AGLI

Recortes de Prensa     Miércoles 22 Febrero  2006
La AVT quiere que la manifestación sea el «principio del fin» de la impunidad etarra
Enrique Fuentes La Razón 22 Febrero 2006

La OPA: Zapatero se acuerda de España
Pablo Sebastián Estrella Digital 22 Febrero 2006

Un gobierno sin sentimientos
Ignacio Villa Libertad Digital 22 Febrero 2006

El mercado vs. la OPA de ZP y del nacionalismo catalán
EDITORIAL Libertad Digital 22 Febrero 2006

El extranjero del pobre
IGNACIO RUIZ QUINTANO ABC 22 Febrero 2006

A cara de perro
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 22 Febrero 2006

¿Quiénes son las víctimas del terrorismo?
Pío Moa Libertad Digital 22 Febrero 2006

LA FUERZA DE LA ESPAÑA HONRADA
Editorial minutodigital 22 Febrero 2006

Cuando mataron a Fernando
TONIA ETXARRI El Correo 22 Febrero 2006

España, a beneficio de inventario
José Javaloyes Estrella Digital 22 Febrero 2006

José María Calleja reivindica el papel decisivo de las víctimas en la negociación
R. N. La Razón 22 Febrero 2006

Más de 50 asociaciones se suman a la marcha de la AVT en contra de la negociación con ETA
M. S.-P./COLPISA. MADRID EL Correo 22 Febrero 2006

Mil días sin muertos... y 71 atentados
R. L. Vargas La Razón 22 Febrero 2006

Los padres de siete asesinados por ETA reclaman por carta a De la Vega "justicia y respeto" por la sangre de sus hijos
Libertad Digital 22 Febrero 2006

ETA coloca una mochila bomba en un polígono industrial de Bilbao
AGENCIAS ELMUNDO.ES  22 Febrero 2006

La AVT quiere que la manifestación sea el «principio del fin» de la impunidad etarra
Las víctimas exigen a Zapatero que no negocie con ETA y retome el Pacto Antiterrorista con el PP
Enrique Fuentes La Razón 22 Febrero 2006

Madrid- «Por ellos. Por todos. ¡......! En mi nombre ¡no!». En el lema que encabezará la manifestación convocada para el 25 de febrero por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), los puntos suspensivos no se han puesto al azar. Sustituyen a la palabra «negociación», que las víctimas han utilizado en otras convocatorias y que esta vez se ha omitido «porque, conociendo las cesiones del Gobierno al entorno proetarra, se puede entender como una rendición ante ETA». Y es que si algo pretende la concentración que se celebrará en Madrid el próximo sábado es dejar claro a José Luis Rodríguez Zapatero que las víctimas en particular, y la ciudadanía en general, «no estamos dispuestos a rendirnos ante el chantaje de unos asesinos».

Las dos frases entrecomilladas pertenecen al presidente de la AVT, Francisco Alcaraz, que explicó ayer los detalles de la marcha que pretende reeditar el éxito de la celebrada el 4 de junio de 2005. En esta ocasión, la cita será a las cinco y media de la tarde en la plaza de la República Argentina de Madrid, desde donde los concentrados llegarán hasta la plaza de Colón pasando por la calle Serrano. Además de la pancarta que encabezará la marcha -portada por víctimas del terrorismo-, habrá una segunda con el lema «Memoria, dignidad y justicia» que llevarán personas amenazadas por ETA en el País Vasco.

Alcaraz llamó a todos los madrileños a apoyar la convocatoria colgando lazos blancos de sus balcones y ventanas, y aseguró que no tiene confirmación oficial de la anunciada presencia de destacados cargos del PP en la marcha. En cualquier caso, se mostró convencido de que el 25-F marcará «un antes y un después» y será «el principio del fin de la impunidad de todos los terroristas».

Apoyo de 50 colectivos. El presidente de la AVT planteó que la manifestación es la mejor oportunidad para exigir al jefe del Ejecutivo «que rectifique y deje de gobernar a espaldas de los ciudadanos». En este sentido, dijo no entender «por qué el presidente del Gobierno ha decidido abandonar el consenso en materia antiterrorista» con el PP «para ceder al chantaje de una banda terrorista que ha empezado a recuperar el espacio político y social perdido en los últimos años». En su opinión, decisiones como el «cese» del fiscal Fungairiño o la ruptura del Pacto Antiterrorista «han provocado que el entorno proetarra esté más envalentonado que nunca», y ante esa sensación las víctimas exigen que el «proceso» de Zapatero culmine con vencedores -«la sociedad española y el Estado de derecho»- y vencidos «ETA y los que la apoyan».

La convocatoria de la AVT ya cuenta con el respaldo de más de cincuenta colectivos, algunos de los cuales estuvieron ayer en el acto de presentación y no ahorraron críticas a la actitud del Ejecutivo. Así, el secretario del Foro Ermua, Gonzalo Caso, advirtió a Zapatero de que si no da un «giro radical» a su política antiterrorista, «tiene que dimitir, porque su Gobierno se ha convertido en ilegítimo», mientras que el presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, Santiago Abascal, consideró «suicida y estúpido negociar con una banda que estaba prácticamente acabada». Por su parte, Gotzone Mora, de la UPV, llamó a manifestarse «a todos los españoles de bien», y el presidente del Foro El Salvador, Jaime Larrinaga, insistió en la necesidad de salir a la calle «si se quiere dormir con la conciencia tranquila», destacó el «poder de la sociedad civil» frente al Gobierno».

Un éxito de la sociedad española y su «rebelión cívica». Así interpretó Alcaraz la decisión del Tribunal Supremo de fijar un criterio de aplicación de las redenciones establecidas en el Código Penal de 1973 que garantiza que la mayoría de los etarras condenados por delitos cometidos hasta 1995, como Henri Parot, tengan que cumplir 30 años de prisión efectiva y no 20 como hasta ahora.

Antes de dar los detalles de la manifestación, el presidente de la AVT quiso agradecer «la sensibilidad mostrada por los medios de comunicación», el «apoyo» de colectivos cívicos y asociaciones de víctimas y la «acción social por parte de la ciudadanía», factores que en su opinión han colaborado a que la sentencia contra Parot «sea mucho más justa».

