AGLI

Recortes de Prensa     Viernes 10 Febrero  2006
COMUNICADO DE PRENSA
FORO ERMUA 10 Febrero 2006

El poder de Internet contra Zapatero y un manifiesto de treinta razones que circula por la red para exigir su dimisión
Federico Quevedo El confidencial 10 Febrero 2006

Los tibios en las dictaduras y en las democracias
MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA ABC 10 Febrero 2006

La losa de la vergüenza
CARLOS HERRERA ABC 10 Febrero 2006

Optimismo, pesimismo y manipulación
LUIS IGNACIO PARADA ABC 10 Febrero 2006

Putin, Zapatero y la negociación con el terror
EDITORIAL Libertad Digital 10 Febrero 2006

El pacto de los corruptos y los asesinos
Pío Moa Libertad Digital 10 Febrero 2006

El discurso del odio
José Javier Esparza elsemanaldigital 10 Febrero 2006

Europa es llevada por la izquierda pro-islámica al “Espíritu de Munich” (1)
Francisco Rubiales Periodista Digital 10 Febrero 2006

Quintana y yo estamos acojonados
José Vilas Nogueira Libertad Digital 10 Febrero 2006

Los ministros Alonso y Aguilar desvarían
Pablo Sebastián Estrella Digital 10 Febrero 2006

La doble vara de medir del alcalde Azkuna
E. Fuentes La Razón 10 Febrero 2006

«La defenestración de Fungairiño abre el camino a una negociación bastarda»
OLATZ BARRIUSO BILBAO elcorreo 10 Febrero 2006

La «guerra» gestada durante una cumbre islámica
E. Bonet / M. Hontoria La Razón 10 Febrero 2006

Zapatero se reunió en secreto con los presidentes de La Caixa y Gas Natural en la residencia particular de Fornesa
EFE Libertad Digital 10 Febrero 2006

Los fiscales del Constitucional, a favor de admitir el recurso del PP contra el Estatuto Catalán
EL MUNDO 10 Febrero 2006

NOCIVO FUNDAMENTALISMO
JORGE FEO ABC Valencia  10 Febrero 2006

LA LIBERTAD LINGÜÍSTICA
XAVIER PERICAY ABC Cataluña  10 Febrero 2006

COMUNICADO DE PRENSA
FORO ERMUA 10 Febrero 2006

El Foro Ermua confirma al Alcalde de Bilbao su intención de reunirse en la Plaza Moyúa el día 18 de febrero, evitando en lo posible dificultar el desarrollo de la vida ciudadana

Bilbao. 10 de febrero de 2006. El Foro Ermua ha remitido hoy al Alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, una carta de respuesta a la del Ayuntamiento del día 8 en la que se proponía que el acto previsto en la Plaza Moyúa se trasladara a otra zona de la ciudad para no ocasionar trastornos a la circulación y “al normal desarrollo de la vida cotidiana” de esta ciudad. En esta carta se confirma que realizaremos la concentración prevista en la Plaza Moyúa.

Desde el comienzo de las gestiones para este acto hace varias semanas el Foro Ermua ha mantenido una actitud de colaboración con las autoridades municipales para reducir las consecuencias negativas que el ejercicio del derecho de manifestación suele ocasionar a la vida de cualquier ciudad. Además, en la carta de hoy se comunica al Sr. Azkuna que el Foro Ermua ha procedido a encargar otro estrado distinto al que ya estaba contratado que permita dejar libre al tráfico uno de los carriles de la plaza, hasta poco antes de comenzar la concentración, aunque este cambio “nos suponga gastos adicionales”.

Por este motivo se le dice al Alcalde que “queríamos consultarle si podríamos acogernos a alguna subvención de su Ayuntamiento para sufragar estos gastos, que suponen un importante quebranto a nuestras precarias condiciones financieras”.

Naturalmente, el Foro Ermua cuenta con que se corte el tráfico en la Plaza Moyúa algún tiempo antes de la hora de la convocatoria -que son las 12:30h-, como se hace habitualmente, incluso para los colaboradores de ETA. Además, como se dice en la carta al Sr. Azkuna, “contamos … con la ayuda de la Policía Municipal (como se ha solicitado) para garantizar el máximo orden y seguridad en el desarrollo del acto”.

La carta al Alcalde concluye “dejando constancia de que hemos tenido conocimiento de una convocatoria de Batasuna para ese mismo día 18 de febrero en Bilbao contra el Macrojuicio 18/98” (al entramado financiero y político de ETA). “Aprovechamos esta carta, para instarle a que impida esta manifestación de los verdaderos enemigos del orden público y de la democracia. Esta convocatoria nos hace más evidente la necesidad de mantener inalterable nuestra concentración, decisión que confiamos que el Sr. Alcalde comparta con nosotros”.


El Foro Ermua reitera su llamamiento a los ciudadanos vascos y de toda España a que con su presencia en la Plaza Moyúa el día 18 proclamen abiertamente su respaldo al sistema y a la legalidad constitucionales, a la igualdad entre todos los españoles y un rotundo rechazo a la política de concesiones y claudicación del Gobierno de Rodríguez Zapatero hacia la banda terrorista ETA y su entramado, política que trata de ocultar -como siempre han hecho los nacionalistas- en el engañoso envoltorio de un “proceso de paz”, sin libertad ni justicia. Por tanto, el 18 de febrero se celebrará el acto previsto en favor del régimen constitucional y en pro de retomar cuanto antes una política para la derrota de ETA, esto es, el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo.

Para más información:
Mikel Buesa 650-97-42-04
Inma Castilla de Cortázar 686-65-27-10
Iñaki Ezkerra 657-70-07-92

--------------------------------------------------------------------------------
Ilmo. Sr. D. Iñaki Azkuna, Alcalde de Bilbao, Ayuntamiento de Bilbao

En Bilbao, a 10 de febrero de 2006
Estimado Sr. Azkuna:

Después de estudiar detenidamente la atenta carta del pasado 8 de febrero de 2006, remitida desde el “Negociado de Ocupación de la Vía Pública” de su Ayuntamiento, le confirmamos que realizaremos la concentración prevista el próximo sábado 18 de febrero, a las 12:30 horas, en la Plaza Moyúa: "Por la unidad de España, por la igualdad y la solidaridad de todos los españoles". Pensamos que la explanada Botica Vieja es muy adecuada para aparcar los autocares, como ustedes mismos nos habían sugerido tan acertadamente.

Como sabe, el acto del 18 de febrero estaba organizado en todos los detalles, con la excepción de las vallas que contábamos que nos proporcionara su Ayuntamiento, y todavía no hemos conseguido por otro cauce. El estrado era el mismo que hemos utilizado en actos similares (que, por supuesto, no pesa 14 toneladas, como le han informado equivocadamente, aunque sí ocuparía el total de la calzada), lo que suponía un considerable ahorro económico. Sin embargo, para evitar que la colocación de dicho estrado exija cortar la circulación varias horas en el tramo próximo (12 metros) a la calle Ercilla, hemos solicitado que nos instalen un estrado que deje libre el tercer carril, aunque esto suponga gastos adicionales. Les queríamos consultar si podríamos acogernos a alguna subvención de su Ayuntamiento para sufragar estos gastos, que suponen un importante quebranto en nuestras precarias condiciones financieras. Le hacemos esta petición porque conocemos que el Sr. Alcalde de Bilbao no hace gala del mismo grado de sectarismo que caracteriza al gobierno nacionalista vasco en éstas y en otras cuestiones.

Con estas medidas, y las que ya habíamos concretado que arbitraríamos en la medida de nuestras posibilidades, pensamos que no tendrá inconveniente alguno en la celebración de esta concentración. Contamos además con la ayuda de la Policía Municipal (como se ha solicitado) para garantizar el máximo orden y seguridad en el desarrollo del acto.

Por otra parte, queríamos dejar constancia de que hemos tenido conocimiento de una convocatoria de Batasuna para ese mismo día 18 de febrero en Bilbao contra el Macrojuicio 18/98. Aprovechamos esta carta, para instarle a que impida esta manifestación de los verdaderos enemigos del orden público y de la democracia. Esta convocatoria nos hace más evidente la necesidad de mantener inalterable nuestra concentración, decisión que confiamos que el Sr. Alcalde comparta con nosotros.

Reciba un cordial saludo, Mikel Buesa, Presidente del Foro Ermua

El poder de Internet contra Zapatero y un manifiesto de treinta razones que circula por la red para exigir su dimisión

Federico Quevedo El confidencial 10 Febrero 2006

Decía Lord Acton que “la libertad no es un medio para conseguir un fin político mayor. Es en sí misma el fin político mayor”. Creer esto, defenderlo, es esencial para lograr una convivencia en libertad. Hay quien no lo cree, o no actúa en consonancia, y utiliza las libertades individuales para lograr sus propios objetivos, manipulando las conciencias, exprimiendo las leyes y haciendo del ejercicio del poder no un servicio a la sociedad sino la máxima expresión de un pensamiento autárquico y obstinadamente contrario a cualquier forma de discrepancia.

Me permitirán que sea generoso y le reconozca a una parte de la izquierda el haber luchado por la libertad, aunque yo entienda que desde posiciones ideológicas equivocadas. Pero no es este el caso de nuestros actuales gobernantes, instalados en un proceso imparable de ocupación del poder y pervirtiendo muchas de esas banderas que enarbolaron otros en sus mismas filas. No es extraño que la accidental llegada de Rodríguez al poder y, sobre todo, la constatación del engaño, de la Gran Mentira, se haya traducido en una reacción, en una necesidad de libertad que está teniendo su máxima expresión en la red de redes.

