudadanos, especialmente los que padecen la violencia directamente, lo que quieren es que termine.

Y que termine cuanto antes. Porque si nadie se atreve a negar que la política antiterrorista que se mantuvo al menos hasta el triunfo socialista del pasado año -la que confirmó precisamente una iniciativa del PSOE, el Pacto Antiterrorista- ha resultado eficaz, tampoco se pone en duda que el éxito necesita tiempo. La política antiterrorista había comprendido por fin -porque la acción antiterrorista de las fuerzas de seguridad lo había constatado tiempo atrás- que ETA es una organización compleja, en la que los pistoleros desempeñan un papel fundamental, pero no único, en un entramado de apoyos políticos y económicos. Combatirlo exigía la misma complicación y la decisión firme de ahogar sus fuentes y sus sostenes. Un camino eficaz, sin duda, pero largo.

La tentación de la prisa, por tanto, podría estar entre los fundamentos de un cambio que propicia la negociación sean cuales fueren las condiciones de esta. Pero la prisa, que siempre obnubila las estrategias, y la promesa de negociación son para los terroristas unas de sus más importantes armas. Les facilita las cosas, les permite soportar con más tranquilidad los momentos duros (como los que efectivamente atraviesan gracias a la presión policial y política de los últimos tiempos) y les proporciona la posibilidad de modular sus acciones, que siempre vienen determinadas por el fin y nunca por los medios. ETA no es más fuerte porque pueda matar a más personas, sino cuando se acerca a sus objetivos.

La última misiva de la banda antiterrorista, tenga el destinatario formal que tenga, no es sino un mensaje al Gobierno y establece las condiciones para un escenario de prisa y negociación en el que todo se convierte en vergonzosos exámenes. En este sentido, al menos desde mi punto de vista, no se trata tanto de que ETA quiera ahora que se reconozca que Cataluña es una nación -como si ampliara sus metas y quisiera ser también un «agente» (por utilizar uno de sus eufemismos) en aquella Comunidad-, sino que lo aprovecha como una prueba más para las urgencias gubernamentales. Y más aún entre los que, muy cerca de él, a menudo incluso en su propio partido, tienen más prisa que el presidente del Gobierno. Tanta prisa que, para conseguir el repetido comunicado -y si no les parece demasiado la ruptura constitucional-, no le va a resultar más peligroso eliminar la presión judicial contra las ramificaciones de la banda o el acercamiento de los terroristas presos al País Vasco.

La servidumbre voluntaria de Piqué
Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Es verdaderamente penoso el deambular del partido de Piqué (que, para probar los terribles estragos del tiempo, antes lo fue de Vidal Quadras) por la política catalana, que aunque Rajoy no quiera enterarse es, más que nunca, política nacional. A nadie se le ocurriría pensar que la política del PP en el País Vasco puede abstraerse de su condición española; más aún, que es lo español justamente lo que la define como vasca. Pues bien, no es menos cierto en Cataluña, y sin embargo en el PP de hoy, con el reto del estatuto a cuestas, aún rige aquella estúpida distinción de Aznar entre el nacionalismo malo, el de Arzallus, y el bueno, el de Pujol, que es el que le hizo desembocar en Piqué. Hoy, según dicen, el ex presidente echaría al ex ministro catalán por traidor a los principios básicos del partido. Tardío arrepentimiento. Pero Rajoy, por lo que vemos, ni siquiera piensa en rectificar una política, la del PPC, que va dando tumbos, sonámbula, sin criterio, sin garra, sin nervio, sin programa, sin atracción para nadie, sin solución para nada.

Es indignante que el PPC, es decir, el PP a todos los efectos, suscriba la última ideación liberticida, dictatorial y contraria a cualquier principio de libre expresión que se le ha ocurrido instaurar al Tripartito a lomos del CAC. Sí, esa cosa que preside un miembro del partido de Montilla-La Caixa llamado Carbonell cuya actuación más destacada en materia periodística era la proposición de ley en defensa del proetarra “Egunkaria”... antes de abrir expediente a la COPE por denuncia de no se sabe quién y por supuesta vulneración de la Constitución, ¡como si el CAC fuera el hermano barretinado del Tribunal Constitucional! Sólo ese comportamiento debería haber llevado al PPC a abandonar ese antro burocrático donde toda arbitrariedad tiene su asiento. Y es el colmo que cuando el Tripartito manda a terroristas sin arrepentir de Terra Lliure al Vaticano, a persuadir a quien se deje de que hay que cerrar la COPE, el partido de Piqué nos salga ahora asumiendo como propia no sólo la pretensión de decir lo que es constitucional, sino también lo que es o no verdad. ¿Tan poco confía el PPC en la justicia que quiere sustraer a los tribunales el derecho y la obligación de juzgar mentiras y calumnias si es que se producen? Diríase que el PPC sólo pretende imitar el comportamiento de la célebre compresa: que no se note, que no se mueva y que no traspase. Pero vaya si se nota. La servidumbre voluntaria, por error o terror, se nota siempre. Demasiado.

Cataluña
Boicots, cavernas e incongruencias
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Las juventudes de ERC se dirigen a los deportistas catalanes para exigirles que no se incorporen a las selecciones españolas. Organizaciones subvencionadas por la Generalitat mantienen su boicot contra productos no etiquetados en catalán. El PSC insisten en que el PP es un partido de extrema derecha y lo hermana con el diario El Alcázar. El conseller Huguet llama “sucesor de Blas Piñar” a Acebes por unas declaraciones que Saura califica de “repugnantes” y el portavoz republicano de “obscenas”. Zaragoza denuncia una “campaña asquerosa” contra Montilla, quien, a su vez, ve al PP en “el camino de la infamia, la calumnia, el odio y la insidia” y exige que Rajoy pida perdón a Cataluña. El gobierno catalán estimula la delación anónima de los comercios que usan el castellano. Un juez lanza calumnias y amenazas contra Jiménez Losantos, a quien la clase política catalana señala como culpable de todos los males, y no lo condenan. Como no condenaron las amenazas de muerte contra intelectuales díscolos desde un diario participado por la Generalitat. En conclusión: el PP crispa el ambiente.