La OPA: Zapatero se acuerda de España
Pablo Sebastián Estrella Digital 22 Febrero 2006

Ahora se acuerda de España Zapatero, pero sólo para defender los intereses de sus aliados nacionalistas, en este caso los de Cataluña. Ahora que la multinacional alemana E.ON acaba de anunciar una OPA sobre el 100% de Endesa, que supera con creces la oferta de Gas Natural y pone en peligro la que era una operación política destinada a llenar los bolsillos del sector financiero más nacionalista de Cataluña, como el que habita en el entorno de La Caixa, se acuerda el presidente del Gobierno de la nación española y nos habla de la necesaria españolidad del núcleo o matriz de Endesa, con el objetivo de no protagonizar un nuevo fracaso político.

Y, también, para cumplir la palabra dada a los nacionalistas catalanes y concederles las llaves del sector energético español, reduciendo de paso la competitividad en este mercado. Ahora que Cataluña se declara en el nuevo Estatuto como nación, se acuerda Zapatero de la nación española, y los nacionalistas catalanes, los que entre otros muchos desvaríos pretenden eliminar el idioma castellano en su Comunidad, agitan sonrientes la bandera española frente al gigante energético alemán. Ahora los nacionalistas catalanes que tanto hablan de Europa y de su pretendido consorcio franco-catalán, ante el temor de perder un buen negocio y una fuente de poder, ponen a España como su escudo y le exigen a Zapatero que vista la armadura de San Jaime para combatir al dragón alemán.

El futuro de Endesa, compañía que está más fuerte que nunca y de la que deben estar orgullosos sus accionistas y empleados, está por decidir, pero esta vez como resultado de una batalla puramente empresarial y financiera ajena a los negocios políticos y a las sospechas de corrupción que han enmarcado la OPA de Gas Natural. La pequeña y muy endeudada empresa del nacionalismo catalán que pretendía comerse casi gratis al primer operador español del sector con la ayuda política de un presidente, Zapatero, que va de lío en lío, con ETA, los Estatutos, el Estado de Derecho, y que ahora ve cómo peligra una de sus más sonadas aventuras políticas de la legislatura, porque la caza de Endesa fue y es una clara operación política.

Lo confirmó el presidente Zapatero en el bar del Congreso de los Diputados el día después del debate parlamentario que rechazó el Plan Ibarretxe como nuevo Estatuto para el País Vasco cuando dijo: “Pizarro es el jefe”. Zapatero se refería entonces al intento, luego fallido, de Sacyr de hacerse con el control de BBVA —por la misma vía o puerta trasera de la Moncloa— para señalar que dicha entidad financiera y otras empresas privatizadas en tiempos del anterior Gobierno de Aznar estaban en la órbita del PP y giraban, como si de un sistema planetario de poder se tratara, en torno al liderazgo del presidente de Endesa, Manuel Pizarro.

Y llamó poderosamente la atención que Zapatero citara personalmente a Pizarro como el enemigo a batir, lo que prejuzgó que algo iba a ocurrir contra Endesa en un plazo no lejano. Y así aconteció poco después tras hacerse pública la sorprendente OPA de Gas Natural, apoyada desde el Gobierno de Zapatero y por el gabinete tripartito catalán, usando a La Caixa como la punta de lanza o el músculo financiero de una operación que el presidente de esta entidad catalana
—considerada ya el embrión del Banco Nacional Catalán—, Eduardo Fornesa, presentó como algo propio sin el menor disimulo. Y con el mismo descaro con que el ministro Montilla y los organismos reguladores a sus órdenes se lanzaron a apuntalar la caza de Endesa por Gas Natural, descubriendo todos ellos que estábamos ante una operación política que formaba parte del pago que el Gobierno de Madrid hacía al nacionalismo catalán por los apoyos recibidos en la gobernabilidad, y como complemento financiero a las muchas concesiones soberanistas e insolidarias que ya se perfilaban en el Estatuto catalán.

Ahora ha saltado la sorpresa, y aunque Endesa mantiene una aparente imparcialidad, lo cierto es que a los actuales gestores de la compañía, y sobre todo a los accionistas, la oferta de E.ON —iniciales ya apuntadas en los últimos anuncios de la compañía— les agrada, entre otras cosas porque les garantiza un futuro más seguro y mejor gestionado, sin que además se pierda competitividad en el mercado español. Lo ideal para Endesa sería que los alemanes no fuesen a por el 100% de la entidad, pero eso, vista la OPA de Gas Natural, que veremos si tiene fondos para reaccionar —o si todo lo deja una vez más en manos de Montilla y Zapatero—, no parece posible.

Como sería escandaloso que el Gobierno hiciera uso de la golden share que estaba a punto de eliminar siguiendo las directrices de los tribunales europeos, y todavía mucho más llamativo que La Caixa se escondiera tras las bambalinas de la Moncloa para ver si saca adelante su OPA, negando el libre mercado de la Unión Europea y los principios más elementales de la libre empresa, así como el derecho de los accionistas a recibir la mejor oferta posible por sus inversiones. A lo mejor descubrimos ahora que todo eso del intervencionismo del nuevo Estatuto catalán en la vida pública y privada es algo que les gusta a los empresarios y financieros catalanes, siempre que les convenga, claro está.

Desde luego, los accionistas de la compañía ya están alertados, como lo deben de estar las autoridades europeas y el propio Gobierno alemán. Sobre todo tras la llamada de cortesía de la canciller Merkel a Zapatero en la que al parecer el presidente español, sorprendido, balbuceó excusas en relación con los intereses de nuestro país —por no decir del nacionalismo catalán— que a la jefa del Gobierno alemán le sonaron a chino y a un lenguaje impropio del siglo XXI en el que vivimos.

Veremos cómo discurren los acontecimientos, y cómo se portan ahora los reguladores ante el nuevo procedimiento planteado, porque Europa los contempla, y los trucos tan propios de trileros de la CNE y de la CNMV no se podrán repetir con la misma facilidad con que les abrieron las puertas a Gas Natural para cerrarle ahora la entrada a E.ON. Son, por otra parte, muchos los ejemplos de empresas españolas que han tomado el control de otras de su sector —Santander, Tabacalera, etc.— en los mercados europeos e internacionales. Y, sobre todo, el Gobierno no se puede permitir el lujo de presentar a la España que pretende entrar en el G8 como un país de costumbres caribeñas. Y además no para defender los intereses de España sino más bien los pactos y compromisos de esa extraña amalgama nacionalista en la que están hoy día inmersos Fornesa, Gabarró, Mas, Carod y Maragall.