El último movimiento que se está comenzado a formalizar en Internet se aglutina en torno a una especie de manifiesto que, bajo el título de Hay motivo, enumera una treintena de razones por las que se debería exigir la dimisión del presidente del Gobierno o instar a la oposición a presentarle una moción de censura. Pues bien, permítanme que los reproduzca porque creo que tiene una gran consistencia a la hora de resumir lo que hasta ahora puede calificarse como dos años de ejercicio irresponsable del poder:

1.- Por alinearse con los enemigos de la libertad y la igualdad en lugar de con sus aliados europeos en la crisis de las viñetas.

2.- Por la alianza con partidos que se declaran anti-españoles e independentistas y pactar con ellos una modificación encubierta de la Constitución a través de una reforma del Estatuto Catalán que ataca la soberanía nacional, la solidaridad Interterritorial, la igualdad de todos los ciudadanos y el bilingüismo en Cataluña.

3.- Por las concesiones al entorno de ETA: autorización del Partido Comunista de las Tierras Vascas, renuncia al cumplimiento íntegro de las penas, reducción de las subvenciones a la AVT, justificaciones del derecho a reunión de Batasuna, cese de Fungairiño y repudio de los socialistas vascos discordantes.

4.- Por hablar de proceso de paz, colocando a las víctimas al mismo nivel que los asesinos, y ofendiéndolas, al tiempo que se negocia en secreto con sus verdugos.

5.- Por el Pacto de Tinell que prohíbe cualquier acuerdo con el PP, excluyendo y aislando a los representantes de casi la mitad de la población española.

6.- Por reducir las inversiones en las Comunidades gobernadas por el PP.

7.- Porque La Caixa ha condonado un crédito multimillonario al PSC y es el Gobierno quien debía autorizar la adquisición de Endesa por Gas Natural: corrupción y monopolio, perjuicio a los consumidores, subida de los precios.

8.- Por vivir de las rentas, sin aplicar medidas que garanticen crecimiento económico y, al contrario, fomentar el gasto y el déficit público. Por pasar de recibir dinero de la UE a entregarlo sin haber negociado el llamado problema español. Por mantener ministerios inútiles como el de Vivienda.

9.- Por el aumento del tráfico de inmigrantes y de la esclavitud sexual. Por los inmigrantes subsaharianos tiroteados en la valla de Melilla y abandonados por Marruecos en el desierto.

10.- Por el aumento de la violencia e inseguridad en la sociedad española.

11.- Por la severidad excesiva de la Ley antitabaco que trata a los fumadores como delincuentes.

12.- Por no consensuar sus medidas sociales, imponiendo la denominación de matrimonio a las uniones homosexuales, en contra de la Constitución, y discriminando en las penas por violencia doméstica.

13.- Por aprobar sin consenso una ley que continúa degradando el sistema educativo, convertido desde la LOGSE en uno de los peores de Europa. Por la reducción de la autoridad de los profesores, por el derecho de huelga de los alumnos, por el aumento de la violencia juvenil.

14.- Por reabrir las heridas de la II República y la Guerra Civil y no asumir los errores de la izquierda durante esos períodos. Por su sectarismo, por querer acabar con el consenso de la Transición y el espíritu de concordia.

15.- Por el desprestigio de nuestra política exterior, abandonando la alianza con las democracias de Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia o Polonia, para aliarnos con los sátrapas de Cuba, Venezuela o Marruecos, que mantienen a sus pueblos en la miseria.

16.- Por las concesiones al monarca marroquí: apoyo a su ocupación del Sahara, maltrato de los subsaharianos, regalo de tanques. Por renunciar a defender la españolidad de Ceuta y Melilla.

17.- Por sus ofensas gratuitas, no sólo a Estados Unidos y su bandera, sino también a líderes europeos como Tony Blair (a quien José Bono calificó de “gilipollas”) o Angela Merkel, una “fracasada”, según Rodríguez.

18.- Por impulsar tan eficazmente la Constitución Europea que ya ni se habla de ella. Y por intentar resucitar la Alianza de Civilizaciones del iraní Jatami en la ONU en contra de la opinión de la mayoría de las democracias occidentales.

19.- Porque venden armas a los regímenes pseudodictatoriales de Marruecos y Venezuela, y lo hace creando un conflicto diplomático con Estados Unidos. Por ayudar política y económicamente a la extensión de la revolución en Latinoamérica.

20.- Porque no olvidamos el No a la guerra y sabemos que han aumentado la presencia en Afganistán y que el Gobierno ocultó la participación de la fragata Álvaro de Bazán en operaciones bélicas en Iraq.

21.- Porque no olvidamos el Yakolev y el modo en que la izquierda lo ha utilizado para sus intereses partidistas, mientras seguimos sin saber la causa del accidente de los Cougar en Afganistán y la muerte de nuestros compatriotas.

22.- Porque no olvidamos el Nunca Mais y que con el Prestige sólo murieron percebes, mientras que en el Incendio de Guadalajara murieron 11 personas y nadie ha asumido su responsabilidad.

23.- Por las acciones antidemocráticas con que llegaron al poder y por las que aún no se han disculpado: ataques a las sedes del PP, manifestaciones en la jornada de reflexión, acusaciones de asesino a Aznar y al PP de preparar un golpe de Estado.

24.- Por la detención ilegal de militantes del PP por participar en manifestaciones que no son del agrado del Gobierno.

25.- Por el cierre precipitado de la Comisión del 11-M seguimos sin saber lo que pasó y el Gobierno ha dejado de facilitar información sobre este asunto a la opinión pública.

26.- Porque no olvidamos cómo acosaron a Urdaci por las cifras de una manifestación y ahora contemplamos todavía más partidismo y despilfarro en las televisiones públicas que controlan.

27.- Porque vemos sus favores a Polanco (emisión en abierto de canal Cuatro, rebaja de los impuestos a sus canales digitales, no devolución de las emisoras ilegalmente incautadas), mientras se ignoran las peticiones razonadas de otros medios menos poderosos.

28.- Porque amenazan la libertad de expresión con organismos como el Consejo Audiovisual en Cataluña y con el Estatuto del Periodista en Madrid.

29.- Porque, al mismo tiempo, el Gobierno y sus aliados catalanes intentan acabar con los pocos medios audiovisuales que no controlan, como la COPE.

30.- Porque el PSOE está pagando los servicios prestados a los intelectuales orgánicos del cine español que le apoyaron e hicieron las campañas del No a la Guerra y la de Hay Motivo.

Treinta razones. Seguro que hay más, pero son bastante elocuentes. Treinta razones para seguir luchando por la libertad.

Los tibios en las dictaduras y en las democracias
Por MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas ABC 10 Febrero 2006

... Pero no hay que olvidar que el conformismo fue el mejor sostén de las peores tiranías. Ahí está, entre nuestros recuerdos, lo que ocurrió en Alemania durante el nacionalsocialismo...

ESCRIBE el apóstol San Juan al obispo de Laodicea: «Sé de tus obras: que ni eres frío ni caliente: ojalá fueses frío o caliente. Mas porque eres tibio, que ni eres frío ni caliente, te comenzaré a vomitar de mi boca» (Apocalipsis, cap. III).

A pesar de esta durísima condena, los tibios han seguido proliferando en la civilización cristiana, tanto en las dictaduras, frecuentes por desgracia en nuestro mundo, como en las democracias. Sin una abundancia de tibios no se entiende la duración de los regímenes de sumisión; por otra parte, los tibios facilitan la continuidad entre las mayorías de signo distinto en los regímenes de libertad.

Por esta última función, en los sistemas democráticos, los conformistas han sido destacados, elogiados incluso, por algunos teóricos de la buena política. Se asegura que el conformismo es un factor poderoso de uniformidad social. Gracias al conformismo dominante en las sociedades modernas, los comportamientos de los gobernados son homogéneos y hay poco espacio para las originalidades y los caprichos individuales.

Pero no hay que olvidar que el conformismo fue el mejor sostén de las peores tiranías. Ahí está, entre nuestros recuerdos, lo que ocurrió en Alemania durante el nacionalsocialismo. Cuando inicié mis estudios en Heidelberg, allá por el año 1952, me di cuenta de que un alto porcentaje de los alemanes ni habían sido fieles entusiastas de Hitler ni tampoco enemigos de la dictadura. Colaboraron al mantenimiento del III Reich con sus actitudes tibias: ni a favor ni en contra; ni frío ni calor.

Luego, en París, experimenté algo parecido con los franceses que eran considerados «colaboracionistas» por haberse sometido al gobierno pronazi que presidió el mariscal Pétain, cuya sede estuvo en la ciudad de Vichy. Fueron la encarnación de los tibios de aquel momento. Un número extraordinariamente elevado. En la resistencia militaron pocos franceses, sin que debamos admitir la versión propagandística que ha pretendido encubrir lo allí sucedido entre el 17 de junio de 1940 y el verano de 1944.

Se me dirá -y la objeción está bien fundada- que no fue lo mismo la tibieza en el régimen nazi que en la Francia ocupada. Los atentados a los derechos humanos registraron diversa intensidad y fueron más graves en una situación y en la otra. Sin embargo, lo difícil es marcar la línea que el tibio no debe atravesar: desde el conformismo se puede considerar aceptable que los poderes establecidos se extralimiten. ¿Cuánto? ¿Cuándo?