Falla la aplicación del mito platónico de la caverna en la hipocresía y en la desvergüenza de nuestros supuestos encadenados. Ni esto tiene que ver con la epistemología, ni Rodríguez, Blanco y Rubalcaba ven sólo sombras, ni Maragall y Carod los engañan con un Cine-Exín. Todos los implicados conocen la jugada entera, que consiste –a ver si nos vamos enterando- en dejar a la derecha, primero, sin voz y, luego, sin opciones.

Es decir, cerrar la Cope en Cataluña y echar en Madrid a los directores de sus programas estrella para poder culminar sin obstáculos su única estrategia política, la que les llevó al poder: pegarles una estrella amarilla a los populares, atizar el odio y la ira contra ellos, deslegitimar su partido para los restos, diezmarlo e imponer un régimen de ingeniería social y autoritarismo donde sólo gobiernen los socialistas apoyados por la periferia disgregadora, que recibirá a cambio atributos de soberanía. Habrá que mantener, eso sí, el cascarón vacío -la forma unitaria de la monarquía- para que el mercado español no siga el camino del fraccionamiento que en todo lo demás impulsan.

El primer paso será la aprobación de la Propuesta de Reforma de las Leyes Audiovisuales de Cataluña. La nueva ley permitirá sancionar a los medios de comunicación incómodos poniendo en manos del CAC la medida de la veracidad. Ya están en el punto de mira las emisoras de Cope bajo su jurisdicción. Estamos seguros de que el Partido Popular de Cataluña votará en contra de esa ley. ¿Cómo? ¿Qué no? ¿Qué votará a favor? Pues entonces que empiece el PP por arreglar su casa y luego seguimos hablando.

Gobierno Zapatero
Incertidumbre y popularidad
Jorge Vilches Libertad Digital 28 Noviembre 2005

La impopularidad se produce porque los ciudadanos dejan de ver a los políticos como un instrumento para la resolución de los problemas generales. Y crece, en cambio, la sensación de que su actividad, actitud y palabras sólo sirven para crear dificultades allí donde no las había, mientras olvidan los obstáculos cotidianos de los contribuyentes. Es el caso de Zapatero y la sociedad española.

La política del gobierno Zapatero ha creado una gran incertidumbre entre los españoles, lo que explica su escalofriante pérdida de popularidad. La sociedad no percibe con claridad la necesidad de reformar el Estado sin el concurso del PP, sobre todo si este partido defiende algo con tanta aceptación y buen resultado como es la Constitución y el espíritu de la Transición. La sensación es palpable. Algo no marcha bien cuando el partido de la oposición, con gran respaldo por más que quieran sumirla en una falsa soledad, clama por el respeto a la Carta Magna y al consenso de las grandes fuerzas para su reforma.

Y la incertidumbre del español sentado no es gratuita. El gobierno de su país cuestiona la existencia de su identidad nacional, y, no contento con eso, pretende vaciar de facultades a la administración central que gestiona. Dice, por otro lado, que ha sacado a España del “eje de la guerra” para ser “promotora de la paz”, pero vende barcos y aviones de guerra a Venezuela, desestabilizando, así, Centroamérica. Asegura que encaminan al Estado español a la modernidad, al ciudadanismo, pero promueve un Estatuto de Cataluña que nos devuelve al Antiguo Régimen, a la desigualdad por nacimiento. Afirma que garantiza la pluralidad informativa, la televisión de todos, pero llama “bazofia” y “caverna mediática” al que discrepa de la verdad oficial. Promete una mejor educación, pero publica una segunda edición de la LOGSE, la ley que ha creado más analfabetos funcionales del mundo civilizado.

El discurso para señalar a un PP demiurgo de los problemas está pronto a caducar porque crea más desazón e incertidumbre. La sociedad percibe como algo irreal el que sea el partido de Rajoy el que, sin estar en el poder, esté poniendo en peligro la convivencia del país. En el PSOE, en consecuencia, están muy preocupados. Saben que la solución inmediata –esconder a Zapatero y sacar a hablar a los ministros– es mucho peor. En su ceguera, los socialistas aún se atreven a decir que no están “aquí para que el ciudadano nos aplauda, sino para hacer mejor su vida y para cumplir la palabra dada”… “aunque el ciudadano no quiera”, se les olvidó decir.

En esta tesitura, han ideado frenar el descenso de popularidad del líder acelerando una tregua con ETA. Y sale Patxi López, para vergüenza de muchos socialistas vascos, entre otros, asumiendo los postulados entreguistas y nacionalistas. Y Peces Barba acusa de “sectarismo” a Alcaraz, presidente de la AVT. Entonces será cuando los medios de comunicación adictos comiencen la “pedagogía”, porque el que vota y paga sus impuestos no sabe nada, animada por la frase de Zapatero: “Nadie nos va a parar”. A no ser que Carod diga lo contrario.

Algo pasa con Bono
Eusebio Cedena Gallardo elsemanaldigital 28 Noviembre 2005

Aquí pasa una cosa. Mientras asistimos a la demolición imparable y progresiva de la imagen inmaculada de Zapatero, que ha empezado ya a sacar el mal genio y arrinconar el talante hasta para las cámaras de televisión, uno de sus ministros, el inefable y apenas discutido José Bono crece sin parar y sale reforzado todos los días como el político mejor valorado de España.

O sea, mientras Zapatero se mete a cada momento en los barros nacionales y no hace más que darse revolcones a cara de perro por los charcos del ruedo nacional, como si fuera González o Aznar en sus últimos coletazos gubernamentales, ahí está Bono, a lo suyo, poniendo siempre la mejor cara que tiene, pero no para que se la partan, sino para lucir tipito y dejarse querer por la concurrencia.

Es decir, que Zapatero, perdido ya el talante y con la sonrisa en el congelador, se enfanga en la casa de los líos con los Montilla-Maragall-Carod y, entre otras lindezas, se topa de lleno con la resurrección de ETA y los nacionalismos radicales, las batallas de la LOE y la OPA, la estúpida obsesión por el guerracivilismo, las reuniones secretas y las televisiones regaladas a los coleguitas. Y mientras tanto, su "mejor" ministro Bono habla de España, de Constitución, de unidad, de paz y concordia y de sacar a la gente del corredor de la muerte, pongo por caso, sin que apenas entre en el cuerpo a cuerpo más allá de lo estrictamente necesario.