Víctimas del terrorismo
Un gobierno sin sentimientos
Ignacio Villa Libertad Digital 22 Febrero 2006

De un gobierno se pueden aceptar muchas cosas, por malas que sean. Se puede incluso reaccionar con resignación ante decisiones propias de un ejecutivo sectario y partidista. Pero lo que no tiene explicación ni razón de ser es la actitud despectiva de Zapatero y de su gobierno hacia las víctimas. Parece como si fuera superior a sus fuerzas tratar con los familiares de quienes han dado la vida por la libertad y la democracia.

La salida de tono del presidente del Gobierno con la madre de Irene Villa el pasado viernes ha dejado en evidencia al verdadero Zapatero. Un presidente que se ha equivocado, que lo ha hecho gravemente y lo que no quiere rectificar. Un presidente empecinado en sus errores, encerrado en su soberbia e incapaz de mostrar un rostro humano. Y es que lleva muchos meses buscando el enfrentamiento, buscando el enfado y provocando el dolor de los familiares de los asesinados por ETA.

Las víctimas del terrorismo no son exigentes. Sólo piden respeto, reconocimiento y justicia. Eso es lo básico. Esos son los mínimos exigibles. Lo que no es de recibo, lo que es difícilmente explicable para nadie es que el presidente haya buscado sistemáticamente provocarlas. Las víctimas siempre se habían caracterizado por la discreción y por la prudencia. Y con esas virtudes siguen construyendo su vida cotidiana. Pero esa actitud no impide que las familias de las víctimas puedan alzar su voz para pedir al Gobierno un gramo de sentido común. Lo hicieron en Madrid el pasado mes de junio, y lo van a volver a hacer el próximo sábado en Madrid, en otra manifestación que se promete histórica.

Pero mientras llega esa cita, este martes hemos conocido una carta de cinco padres de siete niños asesinados por ETA en Barcelona, Zaragoza y Santa Pola. Una carta dirigida a la vicepresidenta del Gobierno en la que se recuerda la vida de estas criaturas y como fueron sus asesinatos. Con este recuerdo en mente surge la pregunta: ¿Cómo no van a existir vencedores y vencidos? ¿De que paz se puede hablar? Esta carta recuerda la dura realidad del terrorismo etarra que ha dejado a tantos muertos; también que el presidente Zapatero, con su actitud de provocación, esta abriendo todas las heridas. De él sabíamos muchas cosas: ahora también hemos aprendido que no tiene sentimientos.

El mercado vs. la OPA de ZP y del nacionalismo catalán
EDITORIAL Libertad Digital 22 Febrero 2006

Nuestros lectores disponen en este diario de un espléndido análisis de las diferencias entre las OPAs planteadas a Endesa por Gas Natural y E.On, como para que les resulte perfectamente lógica la buena acogida que, entre los analistas, accionistas, consumidores y trabajadores de Endesa ha provocado la irrupción de esta nueva oferta de adquisición.

La excepción a esta buena acogida, como era previsible, la han protagonizado los medios afines al gobierno y a sus socios nacionalistas. La irrupción de la oferta de E.On supone, ciertamente, un jarro de agua fría para un gobierno que, como el de Zapatero, no ha hecho otra cosa que tratar de satisfacer un compromiso con el tripartito nacionalista catalán, verdadero impulsor, a través de La Caixa, de la OPA hostil planteada por Gas Natural. Por mucho que esta última perjudicara, a todas luces, a los consumidores, accionistas y trabajadores, Zapatero removió todos los obstáculos –incluido el dictamen negativo del Tribunal de Defensa de la Competencia– para dar luz verde a una operación que ya venía prefigurada claramente en los Pactos del Tinell, y que ha llegado a constituir uno de los más bochornosos escándalos político-financieros de nuestra democracia.

Todo apunta, sin embargo, a que el gobierno de ZP va a seguir en la misma senda de corrupción político-financiera. Así lo apunta tanto la reacción del secretario de comunicación del Gobierno, Fernando Moraleda, como la reacción de Gas Natural o la información de la reunión que mantenían ayer por la tarde Zapatero y el consejero delegado de E.On.

Si ya era evidente que Gas Natural no se regía por principios de mercado, sino que basaba su OPA hostil contra Endesa –una empresa mucho mayor y solvente– en el ilimitado y discrecional impulso político del gobierno a dicha operación, no menos evidente resulta ahora que Gas Natural, al seguir sin arrojar la toalla ante un competidor como E.On, sigue contando con la ilimitada y bochornosa determinación del Gobierno.

Este hecho lo confirman las propias declaraciones de Moraleda, que ha encubierto la disposición del Gobierno de proseguir su liberticida mangoneo político, remarcando el carácter "alemán" de la nueva aspirante y contraponiéndolo con los "intereses estratégicos españoles".

Ahora resultará que una operación como la de Gas Natural, que, en realidad, sirve a los intereses estratégicos, no de España, ni siquiera de Cataluña, sino de una élite política separatista, hay que respaldarla no sólo contra los intereses de los consumidores, accionistas y trabajadores españoles, sino contra la propia lógica del europeísmo y de esa realidad supranacional que se llama Unión Europea.

Si hace poco ZP tenía la desfachatez de invocar el "patriotismo" para buscar apoyo a su disposición de negociar con ETA, poco tardará el presidente del Gobierno en hacer lo propio para lograr el apoyo de los españoles a una OPA que, como la que él apadrina, es claramente perjudicial, en todos los sentidos, para los ciudadanos, no sólo de Cataluña, sino también del resto de España.

En cuanto a la reunión mantenida entre el presidente del Gobierno y el Consejero Delegado de E.On, la SER ha asegurado que Zapatero "ha transmitido a Bernotat que el marco regulatorio y la rentabilidad prevista para Endesa no son reales".

Vamos, por un instante, a dar veracidad a dicha información, y creamos que los directivos de E.On son unos ignorantes de los entresijos de una operación que les lleva a comprar duros a seis pesetas. De ser así, ¿qué hace el presidente de un Gobierno desempeñando las labores propias de un asesor financiero a sueldo de un Grupo energético, sea este nacional o extranjero? Eso, al margen del hecho de que la valoración que el mercado hace de Endesa no es sólo superior al que oferta Gas Natural sino, incluso, al mucho mejor que ofrece E.On.