El juez Abe Fortas, del Tribunal Supremo de Estados Unidos, admite las dificultades que entraña oponerse al cumplimiento de las leyes que la mayoría ha aprobado. Pero en sus consideraciones sobre la desobediencia cívica introduce estas reflexiones: «Si yo hubiese vivido en Alemania en la época de Hitler, abrigo la esperanza de que habría rehusado llevar un brazalete, de gritar «Heil Hitler» y de ayudar al genocidio... Si yo hubiese sido un negro que habitara en Birmingham, en Little Rock o en Plaquemines Parish en Luisiana, tengo la esperanza de que habría desobedecido las leyes del Estado que me prohibían entrar en la sala de espera de las estaciones de ferrocarril reservada solamente a los blancos ... Yo me hago la ilusión de que habría tenido el coraje de desobedecer, aunque las normas de segregación hayan sido tenidas por legales hasta que fueron declaradas inconstitucionales».

Evidentemente, los héroes para el juez Abe Fortas fueron Martin Luther King, con su predicación contra las leyes segregacionistas del hombre blanco, y el Mahatma Gandhi, con las movilizaciones a favor de la independencia de la India. Ni Martin Luther King ni Gandhi fueron tibios. Convocaron a la desobediencia cívica, si bien en supuestos distintos y con unos propósitos diferentes.

Porque Martin Luther King no se alzó contra la democracia norteamericana, a la que reconoció sus virtudes, sino contra unas leyes concretas que menospreciaban a un sector de la población, o sea los hombres y mujeres de raza negra. Gandhi, en cambio, combatió el colonialismo británico en su conjunto, una forma injusta de relacionarse los pueblos.

Quiero subrayar con esta distinción que la desobediencia cívica tiene encaje en un sistema democrático. El Estado de Derecho puede ampararla.

Una cierta inquietud entre los constitucionalistas produjo la reforma de la Ley Fundamental de la República Federal Alemana, de 24 de junio de 1968, por la que se acogió en el Ordenamiento el siguiente precepto: «Todos los alemanes tienen el derecho de resistir contra quien emprenda la destrucción de este orden (el liberal y democrático), cuando no exista otro remedio». Es la moderna consagración constitucional del derecho de resistencia, con su modalidad de desobediencia cívica, olvidado en la mayoría de los textos vigentes.

Los historiadores del derecho español recuerdan la consigna «obedézcase, pero no se cumpla» que, a partir de las Cortes de Burgos de 1379 y de las de Briviesca de 1387, así como de una Pragmática de Enrique III de 1397, se generalizó en Castilla. Las disposiciones de gobierno contrarias a Derecho deben obedecerse, pero no cumplirse. La obediencia implica acatamiento respetuoso a la voluntad del rey, pero el no cumplimiento es una suspensión de la aplicación de la ley hasta que el monarca, informado del hecho, resuelva en definitiva. Diversas leyes castellanas incluidas en la Nueva Recopilación de 1567 reconocían este derecho.

Los historiadores extranjeros no atienden, por lo general, a los antecedentes españoles y señalan, como primeros documentos en los que se incluye el derecho de resistencia, la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, de 4 de julio de 1776, la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, aprobada por la Asamblea Constituyente de la Francia revolucionaria el 26 de agosto de 1789 y, finalmente, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, formulada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

No vale la pena entrar ahora en la polémica entre los historiadores. Lo que quiero destacar aquí es que no eran tibios los impulsores de esos movimientos de rebeldía, acatando las leyes pero no cumpliéndolas. Y hay que tener presente que han sido ellos, los desobedientes, quienes en ciertos momentos han hecho avanzar la historia.

Personalmente, he respetado siempre a cualquier adversario que haya sostenido con firmeza ideas contrarias a las mías, mientras que no me merecen consideración los tibios, ni frío ni caliente. No se me olvidan las palabras del Apocalipsis. Los españoles de mi generación sabemos, además, que los tibios apoyan las dictaduras y que los tibios paralizan las democracias.

La losa de la vergüenza
Por CARLOS HERRERA ABC 10 Febrero 2006

IGNORO qué pasa por la cabeza de un hombre que mata a ochenta y dos personas de forma sistemática, alevosa, calculada. También desconozco lo que experimenta ese mismo hombre cuando es capturado por la autoridad y encerrado en una prisión durante más de quince años. Qué reflexiona, qué siente, qué espera, qué desespera. Lo ignoro todo y creo que debería interesarme en saberlo. Sí sé, en cambio, qué pasa por la cabeza de alguien que sabe que va a morir o por la de alguien que ha visto morir a una persona querida como consecuencia de un acto terrorista.

Lo sé, lo sé. He visto a enjutas madres de pelo blanco, vestidas de negro, abrazadas a un féretro como si lo estuvieran a su propio útero mientras derramaban lágrimas de desesperación sobre la madera casi clandestina. He visto a esposas embarazadas desvanecerse frente a nichos a medio cerrar a la par que un golpeteo del cemento sobre la losa simbolizaba el adiós definitivo. He visto la mirada extraviada de huérfanos aturdidos por la noticia reciente de haber perdido a sus padres como consecuencia de una sobrecarga de plomo asesino en el cuerpo. He visto a hombres como torreones, capaces de derribar una pared de una mascá, derrumbados sobre la sola soledad de una despedida final. He visto a generales llorar a sus soldados, a soldados llorar a sus generales, a novias desesperadas en pleno grito, a ancianos de hondo surco secarse el llanto con una bocamanga. He visto el rostro perplejo del narcotizado por el dolor inasumible. He visto el apagón definitivo en los ojos de aquél al que le han arrebatado la vida y en los de aquél otro al que le han arrebatado un ser querido.

Los he visto en el norte y en el sur. Los he visto salir a media asta, asustados, encogidos, por la puerta de atrás de una iglesia de pueblo entre las miradas de indiferencia de los lugareños y los gestos de prisa del mismo cura. Los he visto llegar a su pueblo a recibir el último abrazo de tierra entre toques de silencio y sollozos teñidos de rabia y encontrarse con la noticia de que ya no son los últimos en el listado de muertos. Los he visto renquear sobreponiéndose a una mano amputada, a una pierna coja, a una espalda rota.

Y a ninguno de ellos, a los muertos, a sus vivos, a los hijos, a las madres, a los padres, a las novias, a los tullidos, les he sorprendido nunca en un pronto vengativo, en un gesto amenazante, en un arranque irracional o planificado para ajustar las cuentas con sus matadores. Nunca. Ellos, al fin, han confiado en que el Estado de Derecho en el que viven tomara la iniciativa de justicia y sometiera a los culpables al castigo merecido por los crímenes cometidos.

Quiero decir que no estoy en la cabeza de Henri Parot ni en la de muchos de los asesinos que toman la sombra fría de las cárceles, pero sí lo estoy en la de los que han engrosado la lista de los muertos. Y esos muertos sobre los que se desmerengaron los corazones de las madres de negro no merecen que el Estado les mancille la memoria y que recorra con prisa los pasillos de la ignominia. No merecen, en suma, que un grupo iluminado de fiscales serviles a su jefe y, a su vez, serviles a un gobierno desmemoriado y excesivamente partidario del aplauso fácil, despachen a su asesino con unos cuantos años en prisión. El asesino de ochenta y dos hombres, mujeres y niños no puede ser liberado gratuitamente a cuenta de una tregua que puede llegar o puede no llegar. No es decente. No es moral. No hay derecho.

En el nombre de los muertos, de los vivos de los muertos, no lo hagan. Caerá sobre ustedes la insoportable losa de la vergüenza.

Optimismo, pesimismo y manipulación
Por LUIS IGNACIO PARADA ABC 10 Febrero 2006

EL Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo dijo ayer en el Fórum Nueva Economía que no comparte el optimismo de Rodríguez Zapatero sobre el final de ETA. Para Peces Barba, el fin de la violencia está más lejos que cerca, el proceso, si se inicia, será largo y duro y el Gobierno no podrá pagar ningún precio político. Asegura que los hechos relacionados con la banda terrorista le resultan tozudos por la continua colocación de artefactos explosivos, así como por la práctica del chantaje al empresariado vasco mediante el denominado impuesto revolucionario.

Hay que entender que los mensajes de los más altos responsables políticos hagan periódicas inmersiones en el optimismo si se encuentren en el poder o en el pesimismo si están en la oposición. Pero no se puede permanecer indefinidamente en la exultación profesionalizada de los que ven brillar las estrellas en lo más oscuro de un sótano ni en el catastrofismo de oficio de los que ven negro hasta el arco iris. Tan irracional es el «todo marcha inmejorablemente en el mejor de los mundos posibles», como hacía decir Voltaire al doctor Pangloss en «Candide», burlándose de las optimistas doctrinas de Leibnitz, como pasarse al otro extremo y decir, como Girardin, que «de todos los presagios siniestros, el más grave, el más infalible es el optimismo».

No se debe decir con Rubén Darío en su Salutación del optimista: «Y así sea Esperanza la visión permanente en nosotros. ¡Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda!», después de haber proclamado: «Abominad la boca que predice desgracias eternas, abominad los ojos que ven sólo zodíacos funestos». El optimista cree que vivimos en el mejor mundo posible; el pesimista teme que eso sea verdad. Ni lo uno ni lo otro. Por eso debería estar subvencionado ser pesimista sin causa y optimista sin razón: porque está comprobado que lo contrario -pesimista sin razón y optimista sin causa- está bien pagado con honores o con cargo al presupuesto.