Perejil de todas las salsas, Bono enseña siempre su perfil más arcangélico, con un cinismo a prueba de bomba, y encuentra agua hasta en el desierto, sin que le haga sombra ni el supercontrato militar con Chávez, mientras Zapatero, el hombre, se llena de turbulencias, ya no se corta y hasta se pone el primero de la fila para insultar a Rajoy, como en la última sesión de control del Congreso, donde volvió a dar lo peor de sí mismo. Todo un síntoma.

¡Quién le iba a decir a Zapatero que el Ministerio de Defensa daría para tanto! Allí quiso colocar a su enemigo, como para tenerle vigilado y a mano, y se ha encontrado con que el torrencial manchego, infinitamente más listo, viejo zorro de la política y genio del populismo, da casi siempre con la aguja en el pajar y le gana por la mano en todas las escaramuzas y las encuestas, lo cual a estas alturas es mucho perder para un presidente.

Y lo peor para ZP es que si ahora quisiera echar a Bono en su próxima crisis de Gobierno, ya no podría, porque ¿cómo quitarse de encima a su ministro más apreciado, al político más valorado? Durmiendo con su enemigo.

Con el lápiz afilado
¡Lo suyo es muy caro, señores políticos!
Graciano Palomo elsemanaldigital 28 Noviembre 2005

Una de las bondades que, en mi modesto entender, tiene este Elsemanaldigital.com es que suele estar pegado a la realidad del terreno que abona, otea el horizonte mediático con precisión y aborda el acontecer de la cosa pública desde su perspectiva, pero no por ello dejar de entrar en la cocina para saber lo que interesa deglutir a la ciudadanía que se sumerge en sus bien tabuladas páginas. Y es que el aburrimiento y la dosis de indignación que produce esta clase política entre la ciudadanía más y mejor informada es en esta hora tan inmensa –la misma realidad concreta es interpretada por dos frontones diametralmente opuestos- que sólo cabe preguntarse con qué clase de pólvora disparan.

Ustedes, políticos, disparan cotidianamente con lo que otrora se denominaba "pólvora del rey" y sencillamente con dinero que "roban" a los contribuyentes vía impuestos. Unos y otros se olvidan constantemente de que se les paga –y muy bien, por cierto para el trabajo que desarrollan- para que resuelvan problemas, no para que los creen; para mirar y perseguir el interés general de los ciudadanos, no para que anden tirándose los trastos a la cabeza en un ejercicio tan estéril como estulto y que, a la postre, sólo produce distancia con los representados.

ZP -¡cúantas carencias! ¡cúanta ineptitud! ¡qué infinito error!- se cree que puede disponer de la caja común a su antojo. Reúne en palacio al "osito" Méndez y le larga una morterada de millones de euros a cuenta de no sé qué patrimonio para tapar el robo de la PSV. ¡Una vergüenza! Pero es que es todo. El Parlamento y su enorme presupuesto –lo del Senado es mejor que les paguen directamente la jubilación que seguir gastando en auténticas bobadas- se utiliza para tirarse dardos de papel y cada bronca nos cuesta un auténtico dineral.

Estamos pagando una democracia ineficaz, cara y manirrota. Vayan a la calle, señor políticos y pregunten a la gente. Esa gente que para obtener cualquier papel –es mentira que se estén agilizando los trámites administrativos de ninguna clase- tiene que perder días enteros, además de abonar impuestos y tasas y que es vista siempre como "enemigo" cuando es el jefe.

A mi no me parece mal que Rajoy y Zapatero se reúnan el fin de semana o todos los días de la semana si lo desean en una finca de algún probeste económico indultado –la de los "albertos", por ejemplo- y pierdan el tiempo a propósito de quién es más golfo o inepto; o que Rubalcaba y Zaplana se vayan en algún yate privado (que no les falta) a ver quién está en política para forrarse o Carod se encierre en un cuadrilátero con Piqué. Pero con su dinero, no con el de todos, que debe emplearse en cosas tan serias como la sanidad, la educación, en bomberos, o en hacer pantanos, que buena falta hacen. Se les paga el sueldo, los viajes, los coches blindados, los chóferes, las secretarias, el móvil, el pc, las comidas, la representación y hasta el vestuario para que sirvan para algo, no para la murga diaria y permanente de sus batallitas particulares que en la mayor parte de los casos sólo transmitan pena y cabreo.

Esto no puede seguir así. Se ha descentralizado el Estado, ¿para qué? Pues para que la clase política engorde y se estire hasta el infinito. Hoy pagamos la administración de Bruselas, la del gobierno central, la de los gobiernos autónomos, las diputaciones, los ayuntamientos y las entidades paraestales como RTVE, una vergüenza encadenada.

Me traen al pairo y me importan una higa las ambiciones de vuelo gallináceo de ese enjambre de políticos profesionales que viven como dios a cambio de nada. Pero me importa mucho que lo hagan con mi dinero, eso sí, no se te olvide un euro que rápidamente te mandan a la vía de apremio. Defraudar es también y antes que nada malgastar.

La mayor parte de esa clase política no aguantaría un mes en una empresa privada donde se piden resultados y en donde hay que justificar gastos. ¡Son ustedes carísimos! Y eso que no cuento hoy lo que nada más levantarse consume doña Sonsoles, sí, la de la ópera.

¿Se han preguntado, señores políticos, el esfuerzo que cuesta a la inmensa mayoría de los españoles ganar un sueldo que de media no llega a los 1500 euros mensuales? Ya dejó escrito Quevedo que donde hay poca justicia es grave tener razón.

También hay oasis vasco
Blog Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 28 Noviembre 2005

Todas las oligarquías regionales españolas sueñan con construirse un oasis como el de Cataluña, un sitio donde no se hable de lo que les molesta y todos los ciudadanos estén programados para aplaudir a los que aparecen en la televisión autonómica.

Así defino el oasis en mi Diccionario para entender a Rodríguez el Progre:

Metáfora que describe la envidiable situación de Cataluña, donde los periodistas no acusan ni investigan delitos, los políticos asignan a dedo las obras públicas y los empresarios entregan los maletines; luego, todos juntos se van de copas con una sonrisa. Se contrapone al ruido y la crispación habituales en Madrid. Cita: “El espíritu pactista de los catalanes, tantas veces loado por los que desde la lejanía envidian nuestra gran virtud, ha superado una prueba, que da la razón a los que anunciaron que ‘Catalunya será un oasis o no será’” (Josep Pernau, El Periódico de Cataluña, 12-3-2005).