Otra cosa distinta, mucho peor y más probable, sería que lo que, en realidad, ha pretendido mostrar Zapatero al Consejero Delegado de E.On es su disposición a hacer uso de la llamada "acción de oro" del Gobierno –anacrónico derecho gubernamental de veto que está en vías de extinción por imperativo europeo– o a cambiar el marco regulatorio en función de quien sea, finalmente, el que se llevase el gato al agua. Ahora bien, en ambos casos, lo que estaría transmitiendo ZP a los inversores alemanes no sería otra "realidad" que la de una amenaza; una amenaza que arrastraría los índices de seguridad jurídica y administrativa de nuestro país a niveles tercermundistas y bananeros. Eso sí, tan falsamente "patrióticos", como para que los impulse el gobierno de Zapatero con el respaldo de los separatistas.

El extranjero del pobre
Por IGNACIO RUIZ QUINTANO ABC 22 Febrero 2006

CATALUÑA es el extranjero del pobre, ahora que con el Estatuto catalán España será más pobre, y Cataluña, el extranjero más próximo. Tan extranjero, que Arturo Mas, el Johnny Bravo de la política local, ha equiparado los derechos del español en Cataluña con los del japonés. Con que el japonés, ¿eh? Eso, desde luego, no viene en mi Rovira y Virgili, aunque no estará de más indicarle al señor Mas cómo enfocaría el asunto un japonés.

El problema no está en el idioma catalán, sino en el acento catalán. Cuando dos catalanes se ponen a hablar catalán, como todos entendemos lo que dicen, nos parece que hablan español, y sólo al hablar español, como lo hablan con tanto acento, nos dan la impresión de que están hablando catalán. El pretendido hecho diferencial estaría, pues, en el acento de Paco Rubiales, no en el idioma del doctor Robert. Ésta fue la tesis de Julio Camba, que no era japonés, pero que lo parecía en Barcelona, expuesta en el año diecisiete, el año en que se quedó parado el nacionalismo catalán. En aquel año, con todas las fronteras cerradas a causa de la guerra, Camba, hecho un trotamundos, decidió viajar a Barcelona porque, si Cataluña no era todavía el extranjero, los nacionalistas hacían cuanto podían para que lo fuese.

-Era, como si dijéramos, el extranjero del pobre y, aunque yo estaba habituado a un extranjero auténtico, no tuve más remedio que transigir y conformarme con la imitación catalana.

Los catalanes lo recibieron como si llevasen esperándolo largo tiempo, es decir, como si después de París, Londres y Berlín se le admitiese en rigor al coleccionista de metrópolis un punto de duda entre Nueva York y Barcelona. Él era a la sazón lo que suele llamarse un cronista internacional, y ¿cómo no iban a recibir con júbilo en Barcelona a un cronista internacional?

-Los cronistas internacionales se definen por el hecho de escribir desde unas naciones para los periódicos de otras y, si yo empezaba a enviar a la prensa de Madrid correspondencias de Barcelona, ¿qué duda podría caberle ya a nadie de que Cataluña y España eran dos naciones distintas?

Todos sus interlocutores catalanes querían que se metiese con ellos a toda costa: «No tema usted que nos ofendamos. Lo que sí nos ofendería sería el que usted no se produjese desde aquí en su tono habitual, porque ello demostraría que nos atribuye usted una susceptibilidad verdaderamente provinciana...» Para Camba, la oferta no podía ser más tentadora, pero él, que tenía de los catalanes el mejor concepto, no la aceptó, y ésta fue la causa de todos sus disgustos. Por no meterse con ellos, lo cubrieron de insultos, pero su tesis era correcta: el secreto del catalán está en el acento. Yo no he oído mejor catalán -es decir, mejor acento- que el que pone Ángel Chicharro, que es segoviano, en la madrileña Casa Ciriaco, sede, por cierto, de los Amigos de Julio Camba.

Arturo Mas podrá decir, de corrido y con la boca llena de lentejas, «Setze jutjes d´un jutjat mengen fetge d´un penjat», el trabalenguas que, según el chinche de García Domínguez, se requiere en el Círculo Ecuestre de Barcelona para pasar por catalán, pero a mí me parece más catalán la forma de hablar español en Madrid que tiene Ángel Chicharro. Bueno, pues Chicharro, según Mas, en las Ramblas sería un japonés. ¿Japoneses españoles? Cuando George Borrow -don Jorge el Inglés- se disponía a vender Biblias por Toledo le dijeron que la gente de La Sagra era educada y cortés y cuando se dirigían a un forastero le hablaban a gritos y en gallego. «¡En gallego!», exclamó don Jorge. «Sí -le contestaron-. Todos saben unas cuantas palabras en gallego, aprendidas de los que bajan cada año del monte para ayudar en la siega, y como la única lengua extranjera que conocen es el gallego, creen de buena educación hablar en esa lengua a los forasteros.»

A cara de perro
CÉSAR ALONSO DE LOS RÍOS ABC 22 Febrero 2006

Valía la pena la OPA sobre Endesa aunque sólo fuera para oír hablar de «España» a Puigcercós.Es verdad que la reacción de los nacionalistas catalanes y los socialistas ha sido buscar las contradicciones del PP. Acusan a los «populares» de preferir que sea una empresa alemana la que se quede con un sector estratégico de la economía «española» antes que una catalana.

Yo no soy un vigilante de las intenciones últimas de los dirigentes del PP pero sí sé qué es lo que pienso yo al respecto.

Partidario de la globalización, ¿cómo no iba a serlo de las fusiones de empresas europeas? Es verdad que esta actitud no es incompatible con un cierto patriotismo económico cuando se trata de ciertos sectores que se han dado en llamar estratégicos. Ahora bien, ¿acaso puedo suponer sentimientos y objetivos patrióticos a unas fuerzas que, en el mejor de los casos, pueden posponer el salto al independentismo a una ocasión más propicia? No soy tan necio políticamente hablando como para suponer que el control de la energía es para ellos un instrumento de dominio definitivo en su desafío a la nación española. Complementario del nuevo Estatuto. Montilla dixit.

Por esa razón pienso que tienen razón los que dicen que ha llegado el momento de hacer entender a los nacionalistas que el separatismo comporta muchos riesgos para ellos: que no es un buen negocio y, aún menos, un fácil negocio la creación de un Estado a partir de los recursos del viejo. Hablando coloquialmente, ha llegado la hora de ponerles cara de perro. Dicho de otro modo, quizá el único modo de que los nacionalistas revisen sus objetivos autodeterministas es colocarlos en la precariedad.