Putin, Zapatero y la negociación con el terror
EDITORIAL Libertad Digital 10 Febrero 2006

Vladimir Putin llegó a España proclamando que "ningún Estado civilizado puede permitirse el lujo de negociar con los terroristas". Pues bien. Tras reunirse con Zapatero, y en una rueda de prensa conjunta, el presidente ruso acaba de anunciar su decisión de abrir negociaciones con los terroristas de Hamas, en lo que constituye la primera fisura en la postura adoptada por el Cuarteto (Rusia, EEUU, la UE y Naciones Unidas) de no dialogar con la organización terrorista islámica mientras no renuncie al terror y a su genocida objetivo de destruir el Estado de Israel.

El dirigente ruso ha justificado, sin embargo, su decisión al estar "profundamente convencido de que quemar puentes en política es lo más sencillo, pero no tiene mucho futuro". También ha apelado a la necesidad, tanto de respetar "la elección legítima" del pueblo palestino, como de "buscar pasos aceptables" para toda la comunidad internacional, incluido Israel.

Para empezar, la elección del pueblo palestino, que ha llevado a la inequívoca victoria electoral de la organización terrorista islámica, es tan "legítima" como lo pudo ser la arrolladora victoria de Hitler y del nacionalsocialismo en Alemania. Los "puentes" que se puedan establecer con quienes, como los fanáticos de Hamas, consideran que "la paz con Israel es contraria a la ley islámica", son los mismos que pretendieran establecerse entre los nazis y los judíos: un puente que conduce al exterminio.

¿Cómo se pretenden buscar "pasos aceptables para toda la comunidad internacional, incluido Israel", si el primer paso no constituye el reconocimiento básico del derecho de existir al Estado judío? Si tan partidario es Putin de los "puentes", ¿por qué no hace lo mismo en Chechenia o Daguestán, donde estarían mucho más justificados?

No vamos a extendernos en señalar el avance que para la intolerancia supone el tolerar a los intolerantes. Lo único que queremos resaltar es que la letra y la música que ha entonado Putin son la misma que la de la vieja y suicida cantinela del nihilismo, que ZP ha recuperado con su "Alianza de Civilizaciones".

Putin utiliza de manera sistemática el doble discurso: mientras su ejército combate a sangre y fuego tanto las ilegítimas como legítimas reivindicaciones de los chechenos, mantiene una condescendencia –cuando no complicidad– con los regímenes integristas islámicos de Oriente Próximo.

Por mucho que la decisión de Putin rompa el frágil acuerdo contra la barbarie, pretender que ZP le convenciera para sostener un consenso básico y exigible para cualquier relación internacional mínimamente civilizada, es tanto como pretender que un pirómano ayude a extinguir un fuego.

Decía André Gluksmann que "Europa, para existir, debe superar el desafío de escoger entre el nihilismo y la civilización". Zapatero ya sabemos con qué opción se alinea.

Destrucción de España
El pacto de los corruptos y los asesinos
Pío Moa Libertad Digital 10 Febrero 2006

La corrupción es seguramente el rasgo más distintivo del PSOE. Antaño fue el marxismo, la ideología que le llevó a organizar la guerra civil. La ideología más liberticida y sanguinaria del siglo XX, en rivalidad con la de Hitler. El partido pareció democratizarse durante la Transición, al abandonar su marxismo, pero no lo sustituyó con nada. Con nada, entiéndase, salvo unas ansias infinitas de poder y fondos públicos, y de enterrar al fastidioso Montesquieu. Pese a haber perdido el poder por ello, el PSOE no se ha regenerado en absoluto: ahí sigue con sus montillas, sus porcentajes, sus mangoneos con opas turbias y contra la libre competencia, sus negocietes en Andalucía...

Es una tradición bien asentada. Durante la guerra civil, los de los cien años de honradez montaron un tinglado criminal con la compra de armas, trayendo, a precios escandalosos por las comisiones, miles de toneladas de chatarra que luego pagaron con su sangre tantos soldados en el frente. Por no hablar del expolio generalizado del patrimonio cultural español, reducido a propiedad del partido –de sus jefes, se entiende–, como han vuelto a hacer con el archivo de Salamanca. O del saqueo de las cajas de seguridad de los bancos y hasta de los montes de piedad. Nadie podría encarnar mejor esta nueva etapa que un personajillo como el Iluminado de la Moncloa, ignaro, retorcido, hipócrita, y con manías de grandeza.

Sus socios, los nacionalismos vasco y catalán, nunca fueron vasquistas o catalanistas, sino antiespañoles y, por tanto, desastrosos para España y para las respectivas regiones. Su ambición se cifra en retrotraer políticamente al país a la Edad Media e implantar en Cataluña y Vascongadas regímenes contra los derechos ciudadanos. En su nefasto historial han parasitado siempre las libertades para destruir el sistema que las hacía posible, y han claudicado vergonzosamente ante las dictaduras traídas por su demagogia y la marxista. Excepción a lo último, la ETA: cuadrillas de asesinos especializados en el tiro en la nuca.

Socialistas y separatistas, nunca lejos del terrorismo, han terminado conjuntándose con éste, desde hace tres o cuatro años, para arruinar la obra de la Transición. Es decir, para echar abajo la reconciliación ciudadana, la moderación política y las libertades. Para liquidar mediante intrigas y manejos ilegales la Constitución de más amplio consenso de la historia de España, sustituyéndola por acuerdos oscuros y manejos que, por su propio carácter, jamás hallarán la lealtad o la conformidad de la mayoría de los ciudadanos. Con ello abren un nuevo período de inestabilidad, como si el país hubiera sufrido pocos en su historia contemporánea.

Carod estableció la pauta, y la ETA, hace poco contra las cuerdas gracias a la aplicación de la ley, vuelve a marcar la agenda política del país, gracias a la vulneración de la ley por quienes prometieron cumplirla y hacerla cumplir. El eje de la maniobra consiste en la sustitución de la legalidad por los chanchullos con los asesinos de Miguel Ángel Blanco y tantos más, con los secuestradores de Ortega Lara y tantos más. ¡Se requiere un espíritu verdaderamente corrompido para llegar hasta ahí! Parecía imposible.

A cambio de la demolición del mejor sistema de convivencia tenido por España en dos siglos, los corruptos, los separatistas y los asesinos nos ofrecen "la paz". Una paz amenazada precisamente por ellos, pero que nunca lograron quebrar, sólo perturbar, porque en fin de cuentas son demasiado insignificantes para tal cosa. Obran como los gángster que exigen dinero a cambio de su "protección". A eso han rebajado entre todos la política.

Cuando el PP probó tímidamente a cambiar la ley de enseñanza impuesta por los corruptos, fomentadora del fracaso escolar y de la generación del botellón, Peces Barba llamó a la desobediencia civil. El enemigo de las víctimas del terrorismo argüía, con plena falsedad, que la reforma propuesta por el PP era "antidemocrática y anticonstitucional". Lo que sí es antidemocrático y anticonstitucional, por principio y en cada detalle, es el pacto entre los corruptos y los asesinos, y a una ofensiva de tal envergadura contra las bases de nuestra convivencia sí procede replicar como Peces Barba recomendaba. A una estocada de intención mortal no puede contestarse con un alfilerazo. De eso se trata, y la sociedad debe responder. O renunciar a todo lo construido y avanzado con la Transición y desde ella.

El discurso del odio
José Javier Esparza elsemanaldigital 10 Febrero 2006

Un grupo punk catalán le quiere dar a Jiménez Losantos veinte tiros en la nuca. Un energúmeno de Vallecas sacude a una militante del PP que recogía firmas para el referéndum. ¿Casos aislados? Sí, pero no: los afiliados del PP pueden contar y no parar sobre estragos en sedes locales, por ejemplo, y no en Cataluña o el País Vasco, sino en Madrid. Hay demasiada gente con ganas de llegar a las manos. Mal asunto.

No faltarán moderaditos y equidistantes que traten de hallar un (in)justo medio: "La violencia es injustificable, pero tampoco hay que provocar". Ahora bien, situarse en medio encierra sus peligros cuando vuelan las galletas: uno empieza por negarse a condenar la violencia y termina o bien apaleado, o bien apaleando. No, no cabe punto medio: estas cosas hay que perseguirlas y condenarlas. ¿Habrá que recordar algún rudimento de moral? La violencia cabe cuando te atacan violentamente; si no, no. Si tu empleas –o predicas- la violencia sin que nadie la haya empleado contigo, entonces debes ser castigado. Para eso están los tribunales. De oficio. Incluso en España.

En condiciones normales, estos sucesos serían simples exabruptos de gente marginal. Pero no estamos en condiciones normales. Desde hace años padecemos a una izquierda talibán que empezó llamando asesino a un Gobierno, siguió por el hostigamiento a las sedes del partido rival y ahora intenta expulsar a la derecha de la vida pública –la derecha, los negros de la democracia española. En todo este tiempo la presión no ha descendido. Y la izquierda, gubernamental o periférica, sigue alimentándola con un lenguaje insólito en democracia. Lo del grupo punk o lo del socialista vallecano es consecuencia directa de un discurso maniqueo hasta la náusea: la izquierda es buena, la derecha es mala, hay que exterminar el mal. El discurso del odio.

Tanta irresponsabilidad tiene que cesar ya. Tiene que cesar específicamente en los políticos, que son los que mandan, y sobre todo en los de la izquierda, que son los que empezaron este vértigo. Eso no tiene nada que ver con la tensión dialéctica en el debate público, que no es mala, sino todo lo contrario. Tienen que entender estos señores –los que señalan "objetivos"- que la polémica y el conflicto, en la prensa, no son pecado, sino que ese es nuestro medio natural y, en general, es inocuo: nuestras posiciones no inciden más que en nuestros lectores y tienen efectos limitados, porque la sociedad, sabiamente, nos escucha, pero no nos deja mandar. Para eso, para mandar, se escoge a otros señores, los políticos, en los que debe predominar la templanza; eso es muy importante cuando uno tiene el poder, porque la generosidad forma parte del peso de la púrpura. Hoy padecemos la situación contraria: almuecines de enorme violencia verbal emplean la tribuna del poder para señalar dónde está el mal que debe ser exterminado. Un juego peligrosísimo.