En el País Vasco también hay oasis, aunque de vez en cuando lo sacuda el estruendo de la kale borroka. Tanto en Cataluña como en el País Vasco, los empresarios, a cambio de librar algún cheque a los chicos de la gasolina o los chicos de Pujol, ganan dinero a espuertas.

Según publicó el diario El Correo el domingo, Las organizaciones patronales vascas integradas en Confebask y los cuatro sindicatos mayoritarios -ELA, CC OO, LAB y UGT- recibirán este año en conjunto más de siete millones de euros de los Presupuestos del Gobierno vasco por diversas vías.

O sea, que se hizo la transición para que de nuevo los empresarios y los obreros se unieran en un nuevo sindicato vertical, el de los subvencionados.

ETA ante el débil Rodríguez
Román Cendoya Periodista Digital 28 Noviembre 2005

El comunicado “internacional” de ETA incorpora, como novedad, la asimilación de Cataluña a las tradicionales reivindicaciones de la banda terrorista y, por primera vez, ve cambios positivos para la organización por la política de un presidente de España. Ante la situación política creada, ETA destaca “el debate territorial del Estado español” y dice que “se evidencia la necesidad que tienen estos poderes por resolver su contradicción principal: el futuro de Euskal Herria y Catalunya y el reconocimiento de los derechos colectivos de estas dos naciones”. El comunicado de ETA da la razón a las advertencias y denuncias que desde hace años hace Mayor Oreja. Algunos llevamos mucho tiempo denunciando que el proceso político de Cataluña está sostenido por la utilización pasiva de la amenaza de ETA. Carod Rovira, en el pacto de Perpignan, se hizo cómplice político de ETA. Carod claudicó ante ETA. Maragall ante Carod y Rodríguez claudicó ante Maragall. Claudicación en cadena.

La reacción del gobierno ante este comunicado es lamentable. Afirma que de ETA sólo “espera” el comunicado en el que diga que deja la violencia. La reacción que yo espero, de cualquier gobierno, es que se reafirme en la lucha contra el terrorismo en todos sus frentes y con todos los instrumentos que tienen los estados democráticos. Nunca que “espera”. Otro problema del gobierno es cómo va a decirle a ETA que lo que la organización define como “naciones” son “nacionalidades” o Comunidades Autónomas. La torpeza de Rodríguez y su claudicación ante Maragall provocan estas situaciones. ETA decide la realidad jurídica de los territorios de España y el gobierno calla.

El nazismo de la organización terrorista queda perfectamente retratado en su defensa de los “derechos colectivos”. En nombre de los “derechos colectivos” se han cometido las mayores barbaridades de la humanidad. Hitler puro y duro. Y algunos detectan que hay un ambiente diferente. El comunicado de ETA demuestra, una vez más, el síndrome interesado de Estocolmo de López Álvarez, secretario general del PSE. Cualquier cosa con tal de llegar a tocar pasta y poder. El PSOE tendrá que hacer algo con Patxi Hearst López que, después del comunicado de ETA, ha declarado al ABC que le gusta para Euskadi el modelo de Cataluña. O sea, que le gusta que ETA tutele y dirija las cosas. Las exigencias de los terroristas siguen siendo las mismas. Exactamente las de la prehistórica alternativa KAS. O sea, las que Arnaldo Otegi presentó en Anoeta. Modificaron la forma pero no el fondo. Insisten en la negociación y el diálogo pero manteniendo ellos las pistolas, las bombas y la extorsión permanente. Su diálogo son casi mil muertos. Los nazionalistas aplauden esta vía de resolución, porque en el modelo está incluido el precio político. ¿Seguirán seducidos por Rodríguez aquéllos que se creyeron lo de la oportunidad y lo de la paz por presos? ETA siempre se reafirma ante la cobardía y la debilidad. Rodríguez, López Álvarez y muchos más están demostrando que de eso están sobrados.

Justicia sin condiciones
Editorial El Correo 28 Noviembre 2005

Hoy se reanuda en la Audiencia Nacional el juicio oral de las 56 personas encausadas en el sumario 18/98, abierto en su día contra lo que el instructor consideró una tupida red tejida por ETA para, entre otros objetivos, financiar parte de sus actividades y asegurarse la cobertura social y política del terrorismo. Los imputados, la izquierda abertzale y distintos portavoces del nacionalismo gobernante han descalificado la actuación de la Justicia, tachando el proceso de «juicio político». Una acusación de la que no pueden librarse los tribunales cada vez que sus decisiones contrarían al mundo abertzale. De modo que, sea cual sea la resolución definitiva de la Audiencia Nacional, ésta quedó invalidada ante los ojos de los nacionalistas hace años cuando, nada más conocerse los primeros pasos del juez Garzón, emitieron su veredicto inapelable contra la actuación de éste.

Resulta incuestionable que ETA ha contado y sigue contando con estructuras y conductas que han obligado al legislador a concebir el delito de terrorismo como un amplio abanico de actos que contribuyen necesaria y sistemáticamente a la instauración de un sistema de coacción basado en el asesinato, la persecución ideológica y la extorsión. La ciudadanía alberga la convicción de que ello es así. De lo contrario, no podría explicarse cómo el terrorismo etarra ha ido sucediéndose a sí mismo durante cuatro décadas. Es esta convicción generalizada la que, junto a la confianza que merece la Administración de Justicia, obliga a contemplar las sesiones en la Audiencia Nacional como la culminación de años de investigación. Pero la convicción no comporta prueba alguna en nuestro sistema de garantías. La opinión pública ha de tener en cuenta que los imputados se volverán culpables siempre y cuando así lo estime el tribunal en la correspondiente sentencia, nunca antes.