Si el tripartito y CiU conectan la conquista de sus objetivos «nacionales» a su hegemonía sobre el resto de España, ¿puede extrañarle a alguien que los demás no estemos dispuestos a favorecer a aquélla?

En el caso de que la OPA sobre Endesa se resuelva a favor de E.ON, no me sentiré especialmente inquieto. Sé que estos alemanes no suponen una amenaza para la unidad española; tampoco violan los derechos de los chicos que tienen como lengua materna el castellano; no rompen la unidad jurisdiccional; no apoyan la secesión vasca desde plataformas como Galeuzca; por supuesto, no se oponen a que a los criminales de ETA se les apliquen las leyes...

Estoy convencido de que la mejor forma de que los nacionalistas respeten esta convivencia secular que es España (y con la que no les ha ido precisamente mal) es que ganen las cosas a pulso.

Manifestación de la AVT
¿Quiénes son las víctimas del terrorismo?
Pío Moa Libertad Digital 22 Febrero 2006

La Asociación Víctimas del Terrorismo se constituyó en 1981 para socorrer a los afectados más directos por esta barbarie, ante el abandono y marginación a que las relegaban tanto el Estado como muchos sectores de la sociedad española. Hoy suena increíble que una sociedad y un Estado que se proclaman democráticos hayan podido despreciar a las víctimas directas del terror totalitario, y otorgar simétricamente un plus de crédito y prestigio a bandas de asesinos cuyo propósito declarado, nada oculto, consiste en destruir la democracia y la unidad de España. Sin embargo así ha sido. Durante muchos años la Asociación de Víctimas ha sufrido un talante oficial de sospecha, mirada desde determinados poderes públicos con abierto desagrado, y hasta privada de ayudas concedidas en cambio a asociaciones pintorescas, por no decir más.

El trabajo tenaz de la Asociación ha logrado ir cambiando tal estado de cosas. Ha impulsado medidas políticas, sociales y judiciales que han permitido mejorar la situación de las víctimas inmediatas, y con ello la calidad democrática de nuestra sociedad. Denunciando los crímenes ha conseguido diluir la demagogia que presentaba y aún presenta a los terroristas como luchadores por algún fin noble, mostrando su verdadera naturaleza de barbarie fanática y delincuente. Ha contribuido a probar, al compás de una larga experiencia, que las llamadas "soluciones políticas" eran en realidad soluciones mafiosas que no hacían otra cosa que legalizar el crimen y premiar a los criminales, a costa del estado de derecho y de la libertad y seguridad de los ciudadanos. Cuantos amamos la libertad tenemos una deuda contraída con esta Asociación.

Pero en la actualidad asistimos a un grave retroceso hacia el ambiente turbio que hizo necesario crear la Asociación. Desde diversos poderes y medios de masas los terroristas vuelven a ser presentados como interesados en la paz y en una causa política digna de reconocimiento; mientras, paralelamente, menudean las maniobras para dividir a las víctimas o negarles la condición de tales, o para desacreditarlas identificándolas con la "extrema derecha", o para culparlas indirectamente de la pervivencia del terrorismo por exigir la más elemental justicia y defender las libertades.

Por esta razón, y por la deuda que todos tenemos contraída con ellos, todos debemos movilizarnos y manifestar nuestro firme apoyo a esta Asociación, a la democracia y al Estado de derecho, y nuestro enérgico rechazo a todas las maniobras de supuesta pacificación a costa de la libertad y de la unidad de España. Porque la víctima del terrorismo, en definitiva, es toda la sociedad... con la excepción de los recogenueces: los Zapatero, Ibarreche, Carod y sus partidos. Las cosas están llegando demasiado lejos, y sería un error mantener las supercherías. O entre todos detenemos esta deriva o todo lo adelantado desde la Transición se hundirá, por obra de demagogos irresponsables, volviendo al país a la inestabilidad, la involución democrática y propiciando con ello la violencia, so pretexto de conseguir lo que, con típica perversión del lenguaje, llaman "la paz".

LA FUERZA DE LA ESPAÑA HONRADA
Editorial minutodigital 22 Febrero 2006

El pasado fin de semana aquellos que solo creen en el egoísmo y en el fanatismo ciego de lo que nos divide salieron a la calle para mostrarnos cual es su fuerza. "El sábado debemos nuevamente estar con las victimas. En primer lugar porque nos lo piden y la sociedad española se lo debe. Pero sobre todo porque no debemos dar el lastimoso espectáculo de rendir España y la dignidad de aquellos que murieron por causa de su patria, sin plantar cara a los traidores."
La fuerza del odio, la fuerza de la destrucción, la fuerza de la injusticia, la fuerza de la sinrazón. En Cataluña su argumento principal fue “la puta espanya” y en Vascongadas el apoyo a los asesinos.

El día 25 de febrero le toca a España demostrar cual es su fuerza. La fuerza de los que creemos en al justicia. La fuerza de los que no aceptamos ver a asesinos y torturadores haciéndose con las riendas de la política en ninguna región de España. La fuerza de los que queremos ver a las alimañas como Parot, Protos Ternera o Troitiño enterradas en un agujero del que nunca puedan salir. La fuerza de los que creemos en la unidad de España como instrumento de solidaridad, igualdad y prosperidad de todos los españoles.

Es la fuerza de las victimas que reclaman del Estado de Derecho su amparo, lo que nos hará, como en el 4-J, estar en Madrid. Sabemos que nada podemos esperar de un gobierno que ha corrido raudo y servil a llamar a los separatistas que convocaron la manifestación en Cataluña, pero hizo caso omiso del clamor de más de un millón de personas que pedía simplemente que no se negociase con ETA, que se acabase con la banda asesina a base de ley, justicia y policía. Sabemos que el sectarismo de Zapatero le impide sensibilizarse con las victimas de verdugos que sostienen la misma ideología que su abuelo y que continuará con su plan trazado de antemano de entregar España a los separatismos y permitir que ETA se salga con la suya. Pero el sábado debemos nuevamente estar con las victimas. En primer lugar porque nos lo piden y la sociedad española se lo debe. Pero sobre todo porque no debemos dar el lastimoso espectáculo de rendir España y la dignidad de aquellos que murieron por causa de su patria, sin plantar cara a los traidores. Semejante cobardía no tendría perdón.