Europa es llevada por la izquierda pro-islámica al “Espíritu de Munich” (1)

Francisco Rubiales Periodista Digital 10 Febrero 2006

Un lector de "Voto en Blanco" nos envía una crónica sobre el entreguismo y la cobardía de Europa frente al fenómeno islámico, comparando la situación actual con el llamado "Espíritu de Munich". Tras retocarla y editarla, la reproducimos:

En 1938, en Munich, las principales democracias occidentales de la época, Francia e Inglaterra, firmaron un acuerdo para apaciguar a Hitler y “ganar” la paz.

Se firmó entonces una alianza entre la “cultura democrática” y la "cultura nazi", toda una gran “Alianza de Civilizaciones”.

Como ocurre siempre que se firman alianzas, alguien fue vendido y el pago fue Checoslovaquia y su pueblo, entregados a los asesinos Nazis.

Con este pacto de indignidad, los líderes gobernantes en Francia e Inglaterra volvieron a sus países “victoriosos” y fueron recibidos entre vítores.

El alma de aquel acuerdo, caracterizada por la disposición a pactar con quien te hace chantaje, entregando la libertad y los principios a cambio de la paz, se conoce desde entonces como el "Espíritu de Munich", y fue Churchill quien le puso ese nombre.

En Inglaterra, la prensa aclamó a Chamberlaine, como el gran pacificador y llamaban "belicista", "provocador" y "amigo de la guerra" a Winston Churchill, por no estar de acuerdo con la Alianza de Civilizaciones de la época.

Churchill fue el único diputado que se opuso en el Parlamento al acuerdo de apaciguar a Hitler, entregándole Checoslovaquia. Las palabras pronunciadas entonces por Churchill “Mr. Chamberlaine, usted ha cambiado paz por dignidad; mañana tendrá guerra y será indigno”, todavía hoy suenan en el corazón de los hombres libres de Europa.

Seis meses después, los ejércitos nazis tomaban Polonia y barrían a ingleses y franceses del continente europeo.

Hay muchos europeos que están viendo de nuevo el “Espíritu de Munich” adueñándose de Europa, de la mano de una izquierda pro-islamista que quiere, de nuevo, cambiar libertad y principios por paz.

Algunas muestras del nuevo “Espíritu de Munich":
El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, ha calificado de "imprudente" la publicación de las viñetas de Mahoma.

El español José Borrell, presidente del Parlamento Europeo, dice: "Si esos mismos dibujos se hubieran publicado haciendo referencia a otras religiones, por ejemplo a la que es mayoritaria en los países occidentales, probablemente hubieran provocado también una emoción considerable, no se hubieran quemado embajadas pero hubiese habido sin duda, por parte de algunas personas el sentimiento de que habían sido ofendidos".

Pero el mismo Borrel no dijo nada, cuando Theo Van Ghog, fue asesinado en nombre de Alá, por un rabioso discípulo de su profeta, Mahoma.

El nuevo Espíritu de Munich se abre camino en una Europa donde muchos de sus líderes condenan las viñetas publicadas en Dinamarca, halagan los oidos de los dirigentes políticos musulmanes y abandonan a su suerte a esa acosada y pequeña Dinamarca, país democrático y miembro de una Unión Europea cada día más cobarde e inoperante.

Mientras tanto, la mayoría de los grandes medios de comunicación de Europa, atados al poder político por alianzas que les permiten partícipar en el ágape del dinero y de la influencia, callan y toleran la ofensa a la libertad de expresión que proviene del totalitarismo islamista, contribuyendo así a la victoria del nuevo Espíritu de Munich en esta Europa de principios del siglo XXI.

En España, con la mayoría de los medios de comunicación sometidos a la izquierda proislamista, el miedo es atroz y muchos medios, incluso conservadores, se han negado a reproducir las viñetas, dando de lado así a la corriente de valentía y de defensa de la libertad de expresión apoyada por muchos diarios europeos. La sociedad española está permitiendo que nuestra democracia viva vigilada por el Islám invasor. Ese miedo que paraliza a los españoles es el resultado de su flamante riqueza, que no quieren perder, o tal vez el reflejo de los atentados del 11 de marzo de 2004, cuando las bombas islamistas amedrentaron a toda una nación.

El silencio de los medios, el miedo en la blogosfera y la cobardía de los líderes están tejiendo la nueva Eurabia. Los colaboracionistas que creen que los musulmanes han venido para integrarse hace tiempo que tejieron su parte de la red y trabajan ya para esa nueva europa arabizada.

(sigue)

Caricaturas y nacionalismos
Quintana y yo estamos acojonados
José Vilas Nogueira Libertad Digital 10 Febrero 2006

El Magazine de El Mundo entrevistó a Anxo Quintana, dirigente del Bloque Nacionalista Galego y Vicepresidente de la Junta de Galicia. Acorde a la moda de nuestra época, la entrevista busca ofrecer el "lado humano" del personaje. Parafraseando al "ilustre" presidente del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), este género puede abocar a una pornografía sentimental. No hay cuidado. El perfil personal del camillero-jefe carece de todo interés. Pequeño botarate, no tiene opiniones, sólo consignas: "Galicia es mi nación; España sigue siendo algo por definir". Pero, hombre, eso ya lo dijo Carod poniendo Cataluña donde usted pone Galicia. Y en cuanto a la indefinición de España, también se le adelantó Zapatero. Por cierto, uno y otro, y alguno más, deberían hacer algún esfuerzo por definir este ente indefinido. No se entiende su odio a España si, según ellos mismos, no saben ni siquiera qué es. Y, sobre todo, ¿quién puede creerse que, de verdad, pretenden algún acuerdo entre sus "naciones", tan definidas ellas, y esa España, fantasmal a fuer de indefinida? Menudos bellacos hipócritas.

Lo único auténtico de la entrevista es la confesión de Quintana de que está un poco acojonado (sic) ante su próxima paternidad. El y su pareja esperan dos niños. Permanentemente ocupado en las graves tareas de la salvación de la patria, no había tenido tiempo de entregarse a los dulces, aunque también engorrosos y comprometidos, cuidados de la paternidad, y ya tiene 47 años. Alguna noche en vela amenaza, algún biberón habrá que preparar. Don Anxo ya ha anunciado su propósito de pedir un permiso de paternidad, y hace bien. Lo malo es que estos permisos apenas duran unos días. Imperfecciones del gobierno. Yo se lo daría para siempre. Pero remedie su "acojone" y consuélese. Sus niños nacerán con una consejería (quién sabe si un ministerio en una "Galicia liberada") o prebenda semejante bajo el brazo. Le aseguro que no todos los bebés vienen con tan buen bagaje.

Probablemente Ibarreche comparte la ignorancia de Carod y Quintana sobre qué sea España. Sí sabe que el País Vasco es una nación. Como los nacionalistas invierten toda su capacidad de saber en la indagación de su esencia nacional, ya no saben otra cosa, pero aquello que saben lo conocen con certidumbre total, y guárdese quien lo discuta, que usan estos bárbaros perentorios argumentos. Se ha ido el vascongado con su evangelio a Georgia, pues la Universidad Pública de Tbilisi, que así se llama la capital de la república ex soviética, le otorgó un doctorado honoris causa. La ceremonia debió de ser preciosa, a juzgar por la foto del periódico. Unos jóvenes estudiantes, vestidos con traje regional (algo así como de cosaco y odalisca) intercambian francas sonrisas con el lendakari. Ibarreche les aseguró que su nación es respetuosa con los demás pueblos y culturas, conmovedora declaración que, sin duda, hizo felices a las autoridades, profesores y estudiantes georgianos.

De modo parecido, los gobernantes occidentales y los escritores que abrevan en sus respectivos pesebres, no paran estos días de manifestar su respeto por todas las civilizaciones y religiones, no vaya a ser que los islamistas cabreados, y están terriblemente cabreados, les metan una granada por el culo, se apague la luz y se quiebre la fiesta. O sea, la alianza de civilizaciones. Que los musulmanes quieren construir mezquitas en occidente; muy bien, están en su derecho, porque nosotros practicamos la libertad religiosa. Que a los cristianos no les dejan construir iglesias en los países islámicos; muy bien, que se fastidien porque la civilización musulmana no tolera la libertad religiosa. Que hacemos burla de la religión musulmana; muy mal, una provocación, porque la civilización islámica no tolera estas burlas (por cierto, ¿Sabino Arana merecerá trato tan privilegiado como Mahoma?, ¿más, incluso?). Burlémonos de la religión cristiana o judía, porque nosotros somos laicos y, además, es altamente improbable que estos nos metan una granada por el culo.

Respecto de España y sus "naciones", la misma regla vale. Que los nacionalistas catalanes, vascos o gallegos se cagan en España; muy bien, la libertad de expresión les ampara. Que los españoles se cagan en los nacionalistas catalanes, vascos o gallegos; muy mal, son franquistas, que les peguen un tiro en la nuca. Quintana está un poco acojonado ante la inminente llegada de sus dos niños. Pues no vean yo. Tanta podrida exhortación al respeto y la convivencia entre naciones, religiones y civilizaciones y tan clamoroso silencio sobre el respeto al que discrepa de los profetas y demás definidores de la ortodoxia es para arredrar al más pintado.