La izquierda abertzale -incluidos los abogados de la defensa- intenta presentar el juicio como si se tratara de una actuación «a bulto» de los tribunales. Como si el mismo no versara sobre acusaciones concretas respecto a actuaciones también concretas. Por su parte, el nacionalismo gobernante está sugiriendo que el Estado de Derecho declare una tregua particular respecto a ETA cuando solicita la suspensión de los procedimientos que se siguen para esclarecer judicialmente el entramado terrorista. Son dos actitudes que concurren en un mismo propósito: condicionar la ejecutoria de los tribunales según criterios de oportunidad política acusando precisamente a la Justicia de estar sometida a consignas políticas. Un comportamiento que ni puede oscurecer con sombras de sospecha la actuación de la Audiencia Nacional ni debe eximir a ésta de la especial responsabilidad que supone el desarrollo de un juicio público en el que los encausados están dando muestras de tener como cometido fundamental no su propia defensa sino juzgar a la Justicia española y emitir sentencia condenatoria contra el sistema democrático en su conjunto.

Jugadores de parchís
FLORENCIO DOMÍNGUEZ El Correo 28 Noviembre 2005

El Gobierno y ETA llevan tiempo jugando al parchís, como antaño. Arnaldo Otegi lee una carta abierta que primero ha llegado cerrada a Rodríguez Zapatero y el presidente responde con la mano tendida desde San Sebastián. El Congreso aprueba abrir las puertas al diálogo, aunque sea con condiciones, y ETA dice que ya no mata concejales. El Gobierno dice que ahora toca la tregua y una carta de ETA dice que no es a ella a quien le corresponde mover ficha y por tanto no hay tregua.

Los jugadores de parchís intentan abreviar la partida comiéndole fichas al contrario y adelantando posiciones en el tablero. ETA, de vez en cuando, pone una bomba o lanza unas granadas para avanzar casillas y el Gobierno, de tanto en tanto, detiene a unos cuadros medios de la banda que se han despistado en Francia.

En ese juego, el Estado puede aguantar por tiempo indefinido sin necesidad de arriesgar fichas importantes. La presión terrorista actual resulta muy soportable, al lado de la que ha habido que padecer en el pasado. Desalojar un aeropuerto y hacer que el Consorcio de Seguros indemnice a unas empresas por los destrozos de las bombas no sale demasiado caro, aunque es verdad que no son pocos los empresarios que viven con la angustia de la amenaza de la extorsión. En cambio, cada ficha perdida por ETA es vital para la banda de tan debilitada como está. Por eso algunos viejos rockeros, como Henri Parot, se lamentan desde la cárcel por la falta de carácter de los que ahora interpretan las partituras en esta banda.

El Estado es fuerte, pero el Gobierno que lo gestiona no lo es tanto en estos momentos. El cava del Estatut está en ebullición y así no hay forma de que nadie quiera un sorbo. El Gobierno contaba con que ETA sacara estas navidades la cubitera con hielos de la tregua para poder enfriar el cava catalán y tomarse un respiro, pero parece que no va a ser así. Sin embargo, hasta ahora, el Ejecutivo no ha perdido nada grave más allá de tener un cierto sonrojo por sentirse burlado. A la banda terrorista se le plantea un dilema: intentar ganar posiciones a costa de un adversario (Rodríguez Zapatero) al que percibe debilitado o tratar de echarle una mano ante el temor de que sea sustituido por otro jugador (el PP) mucho más duro que no está dispuesto a seguir la partida sino a llevarse el tablero.

El dilema es el mismo que tuvo ETA en 1993: un PSOE agobiado por encuestas adversas y denuncias de corrupción ofrecía diálogo a la banda y esperaba una tregua para afrontar con más comodidad las elecciones, pero ETA decidió mantener la presión terrorista sin contemplaciones. Uno de los que desde la cárcel se opuso aquel año a cualquier tregua fue José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera'.

Unas preguntas
Periodismo Bilingüe - Bilingual Journalism Seth Lewis Periodista Digital 28 Noviembre 2005

Abajo están unas preguntas que les he hecho a periodistas, profesores y expertos que saben del periodismo bilingüe. La verdad es que las respuestas de ellos han sido muy similar, diciendo que el periodismo bilingüe ha fallado porque 1) está forzado por los gobiernos de Cataluña, Galicia y el País Vasco; 2) no hay demanda suficiente para los periódicos como Avui y Galicia Hoxe; 3) les cuesta demasiado a los lectores — en particular los en Galicia y el País Vasco — leer en el idioma local.

Como me dijo alguien:
Si la pregunta es si creo que hay muchos lectores que evitan los periódicos bilingues porque creen que están posicionados, la respuesta es sí, aunque creo que que tiene un mayor peso ... la calidad de la información. Por otro lado, ¿compraría un lector en castellano ese diario bilingue? No, porque tendría la sensación de que paga por un producto que no puede disfrutar íntegramente, de la misma forma que nunca se compraría un pack de cuatro yogures con sabores diferentes si no le gusta el sabor de uno de ellos. ¿Compraría un lector en vascuence, gallego o catalán ese mismo diario bilingue? Creo que tampoco. Creo que es lógico: a nadie le gusta que le cambien de registro cuando está disfrutando de la lectura, exceptuando a aquellos que dominan por igual dos idiomas. E incluso estos, sienten preferencia por uno de los dos. Es como si estuviera leyendo El Pais y de la página 4 a la 8 me viniera todo en inglés. Si la información es muy interesante, intentaré leerla pero sinceramente me preguntaría "por qué carajo — con perdón — han tenido que redactar esto en inglés..."-. El entorno de lectura de prensa es de ocio, de tiempo libre y por lo tanto, el lector evita esfuerzos por encima de lo normal.

Ahora les hago a Uds. las mismas preguntas:

1) ¿Qué es el estado del periodismo bilingüe y del periodismo en España en general?

2) ¿Por qué no han tenido mucho éxito los periódicos publicados completamente en el idioma local, específicamente Auvi y Galicia Hoxe? ¿Por qué no le caen bien a la gente?

3) De lo que yo he investigado, parece que la política causa que muchos lectores eviten los periódicos bilingües porque creen que están bien puestos a un lado u otro de la política. ¿Crees que es así?

4) ¿Hay demanda para periódicos bilingües? El hecho de que existen — ¿es "forzado" por los gobiernos autónomas?

5) Con respecto a Auvi, me dicen que el periódico ha tenido seis dueños en los años recientes. ¿Qué ha pasado allí? ¿Por qué ha tenido que depender del apoyo del gobierno catalán?

6) ¿Qué cree que es el futuro del periodismo bilingüe en España? ¿Vamos a ver más periódicos bilingües o menos?