Cuando mataron a Fernando
TONIA ETXARRI El Correo 22 Febrero 2006

t.etxarri@diario-elcorreo.com/
Cuando ETA mató a Fernando Buesa y a su escolta, una de las dos Euskadis heló el corazón a tantos ingenuos que quisieron, quisimos, creer, más por necesidad que por convicción, que quizás llegaba el momento. Había transcurrido un tiempo desde que ETA declaró su tregua trampa y a pesar de que las amenazas y coacciones a los cargos públicos no nacionalistas habían sustituido a los atentados, existía cierto clima de esperanza. Pero había sido el propio Fernando Buesa quien, al cabo de cinco meses de la tregua, empezó a alertar de que había indicios para la preocupación.

La alarma la dejó caer en la tribuna del Parlamento vasco: «continúa ejerciéndose una violencia que se dirige selectivamente contra quienes no estamos de acuerdo con la política que los partidos nacionalistas proponen deben desaparecer todas esas otras violencias, además, sin condiciones. Lo contrario, llamémosle por su nombre, es fascismo». Un año después, ETA acabó con su vida. Un día como hoy de 2000, en el mes del febrero negro. En su funeral, dos Euskadis; en su capilla ardiente, algunas miserias por parte de quienes, desde el Gobierno, estaban más preocupados por la lista de adhesiones al lehendakari que por estar cercanos a la familia Buesa. Y muchos corazones rotos de los periodistas que más trato tuvieron con él y que eran consolados por una Rosa Díez que apenas se sostenía en pie y que les abrazaba para decirles que tenían que ser fuertes.

A partir de ese día, se iba forjando un nuevo político, el profesor Mikel Buesa, a quien el terrorismo y el desprecio de algunos dirigentes nacionalistas le colocaron donde está hoy, al frente de los colectivos de víctimas del terrorismo. Hoy, Nati no ha podido ser más clara. Hay que empezar por el principio: que dejen las armas y se arrepientan. «Cuando llevemos años sin violencia, hayan entregado las armas, se levanten las escoltas, la gente viva libre, los que se han ido puedan volver entonces podrán contemplarse otras cuestiones», que no sea el perdón de las penas «porque impunidad no puede haber». Lo dice ella en pleno fragor del debate sobre si debe haber o no vencedores y vencidos.

La idea la fijó, el primero, Enrique Múgica, el Defensor del Pueblo. Quizás porque sabía que Batasuna había enviado un documento a los presos, hace más de medio año, en el que se decía que se trata de un proceso sin vencedores ni vencidos. Después han venido los coros, a favor (todos los nacionalistas vascos y el gobierno de Zapatero) en contra (el PP y la mayoría de las víctimas) o la modalidad de la abstención arrepentida (la del PSE). Pero el guionista sigue siendo ETA. Al asesinar a Buesa quiso imponer su proyecto totalitario. Y, hoy, a pesar de su debilidad, sigue en su empeño. Sería conveniente tener claro que todavía la democracia no ha ganado a ETA.

España, a beneficio de inventario
José Javaloyes Estrella Digital 22 Febrero 2006

Sigue deslizándose con entusiasmo recrecido por la senda del despropósito. El último de todos tiene unidad de presentación y dualidad temática. A propósito de la oferta de E.ON por el capital de Endesa, el presidente del Gobierno cree averiguar lo que significa la palabra “nación”. Y así, nación será lo que conviene a los nacionalistas en particular; no a los españoles en general. Por ejemplo, los intereses nacionales se identifican como aquellos que en el plano de los activos estratégicos conviene a la coyunda del Gobierno de la Moncloa y el Tripartito de Cataluña para que la Opa de Gas Natural llegue a puerto. La integridad nacional del idioma, la unidad nacional del mercado, la libertad económica, el bienestar de los españoles, la defensa de los consumidores, el interés de los accionistas y el respeto al ahorro... no son cosas de valor primordial, de interés preferente para el Gobierno de la Nación, sino cuestiones relativas y dependientes del interés de los nacionalistas que sostienen con sus votos al Gobierno en el Congreso de los Diputados.

También el presidente Rodríguez cree que ha encontrado la piedra filosofal para el gobierno de la economía. “En España —se dice que ha dicho a la canciller de Alemania— los movimientos empresariales los organizo yo”, cuando Angela Merkel le llamaba el pasado lunes para avisarle cortésmente de la oferta que E.ON iba a realizar para la compra de la primera eléctrica española, integrándola en el primer proyecto eléctrico mundial. ¿A qué puede sonar en Europa eso de que los movimientos empresariales los organiza un Gobierno, y no el mercado y la libertad económica, como principios constitutivos que son del propio proceso europeo de integración?

No sólo nieva en media España. Sobre España entera nieva la caspa intervencionista y aldeana del tripartito catalán: híbrido extrañísimo del descaro frentepopulista con la propiedad privada y la bulimia desenfrenada de una burguesía oportunista que ve en el desbraguetado impulso del señor Gabarró, una oportunidad de forrarse semejante a aquella otra, durante la Guerra de Secesión, en que pidió los derechos portuarios de Gibraltar y La Coruña, como premio a su apuesta por el candidato austracista.

La “españolidad” de la Opción GN resulta así del puntual inventario de los intereses del socialnacionalismo catalán. Como la identifican con lo que les conviene, la definen como una opción española. Y ahí se acaba la historia de tal patriotismo, porque para las familias de Cataluña que quieren enseñanza en español para sus hijos, ha dicho bien claro el último novio político de Rodríguez que se lo paguen de su bolsillo, igual que los que sufragaron un colegio para enseñanza en japonés.

Pero estos puntos, tan relevantes, son sustancialmente de consumo interior. Y a ello, mal que bien, nos vamos acostumbrando los españoles que, en esta imprevista travesía del desierto nacional, esperamos el maná de las aun lejanas elecciones generales. Lo otro es de mucho más grueso calibre. Estamos a las puertas mismas de que Rodríguez cometa con Alemania el mismo solemne despropósito que cometió con Estados Unidos al replegar como hizo las tropas españolas que estaban en Iraq, para reintegrar después –en régimen de beligerancia estricta – la presencia española en aquella guerra, bien que por vía naval en las aguas del Golfo; además de entrar, tampoco sin permiso parlamentario, en la guerra de Afganistán, donde se nos derribó un helicóptero y murieron 17 de nuestros soldados. Y esto sí tiene calado político real y no la trapisonda montada por Bono con el Yak caído en Trebisonda.