José Vilas Nogueira es catedrático de Ciencia Política en la Universidad de Santiago de Compostela

Los ministros Alonso y Aguilar desvarían
Pablo Sebastián Estrella Digital 10 Febrero 2006

La dramática y un tanto exagerada conferencia de prensa de los ministros de Interior y de Defensa, Alonso y López Aguilar, acusando al PP de manipular la excarcelación de presos etarras llega con retraso y carece de credibilidad. Solo responde al temor del PSOE de que las concesiones a ETA, sumadas al estatuto catalán, están provocando la caída en picado del Gobierno y de los socialistas en las encuestas, lo que facilita el desvarío en el que han caido ambos políticos, puede que acuciados por Pepiño Blanco, el guardián de las encuestas del PSOE.

Porque ambos ministros han mentido anteriormente o no han dicho la verdad en todo este debate de la negociación con ETA en el que el presidente Zapatero ha jaleado las expectativas de fin de la violencia etarra sin aportar ni un solo dato, sin informar a la opinión pública ni al primer partido de la oposición (como lo hicieron González y Aznar en las negociaciones de Argelia y Suiza), y además han dado pasos a favor de ETA y de Batasuna (PCTV, congreso de Batasuna, cese de Fungariño, apoyo presupuestario al gobierno de Ibarreetxe sostenido por Batasuna) que van clara y decididamente en contra de la legalidad, del pacto antiterrorista y de la ley de Partidos.

Por lo que quien se ha pasado de la raya es el gobierno, y desde hace ya mucho tiempo. Como se pasó este gobierno de la raya, de la ley, y de la Constitución con el estatuto de Cataluña, la OPA de Endesa, en la política mediática, la lingüística y en tantas muchas cosas que son consecuencias de los pactos de Zapatero con el nacionalismo radical. En Cataluña primero con ERC para luego pasarse a CiU, y en el País Vasco, primero con Batasuna (desde donde Otegui no cesa de elogiar a Zapatero), y luego con Ibarretxe.

Es verdad que la excarcelación de etarras por acumulación de condenas existe y también ha existido en tiempo de Aznar. Pero entonces el gobierno de PP mantenía muy alta la vara de la legalidad, la fiscalía, la ley de Partidos y el pacto anti terrorista contra ETA, mientras que ahora la excarcelación coincide con una actuación muy distinta de este gobierno y toda clase de gestos, guiños y concesiones a ETA y a Batasuna, incluido el cese de Fungairiño - ¿por qué ahora mismo?- , sobre el que ministro de Justicia, López Aguilar, ha mentido de manera consciente y descarada.

Como no dice la verdad el ministro de Interior cuando afirma que no hay nada con ETA y su entorno, mientras Zapatero no deja de mandar mensajes en sentido contrario. Y con el agravante de que no cuenta con el apoyo del PP, y le importa un pimiento, que es lo contrario de los que hicieron los gobiernos de González y Aznar cuando negociaron con ETA, siempre con el apoyo del primer partido de la oposición. Y todo ello se suma al deterioro, en este y otros asuntos como el estatuto catalán, del Estado de Derecho y de respeto al principio de la legalidad.

Que los ministros Alonso y Aguilar, que parecen personas razonables al menos en su trato personal con otros partidos y medios de comunicación, utilicen palabras de tan grueso calibre como las de “innoble, infame y miseria moral”, solo prueba que están en dificultades y que les han obligado a salir ¡juntos! a la palestra. A dar la cara en tan espinoso debate de la negociación con ETA que este gobierno de Zapatero está llevando peor que mal. Llueve sobre mojado, han mentido sin cesar, no se respeta la ley, como no se respeta la Constitución, véase el caso del acoso lingüístico en Cataluña, y por si algo les faltara presumen de aislar al PP y de ayudar solo a sus medios de prensa y de comunicación y encima quieren que les toquen las palmas. Las palmas los únicos que las van a tocar serán los ciudadanos a quienes se lo merezcan en las próximas campañas electorales que están al llegar.

La doble vara de medir del alcalde Azkuna
El Ayuntamiento de Bilbao prohíbe una concentración del Foro Ermua para no afectar al tráfico, en una zona del centro de la ciudad que «cerró» hace años para rendir homenaje a unos etarras
E. Fuentes La Razón 10 Febrero 2006

Madrid- El próximo día 18, si la «autoridad» no lo impide, miles de personas saldrán a la calle en Bilbao para apoyar el manifiesto «Por la unidad de España, por la igualdad y la solidaridad de todos». Se concentrarán, previsiblemente, en la explanada de Botica Vieja, una zona apartada del extrarradio del casco urbano en la que suelen aparcar los autobuses que llegan desde otras zonas de España.

No es éste el lugar que tenía en mente el Foro Ermua, organizador del acto. Sus responsables habían solicitado -y obtenido- hace un mes el permiso de la Consejería de Interior del Gobierno Vasco y del Ayuntamiento bilbaíno para presentar su manifiesto en la plaza de Moyua, situada en el centro de la capital vizcaína. Todo estaba ya en marcha hasta que, hace unos días, el Foro Ermua recibió una carta del Consistorio presidido por Iñaki Azkuna (PNV) con un mensaje muy claro: la concentración «no se debe realizar» en la plaza Moyua, mejor hacerla en Botica Vieja. ¿Las razones del alcalde? Pues que el cambio de escenario es preceptivo «para no afectar gravemente el normal desarrollo de la vida cotidiana», ya que la gran afluencia de público obligaría a cortar el tráfico en la zona en una mañana tan «crítica» para la circulación como la de un sábado, amén de que los concentrados podrían dañar de manera importante los jardines de los alrededores.

Motivos de peso, sin duda... si no fuera por la doble vara de medir de Azcuna, que según la plataforma ha permitido reiteradamente a la ilegalizada Batasuna ocupar la «intocable» plaza Moyua para sus actividades. De hecho, en agosto de 2000 el alcalde no tuvo ningún problema para cerrar al tráfico una zona muy próxima, también en pleno corazón de Bilbao, a petición de varios concejales de Euskal Herritarrok (EH). Claro que, en aquella ocasión, el motivo era homenajear a cuatro miembros de ETA fallecidos días antes al estallarles una bomba en el barrio bilbaíno de Bolueta.

Las protestas del Foro Ermua -que, por ejemplo, se ha comprometido a proteger las zonas ajardinadas- no han hecho mella por ahora en Azkuna, pero sí han encontrado eco en la clase política. El parlamentario del PP Carmelo Barrio, pidió ayer al alcalde que «reflexione» y permita la concentración, «ya que es un acto democrático», aunque se mostró convencido de que si consulta al PNV, le dirán «que ponga todas las pegas posibles».

Para Barrio, hablar de hipotéticos atascos y plantas destrozadas significa poner obstáculos «que no son de recibo. El permiso está solicitado desde hace tiempo. Espero que rectifique porque es un acto democrático, pacífico, de derechos civiles y tiene que poner todas las facilidades, como hizo con otros en otras ocasiones en Bilbao». Asimismo, indicó que «no se puede amparar en un problema de tráfico para coartar la reivindicación democrática en la defensa de España».

Eso sí, sea en la plaza Moyua o en la explanada de Botica Vieja, Barrio confirmó que los máximos dirigentes del PP vasco estarán en esa manifestación convocada por el Foro de Ermua «por la unidad de España y por la igualdad y solidaridad con todos los españoles». El alcalde Azkuna se lo está pensando.

VIDAL DE NICOLÁS, POETA
«La defenestración de Fungairiño abre el camino a una negociación bastarda»
El ex presidente del Foro Ermua cree que «vivimos tiempos oscuros»
OLATZ BARRIUSO BILBAO elcorreo 10 Febrero 2006

Apartado desde verano de la presidencia del Foro Ermua, Vidal de Nicolás (Portugalete, 1922) sigue batallando con la palabra contra el «nacionalismo excluyente». La Fundación para la Libertad le homenajeó ayer en una cena -en la que presentó su último libro de poemas, 'Alteridad', editado por la Generalitat valenciana-, por su trayectoria, desde su estancia en un campo en la Francia ocupada por los nazis y su lucha antifranquista en las filas del PCE a su militancia en el llamado 'constitucionalismo cívico'.

-¿Qué libertades le quedan por conquistar?
-El etnicismo, el nacionalismo xenófobo y excluyente sigue gobernándonos. Por eso las libertades de los ciudadanos están minorizadas, desde la época en que el mestizaje y la lucha de clases chocaron frontalmente con el racismo que había expandido Sabino Arana.

-Se palpa un cierto resurgimiento del movimiento cívico pero con la diferencia de que la unidad de acción PP-PSOE hace tiempo que se hizo añicos. ¿Es ésa su gran frustración?
-Sí. Hay en algunos partidos que se llaman democráticos una corriente divagante, engañosa, torpe y tremendamente negativa para la conquista de las libertades ciudadanas. Me indigna que sobre la sangre de las víctimas se esté construyendo una política de acceso al poder.

-¿Habla de los socialistas?
-Sí, es lo que Nietzsche llamaba 'el calor del establo'. Los políticos suelen echar de menos el escaño, el sueldo El poder que tendrían aquí estaría sometido a las consignas del PNV y eso es una terrible traición a toda la sangre derramada. La defenestración del fiscal Fungairiño, por ejemplo, pretende dejar expedito el camino a negociaciones bastardas, en contra de las víctimas.