MIEMBRO DE LA PLATAFORMA "CIUDADANOS DE CATALUÑA"
Arcadi Espada anuncia un nuevo partido para integrar "a los ciudadanos que no tienen representación" en Cataluña
El integrante de la plataforma "Ciudadanos de Cataluña" Arcadi Espada, colectivo premiado por la Fundación Gregorio Ordóñez, ha asegurado este sábado que "va a crearse" un nuevo partido político para "intentar representar a los ciudadanos que no tienen ni representación parlamentaria ni moral" en Cataluña. En el mismo acto, la viuda de Ordóñez, Ana Iríbar, ha señalado que no es "decente" que un Gobierno democrático "negocie con organizaciones terroristas" y "abrace" a un nacionalismo que en el País Vasco "permanece ligado a terrorista como Otegi".
EFE Libertad Digital 28 Noviembre 2005

Arcadi Espada recibió en San Sebastián, junto a José Vicente Rodríguez Mora y Xavier Pericay, el IX Premio Gregorio Ordóñez que otorga la Fundación que lleva el nombre del que fuera presidente del PP de Guipúzcoa asesinado por ETA en 1995 para distinguir, en esta ocasión a "Ciudadanos de Cataluña", por su "manifiesta labor contra el totalitarismo nacionalista" y su defensa del Estado de Derecho. Al acto asistió la viuda de Ordóñez, Ana Iríbar, que preside la Fundación, el vicepresidente primero del Parlamento Europeo, Alejo Vidal Quadras, la eurodiputada socialista Rosa Díez o la presidenta del PP vasco, María San Gil.

Numerosos familiares de víctimas de ETA como Maite Pagazaurtundua (PSE/EE), hermana del jefe de la policía local de Andoain (Guipúzcoa) asesinado por ETA, Joseba Pagazaurtundua; José María Múgica, hijo del abogado socialista asesinado por ETA, Fernando Múgica; o Cándido Iruretagoiena, padre del edil popular de Zarautz asesinado por la organización terrorista, José Ignacio Iruretagoiena, acudieron a la entrega de este premio.

Espada, quien destacó que el asesinato de Ordóñez fue el que más le marcó porque representó el "símbolo de la confortabilidad de matar" en el País Vasco, opinó que Cataluña, a diferencia del País Vasco, no ha tenido una "resistencia cívica, ideológica e intelectual" al nacionalismo, salvo el periodo en que Vidal-Quadras fue parlamentario autonómico.

Aseveró que "no hay ninguna posibilidad" de que las diferentes identidades que existen en España diriman sus diferencias mediante el diálogo, debido a la falta de solidaridad del nacionalismo, y aseguró que "los ciudadanos" son "los únicos" que pueden hacerlo, por lo que abogó porque el "movimiento de y para los ciudadanos se extienda por toda España" para formar partidos políticos o constituir grupos de debate. Espada manifestó, asimismo, su "agradecimiento sentimental pero también político" por el premio concedido, que representa un "recuerdo terrible y un estímulo esperanzador".

Ana Iríbar, por su parte, reivindicó la identidad de "ciudadana española", por ser la única que la hace libre, al tiempo que reprochó a las instituciones vascas gobernadas por el nacionalismo que en vez de "combatir el fanatismo", en las escuelas y calles, lo hayan "alimentado basándose en supuestos derechos de un pueblo milenario, mientras imponen sus credos y folclores raciales.

Tras considerar que no es "decente" que un gobierno democrático "negocie con organizaciones terroristas", acusó al ejecutivo español de "abrazar" a un nacionalismo que en Euskadi "permanece ligado a terroristas como Arnaldo Otegi, mientras esconde, bajo la alfombra de su inventado victimismo frailón, los derechos de las víctimas del terrorismo". "Este país se debe tomar mucho más en serio el problema de los nacionalismos y de las identidades. Sufrimos un empacho de doctrina y sectarismo, necesitamos alejarnos de esa rancia visceralidad que el actual Gobierno se empeña en resucitar y no hace sino alimentar más fanatismo", sentenció.

Miguel Sanz advierte que Navarra no será moneda de cambio para que el Gobierno de Zapatero compre la paz
BEGOÑA LÓPEZ ABC 28 Noviembre 2005

SANGÜESA. «El Partido Socialista de Rodríguez Zapatero necesita el poder en Navarra para apalancar toda su política territorial y estatutaria y para el proceso de paz o de normalización política, en el que Navarra es clave en algunas de las pretensiones de los terroristas», manifestó ayer en Sangüesa el presidente del Ejecutivo foral y de Unión del Pueblo Navarro, Miguel Sanz. La formación regionalista congregó en la citada localidad a 1.300 afiliados y simpatizantes para celebrar el Día del Partido, fiesta que este año se ha adelantado -se celebra el 3 de diciembre- para no coincidir con la apertura del V Centenario del nacimiento de San Francisco Javier.

Sanz afirmó rotundamente que ETA siempre sitúa a la Comunidad Foral en el eje de sus comunicados y añadió que «estamos más obligados a creer a Zapatero cuando responde sobre este asunto que a ETA, y así lo hacemos», pero aludió a las recientes declaraciones de la presidenta de EA, Begoña Errazti, en las que afirmaba que, en el proceso para el final del terrorismo, Navarra estará sobre la mesa. «¿A quién creemos entonces, al presidente Rodríguez Zapatero o a la presidenta de EA? Yo no creo a ninguno de los dos», manifestó Sanz, quien añadió que los regionalistas no aceptarán cambiar paz por territorialidad, ni que otros tomen decisiones por los navarros. El dirigente regionalista consideró que el PSN-PSOE «lidera una alternativa al Gobierno de UPN y CDN» con formaciones nacionalistas, algo que consideró «legítimo», aunque «los ciudadanos deben saber qué van a hacer» los socialistas en Navarra tras las elecciones del 2007.

El presidente indicó que Navarra cuenta con un Gobierno «fuerte, unido, seguro, que genera confianza, que tiene ideas», a pesar «de la nula atención que nos presta en este momento el Gobierno de Zapatero». El Ejecutivo foral, destacó, «es una máquina que está a punto, preparada y dispuesta a seguir sirviendo a Navarra y a los navarros», por lo que, a su juicio, «difícilmente» se puede conformar una alternativa «que garantice los niveles de progreso y bienestar» actuales.