¿Es toda la economía que le enseñó Jordí Sevilla “en media hora”, lo que le ha llevado a Rodríguez a decir a Merkel eso que se dice que le ha dicho de que los movimientos empresariales los organiza él? Lo que organiza de verdad, y ello no se les discutirá nadie, son los enormes líos que se montan donde pone el pie, desde la reforma de los Estatutos y la negociación sobre el terrorismo a la Opa de GN sobre Endesa. Habrá que ver ahora cuánto aguanta lo dicho a la canciller y cuánto tarda el fecundante Gabarró en cambiar su disparo de Endesa a Iberdrola, o a Unión Fenosa, tan cargadita como está de gas egipcio.

Plantarse frente a Berlín como se plantó frente a Washington no se le ocurriría ni al que asó la manteca. Y menos aun por un patriotismo de guardarropía y a beneficio de inventario.      jose@javaloyes.net

José María Calleja reivindica el papel decisivo de las víctimas en la negociación
R. N. La Razón 22 Febrero 2006

Madrid- El periodista José María Calleja, experto en cuestiones relativas al País Vasco y al problema del terrorismo, reivindicó ayer el derecho de las víctimas a actuar como «sujetos políticos» en lo que se refiere a una eventual negociación con ETA. Calleja, que ayer presentó su obra «Algo habrá hecho. Odio, muerte y miedo en Euskadi», declaró a Servimedia que las víctimas son una «referencia humana, pero son también una referencia política», ya que «no les han matado porque sí».

Por este motivo, señaló que los que han sufrido atentados terroristas «tienen todo el derecho» a que se les escuche en lo referido a una eventual negociación, puesto que los asesinados lo han sido «por un objetivo político que tiene ETA, que es la independencia. Asimismo, el periodista vasco destacó que el reto en estos momentos es «buscar la derrota del terrorismo nacionalista vasco y que los asesinos no consigan sin asesinatos lo que no consiguieron cuando mataban». Añadió que, en este contexto, el riesgo son los errores que pueden cometer tanto el Gobierno como la oposición.

En todo caso, se mostró convencido de que la sociedad está derrotando al «terrorismo nacionalista vasco», puesto que éste no ha conseguido derrotar ni a los partidos democráticos ni a los medios de comunicación «beligerantes con el terrorismo».
Beneficios económicos. En cuanto a las razones por las que la reacción ante el terrorismo y la presión nacionalista se ha retrasado tanto, cuestión analizada en su nuevo libro, Calleja dijo que hay varios factores, dos de los cuales son el miedo y «la coalición entre los nacionalistas que asesinan con los nacionalistas que no lo hacen, pero que extraen beneficios políticos y económicos de los asesinatos».

Añadió que otros elementos que han retrasado esta reacción de la sociedad son el papel de la Iglesia vasca, que «no ha deslegitimado a los asesinos y normalmente siempre ha estado más cerca de ellos que de las víctimas». El periodista apuntó que otro factor es que los medios de comunicación no han prestado la atención debida a las víctimas y durante mucho tiempo «hemos informado más desde el punto de vista de los que mataban que de los que morían».

Más de 50 asociaciones se suman a la marcha de la AVT en contra de la negociación con ETA
Piden que se retome el Pacto Antiterrorista, «que llevó a la banda a su peor momento»
M. S.-P./COLPISA. MADRID EL Correo 22 Febrero 2006

Más de cincuenta colectivos se han sumado a la convocatoria de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) para manifestarse este sábado en Madrid en contra de la política antiterrorista del Gobierno y de una hipotética negociación con ETA. El presidente del colectivo, Francisco José Alcaraz , presentó ayer la marcha, que con el lema 'Por ellos, por todos. En mi nombre No!' partirá a las 17:30 horas de la Plaza de República Argentina y terminará en la céntrica Plaza de Colón.

Según explicó Alcaraz , entre los colectivos que participarán en la manifestación están Foro Ermua, Foro El Salvador, la Confederación Española de Policía (CEP), la Organización de Ayuda del 11-M, el sindicato Manos Blancas, Profesores por la Libertad o la Asociación de Defensa de la Nación Española, además de varias agrupaciones del Partido Popular. El principal partido de la oposición ya ha anunciado que enviará a la marcha a una representación del máximo nivel, encabezada por su presidente, Mariano Rajoy, y por el ex jefe del Ejecutivo José María Aznar.

El presidente de la AVT hizo un llamamiento a la ciudadanía para unirse a la convocatoria que tendrá como objetivo, entre otros, protestar contra la «decisión del Gobierno de acabar con el Pacto Antiterrorista que llevó a ETA a su peor momento» y mostrar su rechazo a «la no aplicación de la Ley de Partidos», que a su juicio ha provocado que el «entorno etarra se haya envalentonado».

«Sentir mayoritario»
Para Francisco José Alcaraz , es «básica» la movilización de la sociedad para «demostrar que no estamos dispuestos a ceder al chantaje de la banda terrorista». «El Gobierno» -dijo- «no puede estar de espaldas al sentir mayoritario de las víctimas y de la mayoría de los españoles, que no quieren rendirse ante una banda de asesinos».

Mil días sin muertos... y 71 atentados
Casi tres años después de los últimos asesinatos de ETA, la banda no ha cesado su actividad
R. L. Vargas La Razón 22 Febrero 2006

Madrid- Mañana no sólo se cumple el 25 aniversario de la fallida intentona golpista del teniente coronel Tejero, sino que es también el día de otra efeméride más reciente y de gran actualidad por la coyuntura política que atraviesa España. Se cumplen 1.000 días desde que ETA perpetró su último asesinato. Fue el 30 de mayo de 2003 en Sangüesa. Las víctimas, Bonifacio Martín Hernando y Julián Embid Luna, dos policías nacionales que se habían desplazado hasta la localidad navarra para gestionar la documentación de sus vecinos. Una bomba lapa colocada en los bajos de su vehículo acabó con sus vidas cuando ya había terminado su trabajo, uniendo sus nombres a los de otros centenares que habían sido abatidos antes por las balas y las bombas de la banda en sus cuarenta años de sanguinaria existencia.

Periodo más prolongado sin bombas. En la reciente historia de la democracia española, nunca había transcurrido un periodo de tiempo tan largo sin que la banda terrorista hubiese matado a nadie. Tal dato no se le escapa a ninguno de los actores afectados por la barbarie etarra. Al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le parece que tal inactividad es un síntoma inequívoco de la voluntad de los terroristas de negociar el abandono de las armas y buscar una salida dialogada a la difícil situación del País Vasco. Al brazo político de ETA, Batasuna, este gesto, y otros como la tregua «sectorial» decretada para los cargos políticos electos, le parecen también «signos» de que se camina en esa dirección.