-¿Comparte entonces la teoría del PP de que ese cese y las excarcelaciones de etarras obedecen a una estrategia para pagar un «precio» en una supuesta negociación con ETA?
-Sí. A eso añadiría el hecho de que UGT haya establecido relaciones por primera vez en la historia con LAB. Ese casamiento morganático es otro de los signos que conjuntamente explican la situación que estamos padeciendo. La posibilidad de que haya una amnistía general enmascarada es una traición a todos los ciudadanos de este país.

-Vive como un retroceso una situación para muchos esperanzadora.
-Es significativo que la Fundación para la Libertad sea el único refugio que nos queda, casi un espacio de fraternidad, a los que nos sentimos desposeídos: socialistas disidentes, gente del PP, otros que como yo no pertenecemos a ningún partido Sentimos que los partidos tradicionales nos han traicionado.

-¿Todos?
-Por ejemplo EB, que recoge a gentes que he conocido del PCE, es algo que no sé como definir para mostrar toda mi repugnancia. Cuando dicen que son la fachada roja del Gobierno será por el rubor que producen. Y el PSE no se sabe dónde está, imagino que en los subterráneos de la negociación con el PNV para volver al poder. Como ciudadano estoy muy indignado.

-Y como ciudadano escoltado desde hace seis años, ¿no ve siquiera un rayo de esperanza en el largo tiempo sin atentados mortales?
-Todos los terrorismos terminan en mafias repugnantes. Alguna vez acabará pero por la propia ruina física y moral de sus militantes. Vivimos tiempos de oscuridad total.

-¿Cree entonces lejano el fin de ETA?
-El espectáculo dantesco de Azkoitia quiere decir como mínimo que hay una pérdida de ciudadanía. Tengo una sensación de desamparo.

-Decía hace dos años que «los nacionalismos periféricos se aprovechan de la Constitución para destruirla». ¿Le preocupa que se rompa España?
-Los nacionalismos son insaciables. Aquí se ha intentado montar un servicio meteorológico propio para que los alisios se paren en las fronteras del paisito que somos. Esas patologías espirituales me dan miedo. Me revuelvo contra el regreso a la aldea.

-Le hablaba del proceso de reformas estatutarias o del 90% de apoyo en Cataluña al Estatut.
-A veces los apoyos mayoritarios no dejan por eso de ser coactivos. Las últimas noticias de Cataluña son alarmantes, se está tratando de ahogar el castellano. Me da miedo.

-¿Cree, como el Foro Ermua y el PP, que ETA tutela una estrategia coordinada del nacionalismo para desbaratar el consenso constitucional?
-Bueno , a mí los continuos llamamientos a la unidad de España también me dan algo de miedo porque me suenan a franquismo.

La «guerra» gestada durante una cumbre islámica

El diario oficialista egipcio «Al Fagr» publicó las viñetas de Mahoma en octubre sin que se produjeran manifestaciones violentas
E. Bonet / M. Hontoria La Razón 10 Febrero 2006

El Cairo, Washington- El diario oficialista egipcio «El Fagr» (El Amanecer) publicó el 17 de octubre, coincidiendo con el Ramadán, algunas de las controvertidas viñetas que aparecieron en el diario danés «Jyllands-Posten» en septiembre. Así lo confirmó ayer a la RAZÓN Adel Hamuda, el director de «El Fagr». Hamuda además de atreverse a publicar las viñetas ha salido ileso de la hazaña. En los últimos días fueron arrestados otros responsables de periódicos árabes, como el director del diario jordano «Shihan». El hecho sorprende y arroja más interrogantes sobre la reacción del mundo islámico.

Las viñetas fueron publicadas en la portada del periódico y en la página 17, bajo el titular: «Continuará el atrevimiento. El profeta Mahoma y su mujer ridiculizados en una caricatura». Hamuda explica que publicó los dibujos daneses para mostrar «el mal gusto» y lo «estúpidos» que le resultaron, sin querer provocar la protesta musulmana. No ha recibido «ninguna llamada, o correo electrónico de nadie que se sintiera ofendido» y se extraña de que todo haya salido a la luz después de cinco meses. «No entiendo que está pasando, el mundo se ha vuelto loco», afirma. Y matiza: «está claro que hay algo oculto en todo esto».

Los gobiernos árabes están aprovechando la ira integrista en su propio beneficio. Siria puede tapar la investigación sobre el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri. En Gaza se está desviando la atención de la formación del nuevo Gobierno de Hamás. Y en Egipto el Ejecutivo de Mubarak mantiene el recorte de 300 millones de dólares de la Seguridad Social. La ola de cólera y violencia por la publicación de las viñetas no ha sido ni visceral ni improvisada.
Se trata de una reacción contra Occidente que se incubó en La Meca el pasado diciembre. Fue en la última conferencia del Comité de la Organización Islámica (COI), a la que asistieron 57 países islámicos y cuya repercusión mediática fue casi nula, a pesar de que en ella participaron líderes muy seguidos por la comunidad internacional, como el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad.

El director del Centro Ahram para estudios estratégicos y políticos de El Cairo, Mohamed el Sayed, afirma que los controvertidos dibujos «no fueron un problema hasta que el COI mostró su postura en contra durante la conferencia».

Mientras que los políticos de los países árabes y musulmanes debatían cuestiones como el extremismo religioso, en los pasillos bullía el inflamable asunto de las viñetas que se mofaban del Profeta. Según «The New York Times», el documento oficial que cerró la conferencia mostraba la «preocupación por el creciente odio contra el islam y los musulmanes, y condenaba el reciente incidente de profanación de la imagen del profeta Mahoma en la prensa de ciertos países». También condenaba «el uso de la libertad de expresión como pretexto para difamar la religión».

Buscaron respaldos. Esa reunión fue determinante para la erupción de la crisis y el asalto a las embajadas de los países europeos que publicaron las viñetas. También lo fueron los esfuerzos del Comité Europeo para Honrar al Profeta, un grupo de 27 organizaciones musulmanas danesas, que no logró extraer una disculpa del Gobierno de Copenhague pero encontró interlocutores en Egipto, Libia y Siria. «Decidimos que para ser oídos, la denuncia tenía que venir de gente influyente del mundo musulmán», afirma en el «Times» Ahmed Akkari, el portavoz del grupo.

En octubre, la organización envió una delegación a la capital egipcia, con copias de los dibujos y de otros no publicados, que se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Ahmed Aboul Gheit y con el secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa. El efecto fue inmediato: Egipto llamó a consultas a su embajador en Dinamarca y su titular de Exteriores se llevó el dossier a la reunión de La Meca. El grupo danés envió otra delegación al Líbano, donde se reunió con líderes religiosos y políticos, y apareció en la televisión de Hizbulá. Y viajó a Siria para dejar una copia del dossier al gran muftí del país, Sheik Ahmed Badr-Eddine Hassoun.

MENSAJE SOBRE LA OPA: "HAY QUE SACARLA ADELANTE COMO SEA"
Zapatero se reunió en secreto con los presidentes de La Caixa y Gas Natural en la residencia particular de Fornesa
El presidente del Gobierno visitó Barcelona no sólo para participar en el Consejo nacional del PSC. Después, y a iniciativa de La Moncloa, convocó un almuerzo con 16 empresarios catalanes en la residencia privada del presidente de La Caixa, Ricard Fornesa. A la cita acudieron, además de las cabezas visibles de la OPA contra Endesa –Fornesa y Gabarró– la mayor parte de los firmantes de la carta "Volem un nou Estatut". La agenda oficial del presidente marcaba una comida de Zapatero con amigos que no tenía contenido político. Dos días antes había autorizado la OPA hostil. Según El Mundo, hubo un mensaje claro sobre la OPA durante el almuerzo: "Hay que sacarla adelante como sea".
EFE Libertad Digital 10 Febrero 2006

La agencia EFE informó este jueves por la noche de una sorprendente cita convocada en secreto por La Moncloa. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunió el pasado domingo, dos días después de aprobar la OPA hostil contra Endesa, con un grupo de dieciséis empresarios catalanes entre los que figuraba el presidente de La Caixa, Ricard Fornesa, y Salvador Gabarró, presidente de Gas Natural. La agencia cita fuentes políticas y empresariales conocedoras de la reunión. Durante la reunión, según explica El Mundo en su edición de este viernes, hubo un mensaje claro sobre la OPA: "Hay que sacarla adelante como sea".

El encuentro, que fue convocado a iniciativa de La Moncloa, tuvo lugar en la residencia particular de Ricard Fornesa en Vilassar de Mar, a las afueras de Barcelona, y consistió en un almuerzo que se celebró después de que Zapatero participara en el Consejo Nacional del PSC. Pese a que en la agenda oficial del presidente no figuraba acto alguno tras el acto del partido, después se informó de que aprovechaba la visita para comer con unos amigos, fuera del ámbito político.

Zapatero estuvo acompañado en este encuentro con empresarios catalanes por el ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, según han señalado las mismas fuentes. Según EFE, tanto portavoces del Ministerio de Industria como de La Caixa han declinado explicar el contenido de este almuerzo, alegando que fue de carácter privado.

Entre los empresarios que participaron en la comida se encontraba la mayor parte de los firmantes de la carta Volem un Nou Estatu, si bien no estaban todos. Los asistentes de los que informa EFE con: el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, el director del Instituto de la Empresa Familiar, Fernando Casado; el director general de Bayer, Francisco Belil; el presidente de Mediaplanning y consejero de Sogecable, Leopoldo Rodés; el editor de La Vanguardia, Javier Godó; el presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró; el presidente de Agrolimen, Artur Carulla, y el presidente de Miquel y Costas, Jordi Mercader.