Sanz criticó las escasas inversiones que, en su opinión, ha realizado el Gobierno de la Nación en la Comunidad y afirmó que Navarra «es una tierra que cumple sus compromisos pero que también exige al Gobierno de España que cumpla los suyos».

Históricos del PSC amenazan con refundar el PSOE para frenar la deriva nacionalista
Batería de críticas de las corrientes minoritarias, que exigen renegociar el pacto PSC-PSOE para recuperar la ideología de la izquierda no nacionalista en Cataluña
Á. MARÍN/I. ANGUERA/ Á. G. ABAD ABC 28 Noviembre 2005

BARCELONA. No están dispuestos a callar más. Algunos destacados militantes del PSC -reunidos en la redacción de ABC en Barcelona- han alzado sus voces para reclamar a Pasqual Maragall, presidente de la Generalitat y del PSC, y José Montilla, ministro de Industria y primer secretario del partido, que abandonen «el discurso nacionalista» para evitar la ruptura definitiva entre la élite y las bases socialistas. La «barbaridad» de las propuestas del Estatuto catalán, junto a la prioridad de las políticas de identidad por encima de las de izquierda por parte del tripartito, han colmado la paciencia de destacados e históricos militantes socialistas.

«Tenemos la necesidad y la obligación de construir una alternativa -si es posible dentro del partido para no romper la unidad del socialismo en Cataluña- que ponga fin al discurso imperante del nacionalismo en el PSC», subraya Olegario Ortega, miembro de la corriente Ágora Socialista. Ángel Hernández, representante de Socialistas en Positivo, va mucho más lejos al exigir a la actual dirección del PSC «renegociar» la fusión de los tres partidos socialistas catalanes -PSC Reagrupament, PSC Congrès y la Federación Catalana del PSOE- para recuperar el espacio político de la izquierda no nacionalista en Cataluña. «No podemos permitir que el PSOE desaparezca aquí y si la élite de los socialistas no está dispuesta a reeditar el pacto, no tendremos otro remedio que recuperar la Federación Catalana del PSOE».

Este destacado miembro de la corriente crítica Socialistas en Positivo asegura que «hay muchos que esperan la aparición de un mirlo blanco para recuperar la ideología y el espacio político que ocupaba la Federación Catalana del PSOE». Hernández cree que la actual coyuntura no es la más adecuada para que surja el líder de la izquierda no nacionalista porque «algunos de ellos están ahora presos del discurso nacionalista que impera en el PSC». No obstante, las dos corrientes críticas del PSC han unido sus fuerzas para trabajar juntas en ese objetivo pese a reconocer la dificultad de su tarea. «El PSC y el PSOE atraviesan una situación complicada debido a los graves errores que se están cometiendo desde hace años. La munición que han puesto en manos de la oposición es pura dinamita», asegura Justo Domíguez, ex diputado y ex secretario general de UGT en Cataluña, en alusión a la propuesta de que a Cataluña le sea reconocida la «nación» o el nuevo sistema de financiación.

Para este miembro de Ágora, corriente interna del PSC, «el primer error de Maragall y Montilla fue pactar con el diablo para gobernar porque, más tarde o más temprano, ERC pasará factura». «El 90 por ciento de las energías del tripartito se han invertido en un Estatuto que no deja de ser un arma letal para la izquierda. Es el error más grave de Maragall».

«En pie de guerra»
Ángel Hernández advierte que los militantes de base «están en pie de guerra» contra la élite del partido por la deriva catalanista de la cúpula del PSC. «Si hablas castellano y eres un obrero, no tienes el perfil adecuado para ocupar un cargo dentro del partido o de responsabilidad pública», lamenta el histórico militante tras destacar que hay cerca de medio millón de votos socialistas en Cataluña que se abstienen en las autonómicas porque «no se sienten representados por el PSC». Esos ciudadanos, apunta, tan catalanes como españoles o al revés, hoy están huérfanos políticamente.

«Maragall ha traicionado a la izquierda al convertirse en el mejor heredero del nacionalismo de Jordi Pujol», asegura José Castellano, otro de los miembros destacados de Ágora, para quien el PSOE ha desaparecido porque «el PSC antepone la «c» de catalanista a la «s» de socialista».

Como muestra de la carencia de un discurso de izquierda, apunta Olegario Ortega, está la presidenta del grupo del PSC en el Parlamento catalán, Manuela de Madre, «una guerrista reconocida que es el ejemplo patético del abrazo de la mayoría de los capitanes del PSC a la ideología nacionalista». Este dirigente socialista denuncia que los militantes que no comulgan con la opinión de la dirección del partido son «barridos» por el aparato que está en manos de Montilla.

«El sistema de las agrupaciones permite a un grupo organizado y disciplinado copar el cien por cien de la representación con el 51 por ciento de los votos y el resto de posiciones discrepantes no son reconocidas como sectores minoritarios, sino que son barridos», explica Ortega para denunciar la falta de democracia interna en el PSC.

«El PSC es un partido aristocrático, leninista en términos de izquierda: o bien callas o bien comulgas con el discurso imperante de la élite», apunta Hernández, pese a que Montilla es el primer secretario del PSC que no proviene de la burguesía catalana, como Obiols o Serra, sino de la «emigración».

Tanto los miembros de Ágora como de Socialistas en Positivo confían en que Montilla puedar enderezar «el entuerto» del Estatuto catalán en Madrid. «No me puedo creer que el capitán de capitanes del PSC se haya convertido en el brazo armado del catalanismo para poner el Estatuto debajo de la mesa de Zapatero y que le estalle en las narices», remacha Castellano.