La realidad, sin embargo, es de momento tozuda y contraria a cualquier suposición optimista. En el último comunicado de la banda, hecho público hace tan sólo cinco días, los terroristas insistían en sus reivindicaciones tradicionales, autodeterminación y territorialidad; y en ningún momento abrían la puerta a un posible abandono de las armas o negociación. Y su actividad no hace sino corroborar tal impresión: en 2004, hubo diez atentados más que en 2003; en 2005, dieciséis más que en 2004; y en lo que llevamos de 2006, dos más que en el mismo periodo del año pasado.

Así las cosas, la convicción de Zapatero de que «el principio del fin» de la banda terrorista está próxima no tiene sustento alguno si la referencia ha de ser la actividad de los terroristas. Aunque el presidente insiste en su optimismo, y el líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, al que expuso parte de su información; lo apoya, los datos están en su contra.

EXIGEN QUE HAYA VENCEDORES Y VENCIDOS
Los padres de siete asesinados por ETA reclaman por carta a De la Vega "justicia y respeto" por la sangre de sus hijos
Bajo el título de "La sangre de nuestros hijos reclama justicia y merece respeto", los padres de siete niños asesinados por ETA han remitido una carta al Gobierno reclamando que haya vencedores y vencidos en el "mal llamado proceso de paz". Según informa COPE, acusan a Zapatero de escoger "el papel de Judas" en una batalla "que él mismo ha declarado a las víctimas". La misiva se produce tras la polémica alusión de Zapatero a su abuelo, contestada ahora por Consuelo Ordóñez. Mientras, el PSOE y sus socios nacionalistas rechazan en Congreso una moción por el cumplimiento íntegro de las penas para los terroristas. Batasuna y LAB lo esgrimen como amenaza. 
Libertad Digital 22 Febrero 2006

La carta, firmada por Álvaro Cabrerizo, Rosa María Alcaraz Martos, Teresa Esther Gay Escribano, Isabel Martos Damas y Antonia Santiago Menéndez, ha sido enviada a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa de la Vega, expone el "desasosiego y ansiedad" que sintieron las víctimas cuando el Congreso de los Diputados autorizó al Gobierno a negociar con ETA, que se sumó al "dolor por el asesinato de nuestros hijos". En la carta, los padres se preguntan "en qué guerra participaban nuestros pequeños", en alusión a las declaraciones del presidente del Gobierno en que se equiparaba a las víctimas del terrorismo porque en la guerra civil los nacionales mataron a su abuelo.

Los padres de estos niños asesinados por ETA recuerdan al Gobierno que el Defensor del Pueblo y el Congreso de Víctimas han exigido que no se negocie con ETA y que haya vencedores y vencidos y reprochan al presidente su ausencia de este congreso "por no tener valor a mirar a los ojos a las víctimas". "Zapatero ha escogido el papel de Judas en esta última batalla que él mismo ha declarado a las víctimas del terrorismo", continúa la carta.

Como De la Vega se sumó a la petición del Parlamento Vasco que voto –con el silencio del PSE- que no hubiera vencedores ni vencidos en el proceso, las víctimas le piden que reflexione y le envían una fotografía de cada uno de sus hijos asesinados "para que las ponga en su mesa de despacho junto a la Constitución española o en su mesita de noche". Le piden que actúe "como una madre", "mire a los ojos a nuestros niños" y después piense "si debe haber vencedores y vencidos".

Finalmente, los padres de estos niños asesinados exponen sus temores de que con "este demencial camino" que ha tomado el Gobierno "los vencedores serán los asesinos" y los vencidos las víctimas.

NO HAY HERIDOS
ETA coloca una mochila bomba en un polígono industrial de Bilbao
Cerca de una veintena de empleados se encontraban en sus puestos de trabajo
AGENCIAS ELMUNDO.ES  22 Febrero 2006

BILBAO.- La Ertzaintza ha hecho explotar una bomba colocada por ETA junto a la empresa Barrenetxea Goiri en el polígono industrial de Bolueta, en Bilbao. No se han registrado víctimas, aunque sí importantes daños materiales.

La Ertzaintza y la Policía Municipal habían acordonado y desalojado la zona sobre las dos de la tarde ante el aviso recibido en el diario 'Gara'.

Los agentes localizaron junto al edificio una mochila en la que se podía leer "Peligro bomba", según fuentes de la lucha antiterrorista.

El inmueble junto al que ETA ha colocado el artefacto pertenece a una empresa dedicada a la producción de envases metálicos para conservas y se encuentra en el número 24 de la carretera de Bilbao a Galdácano.

La empresa está citada en el Zutabe (boletín interno) de ETA por no someterse al chantaje económico de la organización terrorista, informaron fuentes de la lucha antiterrorista.

La Ertzaintza levantó un primer cordón policial en torno a la empresa, aunque una hora después mantenía un segundo cordón de seguridad a unos 500 metros de las instalaciones afectadas por la explosión.

Metro Bilbao ha restablecido el servicio de la Línea 1 entre las estaciones del Casco Viejo y Etxebarri, que fue suspendido a primera hora de la tarde tras recibirse el aviso.

Aunque por el momento no se ha podido determinar la cantidad de explosivo que han utilizado hoy los terroristas, la explosión ha causado importantes destrozos en las instalaciones de la firma.

Cerca de una veintena de empleados, de los 48 que tiene la empresa, se encontraban en sus puestos de trabajo a mediodía, cuando se conoció la colocación del artefacto.

Varios de ellos expresaron a los periodistas su preocupación por los daños que podrían haber sufrido las instalaciones en las que realizan su trabajo.

Un restaurante en el que almorzaban a esa hora numerosos clientes, cerca de las instalaciones de la empresa Barrenechea Goiri, se vio obligado a echar sus persianas e impedir que los comensales salieran a la calle. Tras registrarse la explosión y comprobar que la zona era segura, los agentes permitieron la salida de la clientela.

El ataque contra esta empresa se ha producido seis días después de que ETA atentara contra otra empresa situada en una zona industrial de Trapagarán, también cercana a Bilbao.

ETA colocó su última bomba el pasado 16 de febrero, en pleno debate sobre la posibilidad de anuncio del cese de la violencia y el inicio de un proceso de paz. Éste fue el séptimo atentado de la banda terrorista en lo que va de año.
 

Recortes de Prensa   Página Inicial