Las fuentes políticas y empresariales consultadas por EFE han señalado que del encuentro estuvo ausente el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y tampoco participaron miembros del Gobierno tripartito catalán.

Las mismas fuentes han señalado que la intención de José Luis Rodríguez Zapatero con la convocatoria de esta comida era pulsar las inquietudes del empresariado catalán en un momento en que, tanto a causa del Estatuto como por la OPA de Gas Natural sobre Endesa, la clase empresarial se ha visto perjudicada por temas como el boicot a los productos catalanes, tal y como apunta la agencia EFE.

RESPALDADO POR SEIS FISCALES FRENTE A TRES
Los fiscales del Constitucional, a favor de admitir el recurso del PP contra el Estatuto Catalán
EL MUNDO 10 Febrero 2006

MADRID.- La Fiscalía del Tribunal Constitucional considera que la demanda de amparo del PP para que el Estatuto de Cataluña se tramite como reforma constitucional tiene suficiente fundamento para que el TC se pronuncie, según publica EL MUNDO. El fiscal general del Estado debe ahora decidir si permite o no la presentación de las alegaciones.

La mayoría de la Junta de Fiscales del Constitucional, que se reunió el miércoles, apoya el criterio de jefe, Juan Ortiz, de que la demanda merece un pronuciamiento del TC sobre el fondo, esto es, si la iniciativa procedente del Parlamento catalán es, en realidad, una modificación encubierta de la Constitución y no una simple reforma estatutaria.

El criterio de los fiscales contraría la inicial postura de la mayoría del TC de rechazar el recurso. Pero, en primera instancia, pone a Cándido Conde-Pumpido en el brete de optar entre el respeto a la posición de la Junta de Fiscales o imponer un dictamen encaminado a abortar la demanda del PP. El fiscal del Estado ha convocado el martes 13 al máximo órgano técnico de consulta para tratar este asunto, según informa la Cadena Ser.

La intervención de la Fiscalía en este asunto ha sido reclamada por el propio TC, que el pasado 31 de enero acordó oír al Ministerio Público por un plazo de 10 días en relación con la eventual inadmisión a trámite de la demanda del PP por "carencia manifiesta de contenido que justifique una decisión sobre el fondo de la misma" por parte del TC.

El criterio de informar a favor de la tramitación de la demanda del PP reunió seis opiniones a favor y tres en contra. Otras fuentes apuntan que el resultado fue de cinco a cuatro, ya que a los tres fiscales contrarios a la admisión añaden un cuarto que expresó alguna vacilación.

En todo caso, la posición mayoritaria de los expertos de la Fiscalía en materia constitucional es que sería improcedente rechazar la demanda de los populares en fase de admisión porque "en absoluto carece manifiestamente de relevancia constitucional", dijeron las fuentes consultadas.

Apuntaron, además, que la cuestión planteada en la demanda es novedosa. Existen numerosas sentencias contra decisiones de las mesas del Congreso y del Senado de no admitir iniciativas parlamentarias, pero no sobre si una propuesta debe ser tramitada por un cauce o por otro, es decir como reforma constitucional o como simple reforma estatutaria.

Una reforma constitucional exige para su aprobación una mayoría de dos tercios de la Cámara -lo que sería imposible de conseguir sin el apoyo del PP- y la disolución de las cortes.

El fiscal jefe del TC someterá el asunto al fiscal general, Cándido Conde-Pumpido, para que decida si permite o no la presentación de las alegaciones en el sentido en que mayoritariamente se ha pronunciado la Junta de Fiscales.

NOCIVO FUNDAMENTALISMO
JORGE FEO ABC Valencia  10 Febrero 2006

A lo largo de estos últimos días he oído, leído e incluso visto un debate en la televisión catalana respecto al hecho de que un Tribunal haya tenido que dictar sentencia para que un niño, que vive en Cataluña, reciba su educación en castellano.Lo que más me ha llamado la atención es que aquellos que defienden la postura de la Generalitat de Cataluña basan todo su argumento en que esa sentencia es un hecho aislado, pues como mucho, según ellos, sólo hay cuatro denuncias más puestas ante los Tribunales.

El problema no es que haya una, cuatro o cuatro mil denuncias, o que la justicia haya tenido que ordenar que se imparta educación a una persona en castellano, sino el hecho de que contemplemos este tema como algo casi normal y, sobre todo, dándole una versión y sentido político, olvidándonos de la parte humana que el asunto conlleva.

Bajo mi punto de vista, lo realmente preocupante es que seamos capaces, y me incluyo, de estar hablando de este tema sin darnos cuenta de lo terrible que es para un país, una familia y un niño tener que ser protagonista de un tema como este. Estoy seguro de que antes de llegar a esta situación el padre habrá ido a hablar con el colegio; ante la negativa del colegio habrá ido a hablar con la Inspección; ante la negativa de la Inspección habrá ido a hablar con la Delegación Territorial de Educación, y ante una nueva negativa habrá acabado ante la Consellería. Todos los amables funcionarios que le han atendido habrán antepuesto un planteamiento político, que no legal, como posteriormente se ha demostrado, a un requerimiento de una persona, quizás con la esperanza de que desista, bien por agotamiento, bien por cuestiones económicas o quizás para que su hijo no sea el centro de atención ante sus compañeros, como seguro les habrá pasado a muchos otros padres.

Las personas tenemos que estar siempre por encima de la política y pobres de aquellos que por su fundamentalismo son capaces de olvidar que lo más importante no es un proyecto, sino las personas.

LA LIBERTAD LINGÜÍSTICA
XAVIER PERICAY ABC Cataluña  10 Febrero 2006

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, lo tiene claro: en Cataluña «está plenamente garantizada la libertad lingüística». Lo dijo el miércoles en sede parlamentaria y lo dijo, al parecer, entre aplausos. Y como esos palmoteos aprobatorios correspondían a sus compañeros de partido, hay que suponer que tanto la vicepresidenta afirmando lo que afirmó como su propio grupo parlamentario aplaudiendo lo que aplaudió saben qué es eso de la libertad lingüística y por qué motivo esta libertad está plenamente garantizada en Cataluña. Ahora sólo falta que también se dignen explicarlo.

Lo que es yo, no lo tengo tan claro. Si por libertad lingüística se entiende la posibilidad de que cualquier ciudadano utilice cualquiera de las dos lenguas oficiales sin que por este acto de habla lo lleven preso, a Fernández de la Vega y demás les asiste sin duda la razón. En Cataluña no encierran a nadie porque hable un idioma determinado. Si por libertad lingüística se entiende, en cambio, la posibilidad de que cualquier ciudadano utilice una de esas dos lenguas en toda circunstancia, según le venga bien, como un simple ejercicio de responsabilidad y sin que de su decisión deba colegirse transgresión alguna, entonces las palabras de la vicepresidenta ya no parecen tan atinadas. En efecto, en lo concerniente al uso del catalán, aún existen determinadas áreas de la Administración del Estado en Cataluña y, de forma notoria, en el ámbito de la Justicia, en las que un ciudadano puede verse limitado en el ejercicio de esta libertad. Y en lo concerniente al uso del castellano, el campo es todavía mucho mayor. Lo cual no sería especialmente gravoso si el castellano siguiera la misma tendencia que el catalán y lo único que difiriera entre ambos usos y su plena expansión fuese el trecho pendiente de recorrer. Bastaría con dar tiempo al tiempo. El problema es que la tendencia es exactamente la inversa. Que cuanto más cerca están los ciudadanos de poder expresarse libremente en catalán en todas las ocasiones en que esta expresión es regulable, más lejos están de poder hacer lo propio en castellano. Y si el viento continúa soplando como hasta ahora, más lejos van a estar en el futuro.

Tomemos el caso de la enseñanza, de la enseñanza obligatoria -aun cuando de la otra habría también mucho que decir-. La pasada semana el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dio la razón a un padre que había solicitado su intervención para que su hijo de segundo de primaria pudiera recibir todas las clases en castellano, y para que esta lengua le fuera enseñada durante un mínimo de tres horas y media semanales. En su resolución, el Tribunal pedía a la Administración autonómica algo muy simple: que aplicara la ley. O sea, que hiciera lo que no hace en ningún centro de enseñanza público de Cataluña. Porque la ley de Política Lingüística de 1998 dispone que los niños puedan ser escolarizados en su lengua habitual, sea esta el catalán o el castellano. Pero como también dispone, por un lado, que el alumno no puede ser separado en centros ni en grupos de clase en razón de su lengua habitual, y, por otro, que el catalán debe ser el vehículo de expresión normal en las aulas, la Administración autonómica se escuda en esos otros puntos del articulado para no hacer caso de las solicitudes de los padres y paralizar, a golpe de recurso, las resoluciones de los tribunales. La consecuencia de todo ello, claro está, es que, tras un cuarto de siglo de autonomía, la enseñanza se ha convertido en Cataluña en un coto monolingüe, en una plaza que el nacionalismo ha conquistado y que por nada del mundo piensa abandonar.

Así pues, y al contrario de lo que opina Fernández de la Vega, la libertad lingüística no está garantizada en la enseñanza pública catalana. Hoy por hoy, los padres no pueden elegir la lengua de escolarización de sus hijos. Y no sólo los padres castellanohablantes. Tampoco los catalanohablantes. Porque el problema, en el fondo, no es de lengua materna. El problema es de libertad. ¿A santo de qué, por ejemplo, una familia catalanohablante no puede escolarizar a su hijo en castellano? ¿Por ser un caso de apostasía? En eso precisamente consiste la libertad.

Recortes de Prensa   Página Inicial