SERÁ EL 15 DE DICIEMBRE EN EL PARLAMENTO CATALÁN
El PPC votará a favor de una Ley que permite al CAC decidir si una información es veraz
Ya hay dictamen favorable de la ponencia presentada en el Parlamento catalán para aprobar una ley audiovisual propia. Según ha confirmado Libertad Digital, el PPC votará a favor en el Pleno que se celebrará el 15 de diciembre. La nueva norma define el concepto de veracidad informativa y concede la potestad sancionadora al CAC, organismo dominado por el tripartito, presidido desde el PSC y que abrió expediente a la COPE por presunta violación de la Constitución. Mientras, las pensiones millonarias de los miembros del CAC están casi cerradas.
Libertad Digital 28 Noviembre 2005

El diputado Santiago Rodríguez es el ponente del PP en esta Ley. Su opinión es que el próximo 15 de diciembre, cuando se debate en Pleno en el Parlamento de Cataluña, se aprobará por unanimidad. El PP de Cataluña se abstuvo en uno de los artículos referido a la pluralidad lingüística y religiosa que, en opinión de Rodríguez, ya aparecía reflejado en otro apartado del texto, y voto en contra de otro que fijaba como referencia del audiovisual el "ámbito lingüístico catalán" y no la Comunidad Autónoma de Cataluña. Pero la referencia que sembrará más polémica es la de la veracidad en la información y las sanciones previstas en caso de violación de la misma.

El texto que se debatirá en diciembre fija una definición de veracidad informativa: "la que se fundamenta en hechos que pueden someterse a una comprobación diligente, profesional y fidedigna". El problema llega a la hora de saber quién decide si una información emitida es veraz o no y, en este caso, si la emisora debe ser sancionada como prevé el proyecto.

Desde junio de 2004, el control del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) sobre los medios no ha hecho sino crecer. Fue entonces cuando, también por unanimidad –también, pues, los votos del PP– se aprobó una reforma de la ley del CAC por la que se le convertía en "una autoridad independiente con capacidad de obrar y plena independencia" de las administraciones públicas. Desde entonces es el CAC el que tiene la potestad sancionadora para imponer sanciones, la capacidad de conceder, renovar o revocar licencias de radio y televisión.

En otras palabras, el CAC tiene desde la llegada al poder de Maragall plenos poderes en el ámbito audiovisual catalán. Ahora, si la Ley que el PP va a apoyar sale adelante, también podrá sancionar a una emisora de radio o televisión por no ser, siempre a su juicio, veraz. El último episodio de acoso a la COPE con el expediente abierto por este organismo no se vería afectado ya que, la ley no es retroactiva pero, evidentemente, la emisora estaría sometida al riesgo de encontrarse en cualquier momento con una interpretación arbitraria de la veracidad y la consiguiente sanción. Hasta ahora esas interpretaciones las dirimen los jueces en los tribunales. La nueva Ley deja la decisión, a efectos prácticos, en manos de quien controle el CAC. En este caso, en manos del tripartito y de un partido como CiU, que desde la tribuna del Congreso de los Diputados atacó y llamó mercenarios a los informadores de la COPE .

Conviene recordar que aunque se le presenta como un organismo independiente, el CAC está conformado acorde a criterios políticos. El presidente lo nombra directamente el Gobierno dela Generalidad y el resto de componentes lo nombra el Parlamento a propuesta de los grupos. El anterior titular, Francesc Codina, propuesto por CiU dimitió por sorpresa un año antes de que venciera su nombramiento. Llegó entonces su sucesor, Josep María Carbonell, del PSC. El "equilibrio" de fuerzas en el CAC es pues de cinco miembros procedentes del tripartito incluido el presidente y su voto de calidad, cuatro a propuesta de CiU, y uno del PP. Según fuentes consultadas por Libertad Digital, hasta ahora todas las decisiones del CAC han sido adoptadas por unanimidad.

El texto establece también como infracciones muy graves, entre otras, el "incumplimiento de los principios básicos de la regulación de los contenidos audiovisuales". Según la propuesta, las sanciones muy graves comportarán "una multa desde 90.001 hasta 300.000 euros y la suspensión de la actividad por un plazo máximo de tres meses".

En el título dedicado a la organización de la actividad audiovisual privada, la proposición de ley dice que "todos los operadores privados que presten servicios de comunicación audiovisual tienen el deber de transparencia en relación con todos los aspectos de su actividad que son relevantes para la libertad de comunicación y el pluralismo".

Los principales encausados declararán esta semana en el macrojuicio al entorno de ETA
La Audiencia Nacional reanuda la vista con la comparecencia de Xabier Alegría, que se enfrenta a 51 años
BILBAO EL CORREO 28 Noviembre 2005

La Audiencia Nacional retoma hoy las sesiones del juicio contra el presunto entramado social y financiero de ETA con la declaración de José Antonio Echeverría, para quien el fiscal solicita una pena de 19 años. Siete días después de que diera comienzo la causa, el proceso afronta una semana en la que comparecerán los encausados para quienes se solicitan las mayores condenas.

De hecho, la segunda declaración de la jornada de hoy corresponderá a Xabier Alegría, al que el fiscal Enrique Molina considera el enlace de ETA con las organizaciones KAS y su sucesora Ekin (presuntos aparatos políticos de la banda), el diario 'Egin' y la empresa editora 'Orain', la Fundación Josemi Zumalabe (impulsora del DNI vasco) y Xaki (supuesto aparato internacional). La Fiscalía reclama para él una pena de 51 años, la mayor de los 56 encausados.

El fiscal justifica esta petición porque le considera una de las ocho personas con salario fijo mensual como liberado absoluto al servicio de la organización terrorista y que tenía cubiertos ciertos gastos personales a través de las cuentas de KAS. El escrito elaborado por la acusación pública recoge varios ejemplos de su presunta actividad de colaboración con ETA.

Enlace con los comandos
Así, como miembro del consejo de administración de Orain, empresa editora de 'Egin', habría servicio de enlace entre la cúpula etarra y los diferentes comandos mediante avisos colocados en las secciones de anuncios por palabras y de saludos. La investigación, recogida dentro del sumario 18/98 iniciado por el juez Baltasar Garzón, asegura que Alegría, que habría utilizado el nombre en clave de 'Garikoitz', se encargó de remitir a la jefatura de ETA una carta acompañada de un informe para que la banda diera su visto bueno al nombramiento de Xabier Oleaga como director del diario.

El orden de declaraciones incluye, a continuación, la comparecencia de los otros cinco acusados con más elevadas solicitudes de cárcel. Tras Alegría, deberán responder a las preguntas de la acusación Manuel Aranburu, José Luis Elkoro, Francisco Murga, José Ramón Aranguren y Jesús María Zalacain. El fiscal reclama para cada uno condenas por 48 años. Se les acusa a todos de varios delitos de pertenencia a ETA, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, además de diferentes cargos por insolvencia punible y falsa contabilidad.

Recortes de Prensa   Página Inicial